Está en la página 1de 23

 

La resistencia a los proyectos de muerte: El caso


del municipio de Zautla

Notas periodísticas sobre el rechazo al proyecto


minero en Zautla, Puebla.


 
 
Materiales para  el seminario:  
“Megaproyectos, territorialidad y autonomía en  el México Rural de Hoy”. 
 
 
Marzo de 2014 
 
 
 
 
 
 
Contenido
 
1.  Despojarnos, meta de ciudades rurales: campesinos de puebla ............................................. 3 
2.  En jornadas deciden el futuro de empresa JDC Minerales S.A. ............................................... 5 
3.  Crónica: expulsa zautla de su territorio a la empresa minera china ....................................... 6 
4.  Crónica: la minera china abandona zautla ............................................................................... 9 
5.  Crónica: no venimos a saltarnos las trancas; la derrota de la minera china ......................... 14 
6.  Asamblea multitudinaria da 24 horas a jdc minerals para salir de la lupe ........................... 20 
7.  Exigen pueblos en resistencia su derecho a vivir en territorios libres de minería ................ 22 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1. Despojarnos, meta de ciudades rurales: campesinos de puebla 
 
ROSA ROJAS, La Jornada                                                                           29 de diciembre de 2012 
 
Zautla, Puebla. Junto a los rumores sobre las empresas de minería a cielo abierto llegaron en 2011 a 
la  Sierra  Norte  de  Puebla  (SNP)  informes  fragmentarios  refieren  la  existencia  de  proyectos  para 
construir seis hidroeléctricas en la región, que se supone están ligados a las primeras para proveerlas 
de energía. 
El  gobernador  Rafael  Moreno  Valle  anunció  en  marzo  –dos  meses  después  del  inicio  de  su 
mandato– que se invertirían 100 millones de pesos para construir en este municipio la primera de 50 
ciudades  rurales  sustentables  (CRS)  para  dotar  de  servicios  a  la  población  indígena  y  campesina 
dispersa. 
Como en el caso de las minas, tampoco ha habido información oficial acerca de las hidroeléctricas 
para la población que podría ser afectada o beneficiada con los proyectos. La inquietud cundió entre 
indígenas y campesinos ante el peligro de perder la tierra, de que les quiten sus manantiales, de ver 
inundados sus árboles frutales, sus milpas, sus bosques, los cementerios donde reposan los ancestros; 
todo aquello que constituye su patrimonio construido con arduo trabajo y que podría ser sepultado 
por las aguas a causa de una decisión tomada en una oficina lejana, para beneficio de algunos pero a 
cuenta de utilidad pública. 
Sobre  las  ciudades  rurales,  el  gobierno  estatal  informó  a  finales  de  abril  de  2011  que  para 
construirlas en San Miguel Tenextatiloyan, comunidad del municipio de Zautla, habría 200 millones de 
pesos  que  aportarían  la  Secretaría  de  Desarrollo  Social  (Sedeso),  el  gobierno  estatal  y  Fundación 
Azteca. (Desinformémonos, noviembre 2012). 
Resistencia ante el fracaso en Chiapas 
Las ciudades rurales serían uno de los instrumentos para combatir la pobreza –con el supuesto de que 
indígenas y campesinos son pobres porque viven dispersos en las zonas rurales– y bajar los costos de 
la  introducción  de  servicios  –agua  potable,  electricidad,  drenaje,  centros  de  salud,  centros 
comerciales y escuelas–, concentrando a la población en una unidad habitacional, lejos de sus áreas 
de cultivo. 
La CRS de Tenextatiloyan sería el piloto en la Sierra Norte, y tendría que haber estado terminada 
el pasado 5 de mayo, cuandio se conmemoró el 150 aniversario de la batalla de Puebla, pero lo que se 
inauguró en abril fue un Centro Integrado de Servicios en un inmueble. Las resistencias al proyecto 
provinieron de las comunidades presuntamente beneficiarias, de funcionarios municipales de Zautla, 
de  organizaciones  indígenas  y  campesinas,  de  centros  de  desarrollo  rural,  académicos  y 
organizaciones de derechos humanos que subrayaban el fracaso de las CRS en Chiapas. 
La Jornada solicitó al gobierno de Pueblas una entrevista con funcionarios para obtener la versión 
oficial  sobre  las  cuestiones  de  la  minería,  las  hidroeléctricas  y  las  CRS  en  la  Sierra  Norte,  pero  no 
obtuvo respuesta. 
Hasta  donde  se  sabe  –por  comentarios  de  diputados  poblanos–,  Moreno  Valle  habría  dado 
marcha atrás a la construcción de esta ciudad rural, indicó Raymundo García, secretario ejecutivo de 
la  organización  Causa  Indígena  de  Zapotitlán  de  Méndez,  quien  señaló  que  a  principios  de  enero 
solicitarán  una  reunión  con  el  titular  de  la  Secretaría  de  Desarrollo  Rural  del  Estado  para  pedirle 
informes sobre estos proyectos. 
Además, envió sendas solicitudes a los secretarios de Economía, Ildefonso Guajardo, y de Medio 
Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, amparándose en la Ley Federal de 
Transparencia  y  Acceso  a  la  Información  Pública,  en  las  que  les  pide  copia  certificada  de  contratos, 
concesiones, asignaciones, permisos y autorizaciones de explotación minera y para la construcción de 
hidroeléctricas  en  territorio  indígena  en  la  Sierra  Norte,  así  como  manifestaciones  de  impacto 
ambiental  y  estudio  técnico  justificativo  de  cada  una  de  ellas  y,  si  existen,  declaratorias  de  áreas 
naturales protegidas en la región, con copia de los acuerdos respectivos. 
García López agregó que otras CRS en la Sierra Norte se construirían en Zongozotla y Cuetzalan. En 
Zongozotla  hay  una  sola  comunidad  y  la  gente  vive  como  en  panal,  así  que  no  se  justifica  el 
argumento de combatir la dispersión; el objetivo oculto es desplazarnos, indicó en entrevista. 
Además  –señala–,  las  minas,  las  hidroeléctricas  y  las  ciudades  rurales  llegaron  juntas  y 
aparentemente se complementan: las dos primeras desplazarían a las comunidades de sus territorios 
y  en  las  terceras  se  reubicaría  a  los  damnificados  –o  beneficiarios,  según  se  vea–  por  el  desarrollo 
económico. 
Eso  facilitaría  el  control  de  la  población,  la  haría  dependiente  del  mercado  aniquilando  su 
agricultura de autoconsumo: Quieren proletarizarnos, llevarnos a la reconversión económica para que 
tengamos  que  comprar  la  comida,  para  que  trabajemos  de  peones  o  en  los  viveros,  consideró  por 
separado  el  dirigente  de  la  organización  Unidad  Indígena  Totonaca  Náhuatl  (Unitonas),  Florencio 
Carlos Zabaleta. 
Respecto a las hidroeléctricas, mencionó que están monitoreando dichos proyectos para informar 
a las comunidades el impacto y consecuencias que pueden traer. 
En Unitona, que como organización regional tiene presencia en 28 municipios y trabaja con ocho 
organizaciones de base, se conoce que sobre el cauce del río Ajajalpa, en el municipio de Ahuacatlán, 
se pretende construir dos hidroeléctricas, una en la comu‐ nidad de Xochicuautla, por Grupo México, 
y otra en San Mateo Tlacotepec, de la empresa Comexhidro, que abarca también el municipio de San 
Felipe  Tepatlán.  Hay  otro  proyecto  hidroeléctrico,  al  parecer  también  de  Grupo  México,  unos 
kilómetros más abajo, por la comunidad de Bienvenido, ya colindando con Olintla. 
En la cuenca del río Zempoala, entre Zapotitlán de Méndez y Xochitlán de Vicente Suárez, se ubica 
el proyecto hidroeléctrico San Antonio, el cual ha presentado dos veces la manifestación de impacto 
ambiental ante la Semarnat y ha sido rechazada, según se sabe hasta ahora, informó. 
Apuntó que le dicen minihidroeléctrica San Antonio, pero de mini no tiene nada, porque abarca 
cinco municipios: Xochitlán, Zapotitlán, Atlequizayan, Zoquiapan y Nauzontla. Luego, más abajo, entre 
Jonotla y Zoquiapan, se encuentra otro proyecto hidroeléctrico del cual no se sabe de qué empresa 
es,  y  hay  un  proyecto  más  sobre  el  río  Apulco,  a  la  altura  de  San  Juan  Tahitic,  municipio  de 
Zacapoaxtla. 
Labor de concientización 
Zabaleta  señaló  que  todas  esas  hidroeléctricas  afectarán  la  rica  biodiversidad  de  la  Sierra  Norte  de 
Puebla, sus espesos bosques de pino y encino, y un sinnúmero de arroyuelos caudalosos que bajan de 
sus  escarpadas  cumbres  para  formar  ríos  que  desembocan  por  Veracruz  en  el  Golfo  de  México.  De 
concretarse la triada minas‐hidroeléctricas‐ciudades rurales –advierte– se cancelará el futuro de los 
pueblos serranos, produciéndose ecocidio y etnocidio. Son proyectos de muerte que además han sido 
impuestos, sin consulta. 
El dirigente comentó que el artículo 13 de la Constitución de Puebla, que señala que los pueblos 
indígenas de la entidad son sujetos de derecho público, ampara en cierta parte su lucha, así como el 
convenio  169  de  la  Organización  Internacional  del  Trabajo,  que  ahora  tiene  rango  de  ley,  para 
defender sus recursos naturales, su territorio y su derecho a la consulta previa, libre e informada, no 
la  consulta a  modo que  pretenden  hacer  el  gobierno  y  las  empresas  sólo  con  las  autoridades 
municipales. 
La otra parte también es la labor que se hace con la gente. Estamos haciéndole ver lo que se viene 
para 2013, pues con proyectos de particulares como estos y con el cambio de gobierno (con Enrique 
Peña Nieto) no sabemos cómo se vaya a poner la situación en la Sierra Norte, pero lo que tenemos 
bien claro es que vienen con todo por la privatización del agua y el despojo del territorio, afirmó el 
dirigente de Unitona. 
REFERENCIA: http://www.jornada.unam.mx/2012/12/29/sociedad/029n1soc 
 
