Está en la página 1de 10

“DEL MENSAJE A LA ACCIÓN: CONSTRUYENDO EL MOVIMIENTO HIP HOP EN

CHILE 1984-2008 Y MÁS ALLÁ” (PEDRO POCH PLÁ) DESDE UNA MIRADA
HISTORIOGRÁFICA
Javier González
La historiografía nacional, con la llegada de algunos historiadores influenciados por ideas de
escuelas de pensamiento británicas, ha tenido un vuelco que ha hecho florecer una nueva forma
de hacer historia, una nueva corriente historiográfica, la historia social. La que va a centrar su
análisis en el sujeto histórico y en la sistematización de las experiencias sociales de sujetos que
“están siendo”, rompiendo con el esquema de sistematización estructuralista que entendía a los
sujetos como algo rígido, en el que, por ejemplo, “el obrero era un “ser” destinado a hacer la
revolución. Su identidad se definía en la clase obrera, homogénea y ontológicamente
revolucionaria”1. Para confrontar este paradigma, los estudios históricos confirmaron que los
sujetos no “son”, sino que “están siendo”, esto no significa que se va a prescindir del enfoque
estructural para caracterizar a los sujetos sociales, ya que, la estructura económica va a definir las
condiciones objetivas de su cotidiano, el análisis histórico, además de eso, da cuenta del mundo
cultural que incide en los sujetos y éstos, a su vez, inciden en él, en un proceso de diálogo y
formación continua.
Bajo este paradigma historiográfico es que está enmarcado el texto “Del mensaje a la acción:
Construyendo el movimiento hip-hop en Chile. 1984-2008 y más allá.” Escrito por Pedro Poch
Plá, siendo, en un principio, una tesis de grado, dirigida por el profesor Gabriel Salazar, uno de
los principales exponentes de la historia social como corriente historiográfica en Chile. El trabajo
de Pedro Poch en sus propias palabras “NO ES la Historia del HipHop en Chile, ni tampoco
pretende serla”2.El autor la define como una visión parcializada que parte desde su propia
experiencia como alguien que conoció el HipHop desde el rap (una rama del HipHop) y, por lo
tanto, estará mediada y limitada por aquello. Entiende que esta historia que narra, no es la única
que se puede escribir del HipHop en Chile, “Ya que ellas, pueden ser múltiples, diversas, vistas
desde muchos ángulos, y coloreadas con los más disímiles matices” 3, al escribir esto asume la
existencia de múltiples verdades historiográficas. Su estudio busca observar en perspectiva
histórica cómo se han gestado y desarrollado en el tiempo las experiencias organizativas que
caminan hacia la construcción del llamado Movimiento HipHop en Chile, entendiendo al HipHop
como un fenómeno de jóvenes, construido frente al contexto histórico que les ha tocado vivir.
Pedro expone que la historia la mueven los seres vivos y para estudiarla se deben considerar sus
sentimientos, afectos, fugas, que construyen proyectos y toman decisiones sobre su propia vida,
transformándola, además, su estudio toma como punto de partida y nace de la motivación de su
propia experiencia en el HipHop, es ahí donde se sitúa el autor para configurar el relato, con una
forma de ver la historia de manera activa y propia. Pedro entiende a la juventud y a los jóvenes
como los sujetos históricos que van a construir en un proceso activo al movimiento HipHop y, a
su vez, se entiende a sí mismo como un sujeto histórico que construye y participa activamente de
esa construcción de presente y futuro.

