Está en la página 1de 5

Ensayo Literatura

Entrega final

Manuel Jiménez
Sección 9
Profesora: María José Barros
Libertad Empastada
A lo largo de los años, los libros han sido fuente de conocimiento, sabiduría y poder.
Es increíble que algo tan pequeño como lo puede ser un libro pueda generar reacciones tan
grandes a lo largo de la historia. El Index librorum prohibitorum o Índice de libros prohibidos
en español, es una lista de publicaciones que la iglesia católica catalogó como libros
perjudiciales para la fe, promulgado por primera vez en el concilio de Trento. También
sucedió la quema de libros en Alemania, el 10 de mayo de 1933. Esta acción procuro acabar
con todos los libros de aquellos autores que habían sido condenados al exilio. Esta quema fue
el punto álgido en la llamada "acción contra el espíritu anti-alemán", con la que, tras el inicio
del régimen nazi, se inició una persecución a escritores judíos, pacifistas, marxistas y otros
autores opositores o simplemente desagradables al régimen. Un caso más reciente es el
"bibliocausto chileno", cuando en medio del temor reinante en los días posteriores al golpe,
miles de obras fueron quemadas, algunos por sus propios dueños en sus patios y chimeneas, y
otros por los militares. Como en la emblemática quema realizada el 23 de septiembre de 1973
tras la irrupción de las torres de san Borja en Santiago. Si bien sabemos perfectamente el fin
con que fueron cometidos estos actos, no sabremos si en verdad evitaron algún tipo de
rebelión. Entonces es donde nace la pregunta que trataré de responder en el transcurso del
ensayo, ¿son realmente los libros capaces de generar conciencia en el colectivo y así crear
cambios a niveles país?
En primer lugar, es completamente real el rechazo que ha existido a ciertos libros ya
sea por su contenido o por sus autores. Y no solo los libros han sido víctimas de este rechazo,
podemos extender este análisis a todo lo que abarque el espectro de creación artística,
llámese: libro, pintura, canción, etc. Miles son las obras de arte requisadas por los nazis a
coleccionistas judíos, obras de las que nunca más se supo nada acerca de su paradero. Obras
de Picasso, Goya, y Dalí forman parte de esa larga lista de objetos de arte (pinturas,
esculturas, muebles incluso) usurpados a cientos de judíos entre 1940 y 1944. Otra historia
con arte es la de los esclavos negros del sur de EEUU, quienes tenían prohibido aprender a
leer o a escribir y se las ingeniaron inventando canciones que les servían para transmitir los
mensajes y organizar las huidas. Estos cánticos clásicos de la raza negra de EEUU,
claramente se hubieran prohibido en el momento en el cual fueran descubiertos. Es quizás
este rechazo generado simplemente por el odio o desprecio hacia los autores, pero también
puede ser por el contenido hereje para el sistema controlador del momento. En la novela,
“Balzac, y la joven costurera china”, esto ocurre muchas veces y una de estas es cuando el
narrador le cuenta un cuento al sastre acerca de un marinero pobre que había logrado
relacionarse y pertenecer a la burguesía, pero en ese momento el jefe del pueblo estaba
escuchando al otro lado de la pared quién no toleró en absoluto la situación: "Me importa un
bledo. Algún día nuestra revolución triunfará en el mundo entero. Y un conde, sea cual sea su
nacionalidad, no puede ser más que un reaccionario." (Sijie 134)
Por otra parte, mantener a la gente inculta al parecer es otra manera de conservar el
control y dominio sobre la gente, y la manera de cumplir con esta tarea es al parecer, prohibir
la lectura, ya que en ella podrían encontrarse con textos donde se vislumbran otras realidades
desconocidas para la población, pero que les fueran placenteras o al menos cuestionables ya
que probablemente sean textos de autores que no simpatizan e incluso sean opositores del
gobierno o institución controladora. En la novela en la cual se basa este ensayo se sitúa en
plena revolución cultural china, donde el sistema educacional estuvo totalmente controlado y
por ende el pensamiento. Los estudiantes fueron enviados al campo para que fueran educados