2. En jornadas deciden el futuro de empresa JDC Minerales S.A. 
 
LETICIA ÁNIMAS, PUEBLA MILENIO                                                 21 OCTUBRE 2012  
 
Abogado mixteco habla de los instrumentos legales para defensa de las tierras en la zona 

Foto: Leticia Ánimas


CERRO LA LUPE
Puebla • Como el pueblo es el que decidirá sobre la aprobación o rechazo a los trabajos de la empresa 
JDC Minerales, SA de CV en la vieja mina La Lupe ubicada en Tlamanca municipio de Zautla, 
empezaron las jornadas en este municipio serrano con un viejo historial extractivo que data de la 
época colonial. 
De acuerdo con la Gaceta 67/11 publicada por Semarnat en la dirección 
electrónicahttp://thesector9.com/gaceta/archivos2011/gaceta_67‐11.pdf, la empresa con capital 
chino construirá una planta de beneficio de oro y una presa de jale, según la manifestación de 
impacto ambiental 21PU2011072, por lo que se especula que los trabajos de exploración en el área 
terminaron hace tiempo. 
El rumor sustituye la certeza sobre los trabajos que harán los chinos en el cerro donde aún se ven los 
viejos socavones abiertos por los conquistadores, pese a ello, este sábado los lugareños escucharon 
los testimonios de los activistas de San Luis Potosí que les cuentan cómo entre estallido y estallido de 
dinamita vieron desaparecer el cerro de San Pedro, cuna de la etnia guachichil e ícono del escudo de 
armas de su estado. 
Se trata, les dicen, los miembros del Frente Amplio Opositor potosino, de la primera mina de oro y 
plata a cielo abierto que abrió en México la Minera San Xavier de capital canadiense, que ha seguido 
la extracción de metales preciosos pese a los triunfos jurídicos de los defensores del medio ambiente 
y del patrimonio histórico y cultural de San Luis Potosí. 
“Lo que hay ahora es como un cerro al revés. Un enorme cráter quedó del símbolo de la entidad y del 
oro y la plata extraída no vimos nada”. 
Como este testimonio apocalíptico no basta, luego se oyen las experiencias de lucha de los miembros 
del Colectivo La Vida que han logrado detener la apertura de la mina Caballo Blanco en el municipio 
de Alto Lucero, Veracruz. 
Después el abogado mixteco Francisco López Bárcena, coautor del libro “El mineral o la vida: la 
legislación minera en México”, les habla de los instrumentos legales de los que pueden echar mano 
en defensa de sus tierras y les comparte cómo la comunidad rarámuri de Huetosachi, Chihuahua, 
logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó sus derechos territoriales por su 
condición indígena frente a los intereses especuladores de Fideicomiso Barrancas del Cobre. 
Pero también refiere aquellos casos en que las autoridades y los empresarios han actuado con total 
impunidad como el caso de Temacapulin, Jalisco, donde a pesar de obtener una sentencia de Amparo 
que prohíbe la reubicación de los pobladores como consecuencia de la construcción de la presa 
Zapotillo lo harán desaparecer bajo las aguas. 
Tras las breves exposiciones, los lugareños formaron mesas de discusión y al final expusieron sus 
conclusiones: “Queremos cuidar el ambiente, queremos seguir viviendo en este lugar y como 
elegimos hace mucho tiempo, sin que nos impongan industrias contaminantes que avasallan nuestros 
derechos”. 
“Esta es una comunidad pacífica que quiere seguir viviendo, justamente, en paz, por eso no quiere 
que nadie venga a imponerse por sobre los derechos de quienes hace muchos años vivimos aquí” 
REFERENCIA: http://puebla.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/b5717446ffbebd6243d28adfcfb33090 
 
3. Crónica: expulsa Zautla de su territorio a la empresa minera china 
Sergio Mastretta                                                                      Miércoles 21 Noviembre 2012  
Primera parte 
Tlamanca, Zautla, Pue. 21 de noviembre del 2012.  Hay rutas cortas para resolver los conflictos 
humanos. Y si la buscan, no hay manera de que una masa campesina no encuentre la suya. 
Hoy Zautla, este municipio enclavado en la cuenca alta del río Apulco, con las treinta y dos actas de 
asambleas comunitarias muy bien resguardadas en sendos folders por un risueño y bigotón Mauricio 
Martínez, el presidente auxiliar de Tlamanca, echó de esta cañada a la empresa minera que ha 
perturbado en las últimas semanas la tranquilidad de sus treinta y dos comunidades serranas. Su 
respuesta, luego de diez días de ajetreo en asambleas informativas comunidad por comunidad, son 
las actas comunitarias a las que se suman la de hoy con el rechazo irrevocable a cualquier intento de 
explotación minera en su territorio y la negativa absoluta a otorgar los cambios de uso de suelo, la de 
ayer en Tlamanca con la destitución de dos funcionarios municipales (los suplentes del Presidente 
Auxiliar y el Juez de Paz) acusados de ser “empleados de los chinos”, y con la clausura material de la 
obra, el cierre con cadena de la carretera a la mina y con el acta final de expulsión de la empresa JDC 
Minerales, S.A. de C.V. 
Todo se reduce a un ultimátum: los chinos tienen 24 horas para desaparecer de Tlamanca. Y ha 
quedado escrito en un acta que formaliza el acuerdo tomado con la simple mano alzada de más de 
seis mil  personas. Y lo firma con mano temblorosa pero voz decidida Martín Gómez,  funcionario de 
la empresa china JDC Minerales, S.A. de C.V. 
“Venimos en buen plan –le dice a la masa que lo increpa‐‐, nos vamos a retirar pacíficamente como 
ustedes lo están ordenando, sin ningún problema”. 
Y tienen hasta las 3 de la tarde del jueves 22 para desaparecer de Tlamanca. 
  
+++ 
  
Así terminó una jornada que inició a las ocho de la mañana, con una peregrinación hasta el rincón en 
la cañada del cerro Aquiogüistl en la que están las bocaminas de La Lupe, la mina que la empresa 
china intentó reactivar con el respaldo de las autorizaciones otorgadas por la SEMARNAT el mes de 
julio pasado. Una a una subieron las 32 comunidades, todas con sus pancartas y carteles contra la 
explotación minera.  Y la logística no fue sencilla, pues para desplazar a más de siete mil personas 
desde todos los rincones municipales los campesinos desplegaron todas sus posibilidades de 
transporte motorizado. En San Miguel y Emilio Carranza abundan las camionetas de redilas, pues con 
ellas recorren los pueblos para la venta de la loza y las ollas de Tenextatiloyan. Y todo en un orden y 
con la paciencia que puede fundarse en los radios que operan por decenas para la comunicación en 
estas barrancas. Y así, como fueron llegando al crucero en el que arranca la brecha  de tres kilómetros 
hasta la mina, los grupos treparon el cerro para que no se quedaran con la duda de la cara que puede 
tener un chino. 
Y como hasta allá llevaron sus reclamos, repaso algunos: Oxpantla dice no a la mina, Exigimos al 
gobierno fuentes de empleo que no afecten a la vida, Yanhuiltlalpan rechaza la explotación minera, 
Todos los niños de San Isidro dicen no a la contaminación, Queremos vivir en paz y armonía con 
nuestra gente y la naturaleza. Y los de Tagcotepec le metieron al chino en gooogle translator para 
dibujar los jeroglíficos mandarines. 
  
