Está en la página 1de 39

“AÑO DEL DIÁLOGO Y RECONCILIACIÓN

NACIONAL"

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS


ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

CURSO : DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO


CICLO :X
TURNO : NOCHE
DOCENTE : ABG. JESUS VILLANUEVA CAVERO
INTEGRANTES GRUPO N° 06
➢ CHIPILLO BARBA, SABINO JUAN
➢ GARCIA MAGUIÑA, FREDY
➢ GARRO CASTILLO, JHEFFERSSON
➢ PAGOLA JARA, MARQUIÑO T.
➢ TORRES NORABUENA, YESSY

TEMA : “ LA EXCEPCIÓN DE
FRAUDE A LA LEY”

HUARAZ – ANCASH – PERÚ


NOVIEMBRE – 2018
DEDICATORIA

Primeramente, a Dios por darnos la vida,

salud y muchas bendiciones. A nuestra

madre por su invalorable abnegación y

sacrificio, apoyo. A todos los docentes

de esta universidad que cada día

imparten sus conocimientos hacia

nosotros sus alumnos. Gracias

estimados Profesores.

AGRADECIMIENTO

A nuestros padres por su invalorable

abnegación y sacrificio, apoyo. A

todos los docentes de esta universidad

que cada día imparten sus

conocimientos hacia nosotros sus

alumnos, a nuestra escuela profesional

de derecho. Gracias estimados

Profesores.

El Grupo.

2
INDICE

INTRODUCCION 4
CAPITULO I
DEFINICIONES DOCTRINALES
EXCEPCIÓN DE FRAUDE 5
1. DEFINICION DE FRAUDE. 5
2. FRAUDE A LA LEY. 7
3. NATURALEZA JURÍDICA DEL FRAUDE A LA LEY. 9
4. PUNTO DE CONTACTO DEL FRAUDE. 11
5. NORMAS CONFLICTUALES. 16

CAPITULO II
CARACTERISTICAS DEL FRAUDE A LA LEY 21
1. EXISTENCIA DEL FRAUDE A LA LEY. 21
2. ELEMENTOS DEL FRAUDE A LA LEY. 22
3. CARACTERISTICAS DEL FRAUDE A LA LEY. 24
4. CONDICIONES BÁSICAS DE LA APLICACIÓN DE FRAUDE A LA LEY. 26
5. CLASES DE FRAUDE A LA LEY INTERNACIONAL. 27

CAPITULO III
SANCION DEL FRAUDE A LA LEY 29
1. EL FRAUDE A LA LEY EN EL CÓDIGO CIVIL PERUANO DE 1984. 30
2. EFECTOS DEL FRAUDE DE LA LEY. 32
3. SOLUCION AL CONFLICTO DE LEYES. 33
4. AUSENCIA DE CUALQUIER OTRO MEDIO DE SANCIÓN. 34
CASO DE LA PRINCESA DE BAUFFREMONT. 35
CONCLUSIONES 37
BIBLIOGRAFIA 39

3
INTRODUCCIÓN

No es menos importante, tratar el tema del fraude en el derecho internacional privado, al

marguen de que la ley establece los requisitos materiales y procesales para que una

sentencia extranjera sea homologada, en razón de que estas sentencias o pretensiones

pudieran contener errores de fondo y de forma.

En el Derecho Internacional Privado existen casos en que a primera vista la norma de

remisión, localización o conflicto disponga que el Derecho extranjero sea reconocido y

aplicado, a tales casos sólo podrá aplicárseles el Derecho Local. Se trata de cláusula de

reserva que contienen excepciones a la aplicación del Derecho u orden jurídico extranjero.

El Derecho Internacional Privado suele incluir en estas excepciones los casos en que se

ataque el orden público nacional, se pretenda un fraude a la lex fori , falte la reciprocidad

o se trate de alguna institución jurídica desconocida en el foro. Al lado de estas

excepciones, la doctrina y la jurisprudencia extranjera han introducido otras excepciones.

En este orden de ideas, en el presente trabajo se desarrolla el tema de "El Fraude a la Ley".

Institución jurídica internacional muy importante, debido a que se aplica cuando los

sujetos deciden evadir la ley que regule su situación jurídica a fin de beneficiarse con otra

de otro país.

En consecuencia, el trabajo toma en consideración tanto el derecho nacional, al derecho

extranjero, y fundamentalmente, las Normas de Derecho Internacional.

4
CAPITULO I

DEFINICIONES DOCTRINALES

EXCEPCIÓN DE FRAUDE

1. DEFINICION DE FRAUDE.

Para María del Carmen y Javier Tovar Gil1, el Fraude a la Ley consiste en la elusión de

un ordenamiento jurídico nacional, natural o normalmente competente, mediante la

artificial constitución de un punto de contacto previamente establecido por los

intervinientes en el acto.

Según Fernando Zavaleta Cuba2, el fraude a la ley se aproxima a la noción de abuso del

derecho, por cuanto la persona que lo comete, conoce de antemano los efectos jurídicos

de la ley bajo la cual desplaza la situación jurídica, que es una ley que mejor le conviene

a sus intereses.

Niboyet3 señala que el fraude a la ley está destinado a sancionar en las relaciones

internacionales el carácter imperativo de las leyes. Indica que es preciso que el respeto de

la ley imperativa interna quede asegurado, no solamente en derecho interno, sino también

en Derecho Internacional. Asimismo indica que la naturaleza de la noción del fraude a la

ley es un remedio destinado a sancionar las leyes imperativas, pues hay que evitar que,

en las relaciones internacionales, la ley imperativa se convierta en facultativa. En

1
TOVAR GIL, María del Carmen y TOVAR GIL, Javier. Derecho Internacional Privado. Fundación
Bustamante de la Fuente. Lima. 1987.
2
ZAVALETA CUBA, Fernando. Derecho Internacional Privado Parte General. Ediciones Jurídicas. Lima.
1997.
3
NIBOYET, Jean Paul. Principios de Derecho Internacional Público. Editora Nacional, 1960.

5
conclusión, el Fraude a la Ley es el acto realizado con intención maliciosa por el cual se

evita la aplicación de la ley competente, para obtener un fin ilícito, alterando los puntos

de conexión y conseguir así la aplicación de otra ley que le asegura la obtención de un

resultado más favorable a su pretensión admite la existencia de actos que respetan el texto

legal pero eluden su aplicación y controvierten su finalidad. La intención de quien realiza

el acto es dolosa pues viola la ley persiguiendo un propósito ilícito.

Para Marco Gerardo Monroy Cabra, el fraude a la ley consiste en que una persona,

fraudulentamente, consigue colocarse en una situación tal que puede invocar las ventajas

de una ley extranjera, a la que, normalmente, no podía recurrir.

Todo jurista o estudioso del derecho, sabe que el concepto de fraude es propio del derecho

penal, en tal rama el fraude es el tipo descriptivo de una conducta sancionada, incluso con

pena privativa de libertad. El fraude penal se realiza mediante una acción u omisión. En

el primer supuesto, una persona obtiene un beneficio económico a través de actos,

realizados de mala fe y en forma totalmente planeada, al grado de conducir a la víctima

al engaño .El fraude por omisión implica el aprovecharse del error de una persona, darse

cuenta de él, y sin hacer nada, recibir un beneficio económico.

