Está en la página 1de 1831

R eal A c a d em ia Española

COLECCIÓN NEBRIJA Y BELLO

G r a m á t ic a
D e sc r ipt iv a
de la L en gu a
E s p a ñ o la

Entre la oración
y el discurso
Morfología

Ig n a c i o B o s q u e
y

¡4
V io l e t a D e m o n t e
I
I.a G ram ática D escriptiva île la Lengua Española es la obra de
consulta más detallada publicada hasta la fecha sobre la sintaxis y
la m orfología del español. Esta gram ática, que no es teórica ni
tam poco norm ativa, constituye una descripción m inuciosa de la
estructura de nuestra lengua en la que tienen igualmente cabida los
análisis tradicionales y las aportaciones modernas. La obra se apoya
en una amplia bibliografía, pero a la vez se presenta sin aparato
formal alguno y sus descripciones se formulan con un vocabulario
sencillo, común a la mayor parte de los enfoques existentes. Ha sido
preparada por más de setenta especialistas, coordinados en un único
proyecto editorial por Ignacio Bosque, miembro de la Real Academia
Española y cated rático de Lengua E spañola en la U niversidad
Complutense de M adrid, y Violeta Demonte, catedrática de Lengua
Española en la Universidad A utónom a de M adrid. La gramática se
dirige al numeroso conjunto de profesores, estudiantes e investigadores
que poseen alguna relación profesional con el idioma español en los
m últiples á m b ito s que a b a rc a n su e stu d io y su enseñanza.

COLECCIÓN NEBRIJA Y BELLO

Con esta colección, que se inauguraba en 1994 con la publicación


de la Gramática tic la Lengua Española de Emilio Alarcos, se rinde
hom enaje a dos de los más insignes estudiosos de nuestra lengua:
Elio Antonio de Nebrija, autor de la primera Gramática castellana,
publicada en 1492, y el venezolano Andrés Bello, cuyos estudios
gramaticales sobre el español, realizados en el siglo XIX, han servido
de base e inspiración a los más prestigiosos lingüistas de nuestro
siglo, tanto en España como en América. La Real Academia Española,
fiel a su propósito de publicar en esta colección obras gramaticales
de los primeros especialistas, tanto de la propia Academia como de
la Universidad, acoge ahora en ella la Gramática Descriptiva de la
Lengua Española, dirigida por Ignacio Bosque y Violeta Demonte.

ES PASA
R eal A cadem ia E spañola
COLECCIÓN NEBRIJA Y BELLO

è
G r a m á t ic a
D e s c r ip t iv a
d e laL engua
E s p a ñ o la

3
Ί ----------

Entre la oración
y el discurso
M orfología

-------- Dirigida por ———


Ig n a c io b o s q u e
y
V io l e t a d e m o n t e

ES PASA
© R eal A c a d e m ia E spañola
C o l e c c ió n N e b r ija y B ello

© Ignacio Bosque Muñoz y Violeta Demonte Barreto, 1999

i
© Fundación José Ortega y Gasset, 1999

ESPASA

© De esta edición: Espasa Calpe, S. A., Madrid, 1999

Primera edición: octubre, 1999


Tercera reimpresión: marzo, 2000

Diseño: Juan Pablo Rada

Depósito legal: M. 4.611-2000


ISBN: 84-239-7917-2 (Obra completa)
ISBN: 84-239-7918-0 (Tomo 1)

E s ta o b ra h a sid o p a rc ia lm e n te f in a n c ia d a g ra c ia s al p ro y e c to D G IC Y T P B 9 3 -0 0 1 3 y a la a c c ió n
especial A P C 9 7 -0 0 9 5 de la D irección G eneral de Investigación C ientífica y T écnica

R e s e rv a d o s to d o s lo s d e re c h o s . N o se p e rm ite r e p ro d u c ir, a lm a c e n a r en sistem as de recu p eració n


de la in fo rm a c ió n ni tra n s m itir a lg u n a p a rte de e s ta p u b lic a c ió n , c u a lq u ie ra q u e se a el m ed io e m ­
p lead o — electró n ico , m e c á n ic o , fo to c o p ia , g ra b a c ió n , e tc .— , sin el p e rm iso p re v io de los titu la re s
de los d erech o s de la p ropiedad intelectual.

Im preso en España / P rinted in Spain


Preim presión: G rafilia, S. L.
Im presión: Rotapapel, S. L.

Editorial Espasa Calpe, S. A.


C arretera de Irún, km 12,200
28049 M adrid
VOLUMEN 3
CUARTA PARTE. ENTRE LA ORACIÓN Y EL DISCURSO
C ap ítu lo 54. R elacio n es p aratácticas e hipotácticas, po r Á n g el L ó p ez García ....................... 3507
C ap ítu lo 55. D iscu rso d irecto y discurso indirecto, p o r C oncepción M aldonado ................. 3549
C ap ítu lo 56. L a su b o rd in ació n causal y final, p o r Carmen G alán R odríguez ......................... 3597
C ap ítu lo 57. Las co n stru ccio n es condicionales, p o r Estrella M ontolío ....................................... 3643
C ap ítu lo 58. L as co n stru ccio n es consecutivas, p o r A lfredo I. Á lvarez ....................................... 3739
C a p ítu lo 59. L as co n stru ccio n es concesivas y adversativas, p o r L uis F lam enco García .... 3805
C ap ítu lo 60. L o s a c to s d e h a b la . L as o ra c io n e s im p e ra tiv a s , p o r J o a q u ín G arrido
M edina ........................................................................................................................................................... 3879
C a p ítu lo 61. L os e n u n ciad o s interrogativos. A spectos sem ánticos y pragm áticos, p o r M."
Victoria E scandell Vidal .......................................................................................................................... 3929
C ap ítu lo 62. Las co n stru ccio n es exclam ativas. L a interjección y las expresiones vocativas,
p o r Á ngel A lonso-C ortés .......................................................................................................................... 3993
C a p ítu lo 63. L os m arcad o res del discurso, p o r M." A n to n ia M artín Z orraquino y José Por-
tolés L ázaro .................................................................................................................................................. 4051
C ap ítu lo 64. L as fu n cio n es inform ativas: T em a y foco, p o r M." L uisa Zubizarreta ................ 4215
C a p ítu lo 65. L as fu n cio n es inform ativas: Las p erífrasis de relativ o y o tra s construcciones
perifrásticas, p o r Juan Carlos M oreno Cabrera ................................................................................ 4245

Q U IN TA PA RTE. M O R F O L O G ÍA

C ap ítu lo 66. P a rte s d e la m orfología. Las u n id ad es del análisis m orfológico, p o r Jesús


Pena ................................................................................................................................................................ 4305
C a p ítu lo 67. R elacio n es e n tre m orfología y sintaxis, por Carlos Piera y Soledad Varela ... 4367
C a p ítu lo 68. M o rfo lo g ía y fo n ología. F en ó m en o s m orfofonológicos, p o r M. C arm en P en­
sado ................................................................................................................................................................. 4423
C ap ítu lo 69. L a d eriv ació n n om inal, p o r R a m ó n Santiago L acuesta y E ugenio B ustos Gis-
bert .................................................................................................................................................................. 4505
C ap ítu lo 70. La deriv ació n adjetival, p o r Franz R ainer ................................................................. 4595
C ap ítu lo 71. L a deriv ació n apreciativa, p o r F ernando A . L ázaro Mora .................................. 4645
C a p ítu lo 72. L a deriv ació n verbal y la parasíntesis, p o r D a vid S e rra n o -D o la d er................. 4683
C a p ítu lo 73. L a com posición, p o r José Francisco Val A lvaro ..................................................... 4757
C apítulo 74. L a flexión nom inal. G é n e ro y n ú m ero , p o r Théophile A m b a d ia n g ................. 4843
C a p ítu lo 75. L a flexión verbal, p o r Santiago A lcoba ....................................................................... 4915
C a p ítu lo 76. L a prefijación, p o r Soledad Varela y Josefa M artín García ............................... 4993
C ap ítu lo 77. L a interfijación, p o r José Portolés ................................................................................. 5041
C ap ítu lo 78. O tro s p ro ceso s m orfológicos: A co rtam ien to s, form ación de siglas y acróni-
m os, p o r M a n u el Casado Velarde ........................................................................................................ 5075

In d ice de m a te ria s ......................................................................................................................................... 5097

ín d ic e de voces ................................................................................................................................................ 5177

ín d ic e de o b ra s c ita d a s ................................................................................................................................ 5271


Cuarta parte

E n t r e l a o r a c ió n y e l d i s c u r s o
54
RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS
Á ngel Ló pez G a r c ía
Universitat de Valéncia

ÍN D ICE

54.1. La oración y el discurso


54.1.1. Relaciones anafóricas
54.1.2. Relaciones temporales
54.1.3. Discurso directo y discurso indirecto
54.1.4. Incisos

54.2. Dos posibilidades: parataxis e hipotaxis

54.3. La unión de oraciones en el habla infantil

54.4. El fundamento discursivo de la parataxis y de la hipotaxis

54.5. La evolución de la parataxis y de la hipotaxis. Dos tipos discursivos y dos


clases de enlace oracional

54.6. Propiedades gram aticales de la parataxis y de la hipotaxis


54.6.1. Propiedades formales de la parataxis y de la hipotaxis
54.6.1.1. Las conjunciones y los modos verbales
54.6.1.2. La combinatoria de conjunciones
54.6.1.3. La posición
54.6.2. Propiedades funcionales de la parataxis y de la hipotaxis
54.6.3. Propiedades semánticas de la parataxis y de la hipotaxis

54.7. Propiedádes comunicativas de la parataxis y de la hipotaxis. La yuxtaposi­


ción

R e f e r e n c ia s b ib l io g r á f ic a s
3509 La oración y el discurso 54.1

54.1. La oración y el discurso

El problem a de los límites entre la oración y el discurso no se ha planteado en


la gramática hasta muy recientem ente. Las obras clásicas daban por supuesto que
la frontera superior de la gramática era la oración y que el discurso respondía a
pautas organizativas diferentes, de índole semántica o retórica, pero tan apenas sin­
táctica. 1 E sta tardanza en acom eter la naturaleza gram atical de ciertos hechos dis­
cursivos obedece a que la coherencia discursiva2 parece ligada a la lengua escrita,
pues muchos idiomas, que sólo tienen un uso oral, carecen en apariencia de pro­
cedimientos gramaticales específicos para construir textos más extensos que la ora­
ción.

Sólo en ap arien cia, em p ero . A u n q u e m uchas lenguas n o p o se e n n a d a p a re c id o a n u e stro s co­


n ec to re s tex tu ales [— > C ap. 63], lo cierto es q u e la tran sició n de unas oracio n es a o tras e n los
textos n arrativ o s o rales se m an ifiesta de d eterm in ad as m a n e ra s q u e n o son ajen as a la gram ática.
P or ejem p lo , e n tu n e b o , u n a len g u a chibcha del su reste d e C olom bia, las o racio n es que fo rm an un
p erio d o inflexionan sus verb o s respectivos con el m ism o m atiz te m p o ra l y aun tien d en a re p e tir el
verbo en cad a un a: la in tro d u cción de una fo rm a verbal d iferen te, in te rp o la d a en tre la se rie de
verbo s sim ilares, señ ala la in terru p ció n del acontecim iento d e s c rito .3 E n ica, o tra len g u a de la m ism a
fam ilia q u e se h a b la m ás al n o rte, la cohesión la m arcan los sufijos d e p a rtic ip a n te tem ático o su
ausencia: cad a p á rra fo co n sta de u n solo p articip an te tem ático se ñ a la d o p o r un sufijo; cuando
cam bia el p á rra fo , d eb e cam b iar tam bién el p a rtic ip a n te tem ático , circunstancia reflejad a igualm ente
p o r la m o rfo lo g ía .4 Se h a n d escrito p ro ced im ien to s parecid o s p a ra len g u as de o tra s filiaciones (H ai­
m an y T h o m p so n 1988).

Por eso, nada tiene de sorprendente que algunos estudios publicados en el


último cuarto de siglo hayan puesto de manifiesto que la articulación del discurso
se sirve tam bién de procedimientos sintácticos operativos en el nivel gramatical. En
particular, hoy se piensa que los recursos de que se vale la lengua escrita para

1 T o d a v ía e n el, p o r o tra p a rte , a d m ira b le e stu d io d e H a llid a y y H a s a n (1976: 8) se so stie n e lo siguiente: «C o h esiv e
re la tio n s have in p rin c ip le n o th in g to d o w ith s e n te n c e b o u n d a rie s . C o h e s io n is a s e m a n tic re la tio n b e tw e en a n c le m e n t
in th e text a n d so m e o th e r e le m e n t th a t is cru c ia l to th e in te r p re ta tio n o f it. T h is o t h e r e le m e n t is also to b e fo u n d in
th e .text...; b u t its lo c a tio n in th e tex t is in n o w ay d e te rm in e d by th e g ra m m a tic a l s tru c tu re . T h e tw o e le m e n ts , the
p re su p p o sin g a nd th e p r e s u p p o s e d , m ay b e stru c tu ra lly re la te d to ea ch o th e r, o r th e y m ay not; it m a k e s no d iffe re n c e to
th e m e a n in g o f th e c o h e siv e re la tio n » [«Las rela c io n e s d e co h e sió n n o tie n e n n a d a q u e v e r en p rin c ip io con los lím ites
o ra c io n a le s. L a c o h e sió n e s u n a re la c ió n s e m á n tic a e n tr e u n e le m e n to d el te x to y o tr o e le m e n to q u e es cru cial p a r a la
in te rp re ta c ió n del p rim e ro . E s te o tro e le m e n to se p u e d e e n c o n tr a r ta m b ié n e n el tex to ...; p e ro su s itu a c ió n en él n o está
d e te rm in a d a p o r la e s tru c tu ra g ra m a tic a l. Los d o s e le m e n to s , el q u e p re s u p o n e y el p re s u p u e s to , p u e d e n esta r re la c io n a d o s
e s tru c tu ra lm e n te o no; e llo n o co n llev a u n a d ife re n c ia en el sig n ificad o d e la re la c ió n d e co h esió n » ]. Sin e m b a rg o , la idea
d e q u e el disc u rso ta m b ié n e s tá e s tru c tu ra d o sin tá c tic a m e n te h a b ía ido a p a re c ie n d o d e fo rm a r e ite r a d a en d iv erso s a u to re s
y e scu e la s, h a sta el p u n to d e q u e G ivón (1 9 7 9 ) (e d .) p u d o c o m p le ta r un v o lu m e n co le c tiv o c o n e sta o rie n tac ió n , e n el que
in te re s a n so b re to d o los tra b a jo s d e L o n g a c rc , H in d s y C h a fe . H oy e n d ía la c o h e re n c ia se c o n s id e ra c o m o u n a p r o p ie d a d
global de los siste m a s c ognitivos (R ic k h c it y S tro h n e r 1992) y su an á lisis a tie n d e a a s p e c to s te c tó n ic o s (d e e s tru c tu ra
in te rn a ), din ám ico s (d e g ra d o d e e s ta b ilid a d ) y g e n é tic o s (d e c o n stitu c ió n ).
2 E n la tra d ic ió n g ram a tic a l e sp a ñ o la se su e le d ife re n c ia r e n tre co hesión y coherencia: la p r im e ra d e n o m in a c ió n se
a p lica al a sp ec to form al del vín cu lo q u e a ta las d istin ta s u n id a d e s d e un tex to , la se g u n d a , a su a s p e c to se m á n tic o .
·' H e a d la n d 1976: 49-50. M a rc a m o s la c o n tin u id a d te m p o ra l con el sig n o « + » y la d isc o n tin u id a d con «/»: Erara
(« allá») bow ar (« selva») icara ( « d e n tro » ) bijacro (« fu i» ) + m w a (« an im al» ) yaca y (« a -c a z a r» ) bijacro («fui») + ri («río»)
Sararí (« S a ra rí» ) cajc (« tie rra » ) bijacro (« fu i» ) + C u tu jí (« C u tu jí» ) bijacro (« fu i» ) / bow ara («selva») ¡cara ( « a d e n tro » ) béyara
(« h a b ie n d o -id o » ) / iójacro (« m e -p e rd í» ), s e cu e n c ia q u e se tra d u c iría c o m o « A llá m e in te r n é en la selv a. Fui d e c a c e ría por
las o rilla s d el río S a rarí a C utují. C u a n d o m e in te rn é en la selva, m e p e rd í» .
4 T ra cy y L e v in so h n 1976: 85. E l su fijo -ri in d ica el p a rtic ip a n te te m á tic o ; el su fijo - se ’ri se ñ ala la in tro d u c ció n d e un
n u e v o p a rtic ip a n te tem á tic o : Pérí-ri (« p e rro » ) a p a u (« d u e ñ o » ) c a ch u i ( « a c o m p a ñ a n d o » ) nalla (« ca m in a » ) ...ei (« así» ) a v e ’-
rí (« c u a n d o h a c e» ) a p a u -se ’ri ( « d u e ñ o » ) a g u za n h a va (« a m a » ), ex p resió n q u e se tra d u c e c o m o sigue: «Ei p e rro a c o m p a ñ a
a su d u e ñ o .,, c u a n d o el p e r r o o b r a así, su d u e ñ o lo am a» .
54.1.1 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3510

m arcar la cohesión de un texto son el resultado de la gramaticalización de proce­


dimientos de organización retórica del discurso presentes en la lengua h a b la d a 5 o
en etapas anteriores del idioma.
E ntre los hechos sintácticos de filiación sim ultáneam ente oracional y discursiva
se suelen destacar: la progresión temática marcada, entre otros factores, por los
deícticos [—» Cap. 14] y los pronom bres [—> Cap. 19]; la tem poralidad [—>■ Cap.
47 y Cap. 48]; el realce parentético [—> Cap. 39]; el discurso directo en su relación
con el indirecto [—>- Cap. 55] y las relaciones entre parataxis e hipotaxis.6

54.1.1. Relaciones anafóricas

La continuidad y accesibilidad de la línea expositiva del discurso viene


determ inada por los siguientes factores sintácticos, los cuales contribuyen de m anera
progresivamente decreciente a su mantenim iento: la anáfora nula (en las lenguas
que la perm iten) [—*· Cap. 20] > la concordancia gramatical o la presencia de elí­
deos pronom inales [—* §§ 19.5 y 42.11]> la presencia de pronom bres plenos
[—»■ § 19.3]> las frases nominales definidas dislocadas a la derecha > las frases
nominales definidas situadas en posiciones neutrales > las frases nominales definidas
dislocadas a la izquierda [—> § 64.2]> las frases nominales que alteran su posición
con valor contrastivo [—» § 64.3]> las construcciones focalizadas [—*- §64.3.4]>
las frases nominales indefinidas [—» § 12.2].
Si tomamos la oración He estado buscando los libros todo el día, es fácil ver que
la oración siguiente, No recuerdo cómo son, enlaza sin problemas con ella, pues el
sujeto de son es, obviamente, los libros:

(1) A: —H e estado buscando los libros todo el día.


B: —No recuerdo cómo son. [ios libros]

También enlazaríamos sin dificultades las oraciones No los he visto o He pre­


guntado por ellos en la oficina, si bien es evidente que tanto los como ellos podrían
referir a otra frase nominal, y el segundo m ejor que el primero (por ejemplo, en el
contexto Me separé de mis amigos y he estado buscando los libros todo el día):

(2) A: — (Me separé de mis amigos y) he estado buscando los libros todo
el día.
B: — Lo siento, no los he visto, [los libros, ¿los am igos?]
(3) A: — (Me separé de mis amigos y) he estado buscando los libros todo
el día.
B: —H e preguntado por ellos en la oficina, [¿por los libros?, ¿ p o r los a m i­
gos?]

Si dislocásemos esta frase nominal en la oración siguiente, nuestra tendencia a


no agruparla con la que estamos considerando aumenta:

5 V é a s e C h a fe 1987.
6 M a in g u e n e a u (1993) se o c u p a p re c is a m e n te d e esto s te m a s en a lg u n o s c a p ítu lo s d e su libro. L o c o m p le ta n o tro s
tre s c a p ítu lo s m ás e s p e c ífic a m e n te se m á n tic o s y p ra g m á tic o s (so b re ad je tiv a c ió n , p o lifo n ía y v a ria c ió n lin g ü ística).
3511 La oración y cl discurso 54.1.2

(4) A: —H e estado buscando los libros todo el día.


B: —A mí también me preocupan, los libros.
[p are ce q u e se tra ta de los m ism os libros, p e ro la dislocación in troduce u n a cierta
reticen cia]
(5) A: — He estado buscando los libros todo el día.
B: —A mí los libros también me preocupan.
[p o d rían n o ser los m ism os libros]
(6) A: —H e estado buscando los libros todo el día.
B: —Los libros, a mí también me preocupan.
[p are cería q u e se tra ta de libros d ife re n te s ]7

Cuando la frase nominal los libros aparece focalizada, tenemos fuerte tendencia
a no enlazarla con la de la oración precedente:

(7) A: —H e estado buscando los libros todo el día.


B: —LOS LIBROS sabes que me gustan.
[con «los libros en general» com o in te rp re ta c ió n m ás plausible]

Por fin, la aparición de una frase nominal indefinida con libros como núcleo
introduce un referente distinto e impide casi totalm ente el enlace:

(8) A: —He estado buscando los libros todo el día.


B: — Por cierto, el cartero ha traído unos libros para ti.

Como se puede ver, la continuidad del discurso no es ajena al funcionamiento


de elementos sintácticos que operan igualmente en el nivel oracional, como son los
pronombres, los artículos (definidos e indefinidos), los demostrativos, los marcadores
de tópico o ciertos verbos existenciales. Por otro lado, las lenguas difieren bastante
en el uso y en la importancia concedida a cada uno de ellos. ”

54.1.2. Relaciones temporales

Las expresiones temporales también contribuyen a cohesionar el discurso. Es


sabido que las oraciones que componen un párrafo deben organizarse secuencial-
mente siguiendo determ inadas pautas temporales y que, por tanto, la contribución
de elementos oracionales como los valores temporales de los verbos o ciertos ad­
verbios de tiempo aparece también aquí al servicio del discurso y determ inada por
él [—>· §48.1]. Sabemos que (9a) es un texto, porque el orden de las oraciones sigue
exactamente el orden temporal de los acontecimientos, esto es, el lloro del niño, pri­
mero, y la reacción de la madre que intenta calmarle, después. Si hubiésemos invertido
dicha secuencia en la forma (9b), el resultado habría sido diferente, pues ahora inter­
pretaríamos «que llora porque lo cogieron en brazos» [—>· § 41.2.1.2],

(9) a. El niño llora + la madre lo coge en brazos.


b. - La m adre coge en brazos al niño + este llora.

' M uchas gram áticos sostienen, en cam bio, q u e el constituyente dislocado a la izquierda y el tem a vinculante [— > § 64.2.2]
apo rtan en español, fundam entalm ente, inform ación tem ática. Ei dislocado a la d erech a sirve p a ra d esh acer am bigüedades.
* Cf. G ivón 1983.
54.1.3 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3512

Esto no quiere decir que no podam os conservar la prim era interpretación. Lo


lograríamos con tiempos y aspectos verbales diferentes del no marcado:

(10) a. El niño lloraba + la m adre lo cogió en brazos.


b. La m adre cogió en brazos al niño + este (que) lloraba.

Los ejemplos de (10) reflejan la misma situación del mundo real. Pero, aun así,
algo ha cambiado: en la segunda oración no expresamos tanto un hecho cuanto
nuestra valoración del mismo, es decir, «que cogió al niño, porque lloraba». Sea
como sea, lo cierto es que ni los tiempos del verbo ni los adverbios tem porales
pueden interpretarse sólo en el ámbito oracional: como antes los artículos, los p ro ­
nombres o el orden de los elementos, ahora la valoración de los tiempos está su­
peditada al discurso en el que la oración aparece in sertada.9

54.1.3. Discurso directo y discurso indirecto

La conversión del discurso directo en indirecto o, mejor dicho, la convención


de que el segundo recrea textualm ente una secuencia del primero, tam bién está
relacionada con el problem a de los límites entre la oración y el discurso. Esto es
debido a que el discurso indirecto, al hacer depender de una expresión introductoria
(norm alm ente de un verbo de lengua) un supuesto discurso directo correlativo, re ­
fuerza autom áticam ente los lazos sintácticos contraídos por las oraciones de aquel.
Por ejemplo, la secuencia en estilo directo ( lia ) , donde el lazo que vincula las tres
oraciones sucesivas es m eram ente semántico, se convierte en estilo indirecto en la
secuencia (11b):

(11) a. Tráem e la cartera. Tengo que darm e prisa. El tren sale a las siete,
b. M aría le dijo que le trajese la cartera y que tenía que darse prisa,
pues el tren salía a las siete.

Con independencia de los cambios operados en el sistema de la deixis (personal,


tem poral y espacial), lo cierto es que el estilo indirecto ofrece casi siempre una
cohesión discursiva más intensa que el directo, como si lo que antes eran oraciones
yuxtapuestas ahora tuvieran que estar trabadas de forma paratáctica o hipotáctica
§ 5 5 .2 ],10

54.1.4. Incisos

La cuestión señalada en el § 54.1.3 se relaciona con la de los incisos, pues ha


habido autores partidarios de tratar las secuencias en estilo directo como tales. U n
inciso es una expresión que se adjunta a una oración principal y que aparece ca­

y E i tra ta m ie n to d el o rd e n te m p o ra l d e las se cu e n c ias lin g ü ísticas d e a c u e rd o con el o rd e n rea l d e los a c o n te c im ie n to s


a q u e re fie re n es el fu n d a m e n to del tra b a jo d e L ab o v (1 9 7 7 ). B res (1 9 9 1 ) h a in tro d u c id o im p o rta n te s m o d ific a c io n e s
rela tiv a s a la d ife re n c ia e n tr e el m u n d o c o n ta d o y el m u n d o d el c o n ta r.
10 E n M a ld o n a d o 1991: § 4.5 se p o s tu la e x p re s a m e n te la id e a d e q u e la s e c u e n c ia en e stilo d ire c to a p a re c e y u x ta p u e s ta
al e le m e n to in tro d u c to rio .
3513 Dos posibilidades: parataxis e hipotaxis 54.2

racterizada por su libertad posicional y por su unidad entonativa. Por ejemplo, según
pretende Julia de 12 (a, b, c) es un inciso:

(12) a. Tu primo, según pretende Julia, aún no ha term inado Derecho.


b. Según pretende Julia, tu primo aún no ha term inado Derecho.
c. Tu primo aún no ha term inado D erecho, según pretende Julia.

El problem a que se plantea es el de si el inciso y la oración a la que se adjunta


deben considerarse en el nivel oracional o en el textual. O dicho de otra manera:
¿pertenece el inciso a la oración principal o está fuera de ella? [—>■ §§ 11.5, 39.3,
55.2.1.1 y 63.1] N o es fácil responder a esta pregunta. N ótese que, en realidad, la
libertad posicional es relativa: el ejemplo (12c) no significa lo mismo que (12a) y
(12b), pues en (12c) cabe interpretar que lo que pretende Julia es que tu prim o ha
terminado D erecho y en (12a) y (12b) se afirma que lo que pretende es que no
ha terminado. Por otra parte, el problem a de los incisos se complica cuando con­
sideramos como tales a las aposiciones [—> §§ 8.1 y 8.3.2], que propiam ente se
aplican a una frase nom inal más que a una oración, y que, por lo mismo, parecen
funcionar dentro de los límites oracionales y no dentro de los discursivos. Obsérvese
que la aposición el señor Gutiérrez de (13) no tiene realm ente libertad posicional,
sino que debe seguir siempre a la frase nominal el director comercial:

(13) E l director comercial, el señor Gutiérrez, reunió a los representantes en


su despacho.

También podrían considerarse como incisos los paréntesis fáticos propios de la


conversación (o sea, mira, etc.), a pesar de que su valor sintáctico es muy proble­
mático [—>■ § 63.6]:

(14) Como si tuviera puntas, se entra un poquitín así, y, y es otra cosa, eso,
y, eh, vas más, de actualidad, y es otra cosa, te hace otra silueta y te
hace otra cosa, la verdad, o sea que esto es así. [Briz 1995: 552]

. Sin embargo, la conversación resulta impensable sin ellos: en cierto sentido, su


necesidad es absoluta, por más que no sepamos muy bien dónde integrarlos en la
estructura de la oración o en la del propio discurso.

54.2. Dos posibilidades: parataxis e hipotaxis

Con todo, el dominio gramatical donde prim ero se plantearon las dificultades
que conlleva la separación entre la oración y el discurso es el de la parataxis y el
de la hipotaxis. Estas dos palabras proceden del griego, están formadas sobre taxis,
«orden, disposición, categoría», con los prefijos pará, «al lado», e hypó, «debajo».
Se suelen emplear como sinónimas de las palabras latinas ‘coordinación’ (parataxis) y
‘subordinación’ (hipotaxis), esto es, ordenación al mismo nivel frente a ordenación je­
rárquica. Convencionalmente, se suele aplicar el término ‘coordinación’ tanto a la unión
de frases como a la de oraciones, en tanto la ‘parataxis’ sólo se aplica a la unión de
oraciones [—> § 41.2.1], Similarmente, se usa el térm ino ‘subordinación’ para tipi­
ficar relaciones entre frases o entre oraciones, m ientras que con la palabra ‘hipotaxis’
54.2 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3514

se alude más bien a relaciones entre oraciones. Así, Juan y María se casaron en
otoño tendría un sujeto coordinado, Juan y María, pero no hablaríamos de sujeto
paratáctico, en tanto Juan vive en Madrid y María trabaja en Barcelona son dos
oraciones coordinadas o dos oraciones unidas por parataxis. Por su parte, en La
niña quiere pan algunos gramáticos señalarían que la frase nominal pan está subor­
dinada a quiere, rara vez que contrae una relación hipotáctica con dicho verbo,
aunque en La niña quiere que la tomen en brazos no hay inconveniente en señalar
que que la tomen en brazos es una oración subordinada o una oración que contrae
relación hipotáctica con la oración en la que aparece el verbo quiere [—> § 32.3],
Sin embargo, el reconocimiento de la diferencia que existe entre parataxis e
hipotaxis (como la de su correlato más amplio: coordinación y subordinación), no
está exento de problemas, y la sinonimia imperfecta entre los términos griegos y los
latinos no hace sino reflejar dicha situación. Dados dos elementos A y B, ya se trate
de frases o de oraciones, ¿en qué nos basamos para asegurar, que A y B están en
el mismo nivel o, por el contrario, que B está por debajo de A o dominado por A?
Los gramáticos suelen decir que cuando dos térm inos están unidos por coordinación,
cualquiera de ellos resulta prescindible, pero que cuando están unidos por subor­
dinación, dicha supresión potencial es impensable. 11 Así, por lo que respecta a la
unión coordinativa de frases dentro de la oración, Los estudiantes leen a Freud y a
Kafka adm ite tanto Los estudiantes leen a Freucl como Los estudiantes leen a Kafka,
y, por lo que respecta a la unión de oraciones dentro del periodo, tenemos indis­
tintam ente Los abetos se dan en el Pirineo y los algarrobos crecen en el Mediterráneo,
o bien tan sólo Los abetos se clan en el Pirineo o bien solamente Los algarrobos
crecen en el Mediterráneo. En contraste con esta situación, obtendríamos un efecto
indeseado suprimiendo, bien la frase subordinada una moto de Mi primo desea una
moto, bien la oración subordinada que le compren una moto de Mi primo desea que
le compren una moto, pues en ambos casos llegaríamos a la secuencia inaceptable
*Mi primo desea. 12
Cuando pasamos a considerar la unión coordinativa de oraciones, es decir,
la parataxis, y la unión subordinativa de oraciones, esto es, la hipotaxis, volve­
mos a encontrarnos con dificultades a la hora de erigir la prescindibilidad en crite­
rio diferenciador. Por ejemplo, aunque todos los gramáticos coinciden en consi­
derar las disyuntivas como coordinadas [—^ § 41.3], es evidente que en O te callas
o te echo de clase no podemos decir ni *O te callas ni * 0 te echo de clase. Y, al
contrario, siendo las condicionales unánim em ente consideradas como subordinadas
[—> § 57.1], es fácil ver que ¡Si me tocara la Lotería, no tendríais que preocuparos
por los gastos de la boda! alterna con la supuesta oración dependiente, es decir, con
¡Si me tocara la Lotería!; en cambio, Si me toca la Lotería, no os preocupéis por los

11 E s el c rite rio de la R A E (1931: 315-316): «Sí digo: J u a n d e s e a , A n to n io v ih n e , Papá d e s c a n s a , e n u n c io tre s ju ic io s


en s e n d a s o rac io n e s in d e p e n d ie n te s q u e n o tie n e n e n tr e sí m ás rela c ió n q u e la d e ir e x p u e sta s u n a a c o n tin u a c ió n d e o tra ;
de m o d o q u e p u e d e n fa lta r u n a o dos c u a le s q u ie ra d e e llas sin q u e su fra m en o sc a b o la significación d e las d em ás. P e ro
si digo: Ju a n d e s e a q ue v e n g a A n to n io para q u e p a p á d e s c a n s e , ya no s u c ed e lo m ism o. La ú n ica o ra c ió n q u e e n e ste
c a so tie n e s e n tid o p o r sí m ism a es Ju a n desea, m as no ¡as o tra s dos... D e c im o s q u e d o s o m ás o rac io n e s e s tá n c o o rd in a d a s
c u a n d o el ju ic io e n u n c ia d o en c a d a u n a d e e llas se e x p re sa c o m o in d e p e n d ie n te d e l in d ic a d o p o r las d e m á s, y d e m a n e ra
q u e p u e d e e n u n c ia rse solo, sin q u e p o r ello d e je d e e n te n d e r s e c la ra y d istin ta m e n te » . C o m o a h o ra se v e rá , e ste p u n to
d e vista, a d o p ta d o p o r m u c h a s o tra s g ra m á tic a s del e sp añ o l, es e rró n e o : la p resc in d ib ilid a d v ien e d e te rm in a d a p o r ra z o n e s
léxicas y la in cid e n c ia de los e le m e n to s léxicos a fe c ta p r im a ria m e n te a la frase,
12 T o d o e s to es c ie rto , p e ro n o b a s ta p a ra d ife re n c ia r la c o o rd in a c ió n d e la s u b o rd in a c ió n . P or lo p r o n to , a d v ié rta s e
q u e la c o o rd in a c ió n de fra s e s excluye a v e c es la p o sib ilid a d d e s u p rim ir u n o d e los m ie m b ro s e n la z a d o s: só lo p o d e m o s
d e c ir Ju a n y Pedro se parecen, n u n c a :'·\Ιιηιη se parece o ífPedro se parece.
3515 Dos posibilidades: parataxis e hipotaxis 54.2

gastos de la boda alterna con la oración com únm ente considerada principal, es decir,
con No os preocupéis p or los gastos de la boda.

L a in ad ecu ac ió n d e las p ru eb as de opcio n alid ad p a ra d iferen c ia r la parataxis de la hipotaxis ha


llevado a los gram ático s a b asar esta distinción en criterio s m e ra m e n te form ales, que su e len ser
tauto ló g ico s. Así, p a rtie n d o d el su p u e sto de q u e dos co n stitu y en tes co o rd in ad o s están al m ism o
nivel sintáctico, ‘A co o rd in ad o con B ’ se re p re se n ta rá com o e n (15a), m ien tras q u e ‘A sub o rd in an te
d e B ’ se re p re se n ta rá com o en (15b), dado q u e un co n stitu y en te su b o rd in ad o está en u n nivel
in ferio r a su su b o rd in an te: 13

(15) a. A — B
b. A
!
B

Sin em b arg o , n o siem p re es fácil afirm ar cuándo los térm in o s A y B e stán coordinados o
subo rd in ad o s.

D e ahí que, en lo que sigue, diferenciemos entre ‘prescindibilidad’ sintáctica e


‘implicación’ semántica:

— Sintácticamente, un elem ento es prescindible cuando puede suprimirse sin


dar lugar a una expresión inaceptable: el objeto directo pan de La niña come pan
es prescindible, pues podemos decir La niña come, pero este mismo objeto directo
en La niña quiere pan no es prescindible, dado que no podríamos decir *La niña
quiere [—> §24.1.3],
— Semánticamente, un elemento está implicado por otro elemento cuando lo
pide su sentido, con independencia de que resulte prescindible o no: la frase pan,
de arriba, u otra frase equivalente, está implicada por come o por quiere indistin­
tamente, en tanto la frase ahora resulta no implicada, y de ahí que tengamos La
niña come pan, La niña quiere pan, La niña come ahora pan, La niña quiere ahora
pan.

L a p rescin d ib ilid ad sin táctica viene d e te rm in a d a p o r criterios léxicos [— > § 4.3.5], m ás que
estrictam en te categ o riales, y se aplica a la u nión de p alab ras en el in te rio r de las frases. E n general,
p u e d e d ecirse q u e el m o d ificador adjetivo de u n a frase n o m in al es prescin d ib le (casas com o casas-
altas). P o r el co n trario , el co m p lem en to nom inal de las frases prep o sicio n ales es obligatorio (de

U n fu n cio n a lista ta n r e p re s e n ta tiv o c o m o M a rtin e t (1972: s.v.) lo e x p re sa c o m o sigue: « E n sintaxis e s tru c tu ra l se


h a b ía d e coordinación si existe id e n tid a d d e fu n ció n e n tr e el e le m e n to d e b a s e y el e le m e n to a ñ a d id o , y d e subordinación,
si la función del e le m e n to a ñ a d id o n o a p a re c e en n in g ú n e le m e n to p re e x is te n te e n el m ism o m arc o . Se p u e d e d ecir
ig u a lm e n te q u e la c o o rd in a c ió n c o n siste en u n ir e le m e n to s d e la m ism a n a tu ra le z a y q u e la su b o rd in a c ió n d e s ig n a las
rela c io n e s d e d e p e n d e n c ia e n q u e p u e d e n e n c o n tra rs e e n tr e sí los d ife re n te s e le m e n to s d e u n a co m b in a c ió n » . S a n d m a n n
(1950: 25), q u e rec o g e el p u n to d e v ista tra d ic io n a l, lo fo rm u la e n té rm in o s je rá rq u ic o s : « In h y p o tac tic c o n s tru c tio n s w o rd s
a re c o n s id e re d o f d iffe re n t ran k , as d e te rm in a n d u m a n d determ in a n s in th e w id e st se n se ; w h e re a s in p a ra ta x is th e c o o rd i­
n a te d e le m e n ts a re o f e q u a l ran k » [«en c o n stru c c io n e s h ip o lá c tic a s, las p a la b ra s se c o n s id e ra n d e d ife re n te ra n g o , com o
‘d e te r m in a d o ’ y ‘d e te r m in a n te ’ en el s e n tid o m ás am p lio ; e n ca m b io , en p a ra ta x is los e le m e n to s c o o rd in a d o s son d el m ism o
ran g o » ]. E sta s id ea s h a n lle g a d o h a s ta n u e s tro s días; p o r e je m p lo , G ro v e r d e fin e la c o o rd in a c ió n y la s u b o rd in a c ió n en la
e n tr a d a c o rre s p o n d ie n te al p r im e ro d e e sto s c o n c e p to s (en A s h e r 1994: s.v.) c o m o sig u e: « T h e te rm ‘c o o rd in a tio n ’ is used
to re fe r to th e p ro ce ss w h e re b y tw o o r m o re sim ila r u n its a re g ro u p e d to g e th e r to fo rm a la rg e r u n it o f th e s a m e type.
T h e u n its th a t a re c o o rd in a te d m ay b e c o m p le te se n te n c e s, p h ra s e level c o n s titu e n ts , o r single w o rd s... T h is d istin g u ish e s
it fro m ‘s u b o rd in a tio n ’ w h ich links u n its o f in e q u a l sta tu s» [«el te rm in o ‘c o o rd in a c ió n ’ se u sa p a ra re f e r ir al p ro c e s o p o r
el cu al d o s o m ás u n id a d e s sim ila res se a g ru p a n p a ra f o rm a r u n a u n id a d m a y o r del m ism o tipo. Las u n id a d e s c o o rd in a d a s
p u e d e se r o rac io n e s c o m p le ta s , c o n s titu y e n te s d e nivel d e fra se o p a la b ra s... E sto d istin g u e a la c o o rd in a c ió n d e la ‘su­
b o rd in a c ió n ’, q u e r e la c io n a u n id a d e s d e d ife re n te e sta tu to » ].
54.2 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3516

madera, n u n ca *de), si b ie n e n el discurso p o d e m o s te n e r situaciones com o Unos tom an el cafe con


leche y otros sin. P o r lo q u e re sp e c ta a las frases verbales, cab en las dos posibilidades (M aría lee
libros y M aría lee, p e ro M aría quiere pan, no *María quiere).

E l criterio semántico aporta algunas luces para diferenciar la coordinación de la


subordinación en el caso de la unión de frases dentro de la oración. Aunque la frase
nominal poemas de Mi prima escribe poemas pueda suprimirse, lo cierto es que la idea
de escribir pide un objeto y, en este sentido, podemos afirmar que el verbo la subor­
dina. E n cambio, la aposición la capital ele Costa Rica, presente en San José, la capital
de Costa Rica, ha crecido mucho, no sólo es suprimible, sino que su núcleo no la
exige (hace dos siglos habríamos tenido Cartago, la capital de Costa Rica), por lo
que diremos que está coordinada al mismo. 14 Concluyendo, diremos que en la unión
de frases la coordinación se caracteriza porque ninguna de ellas conlleva sem ánti­
cam ente la presencia de la otra, m ientras que, en la subordinación, la subordinante
implica un significado que encarna la subordinada, si bien, en algunos casos, per­
manece implícito.
E n cambio, cuando nos enfrentam os a uniones en las que interviene una o ra­
ción, nos encontram os con que dicha implicitud semántica del térm ino subordinado
se da si este depende de un verbo, pero no en los demás casos. E l verbo soñar
conlleva la idea de soñar algo, ya lo expresemos con una frase nominal (Soñó un
sueño terrible) o con una oración (Soñó que se caía por un precipicio), ya lo dejemos
implícito (Soñó toda la noche). Por el contrario, la unión hipotáctica contraída por
llueve y por no saldremos en Si llueve, no saldremos viene a ser como un añadido
que im plem enta dichas oraciones; no podem os decir, en ningún caso, que llueve pide
un término condicionado o, a la inversa, que no saldremos pide un térm ino condi­
cionante.
D e ahí lo inadecuado del térm ino tradicional ‘subordinación adverbial’ para
referirse a las oraciones condicionales, concesivas, causales,etc. [—>Caps. 56-59],
Como las oraciones completivas ocupan respecto del verbo dominante el mismo
espacio funcional que un sustantivo, las llamamos ‘sustantivas’ [—»· Cap. 32]:

(16) a. Los clientes pidieron la cuenta.


b. Los clientes pidieron que les trajesen la cuenta.

Como las oraciones de relativo ocupan respecto del sustantivo antecedente el


mismo espacio funcional que un adjetivo, las llamamos ‘adjetivas’ [—> Cap. 7]:

(17) a. Los d ía s/h a s no salgo de casa.


b. Los días que hace p ío no salgo de casa.

Sin embargo, no podemos equiparar las oraciones condicionales o las causales


a un adverbio, con el argum ento de que ocupan el mismo espacio funcional que
este respecto del verbo dom inante, pues el adverbio (salvo en casos como Reside
aquí, etc.) no ocupa norm alm ente un espacio funcional regido por el verbo. E l ad­
verbio es un elem ento periférico que puede añadirse librem ente a la estructura
oracional determ inada por un verbo, pero que, al mismo tiempo, afecta sem ánti­

14 C o n u n c o n c e p to a m p lio d e ‘c o o rd in a c ió n ’, q u e n o in clu y e la p re s e n c ia d e u n a p a rtíc u la c o o rd in a n te .


3517 Dos posibilidades: parataxis e hipotaxis 54.2

camente de form a muy estrecha a su significado (Vive m al como Malvive, Llegó tarde
como «se retrasó», etc.) [—*■ § 11.1,1], La libertad de adjunción es un criterio de­
masiado amplio p ara que nos perm ita considerar ‘adverbiales’ a este tipo de oracio­
nes, pues cualquier oración puede ser ampliada con oraciones de relativo, incisos,
etc., los cuales deberían considerarse igualmente ‘adverbiales’. Por lo que respecta
a la estrecha relación semántica de los adverbios con el verbo, es evidente que las
oraciones que nos ocupan no afectan sem ánticamente al verbo, sino a la llamada
‘oración principal’ en su conjunto: Salimos (en seguida/hasta la cerca/rápidamente/con
nuestros amigos} son formas de salir, pero la oración Si hace buen tiempo de Si hace
buen tiempo, saldremos con nuestros amigos no señala una forma de salir, sino una
condición relativa a la oración Saldremos con nuestros amigos [—> §§ 57.1.1-3],
Cuando se repara en las condiciones que caracterizan sintácticamente a la su­
bordinación en las lenguas del mundo, se advierte que las subordinadas sustantivas
las cumplen siempre, pero que las llamadas ‘subordinadas adverbiales’ no lo hacen
tan apenas, por lo que no pueden ser consideradas como ‘subordinadas’ ni, consi­
guientemente, como ‘adverbiales’. Lehm ann (1988) caracteriza tipológicamente la
oración subordinada por los siguientes rasgos: desciende su nivel jerárquico hasta
volverse un constituyente de la oración principal; precede o sigue a la principal o
bien aparece en su interior; tiende a perder la condición oracional; su verbo se
gramaticaliza; com parte elementos semánticos con la principal; suele haber marcas
explícitas de subordinación. Obsérvese que en Juan prefiere levantarse tarde, la ora­
ción subordinada levantarse tarde es el objeto directo de la principal; la sigue in­
m ediatam ente; es una oración degradada o con m enores marcas oracionales, esto
es, tiene el verbo en infinitivo [—^ § 36.3] y com parte con la principal el sujeto
Juan. E n cambio, en Si el IPC mejora, aunque no puedo garantizarte nada, te apoyaré
en tu petición, la supuesta subordinada adverbial Si el IPC mejora no desempeña
ninguna función clara respecto de la llamada principal ni aparece dominada por ella
en un nivel inferior y tampoco com parte con ella elem ento semántico alguno ni está
en contacto físico con la misma dentro de la secuencia.
A hora ya estamos en condiciones de establecer tentativam ente la siguiente co­
rrelación, aunque, por supuesto, no constituye un esquema clauso:

U N ID A D EL EM EN TO S U NIÓ N D ÉB IL U N IÓ N F U E R T E C O M PO RTA M IEN TO

o ració n frases co o rd in ació n su b o rd in ació n im plicación


discurso o racio n es parataxis hipotaxis com unicatividad

Resum iendo todo lo anterior, diremos que en la oración existen dos relaciones
fundamentales regidas por la implicación semántica: la coordinación no supone im­
plicación de unos elem entos respecto a otros, la subordinación se basa en que el
elemento dom inante implica las características semánticas del dominado. En el dis­
curso, en fin, las relaciones son de tipo más bien pragm ático y se manifiestan bajo
la form a de parataxis o de hipotaxis, conforme a criterios comunicativos (vinculados
a la intencionalidad y a la pertinencia de lo dicho) que tendrem os ocasión de exa­
minar. E n principio, los pares conceptuales coordinado-subordinado y paratáctico-
hipotáctico son independientes, si bien se registra la tendencia a que los primeros
miembros de cada par coexistan entre sí, e igualmente la de que lo hagan los se­
gundos, sobre todo por lo que respecfa a las relaciones oracionales y discursivas (ya
54.3 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3518

dijimos que la vinculación de la coordinación con la parataxis y la de la subordi­


nación con la hipotaxis constituye un tópico de la gramática).

E sto n o tien e n a d a d e so rp re n d e n te . L as relacio n es sintácticas afectan sobre to d o al nivel de


la frase: es e n dicho e strato d o n d e se establecen esq u em as reg u lare s de co m p o rtam ie n to q u e su e len
se r in v en tariad o s p o r las gram áticas. L as relacio n es d e im plicación sem ántica, e n cam bio, a ta ñ e n
so b re to d o al nivel o racio n al, p u e s la o ració n re p re s e n ta la m ínim a v erb alizatio n del m u n d o e n los
len g u ajes n atu rales. E l discurso, e n fin, es u n h ec h o com unicativo q u e aprovecha m ateriales su m i­
n istrad o s p o r los o tro s d os co m p o n en tes, es decir, q u e se tra ta de un h echo pragm ático. P o r su ­
p u e sto q u e estos co m p o n en tes y su u n id ad característica no fun cio n an com o co m p artim e n to s e s ta n ­
cos, p e ro tam p o co son ab so lu ta m e n te p erm eab les: e n cu alq u iera de estos tres niveles reg istram o s
fen ó m en o s d e índ o le sintáctica, sem án tica y p rag m ática, au n q u e en cada u n o es el c o m p o n e n te
p rio rita rio el q u e estab lece las reglas del ju eg o .

54.3. La unión de oraciones en el habla infantil

Viene a cuento traer aquí este problem a a colación, no sólo por el interés que
desde hace algunos años se presta a este registro, sino fundam entalm ente porque,
como ya notaron Gili Gaya (1974) p ara el español y Bally (1932: 79) desde una
perspectiva general, en el habla espontánea de los niños no hay sino parataxis, y la
hipotaxis de oraciones (no así la de frase y oración) es m eram ente vestigial. Esta
conclusión ha sido corroborada por estudios psicolingüísticos recientes — Gopnik
1989— , los cuales confirman con sorpresa la abundancia de uniones paratácticas
frente a la rareza de la hipotaxis en el habla infantil. Iñ Obsérvese el contraste entre
los procedim ientos de unión discursiva utilizados por la maestra y por el niño en el
siguiente fragm ento de conversación:

(18) M." JOSÉ: ¡Claro! A mí en casa no me llaman M.a José, me llaman


Mari.
SERGIO: Igual que a mi herm ana // a mi prima le llaman M ari Paz.
M.a JOSÉ: ¿Y le llaman M ari en casa? Claro, es que es más corto, si
tienen que decir cada vez que me llaman a mí, M .“ José, pues es muy
largo, dicen M ari y acaban antes y como a mí me da igual.

15 H a s ta m e d ia d o s d e n u e s tro sig lo la g ra m á tic a h a sid o fu n d a m e n ta lm e n te sin táctica, y p o r eso h a e s ta b le c id o clases


d e p a la b ra s y e s q u e m a s de o rg an iz a ció n d e la fra se (in c lu y e n d o la o ra c ió n c o m o u n tip o s u p e rio r d e c o m b in a c ió n d e
fra se s). E l su rg im ie n to d e la se m á n tic a o rac io n a l y d e la te o ría d e v alen cias a p a rtir d e e s te m o m e n to es u n a c o n s e c u e n c ia
d e la u tiliz a c ió n d e p r o p ie d a d e s se m á n tic a s e n la d e sc rip c ió n d e la o rac ió n . E n fec h a re c ie n te , el a u g e d e la p ra g m á tic a
e s tá v in c u la d o d ire c ta m e n te c o n el in te ré s su scitad o p o r lo s fe n ó m e n o s discursivos.
K' G o p n ik 1989: 243-244: «W e did n o t se e any sy ste m atic in cre a se in th e n u m b e r o f c a u sa l c o n n e ctiv es in o u r d a ta .
In fa c t, w e w e re s o m e w h at su rp rise d by th e ra rity o f c a u sa l c o n n e ctiv es in th e sa m p le . T h e r e w ere o n ly 35 in sta n c e s o f
because, since; a n d s o in th e w h o le c o rp u s (c o n tra s te d w ith o v e r 50 0 in sta n c e s o f an d )... A rc th e c h ild re n n o t u sin g m an y
c a u sa l c o n n e ctiv es b e c a u s e th e y d o n o t c o g n itiv ely r e p r e s e n t c a u sa tio n , o r b e c a u s e th e y d o n ’t h av e th é lin g u istic c o m p c tc n c e
o r b e c a u s e c a u sa l c o n n e ctiv es a re ra re ly u s e d by a n y o n e to m a r k c a u sa l c o n n e c tio n s? » [« n o v im o s n in g ú n in c re m e n to
s is te m á tic o e n el n ú m e ro d e c o n e c to re s c a u sa le s en n u e s tro s d a to s . D e h e c h o , e s tá b a m o s s o rp re n d id o s p o r la esca se z d e
c o n e c to re s c a u sa le s e n la m u e s tra . H a b ía só lo 35 casos d e b eca u se (« p o rq u e » ), since (« p u e s to q u e » ) y so (« p o r lo ta n to » )
e n to d o el c o rp u s (en c o n tra s te c o n los a p ro x im a d a m e n te 5 00 caso s d e a n d («y»)). ¿L o s n iñ o s n o u sa n m u c h o s c o n e c to re s
c a u sa le s p o r q u e n o r e p r e s e n ta n c o g n itiv a m e n te la ca u sa , p o r q u e n o tie n e n la c o m p e te n c ia lin g ü ística n e c e s a ria o p o r q u e
los c o n e c to re s c a u sa le s so n p o c o u tiliz a d o s e n g e n e ra l p a ra m a r c a r las re la c io n e s c au sales?» ].
3519 La unión de oraciones en el habla infantil 54.3

SERG IO : Voy a hacer una cabeza al sol en vez de un gato (comentario


sobre el dibujo que el niño realiza). Pues tú, en // cuando // hacía ese
tiempo estaba nevando y // mis primos y yo estábamos tirándonos bolas.
Y yo, como tardaba // me hice al campo, me fui al campo y dije: “ ¡ahora
vengo!”, y Javi: “¿ande vas al cam po?”, y me hice un aujero todo lleno
de bolas de nieve. [Hernández Sacristán y Fernández Peña 1992: 16]

Se podrían m ultiplicar los ejemplos. Obsérvese este segundo botón de muestra:

(19) PR O FESO R A : — ¿Me vais a contar cómo son las fiestas de Villarreal?
A ver, ¿dime?
R A M O N (7 años): —Las fiestas de Villarreal, hacen toros, hay feria.
También... hacen // hay // ha... // hacen, se reúnen todas las peñas y //
los del Ayuntamiento, hacen // todo p ara los toros y tamién // tamién
hacen les festeres. [Hernández Sacristán y Fernández Peña 1992: 75]

Adviértase que la presencia casi exclusiva de la parataxis en el lenguaje infantil


dem uestra que su oposición a la hipotaxis no es del mismo tipo que la que enfrenta
la coordinación a la subordinación en relación con la unión de frases. Superada la
fase holofrástica de expresiones unimembres (tipo popó), los niños pasan a construir
secuencias de dos elementos y aprenden al mismo tiempo a coordinar un sujeto y
un predicado (tipo perro duerme) y a subordinar un objeto directo a su verbo (tipo
rompe juguete), estructuras duales ambas y propias de los dos años en adelante. En
este mismo periodo unen las palabras en frases (del tipo nena guapa o tete nena
— «el chupete de la nena»— ). 17
Puesto que la hipotaxis se desarrolla posteriorm ente, en el lenguaje adulto y,
sobre todo, en los registros más cultos, podría pensarse que lo hipotáctico está sub-
sumido por lo paratáctico y que representa una especialización de esto último. Y
así sucede, ciertam ente, en otros sistemas de la gramática: en el de los tiempos, por
ejemplo, sabemos que el presente se adquiere antes que el pasado, lo cual es debido
a su condición de form a neutra; a su vez, el pasado absoluto precede a los pasados
relativos, los cuales deben surgir, nuevamente, como una especialización del ante­
rior. 18 Mas en el caso que nos ocupa esto es inverosímil, porque la hipotaxis no
representa una especialización de la parataxis. U na condicional o una concesiva no
son respectivamente matices de la disyuntiva o de la adversativa, por más que a
veces las disyuntivas tengan sentido condicional (¡O te callas o te echo a la calle!) y
los gramáticos hablen de un aunque adversativo junto al concesivo [—>· § 41,4.1].
Si la hipotaxis resulta ser poco menos que una rareza en el lenguaje de los
niños es, sin duda, porque las condiciones cognitivas en que dicho lenguaje se de­
sarrolla la hacen imposible. A nadie le sorprende que los niños tarden mucho en
adquirir el léxico de la Economía o el del Derecho, y que, por el contrario, conozcan
muy tem pranam ente el de los animales o el de las comidas. Algo parecido hay que
suponer en el caso de la hipotaxis. Sin embargo, ahora, el problem a no está tanto

17 P a ra e sta s c u e stio n e s v é a n se G ili G a y a 1972 y E c h e v e rría 1978.


Is P a ra e s ta c u e stió n v é a se A la rc o s L lo ra c h 1976. Q u e ca n to a p a re z c a a n te s q u e c a n té y u s u rp a n d o su v a lo r, y, a su
vez, q u e canté s u rja a n te s q u e cantaba o h abía c a n ta d o su stitu y é n d o lo s e n el d isc u rso , resu lta ex p licab le sin m á s que
e x a m in a r las d e fin icio n e s d e e sto s tie m p o s e n la g ram á tic a d e B ello o e n las v e rsio n e s m ás e la b o ra d a s d e Bull 1960 o de
R o jo 1974.
54.3 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3520

en los sentidos de las conjunciones hipotácticas aunque, si, para que, etc., cuanto en
el mecanismo por el que son em pleadas en el lenguaje. La noción vehiculada por
aunque es la de ‘contrariedad’, la de si, la de ‘hipótesis’, la de para que, la de
‘finalidad’: cualquiera que se haya enfrentado a la rabieta de un niño de pocos años
cuando lo llevan a la cama, que haya oído un cuento de su boca o que haya ob­
servado su com portam iento de cara a la consecución de un regalo, se dará cuenta
de que ninguna de estas nociones, tan profundam ente intencionales y, por ello,
humanas, les puede ser ajena. Sin embargo, Gili Gaya ha puesto de manifiesto lo
tardío de la adquisición de las conjunciones por parte de los niños hispanohablantes:

— El relativo que aparece consolidado ya al iniciarse el tercer año: ú tide (tigre)


ke kóm e a lo cito (gatos). Las formas quién y cuál se dan, como interrogativos, desde
los cuatro años. Los adverbios relativos algo después.
— D entro de las conjunciones paratácticas, la form a y se halla consolidada a
los tres o cuatro años y sirve, al igual que la yuxtaposición, para expresar todo tipo
de relaciones, no sólo de parataxis, sino también de hipotaxis. Las formas ni y pero
son algo más tardías, se dan a partir de los cuatro años. En cambio, la disyuntiva
o es muy rara, incluso en edad escolar, prefiriéndose claramente las fórmulas dis­
tributivas.
— La hipotaxis conjuntiva tarda bastante en hacer su aparición, salvo el que
de las completivas, el cual aparece ya a los tres años. Hacia los cuatro años hacen
su aparición un que y un porque, interpretados durante mucho tiempo como causales,
pero que Gili Gaya (1974: 271) considera, con acierto, como formas neutralizadas
que significan relaciones distintas según el contexto: «He aquí ejemplos de esos
porqués egocéntricos recogidos por mí, los cuales parecerán absurdos al adulto acos­
tum brado a interpretarlos como causales: Yo pinto un árbol porque tengo una muñeca
(4 años), donde porque quiere decir algo así como y además o también. En la frase
A q u í flores porque son blancas (5 años), el porque parece usado con sentido simple­
m ente relativo (que). A medida que el lenguaje se socializa, es decir, se va convir­
tiendo en conversación, m enudean los porqués de explicación o de motivación cau­
sal...». Por lo que respecta a las demás conjunciones hipotácticas: para que convive
con porque, como expresión sinónima, durante bastante tiempo; la consecutiva y por
eso se da desde los siete años (Ella tiene un tajo en la cabeza y por eso tiene un
paño) y la consecutiva pues, desde la misma época, aunque a los cinco años ya
funcione como expletiva; si aparece a los cinco o seis años como condicional (Si me
lo dice le pego) y a los cuatro como expletiva (¡Si este no estaba allí!); las concesivas
son muy tardías, propias de la edad escolar, y aun así lo predom inante es el aunque
adversativo.

Ú ltim am en te se han realizad o estudios de p ro d u cció n y com prensión lingüísticas en niños de


e d a d escolar, los cu ales co n firm an lo tard ío y dificultoso de la adquisición de las estru ctu ras hipo-
tácticas. M o rales (1978) se b asa en p ru e b a s psicolingüísticas de pro d u cció n y L ópez M o rales (1994)
en p ru e b a s d e co m p ren sió n . L as p rim e ras a rro ja ro n p a ra niños p u e rto rriq u e ñ o s d e diez años los
siguien tes p o rcen tajes de resp u estas correctas: 95 % p a ra las finales, próxim as a las su b o rd in ad as
sustantivas, 70 % p a ra las tem p o rales y 45 % p a ra las condicionales. E n cu an to a las segundas,
L ó p e z M o rales (1994: 93) h a llegado al siguiente c u ad ro evolutivo con niños canarios de L as P alm as
(la m u e s tra co n stó d e 240 sujetos, 15 p o r curso, p e rte n e c ie n te s a dos cen tro s públicos y a o tro s dos
privados):
3521 El fundamento discursivo de la parataxis y de la hipotaxis 54.4

O ració n 6." g rado 8.” grado 2." B U P COU


T e m p o ra l 34,2 % 42,5 % 57,5 % 60,8 %
Local 53,3 % 60,8 % 74,2 % 77,5 %
C ausal 30,0 % 43,3 % . 61,6 % 73,3 %
C o n d icio n al 25,0 % 35,8 % 45,8 % 50,0 %

C o m o se p u e d e ver, h ay u n a p ro g resió n co n stan te, co n in c re m e n to s en to d o s los tipos, desde


6." g rad o d e E G B (u n o s o n ce años) h asta 8.” (tre c e años), d e este h a s ta 2." de B U P (quince años)
y de este a C O U (diecisiete a ñ o s ) .|,J A dem ás, es m anifiesta la su p e rio r com plejidad de las estru c­
tu ra s condicionales, típ icam en te hipotácticas, q u e en p u e rta s de la m ayoría d e ed ad legal sólo
se c o m p re n d e n b ie n e n la m ita d de los casos. E stos d a to s c o n tra sta n con la fech a relativam ente
te m p ra n a e n q u e se co m p leta la com p eten cia lingüística relativ a a la parataxis. P o r ejem plo, el
estu d io em p írico d e P o rtillo (1992) m u estra que, sólo al fin alizar la E G B , dism inuye sensiblem ente
la ten d en cia a q u e to d o s los nexos sean de tip o p a ra tá c tic o y em p iezan a ser sustituidos p o r los
nexos hipotácticos de los adultos. Según los datos de esta au to ra (Portillo 1992: 212), en dicho periodo
(trece años), las oraciones coordinadas, las de relativo y las com pletivas de objeto directo son de fre­
cuencia alta; las causales, las finales, las yuxtapuestas, las tem porales y las condicionales son de frecuencia
m ed ia; p o r fin, las com pletivas de sujeto, las m odales, las com parativas, las concesivas y la s con­
secutivas son d e frec u en cia baja.

54.4. El fundam ento discursivo de la parataxis y de la hipotaxis

Las observaciones que hemos hecho sobre la parataxis y el fundamento de su


uso casi exclusivo en el lenguaje infantil suministran una clave para entender no
sólo el origen de ambos fenómenos, sino también la causa de su diferencia. Si la
parataxis resulta propia del discurso solipsista de los niños y la hipotaxis es poco
menos que una rareza en dicho discurso, es porque la parataxis está relacionada
con modalidades de discurso opuestas a las que subyacen a la hipotaxis.
Por lo pronto, haremos referencia a una peculiaridad del lenguaje infantil de
la prim era fase de lo que P ia g e t20 denom inaba la etapa preoperacional, que se
desarrolla entre el año y medio y los tres años. E n este m om ento los niños suelen
dividir entre dos turnos sucesivos lo que en el lenguaje adulto sería una oración
completa. Por ejemplo, m ientras que un niño que ha oído una bocina dice popó y
otro añade calle, señalando fuera de la ventana, un adulto (y un niño desde los tres
años) une el sujeto y el predicado en la misma oración, esto es, Hay un coche en
la calle (Popó calle, en el habla del niño). Podemos concluir diciendo que el paso
de la estructuración oracional infantil a la de los adultos consiste en un proceso de
acomodación de las unidades que conforman la oración (el sujeto y el predicado)
al ámbito de un solo turno:

(20) De: turno I (sujeto) + turno II (predicado)


a: turno único (sujeto + predicado)

Si ahora pasamos a la unión de oraciones en el discurso, advertimos un proceso


de integración similar. El niño de más de tres años, que ya sabe enunciar turnos

w P a ra el le c to r n o fam ilia riz a d o c o n el siste m a e d u c a tiv o e sp añ o l, a c la ra re m o s el sig n ificad o d e las siglas: E G B =


E d u c a c ió n G e n e ra l B ásica; B U P = B a c h illé ra lo U n ific a d o P o liv alen te; C O U = C u rso d e O rie n ta c ió n U n iv e rsita ria .
211 L os tra b a jo s d e la e sc u e la d e G in e b ra en los q u e se e x a m in a el d e s a rro llo del p e n s a m ie n to lingüístico e n e l niño
s o n m uy a b u n d a n te s . E l m ás a c cesib le es P ia g e t e In h e ld e r 1969.
54.4 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3522

oracionales, no emplea, sin embargo, oraciones compuestas: todos sus turnos están
integrados, como máximo, por una sola oración simple. Sólo hacia los siete años,
esto es, con el comienzo de la etapa operacional, puede afirmarse que surge la
oración compuesta, aunque, eso sí, paratáctica por lo general. Sin embargo, ello no
significa que los niños sean incapaces de expresar las relaciones propias de la oración
compuesta. Lo que ocurre es que lo hacen sirviéndose de dos turnos: un niño enun­
cia una oración en el turno I y otro niño la completa con una segunda oración
concebida como su causa, como una restricción, como una condición, etc., en el
turno II. En esquema:

(21) De: tu rn o I (o rac ió n A ) + tu rn o II (o rac ió n B)


a : tu rn o único (oración co m p u esta A -B)

Esto se aprecia claram ente en el siguiente intercambio sostenido por niños de


cinco años:

(22) ISMAEL: —Un túnel, nos metíamos allí.


LAURA: —Y algunos se m etían allí, allí adentro.
JONATHAN: — ¡A corretear!, pa que no los viera la seño.
LAURA: —Y se subían a una cosa d-allí // qu-había, y a comer allí.
TODOS: — (...)
JONATHAN: —Y nos botábam os por los yerros (hierros) esos que ha­
bía.
LAURA: — ¡Vaya!, y la // la Laura Valiente y yo, allí (...) hablando y
ella y ahí cotillando con la E sther y yo ¡Aaah! y estamos los [(...)
ISMAEL: —Los] inventemos, lo vi yo primero, y luego venistes tú.
LAURA: — (Risas)
PRO FESO RA : — ¿El qué?, ¿el qué te inventaste?
LAURA: — Que comieron él ahí (...) (risas) // el primero. [Hernández
Sacristán y Fernández Peña 1992: 47]

O bsérv ese q u e este in tercam b io p o d ría se r tran scrito com o sigue: «A llí h a b ía u n tú n el (T I) en
ei q u e algunos se m e tía n (T ΓΙ) p a ra q u e no les viese la se ñ o rita (T III). E n lo alto había un lu g ar
e n el q u e se q u e d a ro n a co m er (T IV ) y (T V ) m ien tra s los chicos saltaban p o r unos h ie rro s
(T V I), las chicas h ab lab an en tre ellas (T V II). A Ism ael se le ocurrió quedarse a co m er allí (T V III),
p e ro L a u ra acu d ió e n seguida co n los d em ás (T X I)». L a paráfrasis, a p a rte de n o rm aliz ar el le n ­
guaje, se lim ita a co lo car los d istintos tu rn o s en el o rd en en el que se han ido d an d o y a su p lir los
enlaces q u e el sen tid o y la situación p are c e n p ed ir. Se trata, com o se observará, de enlaces casi
siem p re p aratáctico s: T I relativo T II final T III/T IV tem p o ral, T V I disyuntivo, T V II/T V III
adversativo T XI.

Pero la resolución de las relaciones de la oración compuesta en dos turnos


sucesivos no es privativa del lenguaje de los niños. E n realidad, la conversación de
los adultos funciona de la misma m anera. Obsérvese el desarrollo de los turnos en
el siguiente diálogo:

(23) A: — De todas formas, es que no sé; trabajar, la casa y después la niña,


es que..., una niña o un niño da muchísimos problemas, ¿no?; por lo
menos...
3523 El fundamento discursivo de la parataxis y de la hipotaxis 54.4

B: —Y eso que hoy en día...


A: — O sea, me lo pienso, si yo... yo tuviera un hijo... ¡Qué problemas!
estaría atada, de verdad, o sea, es que...
B: —Bueno, eso lo piensas, pero luego, cuando llega el momento, yo
creo que es un poco distinto, ¿eh?
A: — ¡Peor! ¡je, je!
B: — ¿No!, ¡qué va!
A: — Peor, yo pienso que es peor, ¿eh?
B: —Yo cuando nos casamos y enseguida me quedé en estado, ¡bueno!,
sufrí un traum a tremebundo.
A: — ¿Sí?
B: En cambio, ahora ya nada.
A: — ¿No? [Esgueva y C antarero 1981: 422-23]

L a p aráfrasis d e este in tercam b io conversacional sería, m ás o m enos, la siguiente: «T rabajar,


llevar la casa y te n e r un n iñ o d a m uchos pro b lem as (Τ I), a u n q u e hoy en día hay m edios p ara
ayu d ar a la m u jer (Τ II). Si tuviera un hijo, estaría atad a, así q u e m e lo estoy p en san d o ( Τ III).
P ero a la h o ra d e la v erd a d no es p a ra tan to (Τ IV ). ¿E s p e o r te n e r u n hijo (Τ V ) o no (T V II)?
C u an d o B se casó y q u e d ó en estad o tuvo un tra u m a (Τ V III), p e ro luego esto no tuvo trascendencia
(Τ X )». C o m o se p u e d e ver, las relacio n es e n tre tu rn o s son de índole m ás bien paratáctica, si bien
ap arecen ya vínculos h ip o tácticos (sucesivam ente: concesiva, [condicionalj-consecutiva, adversativa,
disyuntiva, te m p o ra l, adversativa).

En cambio, son sólo paratácticas las relaciones de la siguiente secuencia con­


versacional, mucho más coloquial y espontánea:

(24) A: —No..., no, es que hay personas. Yo...


B: — Catina dio a luz y no se la notaba.
A: — No, yo con Conchita tampoco.
B: —Bueno, usted se acuerda que en la boda estuvo en estado, y al...
a los quince días nos llamaron, ¿se acuerda usted?
A: —Yo cuando Conchita como si no tuviera...
C: —Es que el primero, a lo mejor... Como se es más...
A: —No, y depende también también. Yo es que con Conchita estaba
tan enorm e y tan...
B: —Claro, es que si engordó tantísimo... moverse le costaría un mundo.
[Criado de Val 1980: 78-79]21

L a secuencia p u e d e p a ra fra se a rse m ás o m enos así: «H ay p erso n as a las que no se les n o ta el


em b arazo , com o le o cu rrió a C atina. A tam p o co en g o rd ó ta n ap en as co n C onchita. // C a tin a se
casó en estad o y a los q u in ce días dio a luz. // N o se le n o ta b a n ad a a A , p o rq u e era el p rim e r
hijo. P e ro n o to d o s los casos son iguales, p u es luego en g o rd ó m uchísim o, lo cual le hacía difícil
m overse». C o m o se p u e d e ap reciar, la sucesión de relaciones es del tip o com parativa, copulativa
// causal // causal, adversativa, causal, relativa. L lam a la aten ció n q u e la secuencia de tu rn o s no
p re se n ta u n a e stru c tu ra tra b a d a , cosa q u e expresam os con el signo «//».

Por el contrario, los diálogos dirigidos que tienen lugar entre personas cultas
abundan en transiciones de tipo hipotáctico entre los distintos turnos:

B es u n a lim p ia d o ra q u e h a b la c o n d o s re s id e n te s d e un C o leg io M a y o r fe m e n in o .
54.5 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3524

(25) E: — ¿Qué idiomas habla usted?


I: —Pues el inglés y y y el francés —mejor francés, mejor— lo leo
bien, como el español, igual, igual.
E: — ¿Y alemán no?
I: —No, nada, nada.
E: — ¿Nada?
I: —No.
E: — ¿No le interesa?
I: —Sí, me hubiera interesado, porque los idiomas hacen mucha falta.
E: — Sobre todo para una vida como la suya.
I: —Sí, sí, sí. Pero me parece que he vivido, ¿verdad?
E: — ¡Me está dando una envidia tremenda! [Esgueva y C antarero 1981:
284]

U n a p aráfrasis p osible de este diálogo se ría la siguiente: « (E q u iere sa b er si I h a b la idiom as).


I h ab la inglés y francés, p e ro m ejo r francés, com o el español. Sin em bargo, n o h a b la alem án, a u n q u e
le h a b ría in teresad o ap ren d erlo , p o rq u e los idiom as son necesarios p a ra llevar u n a vida activa. N o
o b sta n te , su vida h a sido ap asio n an te, así q u e suscita envidia ajena». T en em o s, e n este o rd en ,
relacio n es adversativas, co m parativas, restrictivas textuales, concesivas, causales, finales, restrictivas
tex tu ales y consecutivas. E s d e d e stacar q u e casi to d as son h ip o tácticas y q u e las relaciones, co m ­
p lejas y v ariad as, se d an ta n to en el in te rio r de un tu m o com o e n tre tu rn o s diferentes.

En resumen, es de destacar que la hipotaxis y la parataxis dependen del grado


de formalidad del registro empleado. L a hipotaxis predom ina en los registros más
elaborados, la parataxis, en los más coloquiales; el habla de los niños, lógicamente,
tiende a servirse sólo de la parataxis. En cualquier caso, estas relaciones surgen
implícitamente del contraste entre el sentido de un turno y el siguiente, pues lo
normal es que el prim er miembro de una relación paratáctica o hipotáctica esté
constituido por un turno y el segundo miembro de la misma, por el turno siguiente.

E stas d iferen cias e n tre el uso de la p aratax is y el de la hipotaxis en registros p o p u la re s, p o r


un lado, y en reg istro s cultos, p o r o tro , h an sido cuantificadas p o r L ope B lanch (1983: 77), q uien
concluye: «L a yuxtaposición y la coordinación, com o form as m ás sim ples de la sintaxis o racional,
son b a s ta n te m ás co m u n es en el h abla p o p u la r q u e en la culta. L a su b o rd in ació n se em plea, co n ­
se c u e n te m e n te , m ás en el h a b la de las p erso n a s de m ayor instrucción. L as frec u en cias so n m uy
rev elad o ras: E l h ab la culta se sirve de la su b o rd in ació n e n un 48,2 % de los casos, e n ta n to q u e el
h a b la p o p u la r sólo lo hace e n el 30,3 % de ellos. E sto significa que la n o rm a cu lta utiliza la s u ­
b o rd in ació n — de acu erd o con m is m uestras, p o r su p u e sto — casi un 60 % m ás q u e el h a b la p o ­
pular» . E l a u to r p a rtió d e 20 m u estras, de 15 lín eas ca d a una, del h ab la actu al de la ciu d ad de
M éxico, d iez c o rre sp o n d ien tes al habla p o p u la r u rb a n a y o tra s diez al h ab la culta d e la m ism a área.
O tro d ato in te re sa n te es qu e, p o r lo q u e resp ec ta a la yuxtaposición y la coordinación, la p rim e ra
p re d o m in a so b re la seg u n d a siem pre, p e ro con m ayores diferencias en el habla p o p u la r (41,6 % de
yuxtaposición; 28 % d e co o rd in ació n ) q u e e n e l h ab la cu lta (29,1 % de yuxtaposición; 22,6 % de
co o rd in ació n ).

54.5. La evolución de la parataxis y de la hipotaxis. D os tipos discursivos y dos


clases de enlace oracional

Volvamos al fundam ento discursivo de la parataxis y de la hipotaxis. Se ha


señalado muchas veces que en la mayoría de las lenguas del m undo no existen
3525 La evolución de la parataxis y de la hipotaxis. Dos tipos discursivos.. 54.5

conectores específicos para m arcar la hipotaxis y, tan apenas, para la parataxis. Esto
es debido a que en aquellos idiomas que no sirven de sustento a una cultura escrita,
los únicos textos de extensión supraoracional que llegan a elaborar sus hablantes
son discursos conversacionales. Es un error reducir el estudio de la parataxis y de
la hipotaxis a los textos escritos. Pero, fuera de ellos, preciso resulta reconocer que
las relaciones hipotácticas son casi siempre implícitas, derivan de las modalidades
de sucesión discursiva de los turnos.
Desde el punto de vista histórico, lo que se suele constatar es una tendencia
de las lenguas a convertir la parataxis en hipotaxis, al menos a medida que la cultura
escrita a la que sirven de vehículo de expresión se complica e intelectualiza. M oreno
Cabrera (1985-86: 165-92) ha mostrado cómo el paso de la parataxis a la hipotaxis
suele producirse a través de una etapa interm edia, la catáfora paratáctica, la cual
es todavía muy frecuente en las lenguas occidentales y en otras muchas, pero rara
ya en español, pese a sus abundantes ejemplos medievales. E l fénom eno consiste en
anunciar la llegada de una segunda oración m ediante el empleo de un pronombre
catafórico de la prim era [ — > § 55.2.1]: In e o est peccatus si non licuit [«en e s t o
consiste la falta, en que no fue lícito»]; a veces se mezclan procedimientos paratác-
ticos (la partícula ac) e hipotácticos (la partícula quia), estableciendo una correlación
entre ambas secuencias: quia ad plenum discere volebam loca... a c sic necesse fuit
etiam denuo ad terram Gessen revertí [«como quería conocer a fondo los lugares...
así fue necesario volver de nuevo a la tierra de G esén»].22 El fundam ento de la
evolución que lleva de la catáfora paratáctica Por TAL fago aquesto que sirvan a su
señor, del español medieval, a la secuencia hipotáctica Hago esto para que sirvan a
su señor, de la lengua actual, consiste en un proceso de reanálisis por el que el
pronom bre catafórico se fusiona con la preposición que lo rige, primero, y ambos
term inan uniéndose a la conjunción completiva que para form ar una nueva conjun­
ción hipotáctica: para que [—*- § 56.7].
Es interesante relacionar en este punto —como se ha hecho muchas otras ve­
ces— la ontogénesis con la filogénesis del lenguaje. Givón (1979: 75) ha mostrado
que en los niños existe una tendencia a construir secuencias discursivas basadas en
la catáfora paratáctica y que están a medio camino entre el discurso y la oración:
los niños ingleses que dicen Joe, he is sick [lit. «Joe, él está enfermo»] antes de
decir, ya adultos, Joe is sick [lit. «Joe está enfermo»], en el fondo hacen lo mismo
que hizo el español medieval cuando fue perdiendo la catáfora paratáctica y la fue
sustituyendo por la hipotaxis. El proceso es propio tam bién de la lengua coloquial:
los hablantes de francés vulgar que dicen Mes amis ils boivent [lit. «Mis amigos ellos
beben»] sienten que no es suficiente con alinear dos unidades textuales una detrás
de otra, paralácticam ente, sino que además resulta conveniente que la prim era ade­
lante en parte la llegada de la segunda.
Con ello llegamos, tam bién desde un punto de vista tipológico, a la conclusión
que adelantábam os arriba: el problem a de la parataxis y de la hipotaxis es insepa­
rable del estudio de las m odalidades de sucesión discursiva, pero no en la escritura,
donde ambos fenóm enos se presentan ya fosilizados, sino en el habla, que es donde

22 E n tre o tro s m u ch o s e je m p lo s a p o rta d o s p o r M o re n o C a b re ra , v é a n se los sig u ie n te s: caí. q u a n p lovia m é s fort,


A LESH O RES vàrem sortir [lit. « c u a n d o m ás f u e r te llovía, e n t o n c e s salim o s» ], ing. T hey exp ect i t o f y o u th a t y o u cooperate

[lit. «ellos e s p e ra n e s o d e ti q u e tú c o o p e re s» ], al. W ir di'nfen n ich t d a v o n gehen, class die W oike ursprünglich iiberaü
diesselbe D ic h t h a t [lit. «no p o d ría m o s b a s a rn o s e n e l h e c h o d e q u e o rig in a ria m e n te la n u b e te n ía el m ism o e s p e s o r p o r
to d a s p a rte s » ], fr. Je consens à c e q u ’il vienne [lit. « Y o c o n s ie n to e n e s o q u e é í v e n g a » ], e tc .
54.5 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3526

el niño adquiere su código lingüístico y donde las lenguas iletradas forjan la con­
solidación de su sistema lingüístico culto. ¿Cuáles son estas modalidades de sucesión
de turnos en el discurso? Básicamente dos: el diálogo y el anfííogo.
El ‘diálogo’ es un intercam bio lingüístico caracterizado por la sucesión de in­
tervenciones ‘orientadas’: alguien dice algo destinado a provocar determ inadas reac­
ciones en una segunda persona, la cual le contesta con-una secuencia que, en parte,
corresponde a lo que se le había preguntado y, en parte, introduce elementos nue­
vos. Por ejemplo, si Juan pregunta ¿Qué hora es? y M aría contesta Casi las siete, no
vamos a llegar, resulta evidente que la intervención ¿Qué hora es? «pide» una con­
testación como L as siete (o N o lo sé o E l sol ya se ha puesto, etc.) y que, por el
contrario, se sentiría extraña una contestación como Estoy cansada, Hace frío, o algo
por el estilo. E n cambio, la segunda p arte de la intervención de M aría no está
condicionada por la intervención de Juan, sino que, al contrario, determ ina p ar­
cialmente lo que este podría decir a su vez, por ejemplo, No te preocupes, he traído
el coche. N aturalm ente el concepto de diálogo no se reduce a una conversación
m antenida por dos personas: una mesa redonda en la que participen cinco o seis
tam bién tiene estructura dialógica a condición de respetar la exigencia apuntada
arriba de que las contestaciones se adecúen a lo dicho en la intervención anterior.
El ‘anfílogo’, por contra, es un intercam bio lingüístico caracterizado por la su­
cesión de intervenciones ‘no orientadas’: alguien dice algo, una segunda persona
interviene sin que su aportación tenga por qué guardar relación con la anterior,
luego aparece una tercera persona que tal vez conteste a la prim era y tal vez no, y
así sucesivamente. Por ejemplo, Juan dice Hoy es jueves, M aría añade Estoy helada,
Pedro apostilla ¿Quedamos el próximo fin de semana?, etc.

U n ejemplo real de diálogo sería el siguiente:

( 26) ¿Te vienes m añana al cine?


¿Q ué película vais a ver?
La últim a de Rohmer.
Ah, pues sí, que me apetece mucho. [Gallardo Pauls 1993: 20]

y un ejemplo de anfílogo:

(27) 1: Oye, esto está muy bueno, Silvia. ¿Cómo los haces? ¿Con qué?
2: Pues así, es la prim era vez que los hago, porque m ’he quedao sin
relleno, joh.
3 Jah.
4 Ostras, pues están riquísimos.
1 ¿Y donde compras esto, lo compras ya hecho? [Gallardo Paúls 1993:
181]

Pero el diálogo y el anfílogo no sólo definen dos estructuras distintas del co­
loquio. Si los consideramos en relación con la unidad mínima de la conversación,
el ‘intercam bio’, que es la sucesión de dos ‘turnos’ emitidos sucesivamente por dos
personas, nos encontram os con dos m odalidades de intercambio correlativas, el tipo
alius y el tipo alter. El tipo alius (del latín a l i u s , «el otro opuesto», y de ahí ajeno)
es propio de la modalidad dialógica y consiste en que los dos turnos de que se
3527 La evolución de la parataxis y de la hipotaxis. Dos tipos discursivos.. 54.5

compone un intercam bio se corresponden m utuam ente, aunque el primero de ellos


prevalezca sobre el segundo. Esto quiere decir que el turno I se organiza, sintáctica,
suprasegmental y sem ánticam ente, de cara al turno II, el desarrollo del cual prejuzga
en parte. U na pregunta se hace para obtener respuesta, una invitación espera ser
correspondida, una orden supone una reacción del destinatario, etc. Por otro lado,
el tipo alter (del latín a l t e r , «otro, el segundo», y de ahí alternar) es propio de la
modalidad anfilógica y consiste en un intercambio tal que al turno I sigue otro turno
X, pero, dada la estructura abierta del anfílogo, no podem os asegurar quién lo
sostendrá ni, por consiguiente, cuál será su naturaleza, fuera de la necesidad de que
se muestre coherente con el turno anterior [—> §§ 61.1.1 y 61.4-5].
La oración com puesta surge, tanto ontogenética como filogenéticamente, aso­
ciada a la constitución del texto y a m enudo reforzada por la escritura. Pero un
discurso textual es, en alguna medida, una conversación atribuida a un solo emisor.
El flujo de información, que antes se distribuía entre los participantes en el coloquio,
necesita ahora presentarse como un todo indiviso. E n nuestra sociedad es frecuente
que alguien diga Mañana iremos de excursión y que otro le conteste ¡Ojalá haga buen
tiempo!; pues bien, los hablantes que conocen este tipo de secuencia conversacional
pueden adelantarse a ella m ediante lo que solemos llamar hipotaxis condicional,
esto es, Si mañana hace buen tiempo, iremos de excursión. D e m anera similar, no es
inhabitual que al turno M i hermana estudia Medicina le siga el turno La mía, D e­
recho; una m anera de com pendiar ambas informaciones en un solo turno es el pro­
cedimiento que acostumbramos llamar parataxis copulativa, a saber, Mi hermana
estudia Medicina y la tuya, Derecho [—*■ § 43.2.1],
La resolución del coloquio en texto de un solo emisor ha sido advertida a
menudo por los gramáticos. La señala, por ejemplo, Lapesa al ocuparse de la evo­
lución del propio español. Así, para la lengua medieval Lapesa (1980: § 56.5), cons­
tata: «No había la separación actual entre las incongruencias del habla y el rigor de
la escritura. El español arcaico se contentaba con dar a entender, sin puntualizar;
el oyente o lector ponía de su parte algo para com prender. Como frecuentem ente
ocurre en el lenguaje oral, se encom endaba a la entonación lo que de otro modo
obligaría a usar recursos gramaticales. Destaca la supresión de nexos...». Y para la
lengua del Siglo de Oro, Lapesa (1980: 97.10) apostilla: «Nuestros escritores del
Siglo de O ro no sentían por el rigor gramatical u n a preocupación tan escrupulosa
como la que ahora se exige; las incongruencias del habla pasaban con más frecuencia
a la lengua escrita... La conjunción que solía repetirse, como en la conversación,
después de cada inciso...». Este proceso evolutivo ha sido destacado igualmente en
las demás lenguas rom ánicas.23
En realidad, lo que sucede es que, m ientras los principios básicos que organizan
la oración, y que son los que se emplean en cada turno del diálogo, pertenecen a
un estrato común com partido por las distintas lenguas (aunque en cada una adopten
modalidades peculiares), los principios que organizan el texto son adquiridos cul­
turalm ente junto con el dominio paulatino de la escritura. Como ha mostrado Scinto
(1986: 62-69), la escritura se caracteriza por el aprendizaje de normas de organi­
zación sintáctica adecuadas a la situación especial que aquella representa, una si­
tuación monológica escasamente dependiente del contexto y de la interacción, pero
con alto grado de preservabilidad. Las norm as que prim ero se aprenden son las de

11 P o r e je m p lo , B a d ía 1952 y, p a ra el c o n ju n to ro m á n ic o , H e rm a n n 1976.
54.5 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3528

la fusión monológica mínima, correspondiente al par < tu rn o 1 + turno 2 > de un


diálogo básico: las de la oración compuesta.
Pero si la oración com puesta deriva de la fusión de dos turnos en uno, parece
razonable sostener que las m odalidades de la oración compuesta, es decir, la para­
taxis y la hipotaxis, se hallan en estricta correspondencia con los tipos de sucesión
de turnos en el coloquio que hemos delimitado, a saber, el tipo alter y el tipo alius.
E sta hipótesis fue form ulada, aunque no desarrollada, p o r Karcevskij (1956), 24 y es
la que seguiremos aquí. Conforme a la misma, es de esperar lo siguiente:

— La parataxis se basa en el tipo alter, esto es, realiza textualmente lo que en


la conversación son dos turnos sucesivos de una estructura antilógica. N ada tiene
de sorprendente, pues, que las oraciones unidas por parataxis se sientan como si la
segunda (y las siguientes, si las hubiere) estuvieran ‘añadidas’ a la primera. Es que,
efectivamente, el tipo alter responde a un acto de adición: el participante, que no
oyente correlativo, interviene cuidándose de no rom per la cohesión semántica del
texto, pero, de hecho, su añadido no es necesario para que el texto pueda sostenerse
y podría no añadirse nada en absoluto.
— La hipotaxis se basa en el tipo alius, esto es, realiza textualmente lo que en
la conversación son dos turnos sucesivos de una estructura dialógica. La consecuen­
cia es que las oraciones unidas por hipotaxis se sienten como si la segunda depen­
diese de la prim era, como si ambas form asen un compuesto en el que no podemos
prescindir de ninguna de las partes, aunque la segunda se sienta supeditada a la
primera.

En cualquier caso, es de destacar que, m ientras el tipo alter supone añadir


librem ente unidades discursivas a la que abre la serie, en el tipo alius la segunda
unidad discursiva25 depende de la prim era y pivota sobre su valor comunicativo.
Ello explica, por ejemplo, que los niños vayan incrementando el uso de elementos
gramaticalizados de apertura textual conforme aum enta su capacidad lingüística y
que, por el contrario, vayan reduciendo correlativamente el empleo de elementos
gramaticalizados de c ie rre :26 m ientras que el desarrollo de la hipotaxis lleva al dis­
curso, y este, como táctica retórica, parece que se aprende; en cambio, el desarrollo
de la conclusión secuencial es una táctica propia de la oración, estructura que o bien
se aprende nada más iniciarse la actividad lingüística o bien es innata. Por eso, las
primeras etapas del desarrollo ontogenético son tanto oracionales como paratácticas;
tampoco es de extrañar que el comportamiento de la coordinación de frases sea pa­
recido al de la parataxis de oraciones, en tanto que la subordinación de frases no guarda
ninguna relación estructural con la hipotaxis de oraciones.
Este hecho está en relación con la importancia que el tópico o tem a extra-
oracional tiene para la cohesión oracional más que para la discursiva [—*- § 64.2].

21 Se tr a ta d e u n tra b a jo la m e n ta b le m e n te in co n c lu so en el q u e , n o o b s ta n te , se llega a p r o p o n e r e s tu d ia r la s u b o r­
d in a c ió n a p a rtir d e u n a e s tru c tu ra < p r e g u n ta - r e s p u e s ta > y la c o o rd in a c ió n m e d ia n te el e s q u e m a c ré p lic a - c o n tr a rr é p lic a -
ré p lic a ...> .
25 E n te n d e m o s p o r se g u n d a u n id a d d iscu rsiv a la m e n o s im p o rta n te (es la q u e lo s g ra m á tic o s su e le n lla m a r « o rac ió n
su b o rd in a d a » ), c on in d e p e n d e n c ia d e q u e en la c a d e n a lin e a l a p a re z c a en p rim e ra o e n s e g u n d a p o sició n : se ría , p o r
e je m p lo , la s e cu e n c ia si vienes ta n to e n S i vienes, te contaré u n cuen to c o m o en Te contaré un cu e n to si vienes.
2U G o p n ik (1989: 230) a p o rta los s ig u ie n te s d a to s: p o rc e n ta je d e h isto ria s c o n a p e rtu ra s fo rm a liz ad a s: 13 % a los c u a tro
añ o s, 38 % a los cin co a ñ o s, 60 % a los seis añ o s; p o r c e n ta je d e h isto ria s c o n c ie rre s fo rm a liz ad o s: 74 % a los c u a tr o años,
62 % a los cin co a ñ o s, 44 % a los seis años.
3529 P ro p ie d a d e s gram aticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6

H a habido intentos de tratar she e ils en las respectivas secuencias del tipo Mary,
she is tall [lit. «María, ella es alta»] y Les livres, ils sont sur la table [lit. «Los libros,
elios están sobre la mesa»] (y algo parecido podría decirse de Jaime, él es el cul­
pable), como clíticos de sujeto. Ello es debido a que la anteposición del tem a con­
tradice la tendencia del discurso. Lejos de constituir un tem a en el que la progresión
textual pueda cimentarse, el tem a antepuesto necesita ser reforzado a posteriori,
condición que, como hemos dicho, es típicamente oracional. Por ello, según vimos
arriba, la catáfora paratáctica constituye un caso de parataxis, como su nombre in­
dica, y no de hipotaxis, por más que históricamente anuncia la aparición de esta
última.
También los conectores pragmáticos o m arcadores del discurso, pese a em plear­
se en la conversación, miran hacia atrás y desem peñan funciones argumentativas o
metadiscursivas (Briz 1993) [—»· Cap. 63]: en A: ¿Qué te parece este libro?, B: Pues
no sé qué decir, el elem ento pues no es un conector causal y, por lo tanto, no
constituye una m uestra de hipotaxis, sino de desacuerdo paratáctico con la afirma­
ción precedente. Es im portante advertir esto para que se entienda debidam ente la
afirmación de que la parataxis y la hipotaxis tienen un fundam ento discursivo. M ien­
tras que el discurso suscita la hipotaxis y su consolidación en la escritura la torna
formalmente explícita, la parataxis no necesita del discurso para hacer su aparición,
aunque aproveche las ventajas que el discurso le ofrece. La parataxis, como los
conectores pragmáticos, supone la adición a unidades ya constituidas, es una táctica
discursiva más simple que recuerda al com portamiento de los procedimientos de
clausura oracional (a los morfemas de concordancia del verbo cuando cierran su
asociación con el sujeto, por ejemplo).

54.6. Propiedades gram aticales de la parataxis y de la hipotaxis

Las definiciones de arriba explican satisfactoriamente los rasgos más relevantes


del com portam iento gramatical de ambos tipos de construcción. La determinación
de a qué grupo, si a la parataxis o a la hipotaxis, habría que adscribir las construc­
ciones conjuntivas del español (adversativas, condicionales, causales, disyuntivas,
etc.) ocupa muchas páginas en la bibliografía y no parece haber dado, hasta ahora,
con una solución satisfactoria. El mismo planteam iento de la oración compuesta
como transferencia analógica de la oración simple es equívoco: si la oración com­
puesta es similar a la oración simple, salvo por el hecho de que las frases de esta
son sustituidas por oraciones en aquella, no queda sino establecer un paralelismo
entre ambas y hablar de oraciones subordinadas sustantivas, adjetivas y adverbiales,
según suelen hacer los gramáticos. Sin embargo, según dijimos, aunque pudiéramos
seguir m anteniendo que E l director le prohibió que saliese es un correlato estructural
de E l director le prohibió la salida y, por lo tanto, que la secuencia que saliese es
una oración subordinada sustantiva de objeto directo, puesto que sustituye a la frase
sustantiva de objeto directo la salida, no se ve a qué frase adverbial podría sustituir
si tuviera dinero en Si tuviera dinero, me compraría un coche. D e ahí, la contradictoria
denominación de ‘adverbiales impropias’ (oraciones adverbiales que carecen de un
correlato adverbial) con que las ha distinguido la gram ática y que, hoy en día, es
generalmente rech azad a.27

17 P a ra u n a p o n d e ra d a crític a d e l c o n c e p to , v é a se N a r b o n a 1989-90: c a p s. 4 y 5.
54.6.1 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3530

Pero la inadecuación del concepto de ‘adverbial im propia’ no sólo ha tenido


consecuencias indeseables desde el punto de vista terminológico. E n realidad, aun
prescindiendo de la equiparación entre las categorías de la oración simple y las de
la llam ada oración compuesta a que dicho rótulo nos conduce, subsisten los mismos
problem as de indeterminación en tanto en cuanto nos empeñemos en tratar la di­
ferencia entre parataxis e hipotaxis como si de la diferencia entre dos clases de
palabras se tratara. Si la clase del nom bre perm ite diferenciar una subclase de sus­
tantivos y otra de adjetivos, es porque existen propiedades formales, funcionales y
semánticas de manifestación oracional propias de cada una de ellas. Similarmente,
se pretende que lo que diferencia a la parataxis de la hipotaxis, constituidas en
subclases de la categoría del nexo, serían com portam ientos oracionales opuestos en
lo formal, lo funcional y lo semántico. Pero este punto de vista no está exento de
debilidades, porque la parataxis se da en el discurso y en la oración, pero la hipo­
taxis, tal como la hemos definido aquí, sólo se da en el discurso, no en la oración
y, por lo tanto, no puede ser definida por propiedades oracionales que, desde nues­
tro punto de vista, tienen aquí un carácter m eram ente secundario.2S Analicemos
brevem ente lo que dan de sí estas propiedades formales, funcionales y semánticas
secundarias.

54.6.1. Propiedades formales de la parataxis y de la hipotaxis

54.6.1.1. Las conjunciones y los modos verbales

U na postura muy común, heredada de la gramática latina, es la que considera


paratácticas las relaciones manifestadas por un determ inado inventario de conjun­
ciones, e hipotácticas, las manifestadas por un inventario diferente y complementario
del anterior. Este planteam iento no suele hacerse casi nunca explícito, pero subyace
a la presentación habitual del problem a cuando se tratan (por ejemplo, en la R A E
1931, cap. X X II) las copulativas, disyuntivas, adversativas, causales y consecutivas
entre las paratácticas, y las comparativas, condicionales, concesivas y finales entre
las hipotácticas. 29 ¿Cuál puede ser, en efecto, la razón que lleva a los gramáticos a
ubicar un determ inado grupo de conjunciones en la parataxis o en la hipotaxis?
M uchas veces, la razón es que las conjunciones equivalentes del latín regían indi­
cativo en la parataxis y subjuntivo en la hipotaxis, pues el subjuntivo latino era el
modo de la subordinación, Ideo... quodper se non exprimat sensum [«Por esta razón...
porque por sí solo no expresa sentido»], según Diomedes. Sin embargo, esta opo­
sición no era ni mucho menos perfecta: algunos matices se daban tanto en la pa­
rataxis como en la hipotaxis y a veces dentro de un mismo matiz convivían ambos
modos.

