Está en la página 1de 10

FACULTAD DE NEGOCIOS

EL ABORTO UN ENFOQUE LEGAL Y CRISTIANO

CURSO:

COMUNICACIÓN 3

AUTORES:

Chigchon Aguilar, Jakelyn


Valdivia Julca, Yuliza

DOCENTE:

ANITA EUFEMIA SILVA ESQUERRE

Trujillo - Perú

2018
EL ABORTO UN ENFOQUE LEGAL Y CRISTIANO

El presente tema es, si se quiere infinito, aun así nos enfocaremos en explicar según
nuestra legislación el aborto, y por ende como lo tipifica nuestras leyes. Desde el punto de
vista general dirigiremos nuestro tema al explicar científicamente el aborto, sus tipos, y en
traer a colación la opinión de iglesia través de sus Encíclicas.

Si bien es cierto el aborto es un fenómeno social que arroja estadísticas escalofriantes


simplemente con las estadísticas conocidas, Día a día se cometen abortos en el mundo
contándose por millones incluso, este fenómeno ha ido mermando a la opinión pública y
a instituciones que sus idearios oficiales han ido en pro del retroceso en materia de la
legislación sobre el aborto en muchos países del mundo.

Hoy en día, más que nunca es indispensable salvaguardar la vida humana primero la que
está ya hecha, es decir la de las mujeres, las que darán a luz, pero cuando sea el momento
y estén preparadas, por eso nunca serán suficientes los intentos que se hagan para lograr
mecanismos que velen por derecho a la vida, que se manifiesten en contra del aborto
inducido o provocado.

¿Qué es el aborto?

En lenguaje medico el aborto consiste en la interrupción del embarazo y se puede producir tanto
de forma espontánea como inducida. Sea cual sea el caso, el aborto concluye con la expulsión
del feto a través del canal vaginal.

En el lenguaje corriente, el aborto es la muerte del feto por su expulsión, natural o


provocado, en cualquier momento de su vida intrauterina.

El Aborto es la pérdida o expulsión voluntaria del producto de la concepción antes de la


viabilidad. En el enfoque fisiológico, el aborto puede ser: ovular, si ocurre en el primer mes
del embarazo; embrionario, cuando se produce en el segundo y tercer mes; y fetal, del
cuarto mes en adelante.

EL ABORTO DESDE EL PUNTO DE VISTA LEGAL

El concepto de aborto al igual que el concepto de otros delitos no es único ya que


el Código Penal, tipifica el delito pero no lo define. La postura dominante lo hace sinónimo
del delito de Feticidio, que consiste en dar muerte al feto sea que haya extracción o
expulsión sea dentro o fuera del vientre materno. Clasificándolo en tres tipos:

 Espontáneo: Es el aborto producido por causas patológicas o accidentales,


independientes de la voluntad de la madre o de un tercero. Se considera aborto
espontáneo a la pérdida de la gestación antes de las 26 semanas, cuando el feto no está
aún en condiciones de sobrevivir con garantías fuera del útero materno. Un aborto
espontáneo ocurre cuando un embarazo termina de manera abrupta. Un 8 y 15 por
ciento de los embarazos, según las fuentes, que se detectan terminan de esta manera,
aunque un número importante y difícilmente valorable pasan desapercibidos. Existen
muchas doctas opiniones que dicen que incluso el 50 por ciento de los embarazos
pueden considerarse fracasados y terminar de forma espontánea. La mayoría de los
abortos espontáneos, tanto conocidos como desconocidos, tiene lugar durante las
primeras 12 semanas de embarazo y en muchos casos no requieren de ningún tipo de
intervención médica ni quirúrgica. De igual forma también la inmensa mayoría de los
abortos inducidos se dan antes de las 12 semanas.

 Provocado: Este tipo de aborto encuentra su origen en un hecho del hombre; producto
de una intervención. El aborto Provocado o inducido, según la definición de la
Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) es el como el resultante de maniobras
practicadas deliberadamente con ánimo de interrumpir el embarazo. Las maniobras
pueden ser realizadas por la propia embarazada o por otra persona por encargo de esta.
El aborto provocado puede ser:

 Indirecto: Cuando se produce sin intención, como consecuencia de un hecho


tendiente a otro objetivo.

 Directo: Cuando se ha perseguido directamente la expulsión del feto. Este tipo de


aborto puede ser a su vez;

 Médico, cuando es realizado por un facultativo, con fines terapéuticos, en caso de


enfermedad de la madre o con el objeto de salvar su vida. También llamado lícito o
terapéutico.

