Está en la página 1de 8

Universidad Especializada de las Américas

Sede Santiago

Facultad de Biociencias y Salud Pública

Escuela de Salud Pública

Departamento de Salud Pública Ocupacional y Ambiental

Lic. Salud y Seguridad Ocupacional

VIII semestre LA

Asignatura: TECNOLOGÍA INDUSTRIAL II

Tema: DECALOGO DE SEGURIDAD

Estudiantes:

VICTOR CORONADO

SANDRA PReSCILLA

ENRIQUE PRINCE

LUIS LEDEZMA

Profesor:

JULIÁN GONZÁLEZ Q.
INTRODUCCION

La salud y seguridad ocupacional es indispensable para todas las empresas de


manera tal que la concientizacion debe ser en general de manera equitativa,
dando a relucir el grado de importancia para la proteccion de los trabajadores
respecto a las enfermedades y accidentes de trabajo, debido a que cada dia
mueren personas por falta de medidas.
Humanidad

Antes de que se estableciese claramente que la prevención de accidentes era “un buen negocio” ,
ya existía la prevención de accidentes, basada únicamente en una razón humanitaria del patrono,
que eran secundaba más o menos activamente por sus obreros.

Los medios de estimular en Seguridad este sentido son semejantes a los de autoconservación:

a) Expresar el progreso en vidas y miembros, pues muchos obreros sienten satisfacción


personal en ayudar a eliminar el sufrimiento de otros.
b) Campaña basada en el lema “salve una vida”.
c) Organice servicios voluntarios de socorro, indicado que el trabajo que se tomen en
aprender respiración artificial, curación de heridas, socorro de electrocutados, puede
servir para salvar la vida de un compañero o la suya propia.

Finalmente y en forma de miscelánea, queremos dar algunos otros métodos, cuya aplicación
práctica en la Industria ha sido confirmada por el éxito.

I. Es básico hacer público los resultados de las campañas de Seguridad, tanto si son
buenos como malos.
II. Una forma de reconocimiento del mérito de los obreros especialmente capaces,
consistente en que apadrinen a otros obreros jóvenes o aprendices de nuevo
ingreso que vayan a trabajar en su área o cuadrilla.
III. Utilización de la sanción por incumplimiento de normas de Seguridad, como medio
formativo y oportunidad de discutir un tema con el obrero por un mando, mediante
una charla en la cual se debe exponer las razones por las cuales se le sancionan y
se debe obtener el convencimiento explícito del obrero de que la sanción es justa y
merecida.
IV. Revista de Empresa. Es un buen medio para desarrollar la acción sicológica de
Seguridad y a veces imprescindibles y único.
V. Utilizar a los mandos que se hayan distinguido en los cursos de Seguridad y a los
obreros que tengan sentido del liderato, para las charlas regulares o esporádicas
dentro y fura de la empresa, escuelas, institutos, etc., es un intento de dar a cuantos
más se pueda la postura de protagonistas.
VI. Campaña de sugerencias desarrolladas con éxito por la Shell francesa asociada a
un sistema de premios a las mujeres de sugerencias.
VII. Convocar cada cuatro o seis meses de exhibiciones de equipo de socorro a
accidentados, utilizando a los que se hayan distinguido en las clases y práctica que
continuamente deben estar dado a los obreros los Servicios Médicos y de Seguridad.
VIII. Aprovechando el intervalo de las comidas se pueden proyectar películas que
necesariamente han de ir seguidas de una discusión de lo que se ha visto.
IX. Encuestas, si su eficacia se discute mucho debe decirse que depende de la forma de
plantearlas.
Para que sean serias y tengan un sentido estadístico han de ser seriamente respondidas por todos
los consultados.

Para ello debe utilizarse la fuerza de la línea jerarquía, y su redacción debe estar hecha de modo
que al consultado le baste con poner una cruz sobre una de las varias respuestas que ya se le dan.
Después de analizados los medios individuales y de grupo para motivar y mantener el interés por
al seguridad, es preciso apresurarse a decir que nunca deben confundirse aquellos que eran
medios, con la política de mantener el interés.