1
Gabriel Salazar y Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile: Tomo II (Santiago: LOM, 1999) p. 94.
2
Pedro Poch, Del mensaje a la acción: construyendo el movimiento HipHop en Chile. 1984-2004 y más allá
(Santiago: Editorial Quinto Elemento, 2011), p.22.
3
Ibídem. p.23.
Para hacer el análisis de la obra, se utilizarán los planteamientos de tres autores, Marc Bloch, con
su idea de parcelar la realidad en pos de la unidad; E. P. Thompson, con lo que expone en su
trabajo de la clase obrera inglesa, considerando el dinamismo de los sujetos y las condiciones
culturales que permean las relaciones sociales; y Robert Darnton, quién concibe una nueva forma
de hacer historia, a través del estudio de la cultura, en específico, de sistemas de significados.
Con estos tres planteamientos se pretende lograr un análisis completo de la obra, apropiándola
para establecer sus puntos fuertes y sus principales limitaciones, con el objetivo de comprender
de la mejor manera la obra estudiada.

Análisis desde Marc Bloch


Uno de los problemas históricos que va a abordar Marc Bloch en su obra es el de la comprensión
de la historia, para ello el historiador expone una serie de factores a considerar para lograr la
comprensión acabada de la misma, uno de esos factores es la idea de parcelar la realidad para
luego unir cada una de las parcelas en la conciencia.
Las parcelas de la realidad que supone deben ser las utilizadas para comprender los fenómenos
históricos son referidas a los géneros de los fenómenos sociales. Por ejemplo, para analizar la
política de una época, lo que nos sirve es ver los cambios que ella se produjo, ya sea de
conformación de Estado, participación política u otros; para analizar la economía nos servirá
analizar los precios, la apertura de nuevos mercados u otros. Pero no es suficiente con aquello, el
ejercicio posterior debe ser unir cada una de estas categorías en la conciencia, ahí surge la
necesidad de abstraer, exigiendo que esta abstracción “agrupe los hechos según un orden útil
para su conocimiento”4. Por otro lado, la descomposición de la realidad puede realizarse de la
misma manera que la ciencia va a desarrollar sus distintas disciplinas, la “geografía humana” va a
entregar una perspectiva de la realidad, “la historia económica” otra, la “historia política otra y
así sucesivamente; pero cada una sólo una perspectiva, el ejercicio debe ser complementar las
distintas perspectivas en función de la unidad, los problemas surgen cuando cada proyector de la
realidad se cree una verdad absoluta, y no admite a las otras como ciertas; la unidad en la
consciencia supone juntar cada parte, extrayendo de ella lo más importante y relevante y
contemplar un proceso histórico en un todo, el proceso histórico en el marco de la “historia total”.
Para aterrizar esta categoría de análisis a la obra que se está estudiando será necesario extrapolar
las categorías de parcelas expuestas por Bloch en función de otras que serán afines a la
investigación actual. Bloch define las categorías en función de una parte de la vida de los
individuos de las sociedad (económicas, culturales, políticas, etc.), sirviendo cada una como una
forma de comprender la realidad, que en su conjunto la debiesen comprender del todo. Para
analizar la obra se hará un ejercicio análogo con nuevas categorías para parcelar la realidad, éstas
serán en función de la experiencia de los sujetos en relación a su forma de vivir el HipHop,
entendiendo que cada experiencia propia y colectiva enmarcada en el movimiento va a ser
distinta y va a ayudar a la comprensión del fenómeno en su conjunto. Pedro expone en la
introducción de la obra: “ellas (las historias del HipHop) pueden ser múltiples, diversas, vistas
desde muchos ángulos y coloreadas con los más disímiles matices”5, por lo tanto él solo narrará
una forma de hacer historia del HipHop, partiendo de sus propias motivaciones y experiencias,

