Está en la página 1de 19

GUÍA PARA EL MANEJO ADECUADO DE PLAGUICIDAS

EN ALMACENES DE GRANOS
Guadalupe López Mérida, Sandra Delgado Merchán y Sabino Salas Castillo

Almacenadora Sur S.A. de C.V. – ICA


Benjamín Franklin No. 132, 3er. Piso, col. Escandón
C.P. 11800, México D.F.
Tel. : 53. 26. 66.00 ext. 6397,6398. Fax: 52. 38. 60. 51
armida.arevila@ica.com.mx, sabino.salas@ica.com.mx

RESUMEN

El desarrollo de la agricultura ha estado ligado al control de plagas que atacan


principalmente a los productos básicos del sector alimenticio, produciendo daños en la
calidad del producto y perdidas económicas, estos factores impulsaron el desarrollo de
plaguicidas y métodos de fumigación, especialmente en productos almacenados. Sin
embargo, un inadecuado manejo de estas sustancias no sólo puede reducir la calidad
del producto sino también generar efectos adversos en el hombre y al ambiente; debido
a sus propiedades toxicológicas, persistentes y bioacumulables.

Por lo anterior y con el fin de prevenir, disminuir y controlar riesgos en almacenes de


productos agrícolas, es fundamental emplear procedimientos como la relación dosis -
efecto, que permite evaluar el grado de afectación de estas sustancias, dicha
información puede complementarse sobre todo sí se evalúa el período de exposición
real, que pueda ocurrir a lo largo de su ciclo de vida, considerando los siguientes
aspectos:

• Determinar de forma exacta el volumen requerido, para evitar la acumulación


innecesaria.
• Monitorear la concentración del fumigante, a través de instrumentos certificados
específicamente en el uso del plaguicida empleado.
• Elaborar periódicamente el inventario de producto a fumigar.
• Etiquetar, manejar y almacenar los envases en lugares frescos, sombreados y bien
ventilados.
• Disposición adecuada de envases

Estas acciones permitirán que el personal responsable de las áreas de conservación en


almacenadoras de granos, alcancen un manejo sustentable de los plaguicidas, bajo
condiciones de seguridad e higiene.
INTRODUCCIÓN

El crecimiento constante de la población es un factor responsable del aumento de la


demanda de productos básicos como: maíz, soya, sorgo y arroz , lo cual ha obligado a
buscar y desarrollar tecnologías para aumentar la conservación de los granos.

Como otros productos, los granos almacenados están expuestos al ataque de plagas,
principalmente insectos, hongos, aves y roedores; debido a factores como: la humedad,
temperatura, disposición de alimento y ausencia de enemigos naturales, favorecen su
adaptación y abundante proliferación, por lo que son organismos que tienen una alta
tasa de reproducción y su presencia en el ámbito comercial se considera objetable
debido a daños y mermas que producen, por tal motivo se han investigado y aplicado
diversos métodos para su combate y control; sin embargo, son relativamente pocos los
productos que pueden utilizarse con confianza para su control, se trata en esencia de
una gama limitada de insecticidas persistentes y fumigantes no persistentes, los cuales
suelen presentarse de forma liquida y gaseosa.

Los productos más comúnmente usados para esta técnica son el fosfuro de aluminio,
bromuro de metilo y cloropicrina, los cuales son de uso restringido por la Comisión
Intersecretarial para el Control de Proceso y uso de Plaguicidas, Fertilizantes y
Sustancias Tóxicas (CICLOPAFEST);.debido principalmente a sus características
altamente tóxicas, deben ser manejados con medidas de seguridad adecuadas, a fin de
cumplir el objetivo de la fumigación.

Estos productos se han utilizado amplia e intensamente en casi todos los países del
mundo, que a permitido generar conciencia de que los plaguicidas constituyen un
recurso valioso para el control de plagas, sin embargo, para reducir su riesgo por
intoxicación, se deben minimizar las cantidades empleadas y el número de aplicaciones
deben utilizarse con mayor conocimiento y prudencia, bajo estas circunstancias el
presente trabajo proporciona un guía básica de acciones de supervisión, certificación y
conservación de acuerdo a los métodos de fumigación autorizados por la SAGAR Y
CICOPLAFEST; con el propósito de dar a conocer los procedimientos técnicos de
fumigación con fosfuro de aluminio, a través de una aplicación preventiva que considere
la dosis, tiempo de exposición y tipos de fumigación, así como los riesgos sobre el uso
y medidas de seguridad para la prevención y control de contingencias laborales y
ambientales ocasionados por este tipo de plaguicidas.
SITUACIÓN ACTUAL

Principales plagas en granos

Los principales organismos que atacan a los granos almacenados y a otros productos
de origen vegetal y animal, son los ácaros, roedores y aves. Siendo los insectos la
principal plaga que causa mayores perdidas.

Plaga es cualquier vida vegetal o animal o agente patogénico, dañino o potencialmente


dañino a los vegetales, siendo la plaga cuarentenaria la de mayor importancia
económica reconocida o potencial para un país o área en la cual no está presente, o si
lo está no es de amplia distribución o se encuentran bajo control oficial.

Los daños que ocasionan las plagas a los granos almacenados se clasifican como
directos e indirectos.

Los daños directos son los causados por la actividad de alimentación, la contaminación
con excremento, secreciones y fragmentos de plagas muertas; los daños indirectos se
refieren al incremento de temperatura del grano, producto del metabolismo de las
plagas y a la acción de hongos que afectan a los productos, cuyas esporas son
diseminadas por el desplazamiento de las plagas. De acuerdo al grado de daño que
causan estas se pueden clasificar en:

Plaga Primaria. Son insectos que cuentan con un aparato bucal masticador, con el cual
perforan el pericarpio del grano para alimentarse y ovipositar.