2S E s p rec iso n o d e ja rs e e n g a ñ a r, en e s te p u n to , p o r Ja te rm in o lo g ía . C u a n d o R o jo y J im é n e z J u lia (1989: § 4 .3 .4 .2 )


c iñ e n la hip o tax is p re c is a m e n te al á m b ito d e las re la c io n e s o ra c io n a le s, p o r o p o sic ió n a las c la u su lare s, es q u e , c o n tr a la
te n d e n c ia m ás co m ú n , lla m an ‘o ra c ió n ’ al ‘d isc u rs o ’ y ‘c lá u s u la ’ a la ‘o ra c ió n ’. P o r c ie rto , q u e e s to s a u to r e s s e ñ a la n d e
fo rm a in eq u ív o c a la s in g u la rid a d d e las fu n cio n e s re la c io n a d a s con la h ip o tax is: « C o m o to d a s las u n id a d e s , las o ra c io n e s
d e b e n s e r d e fin id a s a p a rtir d e la ex iste n cia d e a lg ú n e le m e n to fu n cio n a l c a ra c te rístic o d e su e s tru c tu ra in te rn a . E xiste,
sin e m b a rg o , u n f a c to r p e rtu r b a d o r q u e ya h e m o s e n c o n tr a d o a) h a b la r d e )a frase: fre n te a Jo q u e o c u rre e n las c lá u su las
c o n el p re d ic a d o , n o p a re c e existir u n e le m e n to fu n c io n a l q u e se d e e n to d a s las o ra c io n e s y só lo e n las o ra c io n e s. T e n e m o s ,
e n c a m b io , indicios c la ro s d e q u e las o rac io n e s e s tá n c a ra c te riz a d a s p o r la p o se sió n d e u n a e s tru c tu ra b ip o la r...» .
2<) Se e n c o n tr a rá u n a e x p osición d e ta lla d a d e los a v a ta re s s u frid o s p o r e stas c la sificacio n es en M o re n o d e A lb a 1979.
3531 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis__________ 54.6.1.1

L as co n ju n cio n es q u e reg ían siem pre indicativo y se co n sid erab a n , p o r tan to , paratácticas, eran
las sig u ie n te s :311 co p u lativ as (— que, ñeque, et, atque, etiam, quoque, com o en E t ipse fecisti [«e hiciste
p o r ti m ism o»], id q u o d utile u id e b a tw ñeque erat [«esto q u e p a re c ía útil y no lo era»], etc.); dis­
yuntivas (aut, vel, sive, com o en Raras tuas quidem ... sed suaues accipio litteras: u el quas proxim e
acceperam [« ciertam en te las tuyas [son] raras... p e ro recibo cartas agradables: o las que p ró x im a­
m en te h ab ía recib id o (sic)»]); adversativas (sed, verttm, at, im m o, quin, autem, tam en, nihilom inus,
quidem, com o e n S ed reliquum uitae cursum uidete, im m o uero scio [« p ero m ira el re sta n te c u rso de
la vida, al c o n tra rio p o r cierto sé»], etc.); causales explicativas (enim, n am , com o en Duplex est rado
ueri reperiendi n a m aut... quaerimus... aut... traducim us [«la ra z ó n de d e sc u b rir lo v erd ad ero es doble,
p u e s o... buscam os... o... trad u cim o s» ]) conclusivas lógicas (ergo, igitur, itaque, quapropter, quocirca,
qua... qua, cum ... tum , com o en C um om nis iuuentus... eo conuenerant, tu m n a u iu m quod ubique
fuerat in u n u m lo cu m coegerant [«porque to d a la ju v en tu d ... h ab ía n (sic) venido co n ju n tam en te a
allí, h ab ían e n c e rra d o en u n lu gar el navio que h a b ía estad o e n to d as partes»]).
L as co n ju n cio n es q u e p o d ía n reg ir subjuntivo y se co n sid erab a n , p o r tanto, hipotácticas, eran
las siguientes: finales (ut, quo, com o en Esse oportet ut uiuas, no n uiuere u t edas [«conviene [com er]
p a ra que vivas, n o vivir p a ra q u e com as»]), consecutivas (quam ut, u t non, ita... ut, com o t r \ A d sese
arcessi iubent, ut tuo non liceat dare operam negotio [«le o rd e n a n venir, de m a n e ra que n o le está
p erm itid o co n sag rarse a tu n egocio (tus asuntos)»]); causales (cum con subjuntivo p ara u n a causa
su pu esta, quod, quia, q u a n d o con indicativo o subjuntivo p a r a una cau sa efectiva, com o e n C um
solitudo et uita sine amicis... m etu s plena sit, ratio ipsa m o n et am icitia com parare [«po rq u e la solicitud
y la vida sin am igos... está lle n a de m iedo, la m ism a ra z ó n aco n seja p ro c u ra rse la am istad»]);
concesivas (etsi, tametsi, q u a m quam , quamvis, licet, com o e n Q uam uis m a la m rem quaeras illic re­
petios [« au n q u e b u sq u es u n a cosa m ala, en cu en tres en aq u ella circunstancia»]); com parativas (ge­
n eralm en te en indicativo, salvo cu an d o la co nstrucción p e d ía subjuntivo, con ut, sicut, velut, que­
m a d m o d u m , quam , co m o en Ita m e d i ament... ut... te am o [«así m e am e n los dioses... com o... te
am o»]), co n d icio n ales (si, nisi, si non, sin, si m inus, tan to e n indicativo com o e n subjuntivo, com o
en Si ille tali ingenio exitum n o n reperiebat, quis m in e reperiet? [«si él n o en co n tra b a salida d e tal
inteligencia, ¿q u ién la e n c o n tra rá ahora?»] o en Si hercle habeam , pollicear lubens [«si tienes, por
H ércules, p ro m e te ag rad an d o » ]).

Basta echar un vistazo a lo anterior para com prender que la clasificación pro­
puesta para el latín estaba formalmente injustificada: con más razón habría que decir
lo mismo de la clasificación española que pretende heredarla. En latín el subjuntivo
era, según hemos dicho, el modo de la subordinación. Pero dicha subordinación,
puesto que el subjuntivo no implicaba un sentido especial, no se producía respecto
al verbo de la llamada oración principal, sino por relación al elemento regente, en
este caso a la conjunción que lo regía. Desaparecidas la mayoría de las conjunciones
latinas y sustituidas por nuevos nexos en romance, no hay razón alguna que justi­
fique el m antenim iento de los criterios utilizados por los gramáticos clásicos. Por
eso, la gramática española ha tropezado siempre con inconsecuencias insalvables,
las cuales están ya en la clasificación latina: las consecutivas y las causales aparecen
en ambos grupos, las comparativas y las condicionales pueden llevar tanto subjuntivo
como indicativo a pesar de ser consideradas hipotácticas, etc. Lo que la gramática
latina suele ofrecernos es más bien una tendencia y un estado de lengua particular,
el periodo clásico, nunca un paradigma estable y concluyente.
Mas en español la variabilidad modal es mucho mayor todavía [—» Cap. 50],
En realidad, cualquiera de los matices considerados puede construirse con indicativo
o con subjuntivo, aunque las razones de la alternancia sean muchas veces ajenas a
la partícula introductoria:

311 P a ta lo q u e sig u e v é a se E v n o u t y T h o m a s 1951·. § § 4 2 4 4 3 5 , 340-355 y 369-383.


54.6.1.1 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3532

— Copulativas:

(28) a. Las aceitunas se recogen en invierno y el trigo se cosecha en verano,


b. A postaré toda mi fortuna y sea lo que Dios quiera.

— Disyuntivas:

(29) a. Callad u os echaré de clase.


b. Estudie M edicina o trabaje en un hospital, lo que es seguro es que
entiende de enferm edades.

— Adversativas:

(30) a. Quiero ir al cine, pero no sé a qué película.


b. H az lo que te parezca, pero no me importunes.

— Concesivas:

(31) a. A unque es tarde, me quedaré un poco más.


b. A unque sea tarde, me quedaré un poco más.

— Causales:

(32) a. No vendrá, porque no tiene dinero.


b. No dejará de venir porque carezca de dinero.

— Condicionales:

(33) a. Si llueve, no iré a verte,


b. Si lloviese, no iría a verte.

— Comparativo-consecutivas:

(34) a. H a sufrido tanto que ya no puede aguantar más.


b. No ha sufrido tanto que no pueda aguantar un poco más.

— Finales:

(35) a. Para lo que le cunde, no merece la pena esforzarse tanto,


b. Te lo digo para que te enteres.

N aturalm ente, esta aparente alternancia del indicativo y del subjuntivo en todas
las relaciones paratácticas e hipotácticas responde muchas veces a causas ajenas a
la conjunción, por lo que difícilmente puede considerarse como un argumento a
favor de la indistinción de ambos matices: en Apostaré toda m i fortuna y sea lo que
Dios quiera, tenem os un subjuntivo yusivo, en Haz lo que te parezca, pero no me
importunes el subjuntivo-imperativo de la adversativa viene exigido por no, etc. Lo
que im porta destacar es que en español el m odo no es un criterio diferenciador
absoluto entre parataxis e hipotaxis, aunque no dejemos de constatar cierta repug­
3533 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6.1.2

nancia de las conjunciones paratácticas hacia los verbos en subjuntivo. Sin embargo,
si quisiéramos establecer la ecuación Cindicativo = parataxis/subjuntivo = hipota­
x is ^ llegaríamos a la curiosa conclusión de que las segundas, que suelen aceptar
ambos modos, son el térm ino neutro de' la categoría, lo cual se contradice con las
evidencias examinadas arriba en relación con la prim ariedad de la parataxis en el
habla infantil y en el discurso oral de los adultos.

54.6.1.2. La combinatoria de conjunciones

O tro criterio form al que se ha ensayado es el de la combinatoria m utua de


unas conjunciones con otras. Como la parataxis se basa en una relación igualitaria
y la hipotaxis en una relación de dependencia, estará excluida la combinación de
dos conjunciones paratácticas (*Los discos estaban rayados Y p e r o no me enfadé),
mas no la de dos conjunciones hipotácticas (Estoy preocupado, a u n q u e , s i eso es
verdad, la cosa no sería para tanto) ni la de una conjunción paratáctica con otra
hipotáctica (Estudia, p e r o s i no lo haces, por lo menos trabaja). Como dice Rivarola
(1976: 8): «Partiendo de la prem isa de que dos frases sólo pueden ser coordinadas
por una partícula coordinante, el carácter coordinante de una conjunción dependerá
de la imposibilidad de que aparezca junto a otra cuyo status coordinante haya sido
establecido previamente». Adviértase que el fundam ento que subyace a esta argu­
mentación sigue estando calcado, una vez más, del nivel oracional: en una frase no
podemos combinar dos sustantivos (*He traído e l l i b r ó l a c a r p e t a ) , salvo cuando
van en aposición (Quito, la capital), están coordinados (vino y aceite) o forman una
palabra com puesta (noticia bomba), pero sí es posible combinar varios adjetivos
(casas baratas grisáceas), que se organizan en una escala de dependencias, o bien
un sustantivo y un adjetivo (hombre bueno).
En térm inos generales esta apreciación es correcta: por ejemplo, uno de los
argumentos más sólidos manejados por Echaide (1974-75) para considerar que las
adversativas son paratácticas y las concesivas hipotácticas es el hecho de que tene­
mos la combinación y aunque (conjunción paratáctica + conjunción hipotáctica)
[—> § 59.2], como en Vino tarde, y aunque me molestó, lo dejé pasar por esta vez, en
tanto repugnamos la combinación *y pero (conjunción paratáctica + conjunción pa­
ratáctica), como en *Vino tarde, y pero no me molestó, lo dejé pasar por esta vez, al
lado de la secuencia aceptable Vino tarde, pero no me molestó y lo dejé pasar por
esta vez. Sin embargo, es discutible que este tipo de planteam iento pueda suminis­
trarnos un criterio infalible para diferenciar la parataxis de la hipotaxis. Así, aunque
no tenemos *y pero, sí resulta posible pero y, por ejemplo en Te estás equivocando,
pero ¿y a m í qué me importa? Similarmente, no es infrecuente la combinación y o,
presente en La ley está de parte de la empresa y o se calla o le expedientamos, por
ejem plo.31 En todos estos casos se hace una pausa entre la prim era conjunción y la
segunda, pero tanto cuando esta es paratáctica como cuando es hipotáctica: orto­
gráficamente, lo más correcto sería escribir Y, aunque me molestó, lo dejé pasar por
esta vez y Pero, ¿y a m í qué me importa?

U n p ro b le m a d ife rc n ie es el d e la s e cu e n c ia y/o, q u e e m p ie z a a p ro life ra r, c o m o calco d el inglés and/or, e n la


e scritu ra . C on in d e p e n d e n c ia d e su re c h a z o n o rm a tiv o , lo c ie rto es q u e si te rm in a s e p o r triu n fa r, h a b ría q u e c o n ta rla co m o
p o sib ilid a d leg ítim a d e l s is te m a e sp a ñ o l ig u a lm e n te .
54.6.1.2 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3534

Es instructivo com parar estas combinaciones conjuntivas con la aludida secuen­


cia <adjetivo + sustantivo + adjetivo> de la frase nominal. Como ha notado Rojo
(1975), cuando tenem os un adjetivo descriptivo y otro clasificador o relacional (te­
rrible accidente aéreo) o dos adjetivos clasificadores tales que uno modifica directa­
m ente al sustantivo y el otro al conjunto <adjetivo + sustantivo> anterior (perso­
nalidades políticas americanas), resulta imposible coordinar ambos adjetivos (*acci-
dente aéreo y terrible, *'personalidades políticas y americanas), pues los adjetivos
aparecen en distinto nivel estructural [—> § 3.3.3], Pues bien, esto es lo que parece
ocurrir en los tres tipos posibles de combinaciones conjuntivas que existen: la pri­
m era de las conjunciones funciona siempre de m anera parecida a la de un enlace
textual, es decir, vincula el par de oraciones relacionado por la otra conjunción con
el texto p reced en te:32

— Protoenlace textual paratáctico + conjunción paratáctica:

(36) No hay más cera que la que arde: Y o lo tomas o lo dejas.

— Protoenlace textual paratáctico + conjunción hipotáctica:

(37) Hoy iremos de excursión, PE R O , si no te importa, prefiero salir tem ­


prano.

— Protoenlace textual hipotáctico + conjunción hipotáctica:

(38) Estoy de acuerdo, A U N Q U E , para que sirva de algo, tendrem os que


esforzarnos.

— Protoenlace textual hipotáctico + conjunción paratáctica: no se registran


ejemplos. La imposibilidad teórica de esta combinación conjuntiva obedece a que
un protoenlace conjuntivo paratáctico puede adicionar una construcción oracional
compuesta hipotáctica, ya establecida, al texto precedente, pero no es posible su­
peditar discursivamente, m ediante un protoenlace hipotáctico, una oración com­
puesta abierta, como lo son todas las que se basan en la parataxis, al texto anterior.
R elacionada con la combinatoria se halla también la cuestión de la recursivi-
d a d .33 Es un hecho sabido que las copulativas y las disyuntivas pueden unir más de
dos oraciones, es decir, que son recursivas, mientras que todas las demás relaciones
quedan circunscritas a lo que se suele llamar ‘bipolaridad’:

32 F u e n te s R o d ríg u e z (1987: 63) h a s e ñ a la d o e s ta c a p a c id a d d e ios e n la c e s te x tu a le s p a ra u n irs e lib re m e n te a c u a le s­


q u ie ra c o n ju n c io n e s, in cluso d e se n tid o sim ilar al suyo: L u isa n o se en contraba m u y bien aquella m a ñ a n a , pero, n o obstante,
f u e a su trabajo. Sin e m b a rg o , las c o n ju n c io n e s q u e e s tu d ia m o s a q u í n o so n v e rd a d e ro s e n la c e s 'te x tu a le s, sin o p ro to c n la c e s ,
p u e s c a re c e n d e a lg u n a d e las p ro p ie d a d e s d e fin ito ria s d e los e n la c e s c o m o es la lib e rta d p o sic io n a l: c o m p á re s e el p ro -
to e n la c c a d v e rsa tiv o pero d e Iré a la fiesta , pero, a u n q u e m e lo p idan, n o m e quedaré h asta el fin a l c o n el e n la c e sin em bargo
d e Iré a la fiesta, a u n q u e n o m e quedaré, sin em bargo, h a sta el fina!. E n lo s e je m p lo s q u e sig u en m a rc a m o s los p ro to c n la c e s
te x tu a le s c o n m ay ú sc u las y las c o n ju n c io n e s c o n m in ú sc u la s.
V e ra L u ja n (1981) h a b a s a d o la d ife re n c ia e n tr e p a ra ta x is e h ip o tax is e n lo s tre s c rite rio s q u e e sta m o s e x a m in a n d o :
rec u rsiv id a d , rev e rsib ilid a d e im p o sib ilid a d d e a g lu tin a c ió n d e c o n e c to re s d el m ism o tipo.
3535 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6.1.3

(39) a. Juan tiene un piso en M adrid y su herm ana posee un apartam ento
en Benidorm y su primo ha alquilado un coto de caza en Jaén y así
toda la familia.
b. O me pego un tiro o m e hago fraile o m e resigno a quedarme
soltero toda la vida.
c. *Me gusta Puccini, pero aborrezco la música de Bach, pero me abu­
rre Mahler.
d. ’"Llovió tanto que se inundó la autopista que se desbordó el río.

Sin embargo, también aquí conviene hacer algunas precisiones. Y es que, mien­
tras la recursividad está absolutam ente excluida en las adversativas, en las compa­
rativas y en las consecutivas, una secuencia como (40) resulta perfectamente acep­
table:

(40) Si quiere triunfar en la empresa, si le gustaría deslum brar a sus amigos,


si empieza a sentirse un hom bre diferente, Jo suyo es un Ford Mondeo.

Es verdad que esta enumeración puede ser analizada como una secuencia de tres
oraciones coordinadas asindéticas que constituye globalmente la prótasis de esta cons­
trucción condicional. Pero no es seguro que el análisis correcto tenga por qué ser «si
(A,B,C), D» en vez de «[si A, si B, si C], D». La prueba la tenemos en que (41) suena
bastante raro:

(41) Si quiere triunfar en la em presa y si le gustaría deslum brar a sus amigos


y si empieza a sentirse un hombre diferente, lo suyo es un Ford M on­
deo.

Probablem ente la recursividad no es tanto una propiedad de la parataxis cuanto


un rasgo que caracteriza negativamente a las adversativas y a las consecutivas. Na­
turalm ente la secuencia «si A, si B, si C...» no supone dependencia de unas con­
diciones respecto a otras, sino acumulación de condiciones: pero esta acumulación
no puede ser equiparada a una coordinación copulativa de elementos sin matizar,
la cual sólo vale como condicionante en su calidad de serie, sino como una reite­
ración de condiciones independientes.
Lo mismo puede decirse de la recursividad de las concesivas o de las causales.
Por ejemplo, (42a) es correcta. Nótese empero la rareza de (42b), a pesar de lo
natural de (42c):

(42) a. Porque la quiero, porque me comprende, porque tenemos un m un­


do común, me resulta difícil imaginar la vida sin Celia.
b. Porque la quiero y porque me com prende y porque tenemos un
m undo común, me resulta difícil imaginar la vida sin Celia.
c. Me resulta difícil imaginar la vida sin Celia: la quiero, me com­
prende y tenemos un m undo común.

54.6,1.3. La posición

Se ha señalado también que las oraciones precedidas por una conjunción hi­
potáctica pueden ocupar indistintam ente la prim era o la segunda posición del grupo
54.6.1.3 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3536

oracional compuesto, pero que las precedidas por una conjunción paratáctica deben
situarse necesariam ente en segunda posición:

— Condicionales [—> § 57.1.4]:

(43)a. Si llueve, no saldremos,


b. No saldremos si llueve.

— Concesivas [—» § 59.2.2]:

(44)a. A unque come mucho, no engorda,


b. No engorda aunque come mucho.

— Finales [—» § 56.6]:

(45) a. Para que no entre frío, hay que cerrar bien la puerta,
b. Hay que cerrar bien la puerta para que no entre frío.

— Causales [—*- § 56.3]:

(46) a. Puesto que te empeñas, te lo diré,


b. Te lo diré puesto que te empeñas.

frente a:

— Copulativas [—> § 41.2]:

(47) a. Felipe estudia M edicina y Sara trabaja en un bufete.


b. *Y Sara trabaja en un bufete, Felipe estudia Medicina.

— Disyuntivas [—»■ § 41.3]:

(48) a. Preséntate al examen o haz un resum en de Bello,


b. * 0 haz un resumen de Bello, preséntate al examen.

— Adversativas [—» §§ 41.4 y 59.6]:

(49) a. H e llamado al cam arero, pero no tengo hambre,


b. *Pero no tengo ham bre, he llamado al camarero.

No obstante, es preciso destacar que este criterio constituye un indicio heurís­


tico, nunca una prueba definitiva. Por una parte, sucede que dentro de un mismo
tipo conjuntivo hay un subtipo formal que se com porta de una m anera y otro que
lo hace de otra: así, las disyuntivas de la forma o... o admiten obviamente la rever­
sibilidad posicional, siempre que el sentido de ambos términos lo'perm ita (por ejem ­
plo en O nos quedamos en casa o vamos al Caribe I O vamos al Caribe o nos que­
damos en casa, pero no en ¡Cállate o te echaré de clase!); algo parecido cabe decir
de las causales, las cuales rechazan la posposición con la conjunción como y sienten
francam ente m arcada la anteposición con la conjunción porque ({Como/Porque} quie­
3537 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6.2

ro pasar una buena vejez, estoy ahorrando desde ahora y Estoy ahorrando desde ahora
(*como¡porque} quiero pasar una buena vejez). Por otra parte, hay clases conjuntivas,
como las comparativas y las consecutivas, que, pese a ser consideradas generalmente
hipotácticas, repugnan la anteposición: Trabaja tanto que va a enfermar / *Tanto que
va a enfermar, trabaja. Por ello, hay autores 34 que pretenden zanjar este inconve­
niente adscribiendo a la hipotaxis, no sólo las relaciones que admiten variación po-
sicional del miem bro con conjunción, sino tam bién las que se basan en partículas
correlativas, según sucede en las comparativas y en las consecutivas de intensidad
(Enrique es tan estudioso como vago era su hermano; Llovió tanto que se desbordó el
Ebro): el problem a es que, conforme a dicho criterio, las coordinadas copulativas
con partículas correlativas ni... ni también serían hipotácticas (Ni come ni deja).

54.6.2. Propiedades funcionales de la parataxis y de la hipotaxis

Ante las dificultades que plantean los criterios formales, m odernamente se pre­
fiere justificar la diferencia entre parataxis e hipotaxis con argum entos de tipo fun­
cional. Resultan muy características las razones aducidas por M oreno de Alba (1979:
49): «En la oración compuesta se dan ciertas relaciones que pueden determinarse
con m étodos exclusivamente funcionales: son precisam ente todas aquellas que se
dan también en la oración simple... Existen también rasgos sintácticos que permiten
discriminar las relaciones circunstanciales, cuantitativas y causativas (como grupo)
de las sustantivas y adjetivas. Sin embargo, por una parte, estos rasgos son general­
m ente negativos y, por otra, no hay rasgos funcionales (no semánticos) que permitan
discriminar entre sí, por ejemplo, las relaciones circunstanciales... A mi entender,
cuando no es posible aplicar criterios funcionales para descubrir un determinado
tipo de relación, puede acudirse a criterios semánticos antes que a criterios form a­
les...».
Estas palabras encierran, contra lo que se pretende, una consecuencia negativa
para la aplicabilidad de los criterios funcionales en relación con el par parataxis/
hipotaxis. Es cosa sabida que las llamadas subordinadas sustantivas pueden descri­
birse funcionaím ente conforme a las funciones desem peñadas por un sustantivo
equivalente (tipo Desea que se arruine como Desea su ruina). Así, habría oraciones
sustantivas de sujeto (Me molesta que os vayáis), de objeto directo (Dijo que vendría),
de complemento de régimen verbal (Se arrepintió de lo que había hecho), etc. Pero
ninguna de estas oraciones pertenece al ámbito de la parataxis o de la hipotaxis,
sino precisam ente al de la subordinación, que es un fenóm eno oracional y no dis­
cursivo. Por otro lado, se afirma que existen oraciones adjetivas restrictivas (Los
árboles que estaban secos fueron talados) y adjetivas no restrictivas (Los árboles, que
estaban secos, fueron talados), conceptos que siguen de cerca las posibilidades sin­
tácticas del adjetivo en la frase nominal.

N o o b stan te, d esd e n u estro p u n to de vista hay una diferen c ia fu n d am en tal, y es que el adjetivo
está im plicado se m án tic am en te p o r su núcleo sustantivo, con el que c o n tra e d eterm in ad as re stric ­
ciones selectivas, p e ro la o ració n relativa no está im plicada p o r su a n te c e d e n te nom inal: com párese

Cf. R iv a ro la ] 9 S 1: 21-29. Se o p o n e a! c rite rio p o s itio n a l, e n tr e o tro s , L ope B la n c h (1977).


54.6.2 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3538

*esfera triangular [co n trad icto rio] con Jugaban con una esfera que había sido aplastada p o r un cam ión
y se había quedado con fo rm a de triángulo [no co n trad icto rio ].

Como M oreno de Alba (1979) no deja de reconocer, las verdaderas relaciones


hipotácticas (condicionales, concesivas, comparativas y finales) son ajenas a las fun­
ciones oracionales. Si fuéram os consecuentes con este planteam iento, deberíamos
buscar funciones discursivas susceptibles de justificarlas.35 Sin embargo, no se suele
hacer. Al contrario, en un vano intento por referir las modalidades de la oración
com puesta a los patrones familiares de la oración simple, se acostumbra:

— T ratar las relativas de lugar, tiem po y modo [—» §§ 7.2.4.3 y 7.5.6] como
complementos circunstanciales de estas calidades semánticas.
— Tratar las causales y las finales [—>■ Cap. 56] como complementos circunstan­
ciales de causa y de finalidad, cuando no todas ellas son equivalentes a circunstanciales.
— T ratar todas las estructuras paratácticas del mismo modo que la coordina­
ción de frases.

La prim era solución es cuestionable, pues se contradice con el punto de partida


adoptado: si las oraciones adjetivas funcionasen igual que un adjetivo, no habría
razón para analizarlas como un complemento circunstancial de lugar o de tiempo,
ya que no hay ningún adjetivo que desem peñe dicha función. Y, sin embargo, es
evidente que donde lo había encontrado se parece bastante a uno de estos comple­
m entos en Dejé el pantalón donde lo había encontrado. Las únicas oraciones adjetivas
teóricam ente compatibles, hasta cierto punto, con una función circunstancial serían
las modales, pues los adjetivos desem peñan, como predicativos, un papel próximo
al de un adverbio de manera (Los estudiantes le miraron atónitos).
En cuanto a las otras dos soluciones, no son mejores. Es verdad que, a veces,
un complemento circunstancial de causa puede alternar con una oración causal y
uno de finalidad, con una oración final:

(50) a. Pospusieron el debate {por cansancio/porque estaban cansados},


b. A horra {para la vejez/para que no le falte nada en la vejez}.

Mas, a menudo, estas paráfrasis son imposibles: ¿qué complemento circunstan­


cial de causa podría reem plazar a la oración causal de (51a) o la de (51b)?:

(51) a. Huyó porque no tenía armas para defenderse.


b. Como ya ha venido el lechero, son más de las ocho.

¿Qué complemento circunstancial de finalidad reconoceremos en la oración fi­


nal de (52)?:

(52) Te lo digo para que no vuelva a repetirse.

Tampoco es legítimo equiparar la coordinación de frases a la parataxis de ora­


ciones. Hay muchas frases vinculadas copulativa o disyuntivamente que no pueden

35 P a ra u n a p ro p u e s ta en e ste se n tid o , v é a se L ó p e z G a rc ía 1994: cap. 5.


3539 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6.2

resolverse en dos oraciones. Así, m ientras que Los coches y las chimeneas conta­
minan la atmósfera v a le 3<' por Los coches contaminan la atmósfera y las chimeneas
contaminan la atmósfera, la secuencia Mezcló agua y harina no puede resolverse en
Mezcló agua y mezcló harina. Tampoco Residen en Donostia o San Sebastián tiene
como correlato Residen en Donostia o residen en San Sebastián. M ientras que la
conjunción paratáctica y sustituye a menudo a una conjunción hipotáctica (Ha lle­
gado tarde y le castigarán [así que], iCásate y verás! [si]), es imposible reem plazar la
conjunción coordinativa y por conjunciones subordinativas (Tienen p en o y gato, no
*Tienen perro que gato).
La evidencia de que tanto la parataxis como la hipotaxis responden a reglas
funcionales específicas, ha conducido últim am ente al concepto de ‘bipolaridad’. Rojo
(1978: 104 y 107) lo define en estos términos: «En una oración causal, por ejemplo,
es forzoso que se dé la cláusula que expresa la causa y, a su lado, la cláusula que
indica su efecto, el hecho causado. Si no se dan ambas, no hay expresión de cau­
salidad. Ambas cláusulas se integran m utuam ente (lo cual es independiente del he­
cho de que una de ellas podría aparecer aislada sin alteración de forma, que es lo
que tiene en cuenta la teoría tradicional)... U na consecuencia directa del hecho
apuntado anteriorm ente es que, en las oraciones policlausales [paratácticas], la exis­
tencia de dos cláusulas es sólo una de las infinitas posibilidades teóricas. En cambio,
en oraciones como Si se devalúa la peseta, subirá el precio de las importaciones, no
hay más que dos elementos al nivel más alto (y el carácter concreto de estos ele­
mentos depende del tipo de oración: no es lo mismo la expresión de la condicio­
nalidad que la expresión de la causalidad, etc.). D ebido a esta limitación (perfec­
tam ente esperable, por otro lado), podem os llamar, en general, ‘bipolares’ a todas
aquellas oraciones en cuyo interior se da una relación de interordinación entre las
cláusulas que norm alm ente las constituyen».
Es evidente que el concepto de bipolaridad representa un paso adelante im­
portante en el marco de la definición de las relaciones hipotácticas, pues pone de
manifiesto su independencia respecto del concepto de subordinación. La bipolaridad
supone la com plem entariedad de ambos elementos, y no la dependencia unidirec­
cional de uno respecto a otro. El problema es si tal com plem entariedad puede ser
caracterizada como noción funcional:37 aparte de su definición lógica en términos
de interordinación o interdependencia, la cual desborda incluso el ámbito del len­
guaje, no parecen existir razones gramaticales que den cuenta de esta propiedad.
También cabe expresar algunas reservas en relación con el inventario de oraciones
bipolares (esto es, hipotácticas) al que se llega: evidentem ente las adversativas serían
bipolares, a pesar de que tradicionalm ente se las considera paratácticas;3S y algo
parecido habría que decir de las disyuntivas exclusivas del tipo o... o, por ejemplo.
Un criterio sintáctico señalado recientem ente por Blesa (1985) para diferen­
ciar la parataxis de la hipotaxis es la necesidad que existe en la parataxis de que,

E s to n o significa q u e p o d a m o s d e c ir L o s coches co n ta m in a n la atm ó sfera y las ch im en ea s co n ta m in a n la atm ósfera,


p u e s e sta s e cu e n c ia se s ie n te r e d u n d a n te f u e ra d e co n te x to s en fá tic o s en lo s q u e se d u d a del e fe c to c o n ta m in a n te d e las
ch im en eas.
17 P a ra u n a c rític a en e ste s e n tid o , v éase N a r b o n a 1983 y, c o n n u e v o s y su g estiv o s a rg u m e n to s , N a r b o n a 1989-90: caps.
11 y 12.
Q u e las ad v e rsa tiv a s r e p re s e n ta n un e sco llo serio lo p ru e b a el h e c h o d e q u e ju n to a q u ie n e s las c o n sid e ra n p a ra -
tácticas — E c h a id e ((9 7 4 ) y M a rtín e z ((9 8 3 )— y q u ie n e s las c o n s id e ra n h ip o tá c tic a s in te r o rd in a d a s — R o jo (1978) y R o ­
d ríg u ez S ousa (1 979)— , hay ta m b ié n q u ie n las e stim a s u b o r d in a d a s — G u tié r r e z (1977-78).
54.6.2 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3540

cuando hay identidad de sujetos, se introduzca el sujeto explícito en la prim era


oración [—> §§ 20.1 y 20.2.4.1], C om párese (53)-(55) con (56)-(60):

— Copulativas:

(53) a. A ntonio estudia y trabaja,


b. *Estudia y Antonio trabaja.

— Disyuntivas:

(54) a. Rem edios se compra la ropa en Preciados o en El Corte Inglés,


b. *Se compra la ropa en Preciados o Remedios, en El Corte Inglés.

— Adversativas:

(55) a. Los obreros trabajan horas extra, pero las cobran aparte,
b. ^Trabajan horas extra, pero los obreros las cobran aparte.

— Condicionales:

(56) Si se encuentra con ánimos, Rafael irá a la fiesta de su prima.

— Concesivas:

(57) A unque no había estudiado casi nada, Sonia se presentó al examen.

— Finales:

(58) Para que pueda ayudar a los gastos de la casa, Enrique debería ponerse
a trabajar.

— Causales:

(59) Como se le ha hecho tarde, mi primo no vendrá hoy.

— Consecutivas:

(60) H a porfiado tanto que ahora Luis no tiene más remedio que asumir las
consecuencias de su empecinamiento.

Sin embargo, esta propiedad sintáctica parece contradecir las clasificaciones tra­
dicionales en algunos casos. Así, en las disyuntivas exclusivas tenemos un com por­
tam iento de tipo hipotáctico, por ejemplo, O arregla la casa o Julia ya puede irse
buscando vivienda nueva y, al contrario, las comparativas vacilan· entre la parataxis
y la hipotaxis, pues Elena es más cuidadosa que Pedro rechaza *Más cuidadosa que
Pedro es E len a ,39 aunque no Más cuidadosa que Pedro sí que es Elena.

D e s c á rte s e la in te rp re ta c ió n d e e s ta e s tru c tu ra c o m o fo calizad a.


3541 Propiedades gramaticales de la parataxis y de la hipotaxis 54.6.3

54.6.3. Propiedades semánticas de la parataxis y de la hipotaxis

Nunca se ha intentado definir la parataxis p o r una propiedad semántica exclu­


siva susceptible de diferenciarla de la propiedad sem ántica que caracterizaría a la
hipotaxis. Ello es una consecuencia de todo lo que llevamos dicho hasta ahora: si
con la conjunción paratáctica y podemos vincular oraciones entre las que media
alguno de los sentidos hipotácticos más habituales (Llama y te abriré por Si llamas,
te abriré, etc. [—* §§41.2.1.2, 57.6.2 y 57.8]), resulta evidente que no habrá nada
parecido a un ‘sentido paratáctico’ por oposición a un ‘sentido hipotáctico’. La on­
togénesis y la filogénesis confirman igualmente esta conclusión: si los niños hasta
los siete años y el primitivo español durante casi toda su andadura sólo se sirvieron
de conjunciones paratácticas, no es, evidentemente, porque fueran incapaces de ex­
presar finalidades, causas, condiciones, etc., o porque no necesitaran hacerlo.
Pero excluida la posibilidad de definir un sentido A, común a los grupos pa-
ratácticos y otro sentido B, común a los hipotácticos, sólo nos queda la posibilidad
de determ inar qué significados son más bien paratácticos y cuáles serían sobre todo
hipotácticos. Tradicionalm ente se viene considerando que la mera adición o la sus­
tracción son paratácticas y que otros matices, como la causa, la condición o la ob­
jeción denegada son hipotácticas.
Según esto, la copulativa (Me he lavado el pelo y me he echado colonia) y la
disyuntiva inclusiva (Come o bebe lo que quieras) vienen a significar una suma de
oraciones [—> §§ 41.2-3]; la adversativa significa una sustracción (Es un hombre
gordo, pero atlético, donde nos quedam os tan sólo con una parte de los hombres
gordos, precisam ente la que no responde al prototipo social, la de los atléticos)
[—*■ §§ 59.2 y 59.6], Todos estos sentidos tan primarios serían paratácticos.
En cambio, las demás relaciones, consideradas hipotácticas, responderían a con­
tenidos más complejos, que desbordan ampliamente el m arco de la lógica y de las
matemáticas. Básicamente se trataría del grupo de la causalidad (causales, condicio­
nales, concesivas y finales) y del de la cantidad (comparativas y consecutivas). Sin
embargo, esto no quiere decir que la hipotaxis deje de estar relacionada con la
parataxis. U na form a de salvar el escollo representado por la suave transición on­
togenética y filogenética que lleva de esta a aquella es la de considerar que los
significados hipotácticos son sentidos ‘añadidos’ a una relación paratáctica previa­
mente dada. Por ejemplo, Rivero (1977) ha propuesto considerar las condicionales
como el resultado de la coordinación de la prótasis y de la apódosis, al tiempo que
aquella estaría subordinada, en calidad de completiva, a un verbo abstracto, creador
de universos, representado por la conjunción si. Por su parte, Alarcos (1970) señaló
hace tiempo que las comparativas son coordinadas con un increm ento significativo
de tipo cuantitativo (de la coordinada copulativa María es más fuerte y su prima es
menos fuerte pasaríam os a la coordinada comparativa María es más fuerte que su
prima), y así lo sostienen igualmente otros a u to res.4,1
Evidentem ente, la idea general que subyace a este acercamiento es correcta y
sugestiva, pero ello no implica ausencia de problemas. Por una parte, desde el punto
de vista lógico no se puede afirm ar que la bicondicional41 sea menos primaria que
la disyuntiva o la copulativa, a pesar de lo cual, en las lenguas, el correlato lingüístico

4,1 P a ra lin a a m p lia discu sió n de la p o s tu ra fu n c io n a lista v é a se G u tié r r e z O rd ó ñ e z 1992.


41 L a con e ctiv a lógica q u e e q u iv a le a las c o n d ic io n a le s d el len g u a je h u m a n o n o e s la c o n d ic io n a l (si p, q ), s in o la
54.7 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3542

de la prim era sería hipotáctico y los de las otras dos, paratácticos. Parece fuera de
duda que no se puede echar mano de la lógica cuando conviene y olvidarla cuando
no interesa. Pero si la presunta prim ariedad paratáctica de las copulativas no tiene
un fundam ento lógico (si no se basa en una m era adición), habría que com probar
cuál es su funcionamiento lingüístico. Y la conclusión a la que se ha llegado, para
el español y para otros idiom as,42 es que la simple unión de dos oraciones con y es
cualquier cosa menos simple y que intervienen toda suerte de significados implica-
tivos y presuposicionales.
O tra cuestión que también se ha planteado a propósito de los significados pro­
pios de los vínculos paratácticos e hipotácticos es que, a menudo, un determ inado
sentido, pongamos por caso, el condicional o el final, no sólo se expresa m ediante
las conjunciones que la gramática reconoce como tales. Así, N arbona (1985) ha
m ostrado que las llamadas conjunciones finales pueden no significar finalidad (Es
muy tarde para volver a empezar) y, a la inversa, que la finalidad puede ser expresada
por otros procedimientos (Pensando en las recomendaciones que pudieran dar para
el examen, Antonio se quedó hasta el final de la clase). Similares consideraciones se
podrían hacer a propósito de cualquier otro grupo: por ejemplo, es muy frecuente
que la condición se exprese con disyuntivas exclusivas (O ahonas o no llegaremos a
final de mes como Si no ahonas, no llegaremos a final de mes) o con verbos de
hipótesis (Suponiendo que tengas razón, estamos salvados), así como que la conjun­
ción si no exprese condición sino simple énfasis, según ha mostrado Contreras (1960)
con ejemplos como ¡Si me tocara la lotería! Se quiera o no, la semántica suministra
tan sólo una prueba adicional, en este, como en casi todos los problemas gram ati­
cales.

54.7. Propiedades comunicativas de la parataxis y de la hipotaxis.


La yuxtaposición

El análisis de las relaciones paratácticas e hipotácticas desde presupuestos co­


municativos se ha em prendido en la gramática española sólo desde fecha reciente.
P or ejemplo, a propósito de las causales, existe una vieja distinción entre causales
de causa lógica (Juana no está, pues yo no la veo) y causales de causa real (No se
veían bien las pisadas, pues era de noche), también bautizadas respectivamente como
causales de la enunciación (motivación para decir lo que se dice) y causales del
enunciado [—> §§ 56.2-3].43 Sin embargo, esta distinción, aun afectando al nivel
expositivo y no al m eram ente referencial, todavía no utiliza conceptos pragmático-
comunicativos. Pero cuando Santos Río (1981 y 1993) observa que, en cualquiera
de los dos ejemplos de arriba, estamos m anejando presupuestos que favorecen la
explicabilidad y que, por el contrario, en Como era de noche, no se veían bien las
pisadas la causa no presupone una intención explicativa, está sirviéndose de nociones
que tienen que ver con las circunstancias del discurso. No es lo mismo que la oración
causante intente ofrecer una explicación de los hechos afirmados en la oración cau­
sada, que el que simplemente sea la causa de decir lo que decimos. E n la medida

b ic o n d ic io n a l (p si y sólo si q). L as c o n s ta n te s ló g icas son lo s sím b o lo s: ~1, \/> A , —, —, V, 3 . A p a r tir d e a q u í se co n stru y e n


o tra s c o n e ctiv as co m p le ja s.
42 P a r a u n a ex p o sic ió n d e las d ife re n te s p o s tu r a s v é a se S e rra A le g re 1987.
43 Y a e n la g ra m á tic a la tin a y, e n tr e o tro s a u to re s , e n B ello y, s o b re to d o , en L a p e s a 1978.
3543 P ro p ie d a d e s com unicativas de ¡a p aratax is y de la hipotaxis. L a yuxtaposición 54.7

en que nos proponem os explicar, estamos adoptando una actitud comunicativa res­
pecto a nuestro interlocutor, le explicamos algo porque suponemos que no lo tiene
claro y necesita que se lo aclaremos.
Viene todo esto a cuenta de la yuxtaposición. A unque hubo un tiempo en el
que se creía que la simple colocación de una oración junto a otra, separada de ella
por una pausa, era históricamente anterior a la parataxis y esta, a su vez, a la
hipotaxis, hoy no parecen existir dudas respecto al hecho de que la yuxtaposición
las com prende a ambas, pues los matices que expresan pueden darse a entender
igualmente con la yuxtaposición. Gili Gaya (1943: 262-264) fue un defensor cuali­
ficado de esta idea: «Pero es evidente que con la simple yuxtaposición significamos
constantem ente las mismas conexiones que podemos expresar por medio de conjun­
ciones y relativos... Ciñéndonos a nuestro propósito, observaremos con unos cuantos
ejemplos de asíndeton varias relaciones coordinadas y subordinadas: Fui ayer al tea­
tro; volveré mañana (copulativa); Quería verte; no pude salir de casa (adversativa);
No llueve; nada cogeremos (consecutiva); L e suspendieron; no sabía nada (causal); Os
suplico no me dejéis en esta duda (substantiva objetiva); Haya vuelto o no, no importa
(substantiva subjetiva); Tomamos chocolate; estaba muy tico (relativa); Escríbame;
contestaré en seguida (condicional); Llegué; le encontré en su despacho (temporal)...».
Gili Gaya añade que la pausa entre las dos oraciones es mayor en la yuxtaposición
que en la parataxis y en la hipotaxis. Sin embargo, habría que decir que esto no
sucede en las subordinadas sustantivas, sobre todo en las completivas de objeto.
También habría que considerar aparte las relativas, pues la oración en la que está
incluido el antecedente term ina en anticadencia, no en suspensión, como en todos
los demás casos. Volvemos a una idea que ya se expuso al principio: la parataxis y
la hipotaxis son relaciones discursivas que responden a un estatuto particular, dife­
rente del de las subordinadas sustantivas y adjetivas.
LA qué es debido que la yuxtaposición perm ita expresar sin conector alguno
las mismas relaciones que la parataxis y que la hipotaxis? A que el fundam ento de
estas nociones es comunicativo. E n realidad, la juntura que separa los miembros de
la construcción yuxtapuesta tiene una form a diferente cuando esta subyace a una
relación plural, paratáctica, y cuando lo hace a una relación dual, casi siempre hi­
potáctica. 44 La parataxis se basa en la coalescencia de los turnos de un intercambio
alter en uno solo, la hipotaxis gravita sobre la fusión de los dos turnos de un inter­
cambio de tipo alius. Dicho de otra manera: a lo largo de la historia del individuo
y de la comunidad hablante, lo que se ha dado es la tendencia a interpretar los dos
turnos sucesivos de un intercam bio como uno solo (yuxtaposición) y, luego, a afinar
la relación que los une m ediante conjunciones paratácticas (si se trataba de un
intercambio alter) o hipotácticas (si era un intercambio alius). N aturalm ente, esta
etapa no es irreversible: en condiciones de lenguaje emotivo, relajado y coloquial,
estamos volviendo continuam ente a la yuxtaposición y prescindiendo de las conjun­
ciones, aunque no de los procedimientos (pronombres, adverbios, etc.) de coherencia
textual. Esta explicación, de naturaleza comunicativa, justifica las propiedades for­
males, sintácticas y semánticas de la parataxis y de la hipotaxis, a que nos hemos
referido:

44 M a rtín (1971) no se o c u p a d e la ju n tu r a e n tr e m ie m b ro s ele la o ra c ió n c o m p u e s ta h ip o tá c tic a , p e ro s e ñ a la que,


d e n tro d e la o ra c ió n sim p le, la ju n tu r a in te r n a tie n e la fo rm a « se m ic ad e n c ia + s e m ic ad e n c ia + ... + a n tic a d e n c ia +
c ad en cia» en las e n u m e ra c io n e s de m ás d e d o s m ie m b ro s, y Ja fo rm a « a n tic a d en c ia + ca d en c ia » , c u a n d o só lo h a y dos.
V é a se tam b ién G ili G a y a 1950.
54.7 RELACIONES PARATÁCTICAS E HIPOTÁCTICAS 3544

— U n intercambio de tipo alius (una pregunta y su respuesta, etc.) es nece­


sariamente dual y así lo son todas las relaciones hipotácticas; un intercambio de tipo
alter, en el que pueden intervenir varios participantes, puede ser dual o no, y de ahí
que algunas relaciones paratácticas afecten tan sólo a dos oraciones (las adversati­
vas) y otras puedan afectar a más de dos (copulativas, disyuntivas).
— El carácter comunicativo de cada turno tiene un perfil tan marcado en el
tipo alius que no hay inconveniente en invertir el orden habitual (por ejemplo,
cuando nos adelantamos a una pregunta ya esperada formulando previam ente la
respuesta): de ahí que las relaciones hipotácticas admitan ambas posiciones ^ c o n ­
junción + oración A, oración B > y < oración B, conjunción + oración A > ). En
cambio, el tipo alter supone la libre e imprevisible intervención de varios partici­
pantes, por lo que la aparición de un turno antes del momento en que lo hace
suele llevar a la conversación por derroteros bien distintos: ello explica la repug­
nancia de la parataxis por la anteposición de la oración a la que antecede la con­
junción.
— El carácter abierto del turno de tipo alter lo hace semejante a una muletilla
conversacional y, en general, a una intervención opcional no solicitada. Esta es la
razón por la que las conjunciones paratácticas se combinan fácilmente con las hi­
potácticas, pero no entre sí.
— La bipolaridad de la hipotaxis es una consecuencia de su carácter alius,
aunque ello no excluye la existencia de parataxis bipolar en las adversativas, pues
se trataría de un intercambio alter con sólo dos turnos.
— La necesidad de respetar el orden temático de introducción de elementos,
y en particular del sujeto, en la parataxis, pero no en la hipotaxis, está relacionada
nuevamente con el carácter alter de aquella. En un intercambio alter no podem os
prejuzgar qué turno seguirá hasta no haber concluido el turno precedente y haber
ofrecido toda la información disponible: por ejemplo, un participante nuevo puede
sumarse a una conversación alter in medias res e intervenir en la misma una vez que
tenga información suficiente.
— En cuanto al significado, se podría intentar describir los distintos tipos de
relación paratáctica e hipotáctica a partir de conceptos comunicativos y no léxicos.
A unque esta investigación todavía se halla en ciernes, existen ya trabajos que ex­
plican las condicionales desde el sobreentendido, las concesivas desde la preferencia
y las causales desde la presuposición.
La yuxtaposición, como sus manifestaciones gramaticalizadas la parataxis y la
hipotaxis, se basa en relaciones comunicativas muy generales que desbordan el do­
minio de la gramática de una lengua particular. Erbaugh (1987) ha notado que las
pausas introducidas por hablantes nativos de inglés en su discurso m uestran bastan­
tes coincidencias con las que hacen los no nativos: unos y otros remansan el discurso
en las informaciones más im portantes y lo aceleran en las que se limitan a perfilar
a las anteriores. Ello perm ite convertir a las secuencias más im portantes en reci-
pientarias de secuencias secundarias, las cuales son atraídas a su ámbito de influen­
cia, cualesquiera que sean las diferencias gramaticales entre los distintos idiomas.
Por eso, es frecuente que las personas que están traduciendo una lengua extranjera
se muestren particularm ente habilidosas al enlazar oraciones m ediante yuxtaposición
en la lengua m eta y, en general, al reproducir la estructura temática del original
(Makovec-Cerne 1992), pues al fin y al cabo no tienen sino que trasladar pautas
organizativas del discurso que ya existían en la lengua de partida.
3545 Referencias bibliográficas

R E FER EN C IA S BIBLIO G RÁ FICA S

A larcos Llo ra ch , E m i l i o (1970): «Español que», en Estudios de gramática funcional del español, M adrid,
Gredos, págs. 192-207.
— (1976): Adquisición del lenguaje por el niño, Buenos Aires, N ueva Visión.
A s h e r , R o b e r t E. (ed.) (1994): The Encyclopedia o f Language and Linguistics, Londres, Pergamon.
B a d Ía M a r o a r i t , À n t o n i Μ. (1952): Els origens de la frase catalana, Barcelona, A nuari del Institut
d’Estudis Catalans.
B a l l y , C h a r l e s (1932): Linguistique générale et linguistique française, Berna, Francke.
B i .e s a , J o s é Á n g e l (1985): «De la interdependencia oracional», en Miscel-lània Sanchis Guarner, Valencia,
págs. 39-47.
B l o o m f i e l d , L e o n a r d (1964): Lenguaje, traducción de A. F. A. de Z ubizarrcta, Lima, Universidad Na­
cional de San M arcos.
B r e s , J a c q u e s (1991): «Le temps, outil de cohésion: deux ou trois choses que je sais de lui», en Intégration
syntaxique et cohérence discursive, Langages 104, págs. 92-110.
B r i z , A n t o n i o (1993): «Los conectores pragmáticos en español coloquial (I): Su papel argumentativo»,
Contextos XL21-22, págs. 145-188.
— (coordinador) (1995): La conversación coloquial. Materiales para su estudio, Universitat de Valéncia.
B u l l , W il l i a m E. (1960): Time, Tense and the Verb. A Study in Theoretical and Applied Linguistics with
Particular Attention to Spanish, Berkeley.
C h a f e , W a l l a c e L. (1979): «The Flow of Thought and the Flow of Language», en T. Givón (cd.) (1979),
págs. 159-181.
— (1987): «Cognitive Constraints on Inform ation Flow», en R. S. Tomlin (1987), págs. 21-51.
C o n t r e r a s , L i d i a (1960): «Oraciones independientes introducidas por si», BFUCh X U , págs. 273-290.
C o R N U L lE R , B e n o î t d e (1978): «L’incise, la classe des verbes parenthétiques et le signe mimique», Les
Cahiers de Linguistique de l ’Université de Québec 8, págs. 53-95.
C r i a d o d e V a l , M a n u e l (1 9 8 0 ): « T ra n s c r ip c io n e s c o lo q u ia le s » , Eslniclitra general de! coloquio, M a d r id ,
C.S.I.C.
E c h a i d e , A n a M.a (1974-75): «La coordinación adversativa en español: aspecto sincrónico», RFE LVII,
págs. 1-33.
E c h e v e r r í a , S e r g i o (1978): Desarrollo de la comprensión infantil de la sintaxis española, Universidad de
Concepción, Instituto de Lenguas.
E r b a u g h , M a r y S. (1987): «A Uniform Pause and E rro r Strategy for Native and Non-Native Speakers»,
en R . S. Tom lin (1987), págs. 109-127.
E r n o u t , A l f r e d y F r a n ç o i s T h o m a s (1951): Syntaxe latine, Paris, Klincksieck.
E s g u e v a , M a n u e l y M a r g a r i t a C a n t a r e r o (1 9 8 1 ): El habla de la ciudad de Madrid. Materiales para
su estudio, M a d r id , C.S.I.C.
F u e n t e s R o d r í g u e z , C a t a l i n a (1987): Enlaces extraoracionales, Sevilla, Alfar.
G a l l a r d o P a u l s , B e a t r i z (1 9 9 3 ): Lingüística perceptiva y conversación: secuencias, Valencia,A nejo 4
de Lynx. A Monographic Series in Linguistics and World Perception.
G a r c í a B e r r i o , A n t o n i o (1 9 7 0 ): Bosquejo para una descripción de la frase compuesta en español, U n i ­
v e r s id a d d e M u rc ia .
G il í G a y a , S a m u e l (1943): Curso superior de sintaxis española, Barcelona, Biblograf, 1969.
— (1972): Estudios de lenguaje infantil, Barcelona, Biblograf,
— (1974): «Nexos de la oración com puesta en el lenguaje activo de los niños», en Homenaje a Rodríguez
Moñino, M adrid, Castalia, págs. 263-273,
G i v ó n , T a l m y (1979): On Understanding Grammar, Nueva York, A cademic Press.
— (ed.) (1979): Discourse and Syntax. Syntax and Semantics 12, Nueva Y ork, Academic Press.
— (ed.) (1983): Topic Continuity in Discourse. A Quantitative Cross-Language Study, Am sterdam, John
Benjamins
G o p n i k , M y r n a (1 9 8 9 ): «The D evelopm ent of T ext Com petence», en M . E. Conte, J. P e tô f i y E. Sozer
(eds.), Text and Discourse Connectedness, Am sterdam , John Benjamins, págs. 225-244.
G u t i é r r e z O r d ó ñ e z , S a l v a d o r (1 9 7 7 -7 8 ): « A p r o p ó s ito d e Cláusulas y oraciones», Archivum XXVII-
XX VIII, p á g s . 5 2 9 -5 4 7 .
— (1992): Las odiosas comparaciones, Lingüística 13, Logroño.
H a i m a n , J o h n y S a n d r a T h o m p s o n (eds.) (1 9 8 8 ): Clause Combining in Grammar and Discourse, A m s­
terdam , John Benjamins.
H a l l i d a y , M i c h a e l A. K. y R u q a i y a H a s s a n (1976): Cohesion in English, Londres, Longman.
Referencias bibliográficas 3546

H eadland, E d n a d e (1976): «Distribución de inform ación en Tunebo», en Estudios Chibchas I, Lorna-


linda, Colombia, págs. 41-77.
H e r m a n n , J e a n (1976): La formation du système roman des conjonctions de subordination, Berlin, Aka-
demie-Verlag.
H e r n á n d e z S a c r i s t á n , C a r l o s y L u t s F e r n á n d e z P e ñ a (1992): Conversación infantil. Materiales para
su estudio en niños desde los cinco hasta los nueve años, Valencia, Promolibro.
H i n d s , J o h n (1979): «Properties of Discourse Structure», en T. Givôn (ed.) (1979), págs. 135-157.
K a r c e v s k i j , S e r g e (1956): «Deux propositions dans une seule phrase», CES XIV, págs. 36-52.
L a b o v , W i l l i a m y D a v i d F a n s h e l (1977): Therapeutic Discourse, Nueva York, A cademic Press.
L a p e s a , R a f a e l (1978): «Sobre dos tipos de subordinación causal», en Estudios ofrecidos a Emilio Atareos
Llorach III, Oviedo, págs. 173-205.
— (1980): Historia de la lengua española, 8.a edición refundida, M adrid, Gredos.
L e h m a n n , C h r i s t i a n (1988): «Towards a Typology of Clause Linkage», en J. Haim an y S. Thompson
(eds.) (1988), págs. 181-225.
L o n g a c r e , R o b e r t E. (1979): «The Paragraph as a Gram m atical Unit», en T. Givón (ed.) (1979), pági­
nas 115-133.
L o p e B l a n c h , J u a n M a n u e l (1977): «R eseña de Rivarola (1976)», NRFH XXII, págs. 359-361.
— (1983): «G ram ática y aprendizaje de la lengua m aterna», Análisis gramatical del discurso, México,
UNAM.
L ó p e z G a r c í a , Á n g e l (1994): Gramática del español I. La oración compuesta, M a d r id , A r c o /L ib r o s .
L ó p e z M o r a l e s , H u m b e r t o (1994): « ín d ic e s d e c o m p le jid a d s in tá c tic a y m e m o r ia in m e d ia ta » , R E A L E
1, p á g s . 85-105.
M a i n g u e n e a u , D o m i n i q u e (1993): Eléments de linguistique pour le texte littéraire, Paris, D u n o d .
M a k o v e c - C e r n e , J a s n a (1992): «Die Them atische O rganisation von Texten. E ine Kontrastive U ntersu-
chung», FoLi XXVI:3-4, págs. 435-453.
M a l d o n a d o , C o n c e p c i ó n (1991): Discurso directo y discurso indirecto, M a d r id , T a u r u s .
M a r t í n , E u s e b i a H e r m i n i a (1971): «Valores gram aticales de la juntura en español», Filología 15, pági­
nas 167-182.
M a r t i n e t , A n d r é (1972): La lingüística. Guía alfabética bajo la dirección de A. Martinet, Barcelona, A n a ­
grama.
M a r t í n e z Á l v a r e z , J o s e f i n a (1983): «G rupos oracionales y oraciones adversativas», en Serta Philologica
F. Lázaro Carreter, I, M adrid, Cátedra, págs. 363-368.
M o r a l e s , A m p a r o (1978): « L a a d q u is ic ió n d e e s tr u c tu r a s s in tá c tic a s c o m p le ja s y la e n s e ñ a n z a d e la
le n g u a m a te r n a » , Boletín de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española 6:1, p ág s. 87-106.
M o r e n o C a b r e r a , J u a n C a r l o s (1985-86): «Tipología de la catáfora paratáctica: entre la sintaxis del
discurso y la sintaxis de la oración», E LU A 3, págs. 165-192.
M o r e n o d e A l b a , J o s é G. (1979): « C o o r d in a c ió n y s u b o r d in a c ió n e n g r a m á tic a e s p a ñ o la » , A L M XVII,
p á g s . 5-58.
N a r b o n a J i m é n e z , A n t o n i o (1983): «Sobre las oraciones bipolares», Alf'mge I, págs. 121-140.
— (1985): «Finales y finalidad», en Philologica Hispaniensia in honorem M. Atvar, II, M adrid, Gredos,
págs. 529-540.
— (1989-90): L as subordinadas adverbiales impropias en español. Bases para su estudio, M álaga, Agora.
P i a g e t , J e a n y B a r b e l I n h e l d e r (1969): Psicología del niño, M adrid, M orata.
P o r t i l l o M a y o r g a , R o s a r i o (1992): «A prendizaje y uso del español escrito: investigación sociolin-
güística en el nivel gramatical», en H. U rrutia y C. Silva-Corvalán, Bilingüismo y adquisición del es­
pañol, Bilbao, Instituto H orizonte, págs. 169-227.
R e a l A c a d e m i a E s p a ñ o l a (1931): Gramática de la lengua española, M a d r id , E s p a s a C a lp e . [ R A E 1931
e n el te x to ]
R ic k h e itG e r t y H a n s S t r o h n e r (1992): «Towards a Cognitive Theory of Linguistic Coherence»,
TL 18, 2:3, págs. 209-237.
R i v a r o l a , J o s é L u is (1976): Las conjunciones concesivas en español medieval y clásico, Tubinga, 1976.
— (1981): «Observaciones sobre la hipotaxis y la parataxis en español», Lexis V :l, págs. 21-29.
R i v e r o , M." L u i s a (1977): «Aspectos de las oraciones condicionales», en Estudios de gramática generativa
del español, M adrid, Cátedra, págs, 87-110.
R o d r í g u e z S o u s a , M.” Es t r e l l a (1979): «La adversatividad en español», Verba 6, págs. 235-312.
R o j o , G u i l l e r m o (1974): «La tem poralidad verbal en español», Verba 1, págs. 68-150.
— (1975): «Sobre la coordinación de adjetivos en la frase nominal y cuestiones conexas», Verba 2, pági­
nas 193-224.
3547 Referencias bibliográficas

— (1978): Cláusulas y oraciones, Anejo 14 de Verba, Santiago de Compostela.


R o j o , G u i l l e r m o y T o m á s J i m é n e z J u l i a (1 9 8 9 ): Fundamentos del análisis sintáctico funcional, Lalia 2,
Santiago de Com postela.
S a n d m a n n , M a n f r e d (1950): «Subordination and C oordination», X L 2, p á g s . 24-38.
S a n t o s R ío, L u i s (1981): «Reflexiones sobre la expresión de la causa en castellano», Studia Philologica
Salmanticensia 6, págs. 231-277.
— (1993): «Explicatividad: algunas puntualizaciones sobre los nexos y las proposiciones que la expresan»,
en Indagaciones semánticas, sintácticas y lexicográficas, Salam anca, págs. 33-36.
S c i n t o , L e o n a r d F. M. (1986): Written Language and Psychological Development, Orlando, Academic
Press.
S e r r a A l e g r e , E n r i q u e (1987): La coordinación copulativa con y: condiciones de coordinabilidad, Cas­
tellón, Anejo de Millars.
T o m l i n , R u s s e l l S. (ed.) (1987): Coherence and Grounding in Discourse, A m sterdam , John Benjamins.
T r a c y , H u b e r t P. y S t e p h e n H . L e v i n s o i i n (1976): «Referencia a los participantes en los discursos
expositivos del inca», Estudios Chibchas I, págs. 77-105
V e r a L u j a n , A g u s t í n (1 9 8 1 ): «En torno a las oraciones concesivas: concesión, coordinación y subordi­
nación», Verba 8, págs. 187-203.
55
DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO
C o n c e p c ió n M a ld o n a d o G o n z á le z
Universidad San Pablo-CEU, M adrid

ÍN D ICE

55.1. El discurso reproducido


55.1.1. Características del discurso reproducido
55.1.2. Cita de palabras y cita de pensamientos
55.1.2.1. Verbos de comunicación verbal
55.1.2.2. Verbos de percepción, verbos epistémicos y verbos de senti­
miento

55.2. La sintaxis del discurso directo y la sintaxis del discurso indirecto


55.2.1. La sintaxis del discurso directo
55.2.1.1. Incisos introductores de la cita directa
55.2.2. La sintaxis del discurso indirecto

55.3. La relación existente entre el discurso directo y el discurso indirecto


55.3.1. El concepto de transposición
55.3.2. Transparencia y opacidad
55.3.2.1. La opacidad de la cita directa
55.3.2.2. Tres tipos de transparencia interpretativa

R e f e r e n c ia s b ib l io g r á f ic a s
3551 El discurso reproducido 55.1

55.1. El discurso reproducido

La posibilidad de reproducir un discurso es un universal del lenguaje. En todas


las lenguas, la reproducción de un discurso es un fenóm eno lingüístico distinto a la
producción original del mismo; los hablantes tienen siempre la posibilidad de citar
palabras —propias o ajenas— , y no sólo de hacer referencia a ellas. Esa transpo­
sición de palabras del discurso original al discurso del hablante que reproduce puede
realizarse de múltiples formas; tal variedad suele calificarse, por lo general, como
una gradación que perm ite mil subdivisiones posibles; desde la mención de un su­
ceso de habla, sin especificación de lo dicho ni de cómo se dijo, (la), hasta el
monólogo interior en prim era persona, (le ), pasando por la descripción general de
aquello de lo que se ha hablado, (Ib), el resum en de su contenido con una mayor
o m enor fidelidad a la forma del enunciado original, (le), o la cita literal de las
palabras ajenas, (Id).

(1) a. Anoche estuve charlando con un amigo.


b. Me felicitó efusivamente.
c. Me dijo que estaba orgulloso de mí, que se había alegrado mucho
por mi éxito, y todas esas cosas que se dicen en estos casos.
d. M e dijo emocionado: «¡Enhorabuena!».
e. ¡Qué ilusión me hizo! Fue muy majo al felicitarme. Porque yo sé
que, en el fondo, tenía pelusa. ¡Si lo sabré yo! H abía reaccionado
bien, pero no sé hasta qué punto esa reacción era sincera.

La tradición gramatical norm alm ente ha centrado sus estudios en sólo dos pro­
cedimientos de cita: el ‘discurso directo’ (DD) y el ‘discurso indirecto’ (DI), defi­
nidos respectivamente como la reproducción literal de palabras propias o ajenas,
(2), y la reproducción de esas palabras desde el sistema de referencias deícticas del
hablante que reproduce (tiempo de la subordinada, pronombres, ciertos adverbios,
etc.), (3) H - § 54.1]:

(2) a. Le dije: «Te lo agradezco».


b. M e contestó: «No tienes por qué».
(3) a. Le dije que se lo agradecía.
b. Me contestó que no tenía por qué.

Form alm ente, el llamado ‘estilo indirecto libre’ (EIL) 1 se ha definido como un
procedimiento a medio camino entre el D D y el D I, y eso ha justificado su inclusión
en algunos estudios gramaticales. Este mecanismo discursivo, característico del len­
guaje literario, consiste en la descripción de los contenidos de una conciencia de
manera que el punto de vista del narrador y el punto de vista del personaje conflu­
yan. El estilo indirecto libre supone siempre, por tanto, una ambigüedad comuni­
cativa: el receptor no puede saber con seguridad si lo que el narrador dice es res­
ponsabilidad suya o si corresponde a un monólogo interior del personaje, ya que no

1 S o b re el ‘estilo in d ire c to lib re ’ p u e d e c o n s u lta rs e la b ib lio g ra fía re c o g id a p o r A lc in a y B lecu a (1975: 1122), d e s ta ­


c a n d o so b re to d o los tra b a jo s d e B ally (1912) y H e rc z eg (1 9 6 3 ). Y e n tr e los tra b a jo s p u b lic a d o s e n a ñ o s p o s te rio re s ,
d e s ta c a n los d e B a n fie ld (1973), D illo n y K irc h o ff (1976), M e H a le (1978), R y an (1 9 8 1 ), R ey es (1982, 1984), R iv a ro la y
R eisz (1984), C o u lm a s (198 6 b ) y A z n a r (1996)
55.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3552

se trata de la reproducción de un discurso, sino de la reproducción de cómo vive


la realidad ese personaje.

(4) a. Nerviosa se dijo: «¿D ónde habré puesto la carta?». La había dejado
allí encima, estaba segura. Quizá él la había descubierto y había leído
lo que allí estaba escrito, iCon lo comprometedoras que eran aquellas
palabras...! ¿Qué iba a hacer ahora?
b. Estaba convencida de ello desde el día en que A rm anda le dijo que
le buscaban un profesor de gimnasia para hacerle perder el vicio de
alzar un hombro más que el otro; se pasó tres días sin dirigir la
palabra a nadie. ¿De dónele habían sacado aquello de que tenía un
hombro más alto que el otro? [Mercé Rodoreda, Espejo roto, 3.a ed.,
traducción del catalán de Pere Gimferrer, Barcelona, Seix Barrai,
1991, 109]

La independencia del enunciado reproducido [—> § 54.2J y Ja posibilidad de


incluir vocativos [—» § 62.8], modalidades de enunciación distintas de la asertiva
[—s- Caps. 49 y 60], y otros elem entos de imposible aparición en la cita indirecta
son las características que lo acercan al DD; las referencias deícticas [—> Cap. 14],
en cambio, ancladas en el personaje (y no en el narrador) como punto de orienta­
ción, son los rasgos propios del DI.
E xisten, ad em ás del estilo in d irecto libre, m uchos o tro s m ecanism os discursivos de cita que
trad icio n alm en te n o h an sido recogidos en los estu d io s gram aticales:

a) E l llam ad o ‘discurso directo libre 2 o ‘discurso directo sin m arco explícito’, p o r ejem plo,
re p ro d u c e los en u n ciad o s d e fo rm a literal; carece, sin em bargo, de un verbo que in tro d u z ca la cita.
E sta, a su vez, p u ed e co n serv a r las m arcas tipográficas q u e la delim itan (com illas o g u io n es) o
p u e d e p re se n ta rse sin n in g u n a m arca form al. E n el p rim e r caso, suele hablarse de ‘discurso d irecto
no re g id o ’, fen ó m en o q u e e n la lengua o ral sólo es posible si el h ab lan te que re p ro d u c e concede
e n to n acio n es d istin tas a los en u n ciad o s según el h ab la n te original al qu e se atribuyan, (5a). El
segu n d o sería el ‘discurso d irecto lib re’ p ro p ia m e n te dicho, y su uso es exclusivo de la lengua escrita
(si u n h ab lan te in te n ta re p ro d u c ir las p ala b ra s de otro sin d iferen ciarlas fo rm a lm e n te d e las suyas
prop ias, el oy en te n o p o d rá p ercib ir tal re p ro d u c c ió n y atrib u irá to d o el discurso a su in terlo c u to r),
(5b):

(5) a. E stuvim os d iscutiendo h asta las tan tas. Y o: «M e ap etece el blanco». Y ella: «Pues
a mí, el negro». Y yo: « ¿P ero p o r qué?». Y ella: «Pues p o r in co rd iar, ¿ p o r q u é va
a ser?».
b. E stuvim os d iscu tien d o h a sta las tantas:
— M e ap e te c e el blanco.
— P u es a m í, el negro.
— ¿P ero p o r q u é?
— P u es p o r in co rd iar, ¿p o r q u é va a ser? 1

b) E l ‘discurso p se u d o -d ire c to ’, tam b ién llam ado ‘resu m en con citas’ o ‘cita m ixta d ire c ta e
in d ire c ta ’, 4 consiste e n h a c e r el resu m en de u n texto e in te rc a la r en la sinopsis algunos frag m en to s

2 R ey es (1984: 147) re c h a z a e s ta d e n o m in a c ió n p o r c o n s id e ra r q u e e s ta b le c e u n a falsa sim e tría c o n el d isc u rso indi-


re c io libre.
3 E s ta a u se n c ia d e v e rb o in tr o d u c to r e s tá en re la c ió n c o n el p ro b le m a q u e p la n te a n alg u n a s c o n v e n c io n e s lite ra ria s
b a s a d a s e n la ficción d e d iálo g o s, c o m o es el caso , p o r e je m p lo , d e las n o v e la s e p is to la re s, el te a tr o o los có m ic s (M al-
d o n a d o 1991: 22-23).
4 Cf. M a in g u e n c a u 1981: 98, R ey es 1984: 81.
3553 El discurso reproducido 55.1

litera le s en treco m illad o s. N o existe lím ite p ara la lo n g itu d d e ¡a cita; lo único q u e se re q u ie re es
su p e rfe c ta in teg ració n e n la sintaxis d el texto:

(6) a. L a actriz d eclaró q u e «la película se rá u n éxito de crítica y público».


b. L os en trev istad o s coinciden en a firm ar qu e «la situ ació n es ya insostenible».

E s, p o r tan to , u n uso exclusivo de la lengua escrita y, n o rm alm e n te , u n recu rso propio d e los
textos perio d ístico s, e n los qu e, p ese a la im posibilidad de re p ro d u c ir ín te g ra m e n te discursos ajenos,
se co n ced e g ran im p o rta n c ia a la exactitud de la cita.
F re n te a este caso, en q u e la m arca tipográfica es ob lig ato ria (n o utilizar las com illas su p o n e
caer en el plagio), existen o tro s casos en que tal m arca q u ed a a la libre elección de la p erso n a que
escribe. L a razó n es q u e , e n este últim o caso, las com illas p u e d e n n o e s ta r utilizadas p a ra rep ro d u c ir
tex tu alm en te las p ala b ra s d e o tro sino p a ra c o m e n ta rla s ;5 su valor, e n esos casos, d ep e n d e rá del
contex to co n creto e n q u e aparezcan: ironía, (7a), uso de fórm u las o clichés, (7b), e, incluso, deli­
m itació n d e e n u n ciad o s q u e no q u erem o s asum ir del todo, (7c):

(7) a. «M e en can ta» que m e d en p a ta d a s e n la espinilla d icien d o q u e h a sido sin q u erer.


b. P o r su p u esto , to d o lo q u e ven d es en tu tien d a es « bueno, b o nito y barato», ¿n o ?
c. N o digo q u e sea u n a m ala p erso n a, sino q u e conm igo lia sido siem pre, digam os
«un ta n to b rusca».

c) E l ‘discurso in d ire cto m im ético ’ p erm ite la inclusión en la cita in d ire cta de elem en to s que,
p o r su cará c te r ag ram atical o p o r su in te rp re ta c ió n ‘tra n s p a re n te ’ (el o y en te los co n sid era re sp o n ­
sabilidad del h ab la n te q u e re p ro d u c e el en u n ciad o y no del h ab la n te q u e lo em itió originalm ente),
sólo son ap ro p iad o s com o discurso rep ro d u c id o e n el D D (verem os esto co n m ás detalle e n el
§ 55.3.2):

(8) a. ?M i so b rin a dijo q u e q u ería ce n a r crocretas de bacalado.


b. ?E stu p e fa c ta exclam ó que ay, que madre, que qué alegría.

d ) La oratio quasi oblicua, '' p o r últim o, es un p ro ced im ien to discursivo cuya denom inación
p ro ced e de la E scu ela d e M . B ajtin. E s m uy p arecid o al estilo indirecto libre, a u n q u e se diferencia
de él e n q u e el n a rra d o r n u n ca a d q u ie re las categ o rías d e tiem p o y espacio ajen as (es decir, el
sistem a d e refe ren cias deícticas está siem pre an clad o en el n a rra d o r). C o n secu en cia directa d e esto
es que la oratio quasi oblicua es posible en la conversación n o rm al y no un fen ó m en o exclusivo del
lenguaje litera rio . D e h ech o , al no venir definida p o r ningún rasgo form al, sólo el contexto n o s dice
si ese discurso es d e o tro , au n q u e el h a b la n te lo haya asum ido com o p ro p io . U n uso m uy frec u en te
de este recu rso se d a e n los titu lares periodísticos, en los q u e la p resen c ia de un condicional sirve
p ara q u e el em iso r (el p erio d ista, en este caso) se ap ro p ie d e un a o pinión, una noticia o un m ensaje
ajenos y los refo rm u le com o p ropios, sin co m p ro m eterse del to d o con la v erd ad d e la enunciación:

(9) a. Se co n v o caría la huelga.


b. Se firm aría el acuerdo.

U na vez hecho este breve repaso de algunos de los muchos procedimientos de


cita que existen en español, pasamos ya a delimitar cuáles son las características que
diferencian el D D y el D I de los otros procedim ientos de reproducción del discurso.
Antes, sin embargo, es im portante precisar que el estudio del D D y el D I, en
cuanto procedim ientos de cita, puede enfocarse desde dos puntos de vista: como un

5 Las se ñ ale s n o rm a le s d e d e m a rc a c ió n d e e s te fe n ó m e n o n o e stá n re d u c id a s a las m arc a s tip o g rá fic as; e ste p r o c e ­


d im ie n to discursivo es p o sib le ta m b ié n e n la len g u a o ral. Y, d a d o q u e las u n id a d e s así c ita d a s d e b e n in te g ra rs e p le n a m e n te
e n la sintaxis d el tex to , la a c e n tu a c ió n m a rc a d a , las p a u sas, o c o m e n ta rio s d e l tip o que diría F u la n o sirv e n p av a re c o n o c e rla s .
" Cf. R eyes 1984: 198-202.
55.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3554

acto de organización textual (reproducción del discurso), o como el resultado de


dicha organización (el discurso reproducido). El prim er enfoque corresponde a un
estudio pragmático, más centrado en el valor comunicativo de ambos tipos de cita
y en la descripción de los mecanismos pragmáticos que determ inan la elección de
uno u otro procedim iento de cita por parte del hablante. Nos centraremos, no obs­
tante, en el segundo enfoque, y estudiarem os las características de esos enunciados
una vez emitidos, por ser ahí donde m ejor se ponen de manifiesto las relaciones
entre oración y discurso. D e hecho, no todas las citas son oraciones; a m enudo, son
enunciados que com prenden un amplio fragm ento de discurso. Nosotros, en los
ejemplos, intentarem os utilizar citas oracionales para simplificar la exposición. Pero
no hemos de perder de vista que la cita es un fenóm eno discursivo, no oracional.
A unque a lo largo de estas páginas iremos detallando cada uno de los puntos
aquí establecidos, señalamos a continuación cuáles son los componentes necesarios
para poder hablar de DD y de D I (no utilizaremos los corchetes como m arcadores
de categorías sintagmáticas, sino como delimitadores de los constituyentes del DD
y el DI, entendiendo dichos constituyentes como los elementos que com ponen am­
bos tipos de discurso):

(10) a. Todo ‘discurso directo’ (D D ) está constituido por una ‘expresión


introductora’ (E l) que contiene un verbo de ‘decir’ [—> § 47.2.3.1]
flexionado y una ‘cita directa’ (CD) m arcada tipográficamente por
guiones o comillas, y que es siempre reproducción literal de un
enunciado. La expresión introductora y la cita directa están sepa­
radas por una pausa, m arcada tipográficamente por los dos puntos,
b. [DD [EI M e dijo]: [CD «Lo sé»]].
(11) a. Todo ‘discurso indirecto’ está constituido por una ‘expresión intro­
ductora’ (E l) que contiene un verbo de decir flexionado y una ‘cita
indirecta’ (CI) cuya m arca es la conjunción que, y que está subor­
dinada al verbo de la expresión introductora,
b. [m [EI M e dijo] [c, que lo sabía]]].

E sta d escripción d eja fu e ra de este tra b a jo aquellos enunciados qu e incluyen verbos q u e, pese
a n o significar ex presión d e algo m ed ian te p alab ras, suelen a p a re c e r in m e d ia ta m e n te an te s o d es­
p u és d e u n a cita directa:

(12) a. «¡Q u ién fu era joven!», soñó.


b. A b rió la p u e rta y nos pilló in fraganti: « ¿Q u é estáis haciendo?».
c. L a m a d e ra crujió: «¿H ay alguien ahí?».

E sto s en u n ciad o s son ejem plo de u n a licencia p ro p ia del lenguaje escrito cu an d o u n a n arra ció n
se ve in te rru m p id a p o r el d iálogo de los p erso n ajes. R e p e tir un verbo de d ecir an tes de cad a cita
d ire c ta p u e d e c re a r u n efecto m o n ó to n o y de p o b re v alor e s té tic o .7 L a om isión del verbo de decir,

7 Su efic a cia c o m u n ic a tiv a , e n c a m b io , es lo la l, p u e s to q u e la re p e tic ió n d e l v e rb o d e d e c ir fle x io n ad o p e rm ite al


o y e n te , a d e m á s d e id e n tific a r en c a d a m o m e n to a q u ie n d e b e a trib u ir las p a la b ra s c ita d a s seg ú n el m o rfe m a d e p e rs o n a
q u e a p a re z c a en el v e rb o , n o c o n fu n d ir d ich a s p a la b ra s c o n las p a la b ra s o rig in a le s d el h a b la n te q u e r e p ro d u c e . D e ah í
q u e e n el len g u a je colo q u ia l — e n la c o n v e rsa c ió n e n tr e d o s am ig o s, p o r e je m p lo — lo n o rm a l se a e s te tip o d e re p ro d u c c ió n
e n D D de un d iálo g o previo:

(i) Y e n to n c e s m e dij o: Ícd «[ ]»]· Y yo le dije: [a , «[ ]» |. Y él m e c o n te stó : [CD «[ ]»]. A s í q u e y o le dije:


3555 El discurso reproducido 55.1.1

en cam bio, p e rm ite p a s a r d ire c ta m e n te del verbo e n qu e se describe la últim a acción del perso n aje
a las p alab ras q u e este p ro n u n cia in m ed iatam en te después. C om o ad em ás la cita textual va m arcada
gráficam ente p o r com illas, guiones o cualquier o tro signo tipográfico, no existe dificultad alguna
p ara reco n o cer los en u n ciad o s rep ro d u c id o s litera lm e n te . H ay qu e m atizar, adem ás, que, si b ien en
casos com o (12b) se p o d ría p e n s a r e n un verbo de d ecir elíptico (dijo, preguntó, etc.) cuyo sujeto
sea co rre feren cial con el su jeto de abrió y pilló, en (12c), e n cam bio, no se p u e d e p la n te a r esa
elisión ya q u e sería n ecesario en to n ces hablar tam b ién de u n sujeto elíptico d istin to de la madera.
P o r to d o ello, esto s casos n o serán considerados ejem plos de D D , pese a incluir u n a cita
directa:

(13) a. M a rcó u n n ú m ero de teléfono: [CD «¿P odría h ab lar con G óm ez, p o r favor?»].
b . * [d d [ e i M arcó un n ú m ero de teléfono: [CD « ¿P o d ría h a b la r con G óm ez, p o r fa­

vor?»]].

55.1.1. Características del discurso reproducido

Acabamos de ver varios tipos de discurso reproducido. D e su estudio podremos


obtener, pues, los distintos requisitos que, para poder ser reconocido como tal dis­
curso repro d u cid o ,s debe cumplir un enunciado lingüístico.

a) Primera condición: D ada una situación de enunciación E , 9 el objeto de E


ha de ser otra situación de enunciación E„ que se va a reproducir.
A este respecto, ha sido frecuente la comparación del fenóm eno de la repro­
ducción del discurso con un juego de cajas chinas o de muñecas rusas, porque
siempre el texto citado puede, a su vez, contener otra cita (E¡ reproduce É 2, que
reproduce E 3, que reproduce E 4, etc.). E n estas situaciones comunicativas, el ha­
blante suele preferir el uso del D I sobre el uso del DD, por la complejidad que
supone hacer uso de dos sistemas de referencia distintos, especialmente en el len­
guaje oral:

(14) a. Mi m adre me dijo que mi tía le había dicho que mis primos decían
que yo había dicho que sí.
b. ? [Mi m adre me dijo: «[Tu tía me ha dicho: «[Mis hijos dicen: «[Tu
hija ha dicho: «[Sí]]]]».

No importa que en la cita se reproduzcan palabras no emitidas realmente. Todo


discurso citado, sea real o imaginario, supone necesariam ente la reconstrucción de
su situación de enunciación correspondiente. De hecho, ni siquiera una cita directa
es siempre una cita real; ‘literalidad’ no significa ‘autenticidad’. Frente a las llamadas
‘citas de autoridad’, por ejemplo, que sí suponen la reproducción exacta de un enun­
ciado, son frecuentes las ‘citas aproximativas’, (15), en las que la propia expresión
introductora nos anuncia ya que las palabras reproducidas no son exactamente las
emitidas originalmente, y las ‘citas prospectivas’, (16), mucho más usadas que las
anteriores y que reproducen una situación de enunciación futura que se prevé, pero
que todavía no ha tenido lu g a r:111

K E n la exposición d e e s to s re q u is ito s se g u im o s los p la n te a m ie n to s d e M o rta v a G a ra v e lli (1985, 1996).


E n te n d e m o s p o r ‘situ a c ió n d e e n u n c ia c ió n ’ el a c to e n el q u e un h a b la n te se d irig e a u n o o v a rio s d e s tin a ta rio s y
em ite u n e n u n c ia d o e n un m o m e n to y lu g a r d e te rm in a d o s .
Cf. R e y e s 1984: 140-141.
55.1.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3556

(15) Tuvo la desfachatez de decirme algo parecido a esto: «O aceptas mis


condiciones, o te vas, porque aquí soy yo quien tiene la sartén por el
mango».
(16) En cuanto llegue a casa, mis padres me dirán: «¿Qué horas son estas
de llegar?».

El uso del D D en estos casos no supone sino un intento de conceder mayor


verosimilitud a la reproducción de un acto comunicativo, porque resulta dudoso que
en (15) el hablante original haya expresado su chantaje de forma tan descarada o
que el hablante de (16) sepa de antem ano y con total seguridad cuáles van a ser
las palabras exactas de sus padres.
Y, sin embargo, estas citas supuestam ente literales, y utilizadas ordinariam ente
por los hablantes de una lengua, son auténticos casos de DD. Esto explica que el
oyente, al captar como ficticio el discurso reproducido en una cita directa, solicite
al hablante una información, no ya supuestam ente literal, sino auténtica. M ediante
preguntas del tipo ¿Pero de verdad te dijo eso? o ¿Qué dijo exactamente?, exige fi­
delidad en la cita respecto de las palabras originalmente emitidas y pide confirma­
ción sobre la autenticidad o falsedad del acto comunicativo reproducido.

B ien es v erd ad q u e este tip o de c o m en tario es m ucho m ás frec u en te tras u n a cita en D I, pero
tam b ién se d a d etrás d e citas directas. Y existen situaciones esp ecialm en te p ropicias a esto , e n las
q u e el oyente, d ad a la n a tu ra le z a de la in fo rm ació n q u e recibe, co n sid era n ecesario sa b er con '
p recisió n cuál fu e ex actam en te el m en saje o rig in a lm en te em itido y q u e a h o ra se le rep ro d u c e:

(17) — Y fui y le dije a m i jefa: «E s u ste d u n a in e p ta y no hay quien trab aje con usted».
— ¿ D e verd ad ?
— B ueno, m ás o m enos.

En resumen, podemos afirmar que el D D sólo es real si las palabras que se


atribuyen al hablante original son idénticas a las que él dijo, 11 y que el D I es real
siempre que el contenido de las palabras que se atribuyen al hablante original es
idéntico al de las palabras que él dijo.

b) Segunda condición: En la cadena verbal en la que se hace referencia a E


debe estar representado de algún m odo el objeto del discurso (no basta con que se
trate sólo de la mención de un acto lingüístico).
Es necesario distinguir, pues, entre ‘discurso reproducido’ y ‘discurso referido’.
M ientras que este último tan sólo describe una acción realizada verbalmente, el
prim ero reproduce una situación de enunciación (reproduce, por tanto, cuál fue
el enunciado original, quiénes fueron el hablante y el destinatario del mensaje, y
dónde y cuándo tuvo lugar esa producción original del enunciado). R eproducir es
siempre referir, pero no al contrario.
Como ejemplo de lo anterior, sirvan los ‘verbos de m anera de decir’, que ofre­
cen las dos posibilidades, ya que cuando aparecen en la oración sin ningún argu­
m ento explícito, (18a), no pueden considerarse nunca verbos de cita y se limitan a

11 E n e s te se n tid o , R e y e s (1982: 14) c o n s id e ra d istin to el u so q u e se h ace d el D D en la len g u a o r d in a r ia y e n la


n a rra tiv a lite ra ria ; sólo en e s ta ú ltim a ex iste u n a c o n v e n c ió n s o c ia lm e n te e s ta b le c id a q u e o b lig a al le c to r a in te r p r e ta r c a d a
u n a d e las c itas d ire c ta s c o m o re a lm e n te p ro n u n c ia d a s p o r un s u je to (u n p e rs o n a je , en e ste caso ).
3557 El discurso reproducido 55.1.1

describir las características físicas de un sonido. Hacen, pues, referencia a un hecho


comunicativo realizado en una situación de enunciación distinta de esta en la que
tiene lugar la emisión de un enunciado:

(18) a. Gritó.
b. M e gritó que me marchara.

c) Tercera condición: El verbo de la expresión introductora de la cita no puede


estar utilizado con valor realizativo.
Cuando un hablante reproduce un enunciado emitido originalmente por otro,
para introducir la cita puede optar por elegir un verbo de significado locutivo
que simplemente m enciona la realización de un acto verbal (decir; comunicar, etc.)
o un verbo que refleje tam bién la fuerza ilocutiva del enunciado (preguntar, avisar,
ordenar, etc.) [—> § 60.1.1]. A hora bien, dichos verbos pueden introducir un
discurso reproducido sólo si no están usados con un valor realizativo, es decir, si no
aparecen en presente y en prim era persona (con esas características, el mero uso
de estos enunciados no supone la descripción de una acción sino su realización)
[— §60.1.2]:

(19)a. * U [ EITe lo aviso]: [CD«Te han descubierto»]],


b· [ddIeiT c lo avisé]: [CD«Te han descubierto»]].
(20)a. *[Di[EiTe prom eto] [CIque iré]],
b. [D,[E,Te prometí] [CIque iré]].

E s ev id en te, p o r ta n to , q u e los contextos e n los que el p re se n te m orfológico n o coincide con


el p resen te real del m o m e n to de enunciación constituyen u n a excepción al p lan team ien to an te rio r
y sí constituyen ejem p lo s d e D D y de D I. E s el caso, e n tre otros, del llam ado ‘p resen te h istó rico ’
[— > §§ 44.3.1.1 y 44.3.3] (u so estilístico del p re se n te e n la n a rra c ió n d e hechos pasados), (21), o
el de aqu ello s e n u n ciad o s en los q u e la m arca aspectual co n ced e a la oració n el v alo r de h a b itu a ­
lidad, (22):

(21) a. A q u e l día m e m ira y m e dice: «T enem os q u e hablar»,


b. A q u e l día m e m ira y m e dice q u e ten em o s q u e hablar.
(22) a. Y ah o ra, cada vez que lo recordamos, yo le digo: «T enem os u n a conversación p e n ­
d ien te» .
b. Y ah o ra, cada vez que lo recordamos, yo le digo qu e ten em o s u n a conversación
p en d ien te.

En resumen, la posibilidad de reproducir un discurso es un universal del len­


guaje (Coulmas 1986a). Y, si bien las distintas formas en que dicha reproducción
se realiza varían de una lengua a o tr a ,12 en todas ellas deben cumplirse los mismos
requisitos para hablar de ‘discurso reproducido’: que dicho discurso sea reproducción
de una situación de comunicación verbal (y, en consecuencia, que la cita vaya in-

12 C o u lm a s (19 8 6 b ), a p a rtir d e l e s tu d io d e len g u a s ta n d isp a re s c o m o el y o ru b a , e l su ajili, el c au cásico , el ja p o n é s ,


el h ú n g a ro , el d a n é s, el. g rieg o , el e s p a ñ o l, las len g u a s eslav as o alg u n a s le n g u a s in d íg e n a s a m e rin d ia s, afirm a q u e to d as
las len g u a s d istin g u e n , al m e n o s , d o s p ro c e d im ie n to s d e c ita d ife re n c ia d o s a p a rtir d e la n o c ió n d e ‘id e n tid a d d e f o rm a ’,
q u e se rviría p a ra c o n tr a p o n e r el d isc u rso d ire c to y el in d ire cto , e n te n d id o a q u í e n u n s e n tid o g e n é ric o q u e ab a rc a c u a lq u ie r
p ro ce d im ie n to d e c ita n o lite ra l. Li (19 8 6 ), e n c a m b io , d e fie n d e q u e só lo la p o sib ilid a d d e re p r o d u c ir lite ra lm e n te e s un
u niversal de l len g u a je , y b a s a su a firm a c ió n , fu n d a m e n ta lm e n te , e n el e s tu d io d e l p á e z, u n a len g u a d e la fam ilia m a c ro -
ch ib eha d e A m é ric a d el S ur, y e n el e s tu d io d el m an g a ra y i, u n a le n g u a a b o rig e n d e A u s tra lia .
55.1.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3558

traducida por verbos de decir usados de form a descriptiva, no realizativa), y que la


situación de enunciación reproductora tenga como objeto la situación de enuncia­
ción reproducida.

55.1.2. Cita de palabras y cita de pensamientos

Generalm ente el estudio del ‘discurso’ reproducido se ha considerado insepa­


rable del de los ‘pensam ientos’ reproducidos, (23), los ‘sentimientos’ reproducidos,
(24), las ‘percepciones’ reproducidas, (25):

(23) a. Pensó: «He malgastado mi vida».


b. Pensó que había m algastado su vida.
(24) a. Intuí: «Algo le preocupa».
b. Intuí que algo le preocupaba.
(25) a. Escuché: «Necesito aclarar mis ideas».
b. Escuché que necesitaba aclarar sus ideas.

No es extraño, por tanto, ver definidas las construcciones anteriores com o casos
claros de D D y DI, respectivamente. D e hecho, toda cita es reproducción de un
enunciado. Y, referencialm ente, dicho enunciado a m enudo es verbalización de pen­
samientos propios o ajenos. Poco im porta que dichos pensamientos jam ás hayan
sido escuchados ni leídos por nadie; también — lo hemos visto ya— las citas literales
son a m enudo citas falsas.
No obstante, y teniendo en cuenta que las citas introducidas por verba dicendi
presentan algunas diferencias respecto de las citas introducidas por verbos episté-
micos, estructuram os este apartado en dos campos de estudio distintos.

55.1.2,1. Verbos de comunicación verbal

Los tradicionalm ente llamados verba dicendi son verbos que expresan las acti­
vidades verbales que los seres hum anos realizan con intención de comunicar algo
[—»· § 32.3.2], Estos serían los rasgos semánticos comunes a todos ellos: el referente
de su sujeto y de su objeto indirecto (cuando lo llevan) es típicamente humano, y
su objeto directo se refiere al producto del acto verbal; además, son verbos activos,
que pueden usarse parentéticam ente y que no tienen valor factivo (no presuponen
la verdad de sus complementos). 13
El verbo decir es el térm ino más general de los verbos de comunicación verbal,
si bien todos esos contextos en que los verbos de orden y m andato (mandar; ordenar,

l* B ien es v e rd a d q u e , en a lg u n o s caso s, el s u je to del v e rb o decir p u e d e no se r an im a d o ; su sig n ificad o e n eso s caso s


es sie m p re csta liv o , p o r q u e s u p o n e la re p ro d u c c ió n d e un tex to e s c rito (e s a m ism a c sta tiv id a d c a ra c te riz a el u so im p e rso n a l
d e l v e rb o poner, c on el significado d e « e sta r e sc rito » ). E n c o n sec u e n c ia , y fre n te a lo q u e o c u rre c u a n d o su s u je to es
h u m a n o , su uso e n p r e s e n te c o n tin u o re s u lta a g ra m a tic al:

(i) a. E l te le g ra m a { dic e /* está d icien d o } : « L leg o m añ a n a » ,


b. E l te le g ra m a { d ic e /* está d icie n d o } q u e lleg a m a ñ a n a .
(ii) a. E n el c a rte l {pone/* e s tá p o n ie n d o } : « E s tá re s e rv a d o el d e re c h o d e a d m isió n » ,
b . E n el c a rte l { p o n e /;|1e s tá p o n ie n d o } q u e e stá re s e rv a d o el d e re c h o d e ad m isió n .
3559 El discurso reproducido 55.1.2.1

etc.) y los de petición o ruego (pedir; rogar, suplicar, etc.) rem iten a un acto de
comunicación verbal —oral o escrito— perm iten su inclusión en los casos de DD
y DI:

(26) a. El jefe de la tribu ordenó: «¡Hacedlos prisioneros!»


b. El jefe de la tribu ordenó que los hicieran prisioneros.

Sabem os q u e dichos v erb o s están en u n a zo n a fro n teriza e n tre los de d ecir y los de volu n tad ,
y que el acto co m u n icativ o q u e estos designan in te n ta p ro d u c ir u n a reacción o co m p o rtam ie n to en
el d estin atario . S ab em o s tam b ién q u e su c o m p o rtam ie n to sintáctico p re se n ta posibilidades q u e no
se dan en los verb o s d e d ecir y sí en los de actitu d proposicional. N o o b sta n te , consideram os válido
seleccionar, d e to d o s sus usos, aquellos en los q u e sea m an ifiesto su ca rá c te r de acto verbal co­
m unicativo, es decir, aq u ello s en q u e la o ració n com pletiva su b o rd in a d a q u e fu n cio n a co m o cita
indirecta in d iq u e, n o sólo el co n ten id o de un acto de com unicación, sino tam b ién su significante.
N o o tra es !a razó n d e q u e n o re su lte ch o can te el uso de esto s verb o s co n citas directas.

Todos los verba dicendi introducen, pues, el discurso reproducido e indican que
un acto lingüístico ha sido realizado. Y todos ellos, excepto decir, aportan distintos
tipos de información sobre el acto lingüístico efectuado, siendo muchos los que
incluyen una información que condiciona directam ente la m anera en que el receptor
interpretará el discurso citado e imponen, por tanto, una cierta lectura al destina­
tario. Nótese, por ejemplo, cómo en (27a) el hablante se limita a citar textualmente,
sin valorar si esas palabras suponen o no una amenaza, mientras que en (27b) esa
valoración es explícita; en ambos casos, la cita directa es idéntica:

(27) a. M e dijo: «No me gustaría hacerte daño...»


b. Me amenazó: «No me gustaría hacerte daño...»

El hablante, pues, es el que establece la fuerza ilocutiva [—^ § 60.1.1.1] de la


cita, según use para introducirla uno u otro verbo de todos los que, por su propio
significado, lexicalizan la m odalidad de enunciación: verbos que implican la verdad
o la falsedad del discurso citado (revelar, pretender, etc.), (28a), verbos que sitúan el
discurso reproducido en la orientación argumentativa (responder; repetir, concluir,
etc.), (28b), verbos que explicitan la fuerza ilocutiva (suplicar, prometer, rogar, etc.),
(28c), verbos que inscriben el discurso reproducido en una tipología de las distintas
formas de narrar un hecho (relatar, contar, demostrar, comentar, etc.), (28d), y verbos
que especifican el modo de realización fónica del enunciado (gritar, murmurar, cu­
chichear, etc.), (28e) [—> §32.3]:

(28) a. Confesó que él había sido el autor de la broma.


b. «Y vivieron felices y comieron perdices», concluyó.
c. Le rogaron: «¡Quédate con nosotros!»
d. Com entaron que había tenido una angina de pecho.
e. G ritó que ya iba.

Creemos que m erece un estudio más detallado el verbo hacer cuando introduce
citas de m aterial verbal asemántico, ya que cuando la cita directa reproduce un
enunciado verbal asemántico, el español exige que en la expresión introductora apa­
rezca un verbo especial:
55.1.2.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3560

(29) Cuando mis sobrinos juegan a los bomberos hacen: «¡Iii-a, iii-a, iii-a!».

Observemos que si en la cita directa se sustituyen las secuencias fónicas verbales


asemánticas por enunciados lingüísticos, (30a), o si en la expresión introductora se
sustituye el verbo hacer por un verbo de decir, (30b), se crean oraciones agram ati­
cales:

(30) a. *Cuando mis sobrinos juegan a los bomberos hacen: «¡Fuego! ¡Fuego!».
b. ??Cuando mis sobrinos juegan a los bomberos dicen: «¡Iii-a, iii-a, iii-a!».

Resulta, pues, evidente que hacer presenta en español ciertas restricciones de


selección: exige la cita de m aterial verbal asemántico efectivamente realizada por el
hablante que reproduce. F rente a este com portamiento, el verbo decir parece no
presentar en D D ninguna restricción al tipo de cita que le sigue, ya que una cita
directa puede estar constituida por una oración incompleta, (31a), varias oraciones,
(31b), elementos inconexos, (31c), enunciados en otra lengua, (31d), o enunciados
agramaticales, (31e):

(31) a. Dijo: «No sé yo si...»


b. Dijo: «Te he dicho que no. Y es que no. No insistas. Lo tengo claro.
D éjam e en paz».
c. Dijo: «Es que... o sea... yo no... vaya, que...».
d. Dijo: «Odi et amo. Q uare id faciam, fortasse requiris, nescio sed
fieri sentio et excrucior».
e. Dijo: «La niña corren rápidos».

Sinembargo, sí existe también para el verbo decir una restricción: esa cita
introducida por decir debe estar form ada por expresiones lingüísticas y debe ser
reconocida como una secuencia de palabras (no importa si completas o incompletas,
si correctas o incorrectas).
Podría parecer, por tanto, que decir y hacer están en distribución com plem en­
taria: ambos exigen que las citas directas por ellos introducidas incluyan material
lingüístico y m aterial verbal asemántico, respectivamente. Un buen ejemplo de esto
lo constituye la reproducción de los prim eros sonidos que emite un bebé; ningún
hablante español suele dudar sobre la gramaticalidad o agramaticalidad de los si­
guientes enunciados:

(32) a. El bebé {hizo/dijo}: «Agó, Agó».


b. E l bebé {*hizo/dijo}: «Ajo».

