Está en la página 1de 12

Leyenda de la Laguna de Pacucha

En aquellos días, antes de esta laguna existía una hermosa ciudad considerada como el
"paraíso celestial" debido a la belleza natural de sus paisajes, habitado por personas
solidarias con principios humanistas y espirituales

Mama Petecc (Foto: Internet)


Con el tiempo aparecieron personas de otros lugares, trayendo costumbres extrañas,
formando una sociedad de corrupción, injusticia, maldad y cierto día se presentó un
anciano pidiendo caridad en una casa donde se festejaba un matrimonio con gran pompa.
Al verlo harapiento y sucio fue echado por la fuerza y con insultos. Al final de una calle el
anciano es atendido por una humilde y modesta mujer campesina llamada "Mama Petecc"
quien le brindó alimentación.

En agradecimiento el anciano, le pide abandonar inmediatamente el lugar, llevando a su


hijo y su cordero indicándole no voltear la mirada para atrás por ningún motivo. La mujer
ya estando en la cumbre escucho truenos y relámpagos no pudo con su curiosidad y
espantada al oír gritos y derrumbes volteó para ver lo que sucedía quedando petrificada tal
como se le ve la estatua humana que esta frente a la leyenda.

Fuente: Wikipedia

Andrés Avelino Cáceres


Inicio » Biografías » Andrés Avelino Cáceres

Andrés Avelino Cáceres, Héroe de la campaña de la Breña y presidente de la


República entre 1886-1890 y 1894-1895. Hijo de Domingo Cáceres Oré y de
Justa Dorregaray Cueva. Nació en Ayacucho el 10 de noviembre de 1833 y
murió en su retiro de Ancón el 10 de octubre de 1923. Se incorporó al ejército
, abandonando sus estudios, cautivado por la personalidad de Ramón Castilla
durante su revolución contra el gobierno de Echenique (1854) y formó parte del
batallón “Ayacucho” liderado por el general Fermín del Castillo, participando en
la batalla de La Palma y logrando su ascenso a subteniente en 1855. Ya como
teniente graduado y efectivo defendió al régimen de Castilla contra la
revolución de Manuel Ignacio de Vivanco y estuvo en los siguientes
enfrentamientos: Yumina (agosto de 1857), Bellavista (enero de 1858) y asalto
de Arequipa (marzo de 1858). Fue promovido a capitán en mérito a sus servicios
y participó en la campaña contra el Ecuador (1859-1860); debido a algunas
heridas de guerra fue enviado a Francia como adjunto a la delegación peruana
encabezada por Pedro Gálvez Egúsquiza, para someterse a diversos tratamientos
médicos. A su regreso (1862) formó la plana mayor del batallón “Pichincha N°
3” de Huancayo, organizó sus cuadros de reclutas y se trasladó con él a Lima
mientras era ascendido a sargento mayor graduado (1863). Censuró el régimen
de Juan Antonio Pezet por su actitud débil ante la Escuadra Española y, habiendo
manifestado su protesta por la firma del tratado Vivanco-Pareja (enero de 1865),
fue apresado y desterrado a Chile; junto a otros exiliados, logró desembarcar en
Moliendo y pudo plegarse a la revolución del coronel Mariano Ignacio Prado
iniciada en Arequipa. Rápidamente fue promovido a sargento mayor efectivo y
teniente coronel graduado (abril de 1865), participando en la victoria de Prado
contra el gobierno de Pezet en Lima (noviembre de 1865) y en la derrota final de
la Escuadra Española en el combate del Callao (2 de mayo de 1866). Se retiró
del ejército al triunfar la revolución de José Balta y se dedicó a la
agricultura en su tierra natal (1868-1872), colaborando sin embargo a derrotar
la revolución de los hermanos Gutiérrez, quienes pretendían desconocer la
victoria del civil Manuel Pardo para asumir la presidencia de la República. Por
ello, a pedido de éste, asumió la jefatura del batallón “Zepita” y reprimió, poco
después, un motín de sus propios integrantes, lo cual le valió su promoción a
coronel efectivo (noviembre de 1872). Al mando del mismo batallón, siguió
defendiendo el régimen de Pardo y contribuyó a la derrota de la revolución
iniciada en Moquegua por Nicolás de Piérola en la batalla del Alto de los
Ángeles (diciembre de 1874).

