Está en la página 1de 11

COMISIÓN CONJUNTA INTERNACIONAL PARA EL DIÁLOGO TEOLÓGICO

ENTRE LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA Y LA IGLESIA ORTODOXA:

SÉPTIMA SESIÓN PLENARIA

Escuela de Teología Balamand (Líbano) del 17 al 24 de junio de 1993


Publicamos aquí dos puntos: 1) El Comunicado Informativo de la reunión de la
séptima sesión plenaria de la comisión internacional conjunta para el diálogo
teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa (Balamand, Líbano, 17-
24 de junio de 1993); 2) el documento de la comisión conjunta de diálogo
sobre el tema: "Uniatismo, método de unión del pasado y búsqueda actual de
la plena comunión".
Al igual que con todos los resultados de las comisiones de diálogo conjunto,
este documento común es responsabilidad de la propia Comisión, hasta que
los órganos competentes de la Iglesia católica y de las Iglesias ortodoxas
expresen su opinión al respecto.
Comunicado
La séptima sesión plenaria de la Comisión Internacional Conjunta para el
Diálogo Teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa tuvo lugar del
17 al 24 de junio de 1993, dentro del magnífico marco de Balamand, cerca del
monasterio que data del siglo XII y en el edificios de la Escuela de Teología
Ortodoxa "San Juan Damasceno" y de la nueva Universidad Ortodoxa que está
en pleno desarrollo. Su Beatitud Ignatius IV Hazim por su presencia personal
fue un signo viviente de la generosa y cordial hospitalidad mostrada a todos
los participantes por el Patriarcado Ortodoxo Griego de Antioquía.
La eucaristía fue celebrada por la delegación católica el sábado por la tarde y
por la delegación ortodoxa el domingo por la mañana, y cada ceremonia tuvo
lugar en la histórica iglesia del monasterio con la asistencia de un gran número
de fieles. El lunes 21 de junio, todos los patriarcas del territorio de Antioquía,
tanto ortodoxos como católicos, fueron invitados a almorzar por Su Beatitud
Ignacio IV. Una delegación oficial que representa a la comisión realizó una
visita de cortesía a Sus Excelencias, el Presidente de la República, Sr. Elias
1
Hraoui, y el Presidente del Parlamento, Sr. Nabeh Berri, el martes 22 de junio.
Toda la Comisión luego recorrió el centro histórico de Beirut y los miembros
fueron invitados al almuerzo organizado por el arzobispo ortodoxo de la
capital.
Representantes de nueve iglesias autocéfalas y autónomas ortodoxas
estuvieron presentes en esta sesión plenaria de la Comisión Internacional
Conjunta para el diálogo. Desde el lado católico, veinticuatro miembros de la
Comisión participaron en la reunión.
El tema de la séptima sesión plenaria se centró por completo en las cuestiones
teológicas y prácticas presentadas por la existencia y la actividad pastoral de
las Iglesias orientales católicas. Los cambios profundos que han tenido lugar
en Europa Central y Oriental, que implican el renacimiento de la libertad
religiosa y la reanudación de la actividad pastoral abierta por las Iglesias
Orientales Católicas, han convertido estas preguntas en la piedra de toque de
la calidad de las relaciones entre católicos y ortodoxos. Iglesias
En Balamand, la Comisión tuvo ante sí un documento de trabajo, desarrollado
por el comité coordinador de la Comisión durante su reunión en Ariccia (Roma)
en junio de 1991, que lleva el título: "Uniatismo, método de unión del pasado
y la búsqueda actual". Para la plena comunión”. Este texto fue estudiado y
reelaborado en común, en un espíritu franco y fraternal, acompañado de una
profunda preocupación por la continuación del trabajo de fomentar la
restauración de la plena comunión entre las Iglesias Ortodoxa y Católica.
El texto finalmente adoptado en Balamand se compone de dos partes: 1)
Principios eclesiológicos y 2) Reglas prácticas. En el espíritu de la eclesiología
de la comunión y por el hecho de que las Iglesias Católica y Ortodoxa se
reconocen como Hermanas Iglesias, se observó que, en el esfuerzo por
restablecer la unidad, lo que está involucrado es lograr juntos la voluntad de
Cristo para aquellos que son sus discípulos y el diseño de Dios para su Iglesia,
mediante una búsqueda común de un acuerdo total en la fe. No se trata de
buscar la conversión de personas de una Iglesia a la otra. Este último tipo de
actividad misionera, que ha sido llamado "uniatismo", no puede ser aceptado
como un método a seguir o como un modelo para la unidad que buscan
nuestras Iglesias.