Plaga Secundaria: Son insectos incapaces de perforar un grano sano, se alimentan del
grano quebrado y harinas, incluso aparecen después del daño causado por insectos
primarios.

Tabla 1. Principales tipos de plagas de granos almacenados en México


TIPO DE PLAGA NOMBRE PRODUCTO QUE ATACA
Primaria Barrenador de grano (Prostephanus Todos los cereales y sus productos
truncatus)
Primaria Gorgojo pinto (Zabrotes subfasciatus) Frijol y otras leguminosas
Primaria Palomilla de cereales (Ephestia cautella) Granos y productos almacenados, chocolate,
tabaco y cereales
Primaria Palomilla de la harina (Plodia Germen de cereales enteros y harinas
intercpuntella, hubn)
Primaria Palomilla de los cereales (Sitotroga Cereales
cerealella)
Primaria Gorgojo de los graneleros (Sitophillus Cereales
granarius)
Primaria Gorgojo del maiz (Sitophillus zeamais) Cereales especialmente maiz
Primaria Gorgojo aserrado de los granos Todo tipo de semillas y sus productos de origen
(Oryzaephillus surinamensis) vegetal
Secundaria Gorgojo negro de la harina (tenebrio Cereales y sus productos, granos danados,
molitor) harinas y salvado
Secundaria Gorgojo negro del maiz (Tenebrionides Embrion de granos y semillas de cereales,
mauritanicus) harinas, envases de carton y madera
Generalidades de los fumigantes

El combate y control de insectos de almacén, se lleva a cabo mediante el uso de


fumigantes que son productos químicos activos en estado gaseoso y en
concentraciones extremadamente tóxicas para las plagas, que además presentan un
gran poder de difusión y eficiente penetración entre los espacios intergranurales en
torno del producto a fumigar, así como en grietas y hendiduras de las estructuras de
almacenes y bodegas, para matar los plagas presentes tanto los productos (granos y
semillas) como en otros sitios del mismo local.

• Modo de Acción.- La acción tóxica de los fumigantes es a través del sistema


respiratorio formado por espiráculos, traqueas y traqueolas de los insectos, la cuál
se incrementa a temperatura ambiente (25-35°C), y no realizar la fumigación cuando
las temperaturas son bajas (menores 10 °C). Para este último caso, es conveniente
aumentar la dosis del fumigante, o bien aumentar el tiempo de exposición.

• Difusión.- Es la propiedad de los gases de propagarse en el espacio vacío entre los


granos y otros productos. Los fumigantes tienen propiedades que ayudan a su
penetración y distribución uniforme.

• Penetración y Sorción.- La efectividad de un fumigante se determina a través de


su poder de penetración. La retención del gas durante la fumigación, se denomina
sorción. Los valores de sorción de los materiales varían de acuerdo a su
concentración de algunos fumigantes, los cuales son adsorbidos o absorbidos por la
misma clase del material más fácilmente que otros.

Fumigantes Comúnmente Usados

Los productos químicos más comunes y recomendados en la fumigación de alimentos


básicos (granos y semillas) son el bromuro de metilo y fosfuro de aluminio, lo cuales se
están contemplados en el Manual de plaguicidas autorizados por la SAGAR Y
CICOPLAFEST que se publica anualmente.

Los fumigantes se presentan en forma sólida, líquida y gaseosa, cuando se aplican su


volatilidad oscila a temperaturas de 12-13 ºC., estos se clasifican en función de los
límites máximos y mínimos del punto de ebullición a temperatura ambiente (25-35oC),
agrupándoseles de la siguiente forma:

a) Fumigantes gaseosos de bajo punto de ebullición se envasan en cilindros metálicos


o latas adecuadas para resistir la presión ejercida por el gas a las máximas
temperaturas ambiente en interiores y exteriores, ejemplo: Bromuro de metilo.
b) Compuestos de elevado punto de ebullición generalmente son fumigantes de tipo
líquido que reaccionan a temperatura y presión ambiente, como la cloropicrina, que
se emplea para la fumigación de granos y suelos.
c) Los fumigantes sólidos forman un grupo que comprende ciertos compuestos, que
por sí mismos no son fumigantes, pero que al reaccionar con la humedad del aire
producen el gas tóxico; tal es el caso del fosfuro de aluminio que produce la fosfina y
del cianuro de calcio que genera el ácido cianhídrico.

CARACTERÍSTICAS FOSFURO DE ALUMINIO

De los fumigantes recomendados para la eliminación de plagas en granos, el fosfuro de


aluminio es el más adecuado, esto debido a su característica sólida, la cual representa
menores riesgo de manejo y disposición.

El Fosfuro de Aluminio reacciona con la humedad del grano y del medio ambiente (
Hidrólisis) dando como resultado el gas fosfina o fosfamina, que en si es el fumigante,
de acuerdo a lo siguiente:

AlP + 3H2O à PH3 + Al(OH)3


Tabla 2. Características fisicoquimicas
PROPIEDADES FÍSICOQUÍMICAS DE LA FOSFINA
Fórmula PH3
Nombre químico Fosfuro de Hidrógeno
Apariencia y olor Gas incoloro, con olor a carburo, ajos o
pescado.
Densidad liquido ( de –90°C a 0 °C) 0.746
Densidad gas ( 0°C y 760 mm de Hg) g/m3 1.21-1.53
Presión de vapor a 20 °C atm. 34.2
Presión de vapor a 40 °C atm. 51.9
Punto de Fusión ( °C) - 133.5
Punto de Ebullición a 760 mm de Hg( °C) - 87.4
Solubilidad en agua a 20 °C 0.04g/100g
Indice de refracción - 90 °C 1.317 nd
Temperatura critica 194 °C
Punto de inflamabilidad, tcc 1.79% V/V
Temperatura de Auto ignición 53.7 °C
Nota: El sombreado indica los parámetros de mayor prioridad

