Está en la página 1de 7

La gestión ética y el medio ambiente en la administración pública: un problema ético o moral

Revista Praxis No. 7 2011 ISSN: 1657-4915 Págs. 114 - 120 Santa Marta, Colombia

LA GESTIÓN ÉTICA Y EL MEDIO AMBIENTE EN LA


ADMINISTRACIÓN PÚBLICA: UN PROBLEMA ÉTICO O
MORAL

THE ETHICAL MANAGEMENT AND THE ENVIRONMENT IN


THE PUBLIC ADMINISTRATION: AN ETHICAL OR MORAL
PROBLEM

Cristina Seijo*
Fecha de recepción: 07-04-2011 Fecha de aceptación: 25-07-2011

RESUMEN

En el marco de las preocupaciones actuales en torno a la reforma y la modernización administrativa, la ética


de la función pública cobra especial importancia, sobre todo en lo referente a su interiorización consciente
por parte de personas concretas que ejercen funciones decisorias en las organizaciones del ámbito público.
El sustento teórico está basado en los contenidos de Martín (2003), Martínez (2000), Conill (1998), Jozami
(1999), entre otros, realizándose bajo un enfoque simbólico interpretativo, a través de una metodología
cualitativa de tipo descriptiva y diseño no experimental, mediante un análisis documental.

En la función pública se observa la necesidad de integrar los valores de la convivencia democrática con los
valores institucionales. Así, en el marco de una ética de la administración pública, los valores democráticos
conforman el eje de esta última y se convierten en una propuesta orientadora para la consecución del bien
común.

Palabras clave: Función pública, valores institucionales, valores democráticos.

ABSTRACT

In the frame of the current worries concerning(around) the reform and the administrative modernization, the
ethics of the public function, special cobra importance, especially regarding his conscious interiorización on
the part of concrete persons who exercise decision-making functions in the organizations of the public area.

* Abogada. Especialista en Recursos Humanos. Magíster en Gerencia de Recursos Humanos. Doctora en Ciencias Gerenciales. Postdoctora en
Gerencia de las Organizaciones y Gerencia de la Educación Superior. Miembro del Comité Académico de Doctorado en Ciencias Gerenciales.
Coordinadora del Doctorado en Ciencias Gerenciales de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Nacional. PPI. Correo
electrónico: cristinaseijoa@hotmail.com

114 Praxis No. 7 Año 2011


Cristina Seijo

The theoretical sustenance is based on the contents of Martin (2003), Martínez (2000), Conill (1998), Jozami
(1999), between others, being realized under a symbolic interpretive approach, across a qualitative methodology,
type descriptive and not experimental design, by means of a documentary analysis.

In the public function it is observed, the need to integrate the values of the democratic living together with the
institutional values. This way, in the frame of an ethics of the public administration, the democratic values shape
the axis of the latter and turn into an offer orientadora, for the attainment of the common good.

Key Words: Public function, institutional values, democratic values.

INTRODUCCIÓN orientar situaciones concretas, bajo ras-


gos valorativos que definen los niveles de

V
ivimos en una época en la que responsabilidad, conciencia e identidad
se utilizan cotidianamente en la de la institución pública.
vida social, tanto pública como
privada, el término ética y otros términos Surge de tales reflexiones la motivación
relacionados como valores éticos, valores de la presente ponencia, la cual realiza
morales, actitudes éticas, entre otras cate- una discusión sobre la actuación ética en
gorías. Lo mismo ocurre en los ambientes el ámbito público, destacando el papel
en los cuales preocupa la convivencia que debe ejercer la sociedad civil como
social, en los que se usan con profusión agente motor de cambio y transformación
términos éticos como solidaridad inter- congruente por la construcción de las
nacional, derechos humanos, equidad y comunidades de futuro.
ayuda humanitaria, entre otros.
PLANTEAMIENTO ÉTICO EN LA
También ocurre que otras muchas veces GESTIÓN PÚBLICA: UN DILEMA EN
se utilizan términos éticos de una forma LAS ORGANIZACIONES DEL SIGLO
conscientemente utilitarista e interesada. XXI
En otras ocasiones, se observa cómo las
personas y las instituciones buscan orien- Siguiendo los planteamientos de Seijo y
taciones de tipo ético para afrontar los Añez (2008), cada época histórica tiene
retos que presenta la vida dentro de las sus propios rasgos que la hacen única y
comunidades involucradas. Se requiere que permite a quienes viven en ella sen-
aclarar convicciones e ideales, metas y tirse parte en un momento culminante
principios; se necesita otorgarle un senti- en la historia de la humanidad. Cierta-
do a la vida revisando críticamente ciertos mente hay algunas circunstancias que
valores y normas que tal vez habían sido presuponen sé es protagonista, hoy, de
adoptados por el ciudadano sin la debida uno de esos momentos de cambio más
reflexión (Martínez, 2000). significativos en la vertiente histórica de
la humanidad.
Por ello, la gestión pública se desempeña
en un contexto compuesto por reglas, En esta vertiente, aparece el proceso
toma de decisiones y conflictos, y en global como una realidad implacable,
tal sentido en un ámbito que pretende donde el cambio tecnológico constituye

