Está en la página 1de 8

Monografía de mecánica de fluidos

HIDROLOGÍA DE AGUA SUPERFICIAL


Precipitación
El levantamiento de masas de aire húmedo en la atmósfera conduce al enfriamiento y la
condensación, lo que resulta en la precipitación del vapor de agua de la atmósfera en forma de
lluvia, nieve, granizo y aguanieve.

Después del enfriamiento de las masas de aire, se forman gotitas de nubes en los núcleos de
condensación que consisten en partículas de polvo o aerosoles (típicamente <1 μm de
diámetro). Cuando la gota de humedad condensada es mayor que 0.1 mm, cae como
precipitación, y estas gotas crecen a medida que chocan y se unen para formar gotas más
grandes. Las gotas de lluvia que caen al suelo generalmente están en el rango de tamaño de
0.5 a 3 mm, mientras que la lluvia con gotas de menos de 0.5 mm se llama llovizna.

Existen tres mecanismos principales que contribuyen al levantamiento de masas de aire. El


levantamiento frontal ocurre cuando el aire caliente se eleva sobre el aire más frío por un
pasaje frontal que resulta en tormentas ciclónicas o frontales. La zona donde se encuentran las
masas de aire frío y caliente se llama un frente. En un frente cálido, el aire caliente avanza
sobre una masa de aire más fría con una velocidad de ascenso relativamente lenta que causa
precipitaciones en un área grande, típicamente 300–500 km por delante. En un frente frío, el
aire caliente se empuja hacia arriba en una pendiente relativamente pronunciada por el aire
frío que avanza, lo que lleva a áreas de precipitación más pequeñas antes del frente frío. Las
tasas de precipitación son generalmente más altas antes de los frentes fríos que antes de los
frentes cálidos. A menudo, el aire caliente se eleva a medida que es forzado sobre colinas o
montañas debido al levantamiento orográfico que ocurre en el noroeste de los Estados Unidos,
y los eventos de precipitación resultantes se llaman tormentas orográficas. La precipitación
orográfica es un factor importante en la mayoría de las áreas montañosas y presenta un alto
grado de variabilidad espacial. En el levantamiento convectivo, el aire caliente se eleva debido
a que es menos denso que el aire circundante, y los eventos de precipitación resultantes se
llaman tormentas convectivas o, más comúnmente, tormentas eléctricas.

Las precipitaciones naturales casi nunca son uniformes en el espacio, y las precipitaciones
promediadas espacialmente (también llamadas precipitación de área media) se utilizan
comúnmente en aplicaciones hidrológicas. La precipitación de área media tiende a ser
dependiente de la escala y estadísticamente no homogénea en el espacio. La precipitación en
cualquier ubicación (medida o no medida) puede estimarse utilizando un esquema de
interpolación que emplea la ponderación lineal de las mediciones de precipitación puntual en
los pluviómetros individuales sobre un área deseada como,
donde P ^ ðxÞ es la estimación de precipitación en la ubicación x; P (xi) es la precipitación
medida en el pluviómetro i, es decir, ubicada en xi; wi es el peso asociado con la medición
puntual en la estación i; y N es el número total de mediciones (indicadores) que se utilizan en
la interpolación.

Debido a la imparcialidad, se debe cumplir la siguiente condición

Existe una variedad de formas para estimar los pesos, wi, dependiendo de los supuestos
subyacentes acerca de la distribución espacial de la precipitación. Algunos de los métodos más
comunes se resumen brevemente:

(a) Se supone que la precipitación se distribuye uniformemente en el espacio, y se asigna


un peso igual a cada estación, de modo que la precipitación estimada en cualquier
punto es simplemente igual a la media aritmética de los datos medidos, es decir,

(b) Se estima que la precipitación en cualquier punto es igual a la precipitación en la


estación más cercana. Bajo este supuesto, wi ¼ 1 para la estación más cercana, y wi ¼
0 para todas las demás estaciones. Esta metodología es el equivalente discreto del
método del polígono de Thiessen [33] que se ha utilizado ampliamente en hidrología.

