Está en la página 1de 12

DOSSIER

El profeta
del Islam
Claudio Corvino
pág. 62

La primera
Guerra Santa
Claudio Corvino
pág. 70

El fracaso de
la secularización Mahoma, rodeado de sus seguidores, recibe el mensaje de Dios de manos de un ángel (miniatura persa).
Mohamed Charfi
pág. 77
El legado de
MAHOMA
En 622, un comerciante árabe de fuerte sensibilidad
espiritual fundó una nueva religión monoteísta.
El Islam unió a las tribus árabes y les dio una fe con la que
conquistar y aglutinar un imperio del Atlántico al Índico
durante siglos. La pérdida de hegemonía, el colonialismo
y la colaboración y el subdesarrollo plantean hoy a las sociedades musulmanas
de J.Pedro
Monferrer y Soha
el dilema entre la nostalgia integrista por el pasado glorioso
Abboud-Haggar y los desafíos del secularizado mundo moderno
1
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

EL PROFETA Retrato ideal de Mahoma,


según una cromolitografía
de finales del siglo XIX.

del
ISLAM
Mahoma convirtió a su credo a todas las tribus de la península Arábiga
y transformó a la república mercantil de La Meca en capital espiritual
de un imperio religioso, explica Claudio Corvino

E
n el año 570, varios signos driza. En el siglo VI, beber del mismo
prodigiosos anunciaron el na- seno convertía a dos personas en inse-
cimiento del mensajero de la parables hermanos de leche.
fe islámica, cuya existencia, Mahoma nació en la tribu de los Qu-
como la de otros fundadores de reli- raishíes, los tiburoncitos, que incluía
giones, pasó a la historia asociada a su- una decena de clanes, de los que el
cesos milagrosos desde su infancia. El más conocido era el suyo, el de los
año es recordado en los documentos Hashim, que todavía hoy sobrevive en
árabes como del Elefante, porque el los soberanos del reino Hachemita de
rey cristiano Abraha, del reino himayri- Jordania, sus directos descendientes.
ta del sur de Arabia, llegó hasta las
puertas de La Meca montado en este Orgulloso de su estirpe
insólito y terrorífico animal. Pero, afor- Toda su vida, el profeta estuvo orgullo-
tunadamente, el peligro fue conjurado so de ello: «Alá me hizo nacer en la me-
por una epidemia, que obligó al rey a jor de las dos mitades de la tierra, en el
retirarse. En este mismo año y en esta mejor tercio de esta mitad, entre los
ciudad, la tradición dice que nació mejores hombres de este tercio, los
Muhammad, hijo de Abd Allah, hijo de árabes, los Quraishíes, Hashim y Abd-
Abd al-Muttalib, hijo de Hashim. al-Muttalib». Este último era uno de los
Si los textos árabes repiten a menudo hombres más conocidos de La Meca.
la cadena de ascendientes, no es sólo Representación de la Gran Mezquita de La
Además de ser un poderoso y conoci-
por afán nobiliario. En la Arabia preis- Meca, con la Kaaba, en un azulejo otomano do mercader, desempeñaba también el
lámica, un hombre sin antepasados o del siglo XVI. cargo de siqaya, el que da de beber las
descendientes no era nadie, era un ab- sagradas aguas del Zemzem a los pere-
tar, un mutilado. Sin la protección de desierto, el clan familiar lo era todo: grinos, la fuente próxima a la Kaaba, el
los padres y de los hijos, sin la unión había que estar unidos cuando se co- sagrado templo de la ciudad. En tono a
del clan, entre arena y ladrones, no se merciaba y cuando se luchaba, todavía este santuario, durante los meses sa-
podía sobrevivir. Aunque los habitan- más durante la razia, la ghazwa, que grados –una especie de “tregua de
tes de La Meca eran sedentarios desde ayudaba a sobrevivir a costa de bedui- Dios”–, tenía lugar el peregrinaje de los
hacía al menos un siglo, por su sangre nos más ricos o sedentarios. Por eso, fieles de Arabia centro-septentrional de
todavía corría la ley del nómada, del los mercaderes de La Meca mantenían la época preislámica.
badu, palabra de la que deriva nuestro buenas relaciones con ellos, y la misma Una masa bulliciosa de hombres y de
término beduino. Para la dura ley del Amina, madre de Mahoma, entregó a mujeres, desnudos en señal de pureza
su hijo a Halima, una beduina del clan ritual, se agolpaba en torno al haram,
CLAUDIO CORVINO es periodista. de los Saad, para que le sirviera de no- el lugar “prohibido”, “vedado” por ex-

2 3
EL PROFETA DEL ISLAM
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

celencia, donde, lo que era muy im-


portante para quien vivía del comercio Glosario
y de las razzias, se gozaba también de
derecho de asilo. En torno a la sagrada Badu: Beduino. Qibla: Elemento de la Sunna: Corriente
construcción cúbica, querida por Adán, Fatua: Edicto religioso. mezquita que marca la mayoritaria del Islam.
reconstruida por Abraham y por su hi- Ghazwa: Incursión dirección en que debe Sura: Versículo del Corán.
jo Ismael, Mahoma niño vio realizar ca- armada para saquear. rezarse. Tawaf: Circunvalación
rreras y circunvalaciones rituales, el ta- Hanif: Místico. Shi’a: Corriente ritual a la Piedra Negra.
waf. Desde la casa de su abuelo, divi- Haram: Acto o lugar heterodoxa del Islam que Umma: Comunidad de
saba los millares de peregrinos que to- vetado. apoyaba a Alí, yerno del los creyentes.
caban y adoraban la Piedra Negra, pro- Mequí: Habitante de La Profeta, como su legítimo Wadi: Cauce de un río.
bablemente un meteorito que, según la Meca. sucesor. Yihad: Guerra santa.
tradición, fue entregado a Abraham por
el arcángel Gabriel y puesto en la es-
quina sudoriental de la Kaaba. Desde los prisioneros. Era costumbre, codifica- establecidas al sur de la Península. Ára-
entonces, quedó impresionado por las da durante siglos, que en la ghazwa se bes fueron algunos emperadores roma-
pruebas de fe de sus paisanos y nunca evitara a toda costa causar la muerte, nos, como el joven Heliogábalo, sacer-
llegó a aborrecer completamente aque- pues la venganza, tha’r, sumía a los cla- dote de la Piedra Negra de Emesa, y su
llos rituales, algunos de los cuales con- nes implicados en una guerra sin fin. sucesor, Filipo. Tampoco Arabia fue só-
servó en su monoteísmo. Los habitantes de Arabia pertenecen lo un rectángulo arenoso y árido: ade-
La tierra que habitaba Mahoma es una étnicamente a la rama occidental de los más de los oasis, una pujante agricul-
península del tamaño aproximado de semitas, descendientes del mítico Sem tura florecía en los reinos del sur, don-
un tercio de Europa, bañada al Este y al bíblico, que se expandieron por las re- de los monzones, que periódicamente
Oeste por las aguas del Golfo Pérsico y giones de Aram, Asiria y Babilonia, por llegaban desde el océano Índico, ali-
las del Mar Rojo, respectivamente. Sobre las tierras de Canaán y de Fenicia. En- mentaban bien diseñados sistemas de
su interior arenoso viajaban los bedui- tre estas gentes nacieron las tres gran- irrigación, que suministraban agua a
Estados como Saba o Hadramut. Los
puertos meridionales estaban repletos
La Meca en que nació Mahoma era de mercancías procedentes del Orien-
un mercado y centro de peregrinación, te. En Moca, puerta del mar Rojo, se
podían encontrar desde las afamadas
donde se gozaba del derecho de asilo perlas del golfo Pérsico a pimienta de Comerciantes árabes beben vino durante una celebración, en esta miniatura de un códice de Avicena (Milán, Biblioteca Ambrosiana).
la India, plumas de avestruz de África
nos a lomo de sus dromedarios, que des religiones monoteístas del Medite- occidental, simios –vivos o embalsa- Los caminos seguidos por esos mer- dencia de los reinos meridionales –que tiana, comenzó a imponerse como gran
proporcionaban también carne y leche. rráneo: el judaísmo, el cristianismo y el mados– oro, plata, algodón y seda. De caderes nómadas eran los wadi, anti- pudo deberse a la rotura de la presa de centro caravanero y comercial. Desde
En esta enorme extensión de arena, islamismo. estas regiones meridionales partían quísimos lechos de ríos secos, que per- Marib o a las dificultades comerciales la casa de su abuelo, a pocos metros
los nómadas viajaban de un oasis a otro continuamente caravanas con destino a mitían viajar con la certeza de no per- en la ruta del noreste, por la guerra en- de la Kaaba, Mahoma pudo admirar los
en busca de dátiles, de pastos para sus Cruce de culturas los emporios mediterráneos, iraníes y der nunca la orientación. El más im- tre persas y bizantinos– los caravaneros resultados de este creciente bienestar
rebaños y de ocasiones para dedicarse Arabia no era una tierra aislada y des- mesopotámicos. Unas expediciones portante de todos ellos, al menos para del Hiyaz comenzaron a tener la exclu- económico. Además del mercado, las
al pillaje. La razia era una lucrativa insti- conocida. Reyes babilonios como Na- que convirtieron en inmensamente ri- los mequíes, era el Wadi al-Qura, que siva de muchas de las mercancías que calles de La Meca eran un bullir de
tución de la vida nómada: proporciona- bónido habían vivido allí placentera- cos a los nabateos y, a partir del siglo ponía en comunicación la región del cruzaban el desierto. Fue así como La vendedores, de mujeres acicaladas co-
ba dracmas de plata y monedas de oro, mente y Plinio escribió sobre Aretusa, III d.C., a los reinos aksumitas e himai- Hiyaz con la península del Sinaí y zo- Meca, en el Hiyaz, a medio camino en- mo damas persas, de adivinos que pre-
directamente o mediante el rescate de Larisa y Cálcide, ricas colonias griegas ritas, comerciantes por mar y por tierra. nas de Siria. Favorecidos por la deca- tre el sur de Arabia y la Palestina cris- decían el futuro, de magos y de presti-

CRONOLOGÍA

562-572. En este decenio cifra Palmira, Petra, Damasco 618. Conversión de Omar, de la oración (qibla) hacia
la tradición el nacimiento y Antioquía. el segundo califa, después La Meca.
de Mahoma. 595. Mahoma se casa con de escuchar la sura XX. 625. Mahoma es derrotado y
576. Muere Amina, madre de Jadisha. 619. Muerte de Jadisha, herido en la batalla de Uhud.
Mahoma. 610. Durante su retiro al monte primera mujer de Mahoma. 629. Mahoma lleva a cabo un
582-602. Reinado de Mauricio, Hira se le aparece el arcángel 622. Acuerdo secreto, en peregrinaje (‘umra) a La Meca.
que reorganiza el Imperio Gabriel, que le manda leer la junio, con los representantes Prohibición de beber vino.
Bizantino. palabra del Corán. Es la de Yathrib (Medina), llamado 630. Entrada de Mahoma en La
587. Mahoma inicia “Noche del Poder”. Pacto de Aqaba. Entre el Meca. Heraclio libera
en La Meca su aprendizaje en 614. Los persas ocupan verano y el otoño tiene lugar Constantinopla del asedio de los
el comercio que, a lo largo de Jerusalén. la Hégira o emigración a ávaros.
la Ruta de la Seda, del 615. Primera emigración Yathrib. Año fundacional de la 632. Gran peregrinaje
Incienso y de las Especias, Elefante iraquí de marfil del de los seguidores de Mahoma Un lector, en una miniatura era musulmana. Un ángel, en una miniatura conducido por Mahoma. El 8 Representación de la Kaaba, en
desde el Yemen llega a siglo X. a Abisinia. persa del siglo XVI. 624. Se cambia la dirección persa del siglo XVI. de junio, el Profeta muere. una miniatura turca de 1594.

