Está en la página 1de 2

Evolución de la Tinta

Aunque no se sabe con exactitud cuándo fue que se inventó la tinta, si


sabemos que en el siglo 400 a.C. ya se usaba tinta negra en China para
escribir con pinceles y plumas. Estaba compuesta por negro de goma y de
humo. Curioso, ¿cierto? Después de esto, en el Imperio Romano los decretos
eran firmados con tinta de color púrpura. Esta otra era extraída de las glándulas
branquiales del molusco murex, cosa que lo convertía en un producto muy
costoso.

En la Edad Media, se hizo muy popular el uso del hollín- tinta de sepia con
restos de vino- para poder conseguir tinta negra. También usaban la tierra y la
arcilla para la fabricación de tinta roja, utilizada en títulos, iniciales o cualquier
letra que se quisiera destacar en algún documento.

La tinta y su evolución

A medida que fueron pasando los siglos, como todo, la tinta también fue
evolucionando, sobre todo gracias a los colorantes como tal. Las
características de estos permitieron elaborar cualquier tipo de tonalidad y, a su
vez, colocar color en las publicaciones, aquellas que siempre estuvieron
limitadas por el blanco y negro. No obstante, un cambio muy importante se dio
cuando llegó el siglo XX y el mundo de las impresoras, la tinta para impresora y
los cartuchos de tinta.

Historia de los Cartuchos de Tinta[editar]

El concepto de impresión por inyección de tinta se originó en el siglo XX, y la


tecnología comenzó a ser desarrollada hacia principios de los años 50. Hacia
finales de la década de los 70, impresoras de inyección que podían reproducir
imágenes digitales generadas por ordenador fueron desarrolladas
principalmente por cuatro fabricantes que actualmente cuentan con la mayoría
de las ventas de impresoras de inyección en el mercado global: Canon, HP,
Epson y Lexmark. Aunque cada dia las tintas alternativas y toner alternativos
ganan mas participacion de mercado producto de una mejora considerable de
sus procesos productivo y por consiguiente de su calidad.

El Mundo de los cartuchos de tinta

Durante el siglo XX, cuando se dio la invención de los computadores y las


impresoras, la tinta tomó, sin duda alguna, una nueva dimensión. Sí, se
encargó de abandonar las imprentas e instalarse en la casa de cualquier
persona. Los cartuchos de tinta; toner para impresora, ya sea toner compatible
o toner alternativo; entre otras opciones llegaron para quedarse en casas y
oficinas.

Estos cartuchos de tinta que tenemos todos en casa son de color negro y de
color, suelen mezclarse el magenta, el cian y el amarillo para obtener distintas
tonalidades. En este mundo la evolución es inquebrantable, por lo que la
elaboración de productos tecnológicos siempre va a estar sucediendo a medida
de que los años vayan pasando.

Un cartucho de tinta o cartucho de inyección de tinta es un conjunto


sustituible de una impresora que contiene la tinta y, frecuentemente, también el
propio cabezal de impresión que proyecta la tinta en el papel durante la
impresión.

El nombre deriva del hecho de que corresponde a un contenedor duro que se


inserta en el interior de la máquina y que contiene tinta ya sea sobre la base de
agua o un solvente especial.

Cada cartucho de tinta contiene uno o más depósitos independientes de tinta.


Algunos fabricantes añaden además contactos electrónicos y un chip que se
comunica con la impresora.

La sustitución de consumibles es un uso importante de los cartuchos. Estos se


utilizan en impresoras para contener la tinta o el tóner.

Hay varias marcas de impresoras con diferentes modelos de


cartuchos: Hewlett-Packard, Epson, Lexmark, Canon Inc., Brother Industries,
y Xerox Okidata, entre otros. Los cartuchos suelen ser propios de la marca y
casi siempre también del modelo; no existe la estandarización.