Está en la página 1de 9

ANATOMÍA Cómo dibujar el

ARTÍSTICA 2
cuerpo humano de
forma esquemática
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

MICHEL LAURICELLA GG
Título original: Morpho. Anatomie artistique. Formes synthétiques, publicado
en 2017 por Groupe Eyrolles

Diseño: monsieurgerard.com
Todas las ilustraciones son del autor

Diseño de la cubierta: Toni Cabré/Editorial Gustavo Gili


Traducción de Rubén Martín Giráldez

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o


transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización
de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a Cedro (Centro
Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar
o escanear algún fragmento de esta obra.

La Editorial no se pronuncia ni expresa ni implícitamente respecto a la exac-


titud de la información contenida en este libro, razón por la cual no puede
asumir ningún tipo de responsabilidad en caso de error u omisión.

© Groupe Eyrolles, 2017


© de la traducción: Rubén Martín Giráldez, 2017
para la edición castellana:
© Editorial Gustavo Gili, SL, Barcelona, 2018

ISBN: 978-84-252-3121-6 (PDF digital)


www.ggili.com
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

Editorial Gustavo Gili, SL


Via Laietana 47, 2.º, 08003 Barcelona, España. Tel.: (+34) 933228161
Valle de Bravo, 21, 53050 Naucalpan, México. Tel.: (+52) 5555606011
ÍNDICE
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

5 Prólogo

6 Introducción

21 Cabeza & cuello

39 Torso

59 Miembro superior

79 Miembro inferior

96 Bibliografía
www.ggili.com — www.ggili.com.mx
PRÓLOGO
El tema de este libro es la esquema- jes), pero esperamos que a medida
tización del cuerpo humano, con el que vayáis desviándoos del monigo-
objetivo de facilitar la práctica del di- te, terminéis simplificando vuestra
bujo de memoria (dibujo sin mode- labor y enriqueciendo vuestro reper-
lo). De entrada, partimos de la forma torio de poses.
compleja, observable y tomada del El dibujo del natural, con modelo
natural y, tras pasar por un análisis real, sigue siendo indispensable e in-
anatómico, deducimos las formas sustituible, en nuestra opinión. Si no
más simples que mejor se acomo- se quiere dibujar más que a partir de
dan a la silueta sin entorpecer los la observación, la simplificación que
cambios de postura. Las proporcio- aquí proponemos podría empobre-
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

nes aquí empleadas son las del adul- cer el dibujo y restarle sensibilidad.
to, y se han reducido a lo esencial, Este libro tiene todo el sentido del
sin distinción de sexo ni de edad. mundo, siempre y cuando dibujéis
El monigote resultante es, desde sin modelo. Si decidís redibujar los
luego, neutro y asexuado, pero la modelos aquí propuestos, sobre to-
construcción de las formas comple- do no dudéis en cambiar sus actitu-
jas en el espacio puede justificar, en des y proporciones. Se trata siempre
un primer momento, esa pérdida de de estimular el dibujo que surge de
información. Como se verá, recurri- la memoria o la imaginación. Ade-
remos a volúmenes simples, cubos y más, el hecho de presentarlos en
cilindros, que irán dando consisten- volúmenes simples debería facilitar
cia, por medio de sus caras y elipses la comprensión de los pliegues de la
a la orientación de los segmentos piel y de las ropas, que suelen coin-
del cuerpo. Quedará pendiente todo cidir muy a menudo con las elipses
el trabajo de detalle (sutilezas de los que colocaremos a la altura de las
contornos, rasgos de los persona- articulaciones.

introducción - 5
INTRODUCCIÓN
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

Para evitar la repetición de una serie un simple cubo que sobresale por
de poses memorizadas, propone- debajo de la piel por la parte superior.
mos un dibujo sin modelo que se Las formas de las articulaciones del
sostiene en un conjunto reducido codo y de la rodilla vendrán dictadas
de formas geométricas, más fáciles de por la osamenta. Las extremidades
disponer según los deseos de cada (manos y pies) son en su mayor parte
uno. En este repertorio de formas huesudas, y su esquematización no
prevalecerán cubos y cilindros, pero dista demasiado de la estructura del
nos basaremos en el esqueleto siem- esqueleto propiamente.
pre que nos sea posible. De modo Este libro está dividido en cuatro
que la cabeza la construiremos del grandes capítulos: cabeza y cuello,
todo según el esquema del cráneo, torso, miembro superior, miembro
la caja torácica conservará una forma inferior.
ovoide y la pelvis quedará reducida a

6 | anatomía artística 2
Fig. 1

Fig. 2

Fig. 4

Fig. 3

La cabeza ra de las orejas, nos basaremos en el


El cráneo puede descomponerse en canon clásico de las proporciones,
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

dos volúmenes: la caja craneal, de empleado principalmente por Da


forma ovoide, por cuya parte delan- Vinci y Durero. Los ojos están en
tera encontramos el volumen ver- el centro; las orejas, a la altura de
tical escalonado de la cara (fig. 1). la nariz y colocadas, como hemos
La mandíbula inferior, el único hue- visto, tras la mandíbula. ¡Ojo!, a ve-
so móvil de la cabeza, prolonga el ces exageramos esta distancia. Las
rostro hacia abajo. Su base triangular orejas, situadas entre dos arcos con
estructura el mentón y vuelve a unir- los círculos engastados a la altura
se al huevo del cráneo hacia la mi- de la nariz, nos permitirán trasladar
tad del mismo, tal y como se aprecia los movimientos de basculación de
en una vista de perfil (fig. 2). La oreja la cabeza. Un simple cilindro nos
se sitúa justo detrás de este punto proporcionará la orientación del
de articulación (fig. 3). En este libro cuello, sobre el cual indicaremos el
no será necesario entrar en más de- volumen oblicuo del músculo ester-
talle. Para estimar el emplazamiento nocleidomastoideo (1, fig. 4).
de los ojos, la nariz, la boca y la altu-

introducción - 7
Fig. 1 Fig. 2 Fig. 3

Fig. 5 Fig. 4
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

El torso una esfera (figs. 2 a 4). La pelvis apa-


La caja torácica se reduce a una for- rece dibujada como una gran caja
ma ovoide, que tiene la parte supe- de cerillas colocada sobre una de
rior truncada para que coincida con sus caras rectangulares. En el centro
la elipse de la base del cuello (fig. 1). de la cara de delante encontraremos
La parte baja se recorta siguiendo el pubis (fig. 5), referencia ósea situa-
el contorno en uve invertida de los da por debajo de los genitales, que
cartílagos costales, bien visibles en sirve en muchos cánones de pro-
un modelo del natural. porciones para subrayar el centro de
Para ciertos escorzos optaremos un cuerpo de pie (Da Vinci, Durero).
por una simplificación en forma de Nosotros optaremos en ciertos ca-
cubo, más cruda, y que facilita la sos por un corte más parecido a la
percepción de la profundidad. En forma externa, siguiendo el plano
efecto, el huevo en escorzo pierde oblicuo de los pliegues de flexión
sus características y se asemeja a (fig. 6).

8 | anatomía artística 2
www.ggili.com — www.ggili.com.mx

Fig. 6

introducción - 9