Andrés Avelino Cáceres


En enero de 1875 asumió la prefectura del Cuzco, cargo en el que lo
sorprendió el inicio de la guerra con Chile (abril de 1879). Al frente de su
batallón fue destacado a la segunda división en el extremo sur del país. Participó
en las batallas de San Francisco (19 de noviembre de 1879) y Tarapacá (27
de noviembre de 1879), donde su arriesgada arremetida permitió la victoria
peruana. Luego fue enviado a vigilar las costas de Tacna e Ilo, hasta participar
en la batalla del Alto de la Alianza (26 de mayo de 1880) para definir la futura
situación de Tacna que, finalmente, quedó en mano enemigo. Al llegar a Lima
fue nombrado comandante general de la quinta división del ejército del Centro y
pasó a Huaral a dirigir las prácticas de los reservistas. Participó en las batallas
de San Juan (13 de enero de 1881) y de Miradores (15 de enero de 1881) que
significaron derrotas peruanas y la posterior ocupación de la capital por las tropas
chilenas. Cabe mencionar que durante estos enfrentamientos cayó herido y
solicitó atención médica en el puesto ambulatorio instalado en el claustro de San
Carlos; pasó luego al convento de San Pedro de los jesuítas para evadir al
enemigo hasta que fue nombrado jefe político y militar de los departamentos del
centro, estableciendo su cuartel militar en Matucana (26 de abril de 1881). Desde
allí propició una incesante campaña de hostigamiento al invasor, fue promovido
a la alta clase de general (agosto de 1881) y declinó la presidencia de la nación
respaldando el nombramiento de Francisco García Calderón como presidente del
gobierno de la Magdalena y la autoridad del vicepresidente Lizardo Montero.
Paralelamente organiza en la sierra central la llamada campaña de la Breña,
convirtiéndose en el héroe de la Resistencia y llegando a ser conocido como
el “Brujo de los Andes”. En la batalla de Pucará (5 de febrero de 1882) sale al
encuentro de los invasores y logra su primera gran victoria; los chilenos,
entonces, suben a a cordillera con ánimo vengador y se posesionan de la ciudad
de Huancayo, siendo obligados a abandonar a ante las victorias caceristas en
Marcavalle y Pucara II. Entre tanto, por encargo de Cáceres, Juan Gastó vence en
Concepción (9 de julio de 1882). La última gran batalla se produce en
Huamachuco (10 de julio de 1883) donde es capturado Leoncio Prado, quien
sería luego fusilado en su lecho por orden de los oficiales chilenos (15 de
julio). A pesar de esta derrota, Cáceres pensaba que era posible vencer y expulsar
al enemigo si se le obligaba a luchar en la cordillera, territorio no dominado por
el adversario. Por ello se opuso al pronunciamiento de Miguel Iglesias para
firmar la paz bajo cualquier condición y nunca aceptó los términos del tratado de
Ancón (20 de octubre de 1883) que puso fin, formalmente, a la guerra del
Pacífico.
Campana de la Breña
Declarado públicamente enemigo de Iglesias, se opuso a su gobierno (1883-
1886), hasta que luego de una cruenta guerra civil llega por primera vez a la
presidencia de la República para sentar las bases de la Reconstrucción Nacional
(1886-1890). Durante su gobierno tuvo que arreglar el problema de la deuda con
los acreedores ingleses que ascendía a 51 millones de libras esterlinas, cuando el
total de los ingresos del Perú solamente llegaba a los 8 millones de soles. El País
se encontraba en bancarrota. De esta forma se celebró el controvertido contrato
Grace (1889) que significó la entrega, a los acreedores ingleses, del usufructo
de los ferrocarriles del Perú por 66 años y el derecho a explotar 3 millones
de toneladas de guano, que pasaron a formar la Peruvian Corporation; todo
esto a cambio de la cancelación de la deuda y de un fuerte empréstito. La firma
del referido contrato produjo graves denuncias y protestas por parte de la prensa
escrita y de la mayoría de los congresistas de la época. De otro lado sin muchos
recursos, poco es lo que pudo hacerse desde el gobierno: hubo preocupación por
la instrucción pública, dándose una ley al respecto en 1888 y, en el rubro de
adquisiciones, se compró la cañonera “Lima”, primera unidad de la nueva
escuadra del Perú.
Al término de su mandato, Cáceres fue nombrado ministro plenipotenciario
en Inglaterra y Francia. A su regreso (1894) se presenta a las elecciones
generales y accede por segunda vez a la presidencia de la república (1894-
1895); su triunfo, sin embargo, no es aceptado por la alianza de civilistas y los
demócratas y, luego de una sangrienta guerra civil, se ve obligado a renunciar
para no emplear el ejército contra las montoneras populares lideradas por Nicolás
de Piérola. Viajó a Buenos Aires (1895-1899) y a su regreso residió en Tacna y
Arica. Como jefe del Partido Demócrata tuvo ingerencia en la políticanacional
durante la llamada República Aristocrática. Fue ministro plenipotenciario en
Italia (1905-1909) y Alemania (1911-1914) y, nuevamente en el Perú, presidío la
convención de partidos que en 1915 designo a José Pardo como candidato a la
presidencia de la República; sin embargo, desde 1918 conspiró contra este
gobernante y apoyó el golpe de estado de Augusto B. Leguía (4 de julio de
1919). La Asamblea Nacional, por ley N° 4009 del 10 de noviembre de 1919, en
reconocimiento a su brillante conducción de la campaña de la Breña, le confirió
el grado de mariscal del Perú, asignándole una renta anual. Su muerte y entierro
en 1923 dieron lugar a toda una jornada de un duelo nacional. Fue casado con
Antonia Moreno, fallecida en 1916. Sus valiosos testimonios de la guerra los
trasmitió a su hija, Zoila Aurora, y al comandante Julio C. Guerrero. La primera
los dio a conocer en La campaña de la Breña (1927) y el segundo utilizó esos
testimonios para publicar La guerra entre el Perú y Chile (Madrid,
1924) y Memorias del general Cáceres (Berlín, 1924 y Lima, 1973).

