Está en la página 1de 8

PRESENTACION DEL NIÑO AL TEMPLO

GUÍA:
Estimada Comunidad de Santa Marta, muy
buenas tardes. En este mes dedicado a María
Madre , veremos como ella acompañada de José,
llevan a Jesús al Templo a presentar a Jesús.
Aquel niño de pocas semanas de vida, es
acogido, como Luz y Salvador, por dos ancianos
que simbolizan al pueblo que vive en la fe y no
pierden la esperanza

Hoy veremos cómo María y José llevan a Jesús al


templo para
cumplir con la ley judía de consagrar y presentar al
niño a Dios.
Aquel niño de pocas semanas de vida, es acogido,
como Luz y
Salvador por dos ancianos que simbolizan al pueblo
humilde y pobre
que guarda la fe y no pierde la esperanza.
Que sigamos descubriendo lo pequeño y en lo de cada
día las
señales y la presencia de Dios.
Sed bienvenidos!

Hoy realizamos la presentación de las niñas y niños al templo, en este tiempo dedicado
a María nuestra madre, ya que según nos cuenta la tradición, también ella fue
presentada al templo por sus padres Joaquín y Ana.
El hijo de Dios Nuestro Señor cuando vino al mundo asumió la condición de niño e iba
creciendo en sabiduría, estatura y gracia ante Dios y los hombres. Mas tarde recibió con
gran amor a los niños y los bendijo, resalto su dignidad y los puso como ejemplo para
los que buscan de verdad El Reino de Dios.
Pero los niños y niñas necesitan la ayuda de los adultos para el desarrollo de sus
cualidades naturales, de sus facultades morales, intelectuales y físicas, para que puedan
alcanzar la madurez humana y cristiana. Por esto hoy, ustedes queridos padres vienen a
poner bajo la protección de Jesús y de su Madre Santísima a vuestros hijos e hijas para
que caminen con la bendición de Dios.

Los niños y niñas traen flores que depositaran a los pies de la Virgen como signo de
pureza, lozanía y alegría y que se refleja a diario en sus rostros, con la certeza plena de
sentirse amados por Jesús y por vuestra Madre María que en todo momento nos
acompaña.

Iniciamos nuestra celebración cando venid y vamos todos.

Rito Inicial
Sacerdote: Saludo
Sacerdote: La gracia y la paz de Dios, Nuestro Padre, y de Jesucristo, que mostró su
amor por los niños, estén con vosotros.

ACTO PENITENCIAL
Guía: Para poder presentarnos dignamente ante el señor pidámosle perdón.

1. Te pedimos perdón Señor porque no siempre somos para nuestros niños y


niñas el ejemplo de tu bondad y tu amor. (Kinder A)
2. Te pedimos perdón señor porque como padres no siempre dedicamos a
nuestros hijos el tiempo que ellos necesitan y nos dejamos absorber por
nuestro trabajo y preocupaciones. (Kinder A)
3. Te pedimos perdón Señor porque en ocasiones postergamos la unidad de la
familia y nos dejamos llevar por la mentalidad de este mundo. (Kinder B)
4. Te pedimos perdón señor porque que muchas veces no hemos sido el reflejo
de tu amor y no hemos confiado plenamente en ti, nos falta fe y esperanza.
(Kinder B)
5. Te pedimos perdón señor porque no siempre te tenemos como centro de
nuestras vidas. (Kinder B)

Canto: Edificar la Iglesia

Sacerdote: Te rogamos, señor, que cuantos hoy honramos la gloriosa memoria de la


Santísima Virgen María, nos concedas por su intersección, participar, como ellas, de la
plenitud de tú gracia. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

GUÍA: Con mucha atención escuchemos las lecturas Bíblicas, es el señor que nos habla,
abramos con generosidad nuestro corazón.

PRIMERA LECTURA
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DE SAN JUAN (4,7) (Kinder A)
Queridos hijos: Amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios y todo el que ama ha
nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor.
El amor que Dios nos tiene, se ha manifestado en que envió al mundo a su Hijo unigénito para que
vivamos por él.
El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero
y nos envió a su Hijo, como víctima de expiación por nuestros pecados.
Si Dios nos ha amado tanto, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. A Dios nadie lo
ha visto nunca; pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y su amor en
nosotros es perfecto.
En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que nos ha dado su Espíritu.
Nosotros hemos visto y de ello damos testimonio, que el Padre envió a su Hijo como salvador del
mundo. Quien confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, permanece en Dios y Dios en él.
Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en ese amor. Dios es amor y
quien permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él.

