Está en la página 1de 21

Etno-organología musical

chaquense
de Rubén Pérez Bullago
 Mediadios del siglo XVl primeros contactos entre indígenas y el hombre
blanco.
 Se distinguen tres familias lingüísticas: Guaykurú, Mataco-Mataguayo y Lule
Vilela.
La familia Guaykurú está compuesta por los Tobas –orientales y occidentales-
los Pilagá y los Mocobí.
Los Matacos-Mataguayo se integran con las etnias Mataco, Chorote y
Chulupí.
SONAJERO DE UÑAS

Descripción.
 Es un conjunto de resonadores individuales, originalmente de
pezuñas de “corzuela”, “chancho del monte”, surí o anta. Cada
una de las uñas se perfora por su vértice y se hace pasar por ese
orificio un cordón de fibras de cháguar que se anuda sobre sí
mismo. Estos cordones se amarran entre sí dando forma a un
racimo o bien se unen a lo largo de un cordel principal cuyos
extremos libres se utilizan para atar el instrumento al cuerpo.
Clasificación organológica.

 Es un idiófono de golpe indirecto que produce sonido por sacudimiento.


 Carlos Vega lo llamó indistintamente sonajero de pezuñas y sonajero de
uñas, denominación esta última más apropiada, dado que en realidad la
pezuña es concretamente la totalidad del dedo de los animales de casco,
y en este caso sólo se utiliza la parte córnea –la uña propiamente dicha-de
estos.
 La variedad de sonajas admite otras denominaciones de cinturón o
tobillera de baile cuando el ejecutante danza con el instrumento
amarrado a la cintura o a los tobillos.
Denominaciones locales

 Los Tobas lo llaman nokoná y nosotagalnak’te. La segunda


denominación es también utilizada por los Pilagá. El cinturón y la
tobillera de baile en ambas lenguas es sotraáik y toagasík.
 En mataco la variedad de uñas recibe el nombre de hawek jwés,
mientras que si está formado por cascabeles lo llaman chilijtáj o del
mismo modo que al sonajero de calabaza: chajchás o chiajlicháj.
 En chorote y chulupí el instrumento se llama kahús y kahuís
respectivamente.
Limitaciones y ocasión de uso

 Las variedades de racimo son utilizadas por los Mataco y Chorote


en las ceremonias de terapia shamánica. También se los ha
ejecutado durante los rituales de custodia de la aloja durante su
proceso de fermentación.
 El misionero John Arnott hace referencia sobre los conflictos bélicos
entre Toba y Pilagá en la utilización del sonajero de cascabeles
durante las danzas con las que los guerreros festejaban una victoria
y que realizaban en torno a las cabelleras obtenidas como trofeo.
Otros datos lo corroboran pero especifican que estaban a cargo
de ejecutarlos las mujeres ancianas.
Modo de ejecución

Los cuerpos huecos, al ser agitados, golpean entre sí produciendo un


complejo de sonidos que el oído humano percibe como una masa
sonora homogénea.
En las ceremonias de terapia el shamán toma el instrumento con una
mano y lo agita sobre el cuerpo del enfermo en la zona afectada. No
se ajusta a un ritmo, salvo que se acompañe con canto. Cuando se
usa la variedad de hilera sujeta a una parte del cuerpo el sonido se
produce como consecuencia del movimiento corporal.
El sonajero de uñas se conserva celosamente guardado dentro de
una yica completando esta protección con envolturas adicionales de
tela.
SONAJERO DE VARA
Descripción
 Está compuesto por una sonajero de uñas, cascabeles o campanillas en su
variedad de racimo amarrado al extremo superior de un palo delgado
cuya longitud va desde 1,50 m hasta poco más de 2,50 m. Entre los
Chorote es habitual que los resonadores sean trozos de calabazas que
presentan una perforación cerca de su borde por la que pasa un cordón
que los une entre sí y los aseguran a la vara.

