Está en la página 1de 7

Tema 17

La República de los patricios


La expulsión de los reyes supone un cambio político importante: la llegada al poder de
una clase cuya riqueza es fundamentalmente terrestre, a esa clase se le va a llamar clase
Patricia, porque son los que tienen familias, padres (patres), es la unión de los padres de
familia, que tienen bienes raíces, pueden mantener a su familia, y por eso tienen un
puesto en el Senado que gobierna Roma tras la expulsión de los reyes. Es una clase
fundamentalmente terrateniente. Monopolizan la política romana y se enfrenta con otro
grupo que ya existía con anterioridad, los plebeyos (comerciantes, artesanos y jornaleros),
un grupo demasiado heterogéneo y que por tanto funcionará peor. Los más ricos de los
plebeyos se van a ir uniendo con los patricios y crearán una clase, en el siglo III, la
nobilitas.

Los enfrentamientos entre patricios y plebeyos, que comienzan muy pronto, con el
enfrentamiento del año 494: Roma convoca al ejército como cada año, éste está formado
por patricios y plebeyos, en el Campo de Marte. Los plebeyos se niegan a luchar por la
ciudad, pues no participan políticamente en ella, se produce así la Secesión del Monte
Aventino. Es el monte sagrado para los plebeyos, ellos se separan de Roma y forman
una nueva ciudad. Crean una asamblea plebeya, el equivalente al Senado, que emitirá
plebiscitos (mientras que el Senado emite edictos, leyes...). También organizan a los
magistrados, el poder ejecutivo, con el tribuno de la plebe y el edil plebeyo. Por último se
dotan de su propio templo y religión particular: la tríada de Ceres, Liber y Libera. Ceres es
la diosa de las cosechas, Liber es un dios pater de la fecundidad y Libera, diosa de las
libertades políticas...

El resultado de la secesión es un golpe de efecto para el patriciado que ve como se les va de las
manos la situación. Finalmente se llega a un acuerdo y los plebeyo terminan volviendo a integrarse
a la ciudad de Roma.

Los plebeyos ponen sus condiciones para reintegrarse en la Roma Patricia: que se
mantengan todas las instituciones creadas en el Aventino, las políticas y religiosas. Los
patricios aceptan, y la asamblea sigue uniéndose y creando plebiscitos (el pensamiento
romano es acumulativo: dos ciudades en una, la mayor organizadora del ejército y de la
política. Las mantienen aunque no tengan fuerza ni importancia). Se mantiene pues el
sumo magistrado de los plebeyos, el tribuno de la plebe, éste tiene una importancia
significativa porque se le otorgan una serie de poderes que lo convierten casi en un
magistrado a la altura de los cónsules. Esos poderes son el Ius Auxilii, el Ius Intercedendi
y el Veto. El primero es el poder de auxilio y de ayuda para actuar en aquellos casos en
los que a un plebeyo se le haya hecho un mal, cuando se producen ataques contra un
plebeyo por parte de un patricio. El segundo, es el derecho de interferir cuando se comete
un arresto por delito, el plebeyo podía ser liberado por el tributo de la plebe. Por último, el
derecho a veto es la capacidad de paralizar cualquier reunión política, del senado o de las
asambleas de la ciudad, y por tanto cualquier acuerdo que se esté tomando, puede
interrumpir a cualquier magistrado de Roma. Al principio se habla de dos o un tribuno,
pero en la época clásica del imperio hay hasta 10 tribunos. A este personaje lo protege la
sacro santidad, se convierte en un personaje inviolable (aunque más de una vez los
asesinaban), se les reviste de cierta aura religiosa que los protege, es un acto de
impiedad política y religiosa. Esto sirve para mantener a las facciones en lucha contentas.
Pero pronto surgen nuevos enfrentamientos. En el año 486 un cónsul de origen plebeyo ,
Espurio Casio Viscelino, es acusado por los patricios de demagogo y de intentar volver a
instaurar la monarquía y de hacerlo mediante la demagogia. Los senadores se unen y lo
matan.
Las luchas a lo largo de esta primera parte del siglo van a ser tantas que entorno al año
470 la situación es casi insostenible en Roma y se va a nombrar para intentar mejorar la
situación un colegio de diez hombre que se conoce con el Decemviros, que se encarga de
lo que los griegos hacían individualmente en la situación presoloniana, legislar para
solucionar la situación (los mandan a Grecia a aprender a hacerlo). Hay que esperar al
450 para ver el primer corpus constitucional que hubo en Roma: la Ley de las XII Tablas.
Entre los diez hombres también había plebeyos. Lo que hacen es codificar el problema en
leyes. Se prohibe el matrimonio entre plebeyos y patricios (será revocado poco tiempo
después, en el 445 la primera reforma: Lex Canuleia, esto nos informa de que los
matrimonios se llevaban a cabo, una nueva casta aparecía, los ricos patricios con los
ricos plebeyos).
Los Decemviros van a terminar su mandato por el episodio de Virginia. El líder de los
Decemviros, Appio Claudio (los que después, en el 449?, llegarían al poder), un patricio,
un día en Roma ve pasar a una joven bellísima, pero plebeya de la que se enamora, pide
a sus familiares que la tomen como esclava, pero no pueden y él mismo la rapta de su
casa y se la lleva como esclava. Entre medio de los dos asaltos han ido a llamar a
Virginio, centurión el ejército romano, mata a su hija para que no quede deshonrada, esto
revoluciona a los plebeyos que hacen que caiga el grupo de los Decemviros sumiendo a
la ciudad en nuevas luchas entre patricios y plebeyos. Este episodio no se mueve tanto
en el ámbito de la leyenda, aunque se embellecería por la literatura posterior.

