Está en la página 1de 448

Sistema Bibliotecario de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Catalogación
PO
H430 Flores Cruz, Jaime
Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo sistema de justicia
F567a
penal previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos /
Jaime Flores Cruz ; [colaboradoras Ariadne Denisse Flores Solís y Lina Beatriz
Cruz Castillo ; presentación Ministro Juan N. Silva Meza]. -- México : Suprema
Corte de Justicia de la Nación, Coordinación de Compilación y Sistematización
de Tesis, 2012.
xxiv, 423 p. ; 21 cm.

Primera reimpresión, 2013

ISBN 978-607-468-447-6

1. Proceso penal ― Reforma constitucional ― Manuales ― México


2. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 16
3. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 17
4. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 18
5. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 19
6. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 20
7. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 21
8. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ― Artículo 22 9. Justicia
penal ― Leyes 10. Lexicología jurídica ― Análisis 11. Tesis jurisprudenciales
12. Orden de aprehensión 13. Flagrancia 14. Arraigo 15. Delincuencia organizada
16. Penas y medidas de seguridad 17. Cateo 18. Inviolabilidad de comunicaciones
privadas 19. Jueces de control 20. Mecanismos alternativos de solución de
controversias 21. Defensoría pública 22. Privación de la libertad 23. Sistemas
penitenciarios 24. Reinserción social 25. Compurgación 26. Auto de vinculación a
proceso 27. Prisión preventiva 28. Libertad personal 29. Acción penal 30. Suspensión
del procedimiento 31. Sistema acusatorio 32. Juicio oral 33. Principios procesales
34. Víctima 35. Ofendidos 36. Ministerio público 37. Confiscación 38. Extinción de
dominio I. Flores Solís, Ariadne Denisse, colab. II. Cruz Castillo, Lina Beatriz,
colab. III. Silva Meza, Juan Nepomuceno, 1944- .

Primera edición: julio de 2012


Primera reimpresión: junio de 2013

D.R. © Suprema Corte de Justicia de la Nación


Avenida José María Pino Suárez núm. 2
Colonia Centro, Delegación Cuauhtémoc
C.P. 06065, México, D.F.

Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio, sin autorización escrita de
los titulares de los derechos.

Impreso en México
Printed in Mexico

Colaboradoras: Ariadne Denisse Flores Solís y Lina Beatriz Cruz Castillo.

La edición y diseño de esta obra estuvieron al cuidado de la Coordinación de Compila-


ción y Sistematización de Tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

Análisis sobre la Nomenclatura


empleada en el Nuevo Sistema
de Justicia Penal previsto en la
Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos

Jaime Flores Cruz*


* Director General de Responsabilidades de la Contraloría del Poder Judicial de
la Federación.
SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

Ministro Juan N. Silva Meza


Presidente

Primera Sala
Ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo
Presidente

Ministro José Ramón Cossío Díaz


Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena
Ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas
Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea

Segunda Sala
Ministro Sergio A. Valls Hernández
Presidente

Ministro Luis María Aguilar Morales


Ministro José Fernando Franco González Salas
Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos
Ministro Alberto Pérez Dayán

Comité Editorial
Lic. Arturo Pueblita Pelisio
Secretario de la Presidencia
Mtra. Cielito Bolívar Galindo
Coordinadora de Compilación
y Sistematización de Tesis
Lic. Diana Castañeda Ponce
Titular del Centro de Documentación y Análisis,
Archivos y Compilación de Leyes
Lic. Jorge Camargo Zurita
Director General de Comunicación y Vinculación Social
Lic. Héctor Daniel Dávalos Martínez
Director General de Casas de la Cultura Jurídica
Contenido

Presentación............................................................................................. XIX
Introducción ............................................................................................. XXI

I. Artículo 16 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos 1
I.I. Orden de aprehensión............................................................. 11
A. Marco conceptual.................................................................. 11
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 12
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 13
D. Explicación en términos coloquiales........................... 31
I.II. Flagrancia......................................................................................... 33
A. Marco conceptual.................................................................. 33
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 34
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 35
D. Explicación en términos coloquiales........................... 37
I.III. Arraigo............................................................................................. 39
VII
A. Marco conceptual.................................................................. 39
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 44
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 44
D. Explicación en términos coloquiales........................... 46
I.IV. Delincuencia organizada...................................................... 47
VIII
A. Marco conceptual.................................................................. 47
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 48
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 49
D. Explicación en términos coloquiales........................... 62
I.V. Orden de cateo............................................................................. 63
A. Marco conceptual.................................................................. 63
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 63
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 64
D. Explicación en términos coloquiales........................... 73
I.VI. Inviolabilidad de comunicaciones privadas.......... 75
A. Marco conceptual.................................................................. 75
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 76
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 77
D. Explicación en términos coloquiales........................... 81
I.VII. Jueces de control o de garantías............................... 83
A. Marco conceptual.................................................................. 83
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 83
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 85
D. Explicación en términos coloquiales........................... 86

II. Artículo 17 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos 89
IX
II.I. Mecanismos alternativos de solución de
controversias.......................................................................................... 93
A. Marco conceptual.................................................................. 93
1. Mecanismos alternativos de solución de con-
troversias............................................................................ 93
1.1.
Conciliación............................................................. 94
1.2.
Mediación................................................................. 94
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 94
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 95
D. Explicación en términos coloquiales........................... 97
II.II. Sentencias que ponen fin a los procedimientos
orales ........................................................................................................... 99
A. Marco conceptual.................................................................. 99
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 100
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 100
D. Explicación en términos coloquiales........................... 103
II.III. Defensoría pública................................................................. 105
A. Marco conceptual.................................................................. 105
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 106
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 107
D. Explicación en términos coloquiales........................... 110

iii. Artículo 18 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos 113
X
III.I. Pena privativa de libertad................................................ 121
A. Marco conceptual.................................................................. 121
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 121
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 122
D. Explicación en términos coloquiales........................... 128
III.II. Sistema penitenciario......................................................... 129
A. Marco conceptual.................................................................. 129
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 129
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 130
D. Explicación en términos coloquiales........................... 131
III.III. Principio de reinserción.................................................. 133
A. Marco conceptual.................................................................. 133
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 134
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 134
D. Explicación en términos coloquiales........................... 137
III.IV. Compurgación de penas en caso de
delincuencia organizada................................................................ 139
A. Marco conceptual.................................................................. 139
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 139
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 140
D. Explicación en términos coloquiales........................... 141
III.V. Centros especiales para delincuencia organi-
zada, restricción de comunicaciones, medidas de XI
vigilancia especial y aplicación de medidas a otros
internos...................................................................................................... 143
A. Marco conceptual.................................................................. 143
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 144
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 145
D. Explicación en términos coloquiales........................... 146

IV. Artículo 19 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos................................. 149
IV.I. Auto de vinculación a proceso....................................... 155
A. Marco conceptual.................................................................. 155
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 156
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 157
D. Explicación en términos coloquiales........................... 159
IV.II. Prisión preventiva.................................................................. 161
A. Marco conceptual.................................................................. 161
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 161
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 163
D. Explicación en términos coloquiales........................... 171
IV.III. Revocación de la libertad............................................... 173
A. Marco conceptual.................................................................. 173
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 174
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 174
XII
D. Explicación en términos coloquiales........................... 177
IV.IV. Suspensión del proceso y de los plazos para
la prescripción de la acción penal tratándose de
delincuencia organizada................................................................ 179
A. Marco conceptual.................................................................. 179
1. Suspensión del proceso............................................. 179
2. Suspensión de los plazos para la prescripción .
de la acción penal tratándose de delincuencia
organizada.......................................................................... 179
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 180
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 180
D. Explicación en términos coloquiales........................... 183

V. Artículo 20 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos................................. 185
V.I. Proceso penal acusatorio y oral; principios de
publicidad, contradicción, concentración, continui-
dad e inmediación............................................................................. 199
A. Marco conceptual.................................................................. 199
1. Proceso penal acusatorio y oral............................ 199
2. Principio de publicidad............................................... 201
3. Principio de contradicción........................................ 201
4. Principio de concentración...................................... 201
5. Principio de continuidad............................................ 202
6. Principio de inmediación........................................... 203
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 203
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 205
XIII
D. Explicación en términos coloquiales........................... 211
V.II. Apartado A, de los principios generales.................. 215
A. Marco conceptual.................................................................. 215
1. Fracción I............................................................................ 215
1.1. Finalidad y objeto del proceso penal....... 215
1.2. Esclarecimiento de los hechos..................... 217
2. Fracción II........................................................................... 218
2.1. Valoración de las pruebas de manera
libre y lógica............................................................ 218
3. Fracción III.......................................................................... 220
3.1. Pruebas desahogadas en la audiencia
del juicio para efectos del dictado de
la sentencia.............................................................. 220
3.2.
Prueba anticipada................................................ 221
4. Fracción IV......................................................................... 221
4.1. El juicio deberá celebrarse ante un Juez
que no haya conocido del caso previa-
mente......................................................................... 221
5. Fracción V.......................................................................... 222
5.1. Carga de la prueba para demostrar la
culpabilidad: Ministerio Público.................... 222
5.2.
Igualdad procesal.................................................. 222
6. Fracción VI......................................................................... 223
6.1. El juzgador ante los asuntos sujetos a
proceso...................................................................... 223
7. Fracción VII........................................................................ 223
7.1. Terminación anticipada del proceso
penal............................................................................ 223
7.2.
El juicio abreviado............................................... 223
8. Fracción VIII....................................................................... 228
8.1. Sentencia condenatoria cuando exista
XIV
convicción de la culpabilidad del pro-
cesado........................................................................ 228
9. Fracción IX........................................................................ 229
9.1. Prueba obtenida con violación a dere-
chos fundamentales............................................ 229
10.
Fracción X.......................................................................... 230
10.1. Audiencias preliminares al juicio................ 230
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 231
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 236
D. Explicación en términos coloquiales........................... 247
V.III. Apartado B, de los derechos de toda
persona imputada.............................................................................. 259
A. Marco conceptual.................................................................. 259
1. Fracción I............................................................................ 259
1.1.
Presunción de inocencia.................................. 259
2. Fracción II........................................................................... 260
2.1. Derechos del imputado cuando es de-
tenido......................................................................... 260
3. Fracción III.......................................................................... 261
3.1. Información sobre los hechos y los de-
rechos al imputado............................................. 261
3.2. Prestación de ayuda en la investigación
tratándose de delincuencia organizada..... 261
4. Fracción IV......................................................................... 264
4.1.
Prueba pertinente................................................ 264
5. Fracción V.......................................................................... 266
5.1. Casos de excepción a la publicidad de
las audiencias.......................................................... 266
5.2. Valor de las actuaciones realizadas en la
averiguación previa (casos de excepción XV
en delincuencia organizada)........................... 269
6. Fracción VI......................................................................... 270
6.1. Registros de la investigación (carpeta de
investigación).......................................................... 270
7. Fracción VII........................................................................ 273
7.1.
Juicios rápidos........................................................ 273
8. Fracción VIII....................................................................... 273
8.1. Defensor desde el momento de la
detención.................................................................. 273
9. Fracción IX........................................................................ 274
9.1. Libertad mientras se sigue el proceso,
cuando la prisión preventiva excede
el plazo máximo de pena que fije la ley
para el delito, que en ningún caso será
superior a dos años............................................ 274
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 274
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 279
D. Explicación en términos coloquiales........................... 298
V.IV. Apartado C, de la víctima o del ofendido............. 305
A. Marco conceptual.................................................................. 305
1. Fracción II........................................................................... 305
1.1. Intervención de la víctima o el ofendido,
tanto en la investigación como en el juicio 305
2. Fracción IV......................................................................... 307
2.1. Reparación del daño a la víctima o el
ofendido.................................................................... 307
3. Fracción V.......................................................................... 307
3.1. Resguardo de la identidad y otros datos
personales de la víctima o el ofendido.... 307
XVI 4. Fracción VI......................................................................... 310
4.1. Solicitud de medidas cautelares y pro-
videncias para la protección y restitu-
ción de los derechos de la víctima o el
ofendido.................................................................... 310
5. Fracción VII........................................................................ 310
5.1. Facultad para impugnar las determina-
ciones del Ministerio Público........................ 310
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 311
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 313
D. Explicación en términos coloquiales........................... 327

VI. Artículo 21 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos 331
VI.I. Ministerio Público: investigación y ejercicio
de la acción penal.............................................................................. 339
A. Marco conceptual.................................................................. 339
1. Policía investigadora..................................................... 339
2. Policía científica............................................................... 339
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 339
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 341
D. Explicación en términos coloquiales........................... 347
VI.II. Ejercicio de la acción penal privada..................... 349
A. Marco conceptual.................................................................. 349
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 350
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 351
D. Explicación en términos coloquiales........................... 352 XVII
VI.III. El Juez de ejecución de sanciones............................ 355
A. Marco conceptual.................................................................. 355
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 357
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 357
D. Explicación en términos coloquiales........................... 364
VI.IV. Criterios de oportunidad.............................................. 367
A. Marco conceptual.................................................................. 367
1. Definición........................................................................... 367
2. Objetivos principales a la aplicación de los
criterios de oportunidad............................................ 367
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 368
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 369
D. Explicación en términos coloquiales........................... 370

VII. Artículo 22 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos................................. 373
VII.I. Principio de proporcionalidad de las penas...... 379
A. Marco conceptual.................................................................. 379
1. Principio de proporcionalidad................................ 379
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 381
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 381
D. Explicación en términos coloquiales........................... 389
VII.II. Confiscación de bienes.................................................... 391
A. Marco conceptual.................................................................. 391
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
XVIII
legislativo.................................................................................... 391
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 392
D. Explicación en términos coloquiales........................... 395
VII.III. Extinción de dominio...................................................... 397
A. Marco conceptual.................................................................. 397
B. Dictamen de la Cámara de Origen en el proceso
legislativo.................................................................................... 398
C. Criterios de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación
........................................................................................ 399
D. Explicación en términos coloquiales........................... 412

Fuentes ........................................................................................................ 415


Diccionarios...................................................................................... 420
Normativa.......................................................................................... 420
Revistas................................................................................................ 421
Presentación

E l 18 de junio de 2008 será recordado por la publicación, en el


Diario Oficial de la Federación, de la reforma a los artículos 16, 17,
18, 19, 20, 21 y 22, entre otros, de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, con la cual el sistema penal inqui­
sitorio se transformó en acusatorio y oral. Ese evento provocó
reacciones importantes en el foro, reflejadas en seminarios, con-
gresos, mesas redondas y numerosas publicaciones.

Con el afán de que el justiciable pueda comprender el con­


tenido básico de estas reformas, se publica el Análisis sobre la
Nomenclatura empleada en el Nuevo Sistema de Justicia Penal
previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;
obra que se suma a otras que ha publicado el Máximo Tribunal
en su esfuerzo por explicitar los alcances del nuevo sistema, cuya
consolidación en la práctica tiene aún varios años por delante.

Este manual pretende facilitar la comprensión, por parte del


ciudadano, de los conceptos que ahora presentan los artículos
reformados, entre los que destacan "Jueces de control o de ga-
rantías", "principio de reinserción", "auto de vinculación a proceso"
y "Juez de ejecución de sanciones". Para ello, se ofrecen cuatro
XIX
diferentes perspectivas: la doctrinaria, la legislativa, la jurisprudencial
y la coloquial, conteniendo esta última lenguaje llano y, por tanto,
asequible para el lector no especializado en la materia.

La relevancia indiscutible de este novedoso sistema se re-


flexiona constantemente, sobre todo en cuanto a su incidencia
en el vigor de los derechos humanos; además, sus primeros frutos
XX
comienzan a evidenciarse en la práctica judicial y jurisprudencial;
de ahí que sea oportuno y útil contar con herramientas como ésta.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Ministro Juan N. Silva Meza


Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
y del Consejo de la Judicatura Federal
Introducción

L a reforma, modificación y adición de diversos dispositivos


de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, lle­
vadas a cabo el 18 de junio de 2008, es una de las más impor-
tantes en los últimos años en nuestro país, puesto que se adopta
un nuevo sistema de justicia penal, denominado acusatorio, ad-
versarial y oral.

El cambio de ideales, paradigmas y estándares que sustentan


el nuevo sistema de enjuiciamiento requiere la familiarización y
comprensión de la nomenclatura que actualmente se encuentra
plasmada en la Constitución por lo que, pensando en ello, se
realiza el presente análisis propiamente recopilatorio, como un
primer acercamiento en donde se proporciona una explicación
desde cuatro diferentes perspectivas.

La primera de ellas, desde la teórica o doctrinal (marco con-


ceptual), puesto que es importante conocer los puntos de vista y
opiniones de los autores, principalmente extranjeros de países en
donde hace años se instauró un modelo similar al nuestro, que
han dedicado gran parte de su vida al estudio de las cuestiones
jurídicas, constituyéndose en un elemento de análisis y apoyo; por
tal motivo, se transcribe lo que han aportado al respecto única-
XXI
mente para que nos ilustren ayudándonos a comprender o tener
una idea de los nuevos contenidos constitucionales, razón que
sustenta que no realicemos alguna otra consideración o emitamos
opiniones sobre sus puntos de vista.

En diversos temas como son: la figura jurídica del arraigo, delin­


cuencia organizada, el principio de publicidad y el principio de
XXII
proporcionalidad, sí planteamos una postura particular.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

La segunda es la relativa al proceso legislativo de mérito, espe-


cíficamente lo que se expresó en el primer dictamen de la Cáma-
ra de Origen (Diputados) que es donde consideramos que se nos
proporcionan diversos elementos para la comprensión de la
nomenclatura prevista en la Constitución, lo anterior a efecto de
establecer cuál fue la intención del Constituyente Permanente;
por ende, no se alude a todo lo que aconteció en dicho proceso,
puesto que desbordaría la intención del presente trabajo.

La tercera, incorpora los criterios emitidos por la Suprema


Corte de Justicia de la Nación relacionados con el nuevo sistema de
justicia, los cuales son catalogados por Épocas, ya que sin soslayar
que existen numerosas y valiosas tesis emitidas por los Tribunales
Colegiados de Circuito, aquélla es la máxima intérprete de los pos­
tulados constitucionales,1 quien establecerá en definitiva el alcan­
ce y contenido profundo de las normas que componen nuestros
órdenes jurídicos.2

1
En relación al tema de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación es el
máximo intérprete de la Constitución Federal, véase, entre otras, la jurisprudencia de
datos de identificación siguientes: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, No-
vena Época, Tomo: XXVIII, julio de 2008, p. 5, Tesis: P./J. 93/2006, Registro: 169334.
2
No pasa inadvertido que mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de
la Federación el 6 de junio de 2011, se reformó, entre otras, la disposición siguien­
te: "Artículo 107.-… XIII. Cuando los Tribunales Colegiados de un mismo Circuito
Las tres perspectivas anteriores están dirigidas principalmente a
todos los juristas, con independencia del lugar en donde laboren.

La última explica, en términos lisos y llanos cada uno de los


contenidos constitucionales a fin de que sean comprendidos por
todos los ciudadanos, conocedores o no del derecho, por lo que se
XXIII
utiliza un lenguaje común, despojado de tecnicismos de la ciencia

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


jurídica, lo que denominamos "el derecho en español",3 sin olvi­dar

sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, el


Procurador General de la República, los mencionados tribunales y sus integrantes,
los Jueces de Distrito o las partes en los asuntos que los motivaron podrán de­
nunciar la contradicción ante el Pleno del Circuito correspondiente, a fin de que
decida la tesis que debe prevalecer como jurisprudencia.
Cuando los Plenos de Circuito de distintos Circuitos, los Plenos de Circuito en ma­
teria especializada de un mismo Circuito o los Tribunales Colegiados de un mismo
Circuito con diferente especialización sustenten tesis contradictorias al resolver las
contradicciones o los asuntos de su competencia, según corresponda, los Minis-
tros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los mismos Plenos de Circuito,
así como los órganos a que se refiere el párrafo anterior, podrán denunciar la
contradicción ante la Suprema Corte de Justicia, con el objeto de que el Pleno o
la Sala respectiva, decida la tesis que deberá prevalecer.
Cuando las Salas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sustenten tesis
contradictorias en los juicios de amparo cuyo conocimiento les competa, los Mi­
nistros, los Tribunales Colegiados de Circuito y sus integrantes, los Jueces de Dis-
trito, el Procurador General de la República o las partes en los asuntos que las
motivaron, podrán denunciar la contradicción ante el Pleno de la Suprema Corte,
conforme a la ley reglamentaria, para que éste resuelva la contradicción.
Las resoluciones que pronuncien el Pleno o las Salas de la Suprema Corte de
Justicia así como los Plenos de Circuito conforme a los párrafos anteriores, sólo
tendrán el efecto de fijar la jurisprudencia y no afectarán las situaciones jurídicas
concretas derivadas de las sentencias dictadas en los juicios en que hubiese ocu­rri­
do la contradicción;…". Como se puede apreciar, la Suprema Corte de Justicia de
la Nación es quien también decidirá en última instancia sobre la interpretación
de las normas constitucionales y legales tratándose de los supuestos anteriores.
3
Catalina Kühne Peimbert, al respecto señala que: "El empleo de un lenguaje
inadecuado, complicado o inentendible en estos documentos puede transfor-
marse en un instrumento de manipulación, ocultamiento y engaño que impide el
libre ejercicio de los derechos de los ciudadanos, el desconocimiento de sus obli-
gaciones, así como la necesidad de apelar a terceros intermediarios que sirvan de
traductores en su relación con las autoridades". Sigue señalando: "Coincido con la
idea de que toda administración es legítima en cuanto sirve a los ciudadanos lo que
en el Estado social y democrático de derecho significa no sólo estar sometido a la
la sabiduría popular contenida en dichos y refranes que son de
suma importancia para alcanzar dicho objetivo.4

Es nuestro deseo que el análisis que sometemos a su conside-


ración sea de utilidad como un documento de apoyo y contribuya
a un aprendizaje significativo, en razón de que se elaboró bus­
XXIV
cando la correcta aplicación de los postulados constitucionales.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ley, sino también garantizar y difundir los derechos fundamentales. Es así que,
desde mi punto de vista, el Poder Judicial tiene la oportunidad histórica de darse a
entender ahora que todo el mundo quiere escucharlo y, a la vez, iniciar la transfor-
mación del lenguaje jurídico a uno que gane en claridad, precisión y, consecuente-
mente, en transparencia". Lenguaje Judicial y Transparencia, Centro de Consulta de
Información Jurídica, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, 2006, pp. 17 y
18. Véase también: Pérez Vázquez, Carlos, "Derecho y Literatura", Isonomía, Revis­ta
de Teoría y Filosofía del Derecho, No. 24/abril 2006, México, pp. 135 a 153.
4
Los refranes o dichos populares forman parte de nuestra cultura y sirven para
dejar fija en nuestra mente una idea que se quiere transmitir (impacto psicológico),
que es precisamente lo que se pretende al incluir este apartado en el análisis que
se somete a su consideración. Véase, por ejemplo, la obra siguiente: Durón Ruíz,
Ramón, La Picaresca Judicial, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, 2011.
I.
ARTÍCULO 16
DE LA CONSTITUCIÓN
POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
Temas
Artículo Texto anterior Texto vigente
relacionados
16 Artículo 16. Nadie puede ser molestado Artículo 16. Nadie puede ser molestado en su per-
en su persona, familia, domicilio, papeles sona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino
o posesiones, sino en virtud de man­ en virtud de mandamiento escrito de la autoridad
damiento escrito de la autoridad compe- competente, que funde y motive la causa legal del
tente, que funde y motive la causa legal procedimiento.5
del procedimiento.

No podrá librarse orden de aprehensión No podrá librarse orden de aprehensión sino por la REQUISITOS
sino por la autoridad judicial y sin que pre- autoridad judicial y sin que preceda denuncia o PARA LIBRAR
ceda denuncia o querella de un hecho querella de un hecho que la ley señale como delito, LA ORDEN DE
que la ley señale como delito, sancionado sancionado con pena privativa de libertad y obren APREHENSIÓN
cuando menos con pena privativa de liber­ datos que establezcan que se ha cometido ese
tad y existan datos que acrediten el cuer- hecho y que exista la probabilidad de que el in­
po del delito y que hagan probable la diciado lo cometió o participó en su comisión.
responsabilidad del indiciado.

5
Mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1 de junio de 2009, se adicionó un segundo párrafo, recorriéndose los subsecuentes
en su orden, quedando como sigue: "Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales, al acceso, rectificación y cancelación de los mismos,
así como a manifestar su oposición, en los términos que fije la ley, la cual establecerá los supuestos de excepción a los principios que rijan el tratamiento de
datos, por razones de seguridad nacional, disposiciones de orden público, seguridad y salud públicas o para proteger los derechos de terceros".

3
4
Suprema Corte de Justicia de la Nación

La autoridad que ejecute una orden judi- La autoridad que ejecute una orden judicial de
cial de aprehensión, deberá poner al in- aprehensión, deberá poner al inculpado a disposi-
culpado a disposición del Juez, sin dilación ción del Juez, sin dilación alguna y bajo su más estric­
alguna y bajo su más estricta responsabili- ta responsabilidad. La contravención a lo anterior
dad. La contravención a lo anterior será será sancionada por la ley penal.
sancionada por la ley penal.

En los casos de delito flagrante, cualquier Cualquier persona puede detener al indiciado FLAGRANCIA
persona puede detener al indiciado po- en el momento en que esté cometiendo un de-
niéndolo sin demora a disposición de la lito o inmediatamente después de haberlo co-
autoridad inmediata y ésta, con la misma metido, poniéndolo sin demora a disposición de
prontitud, a la del Ministerio Público. la autoridad más cercana y ésta con la misma
prontitud, a la del Ministerio Público. Existirá
un registro inmediato de la detención.

Sólo en casos urgentes, cuando se trate de Sólo en casos urgentes, cuando se trate de delito
delito grave así calificado por la ley y ante grave así calificado por la ley y ante el riesgo fun­
el riesgo fundado de que el indiciado pueda dado de que el indiciado pueda sustraerse a la acción
sustraerse a la acción de la justicia, siempre de la justicia, siempre y cuando no se pueda ocurrir
y cuando no se pueda ocurrir ante la auto- ante la autoridad judicial por razón de la hora, lugar
ridad judicial por razón de la hora, lugar o o circunstancia, el Ministerio Público podrá, bajo su
circunstancia, el Ministerio Público podrá, responsabilidad, ordenar su detención, fundando y
bajo su responsabilidad, ordenar su deten- expresando los indicios que motiven su proceder.
ción, fundando y expresando los indicios
que motiven su proceder.
En casos de urgencia o flagrancia, el Juez En casos de urgencia o flagrancia, el Juez que reciba
que reciba la consignación del detenido la consignación del detenido deberá inmediatamen-
deberá inmediatamente ratificar la deten- te ratificar la detención o decretar la libertad con las
ción o decretar la libertad con las reservas reservas de ley.
de ley.
La autoridad judicial, a petición del Ministerio ARRAIGO
Público y tratándose de delitos de delincuencia
organizada, podrá decretar el arraigo de una
persona, con las modalidades de lugar y tiempo
que la ley señale, sin que pueda exceder de
cuarenta días, siempre que sea necesario para
el éxito de la investigación, la protección de per­
sonas o bienes jurídicos, o cuando exista riesgo
fundado de que el inculpado se sustraiga a la
acción de la justicia. Este plazo podrá prorrogarse,
siempre y cuando el Ministerio Público acredite
que subsisten las causas que le dieron origen.
En todo caso, la duración total del arraigo no
podrá exceder los 80 días.

Por delincuencia organizada se entiende una orga­ CONCEPTO DE


nización de hecho de tres o más personas, para DELINCUENCIA
cometer delitos en forma permanente o reite- ORGANIZADA
rada, en los términos de la ley de la materia.
5

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


6
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Ningún indiciado podrá ser retenido por Ningún indiciado podrá ser retenido por el Ministerio
el Ministerio Público por más de cuarenta Público por más de 48 horas, plazo en que deberá
y ocho horas, plazo en que deberá orde- ordenarse su libertad o ponérsele a disposición de
narse su libertad o ponérsele a disposi- la autoridad judicial; este plazo podrá duplicarse en
ción de la autoridad judicial; este plazo aquellos casos que la ley prevea como delincuencia
podrá duplicarse en aquellos casos que la organizada. Todo abuso a lo anteriormente dis-
ley prevea como delincuencia organizada. puesto será sancionado por la ley penal.
Todo abuso a lo anteriormente dispuesto
será sancionado por la ley penal.

En toda orden de cateo, que sólo la auto- En toda orden de cateo, que sólo la autoridad judi- ORDEN DE
ridad judicial podrá expedir y que será cial podrá expedir, a solicitud del Ministerio Públi­ CATEO Y
escrita, se expresará el lugar que ha de ins­ ­co, se expresará el lugar que ha de inspeccionarse, la SOLICITUD DEL
peccionarse, la persona o personas que persona o personas que hayan de aprehenderse y MINISTERIO
hayan de aprehenderse y los objetos los objetos que se buscan, a lo que únicamente PÚBLICO, NO
que se buscan, a lo que únicamente debe debe limitarse la diligencia, levantándose al concluir- NECESITA QUE
limitarse la diligencia, levantándose al con- la, una acta circunstanciada, en presencia de dos SEA POR
cluirla, una acta circunstanciada, en pre- testigos propuestos por el ocupante del lugar catea­ ESCRITO
sencia de dos testigos propuestos por el do o en su ausencia o negativa, por la autoridad que
ocupante del lugar cateado o en su ausen­ practique la diligencia.
cia o negativa, por la autoridad que prac-
tique la diligencia.
Las comunicaciones privadas son inviola- Las comunicaciones privadas son inviolables. La ley INVIOLABILIDAD
bles. La Ley sancionará penalmente cual- sancionará penalmente cualquier acto que atente DE LAS
quier acto que atente contra la libertad y contra la libertad y privacía de las mismas, excepto COMUNICACIONES
privacía de las mismas. Exclusivamente la cuando sean aportadas de forma voluntaria por PRIVADAS,
autoridad judicial federal, a petición de alguno de los particulares que participen en ella. EXCEPTO SI
la autoridad federal que faculte la ley o El Juez valorará el alcance de éstas, siempre y SON APORTADAS
del titular del Ministerio Público de la en- cuando contengan información relacionada con EN FORMA
tidad federativa correspondiente, podrá la comisión de un delito. En ningún caso se ad- VOLUNTARIA POR
autorizar la intervención de cualquier co- mitirán comunicaciones que violen el deber de ALGUNO DE LOS
municación privada. Para ello, la autoridad confidencialidad que establezca la ley. PARTICULARES.
competente, por escrito, deberá fundar y CONFIDENCIALIDAD
motivar las causas legales de la solicitud, Exclusivamente la autoridad judicial federal, a peti- DE LAS MISMAS
expresando además, el tipo de interven- ción de la autoridad federal que faculte la ley o del
ción, los sujetos de la misma y su dura- titular del Ministerio Público de la entidad federativa
ción. La autoridad judicial federal no podrá correspondiente, podrá autorizar la intervención de
otorgar estas autorizaciones cuando se cualquier comunicación privada. Para ello, la autori-
trate de materias de carácter electoral, dad competente deberá fundar y motivar las causas
fiscal, mercantil, civil, laboral o administra- legales de la solicitud, expresando además, el tipo
tivo, ni en el caso de las comunicaciones de intervención, los sujetos de la misma y su dura-
del detenido con su defensor. ción. La autoridad judicial federal no podrá otorgar
estas autorizaciones cuando se trate de materias de
carácter electoral, fiscal, mercantil, civil, laboral o
administrativo, ni en el caso de las comunicaciones
del detenido con su defensor.
7

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


8
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Los Poderes Judiciales contarán con Jueces de JUECES DE


Control que resolverán, en forma inmediata, y CONTROL Y SUS
por cualquier medio, las solicitudes de medidas FACULTADES
cautelares, providencias precautorias y técnicas
de investigación de la autoridad, que requieran
control judicial, garantizando los derechos de los
indiciados y de las víctimas u ofendidos. Deberá
existir un registro fehaciente de todas las co-
municaciones entre Jueces y Ministerio Público
y demás autoridades competentes.

Las intervenciones autorizadas se ajusta- Las intervenciones autorizadas se ajustarán a los INTERVENCIONES
rán a los requisitos y límites previstos en requisitos y límites previstos en las leyes. Los resul- AUTORIZADAS EN
las leyes. Los resultados de las interven- tados de las intervenciones que no cumplan con COMUNICACIONES
ciones que no cumplan con éstos, carece- éstos, carecerán de todo valor probatorio.
rán de todo valor probatorio.

La autoridad administrativa podrá practi- La autoridad administrativa podrá practicar visitas VISITAS
car visitas domiciliarias únicamente para domiciliarias únicamente para cerciorarse de que se DOMICILIARIAS
cerciorarse de que se han cumplido los han cumplido los reglamentos sanitarios y de poli-
reglamentos sanitarios y de policía; y exigir cía; y exigir la exhibición de los libros y papeles in-
la exhibición de los libros y papeles indis- dispensables para comprobar que se han acatado
pensables para comprobar que se han las disposiciones fiscales, sujetándose en estos casos,
acatado las disposiciones fiscales, sujetán- a las leyes respectivas y a las formalidades prescritas
dose en estos casos, a las leyes respecti- para los cateos.
vas y a las formalidades prescritas para los
cateos.

La correspondencia que bajo cubierta La correspondencia que bajo cubierta circule por las PROTECCIÓN DE
circu­le por las estafetas estará libre de estafetas estará libre de todo registro, y su violación CORRESPONDENCIA
todo registro, y su violación será penada será penada por la ley.
por la ley.

En tiempo de paz ningún miembro del En tiempo de paz ningún miembro del Ejército po- INVIOLABILIDAD
Ejército podrá alojarse en casa particular drá alojarse en casa particular contra la voluntad del DE DOMICILIO
contra la voluntad del dueño, ni imponer dueño, ni imponer prestación alguna. En tiempo de
prestación alguna. En tiempo de guerra guerra los militares podrán exigir alojamiento, baga-
los militares podrán exigir alojamiento, jes, alimentos y otras prestaciones, en los términos
bagajes, alimentos y otras prestaciones, en que establezca la ley marcial correspondiente.
los términos que establezca la ley marcial
correspondiente.
9

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


I.I. Orden de aprehensión

A. Marco conceptual

L a orden de aprehensión, expedida por la autoridad judicial


penal, es el título jurídico general u ordinario para la captura de
un sujeto (inculpado) a fin de asegurar su comparecencia en el
proce­dimiento.

