Está en la página 1de 2

Reseña histórica de la fundación de San Francisco de Campeche

En un día de San Lázaro de 1517, los habitantes de un puerto maya llamado Kin
Pech, situado a orillas de una anchurosa y apacible bahía, vieron anclar frente a
sus costas tres grandes navíos en los que viajaban 113 soldados españoles
fuertemente armados, bajo el mando de Francisco Hernández de Córdoba, todos
ellos con el encargo del entonces gobernador de Cuba, Diego Velázquez, de
buscar nuevas tierras y riquezas. Los españoles fueron invitados por los
principales del lugar a conocer el puerto, y lo que vieron les impresionó: había
grandes templos de piedra bien labrada, decorados con figuras humanas y de
animales, adornos en forma de cruces y un altar con gotas de sangre.

Los soldados españoles, temerosos de una emboscada por parte de los mayas,
decidieron abandonar el puerto y continuar su exploración. El tiempo siguió su
curso y hacia 1526 Don Francisco de Montejo, natural de Salamanca, España,
quien había participado en las expediciones de Juan de Grijalva y Hernán Cortés,
recibe del emperador Carlos V el título de adelantado y la instrucción de
conquistar y poblar la península de Yucatán.

En 1527 Montejo al mando de unos cuatrocientos soldados distribuidos en cuatro


barcos, donde también viajan su hijo y su sobrino de igual nombre que él, llegan a
la isla de Cozumel y de allí se dirigen a tierra firme, para desembarcar en las
costas de Yucatán. A través de una dificultosa marcha los exploradores van
descubriendo aldeas, pueblos y ciudades.

Asombrados a cada paso, contemplan impresionantes pirámides, hermosos


palacios, observatorios astronómicos, juegos de pelota, imágenes de dioses y
sobre todo gente cuyo idioma y vestimenta les resultan extraños. Después de
tocar varios sitios, decide establecer al sur de Kin Pech un campamento militar al
que nombra Salamanca de Campeche. Firme en su propósito de conquistar la
península de Yucatán, parte hacia la Nueva España en busca de ayuda, pero
luego de conseguir el apoyo de las autoridades, éstas le encomiendan pacifique
primero a los mayas de Tabasco, por lo que envía a su hijo y a su sobrino a
Champotón en 1537, mientras él cumple con el nuevo compromiso.

Sin embargo, hacia 1540 don Francisco de Montejo, encontrándose gobernando la


ciudad real de Chiapa, cede a su hijo los poderes de conquista de la península
que el rey le había conferido, y manda traerlo desde Champotón para hacérselo
saber y darle instrucciones. Puestos de acuerdo padre e hijo, Montejo el Mozo
retorna a Champotón para preparar su salida a Kin Pech. En el trayecto que va de
Champotón a Kin Pech, Montejo el Mozo y Montejo el Sobrino superan la
resistencia maya y logran fundar el 4 de octubre de 1540, en el lugar donde antes
estuvo el campamento de Salamanca de Campeche, otro con el nombre de San
Francisco de Campeche, con miras a crear un futuro puerto.