2
Conscientes del hecho de que la historia de las divisiones ha herido
profundamente los recuerdos de las iglesias, los católicos y los ortodoxos están
decididos a mirar hacia el futuro, con el reconocimiento mutuo de la necesidad
de consultas y cooperación transparentes en todos los niveles de la vida de la
Iglesia.
La Comisión Internacional Conjunta para el Diálogo Teológico presentará
ahora el documento adoptado en Balamand a las autoridades de las Iglesias
Católica y Ortodoxa para su aprobación y aplicación.
Balamand, 23 de junio de 1993

TEXTO
UNIATISMO, MÉTODO DE LA UNIÓN DEL PASADO
Y LA BÚSQUEDA ACTUAL DE COMUNIÓN COMPLETA *
Introducción
1. A petición de las Iglesias Ortodoxas, la progresión normal del diálogo
teológico con la Iglesia Católica ha sido dejada de lado para que se pueda
prestar atención inmediata a la cuestión que se llama "uniatismo".
2. Con respecto al método que ha sido llamado "uniatismo", Freising (junio de
1990) afirmó que "lo rechazamos como método para la búsqueda de la unidad
porque se opone a la tradición común de nuestras Iglesias".
3. Con respecto a las Iglesias orientales católicas, está claro que ellas, como
parte de la Comunión Católica, tienen derecho a existir y actuar en respuesta
a las necesidades espirituales de sus fieles.
4. El documento preparado en Ariccia por el comité coordinador conjunto
(junio de 1991) y terminado en Balamand (junio de 1993) establece cuál es
nuestro método en la presente búsqueda de la comunión plena, dando así la
razón para excluir el "uniatismo" como método.
5. Este documento se compone de dos partes:
1) Principios eclesiológicos y

3
2) Reglas prácticas.
Principios eclesiológicos
6. La división entre las Iglesias de Oriente y de Occidente nunca ha sofocado el
deseo de unidad deseado por Cristo. Más bien, esta situación, que es contraria
a la naturaleza de la Iglesia, a menudo ha sido para muchos la ocasión de
hacerse más conscientes de la necesidad de lograr esta unidad, para ser fieles
al mandamiento del Señor.
7. En el transcurso de los siglos, se hicieron varios intentos para restablecer la
unidad. Ellos buscaron alcanzar este fin a través de diferentes formas, a veces
conciliares, de acuerdo con la situación política, histórica, teológica y espiritual
de cada período. Lamentablemente, ninguno de estos esfuerzos logró
restablecer la plena comunión entre la Iglesia del Oeste y la Iglesia del Este, y
en ocasiones incluso hizo que las oposiciones fueran más agudas.
8. En el transcurso de los últimos cuatro siglos, en diversas partes de Oriente,
se tomaron iniciativas dentro de ciertas Iglesias e impulsadas por elementos
externos, para restablecer la comunión entre la Iglesia del Este y la Iglesia del
Oeste. Estas iniciativas condujeron a la unión de ciertas comunidades con la
Sede de Roma y trajeron consigo, como consecuencia, la ruptura de la
comunión con sus Iglesias Madre del Oriente. Esto tuvo lugar no sin la
interferencia de intereses extraeclesiales. De esta manera, nacieron las Iglesias
orientales católicas. Y así se creó una situación que se convirtió en una fuente
de conflictos y de sufrimiento en primera instancia para los ortodoxos pero
también para los católicos.
9. Cualquiera que haya sido la intención y la autenticidad del deseo de ser fiel
al mandamiento de Cristo: "que todos sean uno", expresado en estas uniones
parciales con la Sede de Roma, debe reconocerse que el restablecimiento de
la unidad entre la Iglesia del Este y la Iglesia del Oeste no se logró y que la
división permanece, amargada por estos intentos.
10. La situación así creada resultó en hechos en tensiones y oposiciones.
Progresivamente, en las décadas que siguieron a estas uniones, la actividad
misionera tendía a incluir entre sus prioridades el esfuerzo de convertir a otros
cristianos, individualmente o en grupos, para "traerlos de vuelta" a la propia