Tanto el fraude por acción, como por omisión, son conductas delictivas y están penadas,

sin embargo la gravedad del fraude por acción es mayor debido a la evidente mala fe del

sujeto activo, quien planeo su conducta con toda conciencia, en tanto que el fraude por

omisión si bien es una conducta delictiva, está es ocasional, no hay planeación ni mala fe

6
sólo existe un aprovechamiento del error para obtener un beneficio, sin embargo en ambos

supuestos se causa un daño a la víctima, por lo que es evidente la presencia de los dos

elementos conocidos desde el Derecho Romano, como el animus y el corpus4.

El animus como la decisión volitiva, interna, planeada o aceptada para obtener un

beneficio, voluntad que se manifiesta en el corpus consistente en la realización de la

conducta para obtener un beneficio económico, o simplemente con la aceptación del error

y del consecuente beneficio.

Si bien lo señalado pertenece al Derecho Penal, la pregunta que surge es: ¿Cuál es el

fraude a la ley del Derecho Internacional Privado? En este punto procede plantearse las

preguntas indispensables en toda investigación. En tal sentido las interrogantes a contestar

son: ¿Qué es el fraude a la ley? ¿Realmente se puede defraudar a la ley? De ser así, ¿cuál

es la naturaleza jurídica de este fraude? ¿qué clase de beneficio se puede obtener de

lograrse el fraude?.

Resulta claro que se puede defraudar a una persona, a una sociedad e incluso al Estado,

pero ¿se puede defraudar a una disposición legal? De acuerdo con el Derecho

Internacional Privado la respuesta es positiva ya que de otra forma no existiría y sabido

es que la doctrina estudia el fraude a la ley, y que el derecho vigente y las convenciones

lo incluyen en su normatividad, por lo tanto, sobre estas bases, apriorísticamente, se

4
WOLF, MARTÍN. Derecho Internacional Privado. Bosch casa Editorial.- Barcelona 1958.- p.136.

7
acepta la existencia del fraude a la ley. Acorde a lo expuesto, a través de este artículo se

dará respuesta concreta a las incógnitas planteadas.

1.1. ANTECEDENTES HISTORICOS DEL FRAUDE A LA LEY.

Miaja de la Muela5 sostiene que el fraude a la ley no es una institución propia del Derecho

Internacional Privado ya que su origen es el Fraus legis del Derecho Romano. El Derecho

Romano, sostiene Miaja de la Muela, pese a ser excesivamente formalista, daba la

posibilidad de combinaciones hábiles, mediante las cuales era posible violar el espíritu de

la ley mientras su letra había sido cumplida. A manera de ejemplo cita un pasaje del

Digesto, escrito por Paulo que en la Ley 291.21. Disponía:

“Infraudem legis facit, qui, salvis verbis legis sentenciam eius circunvenit”

Principio que sostenía: “La esencia del fraude es lograr un resultado por un camino

torcido o indirecto”.

De ahí que en efecto, el fraude a la ley del Derecho Internacional Privado encuentre su

antecedente en el Derecho Romano, ya que por caminos torcidos e indirectos pero lícitos,

se busca la obtención de un resultado antijurídico, burlándose por este medio, el

cumplimiento de una disposición imperativa. Contrariamente a lo expuesto por Miaja de

la Muela, Martín Wolf2 .cita como primer antecedente del fraude a la ley la fundación de

una asociación destinada a eludir la aplicación de la Ley de Usos inglesa de 1535.

5
MIAJA DE LA MUELA, ADOLFO.- Derecho Internacional Privado.- Sexta Edición.- Gráficas Yagues.-
Madrid 1973.- pág. 381.

8
2. FRAUDE A LA LEY.

Es unánime la doctrina al exponer que el fraude a la ley consiste en burlar la aplicación

de una norma desfavorable y buscar y obtener que sea otra disposición favorable la que

se aplique. En otras palabras, el fraude a la ley consiste en la conducta totalmente

voluntaria realizada con el exclusivo fin de obtener un fin ilícito a través de un medio

lícito. El fraude a la ley radica en evitar la aplicación de una norma imperativa, mediante

el cambio de punto de contacto, por lo que es necesario determinar cuándo se está ante

una norma imperativa y que es un punto de contacto.

2.1. LAS NORMAS IMPERATIVAS Y FACULTATIVAS.

El desarrollo de este punto exige recordar que todo ordenamiento jurídico tiene dos clases

de normas de acuerdo con los obligados a cumplirlas, estas son las normas:

a) NORMAS IMPERATIVAS.- Las normas imperativas son las que ordenan

taxativamente el cumplimiento de una conducta, tal cumplimiento es total e

inexorablemente obligatorio. Estas disposiciones en forma alguna pueden estar

sujetas a la voluntad de las partes, por lo que no les es permitido abstenerse de su

cumplimiento. Tampoco deben modificar una situación con el fin de obtener un

beneficio, porque tal fin o el beneficio logrados por este medio serán siempre

ilícitos.

b) NORMAS FACULTATIVAS.- Las normas facultativas, contrariamente a las

imperativas, están sujetas a la voluntad de las partes, son ellas las que les dan vida.

9
El sometimiento a tales disposiciones depende única y exclusivamente de las

partes.

2.2. OBLIGATORIEDAD DE LA NORMA IMPERATIVA.

Toda norma imperativa es creada por el legislador por considerarla necesaria para

mantener vigentes principios, valores o costumbres propias de cada comunidad en

atención a su idiosincrasia, por lo que resulta inaceptable que el cumplimiento de una

disposición imperativa quede sujeta al incumplimiento o modificación de los obligados a

obedecerla. En tal sentido, el fraude a la ley es el medio destinado a proteger y velar por

el cumplimiento de las normas imperativas, a fin de evitar que en las relaciones relativas

o absolutamente internacionales la ley imperativa se convierta en facultativa.

3. NATURALEZA JURÍDICA DEL FRAUDE A LA LEY.

El fraude a la ley se puede ver bajo dos aspectos:

- DESDE LA PERSPECTIVA DEL EVASOR.- Es el acto doloso y voluntario con el

fin de evitar la aplicación de una ley imperativa mediante la realización de uno o varios

actos lícitos, para obtener un resultado contrario a la norma imperativa y por lo tanto

ilícito. Bajo esta perspectiva, el Fraude a la Ley tiene la naturaleza de un acto ilícito.

- DESDE LA PERSPECTIVA DEL ESTADO AGREDIDO.- Es un medio de defensa

creado por la institución estatal con el fin de prevenir o sancionar las conductas que

tiendan a burlar la aplicación de una ley imperativa. Bajo este último enfoque, el fraude

10
a la ley es un medio de tutela, de protección de las normas imperativa de un Estado

soberano.