4 5
EL PROFETA DEL ISLAM
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

digitadores. En este carrusel oriental, celeste. Supera en peso primero a diez, en la vida religiosa de los contemporá-
Las gentes del Libro los más admirados eran los poetas, que después a cien, luego a mil, equiva- neos del Profeta. En toda Arabia, la re-
durante el samar, la sobremesa de la liendo de esta manera a toda su gente. ligión dominante era el politeísmo, cu-

C on el distintivo ahl al-Kitâb, los mu- interesa es el comportamiento religioso árabe también), los rabinos judíos y los
sulmanes, partiendo del Corán, de- de los diversos grupos, mientras el Islam mutakallimún (teólogos pseudoracionalis-
signaron a judíos y cristianos porque eran representa el Estado religioso, el ideal a tas) islámicos llevará a que cada uno defi-
cena, relataban épicas historias de gue-
rra, de amor y de muerte. No faltaban,
en aquel fascinante caravasar humano
Uno de los ángeles le abre el pecho,
extrae de su corazón un coágulo negro
de sangre, lava la cavidad con agua de
yas divinidades principales, al menos
en las zonas que influían directamente
en la región de La Meca, eran, al-Lat, al-
comunidades que poseían “libros revela- seguir. na a su modo su propio y específico espa- que era La Meca, judíos, mazdeístas y nieve, recogida en una copa de oro, y Uzza y Menah o Manat. La primera, al-
dos” con anterioridad al Corán, y las some- Hay que tener en cuenta la tradición. cio teológico y dogmático con continuos cristianos, que participaban en los pe- coloca luego todo en su lugar. ilahat, “la diosa” por excelencia, era
tieron a un estatuto jurídico indefinido de En este sentido, tenemos que considerar enfrentamientos y ataques contra los res- regrinajes a la Kaaba, adorando las Después de la muerte de su madre, una divinidad femenina, conocida tam-
tributarios protegidos (ahl al-dimma) por que el islam sostendrá la originalidad de pectivos dogmas religiosos de cada grupo. imágenes de la Virgen y de Jesús pin- con apenas seis años, comenzó el bién como la gran Rabba, “Señora”,
la comunidad islámica, que debían pechar sus “instituciones islámicas”, aun cuando Si así fueron desarrollándose las cosas tadas en su interior. aprendizaje comercial con su tío Abu que se veneraba en el santuario de Taif,
un impuesto específico, gravado por el Es- muchas de ellas hunden sus raíces en ins- con los años, resulta obvio que las relacio- En la Kaaba se conservaban y vene- Talib. El siguiente cambio decisivo pa- al sureste de la ciudad del Profeta, don-
tado árabe-islámico. tituciones judías, como la del ayuno del nes que acabaron estableciéndose entre las raban un poco todas las divinidades ra Mahoma tuvo lugar a los veinticua- de unos sacerdotes especiales se ocu-
El texto coránico establecía una distintas comunidades bajo la juris- preislámicas: cuando Mahoma decidió paban del cuidado de su imagen en for-
demarcación entre aquellas comuni- dicción estatal islámica han de ser eliminarlas, en el 629, la tradición dice ma de gran piedra blanca. Era la Ura-
dades (judíos, cristianos, mandeos y definidas y descritas en función de que había 360 ídolos. Fueron destrui- nia-Alilat que señala Heródoto en su
zoroastras) que sustentaban su fe en todos los condicionantes que concu- dos uno por uno, incluidos los que es- Historia (III,8) cuando habla de los ára-
las antiguas escrituras reveladas (la rrieron en el espacio vital en el que taban pintados en las paredes. Todos, bes. Al-Uzza, la Poderosa, la Fuerte, es
Torá o Pentateuco, el Salterio y los unos y otros se encontraban. excepto las imágenes de la Virgen Ma- especialmente querida por los Qurais-
Evangelios) y las que seguían a la Además, la política estatal islámi- ría y de su hijo, Jesús. Este gesto, aun- híes, que nunca dejan de visitarla en su
nueva revelación contenida en el Co- ca muy pronto ideó un doble proce- que rodeado de una leyenda devota, santuario de Nakhla, a medio camino
rán. Los fallidos intentos de Maho- so que actuó como rodillo sobre las parece mostrar la unión y la deuda del entre Taif y La Meca, donde se había
ma de aglutinar en el seno del islam comunidades ocupadas, tanto en Islam con el cristianismo. manifestado bajo la forma de uno de
a los dos grupos más relevantes en la Oriente como en al-Andalus. El pro- los tres sagrados árboles de acacia. Su
zona, acabó impulsándolo a comba- ceso de la islamización, sin duda el Paralelos con Cristo culto se había difundido también entre
tir a unos y otros. más pernicioso para las “gentes del Sabemos poco de la infancia de Maho- los lajmidas del norte y debía ser espe-
El conocimiento que Mahoma tu- Libro”, pretendía una progresiva y ma y los pocos datos que proporciona cialmente cruento, pues su príncipe
vo de ambos grupos debió descansar rápida conversión al Islam de cuan- la tradición están contaminados por la Mundhir III le había sacrificado cuatro-
en todo un arsenal de datos proce- tos más individuos mejor y para ello leyenda. Los episodios ligados a su na- cientas monjas capturadas por él. La úl-
dentes de lo que denominamos “his- no se dudó en ejecutar una brutal po- cimiento, en el año del Elefante, tienen tima, Manat, genéricamente “la otra” o
toria religiosa”, así como de sus pro- lítica de presión fiscal sobre estas el sabor de la epifanía divina, acompa- “la tercera”, era la menos conocida y,
pias experiencias vitales a través de “comunidades protegidas” ya desde ñados, como es habitual, de los clásicos probablemente, también relacionada al
las variadas formas de relación que los primeros momentos. signos milagrosos: la madre, Amina, no plural (manawat), del arameo manata,
mantuvo con judíos y cristianos, Ello acabó generando un devasta- tuvo molestias durante la gestación, oyó es decir, “suerte, porción, fortuna”, que
donde lo primero, aderezado con las dor movimiento migratorio en las voces misteriosas que le hablaban de la representa el Destino o la Fortuna. Una
relaciones negativas que se acabaron circunscripciones orientales que lle- naturaleza excepcional de la criatura piedra negra era su principal santuario
trabando, acabó configurando una vó a muchos judíos y cristianos a que llevaba en sus entrañas y, por ello, en Qudayd, en un lugar llamado Musa-
visión ideológicamente restrictiva buscar refugio en lugares con mayor se cubrió de cadenas y de amuletos de llal, a quince kilómetros al sur de Medi-
de aquellas comunidades a nivel re- bonanza social. En al-Andalus, este hierro que, milagrosamente, se rompie- na, junto al mar Rojo. Estas tres divini-
ligioso y sociológico. proceso también acarreará con el ron solos. Además, lo parió sin perder la dades eran llamadas banat Allah, “hijas
En el primer momento, el Corán tiempo situaciones delicadas que virginidad y, al nacer el profeta, una de Dios”, lo que podría dejar entrever
es más abierto hacia los judíos, cris- romperán del todo la débil relación gran luz iluminó el mundo desde Orien- Representación de Zoroastro en una pintura la existencia de un dios supremo.
tianos, mandeos y zoroastras, a quie- Moisés contempla el fin del Ejército del faraón en el Mar que sólo la “koiné política-social” ha- te a Occidente, permitiendo a Amina paleocristiana de Dura Europos, del siglo III.
nes considera en pie de igualdad con Rojo, miniatura de un manuscrito de Herat de 1425. bía alimentado en tiempos pasados. ver los castillos de Damasco y los ca- Su culto tenía seguidores en Arabia. Un dios y tres diosas
respecto a los musulmanes. Pero En cuanto al proceso arabizador, mellos de Bosra, mientras que el sagra- La primacía de un dios sobre otras di-
muy pronto habrá una condena doctrinal Ramadán por ejemplo. Ello, evidentemen- es decir, el diseño de una sociedad con un do fuego custodiado desde hacía miles tro años, con su matrimonio (el prime- vinidades queda de manifiesto en los
hacia todos ellos cuando se produzca “la te, representará otro elemento de fricción perfil cultural propio y exclusivo sí que lo- de años por los Magos, los seguidores ro de varios) con Jadisha, una rica viu- poetas preislámicos, que hablaban a
ruptura” entre Mahoma y éstos, que no que forzará a la comunidad islámica a dar gró, por el contrario, una bruñida homo- de Zoroastro, se apagaba. da quince años mayor que él. menudo de Alá, derivado de la forma
aceptan que la revelación coránica venga a continuos pasos adelante en busca de un geneización, lo que llevó a que las distin- A los cuatro años, durante su lactan- Los años siguientes fueron bastante árabe al-ilah, o del arameo alaha, en
completar a las anteriores. claro distanciamiento con respecto a las tas comunidades de ámbito urbano acaba- cia en el desierto, tuvo lugar el misterio tranquilos y sin problemas económicos, ambos casos Dios por antonomasia. No
La actitud de judíos y cristianos ante la comunidades judías y cristianas. En todo sen participando de una misma lengua y de la iniciación de Mahoma, que la tra- aunque acompañados de una creciente es fácil deducir cual era la relación en-
nueva revelación generó entre los musul- este esfuerzo distanciador cobrará una im- una cultura marcada por el uso de aquélla, dición ve en los versos coránicos de la e íntima inquietud religiosa, que, ob- tre estas tres diosas y Alá y, aunque el
manes una actitud hostil hacia aquéllos. portancia determinante la ingente canti- la lengua árabe. Con todo, esto no fue su- sura de la Apertura (XCIV, 1-3): “¿No te viamente, escapa a toda precisión his- Corán parece hablar de ellas como las
El conocimiento que acabó generando la dad de polémicas que arreciarán sobre to- ficiente para crear una sociedad ideal, un hemos abierto el pecho, y hemos sepa- tórica. Se cree que comenzó a efectuar “hijas” (“...le han fabricado hijos e hijas
actitud negativa del islam, tal como apa- do a partir de los siglos IX y X, pero ya modelo de convivencia tantas veces caca- rado de ti el fardo, que agobiaba tu retiros espirituales en una caverna de la sin saber”, sura VI, 100; “Dan hijas a
rece modelada en los hadices, es el fruto rastreables en pleno siglo VII, donde los reado como falaz e inexistente. dorso y hemos levantado tu reputa- colina de al-Hira, al noroeste de la Me- Dios”, sura XVI, 57), estas podrían ser
de un conocimiento superficial y dema- enfrentamientos (de todos contra todos) Juan Pedro Monferrer Sala ción?” Estas acciones remiten a la inter- ca. Para intentar comprender mejor es- entendidas, al igual que entre los gnós-
gógico: el único rasgo discriminador que entre el cristianismo de lengua siriaca (y Universidad de Córdoba vención de dos ángeles, que elevan al tos tahannuth, estos retiros espiritua- ticos, como seres divinos femeninos.
futuro profeta y lo pesan en la balanza les, debemos detenernos un momento El Corán muestra esta divinidad preis-

