Está en la página 1de 5

LOS VALORES CORPORATIVOS NO SON SOLO UN CALCULO

DE COSTOS Y BENEFICIOS

De la lectura se puede concluir que a las empresas solamente les interesa obtener
utilidades sin importarle la vida de las personas, priorizando las ganancias antes
que la satisfacción de sus clientes o seguridad de sus trabajadores.

Los valores corporativos como la honradez, transparencia, vocación de servicio, no


existe, solamente esos valores se convierten para efectuar cálculos de costos y
beneficios, y cuando se habla de ellos es inevitable referirse al caso de Ford y su
tristemente célebre modelo Pinto, que generó una tremenda polémica fue uno de
los peores autos fabricados por Ford o cualquier otra compañía y es famoso por la
explosión de su tanque de combustible, ocasionada por un defecto de fábrica, pero
ese problema se podía arreglar a un costo de 11 dólares por auto, pero prefirieron
hacer cálculos para ahorrar costos, no importándole las consecuencias que podría
traer esos autos que seria la muertes de sus clientes.

La otra empresa que no le intereso la vida de sus trabajadores es la British


Petroleum (BP), construyo una plataforma con deficiencias originando una
desgracia y contaminación del medio ambiente todo se debe a la avaricia de sus
ejecutivos, que prefirieron ahorrar costos en la construcción de plataformas marinas
y exponer no sólo la vida de sus empleados, sino la supervivencia de todo ser vivo
en las inmediaciones de sus instalaciones.

Asimismo, al grupo farmacéutico GlaxoSmithKline, no le intereso la salud de las


personas simplemente su objetivo era obtener utilidades, comercializaban sus
fármacos, sabiendo que no cumplían su fin, teniendo el descaro de realizar
campaña publicitaria de estos medicamentos.

En el caso de las empresas mencionadas, tomaron decisiones que en su cultura


empresarial creían correctas, porque se basaba en el simple y frío cálculo de costos
y beneficios. La realidad les demostró que estaban equivocados. Al final el costo
fue mayor que el beneficio y pasarán muchos, muchos años para recuperar la
confianza perdida, si es que la recuperan, por la incertidumbre de sus valores para
obtener ganancias a costa de las mentiras.
Para mucha gente, las empresas sólo están interesadas en hacer dinero y no les
interesa sus clientes o trabajadores, ganar dinero es muy bueno, es la forma en
que se gana el dinero lo que hace que una empresa tenga un comportamiento ético
o no lo tenga. A veces la avaricia por el dinero lleva a las personas y a las empresas
al fracaso, una persona que carece de ética y una empresa que no lo fomenta está
destinada a que en cualquier momento esa persona de la empresa puede violar
normas por el afán de sus necesidades.
LOS LIMITES MORALES DE LOS MERCADOS

En una sociedad de mercado, todo parece tener precio, afirma Michael Sandel,
profesor de Harvard, quien analiza por qué la economía no debe ser vista como
una ciencia, sino como una filosofía moral. En una sociedad de mercado, todo
parece tener precio, donde la solución para cualquier forma de problemas sociales
se soluciona con dinero cada actividad humana tiene un precio y se mercantiliza, y
todos los juicios de valor se reemplazan pagando.

Los alcances y limites del mercado en la sociedad van orientado a aspectos de la


vida que no solo gestionan mecanismos económicos, si no intereses e intercambios
ventajosos, ya que básicamente hoy en día se rige por normas que no son
exactamente del mercado, pues el dinero conduce inevitablemente al materialismo
y a corromper a las personas. El problema no es el dinero sino el uso inadecuado
de este para obtener lo que se desea, dejando de lado los valores éticos y morales
de cada individuo.

Entonces, el problema ahora no serían las consecuencias desastrosas que el


mercado traería a la sociedad, naturaleza o individualmente a los seres humanos,
sino que sería simplemente lo inmoral del hecho de intercambiar ciertos bienes o,
al menos, el hecho de no cuestionárselo. Habría entonces ciertos bienes o servicios
que no habría que comprar, vender ni intercambiar.

Hay ciertas cosas que cuando se intercambian con el dinero, se deshacen


moralmente, se corrompen o pierden valor, como pagar para tener una mejor celda,
pagar por esterilizaciones, etc. Existen cosas, que el mercado no puede comprar
por ejemplo, la dignidad a todos los seres humanos.
El ESCANDALO DE LOS VEHICULOS VOLKSWAGEN

Lo ocurrido en Volkswagen es un claro ejemplo de las consecuencias que pueden


generar las decisiones de los altos directivos de las empresas, un ejemplo de estos
traspiés empresariales es el reciente problema de Volkswagen con los motores de
sus coches. Un escándalo de nivel internacional que ha tenido graves y variadas
repercusiones para la empresa, por haber modificado el software con la finalidad
de cambiar los resultados de las emisiones de algunos de sus vehículos.

De nada ha servido en Volkswagen que durante muchos años miles de trabajadores


hayan hecho perfectamente su trabajo si los responsables de gestionar la empresa,
movidos por la ambición e interés desmedido, han tomado unas decisiones
equivocadas y fraudulentas que han destrozado la empresa.

Al final serán los trabajadores de una forma u otra los que sin ninguna duda
acabarán pagando las consecuencias al perder sus puestos de trabajo y las
personas que adquirieron esos autos fraudulentos, originado por las
incompetencias, irresponsabilidades y corrupciones de sus directivos, no
interesándole la imagen de la empresa, solamente el dinero eso con el tiempo ha
sido desastroso para la empresa porque ha empeorado considerablemente su
reputación empresarial.

Los efectos económicos para Volkswagen es que ha sufrido una increíble caída por
las multas que le han aplicado y deberá indemnizar a los usuarios que pudieron
optar por adquirir un coche Volkswagen por sus bajas emisiones de gases.
Asimismo, esto ha generado la desconfianza de los clientes sobre la industria
automotriz por el manejo que se realiza con la tecnología para engañar a las
personas. Se enfrenta a unos daños económicos y al prestigio de su marca y que
deberían servir para reflexionar acerca de las consecuencias que en un mercado
global pueden tener ciertas decisiones empresariales poco meditadas.

Y pensar que esto le pasa a la empresa calificada como una de las mejores en el
mundo por su responsabilidad ante la sociedad, Esta, empresa de servicio público
también tiene responsabilidad de actuar y vender productos que sean
responsables, y no afecten al medio ambiente.
En conclusión, Volkswagen, una compañía con tanta tradición y credibilidad,
admitió que diseñó e instaló un dispositivo de anulación en los vehículos en la forma
de un sofisticado algoritmo de programación que detectaba cuando un vehículo
estaba siendo sometido a pruebas de emisiones de gases. Eso solo demuestra que
la empresa estaba investigando cómo burlar el control de las autoridades.

Por lo tanto, empresas con buena reputación no deberían hacer esos engaños para
atraer inversiones y retener clientes, no es la forma de obtener fidelidad hacia sus
productos y marca.