Está en la página 1de 9

Instituto de Formación Docente

Nº 102

Biología 3° Año

¿Existirá el “Método científico”?

Ciencias Naturales y su enseñanza

Alumna:
Martínez Jaqueline

Ciclo lectivo: 2016


Actividad 1
Propósito: Construir un primer “pantallazo” de la pluralidad metodológica de las ciencias.
Fuente: Revistas de divulgación científica (son muy recomendables Ciencia Hoy,
Exactamente e Investigación y Ciencia).
Propuesta: Busque algunos artículos recientes que reporten investigaciones en disciplinas
científicas diversas (del campo de las ciencias formales, las naturales y las sociales).
Rastree en esos artículos “pistas” acerca de las metodologías empleadas por los
científicos y científicas al investigar. Compare tales metodologías. Algunos criterios
posibles a utilizar en la comparación son: papel de la observación y de la
experimentación; protocolos, técnicas e instrumentos empleados; tratamiento de los datos
(herramientas de las que se echa mano; uso de la matemática, la estadística y la
computación); construcción de objetos de análisis, muestras, categorías e indicadores;
recortes, simplificaciones, aproximaciones y analogías efectuadas.

- El método científico clásico, en una de sus presentaciones más estereotipadas,


quienes adhieren a esta versión lo conciben de la siguiente forma:

a. Existencia. Hablar de “método científico” presupone, por cierto, la creencia de


que efectivamente hay tal método, es decir, la convicción acerca de que la
ciencia es una actividad sistemática que sigue pasos preestablecidos, que de
alguna manera son conocidos y que, por tanto, se pueden enseñar y aprender.

b. Unicidad. La expresión “método científico” no deja lugar a dudas acerca de su


singularidad y universalidad: si algo es ciencia, sigue el único MÉTODO

c. Algoritmicidad. El método científico contiene un Lenguaje descriptivo,


definitorio y operacional con el que se expresan los pasos del mismo.

d. Linealidad. Deja poco lugar a la ramificación y a la divergencia y, por ende, a la


toma de decisiones, al disenso, a la creatividad y a la improvisación.
e. Asimetría. Al llegar al final, el método remeda un impiadoso “juego de la oca”
investigativo: o tuvimos suerte (hicimos todo bien, como buenos científicos), o
hemos cometido errores, desaciertos y distracciones imperdonables en el
camino y nos toca volver a empezar.

Estas cinco propiedades del método y algunas otras han sido blanco de la crítica
descarnada. Donde se pensó que:

1. Quizás la ciencia sea una actividad humana creativa, donde el accidente, la


casualidad, lo onírico, lo estético, las convicciones y los prejuicios jueguen papeles
protagónicos.

2. En la actualidad, Existen diferentes disciplinas en las ciencias, por lo tanto


podemos imaginar estudios del mundo tan alejados entre sí como la física de
partículas, la bioquímica, la sismología, la sistemática vegetal, la meteorología
sinóptica, la macroeconomía, la lingüística generativa o la psicología del
aprendizaje.

3. El método se presenta como si estuviera definido, claro y transparente, listo para


ser usado en los laboratorios y en las aulas... pero las apariencias engañan. Por
ejemplo, ¿cómo se hipotetiza? ¿Hay “consignas” para ello? ¿Es esta una habilidad
que se puede enseñar y aprender?

4. No parece sensato afirmar tan tajantemente, sin dejar resquicio a la duda, que a
cada paso del método sigue otro único paso, que no hay duda a resolver, dilemas
a discutir, etc.

5. La postulación de dos finales marcadamente desbalanceados para el método


(uno exitoso y otro fallido) supone una alarmante ausencia de matices y
gradaciones.

Revista: Ciencia Hoy.


Volumen: 25 número 148.
Fecha: Marzo- abril 2016.
Título: Reptiles marinos en la Antártida.
Autores: Marta S Fernández y Marcelo Reguero.

