Está en la página 1de 10

EL PLAN DE CUENTAS: TODO LO QUE NECESITAS SABER

Introducción

El plan de cuentas contable es una lista que presenta las cuentas en un orden sistemático
y conveniente para facilitar el registro de los hechos contables. Se estructura a través de
números, letras o números y letras conformando un código para cada una de las cuentas
en uso en un sistema contable. También se denomina Catalogo de cuentas o Código de
cuentas. [1]

En su elaboración se debe considerar diversos aspectos, entre otros:

 Naturaleza jurídica: Si se trata de una firma unipersonal o una sociedad.


 Objeto social de la empresa: Comercial, industrial, servicios, agrícola, construcción
etc.
 Tamaño: Micro, pequeña, mediana o grande

Un plan de cuentas debe ser:

 Sencillo, para facilitar su memorización.


 Flexible, para permitir la inclusión de nuevas cuentas
 Estructurado de tal manera que oriente la elaboración de los estados financieros.

Debe evitarse la utilización de cuentas genéricas, sobre todo en el nivel de auxiliares, no


es recomendable denominaciones indefinidas, tales como: Otras, Misceláneas, Las
demás, Varios, etc. Estas tienden a convertirse en “vertederos” que recogen saldos y
cantidades de diverso origen que posteriormente es prácticamente imposible ubicar y
clasificar.

Los más usuales son los conformados con solo números y sobre estos es que vamos a
desarrollar el presente texto. Cada cuenta es codificada, mediante un número y nombre
único e irrepetible en todo el plan.

Los dígitos o números individuales o en parejas, tríos o en cualquier cantidad conforman


niveles, aperturas o quiebres que representan un concepto.

El plan de cuentas orienta sobre los parámetros de su formulación y presenta las


instrucciones necesarias para la correcta apertura de nuevas cuentas y la utilización de las
que forman parte del sistema contable, por lo que generalmente viene con un “manual de
cuentas”, en el que se describe la naturaleza de cada una, cuando se carga, cuando se
abona, cuál es su saldo normal y sus funciones.

En nuestro medio existen planes de cuenta oficiales, esto es, prescritos por entidades
estatales, entre estos podemos mencionar: Plan de cuentas para los bancos, para las
empresas de la actividad aseguradora[2], para el sector público, para las cooperativas,
para las cajas de ahorro, entre otras.

En algunos países, España, Alemania, Colombia[3] entre otros, para las empresas privadas
se han prescrito planes de cuenta de uso obligatorio, en ellos existen entes calificados
para formular tal requisito. En nuestro medio es notoria la ausencia de la regulación
contable, salvo la que indirectamente contemplan las leyes impositivas y más recientes la
de organismos reguladores de precios.

Nuestra propuesta

Tal y como lo recoge el Marco Conceptual para la Información Financiera[4] :

“Los estados financieros reflejan los efectos financieros de las transacciones y otros
sucesos, agrupándolos en grandes categorías, de acuerdo con sus características
económicas. Estas grandes categorías son los elementos de los estados financieros.

Los elementos relacionados directamente con la medida de la situación financiera en el


balance son los activos, los pasivos y el patrimonio. Los elementos directamente
relacionados con la medida del rendimiento en el estado de resultados son los ingresos y
los gastos. El estado de cambios en la situación financiera habitualmente refleja elementos
del estado de resultados y cambios en los elementos del balance; … ” (párrafo 4.2)

Se tiene así que los elementos que conforman los estados financieros son:

1. Activo
2. Pasivo
3. Patrimonio
4. Ingresos
5. Gastos

Siguiendo con las pautas de Marco conceptual se tiene:

“La presentación de los elementos precedentes, tanto en el balance como en el estado de


resultados, implica un proceso de subdivisión. Por ejemplo, los activos y pasivos pueden ser
clasificados según su naturaleza, o de acuerdo con su función en el negocio de la entidad, a
fin de presentar la información de la forma más útil a los usuarios para los propósitos de
toma de decisiones económicas.”
De aquí que los “Elementos”, los clasificamos en “Grupos” los que a su vez se dividen en
“cuentas” y estas en “sub cuentas” y finalmente en “auxiliares”, unidad mínima de la
clasificación que permite identificar nominalmente el deudor o acreedor en el caso de las
cuentas reales y la especificidad del gasto cuando así se requiera.

Los modelos propuestos están conformados por 8 dígitos agrupados en 5 niveles, tal y
como se muestra:

El primer dígito representa un elemento de los estados financieros:

1. Activo
2. Pasivo
3. Patrimonio
4. Ingresos
5. Gastos

El segundo digito el grupo de ese elemento, así tenemos que en las cuentas reales se
corresponde con:

1.1 Activo corriente (circulante)

1.2 Activo no corriente (no circulante)

2.1 Pasivo corriente (circulante)

2.2 Pasivo no corriente (no circulante)

3.1 Capital suscrito y pagado


3.2 Resultados acumulados

4.1 Ingresos ordinarios

4.4 Ingresos financieros

5.1 Costos

5.2 Gastos de administración

Continúa un dígito que corresponden a la cuenta, por ejemplo:

1.1.1 Efectivo

Los dos dígitos siguientes conforman las subcuentas:

1.1.1.01 Cajas

1.1.1.02 Bancos

En la derivación siguiente representa los auxiliares, la que presentamos con tres dígitos, la
lectura del código 1.1.1.02.001 sería:

1 Activo

1.1 Corriente o circulante

1.1.1 Efectivo

1.1.1.02 Bancos

1.1.1.02.001 Banco Activo

Adicionalmente para facilitar la ubicación de los auxiliares se propone un “alfabetizador”


el que facilita el ordenamiento de las letras siguiendo el abecedario en una forma general,
puesto que es recomendable considerar la numeración de los auxiliares con dígitos
dispuestos para tal fin:
En cuanto sea necesaria una cuenta a nivel de auxiliar, caso de una cuenta por cobrar a
Pedro Tímales, por ejemplo. Se ubica con un número entre 601 y 640, si es la primera que
nos aparece con la inicial “P”, obviamente le asignamos el número 601, luego el código
completo de la “cuenta por cobrar a Pedro Tímales” es: De igual manera se ubican los
auxiliares de las cuentas por pagar, de las cuentas de gastos y de todas aquellas que
tengan derivaciones importantes.