Presentación comercial y envases del Fosfuro de aluminio

• Son tabletas planas. Envasada en tubos de aluminio. La presentación más común


es de 20 Tabletas/Tubo; 16 tubos por lata; 12 latas por caja, con un total de 3,840
Tabletas.
• Pastillas esféricas. Envasada normalmente en frascos de aluminio de 500
perdigones por frasco. ; 14 frascos por caja, con 7000 Perdigones.
• Pastillas esféricas. En frascos de aluminio de 1667 pellets por frasco; 21 frascos por
caja con 35,007 pellets.
• Placas en polvo. En envases de aluminio de 3.4 gr.

La Tabla 3 muestra el porcentaje de fosfina liberada, respecto al total equivalente


liberable para cada presentación. Las horas corresponden al tiempo transcurrido entre
el momento de abrir los envases y el tiempo de la generación de fosfina liberada.
Tabla 3. Liberación de fosfina en distintas presentaciones
HORAS PASTILLA PELLET SOBRE DE
DE 3.0 gr. DE 0.6 gr. 34 gr.
0.5 0.5% 0.5% 0.1%
1.0 2.0% 1.4% 0.2%
1.5 1.6% 1.0%
3.0 1.9%
5.0 4.8%
6.0 7.1%
8.0 9.5%
14.0 6.3% 61.9%
20.0 43.9% 27.9%
24.0 45.4% 34.9% 81.0%
26.0 41.9% 85.7%
28.0 100.0%
42.0 51.2% 83.7%
48.0 87.8%
64.0 100.0% 100.0%

Relación Dosis-Tiempo de exposición

La dosis se expresa en tabletas de 3.0 gr. que desprenden 1 gr. de fosfina. Pueden
usarse pellets de 0.6 g (con desprendimiento de 0.2 g de fosfina) en cuyo caso la
cantidad de pellets es 5 veces mayor a la indicada para pastillas. (Tabla 4).

Si se usa un surtidor automático de pellets para mezclarlos con el grano al descargarlo


en la bodega o silo, la dosis puede reducirse a 30%. Tras el proceso de aireación,
prácticamente no queda residuo alguno de fosfina.

La FAO (Organización de Alimentos y Agricultura. Dependiente de la Organización de


Naciones Unidas) ha establecido en su Codex alimentarius un límite máximo tolerable
de residuos de 0.10 ppm en vegetales crudos y de 0.01 ppm en productos vegetales
deshidratados, harinas, cereales y especias.

Las tolerancias de residuos se establecen con base en la concentración de no-efecto


para animales de laboratorio multiplicada por un factor (usualmente X 100) y que es
menor que la concentración de residuos encontrados en productos tratados a dosis,
tiempos de exposición y condiciones normales.
Tabla 4. Dosis-Tiempo de exposición del fosfuro de aluminio en función de
las temperaturas de aplicación.
TIPO DE TABLETAS NO.PELLETS TEMPERATURA TIEMPO DE EXP.
ALMACÉN/PRODUCTO. DE 3 GRS. 0.6 GRS.
Silos
Fumigación de cereales a 2-5/Ton. 10-25/Ton. 10°C-15°C 168 Horas
granel en estructuras 16°C-20°C 144 Horas
verticales 21°C-25°C 120 Horas
25°C o mayor 96 Horas
Almacén horizontal
Cereales a granel 2-3/Ton. 10-15/Ton. 10°C-15°C 168 Horas
16°C-20°C 144 Horas
21°C-25°C 120 Horas
25°C o mayor 96 Horas
Mercancía empacada
Cajas de cartón permeables, 1.6/m3 8 Pellets/m3 10°C-15°C 168 Horas
granos, Harinas, Nueces, 16°C-20°C 144 Horas
Especia en sacos. 21°C-25°C 120 Horas
25°C o mayor 96 Horas

Fumigación de espacios
Molinos, Estructuras vacías, 0.7/m3 3.5 pellets/m3 10°C ó mayor 72 Horas
Bodegas de tabaco
Mercancías Diversas
Tabaco, Pieles, Lana, 2-5/Ton 10-25/Ton. 10°C-15°C 168 Horas
Madera, Subproductos 2.1/m3 10.5 Pellets/m3 16°C-20°C 144 Horas
animales 21°C-25°C 120 Horas
25°C o mayor 96 Horas

Nota: Debe asegurarse la correcta hermetización en todos los tipos de almacenes, para que la fumigación cumpla su
objetivo.

MÉTODOS DE FUMIGACIÓN

El termino fumigación, se define como la aplicación de un plaguicida en estado gaseoso


(fumigante) para el control de plagas en un espacio confinado. Desde el punto de vista
cuarentenario, se puede definir como la acción relacionada con la difusión y penetración
de un fumigante en estado gaseoso en un espacio confinado, capaz de matar todo
organismo vivo principalmente plagas que pudiesen venir junto con materiales,
productos y subproductos agrícolas de exportación e importación.

Esta operación se realiza en espacios confinados que pueden sellarse herméticamente


sean cámara de fumigación, silos, bodegas, buques, tolvas, furgones de ferrocarril y
bajo lonas de polietileno, etc. A fin de evitar pérdidas del fumigante aplicado.