Antahuaylla,
designa a un espacio geográfico ubicado en la cordillera de los andes centrales del Perú,
ese espacio en mención es un hermoso valle donde fluyen calmadamente las aguas del río
Chumbao a cuyas orillas se han desarrollado las ciudades de San
Jerónimo, Andahuaylas y Talavera.
Antahuaylla, valle donde se erigen las ciudades de Andahuaylas, San Jerónimo y Talavera
Por otro lado, Andahuaylas es el nombre de la Provincia más importante del Departamento
de Apurímac, como tal, Andahuaylas contiene dentro de su demarcación político territorial
a numerosos distritos como: Pomacocha, Andarapa, Chiara, Huancarama, Huancaray,
Huayana, José María Arguedas, Kakiabamba, Kishuará, Pacobamba, Pacucha,
Pampachiri, San Antonio de Cachi, San Jerónimo, Santa María de Chicmo, San Miguel de
Chacccrampa, Talavera, Tumay Huaraca, Turpo y el distrito de Andahuaylas.
Los Chancas, etnia que luchó contra los Incas por la hegemonía de los andes, ocuparon
una extensión geográfica que comprende parte de los territorios
de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac; siendo el valle de Antahuaylla uno de los
principales sectores administrativos de los Chancas.
En ese orden de ideas, Antahuaylla es la palabra raíz del cual surge el nombre de
Andahuaylas, pero desde un inicio Antahuaylla siempre ha designado al valle, ese
espacio geográfico, donde están asentadas las ciudades de San Jerónimo, Andahuaylas y
Talavera. Contrariamente, Andahuaylas es el nombre de una Provincia, de un Distrito y de
una ciudad.
Antahuaylla, es una palabra quechua compuesta a su vez, por la conjunción de las
palabras: Anta que significa: celajes color de cobre; y la palabra: huallya que significa a su
vez: pradera. Por tanto, Antahuaylla vendría a significar: pradera de los celajes; termino
sobre el cual están de acuerdo muchos autores y en especial Juan Barrio, quién en su libro
titulado: Antahuaylla en la ruta de los libertadores; publicado hacia el año de 1975, en la
ciudad de Lima; dedica todo un capítulo a explicar el origen y el significado
de Antahuaylla.