4
Iglesia. Para legitimar esta tendencia, fuente de proselitismo, la Iglesia Católica
desarrolló la visión teológica según la cual se presentaba como la única a quien
se confiaba la salvación. Como reacción, la Iglesia Ortodoxa, a su vez, llegó a
aceptar la misma visión según la cual solo en ella se podía encontrar la
salvación. Para asegurar la salvación de "los hermanos separados", incluso
sucedió que los cristianos fueron rebautizados y que ciertos requisitos de la
libertad religiosa de las personas y de su acto de fe fueron olvidados.
11. Por otro lado, ciertas autoridades civiles intentaron traer de vuelta a los
católicos orientales a la Iglesia de sus Padres. Para lograr este objetivo, no
dudaron, cuando se dio la ocasión, en utilizar medios inaceptables.
12. Por la forma en que los católicos y los ortodoxos vuelven a medirse en su
relación con el misterio de la Iglesia y se descubren una vez más como
Hermanas Iglesias, esta forma de "apostolado misionero" descrita
anteriormente, y que se ha llamado "uniatismo", ya no puede ser aceptado
como un método a seguir ni como un modelo de la unidad que nuestras
Iglesias están buscando.
13. De hecho, especialmente desde las Conferencias panorthodoxas y el
Concilio Vaticano II, el redescubrimiento y la entrega de un valor adecuado a
la Iglesia como comunión, tanto por parte de los ortodoxos como de los
católicos, ha cambiado radicalmente las perspectivas y, por lo tanto, las
actitudes. . De cada lado se reconoce que lo que Cristo confió a su Iglesia -
profesión de fe apostólica, participación en los mismos sacramentos, sobre
todo el único sacerdocio que celebra el único sacrificio de Cristo, la sucesión
apostólica de obispos - no puede considerarse propiedad exclusiva de una de
nuestras Iglesias En este contexto, está claro que cualquier rebautismo debe
evitarse.
14. Es en esta perspectiva que las Iglesias Católicas y las Iglesias Ortodoxas se
reconocen unas a otras como Hermanas Iglesias, responsables juntas de
mantener la Iglesia de Dios en fidelidad al propósito divino, especialmente en
lo que concierne a la unidad. Según las palabras del Papa Juan Pablo II, el
esfuerzo ecuménico de las Hermanas Iglesias de Oriente y Occidente, fundadas
en el diálogo y la oración, es la búsqueda de una comunión perfecta y total que

5
no sea absorción ni fusión, sino encuentro de verdad y amor ( cf Slavorum
Apostoli , n. 27).
15. Si bien la libertad inviolable de las personas y su obligación de seguir los
requisitos de su conciencia permanecen seguras, en la búsqueda del
restablecimiento de la unidad no se trata de la conversión de las personas de
una Iglesia a la otra para garantizar su salvación. Se trata de lograr juntos la
voluntad de Cristo y la concepción de Dios para su Iglesia por medio de una
búsqueda común de las Iglesias para lograr un acuerdo pleno sobre el
contenido de la fe y sus implicaciones. Este esfuerzo se está llevando a cabo
en el diálogo teológico actual. El presente documento es una etapa necesaria
en este diálogo.
16. Las Iglesias orientales católicas que han deseado restablecer la plena
comunión con la Sede de Roma y han permanecido fieles a ella, tienen los
derechos y obligaciones que están relacionados con esta comunión. Los
principios que determinan su actitud hacia las Iglesias Ortodoxas son aquellos
que han sido establecidos por el Concilio Vaticano II y han sido puestos en
práctica por los Papas que han aclarado las consecuencias prácticas que se
derivan de estos principios en varios documentos publicados desde entonces.
Estas Iglesias, entonces, deberían insertarse, tanto a nivel local como
universal, en el diálogo de amor, en el respeto mutuo y la confianza recíproca
que se encuentran una vez más, y entrar en el diálogo teológico, con todas sus
implicaciones prácticas.
17. En este ambiente, las consideraciones ya presentadas y las pautas prácticas
que siguen, en la medida en que sean efectivamente recibidas y observadas
fielmente, son tales que conducen a una solución justa y definitiva de las
dificultades que estas Iglesias Católicas orientales presentan al Iglesia
Ortodoxa.
18. Hacia este fin, el Papa Pablo VI afirmó en su discurso en el Phanar en julio
de 1967: "Está en la cabeza de las Iglesias, de su jerarquía, que la obligación es
guiar a las Iglesias por el camino que lleva a encontrar comunión otra vez.
Deben hacerlo reconociéndose y respetándose mutuamente como pastores
de la parte del rebaño de Cristo que se les ha confiado, cuidando de la cohesión
y el crecimiento del pueblo de Dios, y evitando todo lo que pueda dispersarlo