Es evidente que en (32b), el bebé no ha emitido una palabra con el significado


de «planta liliácea cuyo bulbo se usa mucho como condimento». Sin embargo, el
hablante que reproduce ese sonido lo asimila a una palabra real que existe en es­
pañol y, en consecuencia, cambia el verbo introductor de la cita. 14
Existen casos, sin embargo, en que ambos verbos son intercambiables:

14 E l h e c h o d e q u e las c itas d ire c ta s in tro d u c id a s p o r el v e rb o h a c e r n o a d m ita n tra s la c ió n a DT se e x p lic a rá m ás


a d e la n te e n re la c ió n c on el c o n c e p to d e ‘m en sa je lite ra l’.
3561 El discurso reproducido 55.1.2.1

a) Cuando el hablante que reproduce quiere parodiar un m odo particular de


hablar, a fin de llam ar la atención sobre la entonación y el estilo de la cita más que
de su contenido. Así, Pepa hizo: «¡Fenomenal!», por ejemplo, debe leerse forzosa­
mente con una entonación que parodie ó imite ese modo especial de hablar que
asignamos a Pepa por el m ero hecho de usar el verbo hacer. 15
b) Cuando la cita es una mezcla de palabras y de m aterial verbal asemántico:
Cuando el cantante saludó, el público enteró {hizo/dijo}: «¡Bravo! [aplausos] ¡Otra!
¡Otra! [aplausos]».

Estudiem os a continuación las formas en que se presentan los verba dicendi en


la expresión introductora del D D y del DI.

a) Los verba dicendi en la expresión introductora de la cita directa


Algunos verbos, por su propio significado léxico, sólo pueden aparecer en la
expresión introductora del D D e introducir una cita directa. Recordemos que
la reproducción de una cita en D D es uno de los procedimientos de que dispone
el hablante de una lengua para conceder a su enunciado ese carácter de literalidad.
Es esa literalidad la causa de que algunos verbos, por su propio significado léxico,
sólo puedan introducir DD, nunca DI.
Unas veces, el mensaje es considerado lenguaje literal por toda la sociedad. Es
el caso, entre otros, de los géneros literarios, que sólo pueden ser citados en DD,
con verbos como recitar, declamar, cantar, etc.: 16

(33)a. «No la toques ya más, que así es la rosa», recitó.


b. # R ecitó que no la tocara ya más, que así era la rosa.
(34)a. Cantó: «Mira mi pecho tatuado con este nom bre de mujer...».
b. # C an tó que m irara su pecho tatuado con aquel nom bre de mujer.

Otras veces, en cambio, es el hablante que reproduce un enunciado el que


concede a la cita esa intención de literalidad; el hablante de la situación de enun­
ciación reproducida no pretendía que su mensaje perm aneciese invariable, pero el
hablante que lo reproduce como cita directa sí quiere que el oyente capte esa in-
variabilidad. El D D, pues, posee su valor comunicativo no tanto en el hecho de que
el hablante que cita lo haga realm ente de modo literal, como en que el receptor
capte esa ‘intención’ de literalidad. Tal es el caso, tanto de mensajes que deben ser
reproducidos fielm ente porque en esa fidelidad radica precisamente su razón de ser
(dictados, citas, traducciones, etc.), (35), como de mensajes en los que el hablante
que reproduce considera más im portante el significante que el significado, (36); y
la gama de verbos introductores, en este último caso, va desde los términos más
generales, como pronunciar (en la lengua oral) o transcribir (en la lengua escrita),
hasta otros más específicos, que critiquen ese m odo de em itir un enunciado (tarta­

15 C on s u je to h u m a n o , e n a lg u n o s caso s es ta m b ié n p o sib le el u so d el v e rb o ponerse:

(i) E s ta b a h a b la n d o ta n n o rm a l y d e r e p e n te se p u so : « ¡Q u e sí tal, q u e sí cual!».

]fl E n p a la b ra s d e L á z a ro C a r re te r (1980: 168), «El g é n e ro d e s e m p e ñ a a s í u n p a p e l m o d e liz a n te s o b re el m e n s a je , y


la p e rc e p c ió n de la e s tr u c tu r a p o r p a rte d el r e c e p to r es e le m e n to im p re sc in d ib le p a ra e s te tip o d e co m u n ic a ció n : le rev e la
q u e se e n c u e n tra a n te u n te x to lite ra l y a n te u n g é n e ro d e te r m in a d o . C o n trib u y e , p o r ta n to , al d e s c ifra m ie n to , fa v o re c ie n d o
su in te lec c ió n c o rre c ta » .
55.1.2.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3562

mudear, parodiar, etc.) o que lo caractericen por el tipo de sonido predom inante en
su emisión fónica (nasalizar; palatalizar, asibilar, etc.):

(35) a. Dictó: «Bájame la jaula, Jaime, bájamela, bájamela»,


b. Tradujo: «Mi sastre es rico».
(36) a. U n amigo mío, que es chino, pronuncia así este trabalenguas: «Un
tigle, dos tigles, ties tigles...».
b. Tartam udeó: «E, e, e, eres ta, ta, tan bue, buena...».

A u n q u e e n el § 55.3.2.2 v erem o s q u e la im p ro p ied a d de m uchas citas in d ire ctas co m o tra n s­


posició n de u n a cita d irecta p revia se explica p o r el fen ó m en o de la tran sp aren cia, existen casos en
los q u e esa in terp retació n d e la cita com o lenguaje literal no d ep en d e del v erb o de la expresión
in tro d u c to ra, sino d e la cap tació n del c a rá c te r litera l del enunciado p o r p a rte del h a b la n te qu e lo
re p ro d u c e . A sí, p o r ejem p lo , la rep ro d u c ció n en D I de refranes, frases h echas y o tra s fórm ulas
lingüísticas es g ram aticalm en te posible. S in em bargo, su aparición en la cita in d ire cta sólo resu lta
a p ro p ia d a cu an d o esto s e n u n ciad o s no ex p erim en tan nin g ú n cam bio form al. E n caso contrario, el
h a b la n te q u e los re p ro d u c e n o h a b rá c a p ta d o su cará c te r de m ensajes litera le s y, al citarlos en D I,
viola el prin cip io p rag m ático q u e exige re s p e ta r sie m p re la form a de estos:

(37) a. D ijo: « E n tre to dos la m a ta ro n y ella sola se m urió».


b. # D ijo que e n tre todos la h a b ía n m a ta d o y q u e ella sola se h a b ía m u erto .

b) Los verba dicendi en la expresión introductora de la cita indirecta


Frente a lo visto, no creemos que en español existan también verbos que sólo
pueden aparecer en la expresión introductora del DI. Bien es verdad que verbos
como contar, referir, relatar, explicar o narrar, exigen argumentos que recojan sólo el
significado de] enunciado y no la form a en que este fue emitido originariamente.
Pero consideramos gramaticalm ente correcto — aunque quizá poco frecuente en la
comunicación— que estos verbos introduzcan también citas directas:

(38) a. [DD El profesor de química explicó: «Ácido más base es igual a sal
más agua»].
b. [D| El profesor de química explicó que ácido más base era igual a
sal más agua],

c) Los verba dicendi en D D y en D I


M encionarem os en tercer lugar los verbos que pueden aparecer tanto en la
expresión introductora del DD como en la expresión introductora del DI. Son el
grupo más numeroso. Todos ellos describen acciones que pueden realizarse con
palabras, y adm iten la expresión formal de dichas palabras como una cita directa y
como una cita indirecta subordinada al verbo m ediante la conjunción que. Estos son
algunos ejemplos: verbos de opinión (opinar; considerar, reputar, juzgar, etc.), verbos
de valoración positiva (alabar, aplaudir, aprobar, celebrar, felicitar, elogiar, etc.), ver­
bos de valoración negativa (criticar; reprochar, etc.), verbos declarativos (decir; co­
municar, mencionar; notificar, manifestar, responder, contestar, etc.), verbos de m anera
de decir (gemir; gritar, susurrar, chillar, balbucear, murmurar, etc.), verbos m arcadores
de la modalidad de enunciación (exclamar; preguntar, etc.), verbos de orden o m an­
dato (mandar; ordenar, encargar, prohibir, etc.), verbos de petición o ruego (rogar,
3563 El discurso reproducido 55.1.2.2

pedir, suplicar, exigir, solicitar, reclamar, etc.), verbos declarativos con valor prospec­
tivo (anunciar; pronosticar, augurar, predecir, prometer, jurar, avisar, etc.), etc.

55.1.2.2. Verbos de percepción, verbos epistémicos y verbos de sentimiento

Vimos ya que toda cita es una representación con palabras, independientemente


de que dichas palabras sean reales o ficticias, exactas o aproximadas, pronunciadas o
pensadas. Veamos, sin embargo, si es posible establecer una distinción entre los verbos
que introducen esas citas, y para ello compararemos los verba dicendi y los verbos de
percepción, por una parte, y los verba dicendi y los verbos epistémicos, por otra.

a) Verbos de comunicación verbal frente a verbos de percepción


El valor semántico de verbos como oír, entender, escuchar, etc., radica en que
designan la ‘recepción’ de cierta información (no existe intención de cita, por tanto
Su comportamiento sintáctico, además, como el de todos los verbos de percepción
sensible cuando rigen una completiva [—> § 32.3.1], exige la correlación de tiempos
con el verbo subordinado para que no se altere m etafóricam ente la significación del
verbo principal (correlación que no es necesaria en D I) [—> § 47.2], Compárense,
por ejemplo, los siguientes enunciados:

(39) a. ¿No oyes que vienen?


b. ¿No oyes que vinieron?

Vemos que (39a) es una oración ambigua: la pregunta que el hablante dirige
al oyente puede interpretarse de dos formas distintas, según se considere el enun­
ciado vienen como una afirmación que el hablante hace, (40a), o como una repro­
ducción de la información aportada por otro interlocutor, (40b), aunque la totalidad
del enunciado no constituya un caso de D I, (40c):

(40) a. [¿No oyes [que vienen]?] («¿No oyes el sonido que hacen sus pa­
sos?»).
b. [¿No oyes [CI que vienen]?] («¿No oyes que alguien dice que vie­
nen?»).
c. * [ d i ¿ [ e i N o oyes] [a que vienen]?].

El enunciado ¿No oyes que vinieron?, en cambio, sólo puede recibir la segunda
interpretación a causa de la falta de correlación tem poral entre el verbo principal
de percepción y el verbo subordinado y, en consecuencia, la imposibilidad física de
oír un sonido emitido con anterioridad.
Esta distinción entre citas que siguen a un verbo de decir y citas que siguen a
los verbos de percepción parece venir confirmada por la existencia de lenguas en
las que uno y otro tipo de enunciado m uestran com portam ientos sintácticos distin­
tos. 17

17 E n ru so , p o r e je m p lo , C o m rie (1986) h a e s tu d ia d o q u e el tie m p o q u e a p a re c e e n la c ita es d istin to seg ú n vaya


d e trá s d e v e rb o s d e d e c ir (d o n d e el tie m p o d e la e n u n c ia c ió n o rig in al se c o n s e rv a ) o d e tr á s d e v e rb o s d e p e rc e p c ió n (se
u sa el tie m p o d el c e n tro d e íc tic o d el h a b la n te q u e re p ro d u c e ).
55.1.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3564

b) Verbos de comunicación verbal frente a verbos epistémicos


Basamos la oposición entre los verba dicendi y los ‘verbos epistémicos’ (verbos
de conocimiento, opinión y juicio, tam bién llamados ‘verbos de actitud proposicio-
nal’) [—>· §§ 24.2.2, 32.2-3, 36.3.2.3, 38.2.1 y 38.3.2.1], en el hecho de que sólo en
los primeros esa reflexión interior se comunica a los demás verbalmente. D e hecho,
hay verbos de comunicación que no especifican comunicación verbal y cuyo uso, por
tanto, no puede constituir casos de D I (no admiten, además, una cita directa pa­
ralela):

(41) a. Sonriendo me indicó que estaba muy a gusto.


b. *[DI Sonriendo me indicó [CI que estaba muy a gusto]].
c. *[DD Sonriendo me indicó: [CD «Estoy muy a gusto»]].

Semánticamente, la diferencia podría sintetizarse así:

(42) Verbo de pensar:


Alguien piensa que [expresión convencional de su pensamiento]
(43) Verbo de decir:
a. [DD Alguien dice: [CD «[CDmensaje literal]»]].
b. [DI Alguien dice: [c, que [CI mensaje expresado desde el sistema de
referencias deícticas del hablante]]].

Así, por ejemplo, si el presentador del parte meteorológico no sabe que hace
un día espléndido, en (44b) los telespectadores podrán reprocharle que se haya
equivocado, algo imposible en (44a), donde las predicciones meteorológicas son ex­
presadas como una opinión:

(44) a. El hombre del tiempo {cree/intuye/opina} que está lloviendo.


b. El hom bre del tiem po {afirma/asegura/dice} que está lloviendo.

Además de este rasgo semántico, existe otra diferencia entre los verbos de decir
y los verbos epistémicos. Observemos los siguientes ejemplos:

(45) a. Recordó: «Hoy es mi cumpleaños».


b. Recordó que aquel día era su cumpleaños.
(46) a. Me recordó: «Hoy es mi cumpleaños».
b. Me recordó que aquel día era su cumpleaños.

Si en (45) interpretam os el verbo recordar como un verbo de pensam iento y no


como un verbo declarativo, es evidente que sólo existe intención citativa en (46),
donde la presencia de un objeto indirecto que designa un destinatario supone la
explicitación verbal del recuerdo (sólo expresando un recuerdo m ediante palabras
podemos perm itir a los demás que conozcan su existencia):

(47) a. Recordó que era su cumpleaños, pero no me lo dijo.


b. *Me recordó que era su cumpleaños, pero no me lo dijo.

Esa presencia del objeto indirecto, en cambio, suele ser frecuente con los verbos
de decir, dado que todo acto de comunicación, también el reproducido, se refiere
3565 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.1

a una situación en la que el emisor, el receptor y lo que se comunica son elementos


necesarios. Los verbos de comunicación, por tanto, son, grosso modo, verbos de tres
argumentos [—> § 32.3.2],18 Los verbos epistémicos, por el contrario, sólo tienen
dos argumentos (alguien piensa algo) y rechazan la presencia de un objeto indirecto
que tenga como referente el destinatario de un pensam iento en su estado puro y
no en su expresión lingüística (^alguien piensa algo a algiúen).
Si bien acabamos de ver la posibilidad que presentan algunos verbos epistémicos
de convertirse en verbos de comunicación verbal (la presencia en el contexto de un
destinatario de la acción del verbo favorece su interpretación como expresión verbal
de un acto psíquico interior), el fenómeno opuesto tam bién es posible, y algunos
verbos de comunicación verbal, al ser usados reflexivamente, pierden su significado
habitual y adquieren un significado figurado de verbos epistémicos (decirse, pregun­
tarse, etc.):
(48) Paula {se decía/se preguntaba}: «¿Existirán de verdad los Reyes M a­
gos?».
Por razones pragmáticas, y no formales, nos cuesta imaginar al sujeto de estos
enunciados hablando en voz alta consigo mismo, o escribiéndose una carta en la
que el destinatario y el rem itente sean la misma persona; que emisor y receptor
coincidan en un mismo acto de comunicación es algo que en nuestro contexto cul­
tural resulta anómalo y poco usual, aunque no imposible. Y esa es la causa de que
tendamos a interpretar estas citas como palabras dichas ‘m entalm ente’ por el sujeto,
es decir, como pensam ientos suyos. 1,J
Por todo lo visto, creemos que queda justificada la definición del DD y el DI
como reproducción de enunciados verbales y, en consecuencia, la necesidad de que
la expresión introductora de ambos procedim ientos de cita incluya uno de estos
verbos en form a flexionada.

55.2. La sintaxis del discurso directo y la sintaxis del discurso indirecto

55.2.1. La sintaxis del discurso directo


El DD se ha considerado siempre fácilmente reconocible (el hecho de que la
cita literal aparezca tipográficamente enmarcada por comillas o guiones favorece su
rápida identificación). A hora bien, saber identificar o reconocer este procedimiento
discursivo no es definirlo. D e hecho, han sido muchas las soluciones propuestas para
establecer qué tipo de relación sintáctica se establece entre la expresión introductora
y la cita directa en el DD. A continuación revisaremos cada una de ellas, y nos
centraremos en la hipótesis que define el D D como yuxtaposición de la E l y la CD.
a) El análisis de la cita directa como aposición de un deíctico211
Los partidarios de esta teoría sobrentienden siempre la existencia, en la expre­
sión introductora, de un deíctico anafórico de la cita directa [—s- § 54.5]. En (49),

!ί! E x iste n , sin e m b a rg o , v e rb o s d e c la ra tiv o s q u e n o a d m ite n c o m o a rg u m e n to u n d e s tin a ta rio ; afirm ar, p o r e je m p lo ,


es u n v e rb o declarativo· q u e n u n c a lleva o b je to in d ire cto .
19 D e h e c h o , en o tra s len g u a s ex iste n v e rb o s d istin to s p a ra c a d a u n o d e lo s té rm in o s d e esto s p a re s: rem em b er (« re ­
c o rd a r algo») / re m in d ( « re c o r d a r alg o a a lg u ie n » ); w o n d er ( « p re g u n ta rs e alg o » ) / a sk ( « p re g u n ta r alg o a a lg u ien » ), etc.
2(1 E s ta te o ría se e n c u a d r a r ía d e n tr o de! e n fo q u e d e la g ra m á tic a g e n e ra tiv a tra n s fo rm a c io n a l d e los a ñ o s s e te n ta . P a ra
u n e stu d io m ás d e ta lla d o d e la p o lé m ic a su s c ita d a en esos a ñ o s a c e rc a d e la fo rm a e n q u e el D D es g e n e ra d o p o r la
gram á tic a , v é a n se B a n fie ld 1973, P a r te e 1973a, 1973b y C ra m 1978.
55.2.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3566

por tanto, la cita directa estaría en aposición con el pronombre demostrativo esto y
el adverbio así, ambos sobreentendidos.

(49)a. M e preguntó (esto): «¿Cómo dices que te llamas?».


b. Le contesté (así): «Me llamo M aría de la Asunción, pero me llaman
Chon».

Hoy en día, esta teoría de la aposición tiene interés, pero no tanto para los
casos en que ese supuesto deíctico se sobrentiende, sino para los casos en que la
expresión introductora incluye un sintagma nominal que funciona como comple­
mento directo del verbo de decir y es correferencial con la cita directa (el sintagma
nominal y la cita directa van forzosam ente separados por una pausa):

(50)a. Cantó una canción: «¡Caminito que el tiempo ha borrado...!».


b. Recitó un poema de amor: «Me gusta cuando callas porque estás
como ausente...».

En todos estos casos, el pronom bre esto y el adverbio así — cuando realm ente
aparecen explícitos en la expresión introductora de la cita— o los sintagmas nomi­
nales una canción y un poema de amor son distintos categorialmente a los enuncia­
dos citados de forma literal, que, además, pueden com prender fragmentos muy am­
plios de discurso. Por otra parte, y como otro rasgo que diferencia estos casos de
las auténticas aposiciones, señalaremos que, si bien los supuestos núcleo y aposición
de estos ejemplos son nocionalmente intercambiables —en función, precisamente,
de su identidad referencial—, no existe libertad de posición entre ellos: la antepo­
sición o posposición de la cita directa es imposible respecto del verbo de la expresión
introductora y respecto del sintagma nominal que funciona como objeto directo de
este:

(51)a. *Cantó: «Caminito que el tiempo...», una canción,


b. ’"«Caminito que el tiempo...», una canción, cantó.
(52)a. *Recitó: «Me gustas cuando callas...», el poema de amor que más
me gusta.
b. *«Me gustas cuando callas...», el poema de amor que más m e gusta,
recitó.

Por último, oraciones del tipo de (53a) son gramaticales, frente a lo que ocurre
cuando esa cita se intenta reproducir en DI:

(53) a. Nos contó una historia increíble: «Cuando den las doce cam pana­
das, veréis cómo me convierto en sapo»,
b. *Nos contó una historia increíble que cuando dieran las doce cam­
panadas veríamos cómo se convertía en sa p o .21

21 E s te e je m p lo es g ra m a tic a l c o n u n a p a u s a d e la n te d e q u e , y a q u e , en e ste caso, e n tr e el sin ta g m a n o m in a l y la


o ra c ió n c o m p le tiv a existe n o sólo id e n tid a d n o c io n a l sin o ta m b ié n e q u iv a le n cia je rá rq u ic a :

(i) N os c o n tó u n a historia increíble: q u e c u a n d o d ie ra n las d o c e c a m p a n a d a s v e ría m o s c ó m o se c o n v e rtía e n sap o .


3567 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.1

La agramaticalidad de (53b) queda explicada por el hecho de que las subordinadas


completivas tienen naturaleza argumentai y, por tanto, sólo pueden aparecer como parte
integrante de un sintagma nominal si van precedidas de una preposición que es ‘marca
formal’ o ‘marca de función’ de la oración [—»- § 33,3]: Nos contó la historia increíble
*(de) que cuando dieran las doce campanadas veríamos cómo se convertía en sapo. En
(53a), en cambio, la gramaticalidad se explica por la independencia sintáctica que pre­
sentan la expresión introductora y la cita directa, de modo que el sintagma nominal
una historia increíble admite la cita directa en la posición que le sigue.
Así pues, que la presencia de un sintagma nom inal que funciona como objeto
directo dependiente del verbo de decir de la expresión introductora sea compatible
con la cita directa e incompatible con la cita indirecta probaría que el DD y el DI
tienen estatutos gramaticales distintos.

b) El análisis de la cita directa como un uso metalingüístico del lenguaje22

Desde este punto de vista, una oración que incluya un enunciado en una cita
directa no reproduce el significado de este —sólo lo nom bra— , con lo que la ex­
presión citada se convierte en un ‘nom bre’ que significa la expresión en cuestión.
Creemos necesario, sin embargo, distinguir el D D y el m etalenguaje. En la cita
—sea directa o indirecta— , se ‘usa’ la lengua; en la expresión metalingüística, en
cambio, se ‘m enciona’. Y si bien es verdad que, tanto en la cita directa como en el
uso metalingüístico de una expresión, desaparece la función referencial del lenguaje,
las razones son distintas en cada caso: en el m etalenguaje, porque nom brar una
expresión lingüística supone no hacer referencia a nada que no sea la propia ex­
presión; en la cita directa, en cambio, porque, si bien las palabras se usan, no son
realmente del hablante que las reproduce, sino m era imitación del uso que otro
hablante hizo de ellas.
Por ello, en el D D resulta redundante anteponer a la cita sintagmas del tipo
la expresión o las siguientes palabras. A nte enunciados metalingüísticos, en cambio,
esa clase de expresiones ayuda a facilitar la descodificación como un caso de m e­
talenguaje:

(54) a. Lo m ejor de toda la película es cuando él le pide a ella (una de­


claración de amor): «Miénteme, dime que me quieres»,
b. *(La petición de una declaración de amor) Míenteme, dime que me
quieres me puso la piel de gallina.

Desde un punto de vista fónico, además, cualquiera que sea la posición de la


expresión introductora del D D, la pausa que los separa y la entonación peculiar que
define a la cita directa diferencian claramente el D D del m etalenguaje.23

22 E s ta te o ría tra d ic io n a l a rra n c a c o n F re g e (1892) y d e fin e el D D c o m o un caso d e m e ta le n g u a je : la ‘te o ría a u to n í-


m ic a ’ (o m eta lin g ü ístic a ) d el D D . R e y -D e b o v e (1978) h a e x te n d id o esto s p la n te a m ie n to s al e stu d io d e l D I. S egún la a u to ra ,
la c o m pletiva n o s e r í a 'u n a s u b o rd in a d a o rd in a ria , p o rq u e el c a rá c te r m eta lin g ü ís tic o d e l v e rb o d e d e c ir se e x te n d e ría
tam b ién a lo dicho.
23 A sim ism o, la p a u s a q u e e x iste e n tr e la e x p re sió n in tro d u c to r a y la c ita d ire c ta en D D sirve, ta m b ié n , p a ra d e m o s tra r
q u e la c ita d ire c ta n o fu n c io n a d e c o m p le m e n to d ire c to d e l v e rb o d e d e c ir. D e h e c h o , la u n id a d q u e e x iste e n u n a e s tru c tu ra
tran sitiva e n tr e el v e rb o y su c o m p le m e n to d ire c to h a d e m a n ife s ta rs e p o r la u n id a d rítm ic a d e a m b o s , y d ich a u n id a d
excluye la p a u s a fó n ic a e n tr e am bos.
55.2.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3568

P o r o tra p a rte , es p o sible, y m uy n o rm al e n la len g u a o rdinaria, la trad u cció n d e u n a cita


directa a u n a len g u a d istin ta d e la original. T ra d u c ir u n en u n ciad o usado m etalin g ü ísticam en te, e n
cam bio, re su lta in ap ro p iad o p o rq u e la pred icació n q u e de él suele h acerse es ex p resió n de u n a
p ro p ie d a d lingüística suya, y si dicho e n u n c ia d o cam bia esa p ro p ied ad , en la m ayoría de los casos
ya n o tie n e validez.

(55) a. E n inglés n o se dice: «T engo h am bre». Se dice siem pre: «E stoy h am b rien to » ,
b. ? E n inglés, la o ració n Tengo ham bre es incorrecta.

E ste ú ltim o ejem plo e s tá relacio n ad o , adem ás, con el hecho de que, m ien tra s el significado
in te rn o d e la cita contrib u y e al significado to ta l del enunciado, en las expresiones m etalingüísticas
lo ú nico p e rtin e n te es su ‘n o m b re ’, la m en ció n que de ellas se hace. P o r eso la a n á fo ra re su lta
inco m p atib le co n ex p resio n es m etalingüísticas, y com patible, en cam bio, con la cita d irecta.

(56) a. C u an d o le p re g u n té el n o m b re de la urbanización, m e dijo Vistas al m onte, p ero yo


no vi {n in g ú n m o n te/??n in g u n o } d o n d e m irar,
b. M e dijo: «M ira al m o n te» , y e n él vi ag azap ad o un b an d o de perdices.

c) El análisis de la cita directa como el complemento directo del verbo de decir


E ntre los gramáticos que han estudiado el D D ha sido m ayoritariam ente de­
fendida la definición sintáctica de la cita directa como objeto directo del verbo de
decir de la expresión introductora, y suele ser habitual incluir el estudio del DD y
el D I en el capítulo de la subordinación sustantiva [—*- §§ 24.2 y 32.3],24
A favor de esto se ha esgrimido la posibilidad de transform ar la cita directa en
sujeto de un verbo de decir en pasiva [—> § 25.4] (57) o de convertirla en foco del
D D (58) [ - » Cap. 6 5]:25

(57) a. El m aestro nos decía: «Tenéis que estudiar para ser hom bres y m u­
jeres de provecho el día de mañana»,
b. Tenéis que estudiar para ser hombres y mujeres de provecho el día de
mañana nos era dicho a menudo por el maestro.
(58) a. Dijiste de mí: «Es una foca repugnante».
b. Es una foca repugnante fue lo que dijiste de mí.

Prescindiendo del hecho de que la prueba de la pasivización no posea pleno


rendim iento en todos los casos, (57b) pone de manifiesto un fenómeno distinto a
la supuesta función de com plem ento directo de la cita directa: el uso metalingüístico
que se hace de toda cita que aparezca como sujeto de un verbo de comunicación
verbal en pasiva. Y es prueba form al de ello la falta de concordancia de género y
núm ero entre el sujeto y el participio del verbo en pasiva:

(59) Foca repugnante {fue dicho/*fue dicha} con intención de molestarme.

En lo relativo a la posibilidad de convertir la cita directa en foco del DD,


ejemplos como los de (58) no dem uestran sino el valor metalingüístico del sujeto

24 H e rn á n d e z A lo n s o (1984: 2 31) y G u tié r r e z O r d ó ñ e z (1986) so n a lg u n o s d e los d e fe n s o re s e s p a ñ o le s d e e s ta te o ría .


E n tre los e s tu d io so s d el D D e n o tra s len g u a s h ay q u e c ita r a Z w ieky (1971a: 2 24), B a n fie ld (1 9 7 3 ), V a s s e u r (1 9 7 7 ), R ey -
D e b o v c (1978: 210), C o rn u J ie r (1978: 57), A u íh ie r (1 979) y C o u lm a s (1985).
^ Cf. A u th ie r 1979: 216 y ss.
3569 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.1

del verbo ser en una perífrasis de relativo cuando el verbo de la construcción de


relativo es un verbo de comunicación verbal.
Otro argum ento utilizado a favor de la definición sintáctica de la cita directa
como complemento directo del verbo de decir ha sido el fenóm eno de la an áfo ra,26
es decir, el hecho de que sea posible el uso de un pronom bre anafórico lo cuyo
antecedente sea la cita directa en su totalidad:

(60) M e advirtió: [«¡Ni una tontería más!»]¡. Y me [lo]¡ repitió dos veces.

Sin embargo, no todos los verbos de decir adm iten este pronom bre como sus­
tituto del enunciado reproducido.27 Y estos casos suelen coincidir con aquellos ver­
bos que no adm iten tampoco un sintagma nominal que funcione como complemento
directo suyo, es decir, de verbos que, por su propio significado, seleccionan com­
plementos oracionales y rechazan los sintagmas nominales:

(61) a. M e sermoneó: «¿Es que no vas a m adurar nunca?».


b. *Me lo sermoneó.
c. *Me sermoneó los mismos consejos de siempre.
d. M e sermoneó que debía m adurar y dejarme de tonterías propias de
la edad del pavo.

No hay que olvidar, además, el hecho de que en D D la sustitución pronominal


se efectúe siempre sobre el representante neutro. E sta característica, común al DD
y al metalenguaje, sirve precisam ente para diferenciar el uso citativo y metalingüís-
tico de una expresión, de su uso referencial:28

(62) a. Dijo: «Varias cosas». (uso citativo)


b. Dijo varías cosas. (uso metalingüístico)
c. # L a s dijo/Lo dijo.
(63) a. Dijo varias cosas. (uso referencial)
b. Las dijo/#L o dijo.

Podemos concluir, por tanto, que la pronominalización de la cita directa no es


una prueba de su subordinación al verbo de la expresión introductora, sino uno de
los fenómenos en los que se manifiesta la estrecha relación que existe entre el DD
y el diálogo.

d) El análisis de la cita directa y la expresión introductora como dos estructuras


yuxtapuestas29
Desde una definición de la yuxtaposición como un fenómeno discursivo
[—> § 54.4], creemos que el D D consiste, sintácticamente, en la yuxtaposición de la
expresión introductora y la cita directa. E ntre ambas no hay ningún enlace formal.

26 C f. A u th ie r 1979.
27 Cf. V e rd ín D ía z 1970 y G u tié r r e z O rd ó ñ e z 1986.
28 Cf. K u n o 1972 y P a r te e 1973a, 1973b.
2lJ E n te n d e m o s la ‘y u x tap o sic ió n ’ c o m o un tip o d e re la c ió n sin tá c tic a in te ro ra c io n a l d istin to d e la c o o rd in a c ió n y de
la s u b o rd in a c ió n , y n o c o m o u n a de las m a n ife sta c io n e s fo rm a le s q u e p u e d e n a d o p ta r las d os ú ltim a s: Cf. V e rd ín D íaz
1970, H e rn á n d e z A lo n so 1970: 94 y ss., M a rc o s M a rín 1974: 258, R o c a P o n s 1970: 379 y ss. o G iró n A lc o n c h el 1988.
55.2.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3570

La expresión introductora y la cita directa son dos estructuras yuxtapuestas que


constituyen un solo enunciado (el D D ), cuya correcta interpretación exige la pre­
sencia de ambos constituyentes [—»- § 54.5].

U n a d e las objecio n es q u e se p u e d e n p la n te a r a esta caracterización sin táctica del D D es el


h ech o d e q u e el D D cuya cita directa co n tien e secuencias anóm alas o e n u n a len g u a ex tra n je ra sea
co n sid erad o g ram atical e n su co njunto, lo q u e se ría una p ru eb a de q u e la cita d ire c ta no está
y u x tap u esta a la expresión in tro d u c to ra , sino q u e es p a rte in te g ra n te de u n a e stru c tu ra superior:

(64) a. M i h ija dijo: « ¿A q u e si voy p o r la cera no m e pillan los coches?»,


b. Y yo le expliqué q u e no se dice cera sino acera.

P en sam o s, sin em b arg o , que tal objeción en c ie rra u n a falsa id entificación e n tre los co n cep to s
de ‘y uxtaposición fo rm a l’ e ‘in d e p e n d e n c ia sin tác tica’. E n el D D , la expresión in tro d u c to ra y la cita
d irecta no d e p e n d e n sin tácticam en te la u n a de la o tra; es el h echo prag m ático de p e rte n e c e r a un
m ism o acto d e co m u n icació n el q u e da a to d a la e s tru c tu ra el cará c te r de en u n ciad o único. D e ahí
q u e la o ració n d e (64a) resu lte gram atical, p ese a la p resen cia de incorrecciones e n la cita. El
h ab la n te e stru c tu ra la expresión lingüística com o yuxtaposición de dos en unciados: la expresión
in tro d u c to ra es cread a p o r él; la cita directa, e n cam bio, se lim ita a re p ro d u c ir la expresión que
o tro elab o ró . E n co n secu en cia, si la ex p resió n in tro d u c to ra es gram atical, el resu lta d o global tam bién
lo será; sólo in cu rrió en v iolaciones fo rm ales el h a b la n te original.

Observemos el siguiente par de ejemplos:

(65) a. La actriz desmintió: «No estoy embarazada».


b. La actriz desmintió que estuviera embarazada. («Afirmó que no lo
estab a» )311

En (65a), la negación implícita en el significado del verbo de la expresión in­


troductora no pasa la barrera de los dos puntos, no alcanza a la cita directa. Así,
si desmentir significa «decir que no», ese no debe aparecer explícito en la cita. En
(65b), en cambio, el alcance de desmentir impide la aparición explícita de la negación
en la cita indirecta.
Podría pensarse, por tanto, que, dado un DD cuya expresión introductora con­
tenga un verbo cuyo significado léxico pueda desdoblarse en «decir que no» y cuya
cita directa incluya una negación explícita, su transposición a D I elimina la form u­
lación explícita de la negación en la cita indirecta. Y de ahí podría deducirse la
independencia sintáctica de la expresión introductora y la cita directa en el DD,
frente a la subordinación de la cita indirecta al verbo de decir en DI. En otras
palabras, en el D I el verbo rige sintácticam ente el enunciado citado; en el DD, no.
A esta diferencia se agrega la distinta interpretación de las expresiones refe-
renciales en la CD y en la CI. U na expresión referencial nunca puede aparecer
subordinada a otra correferencial con ella. Veamos un ejemplo:

3(1 N o e n tr a re m o s a a n a liz a r a q u í las ra z o n e s q u e p ro v o c a n el c a m b io d e m o d o v e rb a l (in d ic ativ o e n D D y su b ju n tiv o


e n D I), a u n q u e sí s e ñ a la m o s q u e n o son caso s d e rccció n , p u e s to q u e el in d icativ o , a u n q u e in a p ro p ia d o c o m o tra n sp o sic ió n
a D I d e u n D D p o r su in te rp re ta c ió n tra n s p a re n te , ta m b ié n es p o sib le en DI:

(i) La a c triz d e sm in tió q u e e s ta b a e m b a ra z a d a .

A sí, (65b) s u p o n e q u e el s u je to h a b la n te n o se p ro n u n c ia s o b re la false d ad o n o d e Ja n o tic ia de) e m b a ra z o , f re n te a


(i), d o n d e sí se p re s u p o n e la c e rte z a d e d ich o e m b a ra z o .
3571 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.1.1

(66) a. [Mónica]¡ dice que [la profesora],^· tiene mucha paciencia,


b. [Mónica]¡ dice: «[La p ro feso ra^ tiene m ucha paciencia».

En (66a), un caso de DI, Mónica y la profesora no pueden ser interpretados


como sintagmas nominales correferenciales. En (66b), en cambio, la expresión re­
ferencial la profesora puede aceptar relación de correferencia con Mónica, lo que
viene a probar que la cita directa no está subordinada al verbo de decir.
Si en los ejemplos de (66) sustituimos el sintagma referencial la profesora por
el pronombre anafórico ella, comprobaremos que la anáfora de la cita directa es
ahora la que no puede ser correferencial con Mónica, m ientras que si dicha anáfora
se da en la cita indirecta, la correferencialidad sí es posible [—> § 20.2.1]:

(67) a. [Mónica]¡ dice que [ella]¡ ¡ tiene m ucha paciencia,


b. [Mónica]; dice: «[Ella].¡d- tiene mucha paciencia».

La sintaxis del DD queda, pues, definida por la yuxtaposición de la expresión


introductora y de la cita directa, yuxtaposición que se entiende como un procedi­
miento de adyacencia discursiva entre la expresión introductora y la cita directa.
Cuando el argum ento interno del verbo de la expresión introductora está explícito,
funciona como predicado de la cita directa; cuando está implícito, en cambio, es la
pausa que existe entre la expresión introductora y la cita directa la marca de su
realización gramatical.

55.2,1,1. Incisos introductores de la cita directa

Muchos han sido los fenómenos lingüísticos englobados bajo la denominación


general de ‘inciso’, 31 térm ino preteórico con el que se suelen designar construcciones
muy dispares con la característica común de poseer una entonación independiente
e ir adjuntas directam ente a la oración principal. E n este apartado nos interesa
establecer tan sólo en qué casos la expresión introductora de la cita directa ocupa
una posición incidental y puede considerarse, por tanto, una construcción parenté-
tica.32

(68) a. Dijo: «Estoy cansada y quiero irme a dormir».


b. «Estoy cansada — dijo— y quiero irme a dormir».
c. «Estoy cansada y quiero irme a dormir», dijo.

31 C o m o u n a p e q u e ñ a m u e s tra d e la d isp a rid a d d e e s tru c tu ra s a g ru p a d a s b a jo la d e n o m in a c ió n g é n é ra i d e ‘in c is o \


p u e d e n c o n su lta rse los tra b a jo s d e C o rn u lic r (1 9 7 8 ), Lonzi (1 9 8 1 ), B a n fie ld (1979), M iltw o c h (1 9 7 9 ), M cC aw ley (1 9 8 2 ),
R e c a n a ti (1984) y Z iv (1985).
32 N o e n tra m o s a q u í e n el a nálisis d e los d istin to s a rg u m e n to s a p o rta d o s p o r la g r a m á tic a g e n e ra tiv a tra n sfo rm a c io n a l
d e los a ñ o s s e te n ta a c e rc a d e la n a tu r a le z a d e los incisos. D o s e ra n las p rin c ip a le s te o ría s d e fe n d id a s p o r los g e n e ra tiv ista s
en esos años:
a) The C o m p le m en t - Fronting H ypothesis (lo s incisos so n re s u lta d o d e tra n s fo rm a r d o s o ra c io n e s in d e p e n d ie n te s , en
u n a de las cu a le s existe, e lid id o o no, u n e le m e n to re la c io n a n te ).
b ) The P roform D eletion H ypothesis (los incisos son r e s u lta d o d e tra n s fo r m a r u n a o ra c ió n c o m p le tiv a m e d ia n te su
a n te p o sició n al v e rb o y la e lisió n d e l e n la c e su b o rd in a n te ).
P a ra un e s tu d io m ás d e ta lla d o d e e s ta p o lém ica , p u e d e n c o n s u lta rs e los tra b a jo s d e E m o n d s (1 9 7 6 ) y B an field (1979).
55.2.1.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3572

N o s lim itam os al estu d io d e la ex p resió n in tro d u c to ra del D D y elim inam os el e stu d io del D I
p o rq u e e n este últim o caso el cam bio de posición de la expresión in tro d u c to ra conlleva sie m p re en
españ o l la su p resió n de la co n junción su b o rd in an te. E sto hace q u e no nos hallem o s ya a n te un caso
de D I, sino an te u n recu rso expresivo m u ch o m ás cercan o al discurso in d ire cto libre (id én tic o a
este, d e h ech o , si n o fu e ra p o r la p resen c ia del verbo de lengua):

(69) a. [DI M a ría dijo q u e esta b a can sad a y q u e q u e ría irse a dorm ir]. E l viaje h ab ía
sid o a g o tad o r y le d o lía la cabeza.
b. *[D1 Q u e esta b a can sad a y q u e q u ería irse a dorm ir, dijo M aría]. E l viaje h ab ía
sido a g o ta d o r y le d o lía la cabeza.
c. E sta b a can sad a y q u e ría irse a d orm ir, dijo M aría. El viaje h abía sido a g o ta d o r
y le dolía la cabeza.
d. E sta b a can sad a y q u e ría irse a dorm ir. E l viaje h ab ía sido a g o ta d o r y le dolía la
cabeza.

D e h echo, en (69d) ob serv am os cóm o, si elim inam os el verbo de decir, o b te n e m o s un ejem plo
de estilo in d irecto libre, en el que re su lta ya im posible p a ra el le c to r sa b er q u é p a la b ra s fu ero n
em itid as p o r M a ría y cu áles d ire c ta m e n te p o r el n a r r a d o r .11 E s n ecesario, pues, d e lim itar so m e ra ­
m e n te los tip o s d e co n stru cció n q u e se h a n incluido bajo esta d en o m in ació n g en eral d e ‘inciso’.

En la gramática inglesa, Quirk y otros (1972:947 y ss.) consideran que la libertad


posicional es el rasgo definidor del paradigm a de las llamadas ‘oraciones de comen­
tario’ (comment clauses). Si aplicamos este enfoque al estudio del D D veremos que
la expresión introductora puede aparecer delante, en medio o detrás de la cita di­
recta, aunque esta sea el argum ento del verbo de la expresión introductora (las
palabras entrecomilladas son la noción que completa el significado del verbo en ese
determ inado contexto oracional):

(70) a. Dijo entusiasmada: «La idea me parece genial».


b. «La idea — dijo entusiasm ada— me parece genial».
c. «La idea me parece genial», dijo entusiasmada.

Un planteam iento distinto es el de Cornulier (1978: 53), que define el ‘inciso’


como aquella construcción situada en el interior o al final de una oración (nunca
al principio), que sufre la inversión del orden sujeto-verbo,34 y que no tiene un valor
modal marcado (ni imperativo, ni exclamativo, ni interrogativo). Cornulier diferen­
cia, por tanto, los conceptos de ‘inciso’ y de ‘citación’ (este último aplicable sólo a
los verbos que van en posición inicial) y denom ina ‘verbo parentético’ a aquellos
verbos que pueden aparecer en incisos. Como puede verse, la diferencia entre (71a)
y (71b) sólo afecta al hecho de que el pronom bre m e queda dentro del inciso, pero
fuera del verbo parentético:

•y S o b re la tra n s p a re n c ia y la o p a c id a d e n la in te rp re ta c ió n d e las c o n stru c c io n e s p a re n tc tic a s , p u e d e n c o n su lta rse


R e in h a rt 1975, 1983 y R ic h a rd 1986.

,4 R e s p e c to a la in versión de l o r d e n su je to -v e rb o , e n fra n c é s es p o sib le r e c u p e r a r el o rd e n su je to -v e rb o m e d ia n te la
in clu sió n d e la c o n ju n c ió n q ue, c o m o en (i). E n e sp añ o l, sin e m b a rg o , la p rese n c ia d e la c o n ju n c ió n n o su p o n e u n a
re c u p e ra c ió n d e d ich o o rd e n , c o m o se m u e s tra e n (ii):

(i) a. «À vos so u h a its !», { d it-il/q u ’il a d it}.


(ii) a. «L a vid a te d a so rp re sa s» , { q u e d ice la c a n c ió n /^ q u e la c a n ció n dice},
b. « ¡H o la, h e rm o so !» , { que d iría u n m a n c h e g o /;::q u e u n m a n c h c g o d iría}.
3573 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.1.1

(71) a. «No lo sé», me dijo. (inciso)


b. Me dijo: «No lo sé». (citación)
c. «No lo sé», me dijo. (verbo parentético)

Coincidimos con Cornulier en la idea de que, si los verbos parentéticos son


aquellos verbos que estructuralm ente pueden aparecer en las construcciones inci­
dentales (es el contexto —lingüístico y extralingüístico— el que determ ina la posi­
bilidad de este uso), los verbos parentéticos no constituirán una clase form al de
palabras. D e hecho, poder asignar esta propiedad a un verbo depende fundam en­
talmente de si la base elegida es semánticamente adecuada al inciso. Así, por ejem­
plo, cuando dicha base es una cita directa, son las convenciones pragmáticas de la
situación extralingüística en que se emite el enunciado las que perm iten hablar con
propiedad o im propiedad de la cita. Así, podem os pensar en una fiesta de cum­
pleaños en la que una persona felicita al anfitrión, pero no lo hace con las palabras
esperables («¡Felicidades!» o «¡Feliz cumpleaños!») sino con el siguiente enunciado:
«No tienes roja la nariz». Esta situación de enunciación, reproducida en DD sería:

(72) «No tienes roja la nariz», felicitó Luis a Pedro el día de su cumpleaños.

donde la cita directa resulta inapropiada como form a de felicitación. Sin embargo,
es posible pensar en un contexto extralingüístico que convierta en apropiado el
enunciado.
Hay que tener en cuenta, además, que son muy variados los factores gram ati­
cales de los que depende que un determ inado verbo sea parentético o no: el aspecto
léxico es uno de ellos. Así, el verbo saber perm ite construir oraciones gramaticales
en incisos incoativos, pero no en incisos imperfectivos, como se observa en (73):

(73) a. H abían sido ellos, supe después.


b. *Habían sido ellos, sabía después.

La negación hace posible la creación de incisos con algunos verbos, como se


observa en (74a), pero los bloquea con otros, como se m uestra en (74b):

(74) a. Lo haría sin falta, {no lo dudó/*lo dudó}.


b. Lo haré sin falta, {*no insistió/insistió}.

Asimismo, no es suficiente con establecer clases de verbos que pueden actuar


en las construcciones con incisos. Las perífrasis verbales y las subordinadas de in­
finitivo m antienen esta propiedad en unos casos, pero la cancelan en otros:

(75) a. «Gracias», me contestó.


b. «Gracias», me quiso contestar.
c. *«Gracias», me rehusó contestar.

La expresión introductora del D D sólo puede considerarse propiam ente como


inciso cuando aparece pospuesta a la cita directa o en una posición interior que
desdobla dicha cita directa en dos partes. En ambos casos, el verbo parentético
incluido en la expresión introductora ha de ser un verbo de comunicación verbal:
55.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3574

(76) a. «No tengo ni idea — contestó—, aunque puedo averiguarlo».


b. «No tengo ni idea, aunque puedo averiguarlo», contestó.

No abordarem os aquí otros tipos de incisos. Por las razones argüidas en el


§ 55.1.2, quedan fuera las citas directas cuando van introducidas por verbos de pen­
samiento, como en (77a) (véase el estudio de W eber y Bentivoglio (1991) sobre
dicho uso en el español oral de Venezuela), y también los incisos creados con pre­
dicados que denotan la expresión física de sentimientos, como en (77b), u otras
manifestaciones figuradas, como en (77c):

(77) a. «¿Qué le pasará hoy?», pensó.


b. «¡Nadie me quiere!», sollozó.
c. «¡Ya basta!», explotó.

Los factores que perm iten reproducir el DD son, por tanto, mucho más res­
trictivos que los que perm iten crear incisos. Así, en los casos en que la cita directa
va introducida por verbos de comunicación verbal, no se reproduce el D D , pero sí
se crean incisos, si el verbo está en presente y en prim era persona. No tenemos,
por tanto, citas directas en estos casos, sino comentarios o apostillas al enunciado
que se acaba de emitir (véase el § 55.1.1c):

(78) a. Podías haberm e avisado, digo yo.


b. * [ c d «Podías haberme avisado»], digo yo.
c. [CD «Podías haberm e avisado»], dije yo.

En resumen, desde una concepción restrictiva que no considera la libertad po­


sitional como rasgo suficiente para definir sintácticamente el concepto de ‘inciso’,
creemos que la expresión introductora del D D sólo es propiam ente inciso cuando
va en el interior o detrás de la cita directa (en el prim er caso, esa posición divide
la cita directa en dos partes). Incluso en este supuesto, entendem os que el verbo
parentético ha de ser siempre un verbo de comunicación verbal que no esté en
presente ni en prim era persona, puesto que en caso contrario no introducirá una
cita directa.

55.2.2. La sintaxis del discurso indirecto

Tres son los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de definir la sintaxis
del DI: la función sintáctica que desem peña la cita indirecta respecto del verbo de
la expresión introductora, la categoría gramatical de lo citado y el com portam iento
de la conjunción subordinante que.
Diremos, en prim er lugar, que la cita indirecta es siempre complemento directo
del verbo de decir [—*· § 32.3], Recordemos, de hecho, la incompatibilidad que la
cita indirecta presentaba con un sintagma nominal correferencial que funcione como
complemento directo del verbo de decir (§ 55.2.1a):35

S o b re el análisis, en inglés, del s u b o rd in a n te th a t c o m o u n d e íc tic o y, e n c o n sec u e n c ia , s o b re el an á lisis d el D I


c o m o u n a e s tr u c tu r a p a ra tá c tic a , p u e d e n c o n s u lta rs e D av id so n 1985 y H a n d 1991, 1993.
3575 La sintaxis del DD y la sintaxis del DI 55.2.2

(79) a. Nos contó (*la historia de su vida) que había nacido en Burgos, que
se había criado en Vigo y que ahora residía en Valladolid.

Respecto de la categoría gramatical de la cita indirecta, la tradición gram atical36


ha venido hablando de ‘oraciones subordinadas sustantivas’, por entender que la cita
indirecta es siempre una proposición subordinada que m antiene con el verbo de
decir de la expresión introductora las mismas relaciones que habitualmente m antie­
nen los sintagmas nominales.
Sin embargo, si toda cita indirecta tuviese que ser forzosam ente una oración,
sería imposible explicar enunciados como los de (80), en los que la cita indirecta
está constituida por ‘fragmentos oracionales’, 37 entendiendo como tales aquellos
enunciados que carecen de una forma verbal flexionada que los dote de indepen­
dencia sintáctica y semántica (son, por tanto, enunciados gramaticalmente incom­
pletos aunque contextualmente adecuados e interpretables):

(80) a. M e aseguró que nunca.


b. Preguntaron que desde dónde.
c. Opinó que una b irria .38

En lo relativo a la conjunción subordinante, se puede hablar de dos tipos dis­


tintos de que: un que, distintivo del discurso reproducido en D I y que resulta com­
patible con otros subordinantes —la conjunción si en las interrogativas indirectas
totales, y los interrogativos, en. las parciales, por ejemplo— , y un que, señal de
subordinación e incompatible, por tanto, con otros subordinantes.
Veamos, a continuación los distintos fenómenos que atañen a la conjunción que
en la cita indirecta: su ausencia en determ inados contextos, su repetición en otros
y su com portam iento ante las oraciones interrogativas indirectas.
La ausencia de la conjunción que en las oraciones completivas es un fenómeno
poco usual, exclusivo de la lengua escrita y característico, sobre todo, de verbos de
voluntad y tem or [—» § 32.3.2.3]:

(81) a. Nos rogó la acogiésemos por esa noche.


b. Tem í se dejasen atrapar.
E l su b o rd in an te d e las o racio n es com pletivas está au se n te en esp añ o l sólo cu an d o el v e rb o de
la su b o rd in ad a está e n subjuntivo y el v erb o principal, p o r su p ro p io significado léxico, es un verbo
prospectivo q u e co n ced e a la com pletiva un v alor de re fe re n c ia al fu tu ro [— s- § 49.5.2], E so s dos
requisitos se cu m p len tam b ién e n los casos de DI e n q u e es posible la ausencia d e que en la cita
indirecta. P o r ello, e n tre los v erb o s d e decir, n i los de significado exclusivam ente declarativo, n i los
retrospectivos ad m iten la au sencia de la conjunción.

El fenóm eno contrario, es decir, la repetición de que en un solo enunciado de


DI, se produce cuando dicho D I es transposición de una cita directa que contenga
varias oraciones.

?í’ B a ste, c o m o e je m p lo , la ex p licació n rec o g id a e n R A E 1973: 517.



17 P a ra un e s tu d io m ás d e ta lla d o d e e s te c o n c e p to p u e d e n c o n su lta rse , e n tr e o tro s , los tra b a jo s d e M o rg an (1 9 7 3 ) y
H e rn a n z (1978, 1979), e n los q u e se o fre c e u n e n fo q u e tra n s fo rm a c io n a l, o el a n álisis in te rp re ta tiv o d e fe n d id o p o r S h o p e n
(1972) y B ru c a rt (1987).

,s’ L a ra z ó n d e q u e ta n to los v e rb o s d e o p in ió n c o m o los d e c o m u n ic a ció n v e rb a l a d m ita n c o m o c o m p le m e n to fra g ­
m en tos o rac io n a le s ra d ic a e n el h e c h o d e q u e a m b o s tip o s d e p re d ic a d o s a d m ita n d e c la ra c io n e s y n o e n q u e am b o s
co n stitu y an e n u n c ia d o s e n D I.
55.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3576

(82) a. Les dijo: «¿Me dejáis jugar con vosotros? Prom eto ser un buen
chico. N o soy nada acusica, y tampoco soy chupón jugando al fút­
bol».
b. Les dijo que si le dejaban jugar con ellos, que prom etía ser un buen
chico, que no era nada acusica y que tampoco era chupón jugando
al fútbol.

L a tran sp o sició n a D I d e u n a cita d ire c ta cu an d o esta incluye u n texto p lu rio ra c io n a l d eb e


c onserv ar la su b o rd in ació n sin táctica de la cita in d ire c ta al verbo m ed ia n te la re p e tic ió n d e que; si
se elim in a la co n ju n ció n e n la re p ro d u c c ió n de to d as las o raciones de la cita directa, ex cep to e n la
p rim e ra, e n cam bio, el resu lta d o sería:

(83) L es dijo que si le d e ja b a n ju g a r co n ellos. P ro m e tía ser un b u e n chico. N o e ra n a d a


acusica y tam p o co era ch u p ó n ju g a n d o al fútbol.

A sí p u es, (83) n o es re su lta d o de tra n sp o n e r (82a) a D I sino un ejem plo de estilo in d ire cto
libre; y a e n el § 55.1.2.2b vim os q u e este p ro c ed im ien to discursivo se caracterizab a p o r la in d e p e n ­
d en cia d el en u n ciad o rep ro d u c id o y p o r te n e r el p u n to de anclado del sistem a de refe ren cias deíc­
ticas e n el su je to g ram atical d el en u n ciad o ; facto re s estos que, al com binarse, su p o n ía n u n a am bi­
g ü ed ad co m u n icativ a (el re c e p to r no p u e d e sa b er con seg u rid ad si lo qu e el n a rra d o r dice es
resp o n sab ilid ad suya o si es re p ro d u c c ió n d e u n m onó lo g o in terio r d el p erso n aje), e n o tra s palabras,
u n a am b ig ü ed ad e n tre la in te rp re ta c ió n tra n sp a re n te y o p aca del enunciado.

Veamos, por último, el com portam iento de que ante las oraciones interrogativas
indirectas.
D entro del grupo de las tradicionalm ente llamadas ‘oraciones interrogativas in­
directas’, sólo constituyen un discurso reproducido en D I aquellas que dependen de
un verbo de decir y van precedidas p o r la conjunción subordinante que, seguida de
una partícula interrogativa, sea esta la conjunción si (partícula característica de las
interrogativas totales), o cualquier otro pronom bre, adjetivo o adverbio interrogativo
(qué, cuál, quién, cuánto, dónde, cuándo, cómo, etc.):

(84) Me preguntaron que si había visto al señor de la foto. Yo les dije que
quién era y que por qué lo estaban buscando. Ellos me contestaron que
desde cuándo eran los sospechosos los que interrogaban a la policía.

La presencia de ese doble enlace <que + elemento interrogativo > no se pro­


duce en todas las oraciones interrogativas indirectas. Los ejemplos de (85) prueban
que no todos los verbos de la expresión introductora la admiten y que son muchos
los que, por su propio significado, seleccionan sólo proposiciones declarativas y son
incompatibles con proposiciones exclamativas e interrogativas (las características de
estos dos tipos de interrogativas indirectas se estudian en el § 35.2 de esta gramá­
tica):

(85) a. *Me comunicaron que por qué había sido yo seleccionada entre tan­
tos candidatos,
b. *Criticaron que dónde vivía.

No obstante, la conjunción que puede preceder a una interrogativa indirecta,


en muchos más verbos que los señalados en las gramáticas tradicionales (detrás del
verbo decir cuando este significa «preguntar», y detrás del mismo verbo preguntar).
3577 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.1

De hecho, adm iten la secuencia <que + interrogativa indirecta> todos aquellos


verbos de comunicación que pueden ir seguidos tam bién de una pregunta directa,
pueden clasificarse en tres grupos:

— Verbos de comunicación que sólo adm iten una interrogativa indirecta como
completiva (preguntar, preguntarse): la presencia o ausencia de que es opcional, no
altera el significado del enunciado que, debido al propio significado del verbo prin­
cipal, se interpreta siempre como una pregunta reproducida (son verbos que selec­
cionan sólo proposiciones interrogativas):

(86) a. (M e) pregunté: «¿Habrá alguien en casa?».


b. (M e) pregunté (que) si habría alguien en casa.

— Verbos que seleccionan interrogativas indirectas que, según vayan o no pre­


cedidas de que, son reproducción en D I de una pregunta o una manifestación aser­
tiva:

(87) a. El psicoanalista me dijo que por qué tenía ese pánico enfermizo a
la nieve. («Me lo preguntó»)
b. El psicoanalista me dijo por qué tenía ese pánico enfermizo a la
nieve. («Me explicó la razón»)

— Verbos de m anera de decir (susurrar, balbucir, sollozar, tartamudear, etc.)


[—*- §§ 35.1.3 y 35.2.2.1], La presencia de que es obligatoria en estos verbos para
que la interrogativa indirecta, además de conservar el valor de pregunta reproducida
en DI, sea gramatical:

(88) Balbuceó *(que) por qué todos la abandonaban.

Terminamos con este apartado la descripción del DD y el DI como dos modos


de organización textual autónomos, de los que hemos estudiado ya sus características
como discurso reproducido, los constituyentes que los configuran y la relación sin­
táctica que existe entre dichos constituyentes. A continuación, abordaremos el es­
tudio de ambos procedimientos de cita desde otro enfoque distinto: el de sus me­
canismos de transposición.

55.3. La relación existente entre el discurso directo y el discurso indirecto

55.3.1. E l concepto de transposición

En esta concepción del D D y el D I como dos formas de reproducir el discurso,


toda cita indirecta supone la existencia de una posible cita directa paralela. Este
paralelismo o relación de correspondencia no quiere decir que, en el uso que un
hablante hace del D I, toda cita indirecta sea transposición de un enunciado rep ro ­
ducido previamente en D D , pero sí que ha de ser posible, al menos, imaginar la
cita directa correspondiente. Así, por ejemplo, el enunciado M i abuela me dijo que
era muy feliz en DI, es paralelo al enunciado Mi abuela me dijo: «Soy muy feliz» en
DD, aunque en la realidad esa opinión que constituye el contenido de la cita in-
55.3.1 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3578

directa se haya m anifestado en el transcurso de una larga conversación, en la cual


nunca hayan sido emitidas textualm ente esas palabras recogidas en la cita directa.
Así pues, concebimos la transposición como un mecanismo reconstructivo que
perm ite relacionar dos estructuras form ales distintas (DD y D I) que encierran un
mismo contenido semántico. Esa reconstrucción o transposición es siempre posible
del D I al D D, aunque sin olvidar que a partir de un solo D I se pueden reconstruir
o transponer varios DD.
Veamos ahora si tam bién es posible el fenóm eno contrario, es decir, si tam bién
una cita directa puede transponerse a D I de varias formas distintas, y cómo la
respuesta a esta cuestión es distinta si la buscamos en las gramáticas tradicionales
y si lo hacemos acudiendo al uso real que los hablantes hacen del DD y el DI. En
el prim er caso, la transposición de una cita indirecta se considera resultado de la
aplicación invariable de unas reglas gramaticales del sistema lingüístico; en el se­
gundo, en cambio, es un proceso m arcado por la libertad del hablante y su cono­
cimiento del m u n d o .39
El estudio de la transposición del D D al D I está marcado por la mayor o m enor
fidelidad que la cita indirecta puede presentar respecto del mensaje original recogido
en la cita directa. Se suele a firm a r411 que el hablante que reproduce en D I un m en­
saje tiene libertad para elegir su propia versión de este, para traducir a sus propias
palabras ‘el contenido’ del mensaje que reproduce. Así, por ejemplo, en (89) un
mismo enunciado (89a), puede ser reproducido de muy distintas formas:

(89) a. Me dijo: «¿No querrás que me lo crea?».


b. M e preguntó que si no querría que se lo creyera.
c. M e dijo que no se lo creía.
d. D udó de que lo que yo le conté fuera verdad.
e. Insinuó que le estaba mintiendo.

El DI, de hecho, suele ser utilizado para informar sobre las aseveraciones de
otros; al hablante no le interesa tanto transm itir la forma en que el mensaje original
fue emitido como la información que este contenía, su valor proposicional. E n otras
palabras, el D I no supone garantía de fidelidad literal a las palabras pronunciadas.
Los ejemplos que de esto suelen ofrecerse son, en su mayoría, casos de susti­
tución de expresiones correferenciales que aparecen en la cita, esto es, sustituciones
que en D I no alteran el valor de verdad del enunciado por estar basadas en lo que
tradicionalm ente se ha llamado una lectura de re:

(90) a. La telefonista me dijo: «[Don Ángel], está de viaje».


b. La telefonista me dijo que [Don Angel/el director]¡ estaba de viaje.

T o d a ex presión refe ren cial p u e d e ser in te rp re ta d a de dos m an eras distintas: la le ctu ra de re (o


refe ren cial) a tie n d e ta n sólo al co n ten id o d e u n a expresión y, m ás co n cretam en te, a su re fe re n te
e n el m u n d o real. L a le ctu ra de dicto (o atributiva), e n cam bio, co n sid era im p o rta n te el signo en

39 S o b re la fo rm a e n q u e e s to a p a re c e p la n te a d o e n lo s te x to s p ed a g ó g ic o s, p u e d e c o n s u lta rs e el tra b a jo d e A u th ie r
y M e u n ie r (1977).
411 R e c o g e m o s, e n tr e o tra s , la o p in ió n d e a u to re s c o m o Z w icky (1971a, b ), K u n o (1972), W ie rz b ic k a (1 9 7 4 ), A u th ie r
y M e u n ie r (1977), B a n fie ld (1979), K le ib e r (1979), L e e c h (1980), M a in g u e n e a u (1981), R e y e s (1984, 1993), A n s c o m b re
(1985), M o rta v a G a ra v e lli (1985, 1996), C o u lm a s (Î9 8 5 ), L i (1986), C o m ric (1986).
3579 La relación existente entre el D P y el DI 55.3.1

su to talid ad (sig n ifican te y significado). E n consecuencia, solo los térm in o s in te rp re ta d o s refe ren -
cialm ente (le c tu ra de re) se rán sustituibles p o r o tro s térm in o s co rreferen ciales sin que se a lte re el
valor de v erd a d del en u n ciad o .

El DD, al ser un procedim iento de cita definido precisam ente por su intención
de literalidad, ofrece una interpretación de dicto. E l DI, en cambio, puede también
ofrecer una interpretación de re. Y por eso, oraciones que en D I resultan sinónimas,
(91), en D D no lo son, (92):

(91) a. Mi m arido me dijo que mi herm ano iba a venir a casa a ver el
fútbol.
b. Mi marido me dijo que su cuñado iba a venir a casa a ver el fútbol.
(92) a. Mi m arido me dijo: «Tu herm ano va a venir a casa a ver el fútbol»,
b. Mi m arido me dijo: «Mi cuñado va a venir a casa a ver el fútbol».

Esta diferencia entre la lectura de dicto de la cita directa (una cita literal) y la
lectura de re de la cita indirecta (una cita del contenido proposicional) es la razón
de que toda expresión referencial que aparece en una cita indirecta pueda ser in­
terpretada por el oyente como reproducción fiel de una expresión referencial for­
malmente idéntica aparecida en la cita directa, o como una sustitución que el ha­
blante ha efectuado en virtud de su conocimiento del mundo. Sólo así se justifica,
por ejemplo, un fenóm eno bastante generalizado en el habla coloquial, que consiste
en reproducir un mismo acto lingüístico prim ero en D I y, acto seguido, en DD:

(93) H a llamado tu m adre y me ha preguntado que si íbamos a ir a comer


el domingo. Me ha dicho: «¿Vais a venir a com er el domingo?».

Pero el significado léxico o referencial de las palabras no es el único factor que


entra en juego a la hora de definir el contenido com pleto de un enunciado. Pre­
suposiciones, implicaturas y usos figurados son, entre otros, algunos de los fenó­
menos pragmáticos que definen el valor de uso de un enunciado lingüístico.
Captar esa intención del hablante original es imposible cuando el mensaje se
reproduce en DD, puesto que el hablante se com prom ete a respetar la forma ori­
ginal del enunciado y ninguno de esos valores es form alm ente reconocible (su valor
depende del contexto extralingüístico). Y aunque en D I ocurre lo mismo (la trans­
posición exacta de la cita reproduce sólo el contenido gramatical de la frase, pero
no sus valores pragmáticos), en este caso, sin embargo, el hablante es consciente de
que si reproduce sólo el contenido gramatical de la oración no reproduce su valor
significativo real. Es entonces cuando tiende a suplir esa falta de información acu­
diendo a su conocimiento del mundo y escudado en el hecho de que el DI no exija
intención de literalidad:

(94) a. Me dijo:«¿Cuántas veces te he dicho que te calles?».


b. M e dijo que cuántas veces me había dicho que me callara.
c. ,Me dijo que me callara.

El problem a que se plantea es, pues, el de delimitar, dentro de los cambios que
supone transponer enunciados en DD a DI, cuáles son estrictam ente lingüísticos
(responden a las reglas del sistema) y cuáles son comunicativos o de uso.
55.3.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3580

Sólo hablaremos de transposición de una cita directa a cita indirecta cuando se


dé identidad léxica entre el D D y el D I, es decir, cuando el D I resultado de trans­
poner un D D respete las mismas formas léxicas que aparecen en la cita directa, con
cambios gramaticales que corresponden sólo al cambio del punto de anclado del
sistema de referencias deícticas (el sujeto gramatical del verbo de decir, en la situa­
ción de enunciación reproducida, y el hablante, en la situación de enunciación re­
productora). Así, por ejemplo, el D I que corresponde a (95a) es (95b), y no (95c):

(95) a. M e dijo: «No sé qué m e pasa».


b. M e dijo que no sabía qué le pasaba.
c. Me dijo que ignoraba qué le o cu rría.41

H asta aquí hemos confrontado ese mecanismo reconstructivo que existe dentro
del sistema lingüístico entre el D D y el D I con el uso ordinario que el hablante
suele hacer del DI, y hemos llegado a la siguiente disyuntiva: dado un enunciado
en DD, su transposición a DI, ¿es un proceso mecánico, resultado de la aplicación
invariable de las reglas gramaticales del sistema lingüístico, o es un proceso en el
que interviene la libertad del hablante y su conocimiento del m undo? A quí no bus­
caremos la respuesta en el uso real que los hablantes hacen de los dos procedi­
m ientos de cita sino que, a partir de los conceptos lógicos de 'transparencia’ y ‘opa­
cidad’, delimitaremos los mecanismos formales de transposición o reconstrucción y
la interpretación que debe asignarse a los elementos que aparecen en la cita indi­
recta como resultado de transponer una cita directa previa.

55.3.2. Transparencia y opacid ad 42

La distinción entre contextos referencialm ente opacos y contextos referencial-


m ente transparentes arranca de Q uine (1960) [—>· §§ 5.2.1, 36.3.3.1 y 50.1.2]. Los
primeros son aquellos en los que no es posible sustituir dos términos correferenciales
sin cambiar el valor de verdad del enunciado. Contextos transparentes, en cambio,
son aquellos en los que dos expresiones distintas que se refieren a una misma en­
tidad son intercambiables, sin que por ello se altere el valor de verdad del enunciado
en su totalidad.
E s evidente la relación que m antienen estos contextos con la oposición que
existe entre la lectura de dicto y la lectura de re de un enunciado, respectivamente:
todas las construcciones opacas tienen una interpretación de dicto; a los contextos
que pueden interpretarse de m odo transparente, en cambio, les suele corresponder
una lectura de re. En consecuencia, podemos afirmar que la cita directa constituye
un contexto opaco y la cita indirecta, un contexto transparente.

Sin em b arg o , esa tran sp a re n c ia e n D I sólo se p ro d u c e cu an d o el sujeto g ram atical del verbo
d e d ecir n o tie n e com o re fe re n te al h ab la n te . C u a n d o u n sin tag m a n o m in al (esp ec ia lm en te , si está

41 E s te tip o d e ‘re c o n s tru c c io n e s ’ q u e d a f u e r a d e las fro n te ra s d e la g ra m á tic a p o rq u e , e n la m ay o ría d e los casos, las
re la c io n e s q u e e s ta b le c e el h a b la n te n o p u e d e n p r e d e c irs e a p a r tir d e las reg la s d e fu n c io n a m ie n to del s is te m a lin g ü ístico .
42 S o b re el f e n ó m e n o d e la tra n s p a re n c ia y la o p a c id a d re fe re n c ia l p u e d e n c o n su lta rse , p a r a u n a v isió n g e n e ra l b a s a d a
e n la c o n c e p c ió n d e Q u in e (1960), F o d o r 1976, L yons 1977: 183 y ss. o R ic h a rd 1986, e n tr e o tro s.
3581 La relación existente entre el D P y el DI 55.3.2.1

d eterm in ad o ) o cu p a e n el in te rio r de la cita in d ire cta u n a p o sic ió n re fe re n tia l, p re se n ta siem p re la


am big ü ed ad tran sp aren cia/o p acid ad , p e ro n o p o r su objeto d e re fe re n c ia sino p o r el hecho d e que
existan dos po sib les resp o n sab les de esa descripción: ei h a b la n te y el sujeto gram atical. L a am bi­
güedad tra n sp aren cia/o p acid ad re fe re n tia l existe, pues, p o rq u e el o y en te p u e d e equivocarse sobre
quién es el re sp o n sa b le d e lo p e n sa d o o lo dicho que ap a re c e e n la com pletiva.
A sí se explica q u e u n en u n ciad o com o L a delegada de curso dijo que el profesor M artínez era
una persona excelente o frezca dos interp retacio n e s: que la d eleg ad a h ay a h a b la d o litera lm e n te de
«el p ro feso r M a rtín ez» , o q u e se a el h ab lan te el q u e alu d e a u n a d e te rm in a d a p erso n a co n esa
denom inación:

(96) a. Interpretación opaca: «L a d eleg ad a de curso dijo: “ E l p ro feso r M artínez es una


p e rso n a ex celen te”».
b. Interpretación transparente: «La d eleg ad a de curso dijo q u e alguien e ra u n a p erso n a
excelen te, y yo digo q u e esa p e rso n a es el p ro fe s o r M artínez».

E n a trib u ir a o tro p ala b ra s q u e un o m ism o p ro n u n cia, y en a p ro p ia rse de palabras ajen as es


en lo q u e co nsiste la acción d e re p ro d u c ir u n discurso. E l p ro b le m a d e la responsabilidad d e decir
se p la n te a cu an d o el h a b la n te de la situación de en unciación r e p ro d u c to ra no es co rre feren cial con
el de la situ ació n d e en u n ciación rep ro d u cid a, p o rq u e es en to n ces c u a n d o surge la dificultad de
delim itar q u ién es el resp o n sab le de las expresiones que a p a re c e n en u n a cita indirecta.

En resumen, los términos ‘transparencia’ y ‘opacidad’ pueden aplicarse a con­


textos o a expresiones. Y en relación con el discurso reproducido en DD y en DI
podemos establecer las siguientes generalizaciones:

(97) Principio de opacidad de la cita directa: Toda cita directa es un contexto


opaco.
(98) Principio de transparencia de la cita indirecta: T oda cita indirecta es un
contexto transparente.

55.3.2.1. La opacidad de la cita directa

El principio (97) es la causa de que las secuencias que contienen fragmentos


agramaticales, los enunciados en una lengua extranjera y la reproducción de material
verbal asemántico sólo se puedan citar en DD, y no en D I, como ya vimos en el
§55.1.2.1:

(99)a. Se despidió diciéndome: «Je t’embrasse».


b. *Se despidió diciéndome qu’il m’embrassait.
(100) a. Se despidió diciéndome: «¡Muac, muac!».
b. *Se despidió diciéndome que muac, muac.

Esa opacidad de la cita directa es también la que perm ite la presencia de se­
cuencias agramaticales sin que la totalidad del D D resulte agramatical. En DI, en
cambio, al ser la cita indirecta un contexto transparente, la presencia de fragmentos
agramaticales en la cita indirecta afecta a la gramaticalidad del DI:

(101) a. [DD Exclamé: [CD «[*iMe se ha olvidado!]»]],


b. *[DI Exclamé [CI que me se había olvidado]].
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3582

Frente a esto, una cita directa asem ántica no bloquea la transposición a DI,
porque la responsabilidad del significado de las palabras reproducidas en una cita
indirecta nunca se atribuye al hablante:

(102) a. Nos auguró: «Negras nieves se ahogarán sin golpes»,


b. Nos auguró que negras nieves se ahogarían sin golpes.

55.3.2.2. Tres tipos de transparencia inteipretativa

Hemos visto que la cita indirecta es siempre un contexto transparente. Por otra
parte, y en lo relativo no ya a contextos sino a expresiones, existen térm inos de
interpretación transparente (términos-T), términos de interpretación opaca (térmi-
nos-O) y términos ambiguos (térm inos-T/O), según el oyente atribuya la responsa­
bilidad de uso de esos términos al hablante, al sujeto gramatical del enunciado o a
ambos indistintam ente (señalarem os tipográficam ente esa interpretación m ediante
los subíndices T, O, y T/O). 43
Hay que distinguir, no obstante, tres tipos de transparencia interpretativa: la
‘transparencia deíctica’, la ‘transparencia ilocutiva’ y la ‘transparencia atributiva’.
Los térm inos que están ‘anclados’ en los participantes, el lugar o el tiem po del
acto de habla son térm inos transparentes por su interpretación deíctica (deixis per­
sonal, deixis espacial y deixis tem poral, respectivamente [—> § 14.2.2]). En conse­
cuencia, la aparición de uno de estos térm inos-T en una cita indirecta nunca podrá
considerarse resultado de transponer ese mismo término desde la cita directa. Así,
por ejemplo, en (103b) el uso de hoy en la cita indirecta resulta inapropiado porque
está anclado en el tiempo de la situación de enunciación reproductora (y no ya en
la situación de enunciación reproducida, como ocurre en la cita directa por la opa­
cidad que este contexto presenta) [—>- §§ 44.2.2, 47.1 y 48.2]:

(103) a. El 3 de septiem bre le dije: «Hoy es nuestro aniversario».


b. El 3 de septiembre le dije que {/íGyT/aquel día} era nuestro aniver­
sario.

Los térm inos que representan o m anifiestan actos verbales que corresponden
al hablante son térm inos transparentes por su interpretación ilocutiva. Es el caso,
por ejemplo, de la inclusión en la cita indirecta de elementos con una modalidad
de enunciación no asertiva, ya que si la cita indirecta es una estructura subordinada
al verbo de decir, dicha estructura no podrá poseer una modalidad de enunciación
distinta a la de la oración a la que pertenece (estar afectado por una m arca de
enunciación propia es siempre un rasgo característico de un acto de enunciación
autónom o). Así, por ejemplo, en (104b), quien pide al oyente una confirmación es
el hablante que reproduce la sugerencia y no el autor original de esta (el sujeto
gramatical del verbo insinuar)·.

43 S on dos, p o r ta n to , los tip o s d e su b ín d ic e q u e u tiliz a re m o s d e a q u í en a d e la n te : los ín d ic e s d e re f e r e n c ia (i, j, k),


q u e id en tific an el r e f e r e n te d e u n a e x p re sió n y su a n te c e d e n te a n a fó ric o , y lo s su b ín d ic e s T, O y T/O, q u e se ñ a la n la
tra n s p a re n c ia u o p a c id a d in te rp re ta tiv a d e c ie rto s té rm in o s c u a n d o a p a re c e n e n u n a c ita in d ire cta .
3583 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.2.2

(104) a. Insinuó: «Estaría bien ir a dar un paseíto, ¿no te parece?»,


b. Insinuó que estaría bien ir a dar un paseíto, ¿no te parece?T

Los térm inos cuya interpretación está definida por su transparencia atributiva,
por último, contienen una atribución, generalm ente valorativa, que es responsabili­
dad del hablante que reproduce en D I (y no del sujeto de la expresión introductora,
el hablante en la situación de enunciación reproducida).

(105) a. Cuchicheó: «Este tostón de película no hay quien lo aguante».


b. Cuchicheó que aquel tostón de películaT no había quien lo aguantase.
A m en u d o , c u a n d o se an aliza un D I sin considerarlo tran sp o sició n de un D D previo, es sólo
el contexto extralingiiístico y n u estro p ro p io conocim iento del m u n d o el que nos hace in te rp re ta r
de fo rm a tra n sp a re n te o co m o discurso re p ro d u c id o los co n stitu y en tes q u e ocu p an la posición final
de la cita in d irecta. Así, p o r ejem plo, en (106a) el h ab lan te re p ro d u c e las p alab ras del L obo; en
(106b), en cam bio, las in te rp re ta y las traduce e n virtud d e su con o cim ien to del arg u m en to del
cuento:

(106) a. E l L o b o p id ió a C a p eru cita que se acercara m ás a la cam a para p o d er verla


mejor-ílo.
b. El L obo pidió a C ap eru cita q u e se acercara m ás a la cam a para poder atraparla y
com érsela,.

De hecho, la estrecha relación que existe entre los fenómenos de la transpa­


rencia y la opacidad y la transposición puede quedar formalizada en los siguientes
principios:

(107) Principio de indeterminación del DI: La presencia de términos-T o tér-


minos-T/O en la cita indirecta impide reconstruir la cita directa paralela.
(108) Principio de transposición: D ado un D D cuya cita directa contenga tér­
minos-T, la transposición a D I supone el cambio de esas unidades por
sus térm inos-0 paralelos.

Esto explica que el planteam iento aquí expuesto haya dejado de lado el estudio
de los fenómenos pragmáticos que determ inan la elección de uno u otro procedi­
miento de cita por parte del hablante y que se haya centrado en el estudio de pares
mínimos relacionados por el fenóm eno reconstructivo de la transposición. Sólo así
entendido, es pertinente el empleo de la transparencia como un fenómeno inter­
pretativo que explica la propiedad o impropiedad de una cita indirecta como re­
construcción de una cita directa previa.

a) El DD, el D I y la transparencia deíctica


Existen expresiones cuyo referente sólo puede determ inarse a partir del sistema
de coordenadas ego-hic-nunc. Así, por ejemplo, la oración Yo estoy aquí ahora sólo
adquiere un significado referencial completo si se conoce la identidad del hablante
y su situación espacio-temporal en el mom ento de emitir el mensaje. En otras pa­
labras, para poder atribuir un referente a un elem ento deíctico es necesario conocer
algunos elementos de la situación de enunciación en que fue emitido: el hablante y
el oyente (deixis personal), el lugar (deixis espacial) y el tiempo (deixis temporal).
Dos son los casos que pueden plantearse al transponer a D I una cita directa
que contenga elementos deícticos: que los interlocutores, el lugar y el tiempo de la
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3584

situación de enunciación reproducida sean idénticos a los de la situación de enun­


ciación reproductora, o que entre ellos exista alguna diferencia. E n el prim er caso,
la transposición a D I no supone ningún cambio en el punto de anclado del sistema
de referencias deícticas; en el segundo caso, sin embargo, el sistema de referencias de
los deícticos de la cita directa se transpone al sistema de referencias del sujeto
del verbo de decir del D I [—> §§ 14.1-2],
Esos son los cambios que vamos a estudiar en este apartado. A nte un término-
T que aparezca en una cita directa, no intentarem os averiguar a qué entidad refiere
en la realidad, sino que nos limitaremos a señalar por qué expresión debe sustituirse
en D I para que su referencia se m antenga invariable, pese a estar anclada en un
sistema de referencias deícticas distinto.
A sí, p o r ejem p lo , e n A v isó que vendría hoy, n o im p o rta que desconozcam os cuál fue la expresión
te m p o ra l ex acta u sa d a p o r el h a b la n te original (el día 16 de febrero, el día de tu cum pleaños, etc.),
p o rq u e lo q u e sí es seg u ro es q u e no p u d o se r el adverbio hoy, p o r ser un térm in o -T q u e n o p u ed e
ser resu ltad o de tra n sp o n e r a D I un té rm in o -T de la cita directa. E s p o r esto p o r lo q u e en el
d esarro llo del estu d io de cad a tipo de deixis reco g erem o s un a lista de p a re s de u n id a d e s léxicas
relacio n ad as p o r la tra n sp a re n c ia u o p a c id a d de su in terp retació n .

— La deixis personal
La deixis personal es la que hace referencia a la identidad de los interlocutores
en una situación comunicativa. Los pronom bres personales y los posesivos son buen
ejemplo de ello. A hora bien, es necesario distinguir entre la prim era y la segunda
persona gramaticales y la tercera persona [—»■ §§ 19.2.1-2 y 19.3.1], porque sólo los
paradigmas del yo y el tú son términos-T: su punto de anclado son el hablante y el
oyente de la situación de enunciación. Por el ‘principio de la transposición’, por
tanto, resultan siempre inapropiadas como discurso reproducido cuando aparecen
en una cita indirecta.
Cuando estas expresiones aparecen en la cita directa, la opacidad del contexto
les perm ite buscar su antecedente en el sujeto y en el objeto indirecto de la expre­
sión introductora, sintagmas que designan al hablante y al oyente de la situación de
enunciación reproducida. Cuando aparecen en la cita indirecta, en cambio, esa de­
signación sólo pueden realizarla los pronom bres del paradigma de la tercera p er­
sona, aunque esto suponga cierta ambigüedad interpretativa.
En consecuencia, estos son los principios que definen los mecanismos de trans­
posición de los deícticos personales:

(109) D ado un D D en el que el hablante y el oyente de la situación de enun­


ciación reproducida coinciden con el hablante y el oyente de la situación
de enunciación reproductora, su transposición a D I no supone ningún
cambio en el punto de anclado del sistema de referencias deícticas de
la cita indirecta respecto de la cita directa:
(110) a. [Yo]¡ [te]j advertí: «[Tú], eres el que está equivocado, y no [yo]¡».
b. [Yo]¡ [tejj advertí que [tú], eras el que estaba equivocado, y no [yo]¡.
(111) D ado un D D en el que el hablante de la situación de enunciación re­
producida es el oyente de la situación de enunciación reproductora, los
deícticos personales del paradigm a del yo de la cita directa se transpo­
nen en la cita indirecta como deícticos personales del paradigm a del tú.
Y viceversa:
3585 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.2.2

(112) a. [Tú]¡ [me]j dijiste: «[Tú]j no te m etas en esto, que [yo], sé lo que
hago».
b. [Tú]¡ [me]¡ dijiste que [yo],· no me m etiera en esto, que [tú]¡ sabías
lo que hacías.
(113) D ado un DD en el que ni el hablante ni el oyente de la situación de
enunciación reproducida coinciden con el hablante y el oyente de la
situación de enunciación reproductora, los deícticos personales del pa­
radigma del yo y el tú de la cita directa se transponen en la cita indirecta
como pronom bres de tercera persona:
(114) a. [Ana]¡ [le]j ordenó: «No [te]j [me]¡ desmandes»,
b. [Ana]¡ [le], ordenó que no [se], [le]¡ desmandase.
(115) D ado un DD en el que sólo el hablante o sólo el oyente de la situación
de enunciación reproducida coincidan con el hablante o eloyente de la
situación de enunciación reproductora, los deícticos personales de los
paradigm as del yo y del tú que aparecen en la cita directa se transponen
en la cita indirecta según los principios (109), (111) y (113), respecti­
vamente:
(116) a. [Gema], [me]¡ dijo: «[Yo]j no [te]¡ llamé».
b. [Gema]j [me], dijo que [ella], no [me]¡ había llamado.
(117) a. [Yo]¡ [le], dije: «[Yo]¡ a [ti]j tampoco».
b. [Yo]¡ [le]j dije que [yo]¡ a [ella], tampoco.

— La deixis espacial
La deixis espacial es la que hace referencia al lugar o lugares en que los interlo­
cutores están situados. En una conversación, si la localización espacial del hablante y
la del oyente coinciden, ambos podrán utilizar las expresiones deícticas con un mismo
punto de anclado sólo si la orientación de los dos participantes en el acto de habla es
idéntica; en caso contrario, el hablante deberá hacer mención explícita de cuál es el
punto de anclado de los deícticos espaciales que utiliza porque sólo así se evitarán las
confusiones en la comunicación.
La explicitación de las coordenadas espaciales suele hacerse mediante el uso de
posesivos [—> Cap. 15] y pronom bres personales [—> Cap. 19], con lo cual su
transposición a una cita indirecta obedece a los mecanismos reconstructivos vistos
en el apartado anterior:

(118) a. [Ella]¡ [le],· dijo: «Está a [mis]¡ espaldas, frente a [ti]j».


b. [Ella]¡ [le],· dijo que estaba a [sus]¡ espaldas, frente a [ella],».

Estos son los pares de unidades léxicas espaciales que están relacionadas pol­
la opacidad o la transparencia de su interpretación:

(119) ---------------------------------------------------------------------------------------
D e ix is e s p a c ia l

T É R M IN O S -T T É R M I N O S -T /0

— Demostrativos de cerca­ — Demostrativos de lejanía


nía (este, ese) (ese, aquel)
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3586

D e ix is e s p a c ia l

T É R M IN O S -T T É R M I N O S -T /0

— aquí, acá — allí, allá


— verbos: venir, traer — ir, llevar
— expresiones locativas — expresiones locativas: {a!
en/por/...} casa, etc.

Estos son los mecanismos de transposición que afectan a los deícticos espaciales
H - §14.4]:

(120) D ado un D D en el que el hablante y el oyente de la situación de enun­


ciación reproducida y de la situación de enunciación reproductora com­
parten el mismo punto de orientación espacial, los deícticos espaciales
que aparecen en la cita directa se transponen sin cambios a DI.
(121) a. [En este mismo lugar]; exclamó: «[Aquí]¡ quiero ser enterrado»,
b. [En este mismo lugar]¡ exclamó que [aquí]¡ quería ser enterrado.
(122) D ado un DD en el que el hablante y el oyente de la situación de enun­
ciación reproducida no com parten el mismo punto de orientación es­
pacial que el hablante y el oyente de la situación de enunciación repro-
ductorá, los deícticos espaciales de la cita directa que expresen cercanía
se transponen como términos-T/O, según (119).
(123) a. M e dijo: «Ven aquí».
b. M e dijo que {vm/erax/fuera} {aquíT/allí}.

N o s d e te n d re m o s u n p o co m ás en el análisis de los verbos ven ir! traer e ir ! llevar, cuyo sig­


nificad o léxico tie n e u n claro c o m p o n e n te deíctico [— > § 14.2.1.3]: indican la p re se n c ia o la a u ­
sencia del h a b la n te en el lu g ar de d estin o e n el m o m e n to de la en unciación, lo q u e explica su
c o rre sp o n d en cia con los ad verbios a q u í y allí, resp ectiv am en te. P o r ello, si n o existe en la expresión
in tro d u c to ra del D D u n a m en ció n explícita d e qu e el h ab lan te de la situ ació n de en u n ciació n re ­
p ro d u c to ra o cu p a ex actam en te la m ism a p osición q u e el h ab la n te d e la situación de en u n ciació n
re p ro d u c id a , venir y traer so n térm inos-T , in a p ro p ia d o s e n una cita in d ire cta, fre n te a ir y llevar, de
in te rp re ta c ió n am b ig u a (so n térm in o s-T /O ).

— La deixis tem poral


Creemos que la distinción entre térm inos-T y términos-T/O que hemos estable­
cido en este trabajo, en la deixis tem poral se encuentra ya implícita en la división
que la gram ática tradicional establece entre ‘tiempos absolutos’ y ‘tiempos relativos’
[—*· §§ 44.2.2 y 47.2.1], Los prim eros se definen como la relación tem poral que
existe entre la acción expresada por el verbo y el m om ento de la enunciación, mien­
tras que los segundos relacionan el tiem po del verbo, no con el m om ento del habla,
sino con el tiempo de la acción expresada en otra oración del discurso. ‘Tiempos
absolutos’ y ‘tiempos relativos’, son, pues, sinónimos de ‘tiempos-T’ y ‘tiem pos-T/O’,
respectivamente.
El objetivo de este apartado está limitado a las correspondencias que existen
entre el uso de los tiempos verbales en el D D y el DI. D ada una cita directa,
considerarem os que la cita indirecta pierde su tem poralidad propia en provecho de
3587 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.2.2

aquella que le impone el verbo de la expresión introductora y que este marca el


tiempo de la cita indirecta como anterior, simultáneo o posterior al suyo. Por tanto,
si el hablante que reproduce un enunciado en D I quiere conservar el punto de
anclado tem poral de la cita directa, deberá seleccionar un tiempo-T/O entre todos
los tiempos gramaticalmente posibles.
Vemos, pues, que frente a las deixis personal y espacial, la deixis temporal se
manifiesta no sólo en unidades léxicas sino tam bién en los morfemas de tiempo
verbal.44 En ambos casos es posible establecer un paralelismo entre términos y tiem-
pos-T, anclados en el m om ento de la enunciación y, en consecuencia, siempre ina­
propiados como discurso reproducido, y sus correspondientes términos y tiempos-T/O,
anclados en las coordenadas temporales del discurso. Y, como ocurre en las deixis
personal y espacial, dos son, al menos, las generalizaciones que pueden establecerse:

(124) D ado un D D en el que el tiempo de la situación de enunciación repro­


ducida se considera simultáneo o posterior al tiempo de la situación de
enunciación reproductora, los deícticos tem porales que aparecen en la
cita directa se transponen a D I sin sufrir cambio alguno.
(125) D ado un D D en el que el tiempo de la situación de enunciación repro­
ducida se considera anterior al tiempo de la situación de enunciación
reproductora, los deícticos temporales anclados en el momento de la
enunciación que aparecen en la cita directa deben transponerse.a DI
como términos y tiempos-T/O.

E stas dos generalizaciones no son sino la formulación, desde otro enfoque, de la distinción d e dos
perspectivas tem porales en el estudio de la concordantia tempontm, entendida com o esa serie de listas
que ofrecen las gram áticas tradicionales sobre los tiem pos que p ueden aparecer en u n a oración subor­
dinada dado un tiem po verbal determ inado en la oración p rincipal.45 A sí planteado, el tiempo d e las
subordinadas se explica p o r el principio de la consecutio temporum [— > §§ 47.1-2], según el cual el valor
de los tiem pos de la su b o rd in ad a está m arcado p o r el valor del tiem p o de la o ració n principal. En
consecuencia, si este o frece un v alor de p asado, los tiem pos de la su b o rd in a d a d e b e n estar anclados
en él y n o en el m o m en to d e la enunciación.

A hora bien, frente al carácter normativo y obligatorio que la R A E concede a


estas correspondencias temporales, el uso normal de la lengua nos dem uestra que
esta es sólo una de las posibilidades de la tradicionalm ente llamada ‘temporalidad
relativa’ ya que, en realidad, suelen ser condiciones pragmáticas las que determinan
el uso de uno u otro tiempo verbal en la oración subordinada. En el estudio del
punto de anclado de la deixis tem poral en el DD y el DI, por tanto, no aplicaremos
esta distinción tradicional, sino que estudiaremos los términos con valor temporal
en función de la transparencia u opacidad que ofrezca su interpretación. En (126)
y en (127) recogemos estos pares de términos:

44 Sin em b a rg o , p o r u na cu e stió n d e c la rid a d tip o g rá fic a, los su b ín d ic e s 7’ O y T IO se u tiliz a n m a rc a n d o a t o d a la


u n id ad léxica y n o sólo al m o rfe m a d e tie m p o .
45 S o b re la ca su ístic a d e la concord a iia tem p o ru m e n e sp a ñ o l p u e d e n c o n s u lta rs e , e n tr e o tro s, los trab ajo s d e Seco
(1954: 228-229), la R A E (1973: 518-520) y R o jo (1974, 1976, 1990). Y, s o b re la a lte rn a n c ia m o d a l e n el v e rb o d e las
o raciones su b o rd in a d a s, los e s tu d io s d e B re c h t (1974), S u ñ e r y P ad illa R iv e ra (1987) y S u ñ e r (1 9 9 0 ), este ú ltim o c a ra c ­
terizado p o r se r u n a a p lic a ció n al e sp a ñ o l d e la d e fin ició n q u e E n ç (1987) h a c e d el tie m p o c o m o u n a c a te g o ría re fe re n c ia l.
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3588

U n id a d e s l é x ic a s

Térm in o s -T Térm in o s -T /O

— ayer — la víspera
— el día anterior

— el [día de la semana, — el [...] anterior


PASADO
mes, año] pasado

— recientemente, hace poco — hacía poco

— hoy — aquel día

PR E SE N TE — ahora — entonces

— actual — (de) entonces

— mañana — (ellia} día siguiente

— el [...] {próximo/que vie­ — el [...] siguiente


ne}
FUTURO
— ..., Dios mediante — el [...] siguiente

— dentro de [...] — al cabo de

(127)
T ie m p o s v e r b a l e s

T ie m p o s -T T ie m p o s -T /O

presente pretérito imperfecto


pretérito perfecto pretérito pluscuamperfecto
futuro condicional simple
futuro perfecto condicional compuesto
imperativo
pretérito indefinido

Obsérvese que en (127) no hemos relacionado los tíempos-T con un tiempo-T/O


en particular. L a razón radica en que el valor tem poral de un enunciado no viene
dado sólo por los morfemas de tiempos verbales; tam bién las unidades léxicas con
valor tem poral delimitan el punto de anclado [—> § 48.1.3.2], Y esto nos perm ite
unificar (126) y (127) en el siguiente principio:
3589 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.2.2

(128) D ado un D D cuya expresión introductora esté anclada temporalm ente


en un m om ento pasado, la transposición a D I impide la aparición en la
cita indirecta de términos y tiempos-T (definidos, precisamente, por es­
tar anclados en el momento de la enunciación).

A continuación recogemos algunos ejemplos en los que se aplica este principio:

(129) a. El lunes me dijo: «Ayer cené con él».


b. El lunes me dijo que {#ayerT/el día anterior} había cenado con él.

E n (129), el lunes es el p u n to de anclado te m p o ra l de la situ ació n de en unciación rep ro d u c id a .


La op acid ad d e la cita d ire c ta im plica q u e ayer se in te rp re te com o u n dom ingo e n (129a); en (129b),
en cam bio, la p re se n c ia d e este adverbio en la cita in d ire cta re su lta in a p ro p ia d a ya que su p u n to
de anclado es el m o m e n to d e la enunciación y, e n consecuencia, h a rá alu sió n a distintos días según
la fecha e n q u e sea em itid o ese D I.
Es evidente, p o r ta n to , q u e el d estin a ta rio del m en saje re p ro d u c id o en D D o en D I debe
conocer el m o m en to e n q u e este fue em itido p a ra p o d e r in te rp re ta rlo c o rre c ta m e n te . Si el h ab lan te
no tien e esto e n cu e n ta y n o explicita en la expresión in tro d u c to ra el p u n to de anclado tem p o ral
de la situación d e en u n ciació n rep ro d u c id a co m e te rá erro re s pragm áticos.

En resumen, la relación que existe entre el fenóm eno de la transposición y la


transparencia deíctica (anclaje de una expresión en las coordenadas personales, es­
paciales y tem porales de la enunciación) queda resum ido en los principios (130) y
(131), resultado de unificar las distintas generalizaciones establecidas en este apar­
tado:

(130) D ado un D D en el que las coordenadas personales, espaciales y tem ­


porales de la situación de enunciación reproducida coinciden con las de
la situación de enunciación reproductora, los términos-T que aparecen
en la cita directa se transponen a D I sin sufrir cambio alguno.
(131) Dado un DD en el que las coordenadas personales, espaciales y temporales
de la situación de enunciación reproducida no coinciden con las de la si­
tuación de enunciación reproductora, su transposición a D I impide la pre­
sencia en la cita indirecta de los términos-T que aparecen en la cita directa
y exige su sustitución por los términos-T/O correspondientes.

b) El DD, el D I y la transparencia ilocutiva


El fenóm eno de la transparencia ilocutiva afecta a todos aquellos aspectos del
enunciado de la cita indirecta que representan actos verbales que corresponden al
hablante de la situación de enunciación reproductora y no al hablante de la situación
de enunciación reproducida. U na vez más, es la opacidad de la cita directa lo que
explica que esta pueda incluir la expresión de actos verbales como discurso repro­
ducido, m ientras que su presencia en la cita indirecta resulta siempre inapropiada.
Sería el caso, ya visto, de la inclusión en la cita indirecta de elementos con una
modalidad de enunciación no asertiva. O el uso del refuerzo fonético, por ejemplo,
como recurso para llevar a cabo la focalización de una parte del enunciado. Dicha
focalización, cuando se manifiesta form almente en el D I tras la conjunción que, es
siempre responsabilidad del hablante que reproduce:
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3590

(132) a. M e contó excitadísimo: «¡HAN SIDO GEMELOS!».


b. M e contó excitadísimo ¡QUE H A B ÍA N SIDO GEMELOS!·,.

Lo mismo puede afirmarse de las repeticiones, dudas y titubeos, es decir, de


todos los ‘ruidos’ que en la situación de enunciación original dificultaron la codifi­
cación del mensaje; su aparición en la cita indirecta recibe siempre una interpre­
tación transparente y resulta inapropiada como transposición en D I de un valor
ilocutivo de la cita directa:

(133) a. M e gritó: «¡Que te, que te, que te voy a dar!».


b. Me gritó que me, que me, que me iba a darT.

Si entendem os por ‘acto verbal indirecto’ [—> §§ 60.1.1.4 y 60.1.3.2] el reali­


zado m ediante la expresión de un enunciado cuya form a no corresponde al acto
realizado con ella, veremos que la transposición de este tipo de enunciados a D I
está estrecham ente relacionada con el fenóm eno de la literalidad del mensaje. Así,
por ejemplo, la transposición a D I de las interrogaciones retóricas (enunciados que,
bajo una form a interrogativa, encierran una aserción [—^ §§ 60.1.1.3, 61.5.2 y
62.3.3]) conlleva la eliminación de elem entos suprasegmentales significativos; en con­
secuencia, esas construcciones pierden el valor figurado o retórico y conservan sólo
el significado literal:

(134) a. Le dijo: «¿Cómo pretendes que lo haga?».


b. Le dijo que cómo pretendía que lo hiciera.