La aplicación de plaguicidas en forma de aspersiones, espolvoreaciones, aérosoles,


nebulizaciones y humos, actúan por contacto, ingestión y como consecuencia de una
presión de vapor elevada, desprenden vapores que ayudan en la acción tóxica y que
constituyen el llamado efecto de fumigación.
EQUIPOS DE APLICACIÓN

Tubos inyectores
Para obtener una correcta distribución de las pastillas o perdigones se usan tubos
inyectores o sondas con el propósito de facilitar la distribución y difusión del gas
(Fosfina) y obtener una correcta dosificación. El inyector puede construirse con un tubo
de aluminio, de 32 mm (1 1/4") de diámetro y 1.50-2.0 m de largo para inyectar 20 a 60
pastillas o 100-300 pellets. También existen inyectores disponibles en el comercio.

Dosificadores automáticos
Existen en el comercio dosificadores automáticos para incorporar las pastillas o pellets,
a intervalos regulares, sobre el grano en las bandas transportadoras, previo a la
descarga en el silo. En base al flujo de grano sobre la banda transportadora se calibra
o regula el equipo para aplicar la cantidad correcta.

PROCESO DE FUMIGACIÓN

Estibas.
Cuando el grano esta en sacos y almacenado en estibas es necesario cubrir las estibas
con una lona de polietileno calibre 600. ( 6/1000" =152 micras ). Antes conformar las
estibas se requiere verificar que no haya grietas o agujeros en el piso , por donde
pueda fugarse la fosfina.

• La estiba debe formarse sobre tarimas para asegurar una buena circulación de aire
en la estiba; colocar unos sacos arriba de la estiba para mantener un espacio de 30-
40 cm. entre la parte superior de la estiba y la lona de polietileno.
• La lona de polietileno deberá permitir cubrir la estiba y un sobrante adicional de un
metro para un buen sellado (al piso).
• Calcular el total de pastillas a utilizar con base en el volumen total cubierto por la
lona.
• Distribuir las tabletas en diversas partes de la estiba preferentemente en charolas de
cartón, para obtener la mejor distribución posible y recuperar con facilidad los
residuos (hidróxido de aluminio) al terminar la fumigación.
• Usar máximo 60 pastillas por charola (30 x 30 cm) los operarios deberán usar
mascarillas antigás aprobadas para fosfina.
• Al terminar el periodo de exposición, proceder abrir parcialmente la lona, para iniciar
el periodo de aireación, continuar con la ventilación al retirar completamente la lona.

Bodegas horizontales (capacidad 1,500 – 20,000 t.m.)


La fumigación de mercancías a granel en bodegas horizontales requiere del uso de
inyectores ó sondas. Para lograr la fumigación eficaz es necesario calcular
anticipadamente él numero total de pastillas, pellets ó perdigones y dividir el total entre
el número de los puntos de inyección.

• Introducir el inyector considerando la profundidad total del granel.


• Al retirar el inyector, las pastillas o pellets son distribuidos adecuadamente cada 1.5
metros.
• El tiempo de distribuir el fosfuro de aluminio en toda la bodega no debe de exceder 4
horas. Por lo que se requiere de suficiente personal aplicador. Los operarios deben
usar mascarillas antigás.
• Conforme se avanza en la aplicación del fosfuro de aluminio se deberá de cubrir con
una lona de polietileno de 600 Gauges (152 micras), hermetizar con papel periódico
y engrudo, conforme se avanza en la aplicación.
• Colocar las señalizaciones de advertencia y peligro en toda la bodega, indicando la
fecha de fumigación y el tiempo de exposición.
• Una vez transcurrido el periodo de exposición se retira la lona de polietileno. Los
operarios que realizan esta actividad deben usar las mascarillas aprobadas para
gases de fosfina.
• Finalmente se deberá airear el granel para eliminar el posible olor a fosfina.

Silos verticales (650 – 5000 t.m.)


Los silos verticales metálicos ó de concreto son construidos a propósito para el
almacenamiento de granos a granel. En general cuentan con las condiciones
adecuadas de hermeticidad por lo que facilitan el método de fumigación para el control
de plagas. En la fumigación de silos es común utilizar dosificadores automáticos, sobre
todo en instalaciones que forman baterías de silos con una gran capacidad de
almacenamiento.

En el caso de silos de baja capacidad las pastillas pueden ser distribuidas manualmente
dejándolas caer a intervalos de acuerdo al flujo de grano (Ton/hr) o utilizar tubos
inyectores si el grano está estático.

Para calcular la cantidad requerida de pastillas o pellets es necesario conocer:

• La cantidad del grano (toneladas) y la calidad (humedad, temperatura, impurezas y


la plaga a controlar)
• El espacio vacío del silo a fumigar.
• El flujo del grano.
• El tiempo total para llenar el silo.

Una vez terminado el tiempo de exposición verificar con el detector de fosfina el nivel de
concentración. En caso de que el silo cuente con sistemas de aireación, ésta se debe
de aplicar inmediatamente.

