Está en la página 1de 8

RESUMEN 33 PUNTOS:

CURSO DE MILAGROS

1- el mundo percibido por los sentidos no es real, sino una especie de


"montaje" o "espejismo". Un sueño. Todo eso que parece tan denso y sólido en
realidad son proyecciones mentales.

2- No existen los problemas, pero si nos dejamos guiar por la información que
ofrecen los sentidos y la interpretación que da la mente limitada, eso produce la
apariencia de que sí tenemos problemas, ¡incluso problemas serios! Pero la Única
Realidad es la Unidad, el Ser, que es puro Amor y Paz. No hay problemas.

3- Los sentidos, en combinación con las interpretaciones de la mente


limitada (ego), proponen un mundo aterrador. Si depositamos nuestra
confianza en la información que viene de los sentidos y en la interpretación que da
la mente limitada, nos creeremos envueltos en un mundo donde es posible la
enfermedad, las peleas, las discusiones, los insultos, el rencor, los accidentes, las
guerras, la muerte. Todo lo anterior no parecerá teórico, sino que parecerán
hechos consolidados e irrefutables. Sin embargo, todo lo relativo a ese sueño
(más bien pesadilla) no es real, es una mera apariencia creada al aceptar como
válidos el testimonio que dan quienes nada pueden saber (por no existir
realmente): el cuerpo y la mente limitada. Son creencias. Apariencias temporales,
destinadas a desvanecerse.

4- El único problema, si hubiere alguno, es la creencia en la separación. De


ahí vienen todos los demás "problemas". De alguna manera, una porción del SER
contempló la idea de qué tal sería la posibilidad de ser algo separado, aparte de la
Fuente. Y con esa contemplación se durmió. No hay problema en dormirse, en el
fondo el sueño es inofensivo, pero visto desde dentro puede parecer una auténtica
pesadilla.

5- El sueño hizo parecer que la separación se había producido, lo cual se hizo


aterrador y el Ser (imaginadamente separado) sintió decepción, culpabilidad y
miedo, tanto de las circunstancias como del castigo que podría recibir de Dios (de
la Fuente) por tan magna afrenta: arrancar un trozo a Dios, separarse de la
Fuente. ((Nótese que tener miedo a un castigo de Dios, el cual es puro AMOR, es
un síntoma más de proyección: se proyecta sobre Dios-Amor lo que uno está
imaginando interiormente basándose en creencias absurdas de separación))

6- La culpabilidad y el miedo se hicieron tan intensos que surgió una


"solución": proyectar "afuera", echar la culpabilidad a un ficticio "afuera",
proyectar afuera la causa del miedo, el odio por la separación (que es odio hacia
sí mismo), etc. De esta proyección surgió el Universo material. Toda la
proyección surgió "a la vez", puesto que el tiempo es ficticio y forma parte de la
proyección.

7- Ahora podíamos ver un "mundo externo", echar las culpas afuera, a los
símbolos. Esto es algo atemporal: está sucediendo "actualmente", sigue
sucediendo mientras sigamos durmiendo. Por ejemplo cuando sentimos rencor
hacia alguna persona, en realidad estamos camuflando así el rencor que sentimos
hacia nosotros mismos (por la culpabilidad inconsciente, esa parte en nuestra
mente que aún se culpabiliza por haber provocado la separación, la cual repito
que no es real, la separación no se produjo, tan sólo se imaginó).

8- El inconsciente se crea: Al proyectar la culpabilidad y el miedo (y sus


secuelas: odio, rencor, etc) a un ficticio mundo externo, la intensa culpabilidad
interior quedó camuflada, en nuestro inconsciente. Y es esa culpabilidad
inconsciente la que se debe disolver para poder despertar a la Verdad. Pero lo que
vemos son los símbolos. Usando la mente limitada no tenemos acceso válido a la
mente inconsciente para "repararla", porque la mente limitada no comprende, lo
interpreta todo al revés. La mente limitada cree en la debilidad, en el odio, en la
enfermedad, en la muerte, y esta mente limitada no es la herramienta válida para
corregir la creencia errónea en la separación.

9- La mente limitada es ficticia, no es real, porque nada está realmente


separado de nada. Lo único que puede corregir con acierto esta situación, es la
Sabiduría. La Sabiduría es Íntegra (no separada), es el SER, es esencia
incontaminada. Podemos llamar a la Sabiduría por nombres como "Mente
Universal", "Espíritu Santo", "Cristo", "Fuente", "Unidad", "SER COMPLETO", etc.
Es a Eso a lo que apelamos cuando entregamos algo, cuando perdonamos (ya
sea en Ho'oponopono o con el nombre que le demos).