Estas normas imperativas deben cumplirse porque su contenido es la manifestación de la

moralidad de un pueblo, tal característica las hace ineludiblemente obligatorias, en tal

sentido su incumplimiento debe evitarse o en su defecto sancionarse. En consecuencia

puede sostenerse que la naturaleza jurídica del fraude a la ley es la de ser un medio de

tutela creado por el legislador cuyo fin es prevenir o sancionar las conductas ilícitas que

tiendan a evitar el cumplimiento de una ley imperativa. Tanto la prevención como la

sanción, según sea el caso, serán cuasi efectivas en las relaciones jurídicas internas, lo

que resulta difícil o cuasi imposible en las relaciones relativa o absolutamente

internacionales.

En relación con la naturaleza jurídica del fraude a la ley, se han expuesto varias tesis.

1. Teoría que rechaza la noción del fraude. Algunos autores no aceptan la existencia del

fraude a la ley en derecho internacional privado. Es decir, cuando dos personas piden que

se les aplique su ley nacional, dicho juez no tiene para que buscar los móviles o

intenciones por las cuales han querido invocarla. Lo importante es determinar si pueden

o no invocarla.

2. Teoría que admite la noción de fraude. Dentro de esta teoría, algunos autores la

admiten, pero solamente que contratos y forma de los actos, rechazándola para los casos

de cambio de nacionalidad. Esto, por cuanto en el cambio de nacionalidad hay un interés,

11
ya que, de no haberlo, se conservaría la nacionalidad anterior. No obstante, la teoría del

fraude a la ley debe aplicarse como norma general para impedir la aplicación de la ley

extranjera. NIBOYET expresa “La noción de fraude a la ley debe aplicarse a todos

aquellos casos, de cualquier clase que sean, en que un individuo pueda invocar una ley

extranjera una vez cometido el fraude, sea cualquiera la materia a que se refiera. Se trata,

de un remedio para no aplicar la ley extranjera que normalmente debiera intervenir”.

Cabe decir que en cuanto a la naturaleza del fraude a la ley, pueden distinguirse tres

teorías:

1. teoría objetiva. Considera el fraude como una violación indirecta de la ley (elemento

material).

2. Teoría subjetiva. Esta teoría caracteriza el fraude por la voluntad culposa del agente.

3. Teoría ecléctica. Exige para la existencia del fraude la concurrencia de los elementos

material e intencional. Esta es la concepción verdadera, ya que el fraude precisa la

existencia de un acto que lleva a un resultado prohibido por la ley, pero realizado con el

propósito de violar el espíritu de esta, acogiéndose a su texto.

Se puede afirmar que el fraude a la ley constituye una excepción a la aplicación de la ley

extranjera.

4. PUNTO DE CONTACTO DEL FRAUDE.

El punto de contacto es fundamental en el fraude a la ley.

12
“La conexión, dice Carrillo Salcedo, es un elemento esencial a la norma de conflicto” a

grado tal que se ha sostenido que el Derecho Internacional Privado es un derecho de

conexiones”6.

En efecto es acertada la aseveración de que el Derecho Internacional Privado es un

derecho de conexiones debido a que su función es poner en contacto un problema, con el

derecho que deberá aplicarse para dar solución. Es conveniente aclarar que el Derecho

Internacional Privado es un derecho de aplicación del derecho, aplicación que se lleva a

efecto mediante la determinación de los puntos de contacto contenidos en la norma

conflictual. Los puntos de contacto tienen su origen en las relaciones relativa y

absolutamente internacionales, debido a que en ellas hay un elemento extranjero. Durante

el desarrollo normal, sabido es que mientras en tales relaciones se cumpla lo pactado, no

habrá conflicto, éste surgirá en el momento en que las partes incumplan las obligaciones

contraídas. De tal conflicto derivará la incertidumbre respecto a ¿qué derecho deberá

aplicarse para solucionarlo?. La incertidumbre se basa en que la relación jurídica en

conflicto tiene dos elementos extranjeros entre sí, regidos por diferente derecho, por lo

que darle solución al problema exige determinar cuál de ambos derechos extranjeros será

el aplicable e ahí la importancia de la norma conflictual, ya que será ella la que dará

certidumbre al juez respecto a que derecho deba aplicar. De acuerdo a lo expuesto, es

necesario analizar la norma conflictual.

6
CARRILLO SALCEDO, JUAN ANTONIO. Derecho Internacional Privado. Tercera Edición. Editoriales
Tecnos. España p. 146.

13
4.1. CLASES DE PUNTOS DE CONTACTO.

El autor mencionado ha establecido las siguientes tres clases de puntos de contacto con

sus respectivos opuestos, por lo que puede sostenerse que realmente son seis los puntos

de conexión7.

- PUNTOS DE CONTACTO ÚNICOS. Estos puntos de contacto concretamente sólo

determinan la conexión con un derecho, lo que imposibilita su modificación, tal ocurre,

por ejemplo, cuando la solución del problema señala como punto de conexión el principio

de lex loci comissi delicti.- En este supuesto se aplicará la ley del lugar de la comisión de

la conducta y de la misma forma será competente el juez de ese lugar. Debido a que, una

vez juzgado el reo puede ser trasladado a su país de origen para cumplir la sentencia en

él, el Estado en que se cometió el delito y donde se llevó a efecto el juicio tiene plenitud

de jurisdicción, lo cual implica que el país de origen y receptor del reo, está obligado a

cumplir en todos sus términos la sentencia emitida en el país de la comisión del delito. El

traslado del reo, de llevarse efecto, sólo es con el fin de readaptarlo y de cooperación entre

los Estados a fin de evitar la impunidad.

- PUNTOS DE CONTACTO MÚLTIPLES. Esta clase de conexiones permite

flexibilidad en la determinación del derecho aplicable, lo que da más posibilidades de

solución, a la vez que evita la impunidad, sin embargo, a contrario sensu, podría dar lugar

al fraude a la ley. La multiplicidad de los puntos de contacto se regula generalmente a

7
IBIDEM pág. 147.

14
través de las Convenciones: en el “Protocolo sobre las Obligaciones Alimenticias”8 de

La Haya contiene diversos puntos de conexión, el artículo 3º ofrece un ejemplo al

establecer: “Las obligaciones alimenticias se regirán por la ley del Estado de residencia

habitual del acreedor”. Frente a este primer punto de contacto de la residencia habitual

del acreedor, el inciso 2 del artículo 4º dispone: “Se aplicará la ley del foro si el acreedor

no pudo obtener alimentos de acuerdo con la ley de su residencia habitual”. Nótese que

se agrega como un nuevo punto de conexión la ley de foro. El punto 2·2 del artículo 4º

dispone: “…se aplicara la ley del foro si el acreedor ha acudido a la autoridad competente

del Estado de residencia habitual del deudor, sin embargo, se aplicará la ley de la

residencia habitual del acreedor, si este no puede obtener alimentos del deudor en virtud

de la ley del foro”.

el foro”.

– PUNTOS DE CONTACTO MUDABLES. Adicionalmente en el apartado “4” del

artículo 4º se incluye un nuevo punto de conexión basado en el principio de nacionalidad.

