Está en la página 1de 5

20 RUPTURAS AL STATU-QUO EDUCATIVO

PROMOVIDAS POR EL NUEVO MARCO LEGAL EDUCATIVO

El nuevo marco legal educativo permitirá la reconfiguración de un sistema educativo que


asegure aprendizajes de calidad para todos los ecuatorianos, en especial para aquellos que
han sido excluidos del sistema de educación.
Las 20 rupturas han sido clasificadas en cuatro grupos, los cuales se detallan a
continuación:
I. Hacia la reconceptualización de la educación como un derecho de las
personas y las comunidades.

1. Se concibe la educación como un servicio público, en el marco del


Buen Vivir.
Es decir, que se garantiza la libertad de enseñanza ya que la educación es
un derecho de todas las personas para lograr igualdad de oportunidades y
una sociedad del Buen Vivir, el cual permita el desarrollo de
potencialidades humanas para la preparación de futuros ciudadanos con
valores, capaces de enfrentarse al desarrollo del país.

2. Se prohíbe la paralización de las actividades del servicio educativo.


El cual protege a los niños/as y adolescentes al garantizarles su derecho
educativo de manera continua. De la misma manera, los padres, docentes
u otros directivos institucionales no deben promover o provocar la
paralización del servicio educativo.

3. Se garantiza la gratuidad, universalidad y laicidad de la educación


pública.
Garantiza la gratuidad de la educación pública mediante la eliminación de
la matrícula así como la entrega de uniformes, libros, desayunos escolares,
entre otros. Además, establece que la educación pública debe ser laica, la
cual debe respetar cualquier tipo de religión, culto o creencia.

4. Se vela por los derechos de los estudiantes en establecimientos


particulares y fiscomisionales.
El Estado controlará el cobro de pensiones y matriculas de dichas
Instituciones. Además, prohíbe el pago de mensualidades adelantadas o el
cobro de alguna contribución económica que no esté autorizada por el
Ministerio de Educación.

5. Se promueve una participación activa de la comunidad educativa y de


las familias en los procesos educativos.
Creación del código de convivencia, el cual promueva la inclusión de la
comunidad educativa (familiares, estudiantes, docentes, etc), para lograr
que participen ordenada y activamente en el proceso educativo.

6. Se garantizan los recursos económicos destinados al sector educativo.


Dichos recursos deberán ser exclusivo para el servicio educativo y no ser
utilizado para otro propósito.

7. Se asegura la escolarización de estudiantes en situaciones de


vulnerabilidad.
Los estudiantes en situación de vulnerabilidad recibirán un trato
preferencial para su permanencia en el sistema educativo, sobre todo para
las personas con necesidades educativas especiales y su inclusión en un
establecimiento de educación ordinaria.

II. Hacia un cambio profundo de la estructura y el funcionamiento del sistema


nacional de educación:

8. Se reestablece la rectoría del Estado sobre el sistema educativo


nacional.
Es decir, el Estado es la única entidad autorizada para ofrecer el servicio
educativo y el mismo que controlará las actividades relacionadas con la
educación.

9. Se organiza un nuevo modelo de gestión educativa para acercar la


atención a los ciudadanos y lograr servicios educativos completos y
pertinentes en cada circuito educativo.
En el marco legar anterior, cualquier proceso se concentraba en la planta
central del Ministerio de Educación; mientras que, en el nuevo marco legal
se define que la Autoridad Educativa Nacional está conformada por cuatro
niveles de gestión: uno de carácter central y tres de gestión
desconcentrada, que corresponden a los niveles zonal, distrital y circuita.
De esa forma, se garantizará un proceso más ágil y eficiente a todos los
ciudadanos.

