Está en la página 1de 5

La vida por el cobre: inseguridad en las minas chilenas

El pasado 5 de agosto 33 mineros chilenos que laboraban en el yacimiento San José, localizado a 800 kilómetros al norte de la
ciudad de Santiago, quedaron atrapados a 700 metros de profundidad luego de presentarse un derrumbe.

Tras dos semanas sin tener la certeza de que los mineros continuaban con vida, un mensaje escrito por los trabajadores
atrapados, el cual adhirieron a una sonda de excavación que se uso para buscar indicios de supervivencia, confirmó que los
trabajadores habían sobrevivido.

Desde ese momento el mundo entero espera con ansias, el día en que los 33 obreros sean rescatados.

Este accidente puso al descubierto la realidad que viven los trabajadores de la minería en Chile, principalmente los que laboran en
pequeñas y medianas empresas del sector, quienes, sin tener una adecuada protección por parte del Estado, día a día exponen
sus vidas en los yacimientos para llevar el sustento económicos a sus familias.

La actividad minera en Chile

La explotación minera en Chile tiene un largo historial y su desarrollo comenzó a potenciarse en el siglo XVI, época de la
colonización por parte de España.

En la actualidad, de acuerdo con datos del Ministerio de Minas, existen más de 150 yacimientos a lo largo y ancho de los cuatro
mil 600 kilómetros cuadrados que comprenden a este país suramericano, donde principalmente se explota cobre, oro, plata,
hierro, plomo, zinc y manganeso, siendo el primer mineral el de mayor abundancia.

No obstante, es difícil determinar la cantidad exacta de minas en el territorio debido a la existencia de yacimientos informales,
pertenecientes mayormente a la pequeña y mediana minería.

El Servicio Nacional de Minería y Geología de Chile (Sernageomin) clasifica la actividad minera del Estado, específicamente la
del cobre que es la más relevante, de la siguiente manera:

-Pequeña minería: Menos de mil toneladas de cobre fino al año. Se emplea entre 13 y 80 trabajadores.

-Mediana minería: Produce entre mil y 30 mil toneladas de cobre fino al año. Se emplea entre 80 y 400 trabajadores para esa
tarea.

-Gran minería: Supera las 30 mil toneladas de cobre fino al año y emplea más de 400 trabajadores

Según la Federación Minera de Chile, hoy en día laboran más de 10 mil trabajadores en yacimientos de esa nación, quienes
enfrentan cotidianamente grandes riesgos en uno de los oficios más peligrosos del mundo, para cuya realización debe existir una
Legislación especial de protección s quienes ejerzan la profesión, así como también existe la necesidad de que Gobiernos velen
por el cumplimiento de tal normativa.

Datos revelados por organismos oficiales chilenos demuestran que hay algo que no está marchando del todo bien en el sector
minero de ese país.

De acuerdo con la Sernageomin, en el primer semestre del 2010 fallecieron 31 personas en los yacimientos del país y entre los
años de 1990 y 2005 unos 742 trabajadores perdieron la vida en alrededor de 650 accidentes bajo tierra.

Además del ocurrido en el yacimiento de San José a principios de agosto del presente año, las minas chilenas han sido
protagonistas de otros sucesos de importancia que han sido reseñados por la prensa local, entre los que se pueden citar los
siguientes:

-Todavía permanece en la mente de los habitantes de la comuna de Lota Schwager, localizada en la ciudad de Concepción
(centro -sur), el incendio ocurrido después que explotara el yacimiento de esta localidad en el año 1994 y murieran a 21 obreros.

-Otro siniestro de considerables proporciones sucedió en la mina Radomiro Tomic ubicada en la región de Antofagasta (norte) en
el año 2007 debido a una falla eléctrica que dejó daños de grandes dimensiones y varios heridos.

-En el 2008, un derrumbe en la mina San José, propiedad de minera Tocopilla, dejó a dos trabajadores atrapados bajo 100
toneladas de roca, mientras que otro desprendimiento de tierra registrado en la mina la Florida, ubicada a 150 kilómetros de
Santiago, acabó con la vida de un obrero ese mismo año.

-Más recientemente, en agosto de 2009, un derrumbe en la mina Rocío Monserrat, a 80 kilómetros al noreste de Copiapó (norte),
mató a un minero y dejó a otro con serias lesiones.