 Criminal o ilícito, que es provocado con el único fin de dar muerte al feto, de
interrumpir el embarazo, mediante el uso de instrumentos aptos para ello.

En general hay acuerdo en considerar al aborto provocado ilícito, como un hecho


antinatural, antisocial y físicamente peligroso.
Aborto terapéutico: Es el realizado cuando el embarazo pone en peligro la vida de la
mujer embarazada. Esta situación ha quedado prácticamente superada como
consecuencia del progreso en la medicina. Quedan algunas pocas situaciones
excepcionales, en las que además el feto no va a ser viable (por ejemplo el caso del
embarazo ectópico, en el que la implantación del embrión no acontece en el útero, sino, por
ejemplo, en las trompas).

En relación a nuestra legislación Venezolana nuestro código penal en su artículo 433,


señala la práctica del aborto como ultima instancias para salvar la vida de la madre, y lo
menciona como una causa de exoneración Penal para el facultativo que lo realice.

"No incurrirá en pena alguna el facultativo que provoque el aborto como medio
indispensable para salvar la vida de la parturienta".

Desde las primeras leyes a principios del siglo pasado, el aborto provocado ha ido siendo
despenalizado en muchos países, tanto del primer, segundo o tercer mundo y su
despenalización ha supuesto en estos países una disminución drástica de la morbilidad y
mortalidad materna.

CIFRA NEGRA EN EL ABORTO

Desde el punto de vista de interés criminal y o penal, el fenómeno de la cifra negra no pasa
desapercibida en materia de aborto, ya pues considerada como un hecho punible, tipificado
por nuestra legalización como un delito y por ende al cometerlo se le impune al sujeto una
determinada sanción que si bien es cierto va desde medias cautelares sustitutivas
hasta presión de 6 años. E

Venezuela no escapa de la difícil situación de la práctica del aborto en sus diversas


modalidades, el ministerio del poder popular para la salud, en sui nforme anual emitió un
boletín donde se contabilizaron en el 2009 entre 32400 y 3500 abortos, inducidos o
provocados.

Pero si bien es cierto al hablar de la cifra negra estamos hablando de la cantidad de abortos
no contabilizados o en su mejor acepción aquellos que no conocemos que son practicados
en centros médicos clandestinos, en los mismos hogares por métodos de medicina
tradicional, así mismo aquellos que se practican mujeres víctimas de violaciones entre
muchos otros, lo que se maneja en cuanto a la cifra negra en el aborto en Venezuela el
16% de la muertes maternas se deben a la práctica de abortos clandestinos.
VALOR JURÍDICO QUE SE LE DA AL ABORTO

Si bien es cierto, nuestro código penal, no define como tal al aborto, pero lo que sí está
claro es que el mismo posee un valor jurídico en nuestra legislación Penal, ya que dentro
de nuestro C.P. se encuentra tipificado las sanciones penales para aquellos individuos e
inclusive a la misma madre que cometa el aborto, además nuestro C.P. Sanciona el mismo
cuando el mismo es provocado, es decir las demás clasificación de aborto no entra en
nuestra legislación y más que hablar de clasificación es propicio de hablar de tipos.

Para nuestra legislación el aborto es ilegal, aunque se han introducidos en los debates
legislativos la posibilidad de redactar una norma jurídica que los permita, los cuales han
recibido innumerables críticas por parte de los sectores de la sociedad venezolana
incluyendo la iglesia. Lo previsto en nuestro C.P. en materia de aborto, esta direccionado a
sancionar los abortos provocados o inducidos, saldo el aborto profiláctico o terapéutico el
cual su práctica exime de responsabilidad penal al facultativo que practique cuando esté en
peligro la vida de la madre.

En el mundo la mayoría de las legislaciones se acogen a la prohibición del aborto, con


excepción al terapéutico tomando en cuenta lo siguiente:

 Salvar la vida de la madre, cuando la continuación del embarazo o el parto significan


un riesgo grave para su vida;

 Salvar la salud física o mental de la madre, cuando éstas están amenazadas por el
embarazo o por el parto;

 Evitar el nacimiento de un niño con una enfermedad congénita o genética grave que es
fatal o que le condena a padecimientos o discapacidades muy graves.