Obsérvese que (134a) puede significar una petición de información sobre la


form a de hacer algo, o una afirmación, por parte del hablante, de su negativa a
hacerlo. En (134b), en cambio, sólo el prim er sentido permanece.
Encontram os un fenóm eno parecido en la reproducción en D I de refranes,
frases hechas y otras fórmulas lingüísticas. D icha transposición es gramaticalm ente
posible pero sólo resulta apropiada cuando estos enunciados no experimentan nin­
gún cambio formal al ser transpuestos de la cita directa a la cita indirecta. En caso
contrario, el hablante no habría captado su carácter de mensajes literales y al citarlos
en D I violaría el principio pragmático qué exige respetar siempre la forma de estos:

(135) a. Me recordó: «No somos nadie, y en bañador, menos».


b. Me recordó que no éramos nadie y que en bañador, menos.
(136) a. Me dijo: «No hay de qué».
b. M e dijo que no había de qué.

E n estos casos, la literalidad de la cita directa debe conservarse en la cita in­


directa. Esto sólo es posible si el hablante interpreta de forma transparente el dis­
curso reproducido.

c) E l DD, el D I y la transparencia atributiva


Consideremos, p o r último, el fenóm eno por el cual las atribuciones, general­
m ente valorativas, realizadas p o r ciertos térm inos son consideradas por el oyente
responsabilidad del hablante que reproduce una cita (transparencia atributiva).
3591 La relación existente entre el DD y el DI 55.3.2.2

La relación que aquí planteamos entre la transparencia y la atribución plantea


la importancia de saber quién es el responsable de la emisión de esa valoración. El
problema planteado consiste, pues, en delimitar si la atribución es una relación
necesariamente transparente o si esta interrelation ‘valoración / transparencia’ sólo
existe en determ inados casos. El término ‘valoración’, tan utilizado en las gramáticas
tradicionales, no delimita bien quién es en cada caso el sujeto responsable de ese
juicio de valor. En esta concepción, en cambio, la aparición de esos enunciados en
posición incidental les concede siempre una interpretación-T cuando aparecen en
una cita indirecta. Así, por ejemplo, el uso de todo tipo de vocativos [—»· § 62.8]
como discurso reproducido en una cita indirecta cuando el sujeto de la situación de
enunciación reproducida no coincide con el sujeto de la situación de enunciación
reproductora provoca una impropiedad comunicativa: el uso de estos términos-T se
considera siempre responsabilidad del hablante que reproduce y, en consecuencia,
se supone que este los utiliza para apelar al oyente de la situación de enunciación
reproductora; por tanto, cuando este no es el referente del objeto indirecto de la
expresión introductora, tienen lugar impropiedades como la que se recoge en (137b):

(137) a. [Le], dije: «No es ese el problema, [Juan],·»,


b. [Le]¡ dije que no era ese el problema, [Juan],.

De los dos térm inos de las aposiciones bimembres explicativas, el segundo, por
su posición siempre incidental, es también un ejemplo de térm ino-T cuando aparece
en una cita indirecta:

(138) a. M e advirtieron: «No vayas con ese tipo, el de la chupa roja, que no
te conviene».
b. M e advirtieron que no fuera con aquel tipo, el de la chupa rojar,
que no me convenía.

Reciben una misma explicación interpretativa todas las expresiones que encie­
rran una atribución, generalm ente valorativa, cuando aparecen en posición inciden­
tal. E n esos casos, su presencia en la cita indirecta siempre es inapropiada como
discurso reproducido:

(139) a. Afirmó: «Mi marido es el hombre más maravilloso del mundo, m u­


cho más que Indiana Jones, incluso».
b. Afirmó que su marido era el hom bre más maravilloso del mundo,
mucho más que Indiana Jones, inclusor.

Veamos ahora qué ocurre con los sintagmas nominales que contienen una atri­
bución cuando funcionan como sujeto del predicado. Comencemos mencionando los
nombres de parentesco que los miembros de una familia utilizan para designarse
entre sí (papá, mamá, yaya, tata, etc.) [—*- §§ 22.5 y 62.8.5.2]. Son expresiones que
funcionan como nombres propios; esa es la razón de que no necesiten ir determ i­
nadas por un posesivo que explicite formalmente la relación familiar de las personas
designadas por esas expresiones respecto del hablante. Y, una vez más, es esa trans­
parencia atributiva la que impide la aparición de esos términos en una cita indirecta
55.3.2.2 DISCURSO DIRECTO Y DISCURSO INDIRECTO 3592

como discurso reproducido transpuesto a partir de un D D previo. Veamos algún


ejemplo:

(140) a. Javier dijo: «M amá está estudiando y yo me voy con papá a ver las
ardillas».
b. Javier dijo que {m am áT/su m adre} estaba estudiando y que él se
iba con {papár/su padre} a ver las ardillas.

Señalaremos, por último, los sintagmas nominales que contienen una atribución
del núcleo. E n (141) recogemos algunos ejemplos en los que el núcleo del sintagma
está clasificado por un adjetivo que, en posición prenominal, cambia de significado;
su aparición en una cita indirecta ofrece siempre una interpretación ambigua entre
la transparencia y la opacidad (al oyente le es imposible saber si el responsable de
la atribución es el sujeto de la expresión introductora o el hablante):

(141) a. M e repitió: «No quiero volver a oír ese maldito ruido».


b. M e repitió que no quería volver a oír aquel malditovo ruido.

E xiste, sin em b arg o , u n a con stru cció n b a s ta n te m ás productiva e n esp añ o l (e n los co n tex to s de
(141) sólo e n tra ría n adjetivos com o pobre, dichoso, m aldito, bendito y pocos m ás); se tr a ta de las
co nstru ccio n es n o m in ales atrib utivas del tip o de la bruja de m i suegra, el correveidile del portero, etc.
[— > §§ 8.4, 12.1.2.3 y 15.2.1], T o d as ellas se caracterizan p o r la relación atrib u tiv a q u e existe e n tre
los dos térm in o s del sintagm a, el c a rá c te r valorativo o enfático del térm in o q u e se em p le a com o
a trib u to y la vio lació n d e las reglas d e co n co rd an cia (así, p o r ejem plo, José y M aría son u n e n c a n t o
de personas).

En resumen, cuando el hablante reproduce en D D o en D I las palabras de otro


individuo, este se convierte en sujeto de la expresión introductora. En la cita directa,
dado su carácter de contexto opaco, el contenido es siempre responsabilidad del
hablante de la situación de enunciación original. E n la cita indirecta, en cambio, el
contenido puede presentar ambigüedad entre una lectura opaca o transparente se­
gún las expresiones que en él aparezcan sean interpretadas por el oyente como
responsabilidad del hablante de la situación de enunciación reproducida o del ha­
blante de la situación de enunciación reproductora. Dicha responsabilidad, en la
transparencia deíctica, depende del punto de anclado; en las transparencias ilocutiva
y atributiva, en cambio, se asocian con el hablante.
3593 Referencias bibliográficas

R E FER EN C IA S B IBLIO G RÁ FICA S

A l c in a F r a n c h , J u a n y J o s é M anuel B l e c u a (1975)·. Gramática española, 2." e d ., Barcelona-Caracas-


México, Ariel, 1980.
A N s c o m b r e , J e a n -C l a u d e (1985): «De l’énonciation au lexique: m ention, citativité, délocutivité», L an­
gages 80, págs. 9-34.
A u t h i e r , J a c q u e l i n e (1979): «Problèmes posés par le traitem ent du discours rapporté dans une gram ­
maire de phrase», en Ling\’isticae Investigationes 3:2, págs. 211-228.
A u t h ie r , Ja c q u e l in e y A n d r é M e u n i e r (1977): «Exercises de gram m aire et discours rapporté», LFr
33, págs. 41-67.
A z n a r A n g l e s , E d u a r d o (1996): E l monólogo interior, Barcelona, EUB.
B a l l y , C h a r l e s (1 9 1 2 ): «Le style indirect libre en français m oderne» (I y II), en G R M 4, págs. 5 4 9 -5 5 6
y 597 -6 0 6 .
B a n f i e l d , A n n (1973): «N arrative Style and the G ram m ar of D irect and Indirect Speech», FL 10:1, pági­
nas 1-3.
__ (1979): «La syntaxe de l’incise narrative et l’attribution de point de vue de phrase en phrase», Ling-
visticae Investigationes 3:2, págs. 229-243.
B o s q u e , I g n a c i o (ed.) (1990): Tiempo y aspecto en español, M adrid, Cátedra.
B r e c h t , R i c h a r d D. (1 9 7 4 ): «Deixis in Em bedded Structures», F L 1 1:4 , págs. 4 8 9 -5 1 8 .
B r u c a r t , J o s é M." (1987): «La elipsis parcial», en V. D em onte y M. F ernández Lagunilla (eds.): Sintaxis
de las lenguas románicas, M adrid, El A rquero, págs. 291-328.
C a n o A g u i l a r , R a f a e l (1983): El predicado verbal, M adrid, C o lo q u io .
C oM R iE, B e r n a r d (1986): «Tense in Indirect Speech», FoLi 20:3, págs. 265-296.
C o r n u l i e r , B e n o î t d e (1978): «L’incise, la classe des verbes parenthétiques et le signe mimique», en
Les Cahiers de Linguistique de l’Université dit Québec 8, págs. 53-95.
C o u l m a s , F l o r i a n (1985): «Direct and Indirect Speech: G eneral Problems and Problem s of Japanese»,
en JoP 9, págs. 41-63.
— (ed.) (1986a): Direct and Indirect Speech, Berlín-Nueva York-A m sterdam , M outon de Gruyter.
— (1986b): «R eported Speech: Some G eneral Issues», en F. Coulm as (ed.) (1986a), págs. 1-28.
C r a m , D a v i d F . (1978): «The Syntax of D irect Q uotation», en CLex 33, págs. 41-52.
D a v i d s o n , D o n a l d (1985): «On Saying That», en Inquiries into Truth and Interpretation, Oxford, Claren-
dom Press.
D i l l o n , G e o r g e L. y F r e d e r i c k K i r c h o f f (1976): «On the Form and Function of F ree Indirect Style»,
en Poetics & Tlteoty o f Literature 1, págs. 431-440.
E m o n d s , J o s e p h E . (1976): A Transformational Approach to English Syntax. Root, Structure Presetving and
Local Transformations, Nueva York-San Francisco-Londres, Academ ic Press.
E n ç , M u r v e t (1 9 8 7 ): «Anchoring Conditions for Tense», L I 18:4, págs. 6 3 3 -6 5 7 .
F o d o r , J a n e t D e a n (1976): The Linguistic Description o f Opaque Contexts, Bloomington, Indiana Uni­
versity Linguistics Club.
F r e g e , G o t t l o b (1892): «Ü ber Sinn und Bedeutung», en Funktion, Begriff, Bedeulung. Fi'mg Logische
Studien, Gotinga, V andenhoeck-R uprecht, 1975, págs. 40-65.
G i r ó n A l c o n c h e l , J o s é L u i s (1 9 8 8 ): L as oraciones interrogativas indirectas en español medieval, M adrid,
Gredos.
G u t i é r r e z O r d ó ñ e z , S a l v a d o r (1986): «Observaciones sobre el estilo directo en español», en Estudios
Humanísticos. Filología 8, págs. 26-38.
H a n d , M i c h a e l (1 9 9 1 ): «On Saying T hat Again», LaPh 14, págs. 3 4 9 -36 5 .
— (1993): «Parataxis and Parentheticals», LaPh 16:5, págs. 495-507.
H e r c z e g , G i u l i o (1963): L o stilo indiretto libero in italiano, Florencia, Sansoni.
H e r n á n d e z A l o n s o , C é s a r (1984): Gramática funcional del español, M adrid, Gredos.
H e r n a n z , M. L l u ï s a (1978): «Oració i fragments: vers una definició conjunta», Els Marges 13, págs. 88-
102 .
— (1979): «Oració i fragments: solució transform acional o interpretativa?», Els Marges 15, págs. 81-93,
H i n t i k k a , K . J a a k k o J ., J u l i u s M . M o r a v v c s i k y P a t r i c k S u p p e s ( e d s .) (1 9 7 3 ): Approaches to Natural
Languages, D ordrecht, Reidel Publishing Company.
K l e i b e r , G e o r g e s (1 9 7 9 ): « À propos de l’ambiguïté référentielle T ransparence/O pacité», TraLiLi 17:1,
págs. 233-250.
K u n o , S u s u m u (1972): «Pronom inalization, Reflexivization and D irect Discourse», L I 3:2, págs. 161-195.
Referencias bibliográficas 3594

K v a v i k , K a r e n H. (1986): «Characteristics of D irect and R eported Speech Prosody: Evidence from Spa­
nish», en F. Coulmas (ed.) (1986a), págs. 333-360.
L á z a r o C a r r e t e r , F e r n a n d o (1980): «El m ensaje literal», en Estudios de Lingüística, Barcelona, C r í­
tica, págs. 149-171.
L e e c h , G e o f f r e y N . (1 9 8 0 ): Explorations in Semantics and Pragmatics, Am sterdam , John Benjamins.
Li, C h a r l e s N. (1986): «Direct Speech and Indirect Speech: A Functional Study», en F. Coulm as (ed.)
(1986a), págs. 29-45.
L o n z i , L i d i a (1981): «A w erbi frasali e strutture parentetiche», Lingua e stile 16:3, págs. 393-431.
L u c y , J o h n A. (ed.) (1 9 9 3 ): Reported Speech and Metapragmatics, Cambridge, Cam bridge University Press.
L y o n s , J o h n (1977): Semantics, Cambridge, Cambridge University Press; versión española de R am ón
Cerda, Semántica, Barcelona, Teide, 1980.
M a i n g u e n e a u , D o m i n i q u e (1981): «Le discours rapporté», en Approche de Ténonciation en Linguistique
Française, Paris, H achette, págs. 97-126.
M a l d o n a d o , C o n c e p c i ó n (1991): Discurso directo y discurso indirecto, M a d r id , T a u r u s .
M c C a w l e y , J a m e s D. (1982): «Parentheticals and D iscontinuous C onstituent Structure», L I 13:1, pagi­
nas 91-106.
M c H a l e , B r i a n (1978): «Free Indirect Discourse: A Survey of R ecent Accounts», Poetics & Theory o f
Literature 3, págs. 249-287.
M i t t w o c h , A n i t a (1979): «Final P arentheticals with English Questions. T heir Illocutionary Function and
Gram m ar», JoP 3, págs. 401-412.
M o r g a n , J e r r y L. (1973): «Sentence Fragm ents and the N otion Sentence», en B. Kachru, y otros (eds.),
Issues in Linguistics: Papers in Honor o f Henry and Renée Kahane, U rbana, University of Illinois Press,
1973, págs. 719-751.
M o r t a v a G a r a v e l l i , B i c e (1985): «Per una tipología del discorso raportato», en L a parola d ’altri.
Prospettive di analisi del discorso, Palerm o, Sellevio E ditore, págs. 17-50.
— (1995): «Il discorso riportato», en L. Renzi, G. Salvi y A. Cardineletti (eds.), Grande grammatica
italiana di consultazione, Bolonia, Il Mulino, vol. Ill, págs. 427-468.
P a r t e e , B a r b a r a H. (1973a): «The Semantics of Belief-Sentences», en K. J. J. Hintikka y otros (eds.),
1973, págs. 309-336.
— (1973b): «The Syntax and Semantics of Q uotation», en S. R. A nderson, y P. Kiparsky (eds.), Λ Festch-
rift fo r Morris Halle, Nueva York, Holt, R inehart & W inston, págs. 410-418.
Q u i n e , W i l l a r d v a n O r m a n (1960): Word and Object, Cambridge, Μ.Ι.Τ. Press; versión española de
M anuel Sacristán, Palabra y objeto, Barcelona, Labor, 1968.
Q u i r k , R a n d o l p h et a l (1972): A Grammar o f Contemporary English, Londres, Longman.
R e a l A c a d e m i a E s p a ñ o l a (1973): Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, M adrid, E spasa
Calpe. [RA E 1973 en el texto]
R é c a n a t i , F r a n ç o i s (1 9 8 4 ): «Rem arques sur les verbes parenthétiques», en P . A ttal y C . M ullers (eds.),
De la Syntaxe à la Pragmatique. Actes du Colloque de Rennes, vol. VIII, A m sterdam -Filadelfia, John
Benjamins, págs. 3 1 9 -3 5 2 .
R e i n h a r t , T a n y a (1975): «Whose M ain Clause?: Point of View in Sentences with Parentheticals», en
S. Kuno (ed.), Harvard Studies in Syntax and Semantics, Cambridge, Mass, págs. 127-171.
— (1983): «Point of View in Language. T he U se of Parentheticals», en G. R auh (éd.): Essays in Deixis,
Tubinga, G. Narr, págs. 169-194.
R e y - D e b o v e , J o s e t t e (1978): «La phrase introduite par un verbe de parole», en Le Métalangage. Étude
linguistique du discours sur le langage, Paris, Le R obert, págs. 210-250.
R e y e s , G r a c i e l a (1982): «El estilo indirecto en el texto periodístico», en L E A 4:1, págs. 1-21.
— (1984): Polifonía textual. La citación en el relato literario, M adrid, Gredos.
— (1993): Los procedimientos de cita: estilo directo y estilo indirecto, M adrid, Arco/Libros.
R i c h a r d , M a r k (1986): «Quotation G ram m ar and Opacity», LaPh 9, págs. 383-403.
R i v a r o l a , J o s é L u is y S u s a n a R e i s z (1 9 8 4 ): «Semiótica del discurso referido», en L. Schwartz Lerner,
e I. L erner (eds.), Homenaje a A n a Maria Barrenechea, M adrid, Castalia, págs. 151-174.
R o c a P o n s , J o s é (1970): Introducción a la gramática, 4 .“ éd., Barcelona, Teide, 1976.
R o j o , G u i l l e r m o (1974): «La tem poralidad verbal en español», Verba 1, págs. 68-149.
— (1976): «La correlación temporal», Verba 3, págs. 65-89.
R y a n , M a r i e -L a u r e (1981): «When Je is Un autre. Fiction, Q uotation and the Perform ative Analysis»,
Poetics Today 2:2, págs. 127-155.
S e c o , R a f a e l (1954): M anual de gramática española, 10." ed., M adrid, Aguilar, 1985.
S h o p e n , T i m o t h y A. (1972): A Generative Theory o f Ellipsis: A Consideration o f the Linguistic Use o f
Silence, Bloom ington-Indiana, Indiana University Linguistics Club.
3595 Referencias bibliográficas

S u ñ e r , M a r g a r i t a (1990): «El tiem po en las subordinadas», en I. Bosque (ed.), 1990, págs. 77-105.
S u ñ e r , M a r g a r i t a y J o s é A n t o n i o P a d i l l a R i v e r a (1 9 8 7 ): «Sequence o f Tenses and the Subjunctive
Again», Hispania 70, 634-642.
V a s s e u r , M a r i e -T h é r è s e (1977): «Il dit qu’elle arrive / Il dit: “Elle arrive” . Variations dans l’indication
de la fonction», L F r 35, págs. 71-76.
V e r d ín D í a z , G u i l l e r m o (1970): «Introducción al estudio indirecto libre en español», RFE, Anejo CXI,
Madrid, C.S.I.C.
W e b e r , E l i z a b e t h G. y P a o l a B e n t i v o g l i o (1991): «Verbs of Cognition in Spoken Spanish: A Dis­
course Profile», en S. Fleischman y L. R. W augh (eds.): Discourse-Pragmatics and the Verb. The Evi­
dence fi'om Romance, Londres-Nueva York, Routledge.
W i e r z b i c k a , A n n a (1974): «The Semantics of D irect and Indirect Discourse», Papers in Linguistics 7:3-

4, págs. 267-307.
Ziv, Y a e l (1985): «Parentheticals and Functional Gram m ar», en A. M. Bolkestein y otros (éd.), Syntax
and Pragmatics in Functional Grammar, D ordrecht, Foris, págs. 181-199.
Z w ic k y , A r n o l d M. (1971a): «In a M anner o f Speaking», L I 2, págs. 223-233
__ (1971b): «On R eported Speech», en Ch. J. Fillmore, y D. T. Langendoen (eds.), Studies in Linguistic
Semantics, Nueva York, Holt, R inehart & W inston, págs. 72-77.
56
LA SUBORDINACIÓN CAUSAL Y FINAL
C a rm e n G a lá n R o d ríg u e z
Universidad de Extrem adura

IN D IC E

56.1. El ámbito semántico de la causalidad

56.2. Tipología semántica de las oraciones causales: causales puras y causales


explicativas

56.3. Caracterización y funcionam iento sintáctico de las oraciones causales


56.3.1. Causales integradas
56.3.2. Causales periféricas

56.4. Los nexos y los marcadores de causalidad


56.4.1. Causales integradas: < A porque B >
56.4.1.1. Causales integradas negadas
56.4.1.2. Causales integradas interrogativas
56.4.1.3. Otros nexos
56.4.2. Causales periféricas: < A , porque B >
56.4.2.1. Otros nexos explicativos (causa desconocida)
56.4.2.2. Otros nexos explicativos (causa conocida)

56.5. Tipología sem ántica de las oraciones finales


56.5.1. Oraciones finales de objetivo como utilidad
56.5.2. Oraciones finales de objetivo como consecuencia
56.5.3. Oraciones finales de objetivo como contraste
56.5.4. Oraciones finales de objetivo como deseo

56.6. Caracterización y funcionam iento sintáctico de las oraciones finales


56.6.1. Oraciones finales integradas
56 índice 3598

56.6.1 Λ. Oraciones finales complementarias de un sustantivo


56.6.1.2. Oraciones finales complementarías de un adjetivo
56.6.1.3. Oraciones finales complementarias de un verbo
56.6.2. Oraciones finales periféricas

56.7. Los nexos finales


56.7.1. <Para + infinitivo>
56.7.1.1. E l problema del sujeto
56.7.1.2. Causalidad y finalidad: por y para
56.7.1.3. Complementos finales no oracionales
56.7.1.4. Expresiones lexicalizadas
56.7.2. <Para que + subjuntivo>
56.7.2.1. E l problema del sujeto
56.7.2.2. Expresiones lexicalizadas
56.7.3. <Para qué + indicativo> en estructuras interrogativas
56.7.3.1. Interrogativas retóricas con implicatura negativa
56.7.3.2. Inteirogativas retóricas con implicatura dubitativa: interro­
gaciones exploratorias
56.7.4. Otros nexos de carácter final
56.7.4.1. < A + sustantivo + de + infinitivo (de que + subjuntivo)>
56.7.4.2. < C on + sustantivo + de + infinitivo (de que + subjim-
tivo)>
56.7.4.3. < E n + sustantivo + de + infinitivo>
56.7.4.4. < P o r + sustantivo + de/a + infinitivo (de que + subjun­
tivo) >
56.7.4.5. < A + infinitivo>
56.7.4.6. < Q u e + subjuntivo>

R e f e r e n c ia s b ib l io g r á f ic a s
3599 El ámbito semántico de la causalidad 56.1

56.1. El ámbito semántico de la causalidad

El ámbito semántico de la causalidad abarca cinco relaciones diferentes (cau­


sales propiam ente dichas, finales, condicionales [—> Cap. 57], concesivas [—*■ Cap.
59] y consecutivas [—» Cap. 58]) que se organizan según la particular concepción
que en cada una de ellas se establece entre la causa y el efecto, pues todas, aunque
desde distintas perspectivas, inciden en uno u otro contenido. E n la causa, esto es,
en aquello que desencadena una acción, se fundam entan las oraciones causales, las
condicionales y las concesivas. En el efecto se basan las finales y las consecutivas;
por último, las causales y finales tienen en cuenta el proceso causa-efecto en su
totalidad. Veamos sus características comunes y sus rasgos específicos.
Causales, condicionales y concesivas expresan la causa, el origen o motivo de
lo que se dice en la oración principal [—>· § 57.9],

(1)a. Engordas mucho porque comes abundantem ente.


b. Si comes abundantem ente, engordas mucho.
c. A unque comes abundantem ente, no engordas mucho.

(la) indica tan sólo el punto de partida (causa originaria) que provoca un efecto
(resultado); en (Ib ) este mismo factor se somete a hipótesis, de tal forma que la
relación entre com er y engordar (causa-efecto) ya no es un hecho real y puede que
se cumpla el prim ero pero no el segundo, o a la inversa, (le ) es la negación de la
implicación causa-efecto, esto es, una causa negada, pues no se cumplen las expec­
tativas habituales (norm alm ente, cuando se come en exceso, se en g o rd a).1
Finales y consecutivas expresan el punto de llegada (efecto o resultado), aquello
a lo que conduce lo expresado por el verbo principal, pero se diferencian funda­
mentalmente en la concepción del efecto y en la caracterización de las entidades
participantes en la acción. El efecto puede ser algo buscado intencionalmente (el
resultado de una motivación previa; finales) o, por el contrario, sobrevenir o suceder
sin que exista tal voluntad, en cuyo caso no existiría el valor de prospectividad (algo
se hace para algo) sino una m era constatación o descripción de un hecho del que
se deducen sus consecuencias (consecutivas). Así, m ientras en las finales se desco­
noce si el efecto buscado se cumple o no, en las consecutivas se sabe si realm ente
tiene lugar. La intencionalidad que caracteriza las finales, (2a), exige un sujeto agen-
tivo (una entidad anim ada intencional) que en las consecutivas no es imprescindible,
(2b):

(2)a. Siempre fumo p ara calmar los nervios.


b. La noche era tan oscura que favorecía a los amantes.

De la red conceptual que acabamos de describir, en la que las cinco nociones


básicas se agrupan en torno a la expresión de la causa o del efecto, se desprende
que causales y finales, como extremos opuestos del mismo ámbito, tienen también
una estrecha afin id ad .2 Y a en la concepción aristotélica de la ca u sa3 se expresa la

1 S o b re e sta s rela c io n e s p u e d e c o n s u lta rs e Ja sig u ie n te b ib lio g ra fía : G . L a k o ff 1971; R . L a k o ff 1971; R iv a ro la 1976;


K ônig 1991; C o rté s P a la z u e lo s 1993; S á n c h e z S a lo r 1993.
2 Cf. T o rre g o 1988; 320-321.
3 E ste c o n c e p to a p a re c e e n la M etafísica (lib ro I) e n el e s tu d io d e las c a u sa s (el P r im e r M o to r, A c to p o r ex c ele n c ia ,
es tam bién el fin ú ltim o ). E n la Física (lib ro II) se h a c e re fe re n c ia a la fin a lid a d a tra v é s d e las c a u sa s, el c o n c e p to de
56.2 LA SUBORDINACIÓN CAUSAL Y FINAL 3600

intuición tradicional de que las finales son la version invertida de un tipo de cau­
sales. 4 La interpretación del proceso causa-efecto dependería, por tanto, de la p er­
cepción cronológica de los hechos: si el emisor se sitúa en el ‘antes’ (el motivo),
expresa la realidad de la causa y la presuposición o certeza del cumplimiento. Si se
sitúa en el ‘después’, la causa es una virtualidad cuyo efecto no puede enjuiciarse
con valores de verdad. Los m om entos tem porales están en conexión con rasgos de
modo, de ahí que las causales se construyan con indicativo (modo de la realidad)
m ientras que el m odo de la finalidad es el subjuntivo (virtualidad) [—»· §§ 50.2.2 y
50.2.5]. Estas diferencias no son tan nítidas cuando en las oraciones introducidas
por el nexo típicamente causal, porque, se emplean marcas modales propias de la
finalidad que diluyen aun más las imprecisas fronteras entre el motivo y la inten­
cionalidad: 5

(3) a. Te digo esto {porque/para que} veas quiénes son tus amigos,
b. Lo haré {porque/para que} no se enfaden.

La afinidad existente entre oraciones causales y finales tiene tam bién un reflejo
sintáctico que se observa en la posibilidad de que se construyan en estructuras coor­
dinadas [—* § 41.1] de todo tipo (Me invitó a cenar no para celebrar el ascenso, sino
porque le gusta presumir; No nos contó nada del viaje, bien porque estaba cansado,
bien para que no le molestásemos; Ha escrito sus memorias para recordar los buenos
tiempos y porque necesitaba dinero), así como en la facilidad con que ambas sirven
como respuesta a preguntas form uladas con partículas causales: ¿Por qué me lla­
maste? — Para que vinieras conmigo al cine/Porque quería que vinieras conmigo al
cine.

56.2. Tipología semántica de las oraciones causales: causales puras y causales


explicativas

Tradicionalm ente se han definido las oraciones causales como aquellas oracio­
nes que expresan la causa que origina algún efecto determ inado (expresado, asi­
mismo, en la oración principal); no obstante, son muy pocas las oraciones que en­
cajan en este tipo, pues no siempre se entiende la relación de causalidad en estos
términos. Com párese (4a) con (4b):

(4) a. Me has ayudado porque eres mi amigo,


b. Las flores crecen porque les da la luz.

En (4b) el crecimiento es un claro efecto de recibir la luz, pero ayudar, en (4a), no


es necesariam ente el resultado de la relación de amistad.

n a tu ra le z a y el tra ta m ie n to d el azar: el fin es ca u sa fin a l, o a q u e llo p o r !o cu al (en v ista d e lo c u a l) a lg o se h a c c. Cf.


A ristó te le s 1957; 1966.
4 Cf. B ru n o l 1965: 843-854; L a k o ff 1968; G a rc ía C alvo 1973: 91-105; D a rb o rd 1977; P io t 1979; R iih o 1979; C h e v a lie r
1980. E l e s tu d io d e las re la c io n e s e n tr e fin a lid a d y c a u sa lid a d tam b ién h a su s c ita d o el in te ré s d e los re tó ric o s e in v esti­
g a d o re s d el a n álisis del disc u rso . V é a n se los tra b a jo s d e P e te rs 1958; T a y lo r 1970; P e rc lm a n y O lb re c h ts-T y tc c a 1976;
R ic o e u r 1977: 101-131.
5 V o lv e re m o s s o b re e sta s c u e stio n e s m ás d e te n id a m e n te e n el a p a rta d o s o b re los n ex o s p o r y para (cf. el § 5 6 .7 .1 .2 ).
3601 Tipología semántica de las oraciones causales: causales puras y causales explicativas 56.2

La concepción de la causalidad con referencia a parám etros temporales (la


causa precede necesariam ente al efecto) tampoco es un criterio determinante; m u­
chas veces se argum enta como causa algo que no es más que una inducción apoyada
en criterios variables de certeza que conducen a suponer que si dos hechos se su­
ceden con frecuencia es porque están relacionados como causa-efecto, o son con­
tiguos:

(5) a. Como han subido los precios, hay que restringir los gastos,
b. E starán de vacaciones, porque no han recogido el correo.

Evidentemente, la sucesión o contigüidad de las acciones mencionadas en (5a)


y (5b) no es una propiedad de los fenómenos descritos, sino una deducción del
observador que le lleva a concebir la conexión de factores como explicación o causa
hipotética respectivamente.
Estas precisiones semánticas son im portantes para establecer divisiones en el
ámbito de la causalidad, divisiones que se corresponderán con funcionamientos di­
ferentes de las estructuras, pues el grado de incidencia que m antienen entre sí las
oraciones estará estrecham ente relacionado con la peculiar concepción de la causa.
En líneas generales, casi todos los gramáticos parten de la distinción latina entre
‘causa real’ y ‘causa lógica’. La ‘causa real’ expresa el fundam ento de una acción,
ya sea causa externa (relación entre una causa y el efecto subsecuente: La casa se
ha venido abajo porque era vieja) o interna (relación entre un motivo y un resultado:
Se marchó porque estaba triste). En ambos tipos la explicación que se aduce es des­
conocida por el interlocutor. La ‘causa lógica’, por su parte, justifica una opinión o
un juicio previam ente conocido (Puesto que somos mortales, debemos morir). 6
La tipología causal latina fue rem odelada con gran acierto por Bello (1847:
§ 991) mediante la oposición entre ‘causa de lo dicho’ (real) y ‘causa del decir’
(lógica), términos que en las gramáticas actuales se corresponden respectivamente
con las ‘causales del enunciado’ y las ‘causales de la enunciación’. 7

D ad o q u e la causa, b ien sea de lo dicho (causa real o causa del en u n ciad o ) o del ac to de
decirlo (causa lógica o causa d e la enu n ciació n ) p erm ite explicar p o r q u é se p ro d u ce un cierto
efecto, los gram ático s — q u izá influidos p o r el discurso filosófico— h a n tra ta d o d e d e te rm in a r las
posibles aplicaciones sem án ticas de dicha n o c ió n .s L as ¡deas de ‘cau sa’, ‘m otivo’, ‘p rincipio’, ‘fun-

'· Cf. B assols 1971: § 3 3 9 .


7 E sta d e n o m in a c ió n , p r o p u e s ta p o r M a rc o s M a rín (1 9 7 9 ), es la m ás a c e p ta d a e n las g ram á tic a s del esp añ o l. P a rte
d e un tra b a jo p rev io d e L a p e sa (1978) e n el q u e se h a b ía n s u g e rid o los té rm in o s ‘c a u sa le s d e la a cció n e n u n c ia d a ’ (e x p o n e n
la circunstancia o f a c to r q u e o rig in a la ac ció n p rin c ip al) y ‘c a u sa le s d e l a c to e n u n c ia tiv o ’ (ex p lican o ju stific an d ich o a c to ).
U n a distinción m uy sim ila r e s ta b le c e R u th e rf o r d (1970) p a ra la p a rtíc u la c a u sa l in g lesa beca u se seg ú n a p a re c ie ra e n c lá u ­
sulas s u b o rd in a d a s restric tiv a s (la o rac ió n d e p e n d e d e o tra p rin c ip a l explícita: Jen n y n o está a q u í p o rq u e n o la ve o ) o en
cláusulas su b o rd in a d a s n o restric tiv a s (la o ra c ió n d e p e n d e d e u n v e rb o im p líc ito a b s tra c to q u e in d ic a el acto d e h a b la :
Jenny n o está aquí, p o rq u e n o la veo). E n la m ism a lín ea, a u n q u e c o n u n a m ay o r in siste n c ia e n c rite rio s se m á n tic o -p ra g -
m átícos se d e sta c a n los tra b a jo s d e K ovacci 1972 y 1983; B lesa 1982; R a m ó n T riv es 1982; S a n to s 1982; V e ra L u jan 1984;
Q u irk 1985: § 1 5 .4 5 ; B a rto l H e r n á n d e z 1988; Ig u a la d a B elchi 1990 y C u e n c a 1991: § 4 .4 .2 .
s Los tipos b ásico s d e re la c ió n c a u sa l se ría n los sig u ien tes: 1) c a u sa -e fe c to o c a u sa n e c e s a ria (es u n a rela c ió n o b jetiv a):
(i) L o s cuerpos caen p o rq u e existe la f u e n a d e la gravedad; 2 ) ra z ó n -c o n s e c u e n c ia (el h a b la n te e x p re sa la in fe ren c ia d e la
relación): (ii) Regó las flores p o rq u e estaba n secas; 3 ) raz ó n /m o tiv o -re su lta d o (se se ñ a la la in te n c io n a lid a d d e un se r a n im a d o
y el re s u lta d o su b s e c u e n te ): (iii) R egué las flo re s p o rq u e m is vecinos m e lo pid iero n ; 4 ) p re s u p u e s to -c o n s e c u e n c ia o c a u sa
efectiva (la ca u sa se c o m b in a c o n u n a c irc u n s ta n c ia — p re m isa — q u e fav o re c e o p o sib ilita la a cció n p rin c ip a l o co n clu sió n :
(iv) Puesto q ue el tie m p o h a m ejorado, se m a n te n d rá n las a ctividades previstas. Cf. M a rc o s M a rín 1979; H e rn á n d e z A lo n s o
1894: 97-101, 1995: 154; G a rc ía S a n to s 1989; Q u irk 1985: § 15.45.
56.2 LA SUBORDINACIÓN CAUSAL Y FINAL 3602

d a m e n to ’, ‘ra z ó n ’, ‘explicación’ y o tra s sim ilares se h an relacio n ad o e n tre sí con m u c h a frecu en cia
y, e n o casiones, se h an co n fundido, p u esto q u e los rasgos de co n ten id o no se h an delim itad o con
clarid ad ni se h an c o n tra sta d o los esq u em as sintácticos que les sirven de e x p re s ió n .9

Teniendo en cuenta las distintas matizaciones sugeridas por los gramáticos, y


con objeto de simplificar algunas denominaciones equivalentes, vamos a establecer
una clasificación semántica en dos tipos denominados, respectivamente, ‘causales
propiam ente dichas’ (‘causales puras’) y ‘causales explicativas’.
En las ‘causales puras’ se establece una conexión no consabida entre las ora­
ciones A y B (independientem ente de que A o B sean o no una presuposición).
Este vínculo se manifiesta bien como relación de causa-efecto, bien como relación
de motivación-resultado:

(6) a. Las flores se han m architado porque no tenían agua suficiente.


b. Te he comprado un regalo porque era tu cumpleaños.

Si la relación es de causa-efecto, (6a), los sujetos no tienen restricciones se­


mánticas; pero si es de motivación-resultado, (6b), y dado que la motivación implica
un acto de voluntad, los sujetos deben ser obligatoriamente entidades animadas que
participan activamente (desean, tienen intención de) en la relación causal y en sus
consecuencias.
Las ‘causales explicativas’ presentan un hecho (B) que, a juicio del hablante,
puede ser una explicación razonable o una justificación apropiada del hecho A, bien
porque se conozca de antem ano la relación A-B, bien porque el hecho B sea tal
que favorece o propicia el hecho A. A unque en ambos casos se trate de una expli­
cación, es necesario diferenciar en este grupo entre ‘causales explicativas propias’
(circunstancias favorables o habituales —conocidas o presupuestas— de una acción)
y ‘causales hipotéticas’ (deducciones que realiza un interlocutor basándose en su
conocimiento de los hechos):

(7) a. Ya que está todo visto, propongo que nos vaya­


mos. (Circunstancias)
b. Como hace frío, las carreteras están heladas. (Causa habitual)
c. No se ha ido, porque tiene ahí la cartera. (Causa hipotética)

La diferencia fundam ental entre los dos subtipos radica en que en las hipoté­
ticas la explicación que se propone no está en relación con el verbo del enunciado,
sino con el predicado implícito de la enunciación: el tener a la vista la cartera no
es la razón por la que X sigue aquí, sino la razón por la que el interlocutor deduce
y afirma la presencia de X. Las explicativas propias, sin embargo, sugieren una
circunstancia (entre otras posibles) que explica no sólo el hecho enunciado, sino
toda la información contenida en la oración no causal.

y H ay e x c ep c io n e s n o ta b le s , c o m o los tra b a jo s y a m e n c io n a d o s d e L a p e s a (1 9 7 8 ), S a n to s (1 9 8 2 ), K o v acci (1 9 8 3 ), Q u irk


(1985) y C u e n c a (1991).
3603 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones causales 56.3

56.3· Caracterización y funcionam iento sintáctico de las oraciones causales

En la gram ática tradicional se ha m antenido la distinción la tin a 10 entre ‘causales


c o o rd in a d a s’ y ‘causales subordinadas’ [—a- § 5 4 .6 .1 ], 11 esquemas de relación sintác­
tica que se asociaban respectivamente con la ‘causa lógica’ y la ‘causa real’. 12
Entre las razones para esta clasificación está la distinción (a veces vacilante)
e n tre los conceptos de ‘causa lógica’, ‘razón’, ‘explicación’, ‘motivo’ o ‘efecto’, así
com o el supuesto paralelismo entre el grado de conocim iento de la causa y el em­
pleo de uno u otro esquem a sintáctico. En este sentido, se argum enta que si la
causa se conoce o presupone (bien porque sea una explicación o una inferencia),
la vinculación entre ambas oraciones es m enor y de ahí que se asocie con la coor­
dinación; por el contrario, si la conexión entre los dos hechos no es conocida por
el interlocutor, las oraciones serán subordinadas (se interpreta que la trabazón entre
ellas es mayor), puesto que la causal señala la razón del hecho mencionado en la
oración principal. 13
En la R A E 1973: § 3.22.2 las causales se incluyen en el grupo de subordinadas
circunstanciales,14 grupo semántico muy heterogéneo cuyo funcionamiento se equi­
para con los complem entos circunstanciales de la oración simple.
Basándose en el hipotético paralelismo entre las subordinadas circunstanciales
y el complemento circunstancial de las oraciones simples, y en la consideración pa­
radigmática que asigna a la categoría de adverbio la función de complemento cir­
cunstancial, otros autores han sugerido una distinción entre ‘adverbiales propias’ o
circunstanciales (tiem po, lugar, m odo) y ‘adverbiales im propias’ o no circunstanciales

E n la len g u a la tin a e s ta d istin c ió n se f u n d a m e n ta e n d o s p lan o s: fu n c io n a l-re la c io n a n te (c o o rd in a c ió n y s u b o rd i­


nación d isp o n e n d e n ex o s esp ec ífic o s) y s e m á n tic o (ca u sa re a l fre n te a c a u sa lógica, al m arg e n d e q u e los n e x o s que
expresan e sta ú ltim a c a u sa a p a re z c a n en e s tru c tu ra s d e c o o rd in a c ió n y d e s u b o rd in a c ió n ). Cf. B asso ls 1971: § 351-4.
11 L a R A E (1931 y re im p re s io n e s p o s te rio re s ) m e n c io n a e x p re s a m e n te el té rm in o ‘c o o rd in a c ió n ’ com o e s tru c tu ra
sintáctica de la ca u sa lógica (§ 345). L a c a u sa rea l, p o r su p a rte , se sirve d e o ra c io n e s s u b o rd in a d a s su sta n tiv a s e n fu n ció n
d e c o m p le m e n to c irc u n sta n c ia l (§ 397). L a su b o rd in a c ió n s u p o n e u n a m a y o r « tra b a z ó n ló g ica» q u e la c o o rd in a c ió n . V é a n s e
tam b ién R . S eco 1967: 205 y 212; A lc in a y B le c u a 1975: § 9.0; R o c a P o n s 1976: 305-315; M a rc o s M a rín 1980: 369; M . Seco
1989: § 10.2.4.
12 A ce rc a d e e s ta e q u ip a ra c ió n e s tru c tu ra -c o n te n id o e n tr e el latín y el e sp a ñ o l a d v ie rte B assols (1971: 350): «L a len g u a
española (...) u s a e n a m b o s caso s las m ism a s p a rtíc u la s, y n o d isp o n e s in tá c tic a m e n te d e m e d io s a d e c u a d o s p a ra d istin g u ir
u nas d e o tra s. P o r ello , p a ra c o m p r e n d e r b ie n la d ife re n c ia q u e las s e p a ra , n o s e rá d e m á s r e c o rd a r q u e las c a u sa le s d e
coord inación in tro d u c e n m á s b ie n u n a a c la ra c ió n fo rm u la d a , p o r así d e c ir, a g u isa d e c o m e n ta rio , q u e no u n a c a u sa
p ro p ia m en te dich a» . E l o rig e n d e e s ta c o n fu sió n p u d ie ra ju stific a rse p o r u n a m a la in te rp re ta c ió n d e la te o ría d e B ello ,
q u ien señ aló u n a n a tu ra le z a d istin ta d el e le m e n to in tro d u c to r p o rq u e se g ú n e x p re s a ra la c a u sa real (e n cuyo caso s e ría un
adverbio rela tiv o q u e liga p ro p o sic io n e s s u b o rd in a d a s) o la c a u sa ló g ica (p a s a ría a s e r u n a c o n ju n c ió n q u e re la c io n a
p ro p o siciones in d e p e n d ie n te s ). E s ta in d e p e n d e n c ia p a re c ía s u g e rir u n a p o s ib le c o o rd in a c ió n . E l v a lo r co n ju n tiv o m e d ia n te
el cu al se re la c io n a n p ro p o sic io n e s in d e p e n d ie n te s se se ñ a la tam b ié n e n p u e s (§ 4 0 9 ), q u e (§ 992) y ca (§ 992, n o ta ).
13 E s ta m ay o r v in cu la c ió n es ta m b ié n el p rim e ro d e lo s a rg u m e n to s q u e u tiliz a S o b e ja n o (1953: 3 25) p a ra d e fe n d e r
la existencia d e c o o rd in a c ió n y s u b o rd in a c ió n ca u sa le s. A p o y á n d o s e en las c o n s id e ra c io n e s p rev ia s d e M ey er-L ü b k e, a ñ a d e
que el h e c h o d e q u e las le n g u a s r o m a n c e s (salv o el fra n c é s) c a re z c a n d e c o n ju n c io n e s c o o rd in a n te s esp ecíficas (c o m o el
nam latino) n o im plica la in ex iste n c ia d e c o o rd in a c ió n ca u sa l, p u e s p a ra e x p re s a rla las le n g u a s u tiliz a n co n ju n c io n e s id é n ­
ticas a las d e las c a u sa le s s u b o rd in a d a s (se ría el caso d e p o rque, p o r e je m p lo ).
M Los a rg u m e n to s u tiliz a d o s p a ra u n ific a r c o o rd in a c ió n y su b o rd in a c ió n so n lo s sig u ie n te s: 1) las len g u a s r o m a n c e s
n o d iferen cian la c a u sa o ra z ó n lógica d el m o tiv o e fectiv o , a u n q u e e n o c a sio n e s e s to s d o s m atice s se p u e d a n s e p a r a r
reflexivam ente e n el p e n s a m ie n to ; 2) ta n to las c o o rd in a d a s c o m o las s u b o rd in a d a s e m p le a n in d is tin ta m e n te los m ism o s
nexos e incluso el m o d o su b ju n tiv o ; 3) lo s nex o s c o o rd in a n te s u n e n ta n to o ra c io n e s c o m o e le m e n to s an á lo g o s d e u n a
m ism a o ración. P u e s to 'q u e las c o n ju n c io n e s c a u sa le s n o c u m p le n e s te s e g u n d o re q u is ito , se ju stific a su inclu sió n e n el
gru p o de las su b o rd in a d a s (la c o in c id e n c ia d e n ex o s e ra u n o d e lo s a rg u m e n to s q u e a d u c ía S o b e ja n o (1 9 5 3 ) p a ra m a n te n e r
la d ife ren c ia d e a m b o s tip o s ). A p e s a r d e la u n ific ac ió n d e c rite rio s, el c a rá c te r d e e s ta su b o rd in a c ió n ta m p o c o e s tá e x e n to
d e problem as, p u e s a lg u n o s a u to re s c o n s id e ra n q u e se p r o d u c e n v ac ila cio n e s e n tr e el c a rá c te r s u sta n tiv o (se ría n c o m p le ­
m en tarias c irc u n sta n c ia le s c o n u n f u n c io n a m ie n to sim ila r al d e u n g ru p o n o m in a l té r m in o d e p re p o s ic ió n ) y el a d v e rb ia l.
Cf. R , Seco 1967: 212; G ili G a y a 1943: § 2 2 4 ; A la rc o s 1972: § 2 -3 ; 1994: § 4 3 1 [— > C a p . 54].
56.3 LA SUBORDINACIÓN CAUSAL Y FINAL 3604

(el resto), ya que estas últimas, a diferencia de las anteriores, carecen de equivalen­
tes adverbiales.15
A pesar de que no existe en el grupo de las denominadas ‘adverbiales im pro­
pias’ una correspondencia con la categoría adverbio, algunas estructuras (especial­
m ente causales y finales) parecen desem peñar funciones similares, al menos, por lo
que respecta al grado de vinculación con el verbo (pero debe quedar claro que no
se trata de identificar categorías y funciones, sino de establecer qué categorías re­
presentan funciones equiparables). El paralelismo quedaría establecido como se se­
ñala a continuación.

A lg u n as estru ctu ras ap a re c e n com o co m p lem en to s verbales exigidos [— > C ap. 24, C ap. 29 y
C ap. 33]; re a liz a n en to n ces fu nciones sim ilares a algunos adverbios (com o el de (8c), exigido p o r
el v erb o com portarse [— > § 11.3.2.1]), p e ro m u estran , sobre todo, u n a e strech a conexión con las
su b o rd in ad as su stantivas reg id as p o r p reposición, (8b), ya que altern an con sintagm as nom inales
preced id o s de la p rep o sició n por, (8a):

(8) a. M e aleg ro p o r tus buenas calificaciones,


b. M e aleg ro (porque lias obtenido/de que hayas obtenido} buenas calificaciones. 16
c. E l m ag istrad o se co m p o rtó justam ente.

Algunos esquemas causales y finales, de carácter opcional, se relacionan como


complementos circunstanciales con el sintagma verbal y determ inan las circunstan­
cias en que esta acción tiene lugar (serían complementos verbales no exigidos):

(9) a. Me he comprado un coche nuevo porque quieroimpresionarte.


b. Cerró la ventana para no escuchar a los vecinos.
c. Lo necesito urgentemente para hoy.

O tras construcciones, sin embargo, son mucho más externas a esta predicación
y, aunque aparentem ente puedan situarse en las mismas posiciones que las estruc­
turas de (9), sus funciones no son equiparables [—» § 11.4]:

(10) a. Para que se enteren todos, el jefe me ha subido el sueldo.


b. M e he comprado un coche nuevo, porque ya está bien de pasar ca­
lamidades.
c. Desgraciadamente, salió mal.

Sólo en esta últim a serie podría hablarse realm ente de una relación periférica:
las oraciones están separadas por pausa (como unidades fónicas independientes) y
no delimitan el valor léxico del verbo (son marginales), sino que expresan una re ­
lación semántico-pragmática mucho más amplia que sus correspondientes circuns­

15 E l g ra d o d e in cid e n c ia s o b re la o rac ió n p rin c ip al, e s to es, ei m ay o r o m e n o r ín d ice d e m arg in a lid a d c o n re s p e c to


al v e rb o s u b o rd in a n te , ha o b lig a d o a los g ra m á tic o s a re a liz a r alg u n a s p re c isio n e s p a ra c la sific ar los d ife re n te s tip o s y
fu n cio n e s o ra c io n a le s. U n a b u e n a síntesis so b re los c irc u n sta n c ia le s y los c o m p le m e n to s d e ré g im e n p u e d e c o n s u lta rs e en
G a rc ía T u rz a 1991.
E n e s te e je m p lo , c u a n d o la o rac ió n q u e e x p re s a c a u sa v a e n su b ju n tiv o e in tro d u c id a p o r de, p a re c e tra ta rs e , sin
lu g a r a d u d a s , d e un c o m p le m e n to d e rég im en v e rb a l [— > C a p . 29]. C u a n d o v a e n c a b e z a d a p o r p orque, sin em b a rg o ,
p o d r ía ta m b ié n s e r in te r p re ta d a c o m o c o m p le m e n to c irc u n sta n c ia l. O b sé rv e se q u e e n a lg u n o s c a so s es p o s ib le la p re s e n c ia
d e a m b o s tip o s d e su b o rd in a d a s: M e alegro d e q u e hayas o b ten id o b u en a s calificaciones po rq u e eso te perm itirá estu d ia r la
carrera q u e elijas. N o o b s ta n te , en (8b) u n a y o tr a c o n stru c ció n a lte rn a n sin a p a re n te c a m b io d e sig n ificad o .
3605 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones causales 56.3

tanciales; su función consiste en relacionar la oración con una serie de significacio­


nes externas (actitud de los participantes de la comunicación, modalidad, entona­
ción), pero indispensables para descodificar correctam ente el sentido del m ensaje.17
Este grupo se relacionaría con los denominados ‘adverbios y modificadores oracio­
nales’ [—■* §§ 11.4-5], cuya función consiste en m ostrar la vinculación entre los pro­
tagonistas de la enunciación y el contenido del enunciado.

P o r o tra p a rte , al igual q u e algunos adverbios p u e d e n m od ificar a categ o rías distintas del verbo,
determ in ad as e stru c tu ra s finales se constituyen tam b ién com o co m p lem en to s de categorías n o ver­
bales (sustantivo o adjetivo). E l caso m ás co m ú n es aquel e n q u e u n a o ració n fin al aparece m o d i­
ficando a u n n o m b re (en este caso, la función de la o ració n final es sim ilar a la de un adjetivo,
más que a la d e u n ad v erb io [— > § 5.3]):

(11) a. M e h e co m p rad o u n a m áquina para segar.


b. N o tien es u n a especial habilidad para trabajar de camarero.

E l grado de dependencia de la oración causal con respecto al verbo, la vincu­


lación entre la causa y el efecto más otras consideraciones de carácter pragmático
(presuposición, acto de habla) constituyen el punto de partida de otras propuestas
que defienden que las oraciones causales son siempre subordinadas, aunque con un
grado de dependencia diferente. Así, la oración causal se subordina al verbo prin­
cipal si actúa como un com plem ento que expone las circunstancias que desencade­
nan la acción: Se llevó el coche porque tenía mucha prisa. Pero si tales circunstancias
no afectan directam ente al verbo explícito de la oración, sino a un verbo implícito
que indique un acto de habla determ inado [—»■ § 60.1], la oración causal actúa como
complemento (explicativo o justificativo) de dicho acto: No está aquí, porque no veo
sus llaves (recuérdese (7 c )).IS
Si la ubicación de las causales en un esquema sintáctico determinado plantea
numerosos problemas, no menos complejo resulta establecer su funcionamiento den­
tro de una relación interoracional, ya que el grado de integración y vinculación no
depende tanto del tipo de nexo 19 (pese a ser este uno de los criterios que se utilizan
para argum entar en favor de la subordinación única frente a la tradicional diferen­
ciación entre coordinación y subordinación)20 como de factores semánticos, prag­
máticos y suprasegmentales.

17 Las d e n o m in a c io n e s p a ra re fe rirs e a e s ta fu n ció n p e rifé ric a n o c o in c id e n : c o m en ta rio o racional periférico (A lcin a y


B lecu a 1975: 884-6); fu n ció n incidental ( G u tié r re z O rd ó ñ e z 1986: 143; Á lv a re z M e n é n d e z 1988; C u e n c a Í991: 126-129);
adjunto libre ( H e rn a n z C a r b ó 1993); d isju n to ( Q u irk 1985: § 15.20; 15.21).
18 P a ra L a p e s a (1978: 203) las d o s o ra c io n e s so n in d e p e n d ie n te s e n tr e sí a u n q u e n o c o o rd in a d a s, sin o cosubordinadas
al v erb o im p lícito . E ste v e rb o se re fle ja m e d ia n te la e n to n a c ió n , lo s m o d o s y tie m p o s v e rb a le s y la p rese n c ia d e c ie rta s
p artículas in d icativas d e la m o d a lid a d c o rre s p o n d ie n te en c a d a caso. S a n to s (1982: 2 73) e s ta b le c e u n a sub clasificació n e n tre
su b o rd in a d a s a u n a o ra c ió n e n te r a e in d e p e n d ie n te , p e ro n o in te g ra d a s e n e lla (tip o 5: (Ya que!P uesto q u elD a d o que}
tenem os el día libre, v á m o n o s de ca m p o ; tip o 7: C o m o tienes dinero, p u e d e s perm itirte m u c h o s lu jo s) y s u b o rd in a d a s s e m á n tic o -
p rag m áticas q u e p o n e n e n re la c ió n los c o n te n id o s d e a m b a s o ra c io n e s (tip o 6: Q uédate, q u e ahora viene lo mejor; tip o 8:
N o se veían bien las pisadas, p u e s era de n o c h e ). E n esto s c u a tr o casos la su b o rd in a d a c a u sa l es u n a explicación.
19 E l h e c h o d e q u e c ie rto s nexos (c o m o p o r q u e ) se an m á s fre c u e n te s q u e o tro s o se u tilic e n in d is tin ta m e n te n o in d ica
e n ab so lu to q u e las o ra c io n e s e sta b le z c a n u n a m ism a rela c ió n . L a fre c u e n c ia , en to d o c a so , d e b e ría in te rp re ta rs e c o m o un
p ro ceso de e c o n o m ía p a ra d ig m á tic a , h a b itu a l en to d a s las len g u a s, q u e c o n siste e n e m p le a r a b u n d a n te m e n te un n ú m e r o
red u cid o d e u n id a d e s d e sig n ific a d o p o c o d e lim ita d o . El u so in d istin to d e los nexos, p o r o tr a p a rte , n o es u n a rg u m e n to
v álido, p u e s el e m p le o d e u n o s u o tro s e s tá c o n d ic io n a d o p o r m ú ltip le s fac to re s, c o m o la p a u sa , el o rd e n , el g ra d o de
co n o cim ien to d e la c a u sa o el a c to d e h a b la , si b ie n e n o c a sio n e s la re le v a n c ia in fo rm a tiv a q u e u n in te rlo c u to r c o n c e d a a
su m ensaje p u e d e a lte ra r e s ta s restric c io n e s.
2,1 Cf. G ili G a y a 1943: § 2 2 4 .
56.3.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAU SAL Y FINAL 3606

Según estos factores, y atendiendo a la función, se pueden establecer dos grupos


de oraciones causales: ‘causales integradas’ (se corresponden con las causales pro­
piam ente dichas: < A porque B > ) y ‘causales periféricas’ (causales explicativas pro­
pias y causales hipotéticas: < A , porque B > ) . 21

56.3.1. Causales integradas

Las ‘causales integradas’, tam bién llamadas ‘centrales’ [—» § 36.3.4.3], estable­
cen una conexión causal entre los contenidos preposicionales de ambas oraciones.
El grado de dependencia con respecto al verbo de la oración no causal es mayor
que en el grupo de las periféricas, pues están integradas en el predicado verbal,
aunque no por esta razón ha de hablarse de exigencia en todos los casos, sino de
subordinación [—» § 11.3.2], Algunas oraciones tienen un com portam iento similar
al de las sustantivas regidas por preposición:

(12) a. Se enfadó porque no term inaste el trabajo > Se enfadó por eso.
b. M e alegro porque lo has conseguido > Me alegro por eso.

Como introducen una información ‘rem ática’ (nueva), norm alm ente van pos­
puestas, aunque en ocasiones pueden anteponerse para enfatizar la causa (si la re ­
lación sem ántica es de causa-efecto) y focalizar de esta m anera el segmento co­
municativo más relevante [—*- § 64.3.2]. Este cambio de orden se refleja también
en una entonación ascendente a diferencia de la secuencia no invertida en la que
la curva melódica se mantiene:

(13) a. El hielo se ha derretido porque estaba al sol.


b. Porque estaba al sol (precisam ente por eso) el hielo se ha derretido.

Estos contrastes son especialmente interesantes en las oraciones que expresan


el motivo:

(14) a. Porque llegué cinco minutos tarde no me dejaron entrar al examen,


b. — ¡Siempre estás gastando el dinero a manos llenas!
—Porque tengo dinero puedo perm itirm e ciertos lujos.

E n (14a) la an tep o sició n se convierte e n un m ecanism o de refu e rzo de la o p in ió n del h ab lan te,
q u ien e n c u e n tra d e sp ro p o rc io n a d a la relació n e n tre la consecuencia y la causa q u e lo provoca. Los
co n ten id o s d e cau salid ad se d iluyen en fav o r de un a descripción de acciones q u e se c o n tra p o n e n
p a ra se ñ a la r la fa lta d e ad ecu ació n q u e existe e n tre ellas. E n (14b) la inversión sirve p a ra d estacar
la rép lica del in te rlo c u to r a n te u n c o m en tario previo no favorable. L a o ració n causal co n tie n e un
énfasis m uy m arcad o p o rq u e se p re te n d e su b ray ar q u e es esta causa p recisam en te (y n o o tra; o
e sta causa fre n te a o tra s q u e co n sid era el in te rlo c u to r) la explicación de u n h echo d e te rm in a d o . D e
esta m a n e ra , la an tep o sició n se utiliza p a ra c o n tra p o n e r dos opin io n es y justificar esp ecialm en te la
creen cia d e l h a b la n te [— > §§ 50.2.2.1-2],
U n a explicación po sib le p a r a estos cam bios de o rd e n es el alcance sem ántico de los térm in o s
‘cau sa-efec to ’ y ‘m o tiv ació n ’. E n u n a relació n de causa-efecto, b ien sea previsible (n e c e sa ria y com ­

21 E sto s d o s g r u p o s c o in c id e n e n lín e a s m u y g e n e ra le s c o n las ‘c a u sa le s d el e n u n c ia d o ’ y las ‘c a u sa le s d e la e n u n c ia ­


c ió n ’.
3607 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones causales 56.3.1

prob ad a) o p o sib le (u n a cau sa, e n tre otras, provoca u n efecto d e te rm in a d o ) el h ab la n te p erm an ece
al m argen d e los h ech o s en u n ciad o s y se lim ita a d escribir u n a conexión e n tre dos fenóm enos.
C o m o n o hay volición ni in ten cio n alid ad , p o d ría decirse q u e ese efecto sim p lem en te le sobreviene
com o esp ectad o r. P o r ta n to , n o p u e d e m an ifestar su ac titu d an te el en u n ciad o m ed ian te u n a a lte ­
ración del o rd e n estab lecid o h a b itu a lm e n te e n las secuencias. L a m otivación, sin em bargo, im plica
un acto de v o lu n tad (su jeto s an im ad o s y agentes) cuyas consecuencias son siem p re im previsibles
(por eso se excluye la v inculación causa-efecto). E sta m ay o r p articip ació n del in te rlo c u to r e n los
hechos d escritos (la cau sa se d esea, n o sobreviene) p e rm ite que, en ocasiones, su actitu d se im ponga
sobre los esq u em as sin táctico s y de a h í los v alores de c o n tra ste , rép lica o énfasis q u e se observan
en algunas inversiones. P e ro la anteposición n o es u n índice de in d e p e n d e n c ia (au n q u e se sirva de
pausas o d e u n a e n to n a c ió n p a rtic u la r), sino el reflejo de u n a vinculación sem án tico -p rag m ática más
am plia, p u es la o ració n cau sal — a través de la actitu d del em isor— se relaciona no sólo co n el
verbo, sino con to d a la secuencia; funcionaría, pues, com o u n c o m e n ta rio argum entai.

La paráfrasis con consecutivas [—*- §§ 58.5-6] —su esquem a (< p entonces q > )
es la inversión de la relación causal (< q porque p > ) — constituye otra prueba de la
mayor o m enor vinculación entre una causa y su efecto. A dm iten el cambio aquellas
construcciones que m uestran una relación de causa-efecto:

(15)a. Las carreteras están heladas porque ha nevado.


b. H a nevado, luego (así que) las carreteras están heladas.

O introducen un proceso deductivo cuya relación causa-efecto se ha comprobado


suficientemente: E l mercurio sube en el termómetro porque la temperatura aumenta.

Se describ e u n h ech o d em o strad o rep etid as veces y reco n o cid o p o r cu alq u ier in terlo c u to r, pues
se sabe q u e siem p re q u e se d é tal causa el efecto será el esp era d o . C a u sa y efecto se vinculan
lógicam ente: L a tem peratura aum enta, luego el mercurio sube. P o r las m ism as razo n es equivale a una
condicional real [— =>- § 57.1]: S i la temperatura aum enta, el m ercurio sube en el termómetro.

Las oraciones de motivación (implican la presencia de un sujeto agentivo), sin


embargo, parecen ofrecer alguna dificultad para la paráfrasis con consecutiva:

(16)a. Trabajo de noche porque me concentro mejor,


b. ?Me concentro mejor, luego trabajo de noche.

U n a p osible explicación a esta dificultad es q u e en este tip o de causales se construye una


secuencia n u ev a a p a rtir d e d os id eas concebidas resp ec tiv am en te p o r el em isor com o ‘re su lta d o ’
(A) y ‘m o tiv o ’ (B). E l vínculo A -B n o tien e p o r q u é ser conocido (de hech o , la interro g ació n ab arca
la relació n co m p leta A -B y n o a u n m iem b ro e n exclusiva: ¿Trabaja de noche p o rq u e se concentra
mejor?) ni v e rd a d e ro (B n o es la causa esp e ra d a de A , fre n te a lo que su c ed e en la relación h ab itu al
de causa-efecto), co m o lo p ru e b a la posibilidad de n eg ar A sin que la relació n m o tiv o -resu ltad o se
vea afectada: N o trabajo de noche porque m e concentro m ejor (de día) [— > § 50.2.2.1]. E sto es, en
una causal d e m otiv ació n se p ro d u ce u n único acto de h abla q u e consiste e n fu n d a m e n ta r (afirm ar,
in terro g ar o n eg ar) la relació n q u e — en o p in ió n d el em isor— tien en A y B. L a p aráfrasis con
consecutivas, sin em b arg o , d a lu g ar a dos actos, u n o de los cuales se p re se n ta com o conocido (B),
m ientras que el o tro (A ) ap a re c e com o consecuencia de dicha presuposición.

Similares resultados se obtienen con las paráfrasis m ediante condicionales (la


causa pasa a convertirse en condición y el miembro no causal en consecuencia). Si
la relación causa-efecto se refiere a un hecho suficientemente comprobado y que
forma parte del saber general, el cambio se efectúa sin problemas [— § 57.9.1]:
56.3.2 L A SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3608

(17) a. El agua se congela porque está a 0°.


b. Si está a 0°, el agua se congela.

Pero si esa relación es muy particular o está temporalm ente constreñida (como
sucede en la causa propiam ente dicha) no puede formularse como esquema condi­
cional, a no ser que el hablante fundam ente la conexión en una conjetura más o
menos probable:

(18) a. Los bom beros se han concentrado porque se tem en incendios.


b. *Si se tem en incendios, los bomberos se han concentrado.22
c. Si se tem en incendios, {seguram ente/probablemente/tal vez/con se­
guridad} los bom beros se han concentrado.

Y a q u e el h a b la n te n o d a p o r su p u e sto o conocido del oyente la conexión e n tre los d o s hechos,


a d m ite n la in terro g ació n d e la causa (si e s ta se desconoce es lógico q u e se p u e d a p re g u n ta r sobre
dich a vinculación):

(19) a. ¿P o r q u é hay ta n ta sequía? P o rq u e no llueve. (Causa-efecto)


b. ¿P o r q u é escribes a m an o ? P o rq u e ta rd o m enos. (M otivo-resultado)

Sólo las causales integradas adm iten ciertas partículas enfáticas cuya función
consiste en especificar la causa:

(20) a. Me gusta, pero porque no me parece caro,


b. M e casaré con él sólo porque es inteligente.

Es decir, de todas las circunstancias que han podido confluir para lograr el
efecto señalado, el emisor elige y enfatiza o focaliza una que le parece más deter­
minante. D e hecho, estos ejemplos podrían parafrasearse m ediante estructuras ecua-
cionales pseudoescindidas [—> § 65.3], prueba evidente de que la oración causal
incide sobre el verbo y no es, por tanto, periférica:

(21) a. La razón por la que me gusta es porque no me parece caro,


b. Si me gusta es porque no me parece caro.

56.3.2. Causales periféricas

Las ‘causales periféricas’ (explicativas propias e hipotéticas) presentan un hecho


(B) como explicación más o menos razonable de otro hecho (A). Si la oración
introduce una información ‘tem ática’ (conocida), ocupa la posición inicial de forma
preferente (ya que, visto que, puesto que, supuesto que) u obligatoria (como). Si la
información es ‘rem ática’ (nueva), la oración va pospuesta (que, porque, pues)
[—»· § 64.2],23 No obstante, esta distribución no es fija, sino que depende en muchos

22 O b sé rv e se q u e el tie m p o v e rb a l es u n fa c to r d e te r m in a n te e n c u a n to al tip o d e rela c ió n q u e ex p re sa n la o rac ió n


p rin c ip al y la o ra c ió n c a u sa l. A d ife re n c ia d e (1 8 a), u n a o rac ió n c o m o L o s b om beros se co nce ntran p o rq u e se tem en incendios,
c o n el v e rb o p rin c ip a l e n p r e s e n te , n o r e fie re a u n e v e n to p a rtic u la r, sin o q u e e x p re sa u n a rela c ió n c a u sa -e fe c to d e c a rá c te r
g e n e ra l. E n tal caso, la re fo rm u la c ió n m e d ia n te u n e s q u e m a c o n d ic io n a l n o p la n te a n in g ú n p ro b le m a , al ig u al q u e o c u rría
e n (17b): S i se tem en incendios, los b om beros se concentran.
23 Cf. C u e n c a 1991: 144.
3609 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones causales 56.3.2

casos de la mayor o m enor relevancia que el interlocutor quiera otorgar a su m en­


saje: 24

(22) a. — ¡Quédate más tiempo! '


—No, que me están esperando, me voy.
b. — ¡Qué bien juega este chico!
— Como es una figura del baloncesto...

E n (22a) la an tep o sició n sirve p a ra c o n tra sta r el ru eg o del in te rlo c u to r co n la actitud del
hablante, q u ien co n sid era m ás eficaz a n te p o n e r a la decisión a d o p ta d a el h echo explicativo de dicha
decisión u tilizán d o lo com o estrateg ia de refuerzo. E n (22b) falta el m iem b ro no causal p o rq u e se
infiere de lo que p rev iam en te se h a dicho y los in terlo c u to res tien en co n o cim ien to del alcance de
su conten id o . E stas o racio n es tru n cad as (p ero no incom pletas) ap a re c e n frec u en tem en te en e stru c ­
turas dialogadas (resp u esta s) y en com entarios explicativos.

La m enor vinculación con el sintagma verbal de la oración no causal se m ani­


fiesta mediante varios factores. En prim er lugar, las dos oraciones se separan por
una pausa gráfica o melódica que sirve para distinguir entre lo afirmado, ordenado,
deseado, interrogado, etc., en la oración no causal y la justificación de dicha enun­
ciación. 25 Luego, frente a las causales integradas en las que el acto de habla era
único, en las causales periféricas son dos los actos que se ponen en relación. Com ­
párense los siguientes ejemplos, donde en (23a) aparece una causal periférica y en
(23b) una causal integrada:

(23) a. Escribe a María, porque se lo has prometido.


(Ju stificació n del consejo)
b. H e escrito a M aría porque se lo prometí.
(Y n o p o r o tra cosa. M otivo)

Además de la pausa, la entonación puede ser también un factor determ inante


para la distinción de funciones. En las causales integradas (< A porque B > ) la curva
melódica de A se m antiene (salvo en los casos de énfasis en que es ascendente),
mientras que en las periféricas (explicativas e hipotéticas: < A , porque B > ) es des­
cendente. 26
El carácter de la oración causal (B) con respecto al acto de habla (A), del que
es la causa, es variable: 1) B es una justificación de lo afirmado en A (Te pondrás
gordísimo, porque comes a todas horas); 2) B es un argum ento que certifica la ve­
racidad de A (Estará enfermo, porque no ha venido) o 3) B es una justificación

24 L a a n te p o sic ió n e s lá excluida si la o ra c ió n cau sal se e n tie n d e c o m o u n a d e d u c c ió n (cau sa h ip o té tic a ) q u e realiza


ci h a b la n te b a sá n d o se e n sus e x p e rie n cia s o c o n o c im ie n to s p revios: H o y n o h a venido, p o rq u e está e l co rreo en la m esa >
*P orque está el co rreo en la mesa, h o y n o ha venido.
25 D e p e n d ie n d o d el g r a d o d e m o d ific a c ió n d e la o rac ió n ex p licativ a c o n re s p e c to a la o rac ió n n o causal, la p a u sa
p u e d e se r m ás o m en o s m a rc a d a . E s te c a rá c te r se se ñ a la g rá fic a m e n te m e d ia n te p u n to y se g u id o (im p lic a ría u n a m e n o r
vinculación e n tr e las o ra c io n e s), o d o s p u n to s (u sa d o s f re c u e n te m e n te en a lg u n o s re c la m o s p u b lic ita rio s p a ra e x p lic a r las
excelencias de u n p ro d u c to ):

(i) Sé lo q u e p a s a e n el c in e p o r las rev ista s d e la p e lu q u e ría . P o r q u e a la p e lu q u e r ía voy to d a s las se m a n a s.


(ii) X : P o rq u e to d o s los d e m á s so n h isto ria.

(E v id e n te m e n te , se p re s u p o n e e n (ii) u n im p e rativ o d el tip o com pre, use, etc .).

2(1 Cf. S a n to s 1982: 266. P a ra A ia rc o s (1994: § 433), la p a u s a y la e n to n a c ió n se ría n u n a in d icació n d e la in d e p e n d e n c ia


sintáctica e n tr e los d o s m ie m b ro s.
56.3.2 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3610

metalingüistica que no atañe al contenido de la enunciación, sino a la form a de


expresarlo, independientem ente de la veracidad de A (Las mentiras electorales, por­
que hay que llamar a las cosas por su nombre, son una costumbre poco recomenda­
ble). 27 E n todos los casos (bien se utilice para argum entar A, bien para justificar el
acto de enunciar A o la elección lingüística de un térm ino), el elem ento B es una
explicación de un acto de enunciación previo.
D ado que las causales periféricas relacionan dos actos de habla, quedan fuera
del ámbito de la negación [—»- § 40.2], Compárese (24a, b) con (24c):

(24) a. No hemos perdido el tren porque vinimos con tiempo. (Integrada)


b. No hemos perdido el tren porque viniéramos con
poco tiempo. (Integrada)
c. No hemos perdido el tren, porque {está/*no esté}
en la vía. (Periférica)

E n (24a), la oración causal no cae bajo el ámbito de la negación, que afecta


sólo a la oración principal (esta construcción se parafrasearía como «es un hecho
que no hemos perdido y el tren y ello se debe a que vinimos con tiempo»). En
(24b), sin embargo, la oración causal sí está bajo el ámbito de la negación, lo cual
provoca la aparición del subjuntivo (en esta construcción se afirma que «hemos
perdido el tren, pero la razón no es que viniéramos con poco tiempo» [—> § 40.2.4
y 50.2.2]). E n (24c), al igual que en (24a), la negación afecta sólo a la oración
principal y la subordinada explica la razón por la que se asevera que algo no ha
sucedido (es decir, «afirmo que no hemos perdido el tren y la razón por la que lo
hago es que está en la vía»). La imposibilidad de que la oración causal esté bajo el
ámbito de la negación en una construcción de este tipo está en correlación con la
agramaticalidad del subjuntivo.
La mayoría de los nexos que introducen este tipo de subordinadas no pueden
ser em pleados p ara responder a preguntas sobre la causa (esto es, no pueden ser
foco de una interrogación):

(25) a. Puesto que no hay público, deberíamos suspender el concierto.


b. ¿Por qué causa deberíam os suspenderlo? *Puesto que no hay pú­
blico.
(26) a. Como hace tanto calor, descansad antes de salir.
b. ¿Por qué causa debem os descansar? *Como hace tanto calor.
(C au sa co n sab id a + explicación)
(27) a. Es cierto, que yo lo he visto.
b. ¿Por qué causa es cierto? *Que yo lo he visto.
(C au sa n o con sab id a + explicación; el m iem b ro causal no d e n o ta la ra z ó n de la
afirm ación, sino u n a justificación o explicación de la m ism a)

El nexo porque, en este tipo de construcciones, sí puede encabezar una res­


puesta, pero siempre que se haya preguntado por la causa de la enunciación, no la
del enunciado:

27 Cf. M a rtin 1973: 110 y L e G r o u p e λ-1 1975.


3611 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones causales 56.3.2

(28) a. E stán en casa, porque se oye ruido.


b. ¿Por qué causa están en casa? — # P o rq u e se oye ruido.
c. ¿Por qué crees que están en casa? — Porque se oye ruido.

Por último, las causales periféricas, a diferencia de las causales integradas, no


admiten partículas adverbiales enfáticas ni construcciones perifrásticas:

(29) a. Es su hijo favorito, porque su m adre me lo ha dicho.


b. *Es su hijo favorito, pero porque su m adre me lo ha dicho.
c. *La razón por la que es su hijo favorito es porque su madre m e lo
ha dicho.

Estos resultados son la consecuencia lógica del hecho de que las causales pe­
riféricas no son complementos verbales sino complementos de la enunciación.28
Ahora bien, este carácter marginal no incluye a todas las periféricas en la misma
proporción, como lo dem uestra la dificultad de las explicativas propias para aceptar
paráfrasis con consecutivas y condicionales, frente a las hipotéticas:

(30) a. {Como/Puesto que} estaban cansados, se m ar­


charon. (Explicativa)
b. Se marcharon, {?luego/??así que} estaban can­
sados.
(31) a. Y a han venido, porque el coche está fuera. (Hipotética)
b. El coche está fuera, luego ya han venido.

Si la causa es c o n s a b id a ,29 com o en (30a), hay dificultades con cu alq u ier nexo consecutivo, ya
que n o se estab lece u n a relación de causa-efecto. A la explicación c o n te n id a en el m iem bro B se
le añ ad en u n a serie d e circu n stancias (favorables, razo n ab les) qu e d e te rm in a n y en m arcan el hech o
presen tad o en el té rm in o A , d e tal fo rm a q u e p o d ría p a ra fra se a rse com o: «en vista de estas cir­
cunstancias, ten ie n d o e n c u e n ta estas circunstancias, A » y n u n ca com o «la causa B provoca el efecto
A». Si la explicación n o es consabida, el cam bio se p erm ite siem p re q u e se em p lee un nexo d e tipo
conclusivo (así que) e n lu g ar d e luego (m e ra m e n te consecutivo), pues n o se tra ta de fo rm u lar una
deducción, sino u n a explicación: N o s vamos, {que/pues} se nos ha hecho tarde > Se nos ha hecho
tarde, así que n os vam os. E n (31a) se p la n te a u n a hipótesis q u e, a juicio d el hab lan te, m an tien e una
evidente conexión e n tre cau sa-efecto: el h echo de q u e el co ch e esté e n la calle es u n a prem isa m ás
que razo n ab le p a ra in fe rir q u e ya h a n regresado.

(32) a. Se ve m uy poco, p u es a h o ra ap en as hay luz. (Explicativa)


b. *Si a h o ra ap en as hay luz, se ve m uy poco.
(33) a. E sta rá n en casa, p o rq u e se oye ruido. (Hipotética)
b. Si se oye ru id o , e s ta rá n en casa.

(32a) rech aza la p aráfrasis co n condicionales [— > § 65.3.3] p o rq u e se p la n te a u n a explicación,

“ S u c o m p o rta m ie n to s in tá c tic o d istin to ta m b ié n se d e m u e s tra p o r el h e c h o d e q u e re c h a z a n la c o o rd in a c ió n c o n las


causales in te g ra d a s (* L e gusta teer p o rq u e se entretiene y p o rq u e m e lo h a n d ic h o ), a u n q u e p u e d e n c o o rd in a rs e e n tr e sí. La
im posibilidad d e e s ta b le c e r la c o o rd in a c ió n en o tro s caso s, a u n s ie n d o a m b a s o rac io n e s c a u sa le s p e rifé ric a s, d e p e n d e del
tipo de nexo: :::Sc h a ido , pues se a b u rría y pue s se le h a cía tarde ; *Vete, que te lla m a n y que te están esperando .
a E n o tro s e je m p lo s d e c a u sa n o c o n sa b id a ta m b ié n se p r e s e n ta n a lg u n o s p ro b le m a s c o n las p a rá fra s is co n sec u tiv a s
si la causa q u e se a d u c e es u n a e n tr e v a ria s p o sib les: H a llo v id o , p o rq u e e l suelo está m o ja d o > ? E l suelo está m o ja d o ,
luego ha llo v id o (p e r o p u e d e n h a b e r r e g a d o , se h a c a íd o u n v aso d e ag u a, e tc ). N o o b s ta n te , y p u e s to q u e n o se t r a t a de
u n a causa única, sino p o sib le , p u e d e n a d m itir el ca m b io sie m p re q u e e n la o rac ió n se incluyan e le m e n to s d u b ita tiv o s
(p robabilidad, p o sib ilid a d o d u d a ): E l suelo está m o jad o , luego (seguram ente¡probablem ente¡sin d u d a ) h a llo vid o .
56.4 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3612

no u n a h ipótesis. (33a) es u n a d ed u cció n b a sad a e n el conocim iento previo de la v inculación e n tre


los d os h ech o s (n o rm alm en te, cu an d o e stá n e n casa se oye ru id o ).

E n el grupo de las explicativas propias se pueden establecer dos subtipos. El


prim ero de ellos (nexos porque, pues, que) incluiría oraciones complem entarias no
restrictivas que constituyen una explicación del contenido expresado en la oración
no causal (Hacía mucho calor, porque aún no habían puesto el aire acondicionado).
N o se relacionan, por tanto, únicam ente con el verbo de la oración principal, sino
con toda la secuencia de la cual constituyen una explicación. E l segundo subtipo
(nexos como, ya que, puesto que, etc.) se compone igualmente de oraciones expli­
cativas no restrictivas, pero en este caso la independencia es quizá mayor, pues se
trata de circunstancias presupuestas habituales (Como eran las cinco, le sim ó el té)
o favorables (Ya que acababa de cobrar, decidí invitarle yo) que enm arcan la oración
no causal y la relacionan con significaciones externas a ella y, en este sentido, vin­
culan enunciación y enunciado.
Las causales hipotéticas presentan el grado máximo de no integración o mar-
ginalidad: ni delimitan el valor léxico del verbo ni son circunstancias o explicaciones
de toda la oración. Implican un proceso de razonam iento deductivo que se argu­
m enta como posible explicación o com entario del acto de enunciar la oración no
causal:

(34) a. M aría no se ha m archado, porque tiene las llaves en la mesa.


b. ¿Se ha marchado M aría? Porque tiene las llaves en la mesa.
c. Dudo que M aría se haya m archado, porque tiene las llaves en la
mesa.

Así pues, el que las llaves sigan sobre la mesa no es la causa de que M aría no se
haya marchado, sino la explicación de que el emisor afirme, pregunte o dude tal cosa.
Las causales hipotéticas sobrepasan los límites oracionales porque manifiestan
una relación semántico-pragmática entre el contenido proposicional de la oración
causal y la enunciación de la oración no causal: indican al receptor cómo ha de
interpretar el mensaje, esto es, ubican el mensaje en una situación comunicativa más
amplia. D ado que no son ‘circunstancias’ o especificaciones de ningún elem ento sino
que van más allá de la propia oración, su relación sintáctica es periférica (no inte­
grada).

56.4. Los nexos y los marcadores de causalidad

Porque [—»■ §§ 9.4.5.1 y 47.5.1] es el nexo más u tilizado en las diferentes re­
laciones de causalidad (motivación, causa-efecto, explicación, hipótesis). Por ello es
quizá el que mejor se presta p ara m anifestar el contraste expresivo, y el que deja
ver con mayor facilidad los cambios significativos que se derivan de su combinación
con los modos verbales y la negación.

56.4.1. Causales integradas: < A porque B >

Estas construcciones afirman la vinculación causal (no consabida) de B con A,


bien como relación causa-efecto, bien como motivación. (Véanse los ejemplos (6a)
y (6b))·
3613 Los nexos y los m arcadores de causalidad 56.4.1.1

La m odalidad afecta a los dos miembros y, p o r consiguiente, en el caso de las


negativas, interrogativas, imperativas o desiderativas no se afirma dicha vinculación,
sino que se niega, se interroga sobre su realización, se ordena que suceda o no, o
se desea, respectivamente.
Si la oración no causal (A) es asertiva, B se construye en indicativo, pues se
trata de describir una conexión real y efectiva, independientem ente de que tenga o
no lugar. B puede utilizar tam bién el modo subjuntivo (A suele ser una estructura
negativa o interrogativa), en cuyo caso se cuestionan la efectividad o la motivación
argumentadas; B no sería ya ‘la causa’, sino una entre varias posibles (el m odo en
las oraciones causales se estudia en el § 50.2.2 de esta gramática):

(35) a. Cóm pralo porque te gusta y no porque es barato.


(U n a causa se afirm a fre n te a o tra)
b. No lo vas a com prar porque sea barato.
c. ¿Lo vas a com prar porque sea barato?
(N o se afirm a u n a causa; se señala o tra posible)

56.4.1.1. Causales integradas negadas

(36) a. No te llamo porque estoy aburrido. (Indicativo)


b. No pareces más alta porque lleves tacones. (Subjuntivo)

La negación de la expresión < A porque B > puede construirse con indicativo


o con subjuntivo. En el prim er caso, la secuencia B indica la causa por la que A
no se realiza: el estar aburrido (lo está realm ente) es la causa por la que el inter­
locutor no llama [—> §§ 40.2.4 y 50.2.2],30
La construcción con subjuntivo presenta dos valores posibles que se distinguen
por el alcance de la negación:

— Causal-concesivo (causales inefectivas): se niega que una causa provoque un


determinado efecto :31 No pareces más alta, aunque lleves tacones.
— Causal-adversativo: se niega que la causa presentada provoque el efecto;
pueden existir otras causas: Pareces más alta, pero no porque llevestacones.

En las causales-concesivas la oración causal se desplaza con cierta libertad;


puede ir antepuesta al verbo negado, pospuesta o intercalada entre la negación y el
verbo:

(37) a. Porque lleves tacones no pareces más alta.


b. No pareces más alta porque lleves tacones.
c.No porque lleves tacones pareces más alta.

^ C ie rto q u e csUv c o n stru c ció n p u e d e te n e r tam b ién o tra lec tu ra : « no te llam o p o r q u e esto y a b u rr id o (n o lo esto y ),
sino p o r o tra raz ó n » . E n e s te caso, n o es c ie rto q u e B c a u se A (« te llam o y n o esto y a b u rrid o » ); la c a u sa se c o n v ie rte en
el foco de la n e g a ció n y se s u p o n e q u e ex iste n o tro s h e c h o s q u e p ro v o ca n A . N o o b s ta n te e sta ú ltim a le c tu ra e s m ás
h abitual c on sub ju n tiv o . S o b re el p ro b le m a d e la n e g a ció n e n las cau sa le s p u e d e n c o n s u lta rs e B lesa 1982; Kovacci 1982-3
y K orzen 1990.
',J R iv a ro la 1976: 59-60 se ñ ala c a so s ya en el siglo x m d e p ro p o sic io n e s c o n v a lo r co n cesiv o e n c a b e z a d a s p o r porque.
56.4.1.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAU SAL Y FIN AL 3614

Como en estas construcciones se pone de manifiesto la ineficacia de una causa,


la negación abarca la totalidad de la relació n .32 En los ejemplos con indicativo, sin
embargo, afecta únicam ente al m iem bro no causal. D e hecho, la partícula negativa
puede preceder inm ediatam ente a la conjunción en el caso del subjuntivo (37c),
pero no con indicativo (38b):33

(38) a. Porque vengo cansado no voy a trabajar.


b. *No porque vengo cansado voy a trabajar.

El hecho de que con subjuntivo se niegue la totalidad de la relación causa-


efecto, y no únicam ente el efecto, se ve reflejado por el rechazo que m uestran las
oraciones de este tipo a admitir partículas enfáticas de la causa, como pero o y,
puesto que no se trata de resaltar la causa que no produce un efecto, sino de negar
dicha relación: *No pareces más alta {pero/y} porque lleves tacones.
Por este mismo motivo también rechazan la construcción enfática con el verbo
copulativo ser: *No es porque lleves tacones p or lo que pareces más alta.
En las causales-adversativas (o de causa excluida) el orden habitual es <no
porque + Subj>. Esta secuencia se continúa generalm ente en una construcción ad­
versativa (<sino porque + In d > ; <por + In f> ) para contraponer la causa excluida
con otra posible: N o viajo de noche porque m e guste, sino porque no hay tanto tráfico.
Por esta razón adm iten partículas enfáticas (pero, y, ya) y la construcción con ser:

(39) a. No es porque me guste, sino porque no hay tanto tráfico por lo que
viajo de noche.
b. No porque me guste, sino porque no hay tanto tráfico es por lo que
viajo de noche.
c. Yo no lo haría, {pero/y/ya} no porque te vean, sino porque está
mal.

La negación afecta tan sólo al miem bro causal (se niega que sea la causa que
provoca el efecto), m ientras que el efecto —aunque se acompañe de la partícula
negativa— es siempre afirmado.

N o siem p re ap arece la n egación e n la m o d alid ad declarativa. C on m u ch a frecu en cia, especial­


m e n te e n la len g u a coloquial, la neg ació n se p re su p o n e com o resu ltad o d el c o n tra ste q u e surge e n
las o racio n es in terro g ativ as y exclam ativas re tó ric a s [— > § 61.5.2]:

(40) a. ¡H asta las 12 voy a e s ta r a q u í p o rq u e se le o c u rra a él!


b. ¿E s q u e h ay q u e h acerlo p o rq u e él q u iera?
c. ¿M ás alta p o rq u e lleve tacones?
d. ¿A caso llam aste p o rq u e te sin tieras solo?
e. ¡A v er si p o rq u e tú lo creas tien e q u e ser verdad!
f. ¡P o rq u e tú lo digas lo voy a h a c e r yo!

" K ovacci (1982-3: 113) c o n s id e ra q u e el h e c h o d e q u e p o rq u e p u e d a c o n m u ta rs e p o r a u n q u e se ñ ala q u e el d o m in io


d e la n e g a c ió n es la p re d ic a c ió n in clu y e n te (el m ie m b ro n o ca u sa l).
O tro s eje m p lo s: N a d a te p asa rá p o rq u e lo p ru eb es u na vez; N o te p a sa rá n ad a p o rq u e lo pruebes; N a d ie se e nfa da rá
p o rq u e lo hagas.
3615 Los nexos y los m arcadores de causalidad 56.4.1.3

E l sen tid o n eg ativ o se consigue no sólo m ed ia n te la e n to n a c ió n p a rtic u la r en cada caso, sino


m ediante la tem atizació n d e u n o de los elem en to s de la o ració n q u e, al a p a re c e r en posición
antep u esta, a d q u ie re u n significado c o n tr a rio .34

56.4.1.2. Causales integradas intenvgativas

Como en los casos de negación, las causales interrogativas adm iten igualmente
subjuntivo e indicativo. Con el indicativo la pregunta se form ula sobre la relación
causa-efecto o sobre la motivación: ¿Se marchó porque se encontraba cansado?
El subjuntivo (especialmente si se acompaña de partículas negativas [—> §
61.3.4]) perm ite mayor riqueza de contenidos:

(41) a. ¿Acaso lo compraste porque estuviera rebajado?


(L o co m p raste, p ero el m otivo no fue ía reb aja. Se p re g u n ta sobre el m otivo)
b. ¿Acaso no lo compraste porque estuviera rebajado?
(L o co m p raste p o r este m otivo. Se afirm a el m otivo)

U n grupo especial con subjuntivo en estructuras negativas loconstituyen las


argumentaciones con p ro p u esta:35

(42) a. No viniste porque tuvieras hambre ¿verdad?


b. ’"Viniste porque tuvieras hambre ¿verdad?
c. ¿V erdad que no viniste porque tuvieras hambre?
e. *¿Verdad que viniste porque tuvieras hambre?

E l subjuntivo sólo p u e d e utilizarse con la negación. E n (42a y c) se p resu p o n e que X vino y


se pid e co n firm ació n (d e ah í el ap én d ice verificativo) so b re la causa q u e el in terlo c u to r considera
com o posible. E n los ejem p lo s con indicativo se ad m ite ta n to la afirm ación com o la negación:

(43) a.(N o ) viniste p o rq u e {tenías/no tenías} h a m b re ¿verdad?


b. ¿ V e rd a d q u e (n o ) viniste p o rq u e {tenías/no tenías} h am b re?

E n (43) ta n to la v en id a co m o el te n er/n o te n e r h am b re co nstituyen un presu p u esto .

56.4.1.3. Otros nexos

Aunque porque es el nexo más frecuente, existen otras expresiones complejas


de contenido causal más preciso y puro que pueden aparecer en estas estructuras,
si bien su carácter más o menos culto y ciertos rasgos de contenido limitan su
empleo [—> § 9.4.5].
Por causa de que y a causa de que son los m enos m arcados y, por tanto, alternan
con porque con cierta facilidad: N o ha venido {porque/a causa de que/por causa de
que} estaba resfriado.
Por razón de que y debido a que se emplean norm alm ente en un registro más
elaborado. La prim era locución suele acom pañarse de modificadores que determinan

34 E s el p rin c ip io d e n e g a ció n d e lo s e x tre m o s; cf. B o s q u e 1980: 107-108.


35 Cf. S a n to s 1982: 235.
56.4.1.3 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3616

la causa como única y la contraponen así a otras posibles [—> § 3.6.1.2]: L o ha


hecho por la {sola/mera/única} razón de que nos enfademos.
‘ Debido a que es el equivalente culto de por causa de que y a causa de que,
siempre que ocupe la posición final en la secuencia e introduzca una causa no
conocida: No ha venido debido a que estaba resfriado.
Si se tra sla d a a la p o sició n inicial (te m á tic a ), la causa se p re su p o n e o conoce, co n lo cual el
nexo a d q u ie re u n co n ten id o causal-explicativo próxim o al v alor de com o (la p a u s a se h a c e obliga­
to ria ): D ebido a las altas temperaturas, tal vez resulte difícil conciliar el sueño. U n c o m p o rta m ie n to
sim ilar tien e el n ex o con m o tivo de seguido d e infinitivo: Con m otivo de celebrarse la fiesta a nual
del batrio, se recuerda a los vecinos que engalanen sus balcones [— > § 36.3.4.3],

Gracias a que (merced a que sería su equivalente culto), por culpa deque y por
aquello de que tienen mayor am plitud de registro, pero su contenido es tan preciso
que limitan su uso a contextos muy determ inados. Gracias a que sólo puede em ­
plearse si la causa que se aduce se interpreta como una circunstancia favorable o
positiva que perm ite lograr un efecto tam bién favorable, a no ser que se em plee en
contextos irónicos para m arcar una contraposición. E n este caso, la entonación sería
muy distinta y el nexo ocuparía la prim era posición:

(44) a. Conseguí el trabajo gracias a que me ayudaste mucho.


b. Gracias a tu ayuda estamos peor que al principio.
P a ra p o n e r d e relieve q u e se tr a ta de u n a circunstancia positiva, el in te rlo c u to r p u e d e a d o p ta r
el p u n to d e vista inverso y situ ar su p ersp ec tiv a e n el caso h ip o tético de que esta causa n o h u b ie ra
ten id o efecto: Si n o llega a ser {p o r tu ayuda/porque m e ayudaste}, no hubiera conseguido el trabajo.

Por culpa de que introduce siempre causas negativas (desfavorables) que pro­
vocan un efecto no deseado: Tuvimos el accidente por culpa de que no revisaste ¡os
frenos.
En las réplicas, reproches o ironías suele funcionar en correlación con gracias
a que, sobre todo si uno de los interlocutores encuentra desproporcionada la relación
causa-efecto. Ambos nexos irían en posición inicial:

(45) a. Por culpa de que nos quedáram os trabajando me perdí la película,


b. {Pero/Y} gracias a que nos quedamos te ahorraste la entrada.
(46) a. Gracias a que se acabó tarde term inam os el trabajo.
b. {Y/Pero} por culpa de que acabáramos tan tarde no pude salir.

Por aquello de que exige que la causa sea una presuposición sobradam ente co­
nocida o un hecho suficientemente dem ostrado y fiable: L o acepta por aquello del
qué dirán.
L a v inculación causal A -B se m an ifiesta tam b ién m ed ia n te expresiones prep o sicio n ales seguidas
de SN.

— < P or + A d j/S u st> : estas estru ctu ras p o d rían p a ra fra se a rse con verbos copulativos o sem i-
copulativos: N o aprobarás nun ca p o r vago y p o r holgazán («por ser vago»).
— E n tr e :x su v alo r asociativo p u e d e deriv ar hacia la causa, p u es se p re se n ta n u n a serie de
acciones o circu n stan cias q u e contribuyen a u n resu lta d o [— > §§ 39.3.2.1, 41.2.6.2 y 42.13]. Suele
ir e n p o sició n inicial: E ntre el ruido, la em oción y los aplausos, los netvios le estallaron.

v' C u e rv o (D C R L C : 634) le asig n a un c ie rto c o n te n id o causal.


3617 Los nexos y los m arcadores de causalidad 56.4.2.1

__ < C on + d e te rm in a n te + S N > [— >- § 39.3.2]: en posición final, in tro d u c e u n a circunstancia


que d eterm in a el cu m p lim ien to de u n a acción. A n te p u e s ta constituye u n a explicación, no u n a ver­
dad era causa:

(47) a. L a g en te m odifica m ucho sus h áb ito s con el calor.


(P o rq u e h ace calo r / a causa del calor)
b. C o n ta n to s hijos a su cargo, no m e explico cóm o p u e d e estudiar.

T en ien d o e n c u e n ta las restricciones de uso q u e im pone un d e te rm in a d o registro, el con ten id o


específico de alg u n o s nexos y la posición que o cu p an en la secuencia, se concluye que los nexos y
expresiones ex am in ad o s en cajan sin dificultad e n la con stru cció n < A porque B > , p u es todos ellos
enlazan dos hechos, b ien com o causa-efecto, bien com o m o tivación-resultado; p o r tanto, q u ed an
excluidas de esta relació n o tra s expresiones q u e p re se n te n la causa com o explicación o hipótesis:
como, pues, ya que, puesto que, supuesto que, dado que y que.

56.4.2. Causales periféricas: < A , porque B > 37

El hecho de que este nexo introduzca tam bién secuencias explicativas o hipo­
téticas no implica en m odo alguno que deba ser analizado como una partícula de
distinta naturaleza al porque anterior. Las diferencias de contenido y com porta­
miento sintáctico que se observan en ambos grupos de causales no derivan única­
mente del tipo de conjunción empleada, sino de la suma de una serie de factores
que son los que, en última instancia, determ inan que la concepción y conexión entre
los hechos se presente de una u otra forma. En este sentido, las observaciones que
se proponen a continuación no deben entenderse como empleos particulares de
porque, sino como una descripción de aquellos contextos que favorecen el sentido
explicativo o el hipotético.
En líneas generales, puesto que ya se ha com entado en otros apartados, diremos
que estas construcciones con porque se diferencian de las anteriores por la presencia
obligatoria de la pausa, el descenso de la entonación y el alcance de la modalidad.
Ocupan siempre, salvo en casos muy especiales de énfasis, la segunda posición de
la secuencia, porque lógicamente la explicación o la premisa han de ir necesaria­
mente pospuestas al hecho explicado o deducido:

(48) Está en casa, porque se oye ruido.