Pese a que el Estado chileno cuenta con un reglamento de seguridad minera, al parecer, éste es insuficiente y no se le sigue
debidamente, tal como lo demuestra el reciente suceso de la mina San José en agosto pasado.

¿Si la industria minera es uno de los sectores que más ingresos y empleo genera en Chile, qué costo debe pagar un trabajador
para alimentar a su familia?

"Minera San Esteban tiene un costo de tres muertos, Minera Carola tiene tres muertos más, Punta El Cobre también es una
minera de mediana minería que está produciendo muertos constantemente. Entonces ese es el costo de producir empleo. Tiene
que darle una vuelta, tiene que revisarlo", indicó a la prensa argentina en agosto pasado el secretario del sindicato de trabajadores
de la mina San José, Javier Castillo.

En entrevista telefónica concedida al sitio Web de teleSUR, el presidente de la Confederación Nacional de Mineros de Chile,
Néstor Jorquera expresó que el Gobierno de su país no ofrece garantías de seguridad a los trabajadores de este sector y el
prontuario que posee la mina San José lo comprueba.

Antecedentes del yacimiento San José

Antes de que sucediera el derrumbe que todavía mantiene bajo tierra a 33 mineros, el yacimiento San José, propiedad de la
empresa San Esteban, ya había presentado irregularidades.

En el 2004 el desprendimiento de una roca en el mismo lugar donde están atrapados los 33 hombres actualmente, provocó la
defunción del obrero Javier Castillo Julio.

Tres años después, la muerte de tres trabajadores en las minas San José y San Antonio, que también es propiedad de la
compañía San Esteban, conllevó a que los mineros de esta empresa introdujeran una denuncia ante la Corte de Apelaciones de
Chile.

Debido a tanta controversia causada por los lamentables accidentes, el Gobierno chileno decidió clausurar temporalmente el
yacimiento San José.

Sin embargo, poco tiempo después esa mina volvió a entrar en funcionamiento al garantizar el supuesto cumplimiento de
disposiciones de las autoridades chilenas, pero un nuevo suceso le costó la vida a otro minero antes de finalizar el 2007, lo cual
ocasionó el cierre definitivo de San José.

Para el 30 de mayo de 2008, el yacimiento volvió a abrir sus puertas debido a que, presuntamente, se habían llevado a cabo en
su interior proyectos de ventilación, eléctricos y un estudio geomecánico con sistemas de fortificación y monitoreo geotécnico.

Pese a todas las mejoras, los trabajadores de San José no se cansaron de decir a los medios de su país que las condiciones de
seguridad en la mina no habían cambiado y el secretario del sindicato de este yacimiento, en reiteradas ocasiones, declaró que
estaban en una "situación de alto riesgo".

El tiempo, lamentablemente, le dio la razón con el pesar de las numerosas familias chilenas que en estos momentos
experimentan la mayor de las angustias, ante la situación en la que se encuentran sus seres queridos, sepultados en vida en el
interior de la mina San José.
Este yacimiento incumplía ciertos reglamentos de seguridad. Carecía de una salida alternativa a la principal y además posee un
solo refugio con capacidad para sólo veinte personas, según informes de los organismos encargados.

Para algunos representantes del sector, estas transgresiones a las normas ocurren, en gran parte, debido a hecho de que el
Estado privilegia a las compañías mineras por sobre la vida de los trabajadores, lo que se traduce a bajas penalidades que se les
impone a las empresas administradoras de yacimientos.

"Las multas y las sanciones deberían ser más drásticas porque las empresas muchas veces prefieren pagar las multas, porque
son irrisorias, estamos hablando de treinta UTM. Las suspensiones son muy escasas y son esporádicas porque después de un
tiempo vuelven a reabrir, y con conocimiento de las autoridades", afirmó recientemente a la local el director de la Federación
Minera de Chile, Pedro Marín.

Otros opinan que los elevados precios del cobre han sido el mayor detonante para que el Estado permita que entren en operación
las minas que no son del todo seguras.

