Está en la página 1de 5

Bajo rendimiento académico en estudiantes y

disfuncionalidad familiar

Low academic result in students and dysfunctional families

RESUMEN

La familia presenta importantes tareas en la sociedad, relacionadas directamente


con la preservación de la vida humana, su desarrollo y bienestar. Así, existen
características en la dinámica familiar que impulsan a los alumnos a mantener su
nivel de rendimiento académico o no, por ejemplo, la disfuncionalidad. En este
trabajo se aborda brevemente cómo las familias disfuncionales pueden ser unas de
las causas del bajo rendimiento académico en estudiantes de años básicos.

Palabras clave: estudiante, familia, familia disfuncional, rendimiento académico.

ABSTRACT

The family has important tasks in society, directly related to the preservation of the
human life, its development and well-being. Thus, there are characteristics in the
family dynamics which impel the students to maintain or not the level of academic
results, for instance, the dysfunction. This work shortly deals on how dysfunctional
families can be one of the causes of low academic results in basic years students.

Key words: student, family, dysfunctional family, academic result.

INTRODUCCIÓN

La familia, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento


natural, universal y fundamental de la sociedad, con derecho a la protección de la
sociedad y del estado.1
Hoy en día, a juzgar por el uso cotidiano, `familia' es una noción que describe la
organización más general, pero a la vez más importante del hombre, puesto que
representa el desarrollo de una sociedad. Así, la familia constituye un conjunto de
individuos unidos a partir de un parentesco, que según los expertos puede tener 2
raíces: una relacionada con la afinidad surgida a partir del desarrollo de un vínculo
reconocido a nivel social (como sucede con el matrimonio o una adopción), y la otra
de consanguinidad (por ejemplo: la filiación entre una pareja y sus descendientes
directos).

En otro orden de ideas, el desempeño académico es un proceso que se va


fortaleciendo a medida que los estudiantes van dedicando el tiempo suficiente a los
estudios. Con referencia a lo anterior, el modelo de familia será determinante en la
calidad del rendimiento académico del alumno y le conducirá a alcanzar el objetivo
en cada grado que cursa.

Resulta oportuno referir que una familia disfuncional es aquella en la que los
conflictos, la mala conducta y, muchas veces, el abuso por parte de los miembros
individuales, se produce continua y regularmente, lo que lleva a otros miembros a
acomodarse a tales acciones. A veces los niños crecen en ese medio con el
entendimiento de que tal disposición es normal.

Las familias disfuncionales son principalmente el resultado de adultos


codependientes, que también pueden estar afectados por las adicciones, como el
abuso de sustancias (alcohol, drogas, entre otras); estas también pueden tener
otros orígenes, como las enfermedades mentales no tratadas y los padres que
emulan o intentan corregir excesivamente a sus propios padres disfuncionales. En
algunos casos un padre inmaduro permitirá que el progenitor dominante abuse de
sus hijos.2

La no funcionalidad familiar produce efectos negativos en los niños como: carencia


de la capacidad de juego o de ser infantil, o sea, "crecimiento demasiado rápido", o
por el contrario, crecimiento muy lento o existencia en un modo mixto (es decir,
mostrar buen comportamiento, pero ser incapaz de cuidarse a sí mismo);
manifestación de alteraciones mentales de moderadas a graves, incluida una
posible depresión o ansiedad, algún trastorno de personalidad y pensamientos
suicidas; adicción al tabaco, el alcohol o las drogas (o ambas), en especial si los
padres o amigos han hecho lo mismo; rebelión contra la autoridad de los padres o,
por el contrario, simulación de aparentes valores familiares ante la presión de los
compañeros, o incluso la adopción de un imposible "término medio" (pues a nadie
le agrada estar en negación sobre la gravedad de la situación familiar); presencia
de sentimientos encontrados de amor y odio hacia ciertos miembros de la familia;
incurrimiento en actividades delictivas; dificultad para formar relaciones saludables
en su grupo de pares (por lo general debido a la timidez o a un trastorno de la
personalidad); padecimiento de algún trastorno del lenguaje o la comunicación
(relacionados con el abuso emocional); y dificultades escolares o disminución del
rendimiento académico inesperadamente.2,3

REPERCUSIÓN DE LA DISFUNCIONALIDAD FAMILIAR EN EL


BAJO RENDIMIENTO ACADÉMICO

En la actualidad saber leer, escribir y realizar operaciones matemáticas


elementales, ya no son suficientes. En la sociedad del conocimiento, de la
tecnificación, se requiere una mayor preparación, más aun cuando la educación se
ha convertido en obligatoria. Por ello, el bajo rendimiento se convierte en un factor
de marginación para aquellos grupos que lo experimentan y se ven en desiguales
oportunidades en uno de los primeros lugares: el salón de clases.

Por otro lado, el bajo rendimiento académico no es un estado permanente y


depende tanto del individuo como del entorno familiar. Es uno de los problemas que
más preocupa a padres y maestros, pues psicológicamente puede dejar secuelas en
la vida. Los estudiantes que presentan bajo rendimiento escolar son marginados en
el aula y en sus hogares, niegan su interés en las actividades intraclases y se
desvalorizan ellos mismos.

