Está en la página 1de 1

GESTION DE STOCK

El stock de una empresa puede definirse como el conjunto de materiales y artículos que la empresa
almacena en espera de su utilización o venta posterior. Casi la totalidad de las empresas tienen que
mantener un inventario o stock de distintos tipos de bienes.

En el caso de las empresas industriales, se debe mantener un stock determinado de materias primas y otros
aprovisionamientos para ser sometidos a elaboración posterior, productos semiterminados y productos
terminados con los que hacer frente a las demandas de sus clientes.

Cuando la actividad de la empresa es sólo comercial, el stock se limita a mercaderías que se almacenan
desde que se reciben del proveedor hasta que se venden a los clientes.

OBJETIVOS

La gestión de stocks es la parte de la función logística que se encarga de administrar las existencias de la
empresa. Los objetivos fundamentales que se persiguen para que la gestión de stocks sea lo más eficiente
posible son dos:

 Almacenar la menor cantidad posible de artículos. El almacenaje de productos supone un alto coste
para las empresas. Por tanto, para reducir estos costes se intentará no almacenar más productos de
los necesarios.
 Evitar las roturas de stocks. Satisfacer los pedidos de los clientes es vital en un mundo competitivo
como el actual.

Ambos objetivos son contradictorios. Si almacenamos cantidades insuficientes de artículos estaremos


dando un nivel de servicio bajo, aunque el coste de almacenaje se mantenga en niveles mínimos. Si por el
contrario, almacenamos más de lo debido estaremos dando un buen nivel de servicio, pero el coste de
almacenaje se disparará. Por lo tanto, la gestión de stocks tiene la difícil misión de encontrar un equilibrio
entre estos dos objetivos. Para ello tendrá que determinar variables tales como:

 El nivel de stock de cada artículo: Unidades que se almacenarán de cada artículo.


 Momento de emitir los pedidos: es lo que denomina el punto de pedido o nivel de stock a partir del
cual emitiremos un nuevo pedido.
 Cantidad a pedir en cada pedido o lote de pedido: Para satisfacer una misma demanda, podemos
pedir al proveedor las unidades de 100 en 100, de 1.000 en 1.000, etc. Lógicamente cuanto más
grande sea el lote de pedido, menos pedidos haremos al año y viceversa. El lote de pedido se suele
representar por la letra Q.