4
Marc Bloch. Apología para la historia o el oficio de historiador (Bs. Aires, FCE, 2006), Cap. 4 “El análisis
histórico” p. 45.
5
Pedro Poch. Op. Cit. p. 23.
que serán distintas a las de los otros sujetos que participaron, participan, o participarán de la
construcción del HipHop en Chile.
Bloch expone que la sociedad es, por lo menos, “un producto de las conciencias individuales”6,
entendida en función de sus constantes interacciones. Tras esto, se podría entender al HipHop,
como un producto de la construcción hecha por las conciencias individuales de los sujetos que lo
componen y construyen. Por ende, si un historiador construye un relato, como lo hace Pedro
Poch, desde una forma de ver la historia de manera propia y activa, y partiendo desde sus propios
pensamientos y sus propias reacciones tenemos que esa generación de conocimiento estará
marcada por su propia conciencia individual y no produce una representación del HipHop en su
conjunto (cosa que tampoco se propone Pedro, entendiendo las múltiples historias del HipHop
que se pueden escribir), sino que una representación de la historia contada desde una “conciencia
individual”.
Bloch expone:
“De la vista que tengo desde mi ventana, cada científico toma lo suyo, sin ocuparse mucho del
conjunto. El físico explica el azul del cielo; el químico, el agua del arroyo; el botánico, la hierba.
Dejan el cuidado de recomponer el paisaje, tal como se me aparece y emociona, al arte, si es que
el pintor o el poeta quieren encargarse de hacerlo. Y es que el paisaje, como unidad, sólo existe
en mi conciencia”7
De la misma manera que cada científico toma lo suyo para analizar el todo (paisaje), cada
historiador que intente escribir sobre el HipHop (siguiendo la lógica de Poch), “tomará lo suyo”,
lo escribirá según sus propias experiencias y motivaciones, ofreciendo una parcela de la realidad
en función de sus vivencias. Siguiendo la idea de Bloch, el ejercicio que debe hacer una persona
para comprender el HipHop en su totalidad debe ser unir los relatos propios del HipHop en
función de acumular las parcelas de realidad y unirlas en su propia conciencia; al igual que el
paisaje, el HipHop, como unidad, solo existirá en la conciencia que une las experiencias
históricas sistematizadas por los individuos. Eso será de una utilidad inmensa a la hora de
comprender al HipHop como movimiento, al considerar la mayor cantidad de parcelas posibles
de la realidad en función de la unidad en el todo, entendido al todo como el HipHop y las
parcelas como las experiencias individuales y colectivas sistematizadas.
La principal limitación de este análisis es que, aún esa unidad en la conciencia va a estar limitada
por nuestras experiencias y motivaciones que nos hacen estudiar el HipHop, por lo que, a lo
sumo, será una aproximación al proceso considerando una gran cantidad de experiencias y
factores que lo van a construir. Una forma de sistematizar esto, en el caso del HipHop, puede ser
reducir las experiencias posibles que puedan hacer surgir el análisis, reduciendo el objeto de
estudio (localizar el HipHop, situarlo en un período determinado o ambos, por ejemplo.), hacer
un trabajo “de lo micro a lo macro”, en función de estudiar lo micro considerando la mayor
cantidad de experiencias en un contexto reducido de las mismas. La otra limitación que se es
importante considerar de este estudio es que las parcelas que se proponen para utilizar en la
realidad surgen de las distintas experiencias, difiriendo de las propuestas por Bloch, y solo se
condicen con los planteamientos de Bloch en la forma, mas no en el fondo, por lo que esto

6
Marc Bloch. Op. Cit. p. 149.
7
Marc Bloch. Op. Cit. p. 147.
supone una dificultad mayor al intentar aplicar lo que el autor expone que será lo correcto para
lograr la mejor comprensión posible de un fenómeno.

