Está en la página 1de 1

URGENCIA PSIQUIÁTRICA-CONDUCTA SUICIDA

A la hora de hacer una valoración inicial en un paciente psiquiátrico en urgencias y con el objetivo
de que esta sea efectiva el medico requiere habilidades para observar, escuchar y analizar para
detectar cualquier síntoma mental o alteraciones del comportamiento que puedan ser un rasgo de
un trastorno psiquiátrico, neurológico que exija internar al paciente.

La valoración realizada por el médico general incluye: La entrevista, la cual debe ser realizada de
manera directa y afectuosa mostrando interés por el paciente con el fin de obtener información
completa respecto al motivo de consulta (comienzo, duración, progresión y exacerbación de los
síntomas), antecedentes personales (trastornos médicos y tratamientos), historia familiar
(trastornos en familiares) y la historia personal y social (rodeado de un ambiente de apoyo); el
examen mental, que incluya conciencia, aspecto y conducta, atención, estado de ánimo y afecto,
lenguaje, memoria, pensamiento, sensopercepción, introspección, juicio y raciocinio y conducta
motora, este junto a la historia clínica le permitirá al médico formular un diagnostico; además el
examen físico, neurológico y los paraclínicos según sean necesarios.

El paciente suicida

La conducta suicida es el comportamiento de auto-agresión con intencionalidad y conocimiento de


lo que se realiza. El suicidio es una conducta prevenible que crea un profundo malestar en familiares
y amigos de la víctima. A la hora de hablar de factores de riego hay que tener en cuenta que estos
varían entre las diferentes culturas pero se denota que es un acto multideterminado: sexo
masculino, edad (picos 45 años en hombres y 65 en mujeres), desempleo, trastornos físicos,
trastornos psiquiátricos (trastornos del estado de ánimo, esquizofrenia, trastorno por el uso de
sustancias, trastornos de personalidad, trastornos de ansiedad).

A la hora de intervenir a un paciente con conducta suicida se hace necesario seguir un proceso
sistemático y ordenado tanto en la anamnesis como en el tratamiento

 Determinar el riesgo de suicidio de la persona


 Establecer una alianza terapéutica entre paciente y médico
 Evitar nuevas conductas autoagresivas
 Definir plan de tratamiento a corto y largo plazo: en caso de un gesto suicida sin
intencionalidad de muerte se puede enviar a casa con estricta supervisión familiar, en caso
de un intento suicida es necesario obtener la estabilidad médica y mantenerlo hospitalizado
hasta que este fuera de peligro para luego ser trasladados a una unidad psiquiátrica para
evaluación, diagnóstico y tratamiento especializado
 Educación a la familia