6 7
EL PROFETA DEL ISLAM
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

lámica como un supremo creador, vene- sánidas elevaron hábilmente a los jefes sericordioso ¡Predica, en el nombre de
rado desde muy antiguo. Los mequíes le de una tribu del desierto, los banu tu Señor, el que te ha creado! Ha crea-
conocían bien, a pesar de que continua- lajm, a reyes de un Estado vasallo, que do al hombre de un coágulo! ¡Predica!
ban siendo idólatras: “Si les preguntas: fielmente condujo una guerra de gue- ¡Tu Señor es el Dadivoso...”. Es el inicio
¿Quién creó los cielos y la tierra? ¿Quién rrillas contra los romanos. En una lógi- de la sura El coágulo (XCVI), la primera
sometió al sol y a la luna? Responderán: ca de partida de ajedrez, los bizantinos en ser revelada a Mahoma. Aterrorizado
“Dios” ¿Cómo, pues, blasfeman?” (sura eligieron entonces otra tribu árabe, es- y solo en las desoladas y sinuosas coli-
XXIX, 61) «Pregunta: “¿Quién es el Señor ta vez la de los ghassan, y le concedie- nas cede a su primer impulso y huye.
de los cielos y de la tierra?”. Responde: ron sus favores a cambio de ayuda mi- Después, en el camino de casa, oye de
“Dios” Di: “¿Tomaréis, prescindiendo de litar. En el 580, el emperador Tiberio nuevo una voz: “Oh Mahoma, tú eres el
Dios, dueños que no tienen ni bien ni llegó a conceder corona real, con el mensajero de Alá y yo soy Gabriel”. Es
mal?” (sura XIII,16). El panteón de los pomposo título de “filarca supremo de la “Noche del Poder”, el inicio de la mi-
peregrinos del santuario mequí poseía todos los árabes”, a un jeque ghassani- sión del profeta. Le asaltan las dudas:
otras divinidades, la más importante de da, Al-Mundhir. Una de sus tareas, tan- ¿fue aquella la voz de uno de los seres
las cuales era Hubal, de aspecto antro- to de los lajmidas como de los ghassa- fantásticos que habitaban el desierto, los
pomorfo e importado de Mesopotamia. nidas, fue servir de filtro a las incursio- gin? ¿Fue acaso un demonio el que le
Además, estaban presentes las grandes nes beduinas procedentes del Sur de la habló? ¿Se ha convertido también él
religiones monoteístas, que ocupaban inquieta caja de arena. Pero, de hecho, también en un adivino, o uno de los
una posición importante en la vida de la la importancia de estos dos microesta- muchos magos, sahir, que abundaban
península Arábiga. Los seguidores de dos fue mucho mayor: por un lado, en Arabia preislámica? ¿O simplemente
Zoroastro abundaban en la costa del Mahoma cabalga sobre Buraq, rodeado de
proporcionaron a sus hermanos del de- se había vuelto loco?
Golfo Pérsico; el judaísmo estaba muy ángeles, en una miniatura de un manuscrito sierto meridional importantes elemen-
difundido en el oasis de Hiyaz, donde turco del siglo XV. tos culturales, materiales y espirituales Apoyo familiar
los hebreos habían realizado numerosas de las superpotencias del momento; En casa, Jadisha le anima, creyendo en
obras agrícolas y cultivaban palmeras fetas era la expresión espiritual de los por otro, se convirtieron en modelo pa- lo que le cuenta. Hace llamar al primo
datileras. Los cristianos estaban presen- cambios materiales que, lentamente, ra aquellos emiratos locales en que se Wanaqa, el hanif experto en temas re-
tes en todas sus tipologías. iban teniendo lugar en toda Arabia. La habría dividido la comunidad musul- ligiosos. Éste escucha con cuidado, re-
misma expansión islámica, que se pro- mana, después de Mahoma, apenas sa- flexiona largamente y sentencia: la es-
Un vago monoteísmo ducirá incontenible después de la muer- lida de su limbo de arena. pantosa experiencia de Mahoma es la
Fue muy probable, por tanto, que Ma- te de Mahoma, no será repentina, ni Desde esta óptica, se puede interpre- de un profeta. Lo será, pero su pueblo
homa entrase en contacto con las otras ocasionada, solamente, por presuntos tar, por tanto, la expansión árabe como estará contra él. Tendrá que estar muy
religiones monoteístas, seguramente fanatismos, conversiones o audacia mi- la fase final de un proceso de larga du- atento. Las visiones continuaron, y
durante sus viajes de negocios o, sobre litar. La que se difundió a partir del siglo ración, en el que el Islam fue una idea continuaron las dudas, pero lentamen-
todo, en las ferias, verdaderas “univer- VII gracias, esto sí, a la espada y a un li- por la que combatir y alrededor de la te Mahoma se acostumbró, tomó con-
sidades populares”, que frecuentó du- bro sagrado, el Corán, no fue sólo la re- cual unirse, creando una organización fianza y se calmó.
rante su umr, la “vida de hombre”, que El propio Dios le anima diciéndole
precedió a la Revelación. que, ni es un adivino, ni está loco:
En este contexto religioso fuertemen- La expansión árabe es el final de un “¡Vuestro contríbulo no anda descarria-
te monoteísta, rico en corrientes religio- largo proceso en el que el Islam sirvió do ni descaminado!, No habla por vi-
sas no ortodoxas, fluido y contradicto- cio. Es una inspiración que le inspira,
rio, de reconstrucciones legendarias de de herramienta para forjar la unidad El Camello de las Maravillas, del profeta Salin, en una miniatura persa (Berlín, Staatliche Museen). que le ha enseñado un Ángel forzudo,
la vida de Jesús o de la Virgen, de his- poderoso e inamovible” (sura LIII, 2-
torias bíblicas embellecidas y desarrolla- ligión del Islam, sino la soberanía políti- política, con fondo étnico y religioso, cambio de la defensa de las fronterass. los ídolos, de Hisam ibn Muhammad ibn 5). Y en otro pasaje del Corán, que se-
das, creció Mahoma. Sabemos por el ca de los árabes, que ya se preparaba que tuvo una importancia histórica EI funcionario quedó contrariado: “El al-Kalbi, cuenta, sin embargo, que el jo- rá lentamente revelado al Profeta, dirá:
Corán que el Profeta fue acusado de desde hacía tiempo: la última gran emi- muy diferente a la de los Estados ára- emperador no tiene casi dinero sufi- ven profeta habría participado con su “¡Por la noche cuando se extiende! ¡Por
prestar oídos a aquellos que hablaban gración de los semitas. Desde hacia si- bes tampón de los lajmidas y de los ciente para pagar a los soldados, ¿có- tío en una ceremonia religiosa en honor la aurora cuando se difunde! Eso es,
lenguas extranjeras (XVI, 103), o que glos había comenzado una imparable ghassanidas. Quizá, la expansión ára- mo podemos darlo a estos perros?” de al-Uzza; a esta diosa habría sacrifica- ciertamente, la palabra de un noble En-
contaban «leyendas de los primitivos...» infiltración de tribus beduinas hacia el be habría sido políticamente también Pero aquellos perros, en breve tiem- do “una oveja de manto grisáceo”. Pero viado que tiene un poder junto al Due-
(XXV, 5). Norte, hacia territorios, persas y bizanti- posible sin el Corán. po, harían algo más que ladrar. impulsos más profundos e impetuosos ño del Trono, inamovible, obedecido
Para completar el cuadro del ambien- nos, donde encontraron a los descen- En este ambiente, entre fermentos re- lo empujaron hacia la recuperación de y, además, seguro. Vuestro compañe-
te religioso del Hiyaz, es necesario se- dientes, igualmente semitas, de antiguos Un enemigo menospreciado ligiosos, casi mesiánicos, Mahoma cre- una nunca extinguida fe en un dios úni- ro no está poseso” (sura, LXXXI, 15-
ñalar al menos, las misteriosas figuras pueblos, como los arameos. Los mismos victoriosos bizantinos ció entre ayunos y retiros. Durante estos co, que las gentes del desierto estaban 22). No se trata de una experiencia per-
de hunafa (singular hanif) que, más Los antiguos y los nuevos emigrantes subvaloraron la importancia de los últimos, probablemente el futuro profe- olvidando. sonal e íntima. Pronto Mahoma com-
allá de las religiones descritas, buscaban árabes se integraron bien en los asun- árabes, a los que empujaban hacia las ta buscó una salida a su ardiente con- El sufrimiento interior tuvo que llegar prendió que era un profeta, un hombre
una vía alternativa al monoteísmo habi- tos de las grandes potencias de la épo- fronteras meridionales. La Chrono- flicto interior. Un combate titánico se a niveles insoportables cuando, a los elegido como intermediario. Constan-
tual: ni judío ni cristiano. Un hanif fue ca: baste pensar en los lajmidas y los graphia de Teófanes cuenta que un desarrolló dentro de él. La tranquila y cuarenta años –un número simbólico temente recitaba, acción que en árabe
con seguridad Waraqa ibn Newfal, so- ghassanidas, ambos llegados a las ór- eunuco, que llegó a Damasco cargado atrayente fe de los padres, y la fidelidad para todos los semitas–, se le apareció recibe el nombre de quran, de donde
brino de Jadisha, mujer del profeta. bitas de influencia de las dos grandes de dinero, fue rodeado por beduinos viciada por la costumbre, lo ataban al el arcángel Gabriel, que le ordena: “¡En procede el nombre del libro sagrado, el
La proliferación de hunafa y de pro- potencias occidentales. Los persas sa- que le pedían el acostumbrado pago a politeísmo. Un antiguo libro, el Libro de el nombre de Dios, el Clemente, el Mi- Corán. n

8 9
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

Mahoma se dirige a La
Meca, acompañado de
ángeles y rodeado de sus
La primera GUERRA
SANTA
seguidores.

