Está en la página 1de 2

Diagnosticas vs.

Patologizar

Artículo basado en una reflexión del conversatorio realizado por la Asociación de Psy.D en la
Universidad Carlos Albizu, el pasado jueves 15 de noviembre de 2018.

Si bien dentro de la rama de psicología encontramos debates interesantes y pertinentes, hoy


día todavía nos topamos con cuestionamientos dignos de problematizar, como lo es el asunto
de Diagnosticar vs. Patologizar.

¿Qué quiere decir patologizar?

En palabras sencillas, es la acción y/o intención de etiquetar determinados comportamientos


como enfermos, y que de manera mecánica y reduccioncita asumimos al sujeto como una
anomalía, como una otredad, como algo “dañado”. Es a su vez, una mirada que se da en unos
contextos que responden a unas miradas sociales-antropológicas de lo que es lo normal.

¿En qué se diferencia patologizar del diagnosticar?

El diagnostico, que bien se desprende de unos manuales, en nuestro caso el más utilizado el
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-V), se centra en retar el discurso de
la enfermedad. Es un acercamiento empático, que ofrece comprensión y lenguaje dentro del
mundo clínico, pero más allá, dentro de la narrativa del cliente proveyendo una posibilidad de
explicación etiológica de ese malestar, de experiencia, de esa carencia de recursos actuales.

Por otro lado, el patológica o la patologización conlleva la mayoría de sus veces una
connotación negativa, en cuanto invisibiliza el sujeto, y acapara el asunto de identidad a una
sola cosa; la patología.

A la hora de trabajar con debates como estés se deben considerar los siguientes asuntos:
1. El discurso de normalidad: El discurso de normalidad, que varía en cuanto a su origen
contextual, está presente en todas las sociedades y este nos orienta hacia qué
conductas se consideran aceptables y cuáles no.
2. El concepto de ‘salud’: La Organización Mundial de la Salud define la salud como, “un
estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de
afecciones o enfermedades”. La misma definición propuesta por la OMS es problemática
en el sentido, que resalta “el completo bienestar…”. Una línea de pensamiento que
debemos de atender, a si realmente se llega a estar en un estado completo de bienestar
o si estar saludable implica otra cosa. Además, esta definición excluye de alguna manera
a personas con discapacidades o condiciones que no podrían cumplir dicha definición.
3. Elemento cultural, relativismo cultural: Partiendo de que cada cultura tiene sus propias
normas, manifestación y significación de síntomas, uno debe tener cuidado a la hora de
diagnosticar, y de no caer en la patologización de conductas. Este elemento es
importante en cuanto nos permite tener una visión clara desde donde debemos partir
nuestros análisis, considerando elementos fundamentales de quien es el sujeto con el
que trabajamos.
4. Relaciones de poder, sociopolíticas: Se debe reflexionar y cuestionar en cuanto a las
relaciones que superponen o rodean a la profesión (p.ej. los propósitos de compañías de
planes médicos, el mercado de la farmacéutica), que tienen un impacto en el proceso y
desarrollo de la profesión, específicamente en asuntos que tienen que ver con este
debate de diagnosticar vs. Patologizar.
5. Asuntos éticos de la profesión: Es importante conocer los cánones éticos que rigen y
dirigen la profesión de la psicología, ya que estos nos hacen una invitación a la
diversidad, a adquirir las competencias necesarias a considerar los aspectos
multiculturales de un sujeto, ente otras cosas pertinentes a la hora de nuestra
formación y nuestro trabajo como clínicos.

La importancia de tener estos conversatorios, discusiones autoreflexivas van encaminadas a


una mejor formación como profesional, e inclusive de ser humano. Estas discusiones se
fomentan a través del análisis crítico, y a la hora de trabajar con el ser humano y su complejidad
esta actividad es fundamental. Un acercamiento abarcador y holístico es de las mejores
herramientas para poder implementar nuestro juicio clínico a la hora de explorar y trabajar esta
disyuntiva.

Aprovechar los espacios académicos y del cotidiano vivir para conversar entre nosotras/os y
nuestros pares. Sumergirnos socialmente para ver la manera en que se ha significado el asunto
de normalidad, de salud, y la visión y connotación en cuanto a lo que es diagnosticar y lo que es
patologizar. Aportar a la transformación del ser humano tanto desde su marco individual, como
en el marco social en el que está sumergido día a día.