Supone que el Ministerio Público ha ejercitado la acción penal y


el juz­gador ha radicado la causa y estimado atendible la promo-
ción del Ministerio Público.

Los Jueces no pueden, en ningún caso, librar una orden de


aprehensión de manera oficiosa.

La solicitud de la orden de aprehensión, es de la incumbencia


del agente del Ministerio Público, por ser éste, quien en razón de
su competencia, conoce de querellas o de la noticia criminis, para
así, abocarse a la investigación de conductas o hechos delictivos,
cuya consecuencia en general es que si están satisfechos los re-
quisitos indicados en el artículo 16 constitucional, realice la ins-
tancia respectiva ante el Juez competente y éste, mediante la
valoración de los elementos contenidos en el acta de averi­
guación previa resuelve lo procedente: dictar la orden o en su
defecto negarla.6

6
Cfr. Macedo Aguilar, Carlos, Derecho Procesal Penal, Editorial Flores Editor y 11
Distribuidor, S.A. de C.V. México, 2005, p. 62.
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

De acuerdo con el nuevo contenido del artículo 16, para que


pueda librarse la orden de aprehensión es necesario que el delito
que se le atribuye al indiciado se sancione con pena privativa de
12 libertad.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Lo destacable al respecto es que ya no se exige la existencia


de datos que acrediten el cuerpo del delito y hagan probable la
responsabilidad, sino que obren datos de que se haya cometido
ese hecho y la posibilidad de que el indiciado lo cometió o parti-
cipó en su comisión.

En nuestro concepto, independientemente de que el legisla-


dor quiso dejar atrás la antigua discusión entre lo que se entiende
por cuerpo del delito y elementos del tipo penal, ahora utiliza una
nueva nomenclatura mediante la cual flexibiliza los requisitos para
el libramiento de una orden de aprehensión, en razón de que ya no
exige un estudio pormenorizado de todos los contenidos que com-
ponen las figuras delictivas descritas en la ley, sino que alude a datos
que conduzcan a establecer que se cometió un hecho delictivo.

Conforme al primer dictamen de la Cámara de Origen, "se ra­


cionaliza la actual exigencia probatoria"; desde nuestra percepción,
se flexibiliza la exigencia probatoria.

En dicho dictamen también se consideró lo siguiente:

Por lo anterior, estas comisiones dictaminadoras consideramos


procedente atemperar el actual cúmulo probatorio que el Juez
debe recibir del Ministerio Público para expedir una orden de
aprehensión, de manera que los datos aportados establezcan la
existencia del hecho previsto en la ley penal y la probable parti-
cipación (en amplio sentido) del imputado en el hecho, y no ya
la acreditación del cuerpo del delito y la probable responsabilidad
del inculpado, que exige valorar las pruebas aportadas desde el
inicio del proceso y no en el juicio, que es donde corresponde.

13
También destaca en el actual texto constitucional que se hable
de una posibilidad en relación con el indiciado, esto es, en el sen-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


tido de que haya cometido el hecho de mérito o participado en
su comisión.

Como puede apreciarse, a nivel constitucional, el legislador


está haciendo referencia a la autoría o participación como grados
de intervención en la comisión de hechos delictivos, al diferen-
ciar de ésta manera cada una de las conductas que despliegan los
sujetos activos.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

OFENDIDO O VÍCTIMA DEL DELITO. PUEDE ACUDIR AL


JUICIO DE AMPARO INDIRECTO CON EL CARÁCTER DE
TER­CERO PERJUDICADO CUANDO EL ACTO RECLAMA-
DO SEA UNA ORDEN DE APREHENSIÓN O UN AUTO DE
FORMAL PRISIÓN. De la jurisprudencia 1a./J. 114/2009 de la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pu-
blicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, Tomo XXXI, mayo de 2010, página 550, de
rubro: OFENDIDO O VÍCTIMA DEL DELITO. PUEDEN ACU-
DIR AL JUICIO DE AMPARO INDIRECTO CON EL CARÁC-
TER DE TERCERO PERJUDICADO CUANDO EL ACTO RE-
CLAMADO AFECTE EN LOS HECHOS A LA REPARACIÓN
DEL DAÑO, AUNQUE NO SE REFIERA DIRECTAMENTE A
ELLA., se advierte que la víctima u ofendido del delito puede inter­
venir en el juicio de amparo en su carácter de tercero perjudicado,
siempre y cuando el acto reclamado se vincule directa o indirec-
tamente con la reparación del daño. Por tanto, tratándose de la
orden de aprehensión y del auto de formal prisión se actualiza
el supuesto de dicha jurisprudencia, pues si bien es cierto que se
trata de actuaciones procesales que no se pronuncian sobre la
pena pública, también lo es que tienen una relación indirecta
con ella, ya que si como consecuencia del juicio de garantías
14 desaparece dicha orden de captura o el auto cabeza del proce-
so, ello se traduce en que la reparación del daño no ocurra por
verse truncado el proceso penal.7
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Contradicción de tesis 393/2010. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Sexto Circui-
to y el Segun­do Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer
Circuito. 23 de febrero de 2011. Mayoría de tres votos. Disiden-
tes: Jorge Mario Pardo Rebolledo y Guillermo I. Ortiz Mayagoi-
tia. Ponente: Artu­ro Zaldívar Lelo de Larrea. Secretaria: Carmina
Cortés Rodríguez.

ORDEN DE APREHENSIÓN. CUANDO LA AVERIGUACIÓN


PREVIA SE CONSIGNE POR DELITOS GRAVES SIN DETENI-
DO, DEBE SER LIBRADA POR AUTORIDAD COMPETENTE,
PUES NO SE ESTÁ EN PRESENCIA DE UNA DILIGENCIA
URGENTE DE LAS QUE NO ADMITEN DEMORA. La Prime-
ra Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al interpretar
el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, estableció que la orden de aprehensión es un acto
que afecta a la persona, al restringir provisionalmente su libertad
personal o ambulatoria, por lo que el juzgador que la emita
debe ser legalmente competente para conocer del proceso
penal que llegue a instruirse con motivo de los delitos por los
que la libra. Asimismo, el artículo 432 del Código Federal de
Procedimientos Penales obliga al Juez a que, tratándose de con-
signaciones con detenido, practique las diligencias que no admi-
tan demora o, en su caso, dicte el auto de formal prisión o el de
libertad por falta de elementos para procesar, antes de que se

7
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
mayo de 2011, p. 75, Tesis: 1a./J. 25/2011, Registro: 162063.
resuelva la competencia por declinatoria, para que se respeten
irrestrictamente los términos previstos en la Constitución, como
son los de cuarenta y ocho y setenta y dos horas que se fijan
para la declaración preparatoria y para resolver la situación jurí-
dica del imputado, respectivamente. Sin embargo, el menciona-
do precepto no reconoce competencia extra­ordinaria al Juez
para que actúe en lo relativo a la solicitud de libramiento de una
orden de aprehensión proveniente de la consignación de una ave­ 15
riguación previa por cualquier clase de delito sin detenido, bajo

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


el argumento de que se trata de una diligencia urgente que no
admite demora, pues no subyace dicha necesidad. Por tanto, con­
forme al artículo 142 del Código citado, la solicitud antes descrita
no constituye una diligencia urgente que no admite demora, por­
que el órgano jurisdiccional no tiene que inadvertir un aspecto de
previo y especial pronunciamiento, que por su naturaleza cons­
tituya un presupuesto procesal, como lo es determinar si es
legal­mente competente para librar la orden de aprehensión soli­
citada por el agente del Ministerio Público y para conocer del
proceso penal que llegue a instaurarse. Esto es así, porque los
términos establecidos en la consignación para su radicación y
la orden o negativa de la aprehensión inciden y son aplicables al
Juez que sea competente de acuerdo con los órdenes jurídicos
que regulan sus atribuciones, mas no pueden constituir un crite-
rio para fijar dicha competencia.8

Contradicción de tesis 436/2009. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circui-
to y el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Cuarto Circui­to.
7 de abril de 2010. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza.
Secretario: Jaime Flores Cruz.

ORDEN DE APREHENSIÓN. SE ACTUALIZA LA CAUSAL


DE IMPROCEDENCIA PREVISTA EN LA FRACCIÓN IV DEL
ARTÍCULO 73 DE LA LEY DE AMPARO, RELATIVA A LA
COSA JUZGADA, CUANDO LA ORDEN RECLAMADA YA

8
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXII,
julio de 2010, p. 186, Tesis: 1a./J. 49/2010, Registro: 164,290.
FUE MATERIA DE UN DIVERSO JUICIO DE GARANTÍAS,
AUNQUE SE ALEGUE LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN
PENAL. Acorde con el artículo 73 de la Ley de Amparo, el es­
tudio de las causales de improcedencia es de oficio y de orden
público. Por otra parte, para que opere la causal a que se refiere
la fracción IV del citado precepto legal, el amparo debe interpo-
nerse por el propio quejoso contra las mismas autoridades y
16 acto reclamado, aunque las violaciones constitucio­nales sean
diferentes. En congruencia con lo expuesto, se concluye que
Suprema Corte de Justicia de la Nación

cuando se promueve un juicio de amparo contra una orden de


aprehen­sión que ya fue materia de un diverso juicio de garan­
tías, se actualiza la causal de improcedencia prevista en el artícu-
lo 73, fracción IV, de la Ley de la materia, aunque se alegue
como violación la prescripción de la acción penal. Sin que sea
óbice a lo anterior, lo establecido en el artículo 183 de la Ley
citada, pues conforme a su correcta interpretación, en los asuntos
del orden penal la violación con­sistente en la extinción de la
acción persecutoria es de estudio prefe­rente a cualquier otra
cuestión de fondo o violación procesal. De ahí que sea incorrec-
to sostener que dicho artículo permita analizar la prescripción
de la acción penal previo al estudio y acreditamiento de la pro-
cedencia del juicio de amparo, pues además de que tal extremo
no puede desprenderse del propio numeral, estimar lo contra-
rio, es decir, que el estudio de la prescripción de la acción penal
es previo al de las causas de improcedencia, haría procedente
el amparo en tal aspecto (aunque ya sea cosa juzgada), otorgán-
dole la naturaleza de un recurso ordinario en el proceso penal,
aunque evidentemente no lo sea.9

Contradicción de tesis 67/2007-PS. Entre las sustentadas por los


Tribunales Colegiados Segundo y Cuarto, ambos en Materia
Penal del Primer Circuito. 26 de marzo de 2008. Mayoría de tres
votos. Disidentes: José de Jesús Gudiño Pelayo y Olga Sánchez
Cordero de García Villegas. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secre-
tario: Roberto Ávila Ornelas.

9
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVIII,
octubre de 2008, p. 286, Tesis: 1a./J. 40/2008, Registro: 168602.
ORDEN DE APREHENSIÓN Y AUTO DE FORMAL PRI-
SIÓN. NO PROCEDE CONCEDER EL AMPARO PARA EL
ÚNICO EFEC­ TO DE QUE LA AUTORIDAD EMISORA
FUNDE SU COMPETENCIA, SI EL ÓRGANO DE AMPARO
ADVIERTE QUE LA MISMA EXISTE Y SE ACTUALIZA A
FAVOR DE DICHA AUTORIDAD. Acorde con la tesis P./J.
10/94, de rubro: COMPETENCIA. SU FUNDAMENTACIÓN
ES REQUISITO ESENCIAL DEL ACTO DE AUTORIDAD., la 17
fundamentación de la competencia de la autoridad emisora del

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


acto reclamado es un requisito esencial de éste, porque de no
conocer el sustento legal relativo, se dejaría en estado de inde-
fensión al gobernado a quien va dirigido y se le privaría de la
oportunidad de examinar si la actuación de la autoridad se en­
cuentra o no dentro del ámbito competencial respectivo, y si es
conforme a la ley. Sin embargo, tratándose del juicio de garantías
en materia penal, cuando el acto reclamado consiste en una
orden de aprehensión o un auto de formal prisión, no procede
conceder el amparo para el único efecto de que la autoridad
responsable funde su competencia legal cuando ésta no es cues-
tionada por el quejoso por alguna razón de fondo y el juzgador
advierte su existencia y actualización en favor de aquélla, pues
al tratarse de actos restrictivos de la libertad dictados en los
procesos penales, subsiste el interés de la sociedad en que
el Estado ejerza su potestad punitiva, por lo que la concesión del
amparo en los términos mencionados puede traer como conse-
cuencia que el indiciado se sustraiga de la acción de la justicia, en
perjuicio del interés general. Además, si el órgano de amparo
determina que la competencia se surte a favor de la autoridad
responsable, ello otorga certeza al quejoso respecto a la emisión
del acto reclamado y se colma lo dispuesto en el artículo 16 de
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.10

Contradicción de tesis 13/2008-PS. Entre las sustentadas por los


Tribunales Colegiados Primero y Segundo, ambos en Materia
Penal del Segundo Circuito. 16 de abril de 2008. Cinco votos.

10
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVIII,
agosto de 2008, p. 6, Tesis: 1a./J. 48/2008, Registro: 169078.
Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretario: Jesús Antonio
Sepúlveda Castro.

AMPLIACIÓN DE LA DEMANDA DE AMPARO INDIREC-


TO. ES IMPROCEDENTE CONTRA EL AUTO DE FORMAL
PRISIÓN CUANDO EN LA DEMANDA INICIAL SE SEÑALÓ
COMO ACTO RECLAMADO LA ORDEN DE APREHEN-
18
SIÓN. La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, al resolver la contradicción de tesis 129/2007-PS, de
Suprema Corte de Justicia de la Nación

la que derivó la jurisprudencia 1a./J. 17/2008, estableció que por


cambio de situación jurídica procede decretar el sobreseimien-
to, al actualizarse la causal de impro­cedencia prevista en el ar­
tículo 73, fracción X, de la Ley de Amparo, respecto del acto
reclamado consistente en la orden de aprehensión si del infor-
me justificado de la autoridad responsable aparece que se susti-
tuyó al haberse dictado el auto de formal prisión. Por tanto, es
improcedente la ampliación de la demanda de amparo indirec-
to interpuesta contra el auto de formal prisión, cuando en la
demanda inicial se señaló como acto reclamado la orden de
aprehensión, en tanto que la emisión de aquel auto provoca el
cambio del estatus jurídico del quejoso. Lo anterior es así, por-
que no podría estudiarse el acto originalmente reclamado sin
afectar la nueva situación jurídica del procesado, generada por el
inicio de la etapa de instrucción. Además, sería ocioso admitir
dicha ampliación, cuando irremediablemente procede el sobre-
seimiento en el juicio de garantías, por la obligación que la Ley
impone al juzgador de decretarlo inmediatamente que aparezca
la causa de improcedencia mencionada.11

Contradicción de tesis 15/2008-PS. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Sexto Circuito
y el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer
Circuito. 2 de abril de 2008. Cinco votos. Ponente: José Ramón
Cossío Díaz. Secretaria: Rosalba Rodríguez Mireles.

11
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVIII,
julio de 2008, p. 103, Tesis: 1a./J. 45/2008, Registro: 169372.
SOBRESEIMIENTO POR CAMBIO DE SITUACIÓN JURÍDICA.
PRO­CEDE DECRETARLO RESPECTO DE LA ORDEN DE
APREHENSIÓN RECLAMADA SI DEL INFORME JUSTIFICA-
DO APARECE QUE SE SUSTITUYÓ AL HABERSE DICTADO
AUTO DE FORMAL PRISIÓN. Si del informe con justifica-
ción aparece que el acto reclamado originariamente (una orden
de aprehensión) ha sido sustituido por uno diverso (el auto de
formal prisión), por cuya virtud se genera un cambio en la situa- 19
ción jurídica del quejoso, el Juez de Distrito debe decretar el

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


sobreseimiento, pues al ser la improcedencia del juicio de garan-
tías una cuestión de orden público y estudio preferente, el juz-
gador está obligado a decretarlo en cuanto aparece la causal, sin
dar vista previa al quejoso, aunque tal circunstancia se conozca
con la rendición del informe justificado. Lo anterior se corro­bo­
ra con las consideraciones sustentadas por la Segunda Sala de
la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver la contra-
dicción de tesis 26/2002-PL, de la que derivó la tesis 2a./J.
10/2003, publicada con el rubro: SOBRESEIMIENTO. PROCEDE
DECRE­TARLO FUERA DE LA AUDIENCIA CONSTITUCIO-
NAL, CUAN­ DO SE ACTUALICE UNA CAUSAL DE IM­
PROCE­DENCIA, MANIFIESTA E INDUDABLE. Además, esta
solución no se opone a la regla emitida en la tesis P./J. 15/2003,
de rubro: AMPLIACIÓN DE LA DEMANDA DE AMPARO
INDIRECTO. SUPUESTOS EN LOS QUE PROCEDE., que per-
mite ampliar la demanda de amparo incluso si ya se rindió el
mencionado informe, pues con dicho criterio el Tribunal en
Pleno no obliga al juzgador a permitir la ampliación en todos los
casos, sino sólo cuando sea ineludible la vinculación entre el acto
originalmente reclamado y el nuevo, lo cual no puede predicarse
cuando ha ope­rado cambio de situación jurídica en términos del
artículo 73, fracción X, de la Ley de Amparo; sin que pueda
considerarse que ello afecta al quejoso, quien puede combatir el
auto de sobreseimiento a través de la revisión o promover otra
demanda de garantías respecto del nuevo acto.12

12
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVII,
junio de 2008, p. 270, Tesis: 1a./J. 17/2008, Registro: 169410.
Contradicción de tesis 129/2007-PS. Entre las sustentadas por el
Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito
y el Tercer Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo
del Séptimo Circuito. 30 de enero de 2008. Unanimidad de
cuatro votos. Ausente: Olga Sánchez Cordero de García Ville-
gas. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretario: Miguel
Bonilla López.
20
ORDEN DE APREHENSIÓN. CUANDO SE RECLAMA EN EL
Suprema Corte de Justicia de la Nación

JUICIO DE AMPARO INDIRECTO, DEBEN TOMARSE EN


CUENTA LAS PRUEBAS DESAHOGADAS EN EL PROCESO
PENAL CON POSTERIORIDAD A SU DICTADO, SIEMPRE
QUE EL QUEJOSO ACREDITE QUE SON SUPERVENIENTES
Y TENGAN VINCULACIÓN CON LOS HECHOS MATERIA
DE LA INVESTIGACIÓN. Conforme al artículo 78 de la Ley de
Amparo, en el juicio de garantías el acto reclamado se apreciará
tal como aparezca probado ante la autoridad responsable y no
se admitirán ni considerarán las pruebas que no se rindan ante
ella. Sin embargo, este principio procesal no es absoluto en ma-
teria penal, pues de su interpretación lógica deriva que sólo es
aplicable a las probanzas que el quejoso haya estado en condicio­
nes de ofrecer y desahogar en la averiguación previa o ante el
Juez de la causa, mas no a aquellas que aún no se han producido
o nacido a la vida jurídica al emitirse la orden de aprehensión,
pues es evidente que tratándose de pruebas supervenientes
se actualiza una imposibilidad física y jurídica para presentarlas
ante la autoridad responsable al momento de producirse el acto
de molestia. Por ello, se concluye que cuando en el juicio de
am­paro indirecto se reclama la orden de aprehensión, deben
tomarse en cuenta las pruebas desahogadas en el proceso penal
con posterioridad a su libramiento, siempre que el quejoso de-
muestre que se trata de probanzas supervenientes y que éstas
tengan estrecha vinculación con los hechos materia de la inves-
tigación. Además, dicha interpretación lógica se complementa
con la apreciación teleológica consistente en que el juicio de
amparo es el medio de control constitucional cuya vocación es
el respeto y la defensa de las garantías individuales, conforme a
los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, ello aunado a que en el supuesto referido
está en riesgo la libertad personal del quejoso. De lo contra-
rio, podrían mermarse sus garantías de defensa previstas en el
artículo 20, apartado A, fracciones V y VII, constitucional por
lo siguiente: (i) se haría nugatorio su derecho a ofrecer pruebas
que podrían tener el alcance de desvirtuar los hechos y consi-
deraciones que motivaron la orden de captura; (ii) se reducirían
los alcances de su derecho para acceder a todos los datos que 21
solicite para su defensa y que consten en el proceso, al no

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


poder­los ofrecer desde un primer momento para desvirtuar una
orden que pone en riesgo su libertad; y, (iii) al no permitir al
juzgador federal una nueva valoración de los medios de prueba
analizados por el Juez de la causa, en relación con las pruebas su­
pervenientes, se correría el riesgo de convalidar un acto que en
el fondo puede ser inconstitucional.13

Contradicción de tesis 31/2007-PS. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa
del Vigésimo Primer Circuito y el Primer Tribunal Colegiado en
Materias Civil y de Trabajo del Décimo Séptimo Circuito. 20 de
junio de 2007. Cinco votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pe-
layo. Secretaria: Carmina Cortés Rodríguez.

ORDEN DE APREHENSIÓN. EL INDICIADO TIENE INTERÉS


JURÍDICO PARA PROMOVER JUICIO DE AMPARO INDIREC­
TO CONTRA LA ABSTENCIÓN DEL JUEZ RESPONSABLE
DE RESOLVER SOBRE LA SOLICITUD DEL MINISTERIO PÚ-
BLICO DE DICTARLA. De conformidad con los artículos 14, 16
y 17 de la Cons­titución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
se sigue el principio de que los tribunales, siempre que deban
resolver sobre una situación que podría entrañar molestias o
privaciones para los individuos tienen el deber de actuar con
celeridad, ajustándose a los plazos que la ley determina, en aras
de no crear para ellos un estado de incertidumbre e inseguridad
sobre su condición jurídica. Por ello, si después de dictado el

13
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVI,
octubre de 2007, p. 112, Tesis: 1a./J. 107/2007, Registro: 171115.
auto de radicación sin detenido, el Juez es omiso en resolver
dentro de los plazos legales sobre si libra o no la orden de apre-
hensión solicitada en contra de determinado sujeto, es claro
que se afecta el interés jurídico de éste, por lo que el amparo ha
de considerarse procedente.14

Contradicción de tesis 180/2006-PS. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo
22
del Décimo Noveno Circuito y el Primer Tribunal Colegiado del
Octavo Circuito. 11 de abril de 2007. Unanimidad de cuatro
Suprema Corte de Justicia de la Nación

votos. Ausente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: José de


Jesús Gudiño Pelayo; en su ausencia hizo suyo el asunto Sergio
A. Valls Hernández. Secretario: Miguel Bonilla López.

ORDEN DE APREHENSIÓN. PARA SU DEBIDA MOTIVA-


CIÓN DEBE SEÑALAR EL LUGAR, TIEMPO Y CIRCUNS-
TANCIAS DE EJECUCIÓN DEL DELITO QUE SE IMPUTA AL
ACUSADO. Si bien es cierto que el artículo 16 de la Constitu-
ción Política de los Estados Unidos Mexicanos no indica que en
la orden de aprehensión deban expresarse el lugar, tiempo y
circunstancias de ejecución del delito que se le imputa al acusa-
do –requisitos que establece el artículo 19 constitucional para el
auto de formal prisión–, también lo es que a efecto de cumplir
con la garantía de motivación contenida en el citado artículo 16,
la autoridad que emite la referida orden debe señalar dichos
datos, ya que son los que permiten comprender la forma y con-
diciones en que se llevó a cabo la conducta delictiva en el
mundo fáctico, lo cual permite al acusado conocer con amplitud
los motivos por los que se ordena su captura, estando así en
posibilidad de desplegar eficazmente su defensa.15

Contradicción de tesis 50/2006-PS. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito y el Segundo
Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito. 25 de

14
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVI,
julio de 2007, p. 67, Tesis: 1a./J. 54/2007, Registro: 171978.
15
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXV,
febrero de 2007, p. 452, Tesis: 1a./J. 102/2006, Registro: 173237.
octubre de dos mil seis. Unanimidad de cuatro votos. Ausente:
José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: Olga Sánchez Cordero
de García Villegas. Secretaria: Ana Carolina Cienfuegos Posada.

ORDEN DE REAPREHENSIÓN. NO DEBE SOBRESEERSE EN


EL JUICIO, POR INEXISTENCIA DEL ACTO RECLAMADO,
CUANDO EL QUEJOSO AL INTERPONER SU DEMANDA DE
23
AMPARO LA DESIGNE ERRÓNEAMENTE COMO ORDEN
DE APREHENSIÓN. El hecho de que el peticionario de garan-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


tías haya señalado de manera incorrecta, de acuerdo a la técnica
jurídica, como acto re­clamado una orden de aprehensión y de
los informes justificados se desprenda la existencia de una orden
de reaprehensión, no es suficiente para considerar que el acto
reclamado no existe y que, por tanto, deba sobreseerse en
atención a lo dispuesto en la fracción IV del artículo 74 de la Ley
de Amparo, sin examinar la constituciona­lidad del acto que apa-
reció probado, bajo el argumento de que el acto impugnado no
es cierto en la forma expuesta por el quejoso. Ello es así, pues
aun cuando la orden de aprehensión y la de rea­prehensión, como
se dijo, técnicamente son diferentes, ambos actos restringen la
libertad personal, lo cual puede conducir al error en la denomi-
nación exacta del acto reclamado y sería excesivo considerar
que por error o ignorancia en el nombre del acto reclamado, se
deba sobreseer, ya que ello no puede servir de base para deter-
minar la inexistencia de dicho acto, por lo que el juzgador, inspi-
rado en los principios de justicia exacta y expedita, no sólo debe
analizar la demanda en su integridad, sino también los informes
de las autoridades responsables y en sí todos los datos que
se des­prendan del juicio de amparo, para obtener una interpre-
tación completa de la voluntad del quejoso y advertir el error o
la omisión en que haya incurrido por desconocimiento de la
denominación del acto reclamado y examinar la constitucio­
na­lidad del que aparezca probado, sin sujetarse al rigorismo de
que precisa y solamente sea tomado como acto reclamado el que
como tal se haya expresado en el capítulo especial de la deman­
da. Lo anterior no significa, en modo alguno, suplir la queja
deficiente o integrar la acción que intente el gobernado, sino
únicamente concatenar la información con que se cuenta, a fin
de resolver la cuestión efectivamente planteada, con lo cual se
permite que el accionante no vea obstaculizado su acceso a la
justicia, por el exceso de rigorismos que contradicen el espíritu
tutelar del juicio de garantías.16

Contradicción de tesis 79/99-PS. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito, Pri-
mer Tribunal Colegiado del Décimo Circuito, y Primer Tribunal
24
Colegiado del Noveno Circuito y Segundo Tribunal Colegiado
en Materias Penal y Civil del Cuarto Circuito. 21 de febrero de
Suprema Corte de Justicia de la Nación

2001. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Luis


Fernando Angulo Jacobo.

ORDEN DE APREHENSIÓN. TRATÁNDOSE DEL AMPARO


CONCEDIDO POR FALTA DE FUNDAMENTACIÓN Y MO­
TIVACIÓN. PRINCIPIO DE NON REFORMATIO IN PEIUS
EN EL RE­CURSO DE REVISIÓN. La revisión en el juicio de
amparo, en tanto recurso, se rige por principios o reglas, entre
ellos el de non reformatio in peius, conforme al cual no está
permitido a los Tribunales Colegiados de Circuito agravar la
situación del quejoso cuando únicamente éste recurre la sen-
tencia de amparo; lo antes afirmado se patentiza si se toma en
cuenta que la Ley Reglamentaria de los Ar­tículos 103 y 107 Cons­
titucionales, en todo caso autoriza la reformatio in beneficio, al
prever la figura jurídica de la suplencia tanto de los conceptos de
violación como de los agravios, en los casos en que específica-
mente lo establece el artículo 76 bis del citado ordenamien­to
legal. Así, es claro que en los recursos de revisión derivados de
juicios de amparo en materia penal, en que se concedió el am-
paro al quejoso porque la orden de aprehensión carece de fun-
damentación y motivación, y sólo recurre el propio quejoso, no
es legalmente váli­do analizar los agravios expresados en cuanto
al fondo del asunto, en virtud de que es incierta la futura exis-
tencia del acto impugnado, en razón del cumplimiento que a
la sentencia respectiva le dé la autoridad responsable, pues

16
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XIV,
julio de 2001, p. 287, Tesis: 1a./J. 34/2001, Registro: 189287.
hacerlo implicaría el grave riesgo de emitir un pronunciamien-
to que realmente le perjudique, trastocando con ello el principio
que se comenta. Además, de que precisamente por ese sentido
concesorio, la resolución recurrida ha causado estado o firmeza
para el quejoso recurrente.17

Contradicción de tesis 71/98. Entre las sustentadas por el Tribu-


nal Co­­legiado en Materia Penal del Séptimo Circuito y Tercer
25
Tribunal Cole­giado del Sexto Circuito. 14 de junio de 2000.
Cinco votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretario:

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Ismael Mancera Patiño.

PRESCRIPCIÓN, EL JUEZ DE AMPARO DEBE ANALIZARLA


CUAN­DO SE RECLAMA LA ORDEN DE APREHENSIÓN.
POR SER FIGURA PROCESAL DE ORDEN PÚBLICO, SU ES-
TUDIO ES PREFERENTE Y OFICIOSO. Al combatir el libramien­
to de una orden de aprehensión como acto reclamado en el
juicio de garantías, el quejoso está compareciendo ante los órga­
nos de la autoridad pública en relación con el mandamiento
de captura que se está reclamando y siendo la prescripción una
figura procesal de estudio preferente y oficioso, el Juez de Dis-
trito tiene la obligación de analizar tanto la lega­lidad del acto
recla­mado como los aspectos de competencia, requisitos de
procedibilidad, causas de extinción de la acción penal, etc., obli-
gación que en tratándose del juicio de garantías en materia penal,
es más amplia, dado que el artículo 76 bis, fracción II, de la Ley
de Amparo previene la suplencia de la queja aun la total, en
beneficio del reo, es decir, ante la ausencia de conceptos de
violación, por lo que si la violación alegada en agravio del quejoso,
consiste en no haber cumplido la autoridad responsable con la
obligación de declarar de oficio y aun sin haberse hecho valer,
la extinción de la acción penal por prescripción, ya que antes de
emitir un mandamiento de captura el Juez responsable, debe
per­catarse si la acción penal se encuentra o no prescrita, en vir­
tud de que, de darse el primer supues­to, si se libra la orden de

17
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XII,
noviembre de 2000, p. 264, Tesis: 1a./J. 15/2000, Registro: 190912.
aprehensión, el acto deviene inconstitucional y conforme lo dis-
pone el artículo 78 de la Ley de Amparo, el acto debe analizarse
tal y como aparezca probado ante la responsable, esto es, a no
allegarse de más pruebas que le permitan conocer los hechos,
que de aquellas que formen parte de la averiguación previa. Por
otra parte, en relación al amparo directo, la propia ley de la
materia, en su artículo 183, exige que el tribunal supla la defi-
26 ciencia de la queja cuando estando prescrita la acción penal, el
quejoso no la alegue; al existir la misma razón jurídica en el am-
paro indirecto, no hay obstáculo para realizar su estudio, sobre
Suprema Corte de Justicia de la Nación

todo si lo alega el quejoso y las constancias en que se apoya el


acto reclamado son aptas y suficientes para dicho examen.18
Contradicción de tesis 61/98. Entre las sustentadas por el Primer
Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito y el
Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito. 19 de mayo de
1999. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Ger-
mán Martínez Hernández.

ORDEN DE APREHENSIÓN, EN ELLA PUEDEN VIOLARSE


GARANTÍAS TUTELADAS, EN ARTÍCULOS CONSTITUCIO­
NALES DISTINTOS AL ARTÍCULO 16 CONSTITUCIONAL.
La circunstancia específica de que el artículo 16 constitucio-
nal sea el que regule los requisitos a satisfacer para el dictado de
una orden de aprehensión, no se puede llevar al extremo de con­
siderar que sólo este precepto rija a tal acto, ya que evidente-
mente también deberá vigilarse, en su caso, si dicha determinación
judicial no infringe alguna garantía constitucional contenida en
diverso precepto, dado que podría darse el caso que en la misma
se aplicara una ley retroactivamente en perjuicio del quejoso, o
fuera librada sin cumplir las formalidades esenciales del proce­
dimiento, conforme a las leyes expedidas con anterioridad al
hecho; también podría darse el caso que autoridades jurisdiccio-
nales del fuero común, decidieran sobre el libramiento de una
orden de aprehensión, respecto de un hecho en que estuviere
involucrada una persona perteneciente al ejército y fuera me-

18
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X,
noviembre de 1999, p. 316, Tesis: 1a./J. 62/99, Registro: 192973.
nester examinar su conducta desde el punto de vista de la legis-
lación del fuero castrense; o que no estuviere fundado y moti­
vado dicho acto, así como diversas hipótesis que pudieren
formularse respecto de la posible violación de garantías consti-
tucionales contenidas en preceptos diversos al 16 constitucional;
luego entonces, resulta limitativo y equívoco concluir que para
el libramiento de una orden de aprehensión, sólo deba cumplir-
se lo establecido en el mencionado artículo 16 constitucional; y 27
por ende, su emisión no puede ser violatoria de los artículos 14,
16 o cualquiera otro de la Constitución Política de los Estados

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Unidos Mexi­canos, en virtud de que las garantías de seguridad
jurídica que se encuentran consagradas en la Constitución Ge-
neral de la República, son la base sobre las cuales descansa el
sistema jurídico mexicano, por tal motivo, éstas no pueden ser
limitadas porque en su texto no se contengan expresamente los
derechos fundamentales que tutelan. Por el contrario, las garan-
tías de seguridad jurídica valen por sí mismas, ya que ante la
imposibilidad material de que en un artículo se contengan todos
los derechos públicos subjetivos del gobernado, lo que no se con­
tenga en un precepto constitucional, debe de encontrarse en los
demás, de tal forma, que el gobernado jamás se encuentre en
una situación de incertidumbre jurídica y por lo tanto, en estado
de indefensión. De acuerdo a lo anterior, cuando se libra una
orden de aprehensión, deben de cumplirse no únicamente las
formalidades establecidas por el artículo 16 constitucional, pá-
rrafo segundo, sino que para su aplicabilidad debe atenderse a lo
preceptuado en los demás artículos que tutelan las garantías de
seguridad jurídica, con la fina­lidad de proteger de manera firme
y eficaz a los derechos fundamentales de la persona tutelados
en la Carta Magna.19
Contradicción de tesis 56/97. Entre las sustentadas por el Primer
Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, el ahora
Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito y el Segundo
Tribunal Colegiado del Quinto Circuito. 3 de marzo de 1999.
Cinco votos. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas.
Secretario: Miguel Ángel Cruz Hernández.