+++++ 
  
Dos personajes de la empresa minera se llevaron el día. A los dos los encuentro en su encierro de la 
cañada del Cerro de Agua, hasta donde han llegado los peregrinos antimineros. La mina La Lupe tiene 
varias bocaminas a medio cerro. Una pala mecánica de orugas ha hecho tierra plana donde se levanta 
ya un galerón con unas quince habitaciones para los ingenieros y trabajadores. Por lo pronto no hay 
propiamente mineros. El Señor Chiu es soldador, o por lo menos es lo que le entiendo cuando por fin 
me revela su ocupación entre los operarios chinos,  y casi le pega a los cincuenta. No deja de reír y 
pegar grititos, hasta “viva México” le escuchamos decir. Y ahí está, rodeado por un grupo de 
campesinos que se ha decidido a entrar a las instalaciones que se construyen en la explanada a medio 
cerro. Los diálogos son cortos, pero se repiten, y el Señor Chiu a todos atiende. Y nada en concreto 
responde. “Español poquito”, repite a cualquiera, y nada dice de lo que quieren hacer. Aunque algo 
no deja de decir: ahora los chinos vienen a México y aquí dejan su dinero, JDC Minerales es una 
empresa mexicana. 
El Señor Chiu y sus cinco compatriotas estarán en la primera parte de la asamblea, y suponemos que 
se dará cuenta de la “negativa irrevocable” a la operación de la minera, pero ya no estará para 
cuando la comunidad apruebe la expulsión de los operadores chinos y mexicanos de la empresa JDC 
Minerales. Muy solícitos, piden se les autorice a retirarse, y muy solícitos y acompañadores, les dicen 
que les vaya bien los funcionarios y policías municipales. 
Martín Gómez es el responsable de la empresa en Tlamanca. No revela más sobre su cargo, pero su 
dicho –“El Presidente Municipal ya nos firmó el permiso de las comunidades”— se convertirá en el 
punto de quiebre que llevará por la tarde a la expulsión de los mineros. 
No le falta arrojo, en todo momento enfrentó a la comunidad y no dejó de dar respuesta a ninguna 
pregunta de los reporteros. Sufrió todo el día la persecución de los campesinos, que no cejaron hasta 
que lo llevaron a un local de internet en la comunidad vecina de Contla para que presentara el 
documento. 
“Quitémonos las caretas –me dice cuando bajamos desde la mina hasta el descampado donde se 
realizará la asamblea‐‐: tengo un documento firmado por la autoridad municipal en el que acepta la 
instalación de la minera. ¿Entonces por qué todo esto? Esto está organizado, los responsables son los 
del CESDER con los videos que le pasaron a la gente”. 
Más tarde, empezará a leer ese documento, que por supuesto no es una autorización para el cambio 
de uso de suelo. 
Y cinco minutos después, le pedirán que firme la aceptación de su salida para este jueves a las 3 de la 
tarde 
 
REFERENCIA: http://www.e‐consulta.com/2012/index.php/2012‐06‐13‐18‐40‐
00/ecologia/item/cronica‐expulsa‐zautla‐de‐su‐territorio‐a‐la‐empresa‐minera‐china 
 
 
4. Crónica: la minera china abandona Zautla 
 
Sergio Mastretta                                                                             Viernes 23 Noviembre 2012  
 
Así  resolvió  la  comunidad  de  Zautla  el  conflicto  provocado  por  el  proyecto  minero...  (Segunda 
parte) 
Tlamanca, Zautla, 22 de noviembre del 2012. Pue. Sin contratiempos, JDC Minerales abandonó este jueves 
Tlamanca. “Como ustedes lo ordenaron”, dijo uno de sus funcionarios. Y los chinos cumplieron. 
 
A las cuatro en punto de la tarde las autoridades de esta comunidad acudieron con su formalidad 
campesina y tocaron la puerta de las instalaciones de la mina La Lupe, al fondo de la cañada y al lado 
de uno de los tres manantiales que abastecen de agua a la comunidad. No encontraron respuesta y 
así lo asentaron en el acta. Luego me dirán: “Sí, desalojaron todo, a las 4, durante toda la noche y el 
día, a como se acordó, todo sacaron, la excavadora, todo, desmantelaron la estructura metálica, 
quitaron montenes, láminas, todo, sus maletas. Ya se retiraron del pueblo, los últimos carros como a 
las tres. Se levantó acta, las autoridades tocamos a la puerta, no salió nadie, se tomó la fotografía y se 
levantó el acta. La tele Azteca fue testigo”. 
No tuvieron los campesinos que abrir zanjas ni montar cadenas para impedir el paso. En silencio los 
vieron irse. 
Así resolvió la comunidad de Zautla el conflicto provocado por el proyecto minero. Los municipios 
vecinos de Tetela e Ixtacamaxtitlán mantienen los suyos. Y supongo que la gente mirará hacia Zautla 
para tratar de entender lo que ahí paso. Y no es sencillo. Yo trato de recuperar escenas vividas el 
miércoles en esa jornada de peregrinos antimineros. 
  
