Está en la página 1de 195

Pág.

2
Pág. 3
Pág. 4
El siguiente material es una traducción
realizada por fans y para fans.
Lectoras Pervertidas no recibe ninguna
compensacion economica por este contenido,
nuestra unica satisfaccion es dar a conocer
el libro, a la autora y que cada vez mas
personas puedan perderse en este
maravilloso mundo de la lectura.
Te invitamos a apoyar a la autora
comprando su libro si lo encuentras en tu
ciudad.
5
Pág.
Sinopsis Capítulo 1
Capítulo 2 Capítulo 3

Capítulo 4 Capítulo 5
Capítulo 7 Capítulo 8
Capítulo 9 Capítulo 10
Capítulo 11 Capítulo 12

Capítulo 13 Capítulo 14
Capítulo 15 Capítulo 16
Capítulo 17 Capítulo 18
Capítulo 19 Capítulo 20

Capítulo 21 Epilogó

Sobre el autor.
6
Pág.
Bienvenidos a Luxiria, donde los soles gemelos son calientes y los guerreros aliens
son más ardientes...

Kate Harper finalmente tiene todo en la Tierra: su trabajo de ensueño, una mejor
amiga patea-culos, y un apartamento completamente vacío de su ex infiel. Es decir,
hasta que se despierta, esposada y desnuda, en un planeta club-alíen de lucha
conocido como el Pozo. ¿Peor? Los aliens pelean hasta la muerte para poder
reclamar su premio: humanos compañeros de placer. ¿Peor aún? Se da cuenta de que
es una de ellas.

Vaxa'an, el líder principal de Luxiria, tiene un deber con su especie guerrera: la


continuidad de su raza. Infamemente despiadado y mortal, el Luxirian sabe que no
tendrá problemas para reclamar una criadora del Pozo. Lo que no espera encontrar
es a su compañera predestinada, con sus curvas exuberantes y su tentador cuerpo. Y
no se detendrá ante nada para reclamarla.

Cuando Kate se convierte en el premio del alfa guerrero, su único objetivo es volver
a la vida de la que fue tomada. Ciertamente, no enamorarse del bárbaro sexy y
autoritario con una lengua perversa, que está decidido a hacerla suya...
7
Pág.
Pág. 8
“Esto no puede estar sucediendo. Esto no puede estar sucediendo,” pensó Kate
Harper salvajemente, mirando a los lados mientras el grupo en el que estaba (todas
encadenados y tan desnudas como ella), fueron llevadas a una enorme habitación al
aire libre que solo podía describirse como una arena

Una multitud rugiente hizo que le zumbasen los oídos e hizo una mueca de dolor,
queriendo cerrar los ojos para bloquear todo, despertarse de esta maldita pesadilla.
Porque ella iba a salir con lo que sabía que era innegablemente cierto...

Aliens.

Ahí, lo había dicho.

Al principio, cuando Kate se había despertado en la habitación apenas iluminada con


temblorosas paredes de metal y los gritos llorosos e histéricos de mujeres que nunca
antes había visto, pensó que había sido secuestrada por traficantes de sexo
directamente de su cama, porque volverse a dormir después de ver un episodio de
The Walking Dead fue lo último que recordó. Excepto que sus "traficantes de sexo"
ni siquiera eran humanos. Tenían escamas verdes y marrones, la piel arremolinada,
ojos de lagartos y la boca de... ella se estremeció... una... ni siquiera sabía. Eran
terriblemente feos, incluso más horribles que los zombies que ella había estado
viendo solo unas horas antes.

Entonces, al principio, pensó que su mente le estaba jugando una mala pasada.
Entonces simplemente nunca despertó de su sueño. Empeoró. Había visto
9

horrorizada cómo los aliens sacaban a las mujeres de sus jaulas una a una y las
Pág.

desnudaban, encadenando sus manos a grilletes del color del acero y uniéndolas en
una sola línea. Ella fue una de las últimas mujeres. Todavía podía recordar la
sensación de sus garras frías en su carne cuando su ropa cayó al suelo, sus pantalones
de pijama de osito de peluche que había tenido durante años y su desgastada camiseta
de la universidad, y la forma en que sus escamas parecían casi húmedas y viscosas
debajo la iluminación dura. Poco después de que todas estuvieran alineadas, toda la
sala se sacudió y vibró, un fuerte sonido retumbante y un zumbido mecánico
llegando a sus oídos.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que estaban en una nave.

Una jodida nave espacial.

Kate nunca había sido alguien de ponerse histérica. Tenía una actitud muy práctica,
una que le había servido bien a lo largo de los años. Por lo tanto, no lloraba, ni gemía,
ni suplicaba mientras la fila de mujeres desnudas eran conducidas desde la nave y
directamente a un túnel largo y oscuro. Podía escuchar el ruido, las voces que
cantaban cada vez más fuerte. Hacía calor en el túnel. Casi insoportable. El sudor
estaba sobre su cuerpo e intentó enroscarse para protegerse los pechos desnudos. Se
sacudían a cada paso, al igual que sus muslos y barriga. Ella no era tan delgada como
algunas de las otras mujeres.

Era una con más curvas entre ellas... lo que la llevó a darse cuenta de que no había
un patrón discernible entre las mujeres que los aliens habían capturado, excepto que
todas eran relativamente jóvenes, de unos 20 años. Eran diferentes de todas las etnias,
todos diferentes tipos de cuerpos. Algunas estaban llorando, otras miraban
inexpresivamente para el frente, como si estuvieran en piloto automático. Algunas,
como ella, miraban a su alrededor, probablemente buscando un método de escape.

Uno de sus captores lideró la cadena en el frente y ella se dio cuenta de que tenía
10
una larga cola como una iguana, flotaba sobre el suelo mientras caminaba. Pasaron
junto a otro alíen y el que estaba en el frente le habló, una serie de sonidos sibilantes
Pág.

y guturales que sabía que ningún humano podría esperar replicar. Escalofríos
estallaron sobre su cuerpo a pesar del calor.

Unos momentos más tarde, fueron conducidas a la arena.

Era una gran estructura hecha de piedra. Nunca había estado en Roma, pero había
visto el Coliseo en fotos... y este lugar se lo recordó. Excepto que no estaban en
Roma. Ni por asomo.

Automáticamente, levantó su mano para protegerse los ojos de la luz deslumbrante,


sus cadenas tintinearon. La parte superior de la arena parecida al Coliseo estaba
abierta y sus ojos se abrieron cuando vio dos soles. Las brillantes estrellas se hundían
constantemente en el horizonte, arrojando un intenso resplandor dorado sobre la roca
roja finamente molida seguida de profundas sombras por las estructuras de pilares
de piedra que sobresalían hacia el cielo enrojecido.

Un grito histérico brotó de las mujeres mientras eran conducidas a la roca, y unos
momentos después, Kate se dio cuenta de por qué. La roca estaba caliente. Las
lágrimas picaron sus ojos cuando sus pies descalzos hicieron contacto. Ella saltó de
un pie a otro, las plantas de sus pies comenzando a ampollarse. El alíen que conducía
a las mujeres encadenadas emitió un sonido áspero y abofeteó a la chica al frente de
la línea en la cara, sacudiendo su cabeza hacia un lado.

La mujer gimoteó. La mayoría se callaron, pero la multitud solo creció más fuerte.
Kate apretó los dientes, tratando de ignorar el dolor mientras tiraba de las cadenas,
probándolas. Estaba empezando a darse cuenta de que estaba en una profunda
mierda. Seriamente, en una profunda mierda. Esto se estaba haciendo cada vez más
real a cada segundo.

Lo que también se hizo más evidente fue que el escape podría ser imposible. Las
cadenas eran gruesas y fuertes. No había forma de que pudiera romper sus ataduras,
11

no sin algún tipo de herramienta. E incluso si de alguna manera lograra escabullirse,


¿qué tan lejos llegaría? Estaba en un extraño planeta alienígena. Todo lo que creía
Pág.

conocer estaba volviéndose lentamente en su cabeza.


Y pronto, sus pies también serían inútiles. Cada paso acumulaba más dolor en su
espina dorsal. ¿Podría correr si se escapaba? Necesitaba ser inteligente.

“Enfócate”, se ordenó a sí misma.

Sus ojos finalmente se ajustaron a la luz y escudriñó las gradas del Coliseo. Un nudo
se atravesó en su garganta cuando se dio cuenta de que había diferentes especies de
alienígenas. Algunos se veían como sus captores, un tipo alien humanoide lagarto,
pero otros... no tanto. Algunos no eran más que manchas gelatinosas de materia,
otros parecían más humanos. Aparentemente habia miles de ellos. El ruido
combinado de sus idiomas y sonidos creó un zumbido ensordecedor que le provocó
un intenso dolor de cabeza.

Y luego, de repente, se callarón.

La voz sibilante y crepitante de uno de sus captores llenó la arena. El alien lagarto-
humanoide usaba algo así como un micrófono que amplificaba su voz y lo que fuera
que estaba diciendo fue recibido con aplausos.

Las mujeres fueron arrastradas a una plataforma vacía, a solo unos pasos del piso de
la arena, y Kate agradeció el alivio de la sombra debajo de ella por la piedra. Estaban
alineadas de modo que estaban una al lado de la otra, completamente expuestas y
desnudas. Sus pezones se tensaron en puntos rígidos por el miedo, por la
vulnerabilidad, y tragó saliva, tratando de dar con algún tipo de plan. Siempre había
tenido un plan.

La mujer a su lado era una rubia estilizada y delgada. Había una profunda cicatriz
que le corría por un lado del muslo. Lo que más sorprendió a Kate fue que la mujer
parecía tranquila. Miraba hacia la multitud de alienígenas como si fuera una
ocurrencia diaria, como que lo hubieran visto millones de veces antes.
12

La mujer la vio mirarla e inclinó su cabeza un poco, antes de que su mirada se


Pág.

dirigiera hacia el alienígena al final de la línea que las había asegurado en las gradas.
Parecía extraño presentarse, especialmente en una situación como esta, pero la mujer
habló antes de que Kate pudiera hacerlo

—Te acostumbras después de un tiempo, — murmuró la rubia en voz baja. La


ruidosa voz alienígena zumbaba de fondo, recibiendo aplausos de vez en cuando.

Kate dejó salir el aliento. — ¿Has hecho esto antes?

—Esta es mi tercera vez.

— ¿Qué?, — Kate se sintió mareada de repente. — ¿Que está pasando?, ¿Dónde


estamos?

—Baja tu voz, —dijo la rubia en un susurro. —O vendrán aquí.

—Lo siento, — Kate susurró, sus brazos temblaban. —Yo solo... no sé lo que está
pasando.

—Solo yo y la pelirroja al final hemos regresado, — dijo, inclinando la cabeza hacia


la fila de mujeres. La rubia miró hacia la arena frente a ellos. El aire estaba cargado
con una electricidad que picaba su piel a conciencia. Se sentía... siniestro. La rubia
continuó, —Esta es una pelea. El ganador toma su elección.

— ¿Elegir qué?

La rubia la miró extrañamente. A nosotras.

Kate sintió físicamente cómo la sangre desaparecía de su rostro. Todo pensamiento


se detuvo y ella solo pudo decir: —Pero son aliens.

—No mierda, Sherlock, — burlándose de sí misma.


13

—Como dije... te acostumbras después de un tiempo. ¿Mi primera vez? Me volví loca.

Kate quería reírse, el tipo de risa histérica que la gente solo tenía cuando no podían
Pág.

creer lo que estaba pasando o cuando algo había ido en serio, muy mal.
— ¿Qué pasa después de eso? ¿Qué sucede después de que uno... te recoge?

Kate se encogió de hombros y sus cadenas sonaron al juntarse.

—Mordí al primero que intentó llevarme, así que eligió a otra chica. Tu conjetura es
tan buena como la mía. Pero digamos que creo que hay una razón por la que estamos
desnudas.

“¿Cómo puede estar tan tranquila y pacifica sobre esto?”, Kate se preguntó.

Se dio cuenta de la respuesta un momento después. Porque tenía que estarlo. Kate
se dio cuenta de que enloquecer no la llevaría a ninguna parte. Era muy probable que
la rubia hubiera llegado a la misma conclusión: que estaban jodidas en el camino del
escape. Sus opciones eran limitadas.

El alienígena debe haber terminado su pequeño discurso con una bomba porque la
arena se quedó en completo silencio antes de que estallara el caos. Kate se dio cuenta
de que estaban excitados, incluso más de lo que habían estado antes. Y no pudo
evitar preguntarse por qué.

Levantó la vista hacia los rayos del sol y se dio cuenta de que esa era la menor de
sus preocupaciones. ¿Cómo diablos iba a salir de este planeta y volver a casa?

Las puertas de acero a los lados opuestos de la arena sisearon, abriéndose lentamente.
La multitud se calló. Con la respiración contenida, Kate observó cómo un
extraterrestre corpulento y encorvado emergía del túnel. Tenía dos piernas y dos
brazos, pero sus miembros parecían estirados, unidos por músculos
sorprendentemente gruesos. Su piel era de un marrón suave, sus dientes afilados
como cuchillas de afeitar. La baba se acumulaba en el suelo mientras caminaba y el
alien soltó un rugido tan ensordecedor que hizo que el pelo de sus brazos se pusiera
14

de punta.

Si esta pelea era para lo que Kate pensaba que era, tomar a una de ellas como esclava
Pág.

sexual, había aún más razones para defenderse. No había forma de que dejara que
algo así se le acercara, que la tocara.

Otra gran preocupación, sin embargo, acababa de aparecer. Caminando a través de


las puertas dobles en el lado opuesto de la arena, un hombre. No, no era un hombre,
se dio cuenta. Uno de ellos. Un alien. La multitud se volvió absolutamente loca
cuando lo vieron.

Un pulso de consciencia revoloteó a través de Kate, reverberando hasta sus huesos.

El alien era inmenso. Fácilmente de dos metros trece de alto con montañas y
montañas de músculos que se alineaban en sus hombros, su pecho, su abdomen, sus
antebrazos, sus gruesos muslos. Su piel no era verde, marrón, o azul, sino más bien
un sutil dorado. Su piel brillaba como un espejismo, reflejando la luz del sol que se
desvanecía. Sin embargo, eso no era lo más extraño. Él tenía cuernos. Cuernos
negros que sobresalían de sus sienes y se curvaban alrededor de su cabeza,
desvaneciéndose en un cabello largo y oscuro que le caía hasta la mitad de la espalda.
No llevaba armadura, como el otro alien. El dorado estaba desnudo en el pecho,
orgullosamente mostrando una multitud de cicatrices que cruzaban y diseccionaba
su piel. Una banda de oro sólido envuelto en uno de sus bíceps y vio el destello de
metal perforado a través de sus pezones oscuros.

Brutal. Mortal. Intenso.

Cualquiera de esas palabras lo describiría.

Lo que más la sorprendió fue la fuerte sensación en sus pechos mientras lo miraba.
Y el débil latido entre sus muslos. Kate se maldijo a sí misma. Sentir deseo era lo
último que debería sentir en este momento. Había sido secuestrada. Estaba
encadenada y desnuda en una arena llena de alienígenas. Estaba alineada ante dos
de esos aliens que estaban a punto de luchar entre sí para tomar a una de ellas.
15

Entonces, ¿por qué no podía apartar su mirada de él?


Pág.

El alien miró alrededor de la arena, escudriñando a la multitud, con los ojos


entrecerrados, como si buscara algo. Sus ojos siguieron la línea de mujeres en las
que estaba parada. Y luego, de repente, la estaba mirando directamente. No a la rubia
junto a ella. No a la mujer del otro lado con una impecable piel de color moka. A
ella.

No había duda. Su expresión no cambió, pero algo en las líneas de su cuerpo lo hizo.
Todo su cuerpo se tensó, su estómago se apretó. Por un momento, Kate se preguntó
si ella lo había enojado de alguna manera.

A sus costados, sus manos flexionadas. Tenía garras, punta afilada en uñas negras.
Kate tragó aire. ¿Por qué el aire era tan delgado de repente?

Entonces, apartó su mirada de ella como si se obligara a hacerlo. Sus ojos buscaron
a su oponente. Kate se sintió mal por el alien marrón claro. Casi.

Por el rabillo del ojo, vio que la rubia la miraba. Kate se volvió hacia ella, su corazón
latía con fuerza, repentinamente muy nerviosa sobre cuál sería el resultado de la
pelea.

La piedad brilló en los ojos de la rubia. Porque sabía lo que Kate ya sospechaba.

—Buena suerte, —susurró la rubia.

Más rápido de lo que Kate podía pestañear, la pelea comenzó.

16
Pág.
Matar. Proteger. Compañera.
El instinto se alzó dentro de Vaxa'an, una presencia familiar y reconfortante dentro de
él. El Instinto había sido parte de su ser desde su nacimiento, pero nunca había
sentido esta urgencia, esta necesidad, este frenesí.

La pelea había comenzado con un golpe de sus garras negras. En el Pozo, no se


permitían armas. Vaxa'an sintió que el cuero marrón del Nusseer cedía, sintió el cálido
chorro de sangre negra goteando por sus garras. Esta sería una pelea rápida. Una
necesaria.

La humana sería su compañera. Vaxa'an apenas podía entender eso, pero la verdad
resonó a través de él, tan claro como los soles gemelos nacientes en Luxiria.

Aunque el instinto la deseaba ferozmente, Vaxa'an no pudo evitar que la decepción


barriera su cuerpo. Los humanos eran débiles, vistos como nada más que criadores y
compañeros de placer. Había escuchado que una mujer humana podía hacer que un
hombre viera las estrellas al aparearse, que sus cuerpos blandos eran flexibles y
generosos... pero todo lo que veía era debilidad. Una compañera humana tendría
dificultades para sobrevivir en Luxiria, donde la fuerza bruta (incluso entre su
población femenina en rápida declinación) era poderosa. Los Luxirianos eran una
raza guerrera, criados por linajes fuertes y orgullosos. Desde muy pequeños, eran
entrenados usando solo los métodos más duros. Era un insulto suficiente que Vaxa'an
tuviera que buscar fuera de su raza para continuar su línea. Como líder de su pueblo,
17

necesitaba asegurar la supervivencia.


Pág.

Pero una humana...


Eran una especie relativamente nueva que se dio a conocer, de un planeta llamado
'Tierra'. Podía implantar fácilmente su lenguaje en su mente una vez que regresara a
casa, pero ¿sería necesario? Él solo pretendía procrear con ella, crear herederos. Su
padre había sido el Primer Líder, un título transmitido a Vaxa'an después de su muerte.
Sería su deber impregnarla.

Vaxa'an no podía negar que el pensamiento aceleró su sangre y agitó su polla en sus
coberturas. Su humana era exuberante. Sus pezones eran de un suave color rosa que
quería mamar. Su cuerpo ciertamente parecía flexible, parecía que podía soportar un
apareamiento duro que un Luxirian como él podía darle. Ella estaría impregnada
antes de que terminara el ciclo lunar, se juró a sí mismo, humana o no. Esquivó un
golpe de las garras de Nusseer, asegurándose de no tocar su saliva. El veneno se
infiltraría en sus huesos si no se enfocaba.

Su entrenamiento se inició. Se impacientó por tomar a su compañera.

Dejó que el instinto se hiciera cargo, dejó que guiara sus movimientos y lo hizo más
rápido, más fiero, más mortal. Esquivó, arremetió, debilitó a su oponente como había
sido entrenado para hacerlo, esperando el momento oportuno para atacar. Cada
movimiento fue calculado.

El Nusseer sabía el momento en que su vida fue abandonada. La comprensión


parpadeó en sus ojos oscuros justo antes de que Vaxa'an extendiera su brazo y clavara
sus garras profundamente dentro de la gruesa piel de su vientre, donde estaba su
corazón. Apretó su puño, haciendo estallar el órgano, y el Nusseer se dejó caer a sus
pies, sacudiendo el suelo como un terremoto.

El rugido ensordecedor de la multitud se encontró con sus oídos mientras limpiaba la


sangre de su oponente sobre su pecho, un signo de respeto por su vida y su victoria.
Era un honor usar la sangre de la criatura. Su mirada buscó la de su compañera y el
18

instinto retumbó en su pecho, su necesidad se multiplicó por diez.


Pág.

Compañera. Follar. Poseer.


Sin apartar la mirada de ella, caminó hacia el puesto donde estaba con los demás. De
cerca, la estudió. Su boca se hizo agua, sus ojos viajaron sobre sus curvas, su coño
expuesto, sus pechos llenos. Sus labios tenían un extraño tono seductor rosa, pero se
veía más pálida que unos momentos antes. Sus ojos también eran extraños. Negro en
el centro, luego verde y luego blanco. Diferente. Y era pequeña. Se paraba en el
soporte del suelo y solo llegaba a su pecho.

Vio que sus ojos se enfocaban en la mancha de sangre negra en su pecho y su columna
se enderezó con orgullo. Ella debería saber que mataría por ella, que la protegería de
cualquier daño, que sería quien le proporcionaría hasta el final de sus vidas.

No importaba que fuera humana, decidió en ese momento. Era suya. Su gente lo
aceptaría con el tiempo. Tenía que dar el ejemplo de que esta era la única forma en
que sobreviviría su raza, al continuar la línea a través de la cría entre especies.

Un Krevorag se acercó con su piel escamosa y sus ojos oscuros, le dijo a él en su


idioma: —La quiero a ella. Libera las cadenas.

El Krevorag había comenzado el Pozo. No sabía que solo se ofrecían mujeres


humanas y le pareció extraño que otras especies estuvieran ausentes. Algunas mujeres,
específicamente Wrillonians, se ofrecían como voluntarias para el Pozo, deleitándose
por la ferocidad de los hombres que luchaban por su derecho a reproducirse con ellas.
Algunas, sin embargo, no venían dispuestas. Vaxa’an ignoró las implicaciones morales
de su participación. Se dijo a sí mismo que era necesario, que necesitaba una especie
elegible como criadora. En el momento en que su Instinto la había elegido, sabía que
los humanos serían compatibles.

El Krevorag se acercó a la hembra y ella giró sus ojos hacia él, dando un paso atrás,
tratando de evitarlo. Aproximándose, el Krevorag tiró de ella hacia adelante, siseando,
pero un bajo gruñido de Vaxa'an detuvo su brazo inmediatamente.
19

—La marcas y saborearé tu muerte, — advirtió Vaxa'an, en un tono mortal. Vio que su
Pág.

mujer se estremecía y el Krevorag hizo un rápido trabajo con sus cadenas,


desenganchándola, antes de volver a unir los enlaces con las otras hembras.

Vaxa'an se adelantó para tomar a su compañera pero solo tuvo un breve momento
para disfrutar la sensación de su cálida piel contra la suya antes... de que ella lo
mordiera.

Sus pequeños dientes romos hicieron poco para causar dolor. Estaba más
sorprendido que cualquier cosa, dándole la oportunidad que sin duda deseaba. Luchó
contra su agarre, rasguñando su pecho con sus garras. Pero al darse cuenta más de
cerca, se dio cuenta de que no tenía garras, solo uñas tan romas como sus dientes.

La multitud se divirtió, sin duda borracho por cerveza Krevoragian, lo que no hizo
sino aumentar su histeria. Según el rumor, no era nada nuevo. Una mujer había
mordido a un guerrero antes y algunas habían intentado escapar. Desafortunadamente,
los temores originales de Vaxa'an sobre los humanos eran correctos. Eran débiles. La
sometió fácilmente, levantándola en sus brazos, la sangre de su oponente mojándole
el costado.

Luchó contra él, lanzando ataques de ira, frustración y miedo. Con el tiempo, se daría
cuenta de que no tenía nada que temer de él. Convertiría su ira en necesidad y su
frustración en deseo. Lo follaría directamente fuera de ella.

Sintiendo su forma exquisita presionada contra él, decidió que tres herederos no
serían suficientes. Engendraría muchos, muchos más con esta hembra. Su atracción
hacia ella debería asustarlo, pero todo lo que sintió fue alivio y perversa anticipación.

—Suficiente, mujer, —gruñó, sintiendo sus luchas vibrar directamente a su miembro.


Pelear ya hizo que se le acelerara la sangre. Había una razón por la cual los Luxirianos,
además de ser una raza guerrera, también eran conocidos por sus necesidades más
carnales.
20

—A menos que quieras que te acueste aquí y te folle...


Pág.

Por supuesto, ella no le entendería así que no respondió a su regaño. Vaxa'an


necesitaba llevarla a su nave, para que pudieran irse de este planeta y regresar al suyo.
El viaje solo duraría tres tramos, pero era necesario. Si pudiera llevarla dentro ya
mismo, no sería lo suficientemente pronto.

Ella estaba gritando algo en su oído, que sonó como, “¡Suéltame, suéltame!" Vaxa'an
necesitaría implantar su lenguaje tan pronto como llegara a su barco. Habían pasado
muchos, muchos ciclos lunares desde que necesitó el implantador de lenguaje, por lo
que le rogó a las Parcas que funcionara. La mujer continuó luchando en su agarre.
Apretó su agarre, pero decidió arrojarla sobre su hombro para someterla lo mejor
posible. Ella chilló contra su espalda desnuda e hizo una mueca, sus oídos sensibles.

Su amplio culo estaba en exhibición para toda la arena e ignoró la posesividad que lo
devoró. Para motivarla aún más a que cesara su lucha, bajó su mano sobre su trasero,
no con fuerza, pero la dejó en su mejilla derecha como advertencia, su Instinto
ronroneó contento ante la sensación de ella.

La hembra finalmente se calmó, se congeló, y él caminó hacia el túnel hacia la bahía


del barco. Las especies de todo el universo llegaban al Pozo, para ver las luchas o para
tratar de ganar una mujer para ellos. Como Primer Líder de Luxiria, le habían dado
la primera pelea de la noche y los Krevorags se habían emocionado por su repentina
aparición. Por lo que sabía, era el primer guerrero de Luxir que quería un turno en el
Pozo.

En la bahía del barco, vio su nave, un Luxirian emergiendo al acercarse. Era Lihvan.

—Primer Líder, — su general de guerra lo saludó con un respetuoso asentimiento, sus


ojos oscuros se desviaron hacia la mujer humana colgada del hombro. Aunque
Vaxa'an y Lihvan eran tan cercanos como hermanos de sangre, su general conocía las
costumbres y las respetaba ante el público. —Veo que saliste victorioso.
21

—Sí. — Su pecho se hinchó con orgulloso. Él sostuvo la mirada de Lihvan. —Mi luxiva.
— Su compañera. O, al menos, ella lo sería. Muy pronto.
Pág.
— ¿El instinto la eligió para ti?

—Sí.

Antes, cuando había una gran cantidad de Luxirians femeninas, el instinto elegía una
hembra más compatible con fines de cría. Su raza era monógama y los Luxirian eran
infamemente posesivos de sus hembras. No compartían, pero no era raro que los
compañeros de crianza terminaran mutuamente su unión una vez que los jóvenes eran
traídos al mundo. Si sucedía, el instinto elegía a otra mujer y el ciclo de reproducción
comenzaría de nuevo.

Pero una luxiva era diferente. Vaxa'an lo sentía, en lo más profundo de sus huesos. El
instinto lo sabía. Le pediría a los Destinos que bendijera su unión y, si lo hacían,
Vaxa'an y su mujer humana se aparearían de por vida. El vínculo más profundo. Un
enlace predestinado. La más fuerte de las conexiones. No habría otros para ellos
durante su vida.

Su general inclinó su cabeza. —Lo felicito por los más altos honores, Primer Líder.

Lihvan desvió la mirada, pero Vaxa'an había visto la envidia en sus ojos. Su amigo más
viejo había querido encontrar una luxiva, siempre y cuando tuviera cualquier Luxirian.
Pero después de la enfermedad que se había extendido a través de las hembras como
un incendio, muchos hombres habían perdido la esperanza. El hecho de que Vaxa'an
había encontrado una luxiva humana... abría un mundo de posibilidades, para él y sus
hombres.

— ¿Nos vamos?, —Preguntó Lihvan, echando otra mirada a su compañera.

La tripulación y la presencia de Lihvan eran cautelosas. Si sus enemigos hubieran


sabido que el Primer Líder viajaba solo al Foso... podrían haber tenido la oportunidad
de acabarlo Vaxa'an asintió brevemente. —Inmediatamente.
22

Estaba ansioso por tener a su mujer en casa.


Pág.
Kate miró la espalda cicatrizada del alíen dorado, dividida entre el miedo y la
incredulidad. La había sacado de la arena como un saco de patatas arrojado sobre su
hombro, su culo desnudo en exhibición, todo en exhibición. Y eso fue después de
verlo meter su mano dentro del cuerpo de un alien y apretar su corazón hasta que
este cayó muerto al suelo. Ella se estremeció, pensando en su poderoso cuerpo, la
forma en que había golpeado al alien marrón en un abrir y cerrar de ojos. Él era letal,
peligroso.

Debería tener miedo. Pero cuando Kate escuchó las vibraciones guturales de su voz
mientras hablaba con alguien que no había visto- en un idioma extraño, algo que
todavía estaba tratando de envolver su cabeza, sintió los signos reveladores de
excitación.

“¿Qué demonios es lo que me pasa?” ella pensó, casi consternada. Una sangre negra
y pegajosa estaba manchada en su costado, el lugar donde el alien dorado se había
pintado con ella y, sin embargo, no podía sentirse completamente disgustada. Debía
estar perdiendo la cabeza. Estar en estado de shock, o algo así. No había ninguna
razón por la que se sintiera atraída por él.

Su piel se sentía extrañamente fría contra su cuerpo. Y a pesar de que lo había visto
pelear unos momentos antes, no vio un atisbo de sudor. Su olor, sin embargo... su
aroma golpeó su corazón. A nivel químico, estaba más atraída por él que por cualquier
hombre humano con el que alguna vez se hubiera encontrado.
23

“¿Un alien incluso emite feromonas?” pensó salvajemente y luego casi se rió. Ella lo
estaba perdiendo.
Pág.
Kate sopesó sus opciones. Tensó su cuello, levantando su cabeza para poder ver
dónde estaba, sintiendo un doloroso arco en su espina dorsal. Estaban en una especie
de muelle, pero para barcos. Naves espaciales aliens de diferentes especies se
arremolinaban alrededor, como una escena sacada de Star Wars. Soltó un aliento
constante, tratando de calmar la acelerada de su corazón.

Su alien se movió, sus músculos se flexionaron y tiraron mientras avanzaba hacia una
rampa de metal. Mientras Kate se preguntaba qué demonios iba a hacer a
continuación, miró la espalda desnuda del alien. De repente, se dio cuenta de que no
era tan dorado como originalmente pensaba. Su piel era como una piel dura, fría al
tacto. La textura de su piel era similar a escamas, pero tenía una cualidad iridiscente
que se veía dorada a la luz de la arena. Ahora, en el muelle del barco, su piel brillaba
plateada, la luz rebotaba.

Realmente estaba perdiendo la cabeza porque, por un breve momento, Kate pensó
que su piel era hermosa.

Pensó que estaban abordando un barco, estirando el cuello para ver la rampa por la
que acababan de llegar. Se estaba retrayendo a sí misma cuando las puertas de la nave
silenciosa y suavemente se cerraron juntas.

Una luz brillante iluminaba la nave espacial. Oyó hablar a su alien, pero a quien no
podía ver. Sus pies nunca se detuvieron ni por un momento. Escuchó otras voces y se
preguntó, con la cara caliente, cuántos aliens extraños la estaban viendo así.

Sus fuertes y musculosas piernas devoraron la nave. ¿Qué tan grande era esto? Sintió
que había caminado más de un cuarto de milla, girando y girando por pasillos angostos
sin una sola zancada. Cada nueva voz que escuchaba, siempre escuchaba lo mismo,
una palabra que sonaba como ix-ravax-on. ¿Era ese el nombre del alienígena?
24

Finalmente se detuvieron. Su mano salió de su culo, de alguna manera había olvidado


que estaba allí, y luego escuchó una serie de pitidos antes de que una puerta se abriera.
Pág.

El alien entró y oyó que se cerraba detrás de ellos.


De repente, salió de su hombro y Kate gritó sorprendida, solo para encontrarse
nuevamente acunada en sus brazos. Él frunció el ceño mientras la colocaba,
sorprendentemente con gentileza, sobre algo suave. Miró hacia abajo, viendo que era
una gran cama cubierta de pieles y salió disparada, alejándose del descomunal e
increíblemente grande alienígena, su construcción de miedo, estaban en una
habitación grande y oscura.

— ¿Qué quieres conmigo?, — Preguntó ella, su voz sonaba aterrorizada. —Porque…


Ella se calló, demasiadas preguntas pululando en su mente, lo que dificultaba formar
una oración coherente, no es que él le entendiera de todos modos. ¿Por qué estaba
aquí? ¿Por qué la tomó? ¿Esperaba que tuvieran relaciones sexuales?

"No va a suceder", pensó, decidida, mirando al alien.

Sus rasgos eran tan extraños como recordaba, ligeramente humanos y aún... no. Algo
sobre él gritaba depredador. Y ella era su presa.

Parecía aún más grande en la habitación. Su amplitud absorbió todo el espacio. Los
ojos de Kate se fijaron en sus cuernos oscuros, que parecían más rectos de lo que
recordaba anteriormente, y luego descendió hasta sus pezones perforados, y las
extrañas cicatrices que le marcaban la piel.

Sus ojos eran diferentes a los ojos humanos. Tenía pupilas negras, pero el resto era
iris, nada de blanco. Sus iris eran como su piel. Ellos reflejaban la luz. En este
momento, brillaban plateadas y ella mentiría si dijera que no era espeluznante.

Sus pupilas se movieron hacia su cuerpo todavía desnudo y con un grito ahogado,
Kate tiró de la piel que cubría la cama y la usó para proteger su propia desnudez. Ella
lo miró, aunque sus manos temblaban. Cuando intentó decirle que se aleje, su lengua
se pegó al paladar.
25

El alien la estudió, sus sorprendentemente llenos labios aún fruncían el ceño.


Pág.

Luego habló, su voz profunda y gutural la recorrió como una ola. Kate no entendió
nada. Siguió repitiendo una palabra: ¿frixavir? E hizo un gesto hacia la cama. ¿Él
quería que ella se acostara? Sobre su cadáver. Ella no se convertiría en su puta.

— ¡Yo-yo no sé lo que estás diciendo! ¡Pero no voy a tener sexo contigo! —Kate
finalmente gritó, frustrada, cansada y asustada. Su mundo entero simplemente se
habia volteado completamente sobre su cabeza. Todo lo que conocía ya no tenía
sentido. Estaba al borde de las lágrimas mientras se preguntaba qué hacer.

Cuando una lágrima goteó por su cara, su discurso se detuvo abruptamente y su


enorme forma avanzó. Su primera reacción fue apartarse de él, pero se mantuvo firme,
conteniendo la respiración.

El contacto del alien la sacudió. Las yemas de sus dedos estaban frías, al igual que su
piel, y fueron suaves cuando trazó el camino de su lágrima antes de alejarse a toda
velocidad. Inspeccionó el líquido en la yema del dedo y ella se preguntó si él podría
llorar, si pensaba que era tan extraña para él como lo era para ella.

Buscando sus ojos una vez más, se acercó más, irrumpiendo en su espacio personal
como una bola de demolición. La presionó contra la pared de la habitación, su pecho
ensangrentado al ras contra las pieles que ella apretaba alrededor de su cuerpo, pero
su inesperada presencia no tenía la intención de intimidar. Al menos pensó eso. La
expresión de su cara podía significar cualquier cosa, ¿qué sabía ella sobre el lenguaje
corporal de un alien? Pero sintió que sus miembros se relajaban, solo ligeramente.
Ella exhaló el aliento que había estado conteniendo.

—Luxiva... ta rix l'an.

Las palabras desconocidas sonaron líricas a sus oídos. No sabía por qué, pero se sentía
consolada por ellas, como si una parte de ella supiera exactamente lo que estaba
tratando de decir. O tal vez solo estaba agarrando pajas, su mente finalmente se
26

sometió al agotamiento.

Su mano acarició su cabello, frotando los mechones entre las yemas de sus dedos. El
Pág.
cuero cabelludo de Kate hormigueó, sus ojos se cerraron por un breve momento.

Su cabeza ladeada a un lado. Su pecho retumbó y luego dijo, “Krav”. Retrocedió,


extendiendo sus manos como si no quisiera que se moviera. Hizo un gesto hacia la
cama otra vez y luego estaba junto a la puerta. Se abrió de golpe, sus ojos brillando.
"Krav luxiva".
Dio la vuelta... y luego se fue.

Miró el lugar que acababa de ocupar, en la puerta cerrada de acero de la habitación,


y se preguntó si estaría prisionera allí. Con pasos tentativos, ella se acercó. Había un
teclado sobre su cabeza y ella extendió la mano, presionando sus dedos contra los
extraños botones y símbolos. Hubo una sacudida y retiró su mano, siseando
sorprendida. El teclado emitió un ruido áspero y luego volvió a ser silencioso. La
puerta no se abrió.

Probó con otro botón, solo para tener los mismos resultados. Luego otro. Luego otro.
Después de que ella los probó a todos, su estómago cayó con temor.

Kate giró de regreso a la habitación, buscando otra puerta. Había uno al otro lado de
la pared izquierda. Esta realmente se abrió cuando la tocó con la mano, pero reveló
una especie de baño, completo con algo que parecía un inodoro directo de Japón y
un puesto cilíndrico que supuso que era una ducha. Volviendo a la habitación,
descubrió una pequeña ventana junto a la cama de pieles y corrió hacia ella.

Su corazón dio un vuelco en su pecho.

—Oh, hombre, —susurró Kate, con los ojos muy abiertos, mientras miraba hacia el
espacio abierto, una vista que una vez había creído con el ciento por ciento de certeza
de que nunca vería en su vida. La nave se movía ahora, tarareando, prácticamente en
silencio, pero cuando colocó una palma sobre el frío metal de las paredes, sintió una
27

sutil vibración. Las estrellas brillaban contra el fondo oscuro y su mano se estremeció
cuando extendió la mano para tocar el cristal.
Pág.
Kate se dejó caer sobre la cama, sentándose cautelosamente en su borde, agarrando
las pieles contra su pecho desnudo, mientras miraba por la ventana. Quería llorar, se
dio cuenta. Pero no resolvería sus problemas; nunca lo hacía. Tenía que pensar en
esto lógicamente y para poder hacer eso, necesitaba un plan. Siempre tenía un plan.
Ayudaban a centrarla, a enfocarse.

Kate hizo una lista en su cabeza. Necesitaba descubrir quiénes eran estos alienígenas,
por qué el alien plateado / dorado con los ojos extraños y la piel hermosa la había
tomado, que planeaba hacer con ella y, lo más importante, cómo iba a regresar a la
Tierra. Necesitaba averiguar a dónde iban, averiguar cómo comunicarse con ellos,
ya que obviamente no hablaban español y si podía convencerlos de que la llevaran a
casa.

En su mente se formó un plan simple: trataría de comunicarse con su alien y tratar de


no enloquecer en el proceso, y luego descubriría su propósito. Pequeños pasos. Una
vez que lograra esas dos cosas, reevaluaría su posición. Simple.

Sí, claro, pensó ella. La nave espacial viró y el planeta del que acababa de despegar
apareció a la vista. Era un planeta rojo, diferente a todo lo que ella había visto antes.

Toto, tengo la sensación de que ya no estamos en Kansas...

**********

Vaxa'an se dirigió al centro de comando. Sus guerreros inclinaron sus cabezas


respetuosamente al pasar, pero luego continuaron con sus deberes. Sintió que la nave
28

espacial comenzó a acelerar y luego se produjo una sacudida suave, lo que indicó que
se habían desconectado de la bahía de alimentación. Pronto, estaban en el espacio
Pág.
abierto y fuera de la superficie del planeta del Pozo. Pasó junto a una gran ventana
que miraba hacia la oscuridad de la galaxia en la que se encontraban. Ansiaba su
planeta de origen, y agradeció a las Parcas que solo le tomaría tres tramos alcanzarla.
Paciencia. Él siempre tuvo paciencia.

Su mente regresó a su mujer. Recordó el olor rancio del miedo que irradiaba de ella
y le revolvió el estómago. Él nunca la dañaría de ninguna manera. Nadie volvería a
dañarla nunca más.

Vaxa'an entró al centro de mando. Su tripulación lo saludó, mirando la sangre de su


muerte en su pecho. Había olvidado que necesitaba lavarse todavía. ¿Era por eso que
su mujer se había asustado? Debería sentirse orgullosa de que su hombre haya
derrotado a un enemigo.

—Kirov, — dijo, dirigiéndose a su asesor tecnológico. —Necesito un implante de


lenguaje. Inmediatamente.

—Sí, Primer líder, —dijo Kirov, con una leve sonrisa divertida en los labios. Kirov,
como Lihvan, era como un hermano de sangre para él. Vaxa'an tendría una mierda
de él más tarde, lo más probable.

— ¿Que lenguaje?

—Humano, —respondió Vaxa'an, deslizándose en la silla mientras Kirov ajustaba los


puntos láser directamente en sus ojos.

—Los Krevorags deben haber subido sus hallazgos a la terminal de idiomas.

Kirov se apartó de él y buscó en su base de datos de hologramas.

— ¿Qué lenguaje de la Tierra? Según los hallazgos de los Krevorags, hay más de seis
mil idiomas actualmente activos en la superficie del planeta.
29

Vaxa'an se sorprendió. — ¿Seis mil?


Pág.
—Más de seis mil, —corrigió Kirov.

