Está en la página 1de 3

Charla REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS (IIP, 16/6/05) Material de apoyo: Nombres científicos Cristina Ayçaguer 1

LOS NOMBRES CIENTÍFICOS

Los nombres de los seres vivos deben figurar correctamente en las publicaciones, y
esto   implica   necesariamente   respetar   normas   internacionales   de   nomenclatura.   Mucha
pérdida   de   información,   confusión   y   errores   pueden   ser   evitados   conociendo   las   reglas
básicas de la nomenclatura científica y adoptando las convenciones establecidas para su
uso.

Las características de la nomenclatura científica

La  nomenclatura   zoológica  es   el   sistema   de   nombres   científicos   para   los   taxa


animales, y abarca disposiciones para la formación, tratamiento y uso de dichos nombres.
El  nombre científico  (o nombre taxonómico), por oposición al nombre común o
vernáculo,  es la designación formal de un taxon. Consiste en un solo nombre (uninominal)
para los rangos por encima del nivel especie (e.g. Orden, Familia), en la combinación de
dos   nombres   (binominal)   a   nivel   de   especie,   y   en   la   combinación   de   tres   nombres
(trinominal) a nivel de subespecie . 
El principio de la nomenclatura binominal establece que el nombre científico de
una especie es la combinación de dos nombres, siendo el primero el nombre genérico y el
segundo   el   nombre   específico   (también   denominado   epíteto   específico,   o   descriptor).
Cualquier   nombre   interpolado   que   se   utilice   (por   ej.,   el   nombre   del   subgénero)   no   se
considera componente del nombre binominal. 
La   Comisión   Internacional   de   Nomenclatura   Zoológica   establece   que   la
nomenclatura binominal es “el sistema de nomenclatura en el cual una especie, pero no
un  taxon   de   cualquier   otro   rango,   se   designa  por  la   combinación   de   dos  nombres”.   La
asignación y uso de esta nomenclatura están reglamentados por el Código Internacional de
Nomenclatura Zoológica (ICZN), con el objetivo de promover la universalidad y estabilidad
de   los   nombres   científicos   de   los   animales1   El   nombre   científico   constituye   un  nombre
.

universal,   expresado   en   idioma   latín2   Esto   elimina   las   dificultades   de   traducción   y   la


.

confusión   inherente   al   uso   de   los   nombres   comunes   propios   de   las   diferentes


nacionalidades y lenguajes,  permitiendo  la identificación  exacta  de un organismo. Cada
especie puede ser identificada inequívocamente con sólo dos palabras; por consiguiente, la
consistencia y precisión en su uso son esenciales.
Autoría de los nombres científicos.Debido a que el mismo nombre genérico ­y aún
binomios completos­ han sido empleados en ocasiones por varios autores para referirse a
diferentes   taxa,   para   evitar   confusiones   puede   completarse   el   nombre   científico   con   el
nombre del autor. Una referencia precisa a una especie incluye, a continuación del nombre
científico,  el nombre del autor que describió por primera vez  y le dio nombre a la especie,
junto   con   el   año   de   la   publicación   respectiva.   Si   el   nombre   científico   ha   cambiado   en
relación a descripción original (por ej., si la especie ha sido asignada a otro género), el
nombre del autor original se escribe entre paréntesis. Puede agregarse a continuación, sin
1 Existen asimismo códigos que regulan  la nomenclatura de otros grupos de organismos: plantas, algas y hongos
(International Code of Botanical Nomenclature, ICBN), plantas cultivadas (ICNCV), bacterias (ICNB), virus (ICTV),
que responden a diferentes necesidades de nomenclatura  asociadas a las distintas características de los organismos. 
2 Por esto es denominado, contraponiéndolo al nombre común en cualquier idioma, como “nombre latino”.
Charla REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS (IIP, 16/6/05) Material de apoyo: Nombres científicos Cristina Ayçaguer 2

mediar signos de puntuación,  el nombre del autor que renombró la especie (en los casos
en que ha ocurrido más de un cambio, se consigna solamente al autor del último).
 
Ejemplo: 
Micropogonias furnieri (Desmarest, 1823) Roux, 1973

Interpretación: La especie Micropogonias furnieri fue originalmente descrita con otro nombre por Desmarest
en 1823, y fue renombrada en su forma actual por Roux en 1973.   (El autor original la describió bajo el
género Umbrina, por lo que  la especie se citaría en su momento como  Umbrina furnieri Desmarest, 1823.)
 

El uso de la nomenclatura científica
 
En   una   publicación   científica   los   seres   vivos   pueden     mencionarse   mediante   sus
nombres   vulgares,   pero   debe   citarse   obligatoriamente   el   nombre   científico.   Ya   que   el
idioma de la nomenclatura científica es el latín, deben utilizarse letras latinas a las que no
se debe agregar ningún signo diacrítico (acentos, tildes).

Los nombres científicos deben escribirse: 

➔ utilizando un tipo de letra distinta al resto del texto ( preferentemente itálica =
cursiva). 
➔ el nombre del género comenzando siempre con mayúscula.
➔ el nombre específico (epíteto específico) comenzando siempre con minúscula. 