Por parte de la Dirección es interesantísimo consignar que los problemas de mantener una tonalidad
enérgica de Seguridad deben enfocarse como problema de relaciones humanas. Son de gran valor
las respuestas de cada dirección puede dar a las tres preguntas siguientes:

1. La acción de Seguridad que estoy desplegando a los obreros, tanto como grupo o
individuo, ¿Les interesa como problema?
2. Hasta ahora se ha venido hablando de cómo despertar y mantener el interés de los
obreros por Seguridad, pero ¿es posible que la dirección pueda seguir manteniendo su
interés y seguir la acción de Seguridad, interviniendo con la frecuencia precisa?
3. ¿Dispone la Dirección de mecanismos que le suministren los necesarios datos correctos
y tiene el valor de difundirlos?

Hasta ahora hemos venido considerando al obrero como objeto de una atención de la Dirección, lo
cual naturalmente exige que la Dirección preste esta atención al problema, sin embargo, las
experiencias mundiales e incluso españolas, prueban que, una vez desencadenada una campaña de
Seguridad acertada, el obrero aporta su mentalidad hasta llegar a considerarse a sí mismo sujeto y
no objeto de la campaña.

Llegado este momento hay que crear y utilizar un canal ascendente para las ideas del obrero, el cual
es posible que llegue a preguntarse cómo se arreglaría él para mantener el interés de su Dirección
por la Seguridad.

Aquí hay que llegar con unos mandos perfectamente preparados para responder a conocimientos y
exigencias crecientes de los obreros.

Naturalmente, éste es la situación final y perfecta de una campaña de Seguridad, a la que se llego
convenciendo al obrero de que le enseñamos una cosa que es para él indelegable.

Porque no es en absoluto comparable el interés que la Dirección y el obrero tienen por la Seguridad.
En definitiva para el obrero, la pérdida de un brazo en casi infinita en cambio que casi una pérdida
imperceptible para la empresa.

En esta idea hay una poderosa motivación para incidir sobre el obrero y su sentido de
autoconservación: “Si pierdes un brazo, pierdes tu empleo, tu crédito en las tiendas, tus amigos, tu
familia. Estás condenado a morirse de hambre”.
En materia de Seguridad el canal de información excedente de que hemos hablado, permitirá al
obrero hacer consultas; todo debe ser consultado dando al obrero derecho y la importancia de ser
considerado capaz de suministrar una idea. Consultar no es conceder.

Después de la consulta puede venir la discusión que plantea el problema de la aceptación de la


discusión. En materia organizativa, de producción, etc., es difícil y no es aconsejable aceptar las
discusiones con los obreros; pero en Seguridad se puede ser demagogo, ya que cada discusión saldrá
una nueva motivación de mantenimiento de interés.

La respuesta a la tercera pregunta debe ser siempre un rotundo sí, por esto vuelve a seguir el
argumento en favor de una organización de Seguridad integrada y formada de especialistas que
suministren tales datos a la Dirección .Sobre su difusión no cabe admitir dudas, hasta es posible
decir, que el peor servicio que le hacemos a la empresa es ocultar sus malos resultados en materia
de Seguridad. La falta de difusión de este dato puede hacer creer al personal que la Dirección se da
por satisfecha, mientras que su difusión en tono mayor permite hacer resaltar la necesidad de
mejorar.

Cómo se organiza la Seguridad en la Empresa

Los diez puntos que por orden secuencial cronológico deben constituir etapas en la constitución de
un Plan de Seguridad son los siguientes:

1. Póngase la seguridad sobre el tapete( “put safetiy on the map” ).

Representa este principio una permanencia continua, diaria de la Seguridad en la mente de la


Dirección y en el orden del día de todas las reuniones que se celebren en el nivel directivo. La
Dirección debe hablar de la Seguridad en conexión con cualquier otra actividad que sea objeto
principal de sus reuniones.