Obviamente, los humanos estaban más avanzados y extendidos de lo que Vaxa'an les
había dado crédito. En Luxiria, solo había tres idiomas activos, aunque uno de ellos
era el idioma antiguo. Solo los ancianos lo hablaban.

Tener más de seis mil idiomas implantados al mismo tiempo podría matarlo.

—Déjame escuchar una muestra de los mejores treinta idiomas.

Kirov hizo lo que le ordenó. Vaxa'an escuchó clips de sonido, tratando de determinar
qué idioma hablaba su hembra humana. Ella solo había dicho algunas líneas, pero las
palabras y su agradable voz estaban impresas en él, como un toque.

Después de la duodécima muestra, finalmente encontró su lengua materna.

—Implanta este lenguaje. ¿Cómo se llama?

—Este se llama Es-pai-niol Específicamente atribuido a una tierra llamada 'Nur-th A-


mira-ka'. Vaxa'an archivó ese conocimiento. Kirov tocó la pantalla del holograma y el
código comenzó a correr.

—Implantar en tres, dos, uno.

El láser se encendió de azul y se iluminó directamente en sus pupilas. Por un breve


momento, Vaxa'an quedó cegado y la repentina presión en la base de su cuello lo hizo
gruñir. Implantar un idioma era un factor estresante en su mente, pero necesario. Solo
había necesitado hacer esto algunas veces en su vida, principalmente para charlas con
embajadores y alianzas comerciales. Sabiendo que el idioma de su Luxiva era una
prioridad. Quería comunicarse con ella, calmar sus miedos.

Todo el proceso solo tomó unos momentos. Cuando terminó, Vaxa’an cerró los ojos,
30

con las sienes palpitando, pero se recuperó rápidamente.

—Recita el código de Luxirian en “es-pai-niol” dijo Kirov. Vaxa'an le lanzó una mirada
Pág.
y los labios de su amigo se crisparon, su cabeza inclinada hacia abajo. —Primer líder.

Sin embargo, Vaxa'an lo recitó, tratando de diferenciar en su mente la enredada red


de este “es-pai-niol”, peinando los otros hilos de idiomas que ya había implantado.
Sin práctica, tendían a convertirse en un desastre desordenado en su mente. Ahora,
sabía que su idioma se llamaba "Español”, pero sería difícil para los luxirianos
pronunciar la palabra correctamente.

Probó las nuevas y extrañas palabras, pronunciando el código que la mayoría de los
jóvenes luxirianos aprendían desde el momento en que ingresaban al entrenamiento
militar, sobre el orgullo de Luxirian, la hermandad y la defensa de su planeta.Kirov
parecía complacido.

—No entendí una palabra. Pero coincidía con la muestra que cargaron los Krevorags.
Es difícil decir qué tan efectivo es hasta que lo uses con tu luxiva.

Vaxa'an se levantó de la silla, alejando el láser. —Veo que Lihvan tiene una boca más
grande de lo que pensaba. —Kirov rodó sus hombros hacia atrás, sin disculpas.

—Viniste aquí por una criadora. Regresaste con una luxiva humana. Las palabras
correrán en casa. Más hombres querrán luchar en el Pozo ahora que hay...
posibilidades.

Vaxa'an sabía que ese sería el caso desde el momento en que se dio cuenta de las
implicaciones de un compañero humano.

— ¿Y tú mi amigo? ¿También pelearás? —Kirov lo miró a los ojos y Vaxa'an vio su


respuesta antes de hablar.

—Sí. Tal vez peleare en el Pozo, hasta que mi instinto encuentre una criadora
adecuada. Tal vez no tenga tanta suerte como para encontrar a mi luxiva, como lo has
31

hecho, pero al menos podría continuar la línea de mi padre con descendencia.

Vaxa'an le tomo el hombro. —Te deseo eso.


Pág.
Inclinando su cabeza una vez más, Kirov dijo: —Gracias, amigo.

Vaxa'an se apartó, volviéndose hacia la puerta, consciente de su tripulación en el


puente de mando. Estaba impaciente por volver con su mujer, comunicarse con ella.
Antes de irse, le dijo a Kirov: —Quiero que todos los que están a bordo sean
implantados. Asegúrate de que esté listo para cuando lleguemos a Luxiria.

—Sí, Primer líder.

32
Pág.
Vaxa'an entró en sus aposentos, la expectativa apretó su cuerpo. De inmediato, se
sintió impresionado por el suave aroma de su mujer. Con sus puños apretados a los
costados, su polla endureciéndose increíblemente rápido. Hizo que sus muslos
temblaran y se contraían.

Sus amplios y extraños ojos verdes lo saludaron mientras entraba en la habitación, la


puerta cerrándose zumbando detrás de él antes de cerrarse. Ella estaba sentada en el
borde de su plataforma para dormir, todavía agarrando las pieles alrededor de su
cuerpo suave y curvilíneo. Un gruñido vibró en su pecho. Era la forma en que
imaginaba que cuidaría de un buen y minucioso apareamiento, uno que tenía la
intención de darle pronto. Muy pronto, una vez que los Destinos bendijeran su unión,
la tomaría.

El instinto ronroneó dentro de él, acelerando su sangre, preparando su cuerpo para


aparearse. Pero Vaxa'an sabía que necesitaba calmar a su mujer. Había estado
asustada antes de que él la dejara y ese conocimiento no le cayó bien.

Estaba ansioso por hablar con ella, averiguar si el implante de lenguaje era lo
suficientemente preciso como para comunicarse. Los Krevorags no eran conocidos
por su minuciosidad. Vaxa’an contó sus bendiciones de que el lenguaje había sido
cargado en absoluto.

— ¿Cómo te llamas, mujer? — Preguntó, su boca formó sílabas y sonidos que eran
extraños para él.
33

La suave boca de su hembra se abrió y sintió una oleada de calor iluminar su sangre
Pág.

que ya corría. Dio un paso hacia ella inconscientemente, su instinto lo empujó a estar
lo más cerca posible.

—Tú-tú, — comenzó, sus ojos se precipitaron hacia la puerta cerrada detrás de él. —
¿Tu sabes español? Cómo…

—Me hice implantar tu lengua materna. Podré comunicarme contigo a partir de ahora,
al igual que mi tripulación. —Vaxa'an dio un paso más y ella saltó de su plataforma,
(en la que ahora no estaban durmiendo) y se aplastó contra la pared. Sus pieles
cubrieron su cuerpo por completo, pero Vaxa'an observó el contorno de sus
generosos pechos contra el material cálido.

La boca de Vaxa'an se aplanó, pero hizo un esfuerzo por suavizar su voz, acercándose
como si ella fuera un privixi asustadizo. Su cuerpo emitía un calor agradable, como
las estrellas gemelas de su Luxiria, calentándolo. Resistió el impulso, la necesidad, de
presionar su piel contra la de ella, de marcarla con su aroma para que todos los demás
hombres supieran que ella era suya y solo suya.

—No me temas, mujer, — la tranquilizó, sus manos se extendieron lentamente hacia


sus brazos desnudos. Sus pequeños puños eran blancos, agarrando la manta en sus
pechos. En el momento en que las yemas de sus dedos rozaron su piel, él gimió, sus
párpados se cerraron por el placer de hacerlo, la simplicidad y la rectitud de tocar a
su luxiva. Ella se sobresaltó, saltando, preparándose para alejarse de él.

Su Instinto reaccionó rápidamente.

Vaxa'an la agarró con fuerza, gruñendo, y luchó contra él. Demasiado tarde, sintió el
miedo que se desprendía de ella. La había asustado, de nuevo.

—Quédate quieta, luxiva, —dijo en voz baja, en guerra con su instinto. El Instinto
quería obligarla a someterse, empujarla hacia abajo en la cama y reclamar por
completo a su compañera, las Parcas serían condenadas. Vaxa'an quería ver su cara
34

arrugada por el placer, quería liberarse profundamente dentro y llenarla hasta el borde
con su semilla.
Pág.
—No te haré daño. —Ella continuó luchando, empujando su pecho. Una vez más, se
dio cuenta de cuán pequeña, cuán frágil era. Él podría someterla con una mano y
poco esfuerzo. Pero no se rindió y una parte de él se regocijó de que ella fuera
obstinada y decidida a escapar.

—Mi pequeña luchadora, — ronroneó, sintiéndose orgulloso. Él buscó la palabra


correcta en su idioma. —Prometo por mi honor que no te lastimaré.

— ¿No soy tu esclava sexual ahora? — Siseó, el terror y la ira creando un extraño brillo
en sus ojos que no le gustó. — ¿No es por eso por lo que luchaste en ese lugar?

— ¿Esclava sexual?, — Preguntó, frunciendo el ceño. Sus palabras se tradujeron en


palabras similares en su propio idioma. ¿Esclava sexual? La idea tenia cierto atractivo.
Vaxa'an la imaginó dispuesta y entusiasta por todos sus avances. Imaginaba follarla
cuando quisiera, como quisiera. Pero la sumisión implicada del "esclavo sexual". Y
aunque a su Instinto le gustaba la idea de un criador sumiso, Vaxa'an prefería
muchísimo a una compañera que lo mantuviera adivinando.

— ¿Dónde escuchaste eso? —Ella empujó contra él más fuerte.

Vaxa'an rápidamente se distrajo cuando su agarre en las pieles se aflojó y sus grandes
pechos, firmes y redondeados salieron. Sus pezones eran de color rosa oscuro y su
boca se humedeció mirándolos, queriendo chupar las puntas de cuentas en su boca y
nunca dejarlos ir. De vuelta en el Pozo, había visto todo su cuerpo y nunca se cansaría
de mirarla. Su polla latió en acuerdo.

—Luxiva, no serás mi esclava sexual. Serás mucho más. Ella se detuvo por un breve
momento.

— ¿Qué significa eso? — Se preguntó brevemente si el implante de lenguaje no tradujo


correctamente. Estaba a punto de preguntar, pero luego gritó: —Solo quiero ir a casa.
35

Por favor, solo llévame a casa.


Pág.

Vaxa'an apretó su mandíbula, sus dientes se juntaron. A pesar de su orgullo, no se le


había ocurrido que quisiera dejarlo. ¿No se daba cuenta de que era su luxiva? Era
más que una criadora. Era su compañera de vida. Estarían unidos en sangre, si los
Destinos los bendecían. Llevaría descendencia. Ellos formarían una unidad familiar.
Ella gobernaría una especie entera con él.

— ¿Quieres dejarme?, —Preguntó, todavía incrédulo.

—No te conozco, — exclamó, con los ojos brillantes como antes de que el extraño
líquido se hubiera filtrado. Sus luchas cesaron. — Desperté, encadenada y desnuda,
en un planeta extraño. ¿Te das cuenta de que de donde provengo, los alienígenas solo
son ciencia ficción? ¡No son reales! O al menos nadie los ha descubierto todavía. No
tengo idea de lo que está pasando. No tengo idea de por qué fui secuestrada de mi
casa y llevada a ese horrible lugar donde... donde te vi asesinar a ese alienígena.

Las sienes de Vaxa'an palpitaban, tratando de mantenerse al día con sus palabras
rápidas y procesarlas al mismo tiempo. ¿Alienígenas? Esa era su palabra para él, para
cada ser extraño que había encontrado hasta ahora. Sí, sabía que la Tierra era un
descubrimiento relativamente nuevo, pero pensó que, al menos, el planeta ya habría
tenido conocimiento de otras especies.

Su pecho se apretó cuando se dio cuenta de lo estresante, lo aterrador que debía ser
para ella. Quería protegerla, pero debía saber que nunca la dejaría ir.

— ¿Asesinato?, —Preguntó, con los entrecejos fruncidos, y las escamas de los


antebrazos se erizaron ante la idea. 'Asesinato' era uno de los peores crímenes que un
humano podría cometer en su planeta. Pero él no era humano. No hubo honor en el
asesinato.

—Todo 'alien' que entra al pozo sabe que hay riesgos. Es sacrificio. Tomaría la vida de
ese Nusseer una y otra vez si eso significara tenerte. Deberías sentirte orgullosa de
36

tener un macho tan fuerte. Puedo protegerte.

— ¡Eso es una locura! ¡Lo mataste y luego me secuestraste como tú... como tú premio!
Pág.
No soy más que una posesión para ti, ¿no?, — Espetó ella, con el labio inferior
temblando ligeramente.

Vaxa'an gruñó, tirando de ella más en su contra. Estaría mintiendo si dijera que su
pelea no lo estimulo. Su polla lloró, parte de su semilla opalescente escapó de la punta.

—Eres mi compañera, — dijo con voz ronca. —Y seré tuyo. Soy tu posesión tanto como
tú eres mía.

—No entiendo, — dijo, sacudiendo la cabeza, parpadeando. —No quiero ser


compañera de nadie. Por favor, solo llévame a casa. Todo esto ha sido un horrible y
terrible error.

—No hay ningún error, luxiva, — dijo, tratando de suavizar su tono una vez más. Le
llevaría tiempo aceptar, que era especial. Seria equivocado de su parte pensar lo
contrario. Ella necesitaba tiempo para adaptarse.

—Lo sé. Lo siento por dentro. —Golpeó su pecho dos veces y luego le preguntó: — ¿Y
tú?

—Yo... — Kate se detuvo, al borde de la risa loca e histérica. Porque por un momento,
estuvo tentada de decir 'sí'. Pero eso era una locura. Era casi más loco que este alien
plateado / dorado parado al frente, afirmando que era su compañera y que mataría
por ella. Había matado por ella.

Ese conocimiento debería asustarla. Debería enviarla gritando lejos, golpeando las
paredes de la nave espacial hasta que encontrara una salida.

Por alguna razón, alguna profunda y oscura razón que discutiría con su terapeuta, la
que sería contratada en el momento en que regresara a la Tierra, ese pensamiento...
37

¿la excitó? En un nivel biológico, la evidencia de su fuerza, de su necesidad de


reclamarla como suya, era electrizante.
Pág.
Kate se tragó el nudo en la garganta. Su cuerpo estaba frio contra el suyo, pero se hizo
más cálido con cada segundo que pasaba. El aire fresco rozó las puntas de sus pezones
y ella jadeó, de repente se dio cuenta de que su manta se había caído, y se apresuró a
cubrirse.

—Déjalo, —gruñó, un extraño ronroneo provenía de su garganta y su pecho. Le arrancó


la manta, haciendo caso omiso de su grito de sorpresa, y la arrojó sobre la cama. Sus
ojos escanearon su cuerpo y luchó por instar a alejarse, a cubrirse. Ella era muy
consciente de que su piel estaba a centímetros. Los pelos de sus brazos se erizaron,
pero no estaba segura de sí era porque quería escapar... o si quería que la tocara.

—Tenemos que lavarnos. — Ella parpadeó para quitarse la bruma de los ojos y de
repente recordó la sangre seca de cuando él había luchado en la arena, después de
que lo había mordido. La sangre aún cubría su pecho, desde donde se había marcado
a sí mismo. Aún recordaba la expresión decidida, victoriosa y un tanto presumida de
sus extrañas facciones mientras se pintaba a sí mismo, mirándola fijamente. Tal vez
en su cultura, cubrirse con la sangre de un enemigo era flirtear.

Increíblemente, sintió un suave latido entre sus muslos y jadeó, preguntándose cómo
podía excitarse con eso.

Las fosas nasales del alien revolotearon. El ronroneo se intensificó. Su agarre en los
hombros de ella se tensó, solo un poco y él inclinó su cabeza, dijo áspero,

— ¿Mi hembra quiere aparearse?

— ¿Q-qué? — Ella respiró, sus ojos se abrieron por la vergüenza y conmoción.

—Puedo oler tu coño, —dijo, casi con naturalidad. Kate dejó caer la boca en el mismo
momento en que sintió palpitar su clítoris en respuesta a sus toscas palabras. — Estás
excitada por tu hombre. Deseas aparearte.
38

Ella hizo un sonido estrangulado en la parte posterior de su garganta, sus mejillas


Pág.

llameantes. El alien inclinó su cabeza hacia un lado, mirando su reacción y ella estalló,
— ¡No lo hago!

—Lo haces, — respondió él, como si fuera la cosa más obvia del mundo. Sus pupilas
se dilataron, sus extraños iris resplandecieron de un dorado claro. Como un
caleidoscopio, el color dorado se extendió lentamente a través de su iris,
expandiéndose hasta retraerse. —Hueles deliciosa, luxiva. Deseo lamer tu coño ¿Me
dejarás?

Ella contuvo el aliento, sin palabras. Como si su cuerpo estuviera separado de su


cerebro, su coño emitió un chorro de humedad. Demonios, de vuelta en la Tierra, su
vida sexual había estado compuesta principalmente por la posición del misionero con
una cadena de novios desde su adolescencia. No pudo conseguir uno que lamiera su
coño, incluso si les suplicó. Este alien le preguntaba.

—T-tal vez más tarde, — tartamudeó, preguntándose qué demonios estaba pasando
con ella. Acababa de ser secuestrada por alienígenas y actualmente se encontraba en
una nave espacial que se dirigía a quién sabe dónde, con un alien alegando que eran
compañeros, ¡sea lo que fuere lo que eso significaba!

El alienígena sacudió brevemente su cabeza y pensó que era su versión de un


asentimiento. "Luego."

Y luego colocó su desnudo yo en sus brazos. Ella se apresuró a agarrarse a su cuello,


temiendo que la soltara, pero su agarre era firme y seguro, como si fuera más liviana
que el aire y no una talla 14 en su planeta.

—Por ahora, —gruñó, llevándola hacia el baño que había echado un vistazo antes, —
nos lavaremos.
39
Pág.
Kate había tenido experiencias extra corporales antes. Como en la universidad,
caminar hasta el frente de una sala de conferencias para dar una presentación frente
a 120 estudiantes. O entrar en una entrevista para el trabajo de sus sueños en Wilson
& Red Publishing. O cuando su novio de cuatro años le dijo que había conocido a
otra persona y que necesitaba que se mudara del departamento que habían
compartido juntos.

Estaba teniendo otro de esos momentos ahora mientras veía a un alto alien de dos
metros trece tocar la plataforma plateada al lado de la cabina de la ducha,
encendiendo una cascada de agua caliente que salió del techo. Luego, rápidamente se
quitó la ropa. Su pecho ya estaba desnudo, pero hizo un corto trabajo con sus
pantalones de cuero. Inclinó su forma larga hacia abajo, increíblemente flexible para
alguien de su gran tamaño, para sacarlos de sus muslos. Cuando se enderezó, los
labios de Kate se separaron y ella susurró:

—Dios mío. Santa madre de...Él era enorme

Sus ojos se hincharon pero no pudo apartar la mirada, aunque sabía que él la había
visto echando un vistazo a su vara. El alienígena estaba allí, con los brazos extendidos
a los costados, dejándola mirar cómo se llenaba. Su corazón latía con fuerza en su
pecho mientras intentaba apartar los ojos de su orgullosa y gruesa polla que parecía
tener el contorno de su antebrazo. Seriamente. Era... impresionante. Y estaba duro.
Tieso como el demonio. Su longitud pulsaba. Se balanceaba hacia arriba y hacia abajo,
40
ligeramente, contra su tenso abdomen.

No era solo su tamaño lo que la sorprendió. Su polla estaba... surcada. Había una
Pág.

ordenada fila de perillas circulares alineadas en el fondo de su pene. Kate no podía


ver la parte superior, ya que estaba muy apretada contra su abdomen, pero se
preguntó si él también los tenía allí.

Su boca estaba tan seca como el Sáhara mientras sus ojos se desviaban hacia su pecho,
viendo las perforaciones metálicas a través de sus pezones brillar en la extraña
iluminación azul marino del baño. Su piel adquirió un tono azul para que coincidiera
e hizo que la banda de oro del brazo que se aferraba a su bíceps se destacara. Hermoso.
Majestuoso. Nunca pensó que usaría esas palabras para describir a un alien, pero no
parecía poder apartar los ojos de él. Era magnético, el negativo para el positivo.

—A menos que desees que te doble y te folle aquí, — gruñó, humildemente, sus
palabras fuertemente acentuadas, a diferencia de cualquier acento que hubiera
escuchado antes, —borrarás el aroma de tu excitación en este momento. Mi control
se está desvaneciendo, mujer.

Con un salto de sobresalto, se escabulló hacia la cabina de la ducha, su respiración


era difícil y rápida. Por un momento, ella lo imaginó. Lo imaginó empujándola sobre
el estante bajo en el baño y trabajando dentro de ella con su polla surcada. ¿Él incluso
encajaría?

Se llevó una mano a la mejilla, sintiéndose demasiado cálida, estirada demasiado


fuerte. Nunca había estado tan atraída por un hombre antes. Era aterrador, su
reacción hacia él. Kate no lo entendía. Ni un poco.

“Y ahora nos estamos duchando juntos,” pensó, medio histérica mientras lo veía
unirse a ella en la cabina. Con leve alarma, vio como la puerta de cristal se cerraba
detrás, atrapándolos en el húmedo espacio juntos. La ducha habría sido estrecho solo
para él. Sus hombros eran anchos, su pecho y cintura como un barril de músculo duro
41

y cuidadosamente esculpido. Con ella agregada a la mezcla, era francamente pequeña.

Sus pechos rozaron las duras líneas de sus abdominales. Ella estuvo tentada de
Pág.
proteger su desnudez, pero ni siquiera pensó que sería capaz de darse la vuelta
físicamente en la cabina. Además, la había visto más que suficiente y no parecía
importarle. “Todo lo contrario, de hecho,” pensó ella, su rubor se negó a desaparecer,
tratando de no mirar entre ellos a su erecto pene gigante.

Cuando ella le echó un vistazo, la estaba mirando. El agua mojó su piel, haciéndolo
brillar. Kate intentó no mirar sus pezones perforados, pero era difícil teniendo en
cuenta que estaban a la altura de los ojos. Se aclaró la garganta, tratando de deshacerse
del bulto formado allí.

—Me llamo Vaxa'an, —dijo, sus manos se posaron sobre sus hombros antes de
deslizarse por un camino lento hasta sus muñecas. Los rodeó con el dedo medio y el
pulgar y Kate encontró su agarre extrañamente íntimo. Sin duda, él podía sentir su
pulso latir.

Vah-xah-on? Excepto por el on que pronuncio, había hecho rodar su lengua de una
manera que sonó como un ronroneo, algo que no creía que su lengua pudiera
reproducir.

— ¿Cómo te llamas, mujer?

Simplemente avanza, se dijo deliberadamente a sí misma. Kate tomó un respiro para


calmarse, tratando de sacudirse la ansiedad. Tal vez podría encontrar una forma de
convencerlo de que la lleve a su casa. No parecía querer lastimarla. De hecho, parecía
como si estuviera tratando de consolarla. Si pudiera ganarse su simpatía y hacer que
le gustara... tal vez la ayudaría.

Además, ¿qué más tenía que perder? Tenía algún tipo de plan ahora y siempre había
prosperado en los planes. Era mejor que estar asustada e insegura de qué hacer a
continuación.
42

—Mi nombre es Kate, — dijo en voz baja, sus ojos atrapando los de él y sosteniéndolos.
Hizo nuevamente ese gruñido en su pecho, algo entre un gruñido y un ronroneo, su
Pág.
cuerpo se puso rígido ligeramente. Él presionó más cerca y Kate inhaló bruscamente
cuando sintió su polla acariciar su estómago. Sintió calor a pesar de que sus dedos
alrededor de su muñeca eran fríos.

—Kat, — dijo.

—No, Kay-t. Con un largo sonido "a".

—Kat, — ronroneó. Los labios de Kate se separaron, sus pezones pegando más fuerte
contra su pecho, sus muslos apretados. Su mirada se posó en los picos con cuentas,
sus ojos brillando de nuevo a oro. Una mano salió de su muñeca y jadeó cuando él
pasó su áspero pulgar por su pezón derecho. Su espalda se arqueó. Entre ellos, pre-
semen opalescente salió de su raja. Su cabeza se sentía borrosa de deseo cuando la
vio comenzar a gotear por la longitud de su pene, brillando a medida que avanzaba.

Oh Dios mío.

Kate negó con la cabeza para aclararla, parpadeando. Sus piernas temblaban.

¿Qué le sucedía? O bien estaba emitiendo serias feromonas aliens o el agua caliente
en esta nave espacial era un afrodisíaco. Su coño estaba empapado.

—Vaxa'an, —murmuró de nuevo, deslizándose por su pezón por segunda vez.

Se dio cuenta de que quería que ella dijera su nombre. Era tan macho.

—Vah-xah-on, — susurró. No pudo tirar la última sílaba correctamente. Sus labios se


arquearon. El alien estaba sonriendo.

—Vaxa'an.

—Vaxa, —finalmente dijo, cerró los ojos y dejó escapar un gemido sin aliento cuando
43
le frotó los dos pezones al mismo tiempo.

Plan, plan, plan, su mente gritó, desesperada. Necesitaba apegarse al plan. Enlazarse
Pág.

con un alien durante una sexy ducha no estaba en su lista.


“Pero debería ser,” susurró una pequeña voz, como un demonio en su hombro. Era
cierto que había pasado un tiempo desde la última vez que tuvo relaciones sexuales.
Y ella lo extrañaba.

—Necesito lamer tu coño ahora, —gruñó, su agarre apretado. —Mujer, tu olor...


Destinos.

—Yo, —comenzó con una voz temblorosa, —No creo... Yo… Ella dejó de intentar
hablar.

Bueno, ella había intentado disuadirlo, ¿no?

Lo miró con los ojos entornados mientras de alguna manera maniobraba para ponerse
de rodillas en el piso de la ducha. Él la agarró por las caderas, levantándola del suelo
hasta que su boca estuvo al nivel de su coño hinchado y luego él colocó ambas piernas
sobre sus gruesos hombros, su espalda presionando contra la pared de la ducha de
vidrio. El agua se deslizó por su rostro y cuerpo. Juró que podía sentir cada gota como
un toque.

—Ahhhh, — gritó, moviendo sus caderas en el momento en que enterró la cara entre
sus piernas. Las estrellas estallaron en su visión y echó su cabeza hacia la pared de la
ducha. Sintió que su lengua se deslizaba hacia fuera y aspiró profundamente. Su
lengua estaba surcada. Surcada al igual que su pene y se sentía increíble mientras lamía
entre los labios de su coño.

Ella se apresuró a agarrarse a algo, temiendo perder el equilibrio, simplemente


encaramada en sus hombros. Él gruñó cuando sus manos encontraron y se
enroscaron alrededor de los cuernos negros que rozaban los lados de su cabeza. Ella
lo soltó, pensando que eran sensibles y que lo lastimaría. Pero luego, él dijo con voz
áspera: —De nuevo.
44

Vacilante, los agarró, usándolos para anclarla mientras Vaxa continuaba su ataque.
Los cuernos parecían marfil suave debajo de sus resbaladizas palmas. Soltó un gruñido
Pág.
bajo y sus caderas se balancearon un poco, como tratando de aliviar la presión entre
sus piernas. Los escalofríos se extendieron desde la base de su espina dorsal hasta las
puntas de sus pezones, mientras él hundía esa lengua surcada en su interior.

—Oh, sí, sí, —susurró, preguntándose cómo algo tan malo podría sentirse tan increíble.

Vaxa estaba voraz. Él lamió y chupó su coño hasta que su cabeza giró y pensó que se
desmayaría por el placer de hacerlo. Él estaba haciendo un sonido continuo de
ronroneo que hizo vibrar su lengua. Era como si su cuerpo estuviera sobrecargado
con todas estas nuevas sensaciones y no pudiera seguir el ritmo. Ella sintió que sus
fríos dedos se extendían entre sus piernas y separaban sus labios. Su coño se sentía
expuesto e hinchado de sangre.

Su cabeza se inclinó una vez más. Kate sintió su aliento en su clítoris antes de sentir
esa lengua vibrante y rugosa y sus caderas disparadas hacia adelante, el cuerpo
apretado, al borde del orgasmo más intenso que ella sabía alguna vez experimentaría.

Vaxa se detuvo y ella quiso gemir de frustración, sus manos se cerraron con fuerza
sobre sus cuernos. Él suspiró pero luego preguntó, deslizando su clítoris con su pulgar,

— ¿Qué es esto, mujer?

Su espalda se arqueó de nuevo, los ojos rodando en su cabeza, y ella dijo, con su voz
tensa,

—Mi clítoris.

— ¿Se siente bien? — Gruñó.

— ¡Sí Sí! ¡No pares ahora! —Sacudió la cabeza -su versión de asentir- como si eso fuera
todo lo que necesitaba saber... y luego estuvo allí, dirigiendo toda su atención a ese
pequeño paquete de nervios oculto. Su clítoris latía por él. Estaba perdida.
45

Completamente pérdida. Nada en este universo entero podría alejarla de él en este


mismo momento, ni siquiera la promesa de regresar a casa. Así de perdida estaba. Así
Pág.
de bueno la estaba haciendo sentir.

Por el momento, se sentía más como su esclava sexual, no al revés.

Un movimiento particularmente bien anguloso de su lengua, donde cada arista


empujaba su clítoris, provocó su orgasmo. Por unos momentos sin aliento, fue
suspendida, al borde del placer que cambia la vida. Y luego le pegó. Le dobló la
espalda y la hizo gritar. Le hizo montar su cara y esa lengua asombrosa, haciendo
cualquier cosa que pudiera para prolongarlo.

A través del zumbido en sus oídos, escuchó a Vaxa gemir. Las yemas de sus dedos
reemplazaron su lengua en su clítoris y sintió esos ojos dorados sobre ella, mirando,
absorbiendo. Él habló algo, pero fue en su idioma. No entendió una palabra, pero
sintió su significado. Ella sintió su deseo lastimándolo.

Cuando finalmente regresó en sí misma, todavía estaba sorbiendo ligeramente su


clítoris, todavía ronroneando / gruñendo. Su mano libre estaba hurgando en su culo.
Su palma era lo suficientemente grande como para cubrir completamente una mejilla
redondeada y no sabía por qué, pero lo encontró sexy. Todo en él era
sorprendentemente sexy.

Pero el sentido estaba empezando a volver ahora que la neblina del deseo se había
disipado, aunque solo ligeramente.

—Umm, —murmuró ella, su voz profunda y ronca por los gritos. Ella no sabía qué
decir. Sus mejillas comenzaron a arder.

— ¿Puedes dejarme abajo? —Él gruñó, como si no le gustara esa idea. Se inclinó hacia
delante y giró la cabeza hacia un lado. Ella jadeó cuando él frotó uno de sus cuernos
negros contra su sensible clítoris. La textura era suave y fría, un fuerte contraste con
su lengua caliente y surcada. Continuó frotando su cuerno y ella luchó contra el
46

creciente placer. Kate no sabía si podría tener un orgasmo así tan pronto. Podría
matarla.
Pág.
—Por favor, Vaxa, —susurró, pero no sabía lo que estaba pidiendo. Después de otro
momento, finalmente la levantó, deslizándose desde su posición arrodillada sobre el
piso de la ducha, y poniéndola de nuevo en pie.

Sus rodillas se doblaron pero la atrapó, sosteniéndola firmemente contra él. Entre
ellos, su polla parecía haber crecido aún más, si eso era posible. La cabeza era de un
color azul furioso, que se reflejaba en la iluminación del baño, y las crestas parecían
más hinchadas en la parte inferior. Desde esta vista, ella podía ver que también los
tenía corriendo en el lado superior de su pene, pero estaban agrupados a unas
pulgadas de la base. Sus muslos se apretaron, preguntándose cómo se sentiría eso
dentro de ella.

Kate se sintió egoísta. Había obtenido lo suyo, pero estaba más excitada que cuando
comenzaron. Había algo salvaje en él, algo que la ponía nerviosa. Pero no la hizo
desconfiar. Más bien, era más como una anticipación, como si supiera lo que vendría
y estaba hambrienta por ello.

No tiene ningún sentido. No lo conocía. Ni siquiera era de la misma especie que ella.

¿Cómo debería manejar una situación como esta? ¿Esperaba que le correspondiera?
Cualquier hombre humano lo haría. Y debería hacerlo, dada la intensidad del
orgasmo que acababa de darle.

Pero cuando extendió una mano vacilante entre ellos, mientras se preguntaba si
podría sostener la mano alrededor de su polla, le agarró la muñeca. Levantó los ojos
sorprendidos hacia él, se mordió el labio antes de preguntar: — ¿No quieres que yo...?.

—No nos uniremos en este lapso, — murmuró. —Lapso. — ¿Querría decir día?

—Si tocas mi polla... — Él hizo ese ruido otra vez, el que envió la conciencia
deslizándose por su espina dorsal. —Vamos a follar toda la noche y no me detendré.
47

Los labios de Kate se separaron, una ola de calor abrumó su cuerpo y no tenía nada
Pág.

que ver con el agua caliente que caía sobre ellos.


—Darte placer es suficiente para mí, —continuó, pasando sus palmas por sus brazos
otra vez, haciéndola temblar. Él rozó sus pechos, mirando hacia abajó a los pezones
con avidez, antes de mirarla a los ojos. —Más que suficiente, — retumbó. — ¿Cuánto
tardan las mujeres humanas en recuperarse?

— ¿Recuperarse?

— ¿Cuándo puedes tener un orgasmo otra vez?

—Oh, — susurró. —Bueno,... no mucho. — Él se sacudió la cabeza, asintiendo, pero


se apresuró a responder antes de que él pudiera decir algo,

—Pero creo que deberíamos detener eso por un tiempo.

Él frunció el ceño. — ¿Por qué?

—No tenía la intención de que sucediera lo que acaba de suceder, —confesó


suavemente, sus mejillas empezaban a arder. —Pasó tan rápido. —El alienígena le dio
un lento parpadeo.

— ¿Por qué aparece este color aquí?, —Le preguntó, tocando sus mejillas con las yemas
de sus dedos.

—Yo... estoy avergonzada, —dijo ella, alejando sus ojos.

— ¿Avergonzada? —Preguntó, frunciendo el ceño. — ¿Acerca del apareamiento?

—Es solo que... normalmente no soy así. Me gusta conocer a alguien antes de conectar
con ellos. — trató de explicar.

—Conectar, —repitió, con una expresión perpleja en su rostro.

—Ser íntimo, — ella intentó. —No tuvimos sexo, pero todavía... todavía...
48

— ¿Lamí tu coño?, —Dijo amablemente.


Pág.

Oh Jesús. Más rosa inundó sus mejillas. —Um, sí.


— ¿Y te sientes avergonzada por esto?

—Un poco. —Su ceño fruncido se hizo más profundo.

Parecía ligeramente ofendido en realidad y le preocupaba que lo hubiera insultado.


¿Era grosero no querer una segunda ronda de sexo oral en su cultura? No es que no
lo quisiera... pero estaba preocupada de que las cosas estuvieran perdiendo el control.
Todo estaba sucediendo tan rápido y sus emociones estaban por todos lados.

—No te avergüences, Kat, —dijo. Y estaría mintiendo si dijera que el intento de su


nombre no generó una sensación de revoloteo en su estómago. —El apareamiento es
natural. 'Conectarse' es natural. Es una cosa buena, no hay vergüenza en eso.

Estaba tan seguro en su opinión que ella se relajó un poco, un poco de la incomodidad
después del orgasmo desapareciendo. Aún así... no sabía a dónde podría ir, y si ella
quería ir a alguna parte. Su único objetivo debería ser encontrar un camino de regreso
a la Tierra, de regreso a su hogar. Si pudiera ayudarla, sería fantástico. Pero si no
podía, entonces necesitaría otro plan.

Mañana, pensó ella. Por ahora, necesitaba descansar y recargarse. Quizás mañana,
después de una buena noche de sueño, podría descubrir algo.

Vaxa inclinó la cabeza hacia abajo y le acarició la mejilla con el cuerno. El movimiento
fue tan inesperadamente encantador que descubrió que sus labios se levantaban un
poco. Su mirada encontró la de ella y él dijo: — ¿Me harás saber cuándo quieres que
te lama el coño otra vez, sí?

“Oh chico.”
49
Pág.
Vaxa'an nunca había sentido tanta felicidad en su vida como lo fue despertar en el
siguiente lapso, su hembra escondida firmemente contra su costado mientras dormía
pacíficamente.

Algunas veces, durante la noche, se había despertado presa del pánico y se preguntaba
si se había imaginado todo. Pero cuando la sintió cerca de él, se relajó nuevamente en
el sueño, apretándola, con miedo que desaparezca. Ella no se había despertado ni una
vez. Vaxa'an tenía el sueño ligero, como la mayoría de los luxirianos. Durante el
entrenamiento militar, se les enseñó a despertarse al menor sonido, el instinto de un
guerrero nunca desaparecía del todo. Aquellos que dormían durante las pruebas eran
severamente castigados, amarrados y azotados. Y mientras que Vaxa'an había sido
"corregido" -como a los generales de la guerra les gustaba llamarlo- muchas veces
durante el entrenamiento militar, ser un durmiente pesado no fue una de las razones.

Su Com emitió un pitido junto a su plataforma para dormir. Su mujer se movió


cuando respondió, un holograma de Kirov apareciendo.

—Primer líder, —dijo su asesor tecnológico designado. —El lenguaje de su luxiva se ha


implantado con éxito entre todos los luxirianos a bordo.

Vaxa'an asintió. — ¿Algún incidente?

—No.

—Bueno. Informe a Lihvan que estaré en la sala de entrenamiento después de la


50

primera comida.
Pág.

—Sí, primer líder.


La línea de Com cayó y Vaxa'an se relajó de nuevo en la cama, mirando a su mujer.
Su corazón se sacudió cuando vio que estaba despierta y él frunció el ceño, frotando
su pecho, la sensación nueva y desconocida.

Compañera. Reproducir. Follar


Su Instinto era cada vez más y más difícil de ignorar porque todo lo que quería hacer
era voltear a su pareja sobre sus manos y rodillas y tomar su coño duro por detrás.
Era una posición primitiva, destinada a la dominación, y a Vaxa'an le gustaba la idea
de ver su parte trasera redonda cuando se acoplara con ella.

Su pene estaba duro y lloraba de la punta, las crestas que lo cubrían se hincharon con
sangre, preparándose para aparearse.

Se levantó sobre su codo, mirándola. Después de que había lamido su coño en la


ducha, habían terminado de limpiarse y luego la llevó a su plataforma de descanso
para dormir. Ella había querido vestirse antes de dormir, lo que confundió a Vaxa'an
sin fin, pero le había dado una de sus túnicas frescas y había llorado por la pérdida de
la vista de sus pechos al ella ponerla sobre su cuerpo tentador.

Aunque, verla vestida con su ropa también trajo una oleada de satisfacción masculina,
apaciguando su instinto, y la había acercado, inhalando su suave aroma, y luego había
dado la bienvenida al sueño. No dijo mucho después de su lavado, pero se dio cuenta
de que el agotamiento pesaba sobre ella.

Vaxa'an se inclinó ahora, pasando la punta de su cuerno contra su mejilla. Él casi


gimió, su polla latiendo. A su Instinto no le importaría la costumbre y la ceremonia
de apareamiento durante mucho más tiempo. Si no le pedía a los Destinos su
bendición en el momento en que llegaran a Luxiria, su Instinto podría tomarla como
un animal, y que se joda la bendición. Cuanto más tiempo tomara su unión, más
51

salvaje y excitado sería su instinto. Ya podía sentir los efectos tensos. No había estado
tan excitado constantemente en su vida, ni siquiera cuando un joven.
Pág.
— ¿Todavía necesitas descansar más?, — Preguntó en su idioma. Sus ojos lo miraban
de una manera que no le gustó. Un poco cautelosa, un poco insegura. Pero ella no se
alejó de él, por lo que contó sus bendiciones. Después de su conversación en el
lavadero la noche anterior, se había preguntado sobre sus extrañas costumbres
humanas y cómo el apareamiento la avergonzaba. Ridículo.

Le enseñaría que no había nada de lo que avergonzarse. Los Luxirians siempre habían
sido una raza carnal. Ellos apreciaban el sexo y la crianza. La energía sexual los
alimentaba, les daba poder. El apareamiento era celebrado entre su raza y necesitaría
borrar sus dudas acerca de eso antes de que llegaran a su planeta. En su juventud,
cuando había una plétora de mujeres Luxirianas sin pareja, no era raro ver un
acoplamiento en público.

—No, —dijo ella. Frunció el ceño y los extraños y pequeños pelos de sus ojos se
juntaron. Vaxa'an pensó que eran adorables, al igual que el parche limpio de pelo
entre sus piernas. —Por un momento, pensé que tal vez estarías... — Se detuvo.

— ¿Sí? — Ella tragó saliva y sus ojos verdes se encontraron con los suyos.

—Que tal vez estaría en mi hogar.

El buen humor de Vaxa'an lo dejó. Hogar. Ella le había dicho algo similar la noche
anterior, sobre querer regresar a su hogar. Se tragó el pánico que subía en su garganta
y su voz salió apretada.

—No.

—No pertenezco aquí.

—Me Perteneces a mí, — Vaxa'an se empujó fuera de la plataforma para dormir. Sus
ojos encontraron su polla, pero a pesar de que todavía estaba duro, no alentó su
52

mirada. Se puso los pantalones por las piernas, la suave moldura de cuero incómoda
para su polla.
Pág.
Su Kat soltó un fuerte suspiro y Vaxa'an sintió su frustración antes de hablar.

—No pedí esto, Vaxa, —argumentó. Ahora que su mujer estaba descansada, parecía
más decidida que nunca. Ella también se apartó de la plataforma para dormir, la túnica
negra que le había dado la noche anterior cayendo más allá de sus rodillas.

—Tengo una vida en mi planeta. —Algo que no se le ocurrió antes salió a la superficie.