Análisis desde E. P. Thompson


Edward Palmer Thompson va a desarrollar su teoría historiográfica en conflicto con los
paradigmas estructuralistas preponderantes en el tiempo que escribe, él, desde una mirada
marxista de la historia, será crítico de la ortodoxia que reinaba en los estudios históricos de su
época, incluso en los estudios marxistas.
Thompson en la formación de clase obrera en Inglaterra se va a referir a la clase como un
fenómeno histórico, “algo que tiene lugar de hecho (…) en las relaciones humanas”8, aún más,
la define como una relación histórica, que va a estar determinada por la experiencia de clase, la
cual se determina por las condiciones “objetivas” de la realidad de los sujetos que la componen,
principalmente relaciones de producción. Thompson entiende a la conciencia de clase como la
expresión, en términos culturales, de estas experiencias de clase, a través de tradiciones, sistemas
de valores y formas institucionales.
Su crítica principal a los estudios marxistas radica en que el marxismo ortodoxo, guiado por la
ideología, va a entender la clase como algo rígido, algo determinado por las relaciones sociales de
producción, entendiendo éstas relaciones, los historiadores “marxistas” van a considerar que la
clase obrera se va a definir de manera casi automática como clase, teniendo conciencia de sí
misma, en esto es donde radica la crítica de Thompson, el hecho de encapsular a individuos con
experiencias comunes inmediatamente en el concepto de clase, en la estructura de clase.
Thompson, en sus planteamientos, expone:
“Si detenemos la historia en un punto determinado, entonces no hay clases, sino simplemente
una multitud de individuos con una multitud de experiencias. Pero si observamos a esos hombres
a lo largo de un período suficiente de cambio social, observaremos pautas en sus relaciones, sus
ideas y sus instituciones. La clase la definen los hombres mientras viven su propia historia”9
En este fragmento Thompson sugiere el dinamismo de los sujetos sociales, ya que, ellos, por sí
mismos, por la vivencia de su propia historia van a desarrollar las relaciones que luego se podrán
considerar como “clase”. Entendiendo estas relaciones en un carácter tanto cultural como
económico, y considerando que la experiencia va a ser vital para la conformación de estas pautas
culturales y formación de clase como tal. Entendiendo a la clase como una relación, la relación va
a estar marcada por la experiencia y por las vivencias.
Thompson, al hacer el análisis de la formación de la clase obrera, toma en cuenta, en un principio
las tradiciones populares (lo subjetivo) que pudiesen influir en la formación de la clase obrera
inglesa, luego las condiciones materiales, las experiencias de grupos de obreros durante la
Revolución Industrial (lo objetivo) y termina con la experiencia organizativa de un grupo anterior
a la formación de la categoría clase como tal en Inglaterra. Radica su énfasis en todo momento en
la capacidad que tienen los sujetos históricos de agencia, de transformar y construir la realidad a

8
E.P. Thompson. La formación de la clase obrera inglesa. Prefacio (Barcelona, Crítica, 1979), p. 27.
9
Ibídem. p. 29.
partir de experiencias materiales comunes y a través de las pautas culturales que ellos van
conformando en sus relaciones.
Estas categoría de análisis propuestas por Thompson, pueden servir en gran medida para analizar
la obra de Pedro Poch, ya que él reniega de la estructura para narrar el fenómeno del HipHop y el
énfasis de su investigación radica principalmente en las experiencias organizativas de los sujetos
que van a construir y siguen construyendo el movimiento HipHop en Chile.
Pedro Poch realiza una acción similar, con el HipHop, al que hace Thompson con la clase obrera
británica. Poch considera las condiciones materiales, económicas principalmente, y las desarrolla
como determinantes de una realidad social, tras cartón va a comenzar a exponer sobre las
organizaciones que los sujetos (jóvenes) van a urdir en el contexto de pobreza y de marginalidad.
Pedro escribe:
“En los alrededores de las calles San Pablo y La Estrella, las poblaciones conviven una
al lado de otra, todos con los mismos problemas y necesidades, Consultorios con filas
interminables y Escuelas que se caen a pedazo, pero la solidaridad perdura y se extiende cuando
la violencia nos gobierna […] Hay algunas personas que piensan, primero, en enfrentar esos
problemas para buscar sus soluciones, y lo hacen organizándose, desde lo cotidiano, estando
allí, como los HipHoperos que inundan los pasajes con sus ropas anchas y sus canciones llenas
de contenidos”10
Poch, de una forma similar a lo que hace Thompson con la clase y la conciencia de clase,
entiende que la experiencia aparece como algo determinado, pero la relación, la respuesta ante
estas experiencias se da en la organización, la organización de HipHop es para Pedro una “forma
en que se expresan estas experiencias en términos culturales” de la misma forma que para
Thompson se da la relación entre clase y conciencia de clase, dejando a la estructura económica
condicionante solo en un primer punto de partida, considerando a la organización como respuesta
hacia la misma, donde ambos centran su análisis.
Por lo demás, en el libro, se considera al movimiento HipHop como una expresión organizativa
de la juventud como sujeto histórico, de una forma de juventud, entendiendo; al igual que
Thompson con las clases; a la juventud como una construcción social y, como construcción
social, manifestada de distintas maneras. Al considerar al movimiento HipHop enmarcado dentro
de la organización desde la juventud como sujeto histórico, se analiza al HipHop como una
expresión de la juventud, popular en este caso, entendida en su relación con otros. Desde esta
perspectiva se pueden comparar dos fragmentos similares en la obra de Thompson y Poch:
“… la clase cobra existencia cuando algunos hombres, de resultas de sus experiencias comunes
(heredadas o compartidas), sienten y articulan la identidad de sus intereses a la vez comunes a
ellos mismos y frente a otros hombres cuyos intereses con distintos de (y habitualmente opuestos
a) los suyos.”11
Se evidencia un análisis similar en un pasaje de la obra de Poch refiriéndose a la juventud: “…las
prácticas de ciertas expresiones de la juventud accionan como ejercicios de resistencia,
propuestas y proyectos (que vislumbran sus intereses sociales), frente a un oponente configurado