ARTICULOS DEL CODIGO PENAL QUE SANCIONAN AL ABORTO:

 Del aborto provocado

Artículo 430. La mujer que intencionalmente abortare, valiéndose para ello


de medios empleados por ella misma, o por un tercero, con su consentimiento, será
castigada con prisión de seis meses a dos años.
Artículo 431. El que hubiere provocado el aborto de una mujer, con el consentimiento de
esta, será castigado con prisión de doce a treinta meses.

Si por consecuencia del aborto y de los medios empleados para efectuarlos, sobreviene la
muerte de la mujer, la pena será de presidio de tres a cinco años; y será de cuatro a seis
años, si la muerte sobreviene por haberse valido de medios más peligrosos que los
consentidos por ella.

Artículo 432. El que haya procurado el aborto de una mujer, empleando sin su
consentimiento o contra la voluntad de ella, medios dirigidos a producirlo, será castigado
con prisión de quince meses a tres años. Y si el aborto se efectuare, la prisión será de tres
a cinco años.

Si por causa del aborto o de los medios empleados para procurarlo, sobreviniere la muerte
de la mujer, la pena será de presidio de seis a doce años. Si el culpable fuera el marido, las
penas establecidas en el presente artículo se aumentarán en una sexta parte.

Artículo 433. Cuando el culpable de alguno de los delitos previstos en los artículos
precedentes sea una persona que ejerza el arte de curar o cualquiera otra profesión o arte
reglamentados en interés de la salud pública, si dicha persona ha indicado, facilitado o
empleado medios con los cuales se ha procurado el aborto en que ha sobrevenido la
muerte, las penas de ley se aplicarán con el aumento de una sexta parte.

La condenación llevará siempre como consecuencia la suspensión del ejercicio del arte o
profesión del culpable, por tiempo igual al de la pena impuesta.

No incurrirá en pena alguna el facultativo que provoque el aborto como medio indispensable
para salvar la vida de la parturienta.

Artículo 434. Las penas establecidas en los artículos precedentes se disminuirán en la


proporción de uno a dos tercios y el presidio se convertirá en prisión, en el caso de que el
autor del aborto lo hubiere cometido por salvar su propio honor o la honra de su esposa, de
su madre, de su descendiente, de su hermana o de su hija adoptiva.

Prudencia en el aborto

Sin lugar a dudas incluir la prudencia en materia de aborto, debemos abordarla desde el
punto de vista de prevención, de valor a la vida, de conciencia y hasta de libertad del
embrión.
La prudencia desde el punto de vista médico legal, nos estamos refiriendo a correcta
práctica del aborto terapéutico, es decir que se cumplan los requisitos exigidos para que
pueda ser practicado, requisitos anteriormente mencionados. No podríamos hablar de
prudencia en los demás tipo de aborto porque para nuestra legislación solo el terapéutico
es el admitido.

Pero no que si es cierto es que gran mayoría del mujeres, entre edades de 14 y 19 años
ponen en práctica el aborto sin ningún motivo médico, solo es practicado porque
sencillamente no están aptas ni psicológicamente, ni económicamente y mas allá por
circunstancia de error, lo anterior mencionado nos pone a la palestra desde el punto de
vista penal, de un delito tipificado. Es ahí donde inducimos a que el tema de la prudencia
entre en juego y sean tomadas medidas de prevención que disminuyan el riesgo de salir
embarazadas en situaciones que impliquen para esa mujer la práctica del aborto. El aporte
de la ciencia en esta materia es muy grande ya que existen diversos métodos
anticonceptivos que van direccionados a la prudencia y a la prevención.

¿Hay culpa en el aborto?

Con toda firmeza, podemos decir que si hay culpa en el aborto y más aun acogiéndonos a
nuestro Código Penal, el cual asume el aborto provocado o inducido efectuado
con culpabilidad o con intención, veamos lo que tipifica el artículo 430 de nuestro C.P.

"La mujer que intencionalmente abortare, valiéndose para ello de medios empleados por
ella misma, o por un tercero, con su consentimiento, será castigada con prisión de 6 meses
a 2 años".

Sin lugar a dudas si hay culpa en el aborto provocado o inducido. Dirigiendo mas alla y para
aclarar cualquier duda, nuestro C.P. en presencia del aborto terapéutico, exime de culpa al
facultativo que lo practique valiéndose del bien clínico de la madre. Art 433. C.P.

¿Es penado el aborto en adolecentes?

