Está en la página 1de 2

Teoría Económica Keynesiana

Ideología

La teoría keynesiana se basa en la idea fundamental de que la intervención del


gobierno puede estabilizar la economía, aumentando los niveles de empleo y
producción, principalmente mediante el aumento del gasto público en períodos
de desempleo.

Principales representantes y periodo

La teoría keynesiana fue desarrollada por John Maynard Keynes durante los
años 1930 como un intento para comprender la crisis de 1929.

Principales conceptos

Este modelo analiza las variables agregadas de la economía, como el


consumo, el empleo, desempleo, la inversión, el ahorro y la producción.

Para tener una idea completa de todas las variables que componen este
modelo, lo mejor es visualizar la fórmula de producto interno bruto, que es
como sigue:

PIB = Consumo + Inversión + Gasto de Gobierno + Importaciones – exportaciones

Con el modelo keynesiano, fallas del mercado tan importantes como el alto
desempleo y el nivel de salarios en una economía, podrían ser corregidas si
interviene el gobierno con la política fiscal.

Propuestas y enfoques teóricos

Keynes se enfocó en la política económica como la responsable de conducir a


un país, hacia la prosperidad, o la decadencia.

En el núcleo del modelo, se estima que son los gobiernos los responsables de
estimular la demanda y la velocidad de la economía.

La política fiscal es la herramienta que utiliza este modelo, para ir regulando la


economía, así se genere déficit.

Con el modelo económico de Keynes, se explica el comportamiento de la


economía en el corto plazo, además de estudiar problemas macroeconómicos
como el empleo, el paro, el consumo, la producción, la inversión y el ahorro de
todo el país. Para Keynes, a diferencia de otros economistas, el foco para
solucionar los problemas económicos era utilizar recursos extras, como por
ejemplo cuando se propone la intervención estatal para solucionar problemas
de desempleo, o subsidiar a las empresas cuando estaban a punto de quebrar.
Según Keynes, el paro laboral tiene que ver con la ralentización de demanda
de las empresas, la baja de precios de sus productos, lo que hace mermar sus
ingresos y obliga a las empresas a despedir trabajadores. Como los precios
bajan, el poder adquisitivo de los salarios aumenta, entonces más gente quiere
trabajar pero menos gente quiere contratar, y esto genera depresión en el
consumo y baja la demanda todavía más. Como ejemplo, en muchos países
del mundo el estado ha intervenido al mercado aportando con subsidios para
los trabajadores y las empresas, de modo disminuyan los costos para las
compañías.