Está en la página 1de 3

INFORMÁTICA JURÍDICA

1.1. INFORMÁTICA JURÍDICA DE GESTIÓN Y CONTROL

Aun cuando la Informática Jurídica Documentaria es la más importante y desarrollada,


no es la única. Desde hace tiempo se han desarrollado otros sectores que están en
continua evolución. Uno de ellos es la llamada Informática Jurídica de Control y
Gestión que abarca los ámbitos jurídicos—administrativo, judiciales, registrales y
despachos de abogados

Esta rama de la informática jurídica está encaminada a organizar y controlar la


información jurídica de documentos, expedientes, libros, etc., ya sea mediante la
aplicación de programas de administración que permitan crear identificadores y
descriptores para la clasificación de dicha información.

La informática jurídica de gestión, que también es conocida como de administración y/o


control, es utilizada en tribunales, despachos, notarías, entre otras oficinas jurídicas (de
ahí también el nombre de ofimática), que se utiliza sobre todo para llevar el seguimiento
de trámites y procesos con el objeto de mantener actualizada la información y llevar un
buen control de la misma.

Miguel López Muñiz Goñi hace una división de esta rama de la siguiente manera:

a) Registral: que se ocupa de todos los tipos de registros, sean públicos o privados.

b) Operacional: trata de facilitar la actuación de las oficinas relacionadas con el


derecho, tanto a nivel público, como privado.

c) Decisional: es la utilización de modelos predefinidos para la adecuada solución


de casos específicos y concretos
Ejemplos:

1.1.1. DESPACHOS Y NOTARÍAS:

La Informática Jurídica también ha ganado terreno en otras profesiones jurídicas como


la de los notarios y abogados en aquello que podríamos conceptualizar como
una Ofimática Jurídica (automatización de oficinas o despachos jurídicos).

En los despachos de abogados se pueden simplificar, mediante el uso de sistemas


automatizados, diversas labores en el ejercicio del Derecho.

Lo más importante de esto es que dicha modernización permite a los abogados


dedicarse a actividades jurídicas de contenido creativo, crítico e interpretativo tan
olvidadas y afines a su profesión, lo cual motiva un enriquecimiento del Derecho, tan
necesario en estos tiempos.

1.1.2. ADMINISTRACIÓN PÚBLICA:

Mediante la adecuada aplicación de la Informática Jurídica de Control y Gestión se


puede lograr un mejoramiento sustancial de las estructuras jurídico—administrativas y
los sistemas de operación, medida indispensable para que las entidades del sector
público, a través de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, alcancen sus objetivos
sociales (justicia y bien común) apoyados en el empleo de la tecnología moderna.

1.1.3. ÓRGANOS JURISDICCIONALES:

Este tipo de aplicación ha dado lugar a la llamada Informática Judicial (aplicación de la


informática en los órganos jurisdiccionales), con un enorme desarrollo en la actualidad.
Los ejemplos de actividades automatizadas a nivel de la judicatura son numerosos y
variados: desde la formulación agendaria de jueces y magistrados hasta la redacción
automática de textos jurídicos a manera de sentencias. Uno de los ejemplos más
simples y concretos lo constituyen la aceptación, registro e indicación de competencia y
seguimiento de los expedientes. En un futuro no muy lejano ya no será tan necesaria la
“visita” a los tribunales para conocer el estado de los asuntos, ya que todo podrá ser
consultable vía telemática.
1.2. OFICINAS VIRTUALES

“la oficina virtual representa una importante posibilidad de mejorar la productividad en


las oficinas y de reducir el costo operacional”

LA OFICINA VIRTUAL

Una Oficina Virtual es un espacio virtual en el que pueden desarrollarse actividades


similares a las de una Oficina. Pone al alcance de los teletrabajadores las herramientas
y recursos para que puedan ofrecer sus servicios a través de la plataforma tecnológica
de teletrabajo, lo cual puede llegar a ser mucho más eficiente, ya que los clientes pueden
acceder a la información o servicios las 24 horas del día. En la misma pueden
administrar la relación con sus clientes a través de las herramientas de
telecomunicaciones.

Esencial y técnicamente la oficina virtual, no es más que la unión de un computador


generalmente portátil, con capacidad para comunicaciones, un teléfono digital móvil,
software de red, componentes multimedia y algunos programas específicos según la
labor que desempeña el trabajador. Pero este pequeño equipo permite a los
trabajadores realizar las labores desde su casa, automóvil o donde a bien lo crean
conveniente. Esta situación trae consigo un cambio radical en las pautas de trabajo, y
revoluciona el mundo empresarial y profesional, con incrementos de productividad y
ahorro de tiempo y dinero.

También podría gustarte