Está en la página 1de 20

Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

INDICE

CAPÍTULO I
1.- BIOGRAFÍA DE EDGAR ALLAN POE
2.- INICIO DE LA CARREA LITERATURA
3.-MOVIENTE LITERARIA DEL AUTOR
4.- LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA
2.1.-ARGUMENTO
CAPÍTULO II
2.3.- ESCENARIO

PRESOANJES
2.4.-PERSONAJES PRICIPALES

2.5.-PERSONAJES SECUNDARIOS

2.6.- TEMA RPINCIPAL


2.5.- HECHOS EPISODIO

2.5.1- HECHOS PRINCIAPL

2.5.2.- HECHOS SECUANDARIO

2.6.- TIPO DE TEXTO


CAPÍTULO III
3.1.- RELIDAD AMBIENTAL, MORAL, CULTURALL CON
REFRECIA EL ESPACIO Y TIEMPO
3.2.- EL MENSAJE DEL LENGUA JE
los caballeros y las damas de su corte, y con ellos se retiró a una de sus más recónditas
abadías fortificadas. Se trataba de una amplia y magnífica estructura, creación del

3.3.- IDEOLOGÍA DEL AUTOR


3.4.- MENSAJE IMPLÍCITO DE LA OBRA
3.5.- PROPÓSITO DEL AUTOR
CAPÍTULO IV
4.1.- COMETARIO CRÍTICO DEL AUTOR
4.2.- CRÍTICA RESPECTO A LA OBRA FORMAL
4.4.- CRÍTICA RESPECTO A LA OBRA FORMAL
4.5.- CRÍTICA GENERAL

EDGAR ALLAN POE Página 1


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

DEDICATORIA

Quiero dedicarle este trabajo


A Dios que me ha dado la vida y fortaleza
para terminar este investigación,
A mis Padres por estar ahí cuando más los necesité; en
especial a mi madre por su ayuda y constante cooperación y
A mis compañero Momentos más difíciles.

EDGAR ALLAN POE Página 2


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

INTRODUCCIÓN

Durante el transcurso de este trabajo, iremos viendo características típicas del género
del terror dentro del libro “La mascara de la muerte roja” y así intentar comprobar si el
género del terror tiene suficientes características para ser un género dentro del Fantasy,
o es un sub-género del género fantástico.

Edgar Alan Poe nacido en Boston, Massachussets, en 1809, era el segundo de los tres
hijos de un humilde matrimonio de actores, David Poe y Elisabeth Arnold, de
ascendencia irlandesa e inglesa respectivamente. Fue abandonado a los nueve meses por
su padre y a los tres años quedó huérfano de madre, siendo entonces acogido por el
matrimonio formado por francés y John Alan, de Richmond (Virginia). La familia Alan
se mudó a Inglaterra cuando Poe contaba seis años. Allí estudió durante cinco años en
un típico colegio británico de la época y se quedó prendado de los edificios góticos,
plasmándose en su mente. También estuvo por Irvine (Escocia) maravillándole el
folclore escocés. Empezó a leer a Walter Scott, creándole gran influencia, además de
Joseph Addison, Alexander Pope y Ann Radcliffe. Sus libros de cabecera siempre
fueron Ivanhoe y Manfredo de Lord Byron.

EDGAR ALLAN POE Página 3


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

CAPÍTULO I

1.- BIOGRAFÍA DE EDGAR ALLAN POE


Datos básicos del autor Edgar Allan Poe, breve biografía de su vida y listado completo
de sus obras como escritor.
Datos Básicos del Autor:

Nombre completo: Edgar Allan Poe


Lugar de nacimiento: Boston, Massachusetts, Estados Unidos
Fecha de nacimiento: 19 de enero de 1809
Murió: 7 de octubre de 1849
Géneros literarios: Novelas / Poesía / Cuentos
Libros más destacados: Aventuras de Arthur Gordon Pym, más resúmenes...

Biografía
Edgar Allan Poe era hijo de Elizabeth Arlold Poe y David Poe, actores ambulantes de teatro,
quienes lo dejaron huérfano a los dos años. Fue educado por John Allan, un acaudalado hombre
de negocios de Richmond, y de 1815 a 1820 vivió con éste y su esposa en el Reino Unido,
donde comenzó su educación.
Los Allan acogieron al niño, pero nunca lo adoptaron formalmente aunque le dieron el nombre
de "Edgar Allan Poe".
Después de regresar a los Estados Unidos, Edgar Allan Poe siguió estudiando en centros
privados y asistió a la Universidad de Virginia, pero en 1827 su afición al juego y a la bebida le
acarreó la expulsión. Abandonó poco después el puesto de empleado que le había asignado su
padre adoptivo, y viajó a Boston, donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y
otros poemas.
Se enroló luego en el ejército, en el que permaneció dos años. En 1829 apareció su segundo
libro de poemas, Al Aaraf, y obtuvo, por influencia de su padre adoptivo, un cargo en la
Academia Militar de West Point, de la que a los pocos meses fue expulsado por negligencia en
el cumplimiento del deber.
La miseria y el hambre lo acompañaron, por motivos económicos pronto dirigió sus esfuerzos a
la prosa, escribiendo relatos y crítica literaria para algunos periódicos de la época; llegó a
adquirir cierta notoriedad por su estilo cáustico y elegante. Debido a su trabajo, vivió en varias
ciudades: Baltimore, Filadelfia y Nueva York. En Baltimore, en 1835, contrajo matrimonio con
su prima Virginia Clemm, que contaba a la sazón 13 años de edad. En enero de 1845, publicó
un poema que le haría célebre: "El cuervo". Su mujer murió de tuberculosis dos años más tarde.
Aún hundido en la desolación, el autor terminó, en 1849, el poema "Eureka". Con la muerte de
Virginia, la vida de Poe se vino abajo.