56.4.2.1. Otros nexos explicativos (causa desconocida)

Porque y p u e s 38 (átono) sólo son intercambiables si introducen explicación o


hipótesis (ocuparían la segunda posición) y siempre que el hecho causal no sea una

37 N o se a n a liz an en e s te a p a rta d o o tra s e x p re sio n es léxicas con v a lo r c a u sa l-e x p lic a tiv o q u e a lg u n o s g ra m á tic o s han
de n o m in a d o ‘fu n ció n in c id e n ta l’ (cf. n o ta 17). A p e s a r d e q u e c o m p a rte n c ie rto s rasg o s sin tá c tic o s, se m á n tic o s y p ro só d ic o s
con los nexos explicativos (se co n stru y e n c o n p a u sa o b lig a to ria , n o d e lim itan el v a lo r léxico del e le m e n to al q u e a c o m p a ñ a n ,
son p e riférica s a la p re d ic a c ió n e in tro d u c e n c irc u n sta n c ia s d iv ersas), su c o n te n id o c a u sa l d eriv a d e la c o m b in a c ió n de
facto res c o n te x tú a le s ( tie m p o y m o d o ) o s e m á n tic o s d iv erso s [— > C ap s. 7, 39 y 53]. A lg u n o s e je m p lo s d e e sta s c o n s­
trucciones: a d jetivos (F ie l a su costum bre, lla m ó n a d a m ás lle g a r); o ra c io n e s d e rela tiv o (T ú , que sabes de todo, resuelve este
p ro b le m a ); p a rticip io (C a n sa d o de esperar, d e cid ió m a rch a rse ); g e ru n d io (U n d e sco no cido > creyendo q ue era otra p erson a, me
saludó p o r la c a lle ); su s ta n tiv o (H ijo y n ie to de profesores, c o n tin u ó con la tra d ic ió n ).
38 L a p re s e n c ia o b lig a to ria d e la p a u sa , y d e a h í la m e n o r v in cu la c ió n sin tá c tic a e n tr e la o rac ió n in tro d u c id a p o r pues
y la p rincipal, h a m o tiv a d o a a lg u n o s g ra m á tic o s a in clu ir e s te n e x o en el g ru p o d e las c o n ju n c io n e s c o o rd in a n te s . V é a n s e ,
po r ejem plo, las o p in io n e s d e R . S eco (1967: 205); A lc in a y B le c u a (1975: 842); M . S e c o (1989: 147). S o b re el d ife re n te
c o m p o rtam ien to d e e s ta p a rtíc u la p u e d e n c o n s u lta rs e a d e m á s: Á lv arez M e n é n d e z 1990; M a rtín e z G a rc ía 1990; A la rc o s
U o ra c h 1992.
56.4.2.2 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3618

información consabida. E ste factor los diferencia de otros nexos tam bién explicativos
(como, ya que, supuesto que, puesto que, etc.) que introducen un hecho previam ente
conocido; por tanto, en el caso de las hipótesis y en posición antepuesta, contendrían
un grado mayor de certeza o certeza casi absoluta:

(49) a. No han llegado, pues no se oye ruido. (D educción + explicación)


b. No han llegado, porque no se oye rui­
do. (D educción + causa hipotética)
c. {Como/Puesto que/Y a que} no se oye
ruido, no han llegado. (Causa + constatación)

Porque y pues tam bién pueden conm utarse por que en contextos explicativos,
siempre que no se invierta el orden < A , que B > :

(50) a. Me voy, {que/porque/pues} me están esperando.


b. Q ue (*porque/pues) m e están esperando, me voy.

Frente a porque y pues, que presenta algunas restricciones en cuanto a la m o­


dalidad. Suele emplearse con imperativos [—s- § 60.2], (51a), pero no con verbos
realizativos explícitos, (51b), ni con expresiones de deseo o posibilidad, (51c):

(51) a. Sal, que te divertirás.


b. (?) Te ordeno que salgas, que te divertirás.
c. *No es probable que estén, que no se ve luz.

E n la len g u a co lo q u ial es fre c u e n te el u so de que (e n altern an cia con porque, no co n p u es) e n


constru ccio n es d e refu e rzo explicativo de u n m otivo o causa p resen tad o s c o n a n te rio rid a d : Tengo
varias razones para n o salir: la primera, que m e m olesta el m ido, la segunda, que n o soporto ese tipo
de m úsica.
E ste p rim e r g ru p o d e nexos explicativos p o se e las siguientes características: 1) n o ad m iten la
an tep o sició n con facilidad (pues la rech aza); 2) se co n stru y en co n indicativo (salvo las causales
h ip o téticas); 3) que y p u es rech azan la coord in ació n (copulativa y disyuntiva), m ien tra s q u e porque
la ad m ite; 4) la p a u sa e n tre la o ració n no causal y el h ech o explicativo es obligatoria; 5) el h echo
explicativo (B) n o es co n o cid o p rev iam en te, sino q u e se co n sid era com o u n a causa razo n ab le q u e
explica A; 6) los co n tex to s explicativos e h ip o tético s excluyen los nexos y expresiones prep o sicio n ales
cuyo co n ten id o causal sea m uy p reciso (salvo ciertos casos an tep u esto s se ñ alad o s e n el a p a rta d o
an te rio r), p u es n o se tr a ta d e justificar la vinculación causal e n tre dos hechos, sino d e explicar la
conexión q u e se estab lece e n tre ellos a juicio d e u n h ab lan te.

56.4.2.2. Otros nexos explicativos (causa conocida)

Se explica la conexión entre dos hechos (A y B) basándose en el conocimiento


previo que hablante y oyente tienen de B o en que B parece una justificación ra ­
zonable y esperable de A.
Como (antepuesto obligatoriam ente) es el nexo explicativo más usual [-—^ §
50.2.2.3], E n su origen, como introducía circunstancias de modo y manera. Si este
valor se neutraliza contextualm ente porque los procesos carecen de rasgos que pue­
dan relacionarse cualitativamente, como hace alusión a circunstancias indeterm ina­
3619 Los nexos y los m arcadores de causalidad 56.4.2.2

das que el contexto orienta hacia la causa o la explicación.39 Este carácter circuns­
tancial que combina explicación y causa se ve reflejado en la pausa más o menos
marcada y en la posibilidad de suprimir el nexo cuando se invierte el orden de los
enunciados:

(52) a. Como llueve tanto, no podremos salir al cine.


b. No podrem os salir al cine. ¡Como llueve tanto!
c. No podrem os salir al cine. ¡Llueve tanto!

Aunque lo habitual es que se construya en indicativo, puede servirse del sub­


juntivo, en cuyo caso el empleo de un tiempo verbal u otro en laoración principal
determinará la interpretación de la secuencia bien como condicional, bien como
causal. El matiz condicional aparece cuando la oración principal se construye con
tiempos de futuro o con presente e imperfecto de indicativo (tiempos susceptibles
de ser interpretados como futuros), puesto que se trata de posibilidades o hipótesis
no realizadas: Como los tuviese cerca, sabrían lo que es bueno [—»- § 57.6.2],

E l valor causal tie n e lu g ar cu an d o se n eu traliza la oposición en tre los m odos subjuntivo (oración
de co m o ) e indicativo no fu tu ro (principal). E ste últim o co n fiere un c a rá c te r tam b ién real al pri­
m ero: Com o los tuviese cerca, se levantó y los cogió.
C om o refu e rzo d e la cau sa aducida, algunos au to res incluyen el nexo com p u esto explicativo
como q u e 411 em p lead o fre c u e n te m e n te en la lengua coloquial com o refu e rz o afirm ativo de cará c te r
intensificador: M e parece m u y caro. ¡C om o que es de oro!

Los nexos ya que, puesto que, supuesto que y dado que se han formado m ediante
esquemas y procedim ientos diferentes (ya es temporal; puesto y dado son participios
perfectivos),41 pero todos introducen un hecho entendido como una circunstancia
que favorece o posibilita la realización de una acción determ inada. E n este sentido,
son más precisos que como, nexo que presenta la causa simplemente como expli­
cación sin añadir matices sobre la supuesta favorabilidad de su realización.
Como introducen circunstancias explicativas, esto es, causas que — en opinión
del interlocutor— parecen razonables, es frecuente que en el miembro no causal se
formule una propuesta o sugerencia:

(53) a. {Vámonos/Propongo que nos vayamos}, puesto que no hay más que
discutir.
b. Y a que hemos term inado, ¿por qué no nos marchamos?

E n cu an to al lu g ar q u e o cu p an en la secuencia, p u e d e n a p a re c e r a n te p u e sta s o p o sp u e stas sin


apenas restricciones, si bien — com o ya se a p u n tó en el § 56.3.1— la elección de u n a u o tra, lejos

•,y S o b re e ste p u n to , así c o m o so b re el u so d e in d icativ o y su b ju n tiv o e n la o rac ió n in tro d u c id a p o r com o, cf. R id ru e jo


1981: 318 y 322-325.
4,1 Cf. R A E 1973: § 3 .2 2 .2 .1 , A lcin a y B lecu a § 8 .2 .4 J y N a rb o n a 1990: 53.
11 E l q u e el h e c h o c a u sa l se a c o n o c id o o p re s u p u e s to se ve a p o y a d o p o r el p ro p io c o n te n id o d e e s to s nexos: y a e x p re sa
an te rio rid ad te m p o ra l; d a d o que, p u e sto q u e y su p u esto que a lu d e n c la ra m e n te a lo d a d o o c o n o c id o p re v ia m e n te ( p re ­
su p onen). L as f ro n te ra s e n tr e ‘tie m p o ’ y ‘c a u s a ’ so n tan d ifu sa s a veces q u e se p r o d u c e n in te rfe re n c ia s fre c u e n te s d e sd e
el tiem po ha c ia la c a u sa e n to d a s las é p o c a s d el id io m a: « E l d e sliz a m ie n to o b e d e c e a la e s tre c h a a fin id ad e n tr e u nas
relaciones y o tra s: u n a c irc u n s ta n c ia te m p o ra l cuya re a liz a c ió n sea, p re fe re n te m e n te , a n te r io r a la a c ció n p rin c ip al, s e deja
in te rp re tar c o m o la c a u sa q u e o rig in a e sa ac ció n p rin c ip al: es el v iejo p rin c ip io p o s t h o c ergo p ro p te r hoc. E s d e c ir, la
adjunción de la fu n c ió n c a u sa l en c ie rto s nex o s te m p o ra le s se p ro d u c e p o r m e to n im ia . E s to explica q u e d ich as in te rfe re n c ia s
s e an generales e n latín y ta m b ié n e n las d ife re n te s len g u a s ro m a n c e s, sin q u e p o r ello se tra te d e u n a te n d e n c ia h e re d a d a »
(M é n d e z 1992: 194). V é a se ta m b ié n S á n c h e z S a lo r 1993: 120 y ss.
56.4.2.2 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3620

d e justificarse estilísticam en te, re sp o n d e a d e te rm in a d a s estrategias de p e rsu asió n o a l c a rá c te r m ás


o m en o s fu e rte d e la presu p o sición.

E n vista de (que), a la vista de (que) se han formado sobre un participio, como


los anteriores puesto (supuesto) y dado, y han ganado terreno frente a la expresión
visto que. Suelen ir en posición antepuesta (semánticamente implican anterioridad)
y expresan determ inadas circunstancias que propician una acción [—>- § 39.3]:

(54) a. E n vista de que nadie nos llama, nos iremos.


b. E n vista del mal tiem po, se suspende la función.

Idéntico desplazamiento desde el sentido tem poral al causal se observa en otras


conjunciones como cuando, si, ahora que (generalm ente antepuestas):

(55) a. Cuando yo lo digo, será por algo.


b. Si ha estado allí, traerá noticias.
c. A hora que tengo dinero, podré hacer el viaje.

E l valor causal se d esp ren d e de la conexión sem ántica entre los dos enunciados (u n a posible
causa-circunstancia d esen cad en a u n efecto) y de la alternancia tem poral (tiem po real / tiem p o futuro
— n o realizado— ) q u e confiere a estas estructuras u n sentido hipotético-causal [— > § 57.9.1], L a
p érd id a del valor tem p o ral e n cuando y ahora que en favor de m atices causales se pone de m anifiesto
en el h echo de que los verbos con los que aparecen van norm alm ente en p resen te de indicativo
(fo rm a atem p o ral d el verbo) e incluso con presen tes d e tipo adm onitorio (com o los q u e se utilizan
en m áxim as y sentencias) cuyo valor atem p o ral no ofrece dudas: C uando el río suena, agua lleva.

< A l + infinitivo> [—> §§ 36.3.4.2-3 y 48.5.3] (expresa tiempo simultáneo) pue­


de ser equivalente al como explicativo en algunos contextos pero —frente a como—
no presenta una causa necesaria u objetiva, sino una apreciación o valoración del
hablante, quien establece un desplazamiento m etafórico desde el contenido ‘tiempo
concom itante’ de la expresión < A l + infinitivo> hasta la relación nocional causa-
efecto. Dado su carácter predom inantem ente tem poral y valorativo excluye la po­
sibilidad de aparición con imperativos (com párese (57a) con (57b)):

(56) a. Como no llamaste, nos fuimos,


b. A l no llam ar tú, nos fuimos.
(57) a. Como no se deciden, vámonos,
b. *A1 no decidirse, vámonos.

<Con lo + (Adj/Adv/V) + que + In d > , <Con + D eterm inante + N + que


+ In d > y la variante <de (/o/D eterm inante) + {N/Adj} + que + In d > son cons­
trucciones enfáticas con cierto valor causal [—> § 7.4.2]:

(58) a. Con lo alto que está, necesitará una talla más.


b. Con lo poco que comes, no resistirás mucho.
c. Con todo lo que ahorras, podrás com prarte la casa.
d. Con tanto calor como hace, no apetece trabajar.
(59) a. D e (lo) tonto que es, todo el mundo lo engaña,
b. D e (la) pena que tenía, no paraba de llorar.
3621 Tipología semántica de las oraciones finales 56.5

Estas construcciones presuponen el hecho contenido en la prim era oración (es


alto, comes poco, ahorras mucho, etc.), hecho que se presenta como expücación que
corrobora la oración no causal.42 La presencia del artículo es obligatoria si se in­
troducen m ediante la preposición con, pero es optativa si el nexo es de. 43 N orm al­
mente van antepuestas (se focalizan las circunstancias explicativas) y separadas m e­
diante una pausa que delimita dos grupos fónicos bien diferenciados de tal form a
que, como en los otros casos de causales explicativas, la m odalidad sólo afecta al
miembro no causal.

56.5. Tipología sem ántica de las oraciones finales

Las oraciones finales manifiestan una relación de causa-efecto en la que el


efecto se interpreta como posterior (propósito virtual), frente a la anterioridad (mo­
tivo realizado) que designan las causales. Por esta razón, las finales (al margen del
nexo utilizado) ocupan preferentem ente la segunda posición de la secuencia, aunque
pueden anteponerse si el emisor concede especial relevancia al objetivo: Para salir
de dudas consultaré el diccionario.
Su contenido prospectivo implica que —frente a las causales— no admitan el
indicativo [—^ § 50.2.5] ni el infinitivo compuesto [—^ § 36.3.4.4]. Compárese:

(60) a. Te castigarán por haber roto el jarrón. (Retrospectivo)


b. *Te han escrito para haberte felicitado por tu
libro. (Prospectivo)

Por otra parte, la noción de ‘propósito’ que caracteriza estas oraciones exige
que los sujetos participantes sean entidades animadas (auténticos agentes), ya que
el carácter volitivo e intencional que define el propósito sólo es atribuible a los seres
humanos. El rasgo de ‘intencionalidad’ se observa al parafrasear la oración final con
una oración causal. Se requiere entonces un elem ento volitivo (verbo modal querer)·.
Abrió la ventana para respirar mejor > porque quería respirar mejor. Esta relación
sólo es posible si se trata de finales puras y de causales de motivación-resultado.
Estos rasgos semánticos tienen un claro reflejo sintáctico. La actitud volitiva
del sujeto y la concepción de los hechos como futuro no realizado está más acorde
con el modo subjuntivo (modo de la subjetividad, de la no realidad) o con el infi­
nitivo simple, en cuyo caso los agentes implicados en la acción han de ser correfe-
renciales (independientem ente de que los sujetos sintácticos coincidan o no)
[—*· § 36.3.4.4]. En las causales construidas con <por + inf> no existe una restric­
ción sim ilar:44

42 E xisten o tra s e s tru c tu ra s sim ilares, e n las q u e ta m b ié n se p re s u p o n e la in fo rm a c ió n inicial, cu y o se n tid o es, sin
em b argo, concesivo. E ste v a lo r d e riv a d el c o n tra s te e n tr e la im p licació n co n v e rsa c io n a l y el c o n te n id o d e la se g u n d a
secuencia; con lo cual n o se o b tie n e u n a e x p licació n a firm a tiv a (se n tid o c a u sa l), sin o n e g a tiv a (se n tid o concesivo): C o n lo
listo que parece , tiene m u ch o s pro ble m as. L as c o n sec u e n c ia s e s p e ra b le s d el h e c h o d e s e r listo ( p o r ejem p lo , n o te n e r
p ro b le m as) n o se c u m p le n . S o b re e sta s c u e stio n e s p u e d e c o n s u lta rs e G u tié r r e z O rd ó ñ e z 1986: 251 y H e r r e r o 1990.
43 Si la se cu e n c ia a p a re c e e n s e g u n d a p o sició n la p re s e n c ia del a rtíc u lo y d e la p a u s a sirven p a r a d ife re n c ia r estas
e stru c tu ra s enfá tic a s c o n de d e a lg u n a s c o n stru c c io n e s d e rég im en : D e (lo ) to n to que es, n o h a b la ; N o h a b la de lo to n to
que es.
44 Cf. V ia n a 1987: § 3.6 y N a r b o n a 1990: 58.
56.5.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3622

(61) a. Iremos a tu fiesta p o r no hacerte un desprecio.


b. Y a no vienen tantos turistas por haber subido los precios.

Las oraciones finales que responden a las características semánticas examinadas


de agentividad y prospectividad pueden denom inarse más propiam ente ‘oraciones
finales puras’ u ‘oraciones de objetivo como intención-propósito’ (el térm ino B de
la relación fundam enta como propósito o intención la acción contenida en el tér­
mino A) y ‘motivo-causa’ (adm iten la paráfrasis causal). Son las únicas oraciones
que perm iten conm utar los nexos para y para que por otras locuciones prepositivas
o conjuntivas más precisas y menos gramaticalizadas formadas sobre sustantivos de
significación final como a fin de (que), con el fin de (que), con el {propósito/intenciónl
motivo/objeto} de (que): Cieira la ventana para que no entre tanta luz > a fin de que
no entre tanta luz.
Esta delimitación semántica excluye algunas oraciones que las gramáticas con­
sideraban finales por el mero hecho de em plear los nexos para o para que (cf. el
§ 36.3.4.4, ej. (400) y ss.). En este sentido, quedan fuera aquellas oraciones que
carezcan de agente (oraciones con sujeto inanim ado o impersonales, por ejemplo)
o aquellas cuyos térm inos A y B no guarden entre sí una relación de propósito:

(62) a. Las plantas trepaban p ara alcanzar la luz de la ventana.


b. Hay que trabajar p ara comer.
c. Estaba tan alterado que se levantó varias veces para sentarse de
nuevo.

F rente a este prim er grupo se pueden establecer otros cuatro tipos que se ca­
racterizan en líneas generales p o r incumplir alguno de los dos rasgos básicos esta­
blecidos; esto es, o bien carecen de agente o bien alteran la relación de prospecti­
vidad y objetivo entre los térm inos A y B. Estas oraciones presentan el objetivo
como utilidad, como consecuencia, como contraste o como deseo.

56.5.1. Oraciones finales de objetivo como utilidad

La noción de ‘utilidad’ se m anifiesta en varias estructuras sintácticas. E n algu­


nos casos, el verbo exige un com plem ento argum entai con dicho significado (servir,
usar(se), valer, utilizar(se) [—»■ § 36.3.4.4]):

(63) a. Este lazo me servirá para atar el paquete.


b. Yo no serviría para trabajar de noche.

O tras veces se construye con un verbo copulativo:

(64) a. La cabeza está p ara pensar.


b. Aún estoy para que me digan piropos p or la calle.

Por último, puede modificar a un sintagma nominal sin ser regido por este:
lentes para aumentar la imagen; pastillas para adelgazar.
Las tres estructuras no expresan una relación pura de finalidad, puesto que el
térm ino B no designa un propósito, sino una utilidad; este térm ino no siempre es
3623 Tipología semántica de las oraciones finales 56.5.3

posterior al térm ino A y tampoco los sujetos cumplen el requisito de la agentividad


(cf. (63a) y (64a)). La configuración semántica del sujeto es, sin embargo, decisiva
para interpretar el sentido de los ejemplos propuestos. Si el sujeto es una entidad
inanimada (véase (63a) y (64a)), el térm ino A designa los instrum entos o los medios
con los que se logra el térm ino B: con este lazo ataré el paquete; se piensa con la
cabeza. Si, por el contrario, se trata de agentes (como en (63b) y (64b)) el término
A expresa la aptitud o cualificación de dicho agente.

56.5.2. Oraciones finales de objetivo como consecuencia

Constituyen un grupo bastante heterogéneo en el que el término B no señala


ya el propósito, sino la consecuencia de ciertas condiciones impuestas en el término
A. Dicho térm ino suele ser un verbo de posesión (tener, haber) o una oración pseu-
doimpersonal (faltar, sobrar, bastar) modificados por un sustantivo abstracto (valor,
hazas, capacidad, coraje) que constituyen la condición necesaria para que B se
realice; por tanto, A informa sobre la capacidad del sujeto o sobre la posibilidad de
que la acción tenga lugar:

(65) a. Te falta valor para decidirte (= «Eres incapaz, no puedes decidir­


te»).
b. No tengo fuerzas para seguir (= «Soy incapaz, no puedo seguir»).

Como el interlocutor sabe con certeza si el térm ino B se cumple o no (B es


una consecuencia), no se puede hablar con propiedad de relación final, pues el
objetivo o propósito no es un hecho hipotético, sino consabido.45

56.5.3. Oraciones finales de objetivo como contraste

Designan un objetivo consabido que se manifiesta en form a de contraste con


la oración principal, o bien reflejan ciertas actitudes del interlocutor.
Los ejemplos más comunes son aquellos que designan sucesión cronológica:
Dormirán aquí hoy para salir mañana temprano. Los términos A y B no guardan
entre sí una relación de propósito (aunque B es posterior a A es un objetivo con­
sabido), sino que expresan una sucesión de acciones que puede parafrasearse m e­
diante una conjunción copulativa: Dormirán aquí hoy y saldrán mañana temprano.

In teresan tes v alo res se o b serv an tam b ién en las co nstrucciones q u e ad m iten las p aráfrasis co n ­
dicional, (66a), concesiva, (66b), o consecutiva (66c) [— > §§ 16,5 y 36.3.4.4]:

(66) a. E stá s m uy lo co p a ra h a c e r u n a cosa así.


b. N o co n d u ces m al p a ra ser la p rim e ra vez.
c. C o m es d em asiad o ráp id o p a ra ap re c ia r el sabor.

E n los tres ca^os se expresa u n co n traste sem ántico que se logra al relacio n ar A y B m ed ia n te
un juicio valorativo; esto es, se tie n e en cu en ta la p ro p o rc ió n o d esp ro p o rció n q u e g u a rd a n las

’ T a n to las o ra c io n e s d el §56.5 .1 c o m o las d e l § 5 6 .5 .2 so n fin a les a rg u m é n ta le s (ex ig id as), c o m o se a n a liz ará e n el


§56.6.1.
56.5.4 L A SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3624

acciones e n tre sí, p o r lo q u e es fre c u e n te q u e e n el té rm in o A ap arezcan elem en to s cu an tificad o re s


o elativos (muy, mal, dem asiado) cuya in te n sid a d se v alo ra en la o ració n de infinitivo.

E l objetivo expresado como contraste se utiliza también para implicar al ha­


blante de dos formas distintas: en prim er lugar, y aunque este objetivo se haya
logrado porque el proceso ha concluido, (67a), el hablante puede m anifestar su
disconformidad ante lo deseado (y no cumplido) y lo realizado. E n segundo lugar,
el hablante puede no desear un objetivo que, por determinadas circunstancias, le
sobreviene, (67b):

(67) a. H e salido de casa p ara no com prar nada.


b. ¡He empleado un año de trabajo para perder ahora el puesto!

56.5.4. Oraciones finales de objetivo como deseo

A esta variedad de matices, hay que añadir otras dos posibilidades que expresan
respectivam ente el objetivo como deseo o añaden a esta noción las connotaciones
de ‘duda + causa’. El objetivo como deseo (algo no realizado sobre lo que el ha­
blante vuelca su subjetividad) se m anifiesta generalm ente en las construcciones fi­
nales de <para que + subj> [—» § 50 .2 .5 . 1], <que + subj> y en las oraciones con
subjuntivo independiente: Voy a salir, no piensen que estoy enfermo. El deseo se
expresa no sólo con verbos volitivos (querer, desear, anhelar), sino tam bién con ver­
bos exhortativos (mandar, imponer, ordenar) o de prohibición (vetar, impedir, prohi­
bir) y temor; en este caso, se em ite un deseo negativo [—»- § 50 . 1.2 . 1],
Las oraciones que expresan duda + causa en el objetivo se corresponden con
las locuciones prepositivas {a/por/para} ver s i.46 Los tres nexos com parten el valor de
duda con diferentes m atices de probabilidad (para implica un mayor grado de cer­
teza que p or y a) y presentan el objetivo desde perspectivas distintas: <para + inf>
combina la intención y el propósito; p o r 47 la motivación más la causa hipotética y
a 48 la intención más la meta:

(68) a. Registraron la casa para ver si todo estaba en orden.


b. Confirma tu llegada por (ver) si puedo ir a esperarte.
c. Súbete a la escalera a ver si así alcanzas mejor el techo.

56.6. Caracterización y funcionam iento sintáctico de las oraciones finales

Las oraciones finales han sido consideradas por la gramática tradicional como
oraciones sustantivas en función de com plem ento indirecto, puesto que se equipa­

46 L a c o n ju n c ió n la tin a si e r a u n a p a rtíc u la p r o p ia d e las o ra c io n e s c o m p letiv as. C o n el tie m p o , e sp ec ia liz ó su sig n i­


fic a d o h a s ta d e s ig n a r la in c e rtid u m b re e n c o n te x to s h ip o té tic o s; a n te el d e sg aste fu n cio n a l d e l nexo y la a c u m u la ció n
ex cesiva d e v a lo re s se m á n tic o s, se aso ció a u n a s e rie d e e le m e n to s d e r e fu e rz o y a v erb o s d e p e rc e p c ió n (ver y o tro s
sim ila res) se m ile x ic aliz a d o s q u e se u s a b a n e s p e c ia lm e n te c o m o e x p re s ió n d e la d u d a o la p o sib ilid a d (R u b io 1976: II, 159).
47 P o lo (1971: 113) d e n o m in a a las o ra c io n e s c o n s tru id a s c o n p o r ver si ‘o ra c io n e s in te rc o n d ic io n a le s', p u e s e n ellas
se c ru z a n tre s m atice s (ca u sa , fin a lid a d y c o n d ic ió n ).
P a r a B e in h a u e r (1978: 149) a ver si re fle ja la e x p e cta c ió n o in te ré s q u e d e te rm in a d o h e c h o d e s p ie rta e n el e m iso r;
p o r e s te m o tiv o la c o n s id e ra u n a lo cu c ió n ‘e x p e rim e n ta l’, p u e s el e m is o r in te n ta q u e su d e s e o se a s a tisfe c h o y p o n e su
v o lu n ta d p a ra q u e se realice.
3625 Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones finales 56.6.1.1

raba la categoría de dativo con la función que esta representa (R A E 1931: § 396;
Gili Gaya 1943: § 223). E sta tesis ha sido revisada en la R A E 1973: § 3.22.1, η. 1 y,
finalm ente, han sido incluidas entre las oraciones subordinadas circunstanciales, pues
«el fin 0 propósito que expresa la subordinada no tiene nada que ver con el com­
plemento indirecto o dativo del verbo principal, sino que enuncia una circunstancia,
en un plano m ental análogo a las subordinadas causales, modales, consecutivas, con­
dicionales, etc.».
Otros autores, sin embargo, m antienen el carácter sustantivo [—>· § 32.4] de
las finales dado el paralelismo que existe entre las oraciones compuestas con <para
+ inf> (o <para que + subj> ) y las oraciones simples con sustantivo término de
. · r 49
preposición.
La caracterización formal de las finales parece un problem a de no fácil solución.
En primer lugar, y como se señaló en el § 56.3, las oraciones adverbiales impropias
(entre las que se encuentran finales y causales) carecen de un elem ento adverbial
correspondiente. E n segundo lugar, no siempre es posible establecer una correlación
entre <para que + subj> y <para + sustantivo>: Asóm ate para que vea qué haces
> *para la visión de lo que haces. Tampoco es conveniente buscar correlatos adver­
biales, nominales o adjetivos para las oraciones así denominadas, ya que esta pre­
tendida equivalencia conduce inevitablemente a confundir categorías y funciones. Si
una lengua no dispone de adverbios que representen las distintas relaciones oracio­
nales, utiliza simplemente oraciones, así como se em plea <de + S N > para suplir
la ausencia de adjetivos correspondientes.
Para analizar el com portam iento sintáctico de los diferentes tipos de relación
final vamos a partir de un esquem a similar al sugerido para las causales en el
§ 56.3.1. En este sentido, y según el nivel de incidencia o complementación, se dis­
tinguen dos amplios grupos: oraciones finales integradas y oraciones finales periféricas.

56.6.1. Oraciones finales integradas

Son oraciones sintáctica y semánticamente dependientes de la oración no final


(término A), bien porque esta relación se establezca con respecto a un elemento
(sustantivo, adjetivo, verbo) por el que son exigidas o seleccionadas, o bien porque
completen sem ánticam ente a la totalidad de la secuencia, o especifiquen la extensión
de dichos elementos como complementos no exigidos.
Las oraciones finales dependientes de sustantivos, adjetivos o verbos constituyen
un grupo especial en el límite entre la subordinación circunstancial (su esquema
sintáctico se corresponde form alm ente con el de las finales puras) y la subordinación
sustantiva o adjetiva.

56.6.1.1. Oraciones finales complementarias de un sustantivo

Desempeñan distintas funciones dependiendo del carácter semántico del sus­


tantivo y del grado de exigencia en la complementación final [—» § 5.3], En líneas

* V éan se M a rtín e z M a rín 1978: 147; M a rc o s M a rín 1980: 38 8 y F e r n á n d e z R a m íre z 1951: 330-333. C o n un p la n te a -
m ien to d ife ren te , a u n q u e c o n el m ism o re s u lta d o , los g ra m á tic o s fu n cio n a iista s ( P o ttie r 1966: 91; H e r n á n d e z A lo n so 1984:
237; A larcos 1994: § 4 3 7 ) a firm a n q u e la c o n ju n c ió n que a c tú a c o m o u n tra n s p o s ito r n o m in a l p a r a c o n v e rtir la o ra c ió n
su b o rd in ad a e n u n s u sta n tiv o y, d e e s te m o d o , in se rta rlo en el n ú c le o del sin ta g m a . L a p re p o s ic ió n , p o r su p a rte , e s p e c i­
ficaría e n c a d a c a so e l c o n te n id o s e m á n tic o d e l n ex o e n c o n ju n to .
56.6.1.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3626

generales, se pueden establecer dos grupos de sustantivos:501) sustantivos concretos


que designan «algo que sirve para X» o que «permite alcanzar X» y 2) sustantivos
abstractos que designan «algo que perm ite a un agente alcanzar su objetivo».
El prim er grupo com prende aquellos sustantivos que especifican los instrum en­
to s 51 o medios con los que se consigue el fin propuesto; por tanto, no expresan
realm ente una finalidad pura (no hay agente expreso), sino una relación de «objetivo
como utilidad» (cf. el § 56.5.1), como lo prueba la resistencia que ofrecen a con­
m utar <para + inf> 52 por las locuciones a fin de, con el propósito de [—» § 73.8.1]:

(69) a. H e com prado las píldoras para adelgazar que anuncian en TV.
b. *He com prado las píldoras a fin de adelgazar que anuncian en TV.

La oración final tiene un com portam iento similar al de un adjetivo (píldoras


para adelgazar > píldoras adelgazantes); por esta razón, si la lengua no dispone en
ocasiones del adjetivo apropiado, puede em plear la locución analítica <para + inf>:
píldoras para dejar de filmar.

L a afinidad e n tre estas con stru ccio n es co m p lem en tarias y los adjetivos se d e m u e stra tam b ién
m e d ia n te la p aráfrasis d e la o ració n infinitiva p o r u n a o ració n de relativo: N o tienen com ida para
alimentarse > con que alimentarse [— > § 36.3.3.3], Incluso se establece esta equivalencia si el sus­
tantiv o es u n locativo: L e ofrecem os un hotel de lujo donde disfrutar tranquilo de sus vacaciones >
para disfrutar de sus vacaciones.

El segundo grupo incluye una serie de sustantivos de carácter abstracto que


designan las condiciones necesarias para que se cumpla el objetivo. A unque su ti­
pología es muy v ariad a,53 todos ellos exigen ser complementados por una oración
final, por lo que puede afirmarse que estos sustantivos se caracterizan por poseer
una valencia de finalidad obligatoria, frente a los sustantivos del grupo anterior en
los que esta complementación era optativa. Al margen de que el sujeto sea un
agente o de que el verbo exprese claram ente volición o intencionalidad, estas cons­
trucciones no admiten una lectura final pura, pues expresan circunstancias o medios
que condicionan el cumplimiento del objetivo:

(70) a. No tengo competencias para decidir sobre este asunto.


b. *No tengo competencias a fin de decidir sobre este asunto.

511 Cf. M o rí 1980: 69-73.


51 Si el su sta n tiv o al q u e c o m p le m e n ta la o ra c ió n fin al es u n a e n tid a d a n im a d a , y a n o d e sig n a el in s tru m e n to , sin o el
a g e n te q u e c u m p le el o bjetivo: N e cesito u na p erson a responsable p a ra c u id a r a los n iñ o s > que cuide. T a m p o c o se a d m ite
la c o n m u ta c ió n p o r a f i n de, con e l p ro p ó s ito de.
-2 A u n q u e p a ra es la p rep o s ic ió n m ás fre c u e n te en e s to s caso s, tam b ién p u e d e e m p le a rs e < d e + i n f > . A lg u n o s
g ra m á tic o s (C o ste , 1965: 351; L u n a T ra ill, 1970: 74; A rjo n a , 1978: 69-70; D ra k e , 1982: 79) c o n s id e ra n q u e la a lte rn a n c ia
e n tr e p a ra y de se explica p o r el c o n o c im ie n to m ás o m e n o s p rec iso q u e ten g a n los h a b la n te s d e l su sta n tiv o -in s tru m e n to
al q u e m o d ific a n d ich a s p rep o sic io n e s; en e s te se n tid o , si los o b je to s so n m uy c o m u n e s de es m ás fre c u e n te ; p e ro si el
h a b la n te d e s c o n o c e el n o m b re p re c is o se u tiliz a p a ra : p in za s de a n d a r en b icicle ta ; a p a ra tos p a ra re n o v a r el aire.
53 L o s s u sta n tiv o s p o d ría n c lasificarse d e la s ig u ie n te m a n e ra : 1) d esig n a n ‘tie m p o ’ ( m o m e n to p ro p ic io p a ra ) : Estoy
b u sca nd o u n a o casió n p a ra h a b la r co n él; 2) d e s ig n a n ‘c a p a c id a d ’ ( a p titu d p a ra ): Se d a m u c h a m a ñ a p a ra a rre g la rlo s coches;
3) d e sig n a n ‘c a u sa su fic ie n te ’ (justific a c ió n p a ra ): Siem pre estás b u sca nd o un m o tiv o p a ra e nfa da rte ; 4 ) d e s ig n a n ‘p e rm iso s
y ó r d e n e s ’ (e x h o rta c io n e s p a ra ): H e d a d o órdenes p a ra re p a rtir m i h e re n cia ; 5 ) d esig n a n ‘m ed io s’ (p re v e n c io n e s p a ra ): ¿Ya
h as id e a d o a lg ú n m e d io p a ra e v ita r este d o lo r? ; 6) d e s ig n a n ‘c o n d ic io n e s d el h o m b re ’ (d isp o sició n p a ra ): N o haces n in g ú n
esfuerzo p a ra dive rtirte . U n e s tu d io m ás p o rm e n o riz a d o s o b re la tip o lo g ía d e ios s u sta n tiv o s y la p o sib ilid a d d e c o n m u ta r
lo s n ex o s e n tr e sí p u e d e v e rse e n G a lá n 1992a: 66-77. V é a s e ta m b ié n la clasificació n d e M o ri (1980: 69-73).
Caracterización y funcionamiento sintáctico de las oraciones finales_______ 56.6.1.3

566.1-2. Oraciones finales complementarias ele un adjetivo

Se trata de complementos de finalidad seleccionados por un adjetivo


j- ^ §§ 4.3.6.2-4] que indica determ inadas condiciones o características que se im­
ponen para que la oración final se realice:54 No te considero capacitado para desem­
peñar este cargo.
Los adjetivos que designan ‘suficiencia’ o ‘adecuación’ y adm iten cuantificado-
re s 55 expresan una relación consecutiva, especialmente si el nexo empleado es como
para: Ya eres demasiado mayor (como) para cambiar de carácter.

E n tre él adjetiv o y el infinitivo se establece u n a co m p aració n o ju ic io valorativo que p u e d e


entenderse com o el efecto o la consecuencia de u n a cualidad q u e alcan za cierto g r a d o :56 Eres tan
mayor que ya n o cam biarás de carácter. O tras veces, < com o para + in f > expresa la p ro p o rció n o
desproporción e n tre las acciones en u n ciad as e n los térm inos A y B: Fue una faena grandísima, com o
para no olvidarlo nunca. A p a rtir de este valor, es fácil q u e < c o m o para + in f> se utilice e n la
ponderación su p erlativ a p a ra d e n o ta r el grado m áxim o de la p ro p o rc ió n o d e s p ro p o rc ió n :57 Tiene
experiencia com o para parar un tren («m ucha experiencia»).

56.6.1.3. Oraciones finales complementarias de un verbo

Algunos verbos, como los que significan ‘utilidad’ (usar, servir, emplear, utilizar),
‘suficiencia’ (faltar, sobrar, bastar) y ‘obligación’ (haber; necesitarse, ser preciso) seleccio­
nan obligatoriamente una oración introducida por para o para que [—>- § 29.3.1.1]:

(71) a. H em os usado tus herram ientas para arreglar la puerta.


b. Ser alto y guapo no basta para trabajar de modelo.
c. Hay que tener muchas horas de vuelo para ser un buen piloto.

En ninguno de los tres casos se trata de oraciones finales optativas, pues son
oraciones requeridas por razones léxicas o del contexto gramatical. Expresan un
objetivo o propósito para el que el término A representa los medios o instrumentos
con los que se realiza, (71a) (véanse las observaciones del § 56.5.1), o las condiciones
que lo favorecen o impiden (71b, c) (véanse los §§ 56.5.2 y 56.7.1.1).
Frente a estas oraciones seleccionadas obligatoriamente por el elemento regen­
te, otras estructuras finales tam bién integradas se relacionan con el sintagma verbal
como complementos no exigidos para determ inar las circunstancias (la finalidad en­
tonces constituye un ‘m odo’ de interpretar o enfocar una acción) en que dicho
sintagma verbal se desarrolla: He trabajado toda la mañana para poder salir más
temprano.

54 L os a d jetivos e x p re sa n las s ig u ie n te s n o c io n e s: 1) ‘d isp o sic ió n ’ o ‘te n d e n c ia ’: N o lie visto p erson a m ás ine p ta p a ra


resolver crucigram as; 2 ) ‘exig e n c ia ’ o ‘n e c e s id a d ’: E s pre ciso i r vestido de etiq ue ta p a ra a s is tir a l a c to ; 3 ) ‘b e n e v o le n c ia ’ o
‘pro vecho’: N o estás en lin a s itu a c ió n fa v o ra b le p a ra o pin ar.
55 E s p e c ia lm e n te e n las e s tru c tu ra s c o rre la tiv a s <{m á s/m u ch o /p o co lb a sta n te ¡, d e m a sia d o } + p a r a > : N o com e lo bastante
p a ra alim entarse; T o d o m e p are ce p o c o p a ra dem ostra rte m i a m o r; N o tengo dem asia da a ltu ra p a ra ju g a r a l baloncesto.
5<' Cf. N a rb o n a 1978: 167.
57 L a p o n d e ra c ió n s u p e rla tiv a n o es u n ra s g o esp ec ífic o d e c o m o p a ra . E s el c o n te x to (la c o m p a ra c ió n d e s p ro p o rc io ­
n a d a d e acciones) el q u e , e n ú ltim a in sta n c ia , d e te r m in a el v a lo r d e la o ra c ió n ; e n o c a sio n e s n o a p a re c e e x p re s a m e n te la
locución, p e ro el sig n ific a d o su p e rla tiv o se m a n tie n e : ¡C h ica , vas m a q u illa d a p a ra exponerte en u n a g a le ría ! («vas m u y
m aquillada»).
56.6.2 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3628

56.6.2. Oraciones finales periféricas

Com parten con las oraciones integradas una estructura sintáctica semejante,
pero se diferencian de aquellas porque su significado no establece una correlación
de finalidad (prospectividad o intención) con respecto al térm ino A, sino con la
enunciación de dicho térm ino [—*- §11.4]. Son, pues, falsas finales, pues no m o­
difican a la oración principal ni dependen tampoco del sintagma verbal o de algún
elem ento en particular (sustantivos o adjetivos).
Suelen separarse del resto de la oración por medio de una coma, aunque este
requisito no es indispensable, ya que la entonación puede cumplir el mismo come­
tido. E n cuanto al lugar que ocupan en la secuencia, aparecen generalm ente ante­
puestas (Para que lo sepas, no pienso acompañarte), pero también son frecuentes en
posición final (¿Qué he hecho yo, para merecer tanto sufrimiento?) e incluso inter­
caladas a m odo de paréntesis (El precio, para serte sincero, me parece excesivo).
Apoyadas en una entonación y orden particulares, expresan otras nociones cir­
cunstanciales (concesividad, consecuencia, condición, etc.) que son el medio más
idóneo para m anifestar el contraste de acciones o la actitud del emisor (cf. los
§§ 56.5.3 y 56.7.2.2). La expresividad de la oración se consigue m ediante el empleo
de una estructura formal de finalidad para comunicar un contenido que se corres­
pondería con otro esquem a sintáctico·. ÍPara que me fastidie yo, que se fastidie él!
(«si me voy a fastidiar yo, que lo haga él»; «no me fastidiaré yo, sino él»; «prefiero
que se fastidie él y no yo»); por esta razón, aun cuando se reconozca el significado
subyacente y se propongan estructuras alternativas para expresarlo, la fuerza del
contraste sería menor.
En este sentido, las oraciones finales periféricas funcionan como modificadores
de la modalidad oracional. Com párese el grado de vinculación y modificación:

(72) a. Me ha llamado para que te enteres. (Integrada)


b. Para que te enteres, me ha llamado. (Periférica)

56.7. Los nexos finales 58

56.7.1. <Para + infinitívo>

<Para + inf> es una expresión final que goza de una gran libertad combina­
toria (puede aparecer con cualquier verbo, tanto en forma personal como no p er­
sonal, y con sustantivos y adjetivos) y carece de restricciones en cuanto al lugar que
ocupa en la secuencia [—>- § 36.3.4.4], A unque habitualm ente se construya en po­
sición posverbal (Ha llamado para invitarte a cenar), el orden puede invertirse para
reflejar la voluntad tem atizadora del emisor (Para no hacer la historia larga, diré sólo
lo más importante). E n determ inadas estructuras parentéticas que reflejan comen­
tarios o réplicas del interlocutor, <para + in f> se separa del resto de la secuencia
m ediante pausas y una entonación particular (Tú, para variar, te habrás olvidado de
mi cumpleaños). Incluso admite introducir elementos adverbiales entre para y el
infinitivo (Voy a comprar para después recogerte a las ocho). Esta libertad diferencia

58 P a r a el e s tu d io d e la ev o lu c ió n d iac ró n ic a d e los n ex o s fin a le s p u e d e c o n s u lta rs e G a lá n 1993.


Los nexos finales 56.7.1.1

a <para + in f> de otras preposiciones finales, como a o por, que m uestran una
vinculación más estrecha con el verbo principal y no perm iten —sobre todo la pre­
posición a— alteraciones en el orden o intercalación de elem entos.59

56,7.1.1. E l problema del sujeto

Las oraciones infinitivas con para requieren que su sujeto (tácito) sea correfe-
rencial con un argum ento de la oración principal [—> § 36.2.2.4], siempre que se
exprese una relación semántica de finalidad pura (cf. el § 56.5). No es necesario, sin
embargo, que este argum ento sea el sujeto; así, el agente que realm ente ejecuta la
acción puede m anifestarse en un complemento directo o indirecto:60

(73) a. Llama a la enfennera para levantarte. (La enferm era-tú)


b. Me han regalado un curso para aprender idiomas. (Ellos-yo)

Si el contenido de finalidad o propósito no es dom inante, los casos de diver­


gencia de sujetos son más numerosos. Las estructuras sintácticas más frecuentes son
las siguientes:61

— El verbo de la oración principal es ser, haber o estar:

(74) a. La tela nueva es para hacer una camisa.


b. No está de hum or para gastarle ninguna broma.
c. Hay muchos argumentos para no concederte el ascenso.

Los sentidos predom inantes son utilidad (74a), adecuación (74b) y circunstan­
cias o condiciones (74c).

— El verbo principal tiene un contenido pasivo:

(75) a. Se construyen ahora casas bajas para obligar a plantar árboles.


b. Agosto es el mes más esperado p ara em pezar las vacaciones.

— El verbo rige la preposición: Este metro no sirve para medir la pared.

Si el su jeto d e la o ració n principal es in an im ad o no p u e d e fu n cio n ar com o ag en te de la o ració n


final y se convierte, d e este m odo, en un in stru m e n to con el q u e se realiza la acción del infinitivo;
com párese la d iferen cia q u e existe en tre E l actor n o sa v ia para representar el p a p el ele cóm ico (él-
él) y Tu inteligencia te seivirá para lograr lo que te propongas (tu inteligencia-tú; «conseguirás lo que
te pro p o n g as con tu inteligencia»),

— El verbo principal es un verbo pseudoimpersonal (faltar, bastar, sobrar) : 62

Μ Las d ife ren c ia s e n tr e a y p a ra son n o to ria s c u a n d o el v e rb o re g e n te es un v e rb o d e m o v im ie n to . S o b re esta c u e stió n


p u e d e c o n su lta rse G a lá n , 1992a: 107-120, 1992b.
í,u Cf. L u n a T ra ill 1970: 57-62 y A r jo n a 1981.
6i Cf. G a lá n 1992a: 123-127.
(a Los a g e n te s ta m b ié n p u e d e n coin c id ir: Basta que pie nse en e l viaje p a ra m arearm e. In clu so se p ro d u c e co n v e rg e n c ia
c o n el nexo p a ra que: B asta que tu h e rm a n o venga u n f i n de sem ana p a ra que lo desorganice todo. L a a lte rn a n c ia d e s u je to s
y las varia c io n e s c on los n ex o s p a ra y p a r a que se ex p lic a ría n c o m o u n d e s a ju s te fu n cio n a l p ro v o c a d o p o r el su b ju n tiv o .
E n algunos casos, e ste su b ju n tiv o exige q u e la o ra c ió n d e < p a ra + in f > a d o p te el m ism o m o d o v erb al, in d e p e n d ie n te m e n te
d e q u e los su jeto s c o in c id a n o n o (v éa se el s e g u n d o d e los e je m p lo s a n te rio re s ). Sin e m b a rg o , en o tro s caso s, el su b ju n tiv o
56.7.1.2 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3630

(76) a. Faltan tres personas p ara com pletar esta fila,


b. Basta que yo lo diga para no hacerme caso.

C o n estos verb o s q u e in d ican ‘suficiencia’ la relació n en tre el térm in o A (o rac ió n p rin cip al) y
el té rm in o B (o rac ió n infinitiva) es d e consecuencia. E l térm in o A designa la condición q u e p erm ite
q u e B su ced a o n o (cf. el § 56.5.2).

— El verbo principal es un verbo impersonal de obligación: Hay que trab


muy duro para triunfar en la vida [—> § 23.7.8],

L as ex p resio n es obligativas c o n stru id as co n < p a m + in f> encu b ren , e n la m ayor p a rte de los
casos, u n a co n d ició n a te n u a d a : el té rm in o A designa las circunstancias n ecesarias p a ra q u e B se
realice. D a d o el cará c te r im personal de los verbos, los sujetos de am bas oracio n es n o coinciden.
Sin em b arg o , las acciones convergen hacia u n m ism o ag en te au n q u e se p re se n te b ajo la fo rm a
g en érica d e uno: u no tiene que trabajar m u y duro si quiere triunfar en la vida.
D e n tro d e este g ru p o de oracio n es im p erso n ales hay q u e d estacar las co n stru ccio n es de tipo
ad m o n ito rio cuyo significado está próxim o al de u n a se n ten cia o consejo: Para m ejorar el m u n d o
hay que em pezar p o r uno m ism o; para progresar hay que arriesgar. G e n e ra lm e n te la o ració n infinitiva
ocu p a la p rim e ra p o sició n p a ra d e sta c a r el objetivo q u e se desea conseguir sobre las condiciones
qu e se im p o n en p a ra su cu m p lim ien to [— =► § 36.2.3],

56.7.1.2. Causalidad y finalidad: por y para

El uso de <por + inf> y <porque + subj> en construcciones finales está muy


limitado en la actualidad y se reduce a determ inados contextos en los que se señala
un fin inmediato, o bien parece estar exigido semánticamente por el verbo principal
(rogar, rabiar, pugnar, trabajar, etc. [—» §§ 10.13.2, 29.2.1.5 y 32.4.1.6]). M
A unque por y para seguidos de infinitivo pueden expresar finalidad, para
—como significante específico, carente de matices causales— es el térm ino intensivo,
caracterizado para m anifestar dicho contenido. <Por + inf> (tam bién <a + inf> )
es el térm ino extensivo y, por tanto, puede utilizarse en algunos contextos de m anera
equivalente a como se emplea <para + inf> , sin entender por esto que la analogía
semántica determ ine una analogía funcional, como se pretende en ocasiones.64 Las
razones que explican la alternancia para/por son de carácter semántico: la causalidad
implica un «antes» y la finalidad «después»; el agente puede interpretar la acción
como un ‘motivo’ (algo por lo que actúa) o como un ‘incentivo’ (algo para lo que
a c tú a ).65
Sin pretender ser exhaustivos, vamos a sugerir algunas normas que explican las
diferencias de empleo entre <para + inf> y <por + inf>: “

1) Por denota los motivos que inducen a actuar a pesar de la inseguridad


los resultados: L o dices sólo por animarme («por ver si me animo»). Con <para +
inf> la inseguridad es menor, a pesar de su carácter prospectivo.

se lim ita a p ro v o c a r la d iv erg e n c ia y n o in te rfie re e n e! m o d o v e rb a l: B asta que llam es a las c in c o p a ra q u e d a r co ntigo en


a lg ú n s itio > « p a ra q u e q u e d e m o s e n alg ú n sitio » [— > §§ 27.3.5-7].
Cf. R ü h o 1979: 248.
ía L ó p e z (1970: 203) c o n s id e ra q u e p a ra y p o r m a n tie n e n u n a o p o sic ió n fa c u lta tiv a q u e p u e d e lle g a r a n e u tra liz a rs e .
** Cf. C h e v a lie r 1980. K e n isto n (1933: § 3 7 .8 3 ) su g ie re q u e c o n p o r se se ñ a la la m o tiv a ció n (ca u sa o r a z ó n ) d e un
h e c h o , m ie n tra s q u e c o n p a ra se in d ica el fin o p ro p ó sito al q u e tie n d e la acción.
w’ S o b re e s ta c u e stió n v é a n se lo s tra b a jo s d e B o lin g e r 1944; A m íc o la 1975 y R iih o 1979: 252-256, e n tr e o tro s .
3631 Los nexos finales 56.7.1.2

2) Por suele construirse con verbos (hacer algo por, morirse por, dar el alma
por, entregarse por) o sustantivos que expresan esfuerzo físico o anímico (esfuerzo,
empeño, afán, solicitud): No has hecho el menor esfuerzo por agfadarme.

E n estos co n tex to s la p rep o sició n para no está excluida, a u n q u e el térm in o B se in terp retaría
como u n p ro p ó sito y n o co m o u n a m otivación. E l sustantivo, u n id o a < p o r + in f > , equivaldría a
verbos com o intentar, o tratar de conseguir, verbos q u e im plican u n acto de v o lu n tad p o r p a rte del
agente y m u e stra n u n a acción e n desarrollo. Si se em p lea <para + in f > se señ alan dos acciones:
la prim era especifica el esfu erzo realizad o (acción te rm in a d a ) y la seg u n d a el objetivo que se p re ­
tende conseguir (acció n en d esarrollo): ¿Es que no com prendes los esfuerzos que he hecho (acción
term inada) para agradarte? (acción e n desarrollo).

3) <Por + inf> equivale a ‘por motivo de’, ‘con motivo de’: no ha querido
llamar antes por no molestarte. En ocasiones, por se combina con para con objeto
de reforzar la magnitud o importancia de la motivación: Ha dejado de hablarle ¡Des­
pués de todo lo que ha hecho por y para remediar su miseria!
4) E l verbo principal (térm ino A) contiene en su significado los motivos que
impulsan a realizar una acción: Trabajaré y me sacrificaré por conseguir lo que quiero.
5) Si el infinitivo va precedido de negación, por se interpreta con un sentido
final, mientras que en las afirmativas predom ina el sentido causal: No he subido a
verte por no molestarte.
6) <Por + in f> es más frecuente en estructuras negativas con sentido con­
secutivo que <para + inf>: Por no escucharte daría millones.
7) A diferencia de <para + inf> , <por + in f> no exige que los sujetos sean
correferenciales, si bien, dado que el concepto ‘motivación’ exige una entidad ani­
mada, debe m antenerse una correlación con el com plem ento directo (agente del
proceso).67 Compárese:

(77) a. H an despedido a García p ara eludir pagar impuestos.


(E llo s-E llo s. In te rp re ta c ió n final)
b. H an despedido a García por eludir pagar impuestos.
(E llo s-G arcía. In te rp re ta c ió n causal)

8) <Por + in f> no suele aparecer en estructuras pseudoimpersonales o con


valor pasivo. <Para + in f> , por el contrario, es muy frecuente con este tipo de
verbos:

(78) a. Bastan unos meses de reposo {para/*por} recuperarte.


b. Es preciso ser muy valiente {para/*por} hacer una cosa así.
c. Se ha descubierto una vacuna {para/*por} controlar la enferm e­
dad.
d. Los libros se han escrito {para/*por} ser leídos.

9) <Por + in f> no se conmuta con <para + inf> si el verbo exige la com ­


plementation final: Tiene una capacidad asombrosa {para/*por} reaccionar ante las
adversidades.

Cf. V ia n a 1990.
56.7.1.3 L A SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FIN AL 3632

10) También se excluye su uso en construcciones lexicalizadas con para: ¡Vaya


humor! Estás como (para/*porj decirte nada.
11) Si el valor causal de <por + inf> puede producir ambigüedad, se emplea
<para + inf>:

(79) a. He perdido el tren para quedarm e contigo.


(Final-causal: « p o rq u e q u iero q u e d a rm e contigo»)
b. H e perdido el tren por quedarm e contigo.
(A m bigua: « p ara q u e d a rm e contigo» (final); « p o r tu culpa» (causal))

56.7.1.3. Complementos fiimles no oracionales

A l mismo tiempo que las oraciones finales consolidan y fijan sus nexos, apa­
recen otras posibilidades que potencian los recursos idiomáticos por m edio de sus­
tantivos, pronom bres y locuciones prepositivas [—*- § 9.2.4].
La mayor parte de los sustantivos son de carácter verbal, aunque tam bién son
frecuentes los que designan cambios de estado o profesiones (en estos dos últimos
casos se omite el verbo ser):

(80) a. Soy una inútil total para la cocina. (Para cocinar)


b. Tú has nacido para jefe. (Para ser jefe)
(E s ta fó rm u la equivale a la con stru cció n la tin a q u e ex presa la o rie n ta c ió n o
d estin o <esse + dativo de re la c ió n > )
c. No podría nunca estudiar para médico. (Para ser médico)

Las formas pronom inales eso, esto, algo, utilizadas como deícticos contextúales
[—» § 14.3], reconstruyen o anuncian la motivación o el propósito cuando se inte­
gran en estructuras de finalidad:

(81) — H an venido andando.


—Pues no está el tiem po para eso.

E n la len g u a co lo q u ial las form as p ro n o m in a le s su e len em p learse esp ecialm en te en las expre­
siones d e re p ro c h e , iro n ías o co n trap o sició n d e acciones: ¿Para esto m e has llam ado? ¿Para quedarm e
ahora solo?; ¡Trabajar tantos años para esto! Incluso se utilizan el im perativo y el g eru n d io con valor
negativo p a ra m an ifestar u n a actitu d d e te rm in a d a del em isor: ¡Toda la vida trabajando para esto!;
¡Dedícate todo el día a estudiar para esto!

Las locuciones prepositivas se han form ado sobre el mismo esquema de algunas
locuciones modales-finales ya existentes como en pro de, en favor de:

(82) a. Se ha pasado la vida en espera de una oportunidad.


b. Estuvo tres días en ayunas en cumplimiento de una promesa.
Los nexos finales 56.7.2

c. Envía un mensajero en busca de respuesta.


d. Se cerrarán todas las entradas en evitación de desgracias mayores.

56.7-1.4. Expresiones lexicalizadas

Constituyen un grupo muy heterogéneo cuyo contenido de finalidad aparece


muy atenuado. Son, en su mayor parte, expresiones infinitivas no subordinadas de
carácter enfático y se distinguen del resto de las construcciones por su particular
entonación. Las más comunes son las fórmulas de cortesía, las fórmulas de conclu­
sión y las construcciones de tipo paremiológico:

(83) a. Juan García, para servirle.


E n su o rig en quizá tuviera cierto co n ten id o final, p e ro en la actualidad es una
sim p le fó rm u la co rtés cada vez m ás en desuso. A veces se utiliza con un valor
cercan o al del adverbio afirm ativo sí: ¿Eres el nuevo camarero? — Para seivirle
( = «sí»).
b. Para no variar, hemos vuelto a discutir.
c. T rabajar con ella es como unas vacaciones, para darte un ejemplo.
Se u tilizan p a ra re fo rz a r lo expresado en la oració n n o final o p a ra c e rra r una
secu en cia a m o d o de conclusión.
d. iVivir para ver! Los hay para dar y tomar.
S on frases sen ten cio sas que se utilizan p a r a ex p resar recrim inaciones o a d v e r­
tencias.

U n grupo especial, dada su frecuencia y su elevado grado de lexicalización, lo


constituyen las expresiones construidas con ser para. Pueden emplearse para reforzar
o confirmar la opinión del emisor, (84a), o para contrastarla con otras, (84b), aun­
que su uso más habitual son las construcciones valorativas,69 (84c), o la ponderación
enfática, (84d) [—»- § 58.1.6]:

(84) a. Lo que ha hecho ¿no es para quemarse?


b. Tampoco será para tanto lo que ha hecho, digo yo.
c. Traían tan mal aspecto que era para caerse el alma a los pies.
d. Estás para com erte a besos.

56.7.2. <Para que + subjuntivo>

<Para que + subj> [—*- § 50.2.5.1] aparece como instrum ento específico de
valor final en el siglo xiv. Al igual que <para + inf> , y aunque generalm ente se

'"s E l D R A E (1992) n o rc c o g e e s ta lo cu ció n d e c a rá c te r fin a l; el D U E I: 1245 sí la c ita co m o e q u iv a le n te a < p a r a +


ín f> .
m L a o rac ió n se c o n s tru y e so b re u n a c o m p a ra c ió n im p líc ita en el c o n te x to y se in te n sifica h ip e rb ó lic a m e n te p a ra
ex p resar la p o n d e ra c ió n , la d u d a , la a d m ira c ió n , el re p ro c h e , la iro n ía, e tc . A u n q u e s e a n o rac io n e s lexicalizadas, alg u n a s
lim itan su e m p le o a d e te rm in a d o s co n te x to s; p o r eje m p lo , n o es p a ra m enos, n o será (es) p a ra ta n to se utilizan p r e f e r e n ­
tem e n te e n la a rg u m e n ta c ió n ; es p a ra fastid ia rse , es p a ra jerin g a rse a p a re c e n e n c o n te x to s p e y o ra tiv o s; o tra s, sin e m b a rg o ,
oscilan e n tr e el re fu e rz o a firm a tiv o o n e g a tiv o se g ú n las s itu a c io n e s ex tra lin g ü ístic a s e n q u e se e m ita n : es p a ra m o rirs e de
risa.
56.7.2.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3634

sitúa detrás del verbo principal, goza de una gran libertad de posición en la se­
cuencia: puede intercalarse entre el verbo y sus complementos, (85 a), entre la ora­
ción principal y otra subordinada, (85b), y admite la separación de su verbo subor­
dinado m ediante pausas, (85c):

(85) a. Al lado de la puerta, para que todos lo vieran, habían puesto el


cuadro de Dalí.
b. Es necesario, para que los oyentes no se aburran, que los programas
de la radio sean amenos.
c. Llámame, para que, en cuanto llegue, m e acerque a saludarle.

56.7.2.1. E l problema del sujeto

<Para que + subj> se emplea para designar el propósito o la finalidad de dos


agentes distintos; por esta razón, los sujetos del término A y del térm ino B (principal
y subordinada) no coinciden. Aun así, existen algunos casos con sujetos convergentes:

1) El verbo principal es pasivo:70 Fue encarcelado para que respondiera de la


acusación. A unque los sujetos coinciden sintácticamente, los agentes que intervienen
en el proceso son distintos. La acción del verbo principal se realiza por un agente
indeterm inado («alguien lo encarceló») y no por el sujeto pasivo.
2) Los sujetos designan entidades inanimadas y no aparece en la oración prin­
cipal un agente explícito, aunque se sobreentiende una acción que alguien realizará:
L a pared será blanca para que haga contraste con los muebles («pintaremos la pared
de blanco para que haga contraste con los muebles»),
3) El verbo principal está modalizado (expresa ‘orden’, ‘consejo’ o ‘deseo’):
Pregunta las dudas antes del examen para que no tengas después problemas.
4) La oración de <para que + subj> denota la actitud del hablante (contraste
de acciones) y no un propósito u objetivo: ¡Poco has estudiado tú para que tengas
esa cara de cansancio!; Debe tener bastantes problemas para que haya venido a verte.
<Para que + subj> m uestra la estrañeza del hablante ante un hecho que pretende
ser explicado en la oración principal: Aunque tengas cara de cansancio, estoy con­
vencido de que has estudiado poco; Si ha venido a verte es porque (seguramente será
porque) debe tener problemas.

56.7.2.2. Expresiones lexicalizadas

A pesar de ser construcciones form alm ente finales, carecen de significado pros­
pectivo e intencional, pues reflejan la actitud del emisor ante lo enunciado en la
oración principal. Suelen ir separadas m ediante pausas y tienen una entonación par­
ticular que determ ina en cada caso el valor concreto de <para que + subj>. Las
expresiones más frecuentes son las llamadas de atención, (86a), los avisos o consejos,
(86b), y las recriminaciones o ironías, (86c). Tam bién vamos a incluir aquí la ex­
presión ponderativa que para qué, (86d) y (86e):

7,1 « A u n sie n d o id é n tic o el s u je to d e las d o s o ra c io n e s, e m p le a el su b ju n tiv o si la p rin c ip a l es d e v e rb o p a siv o » (R A E


1931: 215).
3635 Los nexos finales 56.7.3

(86) a. M e han subido el sueldo, para que veas lo que vale el trabajo.
<Para que + s u b j> , se p a ra d a m ed ian te p a u s a m arc a d a , suele situarse al final
d e la secu en cia p a ra c e rra r el p e río d o con u n a en to n a c ió n descendente. Se co n s­
tru y e n o rm a lm e n te con verbos de p ercep ció n (ver) o d e en ten d im ien to (imaginar,
figurar, saber, hacerse una idea) q u e reflejan la llam ad a de aten ció n del h ab lan te
a su in te rlo c u to r p a ra q u e este co m p a rta su o p in ió n o creencia. Son, p o r ta n to ,
ap én d ices ju stificativos q u e equivalen a im perativos.
b. Hoy todo el mundo prospera rápidam ente, para que vayas apren­
diendo que el que no tiene dos pisos, tiene cuatro.
E l h a b la n te expresa el deseo de qu e su c o m en tario se a u n a razó n suficiente p ara
q u e el in te rlo c u to r actúe en consecuencia (es u n a re co m en d ació n sobre acciones
fu tu ras). <Para que + su b j> se construye con verbos de en ten d im ien to y, com o
en el caso an terio r, ap arece se p ara d a d el v erb o p rin cip al m e d ia n te pausas grá­
ficas.
c. Te has hecho daño ¿verdad? ¡Para que aprendas!
<Para que + s u b j> se refiere a un a acción p asad a cuyas consecuencias p a r a el
in te rlo c u to r h a n sido negativas, pese a las ad v erten cias del h ab lan te. L a iro n ía
o el rep ro c h e se m anifiestan con el ap én d ice verificativo ¿verdad? [— > §
31.2.1.3]. O tra s expresiones de refu e rzo d e la actitu d re c rim in a to ria son ¡anda!,
¡bien hecho!, ¡toma!, ¡vamos! ¿Engañarme a m í? ¡Vamos, para que aprenda!
d. Tengo un cansancio que para qué.
e. Es un vago que para qué.
Para qué (sin térm in o verbal) se p o sp o n e a un sustantivo o a u n atrib u to p a ra
d esig n ar el g rad o m áxim o de la c a lific a c ió n .71 E ste v alo r se consigue tam b ién
p o r el uso especial del artículo in d e te rm in a d o un q u e expresa u n a p o n d eració n
afectiva o en fatiza al térm in o q u e acom paña. P o r este m otivo, las o raciones de
un... que para qué equivalen a u n a consecutiva de in ten sid ad . Si para qué m odifica
a u n v erb o (Corría que para qué; H izo una exposición que para qué) funciona de
fo rm a sim ilar a u n adverbio de can tid ad o de m odo (« co rría m ucho»; «hizo u n a
exposición m uy b u en a» ), au n q u e no se d escarta la in te rp re ta c ió n consecutiva:
« co rría ta n to que...»; «hizo u n a exposición ta n b u e n a que...» [— s- § 58.1].

56.7.3. <Para qué + in d ic a tiv o en estructuras interrogativas

La fórmula ¿para qué? se em plea para preguntar sobre el propósito u objetivo


que persigue el sujeto. En las respuestas alternan <para + inf> o <para que +
subj> dependiendo de que los agentes sean o no correferenciales:

(87) a. — ¿Para qué has salido?


—Para com prar el periódico,
b. — ¿Para qué has salido?
—Para que el perro diera su paseo.

Como la finalidad y la causalidad son nociones semánticas muy cercanas (sobre


todo si el propósito y la motivación se identifican), ¿para qué? y ¿por qué? se inter-

71 V é a se el d e ta lla d o e s tu d io s o b re los v a lo re s ex p resiv o s d e e s ta fo rm a e n G o n z á le z C alvo 1986.


56.7.3.1 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAU SAL Y FIN A L 3636

cambian con cierta libertad y es frecuente que ante una pregunta sobre el motivo
se responda acerca de la intención: ¿Por qué lo preguntas? — Para saber el precio
exacto.
Además de servir para la interrogación sobre el propósito, para qué se emplea
en estructuras interrogativas retóricas. Como estas últimas carecen de rasgo alocu-
tivo (no hay petición de información), se analizan teniendo en cuenta las implica­
turas o significados derivados que se extraen del significado literal de la expresión.

56.7.3.1. Interrogativas retóricas con implicatura negativa

La oración de para qué equivale a una declarativa negativa en la que el hablante


refleja la inutilidad de una acción [—>- § 61.5.2], Este significado negativo se re ­
fuerza m ediante el empleo de determ inados verbos:

(88) a. ¿Para qué sirve que me sacrifique tanto si no consigo lo que quiero?
b. ¿Para qué te molestas? Puedo hacerlo yo solo.

<Para qué + m olestarse> es u n a fó rm u la de co rtesía con la q u e el h ab la n te rec h a z a am ab le­


m e n te u n o frecim ien to (la fo rm a in terro g ativ a a te n ú a la negación). T am b ié n suele em p learse p a ra
a c e p ta r y ag rad ecer u n p resen te: Te he traído un regalo. — ¿Para qué te molestas?, n o tenías ninguna
necesidad de hacerlo.

Algunas partículas enfatizan igualm ente dicha actitud negativa: ¿Para qué {de­
monios/diablos/narices} has invitado a tu hermano a la fiesta? El emisor puede tam ­
bién llamar la atención al oyente para que este explique los motivos por los que no
comparte su opinión: ¿{Quieres decirme¡Puede saberse} para qué has invitado a tu
hermano a la fiesta?

L a e stru c tu ra co rrelativ a p re g u n ta -re sp u e sta fo rm u lad a p o r u n m ism o in te rlo c u to r, ad em ás de


c o n te n e r u n significado n egativo, sirve p a ra ex p resar u n a actitu d de rechazo. L a e n to n a c ió n con
q u e se em ite la re sp u e sta refleja el ab su rd o o in co n secu en cia de la acción: ¿Para q u é voy a salir?
¿Para pasa rm e la noche d e bar en bar?
E n lu g ar d e u n v erb o conjugado a veces se utiliza el infinitivo, so b re to d o si se p re te n d e
g en eralizar (el h a b la n te n o se im plica d ire c ta m e n te ) acerca de la in utilidad de cierto hecho: ¿Para
qué tirar el dinero con él si n o sabe apreciar un buen libro?

O tras expresiones interrogativas con im plicatura negativa como ¿a qué ton? y


¿a santo de qué? son equivalentes a ¿para qué? y se emplean para destacar lo ilógico
de un hecho: ¿A santo de qué te va a castigar por haber estado enfermo?

56.7.3.2. Interrogativas retóricas con implicatura dubitativa: interrogaciones


exploratorias

M anifiestan una duda que trata de resolverse en el resto del enunciado inte­
rrogativo: ¿Para qué quieres que te acompañe? ¿Para que no te aburras o para que
no m e aburra yo? Estas preguntas exploratorias carecen de expectativa y si se for­
mulan con especial vehemencia pueden llegar a expresar la indignación o el reto . 11

11 Cf. F e r n á n d e z R a m íre z 1959 [· §§ 61.3.4.3 y 61.5].


3637 Los nexos finales 56.7.4.2

En la mayor parte de los ejemplos interrogativos de esta sección los factores


pragmáticos y la estructura del enunciado orientan la pregunta en un sentido tan
específico como alejado del valor de finalidad. No obstante, en los casos en que la
forma interrogativa se utiliza para convencer o llam ar la atención del interlocutor
(refuerzos expresivos del tipo si puede saberse, puedes decirme, quieres decirme) no
está del todo ausente el sentido final, puesto que la pregunta se formula para des­
cubrir los motivos (causas) o los propósitos (fines) de una acción: el emisor tiene
sus razones para no creer en la utilidad de alguna acción, pero desconoce los mo­
tivos que tiene su interlocutor para defender la opinión contraria: ¿Para qué te m a­
quillas tanto, si puede saberse? («yo creo que no debes hacerlo, pero explícame por
qué y para qué lo haces»),

56.7.4. Otros nexos de carácter final

Desde el siglo x iv se registran locuciones conjuntivas [—> § 9.4.5] y prepositivas


j_> § 9.2.4] form adas sobre sustantivos de significado final (a fin de (que), con el
fin de (que), p o r intención de (que)) cuyo contenido preciso y escasa gramaticaliza-
ción favoreció que —en determinados contextos— com pitieran con para y para que
en la expresión de la finalidad pura. La eficacia de estas locuciones provocó, a su
vez, el desgaste de su contenido y favoreció la creación de nuevas expresiones for­
madas también sobre sustantivos para designar todos los matices posibles de la fi­
nalidad: la motivación, el deseo, la voluntad, el objetivo, la inclinación o la tenden­
cia. Para clasificar estas locuciones se tendrá en cuenta la preposición introductoria.

56.7.4.1. < A + sustantivo + de + infinitivo (de que + subjuntivo)>

La más común y cercana significativamente a para (que) es a fin de (que). A


efectos de y al objeto de añaden a los rasgos de intención o propósito una mayor
seguridad en el cumplimiento de la acción:

(89) a. A efectos de paliar la sequía se recom ienda no regar más de dos


horas.
b. Al objeto de que sus compras sean más cómodas, le regalamos una
tarjeta descuento.

56.7.4.2. < C on + sustantivo + de + infinitivo (de que + subjuntivo) >

Los sustantivos empleados reflejan deseo o intención [—^ §§ 36.3.4.3 y 58.5.2]:

(90) a. Asistimos a la conferencia con el aliciente de oír sus palabras.


b. Y a te dije que no lo hacía con ánimo de ofenderte.
c. H a escrito más de veinte cartas con la esperanza de encontrar tra-
bajo.
d. Estoy estudiando idiomas con ¡vistas/miras} a conseguir un lectorado.

Otras posibilidades: con idea de; con intención de; con el fin de; con motivo de;
con (el) objeto de; con pretexto de; con (el) propósito de.
56.7.4.3 LA SU B O R D IN A C IÓ N CAUSAL Y FINAL 3638

56.7.4.3. < E n + sustantivo + de + infinitivo>

(91) a. En su afán de ganar dinero ha perdido un tiempo precioso.


b. En m i deseo de satisfacerle, le voy a rebajar un poco el precio.
c. Se han levantado vallas altas en orden a garantizar la seguridad.

56.7.4.4. < P o r + sustantivo + de/a + infinitivo (de que + subjuntivo)>

Al significado de intencionalidad o propósito se añaden matices causales:

(92) a. Si han venido no será por (el) gusto de pasar la tarde en casa sin
salir.
b. No he contestado a sus preguntas por temor a/miedo a delatarte.

L as ex p resio n es d e tem o r tra d u c e n el deseo negativo del sujeto an te el cu m p lim ien to de u n a


acción y, al m ism o tiem p o , c o n tie n e n cierto s m atices de duda: p o r tem or a delatarte > «no fu e ra a
se r q u e te d elatara» , «p o r si acaso te d elatara» . N o existe u n a equivalencia ab so lu ta co n <para no
+ in f > , p u es esta fo rm a ex p resa u n a m ayor seguridad. U n co n ten id o sim ilar de in certid u m b re
co m b in ad o co n la cau sa se ex p resa con la fo rm a p o r m o r de (que) (hoy p rácticam en te e n desuso):
N o m e h e atrevido a com prar el diam ante p o r m o r de que m e engañaran («no fu e ra a se r q u e m e
en g añ aran » ),

56.7.4.5. < A + infinitivo>

La oración <A + in f> (<a que + subj> ) [—>- § 36.3.4.4] se ha incluido siem­
pre entre los nexos finales aunque realm ente sólo se observa cierto contenido final
con verbos de movimiento: <a + in f> (<a que + subj>) expresa la orientación o
la m eta del verbo principal, frente a <para + in f> (<para que + subj> ) que denota
el p ropósito :73

(93) a. H e salido a com prar el periódico. (Meta)


b. H e salido para com prar el periódico. (Propósito)

E n la lengua actual se em plea la form a <a por + sintagma nom inal> con
verbos de movimiento. A unque la R A E (1973: § 3.11.2f)) la considera vulgar y re­
chazable, otros gramáticos (DUE II: 805; DDDLE: 7; García Yebra, 1988: 86-87)
defienden su uso porque evita ambigüedades.

L os facto res q u e h an p ro v o cad o la ap arició n de este nuevo nexo son los m ism os q u e o p e ra n
e n to d a s las ren o v acio n es id iom átícas. H a sta el siglo x v m , ap ro x im ad am en te, la len g u a co n ta b a con
dos ex p resio n es d e fin alid ad p erfe c ta m e n te delim itadas: < v e rb o de m ovim iento + a + in fm itiv o >
(Voy a buscar p a n ) y < v e rb o de m ovim iento + p o r + S N > (Voy p o r pan). L a p é rd id a progresiva
del v alo r final d e p o r (atestig u ad a desde fin ales del siglo x v m ) en favor de su consolidación com o
nexo causal p erm itió la fo rm ació n a p o r p a ra c o m p le ta r así el am plio cam po de posibilidades en la
expresió n d e la fin alid ad . L os h a b la n te s c o n ta b a n en to n ces con c u a tro nexos q u e se esp ecializaro n
en d istin tas significaciones: ir para (‘p ro p ó sito ’), ir a (‘m e ta ’), ir p o r (‘cau sa’), ir a p o r ( ‘m e ta ’ +
‘ca u sa ’).

73 S o b re las d ife re n c ia s e n tr e a y p a ra c o n v e rb o s d e m o v im ie n to v é a se L a m iro y 1981, 1983, 1991 y G a lá n 1992b.


Los nexos finales 56.7.4.6

<A + inf> puede construirse también con sustantivos (ayuda, inclinación, dis­
posición) y adjetivos verbales (destinado, dirigido, dispuesto) que denotan movimiento
aním ico; pero en todos los casos se trata de un com plem ento seleccionado sin valor
final. No obstante, se conservan en nuestra lengua algunos giros con verbos de
donación que reproducen la construcción final latina de <gerundio + ad > : 74 Como
estaba mareada, le dieron sales a oler («para que las oliese») [—» § 5.3.2],

56.7.4.6. < Q u e + subjuntivo>

El subjuntivo es el modo más adecuado para establecer una relación de fina­


lidad porque expresa la subjetividad del emisor ante hechos no realizados y su vo­
luntad, tem or o deseo para que sucedan o no. Por esta razón, incluso si se trata de
subjuntivos independientes, es fácil que se interpreten como expresiones de finalidad
o intención: Llam a cuando llegues, no vayan a pensar que ha pasado algo.
La conjunción que (de carácter completivo-final) más u n subjuntivo se utiliza
sobre todo si en la oración principal hay un verbo de ruego, de orden o de deseo
[-> § 50.2.2.2]:

(94) a. Ruego al cielo que no nos vengan más años de sequía (Para que
no).
b. Tráem e la factura que vea el precio (Para que vea el precio).
c. Defiende tus intereses, que nadie te engañe (Para que no te en­
gañen).

74 Cf. G a lá n 1993: 12-13.


R eferencias bibliográficas 3640

R E F E R E N C IA S BIBLIO G RÁ FICA S

A larcos L l o r a c h , E m i l i o (1 9 7 2 ): «Español que», en Estudios de gramática funcional del español, M a­


drid, Gredos, págs. 1 9 2 -2 0 6 .
— (1992): «Pues», Gramma-Temas 1, págs. 11-26.
— (1994): Gramática de la lengua española, M adrid, E spasa Calpe.
A l c i n a F r a n c h , J u a n y J o s é M a n u e l B l e c u a (1 9 7 5 ): Gramática española, B a r c e lo n a , A r ie l.
Á l v a r e z M e n é n d e z , A l f r e d o I g n a c i o (1 9 8 8 ): «El adverbio y la función incidental», Verba 15, p á g i­
nas 2 1 5 -2 3 6 .
— (1990): «Funciones y valores de pues en español», Actas del Congreso de la Sociedad Española de
Lingüística. X X Aniversario, M adrid, G redos, tomo I, págs. 307-317.
A m í c o l a , J o s é (1975): «Observaciones sobre la alternancia para / por en castellano», Filología y didáctica
hispánica (H om enaje al Profesor H ans-K arl Schneider), H am burgo, H elm ut Buske Verlag, págs. 3-
19.
A r i s t ó t e l e s (1957): Metaphysica, ed. de E . W. Jaeger, Oxford.
— (1966): Physique, ed. de H. C arteron, Col. des Universités de France, París.
A r j o n a , M a r i n a (1978): «Anomalías en el uso de la preposición de en el español de México», A L M
X V I, págs. 67-90.
— (1981): «El infinitivo final en el habla p opular de México», A L M XIX, págs. 251-259.
B a r t o l H e r n á n d e z , J o s é A n t o n i o (1988): Las oraciones causales en la Edad Media, M adrid, Paraninfo.
B a s s o l s d e C l i m e n t , M a r i a n o (1 9 7 1 ): Sintaxis latina. II, M a d r id , C.S.I.C.
B e i n h a u e r , W e r n e r (1978): E l español coloquial, M adrid, Gredos, 3.a edición.
B e l l o , A n d r é s (1847): Gramática de la lengua castellana, ed. crítica a cargo de R . Trujillo, Tenerife,
A ula de Cultura, 1981.
B l e s a , J o s é Á n g e l (1 9 8 2 ): « L a s c a u s a le s in e fe c tiv a s » , CIF V I I I :l- 2 , p á g s . 143-163.
— (1 9 8 4 ): «De la interdependencia oracional», Miscel-lánia Sanchis Guarner. Quaderns de Filología 2,
Universitat de Valéncia, págs. 39 -45.
B o l i n g e r , D w i g h t L. (1944): «Purpose with Por and Para», M U XXVIII, págs. 15-21.
B o s q u e , I g n a c i o (1980): Sobre la negación, M adrid, Cátedra.
B r u n o t , F e r d i n a n d (1 9 2 2 ): L a pensée et la langue, P a ris , M a s s o n .
C h e v a l i e r , J e a n - C l a u d e (1 9 8 0 ): «But, cause et mobile. Le cas de l’espagnol classique», TraLiLi 1, pági­
nas 197 -213.
C o r t é s P a l a z u e l o s , M .“ H e l e n a (1993): «“Bipolares” al servicio de la “concesividad” : causales, con­
dicionales y adversativas», Verba 20, págs. 221-254.
C o s t e , J e a n (1965): Syntaxe de l ’espagnol moderne, París, Sedes.
C u e n c a O r d i n y a n a , M . J o s e p (1 9 8 8 ): «U na justificació lim inar del concepte d ’interordinació», Quaderns
de Filología. Homenatge a José Belloch Zimmerman, Universitat de Valéncia, págs. 67-73.
— (1 9 9 1 ): L ’oració composta (II): La subordinado, Universitat de Valéncia, Biblioteca Lingüística Ca­
talana.
C u e r v o , R u f i n o J o s é (1953): Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana, Bogotá, Ins­
tituto Caro y Cuervo. [DCRLC en el texto]
D r a k e , B. (1 9 8 2 ): «The U se and N on-use of a Preposition or other W ord betw een a N oun and the
Following Infinitive», Hispania 65, págs. 79-85.
E s p a ñ o l G i r a l t , Μ. T e r e s a (1990): «Algunas cuestiones sobre la finalidad en español», A ctas del Con­
greso de la Sociedad Española de Lingüística. X X Aniversario, M adrid, Gredos, págs. 416-423.
F e r n á n d e z R a m í r e z , S a l v a d o r (1959): «Oraciones interrogativas españolas», B RA E XXXIX, pági­
nas 243-277.
— (1951): Gramática española. 4. El verbo y la oración, M adrid, Arco/Libros, 1986.
G a l á n R o d r í g u e z , C a r m e n (1 9 9 2 a ): L as oraciones finales en español. Estudio sincrónico, Cáceres, A nejo
n.° 9 del A EF .
— (1992b): «Estructuras verbales intransitivas de espacio y tiempo: las preposiciones a y para», A E F XV,
págs. 55-68.
— (1993): Aproximación histórica al estudio de las oraciones finales en español, Cáceres, Trabajos del
D epartam ento de Filología Hispánica, n.“ 11.
G a r c í a C a l v o , A g u s t í n (1973): «Del génesis del fin y de la causa», en Lalia. Ensayos de estudio lin­
güístico de la sociedad, M adrid, Siglo XXI, págs. 91-105.
G a r c í a S a n t o s , J u a n F e l i p e (1989): «Sobre las causales», Philologica II. Homenaje a D. A ntonio Llórente,
Salamanca, Ediciones de la Universidad de Salamanca, págs. 123-137.
Referencias bibliográficas

G a r c í a T u r z a , C l a u d i o (1 9 9 1 ): L a noción de aditamento, Logroño, Serie «Lingüística» 8.


G a r c í a Y e b r a , V a l e n t í n (1 9 8 8 ): Claudicación en el uso de preposiciones, M adrid, Gredos.
G il í G a y a , S a m u e l (1943): Curso superior de sintaxis española, Barcelona, Biblograf, 1973.
G o n z a l e z C a l v o , J o s é M a n u e l (1986): «Sobre la expresión de lo superlativo en español (III)», A E F

IX, págs. 129-153.


G u t ié r r e z O r d ó ñ e z , S a l v a d o r (1986): Variaciones sobre la atribución, León, Contextos.
H ern á n dez A l o n s o , C é s a r (1 9 8 4 ): Gramática fiincional del español, M adrid, Gredos.
__ (1995): Nueva sintaxis de la lengua española (sintaxis onomasiológica: del contenido a la expresión),
S a la m a n c a , ed. Colegio de España.
H e r n a n z , M. L l u í s a (1993): «A propósito de los adjuntos libres», en A. V iana (ed.), Sintaxi. Teoría i
Perspectives, L leida, Pagés Editors, págs. 125-173.
H e r r er o , G e m a (1 9 9 0 ): « E n u n c ia c ió n y c o lo q u io : a n á lis is d e u n a c o n s tr u c c ió n d e l e s p a ñ o l h a b la d o » ,
Verba 17, p á g s . 267-286.
I g u a l a d a B e l c h i , D. A n u n c i a c i ó n (1990): «M odalidad y acto de habla: a propósito de los enunciados
causales en español», Verba 17, págs. 229-237.
K e n i s t o n , H a y w a r d (1 9 3 3 ): The Syntax o f Castilian Frose. The Sixteenth Century, Chicago, The University
of Chicago Press.
K O n i g , Ë k k e h a r d (1991): «Concessive Relations as th e D ual of Causal Relations», en D. Z aefferer (ed.),
Semantic Universels and Universal Semantic, Berlín, Foris, págs. 190-209.
K o v a c c i , O f e l i a (1 9 7 2 ): «M odificadores de m odalidad», Romanica 5, págs. 1 77 -1 9 0 .
_ (1982-83): «Cuatro clases de modificadores causales con porque», Letras VI-VII, págs. 107-116.
L a k o f f , G e o r g e (1971): «The Role of D eduction in Gram m ar», en J. Fillm ore y D. T. Langendoen
(eds.), Studies in Linguistic Semantics, Nueva York, Holt, págs. 62-70.
L a k o f f , R o b i n (1971): «Ifs, A n d ’s and B ut’s about Conjunction», en J. Fillmove y D. T. Langendoen
(eds.), Studies in Linguistic Semantics, Nueva York, Holts, págs. 114-149.
L a m i r o y , B é a t r i c e (1981): «A et P A R A devant l’infinitif com plem ent d ’un verbe de m ouvem ent en
espagnol», Linguisticae Investigationes. I, págs. 75-90.
— (1983): Les verbes de mouvem ent en français et en espagnol. É tude comparée de leurs infinitives, Lovaina
University Press, Linguisticae Investigationes, n." 11.
— (1991): Léxico y gramática de! español. Estructuras verbales de espacio y tiempo, Barcelona, Anthropos.
L a p e s a , R a f a e l (1978): «Sobre dos tipos de subordinación causal», en Estudios ofrecidos a Emilio Atareos
Llorach, Oviedo, tom o III, págs. 173-205.
L e G r o u p e λ-1 (1975): «Car, parce que, puisque», RRo X:2, págs. 248-280.
L ó p e z , M." L u i s a (1972): Problemas y métodos en el análisis de las preposiciones, M adrid, Gredos.
L u n a T r a i l l , E l i z a b e t h (1970): «Observaciones sobre el infinitivo final en el español mexicano», A L M
VIII, págs. 57-59.
M a r c o s M a r í n , F r a n c i s c o (1979): «A propósito de las oraciones causales. Observaciones críticas», Cua­
dernos de Filología. Stvdia Ling\’istica Hispanica 11:1, págs. 163-171.
— (1980): Curso de gramática española, M adrid, Cincel.
M a r t í n , R o b e r t (1973): «Le m ot puisque: notion d’adverbe de phrase e t de presupposition sémantique»,
S tN XLV, págs. 104-114.
M a r t i n e z G a r c í a , H o r t e n s i a (1990): «Del pues “tem poral” al “causal” y “continuativo”», A ctas del
Congreso de la Sociedad Española de Lingüística. X X Aniversario, M adrid, Gredos, tom o II, págs. 599-
610. ,
M a r t í n e z M a r í n , J u a n (1978): Sintaxis de La Celestina: I. La oración compuesta, G ranada, Publicaciones
de la Universidad de G ranada.
M é n d e z , E l e n a (1 9 9 2 ): «Las relaciones interoracionales: valores en el sistem a y en el discurso», en M .
Arizá (ed.), Problemas y métodos en el análisis de tatos. In memoriam A ntonio Aranda, Sevilla, Secre­
tariado de Publicaciones, págs. 189-211.
M o l i n e r , M a r í a (1987): Diccionario de uso del español, M adrid, Gredos. [DUE en el texto]
M o r a l e s C a r m o n a , E l v i r a (1994): «Las oraciones de relativo y la finalidad: la naturaleza funcional de
la preposición para», Cuadernos de Lingüística del Instituto Universitario Ortega y Gasset 2, págs. 117-
125.
M o r í , O l g a (1980): Frases infinitivas preposicionales en la zona significativa causal, Tubinga, G unter N arr
Verlag.
N a r b o n a J i m é n e z , A n t o n i o (1978): L as proposiciones consecutivas en el español medieval, G ranada,
Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada.
— (1983): «Sobre las oraciones bipolares», A/finge I, págs. 120-139.
Referencias bibliográficas 3642

— (1989): L as subordinadas adverbiales impropias en español. Bases para su estudio, Málaga, Agora.
— (1990): Las subordinadas adverbiales impropias en español. II, Málaga, Agora.
P e r e l m a n , C h a i m y L. O l b r e c h t s -T y t e c a (1 9 7 0 ): Traité de l’argumentation: la nouvelle rhétorique, Bru­
selas, Université de Bruxelles, 1976, 3 .“ ed.
P e t e r s , R o b e r t (1 9 5 8 ): The Concept o f Motivation, Londres, Routledge and Kegan.
P i o t , M i c h e l (1979): «Les conjonctions “finales” du français», L eS XIV:1, marzo, págs. 27-48.
P o l o , J o s é (1971): Las oraciones condicionales en español, G ranada, C.S.I.C.
Q u i r k , R a n d o l p h et al. (1985): A Comprehensive Grammar o f the English Language, Londres, Longman.
R e a l A c a d e m i a E s p a ñ o l a (1931): Gramática de la lengua española, M adrid, E spasa Calpe. [R A E 1931
en el texto]
— (1973): Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, M adrid, Espasa Calpe. [R A E 1973 en
el texto]
— (1992): Diccionario de la lengua española, M adrid, E spasa Calpe. [DRAE en el texto]
R i c o e u r , P a u l (1977): «Motivo y causa», en E l discurso de la acción, trad, de P ila r Calvo, M adrid,
C átedra, 1988, págs. 101-131.
R i d r u e j o , E m i l i o (1981): «Como + subjuntivo con sentido causal», en H. G eckeler (ed.), Logos Seman-
tikos. IV. Gramática, págs. 315-326.
R i i h o , T im o (1 9 7 9 ): Por y para: estudio sobre los orígenes y la evolución de una oposición prepositiva
iberorrománica, Helsinki, Helsingfors.
R i v a r o l a , J o s é L u i s (1 9 7 6 ): Las conjunciones concesivas en español medieval y clásico, Tubinga, G unter
N arr Verlag.
R o c a P o n s , J o s é (1976): Introducción a la gramática, Barcelona, Teide.
R o j o , G u i l l e r m o (1978): Cláusulas y oraciones, Santiago de Com postela, Anejo 14 de Verba.
R u d o l p h , E l i s a b e t h (1973): Das Finale Satzgefüge ais Infonnations-Komplex. Analysen aus der Spanischen
Literatwsprache, Tubinga, Max Niemeyer.
— (1981): «Z ur Problem atik der K onnnektive des Kausalen Bereichs», en J. Fritsche (ed.), Konnekti-
vausdtiicke. Konnektiveinheiten, Ham burgo, H elm ut Buske Verlag, págs. 146-244.
— (1982): «A rgum entieren m it Finalsâtzen», en K. D etering (éd.), Sprache Erkennen und Verstehen. Ak-
ten des 16. Linguistischen Kolloquiums (Kiel 1981), Tubinga, Max Niemeyer, t. II, págs. 272-282.
R u t h e r f o r d , W i l l i a m (1970): «Some Observations Concerning Subordinate Clauses in English», Lan
XLVI, págs. 626-632.
S á n c h e z S a l o r , E u s t a q u i o (1993): Semántica y sintaxis. La oración compuesta latina, Publicaciones de
la Universidad de Extrem adura.
S a n t o s R í o , L u i s (1 9 8 2 ): « R e fle x io n e s s o b r e la e x p re s ió n d e la c a u s a e n c a s te lla n o » , Studia Philologia
Salmanticensia 6, p á g s . 2 3 1 -2 7 7 .
— (1993): «Explicatividad: algunas puntualizaciones sobre los nexos y las proposiciones que la expresan»,
en Indagaciones semánticas, sintácticas y lexicográficas, Salamanca, págs. 33-35.
S e c o , M a n u e l (1986): Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, 9.a edición, M adrid, Espasa
Calpe. [DDDLE en el texto]
— (1989): Gramática esencial del español, M adrid, Espasa Calpe.
S e c o , R a f a e l (1967): M anual de giwnática española, M adrid, Aguilar.
S o b e j a n o , G o n z a l o (1953): R eseña a Über Sprache und Stil im Lazarillo de Tonnes de G ustav Sieben-
m ann, R F E X X XVII, págs. 324-332.
T a y l o r , C h a r l e s (1 9 6 6 ): Action and Purpose, Englewood C liffs, Prentice H a ll.
— (1970): «Explaining Action», Inquiiy 13, págs. 54-89.
T o r r e g o , M.a E s p e r a n z a (1988): «Variantes conjuncionales para la expresión de la finalidad en oracio­
nes subordinadas latinas», R E L 18, págs. 317-329.
T r i v e s , E s t a n i s l a o R a m ó n (1 9 8 2 ): Estudios sintáctico-semánticos del español. I. L a dinámica interoracio­
nal, M urcia, Godoy.
V e r a L u j a n , A g u s t í n (1 9 8 3 -8 4 ): «En torno a la causalidad (aproximación a los fenóm enos recursivo-
causales a la luz de una teoría de base prototípica)», A U M ur X L IL 1 -2 , págs. 3 1 -5 0 .
V i a n a , A m a d e u (1987): L es oracions finals. Complements adjunts i representacions sintáctiques, tesis doc­
toral, Bellaterra, Universidad A utónom a de Barcelona.
— (1990): «Sobre simetries: el cas de les finals i les causals», E LLC . Miscehlania loan Fuster 2, pági­
nas 371-391.
57
la s c o n s t r u c c io n e s c o n d ic io n a le s
E s t r e l la M o n to lío
Universitat de Barcelona

ÍN D IC E

57.1. Cuestiones generales

57.1.1. Condicionalidad e hipótesis


57.1.2. Condicionalidad y suposición
57.1.3. Interpretación bicondicional
57.1.4. O rden de las cláusulas

57.1.4.1. Prótasis y temas


57.1.4.2. Ubicación de las cláusulas y funciones discursivas
57.1.4.3. Posposición de la prótasis y suspensión de la presuposición
57.1.4.4. Posposición de la prótasis y escalarización de la condición

57.2. Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo
y el modo verbal
57.2.1. Tiempos, modos y mundos posibles
57.2.1.1. A propósito de < si + imperfecto de subjuntivo>
57.2.2. Condicionales reales

57.2.2.1. <Si + presente de indicativo + presente de indicativo>


57.2.2.2. < Si + presente de indicativo + futuro de indicativo>
57.2.2.3. <Si + presente de indicativo + condicional>
57.2.2.4. <Si + presente de indicativo + tiempos de pasado en in-
dicativo>
57.2.2.5. <Si + imperfecto de indicativo + imperfecto de indicativo>
57.2.2.6. <Si + imperfecto de indicativo + imperfecto de subjuntivo>
57.2.2.7. <Si + imperfecto de indicativo + condicional>
57 índice 3644

57.2.3. Condicionales potenciales


57.2.3.1. < Si + imperfecto de subjuntivo + condicional>
57.2.3.2. <Si + imperfecto de subjuntivo + imperfecto de indicativo>
57.2.3.3. <Si + imperfecto de indicativo + imperfecto de indicativo>
57.2.3.4. <Si + condicional + condicional>
57.2.4. Condicionales irreales
57.2.4.1. <Si + imperfecto de subjuntivo + condicional>
57.2.4.2. <Si + pluscuamperfecto de subjuntivo + pluscuamperfecto
de subjuntivo o condicional compuesto>
57.2.4.3. <Si + pluscuamperfecto de subjuntivo + condicional>
57.2.4.4. < S i + pluscuamperfecto de subjuntivo + pluscuamperfecto
de indicativo>
57.2.4.5. < S i + pluscuamperfecto de indicativo + pluscuamperfecto
de indicativo>
57.2.4.6. < S i + presente de indicativo + presente de indicativo>

57.3. Construcciones particulares con si


57.3.1. Contrafácticas de indicativo
57.3.1.1. Otras estructuras de indicativo con valor contrafactivo
57.3.2. Condicionales explicativas
57.3.3. Condicionales identificativas
57.3.4. Construcciones con <si + otro elemento gram atical>
57.3.4.1. Si acaso
57.3.4.2. P or si (acaso), a ver si
57.3.4.3. Como si
57.3.4.4. (Pero) si, vaya si, que si, fíjate si

57.4. Condicionales indirectas


57.4.1. Usos corteses
57.4.2. Usos metalingüísticos
57.4.3. Usos procesurales
57.4.3.1. Usos con apódosis no asertivas

57.5. Protasis con formas no finitas


57.5.1. Prótasis de infinitivo
57.5.1.1. < D e + infinitivo>
57.5.1.2. <Con/Sin + infinitivo>
57.5.2. Prótasis de gerundio
57.5.3. Prótasis de participio

57.6. Otras estructuras condicionales


57.6.1. Condicionales paratácticas
57.6.2. <Como + subjuntivo>
3645 índice 57

57.6.3. Estructuras con conectares condicionales complejos


57.6.3.1. Conectares condicionales complejos y orden de cláusulas
57.6.3.2. Condición excepcional y carácter bicondicional. A propósito
de sólo si
57.6.3.3. Carácter hipotético y remático
57.6.3.4. Conectares condicionales complejos afirmativos
57.6.3.5. Conectares condicionales complejos negativos
57.6.3.6. Funciones discursivas de los conectares condicionales com­
plejos
57.6.3.7. Conectares condicionales complejos con sustantivos creado­
res de mundos
57.6.4. Prótasis con verbos creadores de mundos
57.6.5. Relativas arbitrarias o hipotéticas

57.7. Prótasis elípticas o procondicionantes


57.8. Apódosis introducidas por entonces (y pues)
57.9. Condicionalidad y otras nociones imbricadas
57.9.1. Condicionalidad y causalidad
57.9.2. Condicionalidad y concesión. Construcciones concesivo-condicionales
57.9.2.1. Concesivo-condicionales escalares: incluso si
57.9.2.2. Si bien
57.9.2.3. Concesivo-condicionales de alternativa
57.9.2.4. Concesivo-condicionales universales
57.9.3. Condicionalidad y tem poralidad

57.10. Apéndice: construcciones analizadas estrictam ente condicionales

R e f e r e n c ia s b ib l io g r á f ic a s
3647 Cuestiones generales 57.1.1

57.1. Cuestiones generales

B1 concepto de ‘condicionalidad’ constituye una noción amplia, que puede ex­


p resarse mediante un conjunto muy rico de construcciones sintácticas notablemente
diferentes entre sí. D e hecho, la mayor parte de los especialistas coincide en señalar
que las condicionales son, probablem ente, la clase más compleja de expresión com ­
puesta. La condición y su expresión conforman un fenóm eno heterogéneo y proteico,
cuyo estudio sobrepasa los límites teóricos de la gramática, ya que se trata de un
mecanismo cognitivo fundamental: las estructuras condicionales son una de las prin­
cipales vías lingüísticas de las que dispone el individuo para expresar su capacidad
de imaginar situaciones diferentes a las reales; de crear mundos posibles; de soñar
con situaciones pasadas que podrían haber sido diferentes; de ocultar lo factual tras
la apariencia de lo contingente. La complejidad nocional que conlleva el fenómeno
de la expresión de la condicionalidad obliga a adoptar, en suma, una perspectiva de
estudio interdisciplinar en la que han de superponerse necesariam ente análisis de
tipo gramatical, lógico, cognitivista, semántico y pragmático.