El artículo comienza explicando los diferentes tipos de reptiles actuales haciendo hincapié
en que casi todos los reptiles marinos actuales pueblan en aguas tropicales o
subtropicales debido a que uno de los factores limitantes para la vida marina de los
reptiles es la regulación de la temperatura corporal. Prácticamente ningún reptil actual, a
diferencia de los mamíferos y las aves, tienen mecanismos internos que controlan la
temperatura de su cuerpo.
El registro fósil indica que durante el mesozoico los reptiles marinos no estaban
circunscriptos a las regiones tropicales y subtropicales, sino que también habitan aguas
templadas. Forman parte de registro abundante restos de plesiosaurios y mosasaurios del
Cretácico encontrados en la Antártida y cuyos mares habían sido templados en esos
tiempos.
Recientemente, a partir de estudios paleofisiológicos se ha sugerido que dos de los linajes
de reptiles marinos mesozoicos habían adquirido la capacidad de mantener la
temperatura corporal constante y elativamente alta.
Los mosasaurios también podrían haber adquirido esta capacidad gracias a su gran
tamaño y su resultante bajo cociente superficie/volumen, lo que indica que su cuerpo
estaba aislado térmicamente del medio.
En la década de 1970 al realizar trabajos de relevamiento geológico vieron a la luz los
primeros restos de reptiles marinos encontrados en la Antártida. Desde entonces, las
exploraciones paleontológicas, centradas principalmente en el mismo James Ross, han
sido muy prolíficas. Los fósiles encontrados allí documentan episodios previos a uno de
los periodos más críticos de la historia de la vida de nuestro planeta, como la extinción de
los grandes linajes de reptiles.
Durante las primeras cuatro décadas se realizaron regularmente campañas de verano en
búsquedas de restos fósiles.
Si bien las aguas antárticas de hace 70 millones de años eran más frías que aquellas en
las que habitan los actuales reptiles marinos, la comentada capacidad de los plesiosaurios
y mosasaurios de mantener la temperatura interna relativamente alta, y por lo tanto , tener
una actividad metabólica también alta les habría permitido habitar los mares antárticos de
entonces. Los fósiles recuperados de las islas Ross, Vega y Marambio dan testimonio de
que eran abundantes y diversos. Se han recuperado pequeñas vertebras y otros huesos
de mosasaurios y plesiosaurios que por sus características indican que pertenecieron a
recién nacidos, lo cual permite suponer que durante el cretácico estos reptiles marinos no
solo han habitado los mares antárticos, sino que también se habrían reproducido allí.

Este artículo demuestra que no existe un único método científico sino diferentes modos de
emprender el riguroso trabajo de servir a la ciencia, con igual compromiso, capacitación y
profesionalismo, lo que otorga un acercamiento más humano y flexible.
Se observa como a través del el encuentro de restos fósiles, se puede demostrar que
algunos reptiles de la era mesozoica habitaron en la Antártida más allá de que
actualmente los reptiles sean animales incapaces de sobrevivir en esas aguas. Es decir,
no fue necesario respetar los pasos del método científico para llegar a dichas
conclusiones. En cuanto a los protocolos y técnicas empleados, se realizaron una serie de
excavaciones en las islas Ross, Vega y Marambio donde se observaron dichos fosiles.
Uno de los puntos a analizar fue que debido a que se encontraron diversos huesos de
pequeño tamaño se pensó que en aquella zona, no solo Vivian estos reptiles marinos,
sino que allí también, es donde procreaban.

Actividad 2
Propósito: “Desmitificar” la hegemonía del método experimental en las ciencias naturales.
Fuente: Libros de popularización científica (pueden resultar adecuadas las colecciones
“Ciencia que ladra...” de Siglo XXI y Universidad de Quilmes, y “Ciencia joven” de
Eudeba).
Propuesta: Rastree, en los libros de popularización, descubrimientos o invenciones
famosas que parezcan no haberse generado en un experimento controlado tradicional.
Identifique las “fuentes” de validez del conocimiento esgrimidas tanto por los autores del
libro como por los responsables de la innovación reportada.

A continuación realizare un breve resumen de texto que elegí para realizar el ejercicio:
Hasta la sexta semana del desarrollo, el embrión no tiene sexo, sino que está
completamente indiferenciado.
Los nenes y las nenas son iguales, con una gónada bipotencial (o sea, un órgano sexual
sin forma definida) y conductos que podrán convertirse en masculinos o femeninos. Unas
siete semanas luego de la fertilización aparece la diferenciación en gónadas sexuales
(testículo u ovario). Luego de esta diferenciación comienzan las secreciones hormonales
a partir de las gónadas, que determinan el destino de todas las otras estructuras
reproductivas del cuerpo. Las hormonas sexuales son responsables de masculinizar o
feminizar todo el cuerpo… incluyendo el cerebro. El asunto es que si no pasa nada
especial, ese embrión bi- potencial ¡se convierte solito en hembra! El camino
predeterminado parece ser el de las hembras; los machos tienen que hacerse notar para
que la gónada se convierta en testículo. ¿Cómo decide la gónada bipotencial convertirse
en testículo u ovario?

- Hacia 1890 el modelo principal de determinación de sexo proponía que la dieta de


la madre era responsable de producir machos o hembras.

- Mucho tiempo antes, Aristóteles elucubró su propia hipótesis: el sexo del hijo
depende de la temperatura y excitación del padre durante la copulación.