10- La práctica del Perdón:


La separación es irreal. Pero nuestra creencia en la separación hay que disolverla,
para así recordar la Verdad y recordar nuestro Ser. Sin embargo la clave es
disolver esa creencia inconsciente en la separación, y aunque nos
autoconvenzamos conscientemente de que la separación no es real, no se llega al
fondo del asunto si no se disuelve la creencia inconsciente, que es la más intensa
y la que produce las proyecciones. Nuestro inconsciente esconde un enorme saco
de creencias y actitudes inconscientes relacionadas con la separación
(culpabilidad, miedo, odio, etc.) y solamente cuando estas falsas creencias sean
disueltas, el camino hacia la Verdad estará despejado para recordar Quién Somos
de una manera consciente.

11- Recurrir a algo mayor: lo divino. Para que las creencias inconscientes
puedan ser deshechas, tenemos que tener la humildad de reconocer que con
nuestra mente limitada nada podemos hacer. Durante "siglos" hemos estado
manejándonos con la mente limitada y los resultados están a la vista...
Por lo tanto para perdonar debemos recurrir a lo Divino en nosotros, y entregarle a
lo Divino todo aquello que detectemos como imperfecto, molesto o limitador. En el
sueño, lo que vemos (en nuestro estado actual) son símbolos. No vemos
directamente lo inconsciente, pero vemos los símbolos proyectados por nuestro
inconsciente. Por lo tanto es ahí donde tenemos nuestra tarea. No se nos pide
más. Simplemente la buena disposición para entregar lo que veamos como
imperfecto, comprendiendo que son proyecciones que delatan la existencia de
algo en nuestro inconsciente que está produciendo esos símbolos en el aparente
"mundo externo".

12- Trabajamos en equipo con nuestro "Yo Superior" (o Espíritu Santo, o la


Voz de la Verdad, la Bondad, etc): nuestra parte es fácil: cuando veamos un
símbolo perturbador, le entregamos esa apariencia (¡que no es real!) al Espíritu
Santo o Yo Superior (o el nombre con que nos guste llamarLo) sabiendo que esa
parte de nuestro Ser, que es Divina e incontaminada, se ocupará de disolver las
creencias inconscientes vinculadas al símbolo o apariencia que le hemos
entregado. Eso es perdonar. Es sencillo, la parte "difícil" la hace nuestro Ser
Superior. Nosotros solo tenemos que entregar (perdonar) cualquier apariencia que
nos parezca perturbadora, independientemente de que parezca grande o pequeña
dicha perturbación.

13- Cada milagro (a través del perdón)es una corrección, que sumadas son
la Expiación, que lleva a la redención = iluminación. La limpieza que esto
produce es enorme. Al disolver los velos (creencias falsas) nos vaciamos de
nuestros prejuicios inconscientes y hacemos sitio para que podamos ser
nuevamente conscientes de la Verdad. Eso es despertar.
No importan las palabras que digamos al perdonar. Lo que importa es nuestra
actitud y comprensión (sobre todo comprender que lo que estamos perdonando
son apariencias, no algo real). Perdonamos nuestros propios sueños: afuera no
hay nadie "malo" a quien odiar o guardar rencor, sino que somos nosotros mismos
quienes estamos soñando tal absurdo y eso es lo que perdonamos. No existe
nada "afuera". Ni "adentro". Todo es el SER que somos unidos, el cual es UNIDAD
y AMOR.

14- Perdón incondicional. Si la apariencia a perdonar es con una persona, no es


necesario que esa persona lo sepa. Es nuestra actitud de entregar la apariencia la
que cuenta. Así, no es necesario abordar directamente a alguien que no quiere
recibirnos, y podemos también perdonar a personas de nuestro pasado con las
que aparentemente ya no hay forma de comunicar. Para perdonar da igual si
dentro del sueño parece que alguien vive o parece que falleció. Lo que cuenta es
soltar: reconocer que nuestra incomodidad es producto de una proyección o
apariencia, y entregar esa apariencia a la Divinidad para que borre en nuestro
inconsciente lo que produjo ese símbolo.