57.1.1. Condicionalidad e hipótesis

La denominación ‘construcciones condicionales’ constituye la etiqueta unifica-


dora bajo la que se engloba un nutrido conjunto de estructuras sintácticas notable­
mente diferentes entre sí, entre las que destaca, como el esquema condicional pro-
totípico, el introducido por el conector si, que no es, sin embargo, el único marcador
de condicionalidad que presenta el español. Por otro lado, buena parte de dichas
estructuras expresan, imbricadas con la idea de condición, otras nociones (como
temporalidad, causalidad, finalidad, comparación, adversación —y, en general, con­
traste—, etc.). Para adentrarse en el estudio de las construcciones condicionales
parece adecuado, pues, comenzar aclarando qué se entiende por condición, noción
esta que dista de haber recibido una definición perspicua [—» § 50.2.4.1].
En prim er lugar, existe la creencia generalizada de que toda oración condicional
constituye tam bién la formulación de una hipótesis; esto es, es un lugar común
considerar que la idea de condición coincide con la de hipótesis. E n esta identifi­
cación, como en muchos otros aspectos del tratam iento de este tipo de oraciones,
ha influido la tradición lógica, propensa a considerar el período introducido por si
[si p, entonces q] indistintam ente como un ‘silogismo hipotético’ o como un ‘silo­
gismo condicional’. A hora bien, ya el propio D R A E (1992 I: 534) distingue entre
ambos conceptos, señalando en la acepción séptima de ‘condición’: «situación o
circunstancia indispensable para la existencia de otra». Así, de una oración como Si
mañana hace sol, iremos a la playa se entiende que es condicional porque la posi­
bilidad de ir a la playa depende del previo cumplimiento meteorológico de que brille
el sol. Sin embargo, esta perspectiva plantea el problem a de que una oración muy
semejante a la anterior como Si te encuentras mal, nuestro vecino el médico acaba
de llegar a casa ya no puede definirse como oración condicional, puesto que no
existe relación de necesidad entre el contenido de la prótasis y el de la apódosis,1

1 F re n te a las d e n o m in a c io n e s tra d ic io n a le s ‘p ró ta s is ’ y ‘a p ó d o s is ’, C o n tre ra s (1960) se d e c a n ta p o r los térm in o s ‘c o n ­


d icio n an te’ y ‘c o n d ic io n a d o ’, té rm in o s q u e re c o g e n p o s te rio rm e n te o tro s e sp ec ia lista s c o m o P o lo (1971) o R o jo y M o n te r o
(1983). A lo largo d e e s te c a p ítu lo se u tiliz a rán u n o s y o tro s c o m o v a ria n te s e stilísticas, al igual q u e ‘a n te c e d e n te ’ y
57.1.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3648

dado que el vecino ha llegado efectivamente a casa absolutamente al m argen de


que el interlocutor aludido en el ejemplo se encuentre bien o mal.
Por otro lado, el D R A E (1992 II: 1113) define la idea de ‘hipótesis’ en su
acepción segunda como: «suposición que se establece provisionalmente como base
de una investigación que puede confirm ar o negar la validez de aquella». Al com­
binar ambas definiciones, la de condición y la de hipótesis, se advierte que la pri­
m era constituye una noción más amplia que esta última, ya que, de entre todo el
amplio conjunto de estructuras condicionales, hay algunas que son hipotéticas y otras
que no lo son: puesto que la verificación de una hipótesis sólo puede hacerse en el
devenir tem poral, en el futuro, sólo las oraciones condicionales en las que la prótasis
tiene esa orientación tem poral son verdaderas condicionales hipotéticas. D e esto se
deduce que una oración condicional referida a experiencias pasadas nunca podrá
ser hipotética, pues, en realidad, plantea una posibilidad que ya no se cumplió en
el pasado, y que, por lo tanto, está definitivamente resuelta; una oración como Si
nuestros padres hubieran sido ricos, nosotros habríamos estudiado en el extranjero,
considerada globalmente, es una hipótesis resuelta, es decir, es, en realidad, una
aserción: «nuestros padres no eran ricos y no estudiamos en el extranjero». Por el
contrario, en una condicional hipotética, el antecedente (la prótasis) constituye una
conjetura acerca de un hecho que puede o no verificarse en el futuro; así, en la
oración Si tenemos suficiente dinero, el próximo año viajaremos seis meses por el de­
sierto, al igual que en Si tuviéramos suficiente dinero, viajaríamos seis meses por el
desierto se plantea una suposición hipotética, «tener suficiente dinero», de la que se
predice una consecuencia para el caso de que se cumpla «viajar por el desierto».
U na vez establecido que las condicionales hipotéticas —también llamadas ‘pre-
dictivas’, en el sentido de que llevan a cabo una predicción o conjetura— constituyen
un subconjunto de las oraciones condicionales, sigue sin resolverse la adscripción de
ejemplos como el antes com entado, Si te encuentras mal, nuestro vecino médico acaba
de llegar a casa. Precisam ente p ara acom eter el análisis de este y otros tipos de
estructuras con si, por otro lado muy frecuentes en registros coloquiales, D ucrot
(1972: cap. 6 ) —y tras él la práctica totalidad de la bibliografía especializada— plan­
teó en otros términos la cuestión de la relación existente entre los miembros de una
oración condicional —llámeseles ‘prótasis’ y ‘apódosis’; p y q; o ‘antecedente’ y ‘con­
secuente’; o ‘condicionante’ y ‘condicionado’— . D esde esta nueva perspectiva se
entiende que la relación que se establece entre ambos no se refiere a los fenómenos
de la realidad enunciados en las cláusulas, sino a las respectivas enunciaciones: la
enunciación del condicionante implica la enunciación del condicionado (aspecto este
que se desarrolla en el epígrafe siguiente).

57.1.2. Condicionalidad y suposición

Los trabajos especializados recientes coinciden en señalar que la relación de


carácter implicativo que se establece entre las dos cláusulas de una oración condi­
cional no se produce entre dos fenóm enos existenciales, sino entre dos actos de

‘c o n s e c u e n te ’. ‘C lá u s u la c on si' c o n stitu y e o tra v a rie d a d d e n o m in a tiv a p a ra ‘p ro ta s is ’. P a ra m ay o r c la rid a d d e la exp o sició n ,


se m a n e ja rá n ta m b ié n las d e n o m in a c io n e s u su a le s ‘c lá u su la s u b o rd in a d a ’ y ‘c lá u su la p rin c ip a l’, a p e s a r d e q u e a q u í c o n ­
sid e ra m o s q u e la r elación sintáctica q u e e s ta b le c e n jos m ie m b ro s d e u n a c o n d ic io n a l n o es d e s u b o rd in a c ió n , sin o d e
in te ro rd in a c ió n (R o jo 1978).
3649 Cuestiones generales 57.1.2

habla, ya que se entiende que la partícula si contiene un fuerte valor pragmático


consistente en la instrucción interactiva «supon p»; esto es, si solicita al interlocutor
que acepte tem poralm ente la proposición de la prótasis o antecedente, a partir de
la cual debe interpretarse el contenido del consecuente q. Así pues, cuando un
hablante utiliza una construcción del tipo [si p, q] está estableciendo una suposición
y una implicación pragmática entre dos enunciados; en efecto, por un lado, el ha­
blante que usa un esquem a con si establece una suposición en tanto que el valor
de dicho elem ento es, justam ente, pedir al interlocutor que suponga una información
durante un cierto período de tiempo; por otro lado, ese mismo hablante está lle­
vando a cabo una implicación pragmática porque en la m edida en que se pide al
oyente que se sitúe en la hipótesis p antes de m anifestarle q, se da a entender que
hay una cierta dependencia entre p y q. Eso explica el tipo de implicación existente
entre los miembros del ejemplo ‘problem ático’ expuesto en el § 57.1.1: en el enun­
ciado Si te encuentras mal, nuestro vecino el médico acaba de llegar a casa existe para
el hablante una relación implicativa —basada en el conocimiento del mundo y en
el sentido común— entre que alguien esté enferm o y el hecho de que alguien cua­
lificado para curar a las personas viva cerca, al m argen de que entre los fenómenos
enunciados no exista, como ya se expuso en el epígrafe anterior, una relación de
causa-consecuencia (para el análisis detallado de oraciones condicionales como las
del ejemplo véase el § 57.4.3).

N ó tese q u e ta l d efin ició n prag m ática de las oracio n es co n d icio n ales («supon p p a ra q u e tenga
sentido la en u n ciació n d e q) p e rm ite caracterizar com o ‘co n d icio n ales’ n u m ero sas construcciones,
habitu alm en te n egligidas en los tra ta d o s gram aticales, e n las q u e n o se observa u n a d ep en d en c ia
en el m u n d o real d el aco n tecim ien to d el co n secu en te resp ec to del p re se n ta d o e n el an teced en te,
com o o cu rre, e n el ejem p lo an te rio r, o e n o tro s d el tipo Si su prim er m arido era guapo, el segundo
era un auténtico b o m b ó n (§ 57.9.2), Si eso es m úsica, yo soy B eethoven (§ 57.3.1), o Si Ricardo te lo
ha dicho es porque te quiere (§ 57.3.2).
L ópez G arcía (1994: 120 y ss.) co n sid era q u e el co n ten id o supositivo de si constituye al m ism o
tiem po la explicitación d e u n so b reen ten d id o ; m ás c o n cretam en te, de lo qu e el h ab la n te co n sid era
que su in te rlo c u to r m an eja com o u n a info rm ació n so b reen ten d id a; así, d e la o ració n E l dom ingo te
¡levaré al zoo d ich a p o r u n p a d re a su hijo, este p u e d e razo n a b le m e n te in ferir q u e se trata d e un
prem io p o r h ab erse p o rta d o bien. C u an d o dicho p a d re añ a d e al e n u n c ia d o a n te rio r la p ró tasis si
te portas bien (Si te p o tïa s bien, el dom ingo te llevaré al zoo) — n ó te se q u e el p re se n te de la p ró tasis
tiene valor prosp ectiv o , ya q u e e n español no es posible la secu en cia *si te portarás bien— , se ha
anticipado a la in feren c ia d e su in te rlo c u to r y la h a h ech o suya, p re se n tá n d o la com o u n a suposición.
A sí considerada, la p ró tasis es vista com o u n a in form ación q u e el in te rlo c u to r p o d ría inferir ra z o ­
nablem en te d e la sim ple en u n ciació n del condicionado. L o q u e p ro p o n e esta concepción te ó ric a es,
en suma, que el hab lan te m aneje el contenido de la prótasis com o una posible creencia que su inter­
locutor puede ten er en relación al contenido de la apódosis. D e este m odo, el hablante que enuncia
Iremos a la playa está previendo — p o r lo tanto, m aneja inform ación sobreentendida— qué es lo que
sus oyentes consideran necesario para que se produzca dicho acontecim iento; así, p o r ejemplo, y entre
otras condiciones posibles, que haga sol, que haya ganas o que se disponga de un m edio de transporte,
por lo que dicho locutor h ará preceder su aserción Iremos a la playa de las respectivas prótasis si hace
sol, si tenemos ganas o si m i padre m e deja el coche. G eneralizando, este enfoque p lan tea que la en u n ­
ciación de la prótasis constituye un m ecanism o p o r el cual el hablante m an eja p red ictiv am en te la
inform ación q u e él cre e q u e su in te rlo c u to r co n sid era relev an te, concepción sobre la que se volverá
en el § 57.4.3.
57.1.3 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3650

57.1.3. Interpretación bicondicional

La larga tradición de estudios sobre las condicionales realizados desde la pers­


pectiva de la lógica ha dado pie a una abundantísima bibliografía2 interesada en
analizar los aspectos semántico-veritativos de estas estructuras en abstracto, pero no en
considerar los usos de las condicionales en la interacción real. El estudio de las con­
dicionales tal como se emplean cotidianamente ha puesto de manifiesto que habitual­
mente los hablantes usan e interpretan estas estructuras considerando que ambos miem­
bros, tanto p como q, son verdaderos; para ser más exactos: que de la verdad de p se
deduce la verdad de q. D e este modo, de un enunciado condicional como Si mañana
hace sol, iré a la playa, se deduce que en caso de climatología favorable, el hablante
se desplazará, efectivamente, hasta el mar; es decir, un enunciado [si p, q] implica
[Pvcrdadm. Y ^verdadero]· Frente a los posibles valores de verdad de las condicionales
estudiadas desde el punto de vista lógico, en los enunciados condicionales del len­
guaje cotidiano causaría extrañeza que de la verdad de p siguiera la falsedad del
consecuente; esto es, en la lengua ordinaria sorprendería que se diera que el sol
brillara y, sin embargo, el locutor del ejemplo anterior se quedara en su casa. D e
hecho, en caso de que así ocurriera, el interlocutor podría incluso llegar a pensar
que se le ha mentido. Véase que, p o r tanto, el hablante interpreta [si p] como
condición suficiente: el hecho de que brille el sol es un factor suficiente para esperar
el desplazam iento del locutor del enunciado hasta la playa, sin que se tom en en
consideración otras condiciones posibles como, por ejemplo, que el hablante no
tenga trabajo, que no le duela la cabeza, o que disponga de un medio de transporte.
Adviértase que si el locutor m aneja más de una condición o supuesto para llevar a
cabo dicha excursión hasta el m ar — como, por ejemplo, que además de hacer sol,
disponga de coche— , está pragm áticam ente conminado a expresar ambas, a fin de
no dar lugar a un m alentendido com unicativo.3

D e igual m o d o , el in te rlo c u to r p o d ría sentirse tam b ién extrañ ad o si, an te u n clim a adverso, el
e n u n c ia d o r d e l ejem p lo , so rp re n d e n te m e n te , íu e ra de todos m o d o s a la playa. D e to d o ello se
d esp re n d e q u e d e u n a co n stru cción [«' p, q] los h ab la n te s deducim os al m ism o tiem p o , a través de
u n a in te rp re ta c ió n in feren cial — qu e e n la b ibliografía se conoce con el n o m b re de ‘in fe re n c ia in ­
v ita d a ’ (G eis y Zw icky 1971)— q u e [si n o p, n o q] (Si no hace buen tiempo, no iré a la playa); es
decir, realizam o s u n a in te rp re ta c ió n bicondicional. E n sum a, u n a co nstrucción condicional h ip o tetiza
q u e los co n ten id o s p ro p o sicio n ales de p ró ta sis y apódosis p u e d e n se r am bos v erd a d e ro s o, gracias
a la in te rp re ta c ió n b ico ndicional, am bos falsos.
L a in te rp re ta c ió n in feren cial de la co n stru cció n [si p, q], consistente e n c o n sid e ra r sim u ltán ea­
m e n te [si n o p, n o q], c o rre sp o n d e al v alo r q u e el nexo sólo si y, en general, to d o s los q u e d e n o ­

2 E l c a u d a l b ib lio g rá fic o es tal q u e p r e s e n ta r u n a m ín im a se le c c ió n d e los títu lo s m ás re p re s e n ta tiv o s r e s u lta h a rto


difícil; d e a h í q u e re m ita m o s al le c to r a la p re s e n ta c ió n d iv u lg ativ a q u e a p a re c e , p o r e je m p lo , e n C a strillo 1991.
D u c ro t (1972, 1973 y 1980) e x p lica e s ta te n d e n c ia d el h a b la n te a in te r p re ta r las o ra c io n e s c o n d ic io n a le s co m o
b ico n d ic io n a le s e n v irtu d d e lo q u e él d e n o m in a ‘ley d e e x h a u stiv id a d ’, p o r la cual u n h a b la n te e s tá o b lig a d o a d a r la
in fo rm a c ió n m ás e x h a u stiv a o ‘fu e r te ’ q u e p o se a a c e rc a d el te m a d e l q u e se h a b la . E s ta m ism a a c titu d c o m u n ic a tiv a d e
los h a b la n te s — a s a b e r, la te n d e n c ia a i n te r p re ta r c o m o s u fic ie n te s las c o n d ic io n e s e x p re sa d a s p o r las p ró ta s is d e los
e n u n c ia d o s c o n d ic io n a le s d el le n g u a je n a tu ra l— la e x p lica V a n d e r Auvvera (1985: 189-202) a tra v é s d e la q u e é] d e n o m in a
la ‘te s is d e la s u fic ie n c ia c o n d ic io n a l’, tesis b a s a d a , al ig u al q u e la ex p licació n d e o tro s a u to re s — c o m o J a m e s (1 9 8 6 )— en
el m a rc o te ó ric o g ric e a n o (cf. G rice 1989); en c o n c re to , en la a p lic a ció n d e la m áx im a d e c a n tid a d , p o r la q u e el h a b la n te
tie n d e a d e c ir ta n to c o m o sa b e. S m ith y S m ith (1988: 333), p o r su p a rte , a p lic a n p a ra su a n álisis la m áx im a d e m a n e ra ,
p o r la q u e se e n tie n d e q u e la p ró ta s is e x p lícita la ú n ica in fo rm a c ió n q u e se c o n s id e ra rele v a n te . P a ra u n a rev isió n d e
to d o s e sto s p u n to s d e vista, así c o m o u n a in te rp re ta c ió n d el f e n ó m e n o e n té rm in o s e s ca la re s, p u e d e c o n s u lta rs e M o n to lío
1991a.
3651
Cuestiones generales 57.1.4.1

minamos conectores condicionales complejos afirmativos (CCCA) —véase el § 57.6.3— expresan


s e m á n tic a m e n te por s í solos, sin necesidad d e ningún valor d e inferencia adicional, como se observa
en Sólo si hace sol, iré a la playa.
El hecho de que resulte comunicativamente, inadecuado que un hablante pueda combinar la
a se rc ió n [«’ P> q] junto con la posibilidad de [si no p, igualm ente q] se ve corroborada p o r la
existencia de una serie de expresiones cuya finalidad, cuando aparecen insertas en una construcción
co n d ic io n al, es advertir al interlocutor de que no lleve a cabo la interpretación bicondicional h a ­
bitual; este es el caso de pero, de todas formas, de todos modos o en cualquier caso, que pueden
aparecer individualmente o combinarse entre sí para b orrar o neutralizar dicha interpretación,4
como demuestra el siguiente ejemplo: Si hace sol iré a la playa, pero si no lo hace, iré (de todos
modos I de todas fotvw sj. Las estructuras concesivo-condicionales neutralizan tam bién tal interpre­
tación, lo cual es especialm ente claro en el caso de las ‘de alternativa’ (véase el § 57.9.2.3), que
plantean una situación posible y, al mismo tiempo, la circunstancia de polaridad contraria, como:
Tanto si hace sol como si no lo hace, iré a la playa; o Haga o no haga sol, iré a la playa.

57.1.4. O rden de las cláusulas

57.1.4.1. Prótasis y temas

D e acuerdo con el universal 14 de G reenberg (1966), en las lenguas que poseen


construcción condicional, lo característico es que la prótasis anteceda a la apó-
dosis. La anteposición de la cláusula con si constituye, pues, el esquema habitual,
no marcado, de las oraciones condicionales en las lenguas del mundo. Esta ante­
posición prototípica de la cláusula subordinada no sorprende si se tiene en cuenta
que la función de la prótasis es crear una suposición o, form ulado en otros términos,
un estado de cosas,5 un mundo posible, un marco discursivo, a partir del cual in­
terpretar la información que sigue.
La habitual anteposición de la prótasis y su función de introducir una infor­
mación que debe estar mentalm ente presente para interpretar la cláusula que le
sigue ha llevado a identificar el valor de la cláusula protática con el de tema, en­
tendido como la información dada o com partida de un enunciado (Haiman 1978).6

4 S obre e sta cu e stió n , v é a n se D u c ro t 1973: 267 y F a u c o n n ie r 1984: 147. A d v ié rta s e q u e , p e se a q u e n o se tra ta d e un


a sp ecto e s tu d ia d o p o r la b ib lio g ra fía e sp ec ia liz ad a , p a re c e c la ro q u e tal p o sib le ‘n e u tra liz a c ió n ’ n o a fe c ta p o r igual a to d a s
las construcciones c o n d ic io n a le s. R a z o n e s d e tip o p ra g m á tic o su b y a ce n e n la in a d e c u a c ió n d e la in se rc ió n del n e u tra liz a d o r
en p ro m esas e s tim u la n te s c o m o la s ig u ie n te : # 5 / c om pra tres p a q u e te s d e detergente, le regalam os u n a escoba, pero si n o los
compra, se ¡a regalam os d e todas m aneras. L o m ism o o c u rre c o n las o fe rta s c o rte s e s q u e su e le n llevar a c a b o las c o n d ic io ­
n ales in d ire cta s (véase el § 57.4): # 5 / quieres d a ñ e un a ducha, el ca len ta d o r está encendido, p ero si n o quieres, está en cen d id o
d e todas maneras. O tr o ta n to p u e d e a d v e rtirs e c o n las e x p re sio n es c o n d ic io n a le s q u e e x p re s a n in fo rm a c ió n so b ra d a m e n te
incluida e n n u e s tro ‘a lm a c é n e n c ic lo p é d ic o ’, e n las q u e r e s u lta a b s u rd o p o n e r en d u d a d ic h o c o n te n id o in fo rm a tiv o : # S i
un gato y una gata se aparean, nacerán gatitos n o ven ta días después, p ero si n o se aparean, los gatitos nacerán d e to d a s
maneras.
5 A d e m á s d e la d e fin ició n d e D u c ro t q u e y a se h a e x p u e sto , e sp ec ia lista s p r o c e d e n te s d e m arc o s te ó ric o s m uy d iv erso s
coinciden en la co n c ep c ió n fu n cio n a l d e la p ró ta s is . A sí, p o r eje m p lo , S ta ln a k e r (1968: 3 3 ) d e fin e d e l sig u ie n te m o d o el
p ro ce sa m ie n to d e u n a c o n d ic io n a l: «first, a d d th e a n te c e d e n t (h ip o th e tic ally ) to y o u r s to c k o f b eliefs; s e co n d , m a k e w h a ­
tev er a d ju ste m e n ts a re re q u ir e d to m a in ta in co n sisten cy ; finally, c o n s id e r w h e th e r o r n o t th e c o n s e q u e n t is th e n tru e » [«en
p rim e r lugar, a ñ a d a el a n te c e d e n te ( h ip o té tic a m e n te ) a las id ea s q u e tie n e s o b re el m u n d o ; en s e g u n d o lugar, h a g a los
ajustes n e c esa rio s p a ra m a n te n e r la co n sisten c ia ; fin a lm e n te , c o n s id e re si el c o n s e c u e n te e s v e rd a d e ro o n o»]. O tro c é le b re
especialista com o J o h n s o n -L a ird (1986: 64) a firm a : « th e fu n c tio n o f th e a n te c e d e n t is to e sta b lish a co n te x t, i.e., a sta te
o f affairs th a t sh o u ld b e ta k e n fo r g ra n te d in c o n sid e rin g th e c o n s e q u e n t» [«la fu n ció n d el a n te c e d e n te es e s ta b le c e r un
contexto, es decir, un e s ta d o de co sas q u e se d a p o r su p u e sto al to m a r e n c o n s id e ra c ió n el c o n s e c u e n te » ]. T a m b ié n C a r ó n
(1987: 576-77) d e scrib e el v a lo r d el c o n d ic io n a n te e n té rm in o s s e m e jan te s: «its b asic fu n c tio n m ay b e c o n s id e re d as e s s e n ­
tially pragm atic: it in stru c ts th e h e a re r to c o n s id e r q as re le v a n t in th e c o n te x t p » [«se p u e d e c o n s id e ra r que su fu n c ió n
básica es e se n c ia lm e n te p rag m á tic a : in d u c e al o y e n te a c o n s id e ra r q u e q es re le v a n te e n el c o n te x to /;»].
Este lingüista a n a liz a c ie rto s c o m p o rta m ie n to s fo rm a le s y fu n cio n a le s d e las c o n d ic io n a le s a p a r t i r d e la n o c ió n de
‘tem a ’ o ‘tó p ic o ', e n te n d id o c o m o in fo rm a c ió n c o m p a rtid a o p re s u p u e s ta , tale s c o m o la se m e ja n z a e n tr e p ró ta sis c o n d ic io -
57.1.4.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CONDICIONALES 3652

Parece, en efecto, aceptable adm itir que existe una anteposición prototípíca de la
prótasis con valores temáticos, pero cabe m atizar esta equiparación entre ‘tem as’ (o
‘tópicos’) y prótasis en el sentido de que, en todo caso, prótasis y temas comparten
la función de crear una representación, hipotética en el caso de las condicionales,
que desem peña el papel de m arco discursivo de la expresión posterior (cf. Dik 1990:
237-39),
Sin embargo, la identificación entre prótasis e información com partida depende
de que la cláusula subordinada efectivamente ocupe la posición antepuesta, carac­
terística de los te m a s.7 La descripción gramatical no presta atención, en ocasiones,
a las prótasis pospuestas, cuya aportación significativa difícilmente puede entenderse
como información compartida. E n u n a oración como Aceptaré ese puesto, si m e suben
el sueldo, no parece adecuado sostener que la cláusula con si constituye la infor­
mación dada o compartida, sino que esta es más bien remática, y la función dis­
cursiva de la prótasis aparece relacionada aquí con los mecanismos de la especifi­
cación y la restricción del significado de la cláusula principal.

57.1.4.2. Ubicación de las cláusulas y funciones discursivas

No resulta extraño que las funciones discursivas desempeñadas por la prótasis


sean distintas según que esta aparezca antepuesta o pospuesta. La anteposición cons­
tituye, como se ha dicho, la creación de un marco o trasfondo discursivo con res­
pecto al cual se interpreta la información que sigue, lo cual explica que las funciones
discursivas más frecuentes de prótasis antepuestas sean:

(a) Seleccionar una información procedente del discurso previo y retom arla, con­
virtiéndola en suposición, a fin de explorar las implicaciones posibles derivadas de
escogerla como opción, como aparece en el siguiente ejemplo:

(1) El proyecto constitucional para Bosnia elaborado por Estados U nidos pre­
vé que ninguna persona «procesada o convicta» por el Tribunal de La
Haya sobre la antigua Yugoslavia pueda ser candidata al Parlam ento o a
la presidencia colectiva del país. Si este punto es aceptado, los líderes ser­
bobosnios Radovan Karadzic y R atko Mladic no sólo no podrán optar a
ningún cargo político, sino que deberán ser arrestados. [El País, 7-XI-1995]

(b) Cotejar o contrastar suposiciones o posibilidades diferentes y las respectivas


consecuencias derivadas:

n a le s y o ra c io n e s in te rro g a tiv a s (id e a e s ta q u e re c o g e d e J e s p e rs e n 1940: 374), y a q u e ta n to e n u n a s c o m o e n o tra s el


h a b la n te p r e te n d e q u e el o y e n te a c e p te el c o n te n id o c o m o ‘d a d o ’. E n su tra b a jo , H a im a n a n a liz a d a to s p ro c e d e n te d e la
le n g u a p a p u a hu y a, si b ie n s u s c o n c lu sio n es n o s e c iic u n s c rib e n ex c lu siv am e n te a d ic h a le n g u a . E l p ro p io a u to r, en un
a rtíc u lo p o s te rio r ( H a im a n 1988: 66-67), p u n tu a liz a q u e la id en tific ac ió n e n tr e p ró ta s is y te m a s p u e d e e x te n d e rs e a o tra s
len g u a s, c o m o el inglés.
7 C o n tra rio s a la ig u ald a d sis te m á tic a e n tr e p ró ta s is y te m a se m u e s tra n , p rin c ip a lm e n te , A k a ts u k a (1 9 8 6 :3 4 2 ), C o m rie
(1986: 97), D ik (1990: 237-39), F o r d y T h o m p s o n (1986: 35 6 ), G iv ó n (1987: 181) o S c h iffrin (1992: 165-75). S in e m b a rg o ,
s ig u e n s ie n d o m uy esca so s los tra b a jo s d e d ic a d o s al p o s ib le c a m b io fu n cio n a l d e las p ró ta s is p o sp u e sta s ; e n tr e lo s e x iste n te s
c a b e d e s ta c a r los d e L in d e (1976), F o r d y T h o m p s o n (1 9 8 6 ), R a m sey (1 9 8 7 ), D a n c y g ier (1990) y F o r d (1 9 9 3 ). U n an álisis
e x p licativo de l o r d e n d e c lá u su las e n las c o n d ic io n a le s d e l e s p a ñ o l p u e d e v e rse en M o n to lío 1996.
3653 Cuestiones generales 57.1.4.2

(2) Si saco la oposición m e dedicaré al desem peño del cargo. Si no la saco,


entonces buscaré un empleo; en principio, si puedo lograr uno que me
guste, pues, una, una doble satisfacción; si no, un empleo que me solucio­
ne, porque ya estoy en, en edad y en disposición de buscar soluciones.
[Esgueva y C antarero 1981: 99-100]

(c) Introducir un ejemplo:

(3) Me gusta muchísimo el trabajo de biblioteca, lo encuentro muy agradable,


muy ameno; no tienes que estar justam ente a la sujeción de un jefe que,
por muy bueno que sea, pues, siempre tienes que tener mucha más dis­
ciplina; yo, si, por ejemplo, tengo que catalogar algún libro, pues nadie
me... me obliga a que lo haga hoy. [Esgueva y Cantarero 1981:128]

'd) Examinar opciones supuestas posibles y las consecuencias implicadas. En oca­


siones, los supuestos considerados se deducen del discurso previo, e, incluso cuando
se consideran improbables —y, en consecuencia, no se esperan—, se tratan como
plausibles en un m om ento determ inado del habla:

(4) Yo creo que ahora, a lo m ejor si co, si a lo mejor conozco a lo mejor


digo ¡joder!, pero de verdad, pero yo de, de entrada lo rechazo. [Briz
1995: 109]

E ste últim o u so an alizad o de la p ró tasis an tep u esta, el d e p re v e r situaciones posibles al exa­


m inar opciones, es esp ecialm en te im p o rta n te e n la elab o ració n de la ju risdicción, de los códigos de
com portam iento, y a q u e esto s d eb e n co n sid erar el m áxim o d e circunstancias posibles, a fin de p re v e r
y reg lam en tar cu áles so n las actuaciones debidas. D e hecho, las reco p ilacio n es de leyes de la cu ltu ra
occidental de las q u e ten em o s huellas escritas m ás antiguas co n sisten en un co njunto de leyes
casuísticas, p re se n ta d a s b ajo fo rm a condicional, q u e característicam en te p la n te a n p rim ero u n a si­
tuación p ara, a co n tin u ació n , p re se n ta r la solución o sanción q u e restitu y e el equilibrio, del tip o : Si
un hombre (un buey, un esclavo, etc.) hace esto o aquello otro, entonces él (o su dueño) deberá pagar
esta cantidad.

Como se ve, cuando las prótasis desem peñan las funciones discursivas de re­
coger dialécticamente para, de algún modo, discutirla, una suposición precedente,
(véase (1)), o de contrastar posibilidades (véase (2)), la oración condicional realiza
una función textualizadora, en el sentido de relacionar y trabar diferentes partes del
discurso, ya que la prótasis se relaciona con el discurso previo sobre el que la apó­
dosis aporta una nueva información; en cambio, en las funciones de introducir un
ejemplo (véase (3)) y examinar opciones posibles (véase (4)), la condicional desem ­
peña cierta función catafórica, avanzando información que se desarrolla en la apó­
dosis. A hora bien, cuando contrariam ente al esquem a no-marcado, la prótasis apa­
rece pospuesta, la función discursiva de esta varía, y presenta más relación con las
operaciones discursivas que prototípicam ente llevan a cabo las cláusulas adverbiales
que se posponen, como la especificación o la restricción (Chafe 1984). La posposi­
ción de la prótasis puede corresponder a dos posibilidades entonativas diferentes,
con pausa o sin ella; a saber, ([q si p] y [q, si p]), patrones melódicos que corres­
ponden, a su vez, a funciones distintas.s

# I d e a q ue a p u n ta D a n c y g ie r (1990 ) y d e s a rro lla F o r d (1993).


..
57 1 4.3 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3654

C u a n d o la cláusula p o sp u e sta n o constituye u n a u n id a d to n al p o r sí m ism a ([q si p ]), c o n tra ­


ria m e n te a lo q u e o c u rre cu an d o va a n te p u e sta , la p ró tasis no cre a u n m arco básico, no está
re la c io n a d a c o n el tra b a jo d e o rg an izació n discursiva, sino q u e es m u ch o m ás local e n su alcance,
p u e s ex p resa restriccio n es o m odificaciones sem ánticas resp ec to de la cláusula p rin cip al co n la que
e stá relacio n ad a:

(5) M e g u sta m arc h a rm e e n las vacaciones al ex tran jero y... aprovecharlas ¿n o ? ap ro v e­


c h arlas en el sen tid o b ien de... p ra c tic a r algún idiom a o bien, ad em ás n o so la m e n te
p ra c tic a r u n id io m a sino a p re n d e rle de nuevas si es posible o ...o sim p lem en te te n e r un
in tercam b io ¿n o ? [M. E sg u ev a y M . C a n ta re ro 1981: 69]

E n cu an to al seg u n d o tip o de p o sp o sició n [q, si p], la inserción del co n d icio n an te cabe in te r­


p re ta rs e e n el discurso o ral com o u n a id e a ta rd ía q u e al h ab lan te le viene a la cabeza y le p a re c e
relev an te en u n ciar, p ero q u e n o esta b a p rev ista e n su p la n discursivo inicial. D iríase, p u es, q u e el
h a b la n te en u n cia u n a in fo rm ació n y, u n a vez p ro fe rid a esta, decide a ñ a d ir o tro ele m e n to que m o ­
d ifiq u e o m atice lo a n te rio r a m o d o de a u to e n m ie n d a o rectificación a posteriori.

(6) V icto r es u n chaval... vam os lo m ism o le conoces esta noche si viene, si le da p o r venir.
[Briz 1995: 125]

L o s an alistas d e la conversación h a n id en tificad o cierta correlación e n tre el uso de la p o sp o ­


sición d e la p ró tasis y d ete rm in a d o s co n tex to s com unicativos (F o rd 1993: 102-130). A sí, la a n te p o ­
sición ap a re c e so b re to d o cu an d o el h a b la n te p u e d e m o n o p o lizar d u ran te u n c ie rto tie m p o el tu rn o
de habla. L a pospo sició n , e n cam bio, e s tá m ás b ien relacio n ad a con la in teracció n re p a rtid a . E n
co n creto , las p ró tasis p o sp u e stas tras p a u sa — [q, si p]— se u san cu an d o u n h a b la n te in te n ta o b te n e r
alg ú n tip o d e re sp u e sta d e su in te rlo c u to r y está te n ie n d o pro b lem as p a ra conseguirlo. D e ahí q u e
el lo c u to r em p lee en o casiones estas su b o rd in ad as, to n a lm e n te autónom as, n o ta n to com o ideas o
en m ien d as tard ías, sino m ás b ie n com o u n acto de h a b la in d e p e n d ie n te que d esem p eñ a u n a evidente
fu n ció n in teractiv a, g e n e ra lm e n te re la c io n a d a con la aten u ació n cortés, com o ¿C uántos años cum ple
usted hoy, si n o es u na indiscreción?, o Cierra la puerta, si no te m olesta (véase el § 57.4.1).

57.1.4.3. Posposición de la prótasis y suspensión de la presuposición

El carácter reparativo que a m enudo presentan estas cláusulas con si pospuestas


tiene con frecuencia un correlato formal: la aparición, junto a si, del nexo es que,
característico del registro oral del español y portador de un contenido justificativo,
como se observa en las oraciones de (7):

(7) a. Seguro que los hijos de Sebastián son rubísimos, si es que tiene
hijos.
b. Los alumnos que vinieron ayer, si es que vino alguno, se encontra­
ron con el despacho cerrado.

Este tipo particular de cláusulas pospuestas, incluso cuando es que [—> §§ 27.3.8
y 37.4.3] no aparece explícitamente, puede llevar a cabo la función semántico-prag-
m ática de dejar en suspenso, convirtiéndola en una suposición, la presuposición
contenida en la cláusula principal («Sebastián tiene hijos»; «los alumnos vinieron»).9
Por lo general, cabe interpretar la adición a posteriori de tales prótasis como un

'' D e h e c h o , d ife re n te s a u to re s , c o m o H o r n (1 9 7 2 ), Y a m a n a s h i (1975: 236), L a u e rb a c h (1 9 7 9 :1 8 6 -8 ), o L e v in so n (1983:


106 y 133-35) — p a r a el e s p a ñ o l, v é a se R ey es 1995: 46— , c o in c id e n en c o n s id e ra r q u e el v a lo r d e e sta s p ró ta s is es d e ja r
e n s u s p e n s o la p re s u p o s ic ió n c o n te n id a e n la c lá u su la p r in c ip a l
Cuestiones generales 57.1.4.4

mecanismo reparativo m ediante el cual el hablante intenta salvaguardarse para el


caso de que se deduzca una presuposición inexacta de la aserción de la apódosis.10
g n o c a s i o n e s , dicha suspensión de la presuposición de la cláusula principal consti­

tuye un procedim iento de negación implícita de la aserción previa, como en el si­


guiente texto periodístico: E l rectorado de la Complutense aseguró que dichas denun­
cias si es que existieron como tales, no trascendieron más allá de la propia facultad
de Educación [El País, 10-1-1997],

E ste tipo d e co n d icio n an tes p o sp u esto s p u e d e elim inar no sólo presu p o sicio n es, sino tam b ién
prag m áticas, ta n to s i se tra ta de inferencias o rig in ad as p o r u n a im p licatu ra convencional
in f e r e n c ia s
(como en Ibón es vasco y, p o r lo tanto, vehemente, si el tem a es cierto) com o de in feren cias originadas
po r una im p licatu ra co nversacional, derivada, p o r ejem plo, d e la m áxim a de cantidad: A lgunos tra­
bajadores, si no todos, fu ero n a la huelga; M ilagros e s tá m á s guapa, si cabe, que antes de s e r m a d r e ;
T eresa e stá e n o ja d a , s i n o f u r i o s a . El últim o ejem plo, que p re se n ta u n a co rrelació n correctiva e n tre
una selección léxica p rev ia ( e n o j a d a ) y su sustitución p o r o tro té rm in o ( fu r io s a ) , m u e s tra con clarid ad
la relación ex isten te e n tre estas cláusulas con si ‘suspensivas’ y las m etalingüísticas, que llevan a
cabo n n a rectificación so b re alg uno de los elem en to s lingüísticos e m p lead o s (véase el § 57.4.2).

Desde un punto de vista semántico, a m enudo la especificación o restricción


que llevan a cabo las cláusulas pospuestas tras pausa [q, si p] se traduce en una
restricción de la probabilidad de cumplimiento de la condición, que se convierte en
«posibilidad rem ota» o «posibilidad altam ente improbable», tal y como se refleja
en los dos eslóganes publicitarios relativos, respectivamente, a una serie televisiva y
a un modelo automovilístico:

(8) a. Si puede, mírela. O cambie, si puede. [El Periódico, 21-111-1991]


b. Resístete, si puedes. [El País, 15-IX-1992]

En ambos casos, el efecto de la posposición tras pausa acarrea claramente la


interpretación inferencial de que el cumplimiento del verbo modal puede(s) resulta
poco probable.

E sta in te rp re ta c ió n en térm in o s de «excepcionalidad», d e «escasa p ro b ab ilid a d » , relaciona este


valor de las p ró tasis p o sp u e stas e n to n ativ am en te in d ep en d ien tes con las condicionales que d e n o ­
m inarem os de co n e c ta re s com plejos, com o siempre que y a no ser que (y sus respectivas variantes),
ya que tales co n stru ccio n es se caracterizan com o estas p o r (a) invertir el o rd en p ro to típ ico y, p o r
tanto, p re se n ta r d e m a n e ra h ab itu al la cláusula su b o rd in ad a p o sp u e sta a la principal; y (b) en
concreto a n o ser que se caracteriza tam bién p o r expresar la id ea d e n o expectabilidad, d e «se
espera que no» (§ 57.6.3).

57.1.4.4. Posposición de la prótasis y escalarización de la condición

Cuando si aparece determ inado por un adverbio o locución adverbial previos,


que presentan unas características semánticas determ inadas, la prótasis resultante
tiende a posponerse. Dicha posposición parece venir condicionada por la ‘pesantez’

E l m e c a n ism o p o r el cual se s u s p e n d e la p re su p o sic ió n q u e a c a rre a la a s e rc ió n p rev ia , tra n s fo rm á n d o la e n u n a


suposición, re s u lta d e a lg ú n m o d o c o m p le m e n ta rlo del m ec a n ism o re tó ric o c o n s is te n te e n p la n te a r h ip o té tic a m e n te p r im e ro
u n a inform ación p a ra a s e v e ra rla in m e d ia ta m e n te d e sp u és: L a vida, si tiene a lg u n a g ra cia (y la tiene) es porqu e, c o m o d ijo
el gran poeta G il de B ie d m a , «no es precisa m e nte c o m o la esperábamos» [ E l P aís , 2 3 -V II-1996].
57.1.4.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3656

léxica de la locución conjuntiva resultante y por el hecho consecuente de que el


cambio de la partícula condicional supone tam bién un cambio de significado y, por
ende, de función. Esto ocurre, p o r ejemplo, cuando si aparece precedido de más,
máxime, sobre todo, o bien de ni siquiera, al menos o por lo menos, como m uestran
los ejemplos de (9) (las cursivas son nuestras, E.M.):

(9) a. Produje once películas en cinco años. Y eso es una barbaridad sobre
todo si lo haces sobre tus espaldas. [El País, 21-VII-1996]
b. Doy fe de que el novelista se apunta a un bom bardeo, sobre todo
si le ha llegado el soplo de que hay mujeres dispuestas a escucharle.
[El País, 22-111-1997]

O, como se advierte tam bién en (10), cuando la secuencia sobre todo si aparece a
su vez precedida de otro intensificador:

(10) Además: es que una persona sin crisis ¡ya me contarás! Tenem os que
tenerlas porque de cada crisis sacas un enriquecimiento ¿no? Y además
sobre todo si las crisis son de... sufrimiento ¿no? no crisis de euforia.
[Esgueva y C antarero 1981: 84]

Secuencias como sobre todo, especialmente, o al menos coinciden en ser lo que


la gramática anglosajona denom ina ‘particularizadores’ [—> §§ 11.7, 16.6 y 63.1.3.7]
(Quirk et alii 1985: § 8.116), y constituyen uno de los tipos de los ‘subjuntos res­
trictivos’. Tanto los particularizadores como el exclusor sólo pueden form an parte
de locuciones conjuntivas de carácter condicional (sobre todo si; al menos si / sólo
si). Ambos tipos de subjuntos restrictivos se diferencian entre sí, sin embargo, por
el tipo de focalización que llevan a cabo sobre la condición a la que acompañan:
m ientras que los particularizadores restringen la aplicación del enunciado ‘predo­
m inantem ente’ hacia la parte focalizada, los exclusores restringen dicha aplicación
‘exclusivamente’ a la parte focalizada. D e este modo, un condicionante acompañado
de un particularizador como sobre todo, como en (10), indica que la apódosis («sacar
un enriquecim iento») se cumple ‘más fácilm ente’ en caso de que p («las crisis sean
de sufrimiento»). Por el contrario, cuando la partícula si aparece precedida del ex­
clusor sólo (Sólo si las crisis son de sufrimiento), se indica que el acontecimiento
expresado en la apódosis se cumplirá ‘únicam ente’ si se produce tam bién p —que
pasa, en consecuencia, a convertirse en condición no sólo suficiente, sino también
necesaria— . E l hecho de que en todos los casos se trate de elementos focalizadores
explica la ubicación pospuesta de la cláusula que introducen.
Los particularizadores tienen un significado escalar (véase Fauconnier 1975).
Así, elementos como sobre todo, especialmente o al menos dan a entender que existe
un conjunto de suposiciones posibles («si las crisis son de alegría; si son de euforia;
si son de histeria; si son de terror; si son de sufrimiento; si son económicas...»),
conjunto del que el particularizador extrae una, la presentada en la prótasis que le
sigue, y la presenta como la más ‘fuerte’ desde un punto de vista argumentativo.

E l v alo r escalar d e a I m en o s y p o r lo m en o s es esp ecialm en te claro c u a n d o estas secuencias, en


lu g ar d e an te c e d e r, siguen a la p a rtíc u la condicional si (si al m enos; si p o r lo m enos), ya que
in tro d u c e n la id e a d e restricció n a u n a sola condición suficiente y m ínim a («si com o m ínim o»); de
a h í la d ificu ltad d e c o o rd in ar dos p ró ta sis in tro d u c id a s p o r si al m enos: *Sí al m en o s no lloviera y
Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo...______ 57.2

si al m enos tuviera coche, p o d ría m o s salir. D icha condición m ínim a, a p e s a r de o c u p a r un grado bajo
en la escala, se ev alú a d e m a n e ra positiva; la valoración positiva q u e a p o rta n estos p articu lariza d o res
explica la acep tab ilid ad d e u n co n d icio n an te com o si p o r lo m en o s estudiara m ás fre n te a la in a ­
decuación d e o tro co m o # s i p o r ¡o m en o s le pegara a su h ijo . 11
C u an d o las secu en cias al m en o s o p o r lo m enos p re c e d e n a si, co n v ierten la suposición e n u n a
cláusula co rrectiv a q u e ex p o n e u n a salvedad, la presen c ia de u n m ínim o, a p ro p ó sito de algo dicho
antes, com o m u e s tra el ejem p lo siguiente: Cierto es que no hay dem asiados papeles para las m ujeres
m ás allá de los cuarenta en H ollywood, al m enos si uno habla de buenos personajes [El País, 8-II-
1997]· C o m o se ve, el c a rá c te r restrictivo del condicionante se aviene co n su ub icació n pospuesta.

57.2. Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el


tiempo y el modo verbal

El criterio más extendido en la clasificación de estas estructuras se basa en el


modo en el que el hablante concibe la realización de los hechos expresados deno­
tados por la oración. Teniendo en cuenta dicho criterio, vamos a clasificar las ora­
ciones condicionales en tres grandes grupos: ‘reales’, ‘potenciales’ e ‘irreales’, de las
que nos ocuparemos, respectivamente, en los §§ 57.2.2, 57.2.3 y 57.2.4. Allí se re ­
visarán los esquemas modales y temporales más frecuentes en cada uno de estos
grupos.
Nuestra clasificación coincide a grandes rasgos con la más habitual, según la
cual las oraciones condicionales se dividirían en ‘probables’, ‘improbables’ e ‘irrea­
les’ 12 (véanse, por ejemplo, Rojo y M ontero 1983 y, en líneas generales, también
Montero 1989 y Sohrman 1991) [—> §§ 44.3.2 y 50.2.4], A hora bien, sobre este
criterio, de carácter semántico, suele superponerse un rasgo diferencial de tipo for­
mal, el de las formas verbales concurrentes, de m anera que los diferentes tipos
resultantes de la aplicación de aquellos están, además, caracterizados formalmente
por la utilización de esquemas verbales distintos. Así, los gramáticos coinciden en
identificar la presencia del modo indicativo con la expresión de la ‘realidad’, enten­
diendo con este concepto la expresión de acontecimientos que se consideran p ro ­
bables en un m om ento tem poral del pasado, del presente o del futuro; en otros
términos, la formulación de los hechos que estaban o están habitualm ente relacio­
nados, como en ( l ia , b), o de los que se espera un cumplimiento probable en el
futuro, como (11c):

(11) a. Si hacía buen tiempo, los domingos salíamos a la montaña.


b. Si hace buen tiempo, la gente está de m ejor humor.
c. Si m añana hace buen tiempo, iremos a la playa.

11 Las lo cu c io n e s co n ju n tiv as si a l m e n o s y si p o r lo m e n a s, s e g u id a s d e u n im p e rfe c to d e su b ju n tiv o q u e se r e f ie r e a


un ahora d e la e n u n c ia c ió n y q u e , p o r ta n to , tie n e v a lo r d e irre a lid a d (v éase el § 5 7 .2 .1 .1 ), fo rm a n p a rte de e x p re sio n es
de d e seo irre a liz a d o y, p o r ta n to , d e la m e n to (S i al m e n o s estuviera a q u í Sebastián, y o n o m e sentiría ta n sola). C o n este
valor de d e s id e ra c ió n f ru s tra d a d ich a c o n stru c ció n a m e n u d o se fra g m e n ta , c o n ta n d o c o n q u e el in te rlo c u to r r e c o n s tru irá
co n v e n ie n tem e n te la a p ó d o s is o m itid a (¡Si p o r lo m e n o s n o bebiera tanto...!). C u a n d o a si {al m en o s/p o r lo m enos} sigue
una fo rm a d e su b ju n tiv o c on v a lo r h ip o té tic o , o r ie n ta d a h a c ia el fu tu ro , la c lá u su la e x p re s a la id ea d e « n o ex p e cta c ió n »
de c u m p lim ien to e n el p o rv e n ir d e la c o n d ic ió n m ín im a v a lo ra d a p o s itiv a m e n te y, e n c o n sec u e n c ia , la e s tru c tu ra e x p re sa
un d e seo de c u m p lim ie n to im p ro b a b le (S i p o r lo m e n o s algún día se sintiera satisfecho con algo de lo q u e hace, tendría una
oportunidad para ser feliz). S e g u id a de l m o d o in d ic a tiv o y d a d o su c o n te n id o d e e x p re s a r la p re s e n c ia d e u n m ín im o v a lo ra d o
de m a n e ra positiva, d ic h a c o n stru c ció n in d ic a la a c e p ta c ió n re s ig n a d a d el m ín im o (S i a l m e n o s h a a p robado las m atem áticas,
podrá p a sa r de curso).
12 P a ra u n a revisión d e los d ife re n te s c rite rio s u tiliz a d o s e n la tra d ic ió n g ram a tic a l d e l esp añ o l p a ra la clasificació n
de las o rac io n e s c o n d ic io n a le s p u e d e n v e rse , e n tr e o tro s, R o jo y M o n te ro 1983: 11-40 y P o r c a r 1993: 5 5 - 75.
57.2 LAS C O N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3658

Existe también acuerdo en suscribir que la presencia del pluscuam perfecto de


subjuntivo 13 [—s- § 45.2] está ligado a la expresión de la irrealidad, de los hechos
que ya se dieron en el pasado y que, en pura lógica, no pueden cambiarse para que
se desarrollen de otro modo, como m uestra Si hubiera cogido ese avión, habría muer­
to como el resto de los pasajeros, oración que significa lo contrario de lo enunciado;
a saber, «no cogió el avión y, por tanto, no murió». La dificultad reside pues en
situar la noción de improbabilidad que suele identificarse con la aparición en la
cláusula protática del imperfecto de subjuntivo (Si tuviéramos suficiente dinero el
próximo verano, podríamos ir de vacaciones a Filipinas). 14 Así pues, parece estable­
cerse un uso prototípico de tres esquemas modal-temporales básicos con los tres
grados de probabilidad antes señalados; a saber: (a) si presente de indicativo, pre­
sente/futuro de indicativo; (b) si im perfecto de subjuntivo, condicional; y (c) si
pluscuamperfecto de subjuntivo, condicional compuesto/pluscuamperfecto de sub­
juntivo, que se relacionan con la expresión de, respectivamente, las nociones de (a)
probabilidad, (b) improbabilidad, (c) irrealidad (cf. Sôhrman 1991; Serrano 1994).
A hora bien, esta clasificación presenta la dificultad inherente a la superposición
de dos criterios diferentes: por un lado, la noción semántica del grado de probabi­
lidad del cumplimiento de los acontecimientos y, por el otro, el rasgo formal del
tipo de esquema tem poral-m odal que aparece en la oración. D e hecho, el análisis
de ejemplos reales dem uestra que en español actual resulta inadecuado asignar una
correlación sistemática entre la noción semántica de un determinado nivel de expecta­
ción de cumplimiento de los acontecimientos expresados (probabilidad, improbabilidad,
irrealidad), y un esquema concreto de correlación temporal-modal. En este sentido,
nótese que, por una parte, un mismo esquema temporal-modal como <si + imperfecto
de subjuntivo + condicional> puede expresar dos nociones de expectativas diferentes:
tanto improbabilidad, cuando su referencia temporal se orienta hacia el futuro, (12a),
como irrealidad, cuando la referencia temporal es simultánea al momento en el que se
está produciendo el discurso; esto es, cuando dicha referencia se ancla al presente en
el que se habla, al ahora de la enunciación —lo que ocurre habitualmente cuando
en la cláusula subordinada aparecen verbos estativos—, como en (12b, c).

(12) a. Si aprobáram os el próximo examen, podríamos acceder a esa plaza.


b. Si Javier Bardem fuera estadounidense, sería un actor famoso en el
mundo entero.
c. Si estuviéramos ahora en una pista de esquí, nos estaríamos divir­
tiendo muchísimo.

13 S o b re la p o sib le v a ria c ió n -ra y -se d e las fo rm a s d el im p e rfe c to y d el p lu sc u a m p e rfe c to d e su b ju n tiv o , así c o m o


s o b re el o rig e n d e la c o n flu e n c ia y la p o sib le d ife re n c ia d e sig n ificad o e n tr e a m b a s fo rm as, r e m itim o s a los c a p ítu lo s 4 4 y
45 d e e s ta o b ra.
14 A lg u n o s g ra m á tic o s sim p lifican e ste c u a d ro y p ro p o n e n u n a clasificació n d ico tó m ic a , al a u n a r e n u n m ism o tip o
‘irr e a l’ las c o n stru c c io n e s e n las q u e el a c o n te c im ie n to d e la p ró ta s is se p la n te a c o m o n o re a liz a d o e n el p a s a d o , irre aliza b le
e n el p re s e n te o im p ro b a b le en u n fu tu r o (cf. S e c o 1930: 226); e s to es, se a g ru p a p o r un lad o las e s tru c tu ra s d e su b ju n tiv o ,
se a c o n u n tie m p o d e im p e rfe c to , se a c o n u n p lu sc u a m p e rfe c to , fre n te a, p o r o tro lad o , las e s tru c tu ra s e n las q u e la
p ró ta s is d e sc rib e un h e c h o re a l, p o sib le o p ro b a b le , y e n las q u e a p a re c e un in d icativ o . R e a lid a d versus irre a lid a d e
im p ro b a b ilid a d se tra d u c e f o rm a lm e n te , e n su m a , e n u n a o p o sic ió n e n tr e las co n d ic io n a le s d e in d icativ o f re n te a las d e
su b ju n tiv o (c rite rio e x p líc ita m e n te fo rm a l q u e a s u m e G ili G a y a (1943: § 2 4 6 ) y, p o s te rio rm e n te , la R A E (1973: § 3 .2 2 .5 )).
E s ta d istin c ió n p la n te a el p ro b le m a d e la c la sificació n d e a q u e lla s e s tru c tu ra s c o n d ic io n a le s in tro d u c id a s p o r o tr a p a rtícu la
d ife r e n te d e si (com o, a c o ndición de que, a n o ser que, en caso d e que...), p u e s to q u e la m ay o r p a r te d e tale s c o n stru c c io n e s
exigen s u b ju n tiv o y, e n c o n sec u e n c ia , la m ay o r o m e n o r c o n fia n z a en la p ro b a b ilid a d d e q u e se c u m p la lo e n u n c ia d o se
e x p re sa n o m e d ia n te c a m b io d e m o d o , sin o a tra v é s d e la flex ió n te m p o ra l d e p r e s e n te o im p e rfe c to d e su b ju n tiv o .
^59 Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo... 57.2.1

P o r o tro lado, el análisis d e condicionales p ro c e d e n te s d e co rp u s d e m u e s tra que, si bien existe


un uso p ro to típ ico d e lo s tres esq u em as verbales clásicos de las o racio n es condicionales e n el se n tid o
antes señalado, re su lta ta m b ién a to d as luces evidente q u e el e s p añ o l d isp o n e de u n a notable riq u e z a
de variación fo rm al p a r a ex p resar cad a u n o de esos grad o s d e expectación, lo qu e se co rro b o ra
especialm ente al an alizar estru c tu ra s p ro ced en tes de v aried ad es geográficas su b e stá n d a r o de v a rie ­
dades inform ales. D e h ech o , S o h rm an (1991: 49) h a identificado e n su tra b a jo o c h e n ta co m b in a­
ciones m o d al-te m p o rales d ife re n te s d e estru ctu ras c o n si. A sí, p o r ejem p lo , e n esp añ o l coloquial, el
presen te d e in d icativo p u e d e se r vehículo de ex p resió n de la irrealid ad , com o en: S i lo sé, no vengo
(equivalente a Si lo hubiera sabido, no habría venido), o e n Si esa es guapa, entonces y o soy Claudia
Schiffer (que se in te rp re ta com o ‘esa no es g uapa y yo no soy, o b v iam en te, C lau d ia Schiffer’).
Las razo n es p o r las q u e ei esp añ o l h a d esdibujado las diferencias fo rm ales e n tre los tie s tip o s
de o ración co n dicional q u e d istinguía la g ram ática la tin a y, p o r ello, en la actu alid ad no configura
de u n a m a n era clara u n a e stru c tu ra específica p a ra cada tip o d e condicional, p a re c e n ser de tip o
histórico, y esta r ligadas a la com pleja evolución d e las fo rm as d el sistem a verbal. D e hecho, y a en
español m edieval, la sistem atización de los esq u em as resu lta b a s ta n te confusa (R o jo y M o n te ro
1983) y lo m ism o cab e d ecir d e lo q u e reflejan los d o cu m en to s del esp añ o l de A m érica de inicios
de X V I (L o p e B lan ch 1972). A to d o ello d eb e añ ad irse q u e el v alo r g ram atical básico de las fo rm as
de la conjugación p u e d e verse re o rie n ta d o p recisam en te cu an d o se in te g ra e n un contexto c o n d i­
cional (cf. N a rb o n a 1 9 9 0 II: 91).
D a d a la dificultad, com o se ve, p a ra estab lecer u n paralelism o sistem ático e n tre la expresión
de grados d iferen tes d e p ro b ab ilid a d y d eterm in ad as co rrelacio n es tem p o rales, no so rp ren d e q u e
haya q u ien p ro p o n g a clasificar estas o raciones d e acu erd o co n nuevos criterios, desestim an d o los
hered ad o s d e la trad ició n g ram atical del latín. E n concreto, L ó p e z G arcía (1994: 134-143) p ro p u g n a
u n a tipología b a sad a e n el tip o d e valor m odal discursivo q u e p re se n ta la o ració n condicional,
considerada g lo b alm en te, v alo r m o d al del q u e las m o d alid ad es refe ren ciales real, co n tin g en te e
im posible son subsidiarias. D istin g u e así c u a tro tipos d e construcciones condicionales: (a) ‘d eó n ticas’,
(b) ‘d inám icas’ (c) ‘ep isté m ica s’ y (d) ‘aléticas’.

57.2.1. Tiempos, modos y mundos posibles

Al formular una oración condicional [.y; p, q], se produce una situación de contraste
entre dos mundos: aquel en el que se formula la suposición hipotética (mundo de la
enunciación o real) y un mundo posible, el creado lingüísticamente por el enunciado,
en el que, dado el antecedente, se produce la consecuencia [—> § 50.2.4], La opinión
subjetiva del hablante sobre el grado de coincidencia de los dos mundos, es decir, sobre
la expectativa de cumplimiento en el mundo real de los hechos que expresa la oración
(mundo posible), se refleja, como se ha visto, en el uso de unos determinados tiem ­
pos y modos verbales. Esta actitud subjetiva ante la probabilidad de cumplimiento
de los acontecimientos denotados es lo que se ha llamado tam bién el ‘universo de
creencia’ de cada hablante (M artin 1983; véase Sohrm an 1991 para una aplicación
de este concepto al español). A hora bien, como se verá en el epígrafe siguiente, en
la interpretación de un enunciado condicional bien como no probable o bien como
irreal no sólo interviene cuál es la combinación verbal utilizada, sino también otros
elementos lingüísticos, así como el conocimiento extralingüístico del hablante (cf.
Sweetser 1990: 114 y Porcar 1993: 63).
Cuando un hablante utiliza una forma verbal de indicativo en la prótasis, denota
un estado de hechos que, a tenor de su conocimiento sobre la realidad, considera
factibles en el m om ento tem poral en que los presenta; esto es, expresa hechos que
son consistentes con el mundo real en el que se realizan las aserciones incluidas en
las cláusulas de la oración [—>- § 50.2.4.3], El m undo real y el mundo posible ex­
presado lingüísticamente por la condicional presentan, de este modo, un grado de
57.2.1.1 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3660

coincidencia máxima (de ahí la denom inación de condicionales fácticas o ‘reales’).


Cuando la estructura condicional contiene un subjuntivo, plantea que el mundo
posible no es idéntico al m undo real, y, en ese caso, puede presentar la posible
coincidencia como más o menos rem ota (condicionales potenciales o ‘m undos p o ­
tenciales’), tal que en (13a); o bien como definitivamente irreal, como en (13b),
oración que corresponde a la clase de las condicionales contrafácticas — es decir,
irreales o falsas— (o ‘mundos contrafactivos’).

(13) a. Si me pidieran que ocupara ese cargo, aceptaría.


b. Si hubiéram os llegado puntuales, habríamos podido escuchar la pri­
m era pieza del concierto.

A d v iértase q u e la irre a lid a d no constituye un ám b ito m onolítico, sino qu e cabe p e n s a r q u e


existen d iferen tes tip o s d e irrealidad: h ay m u n d o s ‘accid en talm en te c o n trafa ctu ales’ y m u n d o s ‘e s e n ­
cialm en te co n tra fa c tu a le s’. E n Si R a m ó n tuviera dinero suficiente se compraría un Jaguar m uy pocos
cam bios se rían precisos p a ra q u e R a m ó n lo g ra ra h acerse con el d in ero necesario ; las m ism as leyes
d e la n atu ra le z a se m a n te n d ría n , sólo se ría preciso, p o r ejem plo, u n cam bio e n el n ú m ero de la
lo te ría o u n a h e re n c ia in esp erad a. N o to ria m e n te diferen te, sin em bargo, es el caso de las c o n tra ­
fácticas esen ciales (si los hom bres fueran mujeres; si los árboles fueran m edios de transporte, etc.), que
re q u ie re n , p a ra cum plirse, u n m u n d o en el que, p o r ejem plo, los árboles sirvan p a ra d esplazarse,
p e rm a n e c ie n d o id én ticas to d as las d em ás cosas. A h o ra bien, algunos e n u n ciad o s co n trafa ctu ales so n
im posibles y n o se m a n te n d ría n en m u n d o alguno (o sólo en u n ‘m un d o im posible’): si la esfera
fuera tanto redonda co m o cuadrada; si Joaquín fuera tanto soltero com o casado, etc. (cf. V an D ijk
1988:132).
L in g ü istas p ro c e d e n te s d e d iferen tes en fo q u es teóricos (cf., p o r ejem plo, M a rtin 1983, 1987;
C om rie, 1986) co in cid en en so sten er no sólo q u e los d iferen tes esq u em as verbales p a ra las condi­
cionales co n stitu y en m ed io s p a ra m a rc a r los d iferen tes grados de h íp o teticid ad , sino tam b ién que
el p ro p io co n cep to d e h íp o teticid ad constituye un continuum sin lím ites definidos. H íp o te tic id a d y
p ro b ab ilid a d so n n o cio n es in v ersam en te pro p o rcio n ales: a m ayor h íp o teticid ad , p ro b ab ilid a d m enor,
y a m e n o r h íp o teticid ad , m ayor p ro b ab ilid a d (C om rie 1986: 88-89).

57.2.1.1. A propósito de <si + imperfecto de subjimtivo>

Este tipo de prótasis es la m ás lábil de las que hemos indicado anteriorm ente.
E n principio, <si + imperfecto de subjuntivo> m uestra los hechos en un mundo
alternativo a aquel en el que se realiza la enunciación [—» §§ 44.3.2 y 44.5.3], En
tal mundo alternativo los hechos pueden concebirse como más o menos probables,
es decir, se admite la posibilidad de la coincidencia con el m undo real; esto ocurre
cuando la form a verbal se orienta hacia el futuro y, en ese caso, tenemos una ora­
ción condicional potencial, como en (14a). A hora bien, <si + imperfecto de sub-
juntivo> puede tam bién expresar imposibilidad de coincidencia entre el m undo real
y el mundo posible del enunciado, lo que se da cuando la forma verbal se orienta
hacia el mom ento del habla y, en consecuencia, la oración condicional expresa no
realidad en el presente (14b).

(14) a. Si aprobáram os el próximo examen, podríamos acceder a esa plaza,


b. Si yo fuera un cristo, y m iren que es ponerm e fantasiosa, al primero
que me cantara una saeta le plantaría una contundente oblea que
le dejaría para siempre sin estribillo. [El País, 26-111-1997]
Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo... 57.2.1.1

("orno se ve, esta diferencia nocional, de carácter semántico-pragmático, pre­


senta en español sincretismo formal, ya que el mismo esquem a verbal puede expre­
sar ambos valores; de ahí que las estructuras con <si + imperfecto de subjuntivo>
fluctúen entre la potencialidad y la irrealidad. A hora bien, los trabajos basados en
ejemplos procedentes de corpus dem uestran que la secuencia <si + imperfecto de
subjuntivo> constituye el esquem a prototípico de las oraciones condicionales poten­
ciales; de hecho, el valor de irrealidad es un efecto de sentido que deriva de factores
externos que se suman a la estricta combinación verbal.
En efecto, la prótasis form ada por <si + im perfecto de subjuntivo> describe
mayoritariamente sucesos en el porvenir, en mundos potenciales, hipotéticos y, por
lo tanto, posibles, si bien más o menos probables. Con este tipo de antecedente el
hablante m uestra su inseguridad ante la realización de la acción, y la presenta como
poco probable, pero no imposible. Así se dem uestra en los siguientes ejemplos, en
los que se suspende el juicio sobre la realidad de los hechos, de m odo que en la
oración se expresa que existe posibilidad de que lo supuesto llegue a ser real:

(15) a. Si ganáram os el próximo partido, podríamos pasar a la final.


b. Si Ram ón, L aura y las niñas estuvieran en su casa de la costa el
próximo fin de semana, podríamos ir a visitarlos.

La relación tem poral que expresa la forma verbal de la prótasis es de pos­


terioridad respecto al m om ento del habla, m ientras que el verbo de la apódosis
indica simultaneidad-posterioridad respecto a la referencia temporal del antecedente
[_» § 44.5.3], El esquema de las potenciales de pasado es análogo; la única diferencia
respecto a las anteriores es el contexto temporal desde el que se enuncia la condicional,
si bien ello no varía la relación temporal expresada mediante las formas verbales que
concurren en ella. Esto es, en Rosa dice: «Si dejara de fumar, podría volver a subir las
escaleras sin pararme» y Rosa dijo que si dejara de fum ar podría volver a subir ¡as escaleras
sin pararse, las oraciones condicionales son siempre potenciales y, como tales, orien­
tadas hacia el futuro, sea desde el presente dice, sea respecto del pasado dijo.
Esta suspensión de la realidad de los hechos que lleva a cabo el imperfecto de
subjuntivo se traduce, cuando la acción es vista hacia el futuro, en una presentación
de los hechos como de m enor expectativa de cumplimiento. Cuando, en cambio,
esta forma de pasado se refiere a una acción actual respecto del momento de la
enunciación, la suspensión de realidad se convierte en imposibilidad absoluta, como
ejemplifican oraciones como Si tú estuvieras ahora en esa situación, no dudarías en
hacerlo; Si yo fuera él, no actuaría así; o Si supiéramos japonés, ahora tendríamos
trabajo, cuyas prótasis equivalen, respectivamente, a «no estás en esa situación», «yo
no soy él», y «no sabemos japonés».

E n to d as estas o racio n es, com o se ve, ap arece el adverbio ahora q u e inform a d e que el m u n d o
del enu n ciad o es in co m p atib le en la actu alid ad con el m u n d o en el q u e se p ro d u ce la enunciación.
E n la in te rp re ta c ió n d e estas o racio n es com o irreales cabe co n sid erar, ad em ás de la p resen c ia de
tales deícticos tem p o rales, la existencia de verbos estativos, es decir, q u e expresan n o un proceso,
sino u n estad o q u e e n p rin cip io n o se esp era q u e cam bie e n el fu tu ro (com o, p o r ejem plo, si yo
fuera él). D e dicho v alo r d e in m u tab ilid ad , de im posibilidad de cam bio q u e conlleva el verbo, deriva
la in terp retació n d e la co n stru cción com o ‘no r e a l’, a u n cu an d o se o m itieran los adverbios te m p o ­
rales (cf. S o h rm an 1991: 117-120 y P o rc ar 1993: 66-68). S o h rm a n (1991:120) pro v ee u n inm ejorable
57.2.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3662

ejem p lo que m u e stra co n clarid ad q u e c u a n d o el verbo es de c a rá c te r estativo la irre a lid a d p u e d e


ex p resarse m ed ian te u n im p erfecto de subjuntivo o rie n ta d o hacia u n ahora, p e ro c u a n d o ap arece
u n a fo rm a v erb al d e significado dinám ico, se p recisa el p lu scu am p erfecto de este m o d o p a ra la
ex presión d e ‘n o re a lid a d ’: S[ [A dolfo Suárez] fuera alemán, seguramente se confundiría con el joven
Werther, si fuera venezolano tendría las características de José L eza m a L im a, y si hubiera nacido inglés,
vendría a parecerse al rabiosam ente rom ántico lord Byron [Ya, 2 9 -IV -1990].
E n o tra s ocasiones, el v alor de irre a lid a d se d esen cad en a p o r el contexto extralingüístico. U n a
o ra c ió n com o Si M auricio tuviera los ojos verdes, sería m u y guapo p u e d e in te rp re ta rse com o posible
si se tra ta d e u n en u n ciad o o rie n ta d o hacia el fu tu ro , p o r refe rirse, p o r ejem plo, a los ojos de un
re c ié n nacido, cuyo co lo r n o está to d av ía definido; sin em bargo, re su lta claram en te irre a l cu an d o
el tiem p o d e la fo rm a v erb al y el de la en u n ciació n coinciden, y la o ració n h a c e alusión a un ad u lto
d e o scuros ojos castaños: D e to d o ello se d ed u ce q u e el valor de irrealid ad e n el ahora enunciativo
q u e el im p erfecto d e subjuntivo asum e e n d eterm in ad o s contextos n o se desgaja sólo d e la m ism a
fo rm a v erbal, sino de la con junción del v alo r básico de dicha form a — a saber: ‘no re a lid a d ’— , m ás
o tro s elem en to s lingüísticos o extralingüísticos. L a p ró tasis si tiene se o p o n e a si tuviera p o rq u e la
d iferen cia d e m atiz m o d al (expresión de p osibilidad en el caso del indicativo fre n te a ex p resió n de
p ro b ab ilid a d e n el im p erfecto de subjuntivo) se tra d u c e en u n a diferencia en la fo rm a verbal; si
tuviera se o p o n e a si ahora tuviera p o rq u e la d iferen cia de valor m odal (p ro b ab ilid ad m e n o r fre n te
a irrealid ad ) se tra d u c e e n un cam bio ex tern o a la fo rm a verbal en cuestión (cf. P o rc a r 1993: 67).
E l posible v alo r d e irrealid ad q u e p u e d e ex p resar el im perfecto de subjuntivo ha sido explicado
p o r algunos lingüistas com o p ro d u c to de u n a dislocación tem p o ral del v alor básico d e an te rio rid a d
de la m ism a (R o jo 1974). O tro s au to res, sin em bargo, d u d an en o to rg arle a dicha fo rm a un v alor
básico d e a n te rio rid a d al origen, ya q u e son frec u en tes los contextos en los q u e esta p re se n ta u n a
refe ren cia tem p o ral o rie n ta d a hacia el p re se n te o el fu tu ro , p o r lo q u e se d e c a n ta n p o r co n sid erar
qu e, en gen eral, cu an d o el h ab la n te usa las form as p erte n e c ie n te s al m odo subjuntivo, su b o rd in a la
ex p resió n d e la refe ren cia tem poral en favor de la m o d alid ad con la q u e desea te ñ ir los hechos
q u e enuncia.

A continuación, se describirán los esquemas m odales-temporales más frecuentes


de expresión de los tres tipos fundam entales de oración condicional, de acuerdo con
el criterio de cómo el hablante plantea la probabilidad de cumplimiento de los
acontecimientos denotados por la oración— ; 15 a saber: condicionales ‘reales’
(§ 57.2.2), condicionales ‘potenciales’ (§ 57.2.3), y condicionales ‘irreales’ (§ 57.2.4).

57.2.2. Condicionales reales

Como ya se vio, corresponden a este tipo las oraciones condicionales que ex­
presan hechos que iban o van habitualm ente ligados, o de los que se espera un
cumplimiento probable en el futuro.

57.2.2.1. < S i + presente de indicativo + presente de indicativo>

Tal como suscriben los trabajos especializados basados en corpus, sean orales
o escritos, la secuencia modal-temporal más frecuente en las estructuras condicio­
nales introducidas por si es, sin duda, la que presenta una forma verbal de presente
de indicativo en ambas cláusulas (cf. M ontolío 1990: cap. 5; Sóhrman 1991: 58; Se­
rrano 1994: 74). Este esquema adm ite los siguientes usos:

15 L a e x p osición d e to d o s e sto s tip o s d e e s q u e m a s c o n d ic io n a le s se b a s a , e n b u e n a m e d id a , e n la o b r a d e S ó h rm


(1991) y S e rra n o (1994).
Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo... 57.2.2.1

(a) Un prim er tipo de usos lo constituyen oraciones que expresan acciones parcial
o totalmente paralelas. Siempre es un verbo imperfectivo o incluso un verbo estativo
r__¿- § 46.3.2.1] el que constituye el predicado de una de las cláusulas —y muchas
veces de las dos— (sobre construcciones como las de (16), véase el § 57.3.3).

(16) Si es por lo que nos apoya, no le debemos nada; Si yo he aprendido es


porque me han enseñado. [Esgueva y C antarero 1981: 222]

(b) Otro grupo im portante de estructuras que presentan dicha secuencia de formas
verbales está form ado por oraciones que expresan acciones habituales o reiteradas,
o verdades omnitemporales; estos son los casos en los que si parece equivaler a
cuando (véase el § 57.9.3) [-► §§ 48.5.1 y 50.2.4.1]:

(17) a. Si tú hablas con un paleto, resulta que te empieza a hablar de... de


los... pepinos y de cómo están las calabazas. [Esgueva y Cantarero
1981: 58]
b. Si dos personas se comprenden, no hay por qué atarse. [Esgueva y
C antarero 1981:143]
c. Si no te casas tú por tu propia voluntad, te casan. [Esgueva y C an­
tarero 1981: 379]

(c) U n tercer tipo de ejemplos de condicionales reales está compuesto por oracio­
nes cuyas prótasis funcionan como una explicitación del trasfondo discursivo o, en
otros términos, como un m arcador del fondo discursivo (de acuerdo con la deno­
minación de Sohrm an 1991: 37). La particularidad de estos antecedentes radica en
que el contenido de la forma verbal hace explícito que la prótasis constituye el
universo del discurso a partir del cual debe interpretarse el consecuente. El lenguaje
periodístico y, en general, el del ensayo, utiliza este tipo de estructura de m anera
recurrente, con locuciones verbales como tener en cuenta, poner en relación con,
tomar en consideración, fijarse, analizar, comparar, contrastar, etc., o bien exceptuar,
olvidar..., con el propósito de llamar la atención sobre un nuevo argumento que se
presenta para apoyar un razonam iento, como ilustran los ejemplos de (18a, b). Este
uso se da también en la lengua conversacional, generalm ente cuando el hablante
está llevando a cabo algún tipo de exposición o argum entación, como en (18c).

18) a. Sí te fijas en las ciencias físicas, casi todo aquello que nos interesa
hum anam ente del mundo que nos rodea —los colores, los paisajes,
los objetos de tam año medio, etc.— ha de quedar al margen tan
pronto como te pones a hacer física. [Revista de Occidente, abril-
1991, 33]
b. Esta versión es (...) casi un dram a con sordina, si lo comparamos
con otras versiones anteriores y posteriores. [El País, 18-V-1997]
c. Si analizas un poco, encuentras causas justificadas para, para reac­
cionar como reaccionaba. [Esgueva y Cantarero 1981: 375]

(d) Un cuarto grupo es aquel en el cual el sentido de la apódosis expresa una


evaluación de la acción de la prótasis, evaluación que suele llevarse a cabo a través
57.2.2.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3664

de <ser + adjetivo> u otro verbo que sirva de cópula como estar, parecer y resultar,
o bien otro verbo que reform ule el significado de la cláusula anterior.

(19) a. Si se enam oran de mí, por ejemplo, pues es muy lioso. [Esgueva y
C antarero 1981: 57]
b. Si en quince m inutos no se recupera, quiere decir que ya la ha
palmao. [Briz 1995: 123]

(e) U n nuevo subtipo lo constituyen aquellos esquemas que tienen presente de


indicativo en ambas cláusulas pero la form a verbal de la apódosis está orientada
hacia el futuro; es decir, la prótasis expresa una acción en el m om ento ahora de la
enunciación, y provoca otra situación en el porvenir; tanto la acción de la prótasis
como la de la apódosis se dejan sentir como venideras. A menudo, como m uestran
los ejemplos de (20), el verbo de la apódosis es un modal.

(20) a. Si me piden que dimita, lo hago y listo; La sociedad, si hay que


cambiarla, se la puede cambiar. [Esgueva y Cantarero 1981:19]
b. Si tú, por ejemplo, bebes cerveza, y vas una noche de fiesta ¿no? y
bebes cerveza, pues sí, te puedes m arear un poco. [Briz 1995: 125]

Resulta difícil establecer qué tipo de diferencia, si la hay, existe entre esta
combinación y aquella en la que el presente de la prótasis se correlaciona con un
futuro en la apódosis, como resultaría en las siguientes versiones de (20 a): Si quieren
que dimita, lo haré y listo; Si hay que cambiarla, se la podrá cambiar,

(f) Este esquema m odal-tem poral, <si + presente + presente> , por último, puede
corresponder tam bién a construcciones con apódosis exhortativas, como (21a), en
las que el presente equivale a un imperativo (véase el § 57.4.3.1 para este último
caso). Por último, esta secuencia es tam bién el patrón verbal de las condicionales
indirectas, característicamente interactivas (§ 57.4), como (21b, c).

(21) a. Si no te gusta vivir aquí, agarras la puerta y te largas.


b. Después, si quiere que le diga la verdad, cuando uno empieza a
entender, uno empieza a hablar. [Esgueva y Cantarero, o. cit., 17]
c. Te pongo un jota be, pero, hielo no hay, con agua, si quieres. [Briz
1995:115]

57.2.2.2. < Si + presente de indicativo + futuro de indicativo>

Este esquem a tem poral expresa por lo general expectativas que el hablante
supone bien fundadas; esto es, muy raras veces se utiliza para meras especulaciones,
de ahí que algunos especialistas hablen aquí de mundos anticipados factuales, tal es
el grado de probabilidad de cumplimiento de la apódosis que parece m anejar el
hablante, como en (22a, b). E n este tipo se incluyen tam bién los ejemplos de este
esquem a cuyas apódosis contienen una intención o promesa (véase (23a, b)). Ge­
neralm ente, el uso del futuro en la apódosis subraya la sucesión de dos eventos que s
se dan uno tras el otro y que no constituyen acciones paralelas.
3665_____ Tipología semántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo... 57.2.2.3

(22) a. Si ellos [los extraterrestres] tienen ese cuerpo tan diferente no se


podrá llegar a un matrimonio. [Esgueva y C antarero 1981: 60]
b. Si usted quiere preguntar, procuraré contestarle. [Esgueva y Can­
tarero 1981: 222]
(23) a. Si saco la oposición me dedicaré al, al desempeño del cargo. [Es­
gueva y C antarero 1981:100]
b. Si no cumplen lo que han dicho, en las próximas elecciones vota­
rem os a otro partido.

E n los ejem p lo s p ro c e d e n te s de interacción o ral p u e d e n e n c o n tra rse casos e n los que el fu tu ro


presenta v alo r d e p ro b ab ilid a d , que, p o r tan to , incide no ta n to e n la previsibilidad d el cum plim iento
de la apódosis, co m o m ás b ie n en su cará c te r contingente: Si usted conoce un p o c o de inglés... lo
sabrá, com o supongo [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 11]; Si ellos dicen que tienen una Lógica tridem en-
sional, tú les dirás a lo mejor... [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 58]. E n estos ejem plos, dicho v alo r de
incerteza q u e d a su b ray ad o p o r la presen c ia de las expresiones com o supongo y a lo mejor, re sp e c ­
tivamente.
O tro g ru p o d e ejem p lo s c o rre sp o n d e a enunciados q u e tien en fo rm a de instrucciones, y que
equivalen a secu en cias d e p re se n te s co n valor h ab itu al o d e re ite ra c ió n . L a d iferen cia es q u e , al
utilizar el fu tu ro e n el co n secu en te, el en u n ciad o se individualiza y p a re c e re fe rirse a cad a reali­
zación p osible e n lu g ar d e a u n a generalización. A l individualizar el en u n ciad o , el lo cu to r insiste
en que el suceso d e la p ró tasis sea u n a condición indispensable p a ra la consecuencia o b te n id a en
la apódosis, y a q u e se u san tiem pos distintos: Si quiere liberar su autom óvil, el dueño del coche
atrapado deberá llam ar a uno de estos teléfonos.

57.2.2.3. <Si + presente de indicativo + condicional>

Esta correlación, ejemplificada en una oración como Se rumorea que las centra­
les sindicales quemarían los acuerdos si no se ofrece trabajo a sus afiliados, se refiere
tanto a acontecimientos simultáneos al ahora de la enunciación —al momento en
el que se produce el enunciado— , como a hechos proyectados hacia el futuro. Se
trata de un esquem a híbrido, ya que el presente de la prótasis constituye discurso
directo, mientras que la referencia tem poral del condicional que aparece en la apó­
dosis parece expresar la idea de que el enunciado en cuestión constituye un caso
de discurso referido y de que, por lo tanto, existe una enunciación previa de la
información propuesta por la oración condicional [—> Cap. 55]. La inserción del
condicional aquí impone un distanciamiento con respecto a lo enunciado, puesto
que señala que no se trata de ideas propias del enunciador; ello explica que sea un
esquema predom inantem ente utilizado p o r el lenguaje periodístico: Si el PS asiste
hoy a la nueva sesión de los trabajos, Ies sería difícil a los radicales mantenerse al
margen; Si el gobierno francés firma los acuerdos, resultaría extraño que España m an­
tuviera el contencioso en Bruselas.

E sta co rrelació n ap arece tam b ién en los co rp u s orales (Si nos quedam os sin agua, nos en fa d a ­
ríamos; Si quiero ir a ver una obra y no quedan entradas, m e resignaría a n o ver la obra), y su v alor
ya no p arece e s ta r relacio n ad o con casos de discurso referido, sino con v alo res m o d ales de d iferen tes
grados de ex pectabilidad. D e acu erd o co n los análisis sociolingüísticos (cf. S e rra n o 1994:120), la
presencia del co n d icio n al e n contextos com o estos constituye u n fe n ó m e n o en p rogreso, del que
parece posible a u g u ra r u n avance e n co m p eten cia con las fo rm as indicativas.
57.2.2.4 LAS C O N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3666

57.2.2.4. < S i + presente de indicativo + tiempos de pasado en indicativo>

Las combinaciones del presente en el condicionante con tiempos de pasado en


el condicionado aportan a la noción de ‘realidad’ expresada por la oración algún
valor añadido (de evaluación, de m arcador del fondo discursivo, o metadiscursivo).
En general, esta combinación de tiempos se limita a unas pocas posibilidades.

(a) La apódosis constituye un com entario o evaluación del contenido de la prótasis,


como ejemplifica la oración Si es así, se equivocaron.

(b) La prótasis en presente funciona a modo de m arcador del fondo discursivo,


como: Jamás espió para los chinos, si se consideran los documentos recientemente
exhumados.

(c) La prótasis corresponde a una condicional indirecta (§ 57.4) y, por tanto, modifica
la enunciación de la apódosis: Esto sucedía, si no me engaño, allá por el año 69.

(d) U n último grupo lo constituyen aquellas oraciones en las que se produce una
hibridación de dos niveles de enunciación o, en otros términos, de dos tipos de
discurso, directo y referido. Así, en la oración E l ministro declaró sobre este aspecto
que le parecía una inconveniencia, si se desea mantener buenas relaciones con el país
vecino, que los políticos españoles participaran en la campaña electoral fivncesa, el
imperfecto propio del estilo indirecto correspondiente a un locutor anterior (parecía)
se combina con otra form a verbal, el presente (si se desea), propia del estilo directo
del enunciador cuya declaración relata el hablante.

57.2.2.5. < S i + imperfecto de indicativo + impeifecto de indicativo>

El valor prototípico de las oraciones pertenecientes a esta combinación de for­


mas verbales es el de expresar la habitualidad en el pasado. En estas oraciones, si-
equivale a cada vez que, siempre que, cuando (véanse los §§ 50.2.6.1 y 57.9.3), más
un elem ento de duda respecto a la realización de la prótasis (la suposición), si bien,
en caso de que se dé la circunstancia descrita por la prótasis, no se presenta como
dudoso el cumplimiento de la apódosis. El carácter reiterado de la asociación entre
ambos hechos lleva al hablante a considerarla como probable y, en consecuencia, a
presentarla como tal, mediante sendas formas de indicativo.

(24) a. Iba con estos algunas veces en un autocar [...], si había domingos
que no iban, otro domingo [...] aparcábamos el coche en la estación
y nos íbamos en el tren. [Esgueva y C antarero 1981: 354]
b. Seguíamos hablando en el cuarto de estar o bien en su habitación,
si, por ejemplo, papá estaba acostado, para no molestarle. [Esgueva
y C antarero 1981: 367]

E n o tro s casos, este esq u em a refleja la co rre la ció n p ro p ia del estilo in d ire cto de p a sa d o cuando
re to m a la secu en cia d e fo rm as verbales de p re se n te h a b itu a l [— > § 47.2.1]: E n aquel m o m e n to creía
que si se iba a intentar una aproximación a la problem ática de la planificación fa m ilia r en España,
era fu n d a m e n ta l recabar la opinión de todos los afectados; entonces tuve un conflicto con E l (...) y
Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiem po... 57.2.3.1

decidí que si existía, era una m ala persona [El País, 21 -VII- 1996]. A h o r a b ien , d a d o q u e en esp añ o l
se produce u n a n eu tralizació n e n el sistem a verb al e n tre la fo rm a de fu tu ro y la de p resen te, que
puede asum ir v alo res p ro p io s d e aq u ella (com o m u e s tra la o ració n S i la sem ana próxim a acabo el
dichoso capítulo, te invito a cenar), la secuencia de im p erfecto s de indicativo, en ta n to que caso de
estilo in d ire cto d e p asad o , p u e d e tam b ién refe rirse a u n esq u e m a de p re se n te s q u e expresan p o s­
t e r i o r i d a d y n o sim u ltan eid ad , com o es el caso d e los q u e ap a re c e n e n el ejem p lo anterior, que
convertidos al c o rre sp o n d ie n te estilo refe rid o d e p asado, resultan: Te p ro m etí que si la sem ana
siguiente acababa el dichoso capítulo, te invitaba a cenar, d o n d e se o b serv a qu e la n eu tralizació n
futuro-presente conlleva la n eu tralizació n e n el estilo re fe rid o d e p a sa d o e n tre las form as d el co n ­
dicional y las d el im p erfecto [— > §§ 44.3.1.2 y 44.3.3].
E n ocasiones, el im p erfecto p ro p io del discurso re fe rid o q u e a p a re c e en la apódosis fo rm a
parte de la p erífrasis co n v a lo r de fu tu ro < ir + a + in fin itiv o > [— > §§ 45.1.5, 50.1.2.1 y 51.3.2.1]
yt en consecuencia, la fo rm a v erb al en su to talid ad p re se n ta u n v alo r eq u iv alen te al de u n co n d i­
cional, p o r lo q u e p u e d e co n sid erarse u n a variedad del esq u em a an alizad o en el epígrafe siguiente:
Ella creía que vosotros n o ibais a ayudam os si llegaba la ocasión. L a selección de la form a verbal
perifrástica fre n te a la o p ció n posible del condicional (Ella creía que vosotros n o nos ayudaríais)
parece ex p resar el h ech o d e q u e se tra ta de u n a acción a ú n n o realizad a, p ero sí relatad a, e n el
m om ento d e la enu n ciació n .

57.2.2.6. < S i + im perfecto de indicativo + imperfecto de subjuntivo>

N ó tese q u e cu an d o el discurso refe rid o re la ta u n en u n ciad o directo q u e p re se n ta un im perativo


en la apódosis, la fo rm a c o rre sp o n d ie n te pasa a se r u n im p erfecto de subjuntivo,· de este m o d o ,
una o ració n com o Si quiere, haga la reseiva se convierte en M e dijeron que (...) si quería que hiciera
la reseiva [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 236] y, de igual m an era, Si tienes preocupación, n o te preocupes
pasa a ser M e dijeron que (...) si tenía preocupación p o r el exam en de Preu, que no m e preocupara
[Esgueva y C a n ta re ro 1981: 326],

57.2.2.7. < S i + im perfecto de indicativo + condicional>


L as o racio n es q u e p re se n ta n este esquem a constituyen casos de discurso refe rid o y, p o r ta n to ,
se refieren a acciones fo rm u lad as e n p re se n te y fu tu ro , resp ectiv am en te, in se rtas e n un en u n ciad o
form ulado p o r o tro h ab lan te: E l profesor aseguró que si m e esforzaba con las m atem áticas, tam bién
podría hacer aquella carrera; R icardo nos prom etió que si le aum entaban el sueldo, nos invitaría a
cenar; Sus padres le habían dicho que si aprobaba el curso que vendría a E spaña con los abuelos
[Esgueva y C a n ta re ro 1981: 234].

57.2.3. Condicionales potenciales

57.2.3.1. < Si + imperfecto de subjuntivo + condicional>

Es este el esquem a clásico de las condicionales del tipo potencial y, en efecto,


el análisis de corpus dem uestra que se trata de la combinación modal-temporal más
frecuente con dicho valor, aunque el español dispone de otros esquemas para ex­
presar la noción de potencialidad, o no compromiso con la probabilidad de cum ­
plimiento de lo expresado. Cuando este esquema tiene valor contingente —recuér­
dese que puede también expresar irrealidad, como se vio en el § 57.2.1.1— las dos
formas verbales que concurren en la oración describen sucesos orientados hacia el
futuro: el hablante presenta una acción venidera y m uestra su vacilación ante la
probabilidad de realización del suceso.

(25) a. ...A un quinto de volumen, de del..., de las posibilidades reales de


del... del chisme. Porque si lo pusiéramos com pletam ente sería, sería
imposible. [Esgueva y C antarero 1981: 333]
57.2.3.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3668

b. Si me fuera, tendría que ser a... una ciudad m editerránea. [Esgueva


y Cantarero 1981: 336]
c. Me sorprendería m ucho si resultara que pudiéram os encontrar al­
guna form a de ayudar a los pacientes afásicos. [Revista de Occidente,
119, junio 1991: 34]

El hablante utiliza esta estructura tam bién para imaginar situaciones claramente
diferentes a las actuales, contrastando las consecuencias previsibles en caso de que
aquellas se diesen (a este respecto, véase lo referente a la función discursiva de
contrastar opciones en el § 57.1.4.2). No se trata tanto de que dicho esquem a ex­
prese aquí irrealidad, ya que el m undo real de la enunciación y el m undo posible
(lingüístico) del enunciado podrían llegar a coincidir en un futuro; se trata, más
bien, de plantear una situación no real en la actualidad, en el m om ento del habla,
a fin de prever la consecuencia posible para el caso de que se diera. E ste valor es
el que presentan oraciones como las que siguen: O sea que no estudia, pero que si
lo estudiara, lo sabría [Esgueva y Cantarero 1981: 171]; Quizá realmente estoy acos­
tumbrada y... y no sé... vamos, yo pienso ele todas formas que si tuviera... que si tuviera
¡a habitación separada... se... no sé... tampoco tendría tanto contacto con m i hermana
¿no? [Esgueva y C antarero 1981: 366],
E n algunos ejemplos encontramos subordinados otros valores de carácter in­
teractivo; en concreto, de atenuación: el no compromiso con la probabilidad de
cumplimiento de lo expresado que conlleva este tiempo imperfectivo del subjuntivo
parece acarrear un valor posible de mitigación de la aserción. Eso explica la apa­
rición de este esquema condicional en enunciaciones corteses (Si usted pudiera en­
tregarme un ejemplar, yo le quedaría muy reconocido), o modestas (Si tuviese que
definir m i mérito, sólo podría hacerlo indicando que ha sido el de todo un equipo).

E n algún caso el ad v erb io realmente p re c e d e al v erb o de la prótasis, y la sum a del valor d e no


pro b ab ilid a d p ro p ia d el subjuntivo, m ás el significado de dicho adverbio, q u e «indica q u e las cosas
son, se h acen u o cu rren com o se expresa en el verbo y no de o tro m odo q u e p o d ría p a re c e r o
pen sarse» [DUE II: 942], d a com o resu lta d o u n a e stru c tu ra ecoica o citativa, en la q u e se recoge
u n discurso an te rio r, cuya v erd ad es p u e s ta en tela de juicio; así, en u n a o ració n com o: Si realmente
m e quisieras, n o m e harías sufrir [R eyes 1995: 42] se p ercibe el eco de u n a en u n ciació n previa, «te
q u iero » , q u e re to m a el h a b la n te p a ra discutirla. A lgo sem ejan te o cu rre en: Si realm ente fuéram os
una secta, estaríamos en los tribunales, pero no se ha dem ostrado nada [Marie Claire, ju n io 1990],
oració n en la q u e la p ró tasis recoge u n a afirm ación previa («son u n a secta») y la d esm ien te.
D e acu erd o con el estu d io sociolingüístico de S erran o (1994: 130), esta v a rian te d e expresión
de la p o ten cialid ad es la m ás p ra c tic a d a p o r las m ujeres, los estra to s socioculturales m ás altos y la
p rim e ra g en eració n . C o n esto p arece confirm arse la id ea de que las fo rm as e s tá n d a re s se asocian
con los niveles so cio cu ltu rales m ás alto s y co n el sexo fem enino. A sim ism o se observa u n a ten d en cia
a q u e se an fu n d a m e n ta lm e n te los jó v en es de nivel sociocultural alto los principales p ro m o to re s de
este uso. E s p red ecib le, p o r consiguiente, q u e se siga co n sid eran d o a esta v arian te com o la m ás
p restig io sa p a ra la ex p resió n de p o ten cialid ad , lo q u e se co rro b o ra p o r la frec u en cia co n q u e la
m ism a ap arece e n tre las m u jeres d e clase m edia, q u e son los h ab lan tes m ás te n d e n te s a u tilizar las
fo rm as q u e p o r su fu n ció n les co n fiera n u n m ayor estatu s social.

57.2.3.2. < S i + imperfecto de subjuntivo + imperfecto de indicativo>

D e acuerdo con los estudios estadísticos de corpus de lengua oral (Serrano


1994: 75), este es el segundo esquem a más frecuente de expresión de potencialidad.
3669 Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo... 57.2.3.2

(26) a. Y o creo que si en el A teneo pusiesen habitaciones... se hacía un


negocio harto eficiente, sí. [Esgueva y Cantarero, o. cit., 107]
b. Si mi herm ana llegara, se m etiera en su habitación, se olvidara de
todo [...] yo llegara, me m etiera en mi habitación y me olvidara de
todo, ¡se me venía todo abajo!, de verdad. [Esgueva y Cantarero
1981: 365]

La aparición del imperfecto de indicativo [—» § 44.3.1.2] en la apódosis de


este esquema constituye un uso no normativo, pero se encuentra notablem ente ex­
tendido en registros coloquiales del español, de m odo que podría considerarse un
esquema propio del estándar informal. La presencia del imperfecto de indicativo en
el consecuente refleja la alternancia entre esta forma verbal y la forma esperable del
condicional —y, en general, entre las formas expresivas de posterioridad y las de
simultaneidad— de la que se habló en el epígrafe anterior, si bien diferentes gra­
máticos explican la aparición del imperfecto en este contexto de acuerdo con pers­
pectivas teóricas distintas, 16 aunque todos coinciden en aceptar que la forma indi­
cativa resulta más asertiva, e implica un mayor compromiso del hablante con la
realización de la apódosis en caso de que se cumpla la prótasis —de ahí las expre­
sivas apostillas que aparecen tras la oración condicional en los dos ejemplos ante­
riores: sí y de verdad— . P or otro lado, no parece que este esquema sustituya al
estándar (imperfecto-condicional), sino que el hablante lo m aneja como una variante
sintáctica más a su disposición para expresar creencia en una mayor probabilidad
de cumplimiento de lo propuesto en la apódosis en caso de cumplimiento de la
proposición protática.

57.2.3.3. < S i + im perfecto de indicativo + imperfecto de indicativo>

E xiste la posib ilid ad su b e stá n d a r de que la p o ten cialid ad de la p ró tasis se exprese tam bién
m ediante u n im p erfecto d e indicativo. E l h echo de q u e si tenía 17 co m ien ce en algunos registros de
la lengua actu al a su stitu ir a si tuviera p arece c o rro b o ra r la hipótesis q u e in te rp re ta estos procesos
de sustitución com o casos de co n m u tació n de categ o ría m o d al, de indicativo p o r subjuntivo (cf.
L avandera 1984: 134-35 y Silva-C orvalán 1984), y no de la tem p o ral, ya q u e no p a re c e te n e r m ucho
sentido co lo car u n a fo rm a dislocada (u n p asad o q u e pasa a expresar fu tu rid ad : tenía) en lu g ar de
otra q u e ya lo estab a (el im p erfecto de subjuntivo estuviera), sobre to d o si se considera q u e con
ambas fo rm as d e p asad o se lo gra idéntico efecto significativo, la ex p resió n de n o realidad, com o
m uestran los ejem plos: Si m e ocurría, n o m e daba p o r vencida; Si m e decían eso, m e aguantaba. Se
trata de u n a co n stru cció n de g ran incidencia e n los gru p o s sociolingüísticos b ajo s (cf. S erran o
1994:137).