EDGAR ALLAN POE Página 4


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

Falleció el 7 de octubre de 1849. Sus últimas palabras fueron "que dios ayude a mi pobre alma".

Obras
Escribió alrededor de sesenta cuentos, además de una serie de poemas, aunque a este género no
le dedicó el tiempo que él hubiera querido, debido a su precaria situación económica. Según
Poe, la máxima expresión literaria era la poesía.
Listado de sus obras:

 El gato negro
 Eureka
 La caída de la casa de Usher
 Las campanas
 El retrato Oval
 La máscara de la muerte roja
 Historias extraordinarias
 El cuervo
 Cuentos de lo grotesco y de lo arabesco
 Los crímenes de la calle Morgue
 Ulalume
 Annabel Lee

2.- INICIO DE LA CARREA LITERATURA

Cuando tenía dos años, la adopción de un acaudalado matrimonio inglés, su


paso cuando niño por el Reino Unido y la miseria que ensombreció su
juventud en Estados Unidos signaron la biografía del escritor.

El poeta francés Charles Baudelaire, admirador de la obra lírica y narrativa


de Edgar Allan Poe, recuerda en un réquiem por el autor estadounidense,
tras su fallecimiento en 1849, el primer golpe del azar en su turbulento
trayecto.

En 1929, de vuelto de un viaje por Grecia y la Unión Soviética, su ingreso a


una academia militar y la ruptura con su padre adoptivo, por razones no
precisadas tras la muerte de la mujer que lo crió, el hambre vistió de
soldado a Edgar Allan Poe. Dos años después y un poemario publicado
ocurrió el episodio que Baudelaire reconstruyó.

EDGAR ALLAN POE Página 5


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

3.-MOVIENTE LITERARIA DEL AUTOR


Cuento gótico

4.- LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA


[CUENTO - TEXTO COMPLETO.]
La “Muerte Roja” había devastado el país durante largo tiempo. Jamás una peste había
sido tan fatal y tan espantosa. La sangre era encarnación y su sello: el rojo y el horror de
la sangre. Comenzaba con agudos dolores, un vértigo repentino, y luego los poros
sangraban y sobrevenía la muerte. Las manchas escarlata en el cuerpo y la cara de la
víctima eran el bando de la peste, que la aislaba de toda ayuda y de toda simpatía, y la
invasión, progreso y fin de la enfermedad se cumplían en media hora.
Pero el príncipe Próspero era feliz, intrépido y sagaz. Cuando sus dominios quedaron
semi despoblados llamó a su lado a mil caballeros y damas de su corte, y se retiró con
ellos al seguro encierro de una de sus abadías fortificadas. Era ésta de amplia y
magnífica construcción y había sido creada por el excéntrico aunque majestuoso gusto
del príncipe. Una sólida y altísima muralla la circundaba. Las puertas de la muralla eran
de hierro. Una vez adentro, los cortesanos trajeron fraguas y pesados martillos y
soldaron los cerrojos. Habían resuelto no dejar ninguna vía de ingreso o de salida a los
súbitos impulsos de la desesperación o del frenesí. La abadía estaba ampliamente
aprovisionada. Con precauciones semejantes, los cortesanos podían desafiar el contagio.
Que el mundo exterior se las arreglara por su cuenta; entretanto era una locura afligirse.
El príncipe había reunido todo lo necesario para los placeres. Había bufones,
improvisadores, bailarines y músicos; había hermosura y vino. Todo eso y la seguridad
estaban del lado de adentro. Afuera estaba la Muerte Roja.
Al cumplirse el quinto o sexto mes de su reclusión, y cuando la peste hacía los más
terribles estragos, el príncipe Próspero ofreció a sus mil amigos un baile de máscaras de
la más insólita magnificencia.
Aquella mascarada era un cuadro voluptuoso, pero permitan que antes les describa los
salones donde se celebraba. Eran siete -una serie imperial de estancias-. En la mayoría
de los palacios, la sucesión de salones forma una larga galería en línea recta, pues las
dobles puertas se abren hasta adosarse a las paredes, permitiendo que la vista alcance la
totalidad de la galería. Pero aquí se trataba de algo muy distinto, como cabía esperar del
amor del príncipe por lo extraño. Las estancias se hallaban dispuestas con tal
irregularidad que la visión no podía abarcar más de una a la vez. Cada veinte o treinta
metros había un brusco recodo, y en cada uno nacía un nuevo efecto. A derecha e
izquierda, en mitad de la pared, una alta y estrecha ventana gótica daba a un corredor
cerrado que seguía el contorno de la serie de salones. Las ventanas tenían vitrales cuya
coloración variaba con el tono dominante de la decoración del aposento. Si, por
ejemplo, la cámara de la extremidad oriental tenía tapicerías azules, vívidamente azules
eran sus ventanas. La segunda estancia ostentaba tapicerías y ornamentos purpúreos, y
aquí los vitrales eran púrpura. La tercera era enteramente verde, y lo mismo los
cristales. La cuarta había sido decorada e iluminada con tono naranja; la quinta, con
blanco; la sexta, con violeta. El séptimo aposento aparecía completamente cubierto de
colgaduras de terciopelo negro, que abarcaban el techo y la paredes, cayendo en
pliegues sobre una alfombra del mismo material y tonalidad. Pero en esta cámara el
color de las ventanas no correspondía a la decoración. Los cristales eran escarlata,
tenían un color de sangre.