10
Pedro Poch. Op. Cit. p. 31.
11
E.P. Thompson. Op. Cit. p. 27.
por el sistema que los oprime.”12. Al entender al HipHop como una expresión juvenil, Poch
considera que esta expresión cobra vida en función de las condiciones materiales y como
respuesta a las mismas, entendiendo de esta forma a la expresión de la juventud como HipHop en
su relación con el sistema que los oprime; al igual que cuando surge la clase según Thompson; en
función de hombres con intereses comunes contrapuesto a hombres con intereses distintos de (y
habitualmente opuestos a) los suyos.
Siguiendo con la línea de explicación que intentan hacer ambos autores, la de las relaciones
sociales que van a fraguar las organizaciones sociales, es necesario analizar una consideración
que hacen ambos que es de suma importancia para la comprensión de lo que se quiere analizar y
estudiar. Thompson, en las últimas páginas de su prefacio a la formación de la clase obrera
inglesa incluye una nota de disculpa a los lectores de Escocia y Gales, al omitir sus historias en
su obra, argumentando: “la clase es una formación tanto cultural como económica, he sido
cauteloso en cuanto a generalizar más allá de la experiencia inglesa” 13. De tal manera que las
condiciones y experiencias de la sociedad escocesa y galesa van a ser distintas a las de Inglaterra,
por lo tanto, la formación tanto cultural como económica de la clase también lo será. Pedro, en la
introducción de su libro nos dice: “Esta NO ES la historia del HipHop en Chile, ni tampoco
pretende serla […] Es la elección arbitraria, de alguien que conoció el HipHop a través del Rap,
y que por tanto, limitará siempre su conocimiento en la experiencia de otros.”14. Poch hace esta
aclaración importantísima en cuanto a la construcción de su relato, él es partícipe de la
construcción misma del movimiento HipHop en Chile, se considera a sí mismo como un sujeto
histórico que aporta e incide en la construcción del movimiento, por tanto hace esta aclaración en
función de lo mismo que quiere aclarar Thompson, que la formación cultural como económica de
la clase o el movimiento HipHop van a ser distintas en función de la experiencia que traiga
consigo. Thompson sitúa las diferencias entre países para sugerir distintas experiencias en la
formación de la clase, mientras que Pedro, al decir que conoció al HipHop a través del Rap
sugiere que las diferencias de experiencias van a radicar en la forma que se tendrá de conocer al
HipHop y en el acercamiento a una u otra rama del mismo (Rap, Breakdance, Graffiti o DJ’s).
Por último, Thompson en el prólogo de la formación de la clase obrera en Inglaterra hace un
esbozo de cómo está escrito el libro. Estudiando en la primera parte las tradiciones populares con
continuidad en el siglo XVIII que tuvieron influencia en la agitación jacobina de la década de
1790”15. Posteriormente sigue con la narración de las experiencias de obreros en la Revolución
Industrial para terminar con una experiencia organizativa anterior al período de énfasis. Si bien
Pedro Poch no sigue la misma estructura de Thompson para hacer su análisis, lo cierto es que, en
pasajes del texto, se refiere a las tradiciones populares, a la cultura popular que va a influir en la
conformación y consolidación del HipHop en el país, es aquí donde el estudio se detendrá. Al
hablar de las cuatro ramas del HipHop en un capítulo del libro dice sobre los DJ’s
“Si contáramos cuántos sampleos de canciones de Víctor Jara o Violeta Parra ha ocupado el
HipHop chileno, de seguro tendríamos que hacer una gran lista. Por ello, es un material