"En los ciclos de alto precio del cobre, como es en estos momentos, surgen muchas minas que estaban cerradas por el bajo
precio del cobre. Al subir los precios, entran en acción minas que no son suficientemente seguras y se producen los problemas
como el ocurrido en la mina San José", sostuvo el director del recién creado comité que supervisará las regulaciones en materia
de seguridad del sector, Juan Luis Ossa.

Por su parte, Jorquera considera que la mentalidad de los empresarios mineros es parte del problema de seguridad en este oficio,
ya que, a su juicio, ''dan prioridad a la producción por encima de la seguridad de los trabajadores''.

Estas declaraciones hechas por el presidente de la Confederación Nacional de Mineros coinciden con los recientes
planteamientos del director de Comunicaciones de la Federación Minera de Chile, Agustín Latorre, quien afirmó a diarios de su
nación que la situación en la mina San José es consecuencia de un modelo económico donde la obtención de ganancia y
mayores utilidades están por delante de la seguridad laboral.

Una mina como la de San José tiene un ingreso anual de ocho millones de dólares. Si se hubiese invertido parte de ese dinero en
seguridad para los trabajadores, este lamentable accidente que hoy tiene en vilo a la nación suramericana se hubiese podido
evitar.

Una de las razones por la cual los empresarios de la mediana minería, como los del yacimiento San José, no destinan parte de
sus ganancias a la seguridad es la ausencia de legislaciones que los obligue a ello, a pesar de que hay un decreto de seguridad
minera, según lo expresó la directora del Instituto de Seguridad Laboral de Copiapó, Lorena Martínez, en entrevista concedida al
sitio Web de teleSUR

''No existe legislación chilena que obligue al empleador a destinar un porcentaje de las utilidades en prevención de riesgos y
seguridad. Existe un decreto de seguridad minera que establece las normas básicas para minería subterránea, a rajo abierto y
procesamiento de minerales. Las empresas deben cumplir, obligatoriamente, con las normas que establece el decreto, sin
embargo, lo que cada empresa destina en recursos a la seguridad depende únicamente del empleador, el verá cuánto dinero
necesita invertir para cumplir con el decreto'', manifestó.

Un porcentaje considerable de la riqueza de Chile ha dependido de los yacimientos. Este año sólo la gran minería chilena produjo
ganancias por siete mil 244 millones de dólares; no en vano muchos consideran que la minería es el sueldo del país, ganado a
base de sangre sudor y lágrimas.

Los pirquineros o el problema de la pequeña y mediana minería

Un pirquinero es un minero perteneciente a la pequeña y mediana minería que efectúa la extracción de minerales
independientemente y de forma artesanal.

Estos trabajadores venden el resultado de su labor, por lo general, a cooperativas que luego lo revenden a la Empresa Nacional
de Minería en Chile.

El cineasta argentino, Daniel Evans, declaró a la prensa chilena, durante el estreno de su documental dedicado a estos mineros
artesanales de nombre Los sueños del desierto, que, ''el pirquinero es un hombre que, ante todo, resalta su libertad en un sentido
increíble en nuestra sociedad".

"Los pirquineros y pescadores son los que todavía confían en sus manos para proveerse el alimento. El resto sabe que depende
del sistema, el pirquinero, no. Él entiende y acepta que toma su mazo y su martillo y va al cerro a sacar el mineral, y eso le va a
dar de comer a su familia'', añadió.

Esta poética manera de definir la labor de los pirquineros contrasta con la realidad que viven a diario estos hombres, debido a que
la pequeña y mediana minería chilena es la que más problemas presenta en materia de seguridad.

Los trabajadores de este sector son los menos amparados por las leyes pese a que el oficio del pirquinero no es considerado
ilegal en el país y goza de gran aceptación. La actividad de estos mineros representa el 7,5 por ciento de la producción minera
total en Chile.

Lorena Martínez, reiteró que la gran problemática en la seguridad minera en Chile se enfoca sobre todo en la pequeña minería y
en los pirquineros debido a que las fiscalizaciones que se realizan no son adecuadas razón por la cual las condiciones de trabajo
son inadecuadas.

Además sostuvo que las normas de seguridad en el sector no se cumplen como corresponde, puesto que en muchas ocasiones
no se realizan trabajos de reforzamiento en las paredes de los yacimientos ni tampoco se fortifican.

