Está en la página 1de 5

TÍTULO VII

RECONOCIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

«Artículo 1205.- El reconocimiento puede


efectuarse por testamento o por acto entre vivos ..
En este último caso, si para constituir la obligación
primitiva se hubiera prescrito alguna forma
determinada, el reconocimiento deberá practicarse
en la misma forma».
De acuerdo con la técnica del Código Civil de 1936, el título relativo
al reconocimiento de las obligaciones tiene un solo artículo: el
1205, cuyo texto es similar al del artículo 1231 del Código antes mencionado
y que está inspirado en los artículos 719 y 720 del Código
Argentino. El legislador de 1984 es, sin embargo, más lacónico que el
legislador argentino, quien dedicó seis artículos a la materia.
El reconocimiento de la obligación -como figura jurídica distinta
a la novación o a la confirmación del actojurídico- interesa en dos
hipótesis. Primera: cuando existe una obligación pero falta el instrumento
donde conste, sea por no haberse extendido, sea por haberse
extraviado o destruido. Segunda: para impedir el cumplimiento de
una prescripción.
El reconocimiento de una obligación constituye, evidentemente, un
acto jurídico. Pero éste no crea la obligación; supone, por el contrario,
una obligación anterior, y todo lo que hace es verificar su existencia.
123
FELIPE ÜSTERLING PARODI
En lo relativo a la forma, el reconocimiento puede practicarse
por testamento o por acto inter vivos y, en este último caso, si para
constituir la obligación primitiva se hubiese prescrito alguna forma
determinada, el reconocimiento deberá hacerse en la misma forma.

124
TÍTULO VIII
TRANSMISIÓN DE LAS OBLIGACIONES
CAPÍTULO ÚNICO

Cesión de derechos
En la Introducción se ha explicado las razones por las que se legisla
la cesión de derechos como capítulo único de la transmisión de las
obligaciones, así como los antecedentes legislativos que han inspirado
las normas del Código Civil de 1984.

«Artículo 1206.- La cesión es el acto de disposición


en virtud del cual el cedente transmite al cesionario
el derecho a exigir la prestación a cargo
de su deudor, que se ha obligado a transferir por
un título distinto.
La cesión puede hacerse aun sin el asentimiento
del deudor».
Este precepto establece que, por la cesión, el cedente no se obliga
a transferir la prestación a cargo de su deudor. El cede, simplemente,
el derecho a exigir la prestación; lo que está de acuerdo con la naturalezajurídica
del acto de disposición.
Tampoco se exige que la cesión sea a título oneroso, pues el título
para la transferencia está dado por la relación contractual o extracontractual
que genera la obligación de transferir el derecho.