EDGAR ALLAN POE Página 6


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

A pesar de la profusión de ornamentos de oro que aparecían aquí y allá o colgaban de


los techos, en aquellas siete estancias no había lámparas ni candelabros. Las cámaras no
estaban iluminadas con bujías o arañas. Pero en los corredores paralelos a la galería, y
opuestos a cada ventana, se alzaban pesados trípodes que sostenían un ígneo brasero
cuyos rayos se proyectaban a través de los cristales teñidos e iluminaban brillantemente
cada estancia. Producían en esa forma multitud de resplandores tan vivos como
fantásticos. Pero en la cámara del poniente, la cámara negra, el fuego que a través de los
cristales de color de sangre se derramaba sobre las sombrías colgaduras, producía un
efecto terriblemente siniestro, y daba una coloración tan extraña a los rostros de quienes
penetraban en ella, que pocos eran lo bastante audaces para poner allí los pies. En este
aposento, contra la pared del poniente, se apoyaba un gigantesco reloj de ébano. Su
péndulo se balanceaba con un resonar sordo, pesado, monótono; y cuando el minutero
había completado su circuito y la hora iba a sonar, de las entrañas de bronce del
mecanismo nacía un tañido claro y resonante, lleno de música; mas su tono y su énfasis
eran tales que, a cada hora, los músicos de la orquesta se veían obligados a interrumpir
momentáneamente su ejecución para escuchar el sonido, y las parejas danzantes cesaban
por fuerza sus evoluciones; durante un momento, en aquella alegre sociedad reinaba el
desconcierto; y, mientras aún resonaban los tañidos del reloj, era posible observar que
los más atolondrados palidecían y los de más edad y reflexión se pasaban la mano por la
frente, como si se entregaran a una confusa meditación o a un ensueño. Pero apenas los
ecos cesaban del todo, livianas risas nacían en la asamblea; los músicos se miraban
entre sí, como sonriendo de su insensata nerviosidad, mientras se prometían en voz baja
que el siguiente tañido del reloj no provocaría en ellos una emoción semejante. Mas, al
cabo de sesenta y tres mil seiscientos segundos del Tiempo que huye, el reloj daba otra
vez la hora, y otra vez nacían el desconcierto, el temblor y la meditación.

Pese a ello, la fiesta era alegre y magnífica. El príncipe tenía gustos singulares. Sus ojos
se mostraban especialmente sensibles a los colores y sus efectos. Desdeñaba los
caprichos de la mera moda. Sus planes eran audaces y ardientes, sus concepciones
brillaban con bárbaro esplendor. Algunos podrían haber creído que estaba loco. Sus
cortesanos sentían que no era así. Era necesario oírlo, verlo y tocarlo para tener la
seguridad de que no lo estaba. El príncipe se había ocupado personalmente de gran parte
de la decoración de las siete salas destinadas a la gran fiesta, su gusto había guiado la
elección de los disfraces.

Grotescos eran éstos, a no dudarlo. Reinaba en ellos el brillo, el esplendor, lo picante y


lo fantasmagórico. Veíanse figuras de arabesco, con siluetas y atuendos incongruentes,
veíanse fantasías delirantes, como las que aman los locos. En verdad, en aquellas siete
cámaras se movía, de un lado a otro, una multitud de sueños. Y aquellos sueños se
contorsionaban en todas partes, cambiando de color al pasar por los aposentos, y
haciendo que la extraña música de la orquesta pareciera el eco de sus pasos.

Mas otra vez tañe el reloj que se alza en el aposento de terciopelo. Por un momento todo
queda inmóvil; todo es silencio, salvo la voz del reloj. Los sueños están helados, rígidos
en sus posturas. Pero los ecos del tañido se pierden -apenas han durado un instante- y
una risa ligera, a medias sofocada, flota tras ellos en su fuga. Otra vez crece la música,
viven los sueños, contorsionándose al pasar por las ventanas, por las cuales irrumpen los
rayos de los trípodes. Mas en la cámara que da al oeste ninguna máscara se aventura,
pues la noche avanza y una luz más roja se filtra por los cristales de color de sangre;
aterradora es la tiniebla de las colgaduras negras; y, para aquél cuyo pie se pose en la

EDGAR ALLAN POE Página 7


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

sombría alfombra, brota del reloj de ébano un ahogado resonar mucho más solemne que
los que alcanzan a oír las máscaras entregadas a la lejana alegría de las otras estancias.