"La falta de seguridad al interior mina, se ve reflejada en malas condiciones de higiene y seguridad, tales como: deficientes
acuñaduras, falta de reforzamiento en los cerros, falta de fortificación, faltas de vías de evacuación en caso de emergencias,
escaza ventilación. En cuanto a la superficie, las malas condiciones se asocian a la infraestructura, es decir, comedores y
dormitorios incumpliendo el Decreto supremo 594 referente a condiciones mínimas de higiene y seguridad en los lugares de
trabajo", consideró Martínez.

¿Vientos de cambios para el sector minero chileno?

Lo ocurrido en el yacimiento San José, que ha puesto en evidencia las debilidades del sector minero en Chile, tuvo como
consecuencia que el presidente Sebastián Piñera tomara algunas determinaciones que no son del todo aceptadas por
representantes del sector.

En primer lugar, el jefe de Estado se comprometió a realizar una exhaustiva revisión y restructuración del área minera y los
mecanismos de fiscalización de los yacimientos en Chile, ésto con la intensión de crear una "ética de la responsabilidad" y una
cultura de trabajo digno''.

Para ello, Piñera estableció la creación de una Superintendencia de Minería para fiscalizar la seguridad de este sector en el país y
una comisión para revisar estas regulaciones de seguridad, ambas integradas por representantes de los empresarios mineros y
del Estado.

Las nacientes instancias deberán elaborar un informe con las respectivas conclusiones sobre el incidente de la mina San José en
un plazo de 90 días.

Como segundo paso, el Presidente chileno decidió pedir la renuncia del director de la Sernagoemin, Alejandro Vio, del subdirector
de Minería, Exequiel Llanes, y del director regional del organismo en Atacama, Rodolfo Díaz, como de los cambios promovidos.

Ante esta problemática, la directora del Instituto de Seguridad Laboral, Lorena Martínez, opinó que debe haber un cambio de
mentalidad y una colaboración mutua entre trabajadores y empleadores que deben estar atentos a las condiciones de seguridad,
así como también el Gobierno debe hacer un mejor trabajo de fiscalización.

''Creo que hay que hacer un cambio de mentalidad en los trabajadores, ellos deben preocuparse de su salud y no exponerse a
condiciones riesgosas, los empleadores por su parte, debe fomentar el autocuidado capacitando a los trabajadores y mejorar las
condiciones de seguridad. Finalmente, el gobierno debe realizar una mayor fiscalización a las empresas mineras'', dijo la
funcionaria en sus declaraciones al sitio Web de teleSUR.

En sus declaraciones a teleSUR, Jorquera, por su parte, afirmó que estos proyectos son solamente una manera de ''dilatar el
tiempo'' y darle paso al olvido de los hechos.

El dirigente sindical sostuvo que la comisión creada por el presidente Piñera no representa a los mineros chilenos, pues no hay
ningún representante del sector participando en el grupo.

Agrega que el propósito de esta comisión es aumentar la cantidad de fiscalizadores de los yacimientos, lo cual, a su juicio, le va
a proporcionar más libertad a los empresarios, pero no va a solucionar el problema de seguridad.
Jorquera enfatizó que un paso importante que el Gobierno debe dar para mejorar la seguridad de los trabajadores mineros es
ratificar los convenios 176, 167, 184 y 187 sobre la metaria, establecidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Indicó que estos convenios ''los obreros tienen el derecho de no asistir a sus puestos de trabajo si consideran que las condiciones
de seguridad no están dadas, lo cual e la actualidad es causal de despido''.

Añadió que otro punto relevante en esta situación es la edad de jubilación de los trabajadores de yacimientos, establecida por el
Gobierno chileno para los 65 años cuando, dice Jorquera, debería ser a los 55 por cuestiones de desgaste físico, factor que
puede repercutir en el desempeño del obrero.

El dirigente sindical reconoce que el gremio minero no ha puesto ''fuerza en la lucha por defender sus derechos'', razón por la que
instó a estos trabajadores a permanecer unidos y convocar a una gran movilización en la cual ''pongan en jaque al Estado
chileno''.

''Queremos otro tipo de seguridad, otro tipo de leyes'', enfatizó Jorquera.

Por: Jessica Alejandra López Cancino

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.