Así, p o r e je m p lo , R o jo (1986: 3 1 3 ) lo c o n s id e ra un c a so del s e g u n d o tip o d e d islo c a ció n te m p o ra l [— > § 4 4 .3 .3 ],


la q u e c o n d u c e a la irre a lid a d m o d al. P a ra V e ig a (1991) n o co n stitu y e sin o u n a p r u e b a m ás d e la n e u tra liz a c ió n de
la o p osición m o d al in d ic a tiv o -su b ju n tiv o e n los co n te x to s co n d ic io n a le s e n fa v o r d e la o p o sic ió n re a lid a d versus irre a lid a d
(de a c u e rd o c on la cual el im p e rfe c to e q u iv a le p e rfe c ta m e n te al c o n d ic io n a l, p u e s a m b o s c o in c id e n e n se r fo rm a s ex p re-
sadoras d e irre a lid a d , lo m ism o q u e el im p e rfe c to d e su b ju n tiv o , tie m p o q u e o c u p a b a h istó ric a m e n te e ste c o n te x to )
[— =*■ § 44 .3 . 1.2 ], R e m itim o s al le c to r al c a p ítu lo 44 a c e rc a d e to d o lo r e la c io n a d o c o n los p o sib les v a lo re s d e irre a lid a d
que p u e d e a d q u irir el im p e rfe c to d e in d icativ o , así c o m o s o b re lo c o n c e rn ie n te a la d e sc rip c ió n d ia le c ta l d e los m ism o s.
17 C o m o s e ñ a la P o r c a r (1993: 75, n o ta 22), e n len g u a s c o m o el fra n c é s, en las q u e la o ra c ió n co n d icio n al ‘n o re a l’
utiliza s is te m á tic a m e n te e n la p ró ta s is fo rm a s d e l m o d o in d icativ o , la in a c tu a lid a d re s u lta e fe c tiv a m e n te del d e s a ju s te e n tre
el v alor te m p o ra l d e la fo rm a v e rb a l ( p re té r ito im p e rfe c to si j'a v a is ) y el c o n te x to p re s e n te - f u tu r o d e lo s h e c h o s q u e e x p re sa
(D ietrich 1981: 408). W e in ric h (1968) p la n te a el te m a m uy a c e rta d a m e n te , p o r c u a n to c o n s id e ra q u e ta n to el su b ju n tiv o
com o la m e tá fo ra te m p o ra l s o n d o s m a n e ra s d e las q u e se v a le n las d istin ta s len g u a s p a r a lim ita r la v a lid e z d e l d isc u rso :
el francés, n o rm a tiv a m e n te , h a o p ta d o p o r la m e tá fo ra te m p o ra l; el e sp añ o l, p o r el su b ju n tiv o .
57.2.3.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3670

57.2.3.4. <Si + condicional + condicional>

L a posibilidad de que aparezca una form a de condicional en lugar de un im­


perfecto de subjuntivo en las prótasis de las condicionales potenciales (Si tendría
dinero, compraría un coche todo terreno; Si aprobaría el carné de conducir, este verano
podríamos viajar en coche) caracteriza dialectalmente algunos usos lingüísticos de
cierta área septentrional de la Península 18 y no es desconocida en alguna variedad
del español de América; en concreto, Lavandera (1979,1984) llevó a cabo un análisis
sociolingüístico del fenóm eno en el habla de Buenos Aires. D e acuerdo con su
estudio, en el habla de la zona el condicionante si tendría constituye una posibilidad
sintáctica que se caracteriza, frente a la prótasis con presente de indicativo (si tengo),
en que no puede expresar «realidad», y, respecto de la prótasis con imperfecto de
subjuntivo (si tuviera), en que no puede expresar nunca «contrario a lo enunciado».
D e acuerdo con esto, si tendría no constituye una m era variante vulgar del condi­
cionante potencial en imperfecto de subjuntivo, sino que se diferencia funcional­
m ente de las otras dos posibilidades porque perm ite presentar una situación hipo­
tética sin comprom eterse expresam ente con ningún grado de probabilidad.

E l estu d io d e la correlación e n tr e e) u so d e dicho esquem a y d e te rm in a d o s g ru p o s sociales


lleva a la a u to ra a afirm ar q u e el uso d e u n sistem a co n tres grados de p ro b ab ilid a d va asociado a
u n g ru p o social d e m en o r nivel de ed u cació n , el cual ejerce m en o r co n tro l sobre la re a lid a d y es
p o r ello m ás proclive a ex p resa r hip ó tesis n e u tra s (véase R id ru ejo 1989, p a ra u n a rép lica a este
aspecto d e la tesis d e L av an d era, así com o S erran o 1992, 1993, 1994: 109-112, acerca del v alor
g en eral d el co n d icio n al e n co n textos p ro tátic o s) [— > §§ 44.3.1.2 y 44.5],
P o r su p a rte , Silva-C orvalán (1984, 1985, 1986, 1989) realiza tam bién u n estu d io so b re el e m ­
p le o d e la p ró tasis si tendría en el h ab la de C o varrubias (B urgos) y lo explica a p a rtir d el ‘principio
de d istan cia’ — q u e le p e rm ite d a r c u e n ta tam b ién de la aparició n de im p erfecto de indicativo ta n to
e n la p ró tasis co m o en la apó dosis de las condicionales p o ten ciales— , de acu erd o co n el cual se
o bserv a u n p ro ceso g en eral p o r el q u e el h a b la n te se deshace de las form as verbales q u e expresan
m o d alid ad (fo rm as d e subjuntivo; e n este caso, e n co n creto , im perfecto) en favor de las q u e sien te
m ás cercan as, asertivas y fácilm ente com prensibles (form as indicativas; e n concreto, co ndicional e
im p erfecto d e in dicativo).

57.2.4. Condicionales irreales

57.2.4.1. < S i + imperfecto de subjuntivo + condicional>

Cuando la oración irreal no se refiere, como suele, al pasado, sino al ahora de


la enunciación, es esta la secuencia de formas verbales empleada para expresarla.
Tal como se ha visto en el § 57.2.3.1 y, especialmente, en el § 57.2.1.1, cuando este
esquema verbal no se orienta al futuro sino al ahora de la enunciación o presente
del habla, expresa «contrario a lo enunciado», como ejemplifican las oraciones de
(27):

18 Á r e a q u e se e x tie n d e p o r N a v a rra , L a R io ja , P a ís V asco y g ra n p a rte d e la p ro v in c ia d e B u rg o s, P a le n c ia e in clu so


S o ria , V a lla d o lid y la fra n ja d e A ra g ó n lim ítro fe c o n N a v a rra y L a R io ja (cf. L ló re n te 1968: 1 9 9 4 Ί 9 9 5 ). E l d e sp la z a m ie n to
d e l im p e rfe c to d e su b ju n tiv o e n fa v o r d e l c o n d ic io n a l se p r o d u c e ta m b ié n e n o tro s c o n te x to s sin tá c tic o s, c o m o es el caso
d e las o ra c io n e s o p ta tiv a s y e n s u b o rd in a d a s te m p o ra le s y fin a le s (L a p e s a 1980: 48 0 ). P a ra u n a ex p licació n d ia c ró n ic a del
f e n ó m e n o , v é a se R id ru e jo 1975.
3671 Tipología sem ántica de las oraciones condicionales y relación con el tiempo.. 57.2.4.2

(27) a. Si fueran de verdad trozos de spugnics, ellos mismos que los han
construido tendrían que saber identificarlos. [Esgueva y Cantarero
1981: 48]
b. Si fueras perfecto, pues mira... [Esgueva y Cantarero 1981: 83]
c. Si yo volviese a nacer, pues yo sería naturalista [Esgueva y C anta­
rero 1981: 228]

57.2.4.2. < Si + pluscuamperfecto de subjuntivo + pluscuampeifecto de subjuntivo o


condicional compuesto>

Esta construcción constituye la estructura prototípica de la expresión de la irrea­


lidad referida al pasado. E l pluscuamperfecto de subjuntivo [—*· §§ 44.5.2 y 45.2]
indica que la proposición protática es falsa porque describe un mundo posible no
realizado y sin posibilidades de llegar jam ás a producirse, pues las acciones del
pasado ya se llevaron a cabo y no admiten revisión. Este tipo de estructura expresa
lo que hubiera podido aconteceder, pero no lo que de veras sucedió, como m uestran
los ejemplos de (28)

(28) a. Si no hubiera sido por la salud, hubiera seguido adelante. [Esgueva


y C antarero 1981: 5]
b. Si hubiéramos empezado antes..., hubiéram os llegado ya. [Esgueva
y C antarero 1981: 89]
c. Si hubiera ocurrido esto aquí en E spaña ¿no? hubieran dicho: «estos
extranjeros, tal y cual ¿no?» [Esgueva y Cantarero 1981:158]

En el contexto sintáctico de las apódosis de las condicionales irreales de pasado


es posible la alternancia entre las formas verbales compuestas del pluscuamperfecto
de subjuntivo y las del condicional compuesto, alternancia que algunos especialistas
(véase, por ejemplo, Klein A ndreu 1986: 117, nota 17) w entienden como paralela
a la que se produce entre las formas del condicional, las del imperfecto de subjuntivo
y las del imperfecto de indicativo en las prótasis de las condicionales potenciales (si
tendría, si tuviera, si tenía; remitimos al § 57.2.3.2). A hora bien, en los ejemplos
procedentes de corpus de lengua oral sólo se encuentran en la apódosis formas de
pluscuamperfecto de subjuntivo, y la lengua escrita periodística se decanta también
claramente por esta secuencia de formas verbales. La flexión en condicional com­
puesto sólo aparece, pues, en ejemplos aislados de lengua escrita preferentem ente
de carácter literario: Si hubiese usado mis imágenes mentales —y esto va a sonar muy
a David Lynch— habría pensado en las reses que cuelgan en una carnicería [El E u ­
ropeo, octubre 1988: 70].

E n ocasiones, esta secu en cia constituye u n ejem p lo d e discurso in d ire cto , p e ro siem pre q u e se
presenten los aco n tecim ien to s com o defin itiv am en te no cum plidos en el p asado; así del en u n ciad o
en estilo d irecto Si n o estuviera tan cansada, saldría con vosotros esta n oche se o b tien e la o ració n
de discurso refe rid o d e p asad o Recordó que dos años antes les había d icho que si n o hubiera estado
tan cansada, habría salido con ellos aquella noche.

w D e s d e o tro p u n to d e vista, e s to s caso s d e n e u tra liz a c ió n se c o n s id e ra n d islo c a cio n e s del v a lo r te m p o ra l b á s ic o d e


la fo rm a de l im p e rfe c to d e in d ic a tiv o ( R o jo 1974) [— > § 44.3.3],
57.3 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3672

57.2.4.3. < S i + pluscuam perfecto de subjuntivo + condicional>

E ste esq u em a expresa ig u alm en te irrealid ad , p ero , m ien tras que la acción de la p ró ta sis p e r­
te n e c e al p asad o , la d e la apó dosis llega h a s ta el ahora de la enunciación. D a d o el significado de
« co n trario a lo ex p resad o » q u e conlleva e s ta construcción, n o so rp ren d e q u e los verb o s q u e ap a re c e n
e n la apó d o sis te n g a n p o r lo g en eral n a tu ra le z a estativa, m ien tras q u e el c a rá c te r d in ám ico de las
fo rm as verb ales q u e a p a re c e n e n la p ró ta sis obliga a la flexión en p lu sc u am p erfecto p a r a conseguir
la ex p resió n d e irrealid ad : Si hubiese escuchado a m i herm ano a estas horas estaría en H ollywood; Si
hubiese seguido sus im pulsos iniciales y no la razón, ahora no sería millonario.

57.2.4.4. < S i + pluscuam perfecto de subjuntivo + pluscuam perfecto de indicativo>

L a len g u a o ral in fo rm al — e n co rp u s p a ra el establecim iento de la n o rm a culta este esq u em a


sólo ap a re c e e n ejem plos p ro c e d e n te s de g rab acio n es secretas— utiliza en o casiones en las apódosis
irre a le s d e p asad o la fo rm a del p lu sc u am p erfecto de indicativo, lo que cabe in te rp re ta r com o u n a
p ru e b a m ás d e las n eu tralizacio n es m o d ales q u e se p ro d u c e n en el contexto d e las co nstrucciones
con d icio n ales (veáse V eiga 1991: 239): E l pájaro, que no estaba acostumbrado, si hubiera podido, se
había m archado [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 333]; Si nosotros hubiéram os querido, lo ha b ía m o s dado,
¿eh? [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 434].

57.2.4.5. < S i + pluscuam perfecto de indicativo + pluscuam perfecto de indicativo>

L a n eu tralizació n m o d al q u e p u e d e p ro d u cirse en la apódosis de las irre a le s de p asad o , a n a ­


lizada e n el ep íg rafe a n te rio r (§ 57.2.4.4), p u e d e d arse tam bién, en v aried ad es su b e stán d ar, en el
co n tex to d e la p ró tasis, d e m a n e ra q u e en am bas cláusulas ap arece un a fo rm a indicativa de p lu s­
cu am p erfecto (Si había ganado esa oposición, habíam os hecho una gran fiesta ). L os d a to s sociolin-
güísticos d e m u e stra n q u e esta v a ria n te se instituye com o un ind icad o r de los grupos socio cu ltu rales
m ás bajos, ya q u e existe u n fu e rte c o n tra ste e n tre los grupos que la utilizan (ho m b res, m u jeres y
p rim e ra s g en eracio n es del nivel b ajo ) y los q u e no la utilizan en ab soluto (m ujeres y p rim e ras
g en eracio n es d e los niveles m edio alto y alto ) (cf. S erran o 1994:153).

57.2.4.6. < S i + presente de indicativo + presente de indicativo>

C o n n o ta b le frec u en cia el español o ral ex presa la irrealid ad en el p a sa d o m e d ia n te la com bi­


n ació n d e p re se n te s d e indicativo; el se n tid o de p asad o se desgaja del discurso previo (Se produjo
una inquietante escena que, si la ven en el P arlam ento europeo, nos aspan), y ello p e rm ite re in te rp re ta r
com o irre a l la secuencia d e p resen tes. A m e n u d o la irrealid ad se d esp re n d e del c a rá c te r fo rm u la ­
rio d e la cláusula, com o e n la p ró tasis S i lo sé ({no vengo/no te lo digo/no os lo regalo, etc.}),
eq u iv alen te a «si lo h u b ie ra sabido». C aso se m ejan te es el de la p erífrasis verbal <llegar + a +
in fin itiv o > [— > § 51.3.3.2]: Si llego a saberlo a tiempo, lo im pido. A l estu d io de estas co nstrucciones
irreales, así co m o las re tó ric a s de tip o Si esa chica es guapa, yo soy Marilyn Monroe, se ded ica el
sigu ien te ep íg rafe (§ 57.3.1).

57.3. Construcciones particulares con si

57.3.1. Contrafácticas de indicativo

Pese a que los tratados gramaticales identifican la expresión de la no realidad


con la necesaria aparición del subjuntivo, el español oral coloquial dispone, sin em ­
bargo, de construcciones con formas verbales de indicativo que sirven para presentar
una información como irreal. E ste es el caso de las estructuras irónicas del tipo
Mira, si eso es música, yo soy Beethoven o Si tú eres rico, yo soy Rockefeller, 20 que

20 E n la tra d ic ió n g ram a tic a l a n g lo sa jo n a ( Q u irk e t alii 1985: 1094) e s te tip o d e e s tru c tu ra s c o n si h a rec ib id o el
Construcciones particulares con si 57.3.1

constituyen un procedim iento indirecto p ara negar la verdad del antecedente a tra-
vés de la falsedad evidente del consecuente («yo no soy, obviamente, Beethoven y,
por lo tanto, eso tampoco es música»). U na de las características de estas construc­
ciones es, precisam ente, la aparente ausencia de coherencia temática entre el con­
tenido proposicional del antecedente y el del consecuente; de hecho, tal ausencia
de pertinencia o relación significativa entre las cláusulas constituye justam ente la
clave que guía al oyente a interpretar el valor irónico de estos enunciados.

En realid ad , el fu n cio n am ien to de si en este tip o de co n stru ccio n es p u ed e se r explicado si­


guiendo la d efin ició n de este c o n e c to r en térm in o s de im plicación lógica: e n cu an to se evidencia la
falsedad m anifiesta d el en u n ciad o con ten id o en la apódosis, sólo es p o sib le que el de la p ró tasis lo
sea tam bién, ya q u e, a fin de q u e la to talid ad de la construcción condicional p u e d a se r co nsiderada
como v erd ad era, la ú n ica co m binación posible, u n a vez reco n o cid a la falsed ad del co n secu en te, es
dar p o r falso ta m b ié n el co n ten id o de la prótasis. P o r o tro lado, desde u n a perspectiva pragm ática,
cabe señ alar q u e e n esto s esq u em as se p ro d u ce u n a violación de las m áxim as griceanas (cf. G rice
1989), ta n to resp e c to a la d e can tid ad (se niega un co n ten id o de m a n e ra n o ta b le m e n te perifrástica),
como a la de calid ad (se afirm a u n co n ten id o , el de la apódosis, q u e es a todas luces falso).
E n la lab o r d e p o n e r d e m anifiesto la falsed ad evidente del co n secu en te, tie n e un p a p e l fre ­
cuente la p resen c ia en fática del sujeto p ro n o m in al y o en la apódosis, tal com o aparece en los
ejem plos p ro p u esto s. E llo se d eb e a q u e si la o ració n p re se n ta al h a b la n te com o sujeto, el in te r­
locutor reco n o cerá fácilm en te la falsedad del enunciado, p u e s sabe q u e no es B eethoven o R o c­
kefeller, sin ir m ás lejos. E n o tra s ocasiones, el h ab lan te o p ta p o r n e g a r en fá tic a m e n te el co n ten id o
de la p ró tasis u tilizan d o u n térm in o de com p aració n en la apódosis cuya irrealid ad resulte tam b ién
m anifiesta, a u n q u e n o se re fie ra a él m ism o, com o: Si esto es una silla de diseño, entonces los
monigotes que hace m i bebé son dignos del Louvre. E n esta o ració n , com o e n la a n te rio r, el sarcasm o
o ironía se basa en el c o n tra ste e n tre la suposición p re te n d id a de la e s tru c tu ra y el conocim iento
fáctico d e q u e, h asta el m o m en to , los garab ato s infantiles no se exhiben e n las salas de los m useos.
E ste esq u em a co n d icio n al re tó ric o p re se n ta u n significado análogo al de las contrafácticas o
irreales d e subjuntivo, e n las q u e la falsedad de las dos cláusulas da ig u alm en te com o resu ltad o la
verdad del en u n ciad o condicio nal. L a diferencia e n tre am bos esquem as, idénticos desde u n p u n to
de vista lógico, resid e e n su d ife re n te caracterizació n discursiva: si b ien las contrafácticas de su b ­
juntivo p u e d e n in iciar d iscurso p o rq u e se b astan a sí m ism as p a ra cre a r u n m u n d o posible, siem pre
irreal (Si yo n o lo hubiera m atado, él m e habría m atado a m í), las de indicativo, e n cam bio, dado
que in v ariab lem en te ex p resan u n a actitu d cínica o sarcástica p o r p a rte del h ab lan te hacia la creencia
de p, son discursivam ente d e p e n d ie n te s del contexto previo, e n el qu e p ya h a sido m encionado
(«esto es u n a silla d e diseño»; «eres rico»; «esto es m úsica»).
D e hech o , to d o s los tip o s de estru ctu ras con si no canónicas q u e se analizarán en este § 57.3
pueden co n sid erarse co n d icio n ales ‘no predictivas’, es decir, no h ip o téticas, ya q u e en m e n o r o
m ayor m ed id a to d as ellas está n ligadas a un discurso previo, del que so n m ención o ‘eco’, p o r lo
que conllevan in fo rm ació n q u e e n re a lid a d ya está afirm ad a d e algún m o d o en el contexto y que
sólo de u n m o d o re tó ric o es so m e tid a a suposición. E n la m ed id a e n q u e se tr a ta de p ró tasis
que constituyen citas en cu b iertas, esto es, que cam u flan in form ación q u e ya ha sido asertad a , to d as
ellas son hip ó tesis falsas; p o r lo tan to , no son con stru ccio n es h ip o téticas, p ero sí p u ed en seguir
siendo co n sid erad a s estru ctu ras condicionales, si e n ten d em o s q u e la fu n ció n básica del c o n e c to r si
en tales co n stru ccio n es es d e tip o pragm ático y consiste e n la instrucción «supon p» dirigida al
interlo cu to r (véanse los §§ 57.1.1 y 57.1.2).
P o r o tro lado, to d as estas con stru ccio n es se caracterizan igu alm en te p o r su falta de iconicidad
estricta, p u es la secu en cia d e las cláusulas no es icónica — no refleja, com o es h ab itu al, la secuen-
cialidad d e los aco n tecim ien to s en el m u n d o , com o en la o ració n Si hace sol, irem os a la playa,
donde p rim e ro h ace sol, y d esp u és se va a la playa— , sino q u e se da e n to d o caso un a c o rre sp o n ­
dencia icónica e n tre el o rd e n lineal de las cláusulas y la secu en cia de p aso s d ados e n la a rg u m en ­

n om bre d e c o n d ic io n a le s ‘r e tó ric a s ’. E n la lin g ü ística e s p a ñ o la , se h a n d e n o m in a d o ta m b ié n c o n d ic io n a le s ex-absurdo (M o ­


reno 1990).
57.3.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3674

tació n : «dad o p, p m e p e rm ite a s e rta r q » .21 O , fo rm u lad o en o tro s térm in o s, « conocer p es condición
suficien te p a ra con clu ir q».

57.3.1.1. Otras estructuras de indicativo con valor contrafactivo

E l esp añ o l co loquial d isp one de o tro s esquem as, de cará c te r m ás o m en o s fo rm u lizad o , p a ra


p re s e n ta r com o falso el co n ten id o p ro p o sicio n al de la p ró tasis a p esar de la co n cu rren cia del m o d o
indicativo. U n o d e ellos lo con stituye la apódosis fosilizada que venga D ios y lo vea, com o e n Vamos,
si esto es una casa, que venga D ios y lo vea. D e la falsed ad del co n secu en te («D ios n o v en d rá» ) se
d ed u ce la falsed ad del a n te c e d e n te (« esto no es u n a casa»).
E n o tra s ocasiones, es la p ró tasis la qu e se h a lexicalizado p a ra ex p resar irre a lid a d , h asta el
p u n to d e q u e p u e d e incluso om itirse la p a rtíc u la condicional si, com o es el caso d e la p erífrasis
v erb al < llegar a + in fin itiv o > [— > §51.3.3.2]: Si llego a estar y o allí, ¡o m a to (o L lego a estar yo
allí y lo m a to ). N ó tese q u e e n este caso es la contrafactividad m anifiesta d e l co n d icio n an te («no
e s ta b a allí») la q u e im plica la falsed ad d el co n d icio n ad o («no lo m até» ). O tro ejem p lo d e p ró tasis
d e c a rá c te r fo rm u lario co n p re se n te de indicativo de valor contrafactivo lo constituye la cláusula
p ro tá tic a si lo sé, com o ilu stra la co n stru cció n Si lo sé, no vengo, e n d o n d e la p ró ta sis conlleva la
p resu p o sició n «no lo h e sabido», a p a rtir d e la cual el esq u em a expresa la id e a «no lo he sabido a
tie m p o p a ra h a b e r h ech o o tra cosa d ife re n te de la q u e sí h e hecho».
E l ú ltim o d e estos esq u em as analizados es < si n o + ser + p o r + S N > ; < si no + ser + p o rq u e>
q u e, ig u alm en te, p u e d e co n stru irse e n p re se n te expresando, sin em bargo, u n v alo r co n trafáctico : Si
n o es p o r m i colega, que m e sujetó a tiempo, le a n e o una bofetada; Si no es porque a últim a hora m e
llam aron p o r teléfono, hoy s í que llego puntual, oracio n es en las que, de igual m o do, in te rp re ta m o s
la falsed ad d e l co n secu en te (« no le a rre é u n a b o fetad a» ; «no h e llegado p u n tu a lm e n te » ).

57.3.2. Condicionales explicativas

Esta construcción [—*- § 65.3.3] com parte con todas las analizadas en este apar­
tado la característica de que la prótasis constituye una aserción encu b ierta22 a partir
de la cual se afirma q. E n este caso, sin embargo, la apódosis, en lugar de contrastar
enfáticam ente con la prótasis, como en el esquem a anterior, expresa la causa o
justificación de la enunciación de p; de ahí la aparición de las secuencias justifica­
tivas es que y es porque: Si Ricardo te hace llorar, es porque te quiere; Si no se puede
hacer contactos es por la diferencia... de cultura [Esgueva y Cantarero 1981: 39]; Si
la vuelve a hacer, es que es un monstruo [Esgueva y C antarero 1981:134]; Si no he
hecho más ha sido porque no me ha apetecido [Esgueva y C antarero 1981: 187],
E l esquem a general es, pues, <si p, ser {que/porque} q > . El verbo ser puede
estar form ando parte de perífrasis modales como debe de ser o tiene que ser (Si
Ricardo te hace llorar, debe de ser porque te quiere; Si no se pueden hacer contactos
tiene que ser que hay diferencias culturales, etc.). Este esquema acepta las correlacio­
nes modal-tem porales de las construcciones con si, pero además, dado el valor de
aserción encubierta de carácter citativo que presenta el antecedente («Ricardo te
quiere»; «no se pueden hacer contactos»...), pueden aparecer en él formas verbales
inesperadas en estos contextos, como el futuro: — Ya verás como me hará llorar /
— Pues si te hará llorar, será porque te quiere.

21 C a ra c te riz a c ió n q u e S w ee tser (1990: 128) a p lic a ta m b ié n a las c o n stru c c io n e s q u e e lla d e n o m in a c o n d ic io n a le s


‘e p is té m ic a s ’, c o m o S i E nrique se casa, lo hará para fa stid ia r a M ilagros, q u e la a u to r a p a ra f r a s e a c o m o «si sé q u e p es
v e rd a d , e n to n c e s co n c lu y o q u e q».
22 S o b re e s te tip o d e c o n stru c ció n c o n si, v é a n se los tra b a jo s d e C h e v a lie r, L a u n a y y M o lh o (1985), y R o u s s e a u (1986:
41) [ > §6 5 .3 .3 ].
3675 Construcciones particulares con si 57.3.3

Al igual que en las estructuras contrastivas con si (véase el § 57.9.2), aquí la apódosis com enta las
c o n c lu s i o n e sa las que podría llevar el contenido de la prótasis, pues e n am bos tipos de esquem as el
c o n s e c u e n t e dirige retroactivam ente las inferencias q u e deben hacerse a p artir del contenido de p . E n
el caso de las contrastiv as, la apódosis desvía o anula posibles in feren c ia s o frec ie n d o unas ex p ec­
tativas co n trastad as (Si m e quiere, en todo caso, no lo dem uestra); p o r su parte, e n las explicativas,
la apódosis p re se n ta la explicación com o u n a base p a ra a n u la r o tras inferencias posibles; así, por
ejemplo» «si R ic a rd o te h ace llo ra r no es deb id o a que sea u n m o n stru o de sadism o, o a q u e se
haya vuelto loco, sino a q u e te quiere». E sto es, la p ró tasis (p) fu n cio n a com o arg u m en to p ara
derivar la conclu sió n q. 23
D esde el p u n to d e vista d e la e s tru ctu ra sintáctica, se tra ta de co n stru ccio n es h e n d id a s ,24 que
c o m b i n a n la escisión co n la construcción condicional a fin de focalizar e n fáticam en te un c o n stitu ­
yente que a m e n u d o es la causa, p e ro que tam b ién p u e d e tra ta rs e de cu alq u ier o tra circunstancia
como, p o r ejem plo, el fin (Si estudia tanto es para tener el m ejor expediente), el in stru m en to (Si han
c o n s e g u i d o llegar a fin de m es habrá s i d o con algún adelanto de la nóm ina), el m o d o (Si lo hace,
será de tan m ala m anera co m o siempre) o el tiem p o (Si saben que no lo tienes es cuando te lo piden)
[Esgueva y C a n ta re ro 1981: 322]. G u tié rre z (1994) d en o m in a a estas co n stru ccio n es (en tre las que
incluye tam b ién el su b tip o an alizad o e n el § 57.3.3) estru ctu ras ‘ecu an d icio n ale s’, d en o m in ació n que
procede de la h ib rid a ció n d e los térm inos ‘condicional’ y ‘ecu ac io n a l’, ya qu e dichas construcciones
participan d e las características de am bos tipos de esquem as.
E l esp añ o l o ral d isp o n e d e u n esq u em a lexicalizado h ab ilitad o p a ra fu n cio n ar a m odo de pro-
apódosis explicativa, co m b in ab le con cu alq u ier p ró tasis de c a rá c te r ecoico, p ara in d icar que existe
una razón d e p eso — q u e, p o r algún m otivo, no se hace explícita, p e ro sobre la q u e no se ad m ite
duda— , q u e explica cau salm en te la afirm ación co n ten id a en el a n te c e d e n te ; se tr a ta de la fórm ula
por algo será, com o en Si Carolina está allí, p o r algo será. C u a n d o la refe ren cia tem p o ral d e la
prótasis es d e p asad o , la fo rm a verbal de la apódosis pasa a se r un condicional, com o en Si Carolina
lo hizo, p o r algo sería.

57.3.3. Condicionales identificativas

En este tipo de estructura ecuandicional el antecedente tampoco constituye una


hipótesis sino un aserción encubierta. Al igual que en las contrastivas (Si su primer
marido era guapo, el segundo es un auténtico bombón; véase el § 57.9.2), se establece
una correlación entre un elem ento del antecedente y otro del consecuente, elemento
que, en el caso de las identificativas, no es de tipo léxico, sino gramatical y, en
concreto, afecta a la determinación; en el condicionante aparece un sintagma no­
minal inespecífico formado, bien por un pronom bre indefinido como algo, bien por
lexemas precedidos de actualizadores indeterm inados como un, cualquiera, otra... La
referencia del sustantivo del antecedente reaparece anafóricamente en la apódosis
mediante el artículo determ inado, a través de una estructura de identificación a
partir del verbo ser; es decir, la prótasis tiene carácter catafórico, como en (29) (la
cursiva es nuestra, E.M.):

(29) a. Si hay algo que nunca he aguantado son los pelmas. [Marie Claire,
junio 1990]

B F u n k (1985: 367), q u ie n d e n o m in a a e le m e n to s c o m o e s porque, eso significa, debe, etc., ep istem ic fra m e elem en ts
[«elem entos d e m a rc o e p isté m ic o » ], s e ñ a la q u e su fu n ció n es in d ic a r el tip o d e in fe re n c ia q u e se p r o d u c e e n tre p ró ta s is
y apódosis. K ovacci (1985: 69) h a b la p a ra caso s c o m o e ste d e u n a rela c ió n d e c a rá c te r in fe ren c ia ! in d u ctiv o .
24 In o u e (1983: 256 y 26 1 ) in d ic a q u e e n ja p o n é s to d a s las co n d ic io n a le s d e tip o te m á tic o — es d e c ir, q u e en la p ró ta s is
exponen in fo rm a c ió n ya c o n o c id a — p r e s e n ta n e s ta fo rm a d e e s tru c tu ra h e n d id a .
57.3.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3676

b. Si existe realm ente una mujer imaginada, esta es Rachel, la repli­


cante de Blade R unner descubierta por D eckard en la Tyrell Cor­
poration. [Marie Claire, junio 1990]
c. Si siempre ha tenido un don, ese es el de la insistencia. [Marie Clai­
re, junio 1990]

Cuando el sustantivo indefinido tiene valor circunstancial, la determ inación se


configura en torno a una preposición o a un adverbio que seleccionan la clase de
circunstancia: Si en algún m omento no sé qué decir es cuando te tengo a ti delante.

A l igual q u e cu alq u ier tip o de ecu an d icio n al y, e n últim o térm in o , de e s tru c tu ra h en d id a , estas
co n stru ccio n es conllevan énfasis p a ra u n constituyente: N unca he aguantado, por encim a de otras
cosas que tam p o co m e gustan, a los pelm as.

57.3.4. Construcciones con <si + otro elem ento gram atical>

Cuando el m arcador de condicionalidad si aparece acompañado por otros ele­


mentos, la locución conjuntiva resultante expresa un significado deducible de la es­
pecificación que dicho elem ento gramatical lleva a cabo sobre el significado de la
partícula si.

57.3.4.1. Si acaso

Esta locución tiene un valor claram ente hipotético ya que, por así decirlo,
‘sum a’ el significado hipotético de si, por un lado, y de acaso, por otro.

A c a so p ro c e d e del su stantivo caso, sustantivo estre c h a m e n te relacio n ad o con la expresión de


la condición, d eb id o a su significado d e «co n ju n to de circunstancias posibles», así co m o de «even­
tu alid ad » (D U E I: 547); d e ahí q u e se tra te de un té rm in o qu e fo rm a p a rte de locuciones conjuntivas
con v alo r condicional, com o en caso de que (véase el § 57.6.3.7); < en caso de + su s ta n tiv o > (En
caso de asesinato, de accidente de tráfico, o de percepción de seguros, la pareja tiene derecho a una
indem nización [El País, 23-Π Ι-1997]); o en caso extremo (equivalente a «si no se p u e d e evitar»); este
su stantivo fo rm a p a rte ig u alm en te de secuencias q u e fun cio n an com o p ro co n d icio n an tes (véase el
§ 57.7), com o en cualquier caso, en {ese/tal} caso, en otro caso, en todo caso, etc.
S i acaso a c a rre a las d os acepciones d e acaso: p o r u n lad o la de «casualidad», p o r lo q u e la
co m b in ació n si acaso re fu e rz a la id e a de ‘con d ició n azaro sa’, y, p o r o tro , la de ‘d u d a ’, equivalente
a la ex p resad a p o r quizá (D U E I: 24). A sí, en u n a o ració n com o Si acaso viniera el señor Pérez,
dígale que n o p u ed o recibirlo hoy, la p ró tasis equivale tan to a si p o r casualidad viniera el Sr. Pérez,
co m o a quizá venga el Sr. Pérez.

Cuando, como resulta más frecuente, la cláusula introducida por si acaso apa­
rece pospuesta, lleva a cabo una función de corrección restrictiva de valor concesivo,
equivalente al de en todo caso y, por lo tanto, parafraseable por «de ocurrir o de
hacerse lo enunciado antes, solamente lo será en la medida o con la corrección que
se expresa a continuación»; con este sentido, por lo general sigue a frases negativas,
m atizando parcialm ente el alcance de la negación: No creo que pueda ir a cenar con
vosotros, si acaso llegaré tarde; Es m uy difícil crear ya un nuevo idioma, dificilísimo.
Si acaso, se creará ¡o que yo llamo el Hispanoamericano [Esgueva y Cantarero
1981:178].
3677 Construcciones particulares con si 57.3.4.2

Con este se n tid o d e restricció n de lo asertad o a n te rio rm e n te , h a sufrido u n proceso d e gra-


juaticalización h acia la co n v ersión e n un p ro co n d icio n an te, se m e ja n te e n cu an to a significado a en
todo caso, y, cu an d o fu n cio n a com o tal, p re se n ta in d ep e n d e n c ia tonal, sintáctica y funcional — au­
t o n o m í a q u e n u n ca p re se n ta si cu an d o ap arece solo— , com o se ad v ierte e n los siguientes ejem plos:
pjo podré venir esta tarde...; si acaso, a últim a hora— ; bueno, y a hablarem os después a prim eros de
¡¡ño, si acaso [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 210]. E sto s ejem plos suscriben el v alor d e duda a p o rta d o
por acaso (quizá a últim a hora; quizá a prim eros de año). Si acaso constituye, com o se ve, u n nuevo
ejemplo d e im b ricació n d e no ciones, p u e s a la condición y a la co n cesió n se su m a la dubitación.

57.3.4.2. Por si (acaso), a ver si

En esta construcción el valor hipotético de si se suma a los posibles valores


causal y final de por [—» §§ 36.3.4.4, 56.2-3 y 56.7.1.2],25 Como la causa actúa de
fin y este es, de por sí, una causa, esta estructura expresa tres nociones al mismo
tiempo; de este modo, una oración como Hablaré con él por si me lo puede explicar
mejor cabe interpretarla tanto en términos de finalidad («para que — ‘por que’— me
lo explique mejor»), como en términos de causa dubitativa («porque tal vez pueda
explicármelo mejor»). La noción de causa que expresan estas construcciones es,
como se ve, hipotética, lo que se advierte con claridad al oponer las siguientes dos
oraciones: Te lo digo porque no lo sabes (causa real); Te lo digo por si no lo sabes
(causa hipotética).

Son vario s los especialistas (véanse C o n treras 1959: 356, P o lo 1971: 117-118, D U E I: 1067) que
señalan que en estas con stru ccio nes, al igual que las de com o si, in terv ien e la elipsis de una cláusula,
la apódosis, tal com o p a re c e n d e m o stra r las posibles glosas del ejem plo a n te rio r Hablaré con él por
si m e lo p u ed e explicar mejor; así, ta n to en la p aráfrasis con valor final (« p ara en ten d erlo » ), com o
en la causal (« p o rq u e quizá lo p u e d a e n te n d e r» ), p u ed e co n sid erarse q u e hay u n a cláusula elidida
(la que ap arece e n tre p arén tesis). M ás q u e h ab lar de una elipsis posible, Bello (1847: § 140) sugiere
tratar si en esta co n stru cció n co m o térm in o de la p reposición por.
T an to en la p aráfrasis con sen tid o final com o en la causal h ip o té tic a p u e d e ap arecer com o
form ante el su stantivo caso, com o se vio e n el § 57.3.4.1, e stre c h a m e n te ligado a la expresión d e la
condición. Así, u n o d e los ejem p lo s m an ejad o s p u e d e p arafrasearse, b ie n sea com o Te lo digo para
el caso de que no lo sepas (final), b ie n sea com o Te lo digo porque acaso no lo sepas (causal
hipotético). P re cisam en te la secu en cia p o r si acaso constituye un a v ersió n refo rzad a de esta últim a
construcción (eq u iv alen te a «p o r si se d iera quizás el caso»): Yo he cogido el coche de m i padre
m uchas veces [...} con m u c h o m ied o p o r si acaso venía un guardia [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 344];
Dios quiera que cuando llegue el acontecim iento [...] p u es que llegue con bien y que haya personas allí
que puedan echar una m ano, p o r si acaso el m arido está de viaje [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 237],
L a secu en cia p o r si acaso h a llegado a gram aticalizarse com o p ro co n d icio n an te causal-hipotético
para ex p resar la id ea g en eral d e «en prev en ció n de lo qu e p u d iera o currir»: N o creo que llueva,
pero coge un paraguas p o r si acaso. E l g rad o de lexicalización es tal q u e p u ed e u sa rse incluso com o
com plem ento nom in al: E s que él tiene unas llaves mías que son de... en fin... de por si acaso 2Í’
[Esgueva y C a n ta re ro 1981: 436], E n registros m ás inform ales se usa tam b ién co n ese m ism o valor
por si las m oscas. D e h ech o , to d a s las prótasis co n p o r si q u e hem os visto hasta el m o m en to p r e ­
sentan el valor co m unicativo g en eral de justificar u n a precaución; es decir, se ju stifica algo d icho o
hecho p re se n tá n d o lo com o u n a prev en ció n consistente en c o n sid e ra r la hipótesis en la q u e ese
hecho re su lta ría n ecesario . D esd e el m o m en to e n q u e están relacio n ad as con la justificación, resu lta
esperable q u e estas cláusulas tie n d a n a a p a re c e r pospuestas.

25 S o b re e sta e s tru c tu ra , a s í c o m o so b re la n a tu ra le z a c a u sa l o final d e la p re p o s ic ió n p o r e n ella, p u e d e n v e rse , e n tre


otros, C o n tre ra s 1959 y P o lo 1971.
26 K an y (1945: 318) s e ñ a la q u e la v e rs ió n e s tá n d a r p o r s i aca so se c o n v ie rte e n o c a sio n e s en v a rie d a d e s del e s p a ñ o l de
México y d e A m é ric a C e n tra l e n p o r si alcaso, y se a b re v ia e n p o r si acá e n el h a b la fa m ilia r d e v a ria s regiones.
57.3.4.2 LAS CO N STR U C C IO N ES CONDICIONALES 3678

La construcción con p or si presenta las mismas posibilidades y combinaciones


que la de si respecto a las formas verbales que pueden aparecer en las cláusulas
concurrentes; ahora bien, este condicionante presenta autonom ía tem poral respecto
de la apódosis, de m anera que, bien aparezca tras por si una form a de indicativo,
bien sea de subjuntivo, la apódosis no es influida por la elección, como m uestra el
ejemplo que sigue, en el que la form a verbal de la cláusula principal no cambia, a
pesar de la variación del m odo del condicionante: Cojo el paraguas, {por si llueve/
por si lloviera}. Lo común es que p o r si aparezca con indicativo, pero puede también
seguirle una form a subjuntiva cuando quiere expresarse, como en la oración anterior,
la creencia en la m enor probabilidad de cumplimiento de p, al igual que se observa
tam bién en: Es mejor que cojamos el coche, por si hubiera huelga de metro hoy.
Algunos tratados consideran que con por si el hablante no puede referirse a reali­
dades contrarias a los hechos, es decir, que esta locución conjuntiva no puede in­
troducir cláusulas contrafactuales (Borrego et alii, 1985: 163). Sin embargo, el sub­
juntivo que sigue a p or si sí puede acarrear valor de irrealidad o falsedad de la
proposición, pero en tal caso, dichas cláusulas tienden a preponerse y no presentan,
por lo tanto, valor de justificación preventiva, sino que tienen un significado cercano
al de encima [—> § 63.3.2.3], tal como se observa en el ejemplo que sigue: Por si
no estuviera ya suficientemente enfadada, ahora te giras de espalda y te pones a ver el
fútbol, parafraseable como «sí estoy ya suficientemente enfadada; y, encima, q». El
ejemplo siguiente ilustra el mismo caso: Por si no bastara, Benedicto X III añadió:
«yo no digo que yo sea el Papa verdadero, pero sí que uno de los dos lo es» [El País,
20-VII-1996],

E l subjuntivo con el v alo r arg u m en tativ o de la cláusula q u e en cab e za p o r si, ta m b ién con
im plicación d e falsed ad , ap a re c e ig u alm en te en o tra secuencia lexicalizada p ro p ia d el esp añ o l co­
loquial, p o r si (eso) fuera poco, q u e im plica la no ció n «no es poco, en absoluto»: H a heredado una
gran fortuna, gana un sueldo exorbitante y, p o r si eso fuera poco, le ha tocado la lotería. E l español
colo q u ial p u e d e ex p resar el m ism o v alo r prev en tiv o -h ip o tético de p o r si a través de la secuencia
< N o sea que + v erb o e n su b ju n tiv o > : Cojo el paraguas, no sea que llueva, o ració n eq u iv alen te a
Cojo el paraguas p o r si llueve.
L a secu en cia d e v alo r n e ta m e n te final a ver si ap arece h istó ricam en te sustitu y en d o a p o r si con
los verb o s d e in te n to (G a rc ía de D ieg o , 1951: 412), com o e n Inténtalo de nuevo, {por si/a ver si}
lo consigues. E l v alo r d e in certid u m b re q u e si ad q u irió diacró n icam en te co n verbos de d u d a se
aplicó tam b ién a los v erb o s de in te n to , e n los cuales la acción se inicia co n la d u d a d e cum plirse.
E n la locución a ver si es p ercep tib le la relació n de si con nociones tales com o la in te rro g a c ió n y,
p o r lo ta n to , la in certid u m b re, com o m u e stra la equivalencia significativa de la sig u ien te tría d a de
oracio n es: A ver si lo consigues/¿Lo conseguirás?'/ N o sé si lo conseguirás; es ta m b ién visible la
relació n d e esta e s tru c tu ra in tro d u c id a p o r a ver si co n la id ea de d esid erac ió n («ojalá lo consigas»).
E l p osible v alo r d esid erativ o d e si (véase el § 57.9) late tam b ién en esta construcción. E n tan to
qu e fo rm u la u n d eseo o u n a expectación a ver si re su lta productivo p a ra ex p resar e sp era n za (N o
salgo nada. N i poco, n i m ucho, ni nada. A ver si ahora, en verano, em piezo a salir un p o co [E sgueva
y C a n ta re ro 1981: 283]); la expresión de tal e sp era n za resu lta cortés y, p o r lo tanto, m uy adecuada,
p a ra p ro p o n e r invitaciones o p lan es com u n es (A ver si venís a cenar a casa un día de estos; A ver
si nos acordam os de ha cer una pequeña lista de todas las dudas [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 372]),
o p a ra llevar a cab o reco m en d acio n es (A ver si te lo tom as con m á s interés; A ver si dejas de fu m a r).
H a b itu a lm e n te se co m b in a con indicativo, y tal especialización m odal p a re c e expresar la id ea de un
d eseo q u e re su lta factib le (A ver si no se divorcian tus padres), reserv án d o se p a ra la co nstrucción
d esid erativ a <ojalá + su b ju n tiv o > la ex p resió n d el d eseo de cum p lim ien to m en o s p ro b a b le (Ojalá
no se divorcien tus padres), altam en te im p ro b a b le (Ojalá no se divorciaran tus padres) o im posible
(Ojalá n o se hubieran divorciado tus padres).
3679 Construcciones particulares con si 57.3.4.3

E n o casiones, la co n stru cció n con a ver si ad q u iere un v alo r de «d eseo que no » y, p o r lo tan to ,
de tem o r, com o e n la llam ad a de aten ció n (¡Ojo! A ver si te caes) o la expresión de tem or (A ver
si m e he dejado las llaves dentro de casa,..; A ver si se nos escapa y decim os «Silbado» [E sgueva y
C antarero 1981: 404]). C o m o se ve, en to d o s sus v alores desiderativos, analizados e n los dos últim os
párrafos, se tr a ta d e co n stru ccio n es in d ep en d ien tes, e n el se n tid o de q u e n o están relacio n ad as con
ninguna apódosis o cláusula p rin c ip a l.27

57.3.4.3. Como si

Esta construcción [—> §§ 9.4.3.2 y 50.2.7] resulta muy rica en cuanto a las
múltiples nociones que en ella aparecen superpuestas: a la condición, en este caso,
siempre hipotética, que plantea si, se suma como valor de mayor alcance, dominante
sobre la condición, el significado comparativo que introduce como. Finalm ente, el
significado global de la estructura en la que aparece como si es de tipo modal.
D iferentes gramáticos (por ejemplo, Bello (1847: § 696); Cuervo (1886: s.v.
como)·, R A E (1931: § 437b); Fernández Ram írez (1937), y Contreras (1958)) han
señalado la elipsis que encierra esta construcción, pues, en efecto, tras como se
omite lo que la tradición gramatical ha denominado una apódosis ‘callada’ que, al
tiempo que apódosis de la oración condicional, constituye el prim er término o cláu­
sula principal de la oración comparativa. Así, en el ejemplo Se quieren como si fueran
hermanos se ha omitido el verbo que introduce si, que mantendría, de aparecer, la
correlación tem poral esperable: Se quieren como [se querrían] si fueran hermanos
[-> §§17.1.2-3],
Como si constituye un recurso gramatical máximamente económico, pues sub­
sume la expresión de una comparación condicional hipotética que desempeña una
función adverbial modal. E sta construcción sólo se combina con el modo subjuntivo,
tanto imperfecto como pluscuamperfecto; de ahí que algún autor (Seco 1930) las
denomine ‘condicionales irreales’, pues, en efecto, establecen una relación compa­
rativa entre el antecedente, expresado en indicativo (en el ejemplo anterior, se quie­
ren), que se sabe verdadero en el mundo real, y un consecuente, expresado en
subjuntivo, que se supone improbable o falso en el mundo real (como si fueran
hermanos = «no lo son»). Así, del ejemplo anterior obtendríamos una glosa como:
«es cierto que se quieren de m anera fraternal, pero, aunque lo parezcan, no son
hermanos». D ado el carácter comparativo de la estructura, esta constituye un m e­
canismo metafórico muy productivo, puesto que perm ite poner en relación elem en­
tos del mundo real con elem entos de mundos posibles (Estás muy pálido, como si
te hubieras mareado), o claram ente irreales (Estás m uy pálido, como si hubieras visto
un fantasma).

E n este sen tid o , F e rn á n d e z R a m íre z (1937) se ñ ala ace rta d a m e n te q u e cabe distinguir diferen tes
valores sem án tico s d e la estru ctu ra, relacio n ad o s en ocasiones con el posible v alo r h ip o tético o
irreal del subjuntivo, q u e p ro p ician diferen tes funciones de la construcción; señ alarem o s aquellos
que p a re c e n m ás relev an tes. E n p rim e r lugar, p u e d e distinguirse un u so estric ta m e n te descriptivo
claram ente m etafó rico , e n el q u e la construcción está u sa d a com o p ro ced im ien to p a r a describir u n a
realidad qu e, au n q u e ex trañ a o im posible e n un m u n d o real, es legítim a e n o tro o rd e n posible de
cosas, com o se ve e n la o ració n A n ita com e a pequeños bocaditos... co m o si fuera un pajarito. E sto

27 T a l c o m o s e ñ a la S te el (1985: 20 6 ), la e n o rm e riq u e z a d e sig n ificad o s p o sib le s d e e s ta c o n s tru c c ió n a c a rre a c ie rta


com plejidad e n las lab o re s d e tra d u c c ió n , p u e s e q u iv a le a m u c h a s c o n s tru c c io n e s d ife re n te s e n o tra s len g u as.
57.3.4.3 LAS CO N STRU CCIO N ES C O N D ICIO N A TES 3680

es esp ecialm en te claro c u a n d o el h a b la n te tra ta sobre realid ad es ficticias o poco com unes: ¿C óm o
es... el planeta H u m o ...? [...] tienen las casas com o si fueran setas [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 55];
de a h í q u e este u so m etafó rico re su lte p a rtic u la rm e n te útil e n la divulgación científica: E l centro de
la Tietra gira librem ente co m o si fuera un planeta dentro de otro [El País, 20-V II-1 996]. E l d eseo de
describ ir d e m a n e ra p recisa y exhaustiva u n co n cep to lleva fácilm ente a la b ú sq u e d a d e la p a la b ra
ad e c u a d a p a ra hacerlo ; d e ah í el v alo r m etadiscursivo qu e en ocasiones a d o p ta n las con stru ccio n es
de com o si con v alo r m etafó rico , esp ecialm en te cu an d o van seguidas del verbo decir: L o s edificios
son de la época de Pasteur, sobre todo ios... com o si dijésemos el núcleo... del grupo de edificios
[Esgueva y C a n ta re ro 1981: 163],
E n u n seg undo uso p o sible, la p ró tasis se em p lea com o u n a c o n je tu ra y p o r lo ta n to a q u í el
v alo r d el subjuntivo es claram en te h ip o tético y no se p re su p o n e de a n te m a n o com o falso; este es
el caso d e la o ració n N o sé... últim am ente m e trata com o si estuviera enfadado conm igo («no sé si
lo está o no»).
E n u n te rc e r em p leo distinguible, el subjuntivo, sea u n im p erfecto o rie n ta d o h a c ia u n ahora
(§ 5 7 .2 .1 .1 ), sea u n p lu scu am p erfecto , p re se n ta v alo r de irrealid ad . E n ese caso, la co nstrucción
e n te ra expresa so rp resa o d esap ro b a ció n d el h ab lan te, p re se n ta n d o la p ró tasis la ú n ica situación
conciliable co n la co n d u cta anóm ala: E se profesor trata a los alum nos de la fa cu lta d co m o si fueran
paivulitos; Creo que n o se debe aceptar así... todo lo que nos viene de fuera com o... c o m o si fuera lo
m ejo r [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 66]; E m piezan a sacarm e de quicio los suaves eufem ism os con que
en el m u n d o de la infortnación designam os a los energúm enos peludos y bípedos que q uem an personas,
librerías y autobuses en el País Vasco y Navarra. E m p eza m o s p o r llamarles ‘estos chicos’ c o m o si fueran
una p a n d a de traviesos — y lo que es peor: com o si fueran ‘nuestros’— , seguim os calificándoles de
‘radicales’ — co m o si el p en sam iento radical o cualquier otro tipo de pensam iento, tuviera algo que ver
con ellos— y h em o s acabado acogiéndoles bajo la denom inación de ‘violentos’. L o s violentos, decimos,
com o si lo suyo fuera una cuestión genética [El País, 15-1-1997], E n ocasiones, com o e n alguno de
los ú ltim os ejem plos, este u so tiene c a rá c te r irónico.
E ste ú ltim o em p leo , q u e expresa indignación, se h ace con frecuencia sin tác tica m en te in d e p e n ­
dien te, a d o p ta n d o en to n ces la e n to n a c ió n característica de las o raciones interrogativo-exclam ativas
de rep u lsa, u tilizad as a fin d e ex p resar d esacu erd o enérgico: ¡C om o si y o tuviera siem pre que saber
dón d e está toda tu ropa! E sta construcción in d e p e n d ie n te se asem eja en su uso a la fo rm ad a p o r
< n i que + su b ju n tiv o > , q u e p re se n ta ta m b ié n un v alo r de falsed ad enfática de c a rá c te r irónico: Tú
¿qué? ¿no p o n es la m esa? ¿com o si fueras la reina de E spaña? (= ¡Ni que fueras la reina de E spaña!).
A lg u n o s au to res (B o rreg o et alii, 1985: 76) se ñ alan q u e la función básica del esq u em a < n i + que +
su b ju n tiv o > es se ñ alar q u e la interv en ció n a n te rio r d el in te rlo c u to r resu lta ab su rd a o im p ro c ed en te
en el m o m en to . P re cisam en te, tal v alo r de rép lica coincide con el que expresa la con stru cció n
in tro d u c id a p o r (pero) si, cuyo análisis se d esarro lla e n el § 57.3.4.4.
D a d o q u e in tro d u c e el segundo m iem b ro — condicional— de u n a o ració n co m parativa, resu lta
e sp era b le q u e la co n stru cció n in tro d u c id a p o r com o si ap arezca tras la cláusula p rincipal. A h o ra
b ien , p o d em o s e n c o n tra r tam b ién casos e n los qu e ap arece antep u esta; d e ser así, la estru ctu ra
desd ib u ja el v alo r co m p arativ o h ip o tético e n favor del de la irrealid ad o falsed ad — utilizada p a ra
ex p resar u n a aserció n n o n e u tra , sino indignada; no e n vano se tra ta de u n a e stru c tu ra coloquial—
a p o rta d a p o r el subjuntivo: C om o si fuera poco lo que ya ha hecho, ahora dice que deja el trabajo.
C om o se ve, el v alo r d e la co nstrucción es se m ejan te al de la an teced id a d e p o r si c u a n d o aparece
ig u alm en te a n te p u e sta (por si fuera poco) y, de igual m odo, p u e d e d a r lugar a secuencias lexicali-
zad as (com o si n o fuera bastante) de v alo r arg u m en tativ o sem ejante. E n la conversión a una cons­
tru cció n in d e p e n d ie n te se o bserva u n a p a u la tin a om isión de elem en to s h asta llegar incluso a la
elisión del v erbo, com o en: É l m e m iraba com o si nada hubiera ocurrido / El, com o si nada hubiera
ocurrido / Él, co m o si nada. C aso se m ejan te es el d e com o si tal cosa.
O tro s posibles esq u em as sintácticos q u e p u e d e n ex p resar la m ism a im bricación de nociones
q u e co m o si son: tal co m o si; cual si; de m anera com o si; tal que si; igual que si; lo m ism o que si;
no de otra suerte que si; < p re p o sic ió n + artícu lo + m ism o + sustantivo + s i> ; parejam ente a si
[— s* §§ 14.3.5.3, 17.1.6 y 17.2.4]. E l esp añ o l am erican o usa tam b ién con este v alor < c o m o que +
s u b ju n tiv o > . C o m p aració n h ip o tética de d esigualdad expresan los esquem as: < m á s + adjetivo + que
si> ; m ejo r que si; p eo r que si, etc. (véase, esp ecialm en te, C o n tre ra s 1958: 41 y ss.) [— > § 17.1.5].
F e rn á n d e z R a m íre z (1937: 528) se ñ ala q u e p u e d e n expresar los m ism os v alo res las o racio n es de
3681 Construcciones particulares con si 57.3.4.4

relativo in tro d u c id a s p o r com o, las o raciones de relativo con subjuntivo irre a l m etafó rico (Parecía
emitida p o r un avecilla que se rem ontara prim ero al cielo), y las o racio n es sustantivas subordinadas
dependientes d e la ex presión im p erso n al parece que.
L a co n stru cció n co n co m o si, en ta n to q u e e s tru ctu ra in d e p e n d ie n te , p u ed e com binarse co n el
indicativo en v arie d a d e s co lo q u iales inform ales del español, y en tal caso, expresa el valor de re sta r
im portancia a u n a in fo rm ació n (N o hace falta que vengas a trabajar esta tarde... C om o si no quieres
venir tam poco m a ñ a n a ), así com o, m axim izando la im p o rta n c ia re sta d a , el de in d icar indiferencia
ante lo dicho p o r el in te rlo c u to r; en ese caso, es claram en te reactiva y c o m p o rta u n a negativa: — N o
volveré hasta el lunes / — P o r m í, com o si no vuelves en un mes; — Hazlo, lo ha dicho el jefe / — Pues,
como si lo dice la reina de Saba. E n este últim o u so replicativo, el v erb o qu e sigue a com o si suele
p resen tar u n v alo r ecoico, re p itie n d o el verbo utilizado p o r el in terlo c u to r.

57.3.4.4. (Pero) si, vaya si, que si, fíjate si

La construcción analizada bajo este epígrafe ha sido tradicionalm ente incluida


en el grupo de las realizaciones ‘independientes’ con si, dado que nunca aparece
ligada a una apódosis explícita.28 Se caracteriza por (a) su naturaleza conversacional;
(b) admitir un refuerzo contrastivo m ediante la anteposición de pero [—*· § 59.6]; y
(c) presentar un patrón entonativo peculiar, que term ina en un tonem a de semica-
dencia y va realzado con una fuerte acentuación en la última sílaba. E l ejemplo que
sigue procede de Bello (1847: § 1272): ¿Y la Inesita? / — Si acabo de entrar. Como
se ve, la respuesta constituye una protesta o rectificación respecto de un discurso
previo enunciado por el interlocutor. El alcance de la rectificación que pueden llevar
a cabo estas construcciones es muy amplio; de hecho, más que invalidar un elemento
concreto del enunciado previo del interlocutor, expresa la protesta global del emisor
ante el enunciado de su interlocutor, tenga este form a aseverativa (30a), interro­
gativa (31a), o exhortativa (32a):

(30) a. M añana por la tarde iré a ver la exposición.


b. Pero si tienes visita en el dentista.
(31) a. ¿Q ué han dicho de los de ETA en el telediarlo de mediodía?
b. Pero si yo me voy de casa a las d o c e .29
(32) a. Pásam e el pastel, por favor.
b. Pero si estás a régimen.

En todos
pero si, de una apódosis ‘callada’, que puede glosarse de m anera general como «¿por
qué has dicho lo que acabas de decir?». D e hecho, puede caracterizarse esta construc­
ción entendiéndola como una condicional sistemáticamente fragm entada30 cuya archi-
paráfrasis es «si p (en los tres ejemplos anteriores: si tienes visita en el dentista, si yo
me voy de casa a las doce, si estás a régimen; esto es, en general, cualquier p), ¿por

28 V é a n s e , e s p e c ia lm e n te , Salvá 1830: I, 509, B ello 1847: § 1272, C o n tre ra s 1960, A lc in a y B le c u a 1975: 1134, A lm ela
1985, M o n to lío 1990: cap. 5 y P o rro c h e 1997.
·' D a d o su c a rá c te r n e ta m e n te dialó g ico , a m e n u d o e s ta s c o n stru c cio n e s, c o m o e n e ste e je m p lo , llevan a c a b o la
rép lica q u e las c a ra c te riz a a tra v é s d e in fo rm a c ió n in fe ren c ia l y, p o r ta n to , el h a b la n te só lo d e s c u b rirá la ra z ó n d e la
im p ro p ie d a d de su e n u n c ia d o si re c o n s tru y e a d e c u a d a m e n te la in fo rm a c ió n q u e faltab a , q u e es en e s te caso , «no h e p o d id o
ver el te le d ia rio p o rq u e , c o m o to d o el m u n d o sa b e, el te le d ia r io se e m ite a las tre s d e la tard e » .
·'" C o n tr a r ia m e n te a q u ie n e s c o n s id e ra n , c o m o C o n tre ra s (1 9 6 0 ), q u e e s ta s c o n s tru c c io n e s se a le ja n d e ía e x p re s ió n
con d icional.
57.3.4.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3682

qué has enunciado lo que acabas de enunciar?», o, formulado en otros términos,


«si p, ¿por qué dices q?».

E sta s p ró ta sis n o son, p u es, sino u n a v a ria n te de las p ró tasis q u e aco m p añ an ap ó d o sis in te rro ­
gativas (véase el § 57.4.3.1) y, p o r lo ta n to , al igual q u e aquellas, d e se m p e ñ a n u n a fu n ció n periférica,
su p rao racio n al, com o h a c e n en g en eral las p ró tasis ind ire ctas o regulativas (§ 57.4), las cuales g u ían
el p ro ceso in te rp re ta tiv o d e l oyente; en el caso qu e n o s ocu p a e n este epígrafe, dirig en la in te rp re ­
ta c ió n d e l in te rlo c u to r se ñ alán d o le d ó n d e d e b e bu scar las razo n es de lo in a p ro p iad o d e su e n u n ­
ciado.
Se tra ta , p o r tan to , d e u n a e stru c tu ra especializada e n expresar u n a rép lica — d e a h í los cali­
ficativos d e ‘en fática’ y ‘afectiva’ con los q u e la caracterizan la m ayor p a rte de los an alista s q u e le
h a n d ed icad o su aten ció n — , e n te n d ie n d o p o r rép lica u n a función interactiva cara c te riz a d a p o r re ­
m itir a la en u n ciació n (es, p o r lo tan to , de n a tu ra le z a m etacom unicativa) y p o r m a rc a r lo in a p ro ­
p ia d o del acto lingüístico al q u e re m ite (cf. M o e sch ler 1980: 67). E n últim o térm in o , pod em o s
e n te n d e r q u e la fu n ció n co m unicativa q u e d e se m p e ñ a esta construcción es la de in d icar la no
p e rtin e n c ia d e la in terv en ció n del in te rlo c u to r. A h o ra bien, la réplica, esp ecialm en te cu an d o el
h a b la n te h a sido in te rp e la d o p a ra llevar a cabo u n a acción — com o e n los ejem p lo s (31b) y (32b)— ,
n o es u n fin en sí m ism a, sin o q u e sirve de expresión a u n a justificación: el h a b la n te ju stifica p o r
q u é n o va a h a c e r lo q u e se le h a re q u e rid o ; de a h í la fre c u e n te p resen c ia d e la se cu en cia ju stifi­
cativa es que e n estas co n stru cciones (— ¿N o haces fo to s? / — Si es que tengo ia cám ara estropeada),
secu en cia d e in serció n p o sib le e n cad a u n o de los ejem plos analizados en este epígrafe. L a co n s­
trucció n (pero) si (es que) expresa, p u es, u n a rép lica co n la q u e el h ab la n te justifica p o r q u é n o va
a llevar a cab o lo q u e se esp e ra de él [— > §§ 27.3.8, 32.2.1.1 y 37.4.3], E n o tra s ocasiones, en
cam bio, y cu an d o la acción d el h a b la n te no está im plicada, la rép lica p a re c e ir en c a m in a d a a r e ­
c o rd a r al in te rlo c u to r u n d a to o in fo rm ació n q u e n o p a re c e te n e r en c u e n ta o q u e co n trad ice su
posición, p o r lo q u e la in serción de es que e n ese caso ya no re su lta ta n verosím il, co m o m u e s tra
lo in ad ecu ad o d e la sig u ien te v ersión d e (30b): # P ero si es que tienes dentista. P o r o tro lado, la
rép lica q u e ex p resan dichas co nstrucciones n o n ec e sa ria m e n te h a de se r resp ec to d e u n discurso
codificad o lin g ü ísticam en te, sino q u e ta m b ié n p u e d e m a rc a r la in ad ecu ació n de c u a lq u ie r o tro signo
com unicativo, co m o u n a in terjecció n (— ¡A aaaaahh! / — ¡Tonto! Pero si sólo es un gato), o u n gesto
(p o r ejem p lo , an te la ex p resió n facial de g ran so rp re sa d e u n a colega p o r la in d u m e n ta ria n o ta b le ­
m e n te eleg an te: — Pero si ya te dije que hoy se celebra la sesión de investidura «honoris causa»).
E n este esq u em a, c o n tra ria m e n te a lo q u e es, com o sabem os, p ro to típ ico e n las condicionales,
el co n ten id o d e la p ró tasis es claram en te rem ático , p u es constituye la in form ación n u ev a q u e h a de
d e m o s tra r al in te rlo c u to r p o r q u é su en u n ciad o resu lta in ad ecu ad o e n la situación dada.
E l ev id en te v alo r rep licativo de esta co n stru cció n se p o n e de m anifiesto e n la in cap acid ad de
com b in ació n con el subjuntivo, ya q u e la rectificación de algo p rev iam en te ase rta d o consiste en o tra
aserció n que n o p u e d e en u n ciarse m e d ia n te u n a expresión de virtualidad. E se m ism o c a rá c te r de
o bjeció n o rép lica explica q u e estas co n stru ccio n es d e p e n d a n n ecesariam en te de u n en u n ciad o p r e ­
vio — aquel al q u e re sp o n d e n — , y, d a d a dicha n atu ra le z a de e s ta r ligadas a un discurso an terio r,
n o so rp re n d e que, c o n tra ria m e n te a las con stru ccio n es canónicas, ad m itan el fu tu ro ta n to sim ple
com o co m p u esto e n la p ró tasis, tal com o se ñ alan los siguientes ejem plos: — ¿Quién vendrá a cenar
esta noche? / — Pero si la cena será m añana; — Ya m e dirás la sem ana que viene cóm o te han ido m is
esquíes / — Pero si todavía n o los habré probado.
H a s ta aq u í h em o s visto casos en los q u e este esq u em a fo rm ab a p a rte de u n a in teracció n dia-
lógica; sin em b arg o , p u e d e a p a re c e r ta m b ié n en en u n ciacio n es a p a re n te m e n te aisladas, sin relació n
con ex p resio n es previas p ro ced en tes de o tro s in terlo c u to res, com o: ¡(Pero) si n o he cogido las llaves
del coche! o ¡(Pero) si ya h an salido de clase! E n estos casos, la p ró tasis con (pero) si indica lo
in a p ro p ia d o d e la p ro p o sició n co n tra ria a la ex p resad a p o r el en u n ciad o q u e in tro d u c e, p ro p o sició n
q u e co n stitu ía la creen cia inicial o expectativa del h ab la n te de acu erd o con su experiencia de la
re a lid a d (« creía q u e h a b ía cogido las llaves»; «creía q u e no hab ían salido de clase»), y q u e resu lta
invalid ad a p o r los d ato s («no h e cogido las llaves del coche»; «ya han salido de clase») (cf. P o rro ch e
1997).
E l v alo r asertivo en fático q u e p re se n ta esta e stru c tu ra relacio n a estre c h a m e n te la p ró ta sis co n ­
dicio n al con la ex p resió n d e la afirm ación en fática (véase el § 57.9); en efecto, cad a u n o de los
3683 Condicionales indirectas 57.4

ejemplos p re se n ta d o s d e e n u n ciad o s co n (pero) si p o d ría glosarse co m o sí, com o m u estran , de


m anera rep re sen tativ a, las dos siguientes versiones: (30c) Sí, tienes visita en el dentista; (31c) Sí, yo
me voy de casa a las doce. L a relació n en tre si y la afirm ación enfática, así com o el valor de réplica
__y, p o r tan to , ia relació n co n u n a inform ación previa— , está p re se n te tam b ién e n las siguientes
construcciones in tro d u c id a s p o r que si y vaya si: 31

(33) a. E sa m u jer siem pre está quejándose: q u e si los niños, q u e si la com pra, qu e si el
m arid o , q u e si la suegra...
b. — ¿S eg u ro q u e e ra él?
— ¿Q u e si e ra él? P u es claro q u e era él.
c. — ¿Y le viste bien?
— V aya si le vi bien. A u n palm o de mí.

E n efecto , las tre s so n estru ctu ras citativas, p u es existe u n a re fe re n c ia a u n a enunciación a n ­


terior — in m e d ia ta m e n te a n te rio r e n (33a) y (33b); m ás re m o ta en (33c)— y, asim ism o, se m arca
lo in ap ro p iad o del acto al q u e rem ite n . L a diferencia resp ec to a las co n stru cio n es co n pero si reside
en que las tres ú ltim as in d ican la no p ertin en cia, e n concreto, de la m o d alid ad del en u n ciad o del
interlocutor. Así, en (33a), se p o n e de m anifiesto la in ad ecu ac ió n d e la insistencia del lo cu to r al
que se hace refe ren cia — d e a h í la calificación de B e in h a u e r (1964: 344-346) de ‘q u e re ite ra tiv o ’— .
Este m ism o a u to r su g iere q u e la presen c ia de si e n secuencias sem ejan tes p o d ría indicar d u d a , lo
que p o d em o s re in te rp re ta r en los siguientes térm inos: el h a b la n te p la n te a com o d u d o sa la a d e c u a ­
ción o p ertin en cia, n o sólo d e la reiterac ió n , sino tam b ién d e l su p u e sto p ro b le m a p re se n ta d o po r
el lo cu to r al q u e se cita. E n (33b) la com binación de p artícu las que y si indica la in ad ecu ac ió n de
la duda q u e conlleva la m o d alid ad interrogativa, d u d a q u e se re sp o n d e afirm an d o tajan tem en te,
puesto q u e equ iv ale a ¡Pues claro que sí! Ig u alm en te en (33c) la secu en cia vaya si m uestra la im ­
propiedad d e la in terro g ació n y la rép lica a esa d u d a m ed ia n te u n a afirm ación en fática (« ¡n atu ral­
m ente q u e le vi!»); d e a h í el v alo r de afirm ación in tensificada q u e a d o p ta en exclusiva cuando esta
estructura se p ro fiere in d e p e n d ie n te m e n te de un en u n ciad o previo, co m o en Pues vaya si ha enve­
jecido Vicente.
E n estas últim as estru c tu ra s analizadas, sin em bargo, el posible valor condicional de la p artícu la
si q ueda claram en te d esd ib u jado. N o so rp ren d e, pues, q u e tra ta d ista s co m o C o n tre ra s (1956-57: 81)
las co n sid eren com o casos d e in terro g ativ as in d ep en d ien tes que, n o o b sta n te , no sirven para indagar,
sino p a ra d a r u n a re sp u e sta alta m e n te afirm ativa o negativa según las circunstancias, indicando u n a
fuerte p ro te sta . O tro s g ram áticos, com o A larcos (1994: § 453 y 455), co n sid eran q u e en estas co n s­
trucciones si no fu n cio n a com o p artícu la su b o rd in an te, sino com o e n c a re c e d o r adverbial d e los
contenidos com unicados, al igual q u e o cu rre en co nstrucciones consecutivas del tip o Si será desa­
gradable que m e ha respondido que ese no es su problem a, e n la que el c a rá c te r n o condicional de
si se refleja, a ju icio d e este gram ático, e n la cap acid ad de com binarse c o n las dos form as de fu tu ro
y los dos tipos d e co n d icio n al, q u e so n los tiem p o s que, e n principio, n o p u e d e n ap arecer e n u n a
prótasis: Si habrá tratado m a l a su fa m ilia que ahora nadie le m ira a la cara; Im agina si haría frío
días atrás, que explotaron las cañerías; Fíjate si habría hecho frío antes de llegar nosotros que habían
explotado ¡as cañerías. E n estas estru ctu ras, el cará c te r enfático de si se d em u estra, en efecto, p o r
el hecho d e que ad m ite se r su stituido p o r o tro elem en to g ram atical e n fatizad o r com o qué (Q ué m a l
(no) habrá tratado a su fa m ilia que ahora nadie le mira a la cara). D ic h o valor enfático de si se
refuerza cu an d o ap a re c e p re ced id o de im perativos con valor apelativo com o fíjate o figúrese, com o
en: Pues, fíja te si h e conocido gente, m u ch a [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 273].

57.4. Condicionales indirectas

Las construcciones condicionales analizadas hasta el m om ento se caracterizan


por el hecho de que la verdad de la cláusula principal o apódosis depende del

11 A s p e c to q u e a d v ie rte a c e r ta d a m e n te P o rro c h e (1997).


57.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3684

cumplimiento de la condición expresada por la prótasis. Los usos estudiados en este


a p a rta d o 32 se caracterizan, sin embargo, por ser periféricos, en el sentido de que la
condición no está relacionada con la situación considerada en la cláusula principal,
sino que tiene más bien que ver con las circunstancias de la enunciación [—> § 56.3],
Así, en una condicional como Si te soy sincero, este proyecto no funciona, la ineficacia
del proyecto no depende de la previa explicitación de sinceridad. E n este caso, la
condición es dependiente más bien del acto de habla implícito del enunciado: «Este
proyecto no funciona; lo digo así de claro porque soy sincero» [—> § 11.5].
U na de las particularidades que caracteriza a estas construcciones es que no
responden a la ley de contraposición, es decir, no reciben una interpretación bicon­
dicional (§ 57.1.3), como refleja lo inadecuado de la versión contrapuesta [í/ no p,
no q] del ejemplo anterior: # S i no te soy sincero, este proyecto sí funciona. El valor
de si en estos casos no puede identificarse con el de la implicación material, y la
prótasis tampoco funciona a m odo de marco o antecedente de la apódosis. Se trata,
en suma, de condicionales de la enunciación y no del enunciado, y, como tales, estas
prótasis no están subordinadas o interordinadas —de ahí que puedan omitirse sin
que se resienta la gram aticalidad del enunciado—, sino que ocupan una posición
sintáctica distinta, por encima de la oración, ya que funcionan como modalizadores
oracionales, como lo que en otras tradiciones se ha llamado ‘disjuntos estilísticos’
(Quirk et alii 1985); esto es, secuencias que expresan una evaluación del hablante
sobre lo que está diciendo, tanto en lo que atañe a su forma, como a su contenido.
D esde el punto de vista formal, estas prótasis se caracterizan por ir general­
m ente acom pañadas de un presente de indicativo; de hecho, muchas de ellas tienen
aspecto form ulario,33 como las secuencias si no es una indiscreción; si no {le / te}
molesta; si no me equivoco, o si se me permite. A este respecto, no hay más que
pensar en las expresiones m odalizadoras netam ente lexicalizadas del catalán y del
francés si us plau o s ’il vous plaît. La independencia sintáctica y semántica que
m uestra la cláusula con si con respecto a la cláusula principal explica que no se dé
de m anera sistemática ninguna correlación m odal-temporal que ligue en la coor­
denada tem poral los acontecimientos de ambas cláusulas, tal y como m uestra lo
inadecuado de los cambios de correlación verbal de los ejemplos anteriores: *Si te
fuera sincero, este proyecto no funcionaría; *Si te hubiera sido sincero, este proyecto
no habría funcionado. El presente correspondiente al ahora de la enunciación, propio
del comentario actual sobre el enunciado —función que desem peñan este tipo de
prótasis— , presenta gran libertad de combinación con las formas verbales de la
apódosis, ya que la prótasis califica esta al margen de su anclaje tem poral: Si no me
equivoco, Sara {estuvo/estaba /ha estado/está/estará} en el médico. 34

El d istin to e s ta tu to sintáctico de estas p ró tasis p eriféricas se p o n e de m an ifiesto cu an d o co­


a p a re c e n con u n a p ró tasis ‘c e n tra l’ o están d ar: Si no m e equivoco, no irán a hacer deporte si llueve.
Ig u alm en te cab e distin g u ir estas p ró tasis de la en u n ciació n de las condicionales no-causales del
en u n ciad o , co n las q u e ta m b ié n p u e d e n co ap arecer, p ero co n las q u e n o p u e d e n c o o rd in a rse co­

32 A lg u n a s d e las p ró ta s is a q u í a n a liz ad a s h a n rec ib id o e n la tra d ic ió n e s p a ñ o la a n álisis y d e n o m in a c io n e s p o c o sis­


te m á tic o s: ‘i n d e p e n d ie n te s ’ es el calificativ o q u e u tiliza C o n tr e r a s (1960); ‘cu asi c x -c o n d ic io n a les’ el té r m in o u s a d o p o r
P o lo (1971); ‘tex to r e p e tid o ’ las lla m a A lc a lá A lb a (1 9 7 9 ). E n g e n e ra l, se les h a a trib u id o c ie rto c a rá c te r p a ra s ita rio , ya
q u e se las c o n s id e ra p e rfe c ta m e n te p resc in d ib le s o v a g a m e n te ‘a fe c tiv a s’ (C o n tre ra s 1960: 27 3 ). U n an á lisis d e sd e e n fo q u e s
p ra g m á tic o s p u e d e v e rse e n M o n to lío 1992, 1993a y 1993b.
33 D e a h í la calific a ció n d e « tex to r e p e tid o » q u e les o to rg a A lc a lá A lb a (1979).
34 V é a n s e C o m rie 1982: 143-152, H a e g e m a n 1984: 263-4 y H a e g e m a n y W e k k e r 1984: 48.
3685 Condicionales indirectas 57.4.1

pulativam ente (*Seguro que los hijos de Sebastián son m bísim os, si tiene hijos y si no m e fa lla la
memoria), au n q u e la y u x taposición sí es posible, si b ien re su lta u n ta n to fo rza d a (cf. H aeg e m a n
1984, T ak am i 1988: 267-68): Sebastián te ganará en esa cañera, si com pite, vamos... si no te importa
que te lo diga, p e ro siem p re q u e la p ró tasis m etadiscursiva o cu p e u n a p o sic ió n p eriférica, de satélite,
más alejad a d e la apódosis.

Cabe distinguir cuatro subtipos fundam entales de prótasis periféricas: de cor­


tesía; metalingüísticas y metadiscursivas; guías para el procesam iento interpretativo;
y de apódosis no asertivas. Todas ellas serán revisadas en los epígrafes siguientes.

57.4.1. Usos corteses

A menudo estas prótasis periféricas, innecesarias desde un punto de vista gra­


matical pero sum am ente útiles desde una perspectiva pragmática, tienen la función
de hacer explícito el compromiso conversacional en el sentido de las máximas gri-
ceanas (cf. Grice 1989); por ejemplo, de la cualidad de la contribución, en cuanto
a que esta es sincera, como refleja el siguiente ejemplo: Mira, si quieres que te diga
la verdad, ni sé cómo se llama [Esgueva y C antarero 1981: 417], y también otras
prótasis como si quiere que le sea sincero; si he de ser franco; si he de decirlo hones­
tamente, etc. El afán del hablante de no ser tom ado por falso o mentiroso es el que
explica igualmente la utilización de prótasis en las que el hablante manifiesta explí­
citamente no tener evidencias suficientes sobre la aserción contenida en la apódosis,
como en {Si no me equivoco /Si estoy en lo cierto}, el edificio de Telefónica es ese de
ahí enfrente, oración en la que la cláusula protática constituye una expresión auto-
exculpadora, un mecanismo de autoprotección que perm ite al hablante protegerse
de una crítica potencial para el caso de que se equivocara. E n esta indicación de la
incerteza de su aseveración el hablante a m enudo apela a la memoria (si la memoria
no me falla; si no recuerdo mal), así como a su propia capacidad de comprensión
(si he entendido correctamente). No sorprende que cuando estas prótasis aparecen
pospuestas constituyan estrategias de auto-reparación (El edificio de Telefónica es ese
de ahí enfrente, si no estoy confundido).

E n o tro s casos, estas p ró tasis in te n ta n m a n te n e r u n a m áxim a conversacional d e cortesía — en


el sen tid o d e las fo rm u lad as p o r L ak o ff (1973) y L eech (1983)— y, de este m odo, las p ró ta sis se
p rop o n en suavizar actos d e h ab la q u e p o d rían re su lta r lesivos p ara el in terlo c u to r, b ien sea p o rq u e
se le pid e a este q u e actú e (Si no le importa, acérquem e ese libro), b ie n sea p o rq u e p o d ría p en sar
que se le ag red e (Si n o es u na indiscreción ¿cuántos años tiene?; Si le p u e d o interrumpir, aquí están
los d ocum entos).
A veces, el d eseo d e q u e su en u n ciad o sea in te rp re ta d o com o p e rtin e n te lleva al h a b la n te a
utilizar este tipo d e p ró tasis m arginal p a ra a p e la r a que el in te rlo c u to r active u n a d eterm in ad a
inform ación q u e el h a b la n te su p o n e disponible en la m em o ria de aquel, a fin de que asigne la
referen cia ad ecu a d a y, p o r tan to , in te rp re te co rre c ta m e n te el co n ten id o de la apódosis, co m o se
advierte en: Tu abuelo, si te acuerdas de cuando tú tenías cinco años m á s o m enos, siempre llevaba
pajarita; Si recuerdas el verano en que fia m o s a Ibiza, estuvo lloviendo todo el m es de agosto.
E n g en eral, to d as ellas p u e d e n e n te n d e rse com o ‘indicios co n tex tu alizad o res’ (G u m p erz 1982),
ya q u e m e d ia n te slu uso el h ab la n te establece pistas p a ra n eg o ciar la conversación, po r ejem plo,
para estab lecer u n d e te rm in a d o to n o in terp erso n al; ello es esp ecialm en te claro e n las p ró tasis ‘de
sinceridad’ y e n o tra s tales com o {Si sabes guardar un secreto/Si hablam os en serio/Si esto queda
entre nosotros}, te diré lo que ha pasado, q u e se utilizan com o m od o d e red u cció n de la distancia
interpersonal. E n o tro s casos, la guía co n tex tu alizad o ra se re fie re a cóm o el h a b la n te desea q u e sea
57.4.2 LAS CO N STR U C C IO N ES CONDICIONALES 3686

in te rp re ta d a la fo rm a d e su en u n ciad o , q u e él m ism o co m en ta ({Si lo decim os claram ente/Si se m e


perm ite ¡a expresión}, esto es u na porquería), asp ecto qu e sin d u d a acerca los v alo res sociales de estas
p ró ta sis y sus fu n cio n es m etalingüísticas. D e sd e u n en fo q u e cognitivista com o el p ro p u e sto p o r
S p e rb e r y W ilso n (1986) — véase ta m b ié n H a e g e m a n 1984— , cabe e n te n d e r la fu n ció n g en eral de
to d a s estas p ró tasis e n térm in o s d e ‘guías’ p a ra u n m ás ráp id o y ad ecu a d o p ro c e sa m ie n to in te r p re ­
tativ o d e la cláusula p rin cip al (en este sen tid o , véan se ta m b ié n los §§ 57.4.3 y 57.4.4).

57.4.2. U sos metalingüísticos

Este subtipo com parte con el resto de los analizados bajo el § 57.4 el hecho de
que la relación condicional que se establece entre las cláusulas tiene que ver con la
ejecución del acto de habla que se está llevando a cabo, pero en el caso de las
metalingüísticas la condicionalidad no se relaciona con la fuerza del acto de habla;
esto es, las prótasis metalingüísticas califican la apódosis al m argen de su fuerza
ilocutiva, ya que es algún aspecto de la form a lingüística del enunciado el que se
presenta en form a condicional, como en (34a, b):

(34) a. Este verano nos vamos a México, si es así como lo pronuncian allí.
b. En Salamanca yo tenía profesores francam ente buenos, ya le digo,
pero otros..., ge... gente que son un poco cerebros electrónicos, si
se quiere, o ficheros. [Esgueva y C antarero 1981: 24]
c. Aquello me lo tom é como si fuera la continuación del colegio, va­
de un Instituto si quieres, no de un colegio, porque yo creo que hay
una diferencia entre un Instituto y un colegio. [Esgueva y C antarero
1981: 17]

Como se ve, si (34a) supone una reflexión respecto del nivel fonético, (34b) presenta
una matización sobre la pieza léxica escogida previamente. U n ejemplo de correc­
ción metalingüística todavía más claro lo proporciona (34c). La misma función de­
sem peñan prótasis tales como si esa es la palabra exacta o si es así como se dice.
Con la inserción de dichas cláusulas el hablante busca el acuerdo o aquiescencia
respecto a un término empleado, que muy a m enudo aparece como rectificación de
un térm ino precedente; de ahí la frecuente posposición de estas cláusulas. Adviértase
la semejanza existente entre algunas de estas cláusulas metalingüísticas pospuestas
y las que suspenden la presuposición inherente a la cláusula principal, como Me lo
dijeron tus socios, si es que puede llamárselos así (véase el § 57.1.4.3).

E stas cláusulas m etalingüísticas se asem ejan tam b ién a algunas estru ctu ras contrastivas co n si
(§ 57.9.2); en co n creto , aq u ellas e n las q u e se estab lece u n a oposición correctiva e n tre térm in o s
léxicos d e las cláusulas, co m o Si es de derechas, será, en todo caso, de ultra-derecha, o Si es un
profesor deficiente es (en cam bio) un investigador excelente. E n estas últim as estru ctu ras, sin em bargo,
y c o n tra ria m e n te a las condicionales ind ire ctas analizadas en el p re se n te epígrafe, el co m en tario
m etalin g ü ístico n o se lleva a cabo en la p ró tasis, sino en la to talid ad de la oración. U n esquem a
esp ecial d e n tro d e este tipo contrastivo con v alo r m etalingüístico lo constituyen aq u ellas oraciones
q u e p re se n ta n u n a n te c e d e n te neg ad o co n u n e le m e n to qu e se corrige m ed ian te la aserc ió n de otro
e n el seg u n d o m iem b ro d e l p eríodo: E l A te n e o no ha hecho sino participar de, de esa... despolitiza­
ción... si n o sentida, p o r lo m en o s obligada [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 108]; Vem os a nuestro alre­
ded o r có m o todos los valores clásicos que considerábamos, si n o inmutables, seguros de la cultura y
de la civilización, se vienen abajo [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 169],
3687 Condicionales indirectas .
57 4.3

E n otras ocasiones, el com entario que lleva a cabo la protasis tiene carácter metadiscursivo, ya
que en ella aparece una reflexión, generalm ente con valor reform ulativo, sobre la estructura lin­
güística del discurso, como en {Si resumimos lo expuesto hasta el mom ento/Si se concreta un poco
inás/Si concluimos/Si hacemos un sumario}, parece, que no todos estonios de acuerdo con el proyecto.
Los usos metadiscursivos constituyen uno de los pocos ejem plos de protasis periféricas que
pueden form ularse m ediante otros procedim ientos diferentes de la construcción precedida de si; en
concreto, a través del gerundio (resumiendo lo expuesto hasta el momento/concretando un poco
más)· Véase tam bién el § 57.5.2.

57.4.3. Usos procesurales

En este tipo, la cláusula con si expresa la circunstancia en la que tiene sentido


—en la que resulta pertinente— la enunciación de la cláusula principal. La protasis,
pues, pretende garantizar que el enunciado de la apódosis será interpretado como
relevante,35 por lo que salvaguarda la máxima de pertinencia, como en (35);

(35) a. Si tienes sed, hay cerveza en la n ev era.36


b. Si quieres darte una ducha, el calentador está encendido.
c. Si buscas un traductor, Joaquín sabe alemán.
d. Si le interesa saberlo, yo también voté en contra.

La función de la cláusula subordinada puede interpretarse, en efecto, como una


guía para el procesam iento, ya que especifica el contexto adecuado de interpretación
para el oyente, a fin de que pueda así ganar tiempo y acceder más rápidam ente a
una interpretación ad ecu ad a;37 en (35 a-c), sin ir más lejos, la inferencia de que se
otorga permiso («puedes beber la cerveza de la nevera», «puedes ducharte»), o de
que se está ofreciendo un consejo («puedes llamar a Joaquín»),

El carácter general de ayuda para facilitar el procesam iento, así como la intención o valor
¡locutivo habitual de estos enunciados, consistentes en ofertas gentiles o consejos amables, relaciona
la función de este tipo de prótasis periféricas con la cortesía de los condicionantes analizados en
el § 57.4.1. En otros casos, sin embargo, el valor de facilitación de la interpretación inferencial no
se relaciona en absoluto con la amabilidad lingüística, como m uestran los enunciados que siguen:
iEh!, vosotros: si no os gusta la comida del hospital, no toquéis m i coche; o Si ya has acabado de
fregar los platos, la colada está por tender.
Tanto el valor de justificar la pertinencia del enunciado de la cláusula principal como la relación
de causalidad existente entre las cláusulas concurrentes en este subtipo de condicionales indirectas
—a diferencia de lo que ocurre en los tres subtipos anteriores— se refleja en la facilidad de inser­
ción de la preposición por, precedida de un verbo de lengua, lo que convierte la prótasis en una
estructura de tipo causal-hipotético (por si) (véase el § 57.3.4.2), como dem uestran las glosas de
(35a-c): Hay ceivezas en la nevera, te lo digo por si tienes sed; E l calentador está encendido, te lo digo
por si quieres ducharte; Joaquín sabe alemán, te lo digo por si buscas un traductor.

,s L a in te rp re ta c ió n d e s a lv a g u a rd a r la rele v a n cia o, e n o tro s té rm in o s , d e g a ra n tiz a r las c o n d ic io n e s d e felicid a d o


adecuación d e la a p ó d o sis a p a re c e ya e n D u c r o t 1972: 155. D e a h í la d e n o m in a c ió n d e c o n d ic io n a le s « p a ra actos d e h a b la »
{speech acts conditionals; cf., e n tr e o tro s , V a n d e r A u w e ra 1986, D an cy g ier 1990, S w ee tser 1990). E n la tra d ic ió n h isp á n ic a,
se h an p ro p u e s to los té rm in o s c o n d ic io n a le s ‘ilo cu tiv as’ (M o re n o C a b r e ra 1990: 202, s ig u ie n d o a D ik 1990: 252), así c o m o
condicionales ‘re g u la tiv a s’ ( M o n to lío 1993b, sig u ie n d o a C a ró n 1988).
“ C é le b re e je m p lo p r o c e d e n te d e D u c r o t 1972: 155. D e h e c h o , A u s tin (1961: 196-199) inició el a n álisis d e las c o n ­
dicionales d e la len g u a o ra l y, p o r ta n to , el e s tu d io n o -v e rita tiv o d e las m ism a s c o n u n f a m o s o e je m p lo d e ese tip o : There
ire so m e biscuits o n the sideboard i f y o u w a n t th em [« H ay g a lle ta s en el a rm a rio , si las q u iere s» ].
" U n a ex p licació n s e m e ja n te a p a re c e e n V a n D ijk 1981: 173 o H a e g e m a n 1984: 499-500.
57.4.3.1 LAS CO N STRU CCIO N ES C O N D IC IO N ALES 3688

57.4.3.1. Usos con apódosis no asertivas

En la interacción coloquial resulta frecuente la estructura condicional formada


por una cláusula con si seguida de una apódosis consistente en una form a de im­
perativo o en una interrogación. E n este tipo concreto de condicionales indirectas,
el comentario de la prótasis periférica consiste en presentar la información que
justifica y, por lo tanto, hace comunicativamente relevante, la interpelación impe­
rativa o interrogativa que sigue (Si estás cansado, (descansa/¿por qué no descan­
sas?}). Como en los anteriores subtipos, la independencia sintáctica existente entre
las cláusulas implica la ausencia de una correlación modal-temporal estricta entre
ellas, de m odo que a una prótasis habitualm ente en presente, puede seguirle una
apódosis de diferente referencia temporal, lo cual es especialmente claro cuando la
apódosis tiene form a interrogativa parcial: Si está usted tan convencido de que no
siive de nada, ¿por qué lo {hizo/hacía/ha hecho/hace/va a hacer/hará}?
E n el caso de las estructuras con apódosis imperativa [—s- § 60.3], el carácter
necesariam ente orientado hacia el futuro de esta form a verbal, propio de un acon­
tecimiento que todavía no se ha cumplido, hace que generalm ente se combine con
formas verbales en la prótasis igualmente interpretables con valor de futuridad,
como es el caso del presente de indicativo o del imperfecto de subjuntivo con valor
hipotético ((36a)). N o obstante, los tiempos de pasado pueden tam bién aparecer,
como en (37a, b). No parece posible, sin embargo, la combinación del imperativo
con un tiempo contrafactivo del subjuntivo —sea un pluscuamperfecto, sea un im­
perfecto orientado hacia el m om ento de la enunciación; véase el §57.2.1.1— , dado
el carácter irreal del mismo, incompatible con la petición de factualidad que es el
imperativo ((38a, b)).

(36) a. Si por casualidad la {ves/vieras}, dile que la he llamado.


(37) a. Si hace un año votó al PPS, exíjale ahora la política que prometió,
b. Si antes usaba un detergente cualquiera, pruebe ahora Limpiex.
(38) a. *Si tú, Concha, fueras un hombre, entrénate para astronauta,
b. *Si hubieras ido de viaje a Canarias, tráem e una calculadora.

P o r o tro lad o , co n secu en te con el c a rá c te r estrictam en te dialógico del im perativo, estas cons­
tru ccio n es llevan a cab o actos de h a b la típ icam en te interactivos, com o el consejo, la recom endación,
la o rd en , el p erm iso , etc. Se trata, p u es, d e estru c tu ra s fre c u e n te s e n los corpus o rales conversacio­
nales (39a y b ), así com o en los discursos escritos qu e in te rp e la n al lecto r, com o es el caso de los
textos p u b licitario s (39c y d ) y, e n g en eral, de los eslóganes p ro p ag an d ístico s (39e):

(39) a. C u é n te lo , si le ap etece . [E sgueva y C a n ta re ro 1981: 268]


b. Si estás p reo cu p ad a, n o te p reo cu p es. [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 326]
c. Si p a ra ti el sexo es m ás obligación q u e pasión, no leas C osm opolitan.
d. Si le in te re sa el a rte , in fó rm ese so b re A rco.
e. Si bebes, n o conduzcas (D irec ció n G e n e ra l de T ráfico).

E n to d o s esto s en u n ciad os, el acto de h ab la exp resad o p o r el im perativo se e n c u e n tra justificado


p o r la cláu su la con si p re c e d e n te , q u e se en carg a d e se ñ a la r la circunstancia, p osibilidad o contin­
gen cia en la q u e es válida, p o r ad ecu a d a, la sugerencia, el consejo, la reco m en d ació n , etc. Se trata,
pu es, d e p ró tasis ju stificativas, e n el se n tid o de q u e el h a b la n te justifica p o r q u é u sa el im perativo
h acien d o p rev iam en te explícita la situación e n la q u e aq u el re su lta p e rtin e n te . E n algunos casos,
d ich a ju stificació n aten u ativ a p re se n ta u n c a rá c te r claram en te cortés, com o ilu stran los ejem plos de
3689 Condicionales indirectas 57.4.3.1

(39a), e n el q u e la cláusula con si a te n ú a el ru eg o quizá excesivam ente directo del im perativo, o


de (39c), e n el q u e la p ró tasis p re p a ra co n v en ien tem en te el te rre n o p a r a la p ro h ib ic ió n estim ulante
que conlleva la fo rm a n eg ad a d el im perativo.

En cuanto a las apódosis interrogativas, estas pueden presentar tanto la forma


de una interrogativa total — (40a)—, como de una parcial — (40b y c)—. En estas
construcciones de apódosis interrogativa [—> §§ 61.1 y 62.3], tanto parcial como
total, puede aparecer una correlación de formas verbales de carácter contrafáctico,
como en (40d):

(40) a. Y para ir a la facultad, si te pilla cerca, ¿tampoco puedes dejar la


m oto? [Esgueva y C antarero 1981: 347]
b. Si a González le gusta tanto participar en la campaña de un refe­
réndum , ¿por qué no organiza uno en su país? [El País, 21-VI-1992]
c. Si soy tonta, pues... ¿para qué voy a seguir? [Esgueva y Cantarero
1981: 326]
d. Si hubiera nacido en Alemania, (¿habría estado a favor de la reu-
nificación?/¿qué actitud habría adoptado en relación a la reunifi­
cación?}.

C u an d o , com o es h ab itu al, el an te c e d e n te p re c e d e al co n secu en te, la in terro g ació n suele afectar


sólo a este ú ltim o; cu an d o , p o r el co n trario , la p ró tasis está po sp u e sta, es to d o el enunciado el que
queda in terro g ad o ; d e acu erd o con los corpus m anejados, e s ta seg u n d a posibilidad se da h a b itu a l­
m ente cu an d o se tr a ta d e in terro g ativ as parciales: ¿C óm o m e va a gustar la ópera si yo nunca he
asistido a una ópera? [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 74]; ¿Por qué voy a llevar el pelo corto si lo p u ed o
llevar largo? [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 90]; ¿Para qué te vas a registrar si no accedes a ningún
derecho? [El País, 22-III-1997]; ¿C óm o le describiría usted, si tuviera que hacer su biografía? [Esgueva
y C a n ta re ro 1981: 272]; ¿Se im agina cóm o le tratarían ahora en los aviones si Spanair no hubiese
aparecido hace tres años? [El País, 1-III-1997]. C om o d e m u e stra n los tre s p rim e ro s ejem plos a n te ­
riores, la posp o sició n d e la p ró tasis es h ab itu al cu an d o la p re g u n ta constituye u n a interrogación
retórica fo rm u lad a p o r u n h ab la n te , no p a ra in te rp e la r a su in te rlo c u to r acerca de una lag u n a
inform ativa, sino co m o re sp u e sta in d ire cta a su interv en ció n («no m e g u sta ia óp era» ; «no tengo
por qué llevar el p elo corto»; «no sirve de n a d a reg istrarse»),
A l igual que el im p erativ o , la in terro g ació n constituye u n a fo rm a d e in terp elació n al in te rlo ­
cutor, p o r lo q u e estas estru c tu ra s aparecen , obviam ente, e n co n tex to s dialógícos, y ju e g a n un
im p o rtan te p ap el en la n egociación conversacional; de hech o , cu an d o ap arecen e n corpus d e len­
gua escrita, lo h acen e n en trev istas o e n las invocaciones al in te rlo c u to r q u e lleva a cabo la p u b li­
cidad. T o d o s los ejem p lo s m u e stra n q u e el h ab lan te utiliza la prótasis p a r a in tro d u c ir y p re se n ta r
la m otivación o ju stificació n d e la p re g u n ta , y g u iar así a su in te rlo c u to r e n relació n tan to a por
qué se lleva a cabo la p re g u n ta com o, e n consecuencia, resp ec to a cuál es la re sp u e sta que se esp era
[ - * §§ 61.5.2 y 62.3.3],
L a p re g u n ta co n d icio n al d e la fo rm a [s/ p, ¿X q?], d o n d e X es u n adverbio interro g ativ o y p
corresp o n d e a in fo rm ació n ‘d a d a ’, p re se n ta dos d iferen tes valores según cuál se a la form a verbal
inserta en la cláusula co n si. C u a n d o se tra ta de u n tiem p o d e p asad o o de p re se n te y, p o r ta n to ,
la p ro p o sició n consiste e n u n a aserción m ás o m en o s asum ida, la te n te o cam uflada — com o m u estra
claram en te la o ració n siguiente: Si, com o usted dice, recibe a todos en la m ism a consulta, ¿cóm o se
las apaña para guardar el secreto? [Marie Claire, ju n io 1989]— , lo qu e h a c e la p re g u n ta es investigar
cóm o se llega d esd e los d ato s p ro c e d e n te s de la info rm ació n prev iam en te a lm acen ad a («usted acaba
de d ecir q u e recib e a to d o s los clientes e n el m ism o lugar») h asta la in fo rm ació n p o r la q u e se
p reg u n ta e n la ap ó d o sis (« ¿có m o es posible m a n te n e r el a n o n im a to d e q u ien es le visitan?»).
C u an d o , p o r el co n trario , la fo rm a verbal in se rta e n la p ró tasis p re s e n ta c a rá c te r hip o tético , la
condicional sirve a la id ea d e in te rro g a r sobre cu ál sería la actuación e n u n m u n d o posible, e n un
estado d e cosas m ás o m en o s p ro b ab le: Si fu ese obispo, ¿condenaría el aborto? [El País, 14-IV-1991];
57.5 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3690

— S i desapareciesen las palabras, si n o pudiese quedar m á s que una sola, ¿cuál salvaría Giorgio A r ­
m a n i? / — «Sinceritá» [Marie Claire, ju n io 1989].