Detalle del cerro tutelar Huaihuaca con un fondo de los celajes del atardecer

El presente aporte es para otorgar un sitial adecuado y bien diferenciado a la


palabra: Antahuaylla, el cual lamentablemente está siendo relegada por los usuarios al
olvido, porque se usa apenas como una palabra raíz del cual proviene la palabra
Andahuaylas; cuando, por otro lado, como ya hemos señalado
anteriormente, Antahuaylla es el nombre antiguo del valle; y tratar de conocer algo más
de esta palabra nos permite conocer, también, acerca de nuestros antepasados.

Periodo prehispánico[
Los inicios de actividad humana dentro de la zona de Antahuaylla se deduce en 12,000
años a. C. Esta teoría se basa en la proximidad geográfica que tiene la zona con Ayacucho
en el cual se han descubierto rastros de la actividad humana correspondiente a 14,500
años a. C. Existen en diversos distritos de la Provincia de Andahuaylas cavernas con
numerosos restos óseos humanos, esos lugares son: Huancaray (sector de Ayapata);
Huayana (sector Ccespe Marca); Pomacocha (sector Tallimarca); San Antonio de Cachi
(sector Sinhuayomachay); San Jerónimo (sector Huasipara); Tumay Huaraca (sector
Iglesiamachay).

Periodo lítico
Corresponde a los cazadores avanzados (12.000 años a.C. hasta los 6,000 años a.C.).
Denominado también como el periodo de los 'Huacccharunas', que han deambulado en
toda la región aprovechando los recursos naturales para su subsistencia. Andahuaylas
posee una característica geográfica muy peculiar por que en pequeñas áreas geográficas
es posible hallar una gran variedad de microclimas, pero la región es eminentemente
Quechua.

Periodo arcaico
Hacia los 6.000 años a.C. se ha establecido la revolución agrícola en los andes. Para este
etapa entran en escena los 'Antarunas', (sedentarios) y los 'Purinrunas' (nómades). El
primero se dedicó a desarrollar aún más la agricultura, (papa, maíz); mientras que los
segundos se especializaron en la ganadería (domesticación de camélidos). Surgen las
primeras aldeas y con ellas las construcciones de índole religioso. Hacia finales del
periodo arcaico, se da las primeras manifestaciones de la cerámica. Es posible fechar
algunas de las numerosas pinturas rupestres que hay en la zona como correspondiente a
esta etapa del desarrollo humano. (Pinturas rupestres de Compicancha).

Periodo formativo
Durante este periodo que abarca aproximadamente desde los 2.000 años a.C. la zona fue
influenciada por la cultura Chavín (de manera esporádica) y las
culturas Paracas y Nazca(sobre todo por éstas dos últimas por su cercanía geográfica).
Los objetos de oro hallados en el cerro Huayhuaca, (a cuyas faldas se levanta la ciudad de
Andahuaylas) tienen una antigüedad de 1800 años a.C.Sin duda este hallazgo, demuestra
que en la zona se ha desarrollado una sociedad compleja en la cual se dio la
especialización de labores, y entre ellos aparece la labor de los artesanos en metales.

