Está en la página 1de 2

CHILE SOLAR

El desierto de Atacama, en el norte de Chile, es uno de los puntos principales para la producción de
energía solar del país. Se trata del lugar más árido del planeta, lo que no solo genera una gran
oportunidad, sino también grandes dificultades. Por ello, el estudio realizado en Santiago cuenta,
además, con un sistema comparativo entre las distintas tecnologías existentes, con el fin de analizar
cómo afecta la suciedad en las grandes urbes a los niveles de producción de los paneles solares. En
la capital chilena, las condiciones meteorológicas son estándar, lo que hace que únicamente se
pierda "un 5 % anual de rendimiento" debido a la acumulación de polvo en la superficie de los
módulos.

Con una capacidad instalada de 210 MW, Atacama 1 será el primero de su tipo en Latinoamérica.
Y proporcionará energía renovable las 24 horas del día. Una torre de 200 metros capturará la
energía solar reflejada por 10.600 heliostatos (espejos gigantes capaces de seguir los movimientos
del sol en el cielo) y producirá 110 MW de energía solar térmica en combinación con 100 MW de
energía fotovoltaica producida por 392,000 paneles, en el medio del Desierto de Atacama, Chile.
Para proyectos de hasta 3 MW, se tarda unos seis meses en obtener los principales permisos. El
tiempo para la realización de todo el proyecto aunque se da con rapidez en el desarrollo y
construcción, se necesita, sin embargo, especialistas y desarrolladores de calidad que sean capaces
de asegurar que las autorizaciones se obtengan en el momento justo.

La construcción de la planta comenzó en enero del año 2016 y está lista para completarse en este
año. La planta, Atacama 1, se construirá en una de las áreas con los niveles más altos de radiación
solar y cubrirá una superficie de casi 1.000 hectáreas. De este modo, Atacama 1 podrá producir
electricidad gracias a la combinación de un sistema fotovoltaico y heliostatos. De hecho, los
heliostatos concentrarán la radiación solar en la parte superior del receptor de 2.000 toneladas. La
radiación solar se utilizará para calentar 50,000 toneladas de sal fundida que transferirá calor a las
turbinas. Las turbinas, a su vez, producirán energía día y noche.

La planta de energía proporcionará energía las 24 horas del día. Una vez completada (a pesar de las
dificultades económicas de
Abengoa, grupo español
que invirtió en el proyecto),
la planta de energía será la
primera de su tipo en
América del Sur y podrá
suministrar energía a
410,000 hogares por año,
evitando 870,000 toneladas
de CO2 que se liberará en
la atmósfera cada año.

No es la primera mega
planta que se construirá en
Chile, particularmente en el
área del desierto de
Atacama, De hecho, la planta de energía solar Carrera Pinto es una de las más grandes del mundo,
donde Enel Green Power y Convert Italia completaron y conectaron a la red los primeros 20 MW,
de un total de 97.

De hecho lo que busca es promover las condiciones solares y de radiación que tiene la nación
austral para invertir en el desarrollo de energías renovables. Según explicaron sus organizadores,
investigadores del Centro de Energía de la institución han desarrollado un estudio innovador que
pone por primera vez en práctica los niveles de producción energética de los denominados módulos
fotovoltaicos bifaciales con otros métodos más extendidos como los de silicio, policristalino y otros.