Está en la página 1de 7

SOY…TERESA DE JESÚS.

Me llamo Teresa de Jesús. Posiblemente hayas oído alguna vez mi nombre, así se me conoce
y así me doy a conocer, si tienes tiempo, puedo contarte algo más de mi vida.

Nací en Ávila, el 28 de marzo de 1515, sí, va ha hacer ¡500 años! Mi padre era Don Alonso
Sánchez de Cepeda. Se casó con Doña Catalina del Peso y tuvo dos hijos: Juan y María. Se
quedó viudo y se casó con Doña Beatriz de Ahumada, mi madre. Lo de llamarme Teresa de
Jesús, vino después. Ahora, Teresa de Cepeda y Ahumada. Viví rodeada de hermanos y
hermanas, nueve chicos y dos chicas, educados en un ambiente cristiano y con posibilidades
económicas.

¿Puedes encontrar aquí los nombres de todos mis hermanos y hermanas? 1

O B C L M S E O J X A

I Z D K R J G A E I G

N E N P Q I U N R Ñ U

O F T E R E S A O U S

T P E D R O M U N W T

N H O R V O U J I X I

A R J O Y W L V M A N

I H E R N A N D O S Z

Me llevaba especialmente bien con Rodrigo. Jugábamos, reíamos, hacíamos travesuras y


leíamos vidas de santos y de mártires. Un día decidimos escaparnos de la ciudad para morir
mártires, porque queríamos estar “para siempre, siempre, siempre” con Jesús, pero nos
encontraron a las afueras y nos llevaron de nuevo a casa. Se nos quedó grabado el deseo de
ser y estar para siempre con Jesús.

Cuando tenía 13 años, mi madre muere repentinamente. La tristeza llenó mi corazón. Ella me
transmitió el amor a la lectura y a Dios a través de la oración.

A mi casa llegaba habitualmente mucha gente, parientes, amigos… Poco a poco fui
interesándome por mi imagen, por la fiestas, por la lectura de libros de caballería… hasta el
punto que a mi padre le pareció demasiado y decidió internarme en un colegio de monjas
Agustinas para que se hicieran cargo de mi educación. Era el año 1531 y tenía 16 años.

Al lado de la imagen de Teresa, dibuja o escribe lo que crees que te está alejando
de Dios: caprichos, sentimientos, actitudes, personas...

1
María, Juan (Vázquez de Cepeda), Hernando, Rodrigo, Teresa, Juan (de Ahumada), Lorenzo, Antonio, Pedro,
Jerónimo, Agustín, Juana
En el convento de las Agustinas, conocí a una monja, de la que me hice muy amiga, Doña
María de Briceño. Algo comenzó a cambiarme por dentro. Estuve en el convento alrededor de
año y medio. Tuve que volver a mi casa porque me puse muy enferma. Nunca tuve buena
salud. En el tiempo que tenía que hacer reposo, volví a la costumbre de leer vidas de santos
que me ayudaron a ver la vida de otra manera. Recuperada, comencé a visitar a una amiga
mía, Juana Juárez, que era monja en el convento de la Encarnación.

Estaba segura de que era ésa la vida que tenía que vivir y cómo no conseguía convencer a mi
padre, me escapé de casa, con mucha pena, el 2 de noviembre de 1532 para ingresar en el
convento de Carmelitas de la Encarnación. Desde ahora seré Teresa de Jesús. Dos años
después, cuando tenía 22 hice la profesión. En ella me comprometí con Dios para siempre.
Este “para siempre” que escuché desde pequeña en mi interior, lo entiendo ahora como lo que
no se acaba y es eterno, Dios. Pero necesitaré muchos años para aprender a vivirlo.

Volví a caer otra vez enferma, muy grave, en 1539, hasta el punto de entrar en coma. Creyeron
que había muerto y si no es por mi padre, que se resiste a enterrarme, mi vida habría
terminado aquí, pero aún falta lo mejor. ¿Quieres seguir conociéndola?

