Está en la página 1de 2

MURCIA. PABLO JOSÉ PARRA BRITO.

Fundado con el nombre de Madina Mursiya en el año 825 por el emir de al-Ándalus Abderramán II,
En la Edad Media fue capital de reinos de taifas entre 1243–1266 se incorporó a la Corona de
Castilla como capital del Reino de Murcia, siendo ciudad con voto en cortes y sede episcopal
desde 1291.

Fundada sobre una pequeña elevación a orillas del río Segura, el objetivo era sofocar los conflictos
tribales entre yemeníes y muladíes establecidos en esta zona de la Cora de Tudmir, además de
potenciar la autoridad del Emirato de Córdoba frente a la élite hispanogoda de una cora
escasamente islamizada.

EL REY LOBO.

Rey Lobo Muhammad Ibn Mardanix. Personaje más importantes de la Edad Media española. Pieza
fundamental en el periodo intermedio entre las dominaciones Almorávide y Almohade.

Nacido en Peñíscola. No se esforzaba lo mínimo en disimular su origen: vestía, iba armado y


aparejaba su cabalgadura a la usanza cristiana, hablaba tanto árabe como romance y distaba de
ser un musulmán devoto.

Reunificó la región (Cora) de Tudmir. Realizó alianzas con Cataluña, Aragón y Castilla. Sus
soldados eran mercenarios. Detuvo la invasión de los Almohades africanos que no triunfaron hasta
que no murió el rey Lobo.

Entre 1147 y 1172, consiguió hacer poderosa la Taifa (Cora) de Murcia siendo un dictador
despiadado. En Murcia, la capital de su reino, se vivía en un régimen de terror. Los mercenarios
llevaban una vida sin límites y a partir de ciertas horas nadie se atrevía a poner los pies en la calle.

Los cronistas musulmanes presentan al rey Lobo como corpulento, sanguíneo y fornicador. Su
valor en el combate era asombroso. Desorbitó a su pariente Ibn Hilalen Moratalla que se le había
sublevado. Emparedó a varios cadíes de Murcia.

Pasaba temporadas en el Castillejo de Monteagudo con su guardia de corps, un nutrido harén, su


corte literaria y demás funcionarios.
Cuando murió Mardanix, la noticia se mantuvo en secreto hasta que llegó su hermano Jusuf de
Valencia. Éste y los hijos del Rey Lobo, llegaron a un acuerdo con el califa almohade Abu Yakub.
El jueves 17 de agosto de 1172 el califa hizo un alto en Monteagudo y entró en Murcia. Venía de
Orihuela.

Durante el califato de Córdoba (929-1031), la ciudad de Murcia prosperó rápidamente en poco


tiempo. Con la disolución del califato, surgen los conocidos reinos de Taifas.

La primera Taifa de Murcia se inicia entrado el siglo XI, cuando logra independizarse de la de
Toledo. Este primer estado independiente murciano, termina en 1078 cuando las tropas del rey taifa
de Sevilla, conquistan la ciudad de Murcia.

En 1147 la segunda Taifa. El emir de Zaragoza conquista la ciudad de Murcia de la mano de su


lugarteniente Muhammad b. Saad b. Mardanish, el célebre “rey Lobo”. Dos años más tarde
Mardanis establece Murcia como reino independiente, siendo él el único emir en esta segunda taifa.

El rey Lobo mantuvo buenas relaciones con el reino cristiano de Castilla y luchó contra
los almohades hasta su muerte. Durante el emirato de Ibn Mardanis, Murcia vivió un momento de
gran esplendor: acuño moneda propia que se convirtió en referente en toda Europa, se creó la
compleja red hidrológica para regar la huerta del Segura, se exportaba cerámica murciana hasta
Italia, se construyeron el primitivo Alcázar Seguir actual Monasterio de Santa Clara, el Castillo de
Monteagudo y la muralla de Murcia que ha llegado hasta nuestros días. En 1172 con su reino
conquistado y la ciudad sitiada por los Almohades, moría en Murcia el “rey Lobo”.

En 1228 se crea la tercera y última taifa de Murcia. Fue Muhammad b. Yusuf b. Hud “Ibn
Hud” el que se sublevó contra el poder almohade en el Valle de Ricote, entrando triunfal en la
ciudad de Murcia el 4 de agosto. Ibn Hud se proclamó emir y llegó a dominar la península ibérica,
teniendo su capital en Murcia. Se edificó el Alcázar Seguir en Murcia.

Durante 1236, Fernando III de Castilla somete a muchas presiones la tercera taifa de Murcia. Ibn
Hud muere asesinado en 1238 en Almería y le sucederían otros cuatro emires más. En 1266
Alfonso X el Sabio termina por incorporar el reino de Murcia a la corona de Castilla, tras aplastar la
revuelta mudéjar con ayuda de su suegro, el aragonés Jaime I. La Taifa se convierte en el Reino
cristiano de Murcia.