Está en la página 1de 6

Formas de Presentación:

La forma más común y aceptada de presentar el Estado de Resultados es la forma


de reporte la cual presenta un desglose de los gastos e ingresos, utilizando para ello
una clasificación basada en la naturaleza de los mismos o en la función que
cumplan dentro de la entidad, esta presentación presenta dos modalidades, el Estado
de Resultados por Naturaleza y por Función. La primera de ellas agrupa los gastos de
acuerdo con su naturaleza es decir al origen que tienen (por
ejemplo depreciación, compras de materiales, costos de transporte, beneficios a los
empleados y costos de publicidad); se presenta en un formato que muestra todos los
costos y gastos deducidos del ingreso por ventas total. No se muestran subtotales para la
utilidad bruta o para la utilidad operacional, tal como se muestra a continuación:

Por su parte el Estado de Resultados por Función es conocido también como método
por función o método del “costo de las ventas”, consiste en clasificar los gastos de
acuerdo con su función como parte del costo de las ventas y de acuerdo a como los
gastos o ingresos influyen en la obtención del Margen Comercial, Excedente de
Explotación, Resultado de Explotación, Resultado Antes de Participaciones e Impuestos y
Resultado neto del Ejercicio. De acuerdo a este método, la entidad presentará el costo de
ventas determinado independientemente de los otros gastos e ingresos. Este tipo de
presentación puede suministrar a los usuarios una información más relevante que la
ofrecida presentando los gastos por naturaleza, pero hay que tener en cuenta que la
distribución de los gastos por función puede resultar arbitraria, e implicar la realización de
juicios subjetivos.

En este tipo de Estado de Resultados los costos y gastos son deducidos de los
ingresos, .primeramente, el costo de los bienes vendidos es deducido de las ventas netas
para determinar el subtotal de utilidad bruta, margen bruto o margen comercial.

Como segundo paso, los gastos de operación se deducen para obtener un subtotal
llamado Excedente Bruto de Explotación, seguidamente se deducen los gastos diversos
y las provisiones obteniendo el Resultado de Explotación y finalmente son adicionados los
ingresos financieros y excepcionales así como son restados las cargas financieras y
excepcionales obteniendo utilidad antes de participaciones e impuestos o resultado del
periodo. Finalmente se consideran la participación los trabajadores y el gasto de impuestos
sobre la renta para llegar a la utilidad neta.

En una empresa existen dos tipos de ingresos: operacionales y no


operacionales. Los ingresos operacionales son aquellos ingresos
producto de la actividad económica principal de la empresa.
Por lo general, toda empresa está dedicada a uno o más actividades
económicas principales, y los ingresos originados en estas actividades
son considerados ingresos operacionales.
De lo anterior podemos deducir que los ingresos no operacionales son
aquellos ingresos diferentes a los obtenidos en el desarrollo de la
actividad principal de la empresa, ingresos que por lo general son
ocasionales o que son accesorios a la actividad principal.
Una forma de identificar cuando un ingreso es no operacional, es
primero determinando cual es la actividad económica principal de la
empresa. Esto se consigue consultando o bien la Escritura pública o
el registro mercantil o en su defecto el Rut. Allí están enumeradas las
actividades que la empresa desarrolla y que comúnmente se conoce
como objeto social.
El objeto social de la empresa es a lo que ésta se dedica. Una
empresa se forma para desarrollar una o más actividades específicas,
actividades que se enuncian en la escritura de constitución y/o en el
registro mercantil.
Así las cosas, si un determinado ingreso no corresponde al objeto
social de la empresa, se considera como ingreso no operacional,
puesto que es un ingreso que no es propio del giro ordinario de la
empresa.
Ejemplo de un ingreso operacional es puede ser una estación de
gasolina en la que su actividad principal es la venta de combustibles,
aceites para motores y demás relacionados (estos son sus ingresos
operacionales). Un ingreso no operacional para esta estación de
gasolina puedes ser por ejemplo el obtenido por la venta de gaseosas
o agua, lo cual ofrecen como un servicio adicional a sus clientes, pero
que obviamente no es su objeto principal (la empresa fue creada para
distribuir combustibles, no para vender agua).
Contablemente estos ingresos se contabilizan en un grupo diferente al
de los ingresos operacionales. En el Plan único de cuentas para
comerciantes colombiano, los ingreso operacionales se contabilizan
en la cuenta 41 y los ingresos no operacionales se contabilizan en la
cuenta 42.
Desde el punto de vista tributario no existe diferencia alguna entre un
ingreso que es operacional y otro que no lo es, puesto que mientas el
ingreso sea susceptible de incrementar el patrimonio de la empresa,
por regla general se considera un ingreso gravado con el impuesto de
renta.
Desde el punto de vista financiero, es importante identificar en una
empresa en qué medida cada tipo de ingreso participa en la
generación de utilidad para la empresa. Pueden existir casos en los
que algunos ingresos no operacionales son tan importantes que la
empresa puede decidir brindarle más atención e inclusive dedicarse a
ello, convirtiendo posteriormente esos ingresos no operacionales en
ingresos operacionales.