++++++ 
  
Miércoles 21 a mediodía. Estamos en las instalaciones de lo que los chinos planean será la planta de 
explotación de la mina La Lupe. Estamos en la explanada que ha hecho la empresa frente a las 
bocaminas, que están sobre la ladera del cerro, unos treinta o cuarenta metros más arriba. En un 
costado, se levanta el armazón de lo que será una bodega, con siete postes por lado, de unos 150 
metros cuadrados. Los campesinos han tomado la plaza, y dialogan tranquilamente con unos 
silenciosos chinos que los miran sonrientes y murmuran en chino entre ellos. Eso ocurrirá toda la 
mañana, chinos sonrientes con voces ásperas, agudas, destempladas como única respuesta. Primero 
la ironía campesina, y viene de un hombre con camisa de franela: “Les agradecemos que nos hayan 
hecho un centro turístico, no sabemos qué van a hacer, si unas cabañas para disfrutar de este 
panorama de la vegetación, unas albercas. Muy agradecidos en ese sentido, pero de explotación de 
minas, nada, no hay permiso de parte de la ciudadanía, somos el pueblo el que decide.” 
“Mexicanos, todo esto es de mexicanos ‐‐dice el hombre de la gorra amarilla, y con su mano derecha 
abarca todo la cañada‐‐. Esto es Zautla” 
Los dos llevarán una larga conversación con quien se deje de los chinos. Y terminarán por llevarlos en 
bola a la asamblea que los expulsará de Tlamanca más tarde. Pero por lo pronto encuentran un 
sonriente y bien humorado interlocutor. Es el Señor Chiu, el mayor en edad de entre todos los chinos, 
quien se decide a parlamentar. Está enfundado en una camisola azul con el logo de JDC Minerales a la 
altura del corazón. Canoso, escaso de pelo, con antejuelos, podría tener mi edad cincuentona. 
“Amigo ‐‐dice, y su mano se desliza en el aire como la de un director de orquesta‐‐, ahorita, juntos los 
país, toda gente, un intercambio de negocio…” 
“No, no”, le interrumpen los otros. Y argumentan: “Yo voy a Estados Unidos y no me aceptan…” 
“¿No?”, y no puede creerlo, su cuerpo se balancea, sus manos las lleva al corazón. Y sigue: “Eso era 
antes. Ahorita estamos haciendo negocio. Ahorita mucho mexicano en fábrica grande, mucho negocio 
para China, por eso ahorita mucha gente China aquí regresa, aquí negocio, igual amigo, sí…” 
“No, no”, insisten los mexicanos. Van y vienen nos y sis, ey ey ey y caravanas del chino y sonrisas de 
sus mudos colegas. 
Y el Señor Chiu se sostiene: “Sí, mucho amigo negocio china…” 
Pero el campesino responde: “El negocio es para ti.” 
“No, no, no, el negocio es para todos”, dice el Señor Chiu. 
Ahora el mexicano de la gorrita: “Amigo, reconozco de China su inteligencia, pero no meter su 
mercado más a  México, ¿por qué nosotros qué vamos a hacer?”. 
El Señor Chiu no deja de moverse, intenta responder, pero ataca el de la franela: “Porque tú te llevas 
todo el oro a China, y a nosotros cuánto nos cuesta un anillo…” 
El Señor Chiu se voltea con sus chinos, garraspea… 
“Es muy caro un anillo acá en México, es muy caro esto”, sigue el dela franela, y señala en su cuello 
una cadena. 
“No, no no ‐‐sigue el chino, y ahora extiende los dos brazos hacia la montaña‐‐, esos todo arriba, esa 
montaña, todo pagar…” 
“No, no, no ‐‐ahora niegan los mexicanos‐‐. ¿Quién es su patrón? ¿Carlos Slim?” 
“¿Patrón? ‐‐se interroga el Señor Chiu‐‐, patrón mexicano, no chino…” 
“¿Carlos Slim?” 
El Señor Chiu ahora sí se le queda viendo al cuestionador, no gesticula por un instante, me pregunto si 
pensará que es una broma. 
“¿El presidente de la república? ¿Felipe Calderón?” 
¿Es una broma?, me pregunto yo. 
No, el Señor Chiu no piensa que sea broma: 
“Felipe Calderón ahorita va abajo ‐‐dice, y acompaña su voz con el movimiento de su mano derecha 
que apunta a la tierra‐‐, poquito tiempo.” 
“Por eso dejó vendido todo”, remata el de la gorra amarilla. “Vendió las tierras mexicanas, pero aquí 
los mexicanos somos nosotros, somos el pueblo, no el presidente” 
“Este patrimonio es México, es nuestro, no del presidente” 
El Señor Chiu no puede estar más de acuerdo, a juzgar por los asentimientos de su cuerpo, que 
contonea de arriba abajo: 
“Sí, lo sabe, es México, pero en China mucho dinero va a montaña ‐‐y la señala, todos los ojos van a 
ella y regresan con él, pero ya provocó a los gallos. 
“No, no, no… 
Y así siguen, en un intercambio que a ratos se entiende y a ratos es una pantomima. Les dice de 
repente el chino Chiu: “Amigos, hora de la comida en sus casas”, y mira su reloj, y los  otros en lo 
suyo: 
“No más chinos”, afirma el de la franela, y señala el suelo en el que está parado el Señor Chiu. 
“México, de turistas, okey”, respalda su compañero de la gorrita. 
“Socios, socios”, se recupera el Señor Chiu. 
“De trabajo, nada”, sigue el otro. 
“Amigo, por favor, ¿qué pasó?, yo no patrón…” 
“Yo llego a China, ¿a poco me van a dar trabajo?” 
“¿Y quien es tu patrón? 
“Patrón mexicano. no chino”, insiste el Señor Chiu. 
“¿Quién es?”. 
“Ah, yo no sé, yo poquito español casi nada, no entiende.” 
“Aquí tu patrón necesita el permiso de la ciudadanía.” 
“Cómo se llamas tú?”, pregunta el Señor Chiu. 
“Y por qué quieres saber mi nombre?” 
“Yo trabajo para ti, ey, pásale amigo…” 
Nueva oleada de nos. Y de ey del Señor Chiu. 
Y luego el arrebato del campesino de la franela: “¡Fuera chinos!” 
“No, no, amigos, qué pasó.” 
“Tú amigos por el dinero”, y hace la mueca con la mano el de la franela. 
“¿Dinero?. Nada de nada”, dice el Señor Chiu, y se apalea el trasero. 
Y un nuevo intento de cortar el diálogo: tiempo, por favor, amigos, dice. 
Y el de la gorrita que ya lo quiere llevar a la asamblea. Se dirige a todos los que rodean la 
conversación: “No podemos tratar con ellos nada si no van a bajar a dialogar al evento, no podemos 
hacer nada”. 
Luego, lo impensable. Un campesino que ha ido al otro lado: 
“¿You want the comunication in that side del pueblo?” 
Este habla inglés, me digo, pero el chino no se inmuta. El de la franela se anima y lo intenta en 
italiano: 
“Sí capiche…” 
You spik inglish, dice el de la gorra amarilla. 
No, nada de nada… La respuesta inmutable del chino. 
  
+++++ 
  
Parece que los mexicanos se rinden. Sigo yo. El Señor Chiu es todo sonrisas y expresión corporal, 
entiendo de verdad mucho más lo que dicen sus manos. Lo he visto sonreír en todo momento, no ha 
perdido en un momento el ánimo. Sé que habla trompicado, pero que entiende perfectamente. Y sin 
embargo, no lograré cruzar esta verdadera muralla china. 
“¿Cuál es su cargo aquí”, le pregunto al Señor Chiu. 
“Yo poquito español, casi nada, por eso yo igual trabaja…”, me dice. 
“¿Cuál es su trabajo?’” 
“Yo aquí trabajo todo… qué… soldado”, dice y arma una pistola con su mano derecha y dispara al 
viento… 
Ah, soldador. Asiente, soldado, soldado, me dice. E insiste, yo no sabe, poquito español. Y de su jefe, 
lo mismo, no sabe, ahorita aquí  jefe no, no jefe aquí. Ah no entiende yo, español poquito poquito. No 
lo voy a sacar de ahí. Casi nada, y se ríe. Y yo mientras pienso, ¿qué pensaron sus jefes que sería esto? 
¿Un paseo por la cañada de Tlamanca? Su patrón es Dejun Liu Wang, nacionalizado mexicano, 
asociado con una corporación de la industria de energía china que invierte en su empresa. ¿Qué tanto 
le importa este Señor Chiu. ¿De dónde viene este hombre? ¿Qué lo trajo al otro lado del mundo? ¿A 
dónde ira mañana que trepe su maleta a una camioneta y abandone estas cañadas? 
Por fin algo: “Antes yo negocio aquí, Culiacánte Sinaloa, yo poquito aquí yo, una semana yo aquí, por 
eso yo no sabe quién es patrón aquí… patrón más o menos mexicano, cómo se llama, no sabe, ¿quién 
me paga?, ah no sé yo, un mes pagar ahorita no sé yo, ¿mi nombre?, ah, ¿yo? Chu Je Pin, Chiu, amigo 
Chiu, Señor Chiu… ¿Okey?” 
Ya no hablaré más a este minero. Lo veré caminar hacia el pueblo rodeado por los zaautleños que lo 
llevan a la asamblea. Intentará escurrirse dos veces por las veredas. No lo dejarán. Lo encontraré más 
tarde, sentado muy plácido en un promontorio de tierra en la asamblea. Lo veré después muy serio, 
cerca de sus compañeros más jóvenes. Estoy seguro que entiende que han echado de esta tierra a su 
empresa. 
+++++ 
  