Congregábase densa multitud en estas últimas, donde afiebradamente latía el corazón de


la vida. Continuaba la fiesta en su torbellino hasta el momento en que comenzaron a
oírse los tañidos del reloj anunciando la medianoche. Calló entonces la música, como ya
he dicho, y las evoluciones de los que bailaban se interrumpieron; y como antes, se
produjo en todo una cesacion angustiosa. Mas esta vez el reloj debía tañer doce
campanadas, y quizá por eso ocurrió que los pensamientos invadieron en mayor número
las meditaciones de aquellos que reflexionaban entre la multitud entregada a la fiesta. Y
quizá también por eso ocurrió que, antes de que los últimos ecos del carrillón se
hubieran hundido en el silencio, muchos de los concurrentes tuvieron tiempo para
advertir la presencia de una figura enmascarada que hasta entonces no había llamado la
atención de nadie. Y, habiendo corrido en un susurro la noticia de aquella nueva
presencia, alzóse al final un rumor que expresaba desaprobación, sorpresa y, finalmente,
espanto, horror y repugnancia. En una asamblea de fantasmas como la que acabo de
describir es de imaginar que una aparición ordinaria no hubiera provocado semejante
conmoción. El desenfreno de aquella mascarada no tenía límites, pero la figura en
cuestión lo ultrapasaba e iba incluso más allá de lo que el liberal criterio del príncipe
toleraba. En el corazón de los más temerarios hay cuerdas que no pueden tocarse sin
emoción. Aún el más relajado de los seres, para quien la vida y la muerte son
igualmente un juego, sabe que hay cosas con las cuales no se puede jugar. Los
concurrentes parecían sentir en lo más hondo que el traje y la apariencia del
desconocido no revelaban ni ingenio ni decoro. Su figura, alta y flaca, estaba envuelta
de la cabeza a los pies en una mortaja. La máscara que ocultaba el rostro se parecía de
tal manera al semblante de un cadáver ya rígido, que el escrutinio más detallado se
habría visto en dificultades para descubrir el engaño. Cierto, aquella frenética
concurrencia podía tolerar, si no aprobar, semejante disfraz. Pero el enmascarado se
había atrevido a asumir las apariencias de la Muerte Roja. Su mortaja estaba salpicada
de sangre, y su amplia frente, así como el rostro, aparecían manchados por el horror
escarlata.

Cuando los ojos del príncipe Próspero cayeron sobre la espectral imagen (que ahora,
con un movimiento lento y solemne como para dar relieve a su papel, se paseaba entre
los bailarines), convulsionóse en el primer momento con un estremecimiento de terror o
de disgusto; pero inmediatamente su frente enrojeció de rabia.

-¿Quién se atreve -preguntó, con voz ronca, a los cortesanos que lo rodeaban-, quién se
atreve a insultarnos con esta burla blasfematoria? ¡Apodérense de él y desenmascárenlo,
para que sepamos a quién vamos a ahorcar al alba en las almenas!

Al pronunciar estas palabras, el príncipe Próspero se hallaba en el aposento del este, el


aposento azul. Sus acentos resonaron alta y claramente en las siete estancias, pues el
príncipe era hombre temerario y robusto, y la música acababa de cesar a una señal de su
mano.

Con un grupo de pálidos cortesanos a su lado hallábase el príncipe en el aposento azul.


Apenas hubo hablado, los presentes hicieron un movimiento en dirección al intruso,
quien, en ese instante, se hallaba a su alcance y se acercaba al príncipe con paso sereno
y cuidadoso. Mas la indecible aprensión que la insana apariencia de enmascarado había

EDGAR ALLAN POE Página 8


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

producido en los cortesanos impidió que nadie alzara la mano para detenerlo; y así, sin
impedimentos, pasó éste a un metro del príncipe, y, mientras la vasta concurrencia
retrocedía en un solo impulso hasta pegarse a las paredes, siguió andando
ininterrumpidamente pero con el mismo y solemne paso que desde el principio lo había
distinguido. Y de la cámara azul pasó la púrpura, de la púrpura a la verde, de la verde a
la anaranjada, desde ésta a la blanca y de allí, a la violeta antes de que nadie se hubiera
decidido a detenerlo. Mas entonces el príncipe Próspero, enloquecido por la ira y la
vergüenza de su momentánea cobardía, se lanzó a la carrera a través de los seis
aposentos, sin que nadie lo siguiera por el mortal terror que a todos paralizaba. Puñal en
mano, acercóse impetuosamente hasta llegar a tres o cuatro pasos de la figura, que
seguía alejándose, cuando ésta, al alcanzar el extremo del aposento de terciopelo, se
volvió de golpe y enfrentó a su perseguidor. Oyóse un agudo grito, mientras el puñal
caía resplandeciente sobre la negra alfombra, y el príncipe Próspero se desplomaba
muerto. Poseídos por el terrible coraje de la desesperación, numerosas máscaras se
lanzaron al aposento negro; pero, al apoderarse del desconocido, cuya alta figura
permanecía erecta e inmóvil a la sombra del reloj de ébano, retrocedieron con
inexpresable horror al descubrir que el sudario y la máscara cadavérica que con tanta
rudeza habían aferrado no contenían ninguna figura tangible.

Y entonces reconocieron la presencia de la Muerte Roja. Había venido como un ladrón


en la noche. Y uno por uno cayeron los convidados en las salas de orgía manchadas de
sangre y cada uno murió en la desesperada actitud de su caida. Y la vida del reloj de
ébano se apagó con la del último de aquellos alegres seres. Y las llamas de los trípodes
expiraron. Y las tinieblas, y la corrupción, y la Muerte Roja lo dominaron todo.