(c) El peso asignado a cada estación de medición es inversamente proporcional a la


distancia desde el punto de estimación hasta la estación de medición. Este enfoque se
suele denominar enfoque de distancia recíproca (por ejemplo, [34]). Un ejemplo del
enfoque de distancia recíproca es el método de distancia inversa al cuadrado en el que
los pesos de estación están dados por

donde di es la distancia a la estación i y N es el número de estaciones dentro de un


radio definido donde se debe estimar la precipitación.
(d) Los pesos se calculan utilizando métodos geoestadísticos tales como kriging usando la
covarianza o la función de variograma de la precipitación (por ejemplo, [35]). Debido a
que los pesos de kriging dependen de la continuidad espacial de la precipitación, las
técnicas de kriging son adecuadas para examinar la dependencia de la escala de la
precipitación promediada espacialmente

Los métodos anteriores no deben utilizarse para estimar las profundidades de precipitación de
las cuencas hidrográficas montañosas donde la variabilidad espacial es muy alta. Hoy en día,
estos cálculos se facilitan mediante el uso de sistemas de información geográfica (GIS) que
permiten el procesamiento y la visualización de datos. La Figura 1.4 es un ejemplo de
interpolación espacial de la precipitación en una cuenca utilizando técnicas de kriging.

Fig. 1.4. Mapa de precipitación interpolada sobre la cuenca del río Ohio utilizando estaciones de precipitación de
USHCN para febrero de 2000.

Después de especificar los pesos de la estación en la fórmula de interpolación de precipitación,


el siguiente paso es discretizar numéricamente el área de promedios colocando una cuadrícula
de promedios. La definición de la cuadrícula de promedios requiere la especificación del
origen, la discretización en las direcciones x e y, y el número de celdas en cada una de las
direcciones de coordenadas. La precipitación, ^ P xj? ? , en el centro, xj, de cada celda se
calcula utilizando (1.1) con pesos específicos, y la precipitación promedio en toda el área, P,
viene dada por
donde A es el área de promediación, Aj es el área contenida en la celda j, y J es el número de
celdas que contienen una porción del área de promediación.

Las fracciones de precipitación que se atrapan se infiltran en el suelo y llenan las depresiones
locales y se llaman abstracciones o pérdidas, mientras que el resto se llama precipitación
excesiva, es decir, la fracción que genera la escorrentía. Los términos utilizados en las
abstracciones y los cálculos de escorrentía se ilustran en la Fig. 1.5, donde las tasas de
precipitación y pérdida se representan en función del tiempo para un evento de precipitación.
La profundidad de precipitación total P (t) es el área debajo del gráfico de intensidad de
precipitación i. La precipitación total se divide en la abstracción inicial Ia, la abstracción
continua Fa y el exceso de precipitación (que se supone que se convierte en escorrentía
superficial y su acumulación se denomina escorrentía acumulada R (t)). La abstracción inicial Ia
es el área bajo la curva de intensidad de precipitación al comienzo del evento de precipitación
cuando toda la precipitación se pierde por intercepción, almacenamiento en la superficie,
infiltración y otras abstracciones. La extracción continua Fa incluye las pérdidas que se
producen después de que se ha alcanzado la extracción inicial y representa principalmente las
pérdidas por infiltración en el suelo. Con referencia a la Fig. 1.5, la abstracción continua es el
área bajo la curva de tasa de pérdida después de que se inicia la escorrentía, y la abstracción
total S es la suma de Ia y Fa. El exceso de precipitación R (t) es el área bajo el gráfico de
intensidad de precipitación después de restar las pérdidas totales. La última abstracción S es
una estimación de las abstracciones totales suponiendo que la precipitación continúa
indefinidamente.