12
Pedro Poch. Op. Cit. p. 39.
13
E.P. Thompson. Op. Cit. p. 31.
14
Pedro Poch. Op. Cit. p. 22.
15
E. P. Thompson. Op Cit. p.30.
histórico, que refleja el respeto de los raperos por la cultura popular y su identificación con
ella.”16
Refiriéndose al Graffiti:
“acá se ha ido fundiendo con la cultura popular que ya poseía una vasta tradición muralista,
sobre todo en las poblaciones. […] (En ellas) conviven los graffitis al lado de los murales que
comunican al pueblo el sentimiento de sus luchas.”, y, sobre el rap, “de la misma manera en que
los pueblos africanos tenían a sus griots, y el pueblo mapuche a sus weipufes, la cultura popular
de los bajos fondos dio origen entonces a los raperos.”17.
En otro capítulo del libro, titulado “El HipHop: continuidades de la Cultura Popular”, se expone:
“esta corriente del HipHop […] era capaz de asumir la dimensión del artista con su realidad
social, de la misma manera que en otros tiempos lo habían hecho Violeta Parra, o los
cantautores de la “Nueva Canción Chilena”, o más atrás incluso, los puetas’ populares que con
sus versos en rimas de ocho sílabas contaron en las páginas de las “Liras Populares” la
realidad que vivían los pobres de comienzos de siglo en Chile.”18
Cada uno de los fragmentos anteriormente expuestos transmite las tradiciones y nexos que la
cultura popular puede llegar a tener con la construcción del movimiento HipHop en Chile,
tejiendo así una continuidad histórica y considerando, de la misma manera que Thompson, que
esas tradiciones tienen relación e influyen en la conformación de los procesos organizativos y de
expresión del período estudiado. A pesar de referirse al tema de la cultura y las tradiciones, lo que
no nos proporciona el estudio es un acercamiento completo a los sistemas de significados que
influyen en propios de quienes construyen el HipHop y que se transformarán en significados
propios para aquellos sujetos. Esta es considerada la principal limitación del estudio, ya que,
habla de una cultura como tal, el HipHop, sin preocuparse en estudiar los sistemas de
significados propios de la misma; tema que; a pesar de no acaparar, ni la intención, ni el interés
del autor; se considera de suma importancia para llegar a una mayor comprensión de este
fenómeno complejo denominado HipHop. El argumento se va a desarrollar en las siguientes
líneas apoyado por el trabajo de Robert Darnton en “La gran matanza de gatos”, con tal de llegar
a una mayor comprensión del fenómeno a través del estudio del sistema de significados.