19
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: IX,
mayo de 1999, p. 285, Tesis: 1a./J. 31/99, Registro: 193892.
ORDEN DE APREHENSIÓN DICTADA POR JUEZ DE DIS-
TRITO. EL PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA
TIENE EL CA­RÁC­TER DE AUTORIDAD EJECUTORA. El pro-
curador general de la República tiene la calidad de autoridad
ejecutora de las órdenes de aprehensión dictadas por los Jueces
de Distrito, por ser el titular de la institución del Ministerio Públi-
co de la Federación y en virtud de que, de conformidad con los
28 artículos 21 y 102 de la Constitución Política de los Estados Uni­
dos Mexicanos, dicha institución, presidida por el procurador, es
Suprema Corte de Justicia de la Nación

la encargada de la persecución de los delitos, para lo cual tiene


bajo su mando a la Policía Judicial Federal, de donde se sigue que
dicho procurador está facultado para cumplimentar la ejecución
de las órdenes de aprehensión solicitadas por la autoridad judi-
cial, siendo dicha ejecución realizada a través de la Policía Judicial
Federal; lo que se traduce en una ejecución material del cuerpo
policia­co y jurídica del titular del Ministerio Público de la Federa-
ción, máxime que el artículo 22 de la Ley Orgánica de la Procu-
raduría General de la República encomienda a la mencionada
policía la ejecu­ción de las órdenes de aprehensión, pero actuan-
do siempre bajo la autoridad y mando inmediato del Ministerio
Público de la Federación.20

Contradicción de tesis 27/97. Entre las sustentadas por el Segun-


do y Primer Tribunales Colegiados en Materia Penal del Primer
Circuito. 15 de octubre de 1997. Cinco votos. Ponente: Juan N.
Silva Meza. Secretario: Juan Ramírez Díaz.

ORDEN DE APREHENSIÓN. EL AMPARO EN SU CONTRA


ES IMPROCEDENTE CUANDO YA SE DICTÓ FORMAL PRI-
SIÓN Y LUEGO SE RECLAMA AQUÉLLA EN FORMA AISLA-
DA. Cuando el amparo se promueve después de dictada la
formal prisión, y no se reclama ésta sino solamente la orden de
aprehensión, resulta improcedente el juicio, no por haber ope-
rado el cambio de situación jurídica, ni por haber cesado sus
efectos, sino porque resulta inadmisible que, en esa hipótesis, se

20
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VII,
enero de 1998, p. 107, Tesis: 1a./J. 49/97, Registro: 196941.
divida la continencia de la causa y se reclame solamente uno
de los actos procesales que afectan al promovente (orden de
aprehensión) y el otro no (formal prisión). Tal proceder, además
de ilógico, resulta contrario a los principios de concentración y de
economía procesal que inspiran al juicio de amparo, e inconve-
niente a todas luces, pues daría lugar a la promoción de deman-
das mal intencionadas, contrarias a la naturaleza del juicio cons-
titucional, que tiene como propósito fundamental la defensa de 29
las garantías individuales y no erigirse en un mecanismo procesal

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


para entorpecer la administración de la justicia. Estas razones
justifican, en tal supuesto, el sobreseimiento del juicio con apoyo
en la fracción XVIII del artículo 73 de la Ley de Amparo, la cual
se relaciona aquí con los principios generales de derecho antes
indicados, que son consubstanciales al juicio de garantías y cuya
aplicación autoriza el artículo 14 constitucional.21

Contradicción de tesis 20/95. Entre las sustentadas por el Prime­


ro y el Segundo Tribunales Colegiados del Noveno Circuito. 10 de
octubre de 1996. Unanimidad de once votos. Ponente: Hum-
berto Román Palacios. Secretarios: Manuel Rojas Fonseca y
Angelina Hernández Hernández.

ORDEN DE APREHENSIÓN Y AUTO DE FORMAL PRISIÓN.


EFECTOS DEL AMPARO QUE SE CONCEDE POR FALTA O
DEFICIENCIA DE FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN DE
ESAS RESOLUCIONES. Tratándose de órdenes de aprehen-
sión y de autos de formal prisión, el amparo que se concede por
las indicadas irregularidades formales, no produce el efecto de
dejar en libertad al probable responsable, ni tampoco el de anu-
lar actuaciones posteriores, sino que en estos casos, el efecto
del amparo consiste en que la auto­ridad responsable deje insub-
sistente el acto reclamado y con plenitud de jurisdicción dicte
una nueva resolución, la cual podrá ser en el mismo sentido de
la anterior, purgando los vicios formales que la afec­taban, o en
sentido diverso, con lo cual queda cumplido el amparo. De ahí

21
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: IV, oc-
tubre de 1996, p. 72, Tesis: P./J. 57/96, Registro: 200027.
que en la primera de esas hipótesis las irregularidades formales
pueden purgarse sin restituir en su libertad al quejoso y sin demé­
rito de las actuaciones posteriores, porque no estando afectado el
fondo de la orden de aprehensión o de la formal prisión, deben
producir todos los efectos y consecuencias jurídicas a que están
destinadas.22

Contradicción de tesis 20/95. Entre las sustentadas por el Prime-


30
ro y el Segundo Tribunales Colegiados del Noveno Circuito. 10 de
octubre de 1996. Unanimidad de once votos. Ponente: Hum-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

berto Román Palacios. Secretarios: Manuel Rojas Fonseca y Ange­


lina Hernández Hernández.

ORDEN DE COMPARECENCIA. DEBE ESTUDIARSE SU


CONS­TITUCIONALIDAD AUN CUANDO EL QUEJOSO LA
DESIGNE ERRÓNEAMENTE COMO ORDEN DE APREHEN­
SIÓN. El hecho de que el peticionario de garantías haya seña­
lado como acto reclamado una orden de aprehensión y del in-
forme justificado se despren­da la existencia de una orden de
comparecencia, no es obstáculo para examinar la constituciona-
lidad de esta última bajo el argumento de que el acto impugnado
no es cierto en la forma expuesta por el quejoso, ello en aten-
ción de que aun cuando la orden de aprehensión y la de com-
parecencia técnicamente tienen sus diferencias, de hecho son
actos de idéntico contenido sustancial si se tiene en cuenta que:
a).- Ambas son solicitadas por el Ministerio Público, b).- Las dos
son libradas por un Juez, c).- Para su emisión es necesario que
existan datos que acrediten los elementos que integran el tipo
penal y la probable responsabilidad del indiciado, d).- Tienen
como objetivo hacer comparecer al acusado ante la autoridad
judicial a fin de que le sea tomada su declaración preparatoria; y
si bien en la orden de aprehensión existe una total privación de
la libertad y en la de comparecencia tan sólo cierta limitación, no
menos cierto es que en menor o mayor grado, ambos actos

22
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: IV,
octubre de 1996, p. 74, Tesis: P./J. 59/96, Registro: 200030.
restringen la libertad personal, lo cual puede conducir al error
en la denominación exacta del acto reclamado. Por ello, el juzga­
dor, debe analizar todos los datos que se desprendan del juicio
de amparo y que sirvan para obtener una completa interpreta-
ción de la voluntad del quejoso y examinar la constitucionalidad
del acto que aparezca probado, sin sujetarse al rigorismo de que
precisa y solamente sea tomando como acto reclamado el
que como tal se haya expresado en el capítulo especial de 31
la demanda. Lo anterior en modo alguno significa suplir la defi-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


ciencia de la queja o integrar la acción que intente el gober­
nado; sino únicamente concatenar la información con que se
cuenta, a fin de resolver la cuestión efectivamente planteada.23

Contradicción de tesis 37/95. Entre las sustentadas por el Primer


Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito y el Tri­
bunal Colegiado del Vigésimo Circuito. 9 de febrero de 1996.
Cinco votos. Ponente: Juventino V. Castro y Castro. Secretario:
Indalfer Infante Gonzales.

D. Explicación en términos coloquiales

Cuando se lleva a cabo una conducta considerada como delito


por la ley, y el Ministerio Público tiene conocimiento de ello, co-
mienza a investigar para establecer si efectivamente así ocurrió y
quién es la persona que debe responder por el delito y el daño que
se causó.

El Ministerio Público lleva a cabo su investigación sin que la


persona esté detenida, por lo que si reúne diversos datos que
comprueben el delito y el posible autor o participante en la comi-
sión del mismo, puede ir ante el Juez pidiéndole que ordene
detener a dicha persona para que responda de lo que tal vez hizo,

23
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: III, fe-
brero de 1996, p. 196, Tesis: 1a./J. 6/96, Registro: 200427.
porque en este momento todavía no se sabe si realmente es cul­
pable o no, lo que se decidirá hasta que se dicte una sentencia.

En el caso de que el Juez crea que los datos presentados por


el Ministerio Público son suficientes para comprobar lo anterior,
ordena a la policía judicial que detenga a la persona (orden de
32
aprehensión), con la finalidad de tomarle su declaración y resolver
con todos los datos presentados si la sujeta a un procedimiento
Suprema Corte de Justicia de la Nación

en el que éste podrá ofrecer pruebas para demostrar que es


inocen­te, o bien, que existiendo delito no es el autor o no parti-
cipó en su realización.

El que se ordene detener a una persona con base en una


orden de aprehensión y que así se haga o se le sujete a un proce-
dimiento penal, en esos momentos no significa que la persona es
culpable de haber cometido un delito, puesto que siempre se le
tendrá que considerar inocente hasta que el Ministerio Público
demuestre lo contrario con pruebas, y sólo será declarado culpa-
ble cuando así lo diga el Juez, una vez terminado el procedimiento
al dictar sentencia.

En otras palabras: "Me agarraron los cherifes al estilo ameri-


cano, como al hombre de delito, todos con pistola en mano…"
(Fragmento de la canción "La cárcel de Cananea").
I.II. Flagrancia

A. Marco conceptual

E s la circunstancia que se da cuando el autor del delito es


sorprendido en el momento de cometerlo o inmediatamente
después.24

Lat. Flagrancia viene de flagrar; que significa arder, llamear, y de


ahí se deriva que en el derecho romano se constituyera el
flagrum, que era un instrumento de suplicio para la flagelación
impuesta como pena, que producía al que la sufría algo así como
quemaduras, y estaba formado por dos correas que llevaban en
los extremos dos bolas de plomo.

De todo esto y a través de diversos significados que en el Me-


dievo se fue dando a la flagrancia (después de la extinción del
Imperio romano), principalmente en las legislaciones germáni-
cas, como por ejemplo, el derecho visigótico, la misma aparece
en nuestro derecho para denotar algo tan evidente como el
fuego, como es sorprender a alguien en el preciso momento
de cometer un delito, y por ello podemos decir que es quien lo
comete, al sorprenderlo en el acto de realizarlo.25

24
Cfr. Leonardo Frank, Jorge, Sistema Acusatorio Criminal y Juicio Oral, Editorial
Lerner Editores Asociados, Buenos Aires, Argentina, 1986, p. 74.
25
Cfr. Nuevo Diccionario de Derecho Penal, Librería Malej, S.A. de C.V., segunda 33
ed., Bogotá, Colombia, 2004, p. 449.
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En relación con la flagrancia se manejan dos hipótesis, ya que,


primero, se establece que cualquier persona puede detener al
indiciado en el momento en que esté cometiendo un delito y,
34
posteriormente, se alude a que dicha detención se realice inme-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

diatamente después de haberlo cometido, lo que se entiende


como cuasiflagrancia.

El legislador trató de acotar los casos de flagrancia únicamente


a estas dos hipótesis, pues en la doctrina, que en algunos casos ha
permeado en la ley, establece otras que se denominan flagrancia
equiparada; por ejemplo, cuando pasado un lapso es detenida la per­
sona con los objetos producto del delito, o bien, cuando pasado
dicho lapso una persona señala a otra como posible autor del ilí-
cito; por tal motivo el legislador ahora utiliza las acepciones "en el
momento" o "inmediatamente", con lo que quedan fuera otros
su­puestos que pudieran presentarse.

En el primer dictamen elaborado por la Cámara de Origen, se


estableció:

Bajo esta premisa, se juzga adecuado explicitar el concepto de


flagrancia, señalando su alcance, que comprendería desde el
momento de la comisión del delito, es decir el iter criminis, hasta
el periodo inmediato posterior en que haya persecución física del
involucrado. Consecuentemente, el objetivo es limitar la flagran­cia
hasta lo que doctrinariamente se conoce como ‘cuasiflagrancia’, a
fin de cerrar la puerta a posibles excesos legislativos que han
creado la flagrancia equiparada, que no es conforme con el
alcan­ce internacionalmente reconocido de esta figura.
Esto se traduce en un acto protector hacia los ciudadanos, ya
que fuera de esas hipótesis, no pueden ser detenidos, exigiéndose
en la Norma Constitucional que exista un registro inmediato de la
detención.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación 35

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


DELITOS PERSEGUIBLES A PETICIÓN DE PARTE. CUANDO
SE ACTUALIZA LA HIPÓTESIS DE FLAGRANCIA, LA DE-
TENCIÓN DEL INDICIADO SÓLO SE CONVALIDA SI EN
EL TÉRMINO DE CUARENTA Y OCHO HORAS SE PRE­
SENTA LA QUERELLA RESPECTIVA. De la interpretación del
artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexi­
canos se advierte que tratándose de los delitos perseguibles a
petición de parte o por querella, cuando se actualice la hipótesis
de flagrancia, la detención o retención del indiciado que lleve a
cabo el Ministerio Público se convalida si antes de que concluya
el término de cuarenta y ocho horas previsto en el párrafo sép-
timo del citado precepto constitucional, se presenta la querella
respectiva. De lo contrario, la representación social debe orde-
nar la inmediata liberación del indiciado, por no mediar petición
de parte que sustente la retención.26

Amparo directo en revisión 1206/2006. 16 de agosto de 2006.


Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretaria: Rosal­
ba Rodríguez Mireles.

MINISTERIO PÚBLICO. EL TÉRMINO DE CUARENTA Y


OCHO HORAS QUE PREVÉ EL ARTÍCULO 16 DE LA
CONSTITUCIÓN FEDERAL, PARA QUE RESUELVA LA SI-
TUACIÓN JURÍDICA DEL INDICIADO APREHENDIDO EN
FLAGRANCIA, INICIA A PARTIR DE QUE ÉSTE ES PUES­TO
A SU DISPOSICIÓN. El precepto constitucional citado, a

26
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIV,
septiembre de 2006, p. 207, Tesis: 1a. CLIII/2006, Registro: 174273.
efecto de tutelar los derechos fundamentales del individuo, es-
tablece dos momentos para la integración de la averiguación
previa, cuando se trata de la retención de un indiciado bajo la
hipótesis de flagrancia: El primero, deriva de la aprehensión
hecha por cualquier persona, al sorprender al indiciado en fla-
grancia, situación en la que debe ponerlo sin demora a dispo­
sición de la autoridad inmediata, y ésta, a su vez, con la misma
36 prontitud, al Ministerio Público, lo que permite concluir que tam­
bién puede darse el caso de que sea la autoridad la que
Suprema Corte de Justicia de la Nación

aprehen­da a aquél y entonces deberá sin demora ponerlo a


disposición de la representación social; y el segundo, consiste
en el plazo de las cuarenta y ocho horas que tiene el Ministerio
Público para resolver la situación jurídica del indiciado, por lo
que ese lapso único y exclusivo para que cumpla con tal fin,
inicia a partir de que aquél le es puesto a su disposición. Lo an-
terior, sin perjuicio de las sanciones administrativas o penales
que puedan derivarse para quien no cumpla con poner sin de-
mora a disposición de la representación social a la persona
aprehendida, o que el órgano jurisdiccional realice los razo­
namientos que sean pertinentes para la valoración de las prue-
bas cuando derive del incumplimiento de ese primer momento
denominado "sin demora".27

Contradicción de tesis 33/2003-PS. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado del Décimo Quinto Circuito y el Se-
gundo Tribunal Colegiado del Décimo Primer Circuito. 13 de
agosto de 2003. Mayoría de tres votos. Ausente: Olga Sánchez
Cordero de García Villegas. Disidente: José de Jesús Gudiño
Pelayo. Ponente: Juventino V. Castro y Castro. Secretario:
Armando Ortega Pineda.

FLAGRANCIA, CAPTURA DEL INCULPADO EN ESTADO


DE. El hecho de ser capturado el inculpado sin que preceda
denuncia apoyada en testimonios de personas dignas de fe, no

27
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XIX,
enero de 2004, p. 90, Tesis: 1a./J. 46/2003, Registro: 182373.
encierra violación de garantías individuales en caso de ser encon-
trado "infraganti".28

Amparo directo 4968/71. Rodrigo Rivera Rivera. 4 de mayo


de 1972. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Mario G. Re-
bolledo F.

D. Explicación en términos coloquiales 37

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


La flagrancia significa que una persona es detenida en el momento
en que está cometiendo el delito o cuando enseguida de haberlo
cometido es perseguida y se logra su detención.

En estos casos, cualquier persona puede detener a quien se


crea cometió el delito e inmediatamente debe llevarla ante la
autoridad más cercana, como puede ser la policía, quien ensegui-
da hará lo mismo ante el Ministerio Público.

Para evitar que una persona sea llevada a la autoridad en


forma muy retrasada, sin existir ningún motivo para ello pues
debe ser cuanto antes, dicha autoridad debe registrar inmediata-
mente la detención.

En otras palabras: "Lo agarraron con las manos en la masa".

28
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 41 Segunda Parte,
p. 21, Tesis: s/n, Registro: 236,513.
I.III. Arraigo

A. Marco conceptual

E s la medida precautoria que tiene por objeto asegurar la


disponibilidad del inculpado durante la averiguación previa.29

Todo parece indicar que la figura jurídica procesal del arraigo,


tiene su origen en el Derecho Civil.

En el derecho romano se obligaba a garantizar mediante fianza


a fin de asegurar al actor las resultas del juicio; posteriormente
en el derecho justinianeo esa fianza fue sustituida por la obliga-
ción de prestar caución juratoria de que el demandado cumpli-
ría con la sentencia condenatoria si ese fuera el caso. El Fuero
Juzgo, las Leyes de Partida y las de Toro, conservaron el sistema
de la fianza, autorizando la pena privativa de la libertad para
el deudor insolvente.30

Arraigar significa afianzar la responsabilidad a las resultas del jui-


cio, fijar firmemente una cosa, o bien, fijar y afirmar a alguien en
una virtud, vicio, o posesión; asimismo notificar judicialmente
a una persona que no salga de la población, finalmente estable-
cerse de manera fija en un sitio, adquiriendo en él bienes.31

29
Cfr. Macedo Aguilar, Carlos, op. cit., p. 39.
30
Cfr. Diccionario Jurídico Mexicano, Instituto de Investigaciones Jurídicas, Univer-
sidad Nacional Autónoma de México, Ed. Porrúa, México, 1997, p. 218. Véase
también: Colín Sánchez, Guillermo, Derecho Mexicano de Procedimientos Penales,
Ed. Porrúa, México, 1990, p. 173.
31
39
Cfr. Diccionario Océano Uno, Colombia, 1994.
Marco Antonio Díaz de León sostiene:

El arraigo en nuestro sistema procesal penal es una medida cau-


telar que, durante la averiguación previa, se impone con vigilan-
cia de la autoridad al indiciado, para los efectos de que éste
cumpla con los requisitos del Ministerio Público en razón de la
investigación de un hecho delictivo.32
40
Jorge Alberto Silva y Silva, habla de un arraigo administrativo y
Suprema Corte de Justicia de la Nación

un arraigo judicial:

Por lo que hace a la primera de las modalidades, ésta se inició en


México a partir de diversos acuerdos del Procurador General de
Justicia del Distrito Federal en el año de 1977. En el foro mexicano,
este tipo de arraigo, es más conocido como arraigo domiciliario.

Por ese entonces, mediante un acuerdo, se estableció que en


los casos de delitos por imprudencia, con penalidad inferior a
5 años, los presuntos responsables podían quedar arraigados
en sus domi­cilios. Concomitante al arraigo, se condicionó tam-
bién esta libertad provisional, al hecho de que el potencial bene-
ficiario señalara domicilio en el Distrito Federal, no existiera
temor de que se fugara, merced a la promesa de presentarse
cuando se le citara, y pagara o garantizara, mediante convenio,
que repararía el daño civil. Se estableció además, como causa
de improcedencia, el abandono del lesionado, o que se hu-
biesen consumado los hechos en estado de ebriedad o bajo el
influjo de estupefacientes (Acuerdo a-16-717, expedido por
el Procurador General de Justicia del Distrito Federal).

En cuanto al arraigo judicial, aduce: "En la otra modalidad del


arraigo –es decir, la decretada por el tribunal–, no existe sustitu­
ción de cárcel por libertad, sino que quien, gozando de la libertad,
ésta le es restringida".

32
Cfr. Diccionario de Derecho Procesal Penal y Términos Usuales en el Proceso,
Ed. Porrúa, México, 1997, p. 172.
Este autor continúa diciendo, respecto del arraigo, que:

La libertad provisional puede darse mediante arraigo del sujeto


pasivo o potencial sujeto pasivo del proceso. Que el arraigo es
una condición para obtener la libertad provisional y consiste
en el acatamiento a la orden que se le da al sujeto, para no
ausentarse del lugar en donde el asunto se encuentra radicado.
Y lo que da origen a la inquie­tud, que el arraigo no implica 41
enclaustramiento dentro de un pequeño lugar (como perma-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


necer dentro de un convento o una casa), sino sólo la imposi-
bilidad de abandonar el lugar donde se realiza el juicio, y que
también se le ha llamado arresto domiciliario, prisión preventiva
atenuada o arraigo domiciliario, éste último, con el que es más
conocido en México.33

Por otra parte, una de las vetustas discusiones que han creado
y seguirán creando polémica, es cuando se aborda el tema del
arraigo, específicamente en materia penal.

Como se recordará, el Tribunal en Pleno de la Suprema Corte


de Justicia de la Nación, al resolver el 19 de septiembre de 2005,
la acción de inconstitucionalidad 20/2003, consideró que el arrai-
go penal previsto en el artículo 122 bis del Código de Proce­
dimientos Penales del Estado de Chihuahua, vulnera lo previsto
en los artículos 11, 16, 18, 19, 20 y 21 de la Constitución General
de la República, puesto que afecta la libertad personal y de tránsi-
to; determinación que no se soslaya en el primer dictamen de la
Cámara de Origen.

Esencialmente, se estimó que en dichos preceptos constitu-


cionales no se prevé el arraigo como forma de afectación de la
libertad para la averiguación de los delitos.

33
Cfr. Derecho Procesal Penal, Ed. Harla, México, pp. 528 a 530.
En el texto constitucional actual, por estar en presencia de un
acto que restringe o ataca la libertad del ciudadano, el legislador
fue muy cuidadoso en establecer los elementos para decretarse
un arraigo; sin embargo, podría cuestionarse el requisito consis-
tente en que éste debe llevarse a cabo con las modalidades de
lugar y tiempo que la ley señale.
42
En nuestro concepto, el Constituyente Permanente debió es-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

tablecer en la propia norma constitucional algunos parámetros


que deberá tomar en cuenta el legislador secundario al momento de
plasmar en la ley las referidas modalidades, específicamente las
de lugar, puesto que no es lo mismo que el arraigo se lleve a cabo
en el domicilio del indiciado que en los lugares de detención ofi-
ciales; en otras palabras, en los separos.

Debe considerarse que no se está en el caso de la flagrancia,


ni del caso urgente, sino de la detención de una persona que tiene
el carácter de indiciada, para efectos del éxito de una investiga-
ción, la protección de personas o bienes jurídicos, o cuando exis-
ta riesgo fundado de que se sustraiga a la acción de la justicia.

El legislador secundario deberá ser muy cuidadoso al momen-


to de establecer en la ley las modalidades de lugar en que habrá
de llevarse a cabo el arraigo.

Lo que también llama la atención, es que en la norma constitucio­


nal no se establece sanción alguna hacia las autoridades, por ejem-
plo, penal, para los casos en los que se haya decretado un arraigo
sin que hubiese existido motivo jurídico justificado para ello.34

34
Cfr. Flores Cruz, Jaime, "Análisis de la Reforma, Adición y Modificación a la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos publicada en el Diario
La figura jurídica del arraigo ha sido cuestionada nacional e
internacionalmente,35 por incidir directamente sobre los derechos
del ciudadano (libertad personal de tránsito), presunción de ino-
cencia, integridad y seguridad jurídica, entre otros); por ende, el
Constituyente Permanente podría analizar sus fundamentos para
establecer si responde a la concepción del derecho humanitario,
43
acorde con la reforma en la materia.36

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008", Justicia, Punto de Equilibrio, Año 6,
No. 26, mayo de 2010, Revista del Poder Judicial del Estado de San Luis Potosí,
México, pp. 7-21.
35
Por ejemplo, véase: Informe sobre la Visita a México del Subcomité para la Pre-
vención de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de las
Naciones Unidas, 27 de mayo de 2009, en donde, entre otras cosas, se consideró
que la figura del arraigo ha sido anteriormente cuestionada por otros mecanismos
y procedimientos de Naciones Unidas; asimismo, se recomendó a nuestro país
eliminar la figura del arraigo, ya que en su concepto es una situación fuera del
control judicial que se constituye en un riesgo de sufrir torturas y malos tratos.
36
Con motivo del Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el día
10 de junio de 2011, el artículo 1o. constitucional quedó redactado en la forma
siguiente: "Artículo 1o.- En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas goza­
rán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados
internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías
para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en
los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.
Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con
esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en
todo tiempo a las personas la protección más amplia.
Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de
promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad
con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresivi-
dad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las
violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.
Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del
extranjero que entren al territorio nacional alcanzarán, por este solo hecho, su
libertad y la protección de las leyes.
Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el
género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud,
la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra
que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los
derechos y libertades de las personas".
No debe soslayarse que el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, en la sentencia emitida en el expediente varios 912/2010, Radilla Pacheco,
de 14 de julio de 2011, abordó el tema de "control de convencionalidad ex oficio
en un modelo de control difuso de constitucionalidad", párrs. 23 a 36; por ende,
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

El Poder Reformador de la Constitución estimó pertinente elevar


a norma de rango constitucional la figura jurídica del arraigo, suje-
tándolo a los requisitos siguientes:
44
a) La autoridad judicial es quien podrá decretar el arraigo
Suprema Corte de Justicia de la Nación

b) Lo anterior, previa petición del Ministerio Público


c) Que se trate de delitos de delincuencia organizada
d) Debe llevarse a cabo con las modalidades de lugar y
tiempo que la ley señale
e) El arraigo no puede exceder de cuarenta días
f) Se decretará el arraigo, siempre que sea necesario para:
- el éxito de la investigación
- la protección de personas o bienes jurídicos, o
- cuando exista riesgo fundado de que el inculpado se
sustraiga a la acción de la justicia

De acuerdo con el texto constitucional, el plazo de mérito


podrá prorrogarse, siempre y cuando el Ministerio Público acredi-
te que subsisten las causas que le dieron origen y que la duración
total del arraigo no exceda de ochenta días.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

ARRAIGO. CESAN SUS EFECTOS CUANDO CON MOTI-


VO DE LA EMISIÓN DE LA ORDEN DE APREHENSIÓN SE
HAYA LEVANTADO DICHA MEDIDA PRECAUTORIA. Si a

los Jueces podrían analizar la norma que contiene la figura jurídica del arraigo para
establecer si es compatible o no con la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, ya sea para declarar la inconstitucionalidad, o bien, su inaplicación.
través del juicio de amparo se reclamó la orden de arraigo de-
cretada por un Juez de Distrito, pero ésta fue levantada con
motivo de la emisión de la orden de aprehensión que se obse-
quió en contra del quejoso, ello trae como consecuencia que tal
acto reclamado deje de surtir sus efectos, pues los mismos sólo
rigen hasta el momento en que se integra la averiguación previa
por la cual se ejerce la acción penal, feneciendo su vigencia cuan-
do el órgano encargado de la persecución de los delitos conclu- 45
ye su actividad investigadora y es la autoridad jurisdic­cional la
que decide la situación jurídica del indiciado, esto es, cuando en

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


uso de sus facultades determina si procede o no el libramiento
de la orden de aprehensión respectiva, actualizándose así la cau-
sal de im­procedencia prevista en la fracción XVI del artículo 73
de la Ley de Amparo.37
Amparo en revisión 26/2001. 25 de abril de 2001. Unanimidad
de cuatro votos. Ausente: Humberto Román Palacios. Ponente:
Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria: Ana Caro-
lina Cienfuegos Posada.

ARRAIGO DOMICILIARIO, ORDEN DE. AFECTA LA LIBER-


TAD PER­SONAL. La orden de arraigo domiciliario prevista por
el artículo 133 bis del Código Federal de Procedimientos Pena-
les, antes y después de su reforma mediante decreto publicado
en el Diario Oficial de la Federación de fecha ocho de febrero de
mil novecientos noventa y nueve, al obligar a la persona en con-
tra de quien se prepare el ejercicio de la acción penal siempre y
cuando exista el riesgo fundado de que se sustraiga a la acción
de la justicia, a permanecer en un domicilio bajo la vigilancia de
la autoridad investigadora y persecutora, trae como consecuen-
cia la inmovilidad de su persona en un inmueble, por tanto, es
un acto que afecta y restringe la libertad personal que puede ser
susceptible de suspensión en términos de lo dispuesto por los
artículos 130, 136 y demás relativos de la Ley de Amparo, si
para ello se cumplen los requisitos exigidos por la misma ley.38

37
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XIV,
agosto de 2001, p. 168, Tesis: 1a. LXXXIII/2001, Registro: 189206.
38
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X,
noviembre de 1999, p. 55, Tesis: 1a./J. 78/99, Registro: 192,829.
Contradicción de tesis 3/99. Entre las sustentadas por una parte,
por los Tribunales Colegiados Cuarto en Materia Penal del Pri-
mer Circuito y Primero del Décimo Octavo Circuito y, por otra,
por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer
Circuito. 20 de octubre de 1999. Unanimidad de cuatro votos.
Ausente: Ministro Juan N. Silva Meza. Ponente: Juventino V.
Castro y Castro. Secretario: Óscar Mauricio Maycott Morales.
46
D. Explicación en términos coloquiales
Suprema Corte de Justicia de la Nación

El arraigo se presenta cuando un Juez ordena, a petición del Mi-


nisterio Público, que a una persona se le mantenga encerrada en
un lugar determinado con vigilancia de la autoridad.

Este tipo de encierro de la persona, sólo se puede ordenar


cuando se trate de individuos que se unan o junten para cometer
una serie de delitos que afectan mucho a la sociedad (delincuen-
cia organizada); como por ejemplo, para vender, comprar y distri-
buir cocaína y marihuana (delitos de narcotráfico), para vender y
comprar armas, entre otros.

Entonces el Juez ordena que se mantenga encerrada (arraiga-


da), a una persona cuando considere que es necesario para: que
el Ministerio Público lleve a cabo una buena investigación; prote-
ger a las personas, así como la vida, el patrimonio, la salud, la liber-
tad (bienes jurídicos); o cuando se esté muy seguro de que la
persona que posiblemente cometió el delito quiera irse o esca-
parse, para no rendir cuentas a la justicia.

El arraigo de una persona puede durar hasta cuarenta días,


pudiendo ser hasta de ochenta días, siempre que exista cualquiera
de los motivos señalados.

En otras palabras: "Primero mato (encierro) y después ‘viriguo’".


I.IV. Delincuencia organizada

A. Marco conceptual

E n la doctrina no existe consenso respecto de lo que debe


entenderse por delincuencia organizada, ya que en algunos
casos se destaca más lo relativo a las personas que la integran;
en otros, a la naturaleza de los delitos que llevan a cabo, a la
forma en que operan, a la distribución de sus funciones, o bien,
a los bienes jurídicos que se ven afectados al desplegarse las
conductas por esta clase de transgresiones.

En la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, publica­


da en el Diario Oficial de la Federación el 7 de noviembre de 1996,
concretamente en su artículo 2o., se establece que: "Cuando
tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en
forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a
otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de
los delitos siguientes, serán sancionadas por ese sólo hecho,
como miembros de la delincuencia organizada ...".

El concepto plasmado en el noveno párrafo del artículo 16


constitucional, no dista mucho del anteriormente reproducido,
puesto que se señala: "Por delincuencia organizada se entiende
una organización de hecho de tres o más personas, para co-
meter delitos en forma permanente o reiterada, en los términos
47
de la ley de la materia".
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En la especie, lo que hizo el Poder Reformador fue establecer, a


nivel constitucional, este tipo de delincuencia que, por su orga­
nización, requiere un trato especial en las leyes secundarias res-
48 pectivas; plasma así una porción normativa pertinente para darle
sustento a todas aquellas normas sustantivas, adjetivas y ejecuti-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

vas, que regulan las conductas referidas.

No debe pasar inadvertido que la Suprema Corte de Justicia


de la Nación, antes de la reforma, adición y modificación de la
materia en estudio, ha resuelto diversos asuntos en los que se
impugnó la inconstitucionalidad de artículos contenidos en la Ley
Federal contra la Delincuencia Organizada, arribando a la conclu-
sión de que no son contrarios a nuestra Carta Magna.

En relación con lo anterior, en el dictamen de la Cámara de


Origen se dijo que:

Aun cuando la interpretación de la Suprema Corte de Justicia de


la Nación respecto de algunos artículos de la Ley Federal con-
tra la De­lincuencia Organizada ha sido en el sentido de que se
ajustan a las garantías individuales, por tanto constitucionales,
es cierto que al acentuarse de manera notable el carácter acu-
satorio del proce­ dimiento penal delineado, al incorporarse
explícitamente diversos principios y derechos fundamentales,
que hasta ahora sólo se advertían implícitamente en la Carta
Magna, es necesaria la incorporación de algunas reglas particula-
res aplicables a los casos de delincuencia organizada, que vienen
a constituir alguna restricción a las garantías, a efecto de atender
puntualmente lo previsto por el artículo 1o. de la Constitución
en el sentido de que las excepciones a los derechos fundamen-
tales reconocidos por ella deben contenerse en la misma, conse­
cuentemente se incrementan las referencias a la delincuencia
organizada a lo largo de los artículos de la parte dogmática, así
que es pertinente, en aras de la claridad que debe tener la
norma suprema, para hacerla asequible a cualquier habitante del
país y entonces generar seguridad jurídica, establecer de manera
general qué se entiende por delincuencia organizada.