Unidades de transporte (trailers, carros de ferrocarril y barcos). Estas fumigaciones son


en general análogas al tratamiento en bodegas. Cuando los tratamientos se hacen con
fines cuarentenarios, intervienen otros elementos y restricciones, principalmente de
tiempo, dosis y especies a controlar.
MEDIDAS DE SEGURIDAD

Es importante considerar dentro de los métodos o procedimientos de aplicación,


medidas generales de seguridad que deben llevarse a cabo para una buena y efectiva
práctica de fumigación, por lo cual es necesario que se realicen las siguientes acciones:

1. Recomendaciones para la aplicación

a) Realizar un plan general de fumigación que contemple la exposición mínima de los


operarios durante la colocación de las pastillas, aireación y eliminación de residuos.
b) Utilizar equipo adecuado de seguridad: overol, botas, guantes, mascarilla de
protección, anteojos industriales, entre otros.
c) Aplicar homogéneamente la dosis, especialmente en productos a granel, de otra
forma se tendrían que alargar los tiempos de exposición.
d) Se deberá prever el fosfuro de aluminio en cantidad suficiente para cubrir las
necesidades previstas de consumo para un periodo mínimo de 15 días, se requiere
cintas adhesivas de 0.10m de ancho para sellado.
e) Hermetizar al máximo la estructura a tratar, para mantener una concentración
aceptable en un periodo suficiente, para el control total de insectos. La
hermetización debe realizarse con lonas o cubiertas plásticas de polietileno o de
PVC calibre 600 o su equivalente (espesor mínimo de 0.127 mm ), de dimensiones
variables en base a los tratamientos que se apliquen y sin rasgaduras para evitar
fugas.
f) La cámara de fumigación debe contar con los dispositivos para toma de muestras de
la atmósfera interior (termómetro y un higrómetro con carátula externa).
g) Se debe de contar con equipo detector de gas para medir concentraciones de
fosfina (fosfuro de hidrógeno).
h) Debe acordonar el área de aplicación con la siguiente leyenda: “Peligro, Área
Restringida. Aplicación de fosfuro de Aluminio Altamente Tóxico”.
i) Por ningún motivo se deberá poner estos productos en contacto directo con agua
durante la fumigación, para evitar reacciones violentas que generen espacios con
concentraciones venenosas e incluso inflamables.
j) No acumular pastillas para evitar su eventual ignición, debido a que se rebasa su
límite de explosividad.
k) En toda fumigación debe estar presente una persona capacitada responsable y
autorizada para realizar y supervisar los trabajos de fumigación.

2. Aspectos de Seguridad Ocupacional

1. Hojas de seguridad

Bromuro de metilo

Nombre común: Bromuro de metilo


Abreviación: BM o MB
Nombre químico: Bromo metano
Formula molecular: CH3Br
Propiedades:

Peso molecular: 94.95


Pto. Ebullición: 4.5
Flamabilidad en el aire: No
Solubilidad en agua: Muy baja
Poder de penetración: Muy buena
Peso comparado con el aire: 3 veces mas pesado

El bromuro de metilo puede tener efectos adversos sobre algunos materiales y artículos
con un contenido elevado de azufre que pueden desarrollar malos olores que no se
eliminan fácilmente. Este producto está restringido y prohibido en algunos países
desarrollados, debido a que ocasiona daños graves a la salud y a la capa de ozono.

Fosfuro de aluminio

Identificación:
Nombre común: Fósforo de Aluminio
Abreviatura: AIP
Formula molecular: AIP
Peso molecular: 57.96

Propiedades:
Forma física: Cristales de color gris obscuro
Olor: Amoniacal, semejante al pescado en descomposición o al gas carburo
Punto de fusión: Mayor de 1000 °C
Estabilidad: Cuando esta seco es estable, con ácidos reacciona violentamente
produciendo fosfina, con la humedad del aire reacciona lentamente generando el
fosfuro de hidrógeno o gas fosfina, aplicable para la fumigación.

La fosfina es prácticamente insoluble en agua, grasa y aceite, estable a temperaturas


comunes de fumigación de modo que no existe una apreciable reacción en la mayoría
de los productos tratados, sin embargo puede reaccionar con varios metales causando
corrosión al cobre y sus aleaciones, latón, plata y oro; esa reacción es favorable por la
presencia de amoniaco, el cual puede desprenderse durante la descomposición de
ciertas formulaciones comerciales por la alta humedad y temperatura, especialmente si
el aire ambiente es alta salinidad.

3. Niveles máximos de concentración

Para la verificación del cumplimiento de los niveles máximos de concentración en áreas


ocupacionales de acuerdo conforme a lo establecido por la OSHA, es necesario la
implementación de métodos de medición de concentraciones de fumigantes emitidos
durante los procesos de aplicación, la detección y el control de fugas en áreas laborales
y a la atmósfera. (Tabla 5)
Tabla 5. Límites de exposición ocupacional para fosfina
en varios Países
PAIS mg/m3 Ppm

Australia, Bélgica, Italia, India, 0.4 0.26


Noruega, Suecia, FAO/WHO.
Inglaterra 0.4 – 1.0 0.26-0.659

Alemania 0.3 0.198

Checoslovaquia 0.2 0.13

Rumania 0.2 – 0.5 0.12-0.329

Suiza 0.15 0.099


Bulgaria, Checoslovaquia, 0.1 0.066
Finlandia, Yugoslavia, Hungría,
Polonia y Rusia.

Método de detección colorimétrico (Tubos detectores)

Para conocer con precisión las concentraciones de fumigantes en el aire a fin de


determinar los límites máximos permisibles establecidos por la OSHA (TLV). Se cuenta
con un equipo de medición simple conocido como el detector de tubos colorimétricos,
que se emplea de acuerdo al rango de medición de la concentración a evaluar.