“4).- Si el acreedor no puede obtener alimentos del deudor en virtud de las leyes a que se

refiere el artículo 3º y los apartados 2 y 3 del presente artí- culo, se aplicará la ley del

Estado de la nacionalidad común del acreedor y deudor, si existe.” Nótese que este punto

de conexión al modificarse con el cambio de nacionalidad del deudor alimentario, le

permitiría evadir su obligación alimenticia con lo que se actualizaría el fraude a la ley.

15
- PUNTOS DE CONEXIÓN INAMOVIBLES. Estos sólo son posibles en conexiones

territoriales, como ocurre con los inmuebles que se rigen por el principio de lex rei sitae.

- CONEXIONES PRINCIPALES Y SUBSIDIARIAS. Las conexiones subsidiarias

sólo se actualizarán en el supuesto de que el punto de conexión principal sea imposible.

Ejemplo de un punto de contacto subsidiario se encuentra en la Convención

“Interamericana sobre Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales”8, el artículo 9º

dispone:

“Si las partes no hubieran elegido el derecho aplicable o si su ejecución resultara ineficaz,

el contrato se regirá por el derecho del Estado con el cual tenga los vínculos más

estrechos. El tribunal tomará en cuenta los elementos objetivos y subjetivos que se

desprendan del contrato para determinar el derecho del Estado con el cual tiene vínculos

más estrechos…” Esta Convención, por ser relativa a contratos internacionales, permite

que sean las partes las que determinen el derecho aplicable, aquí el punto de conexión

queda a la voluntad de las partes con lo que se aplica el principio de autonomía de la

voluntad. En este orden de ideas el punto de conexión principal sería el que determinarán

las partes y si ellas se abstuvieran de hacerlo, el punto de conexión subsidiario sería el

que designará el tribunal después de analizar los elementos objetivos y subjetivos que le

permitieran determinar el derecho del Estado con el cual se tuviera el vínculo más

estrecho. Puede ocurrir que no exista un punto de contacto subsidiario, y que en su lugar

8
CONTRERAS VACA, FRANCISCO. Convención Interamericana sobre Derecho Aplicable a los Contratos
Internacionales. Oxford University Press.- México 1998 p.485.

16
haya varios, con lo cual habría un concurso de puntos de conexión, en cuyo supuesto

pueden presentarse los siguientes puntos de conexión:

• Alternativos

• Acumulativos

-PUNTOS DE CONEXIÓN ALTERNATIVOS. En los puntos de conexión

alternativos las partes tienen la facultad para elegir el derecho aplicable, por existir

diversas opciones; al respecto el artículo 13 de la “Convención10 Interamericana sobre

Conflictos de Leyes en Materia de Adopción Internacional de Menores” dispone:

“Cuando sea posible la conversión de la adopción simple en adopción plena o

legitimación adoptiva o instituciones afines, la conversión se regirá a elección del actor,

por la ley de la residencia habitual del adoptado al momento de la adopción, o por la del

Estado donde tenga su domicilio el adoptante ( o adoptantes) al momento de pedirse la

conversión. Sí el adoptado tuviera más de 14 años, será necesario su consentimiento”.

- PUNTOS DE CONTACTO ACUMULATIVOS.- En estos puntos de contacto, la

consecuencia de la norma conflictual designara como derecho aplicable varios sistemas

jurídicos, por lo que los efectos sólo se darán cuando haya concordancia entre ambos. El

ejemplo pertinente aquí se encuentra en los artículos 3º y 4º de la “Convención sobre

Adopción Internacional”. Cada norma pertenece a un sistema jurídico diferente, ya que

el artículo 3º se refiere a la residencia habitual del acreedor y el artículo 4º al domicilio

17
del deudor los que por la concordancia que tienen, permitirán que la adopción se lleve a

efecto.

5. NORMAS CONFLICTUALES.

La norma de conflicto o conflictual, como también se le denomina, tiene como todo

dispositivo legal dos elementos supuesto y consecuencia.

Estos dos elementos y los fines de la norma conflictual son totalmente diferentes del

supuesto y la consecuencia de una norma material o sustantiva. El fin de la norma

sustantiva es resolver un problema de fondo, en tanto que el fin de la norma conflictual

es determinar la norma material que dará solución al problema de fondo. En otras

palabras, ante la incertidumbre o desconocimiento de que derecho material deba

aplicarse, por existir ordenamientos distintos susceptibles de resolver el problema,

corresponde a la norma conflictual dar la solución. La norma conflictual es la que

determinará la conexión entre la relación jurídica en problema, y el derecho que deberá

aplicarse para resolverlo. Tanto el postulante como el juez tendrán que analizar los

elementos de la norma conflictual para desentrañar la naturaleza jurídica del conflicto y

el punto de contacto determinado por el principio indicador del derecho aplicable. En tal

sentido la norma conflictual en el supuesto, específica la naturaleza jurídica de la relación,

la que siempre estará determinada por un atributo de la personalidad. La consecuencia de

la norma conflictual a través del principio jurídico que contiene, determina la conexión

18
entre el problema descrito en el supuesto y el principio contenido en la consecuencia, que

será el que indique el derecho material que resolverá finalmente el problema sustantivo.

Al ser el supuesto y la consecuencia elementos inseparables de una misma norma, es

indispensable determinar tanto la naturaleza jurídica de la relación que se encuentra en el

supuesto, como el punto de conexión que se encuentra en la consecuencia de la norma

conflictual.

5.1. SUPUESTOS DE LA NORMA CONFLICTUAL.

Los supuestos de la norma conflictual se clasifican de acuerdo con la naturaleza jurídica

de la situación en conflicto. De acuerdo con lo anterior los supuestos pueden ser:

a) SUPUESTOS DE NATURALEZA PERSONAL.- En esta clase de supuestos el

problema se refiere a situaciones inherentes a la calidad de persona, tales serían el

nombre, o el estado civil; en estos casos la solución la daría la consecuencia de la

norma conflictual con el principio de nacionalidad. El nombre en realidad es un

atributo que suele no modificarse en tanto que el estado civil, es un atributo que

si puede ser objeto de múltiples cambios, tal ocurre por ejemplo con la adopción

en la que se adquiere el estado civil de hijo y padres adoptivos, el matrimonio o

el divorcio, con los que se adquiere el estado civil de casado o soltero. En estos

supuestos la solución normalmente la dan el principio de nacionalidad, de lex

domicilium o el concepto constantemente utilizado de residencia habitual.

