Está en la página 1de 5

COMO SUPERVISAR.

En general las obras requieren verificar la información siguiente antes de iniciar:

 Permisos, licencia de construcción y alineamiento oficial


 Proyecto Arquitectónico, estructural, de instalaciones eléctricas, hidráulicas y sanitarias
 Contrato de obra, presupuesto
 Programa de obra, programa financiero
 Memoria descriptiva

Por su tipo se pueden clasificar a las obras como:

VIVIENDA, INDUSTRIALES, INFRAESTRUCTURA Y URBANIZACION

Por su estructuración además las obras pueden ser construidas como sigue:

 A base de muros de carga ( generalmente con mampostería )


 Con estructura de concreto reforzado
 Con estructura de acero

También se puede considerar que las estructuras pueden construirse “in situ” o ser prefabricadas.

Dependiendo de cada tipo de obra y estructuración se deben considerar factores importantes en


la supervisión, tales como:

Vivienda, muros de carga: comenzando con la cimentación cuando es superficial ( a no más de 2


mts de profundidad ), cuando se hace con piedra braza mamposteada lo importante es que las
piedras queden acomodadas de tal manera que no tengan una misma línea de junta central. Esto
con la finalidad de evitar que la junta se pueda convertir en una línea de falla vertical. Para evitar
lo anterior, las juntas de las piedras deberán ser a propósito no continuas verticalmente. Otro
punto a considerar es la realización de la junta, en cuanto a su calidad y espesor máximo. Todo
cimiento de piedra invariablemente deberá ser junteado con un mortero normal a base de
cemento y arena en una proporción de 1:3, esto quiere decir que no se permite la adición de cal
hidratada, pues esto debilitaría la resistencia del mortero.

En cuanto al espesor, debido a la superficie irregular de las piedras, se permite un espesor máximo
de 5 cms. para la junta. Si este valor es sobrepasado se tienen dos posibilidades, el consumo de
mortero aumenta significativamente con su consiguiente incremento en costo, pero además
también aumenta la posibilidad de generar zonas de falla. Es importante mencionar que la mezcla
de mortero tiene la finalidad de garantizar la formación de un “cuerpo único” a partir de varios
elementos de piedra debido a la adhesión que el mortero le proporciona, por tanto la resistencia a
la cargas verticales se pretende lograr mediante la piedra, no el mortero.
Otro punto a considerar es, la zona de desplante de la piedra. Esta deberá ser a partir de una
plantilla de preferencia a base de un concreto pobre de al menos 7 cms. de espesor. Su objetivo es
garantizar la estabilidad de la piedra en la base, para evitar posibles fallas por asentamiento
diferencial, que no serían para nada benéficas en la estructura completa.

A partir de la superestructura, los muros de carga se construyen generalmente con muros de


tabique artesanal o prensado o con blocks de concreto. En esto reviste especial importancia el
hecho de verificar la calidad de la mezcla con que son elaborados así como su cocción. En el caso
de los tabiques elaborados artesanalmente, su coloración preferente es rojiza sin llegar al café
obscuro, pues esto puede garantizar la dureza y calidad de tiempos óptimos de cocción. En caso
contrario cuando el tabique no se llegó a su tiempo de cocción la coloración es café claro, y el
mismo se desmorona como un polvorón con facilidad. En el caso de tabiques con coloraciones de
tonos café obscuro, estos se pasaron en cuanto a la cocción, y esto los vuelve quebradizos, algo
peligroso cuando se someten a carga ya pegados en los muros.

Con respecto a las juntas para pegarlos, deberán ser con morteros normales de cemento y arena,
aunque se permiten en ocasiones la adición de cales hidratadas para obtener morteros mixtos,
pero esto no se permite en la fabricación de muros para cortante o en zonas de alto grado de
sismicidad. La junta no deberá exceder espesores de una pulgada para garantizar la uniformidad y
funcionamiento de la mampostería, así como también los remates laterales deberán ser realizados
con mitades de tabique con juntas que no coincidan entre hileras contiguas. Esto sirve para
garantizar que el “amarre” de la mampostería sea lo más compacto y apretado posible.

Finalmente, el éxito de la mampostería para absorber cargas se logra confinándola


perimetralmente mediante elementos estructurales tales como los castillos ( verticales ) y las dalas
o cadenas ( horizontales ). Estos se fabrican de concreto armado con resistencias de concreto
mínimas de f´c=150 kg/cm2, aunque actualmente se emplean comúnmente de f´c=200 kg/cm2 y
con un alma de acero de refuerzo que puede ser formada con varilla de alta resistencia AR42 con
diámetros de 3/8 de pulgada en forma longitudinalmente y transversalmente este refuerzo se
confina con acero de tipo alambrón de ¼ de pulgada de diámetro en formaletas denominadas
“anillos”, la unión entre estas 2 formas se hace con alambre de amarre recocido de cal. 16 o 18.
También se permite reforzarlos con formas prefabricadas ( ARMEX ), un elemento con refuerzo
longitudinal y transversal a base de malla electrosoldada doblada para obtener diferentes medidas
exteriores. Su uso es adecuado cuando se requiere rapidez en la confección de los elementos
estructurales, pero en zonas de alto grado de salinidad puede llegar a ser peligroso, sobre todo si
no se garantiza el recubrimiento mínimo, ya que este acero aunque tiene una resistencia mayor (
generalmente fy= 6000 kg/cm2 ) es más delgado, y por lo tanto es más susceptible a la generación
del proceso de oxidación.

El buen confinamiento se logra colocando los castillos y dalas entrelazados desde el acero, es decir
con dobleces y traslapes de acuerdo a la reglamentación vigente para los diámetros para que el
concreto cumpla la función de confinamiento a cabalidad. Estos elementos de preferencia deben
ser colados simultáneamente, aunque se permite el colado de castillos y posteriormente las dalas.
Además los muros deberán ser construidos a plomo y regla, esto para garantizar su nivel de
verticalidad. Esto sirve además para no consumir mortero en exceso en los aplanados. Algo que
distingue al buen constructor de los aprendices.

Las losas, generalmente de tipo plano en estas estructuraciones, son fabricadas de concreto
armado, con concretos de resistencias que van entre los 200 a 300 kg/cm2, aunque es difícil lograr
estas últimas en obra con concreto hecho a pala, cosa que debe evitarse a toda costa y al menos
emplearse una revolvedora, lo que garantice la uniformidad de mezclado del concreto.

En estos elementos es importante el diseño de la mezcla de concreto, no dejárselo como


problema al maestro de obra o al albañil, sino participar activamente en su diseño, verificando que
existan los agregados pétreos adecuados a los requerimientos del proyecto. Sobre todo el
cemento, cuando es una práctica común la compra del mismo sin proporcionar especificaciones
adecuadas tales como el tipo, en lugar de dar solo la marca. Pues no es lo mismo decir “cemento
gris”, que decir cemento gris puzolánico ó cemento gris CPC40R, lo cual dice mucho de lo que se
desea lograr. Los cementos son polvos cementantes que se fabrican con diferentes mezclas de
materia prima para lograr efectos variados, por ejemplo la diferencia entre un CPO y un CPC radica
precisamente en su composición, el primero es un cemento de tipo ordinario y el segundo es uno
de tipo compuesto; los números también tienen significado expresado en decenas de la resistencia
y la última parte tiene que ver con el fraguado normal o rápido, según sea el caso.

A continuación se muestra una tabla con los tipos estandarizados de cemento, de acuerdo a la
Portland Cement Asociation ( PCA ):

TIPO DENOMINACION
CPO Cemento Portland Ordinario
CPP Cemento Portland Ordinario
CPP Cemento Portland Puzolánico
Cemento Portland con Escoria Granulada
TPEG
de alto horno
CPC Cemento Portland Compuesto
CPS Cemento Portland con humo de Sílice
Cemento con Escoria Granulada de alto
CEG
horno
De acuerdo a sus características especiales, éstos pueden ser:
CARACTERISTICAS
NOMENCLATURA ESPECIALES DE
LOS CEMENTOS
RS Resistente a los sulfatos
Baja reactividad álcalina
BRA
agregado
BCH Bajo calor de hidratación
B Blanco

Por otro lado, la losa deberá ser desplantada a partir de una obra falsa ( cimbra ) de madera o
acero , verificándose antes de subir cualquier material que su nivelación corresponda al proyecto.
Es importante señalar que será la cimbra será el medio que se encargará de soportar las cargas
muertas y vivas mientras el concreto se encuentre en estado fresco y no haya alcanzado su
resistencia de diseño, de ahí la necesidad de contar con un elemento bien estable. Deberá contar
con los elementos mínimos siguientes: contra lateral de altura correspondiente con el espesor de
la losa, superficie horizontal totalmente cubierta sin huecos, y soportería vertical a base de
puntales o polines, aquí reviste especial importancia el verificar que los puntales sean de una sola
pieza, es decir que no tengan empates, aunque se permite el uso de polines y “cachetes” en la
parte superior para lograr la altura necesaria, y que se encuentren en buen estado sin huecos,
astillamientos, ni partes podridas, generalmente a la madera se le permite un número
determinado de usos, que no debe exceder de 5, así que es fácil determinar que madera ha
excedido este valor simplemente observándola, en cuyo caso deberá solicitarse su reemplazo.
Otro punto importante es observar la altura y separación de los mismos, en el primer caso cuando
la altura excede de 3 mts. se deberá contemplar el arriostramiento de los mismos entre ellos
mediante el uso de polines en forma lateral angulada, para evitar fallas por pandeo debido a la
fragilidad que presentarían ante la aplicación de cargas, ya sea verticales o laterales. En el caso de
la separación, esta deberá determinarse mediante su simple diseño de resistencia para las cargas
que se aplicarán, aunque una buena práctica en edificaciones ligeras es colocarlos a no más de
0.80 mts. de separación. Es necesario comentar que entre la placa superior de cimbra y el polín
deberá instalarse otro polín colocado en posición horizontal, esto para garantizar la distribución
uniforme de esfuerzos ante la aplicación de cargas verticales. Con esto se logra evitar fallas por
punzonamiento o cortante. Recordemos que existen esfuerzos máximos permisibles para la
madera, pero existen diferentes clases de la misma, y además en un mismo tipo las condiciones de
la veta no permiten garantizar la uniformidad de soporte ante carga, por lo tanto es crítico no
sobrepasar los valores máximos permisibles.
Antes de comenzar a colocar el acero de refuerzo, se deberá “calafatear” los huecos, mediante la
colocación de papel de bolsa de cemento humedecido con agua, esto garantiza que no salga
lechada de concreto por la parte inferior durante el “colado” de la mezcla de concreto.

A continuación se procede a colocar el acero de refuerzo según el croquis de armado estructural,


colocando por abajo todos los armados en la dirección de carga ( CLARO CORTO ) y arriba los de
sentido contrario, esto es importante para ir seleccionando que elemento soportará a cual. En las
losas planas, se tiende generalmente una parrilla en toda la superficie de contacto de la cimbra ( la
cual incluye los aleros para volados ), y a continuación se colocan en los extremos varillas cortadas
de acuerdo a la longitud mínima de anclaje para refuerzo de momento negativo para volados. Este
acero tendrá una posición superior dentro de la altura del espesor de la losa. Algo que se logra
“bayoneteando” hacia arriba el armado de la parrila desde el centro de los claros hacia los
extremos de la superficie, en distancias aproximadas a un cuarto del claro total. Lo anterior quiere
decir que las zonas de parrilla que están en los centros del claro quedarán abajo ( trabajando para
momento positivo ) y las zonas en los extremos laterales de los claros quedarán arriba ( trabajando
para momento negativo ), esta área de acero más la considerada en las varillas cortas ( bastones )
será la que absorverá las cargas en los volados. En este sentido existen dos posibles criterios:
cuando se bayonetean una varilla cada 2, se tiene el 50% de acero superior, y cuando se
bayonetean 1 varilla cada 3, se cuenta con el 33% de acero superior, lo cual sirve para determinar
la cantidad de acero faltante para el soporte de las cargas de volado.