C. Criterios de la Suprema 49
Corte de Justicia de la Nación

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL CONGRESO DE LA
UNIÓN Y LOS CONGRESOS LOCALES CONTABAN CON
FACULTADES CONCURRENTES PARA LEGISLAR EN ESTA
MATERIA (CON ANTERIORIDAD A LA REFORMA CONS-
TITUCIONAL DE 18 DE JUNIO DE 2008). La Federación no
requiere, necesariamente y en todos los casos, de facultad expre­
sa para legislar en una materia. La Constitución establece un
esquema en el que, en determinadas materias, tanto la Fede­
ración como los Estados pueden desplegar con­juntamente sus
facultades legislativas. Asimismo, es necesario tener en cuenta la
existencia de las facultades implícitamente concedidas a la Fede-
ración, que se deriven necesariamente del ejercicio de una facul-
tad explícitamente concedida a los Poderes de la Unión, tal y
como lo señala el artículo 73, fracción XXX de la Constitución.
En con­secuencia, al momento de expedirse la Ley Federal
Contra la Delincuencia Organizada de 1996, la delincuencia orga­
nizada formaba parte de las facultades concurrentes entre la
Federación y los Estados, en virtud de lo establecido en los ar­
tículos 21 y 73, fracciones XXI y XXX de nuestra Constitución,
ya que de una lectura armónica de los objetivos marcados por
el artículo 21 constitucional y la corres­pondiente instrumentali-
zación realizada por el legislador ordinario en la Ley Federal
Contra la Delincuencia Organizada y la Ley General que Estable-
ce las Bases de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad
Pública, se sigue que el objeto de la ley impugnada –la delincuen­
cia organizada–, se encuentra comprendida dentro de la materia
de seguridad pública. Este esquema resultaba coherente con las
facultades legislativas que tenían las entidades federativas para
legislar en materia de delincuencia organizada, tratándose de
delitos del fuero común que afectasen, únicamente, su territorio.
En definitiva, el Congreso de la Unión se encontraba facultado
(de manera concurrente con los Estados) para legislar en mate-
ria de delincuencia organizada, y, además, su actuar fue ajustado
al ámbito específico de las competencias establecidas en el artícu­
lo 21, penúltimo párrafo, en relación con el diverso 73 fracciones
50 XXI y XXX, ambos de la Constitución Fe­deral; por lo cual, no
invadió la competencia otorgada a las entidades federativas. Asi-
mismo, es necesario señalar que todo este marco jurídico fue
Suprema Corte de Justicia de la Nación

modificado por el constituyente permanente, al momento en el


que se reformó la fracción XXI del artículo 73 constitucional,
mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación
de dieciocho de junio de dos mil ocho, a través de la cual se eli­
minó la facultad concurrente de la Federación y de las entidades
federativas para legislar en materia de delincuencia organizada y
se estableció tal potestad, de forma exclusiva, a la Federación.39
Amparo en revisión 583/2010. 29 de septiembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.
Amparo en revisión 584/2010. 29 de septiembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secre-
tario: Javier Mijangos y González.
Amparo en revisión 580/2010. 29 de septiembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secreta-
rio: Jaime Flores Cruz.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL DELITO PREVISTO EN


EL ARTÍCULO 2o. DE LA LEY FEDERAL RELATIVA, ES AU-
TÓNOMO CON RESPECTO AL DE ASOCIACIÓN DELIC-
TUOSA CONTENIDO EN EL ARTÍCULO 164 DEL CÓDIGO
PENAL FEDERAL. De conformidad con el primero de los nu-
merales citados, los elementos integradores del delito de delin-
cuencia organizada son los siguientes: a) Un acuerdo de tres o

39
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXII,
diciembre de 2010, p. 166, Tesis: 1a. CXXVI/2010, Registro: 163,374.
más personas para organizarse o la existencia de esa organi­
zación; b) Que el acuerdo para organizarse o la organización sea
en forma permanente o reiterada; c) Que el acuerdo o la orga-
nización tengan como fin o resultado cometer alguno o algunos
de los delitos que señala el artículo 2o. de la Ley Federal contra
la Delincuencia Organizada. Por su parte, el artículo 164 del Có­di­
go Penal Federal establece que el delito de asociación delictuo­
sa es el acuerdo de constitución de una asociación u organización 51
de tres o más personas, cuyo elemento subjetivo específico lo

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


constituye el propósito de delinquir, esto es, cometer ilícitos.
De lo anterior puede establecerse el rasgo distintivo entre
ambas figuras delictivas, ya que mientras el delito de delincuen-
cia organizada tiene como fin o resultado cometer alguno o al-
gunos de los delitos expresamente establecidos en el artículo
2o. de la ley citada, el delito de asociación delictuosa, en forma
general, sólo se refiere al propósito de delinquir, sin hacer refe­
rencia a la clase de delitos que pueden cometerse. En estas
condiciones, ambos tipos penales pueden contener elementos cons­
­titutivos análogos, sin embargo, el rasgo distintivo anotado per-
mite advertir que el delito de delincuencia organizada es un tipo
penal autónomo en relación con el diverso de asociación delic-
tuosa; máxime que la autonomía del delito de delincuencia
organizada se corrobora con lo dispuesto en el citado artícu-
lo 2o., en el sentido de que: "... serán sancionadas por ese sólo
hecho ...", excluyendo dicha porción normativa la aplicación del
diverso tipo penal de asociación delictuosa.40

Amparo en revisión 1212/2004. 20 de octubre de 2004. Unani-


midad de cuatro votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario:
Jaime Flores Cruz.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. NO EXISTE RESERVA DE


CÓDI­GO EN CUANTO A LA LEY FEDERAL DE LA MATE-
RIA. En cuanto a la Ley Federal contra la Delincuencia Organi­
zada, no existe reserva de código, lo cual se relaciona con el

40
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXI,
enero de 2005, p. 412, Tesis: 1a. CLXVIII/2004, Registro: 179,616.
principio de legalidad, en virtud de que no hay precepto consti-
tucional alguno que prohíba que las leyes especiales o las que
contienen disposiciones de índole penal aborden materias esta-
blecidas también en otros ordenamientos legales, como el Có-
digo Penal Federal.41

Amparo en revisión 1212/2004. 20 de octubre de 2004. Unani-


midad de cuatro votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario:
52
Jaime Flores Cruz.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

DELINCUENCIA ORGANIZADA. REDUCCIÓN DE LA


PENA PREVISTA EN EL ARTÍCULO 35, FRACCIÓN II, DE
LA LEY RELATI­VA. APLICACIÓN EXCLUSIVA DE DICHO
BENEFICIO. El artículo 35, fracción II, de la Ley Federal Contra
la Delincuencia Organizada, establece que se podrá reducir la
pena que le correspondería al miembro de la delincuencia or-
ganizada que aporte indicios en la averiguación previa en la que
esté implicado, que sirvan para la consignación de otros de sus
miembros. Esta disposición resulta aplicable en el momento
en que se realice la individualización de sanciones, y se tomen en
cuenta las circunstancias objetivas y subjetivas concurrentes, así
como los beneficios procedentes, entre los cuales se encuentra
el beneficio de la reducción de la pena hasta en dos terceras
partes, que establece el numeral citado. Por lo que dicho bene-
ficio sólo puede ser aplicado a quien se ubique en la hipótesis
jurídica prevista, y no puede tener aplicación a otras perso-
nas aunque pudieran llegar a resentir algún perjuicio en razón
de los indicios aportados.42

Amparo directo en revisión 851/2002. 14 de enero de 2004.


Mayoría de tres votos. Ausente: Humberto Román Palacios.
Disidente y Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretarias:
Carmina Cortés Rodríguez y Guadalupe Robles Denetro.

41
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXI,
enero de 2005, p. 413, Tesis: 1a. CLXVII/2004, Registro: 179,615.
42
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XX,
julio de 2004, p. 193, Tesis: 1a. LXXIX/2004, Registro: 181,155.
DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL ARTÍCULO 2o., PÁRRA­
FO PRIMERO, DE LA LEY DE LA MATERIA, NO VIOLA LA GA­
RANTÍA DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN CONSAGRADA EN
EL ARTÍCULO 6o. DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL. El pre-
cepto constitu­cional citado garantiza a todo individuo que se en­
cuentre en terri­torio nacional la facultad de expresar libremente
su pensamiento, ya sea en forma escrita o verbal, con las únicas
limitaciones de que no ataque a la moral o los derechos de ter­ 53
ceros, que no provoque algún delito o perturbe el orden públi-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


co. En congruencia con lo anterior, se concluye que el numeral
2o., párrafo primero, de la Ley Federal contra la Delincuencia
Organizada no viola la mencionada garantía constitucional, pues
no coarta el derecho de los gobernados de expresar libremente
sus ideas, en virtud de que lo que sanciona no es la expre­sión
del pensamiento en sí mismo, sino el acuerdo de constitución de
una organización criminal, cuya finalidad principal es cometer
cierto tipo de delitos, lo que indudablemente va en perjuicio de
la sociedad y del interés público, razón por la cual la represión
de esa manifestación se ubica entre las limitaciones que el refe-
rido artículo 6o. constitucional impone a la libertad de expresión.
Esto es, el mencionado artículo 2o., párrafo primero, es acorde
con los principios que derivan de la garantía constitucional seña-
lada, pues no sanciona el hecho o acto de pensar, sino el acto a
través del cual se materializa ese pensamiento que se traduce en
el acuerdo de tres o más personas para organizarse o la organi-
zación en sí para cometer los delitos a que el propio artículo 2o.
se refiere, en forma permanente o reiterada.43

Amparo en revisión 173/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretario: Alberto
Miguel Ruiz Matías.

Amparo en revisión 444/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: José Vicente Aguinaco Alemán. Secretaria: Martha
Yolanda García Verduzco.

43
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 6, Tesis: P. XXVI/2002, Registro: 186,617.
Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponen­te: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL ARTÍCULO 40 DE LA


LEY DE LA MATERIA, NO VIOLA LA GARANTÍA DE SEGU-
RIDAD JURÍDICA. El artículo 16, párrafo primero, de la Consti-
54
tución Federal establece la garantía de seguridad jurídica, con­
sistente en que todo acto de autoridad debe estar fundado y
Suprema Corte de Justicia de la Nación

motivado, garantía que no contraviene el artículo 40 de la Ley


Federal contra la Delincuencia Organizada, aun cuando no es­
tablece reglas concretas para que el Juez, en ejercicio de sus
facultades, valore la imputación formulada por los diversos par-
ticipantes en el hecho delictuoso investigado y demás personas
involucradas en la averiguación previa, a fin de tener por com-
probados "los elementos del tipo penal y la responsabilidad del
inculpado", dado que la valoración de mérito no debe ser arbi-
traria o caprichosa, sino con prudencia, sensatez y buen juicio, es
decir, el juzgador, en ejercicio de su arbitrio judicial, debe estable­
cer si hay adecuación entre los hechos atribuidos a los inculpa-
dos y el ilícito que se les imputa. Además, el Juez debe motivar
adecuadamente por qué la imputación respectiva es eficiente
y suficiente para tener por pro­bados "los elementos del tipo
penal y la responsabilidad del inculpado", esto es, está obligado
a exponer pormenorizadamente los razonamientos idóneos
para justificar la determinación que al respecto pronuncie.
En tales circunstancias, las disposiciones del numeral 40 no con-
travienen la garantía de seguridad jurídica contemplada en el
párrafo primero del artículo 16 constitucional, pues no facultan
al juzgador a valorar arbitrariamente los elementos probato-
rios a que el propio precepto se refiere.44

Amparo en revisión 173/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponen­te: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretario: Alberto
Miguel Ruiz Matías.

44
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 7, Tesis: P. XXVIII/2002, Registro: 186,616.
Amparo en revisión 444/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponen­te: José Vicente Aguinaco Alemán. Secretaria: Martha
Yolanda García Verduzco.
Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

55
DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL ARTÍCULO 7o. DE LA
LEY FEDERAL RELATIVA NO TRANSGREDE EL PRINCIPIO

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


DE SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL QUE ESTABLECE EL
ARTÍCULO 133 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. El numeral 7o. de la Ley
Federal contra la Delincuencia Organizada no contraviene el ar-
tículo 133 constitucional, pues sólo instituye la supletoriedad de
las disposiciones de los Códigos Penal Federal y Federal de Proce­
dimientos Penales, así como de las legislaciones que establezcan
las normas sobre ejecución de penas y medidas de seguridad
e, incluso, las comprendidas en leyes especiales; por tanto, la su­
pletoriedad indicada no atenta en contra del principio de supre-
macía constitucional, del que no se infiere ninguna jerarquía
entre las leyes emanadas del Congreso de la Unión.45
Amparo en revisión 173/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretario: Alberto
Miguel Ruiz Matías.
Amparo en revisión 444/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponente: José Vicente Aguinaco Alemán. Secretaria: Martha
Yolanda García Verduzco.
Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. EL DELITO PREVISTO EN


EL ARTÍCULO 2o., Y SANCIONADO EN EL ARTÍCULO 4o.,

45
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 7, Tesis: P. XXVII/2002, Registro: 186,615.
AMBOS DE LA LEY FEDERAL CONTRA LA MISMA, ES AUTÓ­
NOMO Y NO UNA AGRAVANTE. Del texto de los artículos
1o., 2o., párrafo primero, y 4o. de la Ley Federal contra la Delin-
cuencia Organizada, en relación con su exposición de motivos, se
advierte que el sólo acuerdo de la organización o la organización
misma, que tenga como fin cometer algunos de los delitos pre-
cisados en el numeral 2o. citado, es suficiente para imponer las
56 penas previstas en el artículo 4o. de la ley referida, con indepen-
dencia de la sanción que le corresponda al ilícito o ilícitos come-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

tidos. Acorde con lo anterior, debe decirse que el ilícito de


mérito no es una agravante de los diversos previstos en las frac-
ciones del citado artículo 2o. de la ley en cuestión, toda vez que
las circunstancias señaladas denotan la autonomía del ilícito de
delincuencia organizada, porque le dan vida propia, esto es, para
su consumación no requiere de la realización de otra conducta
tipifi­cada como delito.46

Amparo en revisión 173/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretario: Alberto
Miguel Ruiz Matías.

Amparo en revisión 444/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: José Vicente Aguinaco Alemán. Secretaria: Martha
Yolanda García Verduzco.

Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. ES INOPERANTE EL AR­GU­­


MENTO CONSISTENTE EN QUE EL ARTÍCULO 4o., FRAC­
CIÓN I, INCISO A), DE LA LEY FEDERAL DE LA MATERIA
ESTABLECE UNA PENA INUSITADA Y TRASCENDENTAL
Y, POR ENDE, ES VIOLATORIO DEL ARTÍCULO 22 DE LA
CONSTITUCIÓN FEDERAL, CUANDO SE RECLAMA CON
MOTIVO DEL AUTO DE FORMAL PRISIÓN. Toda vez que el

46
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 8, Tesis: P. XXV/2002, Registro: 186,614.
Juez, al dictar el auto de formal prisión, sólo debe tener en
cuenta los elementos que acrediten el cuer­po del delito y la pro­
bable responsabilidad del inculpado, pero sin imponer pena algu­
na, se concluye que cuando en el juicio de amparo se reclama
el auto de formal prisión en el que se cita, entre otros artícu-
los, el artículo 4o., fracción I, inciso A), de la Ley Federal contra
la Delincuencia Organizada, y la parte quejosa alega que éste
viola el artículo 22 de la Constitución Política de los Estados 57
Unidos Mexicanos por establecer una pena inusitada y trascen-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


dental, el concepto de violación relativo resulta inoperante
porque en ese estado del proceso penal todavía no se da el
supuesto de aplicación del mencionado precepto constitucio-
nal, en virtud de que no se ha dictado sentencia definitiva y, por
tanto, no se sabe si el inculpado será declarado penalmente res­
ponsable de los delitos por los cuales se le acusó ni se le impon­
drá una pena, pues conforme a lo establecido en los artículos
20, apartado A, fracciones VI y VIII, y 21, párrafo primero, de la
Constitución Federal, las penas sólo pueden imponerse válida­
mente, por el Juez penal, precisamente en la sentencia con que
culmine el proceso, de modo que como esta hipótesis de apli-
cación todavía no se presenta, resultan inoperantes los concep-
tos de violación respectivos.47

Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. LOS ARTÍCULOS 2o., FRAC­


CIÓN I, Y 4o., FRACCIÓN I, INCISO A), DE LA LEY FEDERAL
RELATIVA, NO TIPIFICAN LOS MISMOS HECHOS O CON-
DUCTAS ILÍCITAS QUE PREVÉ EL ARTÍCULO 194, FRAC-
CIÓN III, DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL Y, POR TANTO,
NO VIOLAN EL ARTÍCULO 23 DE LA CONSTITUCIÓN
FEDERAL. El sólo acuerdo de organización o la organización
misma que, como establece el artículo 2o., fracción I, de la ley de

47
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 9, Tesis: P. XXX/2002, Registro: 186,613.
la delincuencia organizada, tenga como fin cometer alguno de los
delitos contra la salud, es suficiente para imponer las penas pre-
vistas en el artículo 4o. de la propia ley, con independencia de la
comisión y sanción de estos últimos, implicando la autonomía
del tipo, respecto del artículo 194, fracción III, del Código Penal
Federal. En efecto, del artículo relativo al delito contra la salud
en la modalidad de colaborar "de cualquier manera al finan­
58 ciamiento, supervisión o fomento para posibilitar la ejecución
de alguno de los delitos a que se refiere este capítulo (capítulo I
Suprema Corte de Justicia de la Nación

‘De la producción, tenencia, tráfico, proselitismo y otros actos


en materia de narcóticos’, comprendido en el título séptimo ‘De­
litos contra la salud’)", del Código Penal Federal, se advierte que
la descripción del tipo penal es la siguiente: Que el sujeto activo
preste colaboración a otras personas en el financiamiento, super­
visión o fomento para posibilitar la ejecución de alguno de los
delitos a que se refiere el capítulo I, título séptimo, del Código
Penal Federal, en la inteligencia de que esa colaboración implica
su intervención en inversiones o cuestiones financieras que cap-
ten los recursos procedentes del narcotráfico, y que después
vuelvan a reinvertirse como recursos económicos en el finan­
ciamiento de esas conductas ilícitas, o bien supervisando o
fomen­tando para posibilitar la ejecución de estas últimas. Por su
parte, los elementos del tipo de delincuencia organizada son:
1) El acuerdo de tres o más personas para organizarse o que se
organicen; 2) Que el acuerdo para organizarse o la organización
sea en forma permanente o reiterada; y, 3) Que el acuerdo o la
organización tenga como fin o resultado cometer alguno o algu-
nos de los delitos que señala el mencionado artículo 2o., esto es,
los tipos de ambas figuras delictivas "delincuencia organizada" y
"delito contra la salud" en la modalidad mencionada son diferen-
tes: primero, porque mientras aquél contempla dentro de sus
elementos integrantes el acuerdo para organizarse o la organiza-
ción, por sí solos, para cometer reiterada o permanentemente
alguno de los delitos señalados en esa ley federal, con independen­
cia de que se actualice la comisión de alguno de esos ilícitos, el
segundo alude a la conducta consistente en prestar colabora-
ción a otras personas, en el financiamiento, supervisión o fomen­
to para posibilitar la ejecución de alguno de los delitos a que se
refiere el capítulo aludido; en segundo lugar, el numeral 2o. re-
quiere de pluralidad de sujetos activos del delito, es decir,
concu­rrencia de voluntades, requisito no exigido en el artículo
194, pues conforme a éste el activo del delito contra la salud
puede ser una sola persona. Lo expuesto revela que los artículos
analizados contemplan figuras delictivas diferen­tes; de ahí, que el
auto de formal prisión con el cual inicia la prosecución del pro-
ceso a la peticionaria de garantías no se sigue por dos delitos 59
que sancionan la misma conducta sino que se está en presencia

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


de un concurso real de delitos, como lo establece el artículo 18 del
Código Penal Federal y no infringen el artículo 23 de la Consti-
tución Federal.48

Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.


Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. PARA QUE SEA PRO­


CEDENTE LA IMPUGNACIÓN EN AMPARO, DE LOS AR­
TÍCULOS 14 Y 34 DE LA LEY FEDERAL DE LA MATERIA, ES
NECESARIO QUE HAYAN SIDO APLICADOS EN PERJUI-
CIO DE LA PARTE INCULPADA, LO CUAL SÓLO OCURRE
SI EL MINISTERIO PÚBLICO, ANTES DEL EJERCICIO DE LA
ACCIÓN PENAL, LE OCULTA LA IDENTIDAD DE LOS TES-
TIGOS QUE DECLARARON EN SU CONTRA. En materia de
amparo contra leyes, es necesario que la acción constitucional
se ejerza con motivo del primer acto de apli­cación de la ley que
cause perjuicio al gobernado; por tanto, debe estimarse que el
cuestionamiento de la constitucionalidad de los ar­tículos 14 y 34
de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, que facul-
tan al Ministerio Público de la Federación a mantener bajo reser-
va la identidad de las personas que rindan testimonio en contra
de algún miembro de la delincuencia organizada, hasta el ejerci-
cio de la acción penal, con la correlativa obligación de la Procu-
raduría Gene­ral de la República de prestar apoyo y protección

48
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 10, Tesis: P. XXXII/2002, Registro: 186,612.
suficientes a dichos testigos, sólo procede ser examinado en el
juicio de amparo, cuando el Ministerio Público Federal, antes de
ejercitar la acción penal contra el inculpado, hubiere mantenido
en reserva o le haya ocultado la identidad de los testigos que
declararon en su contra, pero cuando de las actuaciones de la
averiguación previa se desprende que se asentó el nombre de
cada uno de dichos testigos y el Ministerio Público los dio a co-
60 nocer a la parte inculpada como las personas que deponen en
su contra, y esta última se manifestó conocedora de sus identi-
dades, es dable concluir que los artículos citados no se aplicaron
Suprema Corte de Justicia de la Nación

en la parte que podría perjudicarle y que, por tanto, opera la


causal de improceden­cia establecida en el artículo 73, fracción VI,
de la Ley de Amparo.49
Amparo en revisión 446/2001. 25 de junio de 2002. Once votos.
Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Gonzalo Arredondo
Jiménez.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. LOS ARTÍCULOS 2o. Y


4o. DE LA LEY FEDERAL CONTRA LA MISMA NO VIOLAN
EL AR­TÍCULO 23 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. El sólo acuerdo de organi-
zación o la organización misma, que tenga como fin cometer
alguno de los delitos precisados en el artículo 2o. de la Ley Fe-
deral contra la Delincuencia Organizada es suficiente para im­
poner las penas previstas en el artículo 4o. de la propia ley, con
independencia de la comisión y la sanción de ellos; lo que impli-
ca la autonomía del tipo. Asimismo, de la exposición de moti-
vos de la iniciativa correspondiente, se advierte que se tomó
en cuenta la necesidad de prever una ley especial que regulara
la conducta consistente en la organización de tres o más perso-
nas encaminadas a cometer alguno de los delitos ahí señalados,
pues se estimó que no obstante que se hacía mención a la "de-
lincuencia organizada" en la legislación penal, la regulación era
aún insuficiente; consecuentemente, al preverse la delincuencia
organizada se establece un delito autónomo y no una agravante.

49
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
julio de 2002, p. 11, Tesis: P. XXXI/2002, Registro: 186,611.
Ahora bien, no obstante que tanto los preceptos aludidos como
los artículos 83 bis y 83 quat de la Ley Federal de Armas de
Fuego y Explosivos contemplan como bien jurídico protegido
la seguridad pública o nacional, sin embargo éstos no tipifican los
mismos hechos o conductas ilícitas. En efecto, de los artículos re­
lativos al acopio de armas de fuego y explosivos, se advierte que
los elementos del tipo son: a) La posesión de más de cinco armas
de fuego; b) Que las armas sean de uso reservado al Ejército, 61
Armada y Fuerza Aérea; c) Que la posesión sea sin el permiso

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


correspondiente; y, d) La posesión de cartuchos en cantidades
mayores a las permitidas. Por su parte, los elementos del tipo de
delincuencia organizada son: 1) El acuerdo de tres o más per­
sonas para organizarse o que se organicen; 2) Que el acuerdo
para organizarse o la organización sea en forma permanente o
reiterada; y, 3) Que el acuerdo o la organización tenga como fin
o resultado come­ter alguno o algunos de los delitos que señala el
mencionado artículo 2o. Esto es, los elementos que integran
el tipo de cada figura delictiva: "delincuencia organizada", "acopio
de armas de fuego y explosivos" y "posesión de cartuchos" son
totalmente diferentes, pues mientras el primero contempla den-
tro de sus elementos integrantes el acuerdo para organizarse o
la organización, por sí solos, para cometer reiterada o permanen­
temente alguno de los delitos ahí señalados, con independen­cia
de que se actualice la comisión de alguno de los delitos enlista-
dos en el citado artículo 2o., el sólo acuerdo de organización o
la organización en sí constituye una figura delictiva, el segundo
y el tercero aluden, respectivamente, a la reunión de armas de
fuego reser­vadas al Ejército, Armada y Fuerza Aérea sin el per-
miso correspondiente y a la posesión de cartuchos en cantida-
des mayores a las permitidas. Luego, los tipos penales de mérito
contemplan figuras delictivas diferentes; de ahí que el auto de
formal prisión con el cual inicia la prosecución del proceso en la
hipótesis de que se trata no se sigue por dos tipos diferentes que
sancionan la misma conducta, pues los elementos que los cons-
tituyen son diversos y, por ende, se sancionan conductas distin-
tas. Por consiguiente los artículos 2o. y 4o. de la Ley Federal
contra la Delincuencia Organizada no tipifican las mismas con-
ductas que contemplan los artículos 83 bis y 83 quat de la Ley
Federal de Armas de Fuego y Explosivos y, por tanto, no trans-
greden el artículo 23 de la Constitución Federal.50

Amparo en revisión 1111/2000. 30 de marzo de 2001. Cinco


votos. Ponente: Mariano Azuela Güitrón. Secretario: Rolando
Javier García Martínez.

62 D. Explicación en términos coloquiales


Suprema Corte de Justicia de la Nación

La delincuencia organizada hace refe­rencia a personas que se unen


o juntan para cometer delitos que afectan gravemente a la socie-
dad, haciendo de esto su forma de vida, como por ejemplo, para
vender, comprar y distribuir cocaína y marihuana (delitos de nar-
cotráfico), para vender y comprar armas, o para quitarle la vida a
otros seres humanos.

En otras palabras: "El que con lobos anda, a aullar se enseña".

50
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XIII,
mayo de 2001, p. 446, Tesis: 2a. XLIX/2001, Registro: 189,737.
I.V. Orden de cateo

A. Marco conceptual

(Orden de Cateo). Entrada y Registro: Constituye una diligen-


cia de investigación que persigue como finalidades la obtención
de fuentes de pruebas para la comprobación del hecho punible
o participación culpable y/o para la solicitud de una medida
cautelar. Ella comporta, por regla general, la afectación o per-
turbación de los derechos fundamentales a la intimidad e invio-
labilidad del hogar.51

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Ahora se establece expresamente en el texto constitucional,


que la solicitud respectiva debe hacerla el Ministerio Público, y que
sólo la autoridad judicial podrá expedir la orden, suprimiéndose
"que será escrita".

La supresión en el texto constitucional de la expresión "que


será escrita", resulta de suma importancia, ya que ni la solicitud ni
la expedición de una orden de cateo requieren hacerse por escri-
to, atendiendo al nuevo sistema de enjuiciamiento plasmado en la
Constitución.

51
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, Derecho Procesal Chileno, 63
Tomo I, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile, Chile, 2002, p. 512.
Lo anterior se explica en el primer dictamen de la Cámara de
Origen, donde se consideró lo siguiente:

A fin de dar pauta a una regla especial que permita la solicitud


de dichas órdenes y su resolución por cualquier medio, dejando
siempre registro de las comunicaciones, se propone suprimir la
obligación específica de que ese procedimiento sea por escrito,
64
lo cual, vincu­lado a otros cambios, como la creación de Jueces
específicos para la atención pronta y expedita de los pedimentos
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de las citadas medidas cautelares y otras mencionadas, posibi­


litará que, ya sea de forma presencial o por medios indirectos,
el Ministerio Público le formule la petición y el Juez le responda
de manera inmediata, si es en sentido afirmativo, el agente de
la representación social proceda de inmediato a ejecutar la me-
dida, sin perjuicio de que el documento respaldo de la autoriza­
ción pueda enviarse al mismo tiempo o de forma diferida para
constancia… En ese orden de ideas es procedente la modi­
ficación del párrafo décimo primero del artículo 16 de la Cons-
titución consistente en suprimir la regla especial de que las
órdenes de cateo deban solicitarse por escrito, habida cuenta
de que con la asignación de Jueces de Control que realicen los
poderes judiciales, los cuales estarán abocados a la inmediata
resolución de los pedimentos de mérito, se visualiza que pueda
ser en forma oral, en beneficio de la eficacia de las autoridades
en la materia.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

CATEO. ANTE LA AUSENCIA DEL OCUPANTE DEL LUGAR


OBJETO DE LA ORDEN, CORRESPONDE A LA AUTO­
RIDAD DESIGNAR A LOS TESTIGOS, SIN QUE AQUÉL
PUEDA HACERLO DESPUÉS DE INICIADA LA DILIGENCIA,
AL SER ENCONTRADO ESCONDIDO EN EL INTERIOR
DEL DOMICILIO CATEADO. La Primera Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación ha sostenido que si para dar
testimonio de lo ocurrido en el desarrollo de un cateo los
testigos deben estar presentes desde que comience la diligencia,
es inconcuso que su designación también debe llevarse a cabo
desde su inicio, ya sea a propuesta del ocupante del lugar cateado
o, ante su ausencia o negativa, de la autoridad que la practique.
En ese sentido y conforme a los artículos 16 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos y 61 del Código Fede-
ral de Procedimientos Penales, en caso de que antes del inicio
del cateo ninguna persona del domicilio objeto de la orden acuda 65
al llamado del Ministerio Público para llevar a cabo el desahogo

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


respectivo, se actualiza el supuesto relativo a la ausencia del ocu-
pante del lugar y, por ende, corresponderá a dicha autoridad
designar a los testigos. Ahora bien, la circunstancia de que duran­
te el desarrollo de la diligencia se encuentre al ocupante del
lugar cateado, quien estaba escondido en su interior, no implica
que en ese momento deba otorgársele la oportunidad de pro-
poner a sus testigos, en razón de que tal designación siempre
debe llevarse a cabo desde el inicio de la dili­gencia, lo cual, en
la especie, ya ocurrió –a cargo de la autoridad y a causa de su
ausencia– precisamente para que aquéllos estén en condiciones
de apreciar todos los hechos que se asienten en el acta circuns-
tanciada que al efecto se levante y que habrán de firmar, objetivo
que no se alcanzaría si fueran designados después de iniciada la
diligencia, pues no darían testimonio completo de lo ocurrido, al no
haber presenciado íntegramente la actuación de la autoridad.52

Contradicción de tesis 276/2009. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Cuarto Circuito
y el Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito. 2 de
diciem­bre de 2009. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Juan
N. Silva Meza. Secretario: Jaime Flores Cruz.

CATEO. EL PROPIETARIO U OCUPANTE DEL INMUEBLE A


REVI­SAR EN DICHA DILIGENCIA PUEDE AUTONOMBRAR-
SE COMO TESTIGO DE LOS HECHOS CONSIGNADOS
EN EL ACTA RESPECTIVA. Del análisis e interpretación de la

52
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXI,
abril de 2010, p. 110, Tesis: 1a./J. 9/2010, Registro: 164,831.
exposición de motivos del constituyente originario, vertida en el
proceso de creación del artículo 16 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, se advierte que la persona
que ocupa el lugar en el que deba realizarse una diligencia de
cateo cuenta con el derecho preferente de proponer a los tes-
tigos que estarán presentes en ella, con el fin de que indepen-
dientemente de los resultados que ésta arroje, tal designación
66 pueda recaer sobre personas de su confianza, motivo por el cual
y ante la ausencia de otras personas que pueda nombrar como
Suprema Corte de Justicia de la Nación

testigos, resulta jurídicamente factible que el propietario u


ocupan­te del inmueble en que deba realizarse el cateo se auto-
nombre como testigo de los hechos consignados en el acta res-
pectiva, pues ni el citado precepto constitucional ni el artículo 61
del Código Federal de Procedimientos Penales –que reproduce
lo dispuesto por aquél en cuanto a la diligencia de cateo se re-
fiere–, prevén expresamente una prohibición en ese sentido.
Además, la valoración del testimonio y de la diligencia de cateo,
así como de las pruebas que en ésta se recaben, quedará a
criterio del juzgador correspondiente, toda vez que en el conte-
nido del acta respectiva no se vierte declaración alguna que sea
utilizada como testimonio, sino que la designación de testigos
tiene como finalidad hacer constar que estuvieron presentes
durante el desarrollo del cateo y que éste se realizó en los tér-
minos que se indican en el acta referida, por lo que el hecho de
que el ocupante la suscriba en calidad de testigo instrumental no
redunda en un acto incriminatorio en su persona, en tanto que
se trata del ejercicio del mencionado derecho y del cumplimien-
to del requisito constitucional aludido.53

Contradicción de tesis 32/2009. Entre las sustentadas por el


Tribunal Colegiado del Vigésimo Quinto Circuito y el Segun-
do Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito. 17 de junio de
2009. Mayoría de tres votos. Disidentes: José de Jesús Gudiño
Pelayo y José Ramón Cossío Díaz. Ponente: Sergio A. Valls Her-
nández. Secretario: Arnoldo Castellanos Morfín.