Ejemplo claro de la aplicación de los principios mencionados se encuentra en la

19
“Convención Interamericana Sobre Conflictos de Leyes en Materia de Adopción

de Menores”. Esta Convención, relativa al nuevo estado civil que tendrá el

adoptado, dispone que los principios del domicilio y de la residencia habitual del

menor, son los que determinaran el derecho aplicable. En tal sentido el artículo 3º

a la letra establece: “La ley de residencia habitual del menor regirá la capacidad,

consentimiento y demás requisitos para ser adoptado, así como cuales son los

procedimientos y formalidades extrínsecas necesarias para la constitución del

vínculo”. Nótese que en protección del menor se aplicara la ley de su residencia

habitual en todos los requisitos de la adopción. El artículo 4º regula la situación

personalísima del adoptante, en la que se aplicara, la ley de su domicilio lo cual

además de lógico es lo justo. De acuerdo a lo anterior, se transcribe el artículo 4º:

“La ley del domicilio del adoptante (o adoptantes) regirá:

a) La capacidad para ser adoptante;

b) Los requisitos de edad y estado civil del adoptante;

c) El consentimiento del cónyuge del adoptante, si fuere el caso, y

d) Los demás requisitos para ser adoptante

“En el supuesto de que los requisitos de la ley del adoptante (o adoptantes) sean

manifiestamente menos estrictos a los señalados por la ley de la residencia habitual del

adoptado, regirá la ley de este”. Nótese como este último párrafo es una disposición que

20
tajante y concretamente expresa lo inmodificable del punto de contacto, al determinar

como ley aplicable, la del adoptado por ser más estricta.

b) SUPUESTOS DE CONTENIDO REAL O PATRIMONIAL.- En estos

supuestos, el problema versa sobre bienes que pueden ser muebles o inmuebles,

en el primer caso el principio aplicable será el de “mobilia sequntuur personam”,

en tanto que en los inmuebles se aplicara el principio de lex reisitae. Sólo en este

último supuesto el punto de conexión es inmodificable, en tanto que el punto de

conexión de los muebles es totalmente modificable, en consecuencia, se puede

realizar el fraude a la ley.

c) SUPUESTOS RELATIVOS A LOS ACTOS.- En los supuestos cuya relación

jurídica conflictual se refiera a los actos de las personas, deberán tomarse en

cuenta tres situaciones diferentes que obviamente serán solucionadas por distintos

principios. Si el contenido del supuesto es un negocio jurídico como la compra de

un bien o la creación de una sociedad, los principios que determinarán el derecho

aplicable serán: en el negocio jurídico el de locus regit actum y en la creación de

una sociedad el de lex loci constitutionis. Al efecto, el artículo 2º de la

“Convención5 Interamericana sobre Personalidad y Capacidad de las Personas

Jurídicas” dispone: “La existencia, la capacidad para ser titular de derechos y

obligaciones, el funcionamiento, la disolución y fusión de las personas jurídicas

de carácter privado se rigen por la ley del lugar de su constitución” Por la “ …ley

21
del lugar de su constitución se entiende la del Estado Parte donde se cumplen los

requisitos de forma y fondo requeridos para la creación de dichas personas”. El

artículo 4º de la misma Convención añade: “Para el ejercicio de actos

comprendidos en el objeto social de las personas jurídicas privadas, regirá la ley

del Estado Parte donde se realicen tales actos”. Nótese como en el artículo 2º el

supuesto se refiere a la capacidad de la persona para realizar un acto jurídico y la

consecuencia determina como punto de conexión el principio de lex 5 D.O. VI-II-

1987. loci constitutionis lo que significa que deberá aplicarse la ley del lugar en

que se constituya la persona jurídica. Respecto al artículo 4º, el supuesto de la

norma conflictual se refiere también al atributo personal de la capacidad y la

consecuencia contiene el principio de locus regit actum, lo que en otras palabras

significa que se aplicará el derecho del lugar en que la persona jurídica realice el

acto. En este punto cabría el fraude a la ley con solo cambiar el lugar de realización

del acto, por lo tanto se está ante un punto de conexión mudable.

CAPITULO II

CARACTERISTICAS DEL FRAUDE A LA LEY

1. EXISTENCIA DEL FRAUDE A LA LEY.

Se ha dicho que el fraude a la ley en el derecho internacional privado consiste en la

sustracción al cumplimiento de una disposición imperativa que contraria o prohíbe la

22
realización de un acto del sustractor, quien para obtener lo que desea, busca someterse a

la ley cuyo punto de contacto diferente que le permitirá satisfacer sus deseos.

Niboyet9 sostiene que en el fraude a la ley existe: “…la intención, es decir, la voluntad de

burlar una ley que contiene una disposición que prohíbe realizar el acto proyectado. “Se

trata, es verdad”, sostiene el autor…” de una intención; pero no va acompañada del

propósito de causar perjuicio a un tercero, sino tan sólo, del de no respetar la ley”.

Hay, en el fraude a la ley un elemento anímico, un animus de mentir, de una absoluta

ausencia de sinceridad al momento de invocar la aplicación de una ley distinta a fin de

burlar la ley original y verdaderamente aplicable, todo ello para obtener los fines deseados

y no para regirse en forma normal y definitiva bajo el imperio de la nueva ley. De acuerdo

con lo anterior, lo determinante para la existencia del fraude, es la intención de burlar la

ley, intención que deberá ser apreciada y determinada por el juez.

2. ELEMENTOS DEL FRAUDE A LA LEY:

- ELEMENTO SUBJETIVO.- El fraude, por definición, importa un elemento subjetivo,

intencional; el acto es intrínsecamente lícito; pero él está viciado por su fin ilícito que es

lo que entraña su ineficacia.

Los autores han sostenido que el Juez no debería preocuparse sino de los hechos y no de

las intenciones, en razón de la inviolabilidad de las conciencias. Es fácil responder que

en ninguna de las ramas del Derecho es así. Especialmente en el Derecho Civil, se tiene

9
NIBOYET J. P. ob. Cit. p.445.

23
en cuenta el error, el dolo, la ilicitud de la causa, todos ellos, elementos puramente

subjetivos.

La intención fraudulenta no consiste en sólo el deseo de obtener el resultado prohibido

por la ley eludida. Es perfectamente lícito, -si se estima inoportuno el contenido de su ley

nacional- el cambiar de nacionalidad; pero esto es a condición de comportarse como

súbdito del país que a acordado otorgarle la nacionalización.

El fraude reside en el hecho de cambiar el elemento de contacto para obtener el resultado

deseado, sin aceptar las consecuencias esenciales normalmente emergentes de este

cambio. La prueba de las intenciones es difícil; pero no imposible, pues ella puede ser

establecida por circunstancias objetivas que la hacen evidente. Así, el hecho de

divorciarse inmediatamente después de la adquisición de la nueva nacionalidad, revela

suficientemente el fraude.

- ELEMENTO OBJETIVO.- El fraude se manifiesta exteriormente por una maniobra

que conduce a la modificación del elemento de contacto. Para que un fraude a la ley -en

el sentido preciso del término- pueda ser cometido, es necesario que pueda depender

efectivamente de la voluntad de los individuos el fijar la vinculación según el grado de

sus conveniencias sin que la situación manifestada de vinculación real con el país cuya

ley es eludida. Ahora bien, pocas relaciones se prestan a estas maniobras. A veces la

voluntad no influye sobre ellos. Así sucede respecto del lugar de situación de un

inmueble.

24
A veces la regla de conflicto no tiene en consideración la situación creada por la voluntad,

sino cuando ella corresponde a la realidad de los hechos. Así el domicilio no puede ser

fijado arbitrariamente, pues el es definido por un elemento objetivo: el establecimiento

de un país que implica la regla identifica casi la relación con la voluntad: es el caso en

materia contractual en las que generalmente las partes eligen la ley aplicable o estipulan

que los tribunales del Perú decidan la controversia. El fraude es posible; pero se presenta

de forma muy particular. Son sobre todo, a fin de cuentas susceptibles de una

manipulación el criterio de situación de los muebles y de la nacionalidad.