Revista de la Facultad de Ciencias de la Educación 115


La gestión ética y el medio ambiente en la administración pública: un problema ético o moral

una nueva dinámica que aceleradamente


una parte importante o base de susten-
se está potenciando hacia procesos eco-
tación tanto del intercambio, como de la
nómicos, políticos y, sobre todo, hacia
competencia, olvidando muchas veces
las posibilidades de la actuación del
que para su desarrollo en la realidad es
ciudadano y su participación en la vida
necesaria la presencia de organizaciones
democrática. (Ferrer, 2004).
formadas por individuos comprometidos
dentro de una cultura ética; capaces de
Es allí donde el Estado debe ejercer un
convertirse en factor de cambio, foco
papel activo y eficaz, se debe cuidar de la
de guía o desvío (Guédez, 2000) de las
falta de ética de la acción política, donde
orientaciones básicas que orientan a la
el rol de los partidos, de los dirigentes
sociedad en su conjunto, bajo un cúmulo
y gobernantes es crucial; su acción no
de múltiples significados.
puede estar centrada en el corto plazo
y la coyuntura, sino ordenada hacia el
Pero ese orden global pierde su apariencia
largo plazo, bajo una visión global en la
cuando se enfrenta a una revolución tec-
búsqueda del bien común.
nológica y económica, que sólo privilegia
a aquellos que disponen de las habilida-
Por supuesto, quienes han elegido ser
des y aptitudes apropiadas para adaptarse
servidores públicos, deben expresar
a la nueva situación, y penaliza a los que
habitualmente una vocación de servicio
carecen de ellas; amenazando así con
basada en la comunicación, impulso
ampliar diferencias en el orden social, con
necesario para fortalecer instituciones
el riesgo de que un mundo sofisticado y
capaces de acercar el Estado a la sociedad;
cada vez más próspero, coexista con un
orientando las estructuras públicas al ser-
mundo marginado y excluido (Dussel
vicio del ejercicio pleno de la libertad y
1998) de la sociedad.
la responsabilidad de los actores sociales
involucrados, por el necesario desarrollo
Tal proceso, que incluye a algunos y
de los ámbitos espaciales donde se des-
excluye a otros, es, aparentemente, el
envuelven.
resultado para algunos de fuerzas anóni-
mas del mercado; bajo esta perspectiva,
La ética del servicio público, inevita-
ni los individuos, ni las organizaciones,
blemente es afectada por los valores
ni el Estado asumen responsabilidad
considerados propios de las distintas cul-
alguna por esta realidad. El triunfo del
turas. Recuérdese que la integridad de los
mercado significa entonces que muchos
políticos y los funcionarios que ejercen
gobernantes ya no ven las grandes des-
diversas formas de poder discrecional en
igualdades como un problema, sino como
su trabajo diario, en su administración de
algo esencial para la eficacia del sistema
los recursos públicos, en la interrelación
económico (Castles, 2000).
con los ciudadanos y en ámbito de su fun-
ción y elaboración de políticas, es factor
Puede afirmarse entonces que los efectos
clave en la legitimidad de los gobiernos.
de la globalización sobre sociedades, y
particularmente sobre la latinoamericana,
De allí la importancia de la ética como
son múltiples y variados, llevándolos
mecanismo de control de la arbitrariedad
incluso en el plano cultural al extremo
en el uso del poder público; un factor
de aceptar lo extranjero como propio, in-
vital para la creación y mantenimiento
cluido en el conocimiento y la inversión.
de la confianza en la administración y
De este modo, la sociedad es afectada por