— ¿Tienes un compañero en la Tierra?

— ¿Qué?, — Preguntó, esos pelos sobre sus ojos se unieron nuevamente. — ¡Eso... eso
no importa!, (Pelos sobre sus ojos, este Vaxan habla de las cejas...)

— ¿Tienes tu un compañero? —Él preguntó, pronunciando cada palabra claramente


para que no lo malinterpretara. — ¿Tienes descendencia? —Una mueca se posó en
sus labios y a Vaxa'an no le gustó verla. Ella cruzó sus brazos.

—No tengo marido, ni novio, ni bebés corriendo por ahí, no es que sea de tu
incumbencia. —Ella desnudó los dientes, la ira iluminaba sus mejillas con el rosa que
tanto le gustaba.

Entonces su hembra tenía garras. Sus labios se curvaron en una sonrisa,


increíblemente aliviado de que no tuviese pareja. No es que hubiera hecho una
diferencia, se dio cuenta. Él nunca la habría dejado ir, incluso si lo hubiera tenido.

— ¿De qué estás sonriendo?, — Preguntó, su tono de voz como una espada, y Vaxa'an
pensó que la ira se veía bien en ella, le gustaría verla desatada cuando estuvieran
apareándose. Los apareamientos ásperos siempre eran los más satisfactorios, los más
catárticos. Y aunque solo se había apareado con una hembra de Luxirian en su
juventud, justo antes de la Plaga, había habido más hembras de diferentes especies
guerreras, hembras con apetitos tan hambrientos como los suyos. Pero ninguna de
53

ellas había sido su luxiva, y ninguna, aparte de la mujer parada frente a él, inspiraría
el crudo deseo que sentía ahora.
Pág.
—Ven, — dijo, su voz se calmó. Se acercó a ella, sintiendo que el afecto iluminaba su
pecho. Deslizó las palmas de sus hombros hacia sus muñecas, rodeándolas, sintiendo
su cálido pulso estremecerse contra la punta de sus dedos. Fue un gesto común de
respeto, admiración, en su cultura. Ella no lo sabría, pero estaba reservado solo para
la familia, para parejas reproductivas y para compañeros de vida.

—Déjame alimentarte. Discutiremos esto en otro momento.

—Quiero discutirlo ahora, —dijo, su voz firme.

—Acepta que estarás conmigo siempre, luxiva, — dijo, necesitando que ella lo
entendiera. —En mi cultura, los compañeros de vida hacen solo eso. Regresarás a
Luxiria conmigo, tendrás nuestros descendientes, gobernarás a mi lado. Crearemos
un nuevo comienzo y un futuro próspero para mi gente hasta el final de nuestro ciclo.

Ella le arrancó las muñecas de las manos, sorprendentemente fuerte para alguien tan
pequeña. Sus ojos revolotearon hacia la puerta antes de regresar a él.

— ¿De qué estás hablando? ¡No soy tu compañera! ¿Entiendes lo completamente loco
que suenas ahora? Ciertamente no estaré teniendo hijos o gobernando a 'tu gente' o
lo que sea que eso signifique. Quiero que me lleves de vuelta a mi planeta, ahora
mismo. ¡Solo quiero irme a casa!

Se sintió como si se hubiera tragado una piedra. Le pesaba en el estómago al ser testigo
de su tristeza, su ira, su desesperación. Se preguntó cómo sería saber que nunca
volvería a ver su casa, Luxiria, y apretó la mandíbula. Pero era egoísta. Ella era su
esperanza, la esperanza de su pueblo. Había ido al Pozo buscando una criadora, pero
había descubierto mucho más.

Todo era nuevo para ella, se dio cuenta de eso. Su mujer tenía miedo al cambio en
su destino. Pero la lección más valiosa enseñada durante el entrenamiento militar era
54

la importancia de adaptarse a situaciones extrañas y desconocidas. Le había salvado la


vida muchas veces y creía que su compañera era lo suficientemente fuerte como para
Pág.
eventualmente superar su aversión a su nueva vida.

—Te adaptarás, —dijo, mirándola. —Te protegeré a ti y a cualquier descendencia que


tengamos. Voy a proporcionar para ti. Tengo riquezas que no puedes comprender.
Te cuidaré y nunca querrás nada más, Kat.

—Excepto mi hogar, —dijo, con una ira silenciosa en su mirada. —Y mi nombre es


Kate.

No la rompas. Ve con cuidado.


Incluso su Instinto sintió su enojo. Pero realmente creía que ella solo necesitaba
tiempo.

—Ven, —dijo finalmente. —Necesitas comer.

—No tengo hambre, — dijo ella, con la mandíbula en una expresión que conocía bien.
Quizás ambos eran demasiado tercos para su propio bien.

—Comerás, mujer, —gruñó.

Kat lo miró y él sostuvo su mirada hacia atrás, reflejando su postura de brazo cruzado.
Ella necesitaba aprender que no era alguien para ser desobedecido. Era un líder para
su gente y había sido criado como uno toda su vida.

—Dije que no tengo hambre.

Vaxa'an la miró con incredulidad. No recordaba la última vez que sus órdenes fueron
tan descaradamente rechazadas. Dio un paso hacia ella hasta que estaba apoyada en
la pared de sus habitaciones. Su Kat estaba respirando con dificultad, pero lo miró
desafiante, su pequeña visitante de las profundidades del mundo negro.
55
—Me obedecerás, —dijo con voz áspera.

— ¿O qué harás?, — Se burló suavemente, empujando un dedo en su pecho. —


Pág.

¿Forzarme a someterme? ¿Me pegarás?


—Nunca te golpearía, mujer, — siseó. La violencia contra las mujeres en su cultura era
el peor crimen que un Luxirian podía cometer y automáticamente se castigaba con la
ejecución. —Pero aprenderás a someterse a mi voluntad y te gustará.

Ella emitió un sonido de resoplido por la nariz. Su compañera tranquila y dócil de la


noche anterior había desaparecido, reemplazada por este demonio que prendia fuego
su sangre. Y cada parte de él se deleitaba por eso.

—No te hagas ilusiones, amigo.

56
Pág.
Increíblemente jodido.
La abrumadora tristeza que había sentido momentos antes se disipó como una bruma
que se encuentra con un sol ardiente.

Este tipo era el hombre más prepotente y arrogante que había conocido en su vida.
¿Y tenía los cojones para decir que ella se inclinaría a su voluntad? Sí claro. No, gracias,
imbécil.

Anoche, había tratado de consolarla. Le había dado el placer más increíble y la había
acostado, envolviéndola con sus brazos como si nunca quisiera dejarla ir. Y por un
momento, un breve momento vulnerable, se había preguntado cómo sería una vida
con un compañero como él.

Ella había estado medio en estado de shock ayer. Su única prioridad ahora era
encontrar una manera de llegar a su hogar y este alfa alien idiota estaba parado
directamente en su camino. Ella necesitaba recordar eso.

—No dejaré estos aposentos sin ti, mujer, —dijo, enjaulándola contra la pared con esos
enormes brazos. Trató de no inhalar su aroma. Ella recordó las cosas locas que sus
feromonas le habían hecho sentir la noche anterior y lo último que necesitaba en ese
momento era conectarse con el alienígena para mantenerla cautiva. —O caminas hacia
la sala de comidas conmigo o te arrojare sobre mi hombro como en el último lapso.
Tú decides.
57

Él la estaba amenazando.
Pág.

Él la estaba amenazando.
Kate entrecerró los ojos. No quería ser arrojada sobre su hombro como un saco de
patatas otra vez. Había sido humillante. Consideró sus opciones, pero incluso podía
admitir que no había muchas. Era fácilmente diez veces más fuerte que ella. Tenía al
menos dos metros trece de altura y el gran tipo tenía músculos sobre músculos. No
había forma de que fuera capaz de evitar que la levantara y la sacara de allí.

A veces tenías que perder la batalla para ganar la guerra. Pero oh, ella pelearía...

—Bien, —mordió, mordisqueándose el interior de la mejilla con irritación. — ¿Tienes


algo para que me ponga entonces?

En su defensa, no se regodeó con esta pequeña victoria. Simplemente se empujó de


la pared. Como para burlarse de ella, sus músculos se juntaron y flexionaron sobre su
piel ahora plateada.

—Estás usando algo, —señaló, fijando su mirada en su pecho, en sus pezones que sin
duda se empujarían en el material ligero y delgado.

—Esta es una camisa, —dijo lentamente, mirándola y negándose a sonrojarse. El


dobladillo golpeaba justo por encima de sus rodillas, pero no llevaba un sujetador o
ropa interior ni nada que le cubriera las piernas.

—Necesito ropa real.

—Mi 'ropa' no te quedará bien, —dijo.

—No, mierda, Sherlock, —murmuró.

— ¿Qué es este 'Sherlock'?, —Preguntó, frunciendo el ceño.

Kate dejó escapar un suspiro. —Olvídalo. Vamos a terminar con esto.


58
Ella ajustó su camisa para que sus pezones no se asomaran tanto, encorvando un poco
los hombros. Lo que no daría por tener un buen par de jeans y un cárdigan en este
momento. Su mejor amiga en la Tierra, Beks, siempre la había molestado diciéndole
Pág.
que se vestía como una abuela. Así que demándenla por tener una colección de
cardigans en una variedad de colores. Ella amaba los cardigans. Iban con todo.

—Te conseguiremos ropas adecuadas una vez que lleguemos a Luxiria. No tenemos
ningún trabajador textil a bordo de este buque, — le informó, cruzando a los estantes
ocultos en la pared del fondo. Presionó un botón y sacó un cajón. Levantó una camisa
limpia y la deslizó sobre su pecho. Kate se dijo a sí misma que no estaba decepcionada
de que sus piercings de pezones y perfectos y duros pezones estuvieran cubiertos. Ella
no lo estaba.

“De acuerdo, tal vez un poco”, a regañadientes lo admitió para sí misma. Echó un
vistazo entre sus piernas cuando él estaba distraído y su boca se secó. Su monstruosa
polla todavía estaba tan dura como siempre, perfectamente recortada contra sus
ajustados pantalones de cuero. Dios. Juró que podía ver el contorno de esas duras
crestas que forraban la parte inferior.

Kate soltó un suspiro tembloroso, se limpió el nudo repentino en la garganta y


extendió una mano temblorosa para apartar un mechón de cabello suelto.

—Mujer, —dijo Vaxa, tirando de su camisa rápidamente y mirándola a los ojos. UH


oh. Sus iris volvían a ser dorados. —Ten piedad de mí entre mis hombres.

— ¿Qué? —Preguntó ella inocentemente. Quizás él todavía no la olía.

Se acercó de nuevo, inclinándose hacia abajo, acariciando la punta de su nariz contra


su oreja.

—Mi mujer tiene garras. Me gusta eso. Me gusta que peles contra mí. Pero saber que
tu coño está mojado después de una pelea será mi perdición.

Su boca se abrió. “No te sonrojes, no te sonrojes, no-mierda”, pensó, resignada


59

mientras sentía sus mejillas calientes. —Yo-yo no estoy, — la interrumpió.

—Pero yo soy el Primer Líder. Mis hombres esperan un nivel de control... control que
Pág.
no puedo darles cuando mi mujer me tienta con su olor y cuando no puedo pensar
en otra cosa que no sea aparearnos.

Kate apretó la mandíbula y ladeó la cabeza. —Entonces tal vez debería quedarme aquí,
— sugirió, con una voz dulce como azúcar y sin embargo burlona.

Vaxa hizo el extraño ronroneo / gruñido de nuevo. Sus cuernos parecían un poco más
rectos que unos momentos antes. ¿Eso significaba que estaba enojado... o encendido?
¿O ambos? No lo sabía.

—O tal vez deseas que te lamá el coño otra vez antes de tomar nuestra comida.

Kate suspiró, tratando de ignorar el hormigueo en su espina dorsal ante su sugerencia,


tratando de ignorar el recuerdo de la noche anterior cuando sus piernas se habían
envuelto alrededor de su cara como un vicio y había gritado tan fuerte que se había
preocupado que todo el barco la haya escuchado

Valía la pena intentarlo al menos.

*********

La sala de comidas estaba cerca del centro de comando. Vaxa'an sabía que había
llegado la noticia de su victoria en el Pozo. La mayoría de los hombres que pasaban
solo miraban a su mujer con curiosidad, no sorprendidos. Vaxa'an supuso que llevarla
a su alrededor completamente desnuda no había sido su mejor idea. Pero había
estado ansioso por llevar a su mujer a su barco para que pudieran partir hacia Luxiria.
Ahora, se preguntaba cuántos de sus hombres habían visto la tentadora parte trasera
de su hembra y no podía dejar de fruncir el ceño.

Los Luxirian podían ser liberales con el sexo, pero ciertamente no compartían a sus
60

parejas de cria o compañeras. Solo imaginar a su luxiva con otro hombre hacia que
sus escamas se erizaran en posesividad y celos.
Pág.
Kirov estaba saliendo de la plataforma de comida justo cuando llegaban a la entrada.

—Primer Líder, —saludó su amigo antes de volver su atención a su mujer. Él inclinó


su cabeza respetuosamente. —Lavrix'an.

Algo se apretó en el pecho de Vaxa'an. Lavrix'an. No había escuchado esa palabra


desde que su madre estaba viva, desde antes de que la peste se la llevara. Ese título
sería el título de su compañera a partir de ahora, no el de su madre.

La cara de Kat, descubrió, era bastante expresiva y su confusión se mostró. Trató de


repetir la palabra a Kirov pero tuvo problemas con la última sílaba. —Lave-ricks-eu-
non — Claramente, pensó que la palabra era un saludo.

Los labios de Kirov se crisparon, pero sus rasgos permanecieron en blanco. Vaxa'an
tiró de ella más cerca y dijo:

—Lavrix'an. —Es tu título, Kat. Kirov te está mostrando respeto, ya que serás mi luxiva.
—Su mujer lo miró, sus ojos se estrecharon un poco como si estuviera enojada.

—Deberías decirle que no voy a ser tu suerte, zi-va o lo que sea que eso signifique
porque volveré a casa en la primera oportunidad.

Una fuerte exhalación hizo saltar las fosas nasales de Vaxa'an. Su mujer obstinada... —
Puedes decírselo tú mismo. Él tiene su Es-pai-niol implantado.

Kate se giró hacia Kirov, que había estado observando el intercambio con interés.

— ¿Tú hablas español? —Kirov miró a Vaxa'an como tratando de medir su posición
en esta conversación.

—Sí, lavrix'an.
61
— ¿Puedes ayudarme a volver a casa?, — Preguntó sin demora, acercándose un paso
a su asesor tecnológico. Vaxa'an gruñó, no le gustaba su proximidad y Kirov dio un
paso atrás.
Pág.
—Nos vamos a casa, lavrix'an, —dijo sabiamente Kirov. Cambió los idiomas y le
preguntó a Vaxa'an: — ¿Ella no quiere ir a Luxiria?

—No se está tomando el cambio bien, —admitió Vaxa'an a uno de sus amigos más
cercanos. Solo unos pocos en su vida tendrían el valor para hacerle una pregunta
directa como esa y Kirov era uno de ellos. —Se ajustará con el tiempo.

La preocupación tocó el tono de Kirov. —Estaremos en casa en dos tramos. Espero


que ese sea el tiempo suficiente para su ajuste. Si ella no desea ser su lavrix'an, nuestra
gente la rechazará también. El hecho de que es humana... ya es una marca en contra
de ella.

—Lo sé, —gruñó Vaxa'an. —Ella es mi luxiva. Yo lo siento. Va más allá incluso del
Instinto. Ellos la aceptarán. —Kirov inclinó la cabeza.

—Con derecho de nacimiento o no, puede ser desafiado por aquellos que no quieran
una lavrix'an humana. Estarás ocupado Será más fácil si ella desea que la reclame. —
Vaxa'an se puso serio. Lo sabía lo suficientemente bien.

—Si me desafían, entonces los encontraré. Ha pasado demasiado tiempo desde que
tuve que demostrar mi derecho a gobernar. Quizás este sea el recordatorio que mi
gente necesita.

—Me mantendré contigo, — dijo Kirov. —Al igual que Lihvan, Rixavox, Cruxan y Vikan.

Vaxa'an apretó el hombro de Kirov. Los seis habían pasado por el entrenamiento
militar juntos. Nada formaba lazos más fuertes que eso, excepto la sangre y el
parentesco.

—Los Destinos te cuidan, mi amigo, —dijo Vaxa'an y luego se apartó. Lanzó una
mirada hacia su hembra, solo para encontrar sus ojos observadores viendo su
62

intercambio, asimilando todo. Trataría con su gente una vez que llegaran a Luxiria.
La mayoría la aceptaría, pero una pequeña facción probablemente no lo haría y esos
Pág.

eran los guerreros que lo desafiarían.


—Ven, — le dijo.

Kirov los dejó, haciendo su camino de regreso a su puesto en el centro de comando.


Los pasillos de la nave espacial estaban brillantemente iluminados, pero la plataforma
de comida era tenue, emulando el comedor comunal de Luxiria. Solo algunos de sus
hombres permanecían en la cubierta de la guardia nocturna, ya habían terminado de
comer, pero se tomaban el tiempo para socializar entre ellos. Los tres se levantaron
de sus asientos cuando él entró, dándole el saludo apropiado.

— ¿Por qué ellos se pararon?, —Cuestionó Kat una vez que se sentaron en una de las
mesas, con los ojos recorriendo la plataforma de comida. Parecía tan curiosa acerca
de su entorno que parecía haber olvidado su enojo hacia él, aunque solo sea
brevemente. Su mirada se movió a sus hombres, a los oscuros apliques de luz ámbar
en la pared, a la plataforma plateada instalada en la mesa.

Vaxa'an relajado. Tenía la urgencia de acercarla a él para que pudiera posarse en su


regazo, pero había ojos mirando. No sería apropiado. Se conformó con apoyar una
mano en su muslo desnudo debajo de la mesa, sintiendo su instinto ronroneando de
satisfacción.

Kat le lanzó una mirada de reojo y le apartó la mano, mirando por encima del hombro
a los hombres que se paraban. Sus labios se crisparon.

Se ponen de pie para mostrar su respeto, — respondió.

— ¿Por qué? No se paran el uno por el otro, —observó.

—Yo soy el Primer Líder, —dijo, sintiendo que su pecho se hinchaba de orgullo.

—El Primer Líder. ¿Qué significa eso? ¿Eres como... el capitán del barco o algo así?

Vaxa'an se inclinó hacia adelante, presionando en su espacio, y la respiración de su


63

hembra se ensanchó, sus ojos parpadearon hasta sus labios aunque no sabía por qué.
Sus fosas nasales se dilataron y apretó los dientes cuando olió los débiles rastros de su
Pág.
excitación. Era lo suficientemente liviano para que los otros no lo sintieran todavía,
pero a su Instinto no le gustaba la idea de que lo supieran eventualmente. No quería
que ningún otro hombre olfateara a su mujer excepto a él.

—Déjennos, — dijo con voz ronca en su idioma a los otros hombres, sabiendo que
habían terminado de comer. Inmediatamente, se levantaron de sus mesas y salieron
de la plataforma de comida, las puertas se cerraron detrás de ellos.

Kat frunció el ceño, pero luego se quedó sin aliento cuando él la sacó de su asiento y
la colocó en su regazo, sus muslos bien formados a horcajadas sobre su cintura.

— ¡Oye, ponme de vuelta!, —Dijo, luchando contra su agarre. Su polla reaccionó,


hinchándose con aún más sangre, y la empujó, sus caderas se movieron con una mente
propia antes de forzarse a sí mismo a cesar. Cuando sintió su polla endurecida, se
quedó quieta.

Vaxa'an deslizó sus palmas hacia arriba desde sus caderas, maravillándose de cuán
pequeño era su cuerpo en comparación con el suyo. Le rozó los costados de los
pechos, observando sus pezones endurecidos hasta las puntas debajo de su túnica. Él
retumbó en satisfacción. Los Destinos lo habían bendecido con una hermosa y
exuberante compañera, de hecho.

—Soy el líder de nuestra gente, — dijo, inclinándose hacia adelante para oler su cuello
expuesto. Fue recompensado con un suspiro entrecortado y se sintió complacido,
pensando que ya había sido perdonado por su argumento anterior. Cuando otra ola
vertiginosa de su excitación golpeó sus sentidos, él gruñó, su Instinto lo instaba a
inclinarla sobre la mesa y aparearla ahora.

Vaxa’an se llevó una mano a su muslo expuesto hasta que llegó a la costura de su coño.
Su boca se hizo agua, deseando probar otra vez su vaxix perfecto. Cada palmo, juró.
64

Necesitaba saborear cada palmo o seguramente perdería la cabeza.

Kat tembló cuando sus dedos encontraron su humedad, y buscó el pequeño brote
Pág.
que ella había llamado su "clítoris". Le gustó cuando la tocó allí.

—Ohh, —respiró suavemente cuando la empujó, sacando la humedad de su hendidura


como lubricante. Su hembra se mojó por él y sonrió, más que complacido de que ella
fuera una criatura sensual, una que apreciara el placer físico. Por todas sus tercas
palabras, parecía olvidarse de sí misma cada vez que la tocaba. Se preguntó si podría
usar eso para su ventaja al convencerla de que se quedaría con él en Luxiria.

Como si pudiera escuchar sus pensamientos, comenzó a sacudir la mano


presionándola contra su pecho.

—No, — dijo, su voz temblaba un poco, sus extraños ojos ligeramente vidriosos. —No,
Vaxa. Necesitamos hablar. No me toques. Ponme de vuelta en mi asiento, ahora
mismo.

Su hueso de la ceja se alzó. — ¿No deseas el orgasmo?

—No en este momento, —ella espetó. —Ponme en mi asiento.

Vaxa'an se reclinó en su silla, estudiándola, pero no tenía prisa por hacer lo que le
había ordenado. Necesitaba aprender que él era el que estaba a cargo.

—Te quedarás aquí, — dijo. Ella entrecerró los ojos y soltó un suspiro, sintiendo una
lucha innecesaria. —Pero vamos a hablar. No tocaré tu vaxix. Tienes mi palabra.

Un compromiso. Tenía un sabor casi tan amargo como una derrota, pero el placer
de tener a su hembra posada en su regazo hacia que todo valiera la pena. Además,
tenía la sensación de que habría muchos compromisos en su futuro... más le valía
acostumbrarse antes que después.

Su mujer procesó sus palabras, el aroma de su coño aún persistía en sus fosas nasales,
disparando su sangre, estimulando su Instinto.
65

—Bien, — dijo, cambiando sus muslos. Inmediatamente, se arrepintió de sus palabras.


Pág.

¿Cómo podía esperar que no la tocara? Ella inhaló, como si tratara de calmarse. —
Ahora, ¿a qué te refieres con que eres el 'líder de tu pueblo'?.

Vaxa'an resopló. Inclinándose hacia adelante, colocó su mano sobre la plataforma


plateada instalada en la mesa. Pidió dos porciones de la primera comida,
preguntándose cuánto sustento necesitaba su hembra. Un momento después, se abrió
un compartimento en la mesa de metal y aparecieron dos platos llenos de comida.
Eran raciones de viaje, ya habían sido preparados, y simplemente calentados a bordo
del barco. Vaxa'an llegó más allá de Kat para acercarlas y tomar un trozo de carne

—Mi padre fue el Primer Líder, como lo fue su padre, y el padre que estuvo antes, y
así sucesivamente. Cuando mi padre pasó de este mundo al siguiente, tomé su lugar
como líder. No soy solo el 'capitán' de este barco, luxiva. Yo soy el "capitán" de mi
especie.

—Entonces, — susurró, —aterrice en la realeza—Él frunció el ceño, presionando el


trozo de carne en sus labios carnosos. Le agradaba alimentarla, cuidarla.

—No sé lo que eso significa, mujer. Ahora come.

—Puedo alimentarme por mí misma, — murmuró.

—Lo sé, — dijo. —Pero es mi deseo cuidarte. —Ella sostuvo su mirada por un momento
más -él daría cualquier cosa por tener una mirada dentro de su mente, para determinar
exactamente qué estaba pensando detrás de esos ojos verdes- y luego abrió lentamente
los labios.

Vaxa'an sintió como si hubiera ganado en el Pozo una vez más mientras colocaba la
comida en su pequeña lengua rosada. La satisfacción surgió dentro mientras la miraba
masticar.

—Son simplemente raciones de viaje, —sintió la necesidad de decir. —En Luxiria, la


66

comida es mejor. Fresca. Esto no es nada comparado con lo que tendrás.

—Tú y yo sabemos que no iré a Luxiria, Vaxa, —dijo.


Pág.
Los labios de Vaxa'an se crisparon. —Ya veremos sobre eso, mujer. — Le tendió otro
bocado y cambió de tema. — ¿Te gusta?

— ¿Qué tipo de carne es esta?, — Preguntó en lugar de responder.

—Es... — comenzó, pero luego se dio cuenta de que no había traducción en su idioma.
—Es trixava. Un mamífero que vive en las llanuras del Ravrax'tor. No está lejos de
nuestro hogar. Iremos allí pronto.

Su mujer suspiró y Vaxa'an sonrió. Ella miró a los labios de nuevo y luego miró hacia
otro lado. —Eres persistente. Te daré eso.

—Como lo eres tú, luxiva. Creo que estamos bien emparejados. Me gusta que me
enfrentes.

—Supongo que, como Primer Líder, no mucha gente lo hace, — señaló. —Es una
novedad para ti.

—Novedad, —repitió, dibujando un espacio en blanco. Los Krevorags parecían haber


perdido una palabra en su carga, probablemente se habían perdido miles ahora que
lo pensó. Incluso con el implante, tenía mucho que aprender. — ¿Qué significa esta
palabra?

—Nuevo, — dijo ella. —Algo diferente. ¿Esa cosa en tu cabeza no te dice lo que
significa?

—No hay 'cosa' en mi cabeza, — dijo, robándose un bocado. Él estaba muerto de


hambre. No había comido desde antes de su pelea en el último tramo del Pozo, había
optado por omitir la última comida por la compañía de su mujer. Los Luxirianos
necesitaban mucha comida durante todo el día. Disfrutaban de sus horas de comida.

—Es como... una descarga, creo que lo llamas. Una secuencia de código. Tenemos
67

una forma de transferir este código a nuestro cerebro, donde se procesa como todo
lo demás.
Pág.
Ella hizo una cara que no pudo entender. —Pareciera que duele.

—No es agradable, —admitió. Él ladeó la cabeza hacia ella, —Pero es muy conveniente.
Y a veces, necesario.

Kat atrapó sus ojos y la sostuvo, él no rompió su mirada. Se preguntó si ella también
sentiría la atracción, la llamada de algo más entre ellos. No podía ser solo su Instinto
lo que lo sentía. Los compañeros de vida eran completamente compatibles en todos
los niveles. Si tan solo pudiera convencerla de que la haría feliz, de que nunca más
querría nada, de que le daría descendencia, un hogar, lo que deseara.

— ¿Qué tan lejos estamos de la Tierra?, —Preguntó ella.

Sus labios se presionaron juntos. —No lo sé.

— ¿Cómo puedes no saber?

—Porque se rumorea que la Tierra está en el Cuarto Cuadrante. Ningún Luxirian se


ha aventurado nunca allí. — Hizo una pausa, le surgió una idea. Quizás podría usar
esto para su ventaja. —No tenemos la tecnología para viajar allí. O de lo contrario ya
lo hubiéramos hecho. Nunca he visto la Tierra tampoco, ni lo haré en mi vida.

La cara de Kat cayó y se sintió como si un inmoral se apoderara de su corazón,


preparándose para explotarlo como había hecho él con el Nusseer en el Pozo. Una
mentira. Los Luxirianos podían viajar a cualquier parte de la galaxia. Al menos, a
cualquier lugar que ya fuera conocido. Pero quizás, esto la disuadiría de intentar
encontrar un camino a casa. Quizás esto le daría tiempo para convencerla de que se
quede con él. Podría mostrarle su planeta, su hogar. Podía mostrarle un nuevo destino,
uno que nunca había imaginado, pero para el que estaba destinada.

— ¿Qué?, —Preguntó ella, su voz repentinamente pequeña.


68

—Nuestras naves se ejecutan con una célula de poder limitado, mintió más. Su
Instinto luchó contra las mentiras y apretó la mandíbula. —La energía que se
Pág.
necesitaría para viajar al Cuarto Cuadrante... no es posible con nuestros buques
actuales.

—Pero, pero podemos encontrar un barco que tenga el poder, — gritó. —Esos, esos
aliens que me tomaron... ¿no puedes usar uno de sus barcos?

Vaxa'an tragó saliva. —Es posible, — dijo lentamente. —Pero poco probable. Los
Krevorags no tienen vínculos comerciales con nosotros. Les gustan los metales
preciosos, cristales. Están motivados por la codicia.

—Entonces págales, — suplicó, mirándolo. —Por favor, Vaxa, —susurró. —Págales.


Dijiste que tenías dinero. Si lo haces, hazlo por mí. Pertenezco a la Tierra, mi hogar.
Solo quiero volver.

—No, luxiva, — pensó, goteando de culpabilidad, apenas capaz de mirarla a los ojos.
“Tú me perteneces a mí.”

—Para que haga eso, solicito un ciclo lunar de tí, — retumbó.

— ¿Qué quieres decir?

—Un ciclo lunar donde vivirás en Luxiria, donde asimilaras la vida... como mi
compañera. Quiero que le des una oportunidad. A cambio, si después de un ciclo
lunar todavía deseas regresar a casa, —el corazón de Vaxa'an se contrajo, —entonces
organizaré un viaje seguro de vuelta a la Tierra para ti.

No sabía si realmente lo decía en serio o no. No podía soportar la idea de separarse


de ella... pero el Luxirian en él exigiría que honre su acuerdo si se lo pidiera.

— ¿En serio? — Ella respiró, con los ojos muy abiertos. — ¿Un ciclo lunar... un mes,
quieres decir?
69

—Tev, — dijo, asintiendo. —Sí. ¿Son estos términos agradables?

Todo su cuerpo se relajó, como si acabaran de quitarle un gran peso.


Pág.
— ¿No lo harías... tal vez por una semana o dos en su lugar?

—No. Un ciclo lunar.

Kat dejó escapar un suspiro y se encontró con su mirada. —Bien bien. Es un trato.

70
Pág.
De acuerdo... entonces accedió a quedarse con él durante un mes entero.

Mientras le daba otro trozo de carne, que tenía que admitir que era delicioso, a pesar
de que había dicho que era simplemente "raciones de viaje", Kate pensó que podía
hacer mucho más que pasar un mes con un alienígena que simplemente le gustaba
lamer su coño hasta que ella gritara.

Definitivamente podría ser mucho peor, pensó, ruborizándose, moviéndose sobre su


regazo. Claro, tenía una extraña piel y cuernos negros que se tensaban cuando estaba
excitado y extraños ojos de gato. Pero él no la había lastimado, no la había obligado a
tener relaciones sexuales. Él le dio placer en lugar de tomarla, le había dicho que era
"su deseo" cuidar de ella. No podía negar las mariposas que estallaron en su estómago
ante esas palabras, una reacción muy humana en respuesta a un hombre muy extraño.

Un mes parecía mucho tiempo, pero si había algo que había aprendido en el último
día, era tan terco como ella. No tardaría nada menos que un mes... y ella había estado
de acuerdo. Era su única oportunidad de volver a casa... eventualmente.

Además, podría tomarse el tiempo para experimentar algo completamente fuera de


este mundo. Literalmente. Una oportunidad única en la vida de vivir en un loco
planeta alienígena. Nadie en la Tierra podría decir que lo hizo.

Y sí, tenía sus reservas, como si su gente -tratara de ignorar el hecho de que había
afirmado ser el líder de su raza... lo procesaría en otro momento ¿no aceptaba a los
71

humanos? ¿Alguna vez habían visto un humano? ¿Cómo vivían? ¿Qué haría en ese
planeta durante un mes entero?
Pág.

¿Y si un ciclo lunar para él fuera como... diez años de su tiempo?


Kate negó con la cabeza. Un paso a la vez. Estaba yendo en la dirección correcta. Solo
necesitaba estar presente y tratar de no preocuparse por lo que vendría después.

Porque el hecho era que... extrañamente confiaba en él para protegerla. Se sentía


segura y completamente sin amenazas. En su corazón, sabía que no dejaría que nada
le hiciera daño, lo cual era un pensamiento aterrador en sí mismo. Estaba
absolutamente, cien por ciento segura, que no podía apegarse a este alien. Acababa
de reservar un boleto de ida a la Tierra. Si desarrollaba sentimientos por él, solo haría
más difícil irse.

Pero una cosa que había dicho la dejó desconfiando.

— ¿Qué querías decir con vivir contigo como tu pareja?, —preguntó ella, mirando su
mandíbula moverse mientras masticaba un trozo de carne.

—Ya estuviste de acuerdo con mis términos, —señaló.

Ella se volvió aún más sospechosa. Él había dicho esa palabra, compañera, antes.
Pensó que el sexo estaba involucrado, pero ¿significaba algo más en su cultura?

—Dime, —exigió.

Continuó masticando, sin romper el contacto visual. Ella podía decir que no le gustaba
que lo ordenaran. Pensó que, si lo que decía era cierto y era el líder de su gente, era
el que siempre hacía las preguntas. Por alguna razón... ella encontró eso sexy.

—Por favor, —añadió, moviéndose inconscientemente hacia él.

—Compartirás mi plataforma para dormir, mujer.

Kate parpadeó. —Está bien, —dijo ella lentamente, haciendo correr la voz.
72
—Vamos a aparearnos regularmente. A los luxirianos les gusta aparearse al menos tres
veces el lapso.
Pág.

—Está bien, —dijo de nuevo. Excepto esta vez, su voz sonó un poco más sin aliento.
¿Tres veces? ¿Lo necesitaban tres veces al día? ¿Al menos?

Ella debería estar horrorizada, ¿verdad? Debería correr hacia la puerta después de
escucharlo decir que tendrían sexo. Pero ya lo había sospechado. De hecho, a juzgar
por la forma en que su cuerpo se calentó y sus fosas nasales se dilataron, supuso que
estaba más que de acuerdo con eso.

“¿Qué está mal conmigo?” se preguntó, sus mejillas sonrojándose. Ya era bastante
humillante que Vaxa supiera cuándo estaba excitada.

—Y vamos a pasar por la ceremonia de apareamiento tradicional, la ravraxia. Le


pediremos a los Destinos que bendigan nuestra unión.

—Espera... ¿qué?, —Preguntó ella, el sonido de un disco chirriando en su cabeza. —


¿Esa-ceremonia? No me voy a casar contigo.

— ¿Casarse?, — Preguntó, algo que reconoció como una expresión desconcertada que
se mantuvo en sus facciones.

— ¡Sí! Cuando dos personas se unen legalmente, prometiendo pasar sus vidas juntas.

— ¿Y esta boda... es para siempre? —Ella hizo una pausa.

—Bueno no. La gente puede divorciarse.

— ¿Divorciarse?

—Pueden separarse, dejarse uno al otro, seguir con sus vidas. Se pueden casar
nuevamente con otra persona si así lo desean. —Él frunció el ceño.

—Entonces no. La ravraxia no es eso de casarse. Tu casamiento suena más como


parejas reproductivas.
73

—Umm...
Pág.

—Casarse puede terminar, — dijo. —Los compañeros son para siempre si los Destinos
nos bendicen. Tendremos un vínculo de sangre.

— ¿Vinculo de sangre?

—Tev, — dijo, asintiendo.

— ¡No estaré uniéndome al vínculo de sangre contigo!, — Gritó, empujando su pecho,


tratando de levantarse de su regazo. Ella ni siquiera sabía lo que significaba, pero
sonaba doloroso.

—Lo harás, —le informó, con calma. —Aceptaste mis términos.

—Sí, pero... ¡pero no sabía sobre lo de la sangre! Además, me iré dentro de un mes,
en caso de que lo hayas olvidado. No quieres un vínculo de sangre conmigo, no estaré
aquí por mucho tiempo.

—Serás mi compañera por un mes. Mi compañera, — dijo. —Si quieres que pague a
los Krevorags, entonces te asimilarás a mi vida. Serás mía por completo durante un
ciclo lunar. Y seré tuyo por completo. No voy a comprometerme con esto, mujer. —
Ella lo miró, sintiendo una intensidad irradiando de él como una ola de calor.

— ¿Esto es... importante para ti? —Cuestionó lentamente.

—Tev, Kat, — dijo, presionándola más cerca. Su voz no era más que un gruñido y dijo,
—Si deseas dejarme después de un ciclo, entonces al menos sé que te tendré por poco
tiempo.

Los labios de Kate se separaron y tragó saliva espesa. Esas malditas mariposas estaban
comenzando de nuevo en su vientre y ella encontró su mirada acercándose a sus labios.
¿Cómo sería besarlo? ¿Su tipo incluso se besaba?

“Para”, se dijo a sí misma. “No vayas allí.”


74

Pasaría un mes en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué importaba realmente, en el gran


esquema de cosas, si hacía lo que él le pedía? Había sido secuestrada por aliens y
Pág.
forzada a esta situación... pero si hacía esto por él, entonces la ayudaría a encontrar el
camino a casa. Eso era lo que importaba.

Por lo menos, podría sacar algo de sexo increíble de esto, ¿verdad?

—Está bien, — susurró ella, soltando un breve suspiro. —Lo hare.

Sus rasgos no cambiaron en absoluto, pero sus dedos presionaron sus caderas solo un
poco más. Luego, sin decir una palabra, levantó otra comida a sus labios. Sus ojos
brillaron de nuevo cuando su lengua rozó sus dedos.

Tal vez, ella era una esclava sexual, reflexionó. O lo sería, pagando el pasaje a casa,
pero solo si se apareaba, se emparejaría con él, según sus costumbres. Lo que ella
no había esperado, sin embargo, era querer hacerlo. Además de la atracción loca entre
ellos, tenía curiosidad... no solo sobre el sexo, sino sobre él, sobre su forma de vida.
Un mundo completamente nuevo, literalmente, acababa de abrirse para ella.

Siempre se había dicho a sí misma que eventualmente haría algo loco y


completamente diferente, como dejar su trabajo para viajar por el mundo durante un
año, o finalmente mudarse a una nueva ciudad en un nuevo estado, donde no
conociera a nadie, para empezar de nuevo. Pero año tras año, se quedó en el
apartamento por el que había luchado con uñas y dientes a su ex novio y todos los
días se movía a su trabajo de ensueño que se parecía cada vez menos al trabajo de sus
sueños.

Y de alguna forma, de alguna manera, había terminado en el regazo de este alien, que
le estaba dando está loca oportunidad. Estaba loca de su mente. Pero tal vez una parte
de ella necesitaba serlo. No había sentido miedo en mucho tiempo, porque había
estado tan controlada, tan segura. Había olvidado que a veces, el temor se sentía bien.
El miedo significaba que estaba viva.
75

Por ahora, haría esto. Durante un mes, ella experimentaría algo que nunca volvería a
experimentar.
Pág.
¿Su única regla?

“No te enamores del gran y sexy alien, en cuyo regazo estás actualmente a horcajadas.

Después del desayuno, Kate siguió a Vaxa fuera del comedor. Sus pies estaban
desnudos contra los pisos de metal de la nave e increíblemente fríos. Se sentía
desnuda, expuesta, pero sabía que no tenía ninguna ropa que le cupiera. Lo que ella
no daría por tener sus pantalones de pijama estampado con elefante color lavanda y
un bonito par de pantuflas mullidas en este momento.

Aunque mantendría su camisa. Era aireada, ligera y suave, a diferencia de cualquier


material que alguna vez había tocado o sentido en su vida. ¿Lo único negativo? Sintió
que estaba constantemente excitada por él, como si el aroma de Vaxa se enroscara a
través del material, un estímulo constante.

Habían comido el resto de su comida en silencio, a pesar de que Kate había tenido
mil millones de preguntas revoloteando en su mente.

¿Su nuevo lema? Sigue la corriente. (El dicho real es Roll with it, lo que nosotros
tomariamos como sigue la corriente o sigue el juego.)

¿Ser secuestrada por aliens y ofrecida como premio en una pelea? Sigue la corriente.
¿Ser tomada como dicho premio por un alien con una piel parecida a un espejo y una
endemoniada polla y lengua acanalada? Sigue con la corriente. ¿Ofrecerle un viaje a
casa si pasaba un mes como la compañera de ese alien?

Jodidamente seguirá la corriente de eso.

Kate tenía la sensación de que ser tan indiferente como fuera posible sería la mejor
manera de procesar lo que estaba pasando. De alguna manera, se sentía como si
estuviera en un sueño, como si nada fuera real porque ya nada tenía sentido. Si llegaba
76

a casa, no, cuando llegara a casa, se habría vuelto loca y probablemente se suicidaría
en un hospital psiquiátrico, divagando acerca de ser secuestrada por aliens.
Pág.
Pero se preocuparía por eso más tarde.

— ¿A dónde vamos? — Kate le preguntó, sin reconocer el camino que estaban


tomando. El barco era enorme. Masivo.

—A entrenar, —dijo, acercándola más. Parecía incapaz de apartar sus manos de ella,
como que tocarla le daba consuelo.

— ¿Entrenar?

—Tev. Somos guerreros, debemos entrenar, cada palmo.

Echando un vistazo a sus músculos por el rabillo del ojo, Kate se imaginó un gimnasio
con esteroides. ¿De qué otro modo obtendría esos fibrosos y cambiantes bloques de
músculos?