En caso de  tratarse de  una subespecie  (trinomio),  la  misma se escribirá de  igual


manera que el epíteto específico y a continuación de éste. Ejemplo: Mytilus edulis platensis
Los subgéneros siguen la misma norma del género, pero se escriben entre paréntesis,
entre el nombre genérico y el específico. Ejemplo:  Diplommatina  (Eclogarinia) gowllandi
Si   existe   certeza   del   género   pero   no   de   la   especie   a   la   que   se   está   haciendo
referencia, se indica el género seguido de la abreviatura “sp.” (si de trata de una especie), o
“spp.” (cuando se entiende que hay más de una especie). Se indican de similar manera las
subespecies, mediante las abreviaturas “ssp.” (singular) y “sspp.” (plural) a continuación
del nombre científico de la especie.  Ejemplos: Crenicichla sp. , Crenicichla brasiliensis ssp.

La primera vez que se menciona  una especie el nombre debe escribirse completo
(binomio),   pero   en   las   ocasiones   subsiguientes   los   nombres   de   género   pueden   ser
abreviados a una o las dos letras iniciales, que siempre deben estar seguidas de un punto.
El género puede presentarse así abreviado (aunque no en la primera mención del nombre,
ni a comienzo de frase), pero no debe omitirse nunca. 
Ejemplo: 
"Fue examinado el contenido estomacal de juveniles de  Micropogonias furnieri y
de Umbrina canosai. La similitud del régimen alimentario de M. furnieri con el de
otras especies relacionadas..."

 
Cuando el nombre vulgar o el nombre científico (o ambos) aparecen en el título del trabajo,
corresponde aclarar entre paréntesis, a continuación del nombre científico, tres (o al menos
Charla REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS (IIP, 16/6/05) Material de apoyo: Nombres científicos Cristina Ayçaguer 3

dos) niveles jerárquicos superiores: la clase, el orden y la familia a que pertenece la especie
en cuestión. Esto es necesario para que los lectores tengan una orientación clara sobre el
organismo   de   que   se   trata.   Estos   niveles   jerárquicos   se   escriben   con   mayúscula   inicial,
separados por coma o por dos puntos, y no van en cursiva. 
Ejemplo: 

Capturas accidentales de franciscanas, Pontoporia blainvillei (Mammalia:


Cetacea: Pontoporiidae) en el mar territorial uruguayo.

  Aunque  el  nombre   de   la   especie  debe   distinguirse  tipográficamente  del   resto   del
texto, para lo que se emplea generalmente cursiva, no debe hacerse lo mismo con términos
que   eventualmente   lo   acompañan  (niveles   jerárquicos   superiores,   nombre   del   autor,
abreviaturas como sp., spp., etc.) ya que no forman parte del nombre científico.
 
El nombre del autor que describió la especie se presenta acompañando a la primera
mención del  nombre de la  especie;   su  cita  es optativa, si bien es  recomendable  que  se
indique al menos una vez. Si se cita la fecha de publicación, ésta sigue al nombre del autor
con interposición de una coma. El nombre del autor solamente se escribe entre paréntesis si
el género ha sido cambiado; se emplea esta convención para distinguir entre los nombres
de autor cuando se refieren a la combinación [binomio] original,   y   cuando ha habido
cambio en el nombre científico de la especie por reordenamiento taxonómico subsecuente.
El uso de las abreviaturas de los nombres de los autores (recomendado por el ICBN, pero
no   practicado   generalmente   en   la   nomenclatura   zoológica)   se   aplica   para     unos   pocos
autores muy famosos; por ejemplo, Linnaeus es a menudo referido simplemente como “L.”3

­­­//­­­

BIBLIOGRAFÍA

AMARO,   J.;   AYÇAGUER,   C.;   CARNEVIA,   D.     1999.   Organización   del   Boletín   del   Instituto   de
Investigaciones   Pesqueras   y   Normas   para   la   presentación   de   trabajos.   Boletín   IIP   Nº16.
Montevideo: IIP. 33 p.
COGGER, H. G.  198­.  Classification and nomenclature. In: G.R. Dyne y D.W. Walton (eds). Fauna of
Australia Vol. 1A. General articles. Canberra: Australian Government Publishing Service. pp. 266­
286. 
HOLE, R. B.  2005. The use of scientific names in print.  Disponible en Internet:
<http://www.interaktv.com/articles/scinames.htm> (acceso 13 junio 2005).
INTERNATIONAL COMMISSION ON ZOOLOGICAL NOMENCLATURE. 2000. Nomenclatural glossary for
zoology.     Disponible   en   Internet:   <http://www.iczn.org/iczn/sysgloss.pdf>   (acceso   13   julio
2004)
INTERNATIONAL   CODE   OF   ZOOLOGICAL   NOMENCLATURE   (ICZN).   Disponible   en   Internet:
<http://www.iczn.org/iczn/> (acceso 12 junio 2005)
QUICKE, D.L.J. 1993. Principles and techniques of contemporary taxonomy. London: Chapman & Hall.
311 p.

3 El 1º de enero 1758 fue establecido como el comienzo formal de la nomenclatura zoológica, por considerarse que en esa
fecha fue publicada la 10ª edición del Systema Naturae de Linneo ­quien nació con el nombre de Karl von Linné, pero
latinizó su nombre según la moda de la época pasando a llamarse Carolus Linnaeus.