Fig. 1.5. Partición del histograma de precipitación total en exceso de precipitación y abstracciones. La precipitación
acumulada P (t) y el escurrimiento acumulado R (t) también se muestran esquemáticamente.
Almacenamiento de interceptación y depresión

La intercepción es la parte de la precipitación que se almacena en la superficie de la tierra,


como la vegetación. Parte del agua interceptada se evapora, pero parte de ella puede
eventualmente filtrarse a través de la vegetación y llegar a la superficie del suelo a través de la
caída o arrastrarse por las ramas como flujo de tallo. Los estudios indican que la intercepción
representa entre el 10 y el 30% de las precipitaciones totales en la selva amazónica según la
temporada. Las precipitaciones también son interceptadas por edificios y otras estructuras de
superficie como en áreas urbanas y complejos industriales. Los métodos utilizados para
estimar la intercepción son en su mayoría empíricos, donde la cantidad de intercepción se
expresa como una fracción de la cantidad de precipitación o como una función de la cantidad
de precipitación. Woodall ha resumido los porcentajes de intercepción a lo largo de las escalas
de tiempo anuales y estacionales para varios tipos de vegetación; estos datos indican que, en
forma anual, la intercepción varía de 3% para la basura de madera dura a 48% para algunas
coníferas. Muchas fórmulas de intercepción son similares a la sugerida originalmente por
Horton [38], donde la intercepción, I, para una sola tormenta, está relacionada con la cantidad
de precipitación, P, por una ecuación de la forma

donde a y b son constantes. Cuando I se expresa en milímetros, los valores típicos son n ¼ 1
(para la mayoría de las cubiertas vegetales), a entre 0.02 mm para arbustos y 0.05 mm para
bosques de pinos, y b entre 0.18 y 0.20 para huertos y bosques y 0.40 para arbustos. La
capacidad de almacenamiento de intercepción de la vegetación de la superficie puede variar
desde menos de 0,3 mm a 13 mm, con un valor típico para césped de 1,3 mm.

Algunos modelos de intercepción tienen en cuenta la capacidad de almacenamiento limitada


de la vegetación de superficie y la evaporación durante una tormenta (por ejemplo, [39]) como

donde S es la capacidad de almacenamiento de la vegetación, P es la cantidad de precipitación


durante la tormenta, K0 es la relación del área de superficie de un lado de las hojas a la
proyección de la vegetación en el suelo (denominada índice de área de la hoja), E es la tasa de
evaporación durante la tormenta desde las superficies de la planta, y t es la duración de la
tormenta. La capacidad de almacenamiento, S, está típicamente en el rango de 3 a 5 mm para
pinos completamente desarrollados; 7 mm para abeto, abeto y cicuta; 3 mm para maderas
duras con hojas; y 1 mm para maderas duras desnudas [40]. Los modelos más sofisticados de
intercepción se describen en Ramírez y Senarath [41] y Brutsaert [42].

La intercepción por la basura forestal es mucho más pequeña que la interceptación del dosel.
La cantidad de intercepción de basura depende en gran medida del grosor de la basura, la
capacidad de retención de agua, la frecuencia de humedecimiento y la velocidad de
evaporación. Los estudios han demostrado que solo tiene unos pocos milímetros de
profundidad en la mayoría de los casos [43] y, por lo general, aproximadamente 1 a 5% de la
precipitación anual y menos de 50 mm / año se pierden por intercepción de la basura [44].

El agua que se acumula en las depresiones superficiales durante una tormenta se llama
almacenamiento de depresión y puede ser una parte importante del presupuesto hidrológico
en cuencas hidrográficas planas [45]. Esta porción de lluvia no contribuye a la escorrentía
superficial. El almacenamiento de depresión generalmente se expresa como una profundidad
promedio sobre el área de captación, y las profundidades típicas varían de 0.5 a 7.5 mm.