El siguiente paso en la lucha. En el año 421 van a conseguir que se les dé acceso a una
de las magistraturas de la Roma patricia, la Cuestura. Esto les permite un acceso parcial
al senado. En el 367 se proclaman unas leyes fundamentales: las leyes Licinio-Sextas,
nombres de dos tribunos de la plebe. Esta ley establece que no solo la Cuestura está al
alcance de los plebeyos sino que el Consulado debe repartirse a medias entre patricios y
plebeyos. Entre estas dos fechas han ocurrido cosas importantes, entre ellas, en el año
387, se produce la primera y única invasión de pueblos bárbaros: los galos, que no se
sabe muy bien de dónde vienen, se lanzan a conquistar las tierras a su paso, hay que
entenderlos como tribus que se desplazan no como guerreros. Se habla de tribus de más
de un millón de individuos en total. Dos motivos: por cambios climáticos y por
movimientos de otros pueblos. Estos son los galos que emigrarán a Asia Menor y
llamaremos gálatas. Los galos estuvieron apunto de conquistar la ciudad, toda excepto el
capitolio, pues los animales (ocas y otros pájaros) avisaron con su revoleo, despertando a
la gurdia que pudo proteger el capitolio (los pájaros se convirtieron en objeto de culto, y
hubo un sacerdote encargado de ellos). Los galos se convertirían en los enemigos
encarnizados de los romanos. A Pompius Rufus lo criticaban por ser galo (rufus:pelirrojo),
no culturalmente sino étnicamente.

Los plebeyos ven una posibilidad de avanzar su poder, entre el 387 y el 367 los tribunos
de la plebe paralizarán Roma. Aparecerán con esto las layes licinio-sextas y se acelera el
proceso de entrada de los plebeyos en las tradicionales magistraturas patricias. En el año
356 se les permite ocupar el puesto de Dictador, en el 351 el de censor y en el 337 el de
pretor. Todo este largo proceso concluye definitivamente entre los años 300 y 287 con dos
nuevas leyes, la Lex Ogulnia y la Lex Hortensia: la primera, que se aprueba en el año
300, permite a los plebeyos la última vuelta de tuerca, su admisión en los colegios
sacerdotales de Roma, no en todos, el de Pontífice Máximo nunca podrán ocuparlo (Julio
César); y la segunda consigue que los plebiscitos, acuerdos tomados por la asamblea
plebeya por mayoría que solo afectaban a éstos, tendrán ahora caracter vinculante para
toda la sociedad romana, pero no son leyes, eso solo pueden hacer el senado y los
tribunos de la plebe.

Así se crea un clase que vincula a patricios y plebeyos sin que ello importe lo más
mínimo. A partir de este momento los conflictos sociales van a ser entre esta clase, los
Optimates o Nobiles como se definían ellos, y el resto de los plebeyos, un optimate cuya
familia había sido plebeya ya no quiere hoy hablar de ellos.