La jurisprudencia no ofrece ejemplos de fraude por desplazamiento de muebles. Se puede

imaginar un caso: el poseedor de mala fe de un mueble lo introduce, por ejemplo, en un

país donde el plazo de usucapión es más breve; al momento de llegar la expiración del

plazo, lo repatría. En las materias en las que se aplica la ley nacional el fraude siempre se

ha realizado por nacionalización.

Algunos autores establecen que, admitida la noción, es necesario puntualizar que para

que el fraude a la ley exista, son supuestos indispensables la realización de actos

tendientes a establecer la conexión con el ordenamiento jurídico extranjero (elemento

material), el propósito o la intención de burlas la ley a la cual se está o se ha estado

normalmente conectado (Elemento psicológico), la diferencia de disposiciones aplicables

entre los dos ordenamientos jurídicos (elemento legal) y la obtención de un beneficio

25
como consecuencia de la evasión fraudulenta de un sistema de derecho para acogerse a

otro (elemento real).

Los efectos de la conexión obtenida en esa forma, alcanzan simplemente a las

consecuencias del acto realizado gracias a esa conexión fraudulenta; es decir, al

reconocimiento que de la normalidad de esos efectos se trata de obtener en el país al cual

las partes estuvieron vinculados con anterioridad al acto fraudulento. Los efectos del acto

podrán, por lo tanto, no ser reconocidos por estimarse que se ha evadido maliciosamente

el acatamiento de la propia ley; pero no podrá declararse la nulidad del acto mismo que

sirvió para establecer la conexión, porque ello importaría impugnar los procedimientos de

un país extranjero

3. CARACTERISTICAS DEL FRAUDE A LA LEY.

Entre las características del fraude a la ley, encontramos: Por lo que se refiere a los actos

el fraude a la ley se puede actualizar cuando se evade la realización de la forma o en las

reglas aplicables al fondo de las relaciones jurídicas.

A) MANIPULACIÓN DEL FACTOR DE CONEXIÓN: Frente a una regla de

conflicto existen varias leyes susceptibles de aplicarse, es el factor de conexión el que

decide cuál es la ley a aplicarse en base a las circunstancias. El agente modifica esas

circunstancias, sin que exista variación en la regla de conflicto. Estamos frente a una

legalidad aparente ya que la regla de conflicto no ha variado. Lo que ha variado ha sido

la circunstancia, en virtud a la manipulación del agente. Sólo puede existir el fraude a la

26
ley en aquellos dominios de la regla de conflicto donde los factores de conexión son

susceptibles de ser afectados por los actos de los individuos, como son la “nacionalidad”,

el domicilio”. En estos casos los individuos cambian de nacionalidad con el fin de situarse

en una ley que mejor les convenga. Nada impide que una persona cambie su domicilio,

adquiera una nueva nacionalidad, celebre un acto jurídico, etc. Estas conductas,

consideradas en sí mismas, son lícitas e inobjetables. Pero el cambio debe ir acompañado

de un segundo elemento, el de la intención fraudulenta.

B) INTENCIONALIDAD DEL AGENTE: En ningún caso puede existir fraude a la ley,

si es que no existe una intencionalidad dolosa, lo que algunos llaman “mala fe” del agente.

Es preciso el elemento psicológico, la malicia, el propósito de eludir la aplicación de la

ley normalmente competente. Probar la intencionalidad del agente es muy difícil ya que

estamos frente a un elemento subjetivo. Se debe probar la relación de causalidad entre la

“voluntad dolosa” y el resultado.

C) EXISTENCIA DE UNA NORMA PROHIBITIVA O IMPERATIVA: La

existencia de esta norma prohibitiva o imperativa va a ser un elemento importante para

apreciar la intencionalidad del agente, asimismo hace que a esta figura se le equipare

como norma de “Orden Público”, entendiéndose como norma de orden público interno.

Es preciso que el derecho normalmente competente antes de la alteración del punto de

conexión, sea coactivo. No incurre en fraude a la ley quien elude las reglas de derecho

supletorio, puesto que estas sólo se aplican en defecto de una manifestación de voluntad

27
expresa. El Principio de la Autonomía de la Voluntad impide que se sancione lo que está

permitido: elegir la ley a la cual se someten voluntariamente las partes.

4. CONDICIONES BÁSICAS DE LA APLICACIÓN DE FRAUDE A LA LEY:

Según Jean Paul Niboyet10, las condiciones son dos:

- QUE EXISTA UN FRAUDE: Cuando algún individuo pretende cometer un fraude a

la ley, lo que busca es sustraerse a la acción de una ley que le contraría, sometiéndose al

imperio de una ley más tolerante. El fraude que interesa es la intención, la voluntad de

burlar una ley que contiene una disposición que prohíbe realizar el acto proyectado.

-AUSENCIA DE CUALQUIER OTRO REMEDIO: El fraude a la ley es considerado

como un remedio, destinado a impedir que se produzca una anormalidad que se produciría

a consecuencia de la aplicación de la ley extranjera. Es preciso que este remedio sea

“necesario”; es decir, que no se ha de recurrir a éste sino en el caso de que no se disponga

de otro medio. Por tanto, se dan dos hipótesis:

• El fraude puede ser sancionado sin recurrir a la noción de “Fraude a la Ley

Internacional”: Aunque exista un fraude, se dispone de medios para sancionarlo sin

necesidad de recurrir a la noción de Fraude a la Ley Internacional.

• Si no se aplica el Fraude a la Ley Internacional, el fraude quedaría impune. Si el fraude

quedase impune, las leyes imperativas en derecho interno se convertirían en facultativas,

10
IBIDEM

28
en las relaciones internacionales, cuando la ley, que es imperativa en el derecho interno,

ha de continuar siendo imperativa en Derecho Internacional.

5. CLASES DE FRAUDE A LA LEY INTERNACIONAL: Según Guzmán La Torre

Diego11, podemos hablar de tres tipos o clases de Fraude a la Ley Internacional:

a) Retrospectivo: Cuando se comete para eludir las consecuencias de un acto que se

realizó en el pasado con total sinceridad. Ejemplo: es el que cometen los cónyuges

casados en Argentina, que luego han obtenido el divorcio vía México y contraído nuevo

matrimonio en otro país, pues su domicilio está en Argentina.

b) Simultáneo: Cuando se falsean los hechos ya al llevarlos a cabo, a fin de esquivar

consecuencias inmediatas del acto perpetrado con sinceridad. Ejemplo: quienes

constituyen una sociedad en el extranjero dándose los indicios del fraude porque

sustituyen los hechos sinceros por los fraudulentos en el mismo momento en que quieren

realizarlos.

c) A la Expectativa: Cuando se manipulan los hechos, no porque el acto sincero por el

momento produciría consecuencias inmediatas que desea descartar, sino porque teme que

en el porvenir puedan darse tales secuelas que por ello, provisoria y eventualmente

resuelve apartar. Ejemplo: los solteros que viven en Argentina y se casan en México para

que cuando quieran divorciarse puedan disponer del matrimonio mexicano y no del

argentino que es indisoluble (si no hubiera en Argentina ley de divorcio).