116 Praxis No. 7 Año 2011


Cristina Seijo

sus instituciones; también proporciona la ciones frente a grandes cuotas de poder,


base para contratar las prácticas, costum- cuyos márgenes de discrecionalidad son
bres y conductas de forma general con susceptibles de ser influenciados.
el objetivo de garantizar a la ciudadanía
que se están respetando sus intereses Tal realidad se aproxima a la búsqueda de
y cumpliéndose los procedimientos. En un modelo de la conducta de las personas
consecuencia, la ética pública es un factor con sus preferencias, que no son ajenas
clave de la calidad de cada administración al propio interés, aunque se actúe en el
del servicio público. ámbito del público; son las restricciones,
reglas, normas y pautas de ética colec-
En virtud de ello, la necesidad del fo- tiva, que deben inspirar y modelar los
mento del comportamiento ético, el cual comportamientos de quien actúa como
no consiste en el simple establecimiento servidor público, comprometiéndolo por
de una lista de reglas a observar o en la la auditoría personal y colectiva como
definición de una situación a alcanzar, funcionario, pero también como miembro
sino en un proceso de gestión permanente de la sociedad en su conjunto, centrado
de compromiso que sostiene la tarea de en el concepto de libertad.
gobierno y resulta crucial para su funcio-
namiento y toma de decisiones. Ahora bien, cuando uno se mueve en el
ámbito de la libertad, lo que se necesita
Pero detrás de cada decisión, de cada es orientaciones en términos del principio
conducta, se encuentran convicciones o de responsabilidad. Pero en el ámbito del
creencias que constituyen esquemas re- poder, lo difícil, aunque lo único posible,
ferenciales, cuyos criterios de valoración es la responsabilidad y la ética. No valen
están en función del marco ético-norma- los reglamentos. Los reglamentos apenas
tivo en el que se desenvuelve la actividad se cumplen en su función normativa,
de quienes toman decisiones públicas, apareciendo luego formas perversas de
marco vital para operativizar cualquier discurso. En virtud de ello, surge la ética
proceso de análisis crítico de la gestión como realidad que no busca aparentar
pública. sino transformar la vida personal y la
institucional (Conill, 1998) y orienta al
Es decir, estas conductas se producen individuo para el uso y disfrute de su
en un conjunto de restricciones, reglas o congruencia de vida.
marco institucional que no es indepen-
diente del contexto o matriz sociopolítico Surge la necesidad de construir una nueva
y ético-cultural en el que se desarrolla sociedad civil, formada por comunidades
el sistema económico. Aquí la palabra de futuro, centradas en energías morales,
opacidad puede trastocar, alterar, cambiar solidaridad y transparencia, centro de la
la naturaleza de las cosas. Se produce lucha anticorrupción. Ese individuo ya
entonces una aproximación a lo que se no ve la racionalidad que decía tener el
denomina el uso corrupto del poder, que Estado, o por lo menos no la ve de una
supone una ruptura de éste concebido manera única y exclusiva. El Estado tiene
como conjunto de facultades de los ac- que cumplir su misión como coordinador,
tores públicos (Pérez, et al, 1998). Estas facilitador y garante de lo que le toque
prácticas corruptas suelen aparecer allí garantizar, los derechos civiles, el bien-
donde la ausencia de normas y reglas de estar básico y esa nueva sociedad activa
juego se suple por una amplia cantidad en función de los intereses y derechos
de potestades direccionales y de actua- adquiridos a través de la libertad.

Revista de la Facultad de Ciencias de la Educación 117


La gestión ética y el medio ambiente en la administración pública: un problema ético o moral