Las instituciones clásicas de Roma no son las de la República Patricia sino la de la


República de los Optimate. Del 500-300 la Alta República. A partir de entonces, se da esta
unión y se establecen las instituciones, y termina en el año 27, cuando Octavio recibe el
nombre de Augusto y cambia las instituciones repúblicas a imperiales, aunque se hable
del 31 como cambio por el comienzo del Imperio. Hasta el 150, República Media, mayor
expansión de Roma, se hace con todo el Mediterráneo, situación ininterrumpida de
guerras, del año 150 al 27, la República tardía o Crisis de la República.
Tema 19
La República patricio-plebeya. Instituciones políticas
1. Asambleas y consejos de Roma
El colectivo de ciudadano es el SPQR (senado y pueblo de Roma). Esto los separa de
Grecia, porque allí se reunían todos los ciudadanos en asamblea, donde cada hombre
emite su propio voto. Los romanos son acumulativos en cuanto a la instituciones, por ello
pueden reunirse en varios tipos de asamblea determinadas, en función de lo que vayan a
tener que decidir. Hay tres tipos distintos de Asamblea en estos momentos:
- La asamblea de la Curia, conocida como los Comicios Curiados. Esta es la primera
de las asambleas que tuvo Roma, cuando Rómulo se une a los sabinos, crea las
curias. Pero no tiene mucha importancia política, no toma casi ninguna decisión. Lo
único que mantuvo siempre es un prestigio por su antigüedad. Cuando los
magistrados tenían que jurar su cargo lo hacían delante de esta Asamblea.
- La asamblea por tribus, conocida como los Comicios Tributos. Se vota por tribus,
cada tribu emite su voto, 35 tribus en total. El comicio de las tribus suele estar
controlado por la nobilitas, por un reparto inadecuado de los ciudadanos en las tribus.
Su labor es elegir a los magistrados inferiores. En la ciudad hay cuatro tribus que es
donde se condensan los plebeyos. Las demás tribus eran sobretodo de nobles, los
nobles solían hacer vida en la ciudad pero tener su censo en el campo (vivir en la
ciudad durante otoño e invierno, época políticamente más activa, y marcharse en
verano y primavera). Los dueños del suelo están encuadrados en 31 tribus rústicas.
Y los proletarii, en las cuatro tribus urbanas.
- La asamblea más importante es la organización por centurias, los Comicios
Centuriados. Tiene mayores poderes políticos. Se votaba por las 5 clases, pero con
que votasen las 98 clases de los patricios, ya estaba todo dicho. Lo más normal es
que los de la segunda clase y los de tercera nunca llegaran a votar. En la que sí que
se escuchaba a toda la centuria era para elegir a los magistrados: el cónsul, el pretor
y los censores. Esta maquinaria funciona bien durante un tiempo, cuando se crea
una unión entre patricios y plebeyos que es la conquista. Mientras el ciudadano está
bien dirigido y tiene capacidad de ganar botín, la política le preocupa poco. Se dieron
cuenta de que este sistema era injusto pasado casi un siglo. A donde fuera, Hispania
por ejemplo, un ciudadano romano con su anillo, era respetado y tenía posibilidades
de conseguir riqueza. Lo que hacen no suele ser ir contra el sistema, sino buscar
ʻʻclientelismoʼʼ, el patricio intenta favorecer a todos sus clientes (a un cliente le va va
con su tienda porque un judío le hace la competencia, el patricio atacaba al judío,
origen de la mafia). También hubo evoluciones y revueltas pero no tantas [texto
dossier, de un legionario romano beneficiado por los años de bonanza, uno de los
mejores testimonios de la mentalidad profundista y tradicional de los romanos.] Son
los que eligen a los delegados superiores de la República, también se encargan del
orden legislativo superior, hacen las normas más importantes y la legislación
senatorial cuando tiene que ser corroborados pasan por esta asamblea. Es el órgano
que tiene que ratificar las declaraciones de guerra. El senado lo propone y lo decide y
esta asamblea lo ratifican. Son el órgano máximo de apelación.
También está la asamblea de la plebe. Sigue funcionando a pesar de que terminan los
enfrentamientos entre patricios y plebeyos ricos. Vinculante para toda la ciudad aunque
solo participen los plebeyos. Éstos se reúnen liderados por los tribunos de la plebe, 10 en
este periodo, que moderan la asamblea y ponen en orden del día. No está controlada y
por ello recoge los malestares del pueblo. En ella se aprueban las normativas más
radicales. Los Dracos, dos tribunos de la plebe, aprovechan la asamblea de la plebe y el
poder de la Ley Ortensia para aprobar leyes muy radicales. Los asesinan. Julio César
coloca como tribuno de la plebe a Marco Antonio.
En las asambleas se vota: un hombre, un voto.