—Mujer, — gruñó, mirándola de reojo. Sus dedos se flexionaron alrededor de su


cintura y se mordió el labio, apretando los muslos. ¿Por qué tenía que tener alguna
nariz loca de sabueso?

Llegaron a un conjunto de puertas de acero y, cuando se abrieron, Kate vio al menos


doce agujeros cuadrados hundidos en el suelo. Sin equipo de pesas a la vista. Más
bien, pequeñas arenas de combate. Como la lucha en el Pozo.

Vaxa se abrió paso por los pozos. Cuando pasaron a todos, Kate los miró y vio que
cada uno albergaba a dos de los hombres de Vaxa enfrascados en combates intensos
y brutales, sangre y piel en ellos.

No sabía qué le sorprendía más: que su sangre era de un color azul oscuro o que eso
estaba permitido. Ella nunca había visto peleas tan salvaje. Ella vio como un alienígena
hundía sus garras en el hombro de su oponente y arrancaba un pedazo sangriento de
piel. El oponente ni siquiera gritó; él solo siguió luchando, tomando represalias con
77

un corte de garra que desgarró músculos y tendones.


Pág.

Su horror debió mostrarse en sus rasgos porque Vaxa se volvió hacia ella, frunciendo
el ceño,

— ¿Qué pasa?

—Esto, ¡esto es bárbaro!, — Gritó ella, sus grandes ojos mirando cada una de las peleas
que pasaban. Los luchadores ni siquiera miraron hacia arriba, tan consumidos que
estaban en sus arenas.

—Así son las batallas, — respondió él, sus palabras rodando por sus hombros. —
Prefiero que mis hombres estén preparados. Los Luxirianos sanan rápido.

—Eso no importa, — protestó ella. —Esto es... esto es solo... —Ella estaba perdida por
las palabras. Pero no debería sorprenderse. Había visto las cicatrices a lo largo de la
piel de Vaxa, su espalda, y aunque no le había preguntado cómo las había conseguido...
ahora lo sabía.

Vaxa se detuvo en el pozo que corría a lo largo de la pared trasera. Era el pozo más
grande de todos ellos y vio que otro hombre alienígena ya estaba dentro, calentando.
El alienígena parecía ser de la misma altura y complexión que Vaxa. Tenía el torso
desnudo e igual de musculoso. Pero uno de sus cuernos negros estaba astillado y una
gran cicatriz le corría por la mejilla. Su cabello era de color marrón claro, no negro
como el de Vaxa.

—Lihvan, —le dijo Vaxa. —Él es uno de mis generales de guerra.

Desde abajo, Lihvan inclinó su cabeza hacia ella, los ojos la tomaron con una
curiosidad que ya había conocido.

—Es agradable verte la cara esta vez.

Su inglés era más acentuado que el de Vaxa y el de Kirov. Frunció el ceño, sin
entender su significado... hasta que la golpeó. Él debió haberla visto cuando Vaxa la
78

había colgado por encima del hombro ayer. Sus mejillas ardieron y se pellizcó el
dobladillo de su camisa prestada, preguntándose si podría conseguir que cubriera aún
Pág.
más su piel.

—Lihvan, —dijo Vaxa, con un tono de advertencia en su voz.

—Mis disculpas, lavrix'an. Lo dije sin irrespetarla.

Kate se aclaró la garganta, asintiendo. En el fondo, escuchó gruñidos, el sonido de


carne golpeando carne, un crujido enfermizo.

— ¿No puedes llevarme de vuelta a tu habitación?, —Preguntó en voz baja.

Vaxa frunció el ceño. —Te quiero aquí conmigo. De lo contrario, me distraeré.

—No quiero verte pelear otra vez, —admitió. —Esto... me desestabiliza.

Vaxa la estudió por un breve momento, pero luego negó con la cabeza. —Tenemos
un acuerdo, mujer.

— ¿Qué tiene eso que ver con esto?

—Dijiste que te integrarás a la vida de los Luxirian, —dijo. —Somos una raza guerrera.
Luchamos para traer paz a nuestra galaxia. Esto es parte de eso. Como mi compañera,
aceptarás esto. —Antes de que pudiera mostrar su indignación, se inclinó hacia él y
gruñó en voz baja: — Las mujeres de Luxirian disfrutan viendo a los hombres pelear.

—Entonces ve a buscar a una Lucks-ur-ree-an mujer, —ella respondió. Increíblemente,


sintió un destello de posesividad, de celos.

Vaxa dio un paso atrás, quitándose la camisa de su cuerpo y tirándola al piso de metal.
Kate trató de no dejar que su mirada vagara... pero era difícil. Maldición, era difícil.

—Mira, —ronroneó. —Veremos qué tan húmedo está tu coño después.


79

Su boca cayó, sus manos temblando a los costados. Sintió un ataque de ira al verlo
saltar casi dos metros dentro del pozo sin esfuerzo. Lo que la alarmaba era la forma
Pág.

en que su corazón tartamudeó en su pecho, la forma en que su vientre se apretó. ¿En


anticipación? No sabía.

Congelada, se paró junto al pozo cuando comenzaron. Al principio, se rodearon el


uno al otro, midiéndose, esperando la oportunidad de atacar. Pero cuando comenzó
la pelea, comenzó.

Los Luxirians luchaban sucio, se dio cuenta mientras los miraba, con los ojos muy
abiertos. Vaxa gruñó, los músculos se agitaron, arremetiendo con suficiente poder que
probablemente la mataría si alguna vez se interponía en el camino. Lihvan recibió un
golpe, su pecho se contrajo. Oyó que algo se rompía, pero eso no lo detuvo. Golpeó
a Vaxa con sus afiladas garras negras, atrapándolo de costado, dibujando sangre azul
oscuro.

Siguieron y siguieron. Ella fue transportada de vuelta a esa ardiente arena caliente con
los dos soles donde lo había visto por primera vez. Recordó la forma en que despachó
a su oponente, rápido, eficientemente. Era letal, mortal. Todos los Luxirianos lo eran,
al parecer, observo a Lihvan repartir tanto como recibir.

Parecería nunca terminar. Kate no sabía cuánto tiempo estuvo allí, pero descubrió
que no podía dejar de mirar a Vaxa. Ella se sentía sin aliento, debilitada. Su cuerpo
comenzó a brillar con sudor. Sus ojos se enfocaron como láser y perforaban en Lihvan.
En todo caso, sus músculos parecían crecer, cada vez más definidos. Kate dejó escapar
un gemido.

Era un sonido pequeño, pero inhaló bruscamente cuando la mirada de Vaxa


repentinamente se concentró en ella, sus pupilas se contrajeron. Vio una locura, una
oscuridad que se dio cuenta era necesidad.

Debido a que estaba distraído, Lihvan dio un golpe brutal y la cabeza de Vaxa se
sacudió hacia un lado. Kate vio que la sangre le corría por el labio partido y gruñó,
80

atrapando los puños de Lihvan con la palma de su mano.

—Kravix, Livhan, —dijo con voz ronca en su idioma, alejando a su general de guerra.
Pág.
Ya, la mirada de Vaxa estaba de vuelta en ella y él saltó, atrapando el borde del hoyo
antes de volver a poner los siete pies de él en su nivel. Él estaba goteando en sudor.
La sangre corría de su labio y su costado. Sus pantalones de cuero estaban rotos justo
encima de su muslo y su cabello largo, oscuro y hermoso estaba despeinado.

“Oh Dios mío.”

Vaxa inhaló profundamente, respirando rápido, y Kate solo sabía que olía su intensa
excitación. Él tenía razón. La mente de Kate podría haber protestado contra lo
bárbaras que eran sus luchas... pero su cuerpo había respondido a su brutalidad, a su
poder, a su fuerza.

—Vamos, mujer, — gruñó Vaxa, agarró sus brazos un poco bruscamente antes de
tomarla en sus brazos. A Kate no le importaba. Se había ido su amable alienígena.

En su lugar, había un hombre que parecía querer devorarla.

81
Pág.
Vaxa'an apenas podía pensar, apenas podía procesar un unico pensamiento por
completo mientras corría a sus aposentos. Lo único que pasaba por su mente era el
deseo de su Instinto.

- Follar. Compañera. Poseer. -


Vaxa'an gruñó, colgando de su cordura por un hilo. Sabía que no podría cogerla, no
podría reclamarla de la forma que su Instinto exigía, no hasta que recibiera la
bendición de los Destinos. Como Primer Líder, era importante para él, reclamarla de
la manera tradicional.

Sin embargo, su Instinto combatía ferozmente. La fiebre de la sangre de la pelea y el


aroma embriagador y abrumador de su mujer no ayudaban en nada.

Cuando llegó a sus aposentos, arrojó a su hembra a la plataforma de dormir y la colocó


a su gusto: sobre sus manos y rodillas, con su tentadora espalda frente a él.

—Vaxa, —se quedó sin aliento, pero su voz salió gruesa, ronca, y no protestó cuando
le arrancó la túnica de su cuerpo, exponiendo su coño empapado y sus pechos grandes,
llenos y balanceándose.

También rasgó sus coberturas, dejando su palpitante y dura polla en exhibición. Kat
estiró su cuello, lo vislumbró y dejó escapar otro gemido. Vaxa'an vio como sus muslos
se apretaban, un cremoso rastro de humedad goteaba de su coño.

Por todas sus protestas acerca de cuán "bárbara" era la plataforma de entrenamiento,
su coño no le mentía. Le dijo todo lo que necesitaba saber. Su polla se balanceó
cuando él se arrodilló al lado de la plataforma, agarrándole los muslos con una fuerza
de magulladura antes de hundir su rostro entre sus muslos.

Kat chilló, echó la cabeza hacia atrás, con el cuello tenso y los ojos cerrados.
82

— ¡Euughhh!, — Ella jadeó y el sonido lo empujó más profundo. Su lengua acanalada


lamió y chupó la humedad, sus ojos volvían a su cabeza, necesitando más, necesitando
Pág.
todo. Él buscó más de su crema, hundiendo su lengua profundamente dentro, su
espina dorsal tembló, mientras escuchaba sus respiraciones y gemidos. Sus manos
lucharon contra las pieles de su plataforma antes de agarrarlas firmemente entre sus
pequeños puños.

— ¡Vaxa, me estoy viniendo!, — Gritó. Gruñó cuando sintió que sus paredes se
contraían contra su lengua antes de que su espalda se inclinara y luego se arqueara
violentamente, un grito sin palabras en sus labios. 'Venirse' debe significar orgasmo,
pensó, archivando esa información. Él la haría venirse muchas, muchas veces.

Fue implacable. Sus caderas jodieron el aire frente a él, aumentando la frustración de
su instinto. Él gruñó y ronroneó, sintiendo la vibración de su lengua resonar a través
de su coño. Las yemas de sus dedos subieron para encontrar y jugar con su clítoris,
haciendo rodar la pequeña cuenta hinchada entre sus dedos, todo mientras trataba de
follar su lengua dentro, aún más profundamente. Lo que no daría por que sea su polla
en su lugar. Solo entonces, la llenaría de la forma en que le dolía.

Soltó un bufido sin aliento y luego maulló antes de que Vaxa'an sintiera sus paredes
apretarse de nuevo. Ella se estaba 'viniendo' otra vez, contracorriente contra su lengua,
tratando de prolongar su orgasmo, su pequeña mujer codiciosa.

Sus brazos y sus rodillas temblaban. Estaba gimiendo ruidosamente, su aliento


desigual. Vaxa'an gruñó, la presión en su polla se volvió insoportable. Sintió que
sembraría en cualquier momento, sin siquiera un toque, y no lo había hecho desde
que era un niño. (Le dice sembrar a eyacular.)

Con un silbido, se apartó, parándose para poder darle la vuelta. Ella se dejó caer de
nuevo en su cama, pareciendo como si aún estuviera en el placer de su orgasmo, su
espalda arqueada, sus pezones fruncidos sobresalían en el aire. Se le hizo agua la boca
y cayó sobre ellos, chupando y mordisqueando suavemente los picos con cuentas.
83

Los puños de Kat llegaron a sus cuernos y sintió que tocaba profundamente su varx.
Pág.

Iba a sembrar en cualquier momento, si ella no se detenía.


—Vaxa, — jadeó, cerrando los ojos en él. Ese extraño líquido estaba brillando allí y
Vaxa'an frunció el ceño, casi alejándose porque pensó que estaba triste o molesta.
Pero luego ella suplicó, —P-por favor, necesito... por favor jodeme, fóllame. ¡Ahora!.

La fuerza llenó su cuerpo, pero Vaxa'an nunca se había sentido tan físicamente
frustrado en toda su vida. Su hembra le suplicaba que la llenara con su polla, que se
hunda en su vaxix de bienvenida. Casi podía imaginarse la forma en que ella se sentiría,
caliente y apretada alrededor de su polla, sus paredes demandando la semilla de su
cuerpo.

Él gimió. —Mujer, no puedo.

— ¿Por qué no? —Gritó ella.

Le dolió decirlo, como si le arrancaran las palabras de la garganta.

—No nos uniremos hasta que los Destinos nos hayan bendecido. No hasta que
lleguemos a Luxiria.

Kat gimió, su pecho jadeando. Dos manchas rosadas brillantes le enrojecieron las
mejillas mientras continuaba su ataque contra sus pechos, tomando sus pezones entre
sus dientes, aplicando la presión suficiente para ponerla exitada, pero no lo suficiente
como para ser doloroso.

Ella se estiró entre ellos, pasando sus manos sobre su cuerpo, acariciando el sudor
que hacía que su piel brillara, trazando sus definidos músculos. Su toque fue casi su
perdición; sus suaves y pequeñas manos parecían pecado en su cuerpo. Ella frotó su
mejilla contra su cuerno izquierdo, murmurando aturdida: —Hueles increíble.

Por supuesto, su olor la atraería, pensó. Su Instinto había elegido una pareja perfecta.

Con un gruñido, se levantó de su cuerpo y se acomodó entre sus piernas. Los empujó
84

todo lo que pudo, moviendo su trasero para descansar en sus muslos inferiores. Esta
posición provocó sus sentidos. Esta sería la posición en la que primero la tomaría
Pág.
durante la ceremonia de apareamiento y él solo se torturaba a sí mismo, sabiendo lo
que haría después.

Sin penetrarla, Vaxa'an empujó hacia adelante, empujando su polla para descansar
entre los labios de su coño. Kat lo miró con los ojos entornados, como si estuviera en
trance. Sus labios carnosos estaban enrojecidos y separados.

Un jadeo estrangulado fue arrancado de su garganta cuando empujó entre sus labios
internos. Él gruñó, sintiendo que su humedad se deslizaba contra su pene,
lubricándolo... aunque él no lo necesitaba. Su propia polla estaba llorando los
comienzos de su semilla, haciendo que el desliz fuera fácil.

Vaxa'an sintió el ronroneo de apareamiento comenzar en lo profundo de su pecho y


la boca de Kat se redondeó, mirándolo mientras susurraba, —Tu polla... está vibrando.

—Tev, — gruñó. — ¿Se siente bien?

— ¡Sí! Oh, Dios mío, sí, —dijo en voz baja, con la voz enganchada. —Tus
protuberancias...

“¿Sus protuberancias?” Le preguntaría qué quería decir eso después.

Vaxa'an negó con la cabeza, empujando contra su cuerpo, sintiendo sus húmedos
labios separarse de él, sintiendo el empuje de su duro clítoris contra la sensible cabeza
de su pene. Siseó, sintiendo sus músculos expandirse, sintiendo su fuerza fluir
profundamente en sus huesos.

—Tev, mujer, — dijo con voz áspera, agarrándole el culo, tirando de ella más cerca
para obtener más influencia, sus caderas golpeando entre sus muslos. A su alrededor,
podía oler su excitación. Lo llevó al borde de la locura y se envolvió alrededor de su
cerebro con tanta fuerza que se preguntó cómo podría pensar en absoluto.
85

Vergonzosamente, no pasó mucho tiempo hasta que sintió el comienzo de su orgasmo.


Él duraría más tiempo para ella la próxima vez, resolvió, incluso cuando sintió que
Pág.
razguñaba su piel con sus pequeñas y contundentes uñas, la espalda arqueada, la boca
abierta en un grito silencioso mientras su vientre se convulsionaba. Ella se estaba
corriendo por tercera vez, su pequeña y sensible mujer humana. Él gruñó. Tendría
mucha felicidad con su compañera. Imaginó las mañanas perezosas y las largas noches
de esto, de dar placer a su mujer, de verla exhausta en sus pieles, resplandeciendo.

Vaxa'an rugió hacia el techo, su semilla arrancada de su pene, bañando su coño y su


barriga, cuando la imaginó con su descendencia. Sí, pensó. Pronto. Pronto, ella estaría
embarazada de sus crías, se aseguraría de eso. Especialmente antes de que el ciclo
lunar haya terminado. Haría todo lo que estuviera en su poder para que así sea.

Sus músculos temblaban con las secuelas de su orgasmo y jadeó, mirando a Kat,
retumbando de satisfacción cuando vio la evidencia de su juego. Su semilla
opalescente brillaba contra su piel y goteaba por su coño. Su Instinto ronroneó su
placer cuando se inclinó para frotarlo en su piel, deslizándolo entre sus pliegues
rosados.

Ella hizo un pequeño ruido, una cruza entre un gemido y un jadeo. —Vaxa... Yo-yo
necesito descansar. — Le sonrió a su compañera, sintiendo que podía enfrentar
cualquier cosa en el universo.

—Lo sé, mujer, — le susurró, inclinándose para frotar su cuerno contra su mejilla. Kat
suspiró, sonando cansada.

—Déjame lavarnos, —dijo. Todavía estaba sucio por su sesión de entrenamiento con
Lihvan. Ella tenía una veta de su sangre azul en el interior de su muslo. Y por mucho
que le complaciera verla allí, un recordatorio de su inminente vínculo de sangre,
deseaba lavar su sudor y suciedad.

—Creo que debes llevarme, — dijo en voz baja. Vaxa se bajó de ella y su plataforma
86

para dormir, su pene ya se estaba endureciendo. Cuando ella lo vio, le dirigió una
mirada que no pudo leer y murmuró: —Pensándolo bien, iré por mi cuenta.
Pág.
Los labios de Vaxa se crisparon y la tomó. Un momento después, ella se balanceó en
sus brazos. Cualquier posibilidad de que tuviera que cargar con su hembra, la tomaría.
Le encantaba la sensación de su suave piel contra la suya, cuán pequeña era junto a
él. Dentro de la sala de lavado, encendió la ducha y los metió dentro.

El agua estaba tibia y ayudó a calmar el dolor en sus músculos. Los Luxirians sanaban
rápido. Las marcas de las garras y los moretones de Lihvan se habrían ido por la
mañana, pero lloraría la pérdida de los pequeños arañazos que su hembra le había
dado a su pecho desnudo. Los miró, pasando las yemas de los dedos por las líneas
pequeñas y algunas gotas de sangre desapareciendo.

Kat miró hacia donde se estaba acariciando y jadeó. — ¿Hice eso?

—Sí, luxiva, — retumbó, extendiendo la mano para pasar sus palmas por sus brazos
antes de envolver su puño en su pelo largo y oscuro.

— ¡Oh, lo siento!, — Dijo, frunciendo el ceño con preocupación, extendiendo la mano


con cautela para tocar los arañazos.

Él soltó una risa divertida. — ¿Perdón por qué? —Sus pupilas se dilataron. —Me gustan.

—Oh, — respiró, mirándolo con los ojos muy abiertos. Un momento después, su
mirada bajó a sus labios. La había visto hacerlo antes, pero pensó que era extraño.

— ¿Por qué siempre miras mi boca? —Le preguntó, frotando su mano por su cuerpo...
antes de lavarle suavemente entre sus piernas.

Contuvo el aliento, pero vaciló. —En tu cultura, ¿se besan?

— ¿Beso?, — Preguntó. El implante de lenguaje tenía una definición vaga, pero él no


lo entendía. ¿Tocar sus bocas juntas? ¿Con qué propósito?
87

— ¿Qué es eso de 'beso'?.

El rosa en sus mejillas regresó. —Olvídalo. No debería... yo no...


Pág.
—Dime, — exigió, deslizando las manos hasta las caderas.

Kat soltó un pequeño suspiro, el rocío de la ducha de lavado creó un patrón tentador
de gotitas en su suave piel. Anhelaba chupar cada una de su exuberante cuerpo, pero
ella le había dicho que necesitaba descansar. Paciencia, pensó para sí mismo. El lapso
todavía era reciente. Más tarde esa noche, tal vez habría descansado. Eventualmente,
ella se acostumbraría a su apetito.

—Tal vez debería mostrarte, —ella murmuró en voz baja.

—Muéstrame, —estuvo de acuerdo, intrigado, sacudiendo la cabeza en un asentimiento.

Kat inspiró profundamente. —Tendrás que agacharte un poco. Eres demasiado alto.

Estaba cada vez más confundido con cada segundo que pasaba. Aun así, hizo lo que
su mujer le dijo y se inclinó ligeramente hacia su cintura. Ella se puso en punta de
pies, ajustando su diferencia de altura aún más.

Sus ojos se conectaron brevemente con los suyos antes de inclinarse hacia adelante...
y rozar sus suaves labios contra los suyos. Vaxa'an tomó aliento.

Él vio sus labios curvarse antes de volver a hacerlo.

Vaxa'an ronroneó, estremeciéndose contra ella, sintiendo hormiguear su columna


ante este pequeño e inesperado placer.

Envolviendo sus brazos alrededor de su cuello, ella susurró, —Cierra tus ojos, —a lo
que inmediatamente obedeció. Cualquier cosa para que continúe con lo que estaba
haciendo.

— ¿Esto es un beso?, — Dijo con voz ronca, su voz gutural engrosando las palabras.
88
—Besar, —corrigió ella. Su hembra se inclinó hacia adelante, presionando su boca
contra la suya más completamente y luego deslizó ligeramente su lengua contra la suya,
esa lengua perfecta, rosada y suave. Él ronroneó y gruñó, le gustaba esto de besar.
Pág.
—Ahora, corresponde, —le susurró.

Su pecho retumbó y la agarró por la cintura, presionándola contra su endurecida polla


que se negaba a suavizarse en su presencia. Inclinando el cuello para una mejor
posición, hizo lo que le dijo. Aprendiendo de ella, movió su boca contra la de ella,
saboreándola, ligeramente al principio pero haciéndose más urgente mientras movía
su lengua acanalada dentro.

Kat emitió un gemido estremecedor, aferrándose a sus hombros, sus garras romas
clavándose en su carne. Vaxa'an no supo cuánto tiempo se besaron, pero
eventualmente le dolió la espalda, encorvado como estaba, así que la levantó y ella
envolvió sus bien formadas piernas alrededor de su cintura, llevándola cara a cara con
él. .

Y se quedaron en esa posición durante mucho tiempo. Vaxa'an nunca se había sentido
más cercano a una mujer y se había acostado con muchas. Besar prendió fuego a su
sangre y dejó que su Instinto quisiera más, pero no quería hacer nada para interrumpir
este momento.

Eventualmente, sin embargo, sabía que debía detenerse. Solo tenía mucho
autodominio y ya se había tentado demasiado por un lapso... y ni siquiera estaba a la
mitad del lapso.

Vaxa'an no quería nada más que llevar a su mujer de regreso a su plataforma de dormir
y continuar esto de besar con ella hasta que el lapso se perdiera. Pero era el Primer
Líder. Tenía responsabilidades, deberes. Pronto, lo necesitarían en el centro de
comando.

Lamentablemente, se separó. Su Kat parecía enrojecida, sus labios rosados hinchados


y rogando por más besos. Sus ojos estaban vidriosos, desenfocados.
89

—No es justo, — murmuró, como si estuviera aturdida. —No es justo que seas bueno
besándo también.
Pág.
Su pecho se hinchó un poco. — ¿En qué otra cosa soy bueno, mujer?

Sus ojos se aclararon un poco y ella se agitó lo suficiente como para que la dejara en
el suelo del lavadero. —Deja de pescar cumplidos.

Sus palabras no tenían sentido, pero se encogió de hombros. Palabras humanas. No


todo se traducía.

—Tengo que ir al centro de comando, —le dijo. —Debo prepararme para nuestra
reentrada en Luxiria. —Kat parpadeó y algo de claridad volvió a su mirada. Vaxa'an
recordó el trato que habían negociado y frunció el ceño, su buen humor disminuyó
un poco.

— ¿Cuándo llegamos a tu planeta?

—Llegaremos a nuestro planeta, —dijo, corrigiéndola, —en dos lapsos y debemos estar
listos, luxiva.

90
Pág.
El día siguiente fue muy parecido al primero para Kate. Ella despertó, aferrándose al
costado de Vaxa. Su piel parecía absorber el calor durante toda la noche, por lo que
por la mañana, era un pilar caliente de dos metros trece.

Aunque, tan pronto como despertó, recordó que todavía estaba un poco enojada con
él. La tarde anterior, la había dejado en su habitación para ir al "centro de comando"
y no había regresado por lo que supuso que fueron horas. Su habitación estaba casi
desnuda, a excepción de su ropa, por lo que ni siquiera pudo husmear. No habia
libros, aunque obviamente ella no hubiera podido leerlos. Había jugueteado con los
controles de la ducha, solo por curiosidad y aburrimiento, pero no podía hacer que
funcionaran correctamente.

Muy austero. Se preguntó cómo sería su habitación o casa o lo que sea que viviera en
su planeta. Porque si era algo así, Kate pensó que tenía un largo mes por delante.
Especialmente si la mantenía dentro.

Por lo tanto, no hacía falta decir que estaba ansiosa y un poco enojada cuando
finalmente regresó. Por supuesto, en el momento en que lo vio, su traicionero cuerpo
se animó, recordando la forma en que la había besado antes de irse, el deslizamiento
de su exquisita lengua contra la de ella. Pero se había cruzado de brazos y empujado
su pecho cuando él se le había acercado.

— ¿Estás disgustada?, —Le había preguntado, aparentemente sorprendido, como si no


solo la hubiera mantenido prisionera en su habitación durante horas.

Ella arqueó una ceja. —Déjame aclarar una cosa. No estaré encerrada mientras haces
tú día. Yo no soy tu... tu mascota.

— ¿Mascota?, — Repitió. —Sé que no eres una mascota, mujer.

—Entonces no me trates como una. —Sus fosas nasales se encendieron un poco.


91

—Luxiva, no puedo tenerte deambulando por el barco en mi ausencia. Es peligroso.


Pág.

—Kate respiró profundamente, diciéndose a sí misma que se calmara.


—No es como si fuera a tocar algo. Pero me siento encerrada aquí, como si estuviera
en una jaula.

—Solo un lapso más, luxiva. No hay mucho que hacer en este barco, sí. Pero en
Luxiria... tus lapsos serán más satisfactorios, te doy mi palabra.

Habia más que eso, se dio cuenta. Cuanto más se acercaban a su planeta, más se daba
cuenta de en qué se había metido. Un mes en un planeta extraño con una especie
alienígena de la que sabía casi nada... con un alien por el que estaba extremadamente
atraída por el hecho de que disfrutaba besár mucho. Era una receta para el desastre.

Pero no tenía otra opción. Habían llegado a un acuerdo. Le había dado su palabra.

Aun así... sus nervios estaban comenzando.

Para su último día en el barco, Kate se puso sus Bragas De Niña Grande y decidió
que quedarse en la habitación de Vaxa era la menor de sus preocupaciones. Esa
mañana, fueron a desayunar -donde tenía más de esa deliciosa carne- seguido del
tiempo de entrenamiento... que prácticamente terminó de la misma manera que el
día anterior, con Vaxa empujándola sobre la cama en el momento en que regresaron
a la habitación y rápidamente festejando entre sus piernas hasta que vio estrellas.

De nuevo, se fue poco después y no pudo evitar sentirse un poco sola, aunque esa
sensación no era nada nuevo. Ella no tenía padres y solo unos pocos amigos cercanos.
Su mejor amiga era a quien más echaba de menos y Kate no pudo evitar angustiar a
Beks por su desaparición en la Tierra. Las dos hablaban o se veían casi todos los días.
Seguramente, por ahora, Beks se habría dado cuenta de que algo estaba muy mal.

Nada que puedas hacer al respecto, Kate, se recordó a sí misma. Ella estaba en el
sangriento espacio.
92

Esa noche, cuando Vaxa finalmente regresó, ella no lo apartó. Sin embargo, se sintió
un poco retraída y, después de cenar, en su habitación, la sentó en su regazo y le
Pág.

acarició el pelo.
— ¿Qué te preocupa, Kat? Has sido diferente esta noche. ¿Estás enojada conmigo por
dejarte en mi habitación otra vez?

—No, — dijo con sinceridad, sintiendo hormigueo en su cuero cabelludo mientras sus
largos dedos pasaban cautelosamente entre los mechones. Se sentía tan relajante, tan
bueno. Ella saboreó el contacto.

—Estoy, um, me he estado preguntando cómo es tu planeta. Estoy nerviosa. — El


espacio entre los huesos de sus cejas se contrajo, sus pupilas se contrajeron.

—Nerviosa. No hay razón para que te sientas nerviosa.

— ¿Puedes culparme?, — Preguntó en voz baja. —Hace tres días, no tenía idea de que
la vida alienígena existía. Quiero decir, siempre pensé que había una gran posibilidad
de que hubiera vida inteligente en algún lugar del universo, pero no necesariamente
que sería secuestrada por ellos y traída a este barco, viajando a este nuevo planeta que
será mi hogar por el mes.

Los labios de Vaxa se juntaron en su última línea y Kate supo por qué. Quería que se
quedara con él. Pero tenía que entender que no podía. Su vida estaba en la Tierra.

—Ha sido un poco demasiado para mí asimilar, admitió.

—Siempre te protegeré, — dijo ferozmente. —No sientas miedo. Los Luxirianos


aprenden a trabajar a través del miedo.

—Pero yo no soy como tú. Soy humana.

—Una debilidad, pero aprenderás maneras Luxirianas con el tiempo.

Eso la alerto y dolió.

— ¿Debilidad?, — Preguntó ella, inmóvil. — ¿Crees que soy débil?


93

—Debo admitir, —dijo, su tono medido, ojos que la observaban con atención, —que
Pág.

cuando te vi por primera vez y me di cuenta de lo que eras para mí, de lo que llegarás
a ser para mi gente, no estaba... emocionado de que fueras humana.

Kate cerró la boca y se levantó de su regazo, empujando su pecho cuando él trató de


detenerla. Estaba de pie al borde de la cama, con las manos en las caderas, mirando
al alienígena sentado. Había tratado de confiar con sus miedos en él y la había llamado
débil.

—Se sabe que los humanos son físicamente débiles en comparación con muchas
especies 'alienígenas', Kat, —trató de explicar Vaxa. —No tiene relación con tu estado
mental, sino con tus limitaciones físicas.

—Si soy tan débil, ¿por qué me elegiste?

Una expresión desconcertada apareció en sus facciones. —Porque no tenía otra


opción.

Kate se rió, pero salió como una fuerte e incómoda ráfaga de aire. Cada vez que Kate
era herida, se enojaba. ¿Y en este momento? Estaba herida. A Vaxa ciertamente no
le importaban sus palabras. Su amable alienígena podría tener una racha de idiota,
después de todo.

Excepto, que se encontró que la pequeña tensión de enojo que tenía estaba siendo
reemplazada rápidamente por la tristeza. No sabía por qué. Y fue vergonzoso cuando
sintió que la parte posterior de sus ojos picaban con pequeñas lágrimas.

Toda su vida, Kate se había sentido no deseada. Había estado entrando y saliendo de
hogares de crianza en su infancia, todos hogares maravillosos, pero con familias que
finalmente la abandonaban. En la universidad, rastreó a su madre biológica y se acercó,
solo para ser rechazada. Su madre la había entregado de bebé y ni siquiera quería
encontrarse con ella.
94

Y Peter... estúpido maldito Peter. Él había sido el único constante en su vida durante
la universidad. Fue amable y dijo que le gustaba cuidar de ella, que nunca más tendría
Pág.

que estar sola. Le habló sobre el matrimonio y una familia, todo lo que siempre había
deseado. Había sido feliz. Hasta que le dijo que había estado viendo a alguien más, a
alguien a quien quería más que a ella.

Le tomó seis meses no llorar y dormir por la noche. La única persona en su vida en
quien confiaba completamente, al cien por cien, era su mejor amiga, Beks. Y Kate
tenía una terrible sospecha de que tal vez no volvería a verla.

Ahora, este alien... que había dicho que le gustaba cuidar de ella, que dijo que la
protegería, le dijo que sentía no tener elección al elegirla. Por ejemplo, si hubiera
elegido a la rubia que estaba junto a ella en la fila, actuaría exactamente igual con ella.

Le dolió más de lo debido, lo que hizo que las campanas de advertencia se apagaran
en su cabeza.

Kate volvió la cara. —No quiero hablar más. Estoy cansada, —su voz sonó como un
susurro ronco y descubrió que no podía mirar a Vaxa.

Frunciendo el ceño, él se levantó de su posición, deslizando sus piernas al suelo para


sentarse.

—Luxiva, — dijo, alcanzando por ella. Pero ella se alejó. Entró al baño y cerró la
puerta, sintiendo que las lágrimas caían por sus mejillas. Se preguntó qué diablos le
pasaba, por qué estaba actuando así.

Después de unos minutos, Kate supo que no podía esconderse en el baño toda la
noche. Se mojó la cara con agua, usó el taburete como un inodoro en la esquina y
volvió a la habitación. Las luces se atenuaron y, a través de la ventana, pudo ver las
tranquilas y brillantes estrellas del espacio infinito. Un zumbido silencioso llenó la
habitación.

Vaxa la miraba desde la cama. Kate se puso a su lado, se deslizó bajo las fundas de
95

piel y miró hacia la ventana, de espaldas a él.

—Kat, intentó, acercándose.


Pág.
—Buenas noches, — susurró y cerró los ojos, dispuesta a dormir, pero sabía que estaría
despierta por un tiempo.

Ella escuchó su respiración, sintiendo la gran tensión en la habitación. Escuchó el


crujido de su ropa mientras se desvestía para irse a la cama y luego la atrajo hacia él,
sus fuertes brazos envolviéndola por el centro, justo debajo de su pecho.

En su oído, dijo en voz baja: —Duerme bien, luxiva.

Kate apretó aún más sus ojos, sintiendo otra lágrima deslizarse sobre las pieles.

**********

En algún momento durante la noche o en las primeras horas de la mañana, Vaxa la


sarandeó suavemente.

—Kat, debes despertar, —murmuró en voz baja, apartándole el pelo de la cara,


acariciando con sus dedos su mejilla.

—Qué... — susurró ella, parpadeando para dormir, aturdida por su sueño inquieto.
— ¿Qué es?

—Mira, —dijo, señalando por la ventana. Kate vio que ya estaba vestido, con pantalones
de cuero y una camisa suave.

Kate volvió la cabeza, todavía un poco desorientada. A través de la ventana, ella vio
un planeta. Era un planeta oscuro, moteado con tonos gris oscuro y negro y beige.
Los cuerpos de agua azul brillante eran un fuerte contraste.

El planeta estaba cerca. Extremadamente cerca.

Y sabía antes incluso de que hablara por qué se lo estaba mostrando.


96

—Luxiria, —dijo. —Estamos en casa.


Pág.
Pág. 97
Luxiria.

El reingreso a su casa transcurrió sin problemas y maniobraron el barco hacia el


puerto de atraque. Vaxa'an regresó a su alojamiento, donde había dejado a su mujer.
Cuando cruzó las puertas, la vio mirando por la ventana hacia los muelles de abajo,
vestida con una túnica nueva que le caía por debajo de las rodillas. Los luxirianos se
arremolinaban, ya habían sido notificados de su inminente llegada. Comenzaron a
enfriar la nave y asegurarla.

—Ven, luxiva, — dijo en voz baja, mirándola. Algo había sucedido entre ellos la noche
anterior. Ella dijo que no estaba molesta porque tuvo que dejarla de nuevo, pero
cuando se fueron a dormir, tenía un sabor amargo en la boca. Él había enojado a su
mujer de alguna manera. Solo deseaba que le dijera lo que había hecho mal.

No era la forma en que él quería comenzar con su pareja en su planeta, en su nuevo


hogar.

Kat se volvió y se acercó, parándose junto a él mientras salían de su habitación. Ella


permaneció en silencio mientras la conducía fuera del barco y hacia el puerto de
atraque. No le gustaba cuando estaba callada.

—Primer Líder, —saludó Rixavox en el momento en que salieron del barco. Rixavox
recibió entrenamiento militar con él. Su padre había sido general de guerra del Sire
de Vaxa'an y los dos Luxirianos habían madurado juntos. Ahora, Rixavox era otro de
los generales de guerra de Vaxa'an.

La mirada de Rixavox se desvió hacia la hembra humana a su lado y su boca se


contrajo por un breve momento. — ¿Un humano?

Vaxa'an jaló a Kat más cerca. —Tu lavrix'an. Harás bien en recordarlo.
98

—Espero que sepas lo que estás haciendo, Primer Líder, — dijo humildemente
Rixavox.
Pág.
Vaxa'an dio un paso hacia Rixavox. —Ella será mi luxiva.

La incredulidad se grabó en las facciones de Rixavox y sus ojos volvieron a su mujer,


estudiándola. —Una luxiva. No pensé que fuera posible con otra especie.

—Lo es, —respondió Vaxa'an, relajándose un poco. —Los humanos pueden ser más
que criadores.

La mirada de Rixavox regresó a él y asintió, moviendo la cabeza. — ¿Puedes


comunicarte con ella?

—Sí. Los hombres en el barco ya han sido implantados con su lenguaje. Encuentra a
Kirov. Y llama a una reunión. Voy a mostrarle nuestra casa y entonces necesito hablar
con el consejo.

—Los notificaré inmediatamente, —respondió Rixavox. Inclinó la cabeza hacia Kat. —


Lavrix'an. Y luego se volvió hacia la nave, golpeando a Lihvan en el hombro cuando
emergió su otro general de guerra.

Luxirians miraron a Kat cuando pasaban. Vaxa'an no había conocido a la mayoría


de los hombres antes, ya que no habían completado el entrenamiento militar, pero
inclinaron la cabeza al pasar. La palabra viajaría rápido. Tendría que reunirse con su
consejo. Había mucho que decir, mucho por planificar.

Ya hacía calor en Luxiria. Los soles gemelos se elevaban en el cielo, trayendo un


nuevo lapso, extendiendo una luz dorada sobre la tierra de Luxirian. Cuando salieron
por las puertas del puerto de atraque, Kat se quedó sin aliento y Vaxa'an sintió un
calor reconfortante en sus huesos al ver su casa.

Kat parpadeó, tratando de procesar todo a la vez.

Acababan de atravesar algo que parecía sacado directamente de Star Wars. Ellos
99

habían atracado su nave en una sala masiva con paredes de metal. Los Luxirianos
estaban en todas partes, ya sea trabajando en otros barcos que estaban estacionados
Pág.
en la bahía o apresurándose para asegurar el barco en el que habían venido. Lo que
Kat notó primero fue el calor. Era sofocante y húmedo. Hacía que su pelo se pegara
a la nuca y le rozara la piel.

Vaxa habló con otro Luxirian cuando salieron del barco, pero Kat estaba demasiado
ocupada mirando alrededor del muelle para prestarle mucha atención. Lo que sí notó
fue que todos la miraban mientras, al mismo tiempo, intentaban no hacerlo. Se
preguntó si alguna vez habían visto a un humano antes, si era la primera en pisar este
planeta.

“Toma eso, Neil Armstrong,” pensó, tratando de engañarse a sí misma para salir de
su nerviosismo. Sus miradas pinchaban su piel más que la humedad.

Pero cuando Vaxa la sacó del muelle, dejó de respirar y olvidó todo sobre la
incomodidad.

Luxiria era hermosa. Impresionantemente hermosa.

No en el sentido habitual, como majestuosas montañas nevadas y valles verdes. No.


Luxiria tenía un paisaje oscuro. El muelle estaba en lo alto de una pendiente de tierra,
pero a kilómetros de distancia podía ver una ciudad... literalmente tallada en la ladera
de una montaña. La tierra era negra y gris. Le recordaba a la arena negra, pero cuando
veía bosques de extraños árboles en la distancia, sabía que era fértil. Montañas afiladas
y dentadas surgían de la arena negra, teñidas de rosa con los dos soles que se elevaban
desde el horizonte. Todo el cielo era de un melocotón suave y dorado. Kat nunca
había visto algo más llamativo o más encantador... aunque la escena presentada ante
ella se parecía un poco a Mordor de El señor de los anillos. Excepto que no había
Ojo de Sauron mirando o volcanes en erupción. Solo un cielo tranquilo con picos de
montaña de aspecto gótico.
100

Sus ojos volvieron a la ciudad que vio. Desde esta distancia, parecía pequeña, pero al
observarla más de cerca vio que la ciudad estaba adosada. El nivel más bajo más
Pág.

cercano a la arena negra tenía la base más ancha y vio una gran cantidad de estructuras
hogareñas. A medida que la ciudad se elevaba más y más, vio un camino claramente
definido que conducía hasta la parte más alta de la ciudad. Parecía una perra tener
que escalar y esperaba nunca tener que hacerlo.

Por lo tanto, fue un alivio cuando Vaxa la llevó a una nave espacial circular mucho
más pequeña con la parte superior abierta. Era del tamaño de un auto grande y Vaxa
fácilmente la sacó del suelo para ponerla adentro. Él no habló en absoluto y ella no
dijo nada. La tensión entre ellos estaba empezando a hacerla sentir un poco culpable
por lo que pasó la noche anterior, pero no estaba de humor para hablar de eso.