57.5. Prótasis con formas no finitas

Las tres formas no personales del verbo pueden constituir una prótasis condi­
cional, si bien el infinitivo debe ir precedido para ello de una preposición, general­
m ente de [—> 36.3.4.6], No todas las lenguas románicas presentan la libertad del
español para usar prótasis con form as no finitas, esto es, sin información temporal-
modal (el francés y el catalán, por ejemplo, presentan muchas menos posibilidades).
E n cuanto al orden de cláusulas, los tres tipos de prótasis con formas no personales
suelen seguir la ordenación canónica de las mismas, si bien admiten la posposición
de la cláusula subordinada. P or otro lado, al igual que las prótasis con si, tanto las
prótasis de infinitivo como las de gerundio pueden adquirir un valor concesivo bien
sea precedidas de la conjunción ni (Ni de decírmelo ella lo creería; N i diciéndomelo
ella lo creería = Aunque ella me lo dijera, no lo creería), bien cuando form an parte
de un enunciado interrogativo (¿Irás al cine, de llover de esta manera?; ¿Irás al cine,
lloviendo de esta manera? = ¿Irás al cine aunque llueva de esta manera?).

57.5.1. Prótasis de infinitivo

57.5.1.1. < D e + infinitivo>

Todas las lenguas románicas presentan una construcción con valor condicional
compuesta por una form a verbal en infinitivo precedida de la preposición a. 3S En
español actual, sin embargo, esta construcción sólo presenta valor condicional en
unas pocas expresiones, totalm ente lexicalizadas, como a no ser que, a decir verdad
o a juzgar por. E n la lengua de hoy, el infinitivo puede adquirir un valor condicional
cuando se encuentra precedido de la preposición d e .39 El valor condicional, sin
embargo, no deriva de la m era presencia de la preposición de ante esta form a no
finita. La correlación tem poral de las formas verbales empleadas, la pausa inter­
media entre las cláusulas y la particular línea melódica constituyen tam bién recursos
indesligables de la capacidad de expresar suposición. La' entonación, por ejemplo,
puede servir para distinguir una estructura condicional de otra que no lo es, como
dem uestra el contraste entre el siguiente p ar de oraciones (Narbona 1990, II: 105),
de las que en la prim era de ellas la construcción <de + infinitivo> [—*· §§ 36.3.4.6
y 53.4.3] funciona como prótasis condicional, mientras que en la segunda lo hace como
complemento de régimen: Te habrían acusado, de haberlo dicho (= «te habrían acu­
sadosi lo hubieras dicho»); Te habrían acusado de haberlo dicho (= «te habrían
acusado de ello»).

M E n e s p a ñ o l, en c o n c re to , e sta c o n s tru c c ió n a p a re c e d o c u m e n ta d a ya e n el siglo x v ( M o n d é ja r 1966: 2 48) y, según


K an y (1939: 165) — fre n te a la o p in ió n d e K e n is to n (1 937)— , e ra m ás fre c u e n te e n la len g u a d e los Siglos d e O r o que
e n la d e hoy, e n la q u e e s tá sie n d o rá p id a m e n te su s titu id a p o r la c o n s tru c c ió n < d e + in fin itiv o > (K a n y 1936: 21 1 ). U n
análisis d e l u so d e e sta c o n stru c c ió n c o n d ic io n a l e n la len g u a d e C a ld e ró n p u e d e v erse e n F la sc h e 1970.

w E s d e larg a tra d ic ió n e n e sp añ o l, p u e s to q u e ex isten d a to s q u e in d ic a n su u tiliz a c ió n c o n v a lo r c o n d ic io n a l e n eí
siglo XVI (M o n d é ja r 1966: 251).
3691 Prótasis con form as no finitas 57.5.1.1

Estas prótasis pueden presentar tanto un infinitivo simple como un infinitivo


compuesto; cuando es esta última la form a que aparece, su valor es equivalente al
de un pluscuam perfecto de subjuntivo y, por lo tanto, presenta carácter contrafác-
tico: De haberlo sabido, no habría venido (equivalente a Si lo hubiera sabido, no
habría venido). Puesto que la naturaleza aspectual del infinitivo se caracteriza por
la ausencia de cualquier perfectividad de la acción, las prótasis con esta forma no
personal tienen un carácter exclusivamente hipotético y por tanto rechazan su in­
serción en cualquier estructura condicional que constituya una aserción encubierta
(como las analizadas en el § 57.3):

(41) a. Si la m adre es mala, la hija es peor.


b. *De ser la m adre mala, la hija es peor.
(42) a. Si Ricardo te hace llorar es porque te quiere.
b. *De hacerte llorar Ricardo es porque te quiere.
(43) a. Si Pepe envió esa carta, fue para soliviantar a Reme.
b. ??De enviar Pepe esa carta, fue p ara soliviantar a Reme.

Dado dicho carácter estrictam ente hipotético de las prótasis de infinitivo, estas
prótasis resultan inadecuadas en los contextos condicionales genéricos, habitualm en­
te expresados por el esquema <si + presente + presente > o <si + imperfecto +
im p e rfe c to , en los que si equivale a cuando, a siempre que:

(44) a. Si llueve, se mojan las calles.


b. ?De llover, se m ojan las calles.
(45) a. Si se viaja en avión, se gana tiempo.
b. ?De viajar en avión, se gana tiempo.
(46) a. Si llegábamos tarde a casa, nos reñían.
b. ?De llegar tarde a casa, nos reñían.

Siempre que se respete el carácter hipotético, la prótasis com puesta de <de +


infinitivo> puede combinarse con formas verbales tanto de futuro como de presente
y pasado: De ser eso cierto, {,hiciste/haz/haces/harás/harías} lo conveniente. A d­
viértase que para las cuatro prim eras formas verbales consignadas, el infinitivo se
interpreta como un presente (si eso es cierto); en la última, en cambio, el condicional
(harías lo conveniente) impele a interpretar el infinitivo como un imperfecto de sub­
juntivo (si eso fuera cierto). E sta prótasis no finita equivale, pues, tanto sea a la
prótasis de una condicional real, como a la de una condicional potencial (véase el
§57.2).

C o m o es h ab itu al en las co nstrucciones de infinitivo e n español, la p ró tasis fo rm ad a p o r < de


+ in fin itiv o > p u e d e a p a re c e r con u n sujeto léxico pospuesto, p e ro , en caso de no p resen tarlo , este
se re c u p e ra a través d el su jeto d e la apódosis q u e es, p o r tan to , su ‘c o n tro la d o r’ [— > § 36.2.2.2],
lo cual se adv ierte con clarid ad cu an d o to d a la condicional está su b o rd in a d a a u n verbo: R a m ó n
dice que, de seguir así, n o p odrán volver a jugar, o ración e n la qu e se in te rp re ta que el su je to
del infinitivo seguir és u n a tercera persona gram atical plural (ellos) correferente con la del sujeto del
verbo del consecu en te (podrán) —y no, e n cam bio, con el sujeto del v erb o sub o rd in an te (R am ón)— .
La falta d e co n co rd an cia d e esta fo rm a n o p e rso n a l aca rre a que, en g en eral, su sujeto d e b a ser
fácilm ente re c u p e ra b le de) contexto. E llo explica q u e estas co nstrucciones suelan e s ta r relacionadas
con u n a in fo rm ació n p rev ia d e la qu e d e p e n d e n p a r a recibir u n a co rre c ta in te rp re ta c ió n ; tal ligazón
57.5.1.1 LAS CONSTRUCCIONES CONDICIONALES 3692

discursiva se refleja en la presencia en la protasis de infinitivo de clíticos, concordancias y, en


general, elem entos anafóricos:

(47) a. K eith Richards, aguijoneado quizá por unos celos que, de ser ciertos, m e parecerían
enternecedores por lo pueriles, decidió súbitam ente que tam bién él quería dar una
entrevista.
b. D e haber/o sabido, no habría venido.
c. Todos esos certificados son el recordatorio de que Dale es u n hom bre viejo y que,
de ser elegido, sería el presidente de más edad que tom ara posesión en un primer
m andato en E stados Unidos. [El País, 23-VII-1996]

Dicha habitual dependencia inform ativa de un discurso previo explica tam bién que estas cons­
trucciones de infinitivo, al igual que, en general, todas las protasis no finitas, ocupen generalm ente
la posición canónica, es decir, antecediendo a la apódosis, así como el hecho de que a m enudo
actúen como secuencias tem atizadoras que presentan una correlación léxica en la apódosis (De
comer, no comeremos antes de las cuatro; De ir finalmente a la fiesta, no iría sola; De compararme
con alguien, me gustaría que me compararan eon Gary Cooper). Dicho carácter discursivo anafórico
explica tam bién la productividad de estas construcciones protáticas en tanto que procondicionantes
(véase el § 57.7), con valor de predicación secundaria, como, por ejemplo, de ser así o de estar así
las cosas, estructuras que equivalen a si las circunstancias son las que se acaban de indicar (véase
H ernanz 1993).
La ausencia de marcas de concordancia con un sujeto personal convierte al infinitivo —y, en
general, a las tres form as no finitas— en un instrum ento lingüístico eficaz en los contextos gene-
ralizadores en los que no interesa señalar el agente específico de la acción, como ejemplifica la
siguiente oración, en la que la construcción de infinitivo se combina con la pasiva refleja: De m an­
tenerse la redacción aprobada ayer, los espectáculos eróticos y pornográficos .sólo podrán mostrarse [en
RusiaJ en televisión entre las 11 de la noche y las cuatro de la madrugada [El País, 21-11-1997].
El infinitivo condicional es tam bién un recurso muy frecuente en el lenguaje expositivo y ar­
gumentativo. A m enudo se emplea, como señala acertadam ente Kany (1936), cuando la frase podría
resultar excesivamente larga y cuando la condición sigue inm ediatam ente después del pronom bre
relativo o de la conjunción que, evitando de este m odo la concatenación de dos subordinantes de
diferente nivel (que si) más una form a verbal flexionada, lo que entorpecería considerablem ente el
flujo de la expresión, como ya m ostraban ejemplos anteriores — (47a y c)— y tam bién los siguientes:
Este halagüeño panorama no está exento de riesgos que, de materializarse, pueden obligar al banco
central a dar marcha atrás en la relajación de los tipos de interés [El País, 10-1-1997]; Ello configura
una situación que, de persistir, introduciría una presión notable sobre el conjunto de los precios [El
País, 10-1-1997].

Estas protasis no finitas pueden form ar parte de algunos tipos de oraciones


condicionales indirectas, concretam ente de aquellas que constituyen una ayuda para
el procesam iento interpretativo (véase el § 57.4.3); su inserción, aunque no es ha­
bitual, resulta posible, ya que a pesar de tratarse de condicionales de la enunciación,
m antienen abierto el carácter hipotético:

(48) a. Si quiere más información, nuestro núm ero consta en la tarjeta,


b. D e desear más información, nuestro núm ero consta en la tarjeta.

Adviértase que en estos contextos la presencia del gerundio resulta agramatical


(*Deseando más información, nuestro número consta en la tarjeta), precisamente por
la orientación tem poral hacia el futuro que presenta el antecedente (véase epígrafe
siguiente). Sin embargo, esta es justam ente la form a no personal que puede aparecer
en otro tipo de condicionales indirectas, las metadiscursivas, en las que, por el con­
trario, las prótasis de infinitivo no tienen cabida:
3693 Prótasis con formas no finitas 57.5.1.2

(49)a. {Si somos más precisos/Siendo más precisos/* D e ser más precisos},
cabe decir que el último ejercicio fue un desastre.
(50)a. {Si te soy sincero/Siéndote sincero/??De serte sincero}, aquella
boda fue un error.

57.5.1.2. < Con/Sin + infinitivo>

Las construcciones con un infinitivo precedido de una de estas dos preposicio­


nes han sido escasamente analizadas, a pesar de que no resultan infrecuentes en el
habla informal [—-> §§ 36.3.4.5, 36.3.4.7 y 59.5.1.2], Contrariam ente a lo que su­
cede con las construcciones de infinitivo antecedidas de la preposición de, las pre­
cedidas por con y sin pueden ir seguidas de la conjunción que y una forma verbal
flexionada en subjuntivo —lo que ocurre generalm ente cuando los sujetos de las
cláusulas no son correferentes— , m anteniendo el conjunto el valor condicional: Con
entristecerte y llorar, no ganarás nada / Con que te entristezcas y llores, tu bebé no
ganará nada.
Para que se produzca la interpretación condicional de estas oraciones es fun­
damental que el verbo de la apódosis resulte consecuente con la concordancia tem ­
poral propia de las estructuras condicionales; es decir, que aparezca, una forma ver­
bal de futuro o condicional. Nótese la diferente interpretación, causal (Con hacer
las cosas a la brava, no ganaste nada; «porque hiciste las cosas a la brav
condicional (Con hacer las cosas a la brava, no ganarás nada; «si haces las cosas a
la brava...») que se lleva a cabo según que la form a inserta en el consecuente sea
un pasado o un futuro.
E n efecto, cuando la construcción <con/sin + infinitivo> se refiere a una
acción del pasado siempre se interpreta como causal; de ahí que resulte inadecuada
la presencia del infinitivo compuesto en estas estructuras en tanto que prótasis con­
dicionales, ya que el aspecto perfectivo de esta form a verbal supone la expresión de
una acción pasada (*Con haber hecho las cosas a la brava, no habrías ganado nada).
En cuanto al infinitivo simple, se advierte de un diferente com portamiento según
que las estructuras vayan precedidas de una u otra preposición; de este modo, <con
+ infinitivo> no encaja bien en una correlación de valor potencial, (51a y b), la
más pro to típicam ente hipotética, mientras que sí puede hacerlo <sin + infinitivo >,
(51c). D ado el carácter negativo de sin, estas construcciones contienen una negación
implícita:

(51) a. ?Con hacer las cosas a la brava, no ganarías nada.


b. ??Con estudiar más, podría aprobar.
c. Sin estudiar tanto, no sacarías tan buenas notas.
R e c u é rd e se q u e la h ip o tética es, ju sta m e n te , la in te rp re ta c ió n h a b itu a l de las co n stru cio n es de
infinitivo p reced id as p o r de, lo q u e se c o rro b o ra p o r el h echo de que su inserción e n las oracio n es
en las q u e < con + in fin itiv o > re su lta b a inconveniente es, e n cam bio, ad ecu ad a: D e hacer las cosas
a la brava, no ganarías nada; D e estudiar más, podrías aprobar. P arece h ab er, p u es, algún tip o de
distribución co m p le m e n ta ria e n tre estos dos tip o s de con stru cció n — < d e + in fin itiv o > y < c o n +
infinitivo> — con v alo r condicional.
A lg u n o s especialistas (B o sque (1989: 61); H e rn a n z (1993: 158)) su g ie ren qu e las preposiciones
con y sin p re se n ta n u n a valen cia asp ectu al de tip o durativo, lo qu e las hace asp ectu alm en te se m e ­
jantes al g eru n d io . E sto explica q u e los an te c e d e n te s fo rm ad o s p o r <con¡sin + in fin itiv o > sean
conm utables p o r p ró tasis d e g erundio, ad ecu a n d o el caso d e sin a su p o la rid a d negativa:
57.5.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3694

(52) a. C o n h a c e r las cosas a la brava, no g an arás nada.


b. H acien d o las cosas a la brava, no g an arás nada.
(53) a. Sin llevar d o cu m en tació n no te d e ja rá n en trar.
b. N o llev an d o do cu m en tació n , n o te d e ja rá n en trar.

E n realid ad , sin em b argo, la in te rp re ta c ió n condicional p u e d e h acerse au n c u a n d o a la p re ­


po sició n n o le sigue u n infinitivo, sino u n particip io (54a), o incluso, sim p lem en te, u n sustantivo
(54b), o u n p ro n o m b re (54c). C u an d o , com o e n estos casos, no ap arece n in g u n a fo rm a verbal en
el a n teced e n te , existe g ran lib erta d de com binación con form as verbales e n la apódosis: Sin su
inte/vención, no se {hacía/hace/hará/haría/habría hecho} esa película:

(54) a. C o n la v e n ta n a ab ierta, te n d re m o s frío.


b. Sin carta, n o p o d réis e n tra r.
c. Sin ella, se rá im posible con seg u ir el trabajo.

E n to d o s los casos se tra ta de secuencias d esplazadas a la izquierda del en u n ciad o , to n alm en te


au tó n o m as, q u e no co n stitu yen com p lem en to s arg u m én tales del verbo, y q u e, aco m p añ ad a s de las
fo rm as v erb ales ad ecu a d as e n la apódosis, p u e d e n recibir u n a in te rp re ta c ió n condicional; es decir,
so n ad ju n to s libres (H e rn a n z 1993).

En ocasiones, el infinitivo, incluso sin ir precedido de preposición alguna, puede


expresar un contenido equivalente al de una prótasis condicional. H ernanz (1990,
1994) analiza las construcciones atributivas de doble infinitivo —del tipo Querer es
poder, Escribir es llorar, Decir las verdades es perder las amistades— [—> § 36.2.3] a
fin de dilucidar cuál es la función del infinitivo que opera como aparente sujeto de
las mismas. La autora propone interpretar dichos infinitivos como estructuras equi­
valentes a prótasis condicionales (Si se quiere, se puede; Si se escribe, se llora; Si se
dice la verdad, se pierden las amistades).

57.5.2. Prótasis de gerundio

En general, las gramáticas coinciden en señalar que, además de expresar una


acción que coincide tem poralm ente con la del verbo principal o es inm ediatam ente
anterior a ella, el gerundio puede aportar diferentes significados adverbiales como
el de causa, modo, concesión o condición [—*- §§ 53.4-5] (véanse, por ejemplo, Bello
1847: § 443, Gili Gaya 1943: § 149, Alcina y Blecua 1975: § 5.1.2); suele añadirse,
igualmente, que en muchos casos resulta difícil identificar con claridad uno u otro
significado adverbial. Por otro lado, existen verbos que, por contener en su signifi­
cado la noción de ‘hipótesis’, resultan especialmente adecuados para formar, m e­
diante la flexión en gerundio, prótasis condicionales, como es el caso de suponiendo
o imaginando (véase el § 57.6.4).
Cuando la construcción de gerundio expresa valor de condición [—*· § 53.4.3],
no suele adm itir la form a de gerundio compuesto, ya que el evidente aspecto per­
fectivo de esta form a no personal compuesta dificulta el valor condicional caracte­
rístico de las oraciones que presentan prótasis como estas (??Habiendo llegado antes,
habríamos oído la primera pieza del concierto), y que consiste en presentar dos acon­
tecimientos cuyo cumplimiento se plantea como simultáneo uno del otro. En efecto,
la restricción temporal-modal que presentan las prótasis o condicionantes de gerun­
dio se deriva de la naturaleza aspectual de esta forma no personal, caracterizada
3695 Prótasis con form as no finitas 57.5.2

por expresar duratividad y, por tanto, simultaneidad; por esta razón, una construc­
ción de gerundio sólo puede usarse con valor condicional cuando las acciones ex­
presadas por las cláusulas pueden interpretarse como simultáneas en el tiempo; de
ahí la gramaticalidad de estas estructuras cuando aparecen en contextos genéricos40
^ ta n to de presente, como el de (55b), como de pasado, caso de (56b)—, o que
expresan habitualidad, como (57b), al tiempo que se explica la inadecuación de (58b)
—a pesar de que presenta la misma correlación tem poral que (57b)— , así como la
de (59b) y (60b), ya que en estas tres últimas se interpreta que existe una acción
que claramente se produce antes que otra:

(55) a. Si se viaja en avión, se gana tiempo.


b. Viajando en avión, se gana tiempo.
(56) a. Si uno pagaba con dólares, no tenía ningún problema.
b. Pagando con dólares, uno no tenía ningún problema.
(57) a. Si fumas tanto, acabarás con tos.
b. Fum ando tanto, acabarás con tos.
(58) a. Si m añana hace sol, iremos a la playa.
b. *Haciendo m añana sol, iremos a la playa.
(59) a. Si quiere más información, escriba a Laboratorios Kloral.
b. *Queriendo más información, escriba a Laboratorios Kloral.
(60) a. Si tuviera dinero el próximo verano, iría de vacaciones a Filipinas.
b. “‘Teniendo dinero el próximo verano, iría de vacaciones a Filipinas.

La agramaticalidad de (60b) no proviene del hecho de que una prótasis de


gerundio no pueda combinarse con una form a verbal condicional en la apódosis, ya
que ello es posible siempre que haya simultaneidad entre el tiempo de la prótasis
y el de la apódosis; así lo m uestra el ejemplo Pagando al contado, te harían descuento,
equivalente a «si pagaras al contado, te harían descuento».

N ó tese q u e e n los tres últim os ejem plos (28b, 29b y 30b), in acep tab les, es posible su stitu ir la
construcción de g eru n d io p o r la fo rm ad a p o r < de + in fin itiv o > y o b ten er, en cam bio, un resu lta d o
gram atical (De hacer sol m añana, irem os a la playa; D e querer m á s inform ación, escriba a...; D e tener
más dinero el p róxim o verano, iría a Filipinas) debido, p recisam en te, al cará c te r necesariam en te
hipotético y o rie n ta d o hacia el fu tu ro que p re se n ta la e s tru c tu ra de infinitivo.
L as p ró tasis d e g eru n d io su e len p re se n ta r u n sujeto co ïn cid en te co n el de la apódosis, com o
m uestran los ejem p lo s ex p u esto s h asta el m om en to . P o r o tro lado, y al igual q u e el resto de c o n ­
dicionantes con fo rm as n o finitas, el carecer de elem en to s de co n co rd an cia que señ alen el sujeto
explica la ad ecu ació n d e d ichas p ró tasis e n com binación con apódosis d e carácter im personal: Uti­
lizando correctamente F rodem derm oactivo se obtienen mejorías en un 80 % de los casos [Marie Claire,
junio 1989]; E spaña es un m osaico cultural y ja m á s se entenderá reduciéndola a la uniform idad
[L. R a cio n ero , E l arte de vivir con los cinco sentidos, M adrid, T em as de H oy, 1989, pág. 23]; Pero
yo creo que hay tiem po para todo ¿eh?, sabiéndote organizar [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 343],
C o m o se señ aló en el § 57.5.4, las p ró tasis de g eru n d io p u e d e n fu n c io n a r com o condicionales
indirectas d e tip o m etadiscursivo com o, p o r ejem plo, teniendo en cuenta («si ten em o s en cu en ta» )
o {C oncretando/Resum iendoIRetom ando) el tem a («si {concretam o s/resu m im o s/reto m am o s} el
tema»); esp ecialm en te p ro d u ctivas so n las que p re se n ta n el v erb o hablar flexionado en g erundio,
como hablando {sinceramente/en serio/en plata/con el corazón en la m ano} (véase M o n to lío 1991b).

* L o cual se a d v ie rte ya e n e sp a ñ o l m ed iev al, y a q u e , e n o casio n es, la m ism a e s tru c tu ra a p a re c e e x p re s a d a con


gerundio, cuando, y si (cf. M uflió 1995: 108-109).
57.5.3 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 36%

57.5.3. Prótasis de participio

Tam bién el participio puede dar lugar a una prótasis condicional [—*· § 39.3],
como ejemplifica la oración: Bien aireglada, esa mujer pasaría por aristócrata. Esta
construcción no finita puede presentar, al igual que las de infinitivo y de gerundio,
más de un valor adverbial. La interpretación en términos de uno u otro matiz de­
pende en buena m edida de la form a verbal inserta en la apódosis; en el ejemplo
anterior, la lectura condicional se veía claramente favorecida por la form a verbal
condicional que aparece en el consecuente; en cambio, en el ejemplo siguiente, el
futuro de la apódosis deja abierta la posibilidad de que se haga del antecedente
tanto una interpretación condicional como una temporal: Hay que afinarse hasta
llegar a sentir las estrías de las huellas digitales de la persona amada. C onsejado eso,
lo demás vendrá por añadidura [L. Racionero, E l arte de vivir con los cinco sentidos,
M adrid, Temas de Hoy, 1989, pág. 51], parafraseable tanto por «cuando se consiga
eso...», como por «si se consigue eso».
A d v iértase q u e h u b iera b a stad o la in se rció n de u n a secuencia adverbial te m p o ra l com o u n a vez
p re c e d ie n d o a la co n stru cció n de p articip io conseguido eso p a ra q u e aquella an clara la in terp retació n
a u n a ú n ica le ctu ra posible: la tem p o ral. D e hecho, el valor prim igenio d e este tip o de construc­
ciones d e p articip io ab so lu to es el te m p o ral, derivado d el aspecto perfectivo del p articip io .

El valor aspectual perfectivo de «acción acabada» que caracteriza al participio


impide que pueda recibir una lectura genérica, ya que dicha perfectividad fuerza a
interpretar la construcción con esta form a no finita como tem poralm ente anterior
a la cláusula principal. D e ahí que esta estructura protática no pueda aparecer en
contextos genéricos, en los que se supone una simultaneidad tem poral entre ambas
cláusulas, razón por la cual sí resulta en cambio adecuada la inserción del gerundio,
como se ha visto en el epígrafe anterior:

(61) a. Si ganas mucho dinero, tienes más oportunidades de ser feliz.


b. G anando mucho dinero, tienes más oportunidades de ser feliz.
c. *Ganado mucho dinero, tienes más oportunidades de ser feliz.

Por carecer de información de tiem po y concordancia, al igual que el resto de


prótasis no finitas, es esperable que el participio se relacione estrecham ente con la
información de las cláusulas adyacentes, de m anera que puedan recuperarse dichos
rasgos gramaticales. Por esta misma razón, esta forma verbal a menudo funciona tam­
bién como procondicionante (véase el § 57.7), es decir, retoma una información anterior
y laconvierteen marco, supuesto o condicionante a partir del cual interpretar la in­
formación que sigue; esto es, con el valor aproximado de si es así o en ese caso, como
muestra el ejemplo siguiente: Planteadas así las cosas (= si están así las cosas/en ese
caso), es claro que no estamos hablando ya de un objetivo que pueda conseguirse mediante
un cambio de cuniculo [Claves de razón práctica, junio 1996, 4],

57.6. Otras estructuras condicionales

57.6.1. Condicionales paratácticas

El español, como otras muchas lenguas, incluidas algunas no indoeuropeas (cf.


H aim an 1983), presenta la posibilidad de expresar la condicionalidad a través de
3697 Otras estructuras condicionales 57.6.1

estructuras pseudo-coordinadas de tres tipos: con la partícula copulativa y (62a y b)


[—>· § 41.2]; con la partícula disyuntiva o (62c y d) [—> § 41.3] y con un primer
miembro interrogativo total (62e y f ) [—> §§ 61.1 y 62.3]]:

(62) a. A prueba todo el curso en junio y te com praré la moto.


b. Toca a mi herm ano y te parto la cara.
c. A cábate la cena o no verás la tele. / O te acabas la cena o no verás
la tele.
d. No tomes más el sol o acabarás con un melanoma. / O no tomas
más el sol, o acabarás con un melanoma.
e. ¿Quieres beber algo? Voy a buscártelo.
f. ¿Q uieres pelea? Pues la tendrás.

Todas ellas equivalen a construcciones condicionales con si:

(63) a. Si apruebas todo el curso en junio, te com praré la moto.


b. Si tocas a mi herm ano, te parto la cara.
c. Si no te acabas la cena, no verás la tele.
d. Si tomas más el sol, acabarás con un melanoma.
e. Si quieres beber algo, voy a buscártelo.
f. Si quieres pelea, la tendrás.

E n todas ellas la interpretación condicional se obtiene por la suma de diferentes


características formales; a saber:

(a) U na entonación particular caracterizada habitualm ente por una pausa que m ar­
ca el inicio del segundo miembro.

(b) U na determ inada correlación temporal, adecuada a la expresión de causa-con­


secuencia, relación sobre la que se basan estos esquemas, y que en el tipo de ejem ­
plos que estamos analizando exige tiempos de presente o de imperativo en el prim er
miembro y de presente o futuro en el segundo. Nótese cuán inadecuados resultarían,
por ejemplo, los enunciados (62b, c y f), de intercam biar los tiempos de las formas
verbales insertas en las cláusulas: *Tocarás a m i hermano y te parto la cara; * 0 te
acabarás la cena o ve la televisión; *¿Tendrás pelea? Pues la quieres.

(c) El orden de las cláusulas no puede revertirse, ya que la oración carece de


marca subordinante y, por tanto, la secuencia sintáctica refleja el orden de los acon­
tecimientos, y perm ite interpretar que la prim era cláusula funciona como supuesto
o antecedente y la segunda como conclusión. Adviértase cuál es, en efecto, el re­
sultado de alterar el orden de los miembros de, por ejemplo, (62a) y (62c): *Te
compraré la moto y apnieba todo el curso; *No verás la tele o acábate la cena.
Desde el punto de vista semántico-pragmático, debe darse tam bién que ambas
cláusulas resulten coherentes, tanto respecto del tem a general de la conversación,
como entre sí. D e este modo, una versión algo diferente de la oración de (32a)
como: # Apnieba todo el curso en junio y Antonio Banderas resultará estupendo en ese
papel resulta ininterpretable no sólo porque no se acierta a ver cuál es la relación
significativa entre el hecho de aprobar un curso y el de que un actor lleve a cabo
57.6.1 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3698

una actuación brillante, sino porque tampoco se advierte aquí el valor comunicativo
de estímulo que sí presenta la versión original (62a), y que resulta perfectam ente
adecuada en un contexto interactivo.
Las oraciones de (62c) y (62d) m uestran la relación entre condición y disyun­
ción, que se traduce en que el antecedente de la estructura disyuntiva de valor
condicional se interpreta como de polaridad contraria a la enunciada; así, (62c),
Acábate la cena o no verás la televisión, equivale a (63c), Si no te acabas la cena, no
verás la televisión, m ientras que el condicionante negativo de (62d), iVo tomes más
el sol o acabarás con un melanoma, es parafraseable por la prótasis afirmativa con
si que aparece en (63d), Si tomas más el sol, acabarás con un melanoma.

L a in te rp re ta c ió n del p rim e r m iem b ro de este tipo de estru ctu ras disyuntivas co m o equivalente
a u n a p ró tasis d e p o larid ad co n tra ria a la en u n ciad a se deriva del v alor lógico p ro p io de la disyun­
ció n exclusiva, q u e es a la q u e ad scrib en los ejem plos q u e aq u í se analizan, — n ó te se q u e e n ellos
p u e d e a p a re c e r la disyunción exclusiva explícita o...o— . D e acu erd o con dicho valor, p o r lo m enos
y com o m áxim o u n a d e las cláusulas d e b e ser v erd ad era: la v e rd ad de u n a de las p roposiciones
im plica la falsed ad d e la o tra e n el m ism o m u n d o posible, y viceversa. D e O te acabas ¡a cena o
no verás la televisión p u e d e n d arse dos posibilidades: o b ien se d a que concluir la cen a es v erd ad ero
y en to n ces d eb e ser falso el segundo m iem bro «no verás la televisión», con lo q u e o b ten em o s la
le ctu ra co n d icio n al Si te acabas la cena, verás la televisión, o bien la conclusión de la cena resu lta
falsa (no cenas) y, e n consecuencia, la segunda cláusula pasa a se r v erd ad era (no verás la televisión).
D a d o que, d e acu erd o con los v alores de v erd a d de la condicional, se p recisa que q sea v erd ad ero ,
a fin de q u e la o ració n sea v erd ad era, se in te rp re ta com o cierta la apódosis «no verás la televisión»,
p o r lo q u e in m e d ia ta m e n te p asa a ser falsa la prótasis «acabar la cena», q u e p asa a equ iv aler a si
n o te acabas la cena.
P o r o tro lado, u n a disyuntiva de v alo r condicional incitará siem pre al oyente a d e s e a r q u e no
se cum pla el co n secu en te — p o r lo ta n to , a in te rp re ta rlo com o falso— , ya q u e este suele p la n te a r
u n estad o d e cosas in d eseab le p a ra él, lo q u e p reserv a al m ism o tiem po el valor de v erd ad d e la
disyunción, p o rq u e im plica q u e el a n te c e d e n te es v erd ad ero . D e ahí que (62d), O n o tom as m á s el
sol, o acabarás con un m ela n o m a equivalga a la condicional Si tom as m á s el sol acabarás con un
m elanom a, de la q u e el o y ente in te rp re ta de m a n era ad ecu ad a, lógicam ente in te re sa d o en no de­
sa rro llar dicha e n fe rm e d a d «no tom es m ás el sol». D e todos m odos, p a re c e existir alg u n a co m p le­
jid a d cognitive adicional p ara p ro cesa r con co m o d id ad la com binación de la p a rtíc u la disyuntiva
m ás el ad v erb io d e neg ació n (o no..., o...), p o r lo q u e resu lta m ás verosím il que la id ea de «cese
d e la actividad» se ex p rese p o r o tro s m edios léxicos com o en O dejas de tom ar el sol, o acabarás
con un m elanom a, e n la qu e, de nuevo, el a n te c e d e n te d eb e in te rp re ta rse com o c o n tra rio al e n u n ­
ciado (Si no dejas de to m a r el sol...).
E n relació n a los esq u em as q u e ap a re c e n b ajo (62e) y (62f), se verá m ás a d e la n te la relación
nocio n al y etim ológica q u e existe e n tre la condición y la interro g ació n in d ire cta — y, e n g eneral, la
id ea d e in certid u m b re y d u b itació n — , y las respectivas p artícu las in tro d u c to ra s ho m ó fo n as si (véase
el § 57.9). E x isten tam b ién sim ilitudes e n tre u n a p ró tasis condicional y u n a in terro g ació n , en cu an to
q u e am b as p la n te a n u n estad o de cosas posible p ero no ase rta d o a p a rtir del cual p re se n ta r la
p ro p o sició n siguiente. D e h echo, Je sp e rse n (1940) ofrece una explicación histórica de las condicio­
nales b a sad a e n la secu en cia p reg u n ta-c o n firm ació n -a serció n im plicativa, del tip o — ¿Va a venir?I
— S í ¡ — B ueno, entonces lo esperaré; com o se ve, el em p leo de entonces e n este co n tex to es eq u i­
v alen te a en ese caso/bajo dicho supuesto (véase el § 57.7 p a ra el v alo r p ro c o n d ic io n a n te de entonces).
L a tesis d e H a im a n (1978) — véase el §57.1.4.1— de acu erd o con la cual las p ró tasis p u e d e n
id en tificarse con los tem as d ebe m u ch o a la de Je sp ersen . P a ra H aim an, la in ten ció n del h ab lan te
cu an d o p la n te a u n a p re g u n ta com o la del breve diálogo a n te rio r es, ju sta m e n te , o b te n e r a sen ti­
m ien to e n la validez d e la proposición. U n a vez o b te n id o este, se extrae la consecuencia; p o r tanto,
p u e d e decirse q u e el co n ten id o de la p re g u n ta del em iso r es establecido com o u n te m a , com o u n a
in fo rm ació n d a d a p a ra la afirm ación co n secu en te in tro d u c id a p o r entonces. D e ahí la sim ilitud e n tre
esq u em as com o los d e (62e) y (62f) y la secuencia condicional prótasis-apódosis.
3699 Otras estructuras condicionales 57.6.2

P o r lo g en eral, to d o s los tipos de construcciones condicionales p se u d o -co o rd in ad as se utilizan


en co n textos dialógicos y su e len te n e r un carácter claram en te in teractiv o , lo q u e se refleja e n la
habitual p resen c ia d e p rim e ra s y segundas p e rso n a s en las cláusulas c o n cu rren tes. S o n co nstruccio­
nes características d e las v aried ad es orales y, en particu lar, del reg istro coloquial, y están ligadas a
determ inados actos d e h ab la, frec u en tes e n la in teracció n de escasa fo rm a lid a d .41 E n concreto, los
esquem as c o o rd in ad o s con y p a re c e n especializados e n e x p resa r p ro m e sa s estim u lan tes com o la de
(62a), a u n q u e ta m b ié n p u e d e n llevar a cabo am enazas c u a n d o p re se n ta n e n el con secu en te una
circunstancia in d eseab le p a ra el oyente, com o en (62b). L as estru c tu ra s disyuntivas, p o r el co n trario ,
no p are c e n p e rd e r n u n ca u n cierto cará c te r am en azan te, ta n to cu an d o ex p resa n u n desafío evidente
—caso d e (62c)— , com o cu an d o p la n te a n un re to in tim id a to rio que, e n el fondo, p a re c e q u e re r ser
un estím u lo — (62d)— .
L os tre s d iferen tes tip o s de p se u d o co o rd in ad a s coinciden en re sp o n d e r a la ley de c o n tra p o ­
sición, es decir, recib en u n a in te rp re ta c ió n bicondicional (§ 57.1.3), com o d e m u e stra n las siguientes
versiones d e (62a), (62b), (62c) y (62f), respectivam ente: Si no lo apruebas todo en junio, n o te
compraré la m oto; Si n o tocas a m i herm ano, n o te partiré la cara; Si te acabas la cena, verás la tele;
Si no quieres pelea, n o ia tendrás. T o d as ellas p u e d e n p e rd e r su c a rá c te r in terp elativ o directo cu an d o
aparecen com b in ad as, n o co n segundas, sino con terceras p e rso n a s gram aticales, com o en Q u e no
me obedezcan y verán, o Q ue vuelvan a ilegar tarde y m e oirán, d o n d e el re to va dirigido, n o al
interlo cu to r, sino a te rc e ra s p ersonas. O racio n es com o las dos últim as p a re c e n e s ta r subordinadas
a u n v erb o ex h o rtativ o silenciado, de m an d o (B o rreg o et alii 1985: 64), y la circunstancia d esa g ra ­
dable p a ra el in terlo c u to r, p ro p ia del co n secu en te de los en u n ciad o s am en aza n te s, q ueda velada
pero d e b id a m e n te su g erid a tras verb o s de significado in co n creto com o ver u oír. T am b ié n p a re c e n
form ar p a rte de estru c tu ra s d e subordinación, e n este caso a u n v erb o d e lengua, las condicionales
paratácticas d e a n te c e d e n te interrogativo: ¿Que quieren que intervenga con contundencia? P ues no
hay problem a.
E n o tro s casos, estas estru ctu ras p u e d e n a p a re c e r sin n inguno de los v alores com unicativos
señalados (am en aza, p rem io ...), fo rm an d o p a rte de un discurso refe rid o , com o en: Pepe es un lerdo:
le das un libro y se le cae de las m anos. C u an d o desap arece la especialización funcional com unicativa,
ya n o existe tam p o co la restricció n tem poral q u e an tes se se ñ aló y dichas construcciones p u e d e n
darse tan to e n co n tex to s d e h a b itu a lid a d — b ien d e p re se n te , com o ejem plificaba la o ració n an te rio r,
bien d e p asad o : A Pepe le dabas un libro y se le caía de las m a n o s— ; com o en contextos potenciales,
a través d e la in serció n d e u n a form a verbal condicional en am bas cláusulas (A Pepe le darías un
libro y se le caería de las m anos); com o, finalm ente, en esq u em as contrafactivos (L e hubieras dado
un libro y se le habría caído de las m anos). T am b ié n las co nstrucciones disyuntivas p u e d e n p re se n ta r
terceras p erso n as g ram aticales y p e rd e r su valor am en azan te, p rescin d ien d o al m ism o tiem po d e la
restricción tem p o ral se ñ alad a, com o en: O llega pronto, o se ha perdido, eq u iv alen te a «Si no llega
pro n to es q u e se h a p erd id o » . E n el discurso refe rid o , esta e stru c tu ra p u e d e a p a re c e r en contextos
de h ab itu alid ad (C u a n d o éram os niños, o te ibas a dorm ir sin chistar, o te caía una buena bronca),
pero no p arece ad m isible e n contextos h ip o tético s ( * 0 le dieras el dinero o te mataría), ni e n los
contrafactivos ( * 0 le hubieras dado el dinero, o te habría m atado). E n el caso de las p seudo-coor-
dinadas d e p ró tasis in terro g ativ a, la inclusión e n u n discurso re fe rid o obliga a la inserción d e la
partícula co n d icio n al si, com o m u e stra la glosa de (64f): L e dijo que si quería pelea, que la tendría.
E n o casiones, la sim ple yuxtaposición sin p resen c ia de nexo alguno es suficiente p ara fo rza r
una lectu ra condicional, com o e n Pagas, tienes.

57.6.2. <Como + subjuntivo>

C o m o se expuso en el § 57.1.7.1, la relación q u e vincula las cláusulas d e u n a o ració n condicional


es h ab itu alm en te d e tip o causal; p o r o tro lado, el so la p am ie n to e n tre las nocio n es de ca u sa y
condición se refleja fo rm a lm e n te en que, p o r ejem plo, el sistem a condicional se sirve de algunas
partículas p ro to típ ic a m e n te causales; este es el caso de com o [— > §§ 9.4.3.2 y 56.4.1], que expresa

41 S o b re el v a lo r ilo c u tiv o h a b itu a l d e e sto s e sq u e m a s, p u e d e n v e rse lo s d ife re n te s tra b a jo s d e F ille m b a u m al r e s p e c to


(1975, 1976, 1977, 1978 y 1986).
57.6.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3700

cau sa cu an d o v a aco m p añ ad o de indicativo (C om o tú n o tivbajas, no tendrem os dinero a fin a l de


m es), y condición, cu an d o ap arece ju n to a subjuntivo (C om o tú no trabajes, n o tendrem os dinero a
fin a l de m es); d e h ech o , el so la p am ie n to sem án tico es tal q u e algunos gram áticos (cf. A lcin a y
B lecua, 1975: § 8.2.4.1) n o d istin g u en el com o condicional del causal.

E sta construcción, característica del español oral, expresa condiciones que nun­
ca son inform ativam ente neutras, sino que plantean como inesperado el cumpli­
miento de los acontecimientos presentados en la apódosis; esto es, el hablante con­
sidera que lo expresado en el consecuente está fuera del horizonte de expectativas
(Borrego 1980); de ahí la frecuencia de este esquema en enunciados que presentan
en la apódosis un estado de cosas inesperadam ente agradable, (64a), o desagradable,
para el propio hablante, (64b), para el oyente, (64c), o para un tercero, (64d). Tal
caracterización semántica explica que este esquem a a m enudo lleve a cabo funciones
comunicativas interactivas como la prom esa, (64a), y, muy especialmente, la am e­
naza, (64c), acto de habla que, dada su productividad, parece la auténtica especia­
lización ilocutiva de esta estructura:

(64) a. Como me toque la lotería, te compraré un descapotable.


b. Como se hayan acabado las rebajas, no podré comprarme nada.
c. Como vuelvas a gritarme, cogeré la puerta definitivamente.
d. Como Josep haya perdido el último puente aéreo, no va a poder
volver hoy.

E ste esq u em a condicio n al, sin em bargo, no p u e d e fo rm ar p a rte de pro m esas estim u lan tes que
d e p e n d e n d e u n a acción del in te rlo c u to r — es decir, qu e tie n e n al oyente com o su jeto — del tipo
# C o m o hagas los deberes, te traeré un regalo m añana, p recisam en te p o rq u e no resu lta com u n icati­
v am e n te ad ecu a d o p la n te a r com o «que n o se espera» o «que se esp e ra q u e no», tal co m o lleva a
cabo esta construcción, la acción q u e ju sta m e n te se esp era q u e se realice, y q u e p o r ello se estim ula.
< C o m o + su b ju n tiv o > ex presa condición suficiente; esto es, u n a o ració n del tipo: C om o m e
toque la lotería, te compraré un descapotable p u e d e p ara fra se a rse p o r «B asta con que m e toque la
lo te ría p a ra q u e te lo co m p re». Se tra ta de u n a construcción qu e tam b ién conlleva in te rp re ta c ió n
b icondicional (§ 57.1.3); así, d e la o ració n a n te rio r se e n tie n d e qu e «Si no m e to ca la lo tería , no te
lo co m p raré» .

E sta construcción sólo se combina con el modo subjuntivo; su valor de «no


expectación», por tanto, necesariam ente orientado hacia el futuro, explica que co­
m únm ente se construya con presente — (64a) y (64c)— o pretérito perfecto de sub­
juntivo — (64b) y (64d)— , ya que estas formas perm iten expresar la posibilidad en
un tiempo que se proyecta hacia el futuro, hacia lo que puede llegar a realizarse;
también suelen aparecer tiempos prospectivos en la apódosis. Esto es, este esquema
aparece en enunciados cuya verdad se supone posible en el futuro, por lo que nunca
pueden presentar situaciones contrafactuales (*Como me hubiera tocado la lotería,
te habría comprado un descapotable), ni en contextos genéricos:

(65) a. Si viajas en avión, ganas tiempo.


b. *Como viajes en avión, ganas tiempo.

A diferencia de lo que ocurre en la construcción con si, cuando como aparece


seguido de im perfecto de subjuntivo, este no expresa ausencia de probabilidad en
el futuro, sino que sólo puede hacer referencia a un m om ento anterior a la enun-
3701 O tras estructuras condicionales 57.6.3

dación; de hecho, el valor de esta form a subjuntiva de pasado en estos contextos


resulta similar al de un imperfecto de indicativo y, en consecuencia, a menudo forma
parte de construcciones que expresan la habitualidad en el pasado: Como m i pa­
drastro llegara borracho, nos daba unas palizas de muerte.

57.6.3. Estructuras con conectores condicionales complejos

En general, buena parte de las gramáticas del español parecen asumir tácita­
mente que todas las estructuras que pertenecen a la familia condicional expresan
los mismos valores y presentan la misma distribución sintáctica.42 Sin embargo,
las estructuras de conectores complejos tienen un significado más preciso, y una
distribución sintáctica y una funcionalidad mucho más reducidas que las construc­
ciones con si. E n realidad, en el grupo de ‘conectores condicionales complejos’
(CCC) pueden distinguirse dos subconjuntos: uno, que cabe denom inar ‘afirmativo’,
donde se incluyen las construcciones introducidas p o r a condición de (que), con
tal (de) (que) , 43 siempre que, siempre y cuando [—> § 50.2.4.1]; y otro, ‘negativo’, al
que pertenecen los conectores a no ser que, a menos que, salvo que y excepto que
[_* § 9.4.5],44
Ambos conjuntos presentan una distribución com plementaria, basada en el di­
ferente contenido semántico de cada uno de ellos: los conectores condicionales com­
plejos del grupo afirmativo (a partir de ahora, tam bién CCCA) coinciden en pre­
sentar la condición favorable para que se cumpla q, el consecuente. Por su parte,
las construcciones introducidas por locuciones conjuntivas pertenecientes al grupo
‘negativo’ (o, abreviadam ente, CCCN) plantean la situación desfavorable en la que
q no se cumplirá. U nos y otros, por lo tanto, presentan valor modal, ya que intro­
ducen un punto de vista, una consideración por parte del hablante acerca del ca­
rácter favorable o desfavorable de un acontecimiento o circunstancia de acuerdo con
la situación. D e este modo, una oración como (66a) puede proseguir como (66b) y
como (66c).

(66) a. Irem os al cine con vosotros...


b. ... {a no ser que/a menos que/excepto que/salvo que} vengan mis
padres.
c. ... {a condición de que/siempre que/con tal de que} vengan mis
padres.

42 Los tra ta d o s g ra m a tic a le s a p e n a s p re s ta n a te n c ió n a o tra s c o n stru c c io n e s ex p re siv as d e c o n d ic ió n q u e n o s e a n la


in tro d u c id a p o r si; el an á lisis s u e le r e d u c irs e a u n m e ro lista d o d e p a rtíc u la s in clu id as b a jo la d e n o m in a c ió n ‘o tr a s c o n ­
ju n cio n e s c o n d ic io n a le s ’ — v é a n se , p o r e je m p lo , S eco 1930, G iii G a y a 1943, R A E 1973, H e r n á n d e z 1984, A larco s 1994— ,
o s im p le m e n te se las ig n o ra ( p o r e je m p lo , A lc in a y B le c u a 1975). In fo rm a c ió n p a rc ia l se e n c u e n tra e n los tra b a jo s de
C o n tre ra s (1963), M o n d é ja r (1966), B o rre g o et alii (1985: 60 y ss.), B a rto l F e rn á n d e z (1 9 9 2 ) y, e s p e c ia lm e n te , M o n to lío
(1991c). E l p a n o ra m a e n la d e sc rip c ió n d e o tra s len g u a s n o es s u s ta n c ia lm e n te d ife re n te ; en e ste s e n tid o , p u e d e n c o n s u l­
tarse D o stie 1987, L é a rd 1987 y V isco n ti 1994 p a ra el fra n c é s; M a zzo len i 1991 p a ra el ita lia n o ; y G e is 1973, K ra tz e r 1986,
V o n F in te l 1991 y T r a u g o tt (en p r e n s a ) p a r a el inglés.
D e e n tr e el c o n ju n to d e c o n e c to re s c o n d ic io n a le s c o m p le jo s (C C C ), las lo cu c io n e s co n ju n tiv as con ta l d e y
dición de p re s e n ta n la p a rtic u la rid a d d e p o d e r ir se g u id a s d e in fin itiv o c u a n d o los s u je to s d e las d o s cláu su las so n c o rre -
fe re n te s (Iré con vosotros, {con tal de/a c o n d ició n de} co n d u c ir y o ). L a p re p o s ic ió n d e q u e se in te rc a la c o n fre c u e n c ia en
con tal (de) q ue se d e b e a la in flu e n cia d e las c o n ju n c io n e s fo rm a d a s s o b re d ich a p re p o sic ió n .
44 C a b e in clu ir a q u í las s e cu e n c ias c o n e ctiv as salvo si y excepto si q u e n o se tr a ta r á n a h o ra , p e s e a p re s e n ta r c a ra c ­
terística s s in tá c tic as y s e m á n tic o -p ra g m á tic a s a n á lo g a s a las d e l g ru p o n e g a tiv o , p re c is a m e n te p o r q u e su m o rfo lo g ía v e rb a l
es d ife re n te , p o r tra ta r s e d e c o m p u e s to s d e si (y, p o r lo ta n to , a d m itir las m ism a s c o m b in a c io n e s c o n fo rm a s v e rb a le s q u e
e ste c o n e c to r).
57.6.3 LAS CO N STRU CCIO N ES CONDICIONALES 3702

E n (66b) la llegada de los progenitores está presentada como un obstáculo para


poder asistir al cine. En (66c), p o r el contrario, los padres son presentados como la
condición positiva para que pueda efectivamente producirse la salida al cine. La
diferente —y complem entaria— caracterización semántica de los CCCA frente a los
CCCN explica la inadecuación pragm ática que se produce cuando son intercam bia­
dos en un mismo contexto oracional, como dem uestran las versiones (b) de los
siguientes ejemplos, frente a la adecuación de los enunciados que aparecen en (a):

(67) a. Iré con vosotros al cine {a condición de que/con tal de que/siempre


que} me acompañéis luego a casa en coche,
b. # Iré con vosotros al cine {a no ser que/a m enos que/salvo que/
excepto que} me acompañéis luego a casa en coche.
(68) a. Q uerem os una paz auténtica con todos los vecinos de Israel a con­
dición de que aporte también seguridad para el Estado de Israel y
para cada ciudadano israelí. [El País, 19-VII-1996]
b. #Q uerem os una paz auténtica con todos los vecinos de Israel a no
ser que aporte tam bién seguridad para el Estado de Israel.

Lo que hemos llamado la ‘com plem entariedad’ semántica de ambos grupos ex­
plica que los enunciados de (b) resulten perfectam ente aceptables si se altera la
polaridad de la cláusula subordinada:

(67) c. NO iré con vosotros al cine {a no ser que/a m enos que/excepto que/
salvo que} me acompañéis luego a casa en coche.
(68) c. NO queremos una paz auténtica con todos los vecinos de Israel a
no ser que aporte también seguridad para el Estado de Israel.

Nótese que la construcción con si puede fácilmente sustituir a cualquier conec­


tor complejo afirmativo, lo mismo que si no puede hacerlo con toda estructura
perteneciente al conjunto negativo, como dem uestran las siguientes versiones de
(67a) y (67c):

(67) d. Iré con vosotros al cine si me acompañáis luego a casa en coche (a


condición de que me acompañéis),
e. NO iré con vosotros al cine si no me acompañáis luego a casa en
coche (a no ser que me acompañéis).

El significado de las estructuras de conectares complejos de tipo afirmativo es,


en general, restrictivo: los CCCA constituyen formulaciones de la excepción favo­
rable para que algo suceda; esto es, y form ulado en otros términos: los CCCA están
argumentativam ente orientados hacia q. Las cláusulas introducidas por una de estas
locuciones conjuntivas establecen la única condición bajo la cual se realizará q, por
lo que presentan un valor sem ejante a la estructura q si y sólo si p.

L os c o n e c ta re s co m p lejo s co n d icio n ales negativos (C C C N ), p o r su p a rte , expresan la excepción


desfav o rab le b ajo la cual el co n secu en te n o se llevará a cabo; esto es, indican la única situ ac ió n en
la cual q N O o cu rrirá; p o r lo ta n to , expresan algo se m ejan te a «q, en cu alq u ier o tra situ ac ió n q u e
p » . L a p ersp ectiv a q u e el h a b la n te a d o p ta fre n te a la p osibilidad de la realización d e q es, pues,
n o ta b le m e n te d iferen te: m ien tra s q u e los C C C A señ alan qu e q sólo se llevará a cabo si p, los C C C N
3703 Otras estructuras condicionales 57.6.3.1

expresan q u e q dejará de llevarse a cabo sólo en el caso de p. E llo es lo q u e d e te rm in a el carácter


afirm ativo d e los p rim e ro s fre n te a la n atu ra le z a negativa de lo s segundos. L os C C C A constituyen
la base n ecesaria p a r a q u e algo ocu rra; los C C C N expresan las circunstancias bajo las cuales algo
no o cu rrirá. F o rm u la d o en o tro s térm inos: lo q u e u n a co n stru cció n de C C C N n ieg a en re a lid a d es
q, n o p, tal y com o in te n ta re fle ja r la siguiente rep re sen tació n :

(69) q a m en o s que p = q; [{no q) si p ] 45

E n gen eral, to d a s las co n strucciones q u e p re se n ta n u n o de estos co n ecto res condicionales com ­


plejos se caracterizan p o r u n p a r de rasgos sintácticos; a saber: (a) te n d e n c ia a la posposición de
la cláusula su b o rd in a n te ; (b) im posibilidad de com binarse c o n la p a rtíc u la entonces. T am b ié n por
cinco rasg o s sem án tico s com unes: (a) carácter m odal; (b) significado d e condición excepcional — fa ­
vorable o d esfav o rab le— p a ra el cum plim iento de q; (c) v alo r b ic o n d itio n a l; (d) carácter e stric ta ­
m ente h ip o tético ; y (e) n atu ra le z a inform ativa de tip o rem ático.

57.6.3.1. Conectores condicionales complejos y orden de cláusulas

H abitualm ente las construcciones con conectores condicionales complejos in­


vierten el orden prototípico de las condicionales que es, como se sabe, [si p, q], en
favor de [q, si p], esquem a con el que deben ponerse en relación las estructuras de
CCC; de ahí que las funciones que estas cláusulas llevan a cabo estén relacionadas
con la restricción, la evaluación, la justificación y, en general, la corrección, funcio­
nes propias de las cláusulas pospuestas. Los enunciados de (70) ejemplifican la ha­
bitual posposición:

(70) a. E l prim er ministro francés acepta discutir la ley de inmigración


siempre que se mantenga el control eficaz de los extranjeros. [El
País, 19-11-1994]
b. Esos individuos armados de un catecismo, de un himno o de una
pistola — o de las tres cosas a la vez— que aman tanto a su patria
o sus principios que están dispuestos a dar por ellos la vida, a con­
dición, desde luego, de que sea la vida de otros. [El País, 24-VII-
1996]
c. Nosotros vamos casi todos los domingos. A no ser que nos quedemos
a estudiar. [Esgueva y C antarero 1981: 350]

E n el § 57.1.4.3 se relacio n ó la posposición d e la p ró tasis con la expresión de «m enor p ro b a ­


bilidad d e cu m p lim ien to d e la proposición». L os esquem as con C C C acarrean , e n esta lín e a de
m en o r expectación, u n v alo r análogo d e «excepcionalidad». E stas p ró tasis p o sp u e stas introducidas
p o r u n C C C a p o rta n u n a in fo rm ació n a p o ste rio ri q u e r e c tific a 46 el co n ten id o d e la cláusula p rin ­
cipal, e stip u lan d o las co n diciones bajo las cuales el co n secu en te, q, se cum p lirá o no. A sí p u es, la
relació n e n tre las cláusulas co n cu rren tes, q y p, e n este tipo d e construcciones n o es, com o suele
ser característico , u n a relació n de causa, sino m ás bien de circun stancia; esto es, p constituye la
especificación d e las circu n stan cias b ajo las cuales q, o b ien se llevará efectiv am en te a cabo (C C C A ),

4S F o rm u la c ió n a d a p ta d a d e la su g e rid a p o r D a n c y g ier (1985: 65).


4,1 A lg o sim ila r s u g ie re L é a rd (1987: 164) c u a n d o aísla y a n a liz a u n g ru p o d e e sto s c o n e c to re s d e l fran cés, a los cu ales
e s te a u to r d e n o m in a ‘re s tric tiv o s ’. D o s tie (1987: 191-192) a so cia ta m b ié n el m ec a n ism o d e rec tifica c ió n con los C C C , si
b ien e s ta a u to r a só lo to m a e n c o n s id e ra c ió n las e s tru c tu ra s q u e a q u í h e m o s in clu id o e n el g ru p o d e los a firm ativ o s. E n
los tra b a jo s s o b re el e s p a ñ o l, ta m b ié n B o rre g o (1980: 30) c o n s id e ra q u e , e n c o n c re to , siem pre q u e llev a a cab o u n a re s ­
tricción.
57.6.3.2 LAS CO N STRU CCIO N ES CONDICIONALES 3704

o b ie n d e ja rá d e cum plirse (C C C N ). L a especificación expresada p o r p es ta n fu e rte q u e, a m enudo,


o ralm en te, va p re c e d id a d e u n a p au sa, q u e gráficam en te se trad u ce e n u n a com a o incluso u n
p u n to . D e h ech o , m u y fre c u e n te m e n te las cláusulas con C C C constituyen e n u n ciad o s entonativa-
m e n te in d ep e n d ie n te s y, p o r lo ta n to , d e b e n p o n e rse e n relació n no sólo co n el esq u e m a de p o s­
p o sició n tras p a u s a d éb il [q, C C C p ], sino ta m b ié n tras p au sa fu e rte [q, C C C p ], tal com o p u e d e
verse en el ejem p lo q u e sigue: E stoy convencido de que en m i vida futura la filosofía será m i hobby.
A hora, n o m i profesión, desde luego. A no ser que cam bie m ucho, o m e vea en una situación, eco­
n ó m ica m u y ahogada y m e tenga que dedicar a dar clases [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 24],
A l igual q u e o c u rre co n las cláusulas con si p ospuestas, la e s tru ctu ra [q, C C C p ] n o es icónica
co n resp ec to al o rd e n d e los aco n tecim ien to s e n el m undo, sino q u e p a re c e serlo e n relació n con
el m o d elo arg u m en tativ o según el cual p rim e ro se afirm a algo y p o ste rio rm e n te se restrin g e o
esp ecifica la aserción.

57.6.3.2. Condición excepcional y carácter biconditional. A propósito de sólo si

M ientras que la construcción condicional con si designa una condición muy


amplia y generalizada, parafraseable aproximadamente por «en el caso de que p»,
las construcciones con CCC expresan condiciones excepcionales, mucho más precisas
y restrictivas que las expresadas a través de si (lo cual es coherente con la distinta
transparencia o precisión léxica de los CCC frente a si).

D e h ech o , la p recisió n de la co n d ició n im p u esta es tal que, u n a vez expresada, n o p u ed e


neu tralizarse sin d a r p ie a u n en u n ciad o in acep tab le d esd e el p u n to de vista sem ántico y p ragm ático,
lo q u e se d e m u e stra p o r la im posibilidad d e co m b in ar estas estru ctu ras co n alguno de los ‘n e u tra -
lizad o res d e in feren c ia’ q u e se e s tu d ia ro n m ás arrib a (véase el § 5 7.1.3), com o c o rro b o ra la in a d e ­
cu ació n d e los sig u ien tes ejem plos: # Q u erem o s una p a z auténtica con todos los vecinos de Israel a
condición de que aporte tam bién seguridad para el E stado de Israel, pero si no aporta esa seguridad,
querem os la p a z de todas form as; # Irem os a la playa a no ser que llueva, pero si llueve, irem os de
todos m odos. E llo d e m u e stra q u e la condición estab lecid a p o r u n a cláusula de C C C n o p u e d e ser
can celad a; es decir, existe u n a sim ilitud e n tre estos co n ecto res y la conectiva si y sólo si.
L a secu en cia sólo si h a in te re sa d o e n o rm e m e n te a g ran n ú m ero de especialistas d e la lógica.
E n la actu alid ad , se coincide e n a c e p ta r q u e el significado de esta locución p u e d e se r tra ta d o com o
la su m a d el v alo r del ad v erb io sólo [— > §§ 11.7.1, 16.6 y 40.2.2] y el del co n ecto r si, al m arg en de
las fo rm as v erb ales — y p o r ta n to , d el tipo de ‘m u n d o p o sib le’— q u e le a co m p añ en (véase, p o r
ejem p lo , M cC aw ley 1974, 1981: 53, 1996: 97). H a b itu a lm e n te , los m an u ales de lógica p re se n ta n la
con stru cció n [q sólo si p] com o eq u iv alen te a la e stru c tu ra [47 p, entonces q]; sin em b arg o , cu an d o
se m an ejan en u n ciad o s co n d icionales p ro c e d e n te s d e la vida cotidiana, se advierte q u e tal v ersió n
resu lta in ad ecu ad a , e n p a rte p o rq u e re v ie rte las conexiones tem p o rales y, p o r ende, causales, e n tre
p y q. P o r ejem p lo , d e los en u n ciad o s in serto s e n (71), la versión (71c) p a re c e m u ch o m ás convin­
ce n te q u e (71b) com o eq u iv alente a la in te rp re ta c ió n de la e s tru ctu ra con sólo si q u e ap arece en
(71a); es decir, la in te rp re ta c ió n m ás ad e c u a d a de la e stru c tu ra [q sólo si p] p arece se r la de [no q
si n o p], lo q u e p e rm ite re la c io n a r estas estru c tu ra s con la noción de condición necesaria:

(71) a. M i p ulso se d isp ara p o r encim a de 100 pulsaciones sólo si hago ejercicio m uy d uro.
b. Si m i p u lso se d isp a ra p o r encim a de 100 pulsaciones, hago ejercicio m uy duro.
c. M i p ulso no se d isp a ra p o r encim a de 100 pulsaciones, si no hago ejercicio m uy
d u ro .

B ien se p o stu le p a ra el adverbio sólo u n significado e n ta n to que cu an tificad o r (véase, p o r


ejem p lo , H o rn 1969), d e m a n e ra q u e de la oració n Sólo fu e Pepe se in te rp re ta u n v alo r exclusor
«no o tro que»; b ie n se p o stu le u n significado escalar p a ra este elem en to (véase, p o r ejem plo, V a n
d e r A uw era 1994: 64 y ss.), de m odo q u e de la o ració n Sólo tres votaron p o r Pepe se e n tie n d a «Es
cierto q u e p o r lo m en o s d os v o taro n p o r él y es falso q u e lo h icieran cu atro » , el v a lo r de sólo se
3705 O tras estructuras condicionales 57.6.3.4

¿efine com o «no m ás de» e n am bas interp retacio n e s. C u an d o sólo se u n e al m a rc a d o r de condición


¡i, la o ració n re su lta n te ex p resa condición n ecesaria, noció n q u e, co m b in ad a co n la in terp retació n
habitual d e co n d ició n su ficien te q u e aca rre a la condicional co n si (véase el § 57.1.3), conlleva fi­
nalm ente la ex presión d e co ndición n ecesaria y -su ficien te. E llo explica q u e se ad m ita de m o d o
generalizado q u e las locu cio n es condicionales sólo si, y si y sólo si — e s ta últim a de u so restringido
al lenguaje m ate m á tic o — p re se n ta n los m ism os v alores de v erd ad .
U n asp ecto d e in te ré s es q u e e n los ejem plos p ro c e d e n te s de co rp u s se observa un a frec u en te
separación e n tre el ad v erb io sólo y la p artícu la si: E n sus propias palabras [de Á n g el C olom ], «el
objetivo de la independencia sólo será posible s[ se abre a todo el electorado» [El País, 10*1-1997)];
[Atutxa] insiste a sí en su opinión de que esa vía [del diálogo] sólo debe abrirse s[ los terroristas dejan
antes de m ata r [El País, 6-X I-1996]; E l señor H o pensó que su fa m ilia sólo podría progresar y vivir
m ejor s[ él se sacrificaba [El Pais, 11-1-1997].

57.6.3.3. Carácter hipotético y remático

Las construcciones con CCC presentan un carácter estrictam ente abierto, hi­
potético, lo que impide que cualquiera de estas estructuras pueda aparecer en un
contexto factual, es decir, allí donde se encuentre una estructura con si no predictiva,
sino asertada, sea afirmativa (72), sea negativamente (73):

(72) a. Si ayer hablamos de fútbol, hoy hablaremos de baloncesto.


b. # { A condición de que/Siempre que/Con tal de que ayer habláramos
de fútbol}, hoy hablaremos de baloncesto.
(73) a. Si tú no eres rico, entonces yo soy un mendigo.
b. # A no ser que tú seas rico, entonces yo soy un mendigo.

E n correlación con la habitual ubicación pospuesta y su función semántica de


restricción de la aserción contenida en el consecuente, la información proporcionada
por estas cláusulas no puede ser considerada como compartida, dada, o temática,
como lo es la de la mayoría de las cláusulas antepuestas introducidas por si (véase
el § 57.1.4.1), sino que su carácter es claram ente rem ático [—> Cap. 64], Los con­
dicionantes con CCC no constituyen un punto de partida, como los introducidos
por si, sino un punto de llegada, una salvedad hecha a una afirmación, generalmente
previa.
E l v alo r rem ático d e estas cláusulas explica su incap acid ad p a ra co m b in arse co n la p artícu la
in tro d u c to ra d e apó d o sis entonces [— > § 63.3.3.11], no sólo cu an d o d ich a cláusula ap arece a n te ­
puesta, lo q u e resu lta esp era b le (*Entonces te daré un caramelo, a condición de que m e des un besito;
*E ntonces iremos a la playa, a no ser que llueva), sino que los C C C tam p o co p u e d e n com binarse
con este in tro d u c to r d e apódosis cu an d o esta cláusula o cupa su p osición p o sp u e sta habitual: *A
condición de que m e des un beso, entonces te daré un caramelo; *A no ser que llueva, entonces irem os
a la playa. C u a n d o la p artícu la entonces in tro d u c e la cláusula principal tra s u n a p ró tasis con si (Si
no te ha saludado, entonces es que está enfadado), funciona com o u n c o rre la to anafórico del m arco
discursivo que es la p ró tasis. P u e sto q u e u n a cláusula in tro d u c id a p o r u n C C C no constituye un
‘m un d o p osible discursivo’ a p a rtir del cual se in te rp re ta el co n secu en te, sino q u e supone u n a
hipótesis q u e restrin g e el alcance del cum plim iento de q, c o n secu en tem en te, entonces no p u e d e
ap a re c e r fu n cio n an d o com o co rre la to anafórico de la m ism a.

57.6.3.4. Conectores condicionales complejos afirmativos

Existen algunos matices diferenciadores entre cada uno de los conectcyes que
conforman el grupo afirmativo. A propósito de a condición de que, por ejemplo, se
57.6.3.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3706

ha señalado que su valor es sem ejante al de sólo si; sin embargo, pueden advertirse
rasgos distintivos entre ambas construcciones que se derivan del valor escalar de
sólo. Véanse los ejemplos de (74):

(74) a. Lola vendrá con nosotros sólo si antes vamos a recogerla a casa,
b. Lola vendrá con nosotros a condición de que vayamos a recogerla
a casa.

En (74a), el adverbio focalizador sólo evoca, como se vio (§ 57.6.3.2), un paradigma


de posibles condiciones alternativas (así, «Lola vendrá con nosotros», por ejemplo,
«si vamos a un buen restaurante», «si está de buen humor», «si consigue que alguien
le cuide los niños», etc.) suficientes para la realización de q, pero que el adverbio
excluye al seleccionar otra condición de entre todos estos supuestos posibles. Por lo
tanto, p en sólo si p — en este caso sólo si antes vamos a recogerla a casa— se
transforma en la única condición suficiente y efectiva, por lo cual deviene condición
suficiente y necesaria. E n cambio, en (74b) se observa una focalización léxica de la
condición misma («a condición de que»), sin que se produzca, como en el caso de
sólo si, la creación de un conjunto de condiciones alternativas.

E s po sib le e n c o n tra r la secuencia sólo a condición de que, d o n d e se co m b in an la n ecesid ad de


p , ex p resa d a léxicam ente p o r a condición de que, m ás la exclusión de o tras condiciones posibles que
lleva a cabo sólo. E ste análisis p e rm ite explicar tam b ién p o r q u é es posible e n c o n tra r la secuencia
[q si p y a condición de que r] (Iré al cine si m e encuentro bien y a condición de que vengáis a
recogerme en coche), m ien tra s qu e es co n trad icto rio desde un p u n to de vista lógico e n c a d e n a r [q si
p y sólo si r] (# Ir é al cine si m e encuentro bien y sólo si venís a recogerme en coche). L a razó n de
la in ad ecu ació n d e esta ú ltim a secu en cia y de la conveniencia de la a n te rio r resid e e n q u e es posible
evo car u n a co n d ició n su ficiente p y a ñ a d ir u n a condición suficiente r de la q u e se afirm a léxicam ente
su n ecesid ad , p e ro es co n trad icto rio in tro d u c ir un a condición suficiente p y a co n tin u ació n una
condición su ficiente cuya n ecesid ad re su lta de la exclusión de cu alq u ier o tr a condición suficiente
(cf. V isconti 1994: 98).

Por su parte, la locución conjuntiva siempre que [—»- § 9.4.5.2J tiene un origen
temporal (§ 57.9.3) que se advierte en el ejemplo siguiente, en el que este conector,
acompañado de indicativo, expresa un valor netamente de tiempo: Siempre que
nublado me duele la cabeza. La función primera de este conector es seleccionar una
circunstancia (p: «estar nublado») y emparejar con ella, de forma reiterada, otra cir­
cunstancia (q: «dolerme la cabeza») (cf. Borrego 1980: 34). El hablante deduce que,
cuando se produce una de ellas, se da también la otra ([cuando p, q]), de lo qu
deriva que cuando una no se da, tampoco se da la siguiente ([cuando no p, no q]).
Esta interpretación se extiende también a los usos condicionales de siempre que seguido
de subjuntivo: así, de Iré al cine, siempre que me encuentre bien se interpreta No iré al
cine si no me encuentro bien; de ahí la relación entre siempre que y la condición nece­
saria.
Al igual que otro tipo de prótasis introducidas por con (por ejemplo, <con +
infinitivo> —véase el §57.5.1.2—), la construcción precedida por con tal (de) que
presenta una condición mínima. A hora bien, el significado de dicha condición mí­
nima cambia en relación con la ubicación de la cláusula subordinada. Cuando apa­
rece precediendo al consecuente, plantea una condición mínima que es vista de
m anera positiva y que resulta suficiente para que se lleve a cabo lo expuesto en la
apódosis: así, las prótasis de oraciones tales como Con tal de que tengamos salud, lo
3707 O tras estructuras condicionales 57.6.3.5

demás acabará por aireglarse, o Con tal que me entreguéis el trabajo antes del 15 de
junio, ya es suficiente equivalen semánticamente a «con sólo que tengamos salud» y
«basta con que me lo entreguéis antes del 15 de junio», significado que relaciona
estrechamente estas prótasis con las introducidas por si {al menos/por lo menos}
(véase el § 57.1.4.4) (Si al menos tenemos salud, lo demás acabará arreglándose),
que tam bién indican la presencia de una condición mínima. En ocasiones, la locu­
ción no presenta el elem ento tal: Con que sean más de uno, ya... ya hay varios [temas]
[Esgueva y C antarero 1981: 443],
Cuando dicha condición mínima y suficiente no se plantea como un punto de
partida —es decir, antepuesta—, sino como una restricción sobre el cumplimiento
de la proposición asertada —esto es, pospuesta—, parece incorporarse la idea de
que esa condición pasa a ser también necesaria: Te dejo el coche, con tal de que me
Io devuelvas pronto, donde la cláusula subordinada equivale a sólo si me lo devuelves
pronto.

57.6.3.5. Conectares condicionales complejos negativos

El significado de «desfavorable para q», característico de a no ser que y de los


CCCN en general, relaciona estas cláusulas, como se vio, con las prótasis con si de
carácter negativo. Sin embargo, existe una diferencia fundam ental entre una cláusula
con si no y otra introducida por un CCCN: el valor básico de los CCCN es espe­
cificar las circunstancias en las cuales q no se cumplirá; estas cláusulas proponen,
pues, condiciones excluyentes. Por otro lado, un CCCN plantea las circunstancias
presentadas en la cláusula como contrarias a las expectativas.

D ich o ca rá c te r d e « co n trario a las expectativas» explica qu e estos C C C N p u e d a n ser sustituidos


por la ex presión co m o no sea que, la cual, al igual q u e to d as las e stru c tu ra s introducidas p o r el
conecto r com o, p re se n ta la co n dición com o «que se esp era q u e no» (véase el § 57.6.2), tal com o
dem u estra la ad ecu a d a co n m u tació n de co n ecto res que se ad v ierte en (75b):

(75) a. C reo q u e to d o ello im pide que en la p ráctica se p u e d a decir: yo m e caso cu an d o


q u iera. A no ser q u e la... no sé, tam b ién q u e la situ ació n económ ica fam iliar del
novio y d e la novia suplan, claro. [Esgueva y C a n ta re ro 1981: 34]
b. (...) n o se p u e d e decir: yo m e caso cu an d o qu iera. C o m o no sea q u e la situación
eco n ó m ica d e la fam ilia supla, claro.

E l v alo r d e an ti-ex p ectació n q u e caracteriza a los C C C N fre n te a las cláusulas in troducidas p o r


si no se refleja en la in ad ecu ac ió n p rag m ática de la siguiente conm utación:

(76) a. L os cocodrilos no p o d ría n sobrevivir si no tu v ieran d ie n te s afiladísim os.


b. # L o s coco d rilo s no p o d rían sobrevivir a no ser qu e tu v ieran d ien tes afiladísim os.

M ie n tras que el en u n ciad o de (a) su e n a p erfe ctam en te n o rm al, (b) resu lta so rp ren d en te. E llo
se d eb e a que, com o se vio an tes (§ 57.2.1.1), la com binación de no m ás el im p erfecto de subjuntivo
de un v erb o estativ o p re su p o n e la afirm ación del co n ten id o p rep o sicio n al. D e ahí q u e de (76a) se
in te rp re te q u e los coco d rilo s p o seen , e n efecto, u n a d e n ta d u ra afiladísim a. P or el co n trario , (76b)
resulta ex trañ a, p o rq u e la inclusión de un C C C N im plica q u e el c o n ten id o de la cláusula está
p rese n ta d o com o excepcional y fu e ra de lo h abitual, es decir, c o n tra rio a lo que se espera. D a d o
que los C C C N ex p resan u n o b stáculo excepcional p a ra q, e n este co n tex to re su lta n claram en te
inadecu ad o s, p o rq u e la cláusula sugiere q u e los cocodrilos no tie n e n u n a d e n ta d u ra afilada, lo cual
choca con n u e stro co n o cim ien to del m undo.
57.6.3.6 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3708

Este valor inherente de no expectación, de improbabilidad, de las estructuras con CCCN las
caracteriza como claram ente hipotéticas, lo que explica su imposible inserción en contextos clara­
m ente contrafácticos que presentan la creación de un ‘m undo imposible’ que choca con nuestra
experiencia o con nuestro conocim iento, como m uestra la inadecuación de (77b):

(44) a. Si Colón no hubiera descubierto América, los indios habrían sido m ás felices.
b. # A no ser que Colón hubiera descubierto Am érica, los indios hubieran sido más
felices.

Frente a a no ser que y a menos que, que sólo pueden ir acom pañados de subjuntivo y no
admiten ninguna otra interpretación que la condicional, salvo que y excepto que pueden combinarse
con el m odo indicativo y, en ese caso, presentan un valor puram ente excluyente, como en la oración
No ha pasado nada, excepto que su madre ha cogido un ataque de histeria.

57.6.3.6. Funciones discursivas de los conectares condicionales complejos

Dado el particular valor modal de los CCCA, consistente en presentar la con­


dición favorable para que se cumpla q, cuando las construcciones que contienen uno
de estos conectores se utilizan en un contexto dialógico, suelen estar relacionadas
con actos de habla [—> § 60.1] favorables para el receptor, como promesas (78a) o
estímulos (79a), al tiempo que resultan pragmáticamente incoherentes usadas en
actos de habla desafiantes o amenazantes, como demuestran las versiones de (80b)
y (81b).

(78) a. Te dejaré el coche a condición de que me prometas cuidarlo.


b. #N o te dejaré nunca más el coche a condición de que conduzcas
con más cuidado.
(79) a. Te contaré el cuento a condición de que te acabes toda la merienda.
b. #M e enfadaré contigo a condición de que te dejes la merienda.

Por el contrario, la relación entre las construcciones con a no ser que y los
valores comunicativos de amenazas y prohibiciones aparece ya en documentos his­
tóricos, 47 y se refleja también en los siguientes ejemplos:

(80) a. No te dejaré el coche a no ser que prometas conducir con más


cuidado.
b. Me enfadaré contigo a menos que te acabes la merienda.
c. Te dejaré todo el verano sin vacaciones a no ser que mejores estas
notas.
El com partir la misma especialización funcional, la expresión de actos de habla amenazantes,
acerca las construcciones de CCCN a las estructuras disyuntivas (§57.6.1) [— > §41.3], como de­
m uestra el hecho de que las siguientes estructuras coordinadas (81a-c) constituyan paráfrasis ade­
cuadas de los ejemplos de (80a-c):

(81) a. O conduces con más cuidado o no te dejo el coche.


b. O te acabas la m erienda o me enfadaré contigo.
c. O m ejoras estas notas o te dejo sin vacaciones.

■" C o m o m u e s tra el s ig u ie n te e je m p lo d el F u e r o R e a l: E si p o r ventura el R e y fu e r e d e ta n g rande p ie d a t q u e lo quiere


d cxar vivir, n o n lo p u e d a fa c e r a m e n o s q u e n o le sa q u e los o jo s (Fuero R e a l 350) (cf. B a rto l H e rn á n d e z , 1992: 89).
3709 Otras estructuras condicionales 57.6.3.7

El carácter que presenta a condición de que y, en general, los CCCA, de favorecer estímulos
positivos para el interlocutor se corrobora por el hecho de que estas cláusulas son equivalentes a
una construcción condicional paratáctíca con la conjunción y, pero tan sólo cuando esta expresa
una prom esa estim ulante como en:

(82) a. D am e un besito y te daré un caramelo.


b. A condición de que me des un besito te daré un caramelo.

Sin embargo, cuando una de estas estructuras coordinadas equivale a una amenaza, tal p a rá ­
frasis es imposible:

(83) a. Toca a mi herm ano y te parto la cara.


b. # A condición de que toques a mi herm ano te partiré la cara.

La especialización comunicativa de los CCCA frente a los CCCN deriva de su propia naturaleza
semántica: la m enor expectativa o probabilidad expresada por a menos que y todos los CCCN explica
su inadecuación como expresión estimulante: no parece pragm áticam ente adecuado intentar actuar
sobre el interlocutor bajo el pretexto de que algo probablem ente NO ocurrirá. E sta misma razón
explica la adecuación de a no ser que para prohibiciones y amenazas. E l poder coercitivo de una
amenaza reside en el hecho de que el acontecimiento negativo para el interlocutor se presenta
como una aserción general, que sólo tiene una lejana posibilidad de ser revisada:X,a menos qu
Y, que equivale a «se dará X (que no te conviene) a menos que Y (la acción que se pide de ti)».
Por lo tanto, el oyente debe cumplir la proposición expresada por la cláusula introducida por a no
ser que o un CCCN cualquiera, o bien sufrir las consecuencias de no hacerlo.

Dada la complejidad léxica de los CCC, la especificidad de la condición que


imponen y el hecho de que se combinen con el modo subjuntivo, y teniendo en
cuenta además que generalmente pueden ser sustituidos por una construcción con
si... (no), no sorprende que las estructuras con CCC resulten notoriamente menos
frecuentes que las construcciones con si y que parezcan restringirse a registros for­
males, preferentemente escritos.

57.6.3.7. Conectores condicionales complejos con sustantivos creadores de mundos

Este último subtipo de CCC está formado por locuciones conjuntivas cuyo nú­
cleo es un sustantivo de significado claramente relacionado con el significado de
‘condición’, en el sentido de ‘mundo posible’. Se puede observar una gradación en
el significado aportado por el sustantivo nuclear de estas locuciones en relación a
una escala de certeza epistémica de más a menos probable, en el orden en el que
aparecen a continuación: {en el caso/en la suposición/en el supuesto/en la hipótesis/en
la eventualidad} de que. El significado de mayor improbabilidad que aportan las dos
últimas (en la hipótesis/en la eventualidad) se refleja en el menor grado de acepta­
bilidad que las mismas presentan en la oración siguiente, donde las primeras resultan
claramente posibles:

(84) a. En el caso de que vengan a visitarnos Jorge y Olga, lo cual parece


bastante probable, tendremos que pedirle un colchón a tu hermano,
b. #{E n la hipótesis/En la eventualidad} de que vengan a visitarnos
Jorge y Olga, lo cual parece bastante probable, tendremos que pe­
dirle un colchón a tu hermano.
57.6.4 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3710

Sin duda, la más frecuente de todas ellas es en caso de que, ya que puede aparecer en gran
núm ero de contextos con valor condicional precisam ente porque expresa una condición neutra y,
en consecuencia, sem ejante a la expresada por si. Sobre la relación entre el sustantivo caso y la
expresión de la hipótesis, véase el § 57.3.4.1.

57.6.4. Prótasis con verbos creadores de mundos

Existen verbos cuyo significado los hace propicios para la expresión de un uni­
verso hipotético [—> §§ 49.4.4 y 50.2.4];48 este el caso de, fundamentalmente, su­
poner e imaginar, que para expresar tal valor protático condicional, deben aparecer
flexionados en gerundio o imperativo. Cuando se flexionan en la forma no personal
(suponiendo, imaginando), deben estar acompañados de subjuntivo, en cuyo caso, y,
al igual que otros introductores de prótasis que exigen este modo, el pluscuamper­
fecto [—s- § 45.2] propone una situación ‘irreal’ en el pasado (Suponiendo que le
hubiera gustado el regalo, tampoco lo habría agradecido), mientras que el presente y
el imperfecto se combinan para expresar mayor o menor grado de probabilidad de
cumplimiento del condicionante: Suponiendo que vengan a visitamos, tendremos que
pedir prestada una cama; Suponiendo que vinieran a visitarnos, tendríamos que pedir
prestada una cama.
Cuando, en cambio, suponer e imaginar aparecen en imperativo (supon, imagi­
na), aumenta la posibilidad de matizar el grado de certeza ante la posibilidad de
cumplimiento del antecedente, ya que el imperativo en la prótasis puede combinarse
en la apódosis, además de con las formas subjuntivas que admite la flexión de ge­
rundio, también con el presente de indicativo, tiempo que expresa la creencia del
hablante en una mayor probabilidad de cumplimiento que las formas subjuntivas:
Supon que {viene/venga/viniera..}. En ocasiones el valor exhortativo del imperativo
se traslada a un verbo auxiliar: Vamos a suponer, un señor se muere en su casa de
una enfermedad normal [...], entonces, con ese cadáver no se pueden hacer una serie
de cosas porque es un cadáver, ¿no? que hay que respetar [Esgueva y Cantarero 1981:
137],
A m enudo estas prótasis con verbos creadores de mundos se acom pañan de apódosis interro­
gativas. D ada la explicitud léxica de estos antecedentes, resulta evidente que su valor pragmático
es solicitar al hablante de m anera clara que imagine una determ inada situación para, a continuación,
interrogar cuál es la actuación adecuada en la misma: Suponiendo que no aprobáramos el examen
de junio ¿podríamos presentarnos también al de septiembre?; Imagina que se enterase por otros ¿cómo
se lo explicarías? (sobre apódosis interrogativas, véase el § 57.4.3.1).
E n registros coloquiales se usa tam bién con tal valor de creador de un m undo posible el
imperativo del verbo poner, verbo sobre el que está form ado suponer. El valor condicional de dicho
verbo se deriva de su significado locativo; así, una oración como Pon que no llega a tiempo ¿qué
haríamos entonces? puede parafrasearse por «Colócate m entalm ente en la situación imaginaria de
que...». T anto en las construcciones con este verbo, como en las form adas con el verbo derivado
suponer puede desaparecer la form a verbal, y la prótasis entonces pasa a convertirse en un ante­
cedente interrogativo, como los estudiados en el § 57.6.1, como m uestra la equivalencia de (85a) y
(85b):

(85) a. Su)pón que no puedes llegar a tiem po, pues te excusamos y ya te explicaremos la
prim era p arte de la reunión.

48 A c e rc a d e las sim ilitu d e s e n tr e lo s v a lo re s d e e sto s v e rb o s ‘c re a d o re s d e m u n d o s ’ y la p a rtíc u la si p u e d e v e rse R iv e ro


1972: 87-110.
3711 Protasis elípticas o procondicionantes 57.7

b. ¿Q ue no puedes llegar a tiem po?, pues te excusamos y ya te explicaremos la prim era


p arte de la reunión.

En el lenguaje m atemático, el imperativo del. verbo ser puede expresar tam bién este valor que
se está com entando; adviértase que se trata de un uso plenam ente predicativo de este verbo (ser
e n te n d id o como «existencia»), de creación de un mundo, análogo al uso bíblico que aparece en el
pasaje del Génesis («sea la luz»): Sea un cuerpo que se traslada de la posición ((A)) a la posición
((B)) debido a la acción de una fu e n a ((K))...; Sea ((E, P (E), P)) un espacio probabilístico y sean
((A)) y ( W ) d °s sucesos cl lle pertenecen a ((P(E))) (...), se define probabilidad...

57.6.5. Relativas arbitrarias o hipotéticas


Las oraciones de relativo pueden también expresar contingencia, esto es, la idea
de un suceso posible en el futuro [—» § 50.1.3.2], y, por lo tanto, pueden presentar
un valor condicional en aquellos casos en los que el antecedente al que se refieren
es un sujeto del que predica un verbo en subjuntivo, como en Quien llegue tarde no
podrá entrar, que equivale a «Si alguien llega tarde, no podrá entrar»; o Cualquiera
que te viera pensaría que te han dado una paliza, parafraseable por «Si alguien te
viera así pensaría que te han apalizado». Los corpus muestran ejemplos semejantes,
como: Quien tenga un epíritu avanzado o con ganas de, de aventura, pues vale [que
vaya en moto] [Esgueva y Cantarero 1981: 373]; El Supremo cita a toda la Mesa
Nacional de HB y advierte que el que no se presente será detenido [El País, 11-1-1997].
Rivero (1972, 1977) propone dos criterios para caracterizar las oraciones de relativo que se
combinan con el m odo indicativo, respecto de las que se acom pañan de subjuntivo; a saber: refe-
rencialidad, y presuposición. E n relación al prim ero de ellos, la oración de relativo con m odo
indicativo se refiere a un antecedente concreto y específico del que se presupone la existencia,
mientras que con subjuntivo se expresa la cualidad que debe poseer un antecedente hipotético del
que no se m aneja una presuposición con respecto a su existencia efectiva. Estas construcciones
relativas, cuando van acom pañadas del subjuntivo, pueden suspender la presuposición existencial,
lo cual acerca su valor al significado de si, lo mismo que al de los verbos ‘creadores de universos’,
como suponer o imaginar, pues coincide con ellos en plantear la existencia de unos individuos de
los que se expresa una característica y que form an parte de un m undo posible, el cual puede llegar
o no a identificarse con el m undo re a l.49
La semejanza entre este tipo de oraciones de relativo y las condicionales se observa tam bién
en el hecho de que el acontecim iento que se expresa en la oración principal sólo se cumple si existe
en efecto un individuo (o un conjunto de ellos) que responden a la atribución de una determ inada
cualidad verbal; es decir, la cláusula principal funciona como un condicionado que depende del
previo cumplimiento de la acción expresada por la cláusula que desem peña la función de sujeto.
En conclusión, los rasgos que reúnen las oraciones de relativo con sentido condicional son,
fundamentalmente, los siguientes (cf. Alcoba 1981: §§ 1.3.1 y 3.5.3.3, Porcar 1993: 51): (a) antece­
dente genérico, no específico; (b) referencia tem poral de futuro; (c) suspensión de la presuposición
existencial, y (d) sentido atributivo en la proposición de relativo que determ ina la cualidad actancial
del sujeto.

57.7. Protasis elípticas o procondicionantes

Bajo esta denominación se agrupa un conjunto de elementos, de valor discursivo


anafórico, que presentan la particularidad de poder funcionar como una prótasis

4‘J S o b re la sim ilitu d e n tr e las e s tru c tu ra s co n d ic io n a le s y las o ra c io n e s d e rela tiv o c o n m o d o su b ju n tiv o , d e s d e la


perspectiva d e la lógica, p u e d e v e rse A c e ro 1987.
57.7 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3712

condicional elíptica, es decir, como una proforma de carácter condicional; de ahí


el término procondicionante.50 Se trata de elementos que recogen elípticamente
una información anterior y la presentan como una suposición a partir de la cual
debe interpretarse la proposición que le sigue, como muestra el valor de entonces
[-> § 63.3.3.11] en (86):

(86) a. —Nos llevamos mal y además se ha enamorado de otro hombre,


b. —Entonces, creo que sí acabaréis separándoos.

En esta oración, en efecto, el valor de entonces puede parafrasearse por «en ese
caso» o «considerando lo que acabas de decir», o bien, formulado en otros términos,
si es así (como has dicho).
Se trata de elementos característicos de la interacción coloquial; los más usuales
son, fundamentalmente, así [—»- § 63.3.3.10],51 entonces [—> § 63.3.3.11] y pues [—»
§ 63.3.3.2]; todos ellos pueden aparecer combinados entre sí: así (pues) (entonces);
entonces (así) (pues)... A diferencia de así, entonces y pues pueden introducir el
segundo miembro de un periodo condicional: Si no encuentro ese disco, {entonces/
pues} no sé qué voy a regalarle.

Las tres partículas citadas expresan habitualm ente un valor conclusivo, y de este m odo aparecen'
consecuentem ente descritas en las gramáticas en tanto que partículas consecutivas; sin embargo, en
determ inados intercambios, como el del ejemplo anterior, en efecto, parece más adecuado parafra­
sear estas partículas como equivalentes a «si es así, entonces q» que a «por lo tanto q». Mediante
la inserción de así, pues, o entonces el hablante retom a anafóricam ente la intervención anterior del
interlocutor o una información que está en el contexto y la convierte en m arco o punto de partida
de su propio enunciado,52 con el sentido de «si ese es el caso». Se trata, como se ve, de un
m ecanism o ecoico, ya que m ediante la inserción de una de estas partículas el hablante introduce la
voz (o discurso) de su interlocutor, y la presenta como justificación o argum ento que le permite
llegar a una determ inada conclusión, operación estratégica parafraseable por «si asum o lo que has
dicho, debo concluir q».
El valor discursivo de los procondicionantes es, pues, análogo al de las frecuentes protasis con :
si no predictivas, típicam ente ¿¡alógicas, que expresan como form alm ente hipotético un enunciado;
que, en realidad, está asertado contextualm ente, como m uestra la siguiente versión de (86), en el
que la cláusula con si desem peña la misma función que ejercía entonces:

(86) a ’. — Nos llevamos mal y adem ás se ha enam orado de otro hombre.


b ’. — Pues si os lleváis mal y además se ha enam orado de otro hom bre, creo que sí;
acabaréis separándoos.

Idéntico valor anafórico de carácter protático presenta la secuencia de ser así, e n la que se|
combina el valor condicional de la construcción <de + infinitivo> [— > § 36.3.3.4] con el significados
de así. Del mismo m odo, un nutrido conjunto de expresiones en las que la palabra caso es uno de;
los form antes (véase el § 57.3.4.1) tienen tam bién un valor equivalente al de una hipótesis elíptica, :
como en {ese/tal} caso, equivalente a si son las cosas de esa manera; <en caso de + sustantivo>f
[—> § 9.2.4.2J (En caso de alarma, permanezcan con los cinturones abrochados, oración de valor!

50 D e n o m in a c ió n q u e p ro c e d e d e P o lo (1971: 148), si b ie n e s te a u to r d e d ic a e scasa a te n c ió n a e s te f e n ó m e n o . Sobre


el te m a d e los p ro c o n d ic io n a n te s p u e d e v e rse M o n to lío 1991d.
51 E n el caso d e así, h a y ta m b ié n q u e t e n e r en c u e n ta su g e n e a lo g ía lin g ü ística: el a d v e rb io a s í y el n e x o condicional;;
s i p ro c e d e n d e un m ism o é tim o la tin o si(c ) (cf. E r n o u t y F . T h o m a s 1953; v é a se tam b ié n el § 57.9).
52 R e s p o n d ie n d o a e s ta m ism a c o n c ep c ió n , J e sp e rs e n (1 9 4 0 ) o fre c e u n a e x p licació n h istó ric a d e las co n d ic io n a le s a;
p a rtir de la s e c u e n c ia q u e e s ta m o s tra ta n d o : p re g u n ta -c o n firm a c ió n -a s e rc ió n im p licativ a, c o m o la q u e a p a re c e e n el diálogo;
s ig u ie n te : a. — ¿Va a venir? ! b . — S í / a. — B u en o , en to n ces lo esperaré.
3713 Apódosis introducidas por entonces (y pues) 57.8

análogo a Si hay una alarma...); en tu (vuestro, etc.) caso, que equivale a si estuviese en la misma
situación que tú (vosotros); en otro caso, es decir, si ociare de otro modo; en cualquier caso, que
i v a l e a una hipótesis cuya validez posible se niega, esto es, tiene un valor concesivo parafraseable

por aún si es así; en último caso, etc.


Uno cualquiera de estos elem entos puede tam bién aparecer uniendo no intervenciones dife­
rentes, sino dos m odalidades de enunciado dentro de un mismo acto de enunciación de un único
hablante en el que este se apropia del discurso que presupone en su interlocutor: — ¿No piensas
cederme la custodia de los niños, verdad? — Entonces (así) (pues), no tenemos nada más que hablar.

El español dispone de sintagmas procondicionantes especializados en variar la


polaridad del enunciado precedente, como de lo contrario, de otro modo, o de no ser
asf |_*. § 63.3.4], parafraseables por «si no es así» o «si las circunstancias no son
las que acaban de exponerse», tal y como muestra, por ejemplo, la siguiente oración:
La observación de cómo los participantes viven las conversaciones que se analizan
suministra un inapreciable conocimiento del funcionamiento de la interacción que, ck
lo contrario, queda fuera del alcance del investigador [D. Tannen, Género y discurso,
Í8]7La locución conjuntiva si no 53 es, sin embargo, la más productiva con este valor
de marco hipotético anafórico de polaridad contraria a la del enunciado que recoge,
sea este afirmativo (87a) o negativo (87b). En el primer caso, si no pasa a presentar
la suposición como negativa; cuando, por el contrario, el enunciado previo recogido
presenta modalidad negativa, si no presenta la misma circunstancia, pero suponién­
dola como afirmativa [—^ § 43.2.3]:
(87) a.Yo ya lo sabía; si no, no habría actuado como lo hice,
b. Yo no lo sabía; si no, no habría actuado como lo hice.
A menudo, se utiliza este procondicionante tras una oración condicional previa, a fin de im a­
ginar una situación hipotética, considerando tanto el caso de que se cumplan unas condiciones,
como el caso contrario. La estructura [si p, q; <si no>, no q] constituye un mecanismo de exposición
útil cuando se desean contrastar opciones posibles (véase el § 57.1.4.2), como en los ejemplos de
(88). De hecho, el frecuente valor argumentativo de la construcción elíptica [si no] se corrobora
por el hecho de que en la mayor parte de los casos recogidos le precede la partícula causal pro-
totípicamente argum entativa porque, o su variante oral de carácter justificativo es que,como en (89).

(88) a. Si la película es buena, la gente irá verla, si no, no.


b. Si hay alguna escalada, pues la hacemos y si no, pues nos vamos a casa todos tan
contentos. [Esgueva y C antarero 1981: 351]
(89) a. Soy conocedora de lo que m e traigo entre m anos ¿no? porque si n o , además, me
parecería hasta una inm oralidad estar haciendo cosas en las que no soy conocedora.
[Esgueva y C antarero 1981: 77]
b. Es que antes debían fabricarnos a todas con las piernas bonitas, porque si no es un
incoveniente. [Esgueva y Cantarero 1981: 141]
c. Se cansan y después se lleva vida de m atrim onio entre ellos aunque sean jóvenes
[...] Pero es que si no es difícil m antenerlo [el noviazgo]. [Esgueva y Cantarero
1981: 145]

57.8. Apódosis introducidas por entonces (y pues)


La tradición de estudio lógico de las condicionales ha presentado como estruc­
tura condicional habitual la secuencia [si p, (entonces) q]. Ahora bien, en las con­

* C uervo (.D C R L C V I I I, «Si» (g): 4 98) s e ñ a la «si fo rm a c o n el a d v e rb io d e n e g a c ió n n o e x p re sio n e s elíp tic a s q u e


equivalen a: de otra suerte, d e lo contrario».
57.8 LAS CO N STRU CCIO N ES CON DICION ALES 3714

dicionales de la lengua cotidiana, entonces no constituye en absoluto un formante


obligatorio, sino que su inserción depende de varios factores [-—»· § 63.3.3]. En pri­
mer lugar, y contrariamente a lo que podría pensarse, no todos los tipos de cons­
trucciones condicionales admiten la presencia de este elemento como introductor de
apódosis. De otro lado, su presencia en las estructuras que sí admiten su inserción
no es obligatoria, sino optativa. De hecho, la presencia de entonces y, sobre todo,
de pues, mucho más frecuente en español oral, parece ser un reflejo formal de la
naturaleza esencialmente binaria, bipolar, de las construcciones condicionales, ya
que, por ejemplo, desde el punto de vista entonativo, la introducción de uno de
estos elementos imprime a la oración una curva tonal particular, al aportar una
pausa fuert