El bajo rendimiento académico es un problema que enfrentan estudiantes y


profesores en todos los niveles educacionales. Su trascendencia para el individuo y
la sociedad es palpable a partir de 2 elementos fundamentales: primero, cuando el
bajo rendimiento académico afecta la autorrealización profesional de los educandos,
y segundo, cuando el nivel de conocimientos y habilidades que pueden adquirir,
resulta limitado a las exigencias de su práctica profesional.4

Las causas del bajo rendimiento académico son muy variadas, de las cuales se
pueden enunciar: desintegración familiar, estilos de crianza, padres trabajadores,
desinterés de los padres, adicciones, hijos predilectos, hijos no deseados, por citar
algunas. Dichas causas pueden estar asociadas a variables pedagógicas y
personales del alumno; entre las pedagógicas se consideran: maestría pedagógica-
personalidad, proceso didáctico, acompañamiento pedagógico, clima de la clase y
tamaño del grupo. De las variables personales del alumno se han estudiado las
sociodemográficas, las familiares, motivacionales, cognoscitivas y emocionales.
Específicamente las familiares requieren del trabajo de la familia con el estudiante,
sus problemas y los vínculos que establece con la institución educativa.

Conforme lo expuesto por Gutiérrez Saldaña et al,5 se ha demostrado que la baja


autoestima de los adolescentes asociada a un ambiente familiar poco favorecedor,
conduce a un rendimiento académico bajo, en un rango de 2-30 %. De igual modo
reafirman lo señalado por otros autores de que "la familia es el grupo social natural
primario que tiene los objetivos de ser protector y matriz del desarrollo psicosocial
de sus miembros a través de los padres".

Asimismo, se ha planteado6 que la relación que se establece entre el


funcionamiento familiar y los resultados académicos que obtenga el estudiante, es
generalmente directa. Además, la percepción del educando sobre la influencia de la
familia en su situación social de desarrollo, resulta decisiva.

Criterios de un ambiente propicio en la obtención de un alto


rendimiento académico

- Unidad de entorno entre los padres.


- Firmeza y autoridad en lo fundamental, practicada y ejecutada por igual entre
padres e hijos.
- Constancia y fortaleza para solicitar al niño el cumplimiento de las obligaciones y
deberes de acuerdo con su edad y desarrollo.
- Expresiones cálidas de afecto a los hijos.
- Ayuda y estímulo a los hijos para que consigan las cosas por sus propios medios.
- Cooperación con los docentes de los hijos.
- Diálogo en las relaciones padres e hijos.7
Cabe revalidar que para lograr un rendimiento escolar adecuado, se requiere un
ambiente familiar con estimulación perceptiva, psicológica y social, que promueva
experiencias de interacción, que estimule y facilite el desarrollo del pensamiento,
así como una expectativa alta de los padres respecto a la educación de sus hijos.5

Solernou Mesa8 asevera lo expuesto por estudiosos del tema: "los jóvenes desean
una relación de camaradería con los padres, se mantengan estos como pareja o no,
basada en un respeto recíproco, que consideren el cambio en su posición de vida y
sus nuevas necesidades y que los orienten en las cuestiones importantes de la vida,
donde el futuro laboral ocupa un lugar predominante, donde el ejemplo de los
padres puede resultar imitable, porque en algunos casos son profesionales y su
orientación sana y transparente implica ya un compromiso padres-hijos, un deseo
que cimienta esa relación. En el logro de ese deseo las condiciones de vida del
estudiante son decisivas y es la familia quien las garantiza, de ahí que su papel de
sufragador o vigilante puede ser superado."

CONSIDERACIONES FINALES

La familia debe trabajar la parte afectiva de sus miembros, proporcionando


espacios para la comunicación y comprensión, creando la predisposición para asistir
y formar parte del proceso de enseñanza-aprendizaje para el bienestar de sus hijos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Organización de Naciones Unidas. Declaración Universal de los derechos


Humanos. Artículo 16.3. Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea
General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948 [citado 2 Ago 2015]. Disponible
en: http://www.derechoshumanos.net/normativa/normas/1948-
DeclaracionUniversal.htm

2. Familia disfuncional. En: Wikipedia. La enciclopedia libre [citado 2 Ago 2015].


Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Familia_disfuncional

3. Long Beach Fire Department Training Center. Child abuse. California: LBFD EMS;
[s. a.] [citado 3 Ago 2015]. Disponible
en: http://www.lbfdtraining.com/Pages/emt/sectiond/childabuse.html

4. García Ortiz Y, López de Castro Machado D, Rivero Frutos O. Estudiantes


universitarios con bajo rendimiento académico, ¿qué hacer? EDUMECENTRO. 2014
[citado 3 Ago 2015]; 6(2). Disponible
en: http://www.revedumecentro.sld.cu/index.php/edumc/article/view/344

5. Pedro Gutiérrez-Saldaña, Nicolás Camacho-Calderón, Martha L. Martínez-


Martínez. Autoestima, funcionalidad familiar y rendimiento escolar en adolescentes.
Aten Primaria. 2007; 39(11):597-601.

6. Arés Muzio P. Psicología de la familia: una aproximación a su estudio. La


Habana: Editorial Félix Varela; 2003.
7. México. Secretaría de Educación Pública. Afectividad en el Niño I. Programa para
la transformación y el fortalecimiento académico de las Escuelas Normales. México,
D.F.: SEP; 2000. p.189.

8. Solernou Mesa IA. La familia y su participación en la universalización de la


Educación Superior. Educ Med Super. 2013 [citado 3 Ago 2015]; 27(1). Disponible
en: http://www.ems.sld.cu/index.php/ems/article/view/115/70