CAPÍTULO II
2.1.-ARGUMENTO

EDGAR ALLAN POE Página 9


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

La historia tiene lugar en la abadía almenada del "intrépido, feliz y sagaz" príncipe
Próspero. Próspero y otros 1000 nobles se han refugiado en esta abadía para escapar de
la muerte roja, una terrible plaga con síntomas espantosos que se ha extendido sobre la
tierra. Las víctimas son superados por los "dolores agudos", "mareo repentino", y
hematidrosis, y mueren en menos de media hora. Próspero y su corte son indiferentes a
los sufrimientos de la población en general; tienen la intención de esperar el fin de la
plaga en el lujo y la seguridad detrás de las paredes de su refugio, después de haber
soldado las puertas cerradas.

Una noche, tras seis meses de aislamiento, Próspero tiene un baile de máscaras para
entretener a sus invitados en siete habitaciones de colores de la abadía. Cada una de las
primeras seis habitaciones está decorada e iluminada por unos braseros colocados justo
delante de las ventanas, dando un color específico: azul, púrpura, verde, naranja, blanco
y violeta. La última sala está decorada en negro y está iluminada por una luz escarlata,
"un color oscuro de sangre". Debido a esta pareja de enfriamiento de colores, muy
pocos huéspedes son lo suficientemente valientes como para aventurarse en la séptima
habitación. La misma habitación es la ubicación de un gran reloj de ébano que
ominosamente resuena cada hora, en la que todos dejan de hablar o bailar, y la orquesta
deja de tocar. Una vez que el reloj deja de repicar, se reanuda inmediatamente la
mascarada.

2.3.- ESCENARIO

El lugar dónde se desarrolla la historia es una construcción de gran envergadura,


rodeada por un grueso y alto muro, con puertas de hierro cuyos cerrojos habían sido
sellados. En su interior había todo lo necesario para que el príncipe y sus invitados
vivieran a sus anchas.

Poe describe con magistrales pinceladas el estilo gótico del palacio, los exuberantes
siete salones que poseía, las decoraciones extravagantes, los lujos que se daban y hace
hincapié en la forma desbocada en que se regocijaban los que allí moraban.

PRESOANJES
2.4.-PERSONAJES PRICIPALES

EDGAR ALLAN POE Página 10


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

El Principe (Maxi)

La Muerte (emma)

2.5.-PERSONAJES SECUNDARIOS
Favio

Fausto

Bufon (Victor)

Bailarinas (Geo y Pampita)

2.6.- TEMA RPINCIPAL


El tema principal del relato es: la inevitable llegada de la muerte. Y quien mejor
que Edgar Allan Poe para tratar un asunto tan sensible, pues para el momento en que
escribió “La Máscara de la Muerte Roja” ya había sufrido la pérdida de varios de sus
seres queridos.
El príncipe Próspero por más que se confinó en aquella magnifica y “segura” fortaleza,
no pudo escaparse de la muerte. Incluso en un día tan feliz como el del baile de
máscaras, la muerte puede llegar. Y aunque es sorpresiva, siempre está entre nosotros,
cercana y enmascarada.

Muestra lo débiles y frágiles que somos ante la muerte. No hay ser humano que no
tiemble ante ella.

Se afirma que, los colores de los siete salones en que bailaban los nobles invitados del
príncipe, representan las diferentes etapas de la vida humana. Y el reloj con su tic tac, y
sus campanadas estrepitosas que paralizaban la música, representa la cuenta regresiva
que nunca se detiene, y que nos llevará hacia los brazos de la muerte.

Otros temas inmersos son:

 La indiferencia de los que pertenecen a los altos estratos sociales. Viven aislados, a
oídos sordos del padecimiento de su prójimo, mientras ellos derrochan.
 La vanidad del ser humano, que a veces llega a rozar la estupidez.
 El desperdicio de la juventud y la vigorosidad.
 La banalidad.
Para mí estamos ante la presencia de un relato fascinante, con una narrativa descriptiva
directa, de ágil lectura, que sumerge al lector en una oscura pesadilla que por momentos
es repulsiva y lleva al horror. Lo pasea a su antojo, por los amplios salones del palacio
con una facilidad impecable.

2.5.- HECHOS EPISODIO

Se filmó una película basada en el cuento Poe, llamada también La máscara de la


muerte roja (1964), protagonizada por Vincent Price y Hazel Court. La banda

EDGAR ALLAN POE Página 11


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

noruega Theatre of Tragedy incluyó partes de los diálogos de esta película en la


canción "And when He Falleth", de su disco Velvet Darkness They Fear (1996).
La banda española "Opera Magna" incluye una canción con el mismo título
basada en cuento en su álbum "Poe" (2010). La banda de rock gótico mexicana
Tétrico Romance lanza en (2015) su primer sencillo titulado "Sangre" basada en
el cuento, incluyendo la última línea de la narración en el intermedio de la
canción. Asimismo la banda salvadoreña "Clair de Lune" lanzó su canción
"Victims of Selfishness" (2014) cuya letra está basada en el cuento y también
utilizó la ilustración realizada por Harry Clarke como portada del sencillo,
mientras que la banda peruana de rock psicodélico The Dead-End Alley Band,
incluye una alusión al cuento en el sencillo Devil's Mask, de su segunda
producción Odd Stories (2014), aunque en el álbum, la máscara de calavera es
gráficamente representada con la máscara de la popular diablada del altiplano,
mientras que en las líricas, la "Muerte Roja" es reemplazada con una sobredosis
de ácidos y alucinógenos. También, en el reconocido musical de Andrew Lloyd
Webber, durante una de sus canciones titulada "Masquerade" cuando la multitud
está terminando la alegre canción se muestra en el punto más alto de las escaleras
al fantasma disfrazado de la Muerte Roja.