Ahora estoy en la asamblea, cerca de las tres de la tarde, en el campo de futbol que han enlonado 
entero para cobijar a los miles de zautleños que han llegado desde las 31 comunidades en apoyo de 
Tlamanca. En una hora echarán a los chinos de su territorio. Pero ahora escucho atento a dos 
hermanos, Él es un hombre que vió trabajar la mina La Lupe hace setenta años. Su hermana relatará 
su trato con los chinos. Los dos dan cuenta de un mundo añejo, al que no supieron mirar los chinos 
con su “poquito español”, diría el Señor Chiu. 
“La gente dice ´no contamina nada´ ‐‐dice el señor Rivera‐‐, cómo  no… Yo de chiquillo… porque esos 
mineros vienen por etapas… en el  año 1945 taba yo chiquillo y trabajé yo en la mina, era yo lonchero, 
ese tiempo trabajábamos adentro a barreno… y el manantial se llama Nealtican de allá arriba, se 
había anegado años y ai están por testigos los señores de edad, lo vieron que  ya no había agua, a 
nosotros nos mandaban de niños, llenábamos cántaros con cubetas, y gracias a dios ese tiempo 
cuando dejaron de trabajar los mineros y ya no hubo truenos adentro del cerro empezó a manar el 
agua, hasta ahora está transpirando, gracias a dios, por eso yo soy testigo. Y ya les comenté, me 
invadieron sesenta metros de largo y quince de ancho, sin permiso de ella mi hermana. Ya empezaron 
a comprar terrenos, qué va a pasar de aquí a diez años, ya van a ser dueños de muchas propiedades, 
por eso gracias a dios decimos no a la mina”. 
La seguridad con la que la señora Ramona Rivera se dirige a la asamblea me hace pensar en su 
encuentro con los chinos. Y en por qué se fueron corriendo. Y por qué ni los empresarios mineros, 
mexicanos o chinos, se estrellan contra la profundidad del mundo rural de México: 
“Buenas tardes señores de comunidades, yo quiero comentar algunas palabras, yo mandé una 
chamaca vaya a ver un poco de frijol que ta tapado y un poco de avena, y ya a poco llegó y dice, 
subamos, vamos a ver allí en su propiedad, ya hicieron un cuadro qué cosa como que iba a ser piso. Y 
de ai le digo pus vamos, vino a mi casa, me vino a ver, llegamos, y ahí está amontonado arena y grava, 
y ya está alambrado cada  lado, ya yo no pasé, no, ya todo está cerrado, , le digo, u hora, vamos a la 
casa, vamos a decir mi hermano, le digo entonces sí, era cierto, ya van a ser sus casas porque ya está 
el cuadro, le digo pus vamos, me vine a mi casa, lo vino a ver mi  hermano que allí cerca vive, como le 
digo, ya van a hacer casa, dice pus voy mañana, cómo vamos a verlo, y ya fuimos y pus ai estaban, le 
digo pus ai me sigues tú y una chamaca, le digo, yo voy yendo, agarro pues mi rebozo, esa hora ya 
viene jalando con un coche ese que hace revoltura, y ya van a hacer, ya muchos chinos taban ya 
dentro del alambrado, pero yo no tuve miedo, me paré así y le digo ya quién les dio orden porque van 
a hacer qué cosas su casa, quién les dio permiso. Me contestó un muchacho como de dieciocho años, 
dice, no, nosotros ya sabemos ya lo vendiste, le digo cuándo lo vieron el dinero, me ven que soy 
señora, pero no me van a engañar, yo me puedo mantener  (griterío, algarabía, vítores de la 
multitud), yo vender terrenos, no vende cualquiera, y aunque tenga no se vende. Me contestó un 
chino y ya me estaban hablando ya me estaban hablando, pero yo no le entendía yo, un chino en 
español me estaba contestando, me dice vamos a hacer la casa y después te vamos a pagar la renta, 
le digo yo no soy limosnera, me ven que soy soltera pero todavía me  puedo mantener (nueva gritería 
y vítores) , y luego yo queriendo entrar pero estaba el alambrado, pero después llegó mi hermano, le 
digo vamos a entrar, a esa hora ya los chinos ya salieron, ya agarraron pa bajo… Ya vi un chino, yo no 
les tengo miedo, hombres chinos, yo no les tengo miedo… (griterío) Me taparon, taba tapando avena, 
frijol, alberjón, ya todo quedó tapado y la piedra amontonado allá… Con el favor de dios yo no tuve 
miedo, me arrimé, a quién sabe qué es lo que dijeron, pero yo no le entendí el idioma, pero un chino 
salió le digo yo les voy a romper sus…, pero taba alambrado, quisiera yo brincar, porque no me 
espantaron nada, les digo quién les dio permiso, dicen ya tenemos permiso, le digo pero quién les dio, 
los trabajadores, ya se arrimó un señor de aquí mismo de comunidad, vive por ai, ya se arrimó, le dice 
mi hermano, porque él me defiende porque es mi hermano, porque ya me ven que estoy sola, pero 
no de a tiro soy sola, tengo familiares, les digo los trabajadores son pobres  de aquí del rincón, les digo 
muchachos flojos, no pueden ir por allá, tuviera yo treinta años, treinta y cinco yo me aventaba el 
cercado sin hijos, pero ustedes muchachos flojos, yo les grité, me dicen señor, me dicen, el señor se 
llama Adrián ah, le digo, andaba asté llevando gente, por qué no lo lleva su casa, y hora tienen mucha 
piedra amontonado, ora tienen que tapar, me cortaron todo, unos magueyes, me taparon mis 
siembras, allá arriba, todo taparon, mi alberjón, ledigo, mi van a pagar… les digo, no me van a 
apantallar, porque no les tuve miedo, hasta voy en las tardes…” 
 
http://www.e‐consulta.com/2012/index.php/2012‐06‐13‐18‐40‐00/ecologia/item/la‐minera‐china‐
abandona‐zautla 
 
5. Crónica: no venimos a saltarnos las trancas; la derrota de la minera 
china 
Sergio Mastretta                                                                              Lunes 26 Noviembre 2012  
Tercera Parte 

 
Tlamanca, Zautla, Puebla. Víctor Manuel Iglecias observa la firma que el representante de la empresa china 
en Tlamanca escribe en los tres tantos del acta de la asamblea municipal que ha cortado por la sano el 
intento de extracción de oro en esta montaña serrana. Son las cuatro de la tarde del día 21. El ultimátum 
otorga 24 horas. El alcalde sabe que se jugó el pellejo, como dirá después, pues ya su gente se preguntaba si 
sería cierto que había otorgado el permiso para la operación de la minera. Y que lo miraron a los ojos sus 
gentes de San Isidro, el barrio pegado a San Miguel Tenextatiloyan. Y que por eso no dejaron a Martín 
Gómez, el del sombrerito Panamá y la cazadora de funcionario, hasta que lo trajeron a la asamblea con el 
mentado documento que el minero les presumió toda la mañana como la prueba de que la autoridad 
municipal había obtenido el permiso de la comunidad. 
 