15- Ejemplos de Perdón. Se pueden usar palabras cuando uno lo sienta


adecuado. Uno puede improvisar las palabras cuando llegue el momento.
También puede usar términos formulados de antemano, como decirle
mentalmente a una persona: "Eres Espíritu. Completo e inocente. Todo está
perdonado y olvidado". ((El perdón se aplica sin límites de tiempo ni distancia;
podemos perdonar a alguien que vemos por la tele y nos cae mal, aunque no le
conozcamos personalmente; si nos cae mal, es que estamos proyectando y es
algo a perdonar; también podemos perdonar a personas de otras épocas))

16- Ejemplo Ho'oponopono: se proponen a modo de referencia palabras como


"Lo siento... perdón... gracias... te amo...". Lo importante es saber que estamos
entregando la apariencia (¡no es real, sino una apariencia o espejismo!) que nos
molesta, para que la Divinidad acceda a nuestro inconsciente y borre la falsa
creencia que la origina. Una forma de entender esas palabras del Ho'oponopono
podría ser, en el ejemplo de una persona que digamos que choca con nosotros en
la calle: Lo siento, hermano, por haber percibido esto, por haber percibido que tal
cosa como que choquemos es posible; perdón... me perdono a mí mismo por
haberlo creado, por mis creencias inconscientes... gracias, hermano, por permitir
que estas creencias inconscientes haya podido detectarlas por medio de ti... y te
amo, te amo, te amo inmensamente por la oportunidad que me das para soltar
esto y liberarme de mis creencias ilusorias que producen un mundo absurdo y sin
amor. (Parecido valdría para otros casos, por ejemplo si vemos a alguien enfermo
podríamos entregar esa apariencia con un razonamiento interior parecido; cuando
tengamos claro esto el perdón fluirá sin palabras, rápidamente, espontáneamente,
o si se usa alguna palabra como recordatorio no hace falta que sea todo, basta
con un "perdón", o un "lo siento, te amo", o un "UNIDAD, te entrego esta
apariencia").

17- Todo odio es en realidad un auto-odio camuflado: nos odiamos a nosotros


mismos por creer que produjimos la separación y el malestar consecuente, y
proyectamos ese odio hacia afuera, lo cual suaviza la sensación (pero ocultar el
problema no lo resuelve, por eso hay que perdonar entregando las apariencias a
la Divinidad).

18- No hay más Dios que Dios (la ilaha il Alah) = no hay más realidad que
Dios, Dios = Amor > solo existe el Amor!!! toda acción de cualquier persona
hacia nosotros es una de estas dos cosas: a) O bien es una expresión de Amor. b)
O bien es una petición de Amor. La respuesta siempre es el AMOR.
Es difícil darnos cuenta de esto cuando estamos proyectando, darnos cuenta de
que si por ejemplo alguien parece insultarnos, en realidad se trata de una petición
de ayuda. Y perdonar esa apariencia es la mayor ayuda que pudiéramos
conceder. No sólo a ese hermano, sino a nosotros mismos, pues todos somos
Uno y lo que perdonamos a los demás lo estamos perdonando a uno mismo,
disolviendo nuestras actitudes y creencias inconscientes que produjeron esa
apariencia.

19- Las preocupaciones nos desvían al pasado o al futuro, o enturbian el


presente con interpretaciones falsas. Mediante el perdón despejamos los
obstáculos para poder percibir conscientemente la Paz que nos envuelve
constantemente, en este Momento y Siempre. Esta sensación profunda de Paz
ilimitada es nuestro Ser.
20- Se perdona TODO: hay que perdonar cualquier molestia que percibamos:
cualquier apariencia desagradable, por pequeña que parezca, constituye parte del
"velo", constituye un obstáculo para reconocer conscientemente el Amor y
recordar nuestro Ser. Como ejemplos de apariencias "pequeñas" útiles de
perdonar, cuando tomo almendras y me sale una almendra amarga, entrego esa
apariencia a la Vida-Bondad.

21- También es bueno entregar cualquier inquietud que sintamos, o la más


mínima molestia, ya sean aparentemente de nuestras vidas o vistas por noticias
de la tele, etc. Todo lo que captamos tiene que ver con nosotros, pues todo es
Uno. E incluso la más pequeña almendra amarga puede ser el símbolo de algo
que en nuestro inconsciente está bloqueando el mayor Tesoro que querríamos
recibir, y que la Bondad de la Vida guarda para cada uno de nosotros, esperando
pacientemente que nos abramos a la Verdad para recibir conscientemente el
Regalo, el cual ya nos fue entregado y se encuentra "en nuestras manos", sólo
tenemos que recordarlo y conocerlo conscientemente. Y para esto es el Perdón.