Clasificación organológica.
Idiófono de golpe directo, ya que la producción sonora resulta del
entrechoque de los resonadores, pero en realidad el sonido se logra
en forma indirecta, mediante un golpe dado con la base de la vara
en el extremo superior.
Denominación técnica
Testimonio más antiguo lo designan como vara de sonaja, bastón de
sonaja y lanza con cascabel.
La denominación más correcta es sonajero de vara.

Denominación local
Los Chulupí lo llaman kahuís al sonajero de ejecución manual y
vat’kóskloi al que incorporan una vara.
Los toba de Formosa lo designan koktá sakiaganak’té, o sea “caña
con racimo de pezuñas”.
Limitaciones y ocasión de uso
El sonajero de vara fue ejecutado por mujeres adultas durante las ceremonias
de iniciación femenina. Las ancianas acompañaban rítmicamente sus
danzas. Entre los Tobas realizaban una danza que se disponían en filas
enfrentadas. Dos ejecutantes sostenían la misma vara.
En el ritual chorote la danza femenina se desarrollaba dentro de un círculo
compuesto por varones jóvenes que bailaban al compás del tambor de agua
y el sonajero de calabaza.
Estas ceremonias se celebraban cuando aparecían los primeros síntomas de
madurez sexual. Se recluía a cada joven en una choza diferente donde debía
ayunar durante cierto lapso eran instruidas por las ancianas en tareas de una
mujer adulta.
Modo de ejecución
La vara, apoyada en el suelo, se toma con una mano, se levanta unos
centímetros y se descarga bruscamente hacia abajo.
Las mujeres toba practicaron una variedad de ejecución que consistía en
tomar entre dos el instrumento.

Función musical.
Se lo utilizó para marcar el ritmo durante la expresión canto-danza a cargo de
las mujeres.
SONAJERO DE CALABAZA
Descripción
Consiste en una calabaza cuyas propias semillas –una vez seco el fruto-
pueden ser resonadores “naturales”. Lo habitual es que el extremo del cabo
mango natural se corte para extraer tanto la pulpa como las semillas,
colocándose en su reemplazo diversos objetos pequeños, que tienen una
especial significación mágica para su poseedor. La abertura practicada para
introducir estos resonadores se cierran luego con un tapón de madera
colocado a presión.
Se han observado dos recursos para reforzar las paredes del instrumento. Uno
de ellos consiste en colocar una o más espinas atravesando diametralmente
el interior de la calabaza. El otro es hacer lo mismo con alambre en forma de
U de modo que sus extremos confluyen hacia el centro del recipiente. Ambos
son poco frecuentes.
Clasificación organológica
Es un idiófono de golpe indirecto que produce sonido por
sacudimiento. Denominación técnica de sonaja de vaso resulta de
que los cuerpos sonoros se hallan encerrados dentro de un vaso o
recipiente hermético. Se lo llama “maraca” derivada de mbaraká,
nombre de este instrumento entre los guaraníes, de quienes parece
haber pasado a manos de los indígenas chaquenses.
Denominaciones locales
Los Mataco no hacen una distinción lingüística entre este sonajero y el
de uñas. Lo llaman chiajlicháj. Los Chulupí lo llaman hohanjaté. Los
Toba orientales y los Pilagá lo llaman tegueté y poketá. Los criollos
porongó y “mate”.
El uso de este sonajero en celebraciones de guerra, matrimonio o
nacimiento, en rituales funerarios y shamánicos, todos casi siempre
acompañados de algún tipo de movimiento danzísitico. Uso
femenino, excepto el caso del shamanismo mbayá.
Ocasión de usos
para el pensamiento indígena el instrumento participa de un universo
de sacralidad y potencia, que surgen de los relatos míticos sobre la
destrucción del mundo y su nuevo origen a partir de ese fruto.
En todas las etnias chaquenses aparecen el que se salva de un
cataclismo utilizando una calabaza como embarcación o
transformándose él mismo en ese fruto, que luego sirve de base para
la regeneración del mundo.
Entre los grupos mataco el sonajero es hoy de uso exclusivamente
shamánico. Tanto para rituales terapéuticos como en los destinados al
control de los fenómenos atmosféricos.
Entre los Chulupí también se lo destina para provocar la atracción
sexual, el canto de un hombre-pájaro que se acompaña con un
sonajero de calaba.
En todas las etnias estudiadas, el sonajero de calabaza se ha
ejecutado también para acompañar el proceso de maduración de
los frutos con que se elaboraban bebidas espirituosas.
TROMPE
El trompe es un idiófono de punteado digital,de marco, sin caja de
resonancia. se lo denomina también linguáfono, dado que su
producción sonora se debe a la tensión y distensión de una lengüeta
flexible. La fijación de esta lengüeta a un marco rígido, su punteo con
los dedos y el empleo de la boca del ejecutante como caja de
resonancia son las principales características de este instrumento.
Es un instrumento de pequeñas dimensiones – desde 3 cm de largo
hasta 9 cm los mayores-, que posee un marco constituído por una
varilla de metal rígido, adopta la forma de un árbol cuyo tronco
queda delimitado por los extremos de la varilla, que se aproximan
entre sí en forma paralela.