En materia de aborto, específicamente el provocado penado y sancionado por nuestra


legislación, no asume como eximentes de responsabilidad de panal a los menores de edad.
El artículo 430 de C.P. es muy claro al establecer que "La mujer que intencionalmente
abortare, valiéndose para ello de medios empleados por ella misma, o por un tercero, con
su consentimiento, será castigada con prisión de 6 meses a 2 años". Como hemos visto no
hay dentro del presente artículo algún eximente de responsabilidad penal para este delito
a los menores de edad.
Lo que si varia es el procedimiento a seguir desde las actuaciones policiales hasta la
audiencia y juicio, es decir por tratarse de menores de edad la Ley Orgánica de Protección
de Niños Niñas y Adolescentes establece un procedimiento especial.

Pero que lo anteriormente expresado no se entienda como una especie de eximente de


responsabilidad penal en materia de aborto para adolecente, si no que más bien por tratarse
de menores de edad, la ley estipula un tratamiento especial de acuerdo a su condición de
niña, niño o adolecente, muchas veces respondiendo a factores de vulnerabilidad y riesgo
del niño, niña o adolecente.

EL ABORTO DESDE UNA PERSPECTIVA CRISTIANA

Antes de desarrollar a cabalidad el siguiente punto, es importante definir que es una


Encíclica, la misma es definida como carta pastoral escrita por un obispo o grupo de
obispos como exposición de la creencia y práctica de la doctrina cristiana. La utilización
de cartas para explicar la doctrina cristiana tiene su origen en las epístolas del Nuevo
Testamento. Las encíclicas más conocidas de los tiempos modernos son las emitidas por
los pontífices católicos y las de los obispos anglicanos a finales de las conferencias de
Lambeth celebradas cada 10 años. Según la creencia católica apostólica romana, las
enseñanzas de las encíclicas tienen que ser aceptadas por los fieles pero no se consideran
infalibles. Una encíclica papal empieza y termina con palabras de felicitación y bendición, y
son conocidas por su título en latín.

En materia de aborto la encíclica papal juego un papel bastante importante, desde el punto
de vista de la fe cristiana y de la iglesia católica, consecuencia el Papa Juan Pablo II, en
marzo del 2006 emitió una Encíclica papal en relación al tema del aborto, en la misma refleja
lo siguiente.

El 25 de marzo, día de la Solemnidad de la Anunciación, se ha dado a conocer el contenido


de la más reciente encíclica de S.S. Juan Pablo II: Evangelium Vitae ("El Evangelio de la
Vida").

Una defensa contra todas las amenazas a la vida humana.

La Iglesia no se limita a defender la vida contra el aborto y la eutanasia:

 Con respecto a la pena de muerte dice: "La medida y la calidad de la pena deben ser
valoradas y decididas atentamente sin que se deba llegar a la medida extrema de la
eliminación del reo, salvo en casos de absoluta necesidad, es decir, cuando la defensa
de la sociedad no sea posible de otro modo. Hoy, sin embargo, gracias a
la organización cada vez más adecuada de la institución penal, estos casos son ya muy
raros, por no decir prácticamente inexistentes" (56).

 Con respecto a las personas inocentes dice: "Confirmo que la eliminación directa y
voluntaria de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral" (57).

 Con respecto al aborto dice: "Ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas:
el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice,
de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al
nacimiento"

Todos están llamados a una mayor responsabilidad en la protección de la vida humana:

 Las madres y los padres.

 La familia y las amistades.

 Los doctores y las enfermeras.

 Los legisladores.

 Las instituciones internacionales.

Dice el Santo Padre: "Declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como
medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser
humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios".

Con respecto a los embriones humanos dice: "El uso de embriones o fetos humanos como
objeto de experimentación constituye un delito en consideración a su dignidad de seres
humanos, que tienen derecho al mismo respeto debido al niño ya nacido y a toda persona"
(63).

Con respecto a la eutanasia dice: Por eutanasia se "debe entender una acción o una
omisión que por su naturaleza y en la intención causa la muerte, con el fin de eliminar
cualquier dolor" "Confirmo que la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en
cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana"

La ley de Dios está por encima de las leyes de los hombres:

"Es cierto que en la historia se han cometido crímenes en nombre de la verdad. Pero
crímenes no menos graves y radicales se han cometido y se siguen cometiendo también
en nombre del relativismo ético. Cuando una mayoría parlamentaria o social decreta la
legitimidad de la eliminación de la vida aún no nacida, inclusive con ciertas condiciones,
¿acaso no adopta una decisión tiránica respecto al ser humano más débil e indefenso"?