Otra opción es asignarle cuatro o más dígitos al nivel del auxiliar y prefijar los dos primeros
números para una equivalencia a cada letra del alfabeto, tal y como se muestra a
continuación:
En el ejemplo, el auxiliar de la cuenta por cobrar a Pedro Tímales sería, 1.1.2.1701.

La mayoría de “paquetes”, software o programas de contabilidad admiten la posibilidad


de decidir el nivel de operación de la cuenta. Sugerimos optar entre la subcuenta o el
auxiliar. Para nuestro modelo indicamos con un asterisco los casos en que hemos optado
por trabajar a nivel de la sub-cuenta, es decir que no se considera la existencia de
auxiliares.

Como ya indicamos los referentes legales de la contabilidad venezolana están


determinados, básicamente por la Ley de Impuesto sobre la Renta y su Reglamento y por
la Providencia Administrativa No. 003/2014 de la Superintendencia Nacional para la
Defensa de los Derechos Socio Económicos (SUNDDE) mediante la cual se fijan los
Criterios Contables Generales para la Determinación de Precios Justos.[5]

A continuación, presentamos el modelo para una pequeña sociedad comercial: (Para


descargar clic aquí)
Para un Plan de cuentas de una pequeña empresa industrial, presentamos la sección que
difiere del modelo:

Manual

A manera de ejemplo se trascribe a continuación, lo que generalmente se incluye en el


“Manual”:

1 Activo

 Activo corriente

En este rubro se agrupan los activos que se clasifican como circulante o corriente, su saldo
se espera realizarlo, en el transcurso del ciclo normal de las operaciones de la empresa o
en un año. Todos los demás activos se clasifican como no corrientes.

 Efectivo
Representa el dinero en caja y en las cuentas bancarias, incluye también los equivalentes
de efectivo, inversiones temporales a corto plazo de gran liquidez, fácilmente convertibles
en efectivo.

Se carga:

 Con los ingresos percibidos por los distintos conceptos propios de la empresa y por
sus equivalentes, que por cualquier naturaleza obtenga y queden en disposición de
la caja general, para su posterior depósito en bancos.
 Con el valor inicial al crearse el fondo fijo de caja chica, el cual deberá permanecer
inalterable, salvo disposición de la gerencia.
 Con el valor de las remesas o depósitos que se hagan diariamente y con las
trasferencias recibidas de clientes o terceros en general.
 Con las notas de crédito que el banco envía provenientes de intereses en cuentas
bancarias, etc.,
 Por el reintegro de un fondo por anulación de cheques que hayan emitido con
anterioridad y descargado su importe.

Se abona:

 Con el valor de los cheques o trasferencias que se efectúen diariamente a través


de las cuentas en bancos.
 Para liquidar el saldo en caja. El efectivo ingresado a caja deberá ser íntegramente
depositado en las cuentas bancarias.
 En caso de liquidación o disminución del fondo de caja chica.
 Con las notas de débito que, por concepto de intereses, cheques devueltos,
chequeras compradas, estados de cuenta, comisiones por servicios, etc. remita el
banco

Su saldo:

 Es de naturaleza deudor.

Consideraciones finales
1. En un plan de cuentas no es recomendable la existencia de códigos que tengan el
mismo nombre, para diversas derivaciones, por lo que deben evitarse, hasta
cuanto sea posible. Ejemplo de lo no recomendable:

1.3.1. Gastos de organización y constitución

1.3.1.1 Gastos de organización y constitución

1.3.1.1.01 Gastos de organización y constitución

1.3.1.1.01.001 Gastos de organización y constitución


2. La palabra “egreso” no es sinónimo de “gasto”, egreso es equivalente a salida o
descargo de una partida. El verbo egresar hace referencia a salir de alguna parte.
De tal manera que cuando pagamos una cuenta estamos en presencia de un
egreso, cuando incurrimos en un gasto puede haber o no un egreso, si lo pagamos
de contado se produce un egreso de efectivo, si la operación es a crédito no
tenemos egreso temporalmente.
3. Para las denominaciones preferimos utilizar letras minúsculas, sin embargo, hay
quien les gusta usar mayúsculas en las clases y grupos, en los demás órdenes
minúsculas. Lo que sí es “obligatorio” es respetar las reglas de ortografía para la
designación, ejemplo: Cuentas por cobrar es preferible a Cuentas Por Cobrar o
Cuentas por Cobrar, y en el caso de los nombres de personas, en los auxiliares,
usar el nombre y apellido, en ese orden. Es desagradable, por decir lo menos, el
uso sostenido de mayúsculas para la designación de todas las cuentas.
4. Lo correcto gramaticalmente es cuentas por cobrar y no cuentas a cobrar. Con
respecto a la construcción “Cuentas a pagar” y similares, bueno es citar lo que
señala Corripio, en el Diccionario de Dudas e Incorrecciones del Idioma, “La cuenta
a pagar” es incorrecto; dígase “la cuenta por pagar” (p.157)[6]