por los campesinos, la cual era un estilo de vida bastante dura. No se necesitaba saber nada
que no fuera el libro rojo de Mao, libro que fue publicado en abril de 1964 por el gobierno de
la República Popular China, donde hay citas y discursos de Mao Zedong, quien fue
presidente del Partido Comunista de China, y algún par de manuales, todo el resto se
encontraba dentro de lo prohibido: "Se hizo pronto el silencio; mis agresores, es decir, el
enjambre de dolidos pretendientes de la Sastrecilla, aunque todos analfabetos, quedaron
pasmados ante la aparición de aquel extraño objeto: un libro" (Sijie 160)
Un ejemplo muy claro es la Iglesia Católica, quien en plena época renacentista llamó
a una Contrarreforma. Corría el año 1545, y en un pueblo de Italia llamado Trento se
reunieron las más altas personalidades de la Iglesia de ese entonces. 25 obispos y 5 superiores
generales dieron inicio a este plan de Contrarreforma conocido como “Concilio de Trento”.
Aquí se reinstauró la “santa” inquisición, creada en el siglo XIII y se creó el ya nombrado
anteriormente el ​Index librorum prohibitorum et expurgatorum, un índice que consignaba los
libros, pasajes y autores prohibidos por la Iglesia Católica. Incluía libros que venían con ideas
de la reforma protestante, reforma que encontró un aliado en la imprenta. Es así como
reafirmamos que el “bloqueo” de información o de la misma imprenta a lo largo de la historia
ha sido siempre con el fin de mantener cierto control sobre la sociedad.
Por último, los libros, si bien pueden ser ficción, toda ficción nace de una realidad y
las ideas y mundos que las novelas nos comparten pueden cambiarnos, como dijo alguien
alguna vez: “uno cambia después de leer un libro, aunque sea un poco, pero te cambia”. Un
claro ejemplo de esto fue la novela de Goethe “Las tribulaciones del joven Werther” en el
siglo XVIII, novela que produjo un alza de suicidios entre los más afanados románticos
europeos. ​Considerada en su día por las autoridades eclesiásticas católicas como una
"licenciosa elegía del adulterio" y proclive al erotismo, el libro de Goethe fue incluido en el
Índice de Libros Prohibidos del Santo Oficio, poco después de su publicación en 1774. Pero
esto no detuvo que se convirtiera en un tremendo fenómeno literario en europa, incidiendo así
en las costumbres sociales de los jóvenes de la época, sobre todo en la vestimenta y el habla.
En la novela encontramos actitudes y desarrollo de los personajes en base a información y
enseñanzas de aquellos libros prohibidos, un ejemplo es la novela “Jean Christophe”, la cual
no aparece en el extracto leído, pero que por ella aprenden la amplitud del individualismo, ese
mal occidental para un oriental:
“-quiere ir a una gran ciudad -me dijo-. Me han hablado de Balzac. -¿Y qué? -Me ha
dicho que Balzac le había hecho comprender algo: la belleza de una mujer es un tesoro que
no tiene precio.” (Sijie 189)
Todas estas teorías, argumentos y evidencias que he ido nombrado a lo largo de este
ensayo apuntan constante e incesantemente a lo mismo, los libros nos afectan, y nos afectan
no solo a los que los leen sino que a todos los que rodeamos a dichos lectores también.
Claramente la Iglesia Católica y sus miembros no iban a leer dichos libros que para ellos eran
paganos, pero sí les afectará bastante que la gente empiece a entrar en una corriente adversa a
sus ideales. Creo que queda demostrado el tremendo poder que tiene la imprenta en el ser
humano y lo que el ser humano ha llegado a ser y lo que le ha llegado a causar gracias a estas
pequeñas pero poderosas letras.
Bibliografía:
Playa, Josep. "Cuadros de Dalí, Picasso, Miró, y Goya, expoliados por los nazis."
Lavanguardia.com Web. 23 de Oct. 2010

<http://www.lavanguardia.com/cultura/20101023/54058266602/cuadros-de-dali-picas
so-miro-y-goya-expoliados-por-los-nazis.html>

El mundo de la vida under. “Lectura del en el Renacimiento, la Reforma y la


Contrarreforma (VI y final)” Elmundodelavida.wordpress.com Web. 12 de Sep. 2011
<​https://elmundodelavida.wordpress.com/tag/concilio-de-trento/​>

Sijie, Dai. Balzac y la joven costurera china. Narrativa