Él subió tras ella y se acercó a una consola de aspecto muy complicado. Sin esfuerzo,
puso en marcha la pequeña nave espacial y ella chilló de sorpresa cuando comenzó a
flotar sobre el suelo. Un jodido aerodeslizador.

—Vaxa, —dijo ella, insegura, agarrándose a los lados. Además de la sólida barandilla
que rodeaba la circunferencia del aerodeslizador, no había nada que le impidiera
pasar por los costados. No estaba cerrado en absoluto. —No sé sobre esto.

—Confía en mí, luxiva, —dijo, marcando un código en una plataforma plateada familiar
que había visto a través de la nave espacial que acababan de salir. —He estado volando
xrellexax casi toda mi vida.

Y con eso, el aerodeslizador salió disparado hacia la ciudad. Kate estaba congelada
encurvada, agarrándose a los lados hasta que sus nudillos se pusieron blancos.
Lentamente, como si temiera que un movimiento repentino los volteara, giró la cabeza
y vio que la plataforma de atraque empezaba a encogerse a medida que aumentaban
la velocidad.

Subieron un poco más alto antes de salir a la tarde. Vaxa miró hacia atrás y torció los
labios cuando la vio encurvada.
101

—Ven aquí, mujer, — dijo, calidez se infundió en su tono. Él estaba feliz, se dio cuenta.
Amaba este planeta, amaba su hogar y estaba feliz de volver. —Obtendrás una mejor
Pág.
vista desde aquí.

—Estoy bien, —dijo con voz ronca.

— ¿No te gusta volar? Estuvimos en una nave espacial durante tres lapsos, — le señaló.

—Al menos en una nave espacial, no había posibilidad de que me cayera, —dijo.

—No te vas a caer. Ahora, ven.

Kat respiró hondo, deseando que sus piernas se movieran. Muy lentamente, ella se
desdobló de su posición de cuclillas. El aerodeslizador era suave, así que ni siquiera
sintió la necesidad de equilibrarse cuando se acercó vacilante a la consola.

Vaxa parecía tranquilo, cómodo y seguro mientras la miraba. Y, como era de esperar,
sintió un cosquilleo entre sus piernas, mirándolo. Vaxa estaba en su elemento y si ella
pensaba que estaba caliente en la nave, acababa de ser promovido a abrasador.

La alcanzó una vez que se acercó y la colocó frente a él, su vientre presionado contra
la consola, su espalda contra su fuerte y firme pecho.

Cuando Vaxa la abrazó, en lugar de tensarse, se relajó. Sus nervios se calmaron un


poco, sabiendo que no estaría caminando sola por una ciudad alienígena. Él estaría
allí con ella.

Incluso si él no tiene otra opción, una voz sarcástica en su cabeza le recordó. Kate
frunció el ceño, sacudiéndose la idea, no le gustaba ese lado de ella. Estaría por un
mes y luego, si él sostenía su parte del trato, se iría. No había nada que hacer excepto
aprovechar al máximo su tiempo allí. Y si quería seguir incómoda y solitaria, entonces
podría seguir negándolo. Pero no quería eso, se dio cuenta. Su pequeña y estúpida
pelea, no era realmente una pelea y más de estar atrapada dentro de su propia cabeza,
102
le parecía tonta ahora, a la luz de este día en Luxirian.

No importaba que Vaxa dijera que no tuvo elección en elegirla. No importaría pronto
Pág.

de todos modos.
—Nuestra ciudad, —murmuró, inclinándose para susurrarle al oído. El cálido viento
acarició sus mejillas mientras miraba por el aerodeslizador abierto, directamente hacia
la ciudad tallada en la montaña a la que se acercaban. Ella cerró los ojos por un breve
momento. El aire era fresco, nada como el aire que circulaba en la nave espacial.
Infiernos, estaba contenta de que no se hubiera caído muerta al bajar del barco, se dio
cuenta. Los Luxirians respiraban el mismo oxígeno que respiraba en la Tierra. Al
menos podría sobrevivir allí, algo en lo que ni siquiera había pensado antes.

Cuando Kate abrió los ojos, pudo ver más de la ciudad, pequeños detalles que se
enfocaban en la vista, se agudizaban. Vio a los luxirianos dando vueltas por las terrazas.
La terraza inferior, más cercana a las arenas negras, parecía un mercado de algún tipo.
Había puestos dispuestos, con telas de colores brillantes, piedras brillantes que
centelleaban a la luz del sol, piezas de metal oscuro que no podía comprender, carne
cocinada y especias. Cuando su aerodeslizador se lanzó sobre las terrazas, los cuellos
se estiraron para mirarlos. Unos pocos gritos de reconocimiento surgieron en el a ire
-ex-rive-ex-euh-on -dijeron, con el mismo ronroneo que su lengua no haría, que pensó
que era una especie de nombre para Vaxa.

Según ella, era solo la terraza inferior la que sostenía el mercado. La parte superior
de la montaña eran casas, talladas en la pared rocosa, casas ventiladas con grandes
ventanales y techos abovedados que se abrían al cielo.

No hay mucha privacidad, señaló.


Las estructuras eran más que impresionantes y parecían sorprendentemente grandes
y espaciosas. Intentó asimilar todo mientras ascendían bruscamente hacia arriba. Kate
estaba contenta de que Vaxa estuviera parado detrás de ella o seguramente ya habría
perdido el equilibrio.
103
Vaxa finalmente redujo la velocidad del aerodeslizador en la cima de la montaña, en
la estructura solitaria que daba a la ciudad. Lo aterrizó en la amplia terraza justo en
frente de la casa antes de apagarlo.
Pág.
—Nuestro hogar, —le murmuró. —Y estoy muy contento de mostrártelo, luxiva.

Nuestro hogar. Esas palabras hicieron que esas traicioneras mariposas volvieran a
aparecer en su estómago, pero les dijo que la cortaran. Sería su hogar durante un mes.
Solo un mes.

Un Luxirian salió de la entrada de la casa, vestido con una túnica azul que fluía. Era
más bajo que Vaxa, pero aún se destacaba sobre ella. Había arrugas alrededor de sus
ojos, que mostraban tal vez una edad más avanzada, aunque no parecía viejo de
ninguna manera. Tenía el cabello oscuro, como todos los Luxirianos con los que se
había encontrado, y tenía bandas doradas alrededor de sus muñecas.

Él la miró con curiosidad antes de inclinarse levemente hacia Vaxa, mientras los dos
bajaban del aerodeslizador. La terraza se sentía cálida bajo sus pies. La terraza, la casa,
toda la ciudad parecía que estaba hecha del mismo material, como una cruza entre
arenisca y mármol. Parecía increíblemente fuerte, provenía de la montaña misma.

Vaxa saludó al Luxirian y tiró de Kate hacia adelante. —Este es Bidan, — dijo, aunque
lo dijo como 'bee-don.' Finalmente un nombre que podía pronunciar completamente.

Kate le dio al otro Luxirian una pequeña sonrisa casi tímida. —Hola, Bee-don.

Bidan pareció sobresaltarse, mirando a Vaxa. Volvió a mirarla, un color amarillento,


tan diferente del azul de Vaxa. Él inclinó la cabeza hacia ella.

—Bidan es nuestro... —Vaxa se cayó, como si buscara la palabra correcta, antes de


decidirse por "sirviente".

— ¿Sirviente? — Repitió, frunciendo el ceño. Ella miró las bandas doradas que
rodeaban sus muñecas.
104
—Yo... yo no... — La idea hizo que Kate se sintiera incómoda. —No tienes esclavos,
¿verdad?, Estalló, sin saber cómo suavizar una pregunta como esa.
Pág.

— ¿Esclavos?, — Preguntó Vaxa. —No. Bidan ha estado sirviendo a mi familia desde


antes de que yo naciera. Es la única familia que me queda.

Kate relajó los hombros. Aun así, necesitaba preguntar: —Entonces... ¿él quiere estar
aquí?

Vaxa miró hacia abajo... antes de echar la cabeza hacia atrás y reír. Los labios de Kate
se separaron, su piel hormigueaba, escuchando su risa. Fue increíblemente atractivo,
profundo y fornido. Ligeramente diferente de una risa humana ya que había un
pequeño ronroneo arrojado allí por si acaso... pero aun así, no le importaría
escucharlo a menudo. Muy a menudo.

Bidan parecía tan sorprendido como ella y cuando la sorprendió mirándolo,


inmediatamente desvió su mirada. Era como si no supiera qué hacer con ella.

—Bidan tiene una familia propia, luxiva. Una compañera de crianza. Descendiente, —
Vaxa finalmente dijo, su tono lleno de diversión. —No terminó el entrenamiento
militar cuando era joven y ha elegido esta vida para darle un propósito. No lo
mantengo encadenado dentro. — Fue el intento de Vaxa de bromear y sus mejillas
ardieron de vergüenza.

Se dio cuenta de que tenía mucho que aprender sobre su cultura.

—Lo siento, — dijo en voz baja. —No quise...

Él apartó su cabello pegajoso de su mejilla. —No te disculpes, luxiva.

La cabeza de Bidan se sacudió hacia Vaxa. — ¿Luxiva?, Preguntó, mirando a Kate de


nuevo. Ella se movió bajo su repentino escrutinio.

—Tev, —dijo Vaxa. Dijo algo más en el idioma luxiriano, pero Kate no reconoció
ninguna de las palabras. Finalmente, le murmuró: —Ven. Déjame mostrarte nuestra
105
morada.

— ¿Vive él aquí también? — Le preguntó, dándole una sonrisa vacilante a Bidan


Pág.

mientras Vaxa la alejaba.


—Nix, — dijo. —Vive en la otra punta con su familia. Pero él está aquí cada palmo. Si
alguna vez necesitas algo y no puedes contactarme, le preguntarás y te ayudará.

Estaba a punto de preguntar qué hacia Bidan allí, pero entraron en la casa y sus
pensamientos se desvanecieron.

El lugar era enorme.

Sintió que algo se agitaba en su pecho mientras miraba a su alrededor, con los ojos
muy abiertos, una especie de pertenencia que le hacía palpitar el corazón.

Los Luxirianos por seguro que saben una cosa o dos sobre el diseño de interiores,
pensó.

Lo que la golpeó primero fue que parecía una guarida de placer. En los tapices,
alfombras y materiales utilizados para hacer algunas de las sillas y cojines había tintes
ricos y sensuales rojos y diferentes tonos de rubí y marrón. Una enorme peluda
alfombra negra cubría lo que solo podía imaginar era una sala de estar, con sus
mullidos cojines en el suelo. Un pozo de fuego se hundia en el suelo en el centro de
la habitación, carbones ennegrecidos que manchaban el interior. Se veía bien usado y
se preguntó por qué demonios lo necesitarían, dado lo sofocante que era el planeta.

Bidan dijo el nombre de Vaxa por detrás, el primer Luxirian que Kate había
escuchado hablarle así. Aunque, si lo que Vaxa decía era verdad, Bidan era como una
familia.

Hablaron brevemente en Luxirian mientras Kate seguía mirando a su alrededor. Sus


pies se movieron suavemente sobre el piso expuesto, emitiendo un sonido ligero y
travieso, mientras se adentraba más.

Detrás de ella, escuchó el nombre de Kirov, uno de los primeros Luxirianos que había
106

conocido y cuando se dio la vuelta, vio a Bidan abordar un aerodeslizador similar en


la terraza antes de encenderlo y desaparecer.
Pág.
—Lo he enviado para obtener un implante de lenguaje, —explicó Vaxa. —Para tu
español.

Con su acento, lo dijo más como 'Es-pan-niol', y por alguna razón, Kate lo encontró
increíblemente encantador.

— ¿Es esto como tu vivienda en la Tierra?, —Le preguntó, acercándose a ella, pasando
una mano por su espina dorsal.

—En realidad, —murmuró, sus ojos volviendo al espacio, —es muy parecido a una
'hospedaje' de la Tierra. (Se refiere a un Hotel por lo armónico y de buen gusto).

Aunque, ella no había visto la cocina todavía. La 'sala de estar' parecía ser el núcleo
de la casa ya que vio múltiples pasillos que se bifurcaban de allí, donde asumió que
las habitaciones estarían. Había tres pasillos a la derecha y uno a la izquierda.

Vaxa le pasó una mano por el pelo y luego dijo: —Ven, te mostraré más.

107
Pág.
Vaxa'an la condujo a través de su casa, mostrándole los otros dos cuartos en la parte
posterior de la vivienda. Uno había sido su propio cuarto cuando era joven, antes de
ser enviado al entrenamiento militar. El otro había sido el de su hermano de sangre.
Sus labios se apretaron cuando lo vio. Apenas visitó eso cuartos ya que no había
ninguna razón para hacerlo. En un lapso, esperaba que fueran los cuartos de su propia
descendencia, un deseo que apenas parecía posible antes de ahora.

La otra sección de la vivienda era su sala de trabajo. Su Com se configuró para


conectarse a la base de datos del centro de comando principal. Pasaba mucho tiempo
allí, más de lo que debería, pero hasta ahora, no había nada más que lo motivara
además de la seguridad de su propia gente.

Eran una raza de guerreros, eso era cierto. Pero Vaxa'an trataba de hacer todo lo que
estaba en su poder para no iniciar guerras o luchar en ellas, si pudiera ser ayudado.
Muchas especies buscaban armas y cuchillas luxirianas y su fuerza pura y no
adulterada. Vaxa'an había librado guerras en el espacio y en planetas alienígenas
donde apenas podía respirar, planetas tan fríos que en aún algúnos momento podía
sentir el frío en sus huesos. Había visto más muertes de las que hubiera deseado ver
en su vida. No le gustaba la idea de derramar sangre Luxiriana innecesaria en planetas
extraños.

Pero a veces la guerra era esencial para la paz. Él sabía eso. Su padre había sabido eso
y su padre antes que él.

Después de mostrarle a Kat su espacio de trabajo, la condujo de vuelta al cubo central


antes de acercarse al pasillo que conducía a sus propios aposentos. Dentro estaba su
plataforma para dormir, mucho más grande que la de su barco, y una zona de
descanso con una hoguera, muy parecida a la del cubo principal. Había una ventana
que daba a la terraza, que daba a Luxiria en dirección a las llanuras del Ravrax'tor y,
108

posteriormente, al puesto de avanzada vigilado por Rixavox.

Más allá de su plataforma para dormir, había otra puerta que conducía a su sala de
Pág.
lavado. Dentro había un gran baño hundido, lo suficientemente ancho como para
nadar. A los Luxirians les encantaba bañarse en baños calientes; era casi como una
religión. Los puestos de lavado no eran tan populares y, por lo general, solo estaban
equipados en barcos donde el espacio físico era limitado.

Vaxa'an miró por la ventana, hacia el Ravrax'tor, sintiendo la anticipación dentro de


él. Ahí era donde tendría lugar la ravraxia, la tradicional ceremonia de apareamiento,
donde pronto tomaría a su hembra. Muy pronto. Su Instinto estaba absorbiendo cada
vez más de su control a cada tramo y se preguntó cuánto tiempo más podría esperar
hasta reclamarla por completo.

Una vez que terminó de darle una vuelta, se volvió hacia ella, preocupado de que no
encontrara su vivienda adecuada. — ¿Es de tu agrado, mujer?

Su Kat lo miró, mirando el baño grande, que humeaba ligeramente. La humedad


salpicaba su frente. El calor les pareció bien a los luxirianos; tendían a tener sangre
más fría que otras especies. Hizo una nota mental para visitar a Privanax, que trabajaba
en los laboratorios. Quizás el Luxirian más viejo podría investigar biología humana y
contarle más sobre su compañera y sus necesidades. Nunca antes habían necesitado
investigar sobre la especie humana.

—Es... —dijo en voz baja, —es maravilloso, Vaxa.

El alivio inundó sus venas. — ¿Disfrutarás la vida aquí?

—Sí, —asintió ella. —Por el mes, quiero decir.

Su pecho se apretó, sus labios bajaron, y la llevó de vuelta al centro, sin saber cómo
responder. Sus ojos se fijaron en su cristal de Luxirian, que se mostraba en la parte
superior de una columna que le llegaba al centro de la cintura. Flotaba en el aire,
109
girando y zumbando. Había estado en su familia por generaciones. Era uno de los
cristales de Luxirian más perfectos jamás encontrados... y sería más que suficiente
para impulsar uno de sus buques para llevarla de vuelta al Cuarto Cuadrante, de
Pág.
regreso a la Tierra.

Él miró hacia otro lado, empujando hacia atrás sus hombros. Ella dijo que le daría un
ciclo lunar. Tendría que convencerla de que no se fuera... y planeaba ser muy
persuasivo.

Vaxa'an se volvió hacia su mujer, ronroneando por su cercanía. La noche anterior, se


había sentido aislado de ella, una pared repentina entre ellos que no sabía cómo abrir
una brecha. Pero ahora... sabía que necesitaba una respuesta. Necesitaba recordarle
que era su hombre y que lo deseaba tanto como él la deseaba.

Sus cuernos se enderezaron con anticipación y se agachó en la zona de descanso,


apoyándose contra sus pieles y las almohadas bordadas que bordeaban el foso, antes
de estirar sus largas piernas delante de él.

Kat lo miró, con los labios ligeramente separados.

—Vamos, mujer, — ronroneó.

Sus pupilas se dilataron y luego ella se movió vacilantemente, cayendo de rodillas a su


lado, antes de extender la mano para tirar de ella sobre su regazo, con los muslos a
horcajadas sobre su ingle. Él contuvo un gemido cuando sintió su calor por encima
de su gruesa polla. Sus fosas nasales se encendieron. Él olió su embriagadora
excitación.

—Vaxa, — murmuró, insegura. —Qué-

La interrumpió con un beso y ella inhaló bruscamente, el sonido silbó entre ellos.
Vaxa'an gruñó, acercándose, enredando las yemas de sus dedos en su largo y suave
cabello. Su lengua masajeó la suya y ella suspiró entrecortadamente antes de
finalmente ceder, relajándose contra su cuerpo.
110

Sus manos dejaron su cabello para recorrer la piel expuesta de sus muslos, pero se
detuvo antes de encontrarse con su coño. Bidan probablemente volvería en cualquier
Pág.
momento y le había dicho a Rixavox que convocara una reunión del consejo. Sus
embajadores nombrados llegarían en breve desde sus diversos puestos de avanzada
diseminados por Luxiria.

La frustración creció mientras luchaba con sus deseos y su deber, pero se dijo a sí
mismo que tenía que poner todo en orden antes de poder llevar a su mujer al
Ravrax'tor para su ceremonia de apareamiento. La ravraxia en sí era privada y no
regresarían por muchos lapsos.

Con más control de lo que pensaba que podría poseer, él cesó, pero dejó sus manos
bajo su túnica, en la unión de sus muslos donde su calor se filtraba. Kat salió de su
beso, desorientada, con los ojos ligeramente vidriosos.

Su voz era ronca, llena de arrepentimiento cuando le dijo: —Tengo deberes que debo
atender, luxiva. Debo informar a mis embajadores sobre nuestro viaje... y tengo
preparaciones para la ceremonia de apareamiento.

Claridad regresó a sus ojos. —Y... ¿cuándo sucederá?

—Mañana, — respondió, sintiendo el calor extenderse en la boca del estómago. De


repente se impacientó por hacer todo. Solo la idea de que su hembra sería su luxiva
después de que las Parcas bendijeran su unión... era la tortura más dulce tener que
esperar un lapso más. Partirían antes de que los soles gemelos comenzaran su
descenso en el cielo. Él se aseguraría de que su tienda de campaña en las llanuras
estaría lista para ellos, con todas las provisiones que necesitarían durante su tiempo
allí.

Había oído que después del vínculo de sangre, era como sucumbir a una droga. Una
intensidad que ninguno de ellos habría sentido antes en sus vidas les alcanzaría y la
verían pasar juntas. Estarían tan conectados como podrían ser dos seres.
111

Habia una planta que crecía en la región de Tervator que importaban a la ciudad.
Después de pasar por un proceso de clarificación, se quemaba para crear un humo
Pág.
espeso e inhalado por una pareja de cría, pareja de placer o pareja apareada. Se decía
que era un afrodisíaco extremo, cuyos efectos duraban la mitad de un lapso. Tanto
Rixavox como Cruxan habían tomado tevvax con compañeras de placer elegidas varias
veces y siempre elogiaron sus resultados.

Vaxa'an nunca lo había tomado con sus compañeras de placer en el pasado... y había
oído que incluso el lazo de sangre era más intenso. Habia una razón por la cual la
ravraxia duraba múltiples períodos y por qué tendia a dar como resultado la creación
de una descendencia.

Su pecho retumbó, imaginando a su hembra grande con su hijo. Su mirada volvió al


cristal de Luxirian de su familia. Si ella quedaba embarazada, ¿todavía elegiría dejarlo?
¿O se quedaría por eso?

No se podía negar que quería embarazarla. Cuanto antes mejor. Su Instinto lo exigia.

Mañana, la llevaría a ver a Privanax en los laboratorios de investigación para asegurarse


de que su cuerpo pueda resistir los efectos de la ceremonia de apareamiento. Y luego,
la llevaría al Ravrax'tor.

—Partiremos mañana, —dijo con voz áspera.

Su mujer no pareció sorprendida por su respuesta. Todo lo que ella preguntó fue: —
¿Dolerá?

— ¿La ceremonia de apareamiento?, —Preguntó, con los entrecejos fruncidos. —No,


mujer. La ravraxia será... placentera.

Un leve rubor estropeó su piel cremosa y acarició sus dedos sobre su húmedo coño,
incapaz de ayudarse a sí mismo.
112
—P-pero dijiste algo acerca de la sangre", susurró ella, apretando su muñeca para
mantener su mano quieta.
Pág.

—Tev, pero creo que encontrarás esto también placentero.


Ella jadeó cuando encontró su pequeño e hinchado clítoris y pasó su dedo pulgar
sobre él. Tenía que irse de inmediato, se dijo a sí mismo, o de lo contrario podría
quedarse allí el resto del tiempo solo para escuchar sus dulces gemidos.

De repente, él retiró sus manos de debajo de su túnica y chupó su dedo pulgar,


lamiendo sus jugos mientras ella observaba, con los labios separados. Él la abrazó y la
besó por última vez, encontrando extremadamente erótico que ella pudiera saborear
su deseo en su lengua, antes de retirarse. Vaxa'an se levantó, poniéndola de pie,
aunque sus piernas parecían ligeramente inestables.

—No me iré por mucho tiempo, — murmuró, apartándole el pelo. Detrás de ella, vio
a Bidan, apagando un aerodeslizador en la terraza antes de salir hacia su vivienda.

Saludó al Luxirian más viejo y Kat se volvió, sorprendida.

Vaxa'an le preguntó: — ¿Kirov te implantó con el lenguaje?

—Sí, — dijo Bidan, en español. Miró a Kate e inclinó su cabeza hacia ella. —Laxriv'an,
me alegra que los Destinos hayan bendecido a Vaxa'an con una luxiva como tú. Me
siento honrado de servirte.

—Oh, — dijo Kat en voz baja, aparentemente sin palabras. —Es... muy agradable
conocerte, Bee-don.

Los labios de Vaxa'an se arquearon. A Bidan, dijo en inglés, —Debo reunirme con el
consejo. Me gustaría que envíes a Keriva. Kat necesitará mucha vestimenta. Díle que
se coloque un implante antes de llegar. —Miró a su mujer con afecto. —No siempre
puedes pasear en mi túnica, mujer, tanto como a mí no me importa. Keriva creará tu
nueva "ropa".

Un rubor brillante enrojeció su rostro y lanzó una mirada avergonzada a Bidan.


113

Él le apretó la espalda juguetonamente y gritó sorprendida, volviéndose hacia él con


una mirada que la hacía parecer una niña privixi. (Tomo como que privixi significa
Pág.
hacer pucheros)
—No tardaré, luxiva, — le dijo, inclinándose para tocar su frente con la de ella. Luego
se dio vuelta para irse, sintiendo ya su ausencia en lo más profundo de sus huesos.

114
Pág.
Bidan era eficiente, Kate le daría eso. Y no hablaba mucho pero estaba bien. Kate
todavía estaba recuperándose de este planeta alienígena y no tenía ganas de hablar
demasiado. Siempre había sido una de las primeras en observar para tratar de
orientarse y luego saltar.

Según las órdenes de Vaxa, Bidan llamó a Keriva. Había ido a una pantalla plateada
incrustada en la pared de piedra arenisca / mármol en la esquina de la sala de estar.
Cuando tocó la pantalla, se activó y ella asumió que envió un mensaje.

—Keriva llegará pronto, lavrix'an, — dijo Bidan, volviéndose hacia ella. Fue lento en su
discurso, como si no supiera exactamente cómo formar los sonidos de su lenguaje. —
La he enviado para que le implanten su lengua antes de venir aquí.

—Gracias, —dijo, porque no sabía qué más decir. —Y, um, puedes llamarme Kate.

Bidan sacudió su cabeza asintiendo. —Kat.

Ella casi sonrió. ¿Qué pasa con los Luxirians no pudiendo pronunciar duro 'a's? Oh
bien. Era justo. Ella también estaba matando nombres.

El silencio descendió, pero por alguna razón, no se sintió incómodo. Bidan la estudió,
pero era más una curiosidad general, no como si estuviera tratando de intimidarla o
esperar a que ella hablara.

— ¿Alguna vez has visto a alguien como yo antes?, —Le preguntó. — ¿Un humano?

Todavía era raro decir eso. Humano. Tenía que recordarse a sí misma que era la
alienígena en Luxiria.

—No, —dijo, su mirada inmóvil. —Ha habido muchas... especies que visitan Luxiria.
No humanos, hasta ti.
115

—Y... tú has... ¿Servido? , ¿Trabajado para la familia de Vaxa por un largo tiempo?

—Tev, — dijo. —La guerra no es para todos. Disfruto sirviendo al Primer Líder. Es un
Pág.
gran honor para mí y para mi familia.

Tendría que preguntarle a Vaxa sobre todas estas cosas de guerra y entrenamiento
militar. No estaba segura de haber entendido lo que significaba. ¿Los Luxirianos
realmente estaban en guerra? ¿O lo estarían pronto?

Pensó en Vaxa. Tenía un cuerpo de guerrero, eso era seguro. Había visto sus cicatrices.
Había visto las cicatrices de Lihvan. Había visto los pozos de entrenamiento. Y sí,
verlo pelear había evocado una respuesta primaria en ella, pero imaginarlo realmente
peleando en una guerra...

La idea sabía a ceniza en su boca.

Y eso la preocupaba.

“Oh, no,” pensó, “por favor no me digas que te estás enamorando del tipo grande.”
Ella se puso nerviosa y su vientre rodó. Ella tropezó con otra pregunta para hacerle a
Bidan, para distraerse. Excepto, que se encontró preguntando, — ¿Cómo era Vaxa de
niño?

—Cómo es ahora, —respondió Bidan, juntando sus manos frente a él. —Serio. De
voluntad fuerte. Su padre crió a Vaxa'an para ser un líder.

Por un breve momento, Kate se permitió imaginar cómo sería Vaxa como padre.
Imaginó a un bebé pequeño con una piel hermosa y espejeante que reflejara la luz,
con humanos ojos verdes y pequeños cuernos negros.

“Para,” se ordenó a sí misma. Y cortó ese hilo con un tijeratazo mental. No podía
permitirse el lujo de estar pensando así. No le haría ningún bien. Culpó a las serias
feromonas que emitió su alienígena. Le estaba dando sueños extravagantes, además
116
de su constante estado de excitación, incluso cuando estaba molesta con él.
Simplemente no era justo.
Pág.

Kate guardó silencio después de eso, un poco inquieta por su imaginación. Ella se
sentía febril. El sudor continuó rodando por su espalda en pequeñas gotas y estaba
segura de que su pelo estaba pegado a su frente liso de la manera menos atractivo
posible.

— ¿Has tenido tu primera comida, Kat?, — Preguntó Bidan. —Puedo enviarte una
solicitud de sustento.

—En realidad, — dijo, —sí, eso suena genial. —Se dio cuenta de que no había comido
desde la noche anterior y que había estado despierta, y nerviosa y ligeramente
abrumada, durante unas horas. Un desayuno ligero ayudaría a calmarla y no la haría
sentir tan mareada. Después de todo, nunca había sido una para dejar de comer, a
juzgar por las suaves curvas de su cuerpo.

“Vaxa las ama”, susurró su mente y ella se sonrojó, pensando en la forma en que él
apretó sus caderas y le acarició la cintura cada vez que habían sido... íntimos. Él no
podía tener suficiente de ella. Y eso hizo cosas muy buenas para su ego. Un alien líder
guerrero caliente amaba su cuerpo.

Toma eso, Peter”, pensó, pensando en todas las veces que su ex le había insinuado
que podía bajar unos kilos. A ella le gustaba su cuerpo tal como estaba. Mirando hacia
atrás ahora, deseó haberle dicho dónde podía empujar esos kilos de más.

— ¿Hay algo que los humanos no puedan comer?, — Preguntó.

—Como cualquier cosa, —dijo. —No soy exigente. Comí esa carne en el barco...,
¿Cómo lo había llamado Vaxa ,Tricks-ah-va?.

— ¿Trixava?, —Bidan aclaró, acentuando la palabra correctamente y haciendo un poco


de lengüeta.

Ella asintió con la cabeza, —Sí, pero sinceramente, normalmente solo tengo huevos y
117

fruta para el desayuno.

— ¿Huevos?, — Bidan cuestionó, sonando sorprendido. — ¿Te comes los huevos de


Pág.
los mamíferos?

—Um... —Oh Dios, ¿acababa de ofender al pobre hombre? —Bueno, como huevos
de gallina. Huevos de pájaro. —Ella hizo un gesto de aleteo solo por si acaso, lo cual
solo sirvió para avergonzarla más.

— ¿Los humanos comen crías de pájaros?

Bueno, cuando lo puso así...

—Ya sabes, pensándolo bien, trikcs-ah-va suena perfecto.

Bidan parpadeó y dijo lentamente, —Sí, puedo conseguir eso para ti

—Genial, —dijo en voz baja, deseando no haber abierto la boca. Nota para mí... los
huevos eran tabú allí. Bien podría haberle dicho al alienígena que comia caca de
chinches por la forma en que se le habían salido los ojos.

Bidan sacudió la cabeza asintiendo y regresó a la pantalla plateada, sus largos dedos
moviéndose rápidamente. La casa de Vaxa era una combinación perfecta de
tecnología y arquitectura original, ligeramente rústica. Se preguntó qué edad tendría
esta ciudad. Se preguntó cuándo habrían llegado con una tecnología tan avanzada. Si
pudieran viajar de planeta en planeta en tres días, estarían muy por delante de los
humanos.

Unos momentos más tarde, un aerodeslizador aterrizó en la terraza y una alta figura
desembarcó, descargando suministros.

Una mujer de Luxirian apareció en el umbral con rollos de hermosa tela y una
pequeña caja. Era hermosa, con el pelo negro azabache que fluía justo más allá de sus
pechos y ojos de un tono similar al azul de Vaxa. Y llevaba un hermoso vestido que
118
le llegaba hasta los tobillos. Le recordó a Kate un vestido de estilo griego, todo
ondulado y suelto. Era verde esmeralda y ceñido alrededor de su cintura con una
gruesa banda de cuero negro.
Pág.
Kate se preguntó por qué Vaxa se molestaría en reclamarla, a una mujer humana,
cuando había una mujer luxiriana que se parecía así.

Cuando la mujer la vio, se quedó mirandola por un breve momento, deteniéndose en


su camino, antes de inclinar la cabeza y decir: —Lavrix'an.

—Es Kate, — dijo, preguntándose cuántas veces se le llamaría Lavrix'an durante su


tiempo allí. No sabía por qué el título la hacía sentir tan incómoda. Probablemente
porque se sentía un fraude cada vez que alguien lo usaba para dirigirse a ella. —Por
favor, solo Kate.

—Si asi lo desea. Soy Keriva, —dijo la Luxirian, dándole una suave sonrisa. Tenía una
voz hermosa y lírica de la que Kate estaba instantáneamente celosa.

—Saludos, Bidan. — Bidan le sonrió, una repentina calidez en sus facciones, y luego
se volvió hacia Kate y le dijo: —Voy por tu trixava del comedor, Kat. No tardare.

—Gracias, — dijo Kate, viéndolo salir por la puerta antes de desaparecer. Keriva se
movió por la casa con una familiaridad que la hizo pensar que había estado allí muchas
veces antes.

Quizás Vaxa había considerado a Keriva como su compañera, susurró una pequeña
voz en su cabeza. Kate se aclaró la garganta, tratando de ignorar el breve, impactante
quemaduras de celos

O tal vez solo es una amiga de la familia, Sensible, Racional Kate razonó.

Keriva dejó sus suministros en la sala de estar y se volvió para mirar a Kat.

—Eres muy... vellixa, —dijo. —Hermosa. 119


—Oh, — murmuró Kate. No recordaba la última vez que alguien le había dicho eso.

—Gracias. También tú lo eres.


Pág.

—Debo parecerte extraña.


Kate soltó una pequeña carcajada, sintiendo que parte de su torpeza se esfumaba.

—Yo debo parecerte extraña.

—Entonces podemos ser extrañas juntas, — respondió Keriva. Ella aplaudió con sus
manos en un gesto muy humano.

—Ahora, permitámonos obtener algunas vestimentas creadas. —Frunció el ceño


hacia la camisa de Vaxa como si fuera tierra. —Una burla que tuvieras que ponértelo
así.

Kate miró la camiseta. Estaba cubierta de sudor ahora, por lo que tenia ganas de
sacarcela. No tenía forma, ya que era mucho más grande que ella, excepto por sus
pechos, donde se estiraba más fuerte.

—Esto, — dijo Keriva, haciendo señas a su propio vestido, —es lo que las mujeres
luxirianas usan durante el lapso. Crearé una vestimenta formal para tí también, cuando
debas asistir a las comidas lunares. Son celebraciones y debes vestirte adecuadamente
para ello.

—Oh, bueno... — Kate interrumpió, preguntándose si debería decirle a la mujer


Luxirian que no planeaba estar aquí tanto tiempo. —No quiero perder tu tiempo. Solo
estaré aquí por un... ciclo lunar. Entonces no tendrás que hacer un vestido formal.

Keriva la miró con curiosidad. — ¿Un ciclo lunar? Pero pensé que realizarias la
ravraxia con el Primer líder.

—Sí, lo haremos, — murmuró Kate. Ella había estado de acuerdo, después de todo. —
Pero Vaxa entiende que mi lugar está de vuelta en la Tierra. Hicimos un trato. Me
quedaré por un ciclo lunar y luego organizará el transporte de regreso a mi planeta.
120
La expresión de Keriva era extraña, como si Kate acabara de brotarle dos cabezas. —
¿Vaxa'an dijo esto?
Pág.

—Sí, lo hizo.
Keriva guardó silencio, estudiando a Kate. Kate casi podía ver los engranajes en su
mente girando, procesando. ¿Realmente había dicho algo muy impactante?

—Bueno, — dijo finalmente Keriva. —Haré las vestimentas formales para ti


independientemente. Me dará algo que hacer”.

—Oh, pero realmente no hay necesidad de hacerlo.

—Solo por si acaso, —dijo Keriva, devolviendo una pequeña sonrisa. — ¿Esa es tu
expresión humana, creo? Comencemos Primero, te dimensionaré. ¿Hay un color en
particular que te gusta? Te haré muchas vestimentas, pero centrémonos en una de
esta envergadura para que puedas usar algo más que esa túnica.

Kate se encogió de hombros de la conversación, haciendo caso omiso de las pequeñas


campanas de alarma que se dispararon en su cabeza. ¿Por qué Keriva estaba tan
segura de que no se iría de Luxiria?

Sus ojos se desviaron hacia una hermosa tela de color melocotón. Era del color de la
salida del sol de Luxirian. Extendió la mano para tocarlo y parecía estar hecho del
mismo material aireado y suave del que estaba hecha la camisa de Vaxa. Se sentía
como nubes bajo las yemas de sus dedos.

—Ese es un buen color, —convino Keriva, sacudiendo la cabeza en un gesto


complacido. —Muy halagador contra tu piel, ¿ves?, —Ella se la acercó a su brazo y
Kate sonrió, de repente se emocionó con los vestidos. Sería bueno no tener que usar
camisas de Vaxa en público, aunque a ella no le importaría robarlas para dormir.

—Es hermoso, —estuvo de acuerdo Kate.

Keriva hizo que Kate se mantuviera derecha mientras tomaba medidas, disparando a
su alrededor como un colibrí, increíblemente rápido. En poco tiempo, estaba
121

empezando a doblar y recortar la tela sobre el cuerpo de Kate.

— ¿Eres una costurera?, —Kate preguntó.


Pág.
—Costurera, — dijo Keriva lentamente, pronunciando la palabra. —Tev. Sí. Hago las
mejores vestimentas en toda Luxiria, — respondió con orgullo, sonriendo. Su sonrisa
se desvaneció un poco. —Es bueno hacer vestimentas femeninas de nuevo. No
quedamos muchas de nosotras, entiendes. Es bueno que pueda crear esto para ti, para
continuar con nuestras tradiciones.

Kate frunció el ceño. — ¿Qué quieres decir con lo que queda de ustedes? ¿No hay
muchas mujeres viviendo en el planeta? —Keriva se detuvo en su hombro e inclinó la
cabeza hacia un lado.

— ¿El Primer Líder no te lo dijo? —Algo hizo que se le encogiera el estómago con
repentino temor. —No, —dijo ella lentamente.

—Fuimos atacados, —dijo Keriva, como si hablara sobre el clima. —El padre de Vaxa'an
todavía era nuestro Primer Líder en ese momento. Vaxa'an estaba fuera en
entrenamiento militar cuando sucedió. No fue un ataque violento, no me
malinterpretes. Pero los Jetutianos liberaron un virus aéreo en nuestra atmósfera.
Afectó solo a las mujeres.

—Yo... yo no entiendo, —dijo Kate, sacudiendo la cabeza.

—El virus mató a la mayoría de nuestras hembras, —admitió Keriva en voz baja. Kate
se quedó quieta, sintiendo como su corazón latía en su pecho. —Mi madre y mi
hermana de sangre murieron. Sobreviví, sin embargo. La madre de Vaxaan también
pasó a la siguiente vida.

—Oh, Dios mío, —Kate susurró, algunas de las piezas del rompecabezas finalmente
comenzaron a encajar en su lugar.

Keriva fue tan realista acerca de todo esto cuando continuó, —Poco tiempo después,
122
las mujeres que permanecieron... descubrimos que ya no podíamos concebir. No
verás descendencia joven aquí en Luxiria. No ha habido ningún nacimiento desde el
ataque. Han sido casi diez rotaciones desde entonces.
Pág.
No podía imaginar cómo debería haber sido, ver todas esas muertes. Keriva había
perdido miembros de su familia. Vaxa había perdido a su madre. Kate también
conocia la pérdida, pero no a causa de muertes.

—Lo siento mucho, —Kate susurró.

A Kate le dolió el corazón porque sintió que finalmente entendió por qué Vaxa había
hecho lo que había hecho. Por qué había luchado por ella. Si el virus había matado a
la mayoría de sus mujeres y las que quedaban atrás no podían crear una nueva vida...
entonces era el principio del fin para toda su civilización.

Entendió ahora.

Y con ese saber surgió una persistente sospecha en el fondo de su mente.

—No hay razón para que lo lamentes, — dijo Keriva. —Nos das esperanza.

Kate se quedó sin aliento porque sabía por qué Keriva estaba diciendo eso.

—Yo... no creo que Vaxa y yo seamos compatibles de esa manera. — ¿Verdad? Era
una especie alienígena a años luz de su propio planeta. No había forma de que pudiera
dejarla embarazada.

¿Correcto?

Porque si pudiera... las cosas se volverian mucho más complicadas.

—Oh, pero lo eres, —dijo Keriva, su tono casi ventoso, completamente seguro. —Si
eres su luxiva, entonces eres compatible. El Instinto no elige un compañero que no
sea compatible a nivel biológico. Sí, tendrá descendencia del Primer Líder, herederos
que continuarán nuestra especie y crearán un futuro próspero para Luxiria. La
123
mayoría está... feliz por eso.

— ¿La mayoría? — Fue todo lo que pudo manejar, su mente tambaleándose.


Pág.

¿Instinto? Embarazo. ¿Qué demonios está pasando?


Keriva dejó escapar un suspiro, pero ella hizo un sonido chirriante. —Algunos,
particularmente los ancianos, no creen en... mezclar la raza luxiriana con otras
especies.

Oh Dios.

—Solo algunos, —Keriva apresuradamente dijo. —La mayoría cree que este es el único
camino para el futuro de nuestra raza. Esta es mi creencia también. Si no nos
adaptamos y evolucionamos, entonces elegimos la muerte. Nuestro Primer Líder lo
sabe. Por eso te buscó.

Su presencia en este planeta era mucho más complicada de lo que Kate se había dado
cuenta. Y de repente, estaba herida porque Vaxa no le había dicho nada de esto.
Obviamente, creía que podría dejarla embarazada. La pregunta era... ¿lo intentaría
antes de que termine el mes? ¿De eso se trataba esta ceremonia de apareamiento?
¿Había sido ese su plan todo este tiempo? ¿Embarazar a la mujer humana para que
no pueda volver a casa?

