Está en la página 1de 2

HALASANA

El Arado

Beneficios:

- poderoso tónico, porque actúa sobre toda la columna vertebral, que


contiene y proteje la médula espinal
- es un asana revitalizador y rejuvenecedor. El estiramiento de la
musculatura de la espalda expulsa la sangre de ella con deshechos , para
provocar en seguida una afluencia de sangre fresca. Los centros nerviosos
importantes situados en las proximidades se benefician.
- La flexibilidad de la columna vertebral es restablecida o conservada por
esta postura.
- El cinturón abdominal es reforzado
- La glándula tiroides comprimida, se beneficia con una gran afluencia de
sangre y ve regularizado su funcionamiento.
- El lento estiramiento de la columna vertebral afecta a todas las vértebras
y constituye un ejercicio ortopédico ideal
- Al estar el cuerpo en posición invertida, la sangre afluye hacia la cabeza,
de donde se sigue una mejor irrigación cerebral. El rostro recibe un
suplemento de sangre arterial, especialmente la frente y el cuero
cabelludo
- masaje al hígado, que es desobstruido, descongestionado y estimulado
- ayuda contra el estreñimiento
- combate eficazmente la celulítis y la tendencia a engordar excesivamente,
al mejorar las funciones del tubo digestivo y normalizar el metabolismo,
complementando así el masaje mecánico de los tejidos adiposos en la
fase final

Contraindicaciones

- Las personas que sufran de hernia lumbar (pueden hacerse suavemente


con piernas flexionadas o paralelas al piso)
- Si hay presión arterial tener sumo cuidado y no mantener la postura por
mucho tiempo
- No llegar con los pies al piso si no hay flexibilidad
- De haber dolor fuerte de cintura, no estirar del todo las piernas o
mantenerlas paralelas al piso

Errores

- doblar las rodillas, excepto en el momento indicado


- no hay que forzar: trabajar suavemente, sin tirones
- contractar la espalda, la mandíbula, el cuello
- respirar insuficientemente puede causar una sensación de opresión

Armado

Acostados de espalda, la columna alineada, brazos a lo largo del cuerpo, palmas


al suelo, cara de frente, piernas juntas
Inhalando elevar piernas a la vertical y continuar hasta llevarlas por detrás de la
cabeza hasta apoyar los metatarsos, los brazos se mantienen en paralelo al
cuerpo con separación de hombros con palmas apoyadas.

Desarmar

Al exhalar con trabajo abdominal lento, controlando el descenso, la columna va


al piso apoyando vertebra por vertebra
Una vez los glúteos llegaron al piso y la columna está apoyada por completo, las
piernas primero quedan en vertical y luego bajan juntas o una por vez