2. Declarar públicamente la guerra al accidente

Este paso es el que más debe meditar la Dirección. En realidad este punto es todo el Plan de
Seguridad, pues representa para la Dirección un compromiso de ejecución de todos los demás.
Una vez decidido este punto se refiere principalmente a la difusión de está declaración y a
disponer los medios de información regular para que la misma esté constantemente presente
en el ánimo de todo el personal a cada instante de su trabajo.

3. Nombramiento de un único responsable de la seguridad.

Naturalmente, la Dirección, previo estudio de sus objetivos y del presupuesto preciso para
alcanzarlos, nombrará un responsable sin olvidar que a esta responsabilización ha de
corresponder la necesaria autoridad y delegación de funciones, ambos hechas públicas a toda
la línea jerárquica a nivel de este responsable y sus superiores.

Esto le permitirá establecer la organización que su responsabilidad y medios económicos


preestablecidos considere preciso para cumplir los objetivos deseado por la Dirección.
4. Conquista de los ingenieros

Puntos importantísimos que exige un claro reconocimiento de su autoridad por todos los
niveles superiores e iguales a él, pues de los inferiores hará captación su propia autoridad,
necesitando para los iguales y superiores la autoridad delegada de la Dirección.

Un buen medio de capacitación de los inferiores e iguales, está en establecer


preceptivamente Planes escritos anuales de Departamentos y Secciones, redactados personal e
indelegablemente por los jefes de la línea operativa.

5. Disponer de análisis y datos completos de accidentes.

Tiende este principio a dar cumplimiento a las etapas de la búsqueda de hechos y análisis de la
pirámide de Heinrich.

6. Hacer razonar a los mandos

El método más eficaz y ortodoxo es que la redacción de Nomas de Seguridad (de que
hablaremos después) sea realizada por estos mandos y discutir ampliamente en los distintos
escalones jerárquicos.

Estas normas serán aceptadas más fácilmente por quienes han intervenido en su formulación,
en vez de recibirlas ya terminadas sin ningún esfuerzo por parte de los mandos.

7. Formar a los mandos y éstos a los obreros.

Mediante un plan de formación bien estudiado, tanto más enérgico y amplio cuanto mayor sea la
categoría del mando.

8. Guardarse la espalda técnicamente

Disponiendo que la organización de seguridad actúe sistemáticamente en todos los aspectos de un


trabajo, pues cualquier fallo en la organización de seguridad será aprovechado, mientras se crea un
“clima”, para atacar el plan. (Por ejemplo un fallo en aprovisionamiento de guantes, dará lugar a
que en ese momento, centenares de obreros que hasta entonces no los habían querido, los pidan,
a sabiendas de que no los hay.)

9. Llevar la prevención hasta el nivel de los obreros

Mediante charlas cortas realizadas durante el trabajo, personalmente con cada obrero, reuniones
de follow-up del programa de formación anterior, inspecciones de unos Departamentos por otros,
integrados parcialmente el grupo inspector por personal obrero, etc.

10. Admitir que ningún programa de seguridad es inmutable a lo largo del tiempo

Evidentemente todo programa es superado con el tiempo a medida que van variando las
circunstancias que nunca son inmutables: cambios de personal, maquinaria moderna, mejoras
técnicas en los materiales y condiciones de trabajo, etc. Así, se tendrá que ajustar el programa a
cada situación nueva manteniendo el respeto a los principios señalados.
CONCLUSION

Concluimos que:

 Para preservar la salud y seguridad debemos de participar y tener esa cultura, mostrando
buenas acciones y cumpliendo con las medidas establecidas.
 El orden y limpieza dan seguridad al trabajo.
 Corrige o da aviso a las condiciones inseguras.
 Nunca realizar trabajos de riesgos sin estar autorizados para ello.
 Usa las herramientas apropiadas para cada trabajo.
 Uso EPP.
 No quites o evadas señales o dispositivos de seguridad.
 Cumple las normas de seguridad establecidas.
 Presta atencion al trabajo que realizas.

Intereses relacionados