El detector consiste básicamente en una bomba de mano de succión a un flujo


específico de una muestra de aire a través de un tubo de vidrio graduado que contiene
un material reactivo, al pasar el fumigante por el tubo se produce una reacción química
dando como resultado la coloración de la columna dentro del tubo a cierta graduación,
la cual representa la concentración presente en el aire.(Tabla 6)

Tabla 6. Características de tubos colorimétricos


TIPO DE TUBO FOSFINA
(PPM)
Dräeger 0.10
Gastech 0.15
Kitawa 0.10

4. Equipos de protección personal

El manejo y aplicación de los fumigantes exige el uso del siguiente equipo protector:

Máscara contra gases tóxicos (antigás). A todo fumigador debe proporcionársele un


mascarilla antigás con ajuste en la cara y en la cabeza, máscara que utilizara durante la
aplicación del plaguicida, detección de fugas y al levantar lonas. (Tabla 7)
Tabla 7. Filtros específicos para mascarillas antigás
CANISTER COMPOSICION CONTAMINANTE
COLOR DEL FILTRO
BLANCO (A) Cáustica y/o Piedra pómez, Para bajas concentraciones (menores al 2% en
(carbón activado y mezcla de aire), de ácido cianhidrico y bióxido de azufre
NaOH),
NEGRO (B) Carbón activado Vapores orgánicos concentraciones en aire
menores del 2% (sulfuro de carbono, bromuro de
metilo, tetracloruro de carbono, dicloruro de
etileno, clorocripina)
VERDE (C) Amoniaco
AZUL (D) Monoxido de carbono
AMARILLO Caustita y/o Piedra pomez, Gases ácidos y vapores orgánicos (HCN y
(AB) (carbon activado y mezcla de cloropicrina)
NaOH, y otros granulados
alcalinos)
ROJO (N) Combinación de los otros Bajas concentraciones de combinaciones de
componentes de los filtros contaminantes. Se utiliza en todas las
maniobras.
CAFÉ (ABC) “ Gases ácidos, vapores orgánicos y amoniaco
AE–BE Polvos, humos, nieblas en combinación con
(FRANJA cualquiera de los contaminantes referidos en la
BLANCA O tabla.
NEGRA)

Máscara de cartucho. Para la protección contra los gases de bromuro de metilo y para
la mayoría de fumigantes líquidos y sus mezclas, es necesario usar cartuchos para
vapores orgánicos y para la fosfina se requiere de cartuchos con filtro para vapores
orgánicos y gases ácidos. (Tabla 8)

Tabla 8. Tipo de mascarillas


FUMIGANTE DESIGNACION DE TIPO DEL CONTENIDO USUAL DE
FILTRO FILTRO
Fosfina Vapores orgánicos y gases ácidos Carbón activado y cal sodada u
otras sustancias alcalinas
granuladas

Ropa protección

La ropa protectora debe usarse para protegerse de los derrames o salpicaduras


accidentales del fumigante líquido que comprende: guantes impermeables al fumigante
(carnaza), un mandil de hule de peso ligero, un protector de la cara o googles cuando
los fumigantes líquidos son transferidos.
5. Salud de los trabajadores

Las personas encargadas de los trabajos de aplicación de fumigantes deben de ser


examinadas periódicamente por un médico a fin de comprobar su estado de salud y
detectar síntomas.

Intoxicaciones

Síntomas
Los fumigantes tienen un gran poder de penetración en los organismos por cualquier
vía. Al contacto con la piel producen irritación y hasta quemaduras, cefalea, vértigo
nausea, vómito, lagrimeo, dolor de extremidades, hipotensión, arritmias cardiacas, tos
con presencia de líquido espumoso, disnes, endema pulmonar, somnolencia,
temblores, ataxia, diplopia, debilidad, convulsiones, daño al cerebro, hígado y riñones.

Tratamiento
• Retire a la persona del lugar de exposición, lavar los ojos y piel contaminados con
agua corriente abundante.
• Administrar respiración artificial, de preferencia con aparato de presión intermitente y
positiva.
• Si se ha ingerido, utilizar una solución salina o de bicarbonato de sodio al 5%
después dejar en cavidad gástrica 30-40 gr. De carbón activado en 200 ml. De agua,
y provocar catarsis con 15 gr. de sulfato de sodio en 200 ml. de agua.

Botiquín de primeros auxilios


Como medida de seguridad cada unidad operativa de fumigación debe disponer para
casos de intoxicación de un botiquín de primeros auxilios, ubicado en un lugar
accesible, visible , debe contener como mínimo: ampolleta de agua esterilizada, agua
oxigenada, alcohol desnaturalizado, algodón esterilizado, gasa y tela adhesiva,
antiséptico de uso general, carbón activado, (tabletas de sal común), jabón corriente,
jabón líquido, lanolina y vaselina, vendas elásticas, lista de teléfonos de emergencia.

MEDIDAS PARA PREVENCIÓN Y CONTROL DE RIESGOS

Manejo
1. Prevenga cualquier riesgo de accidente en el almacén de plaguicidas. Coloque
ordenada y adecuadamente los plaguicidas. No permita que los envases se
depositen en cualquier lugar, Se prohibe fumar o encender fuego en el almacén,
prevenga cualquier anomalía eléctrica que pueda provocar incendios en el almacén.
2. Conozca las medidas de seguridad del producto (conozca el formato de la etiqueta y
su contenido).
3. Clasifique los productos en insecticidas, plaguicidas, etc.
4. Utilice siempre su equipo de seguridad cuando maneje cualquier recipiente.
5. El uso de estos productos debe ser restringido, solo el personal autorizado y
responsable de su manejo podrá sacar y utilizar estos productos.
6. Determine exactamente la cantidad a utilizar y solo saque esta del almacén.
7. Evite que los recipientes se maltraten o dañen durante su transporte a otro sitio,
para prevenir derrames o fugas de este.
8. Abra los recipientes con precaución evite derrames. En caso de algún derrame
debe limpiarse al momento.

