Está en la página 1de 2

Sífilis:

La sífilis es una ITS sistémica, causada por una espiroqueta (bacteria), treponema pallidum. T. pallidum se
propaga por contacto directo con una lesión húmeda infecciosa, por lo común a través del contacto sexual.
Las abrasiones en la piel son otro posible portal de entrada. Ocurre la rápida transmisión transplacentaria
del microorganismo de la madre al feto después de las 16 semanas de gestación, de modo que la
infección activa en la madre durante el embarazo puede causar sífilis congénita en el feto.

Treponema Pallidum
Manifestaciones clínicas:
La enfermedad clínica se divide en tres etapas:
Sífilis primaria: Aparición de un chancro en el sitio de exposición, como pene, vulva, ano o boca. Suelen
aparecer dentro de un lapso promedio de 3 semanas luego de la exposición, pero puede incubarse hasta
por 3 meses. Chancro primario comienza como una sola pápula, que erosiona el contorno para crear una
lesión ulcerada. Estas lesiones suelen ser indoloras y se localizan en el sitio de contacto sexual. Sífilis
primaria es claramente visible en el varón, en que la lesión se encuentra en escroto o pene. Aunque los
chancros pueden desarrollarse en los genitales externos en las mujeres, con más comunes en vagina o
cuello uterino, por lo tanto la sífilis primaria puede quedar sin tratarse dado que no son visibles sin un
exámen con un espéculo. A menudo hay una linfadenopatía inguinal acompañante. La infección es muy
contagiosa en esta etapa, pero en virtud de que los síntomas son leves, con frecuencia pasa inadvertida.
El chancro suele sanar en 3-12 semanas, con o sin tratamiento.
CHANCRO

Sífilis Secundaria: El tiempo de duración varía desde una semana a 6 meses. Los síntomas son exantema
(en palmas, mucosas, estómago, plantas), fiebre, náuseas, pérdida del apetito faringitis, inflamación
ocular, puede aparecer y desaparecer estos síntomas, pero por lo general duran 3-6 meses. Entre otros
síntomas están: Pérdida de cabello, lesiones rojas parduscas pueden producir una secreción maloliente.
Contienen muchas espiroquetas y son muy infecciosas.

Después de la segunda etapa, es frecuente que la Sífilis entre en una fase latente que puede durar el resto
de la vida de la persona, o avanzar a sífilis terciaria en algún momento.

Sífilis terciaria: Es una respuesta tardía a la enfermedad no tratada. Puede ocurrir décadas después de la
infección inicial. Involucra daño interno de los órganos.

Diagnóstico: T. pallidum es difícil de cultivar y requiere microscopía de campo oscuro especial para
detectar de manera adecuada el microorganismo. Dado que evoca una respuesta humoral que conduce a
la producción de anticuerpos, pueden realizarse pruebas serológicas. Las pruebas no treponémicas
identifican la presencia de reagina, que es un autoanticuerpo dirigido contra antígenos anticardiolipina.
Estos anticuerpos se detectan por pruebas de floculación: VDRL ó RPR. Dado que son inespecíficas, son
posibles resultados positivos con enfermedades distintas de Sífilis.

Tratamiento: El tratamiento de elección para la Sífilis es Penicilina. Debido al largo tiempo de generación
de las espiroquetas, deben mantenerse concentraciones tisulares eficaces de Penicilina por varias
semanas. Se utilizan Tetraciclina o Doxiciclina para el tratamiento en personas sensibles a la Penicilina.
Las embarazadas deben desensibilizarse y tratarse con Penicilina, porque la Eritromicina no ataca la
infección fetal. Los compañeros sexuales deben evaluarse y tratarse de manera profiláctica aunque no
presenten signos de infección.
Gonorrea:
Causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y la puede propagar cualquier tipo de actividad sexual. El
ser humano es el único hospedador natural de N. gonorrhoeae.Se puede contraer por contacto con la
boca, la garganta, los ojos, la uretra, la vagina, el pene o el ano. Los síntomas de Gonorrea con frecuencia
aparecen de 2 a 7 días después de la exposición. Si no se trata la Gonorrea, asciende desde sus sitios
iniciales por el conducto genital, en hombres puede llegar a próstata y epidídimo y en mujeres suele
producir endometritis, salpingitis y EIP. Sin embargo, en los hombres, los síntomas pueden tardar hasta un
mes en aparecer. Algunas personas no presentan síntomas.

Síntomas:
-En varones secreción cremosa amarillenta y a veces sanguinolenta
-Dolor y ardor al orinar
-Dolor de garganta
-Relaciones sexuales dolorosas y sangrado luego del coito
- Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y
la zona del estómago)
- Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y la zona del estómago)
- Secreción vaginal anormal color verdosa, amarillenta o con mal olor.

Diagnóstico:
Se basa en el antecedente de exposición y síntomas sexuales, se confirma con una tinción gram, o
cultivo.

Tratamiento:
La cepas de N. gonorrhoeae resistentes a Penicilina tienen alta prevalencia en todo el mundo y
continúan apareciendo y propagándose cepas con otros tipos de resistencia a ATBs.
La recomendación terapéutica actual para combatir cepas de N. gonorrhoeae resistentes a
Tetraciclina y Penicilina es Ceftriaxona en una sola inyección o Cefixima,Ciprofloxacino, Ofloxacina,
o Levofloxacina en una sola dosis oral.