53
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
noviembre de 2009, p. 154, Tesis: 1a./J. 75/2009, Registro: 166,017.
CATEO. EL ACTA CIRCUNSTANCIADA DERIVADA DE
LA DILIGENCIA RELATIVA NO CARECE DE VALIDEZ POR
EL HECHO DE QUE EL OCUPANTE DEL INMUEBLE A RE-
VISAR HAYA DESIGNADO COMO TESTIGOS A QUIENES
SE ENCONTRABAN EN ÉL Y POSTERIORMENTE LES RE-
SULTÓ LA CALIDAD DE INDICIADOS EN LA MISMA CAUSA
PENAL. Del análisis e interpretación de la exposición de moti-
vos del Constituyente Originario, vertida en el proceso de crea- 67
ción del artículo 16 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, se advierte que la persona que ocupa el

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


lugar en que debe realizarse una diligencia de cateo tiene el de­
recho preferente de proponer a los testigos que intervendrán
en el acta que debe levantarse al concluir dicha diligencia, sin
que se requiera una cualidad específica para las personas que
pueden designarse con tal carácter, es decir, la propuesta no
necesariamente debe recaer en un tercero ajeno para garantizar
su imparcialidad. Por tanto, el acta circunstanciada derivada de la
diligencia de cateo no carece de validez por el hecho de que
el ocupante del inmueble a revisar haya designado como testi-
gos a quienes se encontraban en él y posteriormente les resultó
la calidad de indiciados en la misma causa penal. Ello es así por-
que, por un lado, esa designación obedece al derecho prefe­
rente del ocupante del domicilio para proponer a dos testigos
y, por el otro, porque el hecho de que posteriormente éstos re­
sulten inculpados es un aspecto que será motivo de valoración
por parte del órgano jurisdiccional, quien tendrá que estable-
cer, entre otras cosas, si no obstante su situación jurídica se
con­dujeron imparcialmente o fueron coaccionados en cualquier
forma. Además, en el supuesto indicado, cuando los testigos son
designados no tienen la calidad de indiciados y sólo fungen en el
acto como testigos instrumentales para otorgar validez al acta
respectiva, lo cual no significa que lo atestiguado en ésta redun-
de en una autoincriminación, en tanto que la diligencia de cateo
no tiene como finalidad el desahogo de una prueba confesional
o testimonial, sino la búsqueda de personas u objetos relaciona-
dos con algún delito.54

54
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
agosto de 2009, p. 55, Tesis: 1a. XCVIII/2009, Registro: 166,724.
Amparo en revisión 367/2009. Irving Elías Téllez Durán o Irving
Téllez Durán. 3 de junio de 2009. Cinco votos. Ponente: Olga
Sánchez Cor­dero de García Villegas. Secretaria: Rosalía Argu-
mosa López.

CATEO. LOS TESTIGOS INSTRUMENTALES DESIGNADOS


POR EL OCUPANTE DEL LUGAR CATEADO PARA DAR
68
CUENTA DE LOS HECHOS CONSIGNADOS EN EL ACTA
RESPECTIVA SON IDÓNEOS PARA FUNGIR CON ESE
Suprema Corte de Justicia de la Nación

CARÁCTER, AUNQUE POSTERIORMENTE LES RESULTE


LA CALIDAD DE INDICIADOS EN LA MISMA CAUSA
PENAL. Conforme al análisis histórico y teleológico del artículo
16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
la persona que ocupa el lugar en el que debe realizarse una dili-
gencia de cateo tiene el derecho preferente de proponer a los
testigos que estarán presentes en ella, sin que se advierta que
el Poder Constituyente hubiere precisado alguna cualidad espe-
cífica para éstos; de manera que el hecho de que la intervención
de los testigos constituya una condición para la validez de una dili­
gencia de cateo no implica que la designación de quienes han de
intervenir con ese carácter ineludiblemente deba recaer en
un tercero ajeno a las partes. En este sentido, se concluye que
los testigos instrumen­tales designados por el ocupante del lugar
que habrá de ser cateado, son idóneos para fungir con ese ca-
rácter aunque posteriormente les resulte la calidad de indicia-
dos en la misma causa penal. Ello es así, porque la intervención
de los testigos en la aludida diligencia se limita a presenciar los
hechos desarrollados en ella, así como a constatar que correspon­
den con lo asentado en el acta respectiva, ya que es facultad
exclusiva del juzgador calificar el valor de esa probanza. Además,
el requisito legal relativo a que los testigos deben mantener
independencia en sus posiciones no se infringe por el sólo
hecho de que hayan participado como tales en la diligencia de
cateo, pues durante el desarrollo de la misma no vierten decla-
ración alguna que sirva como testimonio rendido de su parte, en
tanto que sólo fungen como testigos instrumentales que dotan
de validez al acto. Es decir, al rendir su testimonio ante la auto-
ridad judicial, lo hacen a nombre propio, sobre los hechos que
les constan y no con un interés que les es ajeno, como sería
sostener la validez de la diligencia. En todo caso, su falta de ido-
neidad como testigos derivará de circunstancias por las que
cualquier otra persona pueda conducirse con parcialidad.55

Amparo en revisión 367/2009. Irving Elías Téllez Durán o Irving


Téllez Durán. 3 de junio de 2009. Cinco votos. Ponente: Olga
Sánchez Cor­dero de García Villegas. Secretaria: Rosalía Argu-
mosa López.
69

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


DILIGENCIA DE CATEO Y PRUEBAS QUE FUERON OBTE-
NIDAS EN LA MISMA. CARECEN DE VALOR PROBA­TORIO,
CUANDO LA AUTORIDAD QUE LA PRACTICA, DESIGNA
COMO TESTIGOS A LOS POLICÍAS QUE INTERVINIERON
MATERIALMENTE EN LA EJECUCIÓN DE LA MISMA. De la
interpretación del artículo 16, párrafo octavo, de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos y del artículo 61 del
Código Federal de Procedimientos Pe­nales, de contenido similar
a la Norma Constitucional de mérito, se desprende que la auto-
ridad que practica la diligencia de cateo, ante la ausencia o nega-
tiva de designación de testigos por parte del ocupante del lugar
cateado, puede designar con tal carácter a cualquier persona
que asista a la diligencia. Si bien es cierto que esta facultad de la
autoridad ministerial no se encuentra expresamente acotada o
limitada por el Poder Constituyente, también lo es que, dado
el carácter intrínseco de la figura de testigo, tercero ajeno a la
acti­vidad o hecho sobre el cual va a dar noticia con plena inde-
pendencia y libertad de posición, la designación debe recaer en per­
sonas que no hayan tenido participación directa en la ejecución
de la orden de cateo, pues sólo así podrán relatar hechos ajenos
que les constan. En esa circunstancia, si la designación como
testigos por parte de la auto­ridad ministerial, recae en elemen-
tos de la policía que no han participado materialmente en su
desahogo, entonces la diligencia de cateo y las pruebas obte­
nidas de la misma, tienen valor probatorio, lo que no acontece

55
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
agosto de 2009, p. 56, Tesis: 1a. XCIX/2009, Registro: 166,723.
si los policías designados intervienen en la propia ejecución
de ésta.56
Contradicción de tesis 147/2007-PS. Entre los criterios sustenta-
dos por los Tribunales Colegiados Primero, Segundo y Tercero,
todos en Materias Penal y Administrativa del Quinto Circuito.
13 de agosto de 2008. Mayoría de tres votos. Disidentes: Juan
N. Silva Meza y Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Ponen­
70 te: Sergio A. Valls Hernán­dez. Secretario: Arnoldo Castellanos
Morfín.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ORDEN DE CATEO. LA CIRCUNSTANCIA DE QUE LA SE-


CRETARIA DE ACUERDOS DE UN ÓRGANO JURISDIC-
CIONAL CERTIFIQUE UNA COPIA DE AQUÉLLA PARA SER
ENTREGADA AL MINISTERIO PÚBLICO, NO LA TORNA IN­
CONSTITUCIONAL POR CONSIDERAR QUE CARECE DE
FIRMAS. Entre los requisitos exigidos por el artículo 16, párrafo
octavo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexi-
canos para la práctica de la orden de cateo, están los relativos a
que se emita por una autoridad judicial y que conste por escrito.
Por tanto, la circunstancia de que la secretaria de acuerdos de
un órgano jurisdiccional, en ejercicio de sus facultades, certifi-
que una copia de dicha orden para ser entregada al Ministerio
Público, no la torna inconstitucional por considerar que carece
de firmas, en razón de que es suficiente que se haga constar que
las fojas expedidas coinciden fiel y legalmente con las que se ob­
tuvieron; de ahí que si del texto que se certifica se aprecia que
el Juez resolvió emitir la orden de mérito y que así lo firmó ante
la presencia de la secretaria que autoriza y da fe, ello es sufi­
ciente para tener por cumplidos los requisitos constitucionales
mencionados.57
Amparo directo en revisión 270/2008. 2 de abril de 2008. Cinco
votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime Flores
Cruz.

56
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVIII,
diciembre de 2008, p. 74, Tesis: 1a./J. 83/2008, Registro: 168,333.
57
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVII,
mayo de 2008, p. 7, Tesis: 1a. XLIV/2008, Registro: 169,662.
CATEO. EN ACATAMIENTO A LA GARANTÍA DE INVIO­
LABI­LIDAD DEL DOMICILIO, LA ORDEN EMITIDA POR LA
AUTORIDAD JUDICIAL, DEBE REUNIR LOS REQUISITOS
PREVISTOS EN EL ARTÍCULO 16 DE LA CONSTITUCIÓN,
DE LO CONTRARIO DICHA ORDEN Y LAS PRUEBAS QUE
SE HAYAN OBTENIDO COMO CONSECUENCIA DIRECTA
DE LA MISMA, CARECEN DE EXISTENCIA LEGAL Y EFICA­
CIA PROBATORIA. Con la finalidad de tutelar efectivamente 71
la persona, familia, domicilio, papeles y posesiones de los gober-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


nados, el Constituyente estableció en el ar­tículo 16 de la Consti­
tución Política de los Estados Unidos Mexicanos que las órdenes
de cateo única y exclusivamente puede expedirlas la autoridad
judicial cumpliendo los siguientes requisitos: a) que conste por
escrito; b) que exprese el lugar que ha de inspeccionarse; c) que
precise la materia de la inspección; d) que se levante un acta
circunstanciada en presencia de dos testigos propuestos por el
ocupante del lugar cateado o en su ausencia o negativa, por
la autoridad que practique la diligencia. En ese sentido, el artícu-
lo 61 del Código Federal de Procedimientos Penales, en obser-
vancia a la garantía de inviolabilidad del domicilio, establece que
si no se cumple con alguno de los requisitos del octavo párrafo
del citado precepto constitucional, la diligencia carece de valor
probatorio. Por tanto, las pruebas obtenidas con vulneración a
dicha garantía, esto es, los objetos y personas que se localicen,
su aprehensión en el domicilio registrado y las demás pruebas
que sean consecuencia directa de las obtenidas en la forma refe­
rida, así como el acta circunstanciada de la propia diligencia, care­
cen de eficacia probatoria. En efecto, las actuaciones y probanzas
cuyo origen sea un cateo que no cumpla con los requisitos cons­
titucionales y por tanto, sin valor probatorio en términos del seña­
lado artículo 61, carecen de existencia legal, pues de no haberse
realizado el cateo, tales actos no hubieran existido.58

Contradicción de tesis 75/2004-PS. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito, el Se-

58
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVI,
agosto de 2007, p. 111, Tesis: 1a./J. 22/2007, Registro: 171,836.
gundo Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, el Tercer Tribu-
nal Colegiado del Décimo Segundo Circuito y el Primer Tribunal
Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito. 17 de
enero de 2007. Mayoría de tres votos. Disidentes: José de Jesús
Gudiño Pelayo y José Ramón Cossío Díaz. Ponente: Olga Sán-
chez Cordero de García Villegas. Secre­taria: Ana Carolina Cien-
fuegos Posada.
72

PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. PROCEDE LA


Suprema Corte de Justicia de la Nación

ADMISIÓN Y DESAHOGO DE LA TESTIMONIAL Y LOS CA­


REOS OFRECIDOS POR EL INCULPADO, A CARGO DEL
AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO Y DE LOS TESTIGOS
DE ASISTENCIA QUE INTERVINIERON EN UNA DILIGEN-
CIA DE CATEO. De la interpretación armónica de los ar­tículos
206 del Código Federal de Procedimientos Penales y 20, apar­
tado A, fracción V, de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, se advierte que el juzgador está obligado
a admitir y mandar desahogar las pruebas que en su defensa
ofrezca el inculpado, sin otra limitación que la establecida por la
ley, siempre que legalmente puedan constituirse, pues de no
hacerlo así se viola su garantía de adecuada defensa, contenida
en el citado precepto constitucional. En tal virtud, independien-
temente de que la participación del agente del Ministerio Públi-
co y de sus testigos de asistencia en el acta circunstanciada en
que consta la diligencia de cateo se debe a la obligación que
tienen de intervenir como parte del personal ministerial, ello no
impide que el procesado ejerza su derecho a defenderse de
las imputaciones que arroje el cateo, pues aunque éste conforme
a lo dispuesto por el artículo 284 del citado Código Procesal
Penal, hace prueba plena cuando se desahoga con las formalida-
des establecidas en la ley, esto no implica que no puedan con-
trovertirse los hechos y circunstancias derivados de él, mediante
la prueba que se estime más idónea –como pueden ser los ca-
reos o la testimonial de quienes hayan intervenido en el desa-
rrollo de dicha diligencia–; pues en este caso se considera que
tiene mayor peso específico la garantía de defensa adecuada,
que consagra el invo­cado precepto constitucional; sobre todo si
se toma en cuenta que el artículo 240 del mencionado Código
establece que el tribunal no debe dejar de examinar durante la
instrucción a los testigos presentes cuya declaración soliciten
las partes.59

Contradicción de tesis 21/2006-PS. Entre las sustentadas por el


Segun­do Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circui-
to y Quinto Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito.
73
10 de enero de 2007. Cinco votos. Ponente: Olga Sánchez
Cordero de García Villegas. Secretaria: Beatriz Joaquina Jaimes

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Ramos.

D. Explicación en términos coloquiales

Ninguna autoridad puede entrar cuando quiera a un lugar o domi-


cilio de una persona para registrarlo (cateo) o buscar objetos o
personas relacionados con un delito si no es con la autorización de
un Juez, quien debe dar las razones y señalar la ley que se aplica.

La orden de cateo ocurre cuando un Juez, a petición del Mi-


nisterio Público que se encuentra investigando, lo autoriza para
que entre a un lugar o domicilio (casa, negocio, bodega), porque
se cree que ahí se está cometiendo un delito, o bien, que se en-
cuentra la persona que lo llevó a cabo, así como para buscar cosas
(pruebas) que se relacionen con dicho delito.

El Juez debe señalar en forma clara, tomando en cuenta lo


anterior, qué es lo que va a hacer la autoridad cuando entre al lugar
o domicilio, ya que ésta no puede actuar como se le venga en gana,
sino siguiendo lo que dice la autorización.

59
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVI,
julio de 2007, p. 89, Tesis: 1a./J. 51/2007, Registro: 171,947.
La autoridad (que puede ser el Ministerio Público o los poli-
cías que entran), deberá escribir detalladamente en un documento
(acta circunstanciada) todo lo que hizo al estar dentro del lugar
o domicilio, los objetos que se encontraron o las personas que
agarraron.

74
El documento deberá ser firmado por dos testigos que elija la
persona que se encuentre en el lugar o domicilio en donde entró
Suprema Corte de Justicia de la Nación

la autoridad, pero si la mencionada persona no se encuentra en ese


momento o se niega a elegirlos, será la autoridad quien lo haga.

Los testigos firman para hacer constar que lo que se escribió


en el documento fue lo que realmente sucedió cuando la autori-
dad estuvo adentro en el lugar o domicilio.

En otras palabras: "Los amigos, de la puerta para afuera".


I.VI. Inviolabilidad de
comunicaciones privadas

A. Marco conceptual

L a obtención de información sobre los planes delictivos ha


sido en todos los tiempos una pieza fundamental del esclare­
cimiento del delito. De acuerdo con las posibilidades técnicas
de cada época, se han establecido limitaciones a los derechos a
la intimidad y a no decla­rar contra sí mismo con el objeto de
obtener pruebas directamente de las comunicaciones persona-
les entre los supuestos partícipes del delito. En primer lugar, se
establecieron límites al secreto de la corres­pon­dencia privada
y más tarde se autorizaron las interceptaciones de comunica-
ciones telefónicas.

Actualmente hay leyes procesales que permiten la intercepta-


ción de comunicaciones privadas dentro del domicilio.

En la persecución de las formas de criminalidad organizada la


interceptación de las comunicaciones privadas, especialmente
las telefónicas, ha tenido un significado fundamental.

La utilización de medios técnicos para la obtención de manifes-


taciones de un inculpado constituye, de esta manera, una exten-
sión de la idea primordial de limitar el derecho del inculpado
de ciertos delitos a no declararse culpable y a reducir las exi-
gencias garantísticas de los interrogatorios de aquél, que se ma-
nifiesta también en la utili­zación de agentes encubiertos, que
como es obvio no constituyen un medio técnico, pero permiten 75
también obtener información sobre co­ municaciones privadas,
inclusive introduciéndose en un domicilio.60

Muy controvertida y temida por el legislador y por la doctrina,


ésta técnica (intercepciones telefónicas) se revela, sin embar-
go, indis­pensable a la investigación judicial que se enfrenta a la
delincuencia organizada.
76
De facto, representa un medio de investigación determinante
Suprema Corte de Justicia de la Nación

para detectar, identificar y vigilar las redes criminales. Constituye


igualmente un medio de prueba relevante para confundir y ani-
quilar una empresa delictiva.

Las escuchas telefónicas y otras formas de intercepción de en-


trevistas telefónicas, constituyen un medio de investigación muy
útil en el marco de las indagatorias relacionadas con el tráfico
de estupefa­cientes. Éstas permiten identificar a los protago­
nistas, defi­nir las re­laciones de unos con otros, descubrir escon-
dites, determinar fechas y luga­res para la entrega de drogas, en
fin, acumular pruebas.61

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En relación con dicho tema, se agrega la posibilidad de que las


comunicaciones puedan ser aportadas de forma voluntaria por
alguno de los particulares que participen en ella.

En el primer dictamen de la Cámara de Origen, se explica


que,

60
Cfr. Bacigalupo, Enrique, Derecho Penal y el Estado de Derecho, Editorial Jurídica
de Chile, Santiago de Chile, Chile, 2005, pp. 235 y 247.
61
Cfr. Antoni, Serge y Ripoll, Daniel, El Combate contra el Crimen Organizado
en Francia y en la Unión Europea, Procuraduría General de la República, Servicio de
Cooperación Técnica Internacional de la Policía Francesa en México, México,
1996, p. 106.
… dicha permisión obedece a que en algunos casos uno de los
interlocutores o comunicantes graba la conversación que está
llevando a cabo con otra persona, pero por la circunstancia de
que se está cometiendo un delito, por ejemplo, cuando los se-
cuestradores se comu­nican con los familiares del secuestrado.

Existen procedimientos penales en que se ofrece como prueba


dicha comunicación por alguno de los particulares que hubiese 77
participado en ella, por lo que los órganos jurisdiccionales las

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


admiten; sin embargo, para el público en general es una proban-
za ilícita.

En consecuencia, se dice en el dictamen:

… es necesario establecer la licitud de esa conducta…; [agre-


gándose que:] Es importante precisar que el supuesto de méri-
to tendría límites, ya que no todas las conversaciones donde se
reconozca la co­misión de delitos o información referente a
su comisión puede ser divulgada por alguno de los participan-
tes, ya que existen impedimentos justificables, como sería el
caso del abogado defensor de un procesado, que grabara las
conversaciones con su defendido y posteriormente las aporta-
ra como prueba en su contra, situación inaceptable porque
violentaría no sólo el deber ético inherente a su cargo, sino la
evidente obligación jurídica que tiene el defensor de no reve-
lar sus conversaciones privadas con su cliente, o bien, caso si­
milar sería el de los sacerdotes que reciban la confesión de sus
feligreses.

C. Criterios de la Suprema Corte


de Justicia de la Nación

DERECHO A LA INVIOLABILIDAD DE LAS COMUNICA-


CIONES PRIVADAS. SU ÁMBITO TEMPORAL DE PRO­
TECCIÓN. La inviolabilidad de las comunicaciones privadas, en
lo que respecta a su ámbito temporal de protección, se extien-
de también con posterio­ridad al momento en el que se produce
la comunicación. Esto resulta de especial importancia en aque-
llos casos en los que el mensaje se materializa en un objeto una
vez finalizado el proceso comunicativo, ya que existen muchos
medios de comunicación que, por su naturaleza, conservan el
contenido de las conversaciones. Así, el artículo 16, párrafos de-
cimosegundo y decimotercero, de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, no sólo proscribe aquellas intercep-
78 taciones de comunicaciones en tiempo real –es decir, durante
el tiempo en que efectivamente se entabla la conversación–, sino
Suprema Corte de Justicia de la Nación

también aquellas injerencias que se realizan con posterioridad


en los soportes materiales que almacenan la comunicación.62

Amparo directo en revisión 1621/2010. 15 de junio de 2011.


Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secre-
tario: Javier Mijangos y González.

DERECHO A LA INVIOLABILIDAD DE LAS COMUNI­


CACIONES PRIVADAS. SU OBJETO DE PROTECCIÓN
INCLUYE LOS DATOS QUE IDENTIFICAN LA COMUNI-
CACIÓN. El objeto de protección constitucional del derecho
a la inviolabilidad de las comuni­caciones privadas, previsto en
el artículo 16, párrafos decimosegundo y decimotercero, de la
Cons­titución Política de los Estados Unidos Mexicanos, no hace
referencia únicamente al proceso de comuni­cación, sino tam-
bién a aquellos datos que identifican la comunicación. A fin de
garantizar la reserva que se predica de todo proceso comunica-
tivo privado, resulta indispensable que los datos externos de la
comunicación también sean protegidos. Esto se debe a que, si
bien es cierto que los datos no se refieren al contenido de la
comunicación, también lo es que en muchas ocasiones ofrecen
información sobre las circunstancias en que se ha producido
la comunicación, afectando así, de modo directo o indirecto, la
privacidad de los comunicantes. Estos datos, que han sido deno­
minados habitualmente como "datos de tráfico de las comuni-

62
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIV,
agosto de 2011, p. 220, Tesis: 1a. CLVI/2011, Registro: 161336.
caciones", deberán ser objeto de análisis por parte del intér­
prete, a fin de determinar si su intercepción y conocimien­to
anti­jurídico resultan contrarios al derecho fundamental en cada
caso concreto. Así, de modo ejemplificativo, el registro de los
números marcados por un usuario de la red telefónica, la iden-
tidad de los comunicantes, la duración de la llamada telefónica
o la identificación de una dirección de protocolo de internet
(IP), llevados a cabo sin las garantías necesarias para la restric- 79
ción del derecho fundamental al secreto de las comunicaciones,

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


puede provocar su vulneración.63

Amparo directo en revisión 1621/2010. 15 de junio de 2011.


Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secre-
tario: Javier Mijangos y González.

DERECHO A LA INVIOLABILIDAD DE LAS COMUNICA-


CIONES PRIVADAS. SUS DIFERENCIAS CON EL DERECHO
A LA INTIMIDAD. A pesar de ser una manifestación más de
aquellos derechos que preservan al individuo de un ámbito
de actuación libre de injerencias de terceros –como sucede con
el derecho a la intimidad, a la inviolabilidad del domicilio o la
protección de datos personales–, el derecho a la inviolabilidad
de las comunicaciones privadas posee una autonomía propia
reconocida por la Constitución. En cuanto a su objeto, el dere-
cho a la inviolabilidad de las comunicaciones se configura como
una garantía formal, esto es, las comunicaciones resultan prote-
gidas con independencia de su contenido. En este sentido, no se
necesita en modo alguno analizar el contenido de la comunica-
ción, o de sus circunstancias, para determinar su protección por
el derecho fundamental. Este elemento distingue claramente al
derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones de otros dere-
chos fundamentales, como es el de la intimidad. En este último
caso, para considerar que se ha consumado su violación, resulta
absolutamente necesario acudir al contenido de aquello de lo que

63
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIV,
agosto de 2011, p. 221, Tesis: 1a. CLV/2011, Registro: 161335.
se predica su pertenencia al ámbito íntimo o privado. En defi­
nitiva, lo que se encuentra prohibido por el artículo 16 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su
párrafo decimosegundo, es la intercepción o el cono­cimiento
antijurídico de una comunicación ajena. La violación de este de-
recho se consuma en el momento en que se escucha, se graba,
se almacena, se lee o se registra –sin el consentimiento de los
80 interlocutores o sin autorización judicial–, una comunicación
ajena, con independencia de que, con posterioridad, se difunda
el contenido de la conversación interceptada.64
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Amparo directo en revisión 1621/2010. 15 de junio de 2011.


Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secre-
tario: Javier Mijangos y González.

Conviene señalar, que la Primera Sala, interpretando el an­


terior texto de la Constitución, emitió la tesis que es del tenor
siguiente:

COMUNICACIONES PRIVADAS. NO SE VULNERA EL DE-


RECHO FUNDAMENTAL A SU INVIOLABILIDAD CUANDO
LOS PROPIOS INTERLOCUTORES REVELAN EL CONTE­
NIDO DE UNA COMUNICACIÓN EN LA QUE PARTICI­
PARON Y DE LA CUAL PUEDE DERIVAR EL DESPLIEGUE
DE UNA CONDUCTA DELICTIVA (INTERPRETACIÓN DE
LOS PÁRRAFOS NOVENO Y DÉCIMO DEL ARTÍCULO 16
DE LA CONSTITUCIÓN POLÍ­TICA DE LOS ESTADOS UNI-
DOS MEXICANOS VIGENTE HASTA EL 18 DE JUNIO DE
2008). Conforme al citado precepto constitucional, el derecho
público subjetivo y, por tanto, fundamental de la inviolabilidad
de las comunicaciones privadas es relativo, en tanto que la auto-
ridad judicial federal puede autorizar su intervención, mediante
el cumplimiento de determinados requisitos. Ahora bien, la inter­
vención a que alude dicha norma se dirige a los sujetos que no

64
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIV,
agosto de 2011, p. 221, Tesis: 1a. CLIII/2011, Registro: 161334.
llevan a cabo la comunicación respectiva, es decir, a quienes
no son comuni­cantes o interlocutores, pues una vez colmados
los requisitos legales para efectuar la intervención relativa, sólo la
autoridad judicial federal puede autorizarla, a petición de la auto­
ridad federal facultada por la ley o del titular del Ministerio Públi­
co de la entidad federativa correspondiente. De manera que si
el indicado derecho fundamental es oponible tanto a las autori-
dades como a los individuos, resulta evidente que no se vulnera 81
cuando los propios interlocutores revelan el contenido de una
comunicación de la que puede desprenderse el des­pliegue de

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


una conducta delictiva. Esto es, lo que prohíben los párrafos
noveno y décimo del artículo 16 de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, vigente antes de la reforma publi­
cada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008,
es que un tercero ajeno a los comunicantes o interlocutores, sin
observar los términos y las condiciones establecidas en el orden
normativo, intervenga las comunicaciones privadas, pero no que
dichos interlocutores revelen el contenido de la comunicación
que sostuvieron con otros, de cuya información se advierta algún
evento o conducta penalmente relevantes, por lo que en estos
casos los resultados de tales intervenciones pueden tener valor
probatorio en juicio.65
Amparo en revisión 481/2008. 10 de septiembre de 2008. Cinco
votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime Flores Cruz.

D. Explicación en términos coloquiales

A toda persona debe respetársele en el sentido de que cuando


realiza una plática (conversación) con otra, nadie más los escuche;
sin embargo, cualquiera de los que intervienen en la charla, puede
ir ante el Juez y entregar una grabación de lo que dijo cada quien,
siempre que de lo que se escuche en ella pueda conocerse que tal
vez se cometió un delito.

65
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVIII,
octubre de 2008, p. 414, Tesis: 1a. XCV/2008, Registro: 168,709.
Existen personas que no pueden dar a conocer lo que platica-
ron con otra (deber de confidencialidad), como son los sacerdo-
tes cuando los feligreses se confiesan o los abogados que hablan
y defienden a quien "dicen" cometió un delito.

Ahora bien, no obstante estar protegidas las pláticas entre per­


82 sonas (inviolabilidad de comunicaciones privadas), solamente el
Juez de control, a petición de una autoridad o del Ministerio Pú-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

blico, puede ordenar que se grabe una conversación entre perso-


nas sin que las mismas se enteren o se den cuenta, lo cual se hace
en la investigación de los delitos.

En otras palabras: "Cállate, Caralampio, que las paredes oyen".


I.VII. Jueces de control
o de garantías

A. Marco conceptual

E s el órgano jurisdiccional, unipersonal y letrado, con com-


petencia para ejercer las atribuciones que la ley le reconoce
desde el inicio de la etapa de investigación preparatoria
hasta la dictación del auto de apertura de juicio oral que da
término al procedimiento intermedio.66

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En relación con el tema de mérito, en el texto constitucional


comienza a vislumbrarse en forma más intensa la inclinación del
Poder Reformador hacia los juicios orales, puesto que ya se refie-
re a los Jueces de control.

De acuerdo con la redacción actual de la Constitución, dichos


Jueces resolverán, en forma inmediata y por cualquier medio, res-
pecto de:

a) Las solicitudes de medidas cautelares

66
83
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo I, p. 200.
b) Providencias precautorias, y

c) Técnicas de investigación de la autoridad que requieran


control judicial

De esta suerte, los Jueces se convierten en garantes de los


84
derechos de los indiciados y de las víctimas u ofendidos; exigién-
dose la existencia de un registro fehaciente de todas las comuni-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

caciones entre Jueces, Ministerio Público y demás autoridades


competentes.

Atento con el nuevo sistema de procuración e impartición de


justicia, el Ministerio Público, al momento de llevar a cabo la inves-
tigación ya no tiene libertad absoluta, puesto que está sujeto a las
determinaciones que emita el Juez de control.

En el dictamen de la Cámara de Origen se detallan algunas de


las funciones del Juez de control, en los términos siguientes:

Otra atribución del citado Juez sería conocer las impugnaciones


de las resoluciones de reserva, no ejercicio de la acción penal,
el desis­timiento y la suspensión de la acción penal, para con­
trolar su lega­lidad y en todos los casos señalados resguardar los
derechos de los imputados y las víctimas u ofendidos.

Este tipo de Jueces podrán ser los que substancien las audiencias
del proceso, preliminares al juicio, las cuales desde luego que se
regirán por los principios del proceso, previstos en el artículo 20
propuesto en el presente dictamen, ya que dependerá de la
organización que las leyes establezcan pero también de las cargas
laborales y los recursos disponibles, en razón de que segura-
mente en circuitos judiciales de alta incidencia delictiva, se re-
querirá de algún o algunos Jueces que se aboquen sólo a resolver
las medidas, providencias y técnicas señaladas, otros Jueces que
se constriñan a revisar las impugnaciones contra las determi­
naciones del Ministerio Público, que pueden ser miles, y otros
Jueces más que se responsabilicen de substanciar el proceso
hasta antes del juicio, incluso los procesos abreviados.

De manera que a nivel constitucional sólo deben establecerse las


atri­buciones fundamentales y remitir el desarrollo de las garan-
tías a la legislación secundaria, para no sobrerregular en nuestra 85
Constitución.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Por todo lo señalado, se determina procedente incluir Jueces
denominados de control, que se responsabilizarán de la reso­
lución rápida de las solicitudes ministeriales de cateos, arrai-
gos, intervenciones de comunicaciones privadas, órdenes de
aprehensión, y las demás que requieran control judicial, asimis-
mo, resolver las impugnaciones contra las determinaciones del
Ministerio Público, y realizar las audiencias procesales prelimi­
nares al juicio conforme los principios del sistema acusatorio,
de conformidad con las reglas de organización que al efecto se
emita por cada poder judicial.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

JUEZ DE GARANTÍA. EL ARTÍCULO 168 DEL CÓDI­


GO DE PROCEDIMIENTOS PENALES DEL ESTADO DE
CHIHUAHUA, QUE REGULA ESTA FIGURA, NO VIOLA EL
ARTÍCULO 103 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. El citado precepto consti-
tucional establece que los tribunales de la Federación resolverán
toda controversia suscitada por leyes o actos de la autoridad
que violen las garantías individuales; por leyes o actos de la
auto­ridad federal que vulneren o restrinjan la soberanía de los
Estados o la esfera competencial del Distrito Federal, y por
leyes o actos de las autoridades de los Estados o del Distrito
Federal que invadan la esfera de competencia de la autoridad fe­
deral. Así, el artículo 168 del Código de Procedimientos Penales
del Estado de Chihuahua, al prever el término "Juez de Garan-
tía", no viola el artículo 103 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, toda vez que el hecho de disponer
que el imputado detenido se pondrá a disposición del Juez
de Garantía, no significa que se le estén otorgando facultades
reser­vadas únicamente para los Tribunales de la Federación.
Lo ante­rior, porque si bien es cierto que la claridad de las leyes
86 constituye un imperativo para evitar su ambigüedad, confusión
y contradicción, también lo es que del análisis integral de la Ley
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Suprema se advierte que ninguno de sus artículos impone al


legislador ordinario la obligación de definir los vocablos o locu-
ciones utilizados en cada uno de los ordenamientos secunda-
rios –entre los que se encuentra el Código indicado–; de ahí
que no es dable suponer que el legislador debió definir el tér-
mino "Juez de Garantía".67

Amparo en revisión 334/2008. 3 de diciembre de 2008. Cinco


votos. Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretario: Juan
Carlos de la Barrera Vite.

D. Explicación en términos coloquiales

Los Jueces son las personas autorizadas por el gobierno para decir
quién tiene la razón, de acuerdo a lo que establece la ley, dándo-
le a cada quien lo que le corresponde, tomando en cuenta lo que
quieren y del lado en que se encuentren (del Ministerio Público,
del defensor y el imputado, de la víctima o del ofendido).

En la nueva forma que se establece para juzgar a las personas


que se cree cometieron un delito, existe un Juez a quien se le
llama de control o también de garantías, quien debe vigilar que
el Ministerio Público investigue correctamente sin afectar a las

67
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIX,
febrero de 2009, p. 427, Tesis: 1a. XXVIII/2009, Registro: 167,907.
personas más allá de lo que permite la ley (por ejemplo, que orde­
ne practicarle examen médico a una persona sin motivo alguno);
puede decir si el Ministerio Público tomó una mala decisión (por
ejemplo, que no quiere investigar o llevar el asunto a juicio para
que se juzgue a una persona); también puede autorizar al Ministe-
rio Público para que aprese a una persona durante la investigación
87
(arraigo); o que se lleve a cabo una búsqueda o registro en un lugar
o domicilio (cateo); puede librar una orden de aprehensión cuando

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


la solicite el Ministerio Público; decirle a una persona que estará
sujeta a un proceso por la posible realización de un delito; si una
persona debe estar por mientras en libertad o encerrada en
una cárcel durante el proceso; señalar qué pruebas son las que
se estudiarán para saber si una persona es inocente o culpable y si
esto debe hacerse en un juicio o, cuando crea que no es necesa-
rio, dictar sentencia.

