Está en la página 1de 2

El gasto público

El gasto público es el reflejo de la actividad financiera y económica del Estado


lo que puede expresarse, en términos más operativos, como una manifestación
de su plan económico y social diseñado a través de su presupuesto . Asimismo,
las políticas públicas expresan los principales objetivos del Estado y esto pone
énfasis en las estrategias institucionales y de gobierno para alcanzar ciertos fines
en lo social y económico. Para algunos analistas la acción estatal es
esencialmente pública y por lo tanto no cabe hacer distinciones como política
social; para otros sí tiene validez en tanto se hace mención a un campo
específico de actividad como son educación, salud, vivienda, saneamiento,
seguridad social u otros dependiendo de cada realidad , Las disponibilidades
financieras, aun cuando han tenido que ver mucho con cobertura y calidad de
los servicios públicos no han sido los únicos factores ya que intervienen en ello
“ la organización institucional del sector público, el diseño de las fuentes que
financian los servicios sociales y las reglamentaciones que enmarcan el
funcionamiento del sector público y privado en este terreno” (Larrañaga en
CEPAL 1996: 19). puesto en el aspecto operativo de los servicios que prestan
las instituciones estatales para hacer una estimación arbitraria de los sectores
salud, educación, seguridad social y vivienda, entre otros. Esa clasificación,
usualmente correspondiente a determinados pliegos presupuestales, puede
excluir programas que tengan impacto social realizados por el Estado que no
corresponden a esa categoría, como son caminos rurales, políticas de asistencia
agrícola, lo que impide apreciar la acción estatal en materia de salud, nutrición o
educación, por ejemplo, que realizan otras instituciones (CEPAL 1994). Otra
definición destaca como sociales, propiamente dichas, a las actividades
relacionadas con el suministro de servicios básicos a los sectores más pobres.
El gasto social sería expresión de una función social entendida como política
focalizada hacia los más desfavorecidos por las condiciones existentes en el
mercado al no brindarles condiciones mínimas de bienestar y protección.
El gasto público en Perú en 2016, disminuyó 1.582,8 millones, un 4,1%, hasta
un total de 37.041,3 millones de euros . Esta cifra supone que el gasto público
en 2016 alcanzó el 20,97% del PIB, una caída de 1,4 puntos respecto a 2015,
cuando el gasto fue el 22,37% del PIB.
La posición de Perú frente al resto del mundo en 2016, en cuanto a gasto se
refiere, ha progresado de forma positiva, si consideramos que gastar más es
mejorar, ya que ha pasado del puesto 57 que ocupaba en 2015 al 56. Más que
la cantidad gastada es comparable el porcentaje del PIB que ésta supone y en
este caso ha descendido, con un porcentaje bajo comparado con el del resto de
los países, que le situa en el puesto 161 de 189 países, del ranking de Gasto
público respecto al PIB.
En 2016 el gasto público per cápita en Perú, fue de 1.176 euros por habitante.
En 2015 fue de 1.240 euros, luego el gasto público por habitante ha descendido
en 64 euros. Si miramos diez años atrás vemos que entonces el gasto público
por persona era de 474 euros. En la actualidad según su gasto público per cápita,
Perú se encuentra en el puesto 107 de los 189 publicados.
Además de saber cuánto gasta un país, es importante saber en qué lo gasta. En
el caso de Perú, según los últimos datos publicados, dedicó a educación un 17,6%
de su gasto público, a sanidad un 15% y a defensa un 6,19%.