Porque Kate sabía que, si quedara embarazada, no podría irse. Cómo podría ser capaz
de cuidar, sin mencionar explicar, un niño alien? ¿Qué necesidades tendría el niño
que no podría tener en la Tierra?

Vaxa le había mentido al omitir la verdad completa. Y no podía esperar hasta que
regresara a casa porque estaba deseando hacerle una nueva cicatriz.

124

Vaxa'an guió su xrellexax -su aerodeslizador- de vuelta a su morada. La reunión del


consejo se había prolongado. Como se sospechaba, se había encontrado con la
Pág.

oposición de algunos de los ancianos, que habían estado en el consejo durante las
primeras etapas de su padre como Primer Líder. La frustración aumentó en Vaxa'an.
No entendian que el apareamiento y la procreación con humanos y otras especies
sería la única forma en que su raza sobreviviría. Era progreso. Si permanecian
estancados, serían aniquilados en menos de cien rotaciones.

Era simple lógica. Una solución simple. La única solución para el futuro de su gente.

Como Primer Líder, daría el ejemplo.

Vaxa'an sintió que algo de su tensión se agotaba al ver a su luxiva, mientras guiaba su
aerodeslizador frente a su morada. Kat estaba apoyada en la terraza, con los brazos
cruzados en el balcón, mirando a Luxiria. Los soles gemelos se estaban poniendo.
Mañana, en este momento, llevaría a su mujer a las llanuras del Ravrax'tor. Él resistió
el impulso de llevarla allí esta noche.

Ella le robó la respiración cuando desembarcó del xrellexax. El aire era fresco, una
suave brisa soplaba desde la región de Tervator. Una oleada de satisfacción aligeró su
humor cuando vio la obra de Keriva. Su mujer estaba vestida con las tradicionales
vestimentas femeninas que fluían suavemente alrededor de sus exuberantes curvas.
Vaxa'an de repente estaba muy impaciente por su baño nocturno con ella.

Kat volvió la cabeza para mirarlo mientras él se acercaba y su pecho se hinchó un


poco, complacido con su lectura.

Sin embargo, estaba lleno de confusión cada vez que ella colocaba una mano sobre
su pecho para evitar que la besara en señal de saludo.

—Tenemos que hablar, Vaxa, —dijo, un indicio de enojo en su tono.

Vaxa'an sonrió, sintiéndose preparado para otra pelea. ¿Estaba tan mal que disfrutaba
sus peleas? A los Luxirianos les gustaban sus mujeres guerreras. Su Instinto había
125

elegido bien.

Su polla se espesó en los pantalones de sus piernas, la frustrante reunión del consejo
Pág.
se desvaneció en su mente.

—Está bien, mujer, — ronroneó. —Pero hablemos en el baño.

Kat se mordió el labio y gruñó cuando reconoció el destello de excitación que recorría
sus facciones. Ya no necesitaba olerla. Él se estaba poniendo a tono con las
necesidades de su mujer.

—Esto es serio, Vaxa, — ella dijo. —Keriva me dijo algunas cosas. Y necesito que me
digas la verdad. — Su voz era firme, su tono severo.

—No debería haber dejado que se hiciera el implante de lenguaje. Le encanta escuchar
el sonido de su propia voz, — dijo, con cierto afecto. Keriva había estado en su vida
desde que tenía memoria. Su madre había sido una costurera de renombre en todos
los puestos avanzados de Luxirian. A menudo venía a vestir a su propia madre y
Keriva siempre estaba con ella.

Kat inhaló bruscamente, alcanzando su nivel de paciencia. Vaxa se puso serio,


colocando sus manos sobre sus hombros antes de correr por sus brazos desnudos
para rodear sus muñecas.

—Está bien, mujer. Hablemos. ¿Qué te ha estado molestando?

—No me contaste sobre el ataque, — dijo. Una brisa hizo que cabellos flotaran sobre
su rostro y Vaxa'an los empujó. —No me contaste sobre el virus que mató a la mayoría
de tus mujeres, que mató a tu madre.

Los labios de Vaxa'an se apretaron fuertemente y le soltó las muñecas, retrocediendo.


—No era el lugar de Keriva para decirte esas cosas.

— ¿Por qué? —Ella cuestionó. — ¿Porque no querías que supiera? ¿Querías


126
mantenerme en la oscuridad?

—Nix, — gruñó. —Porque esas eran cosas que necesitaba decirte en mi propio tiempo.
Pág.

Ella no debería haber abierto la boca.


— ¿Y cuándo exactamente me ibas a decir?, — Exigió, su voz subió de volumen. —
¿Antes o después de que ya me hubieras dejado embarazada?

Vaxa'an callo.

— ¿Y bien?, —Preguntó, cruzando los brazos sobre el pecho. —Es cierto, ¿no?
Esperabas noquearme, ¿verdad?

¿Noquearla? Él no estaba familiarizado con la expresión, pero entendía su significado


de todos modos. Y sí, eso había sido exactamente lo que había esperado.

Él la apoyó contra el balcón de la terraza, la imagen de su embarazo era una burla


perversa en su mente. Sus generosos pechos rozaron su abdomen tenso y ella lo
miraba con una terquedad que le prendió fuego su sangre.

—Los Destinos me han bendecido con una compañera muy buena, — ronroneó,
deslizando sus manos hacia su cintura y luego hacia arriba para ahuecar los lados de
sus pechos. Ella alejó sus manos, pero él le robó un beso mientras ella estaba distraída.

—Mppff, — ella hizo un sonido y luego lo empujó hacia atrás. —No, te dije que quiero
hablar. No nos estamos besando.

—Sin embargo, — corrigió. —Vamos, mujer, obviamente estás irritada conmigo.


Déjame calmar tu enojo en el baño. Seré creativo.

—Vaxa, —subrayó, mirándolo con severidad, a pesar de que olía su débil excitación.

Soltó una bocanada de aire por la nariz. Su pareja era tan obstinada como él así que
bien podría solo decirle.

—Sí, —dijo, mirándola, su voz nada más que un ronroneo ronco. —Quiero verte llena
127
con nuestra descendencia. Quiero plantar mi semilla en tu interior, una y otra vez,
aquí mismo, —colocó una mano sobre su vientre, — hasta que no haya dudas sobre si
llevas o no a mi heredero. — Sus labios se separaron y su aliento se contrajo. Él gruñó,
Pág.

—Quiero follarte hasta que no recuerdes nada más que hayas tenido antes que
nosotros. Quiero sentir siempre tu dulce coño envuelto alrededor de mi polla,
arrancándo mi semilla. Quiero darte tanto placer y que toda Luxiria pueda escuchar
tus gritos. Su vaxix estaba mojado, podía olerlo. —Esa es la verdad. Ahora, vamos,
mujer. He tenido un lapso duro y deseo bañarme contigo.

La levantó en sus brazos y entró en la vivienda. Bidan ya había partido para su casa,
así que solo eran ellos dos.

—Bee-don te llamó fuerte de voluntad, — dijo Kat, con voz ronca. —Él estaba en lo
correcto.

—Ya sabías eso, — respondió simplemente, cruzando sus habitaciones antes de


colocarla en el suelo liso al lado del baño. Era cálido y humeante. El baño sacaba su
agua del interior del facev. ERa como una fuente termal.

Vaxa'an no perdió tiempo en desnudarla. Él quitó los broches dorados de sus tirantes
en los hombros y aflojó el cinturón sobre su cintura. El material se deslizó hasta el
suelo, dejándola desnuda, sus pezones inclinados en picos tensos. Su boca se hizo
agua. Quería chupar esos picos entre sus labios hasta que su espalda se arqueara.

Miró a su hembra mientras se desnudaba, su pecho retumbaba de satisfacción, y le


resultó difícil quitarse las cubiertas de las piernas dado el estado de su gruesa polla.
Todavía había fuego en sus ojos, pero las líneas entre sus cejas se habían suavizado.

—Keriva es muy amable, —comenzó Kat, su tono inocente, y Vaxa'an inmediatamente


entrecerró los ojos. — ¿La conoces desde hace mucho tiempo?

—Tev, — dijo, extendiendo la mano para agarrarla, levantándola para que sus piernas
se envolvieran alrededor de su cintura. Él gimió, sintiendo su calor, pero caminó hacia
el baño. Siseó de placer cuando sintió el agua tibia relajar los músculos de su cuerpo.
128
Había estado tenso en el consejo. Necesitaba esto.

— ¿Oh?, —Preguntó Kat. —Ella es muy hermosa.


Pág.
Vaxaan se dio cuenta de lo que estaba haciendo y sonrió. —Tev, ella lo es.

Sus labios se presionaron, pero luego sonrió, su enloquecedora hembra. — ¿Por qué
no la elegiste como tu... compañera?

—Ya soy tu hombre, — ronroneó. —No hay necesidad de sentirse territorial, luxiva.

Ella se hinchó, un rubor se extendió a sus mejillas. —No estoy siendo territorial.

—Entonces, ¿por qué te importa cuánto tiempo he conocido a Keriva?

—Porque, ¡porque tenía curiosidad!

—Mmm... —Se relajó contra el borde de la bañera, sus párpados bajando mientras
miraba a Kat.

—Solo... —se interrumpió, frustrada. — ¿Alguna vez sentiste algo por ella?

—Pensé que no estabas...

—Solo responde la pregunta, Vaxa, —dijo, pareciendo miserable y descontenta, como


si estuviera en guerra con sus sentimientos, como si no supiera por qué estaba
haciendo cosas tan ridículas.

Él se compadeció de ella. —No. Era como una hermana de sangre para mí cuando
éramos jóvenes. Ahora, es como si nunca nos hubiéramos conocido. Apenas nos
cruzamos en el camino.

— ¿Alguna vez ella sintió algo por ti?

Vaxa'an suspiró. — Si lo hizo.

Kat se detuvo en su regazo. — ¿Y?, — Preguntó ella.


129

—Desde el ataque Jetutian, —comenzó lentamente, apretando los puños a los costados,
—sabía que mi deber estaba en otra parte.
Pág.
— ¿Tu deber?

—Mi deber para con el futuro de nuestra raza.

Kat frunció el ceño, pero una triste comprensión apareció en sus ojos. —Estás
hablando de su incapacidad para tener hijos. Esa no es una razón para rechazar a
alguien, Vaxa. ¿Qué pasaría si estuvieras feliz con ella?

—No le devolví sus sentimientos de afecto, luxiva, así que no importa. Mi Instinto no
la eligió.

— ¿Y de qué se trata este Instinto del que todos siguen hablando?, —Preguntó, dejando
que el tema siguiera. Se sintió ligeramente aliviado.

—Es una fuerza dentro de cada Luxirian que nos impulsa a reproducirnos.

Sus cejas se levantaron. —Odio decírtelo, pero eso se llama estar caliente, Vaxa.

Vaxa'an dejó escapar una fuerte y resonante risa que resonó en el baño. —Es un poco
más complicado que eso, mujer. Es una voz. Una presencia que es parte de nosotros
en el momento en que nacemos. Madura a medida que envejecemos y se da a conocer
cuando somos capaces de procrear. El instinto me condujo hacia ti, pero supe cuando
te vi por primera vez que eras mucho más.

—No tienes elección, —susurró, al darse cuenta en su mirada.

—Tev. Nuestro instinto elige a la criadora más compatible y nos impulsa a aparearnos
con ellas. Sus pupilas se dilataron. —Pero tú no eres solo mi Criadora, Kat.

—Oh, —murmuró, de repente cada vez más tímida. —Anoche... pensé... pensé que
querías decir que solo me elegiste porque estaba allí. Que estaba disponible.
130
Su pecho retumbó. Entonces esa era la razón por la cual su mujer se separó de él...
por sus palabras descuidadas. Tontamente había supuesto que ella lo entendería.
Pág.

—Debería haberte explicado más completamente, mujer", dijo. —No quería causarte
angustia.

—Lo... lo siento, — dijo ella. —Hay muchas cosas sobre ti, sobre este lugar que aún no
entiendo.

—Hay mucho que te enseñaré, que te mostraré, —murmuró.

—Es un poco abrumador, Vaxa, — admitió.

—Hay tiempo, mujer, después de la ravraxia.

Kat se aclaró la garganta. —Eso es otra cosa...

Vaxa frunció el ceño, preparándose para otra ronda. — ¿Sí?

—Dime la verdad... ¿puedes dejarme embarazada? ¿Somos biológicamente


compatibles de esa manera?

Vaxa'an se dijo a sí mismo que tenía que andar con cuidado aquí. —Tev. Mi Instinto
no te hubiera elegido a menos que lo seamos.

—Pero... ¿no lo sabes con certeza?

—Planeé llevarte a Privanax mañana. Él es un investigador en nuestros laboratorios.


Entonces lo sabremos con certeza, pero ya sé que lo somos. Lo siento.

—En ese caso, —dijo, con determinación cruzando sus rasgos, —he decidido no tener
sexo contigo a menos que haya algún tipo de protección, Vaxa. No puedo quedar
embarazada.

—Nix, —refunfuñó.

—No tienes opción en el asunto. Es simple. O me pones algún tipo de control de


131

natalidad, o usas algún tipo de condón alienígena, — dijo, mirando hacia abajo a su
polla erecta que sobresalía del baño entre ellos, — para ese tipo grande.
Pág.

— ¿Condón? —Repitió, su implante de lenguaje lo alimentaba con información sobre


la palabra desconocida. — ¿Los hombres humanos realmente usan estos condones?

—Sí.

—No tenemos eso, mujer.

—Entonces quiero algún tipo de control de la natalidad. ¿Tienes eso al menos?

Vaxa'an inhaló lentamente. —Tev. En los laboratorios.

Ella se relajó contra él. —Bueno. Esto es importante para mí, Vaxa.

Paciencia, pensó, dejando ir su decepción. Él aún la ganaría. Quedar embarazada solo


tendría que esperar hasta que decidiera quedarse en Luxiria.

—Yo... me siento muy atraída por ti, — ella admitió en voz baja. Un ronroneo comenzó
en su pecho, su corazón latiendo un poco más rápido. —Me haces sentir... —ella
sacudió la cabeza y le dio una suave sonrisa. —Incluso después de todo esto... sé lo
que quiero. Y quiero experimentar el sexo contigo incluso si estoy aquí por un tiempo.
Pero quedar embarazada complicariá las cosas. Entiendes eso, ¿verdad? Dado
nuestro acuerdo.

Vaxa se pasó las palmas de las manos por la cintura, dejando que el agua penetrara
en su piel expuesta. Rozó las yemas de sus pulgares sobre sus pezones regordetes,
escuchando su pequeño jadeo.

—Los luxirianos tienen un honor muy alto, —comenzó. —Tenemos un acuerdo. Si aún
deseas irte al final del ciclo lunar, cuando nuestra luna esté llena y brillante en el cielo...
entonces honraré nuestro trato. Pero soy el Primer Líder, Kat. Estoy acostumbrado
al trabajo duro, si eso significa obtener exactamente lo que quiero. Y debo advertirte...
Haré todo lo que esté a mi alcance para convencerte de que te quedes, mujer. — Con
132
la otra mano, deslizó un dedo entre sus muslos, empujando dentro de ella, sintiendo
sus paredes apretándose a su alrededor. Él gruñó, —Cualquier cosa en mi poder.
Quiero decir.
Pág.
—Da tu mejor intento, — murmuró, pero su voz era sofocada e involuntariamente
meció sus caderas en su mano.

—Tengo la intención de intentarlo todo, — ronroneó.

Kate se despertó ante Vaxa por una vez. Tal vez resultado de los nervios, dado que
hoy era la ceremonia de apareamiento. Todavía no sabía exactamente lo que eso
implicaba, pero... lo descubriría pronto.

La cama era la más cómoda en la que había dormido alguna vez. Y la más grande.
Después de todo, necesitaba acomodar a un alien de dos metros trece de alto y ancho.
Un gran bulto contra el que estaba acurrucada actualmente. Nunca había sido mimosa
con Peter. Dormían en lados opuestos de la cama y mantenían sus propios horarios.

Pero con Vaxa... estaba envuelta sobre él como su manta humana personal. Era como
si su cuerpo inconscientemente lo buscara durante toda la noche. Su mejilla estaba
presionada contra uno de sus pectorales, usando su bíceps como almohada. El metal
que atravesaba su pezón destelló cuando los primeros rayos de luz entraron por la
ventana.

Había pensado preguntarle acerca de los piercings, recordó. Anoche, se había


preguntado acerca de ellos, mientras lo veía bañarse después de la discusión. Su
descarada mirada apreciativa condujo a otras cosas más placenteras, y su pregunta se
había perdido. Ella tocó ligeramente su pezón, estudiando la forma en que la luz se
reflejaba en su piel, su cualidad iridiscente la hipnotizaba.

—Mujer—, dijo con voz ronca, haciéndola saltar de sorpresa. — ¿Necesitas ser
complacida?

Que pregunta a primera hora de la mañana...


133

Kate reprimió una sonrisa, recuperándose de su conmoción. — No. Me estaba


preguntando sobre esto, —ella murmuró, tocando ligeramente su pezón.
Pág.
Él soltó un gruñido, un gruñido algo decepcionado, como si quisiera que ella dijera
que sí.

— ¿Todos los Luxirianos los tienen?

—Nix, no todos, — murmuró. Sonaba positivamente pecaminoso con su voz de la


mañana y él movió su brazo desde debajo de ella para flexionarlo sobre su cabeza,
estirándose. Una oleada de excitación se disparó hacia su centro, mientras observaba
esos músculos finamente pulidos y flexibles bajo su piel. Él la miró, claramente
consciente de que estaba excitada, y se giró de costado, su polla increíblemente gruesa
surcada presionando su muslo. — ¿Estás segura, mi Kat?, — Preguntó de nuevo.

—Sí, — dijo ella, al borde de una maldita risa. —Háblame de tus piercings.

Levanto su hombro, una versión luxariana de encogerse de hombros, supuso. —Es


una tradición, una vez que completamos el entrenamiento militar. Una vieja tradición.
Para ser honesto, no estoy seguro de por qué es una.

—Wow, no sabes algo por una vez, —bromeó.

Su sonrisa hizo que las mariposas hormiguearan en su estómago. — Solo esta vez.

Hombre arrogante. Ella amaba eso.

—Ven, — dijo. —Este lapso debemos visitar a Privanax. Y tengo preparaciones finales
para hacer. Nos habremos ido por algunos lapsos. Keriva traerá otras vestimentas
terminada para ti después de la primera comida. No es como si lo necesitaras.

Kate se mordió el labio, tragando saliva ante su implicación. —Y a qué hora nos vamos
para el Rav-rav... rav-rix- 134
—El Ravrax'tor, —terminó por ella. —Partiremos justo antes de que los soles se pongan.
—Se había dado cuenta de que los días parecían más largos en Luxiria, por lo que
todavía les quedaban horas por recorrer. — Y más tarde esta noche, —gruñó,
Pág.

acercándola. Él deslizó su mano por su cuerpo hasta que tocó el lugar entre sus
piernas. —Voy a estar aquí. En el fondo, seremos uno.

Su aliento se volvió superficial. Sí, se dio cuenta. Ella quería eso. Con él, si era
completamente honesta con sus deseos. E incluso si no tenía sentido, por qué ella se
involucraría con alguien por quien estaba en gran peligro de caer... maldita sea, lo
deseaba tanto.

—Ordenare nuestra primera comida, — murmuró en su oído, inhalando su aroma. —


Y luego comienza el lapso más largo de mi vida.

Los laboratorios estaban cerca del puerto de atraque al que inicialmente habían
llegado. Mientras el aerodeslizador se acercaba a la vasta extensión de tierras de
Luxiria, Kate vio que se acercaban a una cúpula plateada, muy parecida a las casas
abovedadas de la ciudad, en la base de la montaña.

Aterrizaron frente a él y Kate pudo ver por primera vez la arena negra que se extendía
por la superficie del planeta. Se inclinó para tocarla cuando desembarcaron el
aerodeslizador -era tan fina que parecía seda- pero retiró rápidamente su mano por el
calor. Ella agradeció mentalmente a Keriva por los gruesos zapatos sandalias que había
diseñado para ella. En pocas palabras, recordó la arena caliente en el primer planeta
en el que había estado, del que Vaxa le había tomado. Ella recordó la multitud que
cantaba, el miedo paralizante.

Era una gran diferencia con respecto a cómo se sentía ahora: nerviosa, sí, pero cuidada
y segura. Y se dio cuenta de que estaba agradecida de que Vaxa la hubiera salvado ese
día. Confiaba en él para protegerla. Sabía que lo haría.

Por primera vez, se preguntó si había alguna prisa por volver a su planeta, pero luego
negó con la cabeza, sabiendo que no era el momento de pensar tales cosas.
135
Se acercaron a las puertas del laboratorio, metidas justo debajo de la cúpula y Kate
se dio cuenta de que mientras los luxirianos parecían disfrutar de los aspectos rústicos
de su cultura, con sus casas hechas de roca de la montaña y aguas termales como
Pág.
bañeras, estaban muy avanzados tecnológicamente. Por supuesto, ella lo sabía.
Podrían viajar por el espacio. Pero caminando a través de las puertas automáticas de
los laboratorios, se sorprendió de lo lejos que habían llegado en comparación con la
Tierra.

Todo era prístino. Entraron en una cámara y Vaxa le dijo que se detuviera mientras
un láser barría su cuerpo. Él le dijo que era para que no trajeran ninguna bacteria no
deseada al laboratorio y una vez que terminaron, pasaron.

Fue recibida por una serie de pasillos. Vaxa caminó inmediatamente hacia abajo por
uno y cuando pasaban los paneles de las ventanas, Kate miró furtivamente dentro de
cada habitación. La mayoría parecía vacía, pero algunos estaban ocupados.

Dentro de una habitación vio a un hombre Luxirian, vestido con la versión Luxirian
de un traje de seguridad, parecía, como que experimentaba con líquidos de colores
brillantes. El humo llenó la habitación con tanta fuerza que se preguntó cómo
demonios podría ver lo que estaba haciendo claramente.

—La mayoría son investigadores, — le dijo Vaxa, —tratando de encontrar una cura para
el virus con el que los Jetutianos nos atacaron.

—Oh, — dijo en voz baja. — ¿Y Privanax... es un investigador o un médico?

—Algo de ambos.

Se acercaron a la última puerta de este pasillo en particular. Esta puerta no tenía panel
de ventana así que no podía ver el interior. Vaxa deslizó la palma de su mano sobre
la plataforma plateada al lado de la puerta y después de una serie de agudos sonidos
y pitidos, la puerta se abrió y se deslizarón.

Un Luxirian más viejo estaba parado cerca de un monitor que proyectaba un


136

holograma en tonos azules, algo sacado de una película. Sin embargo, cuando se dio
cuenta de lo que era el holograma, tragó saliva. Era una imagen esquelética de un
Pág.

cuerpo humano... o algo que se parecía mucho a un humano.


—Primer Líder, — saludó el hombre, quien asumió era Privanax. Miró a los dos sobre
el holograma. —No estaba anticipando tu llegada tan temprano en el lapso.

—Veo que Kirov tuvo la previsión de darle un implante de lenguaje, —dijo Vaxa.

—Pedí uno, en realidad. Sabía que estaría en contacto con lavrix'an eventualmente, —
dijo Privanax, mirando hacia Kate con curiosidad científica. —Estoy muy contento de
verte, lavrix'an. He estado estudiando tu raza más a fondo en este último lapso.

—Oh, — dijo Kate lentamente, sin estar segura de si debería sentirse halagada o
preocupada.

—Biología muy interesante y no muy diferente de la Luxirians, —dijo Privanax,


volviendo a su holograma. —Todos los órganos principales están en casi los mismos
lugares. Aunque la temperatura de tu cuerpo es mucho más alta que la de un Luxirian.
Nuestro planeta debe sentirse muy caliente para ti.

—Sí, —dijo ella. —Es sofocante.

Pensó que tal vez se acostumbraría en el mes. Las noches eran agradables y frescas
una vez que los soles gemelos se ponían, pero durante el día... era como Florida en
pleno verano, solo que veinte grados más.

—Una vez que formen un vínculo de sangre durante la ravraxia y se renueve cada
rotación, creo que tu cuerpo se adaptará al calor con el tiempo, —dijo, como para
calmar sus preocupaciones. Antes de que ella pudiera preguntar sobre eso, pasó a otra
pregunta.

— ¿Las hembras humanas son fértiles en todos los períodos de rotación o solo en
ciertos momentos? Las mujeres de Luxirian tienen, "él frunció el ceño", o tenían un
período medio de crianza del ciclo lunar.
137

—Ummm, —murmuró Kate, mirando a Vaxa, sus mejillas ardiendo. Parecía igual de
curioso, mirándola con calor en los ojos, y respiró profundamente. —E-bueno,
Pág.
técnicamente es una semana... pero hay una mejor oportunidad para uno o dos días.

No podía creer que estaba hablando de la ovulación de la mujer humana con un


médico / investigador alien, mientras que su amante alienígena, ¿casi amante? -
esperaba y escuchaba atentamente. Hablando de uno de los momentos más "coños"
de su vida.

— ¿Uno o dos lapsos?, —Dijo Privanax, su tono aumentando en lo que Kate asumió
que era sorpresa. Ella lo vio mirar a Vaxa. —Supongo que tendré que hacer cálculos
sobre cuándo será este período de tiempo una vez que tome muestras de sangre y
observe a lavrix'an. Primer Líder, lo más probable es que necesites ausentarse de tus
obligaciones para estar con tu mujer cuando está en celo. O bien, es posible que te
pierdas el momento oportuno para impregnar...

—No estamos aquí por dejarme embarazada, — interrumpió Kate, con cara llameante.
Ella no podía encontrarse con los ojos del doctor. —Quiero decir, ni siquiera sabemos
con certeza si puede dejarme embarazada.

—Si el instinto te eligió para él, entonces por supuesto, los humanos y los luxirianos
son biológicamente compatibles, —dijo el médico, algo que ya había escuchado antes.

—Sí, y si ese es el caso... — dijo, tomando una respiración profunda. Miró a Vaxa, pero
ciertamente no parecía que la ayudaría con lo que realmente quería saber. —Viendo
que Vaxa y yo seremos... íntimos, me gustaría algún tipo de control de natalidad.

— ¿Control de natalidad?, —Repitió Privanax lentamente. Cuando se dio cuenta de lo


que estaba pidiendo, su mirada se volvió una vez más hacia Vaxa. — ¿Primer Líder?

—Dale lo que desea, —fue todo lo que Vaxa dijo en respuesta, aunque Kate podía
escuchar la tensión en su voz. ¿Los Luxirianos no creían en el control de natalidad?
138
¿Había cometido algún otro error entre los Luxirian?

—Tendré que sacarte una muestra de sangre, lavrix'an, —dijo el médico. —Para
Pág.

garantizar que nuestros medicamentos no te dañen. Solo tomará unos momentos.


Kate tragó saliva, pero asintió. Odiaba las agujas, pero esto era mucho más importante.
Privanax sacó un pequeño artilugio, de color acero, sin aguja a la vista. Cuando él
desinfectó una pequeña zona en su antebrazo, tomó aliento cuando el artilugio la
golpeó bruscamente antes de retirarse. Apenas dolio; eso la sorprendio y el agujero
en su brazo era tan pequeño que apenas podía verlo.

Vaxa tendió una mano para acariciar su hombro cuando Privanax fue a un laboratorio
en la pared opuesta. Vertió la gota de su sangre en un tubo redondeado de líquido
verde y luego lo convirtió en un enorme artilugio de metal en el banco.

Vaxa estaba tranquilo a su lado y ella lo miró. Podía sentir que no la quería en control
de natalidad. Él le había dicho la noche anterior que quería dejarla embarazada, pero
hasta que pudiera resolver las cosas en su cabeza, así era como debía ser.

Privanax regresó a ellos un momento después con un firme asentimiento. En sus


manos había un brazalete dorado y ella lo miró confundida.

—Voy a mantener tu muestra de sangre para futuras investigaciones, lavrix'an. Espero


que no te importe.

—No, por supuesto que no, —dijo.

—Este es nuestro 'control de la natalidad, —le dijo, abrochando la pulsera dorada


alrededor de su muñeca. —Los productos químicos debajo de la banda se filtran en la
piel a un ritmo constante y cuidadosamente sincronizado para evitar que la semilla se
adhiera al útero. Mantenlo encendido si deseas evitar el embarazo.

El oro brillaba duramente contra su piel clara y ella lo miró, asintiendo. —Bien.

—Debo advertirte, lavrix'an, —dijo Privanax, mirando a Vaxa. —Si los Destinos así lo
hacen, ni siquiera esto evitará que quede embarazada. Los Destinos a veces saben lo
139

que es mejor para nosotros, a pesar de que no lo vemos por nosotros mismos en ese
momento.
Pág.
Kate tragó saliva y levantó la vista de la banda, colocando su mano a su lado. Ella no
era partidaria de la religión, pero podía respetar que estos Destinos fueran
importantes para los Luxirianos y su cultura. —Gracias. Lo tendré en mente.

Privanax asintió y luego miró a Vaxa, sus pupilas parpadearon entre los dos. —Una
vez que regrese del Ravrax'tor, habré investigado más sobre la raza humana. Si no te
importa, lavrix'an, un lapsus, si puedes prescindir de él, ¿puedes venir a verme?
Tendré muchas preguntas, estoy seguro. Es muy raro encontremos una nueva especie.
Es muy emocionante. Tal vez al estudiar su biología reproductiva, pueda ayudar a
nuestras propias mujeres.

—Sí, por supuesto, — dijo Kate. Aunque eso haría una conversación interesante, si
pudiera ayudarlos, lo haría. Recordó a Keriva, recordó el destello de pérdida en su
rostro cuando admitió que las mujeres de Luxirian ya no podían concebir.

—Gracias, lavrix'an.

—Debemos irnos, — dijo Vaxa, colocando una mano en la base de su columna


vertebral. —Todavía tenemos mucho por lo que prepararnos.

—Los Destinos les cuiden, —dijo Privanax, inclinando la cabeza.

Kate miró una vez más la pulsera dorada alrededor de su muñeca y luego se
marcharon.

**********

Vaxa tenía razón. Había mucho por lo que prepararse. Para cuando finalmente
abordaron el aerodeslizador mientras los soles comenzaban a descender lentamente
140
en el cielo, Kate había sido bañada, embellecida, vestida con un vestido que estaba a
punto de ser transparente, con el pelo peinado en una intrincada trenza (nudo en la
base de su cuello,) todo por un pequeño equipo de mujeres de Luxirian, todas ellas
Pág.
mayores, a excepción de Keriva.

Para cuando Vaxa finalmente había regresado de quién sabe dónde, estaba lista para
escapar de las garras de aquellas mujeres. Excepto por la forma en que sus ojos se
posaron en su cuerpo, que podía ver claramente a través del vestido, Vaxa
simplemente le tendió la mano y gruñó: —Ven, mujer.

La condujo al aerodeslizador estacionado en la terraza exterior. Kate dejó escapar un


suspiro de alivio de que el calor había disminuido al menos un poco, pero ella estaba
cohibida por su cuerpo. No es que Vaxa pudiera verlo, demonios, lo había visto todos
los días durante la última semana, pero que los Luxirianos podrían hacerlo desde
abajo a medida que atravesaban la ciudad.

— ¿En qué dirección vamos?, —Le preguntó ella, tratando de calmar sus nervios.
Resultó que no necesitaba ser consciente de sí misma después de todo porque Vaxa
la llevo delante de él, con las caderas presionadas en la consola, como ayer después
de aterrizar en el planeta. Él le pasó el brazo por los pechos, cubriéndola mientras
simultáneamente la presionaba más en su cuerpo, donde podía sentir lo duro que
estaba.

Esta noche, finalmente meteria esa polla dentro de ella y no por primera vez, se
preguntó si encajarían, si sería capaz de acomodarse a su tamaño. Porque quería
hacerlo. Ella también lo quería.

Con la otra mano, hizo un gesto hacia la extensión de Luxiria, donde podía ver
regiones montañosas que surgían de las llanuras, donde los soles gemelos se hundían
en el cielo.

—Ravrax'tor. Donde nuestra gente se asentó por primera vez y donde los Destinos nos
liberaron por primera vez en esta tierra. Ahí es donde tienen lugar todas las
141

ceremonias de apareamiento.

— ¿Y dónde vamos a dormir?, —Cuestionó, un poco nerviosa por dormir a la


Pág.
intemperie. Si bien le encantaría ver el cielo nocturno de un planeta diferente, no
quería cuando había animales posiblemente peligrosos acechando. Estaba bastante
segura de que esta gira de rah-vrax era donde ellos cazaban un gran juego.

Él arrastró sus labios sobre la parte superior de su oreja expuesta. Ella se estremeció,
una ola de aguda excitación resonó a través. Apretó los muslos, asombrada por lo
mucho que lo deseaba.

—Ya verás, — fue todo lo que dijo. Encendió el aerodeslizador y luego se dispararon
al cielo. A continuación, a lo largo de toda la ciudad de la montaña, los Luxirians se
había reunido para despedirlos vitoreando y con gritos los saludarón mientras
corrían por el aire.

142
Pág.
Justo cuando los soles se hundían bajo el horizonte, ella los vio. Seis gigantescos pilares
tallados de roca de montaña que representan a los luxirianos, o lo que ella al menos
pensó que eran luxirianos, tres hombres y tres mujeres. Se pararon en círculo, uno
frente al otro, como la versión de Luxirian de Stonehenge.

Los pilares se veían más... primarios. Los machos tenían el torso desnudo, vestidos
con nada más que taparrabos, con el pelo trenzado hasta la espalda. La mayoría de
los cuernos estaban cortados, o erosionados con el tiempo, pero algunos de los
intrincados detalles aún permanecían, como perforaciones de piedra a través de los
pezones de los hombres, o la banda alrededor de la parte superior del muslo de una
mujer luxiriana. Estaba completamente desnuda, sus pechos pesados y llenos, y
sostenía una especie de arma a su lado.

Eran hermosas ruinas. No podía ver signos de asentamiento o ciudad, pero Kate
pensó que eso se había ido hacía mucho y que solo quedaban estos pilares, un
recordatorio del pasado de los Luxirianos.

Sabía que esta era la gira rah-vrax incluso antes de que Vaxa comenzara un lento
descenso. Habían llegado.

Fue notablemente más frío cuando aterrizó el aerodeslizador fuera del círculo y ella
se estremeció con su vaporoso vestido de turno, sus pezones pegandose fuerte contra
el brazo de Vaxa.
143

—Los Destinos, — le retumbó en el oído, haciendo un gesto hacia los pilares que se
alzaban sobre los dos. Ella estiró su cuello hacia arriba y se maravilló de la habilidad,
Pág.

la mano de obra que se requirio para crearlos. Un ligero viento silbó a través del
círculo pero el aire estaba en silencio. Era tan pacífico que Kate contuvo el aliento.

— ¿Estás lista, luxiva? — Murmuró Vaxa. —El poder de los Destinos es fuerte una vez
que entremos. Al principio sera intenso, pero te adaptarás.

Ella le sonrió, un poco confundida, pero asintió con la cabeza. Mientras salían del
aerodeslizador, miró alrededor del pilar que obstruía la mayor parte de su vista y vio
que había una estructura abovedada similar a una tienda de campaña directamente en
el medio del círculo.

—Oh, —murmuró. —Es eso…

—Sí. Estaba preparado para nuestra llegada, —dijo, sus ojos se posaron brevemente en
sus pechos, en sus pezones que brotaban del vestido. Tipico de un hombre.

Tragó saliva, su excitación empezaba a humedecerle la parte interior de los muslos.


Kate caminó con él, uno al lado del otro, hasta el borde del círculo.

Él comenzó a hablar. Estaba en Luxirian y no podía entender ni una palabra, pero


sabía que se estaba dirigiendose a los Destinos. Su lenguaje fluía, tan hermoso y
natural que las lágrimas pinchaban las comisuras de sus ojos. Ella no entendía lo que
estaba haciendo, lo que estaba diciendo... pero sintió sus palabras profundamente
dentro de ella.

Entonces él tomó su mano... y cruzaron el umbral junto.

Algo pasó.

Kate jadeó, su mente gimiendo con incredulidad.

Una extraña energía se estaba acumulando dentro de ella. Comenzó a entrar en


144
pánico cuando sintió que se levantaba y se levantaba. Era como si estuviera buscando
una salida de su cuerpo, disparando hasta las puntas de sus dedos y picando su piel
hasta que los pelos de sus brazos se erizaron. Apretó los puños, tratando de contenerlo.
Pág.
—Vaxa, — jadeó, retorciéndose hacia él. No se sentía desagradable, pero no sentía el
control de su propio cuerpo. Era desconcertante.

Él tenía los dientes apretados cuando respondió: —Agárrate, luxiva. Pasara.

— ¿Qué está pasando?

—Los Destinos están mirando dentro de nosotros, — dijo, no como si entendiera lo


que eso significaba. —Están determinando si nuestro propósito es puro, si nuestro
emparejamiento debe ser bendecido.

Vaxa la obligó a seguir moviéndose y cada paso se sintió como un shock. Esto era
imposible, esta energía. Miró hacia el cielo, a los rostros de todas los "Destinos". Podía
ver a cada una de ellos con claridad y le devolvieron la mirada. Ella podía sentir su
conciencia, sentir su toque.

Imposible.

Y sin embargo, se sentía real.

—C-¿cómo lo sabremos?, —Le preguntó. —Ya sea... si...

—Lo sabrás.

Y luego, después de unos momentos más sin aliento, ella lo sintió.

Lo que comenzó como un cálido revoloteo en su vientre comenzó a crecer,


extendiéndose por todo su cuerpo. Sus labios se abrieron, sus párpados se agitaron, y
suaves, oleadas de placer la obligaron a agarrarse con más fuerza al brazo musculoso
de Vaxa. Un suave gemido cayó de sus labios y su clítoris comenzó a latir y latir entre
sus muslos.
145
—V-vaxa...

Él soltó un suspiro y dijo con voz áspera: —Tev, luxiva. Tev.


Pág.
Sus respiraciones llegaron rápido. Su ligero y delgado vestido de cambio de repente
se sintió como si pesara cien libras y podía sentir cada chasquido y arañazo del material
sobre su piel. Cuando una ráfaga de viento barrió ligeramente sus cuerpos, el vestido
rozó sus apretados pezones y sus rodillas se doblaron.

Vaxa la empujó contra su cuerpo y ella le arañó los hombros, tratando de acercarse
más. Lujuria, deseo y necesidad pululaban por sus venas.

Saltó a sus brazos, envolviendo sus piernas alrededor de su cintura, mientras él le


acariciaba la espalda. Ella giró sus caderas en su duro abdomen, haciendo sonidos
que nunca había hecho en toda su vida, cayendo de sus labios, tratando de aliviar la
dulce presión entre sus muslos.

Vaxa se dirigió hacia la tienda. Cada paso sacudió su clítoris.

—Vaxa, te necesito, —jadeó. —Ahora.

—Paciencia, luxiva, — dijo, a pesar de que los tendones en su cuello se tensaban ante
sus palabras. Parecía que estaba en un pelo de dispararse.

La frustración se la comia. Cuando se agachó dentro de la tienda, Kate apenas se dio


cuenta de lo que la rodeaba antes de llegar entre ellos, deslizando sus dedos dentro
de sus delgados pantalones para encontrar su polla. Sus caderas se sacudieron
mientras hacía su mejor esfuerzo para envolver sus dedos en todo, pero era demasiado
grueso. Deslizó su mano hacia abajo, deslizando sus dedos sobre las pretuberancias
por las que estaba tan intrigada, antes de que su mano fuera tirada.

Vaxa gruñó, el sonido era puramente animal, y la arrojó sobre un lecho de pieles hacia
la parte posterior de la tienda. Cuando cayó de rodillas sobre ella, arañó su ropa
mientras le quitaba el vestido de su cuerpo, la tela cayo hecha jirones en su agarre.
146
Sintió que la cremosa excitación goteaba por sus muslos y Vaxa gimió, las aletas de la
nariz llameando, sacándose los pantalones y la camisa hasta que estuvo tan desnudo
como ella.
Pág.
Dios, era magnífico. Tenía los músculos hinchados y tensos, lo que le hacia el doble
de grande. Sus cuernos estaban rígidos y su cabello negro le hacía cosquillas en los
pechos mientras se inclinaba sobre ella. Parecía indómito, salvaje, indomable.

Kate lo necesitaba con una desesperación que la asustaba. No quería los juegos
preliminares. No quería burlarse de él y no quería que él la molestara. Necesitaba su
polla, esa jodida y acanalada polla vibrante, dentro, empujando, estirando y golpeando,
consumiéndola hasta que se olvidara de todo menos de él. Solo el.

—Sí, Vaxa, —gritó cuando abrió sus muslos, posicionándose, preparándose.

—Los Destinos nos han bendecido, Luxiva, — gruñó, la cabeza de su polla descansaba
justo afuera de su entrada. —Eres mía ahora.

Él se deslizó dentro con un poderoso empujón de sus caderas.

Su grito se enredó con su rugido.

El más puro de los sonidos de apareamiento.

Enorme, enorme, enorme, pensó desesperadamente.

Kate se ahogó con su aliento, sus brazos cayeron a los costados en señal de rendición,
una constante corriente de gemidos fue arrancada de su garganta. Él era masivo dentro
de ella, tan grande que su pene le estimuló todo. ¿Eran esas duras pretuberancias y
crestas que forraban su perfecta y grande polla? Se alineaban con su punto G. Cada
impulso envió un abrasador camino de calor directo a su clítoris. Ella gimió cuando
él golpeó su cuello uterino, pero era el dolor más dulce.