2. Magistrados de Roma
Son la encarnación del poder ejecutivo. Son los que ejecutan las acciones y ponen en
marcha la maquinaria senatorial. Los magistrados que emanan del Senado son los que
convocan las asambleas. La idea del magistrado se basa en dos conceptos: la potestas y
el Imperium. La potestas es el poder que tienen para actuar en la vida pública, y el
Imperium es el poder para hacer la guerra, comandar a romanos en la guerra. El segundo
poder solo lo tienen dos magistrados: los cónsules y los pretores. Este Imperium los
convierte en la máxima autoridad de los romanos en campaña. Las legiones están
formadas por romanos que son ciudadanos, por tanto es como una extensión de Roma
(no puede haber legionarios). Hay dos tipos de Imperium, el mayor, que ocupa el cónsul, y
el menor, del pretor. El pretor huye del cónsul porque si se encontraba con él no podría
mandar. Siempre hay un cónsul además con más poder que otro, el que ha obtenido más
votos en los comicios, y por ello son también los que abren el año. Solo un magistrado por
imperio puede recibir el triunfo, podían darse otras conmemoraciones, pero el triunfo solo
puede dársele al encargado del ejército.

Todas las magistraturas son colegiadas en Roma, salvo el de dictador. Ya que el Senado,
de donde salen es una gran oligarquía, son 300 miembros, los más ricos de toda la
República. En la lógica igualitaria de la República todos querían tener mucho poder y
nadie que se le dejara solo a uno.

El Cursus Honorum, era el paso por los distintos puestos hasta poder llegar a magistrado.
Era una rígida carrera política que todos los miembros del Senado debían de pasar y que
les capacitaba para desempeñar los puestos superiores, si no se pasaban todos se
criticaba que se intentara implantar una monarquía o dictadura. El cargo inferior es el de
cuestor, entre los 23-24 años, primer paso en la carrera política, antes habían ido
habitualmente a hacer servicios militares como tribunos en las legiones, no iban a hacer la
milicia como el resto de los plebeyos sino con un puesto superior, el de tribuno, que
hacían labores de enlace, mensajeros entre las distintas legiones. El cuestor era un
auxiliar de los magistrados, sobretodo de los cónsules, muchos le llevaban las finanzas. El
puesto dura un año, puede haber más de 20. De cuestor puede presentarse a las
elecciones y convertirse en edil, éste es el encargado de las tareas municipales básicas,
también por un año, por ejemplo controlar la seguridad ciudadana básica en Roma, éstos
contratan gentes que se dedicaran al control de momentos particiculares, como las ferias
(porque no había policías, hasta Augusto que crea a los vigiles), también se encargan de
que otras cosas salgan bien en estas ferias y fiestas, controlan las balanzas de pesos y
medidas, dan permisos a las tiendas, controlan la calidad de los productos. También dan
los permisos de construcción en Roma. El edil también organizaba los festejos y las
competiciones religiosas: las carreras de cuádriga... Este es uno de los mecanismos de
promoción política más importante (necesidad de un papa noble que costee todo esto).
Se gastaban fortunas inmensas para que la plebe y sus compañeros se acordaran de
ellos cuando fueran a votar, Julio César por ejemplo, se gasta tanto que se tiene que
marchar de Roma, sale elegido pretor antes de que se lo lleven a la cárcel de los
acreedores. Se va de pretor a Hispania y lucha contra Galicia para ganar dinero y poner
pagar lo que había gastado de edil. El edil se llama en los libros el edil curul, que es un
edil patricio, aunque lo podían desempeñar también los plebeyos. También dura un año.
En paralelo hay una vía particular y alternativa que quedar reservado para los optimates
cuya familia fuera de origen plebeya: el edil plebeyo, auxiliar del tribuno de la plebe, y el
tribuno de la plebe.

Cuestor --> Auxiliar


I
Edil Curul --> Tareas municipales // Edil Plebeyo o Tribuno de la Plebe

Estas son las cuatro magistraturas inferiores. Una vez se ha sido edil se puede presentar
a pretor. Éste se va a encargar de la justicia, desempeñando el puesto de juez. Al
principio de la República hay dos pero a finales van surgiendo tanto como provincias tiene
el Imperio Romano. El primero es el de la justicia entre romanos, y el otro el de la justicia
entre romanos y no romanos, los llamados pretores peregrinos. Después de ser pretor se
podrá presentar a propretor en una provincia romana, para que sea el gobernador, para
resarcirse también de lo que la ha costado el Cursus Honorum. También dura un año.
Cuando termina el puesto esto ocurre el sorteo de provincias, un acto muy importante. Un
mano inocente, o no (se habla de muchas amaños). Se puede dar prórroga a estos
propretores, como pasó con Julio César. Este propretor se envía a provincias, las más
importantes se presentan para los cónsules y las menos para los pretores.