Análisis desde Robert Darnton


Robert Darnton en su obra “La gran matanza de gatos” analiza las memorias de un aprendiz que
trabajaba en el taller de una imprenta. En esas memorias hay un episodio que va a acaparar la
atención del autor, una matanza de gatos llevada a cabo por los obreros de la imprenta. El autor
hará el análisis, en un principio, sujeto a las condiciones sociales que podrían explicar la matanza
de gatos y la felicidad con que los obreros la acometieron (que comían mejor que los obreros, que
eran las mascotas de los patrones, que no dejaban dormir a los obreros por las noches, etc.). Y lo
logra, logra desarrollar una explicación coherente respecto a el por qué los obreros actuaron de
esa manera, en función de las condiciones sociales y materiales. Pero tiene un vuelco en su
argumentación, motivado por el “choque” o “impacto” que pudiese tener una matanza de gatos en

16
Pedro Poch. Op. Cit. pp. 106-107.
17
Ibídem. p. 111.
18
Ibídem. p. 145.
la actualidad, el autor considera que existen más motivos (además de las condiciones sociales y
materiales) que van a explicar la matanza; para descubrir esas motivaciones aborda, desde la
matanza de gatos, “un sistema de significados extraño con el objeto de estudiarlo”19, con el
supuesto de que, tras entender el porqué de una matanza de gatos, “quizá sea posible
“comprender” un ingrediente básico de la cultura artesanal del Antiguo Régimen"20.
Para llegar a una comprensión del porqué de la matanza de gatos a través del estudio de
significados, el autor investiga expresiones del folclore de Francia que tuviesen relación con los
gatos, como también el folclore y las celebraciones propias de los obreros del taller. Para así, tejer
una red con significados que van a indicar o, al menos hacer suponer, lo que estaba actuando en
las mentes de los obreros al matar a los gatos. Un ejercicio similar es lo que se sugiere se debe
hacer para comprender de mejor manera el HipHop. El estudio de este sistema de significados es
algo que puede resultar en demasía extenso, por lo que en este trabajo sólo se pondrá sobre la
mesa la problemática, estableciendo lo que puede ser un punto de partida para futuras
investigaciones.
El HipHop, como cultura, con expresiones artísticas y de organización, está repleto de
significados y acciones que, para alguien externo a la cultura resultarán ajenas y extrañas. Si bien,
y como se expuso anteriormente, Poch sugiere un acercamiento a los significados culturales que
pudiesen actuar en función de explicar la conducta de los constructores del HipHop, éstos no son
suficientes.
En un pasaje del texto Pedro expone sobre los inicios del HipHop: “(los jóvenes) escogen
contrabandear algunas cintas de Grandmaster Flash o algunos ritmos funkys de África
Bambaataa, sin saber mucho lo que a veces decían, sin entender mayormente qué representaban
esos sonidos”21, posteriormente, sobre los inicios del breakdance: “Los jóvenes chilenos
comenzaban a moverse al ritmo de un baile del que ni siquiera conocían su nombre. […]”22. La
pregunta es ¿por qué esos ritmos?, ¿por qué esos sonidos? ¿Por qué los jóvenes populares
chilenos van a considerar estos ritmos como su forma de resistencia? ¿Qué es lo que van a
significar en los jóvenes populares esos sonidos?
Otra acción cargada de significados es el saludo: “el saludo es un ritual, las manos se chocan y se
deslizan hasta re-encontrarse en una flexión de dedos, es como un abrazo, […] cada convocado
es un nuevo saludo...”23. Cabe preguntarse el porqué de ese saludo, de dónde surge la necesidad
de crear esa pauta cultural, ese significado propio del HipHop.
Los jóvenes que van a construir el HipHop en Chile se van a agrupar en “piños”, “crews”,
“clikas”, similares en su relación con las formas de agruparse de los jóvenes estadounidenses
(lugar donde nace el HipHop), éstas formas de agruparse de la realidad chilena van a realizar
acciones en pos de tomarse el espacio público.24 Por ende, surge la pregunta del porqué se