22- No hay que hacer excepciones al perdonar. El perdón es algo unitario, se


aplica indistintamente a todo lo que nos parezca limitado (desagradable, molesto,
imperfecto). Perdonar sólo unas cosas separándolas del resto por cualquier
motivo, excluyendo otras cosas del perdón, sería un camino tortuoso pues el
despertar está relacionado con la comprensión de que todo está unido, y no
separando unas cosas de las otras. Por ejemplo, si queremos sanación (en
realidad la enfermedad no es real y darnos cuenta de esto ya es un gran paso), la
idea es perdonar tanto nuestra apariencia de enfermedad como perdonar también
las apariencias percibidas en otras personas, tanto las relativas a enfermedades
como cualesquiera otras limitaciones de las que nos demos cuenta.

23- Todos somos Uno. Lo que perdonamos en los demás, lo estamos


perdonando en nosotros mismos. Ejemplo más concreto: si queremos perdonar
una apariencia de enfermedad grave en nuestro aparente cuerpo, y negamos ese
mismo perdón para otra persona (por ejemplo para un político que nos cae mal, o
para un terrorista que sufra también una enfermedad grave), entonces nuestra
actitud refuerza la creencia en la separación y el perdón es incompleto. El
despertar total amanece con el perdón total, no con un perdón parcial o interesado
personalmente. En el ejemplo del terrorista, se podría perdonar no solamente su
aparente enfermedad (la cual tampoco es real, como ninguna enfermedad) sino
también la creencia de que es un terrorista, así como de la existencia del
terrorismo. Basta con entregar todas esas creencias a la Vida.

24- Los problemas no existen. Es más, en cuanto al tema del perdón, una clave
es darnos cuenta de que no estamos perdonando hechos reales, sino las
apariencias que vemos (proyecciones de creencias y actitudes inconscientes). O
sea, en realidad no es necesario el perdón, pues nada malo ha sucedido. Nadie ha
hecho algo que merezca el perdón (sólo creemos percibir eso; nos parece ver
motivos -daños, ofensas- pero no son algo real, sino proyecciones mentales).
Cuando despertamos, el perdón se comprende innecesario.

25- Para despertar es necesario perdonar entendiendo el perdón


correctamente: no como perdonar algo que ha sucedido realmente, sino como
entregar a la Vida (a Dios, a la Fuente, a la Unidad, a la Bondad) las apariencias
que nos disturban, a fin de que la Vida disuelva en nuestro propio inconsciente
aquellas creencias y actitudes que provocaron dichas apariencias al ser
proyectadas como si estuvieran "fuera de nosotros". Este perdonar es semejante a
lo que algunas enseñanzas llaman "soltar", o "entregar", o "comprensión"
(comprender que las apariencias no son reales, son como un sueño, y así no
tomarlas tan en serio como para que nos puedan afectar, sino dárselas a la
Unidad sabiendo que Ella disolverá eso que produjo las proyecciones entregadas).
Entregamos a la Vida las apariencias para que la Luz de la Vida nos muestre la
Verdad, y así seamos conscientes de Lo Real, sintiendo la Paz de nuestro Ser, en
cada Momento.

26- Oración de Perdón a uno mismo: Puedes pensar en ti mismo mientras dices
el primero, o tal vez puedes repetirlo mientras te miras al espejo. Ése sería un
momento ideal para pronunciar estas palabras. Repite conmigo:

Soy espíritu inmortal.


Este cuerpo sólo es una imagen.
No tiene nada que ver con lo que yo soy.

27- Oración de Perdón a otro: Memorízalo y díselo mentalmente a los demás


cuando sea apropiado. Obviamente, habrá ocasiones en las que estarás
manteniendo una conversación con alguien. Entonces no te detengas a pensar en
esto y decírselo mentalmente. Lleva una conversación normal. Haz siempre lo
apropiado. No actúes de manera extraña. Cuando no tengas que hablar, y tengas
la oportunidad de enviar estas palabras de tu mente a la otra mente, piensa lo
siguiente. Repite después de mí:

Tú eres espíritu.
Completo e inocente.
Todo está perdonado y olvidado.

28- Decir estas palabras mentalmente a otra persona es un modo de hacer


que sean verdad para ti en tu propia mente inconsciente, y permite al Espíritu
Santo sanar y liberar la culpabilidad inconsciente que te vincula con el universo de
la forma. El secreto de despertar a tu inmortalidad no reside en dominar las cosas
del mundo, sino en tu modo de mirar al mundo.