El documento lo ha leído a medias el funcionario de la empresa, pues la gente no ha dejado de gritar 
fuera, fuera. Y lo acabará de leer el abogado del Ayuntamiento, el  mismo que declarará que ahí no 
está otorgado ninguna autorización de cambio de uso de suelo. 
“Aquí las cosas las aclaramos de frente ‐‐le dice entonces el alcalde a Martín, a la vista de la asamblea‐
‐. Yo le pido calma a la gente, pero si fuera otro presidente, no más digo así y yo creo que la gente no 
se mide. Por eso le pido que le tenga respeto a la gente. Porque no se vale engañar a la gente. En ese 
documento en ningún momento dice permiso de uso de suelo. Y usted lo ratificó, los geólogos, 
químicos, biólogos y sicólogos de la UNAM y del Politécnico no los trajo la empresa, los trajimos 
nosotros, compañeros, y los trajimos para saber y entender qué son las minas. No para que si me dan 
quinientos, mil o no sé cuánto, porque ya se lo dije a los reporteros, me ofrecieron cien mil, por si 
querían saber. Yo les digo, compañeros, si a alguien le dan ahorita diez mil pesos, ¿cuánto le va a 
durar? Pero la destrucción de cerro, la contaminación del agua, eso no se va a arreglar con diez mil 
pesos, eso queda de por vida”. 
Después, Martín firma, y la suerte de los chinos está acabada. 
+++++ 
¿Qué trae a estas montañas a los geólogos y mineros del mundo? ¿O cómo entender que el gobierno 
federal pueda otorgar en concesión miles de hectáreas de los municipios de Ixtacamaxtitllán, Tetela y 
Zautla? La respuesta se la ha dado en corto el geólogo Ricardo Martínez, un hombre afable, que muy 
temprano este miércoles vio venir la tormenta campesina y asumió un discurso conciliador a quien 
quisiera escucharlo. Al final le confesaría al presidente municipal Víctor Manuel Iglecias su 
desconsuelo: 
“Es una lástima que este proyecto termine así ‐‐le dijo‐‐, pues estas montañas están repletas de 
minerales”. 
Los proyectos mineros en la Sierra Norte han traído consigo sus personajes. Alejandro Aboumrad, 
director de Frisco, con toda la elegancia de una oficina en Santa Fe en la ciudad de México, con su 
idea de reforestar mil hectáreas en Tetela como contraprestación del tajo abierto en el cerro 
Espejeras. O el geólogo gruñon de la canadiense Almaden Minerals, molesto porque se nos ocurrió 
preguntar a los campesinos convertidos en barrenadores de Santa María Zotoltepec si les habían 
explicado lo que significa la lixiviación con cianuro. En fin, son los mineros de una industria vital 
considerada estratégica por los políticos y los banqueros y que a la calladita en los últimos años se 
aventuró a explotar las cañadas de los ríos serranos. Unos, como Aboumrad, no conocen el pueblo en 
el que quieren instalar su minera, y a Puebla solo llegan a las oficinas de la Secretaría de Economía. 
Otros son los técnicos como este geólogo exfuncionario federal reconvertido en asesor de compañías 
mineras, experto en subsuelos metálicos, pero muy avezado también en la identificación del viento 
que lleva a la masa campesina a oponerse a un proyecto intrusivo en su territorio. Y así, rapidito, lo 
que tarda una masa en tomar la explanada de una mina, se ha bajado del barco de los mineros chinos. 
Y a él también lo hicieron firmar el acta de expulsión de la minera china del territorio de Zautla, 
aunque todo el día haya negado que trabaja para ella. Ex funcionario de la Secretaría de Economía, 
desde hace dos años abandonó el sector público para convertirse en asesor de empresas en la 
búsqueda de nuevos territorios atractivos para la explotación minera. Seguramente tiene a la vista las 
cifras de esta industria en México: más de 310 mil empleos directos, primer productor de plata en el 
mundo, tercero en bismuto, quinto en plomo, noveno en oro, onceavo en cobre, con un crecimiento 
del 46 por ciento entre 2010 y 2011 en el valor de la producción minera (de 11,298 a 16,771 millones 
de dólares). Tan sólo en el sexenio calderonista se captaron 16,700 millones de dólares en inversión 
extranjera directa en el sector minero.  Por eso no puede creer lo que pasa esta mañana en la cañada 
en la que está enclavada la mina La Lupe, cuya perspectiva de explotación por la empresa china JDC 
Minerales, S.A. de C.V. está en el borde del despeñadero por iniciativa de una masa campesina que 
hace valer a su manera lo que le significan las concesiones otorgadas por el gobierno de la república. 
Con eso en la cabeza, el geólogo no rehúye las preguntas de los campesinos, esta vez liderados por el 
director de la telesecundaria de la comunidad de Ixtactenango, y que han formado otro grupo de 
interlocución con los representantes de la empresa que encontraron en la mina La Lupe, además del 
que se ha estrellado contra la muralla del “poquito español” tras la que se han resguardado los 
chinos. Y no deja de sorprender la cortesía del minero.  No se enoja, no altera su voz, como si ya 
hubiera visto muchos conflictos así. Estamos en la tierra plana que la empresa ha compactado sobre 
la ladera del Cerro de Agua, a la vista de las tres o cuatro bocaminas que un empresario alemán 
abriera hace más de setenta años, en una historia todavía no contada, apenas perfilada por su muerte 
justo en el arranque de la segunda guerra en Europa. Es la mina que vieron los ojos campesinos del 
hermano de Ramona Rivera, cuando el “trueno en el cerro” acabó con los manantiales de la cañada. 
“¿Quieren entender lo que significa la minería en México? ‐‐cuestiona a los reporteros y campesinos 
que lo interrogan‐‐. ¿Han estado en Zacatecas? La única mina que se explota ahí le da a México el 
segundo lugar de producción en el mundo.” 
“¿Y a quién beneficia?”, le increpan. “¿Y la contaminación que provoca?” 
“Aquí ya es meterse en más broncas ‐‐reflexiona el geólogo‐‐, si el gobierno autoriza o no autoriza, y si 
el impacto ecológico se da o no se da, pero lo más importante es la derrama económica…” 
¿”Y si hay dinero y no hay agua?”, le cuestionan. 
“Permíteme ‐‐responde‐‐, yo te estoy hablando de la derrama económica del lugar. Si la mina X, en 
cualquier lugar, deja una derrama económica en cada lugar, otra cosa sería del país, una derrama 
económica que, desde el principio ‐‐y señala hacia la brecha por la que durante toda la mañana han 
subido y bajado los miles de zautleños en su peregrinación antiminera‐‐, arregle el camino, y que de 
trabajo a unas cien o doscientas personas, empleos del que cuida, del que maneja una máquina, 
desde el sindicato que contrata cuarenta cincuenta camiones, y lo digo porque he estado en muchos 
lugares del país.” 
“Mano de obra barata”, le rebaten. 
“Y nos van a dejar destrucción de los recursos naturales.” 
“Por eso depende de cada comunidad cómo se arregla con la minera que llega al lugar ‐‐dice muy 
sereno‐‐. Qué condiciones se le ponen, cómo firma sus contratos.” 
“Entonces se arreglan con una comunidad ‐‐dice el maestro escolar‐‐, ¿y las demás que son 
afectadas? Todos los tóxicos que puedan derramar aquí van a ir a dar al nacimiento de agua.” 
“Se puede planificar ‐‐se atreve a decir el geólogo, quien no deja de asentir ante las opiniones de sus 
cuestionadores‐‐… Todo depende como te digo, del proyecto minero, en la actualidad hay métodos 
para poder causar el menor impacto que se pueda.” 
Y luego, como si de un padrecito rural se tratara, lanza la arenga del ensueño minero: “Miren, en 
México no hay más de cuatro o cinco grandes compañías, Grupo México, Grupo Peñores, Minera San 
Luis… son muy pocas, ojalá el país explotara sus minerales. Y tú sabías amigo que tú, yo, cualquiera  
puede denunciar una mina, es un derecho el denuncio minero…”. 
Intervengo yo: “Muy bien, nada más que aquí en Zautla ya está todo denunciado, ya no dejaron ni un 
metro de subsuelo.” 
“¿Ya está todo denunciado? ‐‐dice, y avanza más, se pone de mi lado‐‐: Y hay mineras de a treinta, 
cuarenta mil hectáreas, no cien como la de aquí.” 
“Oiga ‐‐le toma la palabra un campesino‐‐, ¿y se imagina la sierra con las mineras y las presas 
hidroeléctricas? ¿Qué va a pasar? Si hablan de desarrollo, primero habría que definir qué es 
desarrollo…” 
“Sustentable”, afirma el geólogo. 
“¿Para quién?” 
“Para la comunidad cercana a la mina.” 
Se le vienen encima los nos, como hace un rato con los chinos, y yo pienso que la muralla no la 
forman los idiomas distintos, que son dos mundos los que se oponen aquí. Y que para eso no 
entrenaron a estos mineros. 
“Lo que ustedes saquen de aquí se lo llevan, no van a dejar nada”, confirma el maestro de 
Ixtactenango. 
“Si la afectación es fuerte…”, recula el minero. 
“Si usted viviera acá no diría lo mismo”. 
“Pues entonces que se cierre el lugar y punto ‐‐ataja de plano el geólogo‐‐. En otro lugar sí será 
Sustentable. Si aquí no se da la sustentabilidad, que se cierre y ya.” 
“¿Usted trabaja en esta empresa?”, le pregunto. 
“No, no, yo vine apenas hace dos años como funcionario de la Secretaria de Minas, venimos un mes, 
aquí estuvimos.” 
“¿Ustedes andaban volando el helicóptero”, se acuerda otro campesino. 
“No, no…” 
“Nos vinieron a asustar”, sigue el hombre. 
“No, hicimos unos estudios en estos cerros, en la mina Armando, que tiene su fama…Mire, se 
necesitan muchos estudios para saber el potencial de la mina, si vale la pena o no vale la pena”. 
“¿Y cuál es el potencial aquí?”, le pregunto. 
“La conozco muy poco, entré a dos tiros nada más, pues está muy peligroso, tienen más de treinta 
metros de profundidad, y sin el equipo necesario, sin las lámparas, es un riesgo”. 
“¿Y conoce la manifestación de impacto ambiental que presentó la empresa para la reactivación de La 
Lupe?” 
“No, yo vine en la mañana, y la verdad, me gustó esto que me encontré” 
  