6
o causar confusión en sus filas "(Tomos Agapis, n. 172). En este espíritu, el Papa
Juan Pablo II y el Patriarca Ecuménico Dimitrios I declararon juntos claramente:
"Rechazamos toda forma de proselitismo, toda actitud que sería o podría
percibirse como falta de respeto" (7 de diciembre de 1987).
Reglas prácticas
19. El respeto mutuo entre las iglesias que se encuentran en situaciones
difíciles aumentará apreciablemente en la medida en que observarán las
siguientes reglas prácticas.
20. Estas normas no resolverán los problemas que nos preocupan, a menos
que cada una de las partes interesadas tenga una voluntad de perdón basada
en el Evangelio y, en el contexto de un esfuerzo constante de renovación,
acompañada del deseo incesante de buscar la plenitud. Comunión que existió
por más de mil años entre nuestras Iglesias. Es aquí donde el diálogo del amor
debe estar presente con una intensidad y perseverancia continuamente
renovadas, que pueden superar la falta de comprensión recíproca y el clima
necesario para profundizar el diálogo teológico que permitirá llegar a la plena
comunión.
21. El primer paso es poner fin a todo lo que pueda fomentar la división, el
desprecio y el odio entre las Iglesias. Para esto, las autoridades de la Iglesia
Católica ayudarán a las Iglesias Orientales Católicas y sus comunidades para
que ellas mismas preparen la plena comunión entre las Iglesias Católica y
Ortodoxa. Las autoridades de la Iglesia Ortodoxa actuarán de manera similar
con sus fieles. De esta forma, será posible ocuparse de la situación
extremadamente compleja que se ha creado en Europa del Este, al mismo
tiempo en la caridad y en la justicia, tanto con respecto a los católicos como a
los ortodoxos.
22. La actividad pastoral en la Iglesia Católica, tanto latina como oriental, ya
no tiene como objetivo que los fieles de una Iglesia pasen a la otra; es decir,
ya no tiene como objetivo el proselitismo entre los ortodoxos. Su objetivo es
responder a las necesidades espirituales de sus propios fieles y no tiene ningún
deseo de expansión a expensas de la Iglesia ortodoxa. Dentro de estas
perspectivas, para que ya no haya lugar para la desconfianza y la desconfianza,
es necesario que haya intercambios recíprocos de información sobre diversos
7
proyectos pastorales y que así la cooperación entre los obispos y todos
aquellos con responsabilidades en nuestras Iglesias se pueda establecer en
movimiento y desarrollo.
23. La historia de las relaciones entre la Iglesia ortodoxa y las Iglesias orientales
católicas ha estado marcada por persecuciones y sufrimientos. Cualesquiera
que hayan sido estos sufrimientos y sus causas, no justifican ningún
triunfalismo; nadie puede glorificar en ellos o sacar un argumento de ellos para
acusar o desacreditar a la otra Iglesia. Solo Dios conoce a sus propios testigos.
Cualquiera que haya sido el pasado, debe dejarse a la misericordia de Dios, y
todas las energías de las Iglesias deben estar dirigidas a obtener que el
presente y el futuro se ajusten mejor a la voluntad de Cristo por la suya.
24. También será necesario, y esto por parte de ambas Iglesias, que los obispos
y todos aquellos con responsabilidades pastorales en ellos respeten
escrupulosamente la libertad religiosa de los fieles. Estos, a su vez, deben
poder expresar libremente su opinión al ser consultados y al organizarse para
este fin. De hecho, la libertad religiosa requiere que, especialmente en
situaciones de conflicto, los fieles puedan expresar su opinión y decidir sin
presión desde el exterior si desean estar en comunión con la Iglesia Ortodoxa
o con la Iglesia Católica. La libertad religiosa sería violada cuando, bajo la
cobertura de asistencia financiera, los fieles de una Iglesia se sentirían atraídos
por la otra, con promesas, por ejemplo, de educación y beneficios materiales
que pueden faltar en su propia Iglesia.
25. Además, el respeto necesario a la libertad cristiana, uno de los dones más
preciados recibidos de Cristo, no debe convertirse en una ocasión para
emprender un proyecto pastoral que también pueda involucrar a los fieles de
otras Iglesias, sin consulta previa con los pastores de estas Iglesias. No solo se
debe excluir cualquier forma de presión, de cualquier tipo, sino que el respeto
a las conciencias, motivado por una auténtica exigencia de fe, es uno de los
principios que guían la preocupación pastoral de los responsables en las dos
Iglesias y debe ser el objetivo de su reflexión común (ver Gal 5, 13).
26. Por eso es necesario buscar y entablar un diálogo abierto, que en primer
lugar debe ser entre quienes tienen responsabilidades en las iglesias a nivel
local. Quienes están a cargo de las comunidades involucradas deben crear