Por último están los cónsules. Era lo máximo a lo que podían llegar, es la cúspide del
Senado y de la carrera política (importancia de las máscaras mortuorias entre los
consulares, los que habían desempeñado en algún momento la función de cónsul). A
cónsul se llegaba sobre los 50 años, lo más pronto siguiendo el Cursus Honorum era 41
años. Tenía el máximo poder político: convocar el Senado y presidirlo y además ser el
máximo jefe militar de la República Romana. Eran dos cónsules. El poder es a partes
iguales pero se reparte por meses, el cónsul mayor, que ha sido más votado, gobernaba
el primer mes y así alternándose, el primer cónsul abre el año y lo cierra.

Todos estos magistrados tienen también cargos religiosos, en el campo de batalla son los
máximos sacerdotes.

El cónsul tiene todas las atribuciones que puedan ʻrascarleʼ al Senado, tiene mucha
capacidad de maniobra, sobretodo cuando sale de Roma, cuando se convierte en el único
magistrado sobre el terreno. Para los cónsules se reservan dos legiones para cada uno.
En este momento en Roma hay cuatro legiones, la I, II, III y IV. Las siguientes salen tras la
reforma de Mario. El pretor tiene que hacer su propio ejército si es necesario.

Ya fuera del Cursus Honorum, el siguiente puesto es el censor, un colegio de cinco


individuos que normalmente habían sido ya cónsules, se convocan censores cada cinco
años, cada lustro, cuando hay que purificar el cuerpo ciudadano. Duran un año y medio.
El censo es muy importante porque la riqueza que uno tenga lo coloca en un nivel u otro,
en la mano de los censores está la clasificación de los ciudadanos. Eso hará que
dependa la participación en la política. Los censores son también encargados de nombrar
senadores. Cuando Roma se enfrenta a Cartago mueren casi 100 senadores y los
censores tienen muchísimo trabajo, han de buscar a los miembros de las familias y elegir
al más preparado.

Fuera de estos cargos está el de dictador, ya sí unipersonal. Se elige por un periodo de


seis meses y es una magistratura política, no se sale de la norma constituciones, forma
parte de las posibilidades de la ciudad. El dictador asume todos los poderes de todos los
magistrados de la República, de las asambleas... Conforma el único poder en Roma
durante este momento. Cuando se nombre el dictador se hacen exenciones religiosas,
para que no se le perjudique ni política ni religiosamente. Hubo muy pocos casos, solo se
nombraron en caso de extrema peligrosidad para el Estado, habitualmente por
invasiones, por los enemigos a las puertas. El Senado es el que lo elige. Ejemplos:
Cincinato, ser campesino es el ideal de vida de los romanos, esto le pasa también a los
emperadores, Diocleciano.

El consejo de Roma es el Senado, no es una jerusía al estilo espartano, se puede


ingresar a partir de los 30, incluso antes si se otorga la excepción. Es un consejo formado
por los magistrados a partir del edilato, siempre que sean elegidos por los censores. El
senado como consejo no tiene un orden del día establecido, ni un calendario. Se reúne
cuando lo convoca alguno de los magistrados superiores: pretores o cónsules, y los
tribunos de la plebe. El senado vela por todo el en Estado romano: es el tribunal más
importante; es el vigilante de las tradiciones romanas, el Mos Maiorum, es decir controlan
el presente; control y administración de las provincias conquistadas; también organizan
las conquistas del Imperio... Es curioso como tomaban las decisiones. El consul al que le
tocara presidir en medio, y los demás haciendo una U, subiendo en el graderío los más
jóvenes y de pie los más nuevos (formándose), cada senador llevaba su silla. Primero
hablaba el cónsul y exponía el tema, a continuación se le daba la palabra a los
senadores, esto es una falacia, en realidad se le da al princeps senatus, que no es un
puesto oficial, el personaje con mayor autoridad moral dentro del Senado, uno de los más
ancianos. Augusto usa este puesto para convertirse en el primero del Senado. El consul y
el príncipe son los que tienen que hablar, si ambos están de acuerdo, no hablarán los
demás, cuando no se daba la palabra a los demás por orden de importancia, y muy rara
vez se le daba la palabra a alguien más. Cuando ya se había deliberado y no se llegaba
al acuerdo se votaba. Estos votos son públicos y notorios. [buscar foto de Senado]. En
algunos casos se hacía por mano alzada o con ruidos, pero lo más frecuente era la
división de la cámara, ponerse cerca del que estabas a favor. A Catilina le pasa que se
queda solo [buscar cuadro].