El autor estadounidense Robert E. Weinberg publicó una trilogía de novelas


sobre vampiros titulada "La Mascarada de la Muerte Roja", perteneciente a la
colección "Mundo de Tinieblas" de "Vampiro: La Mascarada".

2.5.1- HECHOS PRINCIAPL

La Muerte Roja: Era una peste muy mortífera y horrible. La sangre era su emblema y
esta estaba devastando con todo el país. Sus características eran sentir dolores agudos y
un vértigo repentino y luego sudabas abundante sangre, todo esto pasaba en media hora
y se contagiaba rápidamente.

2.5.2.- HECHOS SECUANDARIO

EDGAR ALLAN POE Página 12


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

Lo que transforma este conjunto de símbolos en una alegoría, sin embargo, es el


tratamiento simbólico adicional del ciclo de vida de veinticuatro horas: se traduce al
reino de los seres humanos. Esta progresión de este a oeste, realizada por Próspero y el
invitado misterioso, simboliza el viaje humano desde el nacimiento hasta la muerte.

Edgar Allan Poe crea la última sala negra como el siniestro punto final, la habitación
que los invitados temen justo cuando temen a la muerte. El reloj que preside esa
habitación también recuerda a los invitados el juicio final de la muerte. El sonido cada
hora de las campanas es un recordatorio del paso del tiempo, inexorable y en última
instancia personal.

2.6.- TIPO DE TEXTO


Impreso en periódico

CAPÍTULO III

EDGAR ALLAN POE Página 13


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

3.1.- RELIDAD AMBIENTAL, MORAL, CULTURALL CON


REFRECIA EL ESPACIO Y TIEMPO

El espacio en el que el texto La Máscara de la Muerte Roja de Edgar Allan Poe se


desarrolla, es en una abadía, situándonos en la época medieval; Sin embargo, la mayor
parte de la historia se desarrolla en siete salones, cada uno con una característica
especial.
El cuento "La mascara de la muerte roja" de Edgar Allan Poe nos sitúa en la época de la
Edad Media por que hay príncipes, damas de honor, caballeros y están encerrados en
una abadia
Un cuento envuelto en un ambiente de terror y desesperación
sentimientos más
intensos tras las
campanadas de un macabro reloj.
En el texto "La mascara de la muerte roja", el reloj asuta al príncipe y a los cortesanos
porque, a cada hora que pasaba, era un recordatorio de una muerte rápida y sangrienta, y
que nadie escaparía de ella.
Miedo a la muerte
En este cuento se puede apreciar el incontrolable deseo del príncipe por burlar a la
muerte.

3.2.- EL MENSAJE DEL LENGUA JE

Este cuento es un tanto macabro, sin embargo deja una gran enseñanza y es parte de las
artimañas que se utilizan en el manejo del poder. Es recomendable que la colectividad
aprenda que hay mas allá de lo que ven sus ojos y oyen sus oídos en un discurso, en una
declaración y en un regalo fugaz.

“Desde hacía mucho tiempo que la “Muerte Roja” venía devastando el país. Nunca
hubo pestilencia tan fatal ni tan terrible. Su característica y sello era la sangre, el rojo
color y el horror de la sangre. Ocasionaba dolores agudos y vértigo repentino, y luego
profusas hemorragias de los poros, con disolución de los tejidos… Y el ataque, la
evolución y el desenlace de la enfermedad se producían en menos de una hora. Pero el
príncipe Próspero era feliz, intrépido y sagaz. Cuando la mitad de su reino ya había
quedado despoblada, convocó a un millar de amigos robustos y despreocupados de entre
los caballeros y las damas de su corte, y con ellos se retiró a una de sus más recónditas
abadías fortificadas. Se trataba de una amplia y magnífica estructura, creación del
excéntrico e imponente gusto del príncipe. Una alta y gruesa muralla rodeaba el lugar.
Esa muralla tenía grandes puertas de hierro. Cuando estuvieron todos dentro, los
cortesanos llevaron braseros y pesados martillos y soldaron los cerrojos y las fallebas.
Estaban decididos a impedir el ingreso y también a evitar que alguien, en un repentino
impulso de desesperación o frenesí, pudiese salir. La abadía era amplia y se hallaba
bien provista. Con estas precauciones, los cortesanos podrían desafiar el mal y evitar el
contagio. Que el mundo exterior cuidara de sí mismo. Entre tanto, era una tontería
preocuparse o pensar en el peligro.
El príncipe había llevado todo lo necesario para divertirse y disfrutar de los placeres de
la vida. Había bufones, imitadores, bailarinas de ballet y músicos. Había belleza y había

EDGAR ALLAN POE Página 14


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

vino. Todo esto, más la seguridad, era lo que había dentro de los muros de la abadía.
Afuera rondaba la “Muerte Roja”.