19
Robert. Darnton. La gran matanza de gatos (México, FCE, 2013), cap. 2 “La rebelión de los obreros: la gran
matanza de gatos en la calle Saint-Séverin”, p. 83.
20
Ibídem. p. 83.
21
Pedro Poch, Op. Cit. p. 26.
22
Ibídem. p. 27.
23
Ibídem. p. 29.
24
Ibídem. p. 30.
organizan de esa manera o porqué su estrategia de acción va a manifestarse en tomar espacios
públicos.
Se puede seguir enumerando cada una de las expresiones del HipHop cargadas de significados
culturales que, al igual que las expuestas, es posible desarrollar en función de tejer la red de
significados que nos ayude a comprender el sistema cultural, para así lograr comprender de mejor
manera a los jóvenes constructores y realizadores del HipHop, en sus propias pautas y
motivaciones, en sus propios sistemas de significados, intentar comprender qué es lo que actúo
en la mente de estos jóvenes, de forma consciente o inconsciente, ambas ajenas ante los ojos de
quién no está familiarizado con el HipHop. Estos estudios podrían ser un acercamiento notable a
la comprensión del fenómeno histórico denominado HipHop.

Conclusión
El trabajo de Pedro Poch, enmarcado en la escuela historiográfica de la nueva historia social
chilena, va a transmitir una historia del HipHop marcada por el análisis histórico de las
principales experiencias organizativas en la conformación del HipHop. El trabajo supone, una
visión parcializada de la realidad, esto, al relacionarlo con los planteamientos de Marc Bloch nos
puede ayudar a realizar una comprensión mayor del fenómeno en función de las estrategias que
expone Bloch sobre la unidad de las parcelas de la realidad.
Respecto a Thompson, el libro de Pedro Poch se enmarca dentro de planteamientos muy
similares a los hechos por Thompson en el prólogo de su obra “La formación de la clase obrera
en Inglaterra”. Esto se explica en parte por la influencia que hizo Thompson, con sus
planteamientos, en la conformación de la corriente historiográfica de la nueva historia social
chilena. Ambos consideran a los sujetos en función de su capacidad de agencia y de
transformación de la realidad y, al hacer nexos entre los planteamientos de Thompson y la
narración de Poch, se puede llegar a una comprensión mayor de la narración de Poch en función
de las categorías y planteamientos teóricos del historiador británico. Por lo demás, tomando el
ejemplo de Darnton, la propuesta de añadirle al trabajo un estudio de los significados que
pudiesen componer el HipHop se considera una propuesta que ayudaría a comprender de la mejor
manera posible el fenómeno y a la sociedad misma en la cual se enmarca.
Por último, estudiando el texto, en el marco de las pretensiones del autor, se puede concluir que
logra su objetivo, que su narración, marcada por las experiencias organizativas, es un esfuerzo
por sistematizar al movimiento HipHop y lo logra de gran manera, al rescatar las distintas y más
notables experiencias de organización. Por lo demás, al repasar la organización, logra demostrar
la capacidad de agencia de los jóvenes chilenos en el marco del HipHop y, demuestra, que el
proceso de construcción del HipHop es continuo, de relaciones sociales, de constante
construcción y deconstrucción, y, por sobre todo, político, al ser construido por sujetos que van a
comprender su realidad y realizan una propuesta organizativa que responde a sus condiciones
sociales, políticas, económicas y culturales y busca construir una vida mejor.
Bibliografía

- Gabriel Salazar y Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile: Tomo II (Santiago:


LOM, 1999)
- Pedro Poch, Del mensaje a la acción: construyendo el movimiento HipHop en Chile.
1984-2004 y más allá (Santiago: Editorial Quinto Elemento, 2011)
- Marc Bloch. Apología para la historia o el oficio de historiador (Bs. Aires, FCE, 2006), Cap. 4
“El análisis histórico” pp.139-173.
- E.P. Thompson. La formación de la clase obrera inglesa. Prefacio (Barcelona, Crítica, 1979) pp.
27-32.
- Robert. Darnton. La gran matanza de gatos (México, FCE, 2013), cap. 2 “La rebelión de los
obreros: la gran matanza de gatos en la calle Saint-Séverin” pp. 81-108.