Infiltración

El proceso por el cual el agua ingresa al suelo a través de la superficie del suelo se llama
infiltración y generalmente es el proceso de extracción de lluvia dominante. Las tasas de
infiltración en el suelo desnudo se consideran altas cuando son mayores de 25 mm / hy bajas
cuando son menores de 2.5 mm / h [46]. La tasa de infiltración f expresa la rapidez con que el
agua ingresa al suelo en la superficie. Si el agua se acumula en la superficie, la infiltración
ocurre a la tasa de infiltración potencial (a menudo llamada capacidad de infiltración) y se
considera limitada por las propiedades del suelo. En caso de lluvia sobre suelos inicialmente
secos, la tasa de suministro de agua en la superficie (tasa de lluvia) es menor que la tasa de
infiltración potencial, toda el agua ingresa al suelo y la infiltración está limitada por la tasa de
precipitación. La infiltración acumulada F es la profundidad acumulada del agua infiltrada
durante un tiempo dado y está relacionada con la tasa de infiltración como

El modelo más simple para la infiltración es el índice, que es una tasa de abstracción constante
de tal manera que el exceso de profundidad de la lluvia es igual a la profundidad de la
escorrentía directa; Se ha utilizado comúnmente en la práctica. Nuestra comprensión actual
del movimiento del agua a través de suelos insaturados se expresa mediante la ecuación de
Richards, y el proceso de infiltración determina la condición del límite en la superficie del
suelo. Como la ecuación de Richards no es lineal, se usan comúnmente modelos empíricos más
simples para la infiltración. Por ejemplo, Horton [47, 48] expresó la tasa de infiltración
potencial como

donde k es una constante de decaimiento y f0 es la tasa de infiltración inicial en t ¼ 0 y


disminuye exponencialmente hasta que alcanza una tasa constante de fc. Philip [49, 50]
expresó la infiltración acumulada como
donde S es la sorptividad del suelo (una función del potencial de succión del suelo) y K es la
conductividad hidráulica saturada. Por lo tanto, la tasa de infiltración potencial de este modelo
cuando el suministro de agua no está limitado es

Los dos términos en la ecuación de Philip representan los efectos de las fuerzas de succión y
gravedad, respectivamente, al mover el agua a lugares más profundos del suelo.

Green y Ampt [51] propusieron un modelo de infiltración simplificado que aproximaba el perfil
de contenido de agua en el suelo como un frente afilado, con un contenido de humedad
volumétrico igual al valor inicialmente uniforme de θi debajo del frente y un suelo saturado
con un contenido de humedad igual a la porosidad η arriba del frente. El frente de mojado
penetra hasta una profundidad L en el tiempo t desde el inicio del proceso de infiltración. El
agua se deposita a una pequeña profundidad H0 en la superficie del suelo, lo que denota un
suministro infinito de agua en la superficie. Para un volumen de control que se extiende desde
la superficie del suelo hasta el frente de humedecimiento del área de la unidad, la continuidad
volumétrica produce

Denotando H como la cabeza total (suma de la gravedad y las cabezas de succión), la ley de
Darcy sobre esta longitud de suelo saturado es

Rendimientos de simplificación

donde ψ es la cabeza de succión en el frente de humedecimiento.


Cuando el suministro de agua es limitado, como ocurre normalmente durante los eventos de
lluvia, el agua se acumulará en la superficie solo si la intensidad de la lluvia excede la capacidad
de infiltración del suelo. El tiempo de reposo tp es el tiempo transcurrido entre el momento en
que comienza la lluvia y el momento en que el agua comienza a acumularse en la superficie del
suelo. Durante los tiempos de pre-estanque (t <tp), la intensidad de la lluvia es menor que la
tasa de infiltración potencial, y la superficie del suelo está insaturada. El estanque se inicia
cuando la intensidad de la lluvia excede la tasa de infiltración potencial en t ¼ tp y la superficie
del suelo alcanza la saturación. Con la lluvia continua (t> tp), la región saturada se extiende
más profundamente en el suelo, y el agua acumulada está disponible en la superficie del suelo
para contribuir a la escorrentía. En condiciones de estanqueidad incipientes, Fp ¼ i tp y la tasa
de infiltración es igual a la tasa de lluvia (es decir, f ¼ i), de modo que

La infiltración acumulativa post-estanque es dada por