Otras denominaciones
Nombre latino, cymbalum orale (címbalo de boca). Inglaterra, jew’s
harp (arpa de judío). Italia scaccia pensieri (aleja pensamientos).
Alemania, maultrommel (tambor de boca).
Denominaciones locales
Los Mataco emplean las voces yapináj (mosquito) y ñaipíni como
denominación habitual y con menor frecuencia tsonaj (picaflor),
mientras que los del Chaco central lo llaman talú’pá y séli pasát (voz
pájaro), también utilizada por los Chorote. Los Toba y Pilagá,
kadoheidé. en todos estos grupos étnicos se halla también
generalizada la denominación trómpe.
Ocasión de uso
Si bien es utilizado por los jóvenes de ambos sexos –quienes atribuyen
a su sonido un efectivo poder de atracción sobre el sexo opuesto- su
uso ha sido siempre más común y resulta hoy más evidente entre los
varones.
La posibilidad de que el hombre sea elegido es ejecutando el trómpe
horas previas retirado al monte y en soledad convencido que su
sonido posee una carga mística eficaz para no quedar excluido en la
elección de las mujeres.
El trómpe es un instrumento solista.
TAMBOR DE AGUA
Es un membranófono de golpe directo, tubular, cilíndrico, de un solo
parche y cerrado en el extremo opuesto al cuero. Su funcionamiento
acústico es el de un tambor común de dos parches, ya que la
superficie del agua que contiene en su interior funciona a modo de
membrana resonadora secundaria.
Consta de un recipiente de madera construido con un tronco que se
ahueca mediante calado a cuchillo o quemando su interior. Dentro
del vaso así constituido se vierte agua hasta alcanzar un tercio de la
capacidad del recipiente y el extremo abierto se cierra con un cuero
(de corzuela).
Denominaciones locales
 Mataco, hwitsúk, juchúk, ohatchúk y hatsúk (palma o algarrobo).
 En toba y pilagá se lo designa indistintamente katakí y kat’kí.
En todos los grupos étnicos se hallan generalizadas las voces pimpín, tambor y
bombo que han tomado del habla criolla.
Ocasión de uso
La principal materia prima que constituya el instrumento la brindan
tres vegetales que poseen gran importancia en la vida del indígena:
la palma, el yuchán y el algarrobo. Sumando la presencia del agua,
elemento omnipresente tanto en su mitología como en su
cosmología, se puede suponer la importancia esencial de este
instrumento. La palma se presenta como un elemento fundamental
para la salvación de la humanidad de un cataclismo causado por la
inundación.