Entonces, surge una esfera pública especí- partiendo de la base de la exactitud de


fica liderada por una comunidad de futuro esas declaraciones, y éstas demuestran
que es pública, que vive de la libertad, de ser erróneas, pueden surgir conflictos y
la racionalización responsable, de la lib- malentendidos. Es muy importante que
ertad de exigencias universales de justicia se aprecie la incertidumbre asociada a la
y de solidaridad, construyendo espacios información, y que esta sea evaluada y
para los diversos grupos de la sociedad estimada de alguna manera.
civil sin coerción, capaces de interactuar
con el funcionario público para el logro Los ingenieros tienen el deber moral y le-
de la credibilidad necesaria, por el for- gal de perfeccionar su trabajo, deber que
talecimiento de las organizaciones en el implica una responsabilidad para actuar
ámbito público. razonablemente con relación a su fami-
lia, clientes, la sociedad en general y el
¿Es el medio ambiente un tema ético o ambiente natural. Por tanto, la ingeniería
moral? es una actividad de toma de decisiones
responsables basada en valores específi-
De acuerdo con lo establecido por Conill cos, uno de los cuales es actuar en forma
(1998), el Ingeniero es visto en general responsable partiendo de la obtención de
como un profesional que resuelve cues- información confiable. El tomar responsa-
tiones concretas con resultados ciertos, de bilidades implica no solo que ha ganado
tal manera que las opiniones subjetivas y el derecho de hacer las cosas bien, o de
los juicios de valor no tienen lugar, pero estar moderadamente cerca de lo que está
en su verdadera dimensión, la Ingeniería bien, sino que además ha tomado todas
Ambiental trata acerca de tomar decisio- las precauciones que se pueden esperar
nes en condiciones de mayor o menor razonablemente de él para no hacer las
incertidumbre. cosas mal.

Los ingenieros y todos los que están


ALGUNAS CONSIDERACIONES
encargados de tomar decisiones prácti-
FINALES
cas, no están interesados en esencia por
el conocimiento verdadero; más bien
están interesados en el conocimiento En la actualidad, las decisiones profe-
confiable. Cuando un ingeniero hace sionales en el campo de la Ingeniería
una declaración de alto nivel, tal como Ambiental están basadas en una cultura
“esta concentración de polvo obtenida es totalmente determinista a la que se quiere
segura para los vecinos”, o afirmaciones estar aferrado con números y cálculos
más detalladas tales como “los riesgos exactos, y cuesta aceptar la concepción
de adquirir una afección en estas condi- probabilística de que está vinculada con
ciones de exposición son de 1x10-6”, o las incertidumbres en el conocimiento de
“el impacto ambiental de este proyecto las respuestas ambientales a la incidencia
es compatible con el medio en que se de la tecnología y su manifestación en las
desarrolla”, no considera que su afirma- decisiones sobre la evaluación de proyec-
ción sea absolutamente cierta, porque es tos y en la gestión ambiental.
consciente de la incertidumbre inherente
asociada al sistema. Lamentablemente, De acuerdo con ello, si alguna vez se
otra gente, especialmente los legos, pue- alcanza una gran conciencia ecológica en
de tomar estas declaraciones al pie de la las decisiones y en la gestión ambiental
letra. No obstante, si se toman decisiones dentro de la industria y otros contextos

118 Praxis No. 7 Año 2011


Cristina Seijo

tecnológicos, se necesita un renovado específicos, se debe buscar consenso


énfasis en la ética. En este sentido, si se en un diálogo serio con todas las partes
revisan las fuerzas motoras detrás de las interesadas.
conductas y proceso de decisiones que
son apropiadamente responsables y com- Los profesionales deben tomar conciencia
patibles con las necesidades ambientales, de que la responsabilidad ante la sociedad
se pueden distinguir cuatro componentes: obliga a considerar que “Una decisión téc-
nica es razonable cuando está de acuerdo
• La tecnología que influye en la con- con la probabilidad formulada sobre la
cepción que el hombre tiene de sí base de pruebas disponibles”.
mismo.
• La legislación que viene a ser el mar- Mientras el ingeniero normalmente no
co que sustenta la aplicación de su tiene conocimientos profundos de las
cumplimiento. responsabilidades, cuando los tiene, fre-
• Los instrumentos del mercado que cuentemente no piensa en ellas, como
constituyen la motivación para un consecuencia de la urgencia o el interés
estímulo económico. por el trabajo, o los intereses del grupo
• La ética personal e institucional que al que presta servicios. Por ello, es nece-
es el factor de motivación desde el sario que se informe correctamente en el
interior del hombre y la sociedad. curso de su formación profesional sobre
la responsabilidad y las bases del derecho.