29- Mejor aplicar que saber: Algunas personas que han estado estudiando Un
Curso de Milagros durante mucho tiempo se consideran muy inteligentes. Piensan
que conocen el significado del Curso. En algunos casos, tal vez lo conozcan, y en
otros casos tal vez no. Sin embargo, lo importante es que tomes tu comprensión
del Curso, cualquiera que sea, y la apliques. El erudito que emplea su
comprensión del Curso para demostrar que es intelectualmente superior a los
demás en realidad no está haciendo el Curso. Para el mundo tiene limitaciones
mentales, alguien con muy poca inteligencia pero que va por la vida mirando a la
gente con amor y sin juzgarles, está progresando más espiritualmente en esta vida
que el intelectual que va por la vida dándose la razón a sí mismo y quitándosela a
otros con respecto al significado de Un Curso de Milagros.

30- No se trata de impresionar al mundo. Lo importante es cómo lo miras. La


Madre Teresa fue un excelente ejemplo. Miraba a todo el mundo con amor y
perdón. En definitiva, su teología no tenía importancia. La mayoría de la gente a la
que atendió a lo largo de su vida no eran miembros de su misma religión. Eso a
ella no le importaba. Ella consideraba que todos eran merecedores del amor de
Dios, sin excepción. No negaba a nadie su amor y perdón. Eran completos y
universales. No juzgaba ni condenaba a nadie. De modo que el Espíritu Santo
curó su mente completamente. Se iluminó y rompió el ciclo de nacimiento y
muerte.

31- Aplicar el Perdón es un camino que conduce directamente al Despertar,


al disolver los obstáculos (creencias conscientes e inconscientes) que bloquean
nuestra experiencia del Amor. La lectura de los libros mencionados (Un Curso de
Milagros, La Desaparición del Universo, Tu Realidad Inmortal) contribuye a que
comprendamos el sueño que hemos inventado y cómo despertar a la Realidad, la
cual es Amor Inmortal. Las ideas que aprendamos deben practicarse, pues la fe
sin obras es de poco beneficio.

32- Vidas pasadas: a veces nos encontramos con personas con las que nuestra
mente inconsciente mantiene resentimientos, a veces sin nosotros saberlo. Este
resentimiento puede estar relacionado con lo que en el sueño (interpretado
linealmente) podría interpretarse como "vidas anteriores", durante las cuales
hubiéramos podido soñar conflictos con esa persona. Perdonarla sabiendo que
esa persona es espíritu completo e inocente, y reconociendo que todo está
perdonado y olvidado, fuere lo que fuere lo que albergue la mente inconsciente,
nos permite liberar eso y reconocer que todos estamos perdonados, pues Dios es
Amor y jamás hubo reproche hacia nadie: todo fue un sueño sin importancia.

33- Todo lo que percibimos como algo limitado es un sueño, algo ilusorio. El
Amor Ilimitado, a todos los Seres sin excepción pues somos Unidos en el
SER, es la Única Realidad existente.

No hay nada separado de ti. No hay nada separado de tu propio ser. Tienes en tu
mano perdonar todo aquello que detectes como aparente (limitado). Los demás
Aspectos del Ser también pueden estar lidiando con sus propias proyecciones (o
no), pero eso no es asunto nuestro hasta que no hayamos deshecho
completamente las nuestras, y después de eso quizás veamos que tampoco hay
nada ahí . Por lo tanto, el enfoque más beneficioso es ocuparte de ti mismo,
sanando (perdonando) todo aquello que veas como irreal, pues al sanarte tú estás
contribuyendo a la Sanación Global, pues todos estamos unidos y compartimos
una misma mente. Puedes entregarle al Espíritu Santo toda apariencia que
aparezca en tu campo de consciencia. Así retornas a la paz, y conforme "los
demás" también entregan sus proyecciones reconocen también la paz que es
nuestro Ser.

Tu ayuda a otros sólo será claramente dirigida cuando hayas deshecho todas tus
proyecciones, y veas sólo lo que el Espíritu Santo ve, y seas una extensión de Él,
proveyendo la ayuda oportuna. Mientras tanto, la mejor ayuda que puedes dar a
otros es perdonar todo (en "ti" y en "otros") y tener una actitud abierta, de
compartir amorosamente, en paz. AHO.