Gastos operacionales
Los gastos operacionales son los costos en los que una compañía incurre como parte de sus
actividades regulares del negocio, sin incluir los costos de bienes vendidos. Estos gastos
incluyen los administrativos, como los suministros de oficina y salarios para el personal
administrativo. Las comisiones y publicidad son ejemplos de costos de ventas. También tienes
gastos operativos generales, como alquileres y servicios públicos.
Gastos no operacionales
Algunos gastos de la compañía aparecen por motivos que no implican la operación normal del
negocio. Un ejemplo de estos gastos no operacionales es el interés sobre el dinero prestado;
estos gastos también incluyen los costos inusuales o de cuota única. El gasto necesario para la
reorganización de una compañía, o para pagar por un proceso de demanda judicial, también son
ejemplos de estos gastos. Los cargos por obsolescencia de equipos o cambio de divisas también
son gastos no operacionales.
Estado de resultados
Los gastos operacionales y no operacionales son registrados en secciones diferentes de un
estado de resultados. Al comienzo del estado de resultados, el costo de bienes vendidos es
restado de los ingresos para obtener la utilidad bruta. Los gastos operacionales son listados a
continuación, y son restados de la utilidad bruta. La cantidad restante después de todos los
gastos operacionales es llamada utilidad operacional. La siguiente sección incluye todos los
ingresos y gastos no operacionales. Los ingresos no operacionales, como los intereses ganados,
se suman en el estado de resultados, mientras que los gastos no operacionales se restan. El
resultado final se denomina utilidad neta del negocio.

Se denominan gastos de administración a aquellos contraidos en el control y la


dirección de una organización, pero no directamente identificables con la
financiación, la comercialización, o las operaciones de producción.
Los salarios de los altos ejecutivos y los costes de los servicios generales (tales
como contabilidad, contratación y relaciones laborales) se incluyen en esta
rúbrica.

Los gastos de administración se relacionan por tanto con la organización en su


conjunto, frente a los gastos relacionados con los distintos departamentos.

A nivel contable, los gastos de administración son una cuenta de gastos que se
apunta en el debe, formando parte de la Cuenta de Resultados teniendo como
contrapartida en el haber una salida de efectivo o de la cuenta de bancos por el
pago, o la asumción de una deuda a través de una cuenta de proveedores.

Definición: Los gastos de ventas son considerados gastos que se realizan


para el fomento de éstas.
Según las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), los gastos de ventas
son egresos de dinero directamente atribuibles a la venta de un activo
(mercadería, materia prima); que son excluidos de los gastos de
administración, o financieros, impuestos y participaciones por pagar.
A comparación de los gastos de administración, este tipo de gastos si puede
ser reducible, se puede acortar gastos en publicidad o despedir a algún
impulsador de ventas.
Generalmente este tipo de gastos representa un costo variable para la
empresa.
El gasto de ventas es considerado como una cuenta de gastos.

EJEMPLOS
Algunos ejemplos de gastos de ventas son:
Comisiones a vendedores.
Sueldos a personal impulsador.
Transporte de mercadería para la venta.
Merchandising.
Publicidad online.
Publicidad por radio y/o televisión.

CLASIFICACIÓN
Dentro del Plan Contable General Empresarial (PCGE), los gastos de ventas se
representan como Cuentas en contabilidad Analítica de Explotación: Costos de
Producción y Gastos por Función.
Gastos de ventas (Cuenta 95)
Comprende

 951 Gastos de personal, directores y gerentes


 952 Gastos de servicios prestados por terceros
 953 Gastos por tributos
 954 Otros gastos de gestión
 955 Valuación y deterioro de activos y provisiones

Dinámica de la cuenta 95:


Se debita por:
Todas las cargas y gastos efectuados en la clase 6- Asiento por naturaleza y
que afectan y dan origen a esta cuenta, como asiento por transferencia, con
abono a la cuenta 79.
Se acredita por:
Se registran todas las cargas que fueron transferidas como asiento de
transferencia provenientes de la clase 6, con cargo a la cuenta 94.
Gasto financiero - ¿Qué es un gasto financiero?

Son gastos que provienen de recursos de terceros con los que


un autónomo o empresa financian su actividad.

En Debitoor puedes gestionar tus gastos financieros y llevar la cuenta


de resultados. ¡Pruébalo ahora gratis!

Tanto empresas como autónomos recurren a recursos ajenos o


de terceros para financiar su actividad. Por ejemplo, un crédito
o un préstamo.

De estos recursos, que son una deuda, se derivan gastos para


el negocio como comisiones o intereses. A ese tipo de gastos
se les conoce como gastos financieros.

Tipos de gastos financieros


Aunque no hay una tipología claramente preestablecida, se
trata de todos aquellos gastos que derivan de una deuda para
financiar la actividad y, en muchos casos, con el banco. Por
ejemplo:

 Comisiones bancarias: mantenimiento, transferencias, tarjetas de


crédito o de cancelación de un préstamo.
 Intereses de un préstamo, crédito u otra deuda.
 Ajustes negativos derivados por el cambio monetario (cuando se
realizan operaciones con otros países con distinta moneda).

Existen otros tipos de gastos financieros como las primas de


seguro o intereses por descuento de efectos.