Este Juez, como se puede observar, es muy importante, por-


que se le han encargado muchas tareas que no puede dejar de
hacer.

En otras palabras: "El buen Juez por su casa empieza".


II.
ARTÍCULO 17
DE LA CONSTITUCIÓN
POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
Temas
Artículo Texto anterior Texto vigente
relacionados
17 Artículo 17. Ninguna persona podrá ha- Artículo 17. Ninguna persona podrá hacerse justicia ACCESO A LA
cerse justicia por sí misma, ni ejercer vio- por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar su JUSTICIA
lencia para reclamar su derecho. derecho.

Toda persona tiene derecho a que se le ad­ Toda persona tiene derecho a que se le administre
ministre justicia por tribunales que estarán justicia por tribunales que estarán expeditos para
expeditos para impartirla en los plazos y impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes,
términos que fijen las leyes, emitiendo sus emitiendo sus resoluciones de manera pronta, com-
resoluciones de manera pronta, completa pleta e imparcial. Su servicio será gratuito, quedando,
e imparcial. Su servicio será gratuito, que- en consecuencia, prohibidas las costas judiciales.68
dando, en consecuencia, prohibidas las
costas judiciales.
Las leyes preverán mecanismos alternativos de MECANISMOS
solu­ción de controversias. En la materia penal ALTERNATIVOS DE
regularán su aplicación, asegurarán la reparación SOLUCIÓN DE
del daño y establecerán los casos en los que se CONTROVERSIAS
requerirá supervisión judicial.

68
Mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de julio de 2010, se adicionó un párrafo tercero y se recorrió el orden de los
párrafos subsecuentes del precepto que se analiza, para quedar como sigue: "El Congreso de la Unión expedirá las leyes que regulen las acciones colectivas.
Tales leyes determinarán las materias de aplicación, los procedimientos judiciales y los mecanismos de reparación del daño. Los jueces federales conocerán
de forma exclusiva sobre estos procedimientos y mecanismos".

91
92
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Las sentencias que pongan fin a los procedimien­ SENTENCIAS QUE


tos orales deberán ser explicadas en audiencia PONEN FIN A LOS
pública previa citación de las partes. PROCEDIMIENTOS
ORALES

Las leyes federales y locales establece- Las leyes federales y locales establecerán los medios INDEPENDENCIA
rán los medios necesarios para que se ga­ necesarios para que se garantice la independencia DEL PODER
rantice la independencia de los tribunales de los tribunales y la plena ejecución de sus reso­ JUDICIAL
y la plena ejecución de sus resoluciones. luciones.

La federación, los estados y el Distrito Federal DEFENSORÍA


garantizarán la existencia de un servicio de PÚBLICA DE
defen­soría pública de calidad para la población CALIDAD.
y asegurarán las condiciones para un servicio SERVICIO
profesional de carrera para los defensores. Las PROFESIONAL
percepciones de los defensores no podrán ser DE CARRERA.
inferiores a las que correspondan a los agentes PERCEPCIONES DE
del Ministerio Público. LOS DEFENSORES

Nadie puede ser aprisionado por deudas Nadie puede ser aprisionado por deudas de carác-
de carácter puramente civil. ter puramente civil.
II.I. Mecanismos alternativos
de solución de controversias

A. Marco conceptual

1. Mecanismos alternativos
de solución de controversias

S on una gama de procedimientos que sirven como alternati-


vas a los procedimientos adjudicatorios de litigio y arbitraje para
la solución de controversias que por lo general, aunque no nece­
sariamente invo­lucran la intercesión y asistencia de un tercero
neutral, ayudan a facilitar dicha solución.

En contraste con el litigio judicial y con el arbitraje, que constitu-


yen medios heterocompositivos, adversariales, adjudicatorios y
obliga­torios de solución de controversias, estos mecanismos
constituyen medios autocompositivos, no adversariales, no adju-
dicatorios y voluntarios de solución de las controversias, que
para su plena eficacia presuponen necesariamente la buena fe de
las partes que los emplean, así como su voluntad para llevar a la
práctica la solución propuesta o encontrada en virtud del me-
canismo alternativo de solución de controversias.69

69
Cfr. J. Brown, Henry y L. Marriott, Arthur, ADR Principles and Practice, 2a. ed,
Londres, Sweet & Maxwell 1999; La Negociación y la Conciliación en el Proceso Penal,
Aspectos Legales y Psicológicos, Fiscalía General de la Nación, Instituto SER de Inves­
93
tigación, Colombia, 1994, p. 14.
1.1. Conciliación

Es una estrategia de solución de conflictos que, entendida como


medio alternativo al proceso judicial y gracias a la intervención
de un conciliador, permite que las partes consideren sus necesi-
dades, intereses, y todo aquello que es verdaderamente rele-
vante del pro­blema, para fomentar y favorecer una solución
94 justa por encima de los hechos manifiestos o de basarse fiel-
mente en lo que estipula la ley para resolver el conflicto. Así,
Suprema Corte de Justicia de la Nación

pues, la conciliación es aquel mecanismo mediante el cual las


partes envueltas en un conflicto, previa actuación de un conci­
liador, buscan una solución racional, lógica y satisfactoria que
ponga fin a la controversia.70

1.2. Mediación

Es un medio legal de solución de conflictos a través del cual, las


partes resuelven sus problemas, en forma pacífica, con la inter-
vención de un mediador capacitado que facilita la comunica-
ción de las partes en con­flicto, a fin de que logren solucionarlo
mediante un con­venio escrito.71

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En el primer dictamen de la Cámara de Origen, se consideró lo


siguiente:

En materia penal será necesario regular su aplicación por parte


de los operadores de la ley, en atención a la naturaleza de los de­
rechos tutelados y los que pueden ser renunciables; y en todos
los casos, de forma ineludible, será necesario que se cubra pre-
viamente y en su totalidad la reparación del daño para que
proceda, ya que como se dijo, éste es un reclamo social añejo

70
Cfr. Macedo Aguilar, Carlos, op. cit., p. 46.
71
Idem.
que debe ser atendido. Y en atención a las dos características
antes anotadas, las formas de justicia alternativa de índole penal
necesitarán la revisión de la autoridad en su cumplimiento, en
beneficio de las víctimas y los ofendidos, y por ello se considera
prudente la creación de un supervisor judicial que desarrolle
dichas funciones.

C. Criterios de la Suprema 95
Corte de Justicia de la Nación

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN EN LA AVERIGUACIÓN
PREVIA. LA OMISIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO DE CITAR
A LAS PARTES A ELLA O DE CELEBRARLA, NO CONSTI-
TUYE UNA VIOLACIÓN CONSUMADA IRREPARABLEMEN­
TE PARA EFECTOS DEL JUICIO DE AMPARO INDIRECTO
(LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE MÉXICO). En términos del
artículo 155 del Código de Procedimientos Penales para el Es-
tado de México (abrogado mediante decreto publicado en la
gaceta del gobierno de la entidad el 9 de febrero de 2009), la ce­
lebración de la audiencia de conciliación para delitos persegui-
bles por querella, independientemente de que se obtenga o no
la conciliación y de que las partes puedan conciliar antes de la
determinación respectiva, es un presupuesto insalvable para que
el Ministerio Público ejerza la acción penal; de manera que su
falta genera que la actuación de la representación social y de los
órganos jurisdiccionales apoyados en la determinación del ejer-
cicio de la acción penal contenga un vicio de legalidad en la inte-
gración de la averiguación previa. Así, aunque la violación se
configure en la etapa de la indagatoria, si el Juez de la causa
omitió verificar la falta del pre­supuesto de mérito, ello trae con-
sigo la violación a las garantías previs­tas en las fracciones V y IX
del apartado A del artículo 20 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos (en su texto anterior a la reforma
publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de
2008), en tanto que no permite al imputado ejercer a plenitud
su derecho de defensa, motivo por el cual no puede actualizarse
un cambio de situación jurídica. En este sentido, se concluye que
la omisión del Ministerio Público de citar a las partes a la referida
audiencia de conciliación o de celebrarla, no constituye una vio-
lación consumada irreparablemente para efectos del juicio de
amparo in­directo y, por ende, no se actualiza la causa de impro-
cedencia prevista en el artículo 73, fracción X, de la Ley de Ampa­
ro, por cambio de situación jurídica, en razón de que esa citación
y la audiencia misma se traducen en un requisito o presupuesto
indispensable para el funcionamiento de la maquinaria de procu-
96 ración y administración de justicia, lo que por sí mismo implica
que se trata de un caso de excep­ción a la actualización de la alu­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

dida causa de improcedencia, ya que los actos procedimentales


descritos inciden en las garantías tuteladas en el citado precepto
constitucional.72

Contradicción de tesis 161/2009. Entre las sustentadas por los


Tribunales Colegiados Primero, Segundo y Cuarto, todos en Ma­
teria Penal del Segundo Circuito. 4 de noviembre de 2009.
Mayoría de cuatro votos. Disidente: Sergio A. Valls Hernández.
Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime Flores Cruz.

MEDIACIÓN EN LA AVERIGUACIÓN PREVIA, PREVISTA


EN LOS ARTÍCULOS 135 Y 136 DEL CÓDIGO DE PROCE­
DIMIENTOS PE­NALES PARA EL ESTADO DE VERACRUZ.
LA OMISIÓN POR PARTE DEL MINISTERIO PÚBLICO DE
INFORMAR AL QUERELLANTE SOBRE AQUELLA ALTER-
NATIVA, NO AFECTA LA ESFERA JURÍDICA DEL INCUL­
PADO. Del contenido de las normas referidas y de su proceso
legislativo se advierte el propósito del legislador de procurar el
equilibrio de los derechos que asisten tanto al indiciado como a
la víctima, surgiendo la mediación como una figura de atención
y compensación a favor de ella, aplicable sólo tratándose de
delitos no graves y cuyo propósito es evitar el proceso penal
mediante un arreglo conciliatorio entre las partes en conflicto,
respetando los derechos de ambas, en donde ordinariamente el
Ministerio Público tiene el carácter de tercero mediador. Asimis-
mo, de dichas normas se desprende que el querellante tiene

72
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXI,
abril de 2010, p. 65, Tesis: 1a./J. 4/2010, Registro: 164,846.
derecho a ser infor­mado de la existencia del mencionado pro-
cedimiento de mediación, así como de decidir si agota o no esa
alternativa extrajudicial. Por tanto, si durante la averiguación pre-
via el Ministerio Público no informa al querellante sobre tal alter-
nativa y, por ende, no se lleva a cabo la mediación, se actualiza
una violación al procedimiento que causa perjuicio a la víctima,
mas no al indiciado o procesado, pues la referida legislación pro-
cesal dispone que el inicio de la conciliación aludida sólo es 97
prerrogativa del querellante, de ahí que si el inculpado interpone

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


juicio de amparo indirecto contra la orden de aprehensión, su
equivalente o el auto de formal prisión, carece de interés jurí­
dico para prevalerse de la referida omisión.73

Contradicción de tesis 36/2006-PS. Entre las sustentadas por los


Tribunales Colegiados Primero y Segundo, ambos en Materia
Penal del Séptimo Circuito. 28 de junio de 2006. Mayoría de
tres votos. Disidentes: Olga Sánchez Cordero de García Ville-
gas y Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José de Jesús Gudiño
Pelayo. Secretaria: Carmina Cortés Rodríguez.

D. Explicación en términos coloquiales

En la Constitución se hace referencia a los mecanismos alternativos


de solución de controversias, que son la forma en que la persona
a quien se le dice que cometió el delito y la víctima o el ofendido,
pueden ponerse de acuerdo para no pelear en un juicio.

Dichos mecanismos (mediación y conciliación), sirven para


que exista un arreglo entre la persona de quien se dice realizó una
conducta delictiva y la víctima o el ofendido. De esta manera se
busca pagar por el responsable lo más pronto posible el daño que
causó, sin necesidad de esperar a que se dicte una sentencia en la
cual se establezca que una persona es culpable.

73
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIV,
noviembre de 2006, p. 142, Tesis: 1a./J. 61/2006, Registro: 173,911.
Los mecanismos (medios o formas para resolver los proble-
mas que surgen al haberse cometido un delito), fueron hechos
para aquellos delitos que no afectan mucho a la sociedad, es decir,
los que al no ser tan graves, permiten que la persona de quien se
cree cometió el delito, y la víctima o el ofendido, solucionen el
problema originado por esa conducta. Por ejemplo, los delitos
98
imprudenciales (como el caso en que una persona es atropellada);
por eso no es aplicable para los delitos de homicidio calificado y
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de violación, por señalar sólo algunos.

Existen casos en los que la víctima o el ofendido se encuen-


tran más interesados en que se pague el daño causado; por tal
motivo, ahora se permite que la persona perjudicada pueda llegar
a un acuerdo o celebrar un convenio con la persona que cometió
el delito. De ahí que las diversas formas de solución requieran, en
algunos casos, de la vigilancia del Juez.

Lo anterior también es importante en la tarea del Juez, ya que


no todos los asuntos tendrá que resolverlos personalmente, ba-
jando la carga de trabajo.

En los medios para resolver los problemas siempre intervie-


ne otra persona totalmente ajena (facilitador), es decir que no
tiene nada que ver con la persona que cometió el delito y con la
víctima u ofendido, siendo su tarea que el primero de ellos reco-
nozca que hizo mal y se arrepienta, tal vez pidiendo que lo discul-
pen pagando los daños que causó, y el otro que lo acepte. Esto
es, se busca la mejor manera, mediante consejos y propuestas, de
que ambos se pongan de acuerdo para terminar con el asunto.

En otras palabras: "Cuentas claras, amistades largas".


II.II. Sentencias que ponen fin
a los procedimientos orales

A. Marco conceptual

E n el nuevo sistema que plantea la reforma, atendiendo al


principio de publicidad y de inmediación, resulta obvio que las
sentencias de los juicios y las resoluciones de los mecanismos
alternativos de solución de controversias, sean notificadas y
explicadas en audiencia pública; lo cual debe entenderse en el
sentido de que dicha explicación sea en los términos más claros
posibles, para que las partes, principalmente a la parte ofendida
y al inculpado, les sea asimilable su contenido. Lo anterior en
cumplimiento a la garantía de acceso a la justicia.

Se considera que la comprensión de las sentencias y resolucio-


nes de los mecanismos alternativos de solución está enfocada
primordialmente al inculpado y a los pasivos, quienes general-
mente no son doctos en la materia; asimismo, la explicación de
que se trata deberá ser en torno a los puntos medulares o
técnicos de las determinaciones, pues para conocer detalles
bastará conque a las partes se les permita el acceso a las reso-
luciones, a fin de que adviertan su motivación y fundamenta-
ción en forma total.74

74
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, Mesas redondas 99
abril-mayo 2008, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, pp. 253 y 254.
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Hace tiempo que existe la discusión en el sentido de si las senten-


cias deben elaborarse para que sean entendidas únicamente por
los juristas o también por los sentenciados.
100
Ahora, para terminar con dicha discusión, se exige que las
Suprema Corte de Justicia de la Nación

sentencias sean explicadas en audiencia pública, previa citación de


las partes.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

SENTENCIA DE AMPARO. INCONGRUENCIA ENTRE LOS


RESO­LUTIVOS Y LA PARTE CONSIDERATIVA, EL TRIBU-
NAL REVISOR DEBE CORREGIRLA DE OFICIO. Siendo el
dictado de las sen­tencias de amparo y su correcta formulación
una cuestión de orden público, al constituir la base del cum­
plimiento correcto que eventualmente pudiera darse a la ejecu-
toria de amparo, evitando ejecutorias forzadas e incongruentes
que lleven a un imposible cumplimiento, además de que en las
incongruencias puedan verse involucradas causales de impro-
cedencia que son también de orden público y de estudio ofi­
cioso, y en atención a que el artículo 79 de la Ley de Ampa­ro
otorga al juzgador la facultad de corregir los errores en la cita de
garantías violadas, para amparar por las realmente transgredidas
dicha facultad debe ser aplicada, por igualdad de razón, al tribu-
nal revisor para corregir de oficio las incongruencias que advierta
en las sentencias, ajustando los puntos resolutivos a las conside-
raciones de la misma, pues son éstas las que rigen el fallo y no
los resolutivos, contemplándose la posibilidad de que, en el su-
puesto de que una incongruencia fuese de tal modo grave que
su corrección dejara a alguna de las partes en estado de indefen-
sión, el órgano revisor revocará la sentencia y ordenará la repo-
sición del procedimiento para que el Juez de Distrito emita otra
resolución, toda vez que es un error no imputable a ninguna de
las partes y que puede depararles un perjuicio no previsto en su
defensa. Lo anterior no debe confundirse con la suplencia de la
queja, en virtud de que la coherencia en las sentencias de ampa-
ro al igual que la improcedencia del juicio es de orden público y
por ello de estudio oficioso, y la suplencia de la queja presupone
la interposición del medio de defensa por la parte perjudicada y
sólo se lleva a cabo en los supuestos previstos por el artículo
76 bis de la Ley de Amparo, para beneficio o por interés del su­ 101
jeto a quien se le suple la queja, y no del bien común de la socie­

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


dad que deposita su orden jurídico, entre otros, en los órganos
judiciales. Por las razones expuestas se abandona el criterio soste­
nido en la tesis visible en las páginas mil doscientos cuarenta y
siete y mil doscientos cuarenta y ocho de la Primera Parte, Sec-
ción Segunda del Apéndice al Semanario Judicial de la Federación
de mil novecientos diecisiete a mil novecientos ochenta y ocho,
cuyo rubro dice: "SENTENCIA DE AMPARO CONTRA LEYES.
INCONGRUENCIA ENTRE LOS RESOLUTIVOS Y LA PARTE
CONSIDERATIVA. CUANDO NO PUEDE CORREGIRSE DE
OFICIO.", en virtud de que éste se supera con lo mencionado,
toda vez que, como se explicó el dictado de la sentencia y su
congruencia son de orden público, y por ende, de estudio ofi-
cioso, existiendo la posibilidad de revocar la sentencia y ordenar
la reposición del procedimiento para el efecto de que se dicte
otra, cuando la corrección de la incongruencia sea de tal manera
grave que se deje en estado de indefensión a alguna de las par-
tes, pero de no ser así, el órgano revisor de oficio debe corregir
la incongruencia que advierta en la sentencia recurrida, máxime
que se encuentra sub júdice y constituirá la base del cumplimien-
to que eventualmente pudiera dársele.75

SENTENCIAS, CONGRUENCIA DE LAS. Es condición de


toda sentencia la congruencia entre los considerandos y los
puntos resolu­tivos, en tanto que ésta constituye una unidad y
los razonamientos contenidos en los considerandos de la misma,
implican elementos fun­damentales para determinar el alcance

75
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X,
noviembre de 1999, p. 36, Tesis: P./J. 133/99, Registro: 192,836.
preciso de la decisión, pues es en ellos en donde el juzgador
hace los razonamientos adecuados para llegar a una determina-
ción, la cual debe ser clara y fundada en ley aplicable al caso,
características que no pueden cumplirse cuando existe entre
ellos una incompatibilidad en su sentido o no son congruentes
con las consideraciones expresadas en la sentencia, pues si existe
incompatibilidad entre el contenido de los puntos resolutivos de
102 la sentencia, provoca incertidumbre respecto a su naturaleza
y alcances, lo que se traduce en un estado de inseguridad jurí­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

dica para las partes, y si los puntos resolutivos no son con-


gruentes con la parte considerativa del fallo, éstos carecerán de
fundamento y motivo legal.76

Amparo directo 4466/82. Froylán Alvarado Valdez. 16 de mayo


de 1984. Cinco votos. Ponente: Ernesto Díaz Infante. Secre­
tario: Herminio Huerta Díaz.

SENTENCIA CONTRADICTORIA. Si la sentencia reclamada,


en la parte considerativa, estimó no comprobada la existencia
del delito de violación, y en el capítulo referente a la indivi­
dualización de las penas estima que si se acreditó la responsa-
bilidad del quejoso en la ejecución de dicho ilícito, es evidente
que incurre en falta de congruencia y por lo mismo viola garan-
tías del quejoso al imponerle una sanción privativa de la libertad
por tal concepto, por lo que habrá de concederse la protección
federal, para el efecto de que la autoridad responsable haga el
estudio respecto del delito de violación y, en forma congruente
y lógica, resuelva conforme a derecho lo relativo a la res­pon­
sa­bilidad del inculpado, dando contestación, asimismo, a los
agravios que planteó su defensa, en relación con el mismo
punto, teniendo presente que en la parte considerativa estima
que debe absolverse de tal ilícito, mientras el punto resolutivo
es condenatorio.77

76
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 181-186 Cuarta
Parte, p. 253, Tesis: s/n, Registro: 240,305.
77
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 163-168 Segunda
Parte, p. 104, Tesis: s/n, Registro: 234,484.
Amparo directo 6552/81. Hugo Pérez Durán. 24 de septiem-
bre de 1982. Cinco votos. Ponente: Fernando Castellanos
Tena. Secretario: Francisco Nieto González.

D. Explicación en términos coloquiales

En las sentencias, el Juez puede resolver lo siguiente: 103

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


- Que una persona es inocente (se absuelve), ya sea porque
no existió un delito (por ejemplo, una persona no se robó
un anillo ya que la dueña se lo regaló), o porque existiendo
dicho delito no se comprobó que la mencionada persona
lo realizó (se robaron un anillo, pero no fue la persona que
creían que lo hizo).

- Que una persona es culpable (se condena), porque exis­


tiendo un delito se comprueba que ella lo realizó, por lo
que se le castiga encerrándola (pena privativa de libertad),
tener que pagar una cantidad de dinero por multa (pena
pecuniaria), sin dejarla trabajar en algunos lugares y durante
un tiempo (inhabilitación, por ejemplo, maestros,
servidores públicos, peritos), y a que pague el daño que
causó (por ejemplo, cuando causó heridas en una persona,
debe pagar lo que ésta gastó en médico y medicinas).

El Juez debe explicar por qué considera que una persona es


inocente o culpable, pero con palabras claras que puedan enten-
derlas todos los que escuchan, principalmente por quien se dice
cometió el delito y la víctima o el ofendido; ello permitirá que
puedan reclamar lo que cada uno de ellos crea que está mal.

En otras palabras: "A la mejor cocinera se le va un tomate".


II.III. Defensoría pública

A. Marco conceptual

Ó rgano del Poder Judicial de la Federación dotado de


inde­pendencia técnica y operativa, responsable de la prestación
del servicio de defensoría pública a fin de garantizar el derecho
a la defensa en materia penal y el acceso a la justicia median-
te la orientación, asociación y representación jurídica en otras
materias.

Esa independencia, que es sinónimo de autonomía, exige dos


condicio­nantes para ser efectiva: la decisión de quienes dirigen
de hacerla valer, y la voluntad política de los órganos superio-
res de respetarla; sin ellas es un mero adorno en la ley.

Comprende las modalidades de orientación, asesoría y repre­


sen­tación en las materias administrativa, fiscal, civil y derivada de
las causas penales federales en asuntos en que sea procedente la
reparación del daño o la devolución de bienes u objetos en
favor de la víctima del delito o de sus beneficiarios, siempre que
el procesado no sea patrocinado por un defensor público. Tiene
como finalidad garantizar el acceso a la justicia de las clases so­
ciales más desprotegidas.78

78
Cfr. Esquinca Muñoa, César, La Defensa Pública en el Proceso Penal, Editorial 105
Porrúa, México, 2003, pp. 130-132.
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En el primer dictamen de la Cámara de Origen destaca, en prin-


cipio, que se alude al derecho del enemigo, en los términos si-
guientes:
106

Convencidos de que el derecho del enemigo, donde se busca


Suprema Corte de Justicia de la Nación

etiquetar con conceptos predefinidos y artificiales de peli-


grosidad a quienes se oponen a las decisiones de los grupos
de poder, no es la solución para una vida pacífica y democrá-
tica de nuestra sociedad; se promovió a la Defensoría de
Oficio como una institución que salvaguarde los derechos indi­
viduales y colectivos de toda la nación mexicana.

Posteriormente se exponen diversas razones para llevar a cabo


esta reforma estructural, como las siguientes:

Ésta es una forma eficaz de garantizar el acceso de la población


a la justicia, atendiendo las desigualdades de la sociedad mexi­
cana, en la que un alto porcentaje se encuentra sometido a la
pobreza extrema y con la finalidad de que se garantice, por
parte del Estado, que los servicios jurídicos en defensa de los
más débiles sean de calidad. Ya que si el sistema de justicia es
altamente aceptable únicamente en los órganos de la acusación
y de juzgamiento, pero no en el de la defensa de los más débiles,
el resultado es la injusticia social, tan costosa para todos.

Por ello, esta institución de defensa deberá ser de calidad, con


personal profesional, capacitado, de carrera y con un ingreso
total igual al de los Ministerios Públicos, que tenga la misión de
defender a caba­lidad a la población que así lo solicite y la vi-
sión de ser el garante del respeto de los derechos de las personas
en controversias con otros individuos o en conflicto con la ley.
C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

AUDIENCIA DE VISTA EN SEGUNDA INSTANCIA. SI ANTE


LA INASISTENCIA DEL DEFENSOR NOMBRADO POR EL
INCULPADO AQUÉLLA SE CELEBRA CON LA PRESENCIA
DEL DEFEN­ SOR PÚBLICO FEDERAL DESIGNADO OFI­
107
CIOSAMENTE EN EL ACTO DE LA DILIGENCIA POR EL
TRIBUNAL DE ALZADA, SE VULNERA LA GARANTÍA DE

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


DEFENSA ADECUADA. De la interpretación del artículo 20,
apartado A, fracción IX, de la Constitución Política de los Esta-
dos Unidos Mexicanos, se advierte que es necesario hacer saber
al inculpado el derecho fundamental a la defensa adecuada para
que esté en posibilidad de nombrar al defensor o persona de
confianza que lo asista en el proceso, y sólo en el supues­to de que
no lo haga, el Juez le designará uno de oficio, constituyendo un
complemento de dicha garantía el hecho de que el defensor de­
signado –sea particular o el de oficio– comparezca en todos los
actos del proceso. Por su parte, el Código Federal de Proce­
dimientos Penales al regular la tramitación de la segunda instan-
cia, establece que: a) si el apelante fuere el acusado, al admitirse
el recurso se le prevendrá para que nombre defensor que lo
patrocine en esa etapa procesal; b) a la audiencia de vista debe-
rán asistir el Ministerio Público, el inculpado si estuviere en el
lugar y el defensor nombrado, y c) en el caso de que no se hu-
biere nombrado alguno, el tribunal lo hará de oficio; lo cual
pone de manifiesto la importancia de esta audiencia, pues se
pretende asegurar que el inculpado esté representado para
garantizar su derecho de defensa, ya que de acuerdo con los
ar­tículos 373 y 382 de dicho Código, es en la audiencia de vista
donde las partes pueden ofrecer pruebas y realizar alegatos ver-
bales. En las relatadas condiciones, se concluye que cuando ante
la inasistencia del defensor particular designado por el inculpado
a la audiencia de vista en segunda instancia, ésta se celebra con
la presencia del defensor público federal, designado oficiosa-
mente en el acto de la diligencia por el tribunal de alzada, se
vulnera el derecho fundamental a la defensa adecuada tutelada
por el citado precepto constitucional. Ello es así, en primer tér-
mino, porque al no dar al inculpado la oportunidad de reiterar
el nombramiento de defensor o nombrar uno distinto –sobre
todo si se considera que, generalmente, el inculpado no compa-
rece a la audiencia de vista en segunda instancia– se le coarta el
efectivo ejercicio de dicha garantía, el cual consiste en el dere-
cho de nombrar a la persona que desea lo defienda; y, en se­gun­
108 do lugar, porque de hacerse la designación en el momento mismo
en que se celebra la referida audiencia, si bien se asegura la pre­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

sencia del defensor, no se garantiza la eficacia de la defensa, en


la medida en que no se le otorga el tiempo ni los medios para
su preparación y alegar en la audiencia u ofrecer pruebas.79

Contradicción de tesis 160/2006-PS. Entre las sustentadas por el


Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito, el Se-
gundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, el Cuarto Tri-
bunal Colegiado del Décimo Sexto Circuito (ahora Segundo
Tribunal Colegiado en Materia Civil del mismo circuito) y el
Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Primer Circuito. 7 de
marzo de 2007. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: José
Ramón Cossío Díaz. Ponente: José Ramón Cossío Díaz; en su
ausencia hizo suyo el asunto José de Jesús Gudiño Pelayo. Secre-
tario: Miguel Enrique Sánchez Frías.

DEFENSOR PÚBLICO EN MATERIA PENAL FEDERAL. DEBE


CON­TAR CON TÍTULO DE LICENCIADO EN DERECHO.
La fracción IX del artículo 20 de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos prevé tres formas a través de las
cua­les el inculpado puede ejercer su defensa, a saber: a) por sí
mismo, b) por abogado, y c) por persona de su confianza; y,
además, dispone que en caso de que el inculpado no elija una
de estas posibilidades, después de que haya sido requerido para
ello, el Juez deberá nombrarle un defensor. En concordancia con
esa disposición, el numeral 128, fracción III, del Código Federal
de Procedimientos Penales, en lo conducente señala que cuando

79
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXV,
mayo de 2007, p. 102, Tesis: 1a./J. 39/2007, Registro: 172,607.
el inculpado fuese detenido o se presentare voluntariamente
ante el Ministerio Público Federal, deberán hacérsele saber
los derechos que le otorga la Constitución Federal, entre
otros, el de: "... Tener una defensa adecuada por sí, por abogado
o por persona de su confianza, o si no quisiere o no pudiere
designar defensor, se le designará desde luego un defensor de
oficio ...". Ahora bien, esa desig­nación de defensor en materia
penal efectuada por el Estado (órgano jurisdiccional o Ministerio 109
Público), debe recaer en un defensor público, el cual, de confor-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


midad con lo dispuesto en el artículo 5o., fracción II, de la Ley
Federal de Defensoría Pública, debe contar con título de licen­
ciado en derecho. Lo anterior es así, porque el espíritu del legis-
lador no fue otro que el de otorgar a los gobernados acceso a la
justicia, y tal prerrogativa se colma, entre otros muchos aspectos,
cuando se da la posibilidad a las personas de escasos recur-
sos econó­micos, de que durante el desarrollo del proceso al que
se encuentran sujetos, estén asesorados por profesionales del de­
recho, por personas con capacidad en la materia que puedan
defender con conocimiento jurídico y suficiente sus intereses, a
fin de que su garantía de seguridad jurídica en los procedimien-
tos penales se vea respetada. En contraposición con esa dispo-
sición, es claro que la designación que haga el propio inculpado
de su defensa puede no satisfacer ese requisito; por tanto, el
nombramiento de defensor podrá ejercerlo cualquier persona.80

Contradicción de tesis 87/99-PS. Entre las sustentadas por


el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Tercer Circuito y el
Se­gundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Cir-
cuito. 27 de junio de 2001. Unanimidad de cuatro votos. Ausen­
te: Hum­berto Román Palacios. Ponente: José de Jesús Gudiño
Pelayo. Secretaria: Eunice Sayuri Shibya Soto.

En relación con la tesis reproducida, debe señalarse que la figu-


ra jurídica "persona de confianza", que podía defender al inculpa-
do, ya desa­pareció del texto actual de la Constitución.

80
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XIV,
noviembre de 2001, p. 9, Tesis: 1a./J. 91/2001, Registro: 188,418.
D. Explicación en términos coloquiales

Los defensores (licenciados en derecho) son quienes han estu­


diado la Constitución y las leyes para ayudar (con la defensa o
asesoría) a las personas que tienen algún problema, como aque-
llas a las que se esté señalando como responsables de un delito.
110
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Existen dos tipos de defensores:

- El defensor privado, que es quien ofrece sus servicios (de


defensa o asesoría) a una persona, cobrando honorarios
por ello.
- El defensor público, que también ofrece sus servicios a
quien lo necesite, pero sin cobrarles nada; es el gobierno
quien les paga.

Existen casos, tal vez la mayoría, en los cuales las personas no


tienen forma de pagar un defensor particular, por tal motivo pue-
den escoger (o el Juez puede nombrarles) un defensor público,
ya que en un procedimiento penal nadie puede quedarse sin al-
guien que los defienda.

Lo anterior es un tema importante, ya que los defensores pú-


blicos deben tener cierta preparación para dar un servicio de cali­
dad a la población.

En nuestro país es una realidad que en muchos casos la falta


de preparación y actualización de las personas que desempeñan
el cargo de defensores públicos no es la adecuada; en alguna legis­
lación, se permite que personas que todavía no terminan la carrera
de abogados o licenciados en derecho actúen como defensores,
sin tener la preparación suficiente para ello.

Tomando en cuenta las condiciones en las que se desarrolla la


defensa pública en nuestro país, se consideró conveniente cambiar
todo lo que tiene que ver con ello, para contar con una defen­
111
soría pública de calidad, debiéndose crear para ello un servicio

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


profesional de carrera (en donde se les preparará correctamen-
te), sin olvidar lo que debe ganar cada uno de los defensores.

En otras palabras: "No me defiendas compadre".


III.
ARTÍCULO 18
DE LA CONSTITUCIÓN
POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
Temas
Artículo Texto anterior Texto vigente
relacionados
18 Artículo 18. Sólo por delito que merezca Artículo 18. Sólo por delito que merezca pena pri- PENA PRIVATIVA
pena corporal habrá lugar a prisión preven- vativa de libertad habrá lugar a prisión preventiva. DE LIBERTAD
tiva. El sitio de ésta será distinto del que se El sitio de ésta será distinto del que se destinare
destinare para la extinción de las penas y para la extinción de las penas y estarán completa-
estarán completamente separados. mente separados.