Casco de estilo persa de un


príncipe árabe, a la
derecha.

Con la Hégira, la emigración del profeta de La Meca


a Medina, en 622 nace el Islam y con él, la época
de las grandes conquistas a golpe de lanza y espada

H
emos llegado al 610, mo- bes ya conocen el monoteísmo. Pero a tar con dinero sino con las conversio-
mento en el que da inicio esto, él añade el Islam, que significa nes. Una de estas últimas fue la con-
la predicación pública de “sumisión a la voluntad de Dios”. Es un versión de Omar ibn al-Khattam, un
Mahoma en La Meca. A de- sustantivo que deriva del verbo asla- joven poderoso como un gigante –de
cir verdad, más que pública podríamos ma, someterse, cuyo participio, mus- un metro y noventa de altura– y de
decir familiar: si Jadisha fue con certe- lim, ha originado el término musul- fuerte carácter que, según la tradición,
za la primera musulmana, no está tan mán. Más aún, no admite la existencia se convirtió al escuchar la sura XX del
claro el nombre del primer hombre de otro dios. Los Quraishíes se preocu- Corán.
converso. La tradición chiíta insiste en paron: ¿qué iba a ser de las divinidades La seguridad del profeta no peligró
Alí, hijo de Abu Talib y primo de Ma- de la Kaaba? ¿Y de sus peregrinajes, tan tras la muerte de Abu Talib, en 619. Su
homa, mientras otros hablan de Abu numerosos y lucrativos para todos los lugar lo ocupó Abu Lahab quien, a pe-
Bakr, el más fiel discípulo del Profeta, mequíes? sar de ser hostil al Islam, cumplió ini-
tres años mayor que él, o de Zaid ibn cialmente con el deber de proteger a
Harita, ex-esclavo de una tribu cristia- Rechazado por el clan un miembro de su clan. Pero Abu
na de Siria. A estas conversiones se Llegados a este punto, cualquier tipo Gahl, enemigo declarado de Mahoma,
añaden pronto las de Sa’d, sobrino de de acuerdo era inútil. A nadie le esta- tendió una trampa al Profeta y sugirió a
Amina (la madre de Mahoma), de Ot- ba permitido negar las divinidades de su nuevo protector que le preguntara a
man, sobrino de Abd al-Muttalib, que la Kaaba, ni siquiera a un protegido Mahoma si Abd al-Muttalib, el padre de
luego sería yerno de Mahoma, de Az- de Abu Talib: era una ofensa grave pa- Abu Lahab, había sido salvado por
Zubair, sobrino de Jadisha. El número ra toda la comunidad pagana. Maho- aquel nuevo Dios o si estaba en el in-
de musulmanes aumentó con algunos ma únicamente podía confiar en la so- fierno, dado que no había aceptado el
esclavos extranjeros, judíos o cristia- lidaridad tribal, la ley no escrita de los monoteísmo. Mahoma, incapaz de
nos, luego liberados. Entre todos, el beduinos, que siempre protege a to- mentir, le contestó que el hombre ha-
más conocido es el abisinio Bilal, el dos los que pertenecen al clan. Pero bía sido castigado con el infierno. Abu
primer almuédano (el que invita a la como no podían ir contra él, por el Lahab le retiró públicamente su protec-
oración a los fieles) islámico, famoso respeto hacia su tío Abu Talib, los me- ción: Mahoma se había convertido en
por su poderosa voz. quíes intentaron actuar contra todo el un proscrito.
La primera reacción de los Quraishí- clan, persiguiendo a los conversos al Para quien está solo en el desierto,
es es de indignación y desprecio. Sin Islam menos poderosos. El esclavo Bi- la vida se convierte en una extenuan-
embargo, Mahoma no rompe comple- lal fue maltratado por su dueño hasta te espera de calamidades. Mahoma
tamente con la tradición, pues los ára- que el rico Abu Bakr, fiel a Mahoma, decidió buscar protección en Taif, una
lo compró y le dio la libertad. Pero el ciudad a más de 1.600 m que altitud,
CLAUDIO CORVINO es periodista. número de fieles no se puede aumen- dónde los ricos mequíes tenían su se-

10 11
LA PRIMERA GUERRA SANTA
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

gunda residencia. Pero sus habitantes,


La fijación del texto coránico los banu thaqif, no quisieron apoyar a
Mahoma, ya que tenían tratos muy lu-

P ocos meses después de la muerte del


Profeta, su sucesor a la cabeza de la
comunidad islámica, el primero de los
discutible–, teniendo en cuenta que cuan-
do murió Umar Ibn al-Jattâb (644), ya
existían núcleos árabes en Mesopotamia,
hacia el año 650, la primera vulgata canó-
nica del Corán, la única válida a partir de
entonces; las azoras fueron dispuestas por
crativos con los mequíes y no querían
enemistarse con ellos. El Profeta fue
incluso maltratado.
cuatro “Bien Guiados Califas” –llamados Siria y Egipto, avanzadillas de las siguien- orden decreciente de longitud, las más lar- De regreso a La Meca, logró encon-
por los occidentales “Califas ortodoxos”–, tes oleadas de conquistas, poblados por gas al comienzo, después de la oración de trar protección en el clan de los banu
Abû Bakr al-Siddîq, convocó al joven combatientes que también conocían el Co- inauguración o al-Fâtiha. nawfal. Pero no era su clan, y Mahoma
Zayd Ibn Thâbit a su casa en Medina, pa- rán. En esa época de rápida expansión y El califa Uthmân ordenó destruir las de- sabía que no podía durar mucho tiem-
ra encomendarle la misión de recoger por alejamiento del núcleo original, muchos más versiones realizadas en los territorios po. Un nuevo vuelco en la vida del
escrito todo el mensaje que Alá había re- peligros acechaban el texto coránico. Las conquistados y en la propia Arabia, salvo la Profeta estaba a punto de producirse.
velado a Mahoma y que éste les había ido discrepancias a la hora de recitar tal o tal de Hafsa, que conservó hasta su muerte, en Es el año 620 y la plaza que rodea-
transmitiendo a lo largo de 30 años. A es- tiempos de los Omeyas de Damasco. Reco- ba la Kaaba estaba llena de fieles pa-
te encuentro habría asistido Umar b. al- mendó, además, que en caso de discrepan- ganos en visita devota. Entre estos,
Jattâb, impulsor de esta iniciativa según la cias, se cotejara con él y se tomara como re- seis habitantes de Yathrib (Medina),
tradición, quien, ante la desaparición de ferencia el dialecto de la tribu de Quraysh, ciudad a 350 kilómetros al noroeste de
los que habían aprendido las azoras de me- a la que pertenecía el Profeta, y mandó ha- La Meca, quedaron impresionados por
moria, juzgaba apremiante recopilar el cer cuatro o más copias para enviarlas a la predicación de Mahoma, viendo
texto revelado. otras tantas ciudades: Basora, Kufa, Da- también en él a un hombre sabio, que
Zayd Ibn Thâbit, de la familia del Profe- masco y tal vez al-Fustat (El Cairo) y La podría poner paz entre las continuas
ta, fue uno de los secretarios de Mahoma Meca. disputas de sus conciudadanos. Al año
que tomaban al dictado y redactaban sobre Sin embargo, dado el estado de evolución siguiente, volvieron a verle con otros
madera, hojas de palmera, huesos, cuero, de la lengua árabe a mediados del siglo VII, cinco compañeros. Son los ansar, los
papiro u otros materiales lo que les repetía el texto pasó por varias etapas hasta su com- asistentes de Mahoma, y en aquel mo-
tras recibir las revelaciones divinas; esto ha- pleta fijación. Las particularidades de la Mahoma asiste a la ejecución de unos hebreos (manuscrito turco del siglo XVI). mento eran doce, como los apóstoles
bía ocurrido, sobre todo, en Medina, donde grafía de la lengua árabe, así como la exis- de Jesucristo.
el contenido de los textos era normativo, y tencia de diferencias dialectales entre las
por tanto, de especial importancia. La rela- distintas tribus, dieron lugar a la prolifera- Como a la propia esposa
ción del Profeta con Ibn Thâbit muestra ción de “lecturas” o variantes de recitación En las cercanías de la ciudad de Aqaba,
que la conservación del texto revelado se del mismo texto. A partir de la vulgata de sus nuevos fieles realizaron lo que se-
había realizado tanto “en el corazón de los Uthmân, y tras un proceso de maduración ría recordado como el Juramento de las
creyentes” –según recoge la tradición– co- de la lengua árabe, en el siglo X se conside- Mujeres (Bay’at an-nisa), por el que
mo sobre soporte duradero. Se desconoce la raron oficiales siete “lecturas”, que se ve- todos se comprometían solemnemente
cantidad de texto coránico redactado en nían repitiendo en Medina, Meca, Damas- a defender al Profeta, con el mismo
época del Profeta, pero se sabe que él mis- co, Kûfa y Basora por lectores “oficiales” re- empeño que empleaban en proteger a
mo ordenaba la inclusión de tal o cual ale- Página de un Corán del siglo XV. conocidos en el siglo VIII y cuyas versiones sus propias mujeres. De regreso a Me-
ya entre el material recopilado y decidía su era repetidas por recitadores –también co- dina, se unió a ellos un musulmán, Mu-
colocación en la sura adecuada y, también, aleya; el ingreso en la nueva religión de mo “oficiales”– que vivieron en los siglos sab ibn Umayr, para difundir el Corán.
que estableció el orden interno de las suras, no-árabes que desconocían el árabe; la ne- IX y X. De hecho, el número de “lecturas” Sin duda hizo un óptimo trabajo, pues,
recogidas por escribientes y memoriones e, cesidad de tener una versión completa del reconocidas llegó a catorce y cada una tuvo al año siguiente, 622, regresó a Aqaba
incluso, algunos especialistas musulmanes Corán para poder rezar y ordenar la vida su particular difusión en las distinas partes un número más que quintuplicado de
sostienen que antes de su muerte pudo ver de las nuevas comunidades y, el miedo a del mundo islámico. Las variantes entre las personas. Tuvo lugar entonces el Jura-
una versión completa del Corán. que la aristocracia de La Meca manipulara distintas “lecturas” son mínimas –en algu- mento de Guerra (Bay’at al-harb), por
Sea como fuere, poco tiempo después de el texto revelado con fines políticos, fue- na que otra declinación o vocalización– ya el que se comprometían a usar las ar-
la muerte del Profeta, según se ha dicho, ron otros tantos motivos que urgieron la que el texto es intocable, salvo en lo poco mas para defender al Profeta. Es el na-
Ibn Thâbit recibió el encargo de redactar, preparación de una versión completa y re- relacionado con las reivindicaciones shiíes. cimiento de la religión islámica. La idea
sobre papel o papiro, todas las suras me- conocida del Corán. En realidad, prevaleció la “lectura” del de la comunidad de fieles, la umma,
morizadas y escritas y agrupar todas las La tarea le fue, nuevamente, encomenda- texto fijado por Zayd Ibn Thâbit por orde- estaba presente ya en este juramento,
hojas en un legajo, probablemente sin da a Zayd Ibn Thâbit por el tercer califa nes de Utman, empleada por el lector Âsim antes de que fuera sancionada con la
ningún tipo de encuadernación. El califa Uthmân Ibn Affân (m. 656). Ibn Thâbit, al b. Mahdala al-Asadî de Kûfa (m. 744) y re- Constitución de Medina. Los vínculos
Abû Bakr legó el preciado material a su frente de una comisión de notables, reem- petida por Hafs (m. 805). Esa es la “lectu- tribales de sangre, que unían los miem-
sucesor, Umar Ibn al-Jattâb, quien se lo prendió el proceso de encuesta personal con ra” que se recoge en la Vulgata actual del bros de un clan, se sustituyen por los
entregó a Hafsa, su hija y viuda del Profe- los memoriones y recitadores supervivien- Corán, reconocida e impresa en El Cairo en vínculos de fe. Se reconocen hermanos
ta. tes, así como la recogida de los datos escri- el año 1923 y que siguen los sunníes. en la comunidad del único Dios, la
Esta primera versión del Corán no debió tos. Después de probar su autenticidad con- Soha Abboud-Haggar umma; no se trata ya de genética ni de
ser reconocida por todos –aunque fuera trastándolo con la versión que Hafsa había Arabista, vínculos de sangre.
considerada como referencia posterior in- guardado cuidadosamente, se estableció, Universidad Complutense, Madrid De este modo, Mahoma y Abu Bakr,
Abu Bakar defiende a Mahoma de la multitud. Miniatura turca de la Vida del Profeta (1360). precedidos por los muhayirun (los