3.3.- IDEOLOGÍA DEL AUTOR


L a Máscara de la Muerte Roja
y su correspondencia con la civilización occidental

3.4.- MENSAJE IMPLÍCITO DE LA OBRA


Próspero y otros 1000 nobles se han refugiado en esta abadía para escapar de la muerte
roja, una terrible plaga con síntomas espantosos que se ha extendido sobre la tierra. Las
víctimas son superados por los "dolores agudos", "mareo repentino", y hematidrosis, y
mueren en menos de media hora.

3.5.- PROPÓSITO DEL AUTOR

LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA.


Un cuento del escritor estadounidense Edgar Allan Poe publicado por primera
vez en 1842.

La cual sigue algunas tradiciones de la narrativa gótica que nos muestra a


menudo una alegoría acerca de lo inevitable de la muerte.
Erase una vez...
La historia nos lleva a una región, cuyos habitantes estaban siendo afectados por
una terrible pandemia, “la Muerte Roja”, caracterizada por un horrible
sufrimiento y una perdida de sangre.

El Príncipe Próspero, gobernador de este reino, decidió refugiarse, con sus


amigos y cortesanos y se abasteció a la abadía con todo tipo de diversiones,
desde bufones y bailarines, como comida y vino.
Un invitado raro llega a la fiesta vestido de rojo, al príncipe le asusta su
vestimenta y le exige se quite la máscara. Corre por las habitaciones y lal
encontrarse frente a frente, el príncipe muere.

CAPÍTULO IV
EDGAR ALLAN POE Página 15
Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

4.1.- COMETARIO CRÍTICO DEL AUTOR

Hay que entender su intención para apreciarlo y valorarlo como se debe: como
parodia de cuento de hadas resulta magnífico y brevemente aterrador, abordando
el tema de las pandemias que azotaban al mundo en aquella época. Uno de los
mejores cuentos de Poe, en mi opinión.

4.2.- CRÍTICA RESPECTO A LA OBRA FORMAL

La máscara de la muerte roja es una obra del escritor y poeta norteamericano


Edgar Allan Poe (1809 – 1849), siendo su especialidad el cuento corto ficcional y
de horror psicológico. Este cuento, aunque difícilmente su "obra maestra", es sin
embargo un relato sumamente bueno y profundo. Como en todo cuento escrito
por el poetista estadounidense, destacan los elementos de horror, lo grotesco y
siniestro. Expresiones como: "Comenzaba con agudos dolores, un vértigo
repentino, y luego los poros sangraban y sobrevenía la muerte." o "Su mortaja
estaba salpicada de sangre, y su amplia frente, así como el rostro, aparecía
manchado por el horror escarlata." son expresiones características de los cuentos
de Poe, son muy descriptivas y gráficas sobre todo cuando se refiere a lo
asqueroso y violento. Esto es casi seguramente debido a los traumas que sufrió
en su infancia, al tener que sobrellevar la muerte de ambos de sus padres a una
edad muy temprana, su adicción al alcohol y otras substancias nocivas, y la
muerte prematura de su esposa. Todos estos traumas son expresados de alguna
manera simbólica en sus obras y esta no es la excepción, en este caso el hablar
sobre la "Muerte Roja" y el hecho de que a pesar de los intentos del Príncipe de
escapar de ella, reflejan los pensamientos y sentimientos de Poe; quien sufría de
depresión y tenia tendencias suicidas. El veía la vida de una forma triste y opaca.
Al igual que el autor el príncipe gozaba un amor por lo extraño. Edgar Allan Poe
era conocido por vivir de los excesos, que admitió usó para aislarse de las penas
que en el mundo le acechaban. Tales consumos lo llevaron por caminos peores
entre ellos fracaso empresarial, personal y eventualmente, su muerte. "Y las
tinieblas, y la corrupción, y la Muerte Roja lo dominaron todo." Creo que esta
linea, la final de este cuento, representa como en la vida de Edgar reinaba todo lo
malo y lo triste, desde el momento en que nació hasta el día de su muerte, su vida
fue gobernada por la desesperación, soledad y la muerte.

4.4.- CRÍTICA RESPECTO A LA OBRA FORMAL

EDGAR ALLAN POE Página 16


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

‘La máscara de la muerte roja’ tiene las mismas virtudes y defectos que
podíamos encontrar en ‘El péndulo de la muerte’, esto es: un gran Vicent Price
que se hace el amo y señor del film, y una puesta en escena “más teatrera” si cabe
que la vista en el film de 1961. Y es que no podemos obviar que estas cintas son
por así decirlo “hijas de su tiempo”, esto es, películas de serie B de los años 60.
Aún con todo, para mi, guardan un encanto que no creo que pierdan nunca, y su
visionado se convierte para el que escribe estas líneas en un apreciable rato de
cine de otro tiempo.

En la película que hoy nos ocupa, Roger Corman pone en primera plana el debate
“Diablo Vs Dios”. Un debate que se plantea desde casi el inicio del film y hasta
su final. Un debate en el que los oponentes son: por un lado, el Príncipe Próspero
como valedor de Satán y en menor medida su otrora amante Juliana. Y, por el
otro lado, la aldeana Francesca que se alza como defensora de Dios.

