Está en la página 1de 2

La Indicación de Terapia Familiar – Lic.

Susana
Seré
Luego de la etapa de evaluación, nos proponemos llegar a una adecuada indicación. Para
eso tomamos en cuenta:

1- La priorización de ciertos recortes relaciones, que incluyen al síntoma

• 2- La disponibilidad de los consultantes


• 3- La capacidad de los consultantes para dialogar y cuestionar las propias certezas
• 4- La voluntad de saber por parte de los consultantes

La indicación puede ser:

• 1- Terapia familiar en trastornos relacionales que dificultan la vida en familia, o con un


miembro sintomático que distorsiona la vida familiar.
• 2- Terapia de pareja en situaciones de crisis derivadas de un momento de desilusión, o la
sintomatología de uno de los miembros sostenida por el otro
• 3- Terapia individual cuando la gravedad de la situación un abordaje individual además del
familiar, cuando el paciente no habla frente a sus familiares, cuando el motivo de consulta
no afecte la vida familiar (sexualidad, estudio o trabajo), cuando no haya disponibilidad
familiar para un trabajo en conjunto, cuando el consultante esté en una etapa de
desvinculación familiar.

Los recursos de los que disponemos en nuestro modelo incluyen:

• 1- Un terapeuta acompañante, en trabajo en dupla, detrás del espejo de la cámara de


Gesell. Requiere claridad relacional entre este terapeuta y el terapeuta a cargo del
tratamiento. El terapeuta acompañante observa a la familia y sobre todo la relación entre
la familia y el terapeuta.
• 2- Consulta psiquiátrica para:
a- Posible medicación
b- Evaluar riesgos para la vida del paciente
c- Medicación en casos que imposibiliten el trabajo terapéutico
• 3- Abordaje múltiple: en equipos con más de un terapeuta
• 4- Supervisión que implica la ampliación del sistema terapéutico
• 5- La consulta con un consultor trabajando en el mismo campo terapéutico con la
presencia o no del terapeuta tratante