—Apretada, mujer, —dijo Vaxa ronco sobre ella. —Muy apretada. — Dijo algo en
Luxirian, pero no pareció darse cuenta de que había cambiado de idioma.
147

Él gimió, sumergiéndose dentro de ella. Bajó su cuerpo, colocando sus palmas planas
a ambos lados de su cabeza mientras sus caderas continuaban colocándose entre sus
Pág.

piernas. Su olor la golpeó con fuerza y ella gritó, pasándose las uñas por la espalda,
tratando de agarrarse mientras la follaba sin sentido.

La mirada de Vaxa la inmovilizó y nunca había sentido nada más íntimo. Su mirada
era inquebrantable mientras se acoplaba a su cuerpo. La forma en que se movía, la
forma en que él acariciaba dentro de ella... ¡Dios, amaba esto!

—Tu coño me está tomando tan dulcemente, — le dijo con voz ronca. —Tu coño dulce
y apretado.

Mmm, y a su alienígena le encantaba hablar sucio.

Estaba siendo reclamada, se dio cuenta. Su guerrero alienígena la reclamaba y le


encantaba cada momento.

Su orgasmo la golpeó, atrapándola sin darse cuenta. Y luego se fue por el borde.

Kate gritó, sacudiendo la cabeza de un lado a otro, con los ojos clavados en la parte
posterior de su cabeza mientras un placer increíble se estrellaba sobre ella, ola tras ola,
la perseguía implacablemente, exigiéndole lo que debía. Su visión se oscureció y
apenas podía respirar cuando su espalda se arqueó.

Escuchó el rugido de Vaxa en el fondo de su mente mientras su coño intentaba sacar


su semilla, apretando a su alrededor como un vicio. Pero él no se dio por vencido.
Aún no. Su dios del sexo alienígena tenía resistencia.

Cuando volvió en sí, estaba jadeando, enrojecida de pies a cabeza y de repente


temerosa. Otro orgasmo como ese seguramente la mataría... pero ella movió sus
caderas contra las continuas embestidas de Vaxa como la humana desenfrenada y
complaciente que era.

Estaba llegando a su final, pero parecía que se estaba conteniendo un poco, esperando
148
algo.

—Dámelo, —dijo con voz áspera, su voz no era más que una concha ronca de lo que
Pág.

solía ser.
—Déjame tomar todo, Vaxa. — Su pecho retumbó y ella jadeó cuando su polla vibró
dentro, solo por un breve momento.

— ¿Quieres esto, mujer?, — Gruñó.

— ¡Sí!

Antes de que lo supiera, él se inclinó sobre su cabeza y regresó con una daga afilada
de punta negra. Ella inhaló bruscamente, sintiendo el espasmo de su coño alrededor
de su pene. Kate se quedó sin aliento cuando hizo un corte superficial en uno de sus
músculos pectorales, una delgada línea de sangre azul oscura apareció.

—No tengas miedo de mí, luxiva, — murmuró, calmando sus caderas por un breve
momento cuando sus ojos se congelaron en la sangre.

—No lo tengo, —susurró.

Deslizó la yema de su pulgar sobre el corte, recogiendo un poco de sangre, antes de


sostenerla en sus labios. —Entonces pruébame.

Se dio cuenta de que había recortado sus uñas. ¿Por ella? Habían sido afiladas y letales
antes. Pero ahora, se veían limados ligeramente para que no cortaran su delicada piel.

Ese conocimiento la calentó y su cuerpo se sacudió cuando le dio un empujón duro


y embrutecedor. Sin dudarlo, ella se inclinó hacia adelante y se llevó el pulgar entre
los labios, chupando la sangre. Los ojos de Vaxa se encendieron, sus pupilas se
dilataron antes de inclinarse y besarla con fuerza.

Kate jadeó en su beso, el sabor de su sangre chisporroteando a través de ella. Él lamió


el interior de su boca, mordiendo su labio inferior, apareándose con su lengua. 149
Antes de que pudiera responder, él se apartó y en un instante, la mordió en un lado
de su cuello. Los colmillos tan afilados que apenas sintió el aguijón.

Y luego cayó sobre ella, lamiendo la sangre roja de su cuello, provocandole un gemido
Pág.
entrecortado.

—Tomame, compañera, —dijo con voz áspera, antes de comenzar a follarla


firmemente una vez más, esa gruesa polla llenándola, estirándola.

Ella gritó y luego cerró los labios sobre su pectoral, pasando la lengua por su sangre.

Vínculo de sangre
Ella entendió lo que Vaxa había querido decir ahora. Había una chispa dentro de ella
y este lazo de sangre era la yesca, aumentando el fuego cada vez más hasta que
amenazaba con consumirla.

Lo más alarmante fue que ella lo sintió. No solo dentro de ella, sino en el fondo de
ella. En su mente, en su sangre. Era una presencia, un calor. Ella podía alcanzarlo y
lo sintió responder.

—Oh mi Dios, oh mi Dios, ¡oh Dios mío!

Kate comenzó a correrse de nuevo. Y si pensaba que no podría haberse corrido más
duro que su último orgasmo... había estado equivocada. Muy, muy mal.

— ¡Sí, joder, sí!, —Gritó antes de que sus palabras se arrastraran en un interminable
balbuceo. Vaxa se lanzó hacia adelante, sus movimientos se volvieron erráticos,
algunos golpes largos, algunos golpes cortos. Él la follaba con tanta fuerza que todo su
lecho de pieles comenzó a moverse, cada vez más cerca de la pared de la tienda. Y
luego comenzó ese ronroneo / gruñido. Su polla comenzó a vibrar dentro de ella,
estimulando su punto G y clítoris y las sensibles paredes de su coño. —¡Oh j-joder!

Esas crestas... esas malditas crestas. 150


No hubo palabras. Sin sonido. El orgasmo más poderoso que había experimentado
corrió por su cuerpo, curvándole los dedos de los pies, entrelazando su sangre de
placer hasta que pensó que estallaría. Con un gruñido, él empujó su cabeza hacia su
Pág.

sangre y ella lamió y chupó desesperadamente.


—Mía, —gruñó, cambiando su ángulo, lo que hizo que otro orgasmo cayera. Era
interminable y ella jadeó como un pez fuera del agua. Sus garras recortadas se clavaron
en su culo, antes de que él lamiera más de su sangre. Su cabeza nadó con un placer
inconmensurable, mareándola.

— ¡Dímelo!

— ¡Tuya, Vaxa!, —Gritó. — ¡Tuya, tuya, tuya!

— ¡Luxiva! — Gruñó antes de que todo su cuerpo diera un fuerte tirón. Echó la cabeza
hacia atrás y rugió mientras corrientes de leche caliente de repente bañaban sus
paredes, tan poderosas que cada latigazo parecía un golpe. Vació su semilla dentro de
ella, follándola hasta que su cama golpeó la pared de la tienda. En su mente, ella sintió
su placer. Canalizandó el suyo.

Y entonces Vaxa se desplomó, rodando sobre ella en el último momento, llevándola


con él para que quedaran uno al lado del otro, uno frente al otro, con su polla todavía
dentro. Kate se sintió bien. Se sintió aturdida, como si todo un mundo nuevo acabara
de revelarse ante ella. Y de alguna manera, pensó, pensando en los Destinos, que lo
había hecho.

Vaxa la había llenado de tanto esperma que se escapó de entre sus cuerpos, bajando
por sus muslos. Pero ninguno de ellos movió un músculo. Kate no creía que pudiera
moverse aunque quisiera.

Y mientras su sangre fluía poderosamente a través de ella y su cuerpo zumbaba con


una nueva y extraña sensación que nunca había sabido que fuera posible... Kate no
sabía si alguna vez podría ser la misma otra vez.
151
Pág.
La llamada de apareamiento sonó a través de Vaxa'an antes de que siquiera tuvieran
tiempo de recobrar el aliento. Él gimió, su polla se endureció dentro de ella, la semilla
lubricando su hendidura, preparándose para su compañera. La llamada de
apareamiento llegaba en oleadas y era más intensa al comienzo de la ravraxia. Durante
el primer tramo, todo lo que harían sería aparearse.

Vaxa'an sabía que Kate sentía el deseo también. El fellixix se había formado a través
del vínculo de sangre. Ella estaba en él, atada a él. Sería capaz de sentirla, un toque
constante en su mente, ya que estaba en la suya.

Probó el fellixix, la sensación tan nueva para él como lo era para ella. Instándola a
sentir su deseo, Vaxa'an la escuchó jadear. Las pieles se movieron cuando su espalda
se arqueó.

— ¿Vaxa? —Preguntó ella, con un tono vacilante, un poco asustada.

Ronroneó, queriendo calmar a su mujer.

—No te preocupes, luxiva.

Vaxa'an deslizó sus brazos alrededor y reposicionó sus cuerpos para que ella estuviera
arriba, a horcajadas sobre sus caderas. Sus palmas descansaban sobre su pecho para
equilibrarse, mientras sus senos se balanceaban. Sus paredes se apretaron alrededor
de su pene y sus dedos se clavaron en sus costados, tratando de mantener el control.
152
Su mujer tenía un vaxix que le hacia perder toda comprensión de la realidad. Pasaría
los siguientes tramos felizmente y vorazmente enterrado e incluso entonces, no sería
capaz de obtener suficiente.
Pág.
El aroma de su excitación y su semilla hicieron que su cabeza nadara y él gruñó,
necesitando aparearse nuevamente. Pero su luxiva parecía saber lo que necesitaba.
Sus caderas comenzaron a moverse, aplastando su polla, y soltó un suspiro.

—Tev, luxiva, — gimió.

Sus ojos estaban clavados en sus pechos, observando mientras se balanceaban con sus
embestidas, y él se inclinó, atrapando uno entre sus labios, chupando y lamiendo su
pezón con su lengua surcada.

Su Kat gimió y su ritmo se aceleró. Lo montaba tan dulcemente, usando su gruesa


polla para su propio placer y le encantaba.

—Vaxa, —respiró, el pánico se mezcló con placer en su mirada. —Yo... no sé si puedo...

Sabía lo que estaba tratando de decir. Llegó donde los cuerpos se unian y ligeramente
rasgueó su clítoris. Echó la cabeza hacia atrás, alzándose antes de golpear su polla. Su
abdomen se apretó ante el exquisito placer.

—Puedes, luxiva, —dijo, su voz áspera. —Me tomarás una y otra vez durante los
próximos lapsos. Es la bendición de los Destinos. Es el lazo de sangre. Es la forma
Luxirian.

—Yo-yo no soy un Luxirian, —respiró, con ojos desenfrenados. Sus paredes


revoloteaban alrededor de su polla y sabía que estaba a punto de correrse.

—Lo eres, — insistió, empujando sus caderas hacia ella para puntuar sus palabras. Un
gemido estrangulado se desprendió de su garganta. —Eres mi compañera. Serás la
madre de mi descendencia. Serás mi lavrix'an y gobernarás a mi lado hasta el final de
nuestros tiempos.
153
La cabeza de Kat se detuvo, sus párpados parpadearon. Su vientre se apretó y sus
muslos temblaron a su alrededor.
Pág.

—Mírame, — le ordenó.
Sus ojos aturdidos buscaron los suyos y vio todo lo que necesitaba saber reflejado en
su mirada.

—Vaxa, tengo miedo, — susurró. El fellixix tocó dentro de ella y supo que su miedo
era mucho más profundo de lo que estaba sucediendo en este momento.

—Luxiva ta rix l'an, —calmó.

No me temas, compañera.

Le había dicho esas palabras cuando la había capturado por primera vez, antes de que
él recibiera el implante de lenguaje. Y a pesar de que no entendía Luxirian, al menos
no todavía, el pódixix le dijo que ella entendía su significado lo suficientemente bien.

—Te traeré una gran felicidad, —le dijo. —Te daré muchos hijos, un hogar.

Vaxa'an sostuvo su mirada mientras él apretó su mandíbula, tratando de mantener su


semilla mientras su coño ya resbaladizo se volvía más mojado y resbaladizo a su
alrededor. Necesitaba que ella entendiera esto.

Pero sus ojos brillaban con vacilación, aunque estaban tan unidos como dos seres
posiblemente podrían estar en su cultura.

Y luego se dio cuenta de que tal vez necesitaba mostrarle que eso era lo que quería
porque no se permitiría aceptarlo. Muy dentro de ella, sintió que no podía aceptarlo
por completo, aceptar Luxiria, porque sentía lealtad hacia su propio planeta. Se le
había quitado la elección y se estaba rebelando.

Quizás necesitaba mostrarle que su rebelión era inútil. Era su futuro y ella era suya.
Sus caminos estaban destinados a cruzarse. ¿Por qué otra razón habría bendecido los
Destinos su unión?
154

Tal vez ella necesitaba al guerrero en él después de todo, exigiéndo su completa


rendición y no simplemente pidiéndola.
Pág.
Algo se hinchó en su pecho. Una razón. Una sensación primordial de que su Instinto
resonó profundamente.

Sin dudarlo, gruñó y la sacó, atrapándola por la cintura y girándola debajo de él. Él la
colocó en sus manos y de rodillas, saboreando su grito de sorpresa y la seductora vista
de su exuberante trasero, antes de que se metiera en ella con un suave golpe.

—Oh, Dios mío, —chilló ella, inclinándose hacia atrás, mientras se empujaba, su carne
golpeaba contra la de ella, llenando la tienda con los sonidos de su primitivo
apareamiento. Sus uñas rasparon contra las pieles debajo de ella y se dio cuenta de
que necesitaba más.

Sus manos dejaron sus caderas brevemente para agarrar sus dos muñecas, llevándolas
detrás de su espalda. Ella gritó por su nueva pose y su Instinto ronroneó su aprobación.
Estaba completamente a su merced, completamente vulnerable. Sus pechos se
balancearon violentamente mientras la sostenía por sus muñecas, dándole más
influencia para follarla más y más fuerte.

Vaxa'an nunca había follado en esta posición antes. Esta posición era para
compañeros. Exigía completa confianza en ambos lados y necesitaba mostrarle que
nunca la dañaría, pero que sí, que la conquistaría y la haría suya.

—Eres mi compañera, —gruñó, golpeando su apretado coño por detrás. —Tu lugar está
conmigo.

—Vaxa, —fue su respuesta sin aliento.

—Nunca te dejaré marchar.

Luego vino su orgasmo.


155
Ella no hizo ningún ruido, pero desde su ángulo, Vaxa'an podía ver sus labios
divididos en un grito silencioso y podía sentir con qué violencia sus paredes se
cerraban sobre su pene, exigiendo su semilla. Esta vez, lo abandonó voluntariamente.
Pág.
Su orgasmo lo cegó, haciéndolo perder toda razón. A través de una neblina, él
continuó clavándose en su cuerpo flexible y prolongado, prolongando su placer y
sintiendo que su orgasmo se combinaba con el suyo para crear una sensación
espectacular y escalofriante que solo experimentaría con ella.

Tenía lo que muchos Luxirianos nunca tendrían. Ni siquiera su padre y madre habían
sido compañeros predestinados. Habían sido compañeros de Crianza, pero se habían
amado profundamente, tan profundamente que su padre había seguido a su madre
voluntariamente a la siguiente vida después de que los Jetutianos se hicieran cargo de
ella.

Lo que Vaxa'an tendría con su luxiva superaría incluso eso.

Ella todavía no se había dado cuenta, pero lo haria. Y no descansaría hasta que
entendiera la gravedad de lo que significaba.

El cuerpo de Kat se relajó y Vaxa'an la liberó suavemente, saliendo lentamente de su


cuerpo. Su semilla brillante se filtró de ella, se mezcló con sus jugos, y él usó el lado
suave de una de las pieles para limpiar entre sus muslos antes de tirarlo lejos.

Cuando la giró para mantenerla cerca de su cuerpo, se alarmó cuando vio el líquido
que se acumulaba en sus ojos.

— ¿Te lastimé, luxiva?, —Preguntó, su voz horrorizada. Su Instinto le arañó el pecho,


creyendo que había lastimado a su compañera, y quería rugir arrepentido.

—No, — susurró, el líquido cayendo de sus ojos por sus mejillas. Su cabeza descansaba
sobre su pecho y los sintió sobre su propio cuerpo.

— ¿Por qué es esto entonces?, —Murmuró, solo ligeramente aliviado, tocando el


extraño líquido. Él había hecho algo para causarle tristeza y necesitaba remediarlo. El
156

fellixix solo le contaba sobre su estado emocional. No le permitía leer su mente; solo
le permitió sentir impresiones de su mente. Cuando profundizó más en ella, sintió...
Pág.

¿confusión? ¿Su Kat estaba confundida y esa era la razón del líquido?
—Yo-yo puedo sentirte, — susurró ella, sacudiendo su cabeza contra su pecho. —No
entiendo lo que está pasando.

—El lazo de sangre, luxiva, —dijo, acariciando su cabello. —Crea un vínculo entre
nosotros. Es natural. Te acostumbrarás y no te parecerá tan extraño con el tiempo.

— ¿Has olvidado nuestro acuerdo, Vaxa?, — Dijo, pero su voz sonaba casi triste.

—Esto es parte de nuestro acuerdo, —le recordó, tirando de ella más cerca, su Instinto
razgaba en su pecho. La idea de que su compañera todavía deseara dejarlo después
de esto... era insondable. Dolia.

Él no...

No sabía cómo sería capaz de continuar con su vida después de conocer a su luxiva.

Era una realidad sombría, pero una que siempre había estado en la parte de atrás de
su mente. Muchas parejas apareadas nunca sobrevivian sin el otro.

Kat se calló pero siguió llorando. Vaxa'an sintió una impotencia que nunca había
sentido antes, lo consumia.

—Por favor, mujer, —suplicó en voz baja. —Por favor dime qué he hecho para causarte
este dolor.

—Ya no sé lo que siento, Vaxa, —dijo. Sus palabras solo sirvieron para confundirlo
más. —No sé lo que quiero.

—Dime qué puedo hacer para complacerte, luxiva, — murmuró. —No deseo ver este
líquido.

—Se llaman lágrimas, Vaxa.


157

—No deseo ver estas lágrimas en mi mujer.


Pág.

Kat tocó sus labios. Estaba oscuro dentro de la tienda y necesitaría encender un fuego
pronto para mantenerlos calientes durante toda la noche. Pero se negó a alejarse de
su mujer cuando se sentía así, por lo que el fuego tendría que esperar. Él podría
calentarla lo suficiente.

—Solo bésame, Vaxa, —susurró. —Bésame.

Su ceño se fruncio. No entendia a su humana. Pero independientemente, estaba feliz


de sentirse conectado con ella. Entonces, hizo lo que le pedía y se inclinó para
capturar sus suaves labios, enredando su lengua con la suya.

Kat se aferró a él, sus uñas se clavaron en sus hombros, pero yació dulcemente juntos,
aceptando su beso incluso mientras las lágrimas continuaban cayendo entre ellos.

Y cuando la llamada de apareamiento comenzó de nuevo, ninguno se resistió.

158
Pág.
Kate estaba tumbada boca arriba, con las extremidades estiradas y el pecho agitado
por el esfuerzo. Era algún momento de la mitad de la noche y Vaxa la había
despertado del sueño para darle otra follada completa. Ella lo miró, medio tapada,
mientras los músculos de su espalda se flexionaban mientras revolvia el fuego en el
medio de la tienda. Lo había logrado en algún momento después de que ella se
hubiera desmayado por puro agotamiento sexual y emocional.

Su cuerpo se sintió cambiado. Su coño todavía palpitaba por los efectos secundarios
de la serie cataclísmicos orgasmos que Vaxa le había administrado a lo largo de la
noche. Se sentía dolorida, pero era del tipo bueno. Sobre todo, se sentía vulnerable.
Lo que sea que este vínculo de sangre había comenzado... la estaba derrotando, poco
a poco. Era una combinación de placer (sexo más intenso, increíble y rizado de pies
de toda su vida) y el temor de que estuviera desarrollando sentimientos profundos
hacia su alien. Combinados juntos y era un desastre orgasmico de llorisqueos, ya había
tenido un mini-colapso más temprano en la noche.

Si iban a estar haciendo esto por unos días... no quedaría nada de ella cuando se
fueran.

¿Síndrome de Estocolmo? Ella lo entendió ahora.

Kate se inclinó entre sus piernas y trazó levemente sus labios hinchados, tratando de
ignorar la tensión que una vez más se estaba formando dentro. ¿Cuánto tiempo
159
continuaría esta enloquecida locura? Sus dedos salieron con algo de la semilla
opalescente de Vaxa y luego sus ojos se desviaron hacia la pulsera alrededor de su
muñeca, preguntándose, sorprendentemente tranquila, si resistiría tal ataque. De
Pág.

alguna manera, no lo creía.


Sintió los ojos de Vaxa y una vez que pareció satisfecho con el fuego, regresó con ella.
Estaba completamente cómodo en su desnudez y, sinceramente, tenía todas las
razones para estarlo. Era un hombre magnífico, ancho y fuerte con una sexualidad
potente que le picaba la piel con conciencia.

Y él es todo mío, la suspicaz y codiciosa parte de ella susurró.

Kate se mordió el labio mientras dejaba caer su peso sobre ella. Él se inclinó para
pellizcar ligeramente su garganta y suspiró, estirando su cuello para darle un mejor
acceso. Su cabeza nadaba. ¿Por qué tenía que hacerla sentir tan malditamente bien
todo el tiempo? Lo estaba haciendo muchísimo más duro de lo necesario.

Cuando lo sintió sumergir sus caderas, arrastrando esa increíble polla sobre su suave
barriga, gimió y empujó su pecho.

—Vaxa, —comenzó, inclinándose para besar sus labios. —Si voy a sobrevivir los
próximos días, necesito descansar.

Hizo ese ronroneo / gruñido en su pecho y su polla vibró brevemente en su estómago.


Su coño se apretó.

—Si lo deseas, compañera, — dijo, rodando hacia un lado, tumbándose junto a ella. La
tiró de modo que estaba medio tumbada encima de él y suspiró, permitiéndose
relajarse en su contra. Era como si no pudiera soportar no tocarla. Y si era sincera
consigo misma... a ella le encantaba.

—Cuéntame sobre este lugar, — susurró, sintiéndose somnolienta pero alerta,


escuchando el suave crepitar del fuego. —Cuéntame sobre los Destinos.

Soltó un suspiro. —La historia que me contaron, que a todos los jóvenes se les dice,
es que los Destinos nos crearon desde el facev. Las montañas. Nos crearon para ser
160

inflexibles y fuertes, como todos los guerreros, y nos dieron vida para que podamos
defender y proteger a nuestra gente y otras razas que buscaban en nosotros ayuda.
Pág.

Nuestros antepasados nacieron en este lugar, desde el facev que está directamente
detrás de nosotros. Esta es tierra sagrada.

—Y como guerreros... ¿Los Luxirians pelean mucho?

—Tev.

Kate frunció el ceño. — ¿Contra quién? ¿Ustedes mismos? ¿O contra otras especies?

—Ambos. Si es necesario.

— ¿Luchas contra otros Luxirians? Pero pensé que eras el líder.

—Lo soy, —dijo, su mirada encontró la de ella, arrastrando las yemas de los dedos
sobre su mejilla. El resplandor del fuego volvió su piel dorada, como cuando lo había
visto por primera vez. Su dorado guerrero alienígena, feroz pero gentil.

—Pero como en todas las civilizaciones hay disturbios de vez en cuando. En el tiempo
de mi padre, un grupo de guerreros se separó del todo. Tomaron a sus hembras y
comenzaron una tribu cerca de las cuevas Pevrallix. Prosperaron, si se puede creer en
el rumor. Pero su salida fue sangrienta. Incluso ahora, nadie habla de ellos. —Dejó de
hablar brevemente y luego dijo, con voz ronca: —Después de que mi padre y mi madre
pasaron a la siguiente vida, mi hermano de sangre también disintió.

Los labios de Kate se separaron. — ¿Tienes un hermano? —Su mirada se endureció.


—Tev. Pero no lo he visto desde el ataque de los Jetutian, ya que después del entierro
de mi padre y mi madre. Él buscó a la tribu y solo puedo esperar que los haya
encontrado, o si no, ha estado muerto hace mucho tiempo.

El corazón de Kate se suavizó. Se dio cuenta de que tal vez Vaxa se parecía más a ella
de lo que se había dado cuenta. Ambos no tenían familia. Ya no. 161
—Lo siento, —murmuró.

— ¿Por qué?
Pág.

—Porque... fuiste abandonado. Por tu hermano, poco después de la muerte de tus


padres. Debe haber sido triste y solitario.

Sus ojos se apartaron de ella. —Los luxirianos no hablan de esas cosas.

Los labios de Kate se arquearon un poco y ella se inclinó para besarlo, sintiendo una
oleada de afecto. —Lo bueno es que soy un humano entonces. Y tendemos a expresar
nuestras emociones más libremente que tu especie.

Sus ojos se calentaron y se desviaron hacia sus labios, pero ella se retiró antes de que
él pudiera reaccionar adecuadamente. Al menos había una emoción particular que
no tenía problemas para expresar...

Su excitación era cada vez más difícil de ignorar. Venia en oleadas, se dio cuenta. Su
orgasmo pareció evitarlo por un breve período de tiempo antes de que su cuerpo
exigiera más. Y a pesar de que le había dicho a Vaxa que necesitaba descansar, sabía
que era solo cuestión de tiempo antes de que no tuviera otra opción.

— ¿Y qué hay de luchar contra otras especies?, —Preguntó, distrayéndose. Quería


saber más sobre él, más sobre su vida allí.

—Estamos en guerra constante con los Jetutianos, — fue su respuesta. —Pronto, nos
infiltraremos. Hemos estado haciendo nuestros planes de guerra durante algún
tiempo.

Una punzada de terror la atravesó y se mordió el labio. — ¿Y...tu irás?

—Tev, —murmuró, lanzándole una mirada confundida. —Yo soy el xrivix'an. Es mi


deber, un honor.

—Pero... — se interrumpió, sin saber qué decir. “Te habrás ido,” se recordó a sí misma,
pero estaba comenzando a sentir que se estaba mintiendo a sí misma, aferrándose a
162
algo que ni siquiera estaba segura de querer.

—He estado en muchas guerras, luxiva, dijo y sus ojos se desviaron hacia las cicatrices
Pág.

en su pecho. Su piel era como una piel blindada, gruesa y fuerte. Para que algo
realmente pueda penetrar... debe haber sido muy doloroso.

— ¿Qué pasa si algo te sucede? —Ella apartó la vista de él, sus ojos se dirigieron al
fuego. —Si todavía estoy aquí, —comenzó vacilante, — ¿qué pasaría si murieras?

—Eso no es algo de lo que tengas que preocuparte, mujer, — dijo en voz baja. —La
guerra no nos ha llegado todavía. Y cuando lo haga, —su mano se desvió hacia su
vientre, —o estarás muy pesada con mi heredero o ya nacerá en este mundo. Estarás
bien cuidada y segura en Luxiria.

Su respiración se enganchó. No pudo evitar preguntar, aunque sabía que estaba


jugando un juego peligroso, — ¿Y qué pasa si tu 'heredero' es una niña?

Vaxa se inclinó para acariciar su sien. Él ronroneó, —Entonces agradeceré a los


Destinos por tal regalo, porque una mujer significará que los Luxirianos pueden
prosperar de nuevo. Una mujer significará esperanza.

El corazón de Kate dio un vuelco y se permitió imaginarlo. Era difícil no hacerlo,


envuelta en sus brazos, cálida y fresca de un cambio de vida sexual con un dios del
sexo alienígena que solo quería protegerla.

De repente, ella gimió, sus pezones se tensaron cuando sintió que comenzaba de
nuevo. Vaxa le dio un gruñido ronroneante en respuesta y sintió su propia excitación
profundamente dentro de ella. Su mano se extendió y se cerró sobre su polla, su coño
cada vez más resbaladizo y húmedo. Lo que les estaba pasando la sorprendió. Era
como si su sangre fuera un afrodisíaco y se preguntó cuánto más de esto su cuerpo
humano sería capaz de tomar.

Sin embargo, maldición si no trataria de tomarlo todo.

Su mirada estaba fascinada por su pre-semen y su boca babeo, preguntándose a qué


163

sabría. Él no le había dado ninguna indicación de que la recibiera complaciendolo,


pero se preguntó si, en su cultura, el sexo oral era tan común como lo era entre las
Pág.

parejas humanas.
—Vaxa, —murmuró. Él gimió cuando su puño se apretó a su alrededor. ¿Te pones de
pie?

Soltó un suspiro. — ¿Qué?

La idea de ella de rodillas delante de él, trabajando esa gran polla surcada entre sus
labios, la hizo apretar los muslos. Quería eso con una ferocidad que la sorprendió.

—Por favor, — susurró.

Vaxa se levantó con gracia, su erección se balanceaba contra su tenso abdomen.


“Magnífico hombre,” pensó, ligeramente sin aliento. El fuego jugó sobre su piel,
reflejando el oro en un momento y el naranja resplandeciente al siguiente. Hermosa.
Sus oscuros cuernos se alzaban orgullosos de su cabello oscuro y se imaginó
agarrándolos con fuerza mientras ella montaba su polla, usándolos para estabilizarse
y aumentar la influencia.

“Pronto,” se prometió a sí misma.

Kate se puso de rodillas ante él y su ceja se unió. — ¿Mujer?, — Dijo con voz áspera.

Ella sonrió, tomando su pene en su mano. A pesar de que hizo todo lo posible para
envolver sus dedos en todo, ni siquiera se acercaron a tocarse y se maravilló de que
este monstruo incluso encajara dentro de ella. Levantó la mirada hacia Vaxa,
recordando la forma en que la había follado sobre sus manos y rodillas, cómo había
controlado expertamente su cuerpo y había cogido todos los hilos adecuados,
demostrando que podía dominarla.

Ahora, ella quería dominarlo.

Vaxa rugió hacia el techo cuando sus labios se cerraron sobre la cabeza de su polla y
164
simultáneamente arrastró su lengua debajo de la corona. Todo su cuerpo se tensó y
su respiración se volvió irregular, silbando a través de sus fosas nasales.
Pág.

—Luxiva, —gruñó. Dijo algo en Luxirian, pero sus palabras se estrangularon cuando
ella lo tomó más profundo, tratando de cuidar de sus dientes. Su pene llenó su boca
y sintió las perillas corriendo a lo largo de la parte inferior empujando contra su lengua.

Cuando sus manos se cerraron en su pelo, ella gimió, mirando hacia la extensión de
su cuerpo para encontrarse con sus ojos. Eran salvajes, oscuros, y brillaban con ganas.

—Tev, —gruñó, cuando ella lo tomó más profundo. Solo pudo manejarlo por un
segundo antes de que él se saliera, jadeando, aspirando aire con avidez. Mientras se
recuperaba, pasó la lengua por los costados, adorando la polla que le había dado un
placer tan exquisito.

Incapaz de soportarlo más, ella se estiró entre sus piernas y se acarició a sí misma,
soltando un suave aliento mientras sus dedos jugaban con su clítoris.

La mirada de Vaxa atrajo su coño y él siseó. Con asombro, observó más gotas de pre-
semen alrededor de su raja y se inclinó hacia delante para lamerla, solo para tener
más. Sabía almizclado pero no salado como los hombres humanos. Delicioso. Su
sabor iluminó su sangre y cuando ella insertó un dedo en su coño, se apretó alrededor
de él, un momento lejos de correrse.

Kate quería que se corriera en su boca. Ella quería tragárselo, tomar más de él en su
cuerpo, pero sabía que era poco probable que perdiera el control.

Entonces, cuando cerró los labios con fuerza sobre su pene, ella chupó la cabeza con
fuerza. El abdomen de Vaxa se contrajo y mordió lo que parecía una maldición
luxiriana, sus manos se tensaron en su cabello. Ella hubiera sonreído si su boca no
estuviera llena.

Sacando los dedos de entre sus piernas, ella se acercó a la suya, ahuecando el saco
oscuro que estaba apretado contra su cuerpo. Todavía no lo había explorado allí, pero
165
lo ahuecó suavemente antes de apretarlo.

Sus caderas se sacudieron, forzando a más de él en su boca, y respiró bruscamente a


Pág.

través de su nariz. Podía sentir las protuberancias y las crestas de su polla latiendo,
como pequeños latidos del corazón. Y cuando ella gimió alrededor de su pene, su
garganta vibrando, le dio otro pequeño apretón a sus bolas... y luego él estaba rugiendo.

Semen caliente se disparó en su boca, deslizándose por su garganta, y luchó por


tragarlo todo. Parte de el se filtró fuera de los lados de su boca, bajando por su
barbilla. Era crudo, sucio y erótico, y amaba cada momento.

Sin embargo, su pene no se ablandó. Cuando su cuerpo se sacudió con los últimos
movimientos de su semilla, se retiró de su boca y ella se lamió los labios, ya extrañando
el sabor. Pero luego estaba sobre ella. Antes de saber lo que estaba sucediendo, estaba
boca arriba, con las rodillas pegadas al pecho, y él se deslizó dentro de ella con un
golpe de castañeo de dientes.

Vaxa fue despiadado. Golpeó en su contra hasta que ella gimió sin parar, hasta que
apenas pudo formar una palabra coherente.

Y cuando su orgasmo la desbordo, ya estaba anticipando, ansiando, el siguiente.

Se estaba convirtiendo en su droga... una que Kate estaba empezando a preocuparse


de que no pudiera rendirse.

166
Pág.
Los siguientes días pasaron en un desenfoque suave y placentero.

Es cierto que ninguno de los dos durmió mucho. Entre sesiones de sexo, descansaron,
pero solo por un par de horas antes de que lo que Vaxa llamara "la llamada de
apareamiento" comenzara de nuevo. Kate se había despertado varias veces con Vaxa
lamiendo entre sus muslos y, a su vez, lo había despertado con el mismo placer. Había
perdido la cuenta de cuántas veces habían tenido relaciones sexuales, cuántos
orgasmos había tenido.

Estaba rigida y adolorida, pero maldita sea, se sentía bien.

Comieron simplemente durante su estancia: carnes secas y raras frutas, deliciosas y


una especie de pan fermentado que sabía sorprendentemente bien y la mantenía
saciada. Fue suficiente para alimentarlos. Y cada mañana y tarde, Vaxa la conducía
hacia la montaña y se bañaban en una piscina natural, escondida entre dos rocas altas
y prominentes.

Fue en ese baño que respondió sus diversas preguntas sobre Luxiria. Se enteró de que
la ciudad, llamada la Ciudad Dorada, una vez traducida al español donde vivían era
solo una fracción de su población. Se extendian por todo el planeta seis puestos de
avanzada, todos vigilados por los generales y asesores de confianza de Vaxa, todos
ellos con quienes había completado el entrenamiento militar. Ya se había encontrado
con Rixavox, Lihvan y Kirov. Los tres gobernaban puestos de avanzada separados.
167
Aún no conocía a los otros tres.

Vaxa dijo que la llevaría a visitar a cada uno de ellos. Aparentemente, cada puesto de
Pág.

avanzada estaba lo suficientemente extendido como para que el paisaje cambiara


drásticamente, al igual que el clima.

Y luego él le había contado sobre el entrenamiento militar, cómo se esperaba que


todos los hombres luxirianos entraran una vez que alcanzaran la edad de diez
rotaciones, lo que ella había deducido eran años.

— ¿Diez?, — Preguntó ella, horrorizada, cuando lo discutieron. — ¡Pero eso es tan


joven!

No podía entender a un simple muchacho que entraba en algo tan brutal, que,
después de las descripciones de Vaxa sobre el entrenamiento militar, lo era. Como el
campo de batalla en la nave espacial, solo con hombres jóvenes, no crecidos,
guerreros musculosos.

Vaxa simplemente se encogió de hombros. —Se requieren cinco rotaciones completas


de cada hombre de Luxirian. Después de eso, pueden decidir si continuarán con el
entrenamiento o encontrarán una vocación diferente en uno de los puestos avanzados.

— ¿Y cuántos se quedan?

—Quizás más de la mitad. Los Luxirianos nacen guerreros. Está en nuestra sangre.

En pocas palabras, en el fondo de su mente, pensó: ¿Y si tenemos un hijo? Ella no


querría que su hijo pasara por algo así. Le daría un susto de muerte.

— ¿Y cuántas... rotaciones es entrenamiento militar?

—Doce.

Doce años. Sus ojos se desviaron hacia las cicatrices en su pecho y espalda. Él le había
contado acerca de las golpizas de algunos de los generales de guerra más antiguos. En
168
el entrenamiento militar, no les importaba que fuera el hijo del Primer Líder. Ser el
hijo del Primer Líder no lo haría más impermeable a la muerte que sus compañeros,
le había dicho, por lo que fue castigado junto con ellos, como sus iguales.
Pág.
Él debio haber visto su angustia porque deslizó una mano por su mejilla.

—Esto es normal, luxiva. Es nuestra cultura Es una fuente de orgullo para nuestros
hombres y es el mayor de los honores completar el entrenamiento.

— ¿Qué pasa con aquellos que no lo hacen?, —Como Bidan. Vaxa había dicho algo
acerca de que no continúo con el entrenamiento militar y optó por servir a su familia
en su lugar. — ¿Están discriminados?

La forma en que sus labios se apretaron juntos le dijeron que sí, hasta cierto punto, lo
eran. —Hay algunos que piensan de esta manera, sí. Pero la mayoría no. Sin ellos,
nuestra sociedad caería. No todos pueden ser guerreros. Necesitamos cazadores,
repostadores, investigadores, comerciantes, constructores. Luxiria colapsaría en su
ausencia.

La conversación la había hecho sentir intranquila e inquieta, así que se sintió


ligeramente aliviada cuando Vaxa cambió de tema y le preguntó por la Tierra.

A su vez, ella le contó sobre su lugar de residencia, Chicago, y cómo era su ciudad,
con sus rascacielos y aceras bulliciosas. Le contó sobre Navy Pier y su cafetería favorita
y su mejor amiga, Beks. Le contó sobre el invierno, sobre la nieve, parecía fascinado.
Supuso que no nevaría en Luxiria, aunque mencionó algo que sonaba como lluvia.
Estaba fascinado por todo lo que le contó y le había llevado media hora explicarle qué
era el café, para su deleite divertido.

Hablar de la Tierra hizo que su corazón se encogiera de deseo. Cuanto más hablaba,
más se perdía en sus recuerdos. Sintió que podría volver allí, pero estaba empezando
a preguntarse si incluso quería hacerlo. Después de esos pensamientos, sus ojos se
centrarían en su guerrero alienígena y sintió otra sensación de pérdida, pero ya fuera
por él o por su casa, no lo sabía.
169

Sin embargo, lo que más la asustó fue que estaba empezando a darse cuenta de que
su vida en la Tierra no había sido tan grande. Sí, echaba de menos a su mejor amiga
Pág.
y a su ciudad... pero más allá de eso, no tenía mucho más. No tenía familia que
conociera, el trabajo de sus sueños se estaba convirtiendo en una pesadilla con cada
día que pasaba, y a menudo se sentía atascada, preguntándose si eso era todo lo que
la vida le ofrecería. Había deseado encontrarse con el Sr. Correcto, establecerse y
tener una familia, porque tal vez entonces encontraría la felicidad que se le escapaba
tan a menudo.

No se sentía sola cuando estaba con Vaxa, pero se sentía sola en la Tierra entre su
propia especie, y una parte de ella tenía miedo de volver a eso.

“Pero no es necesario,” pensó en voz baja.

Durante las noches, hacía frío. Pero no tan frío como lo había experimentado en el
planeta por primera vez. Y los días ya no eran insoportablemente calientes. Después
de que se lo hubiera mencionado a Vaxa la tarde anterior, él le había dicho que era
su sangre, la había cambiado, había ayudado a su cuerpo a adaptarse a su planeta. En
lugar de ser cautelosa y asustada, se maravilló que una cantidad tan pequeña de sangre
pudiera causar tanto cambio. Sobre todo, estaba contenta de que ya no sudaba como
un cerdo cada vez que los soles estaban altos en el cielo.

Y durante las noches, podía ver la luna de Luxirian a través de la pequeña abertura en
la parte superior de la tienda, que había supuesto que era para el fuego. A diferencia
de la luna de la Tierra, esta luna era de un azul suave y reluciente, en lugar de un
blanco plateado. Pensaba en el acuerdo que había hecho con Vaxa mientras estaba
en sus brazos y se preguntaría qué prisa tenia de volver a su planeta.

El sexo estaba jugando con su cabeza. Pero qué gran sexo era

¿Qué estaba jugando con su cabeza aún más?


170
El hecho de que se estaba enamorando de su guerrero alienígena... y no sabía qué
demonios iba a hacer al respecto.
Pág.

Vaxa'an rugió en éxtasis, liberando su semilla en su compañera, sintiendo los


remanentes de su orgasmo latiendo rítmicamente a su alrededor. Arrastró sus labios
sobre su piel, mordiéndole el cuello. La parte primaria de él amaba ver su marca en
ella.

Continuó empujando perezosamente entre sus piernas, mientras ambos recuperaban


el aliento. Había sido un par de duros lapsos en su hembra. Su compañera humana
le había admitido el lapso antes, que ella no se habia apareado en una rotación.
Entonces, naturalmente, estaba completamente agotada, sin estar acostumbrada al
insaciable apetito sexual de los luxirianos.

Quizás, era lo mejor, pensó, regresarían a su hogar una vez que salieran los soles. Sus
deberes los separarían por períodos más largos del lapso, dándole tiempo para
descansar y recuperarse. Aunque ella no se había quejado, sabía que su cuerpo estaba
dolorido por las exigencias de la unión de sangre y lo último que quería hacer en todo
el universo era causarle dolor.