Los Gobiernos de la Federación y de los El sistema penitenciario se organizará sobre la ORGANIZACIÓN


Estados organizarán el sistema penal, en sus base del trabajo, la capacitación para el mismo, DEL SISTEMA
respectivas jurisdicciones, sobre la base la educación, la salud y el deporte como medios PENITENCIARIO.
del trabajo, la capacitación para el mismo para lograr la reinserción del sentenciado a la PRINCIPIO DE
y la educación como medios para la rea­ sociedad y procurar que no vuelva a delinquir, REINSERCIÓN.
daptación social del delincuente. Las mu- observando los beneficios que para él prevé la OBSERVANCIA DE
jeres compurgarán sus penas en lugares ley. Las mujeres compurgarán sus penas en lugares LOS BENEFICIOS
separados de los destinados a los hom- separados de los destinados a los hombres para tal
bres para tal efecto. efecto.81

81
Dicho párrafo, fue reformado mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011, para quedar redactado en la
forma siguiente: "El sistema penitenciario se organizará sobre la base del respeto a los derechos humanos, del trabajo, la capacitación para el mismo,
la educación, la salud y el deporte como medios para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad y procurar que no vuelva a delinquir, observando los
beneficios que para él prevé la ley. La mujeres compurgarán sus penas en lugares separados de los destinados a los hombres para tal efecto".

115
Suprema Corte de Justicia de la Nación

116
La Federación, los Estados y el Distrito Federal FACULTADES PARA
podrá celebrar convenios para que los sentencia- CELEBRAR
dos por delitos del ámbito de su competencia CONVENIOS PARA
extingan las penas en establecimientos peniten- QUE LOS
ciarios dependientes de una jurisdicción diversa. SENTENCIADOS
EXTINGAN PENAS
Los Gobernadores de los Estados, suje- AUN CUANDO SEA
tándose a lo que establezcan las leyes lo- UNA JURISDICCIÓN
cales respectivas, podrán celebrar con la DIVERSA
Federación convenios de carácter general,
para que los reos sentenciados por deli-
tos del orden común extingan su condena
en establecimientos dependientes del Eje-
cutivo Federal.

La Federación, los Estados y el Distrito La Federación, los Estados y el Distrito Federal es- RESPONSABILIDAD
Federal establecerán, en el ámbito de sus tablecerán, en el ámbito de sus respectivas compe- DE MENORES
respectivas competencias, un sistema inte­ tencias, un sistema integral de justicia que será
gral de justicia que será aplicable a quienes aplicable a quienes se atribuya la realización de una
se atribuya la realización de una conducta conducta tipificada como delito por las leyes pe­
tipificada como delito por las leyes pena- nales y tengan entre doce años cumplidos y menos de
les y tengan entre doce años cumplidos y dieciocho años de edad, en el que se garanticen los
menos de dieciocho años de edad, en el que derechos fundamentales que reconoce esta Constitu­
se garanticen los derechos fundamen­tales ción para todo individuo, así como aquellos derechos
que reconoce esta Constitución para específicos que por su condición de personas en
todo individuo, así como aquellos dere- desarrollo les han sido reconocidos. Las personas
chos específicos que por su condición de menores de doce años que hayan realizado una
personas en desarrollo les han sido reco- conducta prevista como delito en la ley, sólo serán
nocidos. Las personas menores de doce sujetos a rehabilitación y asistencia social.
años que hayan realizado una conducta
prevista como delito en la ley, sólo serán
sujetos a rehabilitación y asistencia social.

La operación del sistema en cada orden de La operación del sistema en cada orden de gobierno JUSTICIA PARA
gobierno estará a cargo de instituciones, estará a cargo de instituciones, tribunales y auto­ ADOLESCENTES
tribunales y autoridades especializados en ridades especializados en la procuración e imparti-
la procuración e impartición de justicia para ción de justicia para adolescentes. Se podrán aplicar
adolescentes. Se podrán aplicar las medi- las medidas de orientación, protección y tratamien-
das de orientación, protección y tratamien- to que amerite cada caso, atendiendo a la protec-
to que amerite cada caso, atendiendo a la ción integral y el interés superior del adolescente.
protección integral y el interés superior del
adolescente.

Las formas alternativas de justicia deberán Las formas alternativas de justicia deberán obser- FORMAS
observarse en la aplicación de este siste- varse en la aplicación de este sistema, siempre que ALTERNATIVAS Y
ma, siempre que resulte procedente. En resulte procedente. En todos los procedimientos DEBIDO PROCESO
todos los procedimientos seguidos a los seguidos a los adolescentes se observará la garantía
adolescentes se observará la garantía del del debido proceso legal, así como la independencia

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


117
Suprema Corte de Justicia de la Nación

118
debido proceso legal, así como la inde- entre las autoridades que efectúen la remisión y las
pendencia entre las autoridades que efec- que impongan las medidas. Éstas deberán ser pro-
túen la remisión y las que impongan las porcionales a la conducta realizada y tendrán como
medidas. Éstas deberán ser proporciona- fin la reintegración social y familiar del adolescente,
les a la conducta realizada y tendrán como así como el pleno desarrollo de su persona y capa-
fin la reintegración social y familiar del cidades. El internamiento se utilizará sólo como
adolescente, así como el pleno desarrollo medida extrema y por el tiempo más breve que
de su persona y capacidades. El inter­ proceda, y podrá aplicarse únicamente a los adoles-
namiento se utilizará sólo como medida centes mayores de catorce años de edad, por la
extrema y por el tiempo más breve que comisión de conductas antisociales calificadas como
proceda, y podrá aplicarse únicamente a graves.82
los adolescentes mayores de catorce años
de edad, por la comisión de conductas
antisociales calificadas como graves.

82
Mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 14 de agosto de 2009, se adicionó un segundo párrafo al artículo segundo transi-
torio y un artículo tercero transitorio al decreto por el que se declaran reformado el párrafo cuarto y adicionados los párrafos quinto y sexto, y se recorre el
orden de los últimos dos párrafos del precepto de mérito, publicado en dicho instrumento el 12 de diciembre de 2005, para quedar como sigue:
"Primero. …
Segundo. …
La Federación contará con un año a partir de la entrada en vigor del presente decreto, para expedir las leyes y establecer las instituciones y los órganos
que se requieran en el orden federal para la implementación del sistema de justicia integral para adolescentes.
Los reos de nacionalidad mexicana que se Los sentenciados de nacionalidad mexicana que se COOPERACIÓN
encuentren compurgando penas en países encuentren compurgando penas en países extran- INTERNACIONAL
extranjeros, podrán ser trasladados a la jeros, podrán ser trasladados a la República para SOBRE
República para que cumplan sus condenas que cumplan sus condenas con base en los sistemas SENTENCIADOS
con base en los sistemas de readaptación de reinserción social previstos en este artículo, y CON BASE EN EL
social previstos en este artículo, y los reos de los sentenciados de nacionalidad extranjera por PRINCIPIO DE
nacionalidad extranjera sentenciados por delitos del orden federal o del fuero común, podrán REINSERCIÓN
delitos del orden federal en toda la Repú- ser trasladados al país de su origen o residencia, SOCIAL
blica, o del fuero común en el Distrito Fe- sujetándose a los tratados internacionales que se
deral, podrán ser trasladados al país de su hayan celebrado para ese efecto. El traslado de los
origen o residencia, sujetándose a los Tra- reclusos sólo podrá efectuarse con su consentimien­
tados Internacionales que se hayan celebra­ to expreso.
do para ese efecto. Los gobernadores de
los Estados podrán solicitar al Ejecutivo
Federal, con apoyo en las leyes locales res-
pectivas, la inclusión de reos del orden
común en dichos Tratados. El traslado de
los reos sólo podrán (sic) efectuarse con
su consentimiento expreso.

Tercero. Los asuntos en trámite hasta el momento en que entren en vigor las leyes y se implementen las instituciones y los órganos a que se refiere el transi-
torio anterior se concluirán conforme a la legislación con que se iniciaron. Los asuntos que se encuentren pendientes de resolución en el momento en que
inicie la operación del nuevo sistema se remitirán a la autoridad que resulte competente para que continúe en el conocimiento de éstos hasta su conclusión".

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


119
Suprema Corte de Justicia de la Nación

120
Los sentenciados, en los casos y condicio- Los sentenciados, en los casos y condiciones que COMPURGACIÓN
nes que establezca la ley, podrán compur- establezca la ley, podrán compurgar sus penas en DE PENAS EN
gar sus penas en los centros penitenciarios los centros penitenciarios más cercanos a su domi- CENTROS
más cercanos a su domicilio, a fin de pro- cilio, a fin de propiciar su reintegración a la comu­ CERCANOS AL
piciar su reintegración a la comunidad nidad como forma de reinserción social. Esta dis- DOMICILIO:
como forma de readaptación social. posición no aplicará en caso de delincuencia DELINCUENCIA
organizada y respecto de otros internos que ORGANIZADA Y
requieran medidas especiales de seguridad. OTROS INTERNOS

Para la reclusión preventiva y la ejecución de CENTROS


sentencias en materia de delincuencia orga­ ESPECIALES PARA
nizada se destinarán centros especiales. Las LA DELINCUENCIA
autoridades competentes podrán restringir ORGANIZADA.
las comunicaciones de los inculpados y senten­ RESTRICCIÓN DE
ciados por delincuencia organizada con terce- COMUNICACIONES.
ros, salvo el acceso a su defensor, e imponer MEDIDAS DE
medidas de vigilancia especial a quienes se en- VIGILANCIA
cuentren internos en estos establecimientos. ESPECIAL.
Lo anterior podrá aplicarse a otros internos que APLICACIÓN DE
requieran medidas especiales de seguridad, en MEDIDAS A OTROS
términos de la ley. INTERNOS
III.I. Pena privativa
de libertad

A. Marco conceptual

L as penas privativas de libertad consisten en la reclusión del


condenado en un establecimiento penal (prisión, penitencia-
ría, refor­matorio, etcétera), en el que permanece, en mayor o
menor grado, privado de su libertad, y sometido a un determi-
nado régimen de vida y, por lo común, sujeto a la obligación de
trabajar.

En la época actual, las penas restrictivas de libertad (encarcela-


ción) ocupan el primer lugar en importancia en el ordenamiento
jurídico, y han sido adoptadas por las legislaciones de casi todos
los países.83

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Con anterioridad, en el texto constitucional se hablaba de pena cor­


poral, lo cual se explicaba porque dicha locución abarcaba tanto
las penas que restringen la libertad como a la pena de muerte; sin
embargo, como la pena de muerte fue suprimida en un acto legis-
lativo diferente al que ahora se analiza, actualmente se utiliza una
nueva nomenclatura, esto es, pena privativa de libertad.

83
Cfr. Diccionario Jurídico Enciclopédico, Consultor Jurídico Digital de Honduras, 121
Edición 2005.
C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

AMPARO DIRECTO EN MATERIA PENAL. EL ACOGERSE A


LOS BENEFICIOS DE LA CONDENA CONDICIONAL O SUS-
TITUCIÓN O CONMUTACIÓN O SUSPENSIÓN DE LA
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, IMPUESTA EN LA SEN-
122 TENCIA DEFINITIVA, NO SIGNIFICA QUE SE TENGA POR
CONSENTIDA LA SENTENCIA, PARA EFECTOS DE LA PRO­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

CEDENCIA DE AQUÉL. El hecho de que el sentenciado se


hubiese acogido a los beneficios sustitutivos de la pena de pri-
sión, otorgados en la sentencia condenatoria, no implica que
la consienta y que por ello el amparo que se interponga en su
contra sea improcedente en términos de la fracción XI del artícu­
lo 73 de la Ley de Amparo, y ello es así porque el bien jurídico
afectado por la aplicación de la pena de prisión es la libertad
personal, que por ser un valor supremo justifica que todo pro-
cesado en un juicio penal agote todos y cada uno de los recur-
sos que la ley le otorgue, a fin de conservarla o recuperarla, y
considerar lo contrario; esto es, que el acogerse al beneficio de la
pena sustituta implica que el inculpado aceptó los razonamien-
tos y el sentido condenatorio de la sentencia reclamada, signi-
fica dejarlo inaudito sin posibilidad alguna de combatirla no
obstante que le agravia; o, lo que es más grave condicionar el
medio de defensa extraordinario a que permanezca en prisión.84

Solicitud de modificación de jurisprudencia 3/2010. Tribunal


Cole­giado del Segundo Circuito. 24 de noviembre de 2010.
Mayoría de tres votos. Disidente: Juan N. Silva Meza. Ponente:
Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria: Constan-
za Tort San Román.

BENEFICIOS O SUSTITUTIVOS DE LA PENA PRIVATIVA DE


LIBER­TAD. LA DETERMINACIÓN DE LA AUTORIDAD RES-
PONSABLE EN QUE CONCEDE ALGUNO DE ELLOS PERO

84
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
marzo de 2011, p. 57, Tesis: 1a./J. 27/2011, Registro: 162656.
OMITE PRONUNCIARSE RESPECTO DE OTRO DE DIFE-
RENTE NA­TURALEZA, PUEDE ANALIZARSE EN EL JUICIO
DE AMPARO DIRECTO (LEGISLACIONES FEDERAL Y DEL
DISTRITO FEDERAL). La autoridad responsable al dictar sen-
tencia, en el ejercicio de sus facultades discrecionales y con fun-
damento en los artículos 70 del Código Penal Federal y 84 del
Código Penal para el Distrito Federal, puede conceder algún
beneficio o sustitutivo de la pena privativa de libertad, sin pro- 123
nunciarse respecto al porqué no otorgó otro bene­ficio de dife-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


rente naturaleza al concedido, lo cual puede obedecer a dos
razones: 1. porque omitió el estudio del beneficio o sustitutivo
diferente al que concedió, no obstante que fue planteado por el
quejoso antes de que se dictara la sentencia. En ese supuesto se
está en presencia de una violación in judicando que puede ana-
lizarse a la luz de las garantías de fundamentación y moti­
vación en el juicio de amparo directo, ya que en términos del
artículo 158 de la Ley de Amparo, éste procede contra senten-
cias definitivas donde pueden reclamarse, entre otras, las violacio­
nes cometidas en el dictado de tales sentencias; 2. porque el
beneficio o sustitutivo diferente al concedido no fue advertido
por el órgano jurisdiccional y tampoco lo solicitó expresamente
el quejoso. En este caso, el órgano de control constitucional úni­
camente puede analizar si el beneficio o sustitutivo concedido
cumple con las garantías de fundamentación y motivación, pues
el órgano jurisdiccional no tuvo oportunidad de pronunciarse en
torno al beneficio o sustitutivo que el quejoso considera se le
debió haber otorgado, en tanto que no le fue planteado, por
lo que no puede atribuírsele alguna omisión o violación in judi-
cando en el juicio de amparo directo. Así, en este supuesto la
propia legislación secundaria establece el medio legal proceden-
te, ya que si el quejoso considera que debió otorgársele un be-
neficio o sustitutivo diferente, puede tramitar ante el juzgador
el incidente a que se refieren los artículos 74 del Código Penal
Federal y 92 del Código Penal para el Distrito Federal, en el
cual, previo cumplimiento de los requisitos correspondientes,
podrá concederse el beneficio o sustitutivo planteado por el
quejoso, en razón de que pueden aplicarse indistintamente por
el juzgador, y si la determinación emitida en el incidente referido
es adversa al quejoso, no queda en estado de indefensión en
virtud de que puede promover en cualquier tiempo el juicio
de amparo indirecto, al ubicarse en el caso de excepción pre-
visto en el artículo 22, fracción II, de la Ley de Amparo.85

Contradicción de tesis 168/2009. Entre las sustentadas por los


Tribunales Colegiados Segundo y Cuarto, ambos en Materia
Penal del Primer Circuito. 9 de septiembre de 2009. Unanimi-
dad de cuatro votos. Ausente: José Ramón Cossío Díaz. Ponen-
124
te: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime Flores Cruz.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD. LOS BENEFICIOS QUE


SE­ÑALA EL ARTÍCULO 55 DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL
PARA PRESCINDIR DE ELLA O SUSTITUIRLA POR UNA ME-
DIDA DE SEGURIDAD DEBEN SOLICITARSE POR EL ACU-
SADO A LA AUTORIDAD JUDICIAL ANTES DEL DICTADO
DE LA SENTENCIA. El artículo 55 del Código Penal Federal
autoriza al Juez para que, apoyado en dictámenes periciales
prescinda de la imposición de una pena de prisión o la sustituya
por una medida de seguridad, cuando resulte notoriamente inne­
cesaria e irracional, dadas las condiciones físicas en que se encuen­
tre el sujeto activo. Así, dicho numeral es claro al precisar el
momento procesal en que el acusado debe solicitar tales bene-
ficios, así como la autoridad facultada para autorizarlos, pues con
la expresión "sujeto activo" alude a la situación jurídica en que se
encuentra la persona contra quien se instaura el procedimiento
penal, pues en ningún momento se refiere al sentenciado o reo y
señala específicamente al juzgador como el único facultado para
pres­cindir de la pena o sustituirla, lo que encuentra sustento en
el principio de legalidad penal relativo a que la imposición de las
penas es propia y exclusiva de la autoridad judicial, por lo que la
solicitud de este beneficio no procede ante autoridad distinta;
además, no autoriza expresamente su solicitud posterior, para el
caso de que se omita concederlo en el dictado de la sentencia;
de ahí que sea improcedente una vez que concluyó el proceso
penal, aun cuando pudieran haber sobrevenido en la persona

85
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
diciembre de 2009, p. 83, Tesis: 1a./J. 98/2009, Registro: 165877.
del sentenciado cualquiera de los supuestos previstos en el
citado artículo.86

Contradicción de tesis 23/2003-PS. Entre las sustentadas por el


Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito
y el Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Quinto Circui-
to. 26 de mayo de 2004. Unanimidad de cuatro votos. Ausente:
Humberto Román Palacios. Ponente: Olga Sánchez Cordero de
125
García Villegas. Secretaria: Beatriz Joaquina Jaimes Ramos.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD. PROCEDE LA SUSTI­
TUCIÓN AUN CUANDO LA CONDENA SEA POR UN DE-
LITO CALIFICADO COMO GRAVE. De lo dispuesto en el
artículo 70 del Código Penal Federal se desprende que la con-
cesión o negativa de la sustitución de la pena entraña el ejercicio
de una facultad discrecional para el Juez que, encontrándose
regida por la garantía de legalidad, como todo acto de autori-
dad, debe ejercitarla en función de un juicio de valoración en el
que se aprecien las circunstancias de ejecución del delito y las
peculiaridades del delincuente, determinando de manera fun­
dada y motivada la procedencia o improcedencia de la medida,
encontrándose limitado ese ejercicio sólo por la cuantía de la
pena impuesta y por la circunstancia de que el sujeto haya sido
previamente condenado en sentencia ejecutoria por delito dolo­
so que se persiga de oficio, pero no por el hecho de que el
delito, cuya pena es materia de la sustitución, sea uno de los
calificados como graves, de conformidad con lo que establece el
artículo 194 del Código Federal de Procedimientos Penales.87

Contradicción de tesis 35/97. Entre las sustentadas por el Se-


gundo Tribunal Colegiado del Quinto Circuito y Segundo Tribu-
nal Cole­giado del Cuarto Circuito. 1o. de julio de 1998. Cinco
votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretaria: Andrea
Nava Fernández del Campo.

86
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XX,
agosto de 2004, p. 258, Tesis: 1a./J. 48/2004, Registro: 180,841.
87
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VIII,
agosto de 1998, p. 188, Tesis: 1a./J. 45/98, Registro: 195,816.
SUSTITUCIÓN DE LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD. SU
CONCESIÓN CONSTITUYE UNA FACULTAD DISCRECIO­
NAL DEL JUZGADOR. De conformidad con el artículo 70 del
Código Penal Federal, la pena de prisión podrá ser sustituida a
juicio del juzgador, apreciando para ello diversas circunstancias
que atienden tanto a la ejecución de la conducta ilícita como a
las características propias del sujeto activo. Dicha concesión
126 constituye una facultad discrecional, porque la actualización de
la consecuencia legal prevista en la norma no requiere la satis-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

facción de requisitos legales fijos y específicos, sino que está en


función de un juicio de valoración realizado por el juzgador
en el que, apreciando las peculiaridades y condiciones del
caso en concreto, determinará la procedencia de la medida ci-
tada dentro del marco de referencia previsto por la ley, el cual
únicamente alude a la cuantía de la pena de prisión impuesta
y al carácter primodelincuente del sentenciado tratándose de
delitos dolosos perseguibles de oficio. En este sentido, su ejer-
cicio, como acto de autoridad, únicamente deberá cumplir con
las garantías de fundamentación y motivación, consagradas cons­
titucionalmente, pero su otorgamiento no constituye un dere-
cho exigible por el sentenciado, ya que ello dependerá del juicio
realizado por el juzgador, en el que concluya que en el caso
concreto la pena sustitutiva puede cumplir con la finalidad bus-
cada por la pena privativa de libertad, en términos del artículo
18 de nuestra Carta Magna, sin que sea óbice para lo anterior
el supuesto previsto en el artículo 74 del Código Penal Federal,
en virtud de que tal numeral se refiere al caso en el que, actua-
lizándose el marco de referencia aludido, el juzgador omitió
realizar el juicio valorativo mencionado, lo que conllevará, me-
diante la interposición del inci­dente relativo, que dicho juzgador
considere si procede o no el otorgamiento de la sustitución,
pero no tendrá como consecuencia necesaria la concesión del
beneficio solicitado.88

88
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VI, julio
de 1997, p. 98, Tesis: 1a./J. 30/97, Registro: 198,219.
Contradicción de tesis 63/96. Entre las sustentadas por el
Tercer Tribunal Colegiado del Segundo Circuito (hoy Segun-
do Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Cir­
cuito) y el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal del
Primer Circuito, por una parte, y el Tribunal Colegiado del Vi­
gésimo Tercer Circuito, por la otra. 11 de junio de 1997.
Unanimidad de cuatro votos. Ausente: José de Jesús Gudiño
127
Pelayo, previo aviso a la Presidencia. Ponente: Olga Sánchez
Cordero de García Villegas. Secretaria: Norma Lucía Piña

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Hernández.

La pena de muerte ya no se prevé en la Constitución, se cita


una tesis como ejemplo.

PENA DE MUERTE, PROCEDENCIA DE LA. Independiente-


mente del debate que se suscita entre abolicionistas y partida-
rios de la pena de muerte, y de los argumentos que algunos
autores han expues­to en torno de la posible trascendencia de
dicha sanción, en tanto que en el artículo 22 constitucional se
autoriza la pena de muerte para el homicidio con alevosía,
premeditación o ventaja, esto es, para el autor del delito de
homicidio calificado, resulta ineficaz cualquiera argumentación
contra el registro de la pena de muerte en algunos códigos
punitivos de la República y de la aplicación de la misma por
parte del órgano jurisdiccional, pues aun en el supuesto de
que desde el punto de vista teórico se alegara la ineficacia o
trascendencia de la pena capital, permitida por el legislador
constitucional, queda plenariamente legitimada en los casos con­
signados por la Carta Magna.89

Amparo directo 9361/63. Benigno Calderón Pérez. 9 de abril de


1965. Cinco votos. Ponente: Agustín Mercado Alarcón.

89
Semanario Judicial de la Federación, Sexta Época, Tomo: Segunda Parte, XCIV,
p. 27, Tesis: s/n, Registro: 259,384.
D. Explicación en términos coloquiales

La pena privativa de libertad es el castigo más fuerte que puede


aplicarse en nuestro país a una persona que delinquió, ya que el
Juez ordena que se encierre a una persona en la cárcel por un

128 tiempo determinado, sin que pueda gozar de su libertad.


Suprema Corte de Justicia de la Nación

Las penas corporales son castigos que se aplican para causar


un sufrimiento o dolor físico a la persona (muerte, azotes, tortura);
están prohibidas en nuestro país.

En otras palabras: "Nosotros no nos asemejamos a los ani-


males porque estemos en una jaula, sino que estamos en una jaula
porque nos asemejamos a los animales".*

*
Francesco Carnelutti, Las miserias del proceso penal, s.e., s.a., p. 15.
III.II. Sistema penitenciario

A. Marco conceptual

L os sistemas penitenciarios están basados en un conjunto de


principios orgánicos sobre los problemas que dieron origen a las
reformas carcelarias y surgen como una reacción natural y lógica
contra el estado de hacinamiento, promiscuidad, falta de higiene,
alimentación, educación, trabajo y rehabilitación de los internos.90

Con este concepto, entendemos aquel complejo de reglas que


un determinado ordenamiento jurídico pretende seguir en la
ejecución de las penas, con el fin de obtener en el mejor modo
posible los fines que se ha propuesto alcanzar.91

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

El legislador hace énfasis en que la asignación de recursos es muy


importante para resolver diversos problemas, ya que se reconoce
que: "en las prisiones no existen las condiciones necesarias para que
los reclusos ejerzan ninguno de esos derechos", como se dijo en el
dictamen de la Cámara de Origen.

90
Cfr. Marco del Pont, Luis, Derecho Penitenciario, Cárdenas Editor y Distribui-
dor, México, 1991, p. 135.
91
Cfr. Ojeda Velázquez, Jorge, Derecho de Ejecución de Penas, Ed. Porrúa, México, 129
1993, p. 85.
Asimismo, advirtiendo que los reclusos no tienen acceso al
derecho a la salud, estimaron conveniente elevarlo a norma de
rango constitucional; en dicho dictamen se expuso: "Los internos
de nuestras prisiones tampoco tienen acceso al derecho a la salud.
La precariedad económica existente en los servicios médicos pro-
voca que, en ocasiones, los médicos no puedan siquiera atender
130
lo elemental. Por lo anterior, se considera un acierto incluir el
derecho a la salud de las personas privadas de su libertad, pues
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ello provocará que cada vez se respeten los derechos humanos


de los reclusos en mayor medida".

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

PENA, INDIVIDUALIZACIÓN DE LA. Independientemente de


que esta Sala ha considerado respecto a la adecuación de la
pena y al señalamiento del grado de temibilidad que correspon-
de a un delincuente, que las autoridades de grado tienen las más
amplias facultades para ello, se estima que en ocasiones las mo-
tivaciones de las responsables no corresponden al grado de te-
mibilidad media que hayan determinado, tomándose en cuenta
tanto las circunstancias objetivas de los ilícitos cuanto las particu-
lares de los sentenciados que, en cierto modo, les son favora-
bles, como cuando se trata del caso de un estudiante joven,
que por la inquietud prevaleciente en el medio estudiantil y
por el clima de violencia en que actualmente se vive, así
como por las propias deformaciones de las costumbres sociales,
haya desviado su conducta, previamente correcta y adecuada,
por carecer de antecedentes penales y es delincuente primerizo,
carente de vicios y, por lo tanto, sano, lo que hace llegar a la con-
clusión de que no sea un delincuente peligroso y tampoco de
una temibilidad media, sino entre mínima y media, concordan-
te con el ideal de la justicia penal que, recogiendo realidades, se
ubica siempre en el propó­sito de buscar la regeneración de los
que transgreden la ley punitiva imponiendo penas menos seve-
ras que, contrario a las más graves, permiten la readaptación
social, toda vez que el ambiente carcelario con nuestro sistema
penitenciario, en lugar de propiciar la rehabili­tación, hace que los
jóvenes, principalmente, degeneren más, lo que es contrario a
nuestra política criminológica.92

Amparo directo 747/73. Alejandro Martínez Castillo. 5 de oc-


tubre de 1973. Mayoría de tres votos. Disidentes: Ezequiel
Burguete Farrera y Mario G. Rebolledo F. Ponente: Mario G.
131
Rebolledo F.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


D. Explicación en términos coloquiales

El sistema penitenciario se refiere a todas aquellas leyes, personas


y edificios que se relacionan con quien va a estar en prisión o
encerrado por así haberlo ordenado un Juez.

Dicho sistema, no sólo de nuestro país sino de todo el


mundo, ha sido duramente criticado en razón de que existen
voces que se han expresado en el sentido de que no tiene algu-
na utilidad respecto de las personas que cumplen una pena o
están encerradas; por ello se dice que las cárceles vienen a ser
como verdaderas escuelas del crimen, donde los delincuentes
van a perfeccionarse.

Las condiciones lamentables, en las que se encuentran los cen-


tros penitenciarios y la falta de una atención adecuada a los temas
relacionados con una verdadera planeación penitenciaria, dan
lugar a la violación reiterada de los derechos que corresponden a
los sen­tenciados (educación, salud, trabajo y capacitación, entre
otros).

92
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 58 Segunda Parte,
p. 61, Tesis: s/n, Registro: 236,059.
La intención es que cambie esa situación y, además, que se
respeten todos los derechos de las personas que se encuentren
privadas de su libertad en dichos lugares.

En otras palabras: "¡No soy un animal! ¡No soy un fenómeno!


¡Soy un ser humano!" (frase pronunciada en la película "El hombre
132
elefante").
Suprema Corte de Justicia de la Nación
III.III. Principio de reinserción

A. Marco conceptual

B orja Mapelli Caffarena, al hablar sobre los principios informa-


dores de este término, señala lo siguiente:

Esta nueva formulación de los fines preventivo especiales en el


ámbito de la ejecución de la pena arranca de las críticas y el fra­
caso de las pretensiones resocializadoras más ambiciosas y que
a la postre ha ser­vido sobre todo como un poderoso instru-
mento legitimante de la prisión gracias al cual lejos de convertir-
la en una pena excepcional de ultima ratio, se nos aparece no
sólo como la pena hegemónica en relación con las demás, sino que
en sí misma considerada se emplea con más intensidad y frente
a más infracciones que en cualquier otro momento de su histo-
ria. La reinserción social nos sitúa frente a un condenado más
real, más concreto; ante un sujeto con muchas carencias, algu-
nas de las cuales tienen su origen en su propia condición de
recluso. El sistema penitenciario no puede pretender, ni es tam-
poco su misión hacer buenos a los hombres, pero sí puede, en
cambio, tratar de conocer cuáles son aquellas carencias y
ofre­cer al condenado unos recursos y unos servicios de los que
se pueda valer para superarlos. En cierta forma se propone
que las terapias resocializadoras y la psicología sean desplazadas
por la oferta de los servicios sociales y la sociología.93

93
Cfr. "Una Nueva Versión de las Normas Penitenciarias Europeas", Revista Elec- 133
trónica de Ciencias Penales y Criminología, Núm. 8, año 2006, Granada España, p. 4.
B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

En el dictamen de la Cámara de Origen, se expone lo siguiente:

Por otro lado, se estima que ‘readaptación social’ es inade­


134 cuado para nombrar al momento en que los sentenciados ter­
minan sus condenas y se insertan nuevamente en su entorno
Suprema Corte de Justicia de la Nación

social. Si tomamos como referente la esencia misma de la pri-


sión, como una institución total y excluyente, inferiremos que
no es posible que los sentenciados logren durante su estancia
en ella una readaptación social. Una institución cuya caracterís-
tica principal es la exclusión no puede incluir o readaptar a
nadie a la sociedad. Por lo anterior, se apoya que se cambie el
término ‘readaptación social’ por el de ‘reinserción social’ y que
se tenga como un nuevo objetivo el procurar que los reclusos
no vuelvan a delinquir.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

AGRAVACIÓN DE LA PENA BASADA EN LA CALIFICA-


CIÓN "PERSONA CONFLICTIVA PARA LA SOCIEDAD".
EL ARTÍCULO 353, INCISO F, DE LA LEGISLACIÓN PENAL
DEL ESTADO DE AGUASCALIENTES QUE LO PREVÉ, ES
INCONSTITUCIONAL. El artículo 353, inciso f), de la legisla-
ción mencionada, resulta contrario a la lógica del derecho penal
de acto, protegida por la Consti­tución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, en la medida en que permite establecer,
como agravante de la pena, que el inculpado "tenga antecedentes
de ser persona conflictiva para la sociedad, según informes que
proporcionen al respecto las autoridades policiacas." En efecto,
la autorización que el legislador otorga al Juez para tomar en
cuenta la calificación de la personalidad por parte de una auto-
ridad administrativa, viola el artículo 14 constitucional, porque
permite graduar la pena en función de una etiqueta y no en
razón de la comisión de la conducta típica, antijurídica y culpa-
ble, por la que deba ser sancionado, en su caso. Esto es, el re-
proche no obedece a la ejecución de una conducta prohibida
penalmente, sino al tipo de persona que un órgano adminis­
trativo es­tima que es. Ahora bien, el término "conflictivo para la
sociedad" carece de cualquier significación jurídica, su grado de
indeterminación permite al Juez fundamentar la decisión en ca-
tegorías provenientes de fuentes no jurídicas de producción
135
normativa, como puede ser la racionalización subjetiva o el

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


mero determinismo. Por otro lado, la norma referida viola los
artículos 18, segundo párrafo, y 22, primer párrafo, de la Consti­
tución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El primero de
ellos, al permitir que la pena recaiga sobre la personalidad, cues­
tión opuesta a la intención de la reforma penal del dieciocho de
junio de dos mil ocho, que abandona la visión correccionalista
de la sanción para optar por un régimen de reinserción (ya
no de readaptación). El segundo precepto constitucional se ve
transgredido porque la norma autoriza que la estigmatización
de la persona como "conflictiva" tenga consecuencias adversas
en la punición, generando con ello una pena inusitada.94

Amparo directo en revisión 1562/2011. 24 de agosto de 2011.


Mayoría de cuatro votos. Disidente: Guillermo I. Ortiz Maya-
goitia. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Julio
Veredín Sena Velázquez.