8
comisiones locales conjuntas o hacer efectivas aquellas que ya existen, para
encontrar soluciones a problemas concretos y ver que estas soluciones se
apliquen en la verdad y el amor, en la justicia y la paz. Si no se puede llegar a
un acuerdo a nivel local, la pregunta debe hacerse a las comisiones mixtas
establecidas por las autoridades superiores.
27. Las sospechas desaparecerían más fácilmente si las dos partes condenaran
la violencia allí donde las comunidades de una Iglesia la utilicen contra las
comunidades de una Iglesia hermana. Según lo solicitado por Su Santidad el
Papa Juan Pablo II en su carta del 31 de mayo de 1991, es necesario evitar
absolutamente toda violencia y todo tipo de presión para que se respete la
libertad de conciencia. Es tarea de los responsables de las comunidades ayudar
a sus fieles a profundizar su lealtad hacia su propia Iglesia y hacia sus
tradiciones y enseñarles a evitar no solo la violencia, sea física, verbal o moral,
sino también todo lo que pueda conducirles. Despreciar a otros cristianos y a
un contra-testimonio, ignorando por completo la obra de salvación que es la
reconciliación en Cristo.
28. La fe en la realidad sacramental implica un respeto por las celebraciones
litúrgicas de la otra Iglesia. El uso de la violencia para ocupar un lugar de culto
contradice esta convicción. Por el contrario, esta convicción a veces requiere
que la celebración de otras Iglesias se haga más fácil poniendo a su disposición,
de común acuerdo, la propia iglesia para la celebración alternativa en
diferentes momentos en el mismo edificio. Aún más, el ethos evangélico
requiere que se eviten las declaraciones o manifestaciones que puedan
perpetuar un estado de conflicto y obstaculizar el diálogo. ¿No nos exhorta san
Pablo a acogernos unos a otros como Cristo nos ha acogido, para la gloria de
Dios (Rom 15, 7)?
29. Los obispos y sacerdotes tienen el deber ante Dios de respetar la autoridad
que el Espíritu Santo ha dado a los obispos y sacerdotes de la otra Iglesia y por
esa razón para evitar interferir en la vida espiritual de los fieles de esa Iglesia.
Cuando la cooperación se hace necesaria para el bien de los fieles, se requiere
que los responsables de un acuerdo entre ellos, establezcan para esta
asistencia mutua principios claros que sean conocidos por todos, y actúen
posteriormente con franqueza, claridad y respeto por la disciplina sacramental
de la otra Iglesia.
9
En este contexto, para evitar malentendidos y desarrollar la confianza entre
las dos Iglesias, es necesario que los obispos católicos y ortodoxos del mismo
territorio consulten entre sí antes de establecer proyectos pastorales católicos
que impliquen la creación de nuevas estructuras en regiones que
tradicionalmente forman parte de la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa, con el
fin de evitar actividades pastorales paralelas que podrían degenerar
rápidamente en rivalidad o incluso en conflictos.
30. Para allanar el camino para futuras relaciones entre las dos Iglesias,
pasando más allá de la obsoleta eclesiología del retorno a la Iglesia católica
conectada con el problema que es el objeto de este documento, se prestará
especial atención a la preparación de futuros sacerdotes y de todos aquellos
que, de alguna manera, están involucrados en una actividad apostólica llevada
a cabo en un lugar donde tradicionalmente la otra Iglesia tiene sus raíces. Su