+++++ 
  
Salimos en bola de la mina La Lupe. Es hora de bajar a la asamblea, con todo y chinos, que atraviesan 
la reja y forman un grupo compacto custodiado por una buena carga de campesinos. Va al frente el 
Señor Chiu. Unos metros adelante viene el jefe mexicano, Martín Gómez. Le dice al geólogo Ricardo 
Martínez que alguien estuvo aventando piedras a los chinos. 
“No, nadie estuvo aventando piedras ‐‐le responde el geólgo‐‐. Yo estuve ahí, no hubo ninguna 
agresión. Lo cual, después de seis mil personas y no hubo nada, los felicito. Ojalá pasara esto en todo 
el país. Que sí están molestos, pero hay respeto…” 
Se acerca el Señor Chiu, y le dice algo en chino a Martín, quien supongo lo entiende, y más cuando el 
chino le toma de suelo una piedrecilla.  Martín le pide al geólogo Martínez que escuche lo que cuenta 
el chino. El Señor Chiu señala su cabeza, perro Ricardo lo frena: 
“No, no ‐‐le dice fuerte al chino, como para que escuchemos todos‐‐, no hubo nada, y de alguna 
manera tienen razón, la gente quiere ver una respuesta de ustedes, que muestren sus documentos, y 
la verdad es que después de ver a las treinta y dos comunidades dar este apoyo ojalá esto ocurriera 
en todo el país. Aquí están pendientes de todo, y qué bueno”. 
Y ahí vamos para la asamblea, con el Señor Chiu hablando para mi cámara. Y el geólogo Martínez ya 
francamente del lado campesino. El amigo Chiu dice, mexicano chino amigo, y cierra sus brazos en un 
abrazo, amigo hermano. Y vienen de tan lejos, me comenta el geólogo conciliador, aprenden nuestro 
idioma, nuestra comida. Ah, comida china, dice Chiu, sabroso, sí. Y claro, sigue el geólogo, muchos 
países invierten en China, por eso ellos lo hacen en México, en Perú. Sí, en Brasil, India,  dice Chiu, 
mucho, todo negocio, cambio, cambio, y sus brazos mueven el aire de un lado a otro. Como socios, 
dice el geólogo, sí, socios, dice Chiu, mexicanos chinos socios. Pero muy importante, respetando a la 
población, acota el otro, empezando por la ley. 
Sí, Señor Chiu. 
+++++ 
Ahora caminamos con Martín Gómez, el hombre del sombrero panameño y el chaleco cazador, quien 
hace cabeza por JDC Minerales en Tlamanca. No vamos solos, son varios campesinos que van a 
nuestro lado. Me dice que tiene el permiso de la comunidad firmado por el presidente municipal de 
Zautla. Baja sudoroso pero tranquilo, pues dice que ya le mandaron por correo electrónico el 
documento. Y que en él se propone el intercambio del permiso por la construcción de una represa en 
el río Apulco. Una presa de agua, me dice. Nos lo pidió por escrito, y lo firmamos, dice seguro. Ya lo 
pidió a México, así que sólo hay que bajarlo de internet. 
“Vámonos quitando las caretas”, me dice. 
“¿Le firmó el cambio de uso de suelo?”, le pregunto. 
No responde. Le digo que los permisos para explotar la mina los da la Dirección General de Minas una 
vez que la SEMARNAT de su aval. Le insisto en que si el permiso es para el cambio de uso de suelo. 
¿Qué permiso le dio el presidente? 
“Nos da el permiso de la comunidad para trabajar, ahorita lo van a leer”. 
Pero no le firmó el cambio de uso de suelo, le digo. 
Y seguimos rumbo a la asamblea. A salpicones me dice más cosas: que tienen los resolutivos de 
SEMARNAT con la autorización para trabajar tanto en la mina como en la planta de beneficio, que son 
asociados de una compañía china de energía, que tiene unos tres años trabajando con los chinos, que 
en Tlamanca apenas está en la etapa de instalación, todavía no saca ni beneficia nada. Y que no sabía 
de este movimiento, que no venía preparado para esto, que llegó de México hoy en la mañana y se 
encontró con esta sorpresa, que de haberlo sabido se trae toda la documentación habida y por haber. 
Que la autoridad local tiene todos esos documentos. Que nosotros estamos mal informados, que nos 
vamos al vox pópuli, a lo más fácil, que él a quien tiene que demostrarle es a la autoridad, no, que 
okey, que viene voluntariamente a presentarse con ellos, el pueblo, pero que legalmente nada lo 
obliga, pero que le da mucha importancia a las comunidades ahora que ya las conoce, que no sabía 
que existía toda esta organización, que no sabía que existía el CESDER, que duda de que el presidente 
municipal supiera que iba a tener toda esta presión, que por eso se está desistiendo, sí, que es el 
CESDER el que organizó todo este movimiento, que está convencido de que la gente vino obligada a 
este movimiento, que tiene varios testimonios, que los amenazaron con quitarles apoyo, con multas, 
que ayer mismo se reunió con gente de San Miguel. 
Y con todo eso en la cabeza ira a dar a la masa que lo espera en la carretera. 
+++++ 
Ahí se le viene el griterío, y el minero no se arredra. Son más de doscientas personas que esperan la 
aparición de los chinos  con los funcionarios de la empresa. Pero no es cualquier grupo, es gente de 
San Isidro, la tierra del presidente municipal. No les ha gustado aquello de que ya les firmó el permiso 
a los de la empresa, que quieren ver el documento. Y ahí están con él, rodeándolo en medio de un 
alboroto muy campirano, de masa lucida que se desgañita. Que dónde está el documento. Que está 
en internet. Vamos a un café internet, que vámonos, que échenlo en la parrilla, que vámonos a la 
junta, que conste, que ya le cambiaron, que yo sostengo mi palabra, que para mí es muy importante 
que vean el documento, que yo no venía a esto, que no sabía que iba a ver este movimiento, que si 
me llevan a un café internet, que no, que vámonos para la asamblea. 
Y el grito que lo rompe todo, que nos recuerda que la vida es una farsa de la que vale la pena reírse: 
“Mejor que inviten el chupe y ai muere”. 
+++++ 
Y allá lo llevan. Dentro de dos horas aparecerá Martín Gómez con el documento. Para entonces, ya ha 
terminado la asamblea. No importa, arrancan otra. De la nada, de las veredas, de las camionetas, del 
reparto de tortas, la gente regresa. El empresario trae el documento, que hasta Contla lo llevaron 
para que lo bajara de internet. Y ya está el pleno de nuevo,  ya está repleto el campo enlonado, ya 
reconectaron el sonido. Y Martín empezará a leer un documento que da cuenta de la reunió sostenida 
en la última semana de octubre entre la empresa y los funcionarios municipales. Pero es tal el griterío 
que nada se entiende, que mejor otro lo lea, y Martín busca a quien esté a su lado para que lo salve y 
siga leyendo, y es una reportera, que cómo una reportera, cómo cree, si estoy trabajando, pues 
entonces que sea el abogado asesor del municipio. Están presentes unos técnicos de la UNAM 
invitados por el alcalde Víctor Manuel Iglecias. Y en él se dice que el doctor Feng Rao presentó el 
proyecto en La Lupe y el beneficio cercano al Apulco; y las objeciones que presentaron los técnicos 
universitarios; y sí, la posible construcción de una presa de agua, como la llama el minero. 
“Tratamos de venir a hacer amigos, de traer beneficios a la comunidad como están firmados, tratar de 
trabajar de común acuerdo. Mi único interés es decirles que no venimos a meternos en la casa de 
nadie a fuerza, que no venimos a saltarnos las trancas, que venimos con un proyecto que expertos lo 
analizaron y dijeron es correcto…” 
Pero no, efectivamente, no se trata de la autorización para el cambio de uso de suelo. 
Diez minutos después, a nombre de JDC Minerales, la empresa china que no vio venir a la masa 
campesina, Martín Gómez firma la salida de Tlamanca. No habrá mina de oro en Zautla. 
“Como nos lo ordenaron ustedes” 
 
REFERENCIA: http://www.e‐consulta.com/2012/index.php/2012‐06‐13‐18‐40‐00/ecologia/item/no‐
venimos‐a‐saltarnos‐las‐trancas‐la‐derrota‐de‐la‐minera‐china‐en‐zautla 
 
 
6. Asamblea multitudinaria da 24 horas a jdc minerals para salir de la 
lupe  
 
Marcha de Tlamanca al cerro donde está la mina de la que se busca extraer oro, plata y cobre 

ROSA ROJAS, LA JORNADA                                                                Jueves 22 de noviembre de 2012 
 
La empresa china asegura que cuenta con firmas de conformidad de 80% de los pobladores 

La asamblea reunió a 5 mil personas en Tlamanca, municipio de Zautla, Puebla, para rechazar a la minera china ya que,
dijeron, dañará la salud de la gente, los manantiales y los cultivosFoto Rosa Rojas
 