- Los primeros mirones de células al microscopio encontraron una diferencia


sistemática entre machos y hembras, al menos en algunos escarabajos y algunas
moscas cuyos cromosomas fueron los primeros en ser estudiados. En las moscas
se encontró que las hembras (o sea, las que tenían ovarios y óvulos y ponían
huevos) tenían dos cromosomas sexuales iguales y los machos un par de
cromosomas sexuales diferentes, a los que, no sabiendo cómo llamarlos, les
quedó X e Y. Entonces: las hembras de moscas son XX y los machos XY.

- Unos años más tarde, se descubrieron los cromosomas X e Y en humanos, y


obviamente se pensó que la cuestión era similar a la de las moscas: el sexo viene
del número de cromosomas X.

- En embriones humanos, entonces, el cromosoma Y hace algo para que se


determine el sexo, y aparentemente lo hace alrededor de la séptima semana
posfertilización.

Analizare el siguiente punto: ¿Cómo y quién descubrió los cromosomas X e Y en los


humanos? ¿Utilizo el método científico?
Nettie Stevens descubrió los cromosomas XY y los misterios de la diferenciación sexual,
publicó un trabajo, "Studies in Spermatogenesis with Special Reference to the "Accessory
Chromosome", que estaba llamado a cambiar el estudio de la genética. Stevens analizó la
diferenciación celular y propuso una teoría clave: que los cromosomas funcionaban como
estructuras parejas. Aunque se habían descubierto en 1842, hasta ese momento se
pensaba que estos se organizaban como largos núcleos. Stevens se dio cuenta de que no
era así.
La idea de las parejas fue clave por algo más, Stevens se percató de que las mujeres
tenían veinte pares de cromosomas grandes y los hombres 19 pares grandes y otra
formada por uno grande y otro pequeño (Hoy sabemos, como nos han repetido en el
colegio innumerables ocasiones, que tenemos 23 pares). Stevens, además, llegó a la
conclusión de que la diferenciación sexual dependía de la existencia de dos tipos de
espermatozoides, cada uno con un cromosoma distinto (X o Y).
Los descubrimientos de Stevens aportaron argumentos muy sólidos a la escuela genética
aunque aún habría que esperar doce años más hasta que, por primera vez, la genética
(ya en el contexto de la biología evolucionista) se aceptara plenamente.

Para descubrir los cromosomas X e Y en los humanos Nettie Stevens no necesito realizar
los pasos del método científico, lo realizo gracias a la observación a través del
microscopio. Esto demuestra nuevamente que este método no es necesariamente
aplicable a todos los problemas o cuestiones que se plantean en las ciencias.

 Libro utilizado para la actividad 2: Diego Golombek, (2006) SEXO, DROGAS Y


BIOLOGÍA (y un poco de rock and roll), Siglo veintiuno editores Argentina s.a,
Capitulo 1.

 Link de la biografia de Nettie Stevens:


https://www.google.com.ar/amp/m.xataka.com/medicina-y-salud/nettie-
stevens-la-mujer-que-revoluciono-la-genetica/amp?client=ms-android-
samsung

Actividad 3
Propósito: Establecer una mirada crítica sobre el método científico escolar.
Fuente: Libros de texto de gran circulación para educación primaria o secundaria.
Propuesta: Tome diversas presentaciones escolares del método científico y compárelas
entre sí, señalando convergencias y contradicciones. Trate de detectar qué imágenes de
ciencia hay por debajo, utilizando las herramientas conceptuales provistas en este
capítulo.
Discuta qué ventajas y desventajas podría presentar el uso de cada una de esas diversas
versiones de método con una determinada población de estudiantes.

- Comparando la explicación del método científico del libro : Biología de Santillana


del año 2008 (A) con el del libro biología y ciencias de la tierra de Santillana del
año 1998 (B) se puede observar que:

- El libro A explica: el método científico consta de los siguientes pasos: Registro de


datos, procesamiento de datos y obtención de resultados, análisis de resultados y
obtención de conclusiones y comunicación de lo logrado a la comunidad.

- El libro B explica: El método científico puede alcanzar las respuestas apropiadas


que pueden ser sometidas a critica, se sigue un conjunto de pasos, los cuales lo
constituyen: Hechos, observación, datos, información, hipótesis, datos, verificación
o refutación, conocimiento adquirido.

En mi conclusión pareciera que en los libros se explicara la utilización del método como si
fuera definido, claro y transparente, listo para ser usado en los laboratorios y en las aulas.
Pero no se profundiza en cómo se debe realizar cada paso y tampoco explican que el
método científico no es la única forma de descubrir o entender los aspectos de la ciencia,
que existen otros métodos menos lineales.

Bibliografía para realizar la actividad 3:

 Francisco Cugniolo y otros, (1998), Biología y ciencias de la tierra, Editorial


Santillana. Capítulo 1
 María Cristina Iglesias y otros,(2008), Biologia, Editorial Santillana, Capitulo 1.