educación debe ser objetivamente positiva con respecto a la otra Iglesia. En
primer lugar, todos deberían estar informados de la sucesión apostólica de la
otra Iglesia y de la autenticidad de su vida sacramental. También se debe
ofrecer todo un conocimiento correcto e integral de la historia con el objetivo
de una historiografía de las dos Iglesias que está de acuerdo e incluso puede
ser común. De este modo, se ayudará a disipar los prejuicios y se evitará el uso
de la historia de manera polémica. Esta presentación conducirá a una toma de
conciencia de que las fallas que conducen a la separación pertenecen a ambos
lados, dejando profundas heridas en cada lado.
31. La amonestación del apóstol Pablo a los corintios (1 Cor 6: 1-7) será
recordada. Recomienda que los cristianos resuelvan sus diferencias a través
del diálogo fraterno, evitando así el recurso a la intervención de las
autoridades civiles para una solución práctica a los problemas que surgen
entre las iglesias o las comunidades locales. Esto se aplica particularmente a la
posesión o devolución de propiedad eclesiástica. Estas soluciones no deben
basarse solo en situaciones pasadas o depender únicamente de principios
jurídicos generales, sino que también deben tener en cuenta la complejidad
de las realidades actuales y las circunstancias locales.
32. Es con este espíritu que será posible reunir en común la tarea de re-
evangelización de nuestro mundo secularizado. También se realizarán
esfuerzos para dar noticias objetivas a los medios de comunicación,
10
especialmente a la prensa religiosa, a fin de evitar información tendenciosa y
engañosa.
33. Es necesario que las Iglesias se unan para expresar gratitud y respeto hacia
todos, conocidos y desconocidos - obispos, sacerdotes o fieles, ortodoxos,
católicos, ya sean orientales o latinos - que sufrieron, confesaron su fe, fueron
testigos de su fidelidad a la Iglesia, y, en general, hacia todos los cristianos, sin
discriminación, que sufrieron persecuciones. Sus sufrimientos nos llaman a la
unidad y, por nuestra parte, a dar un testimonio común en respuesta a la
oración de Cristo "para que todos sean uno, para que el mundo crea" (Juan
17,21).
34. La Comisión Conjunta Internacional para el Diálogo Teológico entre la
Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa, en su reunión plenaria en Balamand,
recomienda encarecidamente que estas reglas prácticas sean puestas en
práctica por nuestras Iglesias, incluidas las Iglesias orientales católicas
convocadas a participar. En este diálogo que debe llevarse a cabo en el
ambiente sereno necesario para su progreso, hacia el restablecimiento de la
plena comunión.
35. Al excluir para el futuro todo proselitismo y todo deseo de expansión de
los católicos a expensas de la Iglesia ortodoxa, la comisión espera haber
superado los obstáculos que impulsaron a ciertas iglesias autocéfalas a
suspender su participación en el diálogo teológico y que los ortodoxos La
Iglesia podrá volver a encontrarse por completo para continuar el trabajo
teológico que tan felizmente comenzó.

Balamand (Líbano), 23 de junio de 1993


(*) El texto fue originalmente redactado en francés y traducido al inglés
durante la reunión.

VER ORIGINAL EN INGLES EN EL SIGUIENTE ENLACE:


http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/ch_orthod
ox_docs/rc_pc_chrstuni_doc_19930624_lebanon_en.html

11