Tlamanca municipio de Zautla, Puebla., 21 de noviembre. La asamblea de las 32 comunidades que 
integran  este  municipio  lanzó  hoy  un  ultimátum  de  24  horas  a  la  empresa  china  JDC  Minerals  para 
sacar su maquinaria y abandonar la mina La Lupe, cuya explotación pretendía reiniciar para extraer 
oro, plata y cobre. 
La asamblea multitudinaria, en la que participaron unas 5 mil personas, entre hombres y mujeres, 
ancianos,  jóvenes,  niñas,  que  iniciaron  la  jornada  hoy  a  las  ocho  de  la  mañana  con  una  marcha  de 
unos tres kilómetros, desde Tlamanca hasta el cerro La Lupe, ratificó la decisión de la junta auxiliar de 
esta población de bloquear el camino de terracería que conduce a la mina, lo que ejecutó la policía 
municipal  instalando  dos  postes  metálicos  con  una  cadena  para  impedir  el  paso  del  equipo  de  la 
empresa. 
Además,  la  asamblea  acordó  en  forma  unánime,  a  mano  alzada,  que  el  presidente  municipal, 
Víctor Manuel Iglesias Parra, de extracción perredista, niegue a la empresa el permiso que requiere 
para  operar,  de  cambio  de  uso  de  suelo,  y  su  conformidad  para  que  la  Secretaría  de  la  Defensa 
Nacional le de permiso para el transporte y uso de explosivos. 
El  munícipe  manifestó  su  voluntad  de  cumplir  las  decisiones  de  la  asamblea,  pese  a  que  ha 
recibido,  dijo,  advertencias  de  que  podría  ocurrirle  algo  a  su  familia  o  a  él,  ya  que han  asesinado  a 
varios presidentes municipales este tipo de empresas: mi respuesta fue que todos nos vamos a morir; 
la diferencia va a ser que unos más jóvenes y otros más viejitos. 
Previamente, durante la marcha, los contingentes de cada comunidad del municipio subieron el 
cerro, hasta la entrada de las instalaciones de la empresa, para gritar su rechazo a la minería, porque, 
afirman,  la  contaminación  que  generan  sus  actividades  dañará  la  salud  de  la  gente  y  afectará  los 
manantiales, la tierra y los cultivos de los que viven. No a la mina, sí a la vida, repetían. 
En mantas y pancartas, habitantes de este municipio serrano plasmaron, asimismo, la exigencia a 
los  gobiernos  federal  y  estatal  de  que  haya  inversión  productiva  para  la  agricultura,  ganadería  y 
actividad forestal. Incluso un grupo de jóvenes portaba una manta escrita en chino y en español con la 
leyenda no  queremos  contaminación,  no  a  las  minas;  al  preguntarles  quién  les  enseñó  chino 
contestaron: traductor de Google. 
A  la  entrada  de  la  mina  salió  para  hablar  con  la  prensa  el  representante  de  la  empresa,  Martín 
Gómez,  quien  afirmó  que  las  personas  que  por  miles  iban  llegando  hasta  sus  instalaciones  –
resguardadas  por  la  policía  municipal  para  evitar  algún  incidente– son  acarreados,  manipulados, 
malinformados. 
Gómez aseveró que la empresa ya tiene las firmas de conformidad de 80 o 90 por ciento de los 
moradores  de  Tlamanca que  se  beneficiará  de  las  actividades  de  la  mina y  que  el  resto  de  los 
marchistas provenían de otras comunidades del municipio. Afirmó que la empresa ya tiene todos los 
permisos  federales,  estatales  y  municipales para  operar  y  para  demostrarlo  ofreció  entregar  un 
documento firmado por el munícipe Iglesias Parra. 
Se  le  indicó  que  por  ser  ésta  una  comunidad  indígena  se  requiere  realizar  una  consulta  previa, 
libre e informada con la gente, por conducto de sus propias autoridades, a lo que respondió que la 
consulta  se  realizó  con  el  presidente  municipal  y  autoridades  auxiliares.  Se  le  manifestó  que  el 
comisariado ejidal había hecho un acta de rechazo a la mina, la cual dijo desconocer. Agregó que la 
empresa ha comprado 78 hectáreas de las 100 que tiene en concesión para explotar la mina, que ya 
hace  tiempo  estuvo  en  operación  y  que  ahora  se  encuentran  en  la  fase  de  exploración.  Negó,  sin 
embargo, que fueran a utilizar explosivos. 
Rechazó que hubiera ofrecido dinero al presidente municipal por su firma. Ofrecimos apoyo, no 
dinero, para una clínica, no trabajamos así: trabajamos conforme a la ley y la Constitución. 
Al filo del mediodía, al instalarse la asamblea general del municipio, se leyó el acta de la asamblea 
de la Junta Auxiliar de Tlamanca del 3 de noviembre en la que se decidió la destitución del presidente 
auxiliar y juez de paz suplentes por su falta de probidad y honestidad, porque andan apoyando a los 
chinos  que  representan  la  empresa cuando  la  población  ha  rechazado  que  opere  la  mina. 
Posteriormente  se  escucharon  testimonios  de  personas  afectadas  por  la  invasión  de  su  terreno  por 
parte  de  empleados  de  la  mina.  A  la  asamblea  llegó  el  representante  de  la  empresa  con  varios 
funcionarios chinos de la misma, que dijeron no hablar español. Gómez presentó un documento de 
una reunión con el presidente municipal, pero no la firma de acuerdo con la empresa que había dicho 
que tenía. 
El munícipe Iglesias Parra subrayó que el acta de esta asamblea es de carácter irrevocable (para) 
que ningún presidente municipal posterior pueda derribar la decisión hoy tomada. 
Finalmente,  el  presidente  de  la  asociación  Tetela  al  futuro,  Germán  Gómez  –dirigente  de  la 
resistencia de esa ciudad contra la mina Espejeras de la empresa Frisco, de Carlos Slim– destacó los 
calzonzotes del  munícipe  para  cumplir  las  decisiones  del  pueblo  y  subrayó  que  ahora  toca  a  la 
población hacer cumplir esas decisiones. 
 
7. Exigen pueblos en resistencia su derecho a vivir en territorios libres 
de minería 
ROSA ROJAS

Enviada
Periódico La Jornada
Lunes 17 de marzo de 2014, p. 34

Tlamanca, mpio de Zautla, Pue., 16 de marzo.


Con pronunciamientos en contra de la reforma energética que continúa favoreciendo al sector
privado en detrimento de las comunidades indígenas y campesinas y la propuesta dedecretar en todo el
país territorios libres de minería y proyectos de muerte; a construir espacios comunes de resistencia y
buscar estrategias que representen alternativas dignas de vida construidas desde la vida comunitaria,
concluyó hoy aquí el Encuentro de Pueblos en Resistencia ante el modelo extractivo minero que
durante tres días convocó a más de 600 personas, indígenas, campesinos, mestizos/as de ocho estados
del país, así como de Honduras, Panamá, El Salvador, Guatemala e Italia.
La declaración final del encuentro, que concentra las experiencias compartidas y la discusión
colectiva de estrategias en siete mesas de trabajo, exige Que las autoridades dejen de proteger los
intereses privados y trabajen para respetar los derechos de los pueblos a vivir sin violencia en un
territorio sano y seguro, libres de minería y de proyectos de muerte y que respeten las decisiones de las
comunidades que en este encuentro y en sus asambleas locales y acciones cotidianas han expresado un
no rotundo a los proyectos mineros. Afirma que los diferentes niveles de gobierno “son partícipes en la
promoción y ejecución de proyectos mineros. El gobierno federal ha concesionado más de la tercera
parte del territorio de los pueblos indígenas y campesinos.
Por otro lado, las empresas dañan el tejido social por medio del poder económico y político
construido con los gobiernos, los que fortalecen al sector privado con estrategias locales como los
programas asistencialistas, y con las reformas constitucionales y estructurales. Finalmente, el Estado ha
hecho uso de las policías estatales y federales para avalar la entrada de las empresas y actúa como
guardián de intereses privados, al mismo tiempo que criminaliza y reprime al pueblo y sus luchas”.
En este contexto, afirma, se ha hecho necesario que las comunidades se informen sobre esta nueva
forma de explotación que es la minería a cielo abierto.
Hemos buscado información y llevado a cabo diversas acciones, algunas han sido formales y dentro
del marco del Estado, pero otras son cotidianas y fortalecen nuestra resistencia como pueblos indígenas
y campesinos, pues implican la construcción de alternativas desde lo local y comunitario.
Destaca que en este proceso, las luchas de las mujeres sobresalen, porque su papel ha sido
preponderante en defender la tierra, pues es nuestra casa, sustento, medicina y dadora de vida. Esta
resistencia se ha logrado por medio del fortalecimiento de los espacios de decisión, como la asamblea,
el saber propio, la lengua, la cultura e identidad y va más allá de las alianzas con las que empresas,
autoridades y partidos políticos intentan dañar las decisiones colectivas.
Recuerdan con rabia a quienes han luchado y han sido asesinados. Retomando su fuerza para
continuar en la resistencia y en la lucha, exigimos justicia y nos comprometemos a seguir el ejemplo de
Noé Vázquez, de Veracruz; Bernardo Méndez Vázquez y BernardoVelázquez Sánchez, de Oaxaca, y
Mariano Abarca, del estado de Chiapas.
Denuncian lo ocurrido en la comunidad de Zacualpan, en el estado de Colima, desalojada por
fuerzas estatales el jueves 13 de marzo mientras llevaba a cabo una acción en defensa de sus
manantiales y en contra de una concesión minera. Durante la agresión, fueron golpeadas mujeres, niñas
y niños.
Asimismo, en Oaxaca caciques regionales, apoyados por la policía estatal, desalojaron a la
comunidad de playa Cacalotillo, municipio de San Pedro Tututepec, el pasado 11 de marzo. Fueron
detenidos seis habitantes, amenazadas de violación sexual mujeres y niñas, y saqueadas y destruidas
sus viviendas.
Estos hechos violentos, subraya la delaración, no son aislados: son una muestra de lo que vivimos
cotidianamente quienes estamos defendiendo el agua, la tierra y la vida. En este contexto, los gobiernos
criminalizan la protesta social y particularmente a las mujeres, violentando nuestros cuerpos y
territorios como estrategia constante de represión.
Referencia: http://www.jornada.unam.mx/2014/03/17/sociedad/034n1soc

Intereses relacionados