4.5.- CRÍTICA GENERAL

Estamos ante una auténtica joya del cine de terror. Esto que voy a decir es una
suposición mía, pero estoy seguro que esta peli para la inmensa mayoría de
satanistas y sectas de dudoso honor, sera una pieza de culto encumbrada a los
altares.Y es que el tridente que sostiene a este film es: La absoluta creencia de
que Dios existe, pero que indudablemente está muerto (Price da infinidad de
explicaciones al respecto a lo largo de la peli). Dos: Que Satán es el verdadero
¨Dios¨ al que todos deben rendirle pleitesía. Y cuanto más malvado seas -como
Próspero- más te beneficiarás de su simpatía y favores varios. Tres: Esta quizá
sea la auténtica moraleja de todo: Que la muerte, más tarde o temprano, nos
llevará a todos por igual. Independientemente de que haya un Dios o no. Ese
final con siete Muertes distintas hablando entre si, creo que lo resume todo.
Absolutamente fantástica

CONCLUSIÓN

EDGAR ALLAN POE Página 17


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

No importa lo que hagas si te escondes ella te encontará tarde o temprano, vendrá por
todos. La posición económica no le importa o si eres grande, fuerte, veloz etc.
Miéntras no nos llegue hay que vivir la vida al máximo día a día como si fuera el último
porque no sabemos si la "Muerte Roja" nos arrebate la vida en cualquier
momento.clusion : No importa lo que hagas si te escondes ella te encontará tarde o
temprano, vendrá por todos. La posición económica no le importa o si eres grande,
fuerte, veloz etc.
Miéntras no nos llegue hay que vivir la vida al máximo día a día como si fuera el último
porque no sabemos si la "Muerte Roja" nos arrebate la vida en cualquier momento.

EDGAR ALLAN POE Página 18


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

BIBLIOGRAFÍA

 https://albalearning.com/audiolibros/poe/lamascara-sp.html
 http://lamascaragrupoo104equipo4.blogspot.com/p/c.html
 https://ciudadseva.com/texto/la-mascara-de-la-muerte-roja/
 https://es.wikipedia.org/wiki/La_m%C3%A1scara_de_la_muerte_roja

• Biografía en wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Edgar_Allan_Poe <online> el día


03/11/07

• Para obtener las citas utilizamos la traducción del libro por parte de Julio Cortázar

• Información de Scream: http://es.wikipedia.org/wiki/Scream <Online>

• Utilizamos la imagen de: http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Edgar_Allan_Poe_2.jpg


<Online>

 https://albalearning.com/audiolibros/poe/lamascara-sp.html
 http://lamascaragrupoo104equipo4.blogspot.com/p/c.html
 https://ciudadseva.com/texto/la-mascara-de-la-muerte-roja/

EDGAR ALLAN POE Página 19


Monografía: “La Máscara de la Muerte Roja”

ANEXOS
El alcance de la influencia del escritor estadounidense Edgar Allan Poe (1809—1849),
según remarcan todos los estudiosos, es inabarcable, y no sólo en la literatura de su país.
El escritor argentino Jorge Luis Borges, en el prólogo correspondiente a Poe de su
"Biblioteca Personal" (1988), afirma: «La literatura actual es inconcebible sin Whitman
y sin Poe.»1 A través de la literatura, su influencia se extiende a otros campos: el cine,
el cómic, la pintura, etc.

En los mismos Estados Unidos inspiró a escritores como Mark Twain, Herman
Melville, Ambrose Bierce, gran especialista de lo macabro, Ray Bradbury, y sobre todo
por su tenebrismo a Howard Phillips Lovecraft. La Mystery Writers of America es una
organización que premia al mejor escritor de misterio cuyos galardones son llamados
"Edgars".La otra gran influencia fue hacia los simbolistas franceses, encabezados por
Charles Baudelaire2(uno de los llamados "poetas malditos") , el cual tradujo cinco
volúmenes suyos, Victor Hugo,3 Lautréamont,4 Verlaine, Rimbaud, Valéry, Mallarmé,
el cual le dedicó poemas, y Proust. Además de Guy de Maupassant, gran especialista
también del relato corto e intenso y el gran autor de la ciencia ficción Julio Verne,5 gran
admirador de Poe.

Ilustración de Aubrey Beardsley para Los crímenes de la calle Morgue de Poe.

En cuanto a los victorianos, en este punto cabría destacar a los grandes especialistas del
género macabro como el ya mencionado Robert Louis Stevenson tanto que fue fuente
de inspiración de "El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde", Montague Rhodes
James, Arthur Machen, Oscar Wilde en su novela El retrato de Dorian Gray y al autor
de ciencia ficción Herbert George Wells. Además su personaje de Auguste Dupin, el
detective ficticio de Poe en Los crímenes de la calle Morgue, sirvió de inspiración a
Arthur Conan Doyle para su Sherlock Holmes.

En España influyó mucho a Pío Baroja6 y a Blasco Ibáñez.7

En la literatura latinoamericana, contó con la admiración de algunos de los autores


modernistas. Rubén Darío le dedicó uno de los artículos de su libro Los raros y fue
modelo a imitar para el cuentista uruguayo Horacio Quiroga. También los escritores
argentinos le admiraron: Julio Cortázar tradujo su prosa completa magistralmente y,
Jorge Luis Borges le consagró algún cuento y varios ensayos. El escritor colombiano
Andrés Caicedo se declaraba fuertemente influenciado por Poe y le dedicó varios
relatos, entre ellos una versión moderna de Berenic

EDGAR ALLAN POE Página 20