Está en la página 1de 4

COMENTARIO TECNICO

¿Cómo proteger LEDs de alta potencia en un circuito?


Por el Departamento de Ingeniería de Electrónica Elemon.

En un artículo anterior, se vio como aumentar la confiabilidad de una aplicación de


iluminación basada en LEDs de alta potencia gracias al uso de “protectores de LEDs
abiertos” como los PLED de Littelfuse. En dicho capítulo quedo claro que ante la falla
inevitable de uno de los elementos del “string” de LEDs los protectores PLED permiten
que el conjunto de LEDs que forman el string siga funcionando aún en esa condición
anormal.

Ahora bien.... ¿Porqué deberíamos proteger a este tipo de LED?

Si bien los diodos LED, desde sus principios han gozado de una muy buena reputación
en cuanto a su durabilidad, eficiencia energética y a un mantenimiento casi inexistente,
muchas de estas virtudes son ciertas para aplicaciones en ambientes controlados como el
uso en indicadores o visualizadores, pero dejan de ser tan ciertas a la hora de utilizarlos
en ambientes hostiles como iluminación externa, balizamientos y otras de similares
características.

Al contrario de su buena reputación, los LEDs de potencia son actualmente dispositivos


frágiles, vulnerables a daños por picos de sobretensión y de energía. Si el diseñador
tiene en mente ello, conseguirá que las aplicaciones con LEDs de alta potencia sean
confiables aún en condiciones poco favorables para ello.

En el presente artículo, se cubrirán los distintos puntos a tener en cuenta en el diseño


desde el punto de vista de la protección de los LEDs de potencia empleando MOVs,
diodos y protectores de LEDs abiertos.
Problema: .... La amenaza a la confiabilidad del LED

Un LED es esencialmente un diodo, estructurado como una juntura P – N que emite luz
cuando se lo polariza en forma directa. Los principales mecanismos de falla de un LED
son de origen mecánico y térmico, ya que están expuestos a altas temperaturas de
juntura, ciclos térmicos y shocks térmicos que terminan debilitando las uniones de los
hilos internos entre las junturas y los terminales externos por la progresiva oxidación de
los metales volviéndolos quebradizos y aumentando considerablemente la probabilidad
de falla. Otra causa frecuente de falla es debido a las descargas electrostáticas intensas
(ESD) que suelen ocurrir por efectos atmosféricos vecinos (tormentas, rayos, etc.) que
producen corrientes elevadas instantáneas y que pueden causar la ruptura de la juntura.

La solución: ..... La protección del circuito en 3 puntos.

En cualquier aplicación de iluminación con LEDs hay 3 áreas que requieren la


protección del circuito. La primera de ellas, la porción del circuito de Corriente Alterna
(AC) que está antes de la rectificación a Corriente Continua (DC), la segunda, la sección
de Corriente Continua (DC) y por último, los LEDs propiamente dichos.

En la Figura 1, se muestra un circuito típico de un sistema de iluminación por diodos


LEDs de alta potencia.
Protección de la línea de Corriente Alterna (AC).

Usualmente, en una aplicación de iluminación con LEDs de alta potencia, encontramos


una fuente conmutada o “Switching” (SMPS) como primer punto de nuestra cadena.
Una fuente conmutada tiene necesidades de protecciones más robustas que en las
fuentes del tipo lineales, debido principalmente a las certificaciones UL.
El dimensionamiento adecuado del fusible de la línea de AC es el primer paso a tener en
cuenta. La entrada de Corriente Alterna es muy proclive a recibir descargas
atmosféricas y por lo tanto, el fusible debe ser suficientemente robusto como para
soportar usualmente corrientes impulsivas de 3KA, pero que pueden alcanzar los 6KA y
ser lo suficientemente rápidos como para proteger la falla de otros componentes.

El criterio para la elección del fusible de línea incluye la tensión de trabajo, la corriente
y el índice I2T (I cuadrado T). Este último parámetro está referido a la cantidad de
energía instantánea que el fusible puede manejar sin “abrirse”.

Los fusibles con tiempos de retardo (o fusibles “retardados”) poseen un índica I2T
mayor que los fusibles de actuación rápida ( o fusibles “rápidos”). También los valores
de I2T son mayores cuanto mayor sea la corriente nominal del fusible.

Otros de los componentes de protección de una fuente conmutada son los supresores de
transciente de tensión (TVS) y los varistores de óxido metálico (MOV).
Los varistores (MOVs) protegen al puente rectificador por medio de la supresión de las
sobretensiones causadas por fuentes de descargas atmosféricas cercanas.
La principal diferencia entre un fusible, que es un dispositivo de sobrecorriente y un
MOV que es un dispositivo de sobretensión, es que el fusible se especifica como un
requerimiento de seguridad, mientras que los MOVs y otros dispositivos de protección
contra sobretensiones están pensados normalmente para garantizar “confiabilidad” al
resto de los componentes.

Protección del conversor DC – DC.

Los diodos LEDs de alta potencia, generalmente están conectados en un arreglo serie y
manejados por una fuente de corriente constante que permite obtener el máximo de
luminosidad, color e intensidad. La configuración de circuito serie permite obtener un
mejor control de la luminosidad del grupo de LEDs y una luminosidad uniforme entre
LEDs. La fuente de corriente constante tiene una tensión máxima de salida (a circuito
abierto) conocida como “la tensión de cumplimiento”.

Un componente crítico en la sección de Continua (DC) es el fusible de alta tensión de


DC. Su función es la de “abrirse” cuando ocurre un evento de sobrecorriente.

Los dispositivos TVS protegen al oscilador en el conversor DC/DC cuando existen


picos de sobretensión generados por descargas atmosféricas.
Protección en el LED.

Como se vio en detalles en otro artículo publicado por el departamento de ingeniería de


Electrónica Elemon, los LEDs de alta potencia suelen fallar por problemas termo –
mecánicos que terminan con las conexiones físicas entre las junturas de
semiconductoras y los terminales propiamente dichos. Esta falla se presenta como la de
“diodo abierto” y puede dejar inútil a todo un arreglo (array) de LEDs de alta potencia
cuando se los configura en un circuito serie. Para proteger al circuito de esta situación
“catastrófica”, se ha visto que el uso de “protectores de LEDs abiertos”, conocidos
como PLED de la firma Littelfuse, pueden ayudar a mantener una alta confiabilidad en
nuestro circuito, debido a que estos dispositivos pueden “derivar” corriente cuando
detectan que un diodo LED se ha abierto y con ello mantienen activo al resto de los
LEDs del arreglo, solo quedando inutilizado el LED con la falla.

Conclusión:

La iluminación con diodos LEDs de alta potencia es utilizada con mayor frecuencia
debido a las múltiples ventajas que esta proporciona, sin embargo, el diseñador debe
tener en cuenta que estos dispositivos se vuelven más “vulnerables” en condiciones de
aplicaciones hostiles, como la iluminación exterior o carteleras y otras aplicaciones con
condiciones ambientales adversas. Tomar medidas de protección en los distintos puntos
que componen el sistema es una muy buena práctica para asegurar la alta confiabilidad
de la aplicación, aún en condiciones extremas.

Solicite mayor información en:

Electrónica Elemon
www.elemon.com.ar
e-mail: ventas@elemon.com.ar