11
GUZMÁN LA TORRE, DIEGO. Tratado de Derecho Internacional Privado. Editorial Jurídica de Chile,
Santiago, 1997.

29
CAPITULO III

SANCION DEL FRAUDE A LA LEY

Respecto a la sanción del fraude a la ley la doctrina refiere dos posiciones distintas. Una

de ellas es la que opina que deben declararse nulos tanto el acto cometido en forma

fraudulenta, así como sus efectos legales. La otra opina en cambio que la sanción debe

ser únicamente respecto a los efectos legales. Sin embargo, no se puede sancionar el

fraude a la ley, cuestionando la validez del acto jurídico considerado legítimo por la

autoridad extranjera que lo amparó.

En el caso de la princesa de Bauffremont, respecto a la nacionalidad nueva y al segundo

matrimonio, existía un dilema.

Mientras que para la ley alemana el cambio de nacionalidad y la celebración del segundo

matrimonio eran válidas; para la ley francesa dichos actos eran nulos.

Pues, para el cambio de nacionalidad, la princesa requería de la autorización expresa de

su esposo; y en cuanto al segundo matrimonio, prácticamente es un imposible jurídico,

por cuanto existía una prohibición expresa de contraer segundas nupcias.

En consecuencia, el Poder jurisdiccional del Juez se encuentra limitado a su propio

ordenamiento jurídico, a su propio dominio territorial. Es así, que los tribunales franceses

lo comprendieron. En tal sentido, dichos Tribunales no cuestionan la validez de dichos

actos a la luz de la ley alemana. En cambio, ellos se sitúan desde el punto de vista de la

ley francesa.

30
No encontrando válidos dichos actos, sino que habiendo comprobado que dichos actos

tenían como objeto escapar a las prohibiciones de la ley francesa. Los Tribunales deciden

declarar nulo tanto dichos actos como sus efectos legales.

Ahora bien, las decisiones del Tribunal del Foro, no tienen valides fuera de su territorio,

por lo que sus efectos legales, es decir, las nulidades se limitarán al territorio del país del

Juez del Foro.

1. EL FRAUDE A LA LEY EN EL CÓDIGO CIVIL PERUANO DE 1984:

Nuestro Código Civil vigente de 1984 no recoge la excepción de fraude a la ley. Un

abogado interesado en obtener la declaración del fraude internacional a favor de su cliente

puede recurrir a la simulación prevista y regulada en el libro X del código Civil de 1984

como abuso del derecho. Esta situación se torna hoy en día de difícil probanza para

fulminar el acto. Hubiese sido mucho mejor incluir la fulminación del fraude a la ley en

nuestro ordenamiento jurídico actual. la Doctora Delia Revoredo Marsano nos dice

“Recordemos que el fraude en el Derecho Internacional Privado constituye una excepción

a la aplicación de la ley extranjera; es decir, hay ciertos casos en los que, a pesar de que

el Derecho Internacional Privado del juez peruano ordena a éste aplicar un derecho

extranjero, el juez debe dejar de aplicarlo… ello, cuando las partes involucradas,

fraudulentamente provocaron la aplicación de la ley extranjera por convenir mejor a sus

intereses, evadiendo la ley nacional que era la “naturalmente” aplicable. Así, si una

persona quiere casarse válidamente a los 16 años y la capacidad nupcial se regula por la

31
ley del domicilio, entonces cambia su domicilio a Escocia, cuya ley permite casarse a los

16; ó, si quiere adquirir por prescripción la propiedad de un cuadro y, sabiendo que en

Bélgica el plazo posesorio para adquirir es menor que el peruano, y que los derechos

reales se rigen por la ley del país donde están situados, traslada el cuadro a Bélgica y se

convierte en dueño (se ha provocado la realización del factor de conexión del domicilio

en el primer caso, y de la situación de los bienes en el segundo). En estos casos, si se

prueba la intención de evadir la ley peruana que era naturalmente aplicable, - a fin de

acogerse a una ley extranjera- como excepción, indica la doctrina e indicaban los

Proyectos del Código Civil y la jurisprudencia nacional, no se aplica dicha ley extranjera

sino la peruana. El Código Civil de 1984, no sólo ha silenciado, sino que ha suprimido la

regulación del fraude a la ley”. La Dra. María del Carmen y Javier Tovar Gil, en su libro

Derecho Internacional Privado, nos señalan que la Dra. Revoredo optaba por que se

regulara el fraude a la ley como excepción a la aplicación de la ley extranjera, recogiendo

lo dispuesto en el artículo 6º de la Convención Interamericana sobre Normas Generales

del Derecho Internacional Privado de 1979, pero exigiendo, además, para la procedencia

de la excepción la existencia probada del perjuicio a un tercero.

2. EFECTOS DEL FRAUDE DE LA LEY.

a) Con respecto de la víctima del Fraude: En este caso se puede afirmar que el

punto de conexión no se realizó y se niegan las consecuencias derivadas del

fraude.

32
b) Con respecto al país defraudado: En este caso el País cuyo derecho ha sido

evadido aplicara la sanción con las consiguientes consecuencias. Debiendo

entenderse estas como el no reconocimiento de las consecuencias derivadas del

hecho fraudulento adquiridas en el sistema jurídico extranjero. La relación

jurídica es reintegrada al imperio de la ley que normalmente la regía, ello puede

ocasionar la declaración de invalidez del acto cometido en fraude a la ley, pero

esta consecuencia no es esencial a la noción que tratamos; si la ley evadida exige

mayores formalidades, bastara con que se cumplan estas.

c) Con respecto al país a cuyo derecho se acoge el fraudulento: Si consideramos

al Fraude a La Ley como un caso de aplicación del Orden público, entonces los

Estados tendrán que reconocer la noción dado que es su propia ley la que se

invoca; ahora en el supuesto de que se parta de una noción distinta a la de orden

público esta entendido como un concepto autónomo, a saber de que la noción del

fraude tiene por objeto sancionar toda ley imperativa, hay que admitir que en los

diversos estados habría que sancionar la ley imperativa de cualquiera de ellos

desde el momento en que esta ley fuese competente, e incluso internacionalmente

competente.

d) En relación con terceros países: Para estos la sanción del fraude a la ley

dependerá siempre del fundamento y el fin que se le asigne a este instituto. Si la

asimilan al orden público internacional, los terceros países procuraran restablecer

33
el imperio de la ley violada que armonice con la propia noción del orden público.

Si le reconocen autonomía deberán sancionar el fraude y aplicar la ley imperativa

eludida, ya que esta era la internacionalmente competente.

3. SOLUCION AL CONFLICTO DE LEYES.

Se ha considerado necesario referirnos a los razonamientos que efectúa el Juez al que se

recurre para la solución de un problema concreto que trate acerca del conflicto de leyes

en el espacio. En este sentido, podemos distinguir los siguientes niveles o procedimiento:

1. La presentación del problema hasta que el Juez nacional asume su conocimiento; es

decir, la puesta en causa de la cuestión en conflicto.