Aplicación
1. Lea la etiqueta del producto, ponga atención a las recomendaciones dadas en caso
de accidente
2. El personal responsable de la aplicación debe estar capacitado para esta actividad
3. Verifique exactamente la cantidad a utilizar. Sea precavido.
4. Si el producto se derrama en su piel lavase inmediatamente con agua y jabón.
5. Si el derrame fue sobre la ropa (principalmente si es liquido) debe cambiarse y
lavarla antes de volver a usarse.
6. Si sobro producto plaguicida guárdelo bajo las condiciones adecuadas de seguridad.
7. La mezcla final y el llenado de los equipos de aplicación se deben realizar a un área
ventilada.
8. Durante la elaboración de la mezcla, esta estrictamente prohibido ingerir alimentos o
bebidas y fumar, cuando termine su labor deberá lavarse y asearse perfectamente.
9. Al momento de aplicar recuerde todas las recomendaciones acerca del uso del
producto.
10. Cerciórese que su equipo esta en buen estado.
11. Calibre perfectamente su equipo antes de llenarlo con la mezcla. No trate de aplicar
cantidades mayores a las recomendadas.
12. Distribuya espacios entre aplicadores si son varios.
13. Nunca guarde otras sustancias en los envases vacíos, retórnelos al proveedor.
14. Cuando las boquillas de su aspersor se tapen nunca use la boca para destaparlos.
15. Si sobro mezcla no la tire (VER ESPECIFICACIONES DE LAVADO DE ENVASES).
16. En caso de malestar o sospecha de intoxicación acuda inmediatamente al médico,
llevando la etiqueta del producto que utilizo.
17. En caso de que tenga producto que ya no vaya a utilizar, no lo tire, retórnelo al
proveedor u dónelo a quien si lo emplee adecuadamente.

Almacenamiento
1. El almacén de plaguicidas debe reunir condiciones de seguridad, estar distante de
oficinas y/o áreas domesticas. Libre de humedad y bajo llave
2. El plaguicida deberá almacenarse en su envase original, cerrado perfectamente y
con etiquetado en buen estado.
3. Deberán revisarse periódicamente que los envases estén bien cerrados, que no
presenten fugas o estén rotos
4. Nunca deberán almacenarse junto con alimentos o bebidas.
5. Nunca almacene envases vacíos de plaguicidas.
6. Ordene sus productos, no almacene plaguicidas con herbicidas, estos deberán
almacenarse por separado.
Disposición Adecuada de Envases y/o Recipientes

El inventario es el punto de partida para determinar las opciones que permitan hacer
frente a las existencias de recipientes vacíos y plaguicidas en desuso, a fin identificar y
contabilizar los plaguicidas existentes. Información necesaria para elaborar un plan de
manejo y disposición final, así como la determinación de los métodos de eliminación
idóneos. Las tareas y medidas que se deben de considerar son las siguientes:

• Proteger la salud y garantizar la seguridad de los trabajadores;


• Evaluar el inventario y decidir qué productos están en desuso;
• Elaborar un plan para estabilizar el lugar y coordinar su aplicación;
• Obtener más información (por ejemplo, fichas de seguridad, etiquetas o fichas
internacionales de protección frente a los productos químicos);
• Evaluar los métodos de gestión y eliminación y seleccionar el método o métodos
preferibles.
• Coordinar la preparación y aplicación del plan de eliminación y /o realización de
convenios con la empresa proveedora para la disposición final de los recipientes y
productos caducos.
• Establecer procedimientos para llevar a cabo inspecciones periódicas de los
plaguicidas y adoptar medidas para evitar una nueva acumulación de existencias de
estos.

Características del almacén de plaguicidas

1. Techo de un material ligero, por ejemplo un sustituto del amianto o bien fibra de
vidrio, a fin de que en caso de incendio se derrumbe, permitiendo así la salida del
humo y los vapores evitando explosiones.
2. Material empleado no debe ser tan frágil como para que se lo lleve el viento, en caso
de fuertes tormentas estacionales o ciclones.
3. Las paredes del almacén deben estar dotadas de canales externos que dirijan hacia
un colector los productos químicos derramados.
4. Las paredes internas deben ser lisas y no presentar grietas ni salientes, a fin de
permitir una fácil limpieza.
5. La ventilación e iluminación del almacén, es preferible que éste no tenga ventanas;
si éstas son indispensables deberán resguardarse de la luz solar directa (que podría
recalentar los productos químicos y provocar su descomposición) y dotarse de rejas
para impedir la entrada de personas no autorizadas.
6. El almacén debe contar con buena iluminación natural o eléctrica a fin de que las
etiquetas de los recipientes se puedan leer con facilidad.
7. Las conexiones eléctricas deben aislarse con material mineral, o bien se debe usar
cable armado con conexiones resistentes al fuego y al polvo.
8. El piso debe estar hecho de un material impermeable o bien de listones colocados
sobre un colector revestido de cemento, en el que puedan desaguar los derrames
para ser neutralizados.
9. La superficie del suelo debe presentar una ligera elevación en los bordes a fin de
evitar que las exista derrame hacia el exterior del edificio, o que penetre en éste el
agua de las inundaciones.
10. Abastecimiento de agua, estática o por tuberías, en el que también habrá jabón para
que el personal pueda lavarse las manos y la cara, descontaminarse en caso de
salpicaduras accidentales de los productos químicos.
11. Colector exterior, revestido de hormigón, que recoja las pérdidas y derrames para su
neutralización y remoción.
12. Sistema principal de drenaje o a los cursos de agua; esto significa que deberá haber
desagües que las lleven a los colectores. Los distintos sectores del almacén
deberían estar separados por paredes, que servirán de contrafuego.
13. Puertas de entrada y salida de emergencia, situada preferiblemente en el otro
extremo del almacén.
14. La ventilación debe ser equivalente a 1/150 de la superficie del suelo, o bien las
puertas que dan al exterior deben quedar abiertas durante seis horas por semana
como mínimo. En los depósitos de grandes dimensiones se deben instalar
ventiladores aspirantes, preferiblemente con interruptor de reloj. Es necesario
disponer de ventilación tanto en el techo como al nivel del suelo (con rejillas para
impedir la entrada de los pájaros y las ratas) a fin de extraer los humos livianos, el
aire caliente y los vapores pesados.