DERECHO PENAL DE ACTO. RAZONES POR LAS CUALES


LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNI-
DOS MEXICANOS SE DECANTA POR DICHO PARADIG-
MA (INTERPRETACIÓN SISTEMÁTICA DE LOS ARTÍCULOS
1o., 14, TERCER PÁRRAFO, 18, SEGUNDO PÁRRAFO, Y 22,
PRIMER PÁRRAFO). A fin de determinar por qué el paradigma
del derecho penal del acto encuentra protección en nuestro

94
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro II, noviem-
bre de 2011, Tomo 1, p. 193, Tesis: 1a. CCXXV/2011 (9a.), Registro: 160714.
orden jurídico, es necesario ubicar aquellos preceptos consti­
tucionales que protegen los valores de los que tal modelo se
nutre. Para ello, en primer lugar, es imprescindible referir al ar­
tículo 1o. constitucional, pues como ha sostenido esta Suprema
Corte de Justicia de la Nación, la dignidad humana por él pro-
tegida es la condición y base de todos los derechos huma-
nos. Además, al proteger la autonomía de la persona, rechaza
136 cualquier modelo de Estado autoritario que permita proscribir
ideologías o forzar modelos de excelencia humana a través del
Suprema Corte de Justicia de la Nación

uso del poder punitivo. Por ende, el derecho penal no puede


sancionar la ausencia de determinadas cualidades o la perso­
nalidad, porque está limitado a juzgar actos. Afirmación que
necesa­riamente debe ser enlazada con el principio de legalidad,
protegido por el artículo 14, tercer párrafo, de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, al establecer que
en los juicios del orden criminal queda prohibido imponer, por
simple analogía, y aun por mayoría de razón, pena alguna que no
esté decretada por una ley exactamente aplicable al delito de
que se trata. Esta disposición es la que revela, del modo más claro
y literal posible, que el derecho penal únicamente puede prohi-
bir la comisión de conductas específicas (no la personalidad); es
decir, sólo aquel acto prohibido por una norma penal, clara y
explícita, puede dar lugar a una sanción. Por otro lado, también
debe considerarse el actual contenido del segundo párrafo del
artículo 18 constitucional. El abandono del término "readapta-
ción" y su sustitución por el de "reinserción", a partir de la reforma
constitucional de junio de 2008, prueba que la pena adquiere
nuevas connotaciones. El hecho de que la Constitución haya
eliminado la posibilidad de que el sistema penal opere bajo la
premisa de que alguien es desadaptado, fundamenta la convic-
ción de que nuestro sistema se decanta por un derecho penal
sancionador de delitos, no de personalidades. Así, el abandono
del término "delincuente" también exhibe la intención del cons­ti­
tuyen­te permanente de eliminar cualquier vestigio de un "derecho
penal de autor", permisivo de la estigmatización de quien ha co­
metido un delito. Esta conclusión se enlaza con la prohibición de
penas inusitadas contenida en el artículo 22, primer párrafo,
constitucional, la cual reafirma la prohibición de que cualquier
consideración vinculada con etiquetas a la personalidad tenga
incidencia en la punición.95

Amparo directo en revisión 1562/2011. 24 de agosto de 2011.


Mayoría de cuatro votos. Disidente: Guillermo I. Ortiz Maya-
goitia. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Julio
Veredín Sena Velázquez.
137
Debe recordarse que la Constitución ya no se refiere al prin-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


cipio de readaptación social, por lo que se cita una tesis para
efectos ilustrativos.

LIBERTAD PREPARATORIA (READAPTACIÓN DEL REO).


Es improcedente tomar en cuenta, para decidir sobre la readap-
tación de un reo, las circunstancias que fueron materia de la
condena que le fue impuesta, circunstancias que son anteriores
y coetáneas a la per­petración del delito y atendibles por el juz-
gador para regular su arbitrio al fijar la penalidad, pero que nada
indican de la readaptación del reo al medio social, la cual es
necesariamente posterior a la comisión de delito.96

Amparo penal en revisión 6470/49. Ordóñez Alva Anastasio.


21 de noviembre de 1949. Unanimidad de cuatro votos. Ausen-
te: Luis Chico Goerne. La publicación no menciona el nombre
del ponente.

D. Explicación en términos coloquiales

Con anterioridad lo que se quería lograr al encerrar a una persona


era readaptarla socialmente, es decir, cambiarla totalmente (hacer­

95
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro II, noviem-
bre de 2011, Tomo 1, p. 197, Tesis: 1a. CCXXIV/2011 (9a.), Registro: 160694.
96
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Fuente: CII, p. 1642, Tesis:
s/n, Registro: 305,949.
la buena) para que, una vez que saliera de la cárcel, al regresar a la
sociedad viviera una vida feliz y sin cometer más delitos.

Ahora no se quiere cambiarla, sino tomar en cuenta sus caren-


cias, ayudarla a que las reconozca y pueda superarlas a través,
entre otros, del deporte, el trabajo, y la capacitación para el
138
mismo, para lo cual debe gozar de buena salud; sin olvidar el co-
nocimiento que debe tener de los problemas que existen en el
Suprema Corte de Justicia de la Nación

lugar en donde tiene su casa y vive con su familia. Lo anterior, para


que al regresar a la sociedad no vuelva a cometer más delitos.

En otras palabras: "De los arrepentidos quiere Dios en el


cielo".
III.IV. Compurgación de penas
en caso de delincuencia organizada

A. Marco conceptual

T ratándose de delincuencia organizada y respecto de otros


internos que requieran medidas especiales de seguridad, no
tendrán el beneficio de compurgar sus penas en los centros
más cercanos a su domicilio.97

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Los sentenciados pueden compurgar penas en centros peni­


tenciarios cercanos a su domicilio, lo que ya se establecía con
anterioridad; sin embargo, ahora, en la propia Constitución, se
establece que dicha disposición no aplicará tratándose de:

a) Delincuencia organizada
b) Otros internos que requieran medidas especiales de seguridad

En el primer dictamen de la Cámara de Origen, se conside-


ró que:

97
Cfr. Jaen Olivas, Alberto Severino, "ABC de la Reforma en Materia de Justicia
Penal y Seguridad Pública", Manual de Capacitación, Pachuca Hidalgo, México, 139
2009, p. 9.
Los penales de máxima seguridad deben estar reservados para
aquellos procesados o sentenciados por delincuencia organizada
y otros internos que requieran medidas especiales de seguridad.

Este último supuesto se refiere a los casos en que el delito no


sea de los previstos para el régimen de delincuencia organizada,
pero que tal medida pueda justificarse dada la capacidad del
140 interno de evadirse de la acción de la justicia o para seguir delin-
quiendo desde los centros penitenciarios, así como cuando exis-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ta peligro evidente de terceros hacia el propio interno –como


en el caso de ex miembros de instituciones policíacas– o que
haya una afectación psicológica que pueda poner en riesgo al
resto de la comunidad penitenciaria, entre otros supuestos.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

PRISIÓN. LA DECISIÓN DE RECLUIR AL SUJETO EN UN


CENTRO DE MÍNIMA, MEDIA O MÁXIMA SEGURIDAD
NO SE DEFINE POR SU CALIDAD DE PROCESADO O
SENTENCIADO. El instituto de la prisión, regulado por el artícu­
lo 18 de la Carta Fundamental, como medida preventiva (primer
párrafo) y como pena (segundo, tercer y quinto párrafos), tiene
por objeto crear las condiciones necesarias para que, en el primer
caso, se asegure la conclusión del procedimiento penal y la eje-
cución de la eventual sanción de esa índole, y en el segundo caso,
se logre la readaptación social del sentenciado, existiendo para
el Estado el mismo interés de que no se frustre la conclusión del
procedimiento penal como la ejecución de una pena ya impuesta.
Por ende, para alcanzar tales objetivos, de igual jerarquía, es ne-
cesario que el estado de cautiverio subsista, de modo que las
medidas de seguridad que se adopten con esa finalidad deben
ponderar, no la calidad que tengan los sujetos frente al proce­
dimiento penal, o sea, la de sentenciados o procesados, sino las
caracterís­ticas propias del delito que se les imputa, las que ro-
dearon a su realización, presunta o plenamente demostrada, y
las personales que, en suma, revelen el menor o mayor interés
por sustraerse a ese estado de cautiverio, lo que se traduce en
que tanto procesados como sentenciados podrán ser recluidos
en establecimientos de mínima, media y máxima seguridad.98
Amparo en revisión 3480/98. José Luis López García o José
Alfredo Durán Mata y otro. 2 de junio de 1999. Cinco votos.
Ponente: Humberto Román Palacios. Secretario: Jesús Enrique
Flores González.

141
D. Explicación en términos coloquiales

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Compurgar una pena es cumplir con el castigo que impuso el Juez
al dictar sentencia.

Puede suceder que una persona esté encerrada o encarcelada


en Oaxaca porque ahí cometió un delito, sin embargo, se permite
que pueda cumplir su castigo en otro Estado de la República, por
ejemplo, en Chihuahua, ya que ahí tiene su casa y vive su familia.

La idea es que el estar cerca de su familia le puede ayudar para


que pueda regresar a la sociedad sin cometer más delitos.

Lo señalado no es aplicable a las personas que forman parte


de la delincuencia organizada y a otras, cuando así se considere
por existir peligro de que les vayan a hacer algo o porque tienen
problemas mentales; éstas tendrán que cumplir con su castigo
en lugares especiales, como los llamados centros de máxima segu­
ridad ("Altiplano", en el Estado de México, "Puente Grande", en el
Estado de Jalisco).

En otras palabras: "Aunque la jaula sea de oro, no deja de


ser prisión".

98
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X, sep-
tiembre de 1999, p. 90, Tesis: 1a. XXIV/99, Registro: 193,382.
III.V. Centros especiales para
delincuencia organizada, restricción
de comunicaciones, medidas de
vigilancia especial y aplicación
de medidas a otros internos

A. Marco conceptual

L a finalidad es contar con centros penitenciarios adecuados,


en virtud de que por seguridad los integrantes del crimen orga-
nizado deben compurgar sus penas en centros de reclusión que
cuenten con las medidas de seguridad e instalaciones necesarias
para la protección de su integridad, disminuyendo con ello los
riesgos de fuga o violencia interna.

Hoy en día los procesados y sentenciados por asuntos de delin­


cuencia organizada, y aquellos que revelan un alto grado de
peli­grosidad, se encuentran recluidos en lugares de máxima se-
guridad; sin embargo, por virtud de la reforma se encuentra
regulado a nivel constitucional ese tratamiento diferenciado, lo
que anteriormente no se contemplaba.

La restricción en las comunicaciones para los inculpados y sen-


tenciados por delincuencia organizada, con terceros, vulnera
uno de los derechos de mayor relevancia para las personas pri-
vadas de su libertad, además de diversas disposiciones en esta
143
materia contenidas en tratados internacionales suscritos y ratifi-
cados por México, sin reserva alguna de su parte, como: la Con-
vención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, Conven-
ción Americana de Derechos Humanos, Reglas Mínimas para el
Tratamiento de Detenidos, Declaración Universal de los Dere-
chos Humanos, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polí-
ticos, por citar algunos, que prevén en términos gene­rales, el
contacto del interno con el mundo exterior a través de visitas,
144 cartas, llamadas telefónicas, etcétera.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Esta restricción a las comunicaciones, así como imponer medi-


das de vigilancia especial, conduciría a una restricción de los de-
rechos humanos de los reclusos; esto es, no de garantías, pues
estamos ante un derecho de excepción.

Se estima que lo conveniente es reglamentar qué tipo de co­


municacio­nes pueden restringirse y en qué casos procedería la
restricción.99

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Siendo acorde el Constituyente Permanente con la política crimi-


nal adoptada, se establecen reglas de excepción para los casos de
delincuencia organizada, como son: centros especiales para ese
tipo de delincuencia, se restringen las comunicaciones privadas y
prevén medidas de vigilancia especial.

En estas condiciones, siguiendo la lectura del primer dictamen


de la Cámara de Origen, se prohíbe que los indiciados y sentencia­
dos por delitos de esa índole puedan compurgar penas en centros
penitenciarios más cercanos a su domicilio, por lo que deben
crearse centros de reclusión especiales para tal efecto.

99
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 325.
Se les restringen las comunicaciones privadas con terceros,
excepto con su defensor.

Asimismo, las medidas de vigilancia especial se justifican to-


mando en cuenta su alto grado de peligrosidad.

145
En el dictamen de mérito, textualmente se dice:

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Ahora bien, estas Comisiones consideran pertinente trans-
formar el sistema penitenciario pero, esto no será posible si
permanecen las prisiones bajo el control absoluto del Poder
Ejecutivo, es por tanto, que se acepta limitar la facultad del Eje-
cutivo únicamente a la organización de las prisiones y otorgar la
facultad de ejecutar las sentencias al Poder Judicial.

Con esta división se le dará a cada ámbito de poder lo que


le co­rresponde: al Poder Ejecutivo la administración de las pri-
siones y al Poder Judicial la de ejecutar las sentencias, que im-
plica salvaguardar los derechos de los internos y corregir los
abusos, desviaciones y cumplimien­to de los preceptos que en
el régimen penitenciario puedan producirse.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

En 1985 el penalista alemán Günther Jakobs expuso sus ideas


sobre el derecho penal del enemigo, sin embargo, la anterior integra-
ción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, desde los años
de 1962 y 1972, ya aludía a la locución "enemigo".

BRUTAL FEROCIDAD. La brutal ferocidad legalmente no es


una calificativa, sino una circunstancia que presume la premedi-
tación. Para que se evidencie la brutal ferocidad, es menester una
total ausencia de motivación para realizar los hechos, denotando
ello un profundo des­precio por la vida humana, representativo
de un grado de peligro para la sociedad; y si se demuestra que
antes del hecho letal propiamente dicho, había ocurrido una riña
entre los protagonistas activo y pasivo, es de afirmarse que sí
existió una causa para explicar la conducta delictiva del acusado;
abundando en los razonamientos que aquí se expresan, es de
in­vocarse al tratadista Francisco González de la Vega, cuando men­
ciona que la brutal ferocidad no puede con­fundirse con el ensa-
146 ñamiento en la víctima, porque éste coexiste generalmente con
una motivación arraigada de venganza, de desprecio, de odio a
Suprema Corte de Justicia de la Nación

la víctima, ya que el delincuente brutal es un enemigo de todos,


es una amenaza para la sociedad en general, porque sus especia-
les condiciones psico-fisiológicas está determinado al desprecio
más absoluto para la vida de cualquier persona.100

Amparo directo 5967/74. Moisés Moreno Martínez. 4 de abril


de 1975. Cinco votos. Ponente: Manuel Rivera Silva.

EBRIEDAD, DELITOS COMETIDOS EN ESTADO DE. La Pri-


mera Sala de la Suprema Corte, ha venido sosteniendo que los
delitos cometidos en estado de ebriedad deben ser severamen-
te reprimidos, por el principio utilitario de la defensa social. El que
delinque en estas condiciones es un enemigo de todos, es una
amenaza para la sociedad en general, porque está determinado
al desprecio más abso­luto para la vida de cualquier persona.101

Amparo directo 2536/62. Humberto Marín Aguilar. 13 de sep-


tiembre de 1962. Cinco votos. Ponente: Ángel González de la
Vega.

D. Explicación en términos coloquiales

Los centros especiales son los lugares en donde las personas que
forman parte de la delincuencia organizada van a cumplir con el

100
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 76 Segunda Parte,
p. 25, Tesis: s/n, Registro: 235,551.
101
Semanario Judicial de la Federación, Sexta Época, Tomo: Segunda Parte, LXIII,
p. 32, Tesis: s/n, Registro: 800,868.
castigo que el Juez les impuso al dictar sentencia; también se les
llama centros de máxima seguridad por la forma en que están
construidos, porque se cree que es muy difícil que se escapen de
ahí dichas personas.

En estos lugares, a quienes forman parte de la delincuencia


147
organizada, se les limita la comunicación con otras personas exter­
nas, para evitar que sigan cometiendo delitos desde el interior

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


donde están cumpliendo con su castigo; sin embargo, sí pueden
tener comunicación con su defensor.

También son cuidados y observados en forma especial (por


ejemplo, existen cámaras que graban todo lo que sucede en el
lugar), ya que se considera que son muy peligrosos.

En otras palabras: "Una es la verdad pa’ dentro, y otra la


verdad pa’ fuera".
IV.
ARTÍCULO 19
DE LA CONSTITUCIÓN
POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
Temas
Artículo Texto anterior Texto vigente
relacionados
19 Artículo 19. Ninguna detención ante auto­ Artículo 19. Ninguna detención ante autoridad ju­ AUTO DE
ridad judicial podrá exceder del plazo de dicial podrá exceder del plazo de setenta y dos VINCULACIÓN A
setenta y dos horas, a partir de que el in- horas, a partir de que el indiciado sea puesto a su PROCESO
diciado sea puesto a su disposición, sin disposición, sin que se justifique con un auto de
que se justifique con un auto de formal vinculación a proceso en el que se expresará: el
prisión en el que se expresarán: el delito delito que se impute al acusado; el lugar, tiempo y
que se impute al acusado; el lugar, tiempo circunstancias de ejecución, así como los datos que
y circunstancias de ejecución, así como los establezcan que se ha cometido un hecho que la
datos que arroje la averiguación previa, ley señale como delito y que exista la probabi-
los que deberán ser bastantes para com- lidad de que el indiciado lo cometió o participó
probar el cuerpo del delito y hacer proba- en su comisión.
ble la responsabilidad del indiciado.

El Ministerio Público sólo podrá solicitar al Juez PRISIÓN


la prisión preventiva cuando otras medidas cau­ PREVENTIVA:
telares no sean suficientes para garantizar la
comparecencia del imputado en el juicio, el de- A SOLICITUD
sarrollo de la investigación, la protección de la DEL MINISTERIO
víctima, de los testigos o de la comunidad, así PÚBLICO
como cuando el imputado esté siendo procesa-
do o haya sido sentenciado previamente por la

151
Suprema Corte de Justicia de la Nación

152
comisión de un delito doloso. El Juez ordenará DECRETADA
la prisión preventiva, oficiosamente, en los casos OFICIOSAMENTE
de delincuencia organizada, homicidio doloso, Y CASOS
violación, secuestro, delitos cometidos con me-
dios violentos como armas y explosivos, así
como delitos graves que determine la ley en
contra de la seguridad de la nación, el libre
desarrollo de la personalidad y de la salud.102

La ley determinará los casos en los cuales el LA LEY


Juez podrá revocar la libertad de los individuos DETERMINARÁ
vinculados a proceso. LOS CASOS PARA
REVOCAR LA
LIBERTAD

102
La mencionada porción normativa, fue reformada mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 14 de julio de 2011, quedando
en los términos siguientes: "El Ministerio Público sólo podrá solicitar al Juez la prisión preventiva cuando otras medidas cautelares no sean suficientes para
garantizar la comparecencia del imputado en el juicio, el desarrollo de la investigación, la protección de la víctima, de los testigos o de la comunidad, así
como cuando el imputado esté siendo procesado o haya sido sentenciado previamente por la comisión de un delito doloso. El Juez ordenará la prisión
preventiva, oficiosamente, en los casos de delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos cometidos con
medios violentos como armas y explosivos, así como delitos graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la
personalidad y de la salud".
Este plazo podrá prorrogarse únicamente El plazo para dictar el auto de vinculación a pro­
a petición del indiciado, en la forma que ceso podrá prorrogarse únicamente a petición del
señale la ley. La prolongación de la deten- indiciado, en la forma que señale la ley. La prolonga-
ción en su perjuicio será sancionada por la ción de la detención en su perjuicio será sancionada
ley penal. La autoridad responsable del por la ley penal. La autoridad responsable del esta-
establecimiento en el que se encuentre in­ blecimiento en el que se encuentre internado el indi-
ternado el indiciado, que dentro del plazo ciado, que dentro del plazo antes señalado no reciba
antes señalado no reciba copia autorizada copia autorizada del auto de vinculación a proceso
del auto de formal prisión o de la solicitud y del que decrete la prisión preventiva, o de la
de prórroga, deberá llamar la atención del solicitud de prórroga del plazo constitucional, de-
Juez sobre dicho particular en el acto mismo berá llamar la atención del Juez sobre dicho particular
de concluir el plazo y, si no recibe la cons- en el acto mismo de concluir el plazo y, si no recibe
tancia mencionada dentro de las tres horas la constancia mencionada dentro de las tres horas
siguientes, pondrá al indiciado en libertad. siguientes, pondrá al indiciado en libertad.

Todo proceso se seguirá forzosamente Todo proceso se seguirá forzosamente por el hecho ACUMULACIÓN
por el delito o delitos señalados en el o hechos delictivos señalados en el auto de vincu- PROCESAL
auto de formal prisión o de sujeción a lación a proceso. Si en la secuela de un proceso
proceso. Si en la secuela de un proceso apareciere que se ha cometido un delito distinto
apareciere que se ha cometido un delito del que se persigue, deberá ser objeto de averigua-
distinto del que se persigue, deberá ser ción separada, sin perjuicio de que después pueda
objeto de averiguación separada, sin per- decretarse la acumulación, si fuere conducente.
juicio de que después pueda decretarse la
acumulación, si fuere conducente.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


153
Suprema Corte de Justicia de la Nación

154
Si con posterioridad a la emisión del auto de SUSPENSIÓN DEL
vinculación a proceso por delincuencia organi- PROCESO Y DE LOS
zada el inculpado evade la acción de la justicia PLAZOS PARA LA
o es puesto a disposición de otro Juez que lo PRESCRIPCIÓN DE
reclame en el extranjero, se suspenderá el pro- LA ACCIÓN PENAL,
ceso junto con los plazos para la prescripción UNA VEZ DICTADO
de la acción penal. EL AUTO DE
VINCULACIÓN POR
DELINCUENCIA
ORGANIZADA

Todo mal tratamiento que en la aprehen- Todo mal tratamiento en la aprehensión o en las ABUSOS CONTRA
sión o en las prisiones, toda molestia que prisiones, toda molestia que se infiera sin motivo DETENIDOS
se infiera sin motivo legal; toda gabela o legal, toda gabela o contribución, en las cárceles,
contribución, en las cárceles, son abusos son abusos que serán corregidos por las leyes y re-
que serán corregidos por las leyes y repri- primidos por las autoridades.
midos por las autoridades.
IV.I. Auto de vinculación
a proceso

A. Marco conceptual

S e cambia el nombre de "formal prisión" por el de "vincula-


ción a proceso", cuya razón fundamental –se dice en la expo­
sición de mo­tivos– obedeció a que el concepto de "formal prisión"
es de cuño inqui­sitorio y como las reglas del proceso penal ahora
obedecen a un "sistema acusatorio", entonces aquél perdió sen-
tido; además se estimó que la idea de "prisión" denota coacción,
que lleva aparejada alguna afectación de derechos. En tanto que,
el concepto "vinculación a proceso", se juzga más adecuado
porque consiste en comunicar de manera formal al indiciado que
el Ministerio Público sigue una investi­gación y para que el Juez
intervenga para controlar las actuaciones que pudieran derivar
en la afectación de un derecho fundamental, por lo que se pasa
del sistema inquisitivo al acusatorio; ya no se habla de formal
prisión, restando la idea de anteponer la prisión preventiva, sino
ahora únicamente vincular a proceso.

Se reduce la exigencia probatoria para el dictado del auto de


vinculación a proceso, pues ya no se analiza el cuerpo del delito
y la probable responsabilidad del indiciado, dado que no habrá
"instrucción administrativa", puesto que el Ministerio Público
no desahogará, como regla general, prueba alguna diversa a
aquellas que en su caso se desahoguen en la audiencia de jui-
cio, sino que se limitará a recabar datos que pongan de relieve
155
que ha acaecido un evento que la ley señala como delito y
exista la probabilidad de que el indiciado intervino o participó
en su comisión.

Se estima que será el Juez de Control quien dictará el auto de


vinculación a proceso, en el que expresará:

- El delito que se impute al acusado;


156 - El lugar, tiempo y circunstancias de ejecución;
- Los datos que establezcan que se ha cometido un hecho
Suprema Corte de Justicia de la Nación

que la ley señale como delito, y que exista la probabilidad


de que el indiciado lo cometió o participó en su comisión.

Se reducen los requisitos que la representación social debe


cumplir para el dictado del auto de vinculación a proceso y por
ende, de indi­ciados que serán vinculados a juicio; sin que ello
implique que dé lugar a la prisión preventiva.103

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

El texto actual de la Constitución sustituyó la figura jurídica del


auto de formal prisión, por el diverso auto de vinculación a
proceso.

En el primer dictamen de la Cámara de Origen, se expu-


so que:

… vinculación únicamente se refiere a la información formal que


el Ministerio Público realiza al indiciado para los efectos de
que conozca puntualmente los motivos por los que se sigue una
investigación y para que el Juez intervenga para controlar las
actuaciones que pudiera derivar en la afectación de un derecho

103
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., pp. 328
y 329.
fundamental. Se continuará exigiendo, no obstante, acreditar el
supuesto material.

No obstante que dicho cambio de nomenclatura obedeció


a que la locución "prisión" denota una coacción hacia la persona,
puede apreciarse que algunos de los requisitos que se contempla-
ban para emitir un auto de formal prisión ahora son diferentes 157

para el dictado del auto de vinculación a proceso.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Los requisitos necesarios para el dictado de un auto de vincu-
lación a proceso, que también se requerían para el auto de formal
prisión, son los siguientes:

a) El delito que se impute al acusado


b) El lugar, tiempo y circunstancias de ejecución

Los requisitos que cambian son los siguientes:

c) Los datos que establezcan que se ha cometido un hecho


que la ley señale como delito
d) Que exista la probabilidad de que el indiciado lo cometió
o participó en su comisión

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

AUDIENCIA DE VINCULACIÓN A PROCESO. EL ARTÍCU-


LO 283 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES
DEL ES­ TADO DE CHIHUAHUA NO CONTRAVIENE EL
NUMERAL 19 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. El artículo 283 citado no
contraviene el numeral 19 de la Constitución General de la Re-
pública en tanto que respeta la garantía de audiencia previa al
dictado del acto de molestia, consistente en el auto de vincu­
lación a proceso, ya que prevé cómo debe llevarse a cabo el
desahogo de la audiencia de vinculación a proceso al señalar que
iniciará con el desahogo de los medios de prueba que el impu-
tado hubiese ofrecido, siguiendo en lo conducente las reglas
previstas para el desahogo de pruebas en la audiencia de debate
de juicio oral; que desahogada la prueba, si la hubo, se le con­
158 cederá la palabra en primer término al Ministerio Público y luego
al imputado, y una vez agotado el debate el Juez resolverá
Suprema Corte de Justicia de la Nación

sobre la vinculación o no del imputado a proceso; de ahí que


no se le deja en estado de indefensión.104

Amparo en revisión 334/2008. 3 de diciembre de 2008. Cinco


votos. Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretario: Juan
Carlos de la Barrera Vite.

AUTO DE VINCULACIÓN A PROCESO. EL ARTÍCULO 282


DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES DEL ES­
TADO DE CHIHUAHUA NO VIOLA EL NUMERAL 19 DE
LA CONSTI­TUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS. El artículo 282 citado no viola el numeral 19
de la Constitución General de la República al prever el auto de
vinculación a proceso para justificar una detención mayor a las
setenta y dos horas, pues aunque no se le denomine auto de
formal prisión o de sujeción a proceso, al igual que éstos cumple
con la garantía del imputado relativa a que la autoridad judicial
que conozca de los hechos que se le atribuyen determine
cuál es su situación jurídica frente al proceso penal que se segui-
rá en su contra; esto es, que de no dictársele un auto de libertad
se le comunique fehacientemente que habrá de enfrentar un
proceso penal por la imputación de hechos eventualmente
constitutivos de delito. Además, conforme a la exposición de
motivos que originó dicho precepto legal se advierte que la
razón fundamental del cambio de término obedece a que

104
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
septiembre de 2009, p. 436, Tesis: 1a. CXXIV/2009, Registro: 166,495.
el concepto "formal prisión" es de cuño inquisitorio, pero como
ahora las reglas del proceso penal responden a un sistema acu-
satorio, aquél resultaba inapropiado.105

Amparo en revisión 334/2008. 3 de diciembre de 2008. Cinco


votos. Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretario: Juan
Carlos de la Barrera Vite.
159
D. Explicación en términos coloquiales

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


El auto de vinculación a proceso dictado por un Juez de control o
de garantías, establece que una persona está relacionada con un
proceso porque se cree que cometió un delito y que por lo mis-
mo está siendo investigada; a partir de este momento, dicho Juez
vigila la forma en que el Ministerio Público sigue llevando a cabo
la investigación (formalización de la investigación).

Lo anterior se hace saber a la persona de quien se cree come-


tió el delito, para que pueda seguir con su defensa.

En dicho auto, el Juez debe señalar qué delito se cree cometió


la persona; el lugar, la hora y forma en que lo realizó; los datos
o elementos que comprueben que sucedió algo (hecho) que la
ley señala como delito, y que exista la creencia (probabilidad) de
que la persona lo hizo (cometió) o intervino (participó) de alguna
manera en dicho delito.

En otras palabras: "Las apariencias engañan".

105
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
septiembre de 2009, p. 437, Tesis: 1a. CXXIII/2009, Registro: 166,494.
IV.II. Prisión preventiva

A. Marco conceptual

S uele definirse como aquella medida cautelar personal que


podrá adoptar el Juez de instrucción o tribunal sentenciador,
consistente en la total privación al inculpado de su derecho
fundamental a la libertad ambulatoria, mediante su ingreso en un
centro penitenciario, durante la sustanciación del proceso penal
o hasta que la sentencia de instancia sea definitiva.106

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

La Constitución maneja dos hipótesis para proceder a decretar la


prisión preventiva, a saber: por solicitud del Ministerio Público
o puede el Juez hacerlo oficiosamente.

a) Procede a solicitud del Ministerio Público, siempre que las


medidas cautelares no sean suficientes para:
- garantizar la comparecencia del imputado en el juicio
- el desarrollo de la investigación
- la protección de la víctima

106
Cfr. Rodríguez-Magariños, Faustino, Cárcel Electrónica, Bases para la Creación
del Sistema Penitenciario del Siglo XXI, Gudín Editorial Tirant lo Blanch, Valencia 161
España, 2007, p. 3.
- la protección de los testigos o de la comunidad
- cuando el imputado esté siendo procesado o haya sido
sentenciado previamente por la comisión de un delito
doloso

Estos son los casos en que procederá la prisión preventiva,


162 cuando es a solicitud del Ministerio Público.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

De conformidad con el primer dictamen de la Cámara de


Origen,

Para los efectos de evitar los excesos cometidos hasta ahora


con la prisión preventiva, se acordó establecer el principio de
subsidiariedad y excepcionalidad para la procedencia de este
instituto; asimismo, que la aplicación de medidas cautelares,
las cuales son auténticos actos de molestia, procederá única-
mente cuando exista la necesidad de cautela del proceso o de
protección de las víctimas.

También se alude a que:

… este nuevo diseño es acorde con el principio de presunción


de inocencia, puesto que se ha hecho notar la inevitable antino-
mia que supone afectar los derechos de las personas sometién-
dolas a prisión preventiva, sin que antes se haya derrotado su
presunción de inocencia en un juicio en el que se respeten todas
las garantías del debido proceso.

Que otro de los elementos que debe tenerse en cuenta


es que,

… las medidas cautelares sean proporcionales, tanto al delito


imputado, como a la necesidad de cautela; además, las medidas
cautelares, deberán regirse por el principio de subsidiariedad,
es decir, debe optarse por aquella medida cautelar que sea lo
menos intrusiva para la esfera jurídica de los particulares.
b) En relación con la prisión preventiva decretada oficiosa­
mente por el Juez, se establecen los supuestos siguientes:
- en los casos de delincuencia organizada
- homicidio doloso
- violación
- secuestro
- trata de personas 163
- delitos cometidos con medios violentos como armas y

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


explosivos, y
- delitos graves que determine la ley en contra de la se­
guridad de la nación, el libre desarrollo de la persona­
lidad y de la salud

Fuera de estos casos, no procede decretar la prisión preventi-


va en contra de una persona.

Se establece en el dictamen de la Cámara de Origen, que:

Hoy por hoy existe un enorme abuso de la prisión preventiva,


toda vez que la mayoría de los delitos están calificados como
graves por la legislación ordinaria. Con la finalidad de superar
este estado de cosas se impone que sea la propia Constitución
la que determine aquellos casos excepcionales, para los que
bastará acreditar el supuesto material para que en principio pro-
ceda la prisión preventiva.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

PRISIÓN PREVENTIVA. LAPSO QUE DEBE CONSIDERARSE


COMO TAL. La garantía prevista en el artículo 20, apartado A,
fracción X, tercer párrafo, de la Constitución Política de los Es-
tados Unidos Mexicanos, en su texto anterior a la reforma pu-
blicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de
2008, consiste en abonar el tiempo de prisión preventiva a la
punitiva, esto es, en el derecho que tiene el inculpado de que
en toda pena de prisión que se le imponga, se compute el
tiempo de detención que sufrió, es decir, el de prisión preventiva.
En ese sentido, el lapso de prisión preventiva que debe conside-
rarse como tal, en términos del citado precepto constitucional,
es desde la detención hasta que la sentencia de segunda instancia
causa ejecutoria, momento en que concluye definitivamente el
proceso penal, sin que pueda considerarse como prisión pre-
ventiva, el tiempo en que se resuelva el juicio de amparo que en
164
su caso se promueva contra la resolución en que se haya im-
puesto la sanción. Lo anterior, en virtud de que una sentencia
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ejecutoriada es aquella susceptible de ejecutarse, contra la que


no cabe algún recurso ordinario, no obstante que pueda revo-
carse o nulificarse por algún medio de defensa extraordinario; por
lo que una sentencia de segunda instancia no pierde su calidad
ejecutoria ni la fuerza de cosa juz­gada, mientras está pendiente de
resolverse el juicio de amparo, pues éste no le resta la calidad
de ejecutable. Además, considerando que la prisión preventiva
se da dentro del proceso y la prisión se impone como sanción en
la sentencia, es a partir de que ésta causa ejecutoria cuando puede
ejecutarse, al margen de que en su contra se interponga algún
medio extraordinario de defensa, e incluso se suspenda su ejecu-
ción a través de alguna medida cautelar, pues la etapa procesal de
la prisión preventiva concluye definitivamente desde el momento
en que causó ejecutoria la sentencia de segunda instancia.107
Amparo directo en revisión 2933/2010. 2 de marzo de 2011.
Mayoría de cuatro votos. Disidente: Jorge Mario Pardo Rebolle-
do. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secreta-
ria: Ana Carolina Cienfuegos Posada.

PRISIÓN PREVENTIVA. CORRESPONDE AL JUZGADOR,


AL DICTAR LA SENTENCIA, COMPUTAR EL TIEMPO DE
AQUÉ­LLA PARA QUE SE DESCUENTE DE LA PENA IM-
PUESTA. Conforme al artículo 20, apartado A, fracción X, ter-
cer párrafo, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos (en su texto anterior a la reforma publicada en el
Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de 2008), el incul-

107
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro I, octubre
de 2011, Tomo 2, p. 1095, Tesis: 1a. CLXXXII/2011 (9a.), Registro: 160793.
pado tiene la garantía de que en toda pena de prisión impuesta
en una sentencia deberá computarse el tiempo de la deten-
ción, esto es, de la prisión preventiva. En este sentido, y tomando
en cuenta que el artículo 21 constitucional dispone que la im-
posición de las penas es facultad exclusiva de los órganos juris-
diccionales, se concