Está en la página 1de 3

SANTIGUADO PARA CURAR MAL DE OJO

En un santiguado, no se puede cambiar ni una sola letra para que sea efectivo. Este que aquí
pongo, ha pasado durante cientos de años de padres-madres a hijos y conserva su pureza
original.
Cada vez que aparezca en el texto (+)
el santiguador-a debe santiguarse
“en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”
SANTIGUADO
(Dígase el nombre de la persona, animal
o planta y hágase la señal de la cruz)
“Criatura de Dios, yo te bendigo y te curo (+).
La Virgen María Nuestra Señora
concebida en gracia sin pecado original,
Virgen antes del parto (+),
tu querida y regalada esposa,
a las 11.000 vírgenes, por el glorioso S. José,
S. Roque y S. Sebastián,
por todos los ángeles y santos de la corte celestial,
por tu santa ascensión (+)
y encarnación (+),
dichoso tu nacimiento, santísima pasión (+)
y resurrección (+),
por tan admirable concepción,
por tan alto y sagrado misterio
que creó como verdad,
te suplico a Vuestra Majestad Divina,
Dios libre y sane a esta afligida criatura
si ha sido llagada de humor o enfermedad,
corrección o daño malo, quebranto o aire,
dolores de frío o de cabeza
que salgan de esta criatura o de este cuerpo.
Dios y su Madre los sane dándole salud
para que con ello le sirva
y en toda Vuestra Santa Voluntad cumpla (+).
Jesús (+).
No mirando a indigna persona
a que retiene tan altos y sacrosantos misterios
que creó como verdad,
suplico Vuestra Majestad Divina,
Dios libre y sane a esta afligida criatura
si ha sido llagada de humor o enfermedad,
corrección o daño malo, quebranto o aire,
dolores de frío o cabeza.
Dios y su Madre lo sane dándole salud.
Aquí pongo yo mi mano
del dulcísimo nombre de Jesús (+),
pongo su santísima gracia
a estas benditas oraciones
que tengo rezadas a S. Luis Beltrán bendito,
que el Señor alcance bendísima Madre
de mí y de esta afligida criatura,
y si con esto no bastare
que te baste la gracia de Dios
que es grande y sane,
para que con ello le sirva y cumpla
en todo a criatura de Dios,
nuestra voluntad. Jesús (+),
Jesús (+),
acuérdate de esta afligida criatura.
Amén, Jesús (+)”.
Se reza tres veces y cada vez
se reza un Padre Nuestro, Ave María y Gloria,
y la última vez un Credo y una Salve.
Al terminar todo esto se dice con genio:
“Sale mal, sale mal, sale maldito mal,
sale de los nervios,
sale de la carne,
sale de la sangre,
y sale del cuerpo de esta afligida criatura,
déjala en paz y en gracia del Señor.
Amén”
Aplicado el santiguado
y una vez recobrado el enfermo se reza
“el barrido” que sigue,
para impedir que el mal vuelva a entrar
en la persona curada:
San Lorenzo subió al cielo,
Cortó un palo y se rindió,
Se puso malo,
Hizo la cama y se acostó.
La Virgen de Guadalupe,
Le rezó.
Se puso bueno y se curó
Al tercer día subió al cielo
Y está sentado.
Así mismo te rezo yo.