12 13
LA PRIMERA GUERRA SANTA
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

“emigrados”), cumplen la Hégira, la que tomó el nombre la batalla) o, más Mahoma y Alí
“emigración” hacia Medina. Esta funda- humildemente, la trinchera. Este medio discuten junto al
santuario de la
mental fecha fue elegida por los países defensivo no era típico de los beduinos Kaaba, en una
islámicos para iniciar su calendario: 16 y la tradición afirma que fue sugerido miniatura del siglo
julio de 622. por Salman al-Farsi, el Persa. XVI (Nueva York,
Aquí, en al-Medina (la ciudad), Ma- Concluido el asedio, Mahoma quiso Public Library).
homa decidió que fuera su camella, vengarse de los banu qurayza, el clan
Qaswa, la encargada de elegir el sitio hebreo de Medina, que era sospechoso
sobre el que se debía levantar su mo- de haberse entendido secretamente
rada, evitando, de este modo, las segu- con el enemigo. No está claro si las
ras envidias entre todos aquellos que acusaciones eran fundadas o no, pero
querían hospedarlo, siguiendo las anti- lo cierto es que la comunidad musul-
guas tradiciones beduinas. Qaswa re- mana salió reforzada de la batalla del
corrió plácidamente los palmerales y khandaq y, probablemente, decidió
callejuelas, hasta que cansada, se tum- reafirmar su supremacía. Después de
bó en un claro, donde generalmente se un asedio de dos semanas, los banu
paraban las caravanas. Allí comienza- qurayza se rindieron pero, en esta oca-
ron los trabajos de construcción de la sión, no se les permitió el destierro, co-
primera mezquita. La tradición señala mo había sucedido con otro clan he-
que todos acompañaran el trabajo con breo, el de los banu nadir. Entre seis-
cantos rimando las frases, incluido el cientos y novecientos hebreos varones
mismo Mahoma. Pero, cuando a éste le fueron decapitados: ninguno, excepto
llegaba su turno, inadvertidamente una mujer, quiso abjurar de la fe he-
cambiaba el orden de las palabras, con brea, enfrentándose a la muerte con
lo que desaparecía la obligada rima. dignidad de mártires.
Señal de que el Profeta no estaba muy
dotado para el diabólico arte de la po- Fuego en torno a La Meca
esía y que toda su elocuencia provenía Para que el triunfo de Mahoma y su fe
de Alá. fuera completo, sólo faltaba la conquis-
Cuando la mezquita estuvo acabada, ta de La Meca, su patria todavía pagana.
Mahoma decidió que la oración debía Inspirado por un sueño, el Profeta de-
orientarse hacia Jerusalén, lo que con- cidió ir en peregrinación a la Kaaba y,
firma el carácter sagrado de la ciudad en febrero de 628, se dirigió a ella con
Mahoma inicia la construcción de la mezquita de Medina, la primera de todo el mundo árabe, hebrea para la naciente comunidad unos 1.600 hombres píos, pero arma-
según un manuscrito de Darir, siglo XVI (Nueva York, Public Library). musulmana. El ayuno ritual fue esta- dos y decididos. Los mequíes, aterrori-
blecido el 10 de Muharram, coinci- zados, no lograron entender las inten-
diendo con el tradicional hebreo del 10 ciones de su antiguo ciudadano que,
La brecha del Islam de Tiyri. En un primer momento, Ma- acampado en Hudaybiya, a las puertas
homa esperaba lograr el apoyo de los de la ciudad, hizo encender ostento-

C omo en casi todas las religiones,


también en el Islam las divisiones
en la interpretación del dogma obede-
Profeta había elegido a su yerno para con-
tinuar su labor profética, por designio di-
vino y le había proporcionado conoci-
hebreos de Medina y el reconocimien-
to de su religión. La Constitución de
Medina, que se apresuró a redactar, de-
samente 500 hogueras. Dentro de
las murallas había una gran agita-
ción y, tras desplegar varias ve-
cen en su origen a luchas políticas por el mientos secretos que le capacitaban para seaba la solidaridad y la cooperación ces el ejército, se intentó solu-
poder entre los creyentes. La principal ser el único “imam” con posibilidades de entre todos los habitantes de la ciudad, cionar la cuestión por vía di-
escisión que vive el Islam se remonta a gobernar de forma recta y acorde con los judíos y paganos incluidos. La libertad plomática, proponiendo el
los mismos orígenes, casi caliente aún el designios de dios. Convencidos de que Alí de culto, de cualquier culto, fue admi- Pacto de Hudaybiya: Mahoma
cadáver del Profeta, y responde a la riva- transmitió la enseñanza secreta de Maho- tida oficialmente. podría entrar en peregrinación
lidad entre Mutawiya b. Abi Sufyan, ma a sus hijos, los chiítas creen que el de- a La Meca, pero no ese año, si-
que se convertiría en el fundador de la positario del legado vive oculto para re- Una trinchera providencial no el siguiente, y por sólo tres dí-
dinastía de los Omeyas, y Alí b. Abi Ta- gresar cuando sea la voluntad de dios. Los Las razias y las batallas de los musul- as. La victoria diplomática de Ma-
lib, cuarto califa ortodoxo y primo y chiítas han cultivado la fe en una figura manes se multiplicaron, sobre todo homa era irrefutable: los mequíess
yerno de Mahoma, ya que estaba casado salvadora, un mahdi, que es la versión islá- contra los mequíes, acérrimos enemi- se veían obligados a tratar de igual
con su hija Fátima. El pulso significó la mica del mesianismo. gos del Profeta y, cuando en el 627, in- a igual a los musulmanes. Una pá-
creación de dos interpretaciones diferen- Si el descendiente de Alí regresó o no a tentaron reaccionar, sufrieron una gran rrafo del Corán, revelado durante
tes del Islam, la sunna, favorable a Mua- la Tierra y cuándo lo hizo o si aún lo ha derrota en la Batalla del Foso, el largo el camino de vuelta, da confir-
wiya, y la shí’a, “los partidarios” de Alí, de hacer es la pieza clave de la discordia asedio de Medina por parte de unos mación al Profeta: «Nos te hemos
es decir, los chiítas. entre las diversas ramas en que a su vez 10.000 mequíes. En realidad, la batalla dado una victoria manifiesta...»
Los seguidores de Alí sostenían que el está dividido el chiísmo. no tuvo lugar porque los sitiadores no (sura XLVIII,1).
supieron vadear el foso (khandaq, del Tras realizar su peregrina-

14 15
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

El fracaso de la
pasado a ser el indiscutible jefe políti-
co y religioso de todo el Hiyaz. Ahora
podía dedicarse a la sumisión del resto
de las tribus árabes. Lo hará unas veces
por medio de la guerra guerra y otras
por la diplomacia, usando la ideología
coránica de la guerra santa, yihad, que
debe ser hecha contra los infieles, pero
tiene que ser evitada cuando éstos es-
tén dispuestos a aceptar el Islam. Ma-
homa transformó en imperio religioso
SECULARIZACIÓN
la “república mercantil” de La Meca.
Concluyó tratados entre diferentes tri-
bus y la umma. El Islam interrumpió
El mundo musulmán parece estar atrapado entre la fidelidad a las
las rivalidades beduinas, encauzando la tradiciones y la interpretación literal de los textos religiosos, por un lado,
agresividad hacia los “infieles”: la ya
próxima conquista de los Imperios Bi- y el deseo de modernización, por otro. Mohamed Charfi analiza las causas
zantino y Persa, fue el precio que estos
tendrán que pagar por el triunfo del de este desfase y los intentos por superarlo
Pax islámica entre los árabes.
El Imperio de Oriente, con Justinia-
no primero, Mauricio y, sobre todo,
Heraclio después, estaba empeñado
en una larga y extenuante guerra con-
tra los reyes persas Cosroe I y II. Y así,
Mahoma sostiene la Piedra Negra, considerada el centro cosmológico del mundo islámico, mientras la lucha entre los dos gran-
en una ilustración de la Historia Universal de Rashid al-Din, 1307-1308. des Imperios, el Bizantino y el Persa,
vio oponerse dos religiones, la cristia-
ción en marzo del año siguiente, en dujo en una nueva victoria, en la que na y la mazdeista, entre estas dos su-
630, Mahoma decidió atacar La Meca, colaboraron, según la leyenda, 15.000 perpotencias se formó casi invisible-
aduciendo como motivo el asesinato ángeles con rojos turbantes, que se en- mente una religión, la islámica, y una
de un musulmán. Llegó al frente de sañaron con los enemigos de los mu- potencia, la árabe, que barrería como
l0.000 hombres y la conquistó sin de- sulmanes. Pasado algún tiempo, emba- un tornado a los sasánidas y luego,
rramamiento de sangre; los Quraishíes jadores de Taif fueron a Medina para más lentamente, a los bizantinos.
decidieron convertirse al Islam, mante- negociar la sumisión. Pero Mahoma no lo vio. Después de
niendo así intactos su papel social y En el otoño del año 9 de la Hégira su peregrinación del 632 a La Meca,
sus riquezas: fue un verdadero triunfo, (630-631), el ejército musulmán llegó enfermó. Tenía fiebre y terribles dolo-
político y religioso. hasta la frontera sirio-bizantina, donde res de cabeza, estaba agotado y co-
Una vez conquistada la ciudad, Ma-
homa fue al sagrado templo de la Kaa-
ba y ordenó destruir todos los ídolos, El Islam barrió como un tornado
destrozando él mismo varias imágenes
excepto, según se dice, la de Abraham
el Imperio Sasánida y lentamente
que llevaba en la mano las flechas, la el Bizantino. Mahoma no pudo verlo
de Jesús, considerado también por los
musulmanes como un gran profeta, y conquistó Tabuk, abandonada por la menzaba a delirar. Los últimos mo-
la de su madre, María. También con- población griega y árabe. De los confi- mentos quiso pasarlos en la habita-
servó el culto de la Piedra Negra, hacia nes septentrionales, de los griegos y de ción de su amada Aysha, la mujer que
la que los árabes han tenido siempre los sirios, empezaron a llegar misiones él más querida, en un agitado duer-
una extraordinaria veneración. diplomáticas preocupadas por el cre- mevela. Falleció el lunes 13 rabi del Campesino del Alto Egipto frente
La Meca era finalmente musulmana ciente poder de Mahoma. Hasta dos 11 Hégira, para el resto del mundo, 8 a su casa, donde las pinturas naïf
pero, antes de abandonar la ciudad, obispos, Ukadin de Dumat al-fandal y junio de 632 d.C. aluden a las peregrinaciones a La
Meca de sus moradores y los medios
Mahoma se involucró en otra aventura, Yohanna ibn Roba de Aila, fueron a A la gente que se reunió alrededor
de transporte empleados para llegar
esta vez justificándola como una guerra Medina para pedir que su culto fuera de la casa, el fiel Abu Bakr les anun- a la ciudad santa del Islam.
santa contra los infieles: contra la ciu- respetado, a cambio del pago de un tri- ció: “¡Oh gente! Quienes veneran a
dad de Taif que, además de obstaculi- buto a la comunidad musulmana. Mahoma sepan que Mahoma ha muer-
zar el tráfico hacia el Yemen, todavía Sólo habían transcurrido diez años to. Quienes en cambio adoran a Dios,
vivía en plena idolatría. La batalla con- desde la Hégira a Medina. De profeta sepan que Dios está vivo y no morirá
tra sus habitantes, los hawazin, se tra- acorralado por su mismo clan, había nunca”. n

16 17
EL FRACASO DE LA SECULARIZACIÓN
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

Cartel mostrando a Kemal Ataturk junto a una ley de vida. No hay razón para que el
efigie de la República Turca que copia el Islam no evolucione como lo han he-
modelo iconográfico occidental: una mujer
envuelta en la bandera nacional.
cho cristianismo y judaísmo. Sucede,
sin embargo, que si en los últimos si-
glos los europeos han vivido, a menu-
Estado islámico, en el que todos los do con dolor, con avances y retrocesos,
problemas serían resueltos con la vari- profundos cambios tecnológicos, eco-
ta mágica de la aplicación de la sharia nómicos, culturales y políticos, los pue-
(derecho musulmán clásico). En el res- blos musulmanes han sufrido en parte
to del mundo, estos problemas tienen un gran retraso en todos estos campos.
naturaleza y cauces propios: se forman
movimientos de opinión y se crean or- Esclavitud tolerada por Dios
ganizaciones para reclamar viviendas, Este retraso no es una condena defini-
aumentos salariales o más libertad. tiva y perpetua. Puede ser recuperado.
Se habla a menudo de las “particula- Los castigos corporales han desapareci-
ridades de la religión islámica o de es- do en la mayoría de los países musul-
pecificidades de la civilización árabe- manes desde hace tiempo. En Túnez,
musulmana” que deben ser respetadas; por ejemplo, las reglas de la sharia que
manifestaciones justas en sí mismas castigan al ladrón con la amputación de
porque significan el respeto al otro, pe- la mano o al autor del adulterio con la
ro que no justifican la vuelta a los cas- pena de muerte por lapidación, caye-
tigos corporales ni la opresión de la ron en desuso hace siglos. El sistema
mujer o la refundación de un Estado bancario funciona normalmente en la
teocrático. casi totalidad de los países musulma- Entrada triunfal de Huari Bumedián en Argel, el 11 de septiembre de 1961, tras una larga y
nes, a pesar de la prohibición religiosa sangrienta guerra de independencia.
Adiós a la Inquisición del préstamo con interés. La mujer mu-
Todas las civilizaciones y todas las con- sulmana se ha evadido de sus tres pri- ritu de la religión que el mantenimien- en Túnez y Al-Azhar, en Egipto, cuya
cepciones religiosas evolucionan. El siones: no se encuentra ya enclaustrada to de la esclavitud y evita al amo los influencia no era determinante.
pensamiento cristiano actual tiene poco en casa, ha roto las barreras invisibles pecados que comete al maltratar a sus Cuando se piensa en estos considera-
que ver con las ideas que prevalecían de la ignorancia y ha desgarrado su ve- esclavos. bles cambios, se tiene la tentación de
en la época de las Cruzadas, de la In- lo para convertirse en ciudadana de Más tarde, Kacem Amin en Egipto y afirmar que los pueblos musulmanes
quisición o del proceso contra Galileo. pleno derecho. Abdelaziz Thaalbi en Túnez hicieron han abandonado la Edad Media para
Después del Concilio Vaticano II, la Estas diferentes evoluciones no se un llamamiento a favor de la educación acceder plenamente a la modernidad y
Iglesia se despide de la Edad Media y que han sabido adaptarse a las exigen-
cierra el paréntesis de la Contrarrefor- cias de los nuevos tiempos, permane-
ma. Abre sus puertas y ventanas de par Las estructuras económicas y sociales ciendo fieles a su religión. Sin embar-
en par. Cierto es que, a veces, mantiene han evolucionado, mientras el discurso go, los recientes acontecimientos de-
planteamientos discutibles, pero el ca- muestran que estos cambios son frági-
mino recorrido desde hace un siglo es cultural y político se ha estancado les. La razón es que las estructuras jurí-
impresionante. Incluso en Israel, donde dicas, económicas y sociales han evo-

L
a crisis cultural y el desconcier- breza, el paro, la crisis de la vivienda, el Estado se basa en la religión, la ley han producido sin dificultades. Cuando de los jóvenes y de la supresión del ve- lucionado notablemente, mientras que
to ideológico al que asistimos la invasión de la ciudad por el campo, mosaica, gracias a la emancipación de la la esclavitud fue abolida en Túnez en- lo de las mujeres, utilizando, como jus- el sistema de referencias culturales y el
han favorecido el auge de todo la corrupción cuando y allí donde exis- mujer, se respeta sólo parcialmente. tre 1842 y 1846, algunos jefes religiosos tificación de las reformas, el espíritu de discurso político se han quedado atrás.
tipo de extremismos, entre te, el sistema de libertades públicas, et- La prohibición cristiana del divorcio de cortos alcances –los integristas de la la religión y una nueva lectura de los
ellos, el fanatismo religioso. Pero en cétera. Lejos estamos de ignorar estas o la poligamia de la ley mosaica se han época– pusieron el grito en el cielo an- textos fundacionales. Al borde de la esquizofrenia
ningún lugar éste ha causado tantas causas de legítimo descontento en nu- convertido en pieza de museo y su de- te lo que consideraban una traición al Esta evolución fue posible gracias a En el conjunto del mundo musulmán,
víctimas estos últimos años como en el merosos países. Sin embargo, el funda- saparición no provoca ya desgarro al- Islam, pues si el Corán tolera esta insti- múltiples factores. Por una parte, los junto a otras medidas de moderniza-
mundo musulmán. Especialmente en mentalismo existe también en los paí- guno en la mayoría de estas dos reli- tución, no había razón para prohibir lo pensadores ilustrados y los reformado- ción y de desarrollo, se adoptó una po-
Egipto y, sobre todo, en Afganistán y ses del Golfo, donde los nacionales tie- giones. Estas innovaciones se han inte- que los textos sagrados autorizan. Más res inspiraron con frecuencia la acción lítica de generalización de la enseñan-
en Argelia. Son razones específicas las nen un elevado nivel de vida. Sólo la grado de tal forma en el pensamiento aún, precursores de algunos islamistas del Estado, cuando éste funcionó como za. En este campo, desgraciadamente,
que deben explicar el auge del fanatis- mano de obra extranjera sufre de po- colectivo cristiano o judío, que ninguna de hoy acusaron a los defensores de la motor de cambio. Por otra, la gran ma- se ha pensado casi siempre en térmi-
mo islámico. Con frecuencia se alegan breza y explotación, a veces intolera- corriente popular importante, europea abolición de “querer complacer a Occi- yoría de la población la aceptó sin difi- nos cuantitativos. El contenido y los
factores económicos y sociales: la po- ble. o israelí, reclama el retorno de estas an- dente”. Los reformadores tunecinos se cultades, ya que estaba formada por métodos educativos no han sido objeto
Por otra parte, en los países no pe- tiguas leyes en nombre de la identidad, defendieron con valentía. Cuando se gente campesina, a menudo iletrada y de una detenida reflexión y de serios
trolíferos, en los que las causas del de la autenticidad o de algún otro con- leen los artículos de Bayram, pensador que nunca se había distinguido por una debates. Se añadió, simplemente, la en-
MOHAMED CHARFI es profesor emérito de la
Facultad de Ciencias Jurídicas, Políticas y
descontento económico y social son re- cepto inmovilista. tunecino de mediados del siglo XIX, se religiosidad fanática. La mujer beduina, señanza de materias científicas y len-
Sociales de Túnez y autor de Islam y ales, se plantea esta cuestión: ¿por qué Esta metamorfosis de las otras dos re- tiene la impresión de que están escritos por ejemplo, nunca llevó velo. La única guas extranjeras a los programas de las
libertad. El malentendido histórico, del las reivindicaciones se funden en una ligiones monoteístas no tiene nada de por un demócrata de hoy. Demostraron resistencia al cambio se concentraba en escuelas tradicionales. Estas escuelas
que este artículo forma parte. reclamación quimérica del retorno a un sorprendente porque la evolución es que la abolición se adecúa más al espí- las universidades religiosas, la Zituna, no enseñaban el Islam solamente como

18 19
EL FRACASO DE LA SECULARIZACIÓN
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

íses musulmanes, las actitudes reales y tuales, alinearon los batallones de blin-
El Islam en el mundo el discurso oficial de los gobernantes dados que se enfrentaron entre sí. De
reflejan una modernidad vacilante, no ahí los continuos alzamientos y final-
asumida ni conciliada con el Islam. mente la escisión entre el Baaz sirio y
A finales de los años 50 y a lo largo el Baaz iraquí. Este conflicto sólo pue-
de los 60, el mundo árabe está desga- de entenderse si se recuerda que su
rrado entre varios discursos políticos sueño era reconstituir la edad de oro
divergentes. En el Creciente Fértil im- de los árabes, momento de esplendor
ponía sus ideas el partido Baaz; en que para los sirios es el califato omeya,
Egipto y el Magreb, tres hombres de con capital en Damasco, y para los ira-
gran estatura política, Nasser, Bume- quíes, el califato abbasí, cuya capital
dián y Burguiba, desarrollaban diferen- era Bagdad. Su panarabismo no es sino
tes discursos. Comparemos sus enfo- una fachada y se reduce a un micro-
ques. nacionalismo expansionista. El régimen
El Baaz era, inicialmente, un partido sirio se alía con el islamismo radical de
laico y moderno, constituido por un Irán y con el Hezbollá libanés. Al día si-
PORCENTAJES
DE POBLACIÓN núcleo de cristianos y musulmanes que guiente de la invasión de Kuwait, Sa-
MUSULMANA no podían entenderse sobre una base dam Husein incorpora la frase Allah
De 100 a 70% religiosa y, por tanto, elaboró un pro- Akbar (“Dios es el más grande”) a la
De 69 a 50% yecto al margen de las religiones. Sin bandera iraquí.
De 49 a 30% embargo, la modernización de la socie-
De 29 a 10 % dad era secundaria respecto a su prin- El fracaso de Nasser
De 9 a 2%
cipal objetivo, la unificación del mundo Nasser era un gran tribuno, admirado
Menos del 2%
árabe. Para ello, los objetivos se con- por su honestidad y sinceramente re-
centraron en las Fuerzas Armadas. En novador, pero su modernidad se supe- El rais egipcio Nasser, vestido a la manera de

H ay unos mill millones de musulma-


nes en una franja que va del Atlán-
tico hasta el mar de China, que abarca el
Oriente ha implicado la irrupción en unas
décadas de millones de musulmanes en Oc-
cidente. Así, Francia cuenta con cuatro mi-
uno por ciento de la población total. En Es-
tados Unidos se cifra en unos diez millo-
nes, algo menos del 4 por ciento.
vez de multiplicar las federaciones de
militantes y los debates entre intelec-
ditaba a la unidad árabe y la liberación
de Palestina y para alcanzarlos necesi-
los peregrinos, durante una de sus visitas a la
ciudad santa de La Meca.

norte de África, el Sáhara y el cinturón llones –la mayoría de Marruecos, Argelia y El Islam cuenta con menos seguidores
subsahariano, Oriente Medio hasta la In- países musulmanes de África negra–, lo que el cristianismo, cuyas iglesias se jac- El Islam militante
dia, con una importante minoría, y varios que supone el 7 por ciento de su población. tan de sumar más de 1.800 millones de
países de Extremo Oriente, como Malasia Alemania tiene casi tres millones de mu- bautizados. Sin embargo, la práctica reli- Los Hermanos Musulmanes (el etíope). Critican a los wahabíes y a los al pie de la letra las fatuas de los jeques
e Indonesia. Rusia, China, Japón, y Filipi- sulmanes, en su mayoría de origen turco, y giosa no se corresponde con unas cifras El movimiento nació en Egipto, en Hermanos Musulmanes y sus críticos les saudíes.
nas tienen grupos de población de fe mu- Gran Bretaña, más de millón y medio, mu- que hay que tomar con cautela. Baste re- 1928, de la mano de Hasán al-Banna y acusan de estar manipulados por el Go- Este movimiento está en plena expansión
sulmana. chos de origen pakistaní. Suecia, Holanda, cordar que este cálculo esta hecho inclu- con el tiempo se convirtió en el origen de bierno sirio. Este movimiento ha conoci- en Francia. Poco estructurada, esta escue-
La emigración a Europa de habitantes de Bélgica o Italia albergan un número im- yendo 40 millones de cristianos españoles, numerosos grupos radicales islámicos. Su do una publicidad inesperada tras la de- la se divide en varias tendencias, según su
las ex colonias en el Norte de África y portante. En España hay unos 400.000, un es decir el 100 por cien de la población. fundador siempre defendió la afirmación: tención de Zacarias Moussaoui, de nacio- interpretación de los dogmas. Los más ra-
“El Corán es nuestra Constitución”; y sus nalidad francesa, por su presunta partici- dicales incluso anatematizan a los otros
seguidores mantienen que la respuesta a pación en los atentados del 11 de sep- grupos musulmanes.
una religión. Lo presentaban, al mismo pidación, cuyo objetivo es hacer sufrir. las dos. La disfunción del sistema mu- todos los retos del mundo moderno está tiembre, ya que su hermano mayor, Abd
tiempo, como una identidad y como un Todas estas son grandes innovacio- sulmán moderno es tal que la situación en aplicar las enseñanzas del texto sagra- Samad, es un abhache. El Tabligh
sistema jurídico y político. Pero la Na- nes que nunca fueron explicadas a la actual se vuelve precaria. do. A la espera de la instauración de un Es el mayor movimiento misionero del
ción, entidad naciente, no es la Umma opinión pública. Año tras año se ahon- Estado islámico, trabajan por la islami- Los salafíes y wahabíes Islam, y fue fundado en la India por
(comunidad de los musulmanes), sino da el foso entre el sistema idealizado y Un enemigo desprestigiado zación de la sociedad desde abajo, me- Los salafíes tratan de regresar a la pureza Muhammad Ilyas. Se les apoda los “Tes-
un nuevo régimen político, basado teó- sacralizado, heredado de los antepasa- Los islamistas pertenecen a una fac- diante la educación y las obras sociales. de las fuentes del Islam, tal como apare- tigos de Jehová del Islam”, por el prose-
ricamente en la soberanía popular, que dos y enseñado en la escuela, y el nue- ción minoritaria de la población que La represión que Nasser hizo de este mo- cen en el Corán y la sunna. Su impulsor litismo persistente que emplean, ya que
nada tiene que ver con el Califato. vo sistema que aparece cada vez más quiere que prevalezca el Islam sobre la vimiento sirvió para radicalizarlo aún fue el jeque Mohammed Ibn Abdelwahab van puerta a puerta peinando las calles de
El nuevo régimen jurídico tampoco como ajeno, importado y contrario a la modernidad. Tienen un discurso apa- más y en la actualidad representa la más (que vivió en el siglo XVIII), teórico de sus barrios de forma metódica para instar
tiene relación con la sharia, ni por sus religión. La población sufre una grave rentemente lógico: “Somos musulma- seria oposición a que se enfrenta el rais un islam rigorista e inspirador de la ideo- a los musulmanes a acudir a rezar y a res-
fuentes ni por su contenido. El nuevo distorsión, un doloroso desgarro que la nes y debemos aplicar el Islam tal co- Mubarak. logía de la familia de la Casa de Saúd, que petar las prácticas religiosas. El Tabligh
derecho es aprobado por el Parlamen- lleva al borde de la esquizofrenia. No mo lo hemos heredado y aprendido”. gobierna hoy Arabia Saudí. Los salafíes ha sido muy eficaz en la reislamización
to, teóricamente surgido del sufragio quieren sacrificar ni el Islam ni la mo- Su discurso es hoy dominante porque Los ahbaches son también conocidos como wahabíes y a de los inmigrantes de la primera genera-
universal, mientras que la sharia es dernidad. Están apegados tanto al Islam se presentan como militantes puros y Se trata de una corriente que apareció en su vez se dividen en dos grupos, los yiha- ción en Francia. Su meta es exclusiva-
obra de los teólogos. El nuevo derecho como a las estructuras modernas del duros, que tienen en frente regímenes el Líbano en los años 80 y a la que la ma- distas, cuyo líder es el egipcio Mustafá Ka- mente religiosa y evita de forma decidi-
penal está concebido para rehabilitar al Estado del que reivindican, con razón, corroídos por el nepotismo, la corrup- yoría de los musulmanes considera des- mel, también llamado Abu Hamsa, refu- da cualquier compromiso con la política,
delincuente, mientras que el derecho una auténtica democratización y repre- ción y la impotencia para ofrecer el de- pectivamente como una “secta de malhe- giado en Londres e imam de la mezquita aunque sus detractores lo acusan última-
penal de la sharia se basa, como todos sentatividad, aunque sienten al mismo sarrollo prometido. Se benefician de la chores”. Fue fundada por Abdalah Al-Ha- de Finsbury Park; y los llamados jequistas, mente de estar siendo utilizado cada vez
los derechos penales antiguos, en cas- tiempo y confusamente, la contradic- inexistencia de un contra-discurso creí- rari, también conocido como Al-Habachi que no se meten en política, pero siguen más por los militantes radicales.
tigos corporales y en penas, como la la- ción, tal vez la incompatibilidad, entre ble. En efecto, en la mayoría de los pa-

20 21
EL FRACASO DE LA SECULARIZACIÓN
DOSSIER: EL LEGADO DE MAHOMA

cidente revelador que saltó a las pági-


Mahoma, la película nas de los periódicos hace algunos
años. En Egipto, país que desempeñó