En síntesis, se necesita practicar la ética No obstante, si el problema ecológico


como una conducta complementaria de la es de índole moral, la enseñanza y for-
legislación y los instrumentos del merca- mación en este campo no puede seguir
do, que dé un sentido y estímulo interior las reglas tradicionales que se imparten
a un comportamiento comprometido. basadas en métodos pedagógicos que
apuntan solo al saber y no al cambio de
El tema es ¿qué ética se necesita? Primero conductas y compromisos. El seguimien-
se debe sugerir que hay que enfatizar to ciego de las reglas y necesidades del
entre la ética de la responsabilidad por mercado necesitan una adecuación social
las acciones y sus consecuencias, esto y humanista que permita considerar al
significa una ética de la responsabilidad hombre inserto en el ecosistema global.
tanto personal como institucional con én-
fasis en las consecuencias de las acciones Para los ingenieros y los científicos,
a largo plazo y globales, y no solamente en no menor grado que otros grupos
a corto plazo y locales. Es especialmente profesionales, el individuo debe tomar
importante que esta responsabilidad sea responsabilidad por las consecuencias
ejercida no solamente hacia el Hombre, de sus acciones y para que su conoci-
sino también hacia toda la naturaleza, la miento esté disponible a los que toman
biosfera que es el sustento de toda la vida. decisiones, en consecuencia, esta respon-
sabilidad ética no puede ser delegada.
Además, es evidente en las sociedades Por último, queda claro que se hace nece-
democráticas que se deben respetar los saria la enseñanza de la ética profesional
aspectos formales de la ética de la infor- en el ámbito universitario, promoviendo
mación, en particular, esto significa que la conciencia general de una responsabi-
cuando haya disputas que provienen lidad ambiental en toda la sociedad, este
sobre normas relevantes y proyectos asunto se deberá convertir en un creciente

Revista de la Facultad de Ciencias de la Educación 119


La gestión ética y el medio ambiente en la administración pública: un problema ético o moral

componente del proceso educativo que ción. IX Congreso Internacional del CLAD sobre
debe involucrar a la familia, la Iglesia, las la Reforma del Estado y de la Administración
Pública. Madrid. España, 2-5 Noviembre 2004.
distintas corporaciones, las asociaciones Guédez, Víctor (2000). La Competencia en las
profesionales, universidades, y a las fa- Organizaciones. En el Conocimiento y las
cultades de Ingeniería, entre otras. Competencias del Siglo XXI. Universidad Me-
tropolitana, Banco del Caribe, Venezuela, p. 158.
Jozami, Anibal Y (1999). Transparencia y ética
BIBLIOGRAFÍA pública. En Revista Aportes para el Estado y
la Administración Gubernamental: El Servicio
Público y la Ética de la Responsabilidad. Año 7,
Castles, Stephen. (2000). Globalización y Mi- Número 16, Primavera 2000. pp.51-56.
gración: Algunas contradiccionesurgentes. Martín, Víctor (2003). Convivencia y Mapas de
http:www.UNESCO.org/issj/rics156/castlesigcs- convivencia. Entrevista personal. Realizada el
pa.html. Consultada 18-11-2008. 12-11-2008. Maracaibo-Venezuela.
Conill, Jesús (1998). Ética de la Sociedad Civil. En: Pérez Rogelio, Boza, María, Márquez, Patricia
Conversaciones de Adela Cortina y Jesús Conill. (1998). Esclavos del Dinero. Sobre la crisis de
Democracia participativa y sociedad civil. Una valores y ética de los negocios en Venezuela.
ética empresarial. Fundación Social. Siglo del Fundación SIVENSA, IESA, Venezuela, p.33.
Hombre Editores. Colombia. Páginas 67-116. Seijo, C. Añez, N. (2008). La cultura ética y la
Dussel, Enrique (1998). Ética de la liberación. En la gestión en la gerencia pública: un dilema en
edad de la globalización y exclusión. Editorial las organizaciones del siglo XXI. Artículo pu-
Trotta. México. blicado en la Revista de Ciencias Administrativas
Ferrer, Juliana (2004). Ética de la gestión pública: y Gerenciales de la Universidad Rafael Belloso
plataforma de sostenibilidad suscrita por la Chacín. Volumen No. 5, Año 1, Edición 2008.
sociedad civil, clave en la lucha anticorrup- Maracaibo, Venezuela.

120 Praxis No. 7 Año 2011