125
FELIPE ÜSTERLING PARODI
La cesión es un actojurídico entre el cedente y el cesionario, y
solo entre ellos se generan obligaciones recíprocas. Lo que para
el cedente constituye un derecho es obligación para el cesionario,
y VIceversa.
La norma no solo da cabida a un derecho crediticio, sino a todo
otro derecho personal. De este modo se modifica el Código Civil de
1936 -artículos 1456 a 1464 sobre el contrato de cesión de créditos-,
pues se concibe la cesión de derechos en general, comprendiéndose,
inclusive, la cesión de derechos hereditarios o de aquéllos que
emanan de una disposición legaL
El precepto, finalmente, pone de manifiesto que la cesión puede
hacerse aun sin el asentimiento del deudor cedido, pues ello constituye
uno de los rasgos inherentes a la cesión de derechos.
«Artículo 1207.- La cesión debe constar por escrito,
bajo sanción de nulidad.
Cuando el acto o contrato que constituye el título
de la transferencia del derecho conste por escrito,
este documento sirve de constancia de la cesión».
En el artículo 1207 el legislador ha considerado necesario prescribir
una formalidad que tenga el carácter de ad solernnitatern. La
inobservancia de la forma escrita acarrea la nulidad del acto; su existencia
no podrá demostrarse mediante pruebas supletorias.
Sin embargo, el segundo párrafo del precepto aclara que si el
acto o contrato que constituye el título de la transferencia del derecho
consta por escrito, este documento puede utilizarse como prueba
de que se ha operado la cesión de derechos.
«Artículo 1208.- Pueden cederse derechos que sean
materia de controversia judicial, arbitral o
administrativa».
El Código introduce la posibilidad de que se cedan derechos litigiosos,
sea que se trate de controversiasjudiciales, arbitrales o admi-
126
TRANSMISIÓN DE LAS OBLIGACIONES
nistrativas. Desde luego, el cesionario quedará a las resultas del proceso
correspondiente, vale decir, en igual situación jurídica que el
cedente en el caso de que no hubiera cedido sus derechos.
«Artículo 1209.- También puede cederse el derecho
a participar en un patrimonio hereditario ya causado,
quedando el cedente obligado a garantizar su
calidad de heredero».
El Código legisla sobre la cesión de derechos hereditarios. Consideramos
que con la norma propuesta se mejoran los artículos 1461,
1462 y 1463 del Código Civil de 1936, los mismos que tienen origen
en los artículos 1475, 1476 y 1477, respectivamente, del Código Civil
de 1852 y en los artículos 1898 y 1899 del Proyecto de 1891.
Con la observación de que se cede el derecho, no a la herencia,
sino a un patrimonio hereditario ya causado, el Código salva los defectos
de interpretación que originó la legislación de 1936.
El artículo 1212 -como luego veremos- obliga al cedente a garantizar
la existencia y exigibilidad del derecho cedido, salvo pacto
distinto. El artículo 1209, dada la especificidad de la cesión a la que
él se refiere, prescribe que necesaria y obligatoriamente el cedente
debe garantizar su calidad de heredero, pues es éste el único título
que hace posible la cesión. La norma no admite pacto en contrario.
Como aclara José León Barandiarán, garantizar la calidad de heredero
es una cuestión de derecho y no de hecho. Esto significa que el
cedente se responsabiliza por su calidad de heredero por vocación
legal o testamentaria vigente.
Se observa que en el artículo 1209 no se reproducen las reglas de
los artículos 1462 y 1463 del Código Civil de 1936, por cuanto la cesión
del derecho a participar en un patrimonio hereditario ya causado,
debe quedar, en los aspectos previstos por esas normas, librado a
la convención entre las partes; tanto en lo relativo al aprovechamiento
de alguno de los bienes que conforman el patrimonio sucesorio,
como en lo relativo al pago de las deudas o a las cargas.
127
FELIPE ÜSTERLING PARODI
«Artículo 1210"- La cesión no puede efectuarse
cuando se opone a la ley, a la naturaleza de la obligación
o al pacto con el deudor.
El pacto por el que se prohibe o restringe la cesión
es oponible al cesionario de buena fe, si consta del
instrumento por el que se constituyó la obligación
o se prueba que el cesionario lo conocía al momento
de la cesión» ..
La norma se inspira en el artículo 1456 del Código Civil de 1936,
con origen en los artículos 1868 y siguientes del Proyecto de 1891,
1444 del Código Argentino, 399 del Código Alemán, 164 del Código
Suizo de las Obligaciones y 1065 del Código Brasileño de 1916.
Al igual que el artículo 1456 citado, el Código de 1984 se ubica
en la premisa de que el derecho es cesible, pero que, al mismo tiempo,
no siempre puede ser objeto de cesión, sea por imperativo de la
ley, por su naturaleza o por el pacto con el deudor. La cesibilidad del
derecho es, pues, la regla general; las excepciones están previstas en
forma expresa.