2. La elección de la regla de conflicto en el sistema del Foro; e decir, la calificación.

3. La aplicación propiamente dicha de la regla de conflicto; que conduce al orden

jurídico competente.

4. La aplicación de la ley designada por la regla de conflicto. Este procedimiento es el

que sigue la solución, por la regla de conflicto del Foro, de un conflicto de leyes en el

espacio, concerniente a una cuestión de Derecho determinado, pero, existen algunos

factores que complican este procedimiento; así:

a) Al conflicto en el espacio se puede añadir un conflicto en el tiempo; a la que se le

denomina el primer nivel: La puesta en causa de la regla de conflicto.

34
b) La regla de conflicto del Foro puede ser descartada por –y en todo caso, aplicada en

combinación con- una regla de conflicto extranjera; considerada como segundo Nivel: La

calificación.

c) La coexistencia de dos cuestiones de Derecho puede necesitar que se realicen

adaptaciones; propiamente tercer nivel: La designación del orden jurídico competente.

En este último nivel, se producen algunas circunstancias propias, entre las que aparece la

vinculación fraudulenta de la ley; o lo que normalmente conocemos como Fraude a la

Ley.

4. AUSENCIA DE CUALQUIER OTRO MEDIO DE SANCIÓN.

Se ha sostenido que el juez sólo debe recurrir al fraude a la ley, como último medio de

sanción, cuando se evade una norma imperativa. Por lo que, si la ley proporciona otras

vías para impedir el fraude a la ley, debe acudirse a ellas. Hay hechos y actos jurídicos

que pueden ser sancionados por las propias leyes a las que se acudió para realizar el

cambio del punto de conexión, en este supuesto no será necesario que el juez aplique la

sanción por fraude a la ley, ya que el hecho o acto será sancionado por la nueva ley. Puede

ocurrir también la necesidad ineludible de sancionar el fraude a la ley, ya que de lo

contrario tal conducta ilícita quedaría impune, para ello es necesario declarar que el

derecho internacional privado tiene por objeto asegurar el respeto a la ley interna

imperativa de un Estado que se proyecta en el espacio, esto es, que mediante el fraude a

la ley, los efectos de la violación a la ley interna imperativa salen de su ámbito de

35
aplicación espacial y sus efectos se manifiestan extraterritorialmente. En este supuesto,

el fraude a la ley, debe sancionarse, de lo contrario este acto ilícito quedaría impune, en

consecuencia debe satisfacerse el principio de que la ley que es imperativa en el derecho

interno, debe continuar con la misma calidad de imperio en el Derecho Internacional. Esto

deber ser así, no sólo por la cooperación que los Estados deben darse entre sí, sino también

porque debe respetarse la autoridad legítima de cada Estado.

CASO DE LA PRINCESA DE BAUFFREMONT.

Caso de Fraude a la Ley, como característica negativa del Antecedente en Derecho

Internacional Privado.

El Caso Bauffremont es un caso paradigmático en derecho internacional privado por

fraude a la ley en materia de nacionalidad.

1. Antecedentes.

Se trataba de una princesa de origen belga quien se fue a vivir a Francia, donde conoce al

príncipe Bauffremont, con quien contrae matrimonio. En 1874 la "princesa Bauffremont"

obtiene en el país galo la separación personal a causa de hábitos perversos de éste.

Debido a que la ley francesa no admitía el divorcio, la condesa de Charaman Chimay se

traslada a Alemania (que sí aceptaba el divorcio), se naturaliza alemana e invocando su

nacionalidad alemana obtiene del tribunal alemán la conversión de su separación de hecho

a divorcio, y contrae nuevo matrimonio con el príncipe rumano Bibescu, obteniendo la

nacionalidad rumana.

36
2. Fondo del caso.

Pasado el tiempo el príncipe Bibiescu es destinado a Francia, por lo que ella regresa a ese

país como la "princesa Bibescu". El duque de Bauffremont solicita ante los tribunales

franceses que declaren la bigamia de la ex "princesa Bauffremont" atacando, la

nacionalidad alemana de la princesa, la sentencia de divorcio obtenida en Alemania y la

validez del segundo matrimonio, argumentando que el cambio de nacionalidad tuvo por

motivo únicamente acogerse a la ley alemana (que la beneficiaba) y defraudar a la ley

francesa (que la perjudicaba).

3. Decisión.

La Corte de Casación de Francia en sentencia del 18 de marzo de 1878 resolvió no

declarar nula la naturalización alemana, por considerarlo una cuestión reservada a la

soberanía de los Estados nacionales, más da lugar a las pretensiones de Bauffremont,

respecto del divorcio vincular y del segundo matrimonio, señalando que ambos no eran

válidos en Francia.

37
CONCLUSIONES.

1. El supuesto de fraude a la ley consiste en que una persona, fraudulentamente,

consigue colocarse en una situación tal que puede invocar las ventajas de una ley

extranjera, a la que, normalmente, no podía recurrir.

2. La doctrina del fraude a la ley constituye una excepción a la validez de actos

verificados en el extranjero, si alguna de las partes obró con la clara intención de

sustraerse a los efectos de la ley local.

3. El fraude a la ley consiste, entonces, en el cambio de localizador que se hace con

el propósito de eludir una legislación determinada, colocándose bajo el imperio

de otra que le es más beneficiosa al sujeto.

4. El Código Civil de 1984 no regula el fraude a la ley como excepción a la

aplicación de la ley extranjera, entendiendo que el fraude a la ley en el derecho

internacional privado, no es lo mismo que el Fraude a la ley en el Derecho Interno.

5. En el Derecho Internacional Privado, el fraude a la ley es la variación de un punto

de contacto, con el propósito de evitar una ley y conseguir la aplicación de una

ley más favorable, esta institución sólo se admite cuando se evade la ley nacional,

es decir cuando se hace la variación del factor de conexión para evitar la

aplicación de la ley nacional y conseguir la aplicación de una ley extranjera.

38
BIBLIOGRAFIA.

1. CARRILLO SALCEDO, JUAN ANTONIO. Derecho Internacional Privado.

Tercera Edición. Editoriales Tecnos. España.

2. CONTRERAS VACA, FRANCISCO. Convención Interamericana sobre

Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales. Oxford University Press.-

México 1998.

3. GUZMÁN LA TORRE, DIEGO. Tratado de Derecho Internacional Privado.

Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1997.

4. MIAJA DE LA MUELA, ADOLFO.- Derecho Internacional Privado.- Sexta

Edición.- Gráficas Yagues.- Madrid 1973.

5. NIBOYET, JEAN PAUL. Principios de Derecho Internacional Público. Editora

Nacional, 1960.

6. TOVAR GIL, MARÍA DEL CARMEN Y TOVAR GIL, JAVIER. Derecho

Internacional Privado. Fundación Bustamante de la Fuente. Lima. 1987.

7. WOLF, MARTÍN. Derecho Internacional Privado. Bosch casa Editorial.-

Barcelona 1958.

8. ZAVALETA CUBA, Fernando. Derecho Internacional Privado Parte General.

Ediciones Jurídicas. Lima. 1997.

39