L a biografía de Mahoma fue llevada a


la gran pantalla en 1976 por el direc-
tor Moustapha Akkad, con un guión que
ya que la reticencia de los musulmanes, por
razones religiosas, a representar seres vivos
no había ayudado a que proliferaran inicia-
durante largo tiempo el papel de van-
guardia en la emancipación de la mu-
jer, Aisha Rateb, ex ministra de Asuntos
trataba de respetar escrupulosamente la tivas de filmar la historia sagrada, en con- Sociales, tenía problemas con su mari-
versión histórica acorde a la tradición is- traste con la profusión con que la Cristian- do y vivía separada de él, a la espera
lámica. Mahoma, mensajero de Dios es una dad ha llevado a la pantalla las historias del del divorcio. Un día que tomaba el
coproducción británica y kuwaití que se Antiguo y del Nuevo Testamento. avión para un viaje oficial, su marido
rodó en el desierto de Libia y está prota- El filme gira en torna a tres fases de la consiguió impedir que el aparato des-
gonizada por Anthony Quinn, Irene Pa- vida de Mahoma: el periodo en que era con- pegara durante algún tiempo, bajo el
pas y Michael Ansara. La banda sonora es ductor de caravanas (582), antes de empe- argumento de que no había recibido
de Maurice Jarre. zar a predicar (613), la oposición que sufrió autorización marital para dicho viaje.
Al poco tiempo de su estreno, la pelícu- en su ciudad natal, La Meca, y su regreso a
la se había convertido en una referencia pa- ella en 631, para acabar con la idolatría Religión y modernidad
ra todos los musulmanes y también fue un En la selección de películas que se ven- Cuando un intelectual intenta emitir
éxito de taquilla en Occidente. Casi medio den con el diario El Mundo, Mahoma, men- opiniones a favor de la conciliación en-
millón de personas la vieron en salas co- sajero de Dios se entrega en dos partes, los tre Islam y modernidad, los ulemas se
merciales de España. días 28 de marzo y 2 de abril, debido a su movilizan contra este pensador “asque-
En el mundo islámico supuso un hito, larga duración: 175 minutos. roso infiel al que se debe matar” y los
gobernantes, por miedo o por demago-
gia, hacen causa común con ellos. Esta Habib Burguiba insistía a los tunecinos en Sadam Husein apeló a razones religiosas para
taba agradar a la opinión pública, lo Burguiba no encendía la pasión de na- laciones de las libertades públicas no práctica es desgraciadamente antigua. que las causas del subdesarrollo y la solución recabar el apoyo de su pueblo, tras el estallido
que le llevó a hacer concesiones al sec- die, pero interesaba a todo el mundo. fueron legítimas ni tan siquiera útiles Cuando en 1923, Ali Abderrazak, pen- a los problemas estaban en ellos mismos. de la Guerra del Golfo, en 1991.
tor tradicional de la población. Poco a Apelaba a la razón de los tunecinos pa- para su política. sador musulmán liberal, publica su
poco, fue frenando cuanto podía mo- ra explicar las causas de su subdesarro- Burguiba hizo que la modernidad tu- obra capital, El Islam y los fundamentos los ulemas, impidiendo a este pensador PARA SABER MÁS
lestar a los integristas, desarrolló la Uni- llo que, desde la independencia, no se necina, aunque real, haya sido clara- del poder, queriendo conciliar religión acceder a la función de juez. Sin em-
Del interés suscitado por el tema islámico tras el
versidad Teológica de al-Azhar y lenta- encuentran sino en ellos mismos, e in- mente insuficiente por falta de demo- y modernidad en materia de régimen bargo, después de la independencia 11 de Septiembre, es buena muestra esta lista de
mente el movimiento de liberación de dicaba los medios para avanzar: debe- cracia. En el resto de los países árabes político, los ulemas lo denuncian vigo- fue rehabilitado por el Gobierno. Los libros aparecidos en el último cuatrimestre:
la mujer, el más fuerte del mundo ára- mos emancipar a nuestras mujeres para e islámicos, los poderes públicos no rosamente y lo excluyen de la Univer- discursos oficiales se refieren a él con
ARMSTRONG, K., El Islam, Barcelona, Monda-
be hasta 1952, perdió intensidad a par- que participen en la obra de construc- consideran como una prioridad la mo- sidad de al-Azhar, con la aprobación frecuencia. Se ha creado un club cultu-
dori, 2001.
tir del acceso al poder de los oficiales ción de una sociedad nueva; debemos dernización del Estado y, menos aún, la del Gobierno egipcio. Aún más, Saad ral con su nombre. Sus obras se ense- BERGEN, P. L., Guerra Santa, S. A. La red terrorista
libres. Nasser no fue capaz de conse- limitar la natalidad para que el desarro- de la sociedad. Zaghloul, jefe del partido dominante en ñan en las escuelas. Sin negar el gran de Osama Bin Laden, Barcelona, Grijalbo, 2001.
guir la unidad árabe ni la liberación de llo económico no sea destruido por el El problema para el mundo musul- esa época, el Wafd, que encabezaba la mérito de Burguiba en la adopción del BROWN, A. C., Dios, oro y petróleo, Barcelona, An-
drés Bello, 2001.
Palestina y la sociedad egipcia retroce- crecimiento demográfico; debemos re- mán, según escribe Olivier Carré, no es lucha por la independencia y que era Código de Estatuto Personal, práctica- CHARFI, M., Islam y libertad. El malentendido histó-
dió en vez de modernizarse. flexionar sobre las causas de nuestro inventar la laicidad que existe, sino considerado como laico, denunció el li- mente todo el mundo admite que este rico, Granada, Almed, 2001.
Bumedián siguió una política bastan- atraso, ponernos a trabajar y cambiar pensar la realidad que niega. Estas pa- bro y a su autor con igual vigor. Toda- código se fundamenta en la teoría de CHOMSKY, N., 11-S. Una nueva lógica mundial, Ma-
te parecida a la de Nasser, aunque con vía hoy, las autoridades egipcias no Tahar Haddad. drid, 2001.
FRATTINI, E., Osama Bin Laden, la espada de Alá,
algunas particularidades. Además de su han cambiado realmente su política al Pero en este campo, el ejemplo tune-
arabismo, era un ferviente adepto del
Países que mantienen la poligamia respecto. Es verdad que con cargo al cino sigue siendo la excepción en el
Madrid, La Esfera de los Libros, 2001.
GOYTISOLO, J., Paisajes de la guerra, Madrid, Agui-
socialismo científico y de la lucha an- o el casamiento de muchachas impúberes Gobierno se han editado al día de hoy mundo árabe-musulmán, que todavía lar, 2001.
JACQUARD, R., En nombre de Osama Bin Laden. Las
tiimperialista. Soñaba con que su país decenas de miles de ejemplares de la no ha logrado conciliar religión y mo-
desempeñara el papel de líder de Áfri- no pueden ser clasificados como laicos obra de Abderrazak. Sin embargo, ello dernidad.
redes secretas del terrorismo islámico, Barcelona,
Salvat, 2001.
ca y hasta del Tercer Mundo. Para ello no cambia el hecho de que la obra de La Guerra del Golfo fue un mazazo JUERGENSMEYER, M., Terrorismo religioso. El auge
necesitaba una gran Argelia, más po- nuestras mentalidades y estructuras so- labras son optimistas, dado que los pa- Ali Abderrazak permanece ignorada en para la unidad árabe y la barbarie del global de la violencia religiosa, Madrid, Siglo XXI,
2001.
blada y mucho más fuerte que sus ve- ciales para modernizarnos con el fin de íses que mantienen, en la práctica so- las escuelas egipcias. GIA en Argel ha hecho perder sus ilu- KEPEL, G., La Yihad, Barcelona, Península, 2001.
cinos. A pesar de su modernidad hizo “alcanzar el tren de la civilización”. cial y en la legislación, instituciones co- En la misma época, Tahar Haddad siones incluso a los integristas menos LACOMBA, J., El Islam inmigrado, Madrid, 2001.
todo cuanto pudo por complacer al Análisis basado más en la autocrítica mo la poligamia, la repudiación o el ca- publica en Túnez su importante libro fanáticos. Puede que sea el momento LANDSAU, E., Osama Bin Laden. El terrorismo del
siglo XXI, Barcelona, Planeta, 2001.
sector tradicionalista de la población. que en la crítica de los otros. Objetivos samiento de muchachas impúberes, ba- Nuestra mujer en la sharia y en la so- de que las masas árabes abandonen
RASHID, A., El Islam, el petróleo y el nuevo “Gran
Concedió a los ulemas un magnífico re- aparentemente modestos, pero en el sadas en el simple consentimiento del ciedad, que es una llamada a favor de las quimeras y se fijen objetivos más Juego” en Asia Central, Barcelona, Península,
galo cediéndoles el sector de la educa- fondo más factibles e importantes. Tú- padre, no pueden ser clasificados como la emancipación de la mujer y demues- realistas y útiles, en busca de la mo- 2001.
ción. Continuó la política de Ben Bella nez recoge hoy los frutos de esta polí- países laicos. Esto es lo que sucede en tra que el Islam bien comprendido no dernidad. Esta toma de conciencia só- SANNEH, L., La corona y el turbante, Barcelona,
2001.
al acudir masivamente a cooperantes tica. Ello no cambia el hecho de que el mundo musulmán, a excepción de se opone a la misma. Fue apoyado por lo puede realizarse con serenidad y VALENZUELA, J., España, en el punto de mira. La
egipcios, lo que Nasser aprovechó para Burguiba fuera un dictador megalóma- Turquía y de Túnez. Para medir hasta el sector ilustrado de los intelectuales y paz interior, conciliando el ser y el amenaza de integrismo islámico, Madrid, Temas de
deshacerse momentáneamente de bue- no con una elevada opinión de sí mis- qué punto el estatuto de inferioridad de de la población, y denunciado por los porvenir, la pertenencia a la civiliza- Hoy, 2002.
na parte de sus integristas, quienes, uti- mo, que gobernó mediante un sistema la mujer es, a pesar de algunas apa- ulemas de la Universidad al-Zituna, que ción árabe y la religión islámica por VERNET, J., Los orígenes del Islam, Barcelona, El
Acantilado, 2001.
lizados como profesionales, formarán de partido único, la tortura y el Tribu- riencias, una realidad social y jurídica, lo excluyeron de sus filas. La adminis- una parte, y la modernidad y el desa- Nota: Las citas del Corán de este Dossier proceden
los futuros cuadros del FIS y del GIA. nal de Seguridad del Estado. Estas vio- recordemos a modo de ejemplo un in- tración colonial aplicó la decisión de rrollo por otra. n de la traducción de Juan Vernet.

22 23