La primera excepción resulta de la prohibición legal. La segunda,
cuando la naturaleza de la obligación lo impide; por ejemplo, los
derechos intuitu personae no son susceptibles de cesión. Finalmente,
la incesibilidad puede pactarse y ello constituye la tercera excepción
a la regla general; el fundamento de esta última excepción radica en
la autonomía de la voluntad y en el principio de que el pacto debe
respetarse. Este pacto, desde luego, puede tener variados matices;
por ejemplo, puede prohibirse la cesión en términos absolutos o en
términos relativos y, en este último caso, exigirse que la cesión se realice
únicamente con el asentimiento del deudor, luego del cumplimiento
de determinados requisitos o en función de las personas.
Si en el instrumento por el que se constituyó la obligación consta
el pacto prohibitivo o restrictivo, o si se prueba que este pacto lo
conocía el cesionario al tiempo de la cesión, entonces tal pacto es
oponible a dicho cesionario. Así lo preceptúa la segunda parte del
artículo 1210 comentado.
128
r'
TRANSMISIÓN DE LAS OBLIGAUONES
«Artículo 1211.- La cesión de derechos comprende
la transmisión al cesionario de los privilegios,
las garantías reales y personales, así como los
accesorios del derecho transmitido, salvo pacto en
contrario.
En el caso de un bien dado en prenda, debe ser
entregado al cesionario si estuviese en poder del
cedente, mas no si estuviese en poder de un tercero».
El artículo 1211 establece una consecuencia lógica de la cesión
de derechos. Esta debe comprender, a falta de convención en contrario,
la transmisión al cesionario de todos los privilegios de los que
gozaba el cedente, de las garantías reales y personales y de los accesorios
del derecho transmitido.
Se aclara, en caso de que el derecho transmitido estuviera garantizado
con un bien pignorado, que éste deberá ser entregado por el
cedente -si estuviese en su poder- al cesionario. Pero si el bien sobre
el que se ha constituido la prenda está en poder de un tercero, entonces
dicho tercero continuará conservándolo en su misma condición
jurídica de depositario.
«Artículo 1212.- El cedente está obligado a garantizar
la existencia y exigibilidad del derecho cedido,
salvo pacto distinto».
La norma del Código Civil de 1984 tiene su antecedente en el
artículo 1458 del Código de 1936 y éste, a su vez, en los artículos 14 7'2
del Código Civil de 1852, 1886 del Proyecto de 1891, 1693 del Código
Francés, 437 del Código Alemán, 14 76 y 1484 del Código Argentino,
1073 del Código Brasileño de 1916, 171 del Código Suizo de las Obligaciones,
1529 del Código Español y 1907 del Código Colombiano.
Se ha sustituido la palabra <<sanear» por le expresión «garantizar
la existencia y exigibilidad>>, ya que el saneamiento no siempre comprende
estos dos conceptos.
129
FELIPE ÜSTERLING PARODI
La obligatoriedad del precepto está referida a la existencia del
derecho que se cede y a su legitimidad .. De este modo, se garantiza al
cesionario la adquisición de un derecho vigente y, desde luego, su
exigibilidad. Por ello, de no mediar pacto en contrario, el cedente
debe responder por la extinción del derecho que cede.
«Artículo 1213.- El cedente no está obligado a garantizar
la solvencia del deudor, pero si lo hace,
responde dentro de los límites de cuanto ha recibido
y queda obligado al pago de los intereses y al
reembolso de los gastos de la cesión y de los que el
cesionario haya realizado para ejecutar al deudor,
salvo pacto distinto».
La fórmula propuesta complementa el artículo 1212 y encuentra
su fuente en los artículos 1459 y 1460 del Código Civil de 1936, que a
su vez se inspiraron en los artículos 1473 y 1474 del Código de 1852,
1888 y 1889 del Proyecto de 1891, 1964 y 1965 del Código Francés,
438 del Código Alemán, 1476 del Código Argentino, 1074 del Código
Brasileño de 1916, 171 del Código Suizo de las Obligaciones, 1529
del Código Español y 1907 del Código Chileno.
Si bien el sentido del artículo 1213 es el mismo que el de los
artículos 1459 y 1460 del Código de 1936, su enunciación en una sola
norma lo integra y mejora la sistemática del Código de 1984.
Al igual que las disposiciones que le sirven de antecedente, el
Código mantiene el carácter convencional de la obligación de garantizar
la solvencia del deudor. Los alcances de la garantía están, pues,
vinculados a la convención entre las panes; son ellas las que deben
determinar los límites de tal garantía y, también, si está referida a la
solvencia en la época en que se celebra la cesión, o si alcanza a la
época en que pueda exigirse la obligación.
Del texto del artículo 1213 comentado, se desprende que los efectos
de la responsabilidad del cedente están vinculados al carácter supletorio
de la norma, vale decir, que las partes pueden eliminar, restringir
o ampliar la responsabilidad.