Palabra de Dios
Canto: Dios está aquí
EVANGELIO
GUÍA: El que no acepte El Reino de Dios, como un niño no entrara en el “Jesús Bendice
a los niños”
Canto: Aleluya.

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (10, 13-16)


En aquel tiempo, presentaron a Jesús unos niños para que los tocara, pero los
discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se disgustó y les dijo: “Dejad que los niños se
acerquen a mí; no se lo impidáis, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos.
OS aseguro que el que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”.
Después tomó en brazos a los niños y los bendijo imponiéndoles las manos.
Palabra del Señor.

HOMILIA O COMENTARIO.

Sacerdote: Presentación:
S. ¿Queridos papás que desean hacer?
Padres: Queremos presentar nuestros hijos al señor.

S. ¿Que piden a Dios?


Padres: La Bendición de Dios para nuestros hijos y para nuestras familias.

S. ¿Que prometen?
Padres: Educarlos en la fe enseñarles a vivir el amor de Dios, acompañarlos en la
oración y formarlos en los valores del evangelio según lo enseña Jesús.

S. ¿Como piensen cumplir lo que prometen? Padres: Con la ayuda de Dios uniéndonos
como matrimonio y familia en la oración, en la búsqueda de Dios en cada uno de
nuestros actos asistiendo y participando de la eucaristía y los sacramentos.

Sacerdote:
S: ¿Queridos niños que piden a Dios?
Niños Que bendiga a nuestros padres y estén siempre unidos.

S. ¿Qué piden hoy a sus padres?


Niños: Que nos den mucho amor y que seamos muy felices.

S. ¿A que se comprometen?
Niños a ser obedientes y aprender lo que nos enseñan los papás.

SACERDOTE: Que el señor acoja vuestros deseos y compromiso para ser mejores y
buscar siempre el camino del bien. El señor que Dios de infinita misericordia y bondad,
un padre lleno de amor por sus hijos, los reciba con amor y ternura infinita. Confía y
cree en cada uno de ustedes por esto es que les ha confiado a sus criaturas más
amadas y predilectas: los niños
GUÍA: A continuación un matrimonio en representación de los padres trae hacia el altar
las velas para que sean bendecidas.

Bendición de las velas.

GUIA: Con mucho amor un grupo de niños dedican unas palabras a los padres.

-Queridos papás, hoy les entregamos estas velas


-Signo de la fe que Dios nos ha dado a cada uno
-Queremos pedirles que nos ayuden y cuiden
-Para que esta fe esté siempre encendida
-Y crezca cada día más
-Les pedimos que nos ayuden a crecer
-En la fe y en el amor.

Guía: Es el momento en que los niños son acogidos y bendecidos por el sacerdote,
invitamos a los padres a traer a sus hijos e hijas al altar, una vez anunciado su nombre,
mientras cantamos
Canto: Dios está aquí, Dios me quiere tanto, yo tengo un amigo que ama, La pancita,
a edificar la iglesia.

Guía: Oración de un Niño


Querida Virgen María
Gracias por ser nuestra mamá en la fe
Por estar cerca nuestro
Y cuidarnos mucho
Como hiciste con Jesús.

Que aprendas como tú,


A vivir en las manos de Dio.
Ayúdame a hacer crecer mi fe
Madre Buena, enséñame a seguir
Los pasos de Jesús amen.

GUÍA: En muestra de nuestro amor de hijos, le presentamos estas ofrendas. Mientras


cantamos “La Elegida”.

Sacerdote: Con el compromiso de mantener viva la luz de la fe en el corazón de cada


uno de estos niños, unimos nuestras voces y recemos con fe y confianza plena de Dios a
nuestra Virgen María.

Guía: Nuestros niños hoy quieren expresar sus alegrías lo que sienten en sus corazones
sus deseos de vivir y lo expresan a través del canto a los Ángeles.
Canto: ANGELES

Guía: Nos retiramos a nuestros hogares felices de haber compartido este momento con
el señor gracias por su participación. Ave María Purísima.