Desarrollo regional
Se hace presente la influencia de la cultura Tiawanaco.

Wari
Que abarca desde aproximadamente 300 años d. C. etapa en la cual toda la zona cae bajo
dominación de la cultura Wari. Existen evidencias que por esta zona se transitaba para
llegar de Ayacucho a Pikillaccta en Cuzco. Característico de esta etapa son los fragmentos
de cerámica de color rojo.

Chanka
Con el fin de la cultura Wari aparecen en escena los Chakas provenientes del
departamento de Huancavelica. Desplazando a los Quechuas quienes tuvieron que
retirarse a la otra orilla del río Pachachaca. En el año de 1943, en la población de Larcay
se halló de manera casual un ídolo de madera recubierto de oro de una sola pieza, así
mismo se halló una momia con indumentaria de tela de vicuña, adornos de oro y planchas
de oro con figuras de cabezas de pumas así como adornos de plumas de aves.
Lamentablemente desaparecieron en su totalidad. Lo último que se supo fue, que fueron
reclamados por el prefecto llamado Pastorellí de la ciudad de Ayacucho.

ondor, centro ceremonial arqueológico en Apurímac


posted by Gloria Medina agosto 7, 2013 Apurímac, Turismo
Una edificación de arquitectura tanto incaica como Chanka se encuentra en el distrito de
Pacucha, en la provincia de Andahuaylas, en Apurímac. Se trata del Complejo
arqueológico de Sondor, llamado también Centro Ceremonial de Sondor.
Este Sitio Inca como lo denominaban inicialmente los cronistas en el siglo XVI, ocupa 10
hectáreas aproximadamente y está a una altura de 3200 msnm. Habría sido un Centro
Religioso y actualmente en el mes de junio, el lugar es utilizado para la representación del
denominado Sondor Raymi o epopeya de los Chankas.

En este sitio lo que más destaca es el


llamado Muyu Muyu, que viene a ser una masa de tierra que sobresale en la llanura,
apreciándose una construcción piramidal con sus 8 plataformas de aproximadamente 500
escalones hacia la cima de la edificio. Además se observa una plaza pavimentada y una
mesa destinada a sacrificios dirigido hacia el Este, por donde sale el sol. Se cree que
Muyu Muyu podría haber sido un lugar de sacrificios humanos o de adoración al Sol o
también con finalidad agraria para cultivar en relación al movimiento del sol.

Cabe señalar que en el mes de junio, Sondor se vuelve escenario del tradicional Sondor
Raymique escenifica la batalla entre héroes del grupo Chanka con el fin de enfrentarse a la
expansión de pueblo Inca. Esta representación se inicia en la Laguna de Pacucha,
considerada una de las más grandes y bellas de Perú, y finalizando en Muyu Muyu, donde
se realizan los sacrificios de animales y el vuelo de los cóndores.
Horario de Atención:
El ingreso al Complejo es de Lunes a Domingo de 8 de la mañana a 5 de la tarde y el
precio de ingreso tiene un costo de S/ 10.00 para los adultos.

Cómo llegar:
Para llegar a Andahuaylas se tiene que ir por la carretera que pasa por Ayacucho, en total
es 956 kilómetros en aproximadamente 20 horas. También tiene la posibilidad de llegar por
avión en una hora y 20 minutos. En tanto, la Laguna de Pacucha está a 17 kilómetros al
noreste de Andahuaylas en 45 minutos en bus. De allí se transita 2 kilómetros en 30
minutos a pie hasta llegar a Sondor.
”Año del diálogo y la
reconciliación nacional”
Claudia Yanet
Huaripuma huamaní
Historia del Perú

Informe de viaje de
estudios
Profesor: jony
2018-ayacucho