10. Se estimula la participación ciudadana en los procesos de toma de


decisión de la gestión educativa, así como en los de seguimiento y
rendición de cuentas.
Establece la participación de la sociedad en todos los niveles de gobierno,
para elaborar planes y políticas nacionales, locales y sectoriales entre los
gobiernos y la ciudadanía, y así promover la formación ciudadana e
impulsar mecanismos de comunicación.
11. Se fortalece la educación intercultural bilingüe para asegurar un
servicio educativo con pertinencia cultural y lingüística para las
nacionalidades y pueblos indígenas.
Está destinado a la implementación del Estado plurinacional e
intercultural, en el que cada nacionalidad tiene derecho a contar con su
propia educación. De esa manera, se busca respetar los ritmos de
aprendizaje de las personas y sus conocimientos ancestrales.

III. Hacia la reconstrucción de los paradigmas de calidad y equidad educativa,


para asegurar mejores aprendizajes para todo el estudiantado:

12. Se invierte la dinámica tradicional del mejoramiento de la calidad


educativa, para lograr que las propias escuelas y los propios actores
del sistema se conviertan en los principales agentes del cambio.
Es decir, que cada nivel le corresponde la responsabilidad de evaluar o
crear planes de mejorar para alcanzar los estándares de calidad educativa,
y asegurarse que dichos estándares se cumplan de manera eficaz.

13. Se busca superar el racismo, la discriminación y la exclusión,


mediante la transversalización de la interculturalidad en todo el
sistema educativo.
Busca un enfoque educativo inclusivo que incremente la equidad
educativa y favorecer la comunicación entre los miembros de las
diferentes culturas.

14. Se introducen importantes cambios en algunas prácticas escolares


tradicionales.
Establecer la honestidad académica como requisito fundamental del
trabajo escolar, el mismo que sea dirigido para mejorar la metodología de
enseñanza y los resultados de aprendizaje. Esto demanda más esfuerzo
académico en los estudiantes y de la misma forma, el docente desarrollará
estrategias para que los estudiantes logres estas metas de aprendizaje.

15. Se permite a todos los estudiantes acceder a las mismas oportunidades


educativas mediante el Bachillerato General Unificado.
Tiene como principal objetivo prepara a los estudiantes para la vida y la
participación en una sociedad democrática, así como para el mundo
laboral y continuar con una carrera universitaria.

16. Se fortalece el sistema nacional de evaluación educativa con la


creación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa.
Permitirán que ambas instituciones se interrelacionen de manera
productiva. Es decir, que el Ministerio como eje principal tiene la potestad
de definir las políticas públicas de evaluación educativa y además de
establecer estándares e indicadores de calidad educativa. Por su parte, el
Instituto debe construir instrumentos para la evaluación que estén
referidos a los estándares e indicadores de calidad educativa fijados por el
Ministerio.

IV. Hacia la revalorización y enaltecimiento de la profesión docente:

17. Se replantea la carrera docente pública para que el maestro se


desarrolle como profesional de la educación.
Los docentes deben desarrollar estrategias para lograr que los estudiantes
alcancen los aprendizajes esperados. Además, dentro de su jornada laboral
deben diseñar material pedagógico, atender a representantes de los
estudiantes y realizar actividades de refuerzo (apoyo educativo) para
aquellos estudiantes que lo necesitan.

18. Se apunta a la excelencia en los docentes con un escalafón


auténticamente meritocrático que asegura una remuneración justa y
digna.
Establece un escalafón simplificado, ya que no privilegia la antigüedad,
sino factores como la formación académica de los docentes, sus estudios
de actualización, su experiencia y sobre todo su desempeño profesional.
Otro punto importante es que permite a los docentes optar por alternativas
como director o rector de establecimientos educativos, siempre y cuando
cumpla con un buen desempeño dentro del proceso educativo.

19. Se garantiza la selección de los mejores docentes con concursos de


méritos y oposición rigurosos y transparentes
Es decir que el docente debe cumplir con todos estos requisitos para
acceder a una plaza de trabajo.

20. Se crea la Universidad Nacional de Educación (UNAE), para


contribuir a la formación inicial de docentes y otros profesionales de
la educación.
La UNAE fortalecerá y complementará la actual oferta nacional de
formación inicial de docentes y de otros profesionales de la educación,
especialmente aquellos cuya necesidad se desprende del nuevo modelo de
gestión educativa.