Con un gruñido de satisfacción, rodó fuera, colocándola contra su costado. Su piel


estaba húmeda por la transpiración de sus actividades y ronroneó, acariciando su
espalda antes de dejarla descansar sobre su trasero.

Estirando la cabeza para mirarla, sus ojos viajaron sobre su suave piel mientras
suspiraba contento contra él.

— ¿Qué es esto? — Murmuró en voz baja, las yemas de sus dedos trazando sobre
pequeñas marcas oscuras que estaban esparcidas sobre su cuerpo.

Ella lo vio trazando una en el dorso de su mano y sus labios se curvaron en una
expresión que encontró inmensamente placentera. —Lunares. Pecas La gente los
llama de formas diferentes. Los revisé con un médico y son inofensivas.
171
Él hizo un sonido en la parte posterior de su garganta. — ¿A veces son peligrosos?

—A veces, —murmuró.
Pág.
La cara de Vaxa'an se contrajo, tratando de imaginar qué daño podrían causar esas
diminutas manchas oscuras. Pasó el pulgar sobre los adorables cabellos que cubrían
sus ojos. — ¿Que son estos?

— ¿Estos? —Preguntó ella. —Se llaman cejas.

—Cejas. ¿Cuál es su propósito?

—Yo-tu sabes, realmente no lo sé. Tal vez para ayudar a proteger nuestros ojos del
sudor y la suciedad.

— ¿Y estos?, —Preguntó, deslizando las yemas de sus dedos sobre sus uñas romas.

— ¿Los humanos no tienen garras? ¿Cómo te proteges si estás en peligro?

—Bueno, tengo esto llamado spray pimienta.

— ¿Spray pimienta?, — Repitió.

—Sí, es una lata llena de líquido que rocias en los ojos de alguien si te están atacando.
Te quema y hace que sea más difícil para ellos ver.

Vaxa'an frunció el ceño. — ¿Y entonces qué? ¿Qué le sucede al enemigo? ¿Eso es


todo lo que haces para castigarlos?

—Depende de cuán serio sea el ataque, supongo, — murmuró, sus "cejas" cayeron un
poco en una expresión perpleja. — ¿Qué haría tu gente contra un atacante?

— ¿Por un ataque contra una mujer? Ellos son ejecutados.

— ¿Qué? —Susurró ella.

—Un apareamiento forzado o un ataque físico contra una mujer es el peor crimen en
172

Luxiria. No toleramos a esos hombres en nuestra sociedad, entonces los ejecutamos.


Es simple.
Pág.

Ella guardó silencio, procesando lo que le decía. Él quería que se sintiera segura en
Luxiria. Ningún hombre se atrevería a hacerle daño. Los Luxirians celebraban a las
mujeres. Ellas daban vida. Sin mujeres, no habría Luxiria, una verdad que había
estado plagando su raza desde el ataque Jetutian.

—De donde soy, —dijo, —no es tan simple como eso, aunque tal vez debería ser así.
Algunos violadores nunca son acusados, algunos van a prisión y luego son dejados
salir poco después.

Vaxa'an retrocedió, seguramente sin escucharla correctamente. — ¿Se imponen a las


mujeres y luego se asimilan a la sociedad?

—Sí.

La ira se acumuló en el pecho de Vaxa'an. Su mujer nunca volvería a su planeta. No


cuando estos 'violadores' andaban libres.

— ¿Vaxa?, — Preguntó ella, pasando su mano por su pecho. — ¿Estás bien?

—No, — mordió, preguntándose cómo ella podría estar tan tranquila al respecto. Iba
en contra de todo lo que representaba Luxirian y ni siquiera parecía afectada por ello.

— ¿Eso te molesta mucho?, —Preguntó ella.

—Tev, —siseó, el cuerpo se tensó, haciéndola sentar sobre su codo para verlo mejor.
—Las mujeres no deberían ser tratadas así.

Kate se calló. Ella lo miró, parecía como si estuviera a punto de decir algo pero se
mordiera la lengua.

— ¿Qué es?, —Él preguntó. Podía leer a su mujer mucho más fácilmente ahora que
cuando la había visto por primera vez. Sus expresiones humanas se estaban volviendo
173
tan familiares para él como las de Luxirian.

—De una manera extraña, me gusta que estés molesto por eso, — dijo en voz baja,
lentamente. —Lo estoy, porque muestra que respetas a las mujeres.
Pág.
Vaxa'an sintió que había más y esperó pacientemente, dejándola tomar su tiempo para
formar sus pensamientos.

—Pero, — comenzó, — ¿qué hay del lugar del que me has sacado?

— ¿El pozo? — Vaxa'an gruñó, sus labios se fruncieron profundamente.

—El pozo, — susurró. —Allí estaban todas esas mujeres. Todos estábamos asustadas.
Me desperté desnuda y encadenada y no entendí lo que estaba pasando. Y luego
fuimos llevadas a esa arena... ¡y la chica a mi lado dijo que nos iban a ganar como
esclavas sexuales!

El puño de Vaxa'an se apretó contra su cadera, la incomodidad ardía en su pecho.

—Si los luxirianos son tan contrarios a la violencia contra las mujeres... ¿por qué
estabas allí?, — Preguntó Kate en voz baja, sus ojos verdes sosteniendo los suyos.

—Tuve la suerte de que me hayas elegido, me doy cuenta de eso ahora... porque no
me obligaste a ninguna situación sexual que no quisiera. Pero no puedo evitar
preguntarme qué pasó con las otras mujeres. Los otros alienígenas probablemente no
sean tan honorables como los Luxirians. No puedes decirme que ese pensamiento no
se te ha pasado por la cabeza.

Vaxa'an cerró los ojos, su mente nublada por la confusión. Por supuesto, lo había
pensado, pero estaba avergonzado de admitir que ni siquiera había mirado a las otras
mujeres ofrecidas en ese lapso. No había visto las expresiones de miedo en sus caras
porque en el momento en que sus ojos se conectaron con su Kat... no había pensado
en nada más que reclamarla. Y una vez que lo hizo, todo lo que había querido era
llevarla a su casa a salvo, de vuelta a Luxiria.

—No actué honorablemente ese día, — le admitió. —Cuando viajamos al Pozo, estaba
174

allí solo con un propósito. Encontrar una Criadora. Le había explicado el concepto
de Criadores en el lapso anterior, por lo que sabía que ella entendía lo que significaba.
Pág.

—Mi especie se está extinguiendo lentamente. Después del ataque, esperamos,


realizando una investigación sobre nuestras propias hembras ver si se podía hacer algo
por ellas. Pero las pruebas no fueron concluyentes y tomaron mucho tiempo. El
último ciclo lunar, reuní al consejo y todos estuvimos de acuerdo en que solo había
un camino a seguir... criar con una especie compatible. Como Primer líder, necesitaba
dar un ejemplo a nuestra gente.

— ¿Pero por qué el Pozo?, — Preguntó ella.

—Fue la forma más rápida y fácil. No estaba muy lejos para viajar, y tendría más
posibilidades de que mi instinto escogiera un reproductor compatible. No sabía que
solo se ofrecían mujeres humanas.

— ¿Te hubieras ido si lo hubieras sabido?, — Le preguntó, mirando hacia abajo a su


pecho.

Soltó un suspiro, queriendo ser honesto con su compañera. —No. —Kate contuvo la
respiración y él pasó sus dedos por su espina dorsal, tratando de calmarla. —Sabíamos
poco de los humanos. Nos dijeron que era una... especie frágil, así que no, no
pensamos que habría compatibilidad. Pero mi Instinto me demostró que estaba
equivocado. Lo sé.

— ¿Y ahora? — Susurró ella.

—Estoy eternamente agradecido con los Destinos, — comenzó, voz ronca, —que no
supiera que solo habría humanos. Que te encontré en ese lugar. Estoy avergonzado
de no haber ayudado a esas mujeres. Desearia haberlo echo. Pero no siento vergüenza
de haberte tomado, por egoísta que pueda ser.

Kate asintió y se dejó caer sobre su pecho, su aliento se abanicaba levemente sobre
sus pezones. Sabía que sus respuestas no la satisfacían por completo. El fellixix
175
transmitió su inquietud.

—Gracias por ser honesto conmigo, Vaxa.


Pág.
—Lo siento, — dijo, pasando sus dedos sobre su cuerpo desnudo. —Lo siento, Kat.

Ella suspiró contra él, relajándose.

—Tan egoísta como puede ser... — dijo ella, repitiendo sus palabras. Su mirada se
conectó con la de él y se deslizó hacia arriba para poner su rostro en su cuello. Sintió
sus cálidas y susurradas palabras contra su carne. —Me alegro de que fuiste tú.

**********

Mucho después de que su Kat se durmiera después de otro apareamiento frenético y


consumidor, Vaxa'an permaneció despierto. Las palabras de su mujer sobre el Pozo
no dejaban su mente y cada vez que pensaba acerca de sus acciones allí, sus entrañas
se crispaban en vergüenza.

Podría haber ayudado a esas mujeres. Tenía un barco lleno de guerreros luxirianos.
Los Krevorags eran una especie espinosa y físicamente débiles. Podría haberlos
tomado con sus hombres y haber llevado a las hembras a un lugar seguro.

Pero no lo hizo.

El saber lo atravesó.

Y la culpa lo consumio. No solo sobre el Pozo... sino sobre su mentira hacia su


hembra. Vaxa'an podría devolverla fácilmente a su planeta de origen. Su cristal tendria
el poder más que suficiente para viajar al Cuarto Cuadrante, y sin embargo, se había
guardado esa información para sí mismo.

Su corazón latía con fuerza en su pecho, su Instinto silenciosamente contento,


176
mientras miraba a su compañera dormida. ¿Lo dejaría si le dijera que le mintió? ¿Ella
exigiría el cristal y regresaría a su planeta?

Recordó la forma en que habló sobre su casa, sobre su vida allí en un lugar llamado
Pág.
Shee-cog-go. Había anhelo en su mirada, una expresión que apenas podía soportar
debido a su culpa. Le había quitado eso. Se preguntó si lo perdonaría si se enteraba.

Cuando lo descubriera. Porque Vaxa'an sabía que tendría que decírselo. La mentira
no se estaba estableciendo y cuanto más tiempo la dejaba para pudrirse, más
envenenaba sus pensamientos. Tenía que ser honesto con su mujer.

Cuando regresaran a su casa, se lo diría. Le daría el cristal y le explicaría. No quería


que pensara que era prisionera en su planeta, atada a él por un acuerdo que habían
hecho en su nave. Quería que quisiera estar en Luxiria, quisiera estar con él. Ahora
estaban unidos por algo más fuerte que cualquier acuerdo. Estaban atados por sangre
y las palabras que habían compartido el uno con el otro.

Vaxa'an oró a los Destinos que su Kat se quedara una vez que le diera el poder de
irse.

177
Pág.
Su tiempo de gira del rah-vrax había terminado antes de que Kate estuviera lista.

Cuando los soles gemelos comenzaron su ascenso en el cielo, dejaron atrás su


pequeña tienda, que había sido su mundo entero durante los últimos tres días. Kate
estaba vestida solo con la camisa de Vaxa, ya que le había rasgado su vestido
transparente en dos esa primera vez. Parecía que hacia mucho más tiempo ahora.
Ambos se conocian bien el uno al otros y le pareció extraño que, hace unos días,
nunca lo había sentido dentro de ella, nunca lo había sentido pasar su semilla dentro
de su cuerpo, o sentir su presencia reconfortante y constante en su mente.

Echaría de menos esa tienda, se dio cuenta, aunque su cuerpo estaba completamente
agotado y se sentía como si volviera de una guerra. Kate suspiró cuando su
aerodeslizador se elevó sobre los pilares de los Destinos, mentalmente dándoles un
suave adiós.

—Los enlaces de sangre se renuevan en cada rotación, luxiva, — murmuró Vaxa en su


oído. Una de sus manos estaba pilotando el aerodeslizador. La otra le había subido la
camisa y acariciaba suavemente su vientre. Tenía el torso desnudo, su brazalete
dorado y sus piercings metálicos centelleaban a la luz de la mañana. Su rostro era tan
familiar para ella como el suyo ahora. Su aroma, su calor, su toque, su voz... todo le
era familiar.

— ¿Cada año?, — Preguntó en voz baja, volviendo la mirada hacia el paisaje oscuro y
178
bello de Luxiria.

—Tev.
Pág.

Había estado extrañamente callado toda la mañana. Cuando ecomenzó a arreglar la


tienda, él simplemente le había dicho que dejara todo, que la carpa sería recuperada
más tarde en la mañana. Aparte de eso, parecía estar perdido en sus pensamientos.

Le preocupaba. ¿Estaba tan melancólico como ella por decir adiós a este lugar?
¿Estaba pensando en todos sus deberes en la ciudad de las montañas?

¿O estaba teniendo dudas sobre ella?

La gran presencia en su mente le decía poco. Sintió su cercanía, pero aparte de breves
destellos de lo que ella pensó que era preocupación y consternación, no podía recoger
nada más. No la hacía sentir mejor... especialmente desde que había decidido que
quería permanecer en Luxiria, con Vaxa, durante más tiempo que el ciclo lunar. No
sabía cuánto tiempo se quedaría, pero todo lo que sabía era que aún no estaba lista
para irse.

Ella no estaba lista para dejarlo.

No pasó mucho tiempo antes de que la montaña apareciera a la vista. Era temprano
en la mañana, así que como el primer día que llegó, estaba tranquilo con solo unos
pocos luxirians que pululaban por el mercado, exponían sus mercancías y arreglaban
sus puestos. Algunos gritos de saludo flotaban en el aire, pero Vaxa no reaccionó. Él
maniobró y luego aterrizó el aerodeslizador en su terraza y la ayudó a salir.

Bidan no estaba a la vista cuando se abrieron paso dentro de la casa y Kate echó un
vistazo a Vaxa bajo sus pestañas, mordisqueándose el labio inferior, preguntándose
por qué estaba siendo tan malditamente extraño y callado.

La condujo a su habitación y luego al baño, donde procedió a quitarles la ropa, antes


de llevarla a la piscina. El agua hizo un sonido de goteo mientras envolvió sus brazos
alrededor de su cuello, relajándose un poco mientras su piel se conectaba. Caminó
179
hacia el centro de la piscina, donde estaba más profundo y pasó las manos por su
cuerpo, lavándola suavemente.
Pág.

Su respiración se detuvo cuando las puntas de sus dedos se arrastraron entre sus
piernas. Y luego, gruñendo, estaba allí. Con las piernas fuertemente apretadas
alrededor de sus caderas, la levantó brevemente antes de entrar en ella, deslizándose
profundamente dentro. Los párpados de Kate se cerraron y ella emitió un gemido
impotente que resonó en el cavernoso baño.

Se sintió diferente esta vez. Ella tuvo la idea más extraña de que Vaxa intentaba
probarle algo. Había una extraña intensidad en su mirada mientras bombeaba sus
caderas entre sus piernas. A ninguno de los dos les tomó mucho tiempo encontrar su
orgasmo y cuando terminaron, Kate se dejó caer en sus brazos.

Contra su cuello húmedo, ella susurró: —Vaxa, ¿qué pasa? —Se echó hacia atrás para
mirarlo a los ojos y su mano se acercó para tocar su mejilla. —Por favor dime qué pasa.
Pareces distraído o preocupado por algo.

Vaxa dejó escapar un lento aliento a través de su nariz y se inclinó para besarla,
capturando sus labios en un beso feroz pero gentil.

—Me estás preocupando, —susurró, frunció el ceño cuando terminó.

—Necesito confesarte algo.

—Está bien, — dijo ella lentamente, sintiendo que su corazón se saltaba un latido. —
¿Qué es?

—Ven, te mostraré, —dijo, llevándola de vuelta al borde de la bañera, acortando el


tiempo. Los secó a ambos en silencio y ella se puso una de las camisas frescas de Vaxa
cuando se la tendió.

Él la llevó de vuelta a la sala de estar circular y luego se detuvo frente al cristal flotante
en la columna. Miró hacia él al cristal en confusión y luego se inclinó para agarrarlo,
sosteniéndolo para que ella lo viera.
180

—No entiendo, —dijo, su mirada se desviaba hacia el cristal. Era hermoso, casi
completamente simétrico.
Pág.
Vaxa la miró a los ojos. —Te mentí en nuestro barco.

—Está bien, — dijo, sacando de si las palabras.

—Los Luxirianos poseen la tecnología y los medios para viajar al Cuarto Cuadrante...
a la Tierra…

Kate lo miró mientras sostenía el cristal.

—Esto es un Cristal de Luxirian ha estado en mi familia por un largo tiempo. Es el


más perfecto que se haya descubierto en Luxiria. —Tragó saliva, sus hombros
retrocedieron un poco. —Y generaría suficiente poder para regresarte a tu hogar, en
uno de nuestros barcos.

Kate se sintió mareada. Ella sacudió su cabeza. — ¿Por qué... por qué me mentirías?
¿Por qué dirías eso?

—Honestamente, ¿no lo sabes, mujer?, —Preguntó, con la mirada endurecida, bajando


lentamente el cristal. —Estabas tan decidida, tan obsesionada, de regresar a tu casa.
Hubiera dicho cualquier cosa para hacerte quedar.

La indignación se elevó dentro de ella. — ¿Y puedes culparme por eso? Acababa de


ser secuestrada por aliens, sacada de mi casa en contra de mi voluntad, y luego tomada
por ti. Todo lo que quería era volver a un lugar que tuviera sentido para mí, ¡no ser
transportado por el universo como tu premio de guerra!

Las fosas nasales de Vaxa se encendieron. —Quería una oportunidad, luxiva. Sabía lo
que eras para mí, pero no sentiste lo que sentía. Necesitaba tiempo.

— ¿Alguna vez me dejarías ir?, —Preguntó, cruzando los brazos sobre el pecho. —
Incluso si hubiera querido irme después de que terminara el mes, ¿me hubieras
181
dejado ir? Dime eso. Y no me mientas.

La mirada de Vaxa se alejó y luego dijo: —Honestamente, no sé.


Pág.
— ¿Qué significa eso?

—Me gustaría creer que hubiera sido honorable y hubiera cumplido nuestro acuerdo.
Pero, luxiva, me he dado cuenta de que cuando se trata de ti... no soy racional. Actúo
sobre la emoción pura y no sobre la razón.

El corazón de Kate latía con fuerza en su garganta y sus mejillas estaban calientes. Ella
respiró hondo, tratando de calmarse. — ¿Por qué me estás diciendo esto ahora? ¿Qué
cambió?

Vaxa extendió la mano para tocar un mechón de su cabello, frotándolo entre las
yemas de sus dedos. Se mantuvo perfectamente quieta, dividida entre querer apoyarse
en él y retirarse a estar sola, ordenar sus pensamientos.

Con un tono cuidadosamente medido y uniforme, dijo: —Porque cuando se trata de


decisiones que he tomado sobre ti, no son decisiones de las que estoy orgulloso.

De repente, se le ocurrió un pensamiento... y el dolor que sintió al pensar en ello


quemó a través de ella tan inesperadamente que extendió una mano hacia la pared
para calmarse. — ¿Tú... quieres que me vaya? ¿De eso se trata?

Su rostro se transformó en la expresión más feroz que jamás había visto.

— ¡Nix! — Alivio hizo que las lágrimas le quemaran el dorso de los ojos y ella los cerró,
volteando su rostro. —Mírame, luxiva, — ordenó, su tono áspero. Cuando hizo lo
que le pidió, él le entregó el cristal. Ella lo tomó aturdidamente, envolviéndolo con la
mano. Era suave al tacto y extrañamente cálido, como si tuviera vida propia.

—Quiero que tengas esto, — dijo, su mirada aterrizando en ella. Era una reliquia
familiar, algo que obviamente tenía mucho significado para él... y se lo estaba dando.
Ella tragó, un pequeño aliento escapó de sus labios.
182

—Quiero que lo tengas. Tomé tu decisión por ti y sentí mucha culpa por ello. Te he
mentido en un intento por mantenerte aquí, conmigo, y fue una decisión puramente
Pág.
egoísta. Nuestro acuerdo se termina, luxiva. Quiero que decidas por ti misma lo que
quieres. No te obligaré a estar aquí más tiempo si deseas irte.

Kate lo miró, sintiendo una lágrima caer por su mejilla. Sus miradas se matuvieron
con fuerza y él bajó la mirada avergonzado.

Su voz era áspera mientras habló, —Te dejaré para darte tiempo de decidir. Regresaré
más tarde y si desea irte, —su cuerpo se puso rígido, como si el pensamiento fuera
físicamente doloroso, —tendré una nave equipada de inmediato. Mis hombres se
asegurarán de que llegues a tu casa de forma segura. Puedes irte esta noche, si eso es
lo que decides.

Y luego, con una última mirada persistente, se había ido.

183
Pág.
Durante la ausencia de Vaxa, Kate hizo todo lo que estuvo a su alcance para distraerse.

Vagó por la casa, caminando de una habitación a otra. Ella desempolvó los residuos
de arena negra que habían soplado con el viento de las estanterías y barrió el suelo
con un viejo trapo que había encontrado. Ella enderezó las pieles en su cama, alisando
hasta la última arruga. Jugueteó con la pantalla plateada en la pared, tratando de
descubrir cómo funcionaba, y sonrió para sí misma cuando en realidad logró pedir
comida. Un Luxirian había aparecido en su puerta para entregarle el plato de trixava
y la extraña fruta morada que le gustaba... y parecía bastante perplejo al encontrarla
allí sola. Pero había inclinado la cabeza al salir y dijo: —Lavrix'an.

Bidan llegó brevemente y ella se alegró de ver su rostro familiar. Pero una vez que le
aseguró que había comido, la dejó a petición propia, mostrándole cómo ponerse en
contacto con él en la pantalla de plata por si necesitaba su ayuda.

Eventualmente, una vez que había limpiado y bañado nuevamente y comido, tenía
que quedarse quieta y ser sincera consigo misma. Tenía que repasar cada palabra que
Vaxa le había dicho. Tenía que preguntarse a sí misma si quería regresar a la Tierra,
si quería volver a su casa en Chicago, a su trabajo y a su mejor amiga, Beks. Tenía que
preguntarse si podía dejar Luxiria y Vaxa atrás o si se arrepentiría para siempre.

Sentada en la sala de estar, de espaldas a uno de los cojines, suspiró, mirando el cristal,
volteándolo en sus manos, aprendiendo cada lado suave de él. Fue una pregunta
184
simple. ¿Ella quería quedarse? ¿O ella quería irse?

La lógica le dijo cuál sería la decisión correcta.


Pág.

Pero su corazón fue en la dirección opuesta. Se imaginó diciéndole a Vaxa que quería
irse. Su cara se convertiría en piedra y haría ese gesto Luxirian porque era lo más
honorable. Sería capaz de sentir la confusión dentro de él porque su sangre corría por
sus venas. Si le decía que quería irse, nunca lo volvería a ver. La finalidad de su tiempo
junto era segura. Él haría lo que ella quisiera. Haría cualquier cosa que ella quisiera,
se dio cuenta, cualquier cosa que quisiera.

El dolor la atravesó, pinchando sus ojos. Despedirse, cuando estaba enamorándose


de él... todo en ella se rebeló ante la idea.

Y se dio cuenta de que tenía su respuesta.

Sí, él le había mentido y eso era una verdadera mierda. Pero podía entender por qué
lo había hecho. Mirando hacia atrás, hacia solo un corto tiempo, su único deseo había
sido llegar a casa. ¡Por supuesto, esa habría sido su reacción natural! Si Vaxa no
hubiera logrado que aceptara ese trato, nunca le habría dado una oportunidad, Porque
había empezado a pensar en ellos como ellos.

A través de la ventana que daba a la terraza, vio que los soles comenzaban a descender.
Vaxa regresaría pronto, al menos así lo esperaba, y estaba ansiosa por verlo, decirle
que quería quedarse, explorar a dónde conduciría esto.

Kate sonrió, mirando el cristal antes de ponerse de pie. Se acercó a la columna que
Vaxa le había enseñado y lentamente la volvió a colocar en su lugar, mirándola subir
y bajar por un breve momento antes de establecerse en una flotante constante.

Dirigió su mirada hacia la puerta. Ahora, si solo su compañero regresara.

************
185
Estaba oscuro cuando Vaxaan aterrizó el aerodeslizador ante su morada. Él siseó con
un aliento constante, preparándose. Los Luxirianos rara vez se sentían nerviosos, pero
su corazón estaba lleno de pavor. Quería correr adentro para escuchar la decisión de
Pág.
su luxiva, pero también quería quedarse en la terraza toda la noche, para no tener que
enfrentar lo inevitable.

Pero era un guerrero de Luxirian. Sería fuerte y honraría su decisión, tal como lo
habían entrenado para hacer. Fortaleza, honor y disciplina... esos valores habían sido
martillados en su cráneo.

Cuando entró en la vivienda, no vio a Kat, a pesar de que el centro estaba en llamas
con luz. Lentamente, caminó hacia su alojamiento, pero algo llamó su atención. Era
el cristal, en el lugar que le correspondía. Algo se desplegó en su pecho, pero no se
atrevió a esperar, no hasta que hablara con su compañera.

Su ritmo se aceleró, sintiendo su presencia. Ella no estaba en sus aposentos, pero


luego escuchó el sonido del agua y se desvió hacia el baño.

El calor se extendió por sus extremidades al verla. Estaba sentada al borde de la


piscina, de espaldas a él, con los pies colgando en el agua.

Kat lo escuchó acercarse y se levantó de repente, volviéndose para mirarlo. Sus


pequeños pies estaban mojados y formaban un charco en el suelo, pero su rostro se
suavizó al verlo.

—Hola, —dijo, y Vaxa'an sintió la oleada de afecto en las venas. Lentamente, ella dio
un paso hacia él y cuando estaba a solo unos centímetros de distancia, tocó su pecho
con ambas manos, deslizándolas hacia arriba hasta que se envolvieron alrededor de
su cuello. Lo jaló por un beso e inmediatamente tiró de ella más cerca, respirando su
aroma, sintiendo su cuerpo responder.

Cuando ella se echó hacia atrás, Kat lo miró, mordiéndose el labio, y luego dijo en
voz baja: —No me gusta que me hayas mentido, Vaxa.
186

La vergüenza lo invadió. —Lo sé, luxiva.

Ella suspiró. —Pero entiendo por qué lo hiciste. Vaxa'an no dijo nada, esperando que
Pág.
continuara, su sangre bombeando. —Y te perdono por eso, pero no quiero que me
vuelvas a mentir.

Vaxa'an tragó saliva, esperando que su pecho se expandiera. —No lo haré, luxiva.

—T-Te extrañé hoy, — murmuró, su tono casi tímido. —He tenido muchas cosas en
mi cabeza hoy, pero eso es lo único que sabía que era innegablemente cierto. Te
extrañe. Y quiero decirte que, aunque creo que podría ser un poco loco, que yo podría
estar un poco loca, —dijo, sacudiendo la cabeza, — creo que es posible que tuvieras
que encontrarme y que estaba destinada a estar aquí. Quiero decir, ¿de qué otra
manera podemos explicar el hecho de que estoy aquí contigo ahora y que tu... tu
Instinto te condujo a mí? ¿Y de qué otra forma puedo explicar ese sentimiento cuando
llegamos por primera vez al rah-vrax, como si tus Destinos fueran reales y estuvieran
allí con nosotros? De alguna manera loca y cósmica, he estado pensando que tal vez
nos unieron por una razón.

—Lo estábamos, luxiva, —dijo con voz ronca, agarrándola por los hombros, pasando
las palmas de sus manos por sus brazos, y rodeando sus muñecas. —Lo estamos. Lo
sentí desde la primera vez que te vi y solo había esperado que lo sintieras con el tiempo.

—Lo hago, — susurró. —Y maldición me asusta. Todo sobre este lugar, sobre Luxiria,
sobre ti me asusta mucho. Pero en el buen sentido.

Vaxa'an frunció el ceño. —Nunca te lastimaré, luxiva. No hay necesidad de que tengas
miedo.

Ella sonrió, una pequeña risa se le escapó. —Es una expresión, Vaxa. Es un poco de
miedo del bueno, lo prometo.

Había algunas cosas sobre su lenguaje que temía que nunca entendería, pero lo dejó
187
ir. En cambio, se aventuró con —El cristal está de vuelta en la columna.

Kat sacó la lengua para humedecerse los labios y luego asintió. —Sí, — susurró. —Lo
Pág.

devolví una vez que me di cuenta de que no podía imaginarme despedirme de ti. Y
me di cuenta de que esa era mi respuesta.

Un aliento siseó fuera de él y su agarre se apretó, necesitando que dijera las palabras.
— ¿Te quedarás conmigo?

Kat sonrió, levantando su mano para besar sus nudillos marcados. —Sí, me quedaré
contigo, Vaxa.

Su necesidad por ella creció a una intensidad que apenas podía soportar ya que cada
hilo de tensión se libero de su cuerpo. Cuando la levantó del suelo, ella jadeó. No
podía esperar un segundo más para estar dentro de su compañera, por lo que rasgó
sus pantalones y luego arrastró la túnica que aún llevaba puesta desde esta mañana
por sus muslos.

—Oh, — respiró cuando entró en ella. —A los L-Luxirians les encanta el sexo, ¿verdad?

— ¿No te has dado cuenta de eso ahora, compañera? —Gruñó, mordiendo su cuello.
—El apareamiento nos conectan de una manera en que las palabras a veces no pueden.

La felicidad se apoderó de él, un sentimiento que había sido una rareza en su vida
hasta que apareció su Kat, un regalo de los Destinos.

—Vaxa, una cosa más, — respiró, sus ojos encontrando los suyos. Su voz sonó suave y
susurró, —Yo... me estoy enamorando de ti. Quería que supieras eso.

Vaxa'an tocó su frente con la de ella, extendiendo la mano para ayudarlo con su
fellixix . Con voz áspera, dijo con voz ronca: —Quizás las palabras pueden ser mejores
que los apareamientos.

Kate sonrió a través de un suave gemido y luego se inclinó hacia delante para capturar
sus labios, saboreando sus palabras, empujándolos dentro de él.
188

Y a pesar de que ninguno de los dos habló después de eso, Vaxa'an le mostró a su
hembra exactamente cómo se sentía a cambio.
Pág.
— ¿Estás seguro? —Kate le preguntó a Privanax, mirando al doctor Luxirian.

— ¿Cómo cien por ciento seguro?

Por supuesto, ya tenía sus sospechas, por eso había venido a los laboratorios en primer
lugar. Hizo que Vaxa la dejara en camino a una reunión del consejo y dijo que la
llevarían de regreso a su casa. No era una petición anormal ya que Kate había estado
ayudando a Privanax con bastante frecuencia con su investigación. El doctor quería
saber todo sobre su especie, y aunque algunas de sus preguntas la avergonzaban,
estaba contenta de poder ayudarlo.

Habían pasado solo unas pocas semanas desde la ceremonia de apareamiento y


durante ese tiempo, Kate se había acomodado muy bien y había encontrado su propio
lugar en su mundo. Después de decirle a Vaxa que se quedaría con él, y después de
que finalmente dejara de distraerla con sexo, ella le había dicho que necesitaba algo
que hacer en Luxiria. No quería sentarse en la casa todo el día mientras él hacía sus
deberes. La volvería loca.

Así que, poco después de que ella le había contado sobre su trabajo en la Tierra en la
editorial, la había asignado a sus archivos en el centro de la ciudad. Cuando Vaxa la
trajo por primera vez allí, se había enamorado. Era una gran sala repleta de
pergaminos y libros antiguos sobre los Luxirianos y sus leyendas e historias de los
Destinos. Por supuesto, no podía leer nada de eso, pero con la ayuda de la archivista,
189
una mujer luxiriana más vieja llamada Bruxilia, a la que le tenía mucho cariño, estaba
aprendiendo el idioma de Luxir poco a poco, aprendiendo a reconocer la ortografía
de algunas palabras a pesar de que eran difíciles de pronunciar. Bruxilia la mantuvo
Pág.

ocupada con otras tareas y Kate regresaba a casa al final de cada día con orgullo.
— ¿Estás cuestionando mi capacidad de leer mis propios Coms, lavrix'an? —Replicó
Privanax. Kate estaba aprendiendo rápidamente que el médico podría ponerse un
poco quisquilloso cuando quería.

Kate reprimió una sonrisa, pero luego dejó escapar un largo suspiro y se miró el
estómago. No había tenido su período desde que estaba de vuelta en la Tierra y sabía
que había pasado más de un mes. Pero estaba más allá de eso. Ella solo... lo sabía.

—Bueno, supongo que ya no necesitaré esto, —murmuró, alzando la muñeca, que aún
contenía la banda de control de la natalidad que Privanax le había puesto antes de que
Vaxa la llevara a la gira rah-vrax.

—No, no lo hará, —respondió simplemente, extendiendo la mano para quitárselo. Se


frotó la muñeca desnuda. Kate mentiría si dijera que no estaba aliviada. Vaxa había
comenzado a mirar la banda cuando creía que ella no estaba mirando, como si odiara
su propia existencia.

—Tendremos que controlar tu salud de cerca, lavrix'an. Este niño será el primero para
los Luxirianos... y para los humanos. Necesitamos garantizar su seguridad y
asegurarnos de que tu cuerpo pueda soportar las demandas de un joven Luxirian.

—Lo entiendo, — dijo en voz baja. Debería estar asustada ante la perspectiva de tener
un hijo alien, pero no era así. Era solo una razón más por la que sabía que había
tomado la decisión correcta al quedarse. No se había arrepentido de su decisión y
Vaxa le recordaba todos los días a través de sus acciones por qué lo había elegido a él
en lugar de su planeta natal.

— ¿Le has contado al Primer Líder acerca de tus sospechas? —Preguntó Privanax,
pasando una especie de tubo de metal sobre su cuerpo, mirando a su Com cada cierto
tiempo.
190

—No, — dijo, sacudiendo la cabeza. —Quería estar segura antes de decírselo.


Pág.

—Tu embarazo está en las primeras etapas. Las mujeres Luxirian llevan-o solían llevar-
a nuestras crías solo por tres ciclos lunares. ¿Dijiste que los humanos tienen un
embarazo de nueve ciclos lunares?

—Sí, — dijo ella. ¿Solo un embarazo de tres meses?

“Inscríbeme en ello,” pensó ella.


—Supervisaremos qué tan rápido se desarrolla el joven, —dijo, sonando alegremente
positivo, como un niño en una tienda de golosinas. —Esto cambiará todo, lavrix'an.
¿Te das cuenta de esto, correcto?

—Si lo se, —murmuró, colocando una mano en su estómago, preguntándose cuándo


comenzaría a mostrarse. Privanax terminó con sus pruebas y sonrió suavemente,
saltando de su mesa de examen. —Bueno, parece que tenías razón.

¿Cómo es eso, lavrix'an?

—Me dijiste que a veces los Destinos saben lo que es mejor, incluso si no lo ves en ese
momento, — dijo, colocando una mano sobre su brazo en un adiós.

—Los Destinos siempre tienen un plan, lavrix'an, —fue su respuesta. — Y han


respondido a todas nuestras oraciones en este lapso.

*************

Kate estaba esperando a Vaxa en la terraza más tarde esa noche cuando aterrizó su
aerodeslizador. Su cuerpo tarareó al verlo y emitió un gruñido, acercándose
rápidamente a ella antes de besarla en señal de saludo.
191

—Parece que mi mujer ha estado esperando este lapso, —murmuró. —Pensé que esta
mañana habría sido suficiente para mantenerte satisfecha hasta mi regreso.
Pág.
Ella se sonrojó, recordando sus actividades en el baño, recordando la sensación de su
boca amamantando su clítoris. Sus dedos trazaron las líneas duras de músculo
trenzando sus brazos.

—Tengo algo que decirte, —dijo. Fuera estaba oscuro, pero la luz que provenía de su
casa daba a la terraza un suave resplandor dorado. Por encima de ellos, las estrellas
brillaban, las constelaciones extrañas brillaban. Se preguntó si el sol de la Tierra era
uno de ellos. La ciudad de abajo era tranquila y Kate tuvo que admitir que esta era su
hora favorita del día, cuando Vaxa era relevadp de sus obligaciones y se sentía
orgullosa de un duro día de trabajo y estaban juntos, solo ellos dos.

Vaxa frunció el ceño, claramente pensando que algo andaba mal, pero ella sonrió,
alisando su frente.

—Vaxa, estoy embarazada.

Un aliento agudo silbó fuera de sus fosas nasales y ella sonrió ante el completo shock
en su rostro. — ¿Rebax?

Rebax quería decir 'repetir' en Luxirian, por lo que realmente significaba más como
'¿qué?' Había cambiado los idiomas y ni siquiera se había dado cuenta. Su sonrisa se
amplió.

—Privanax lo confirmó hoy. Me perdí mi período y... solo tuve esta sensación. ¡Y bien,
estoy embarazada! , —Se rió, feliz de finalmente poder decirle.

—Luxiva, —gruñó, tirando de ella hacia él, tocando su frente contra la de ella, acunando
su rostro en sus grandes palmas. Su corazón se derritió absolutamente cada vez que
lo hacía. —Luxiva... esta es una buena noticia, de hecho, —dijo en voz baja, su voz
áspera por la emoción que sentía dentro.
192

Hace más de un mes, ella había estado viviendo una vida en la Tierra, sin saber que
las cosas más grandes la esperaban en este vasto universo. Y ahora, estaba emparejada
Pág.

con el Primer Líder de Luxiria, embarazada de su hijo, construyendo una nueva vida
en un nuevo planeta... y lo más importante, estaba feliz.

Y sabía que solo era el comienzo.

************

Vaxa'an sostuvo a su hembra dormida cerca, acariciando la suave piel de su vientre,


sabiendo que su cría estaba protegida dentro. Su pecho ardía con una emoción que
no había creído posible, sabiendo que haría cualquier cosa por su Kat, sabiendo que
estaría dispuesto a dar su vida por ella y por su hijo.

Era una emoción humillante.

El saber que estaba embarazada llegó en un momento agradable pero problemático.


Vaxa'an no le había contado mucho sobre sus tratos con el consejo, pero se habló de
facciones rebeldes en algunos de los puestos avanzados. Algunos Luxirianos no
aceptaban a su compañera humana como otros y sabía que su posición como Primer
Líder sería desafiada, tal como Kirov había predicho por primera vez.

Tendría que prepararse para el campo de batalla si lo desafiaban. Los Luxirianos


adoraban la fuerza y necesitaría recordarles a esos pocos rebeldes que se había ganado
su lugar como Primer Líder.

Y también tenía otra decisión que tomar, una que lo había estado plagando desde su
conversación con Kat durante la última noche de su ravraxia, donde había cuestionado
por qué no había ayudado a las otras hembras en el Pozo. 193
El Com junto a la plataforma de dormir emitió un pitido, señalando la pronta llegada
de Lihvan y Vaxa'an cuidadosamente se salio, asegurándose de que su luxiva estuviera
cálida y cubierta antes de encogerse de hombros y salir silenciosamente de sus
Pág.

habitaciones.
Lihvan lo esperaba en la terraza frente a su morada. La noche estaba fresca e inmóvil.
Vaxa'an aspiró profundamente el aire fresco, dejándolo reposar en sus pulmones.

—Gracias por venir, amigo mío, —dijo Vaxa'an, mirando a su general de guerra con
cicatrices, uno de los pocos Luxirianos en quienes confiaba con su vida.

—Sé que es un largo viaje de tu puesto de avanzada, pero quería hablar contigo fuera
del consejo.

—Sabes que haría cualquier cosa que me pidas, —respondió Lihvan, con la vista
desde la terraza.

—Lo sé.

— ¿Has decidido? ¿Qué es lo que quieres que haga? —Cuestionó Lihvan, su mirada
inquebrantable mientras se volvía para mirarlo.

—Sí.

Sin dudarlo, su general de guerra preguntó: — ¿Entonces cuáles son mis órdenes,
Primer Líder?

—Reúne toda la información sobre los Krevorags y comienza a seleccionar a tus


mejores guerreros de tu puesto avanzado, —respondió Vaxa'an, mirando brevemente
su morada antes de enfrentar a su amigo. —En privado. No quiero notificar al consejo
todavía.

Lihvan se enderezó. — ¿Cuál es mi objetivo?

—Infiltrarte en el Pozo. 194


Pág.

Fin del primer libro


Bienvenido a Luxiria, donde los soles gemelos están calientes y los guerreros
alienígenas son más ardientes...

Kate Harper no puede creer que hace un mes viviera en la Tierra siguiendo los
movimientos de una vida humana normal. ¿Ahora? Un alfa alienígena, seriamente
sexy e insaciable, la preño con su bebé y está aprendiendo cómo gobernar una especie
entera con su nueva pareja. Mientras Kate intenta forjarse un lugar en Luxiria, todo
mientras está embarazada del bebé de un guerrero alienígena al que le encanta golpear,
hay riñas en el planeta y la autoridad de su compañero se ve desafiada. ¿Y por qué no
puede sacudirse la sensación de que él le está ocultando algo?

Nota: The Alien's Mate, es el libro dos de la serie Guerreros de Luxiria y es la


continuación de The Alien's Prize. Debes leer el Libro 1 antes de leer este. Alien's
Mate concluye la historia de Vaxa'an y Kate y el resto de la serie se centrará en otros
guerreros de Luxirian que se pueden leer como independientes.

195
Pág.