MEDIDAS DE MANEJO Y DISPOSICION DE RESIDUOS

Los residuos de fosfina (mg/kg) que se generan de acuerdo al producto fumigado en los
almacenes de grano se presenta en la Tabla 9.

Tabla 9. Relación de residuos fosfina /producto fumigado (3.2 gr. fosfina/ Ton)
DIAS TRIGO HARINA DE ARROZ ARROZ CON
TRIGO PRECOCIDO CASCARA
0 0.069 0.027 0.011 0.005
1 0.011 0.023 0.007 0.004
2 0.008 0.020 0.006 0.003
3 0.006 0.011 0.005 0.003
4 0.004 0.011 0.005 0.002
5 0.003 0.010 0.005 0.001
6 0.002 0.009 0.004 0.001
7 0.001 0.006 0.004 0.001

Disposición de Residuos

El fosfuro de aluminio al reaccionar con la humedad del aire forma gas fosfina y queda
como residuo hidróxido de aluminio que es un material inerte e inocuo en forma de
material blancuzco.
El fosfuro de aluminio no se considera como un material tóxico, por lo que una
recomendación para disponer estos residuos es la siguiente:
• Llenar hasta la mitad con agua una cubeta de 11 a 15 lt de capacidad y agregar 100
gr. de detergente.
• Verter el polvo de las charolas o recipientes en la fumigación en la cubeta con agua.
NUNCA VIERTA AGUA SOBRE EL POLVO. Agitar muy bien esta mezcla, hasta que
el polvo se precipite al fondo.
• Dejar que la mezcla de polvo con agua hasta que deje de burbujear, lo cual indica la
completa descontaminación del residuo.
• El sedimento de esta mezcla puede disponerse como residuo industrial no peligroso.
• Los envases deben ser retornados al proveedor para que el los disponga
adecuadamente, de acuerdo al convenio de recolección entre el proveedor-cliente.

CONCLUSIONES

La probabilidad de que los plaguicidas produzcan daños a la salud y al ambiente, no


solo se deriva de la toxicidad de sus componentes, también esta en función del tiempo
de exposición, altas concentraciones y falta de conocimiento de prácticas de buen
manejo. Por lo que es necesario contar con medidas de seguridad, prevención de
riesgos y recomendaciones de buenas prácticas de manejo en plaguicidas, las cuales
se han considerado dentro de esta guía. Estas medidas deben ser contempladas por el
personal responsable de estas áreas, para que sean instrumentadas como parte de los
procedimientos operativos, a fin de que proporcionen una capacitación y
concientización de los riesgos inherentes del mal uso de los plaguicidas, así como los
daños que se generan por la inadecuada disposición de los residuos y envases vacíos.

Con respecto a la disposición de plaguicidas caducos y envases vacíos, no existen


soluciones únicas, y deben considerarse diferentes alternativas para su disposición
final, es por ello que se recomienda eliminar prácticas inadecuadas, tales como el
entierro y quema de envases, una mala reutilización en procesos diferentes para los
que fueron fabricados. Por lo que es necesario la creación de un Convenio Proveedor-
Cliente que contemple las siguientes acciones:

• Verificación de la buena condición de los envases.


• La estandarización de hojas de seguridad que contengan medidas para prevención
y control de riesgos a la salud y al ambiente.
• La responsabilidad por parte proveedor para la recolección y disposición de los
envases vacíos-productos caducos.
• Implementación de periodos no prolongado de almacenamiento.
• Verificación y control de emisiones fugitivas y evaporativas de los plaguicidas.

REFERENCIAS

• Almacenes Nacionales de Depósito, S. A. (1993), Manual de Fumigación, Uso


de Bromuro de Metilo, Dirección de Operación.
• CAISA (1999), Manual de Fumigación, Centro Agroindustrial S. A. de C. V.
• FAO (1996), Directrices provisionales para evitar la existencia de plaguicidas
caducos, Dirección de Producción y Protección Vegetal.
• FAO (1996), Eliminación de plaguicidas en desuso en los países en desarrollo,
Dirección de Producción y Protección Vegetal.
• FAO (1996), Manual de almacenamiento y control de existencias de plaguicidas,
Dirección de Producción y Protección Vegetal.
• Hugo E. Ponce, Hector Becerra (1997), Tratamiento con fosfuro de aluminio y
fosfuro de Magnesio, BAYER.
• Leticia Alpuche, Enrique Aranda, Francisco Badillo (1997), Los plaguicidas sus
efectos en el ambiente y la salud, CENTRO DE ECODESARROLLO
• NIOSH (1999), International Chemical Safety Cards, National Technical
Information Services.
• NOM-022-FITO-1995, Establece las características y especificaciones para el
aviso de inicio de funcionamiento y certificados que deben cumplir las personas
morales interesadas en prestar los servicios de tratamiento fitosanitarios a
vegetales, sus productos y subproductos de importación, exportación o de
movilización nacional.
• SAGAR (1993); Manual de Fumigación, Secretaría de Agricultura, Ganadería y
Desarrollo Rural.
• SAGAR (1994), Manual de Procedimientos para el muestreo y tratamiento de
granos.

REGRESAR A CONTENIDO