Después de volver del coma, quedé impedida y postrada en una cama alrededor de tres años,
con muchos dolores, pero poco a poco fui recuperando la movilidad.

Casi sin darme cuenta, volví a apartarme de lo que quería vivir. De nuevo comencé a
preocuparme por mi imagen, por quedar bien, ser simpática y agradable en el locutorio con las
personas con las que hablaba… y también dejé la oración, la relación frecuente con Jesús.
Quería hacerlo todo, tenerlo todo, pero no es posible: “Quería concertar estos dos contrarios
tan enemigos uno del otro, como es vida espiritual y contentos y gustos y pasatiempos
sensuales…” V 7,17

Muere mi padre en 1543 y yo sigo viviendo superficialmente, recibo visitas, salgo a casa de
bienhechores, de amigos, aunque era monja contemplativa. Agradecían mi compañía porque
me veían simpática, inteligente… y así, doce largos años en los que sentía que “por una parte
me llamaba Dios y por otra, yo seguía al mundo” V 7,17

¿Podrá Teresa salir del laberinto y entregarse a Dios?


Dios

A salir de este laberinto me ayudó un padre dominico. Me aconsejó que no dejara la oración por
ninguna razón y así lo hice siempre, aunque algunas veces me resultó muy difícil. Poco a poco
fui viendo que la distancia entre los deseos de servir y amar a Dios y las obras se iba haciendo
más pequeña. Hasta que llegó un momento en el que sentí cómo Dios cambiaba mi corazón,
es lo que llamamos conversión. Ahora en el centro estaba él y cabían a su lado personas,
preocupaciones tareas…, pero el centro era Él.

Dibuja tu corazón y en su interior pon el nombre de Jesús y de las personas que


quieres.

A los 41 años y después de esta experiencia de unión estrecha con Dios, con un grupo de
hermanas de la Encarnación decidimos fundar un convento más pequeño, ¡porque en este
éramos unas 200 monjas!, Queríamos vivir cómo Dios nos pedía, de una forma más sencilla,
menos acomodada, con menos distracciones que nos alejen de él y con más posibilidades de
vivir con la soledad necesaria para el encuentro con Dios.
No fue fácil, había que pedir permisos, encontrar un lugar, buscar dinero… Hasta el 24 de
agosto de 1566 no fue posible. En ese día fundamos en Ávila el convento de San José.
Comienza la Reforma del Carmelo. Desde ahora seremos Carmelitas Descalzas.

A lo largo de estos años, surgen en Europa numerosos grupos religiosos que atacaban a la
Iglesia católica. Felipe II quiso ser gran defensor de la fe y sostuvo muchas luchas con el fin de
proteger el cristianismo. Se crea también una especie de tribunal que juzgaba a aquellos que
no practicaban la religión católica, era la Inquisición. Fueron muy duros y exigentes. Yo me vi
sometida a este tribunal.

Que la fe no se apagase en el mundo era mi gran deseo, pero ¿qué podía hacer yo?. Muy
poquito. Y eso poquito decidí hacerlo. Quería que todo el mundo conociera y amara a Jesús. Mi
amor por Él iba aumentando en mi corazón y salía de él en forma de obras. Y lo que hice fue
fundar nuevos conventos en los que poder servir y amar a Dios.

Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes,
Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Granada,
Burgos… quizá olvide alguno. Fueron quince años de estar en camino con muchas dificultades,
pero veía que el Señor lo quería.

¿Sabes localizar en un mapa de España estos lugares?

En estos años, también comienza la rama masculina de la reforma, de la mano de un gran


amigo, fray Juan de la Cruz. Necesitaría mucho más tiempo para hablaros de él, pero seguro
que tendréis ocasión de conocerlo.

A petición de mis confesores y para acompañar a mis hermanas en el camino de hacer


experiencia de Dios, escribo varios libros. En el “Libro de la Vida” (1562), narro mi
autobiografía, el libro “Camino de Perfección” (1566) está dirigido a las hermanas y pretende
ser una ayuda en el camino que comienzan y el libro “Moradas” o “Castillo Interior” (1578)
describo el interior de mi alma y el recorrido que he seguido hasta encontrarme y ser totalmente
de Dios.

Tengo otros escritos como “Cuentas de Conciencia”, “Meditaciones sobre los cantares”,
“Exclamaciones”, “Constituciones”, “Poesías” y cartas, muchas cartas escritas a mano, como lo
hacíamos entonces.

Para hablar de cómo es el interior de cada persona se me ocurrió la siguiente comparación:


“Considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal, adonde hay
muchos aposentos, así como en el cielo hay muchas moradas. (…) No hallo yo cosa con que
comparar la gran hermosura de un alma y la gran capacidad. 1M 1,1
“ Pues consideremos que este castillo tiene -como he dicho- muchas moradas, unas en lo alto,
otras en bajo, otras a los lados; y en el centro y mitad de todas éstas tiene la más principal, que
es adonde pasan las cosas de mucho secreto entre Dios y el alma.” 1M 1,3

La puerta para entrar a este castillo, permanecer en él y recorrerlo es la oración.

Puedes dar color a este hermoso castillo que se encuentra en tu interior.

Al escribir, lo que quería contar es el mejor descubrimiento que hice en mi vida. ¿Sabéis cuál
fue? Que dentro, en nuestro interior, ¡no estamos huecos!, ¡vive Dios! Y que Dios mismo está
deseando relacionarse con cada uno. ¡Es increíble! ¿no os parece?. Sólo se le ha podido
ocurrir esto a un Dios que nos ama incondicionalmente. Y nosotros, sólo tenemos que
hacernos conscientes de esta presencia y aprender a vivir con él. ¿Cómo? A través de la
oración, que no es otra cosa que:

“Tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” V 8,5

“Ya sabéis que Dios está en todas partes. Adonde está Dios, es el cielo. Sin duda lo podéis
creer que adonde está Su Majestad está toda la gloria. Pues no ha menester (necesita) el alma
para hablar con su Padre Eterno ir al cielo, ni ha menester hablar a voces. Por bajo que hable,
está tan cerca que nos oirá. Ni ha menester alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y
mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen huésped; sino con gran humildad hablarle
como a padre, pedirle como a padre, contarle sus trabajos, pedirle remedio para ellos. (…)
Tratad con El como con padre y como con hermano y como con señor; a veces de una manera,
a veces de otra, que El os enseñará lo que habéis de hacer para contentarle. Dejaos de ser
bobas; pedidle la palabra. Todo es llegar a entender esta verdad: que el Señor está dentro de
nosotros y allí nos estemos con él.” C 28,2-3

¡Quién va a estar sin tan buen Amigo!

Aquí te dejo más mensajes. Los descifrarás si cambias cada letra por la siguiente
del abecedario. 2
2
1º “Quien a Dios tiene nada le falta.” 2º “Jesús no está esperando otra cosa sino que le miréis” 3º “No estéis sin
tan buen amigo” 4º “Juntos andemos Señor.”
1º PTHDM Z ChHÑR SHDMD MZCh KD EZKSZ

_______________________________________________

2º IDRTR MÑ DRSZ DRODQZMChÑ ÑSQZ BÑRZ RHMÑ PTD KD LlHQDHR

____________________________________________________________________

3º MÑ DRSDHR RHM SZM ATDM ZLlHFÑ

_________________________________________

4º ITMSÑR ZMChDLlÑR RDNÑQ

__________________________________

Al terminar la fundación de Burgos, de camino a Ávila, enferma y agotada, llego a Alba de


Tormes y el 4 de octubre de 1582 con 67 años, me encuentro definitivamente con el Dios que
ha ido habitando, convirtiendo y ensanchando mi corazón.

SOY, PARA SIEMPRE, SIEMPRE,


Después de su muerte:

 El 12 de marzo de 1622 es canonizada por el Papa Gregorio XV.

 El 27 de septiembre de 1970 es proclamada Doctora de la Iglesia por el papa Pablo VI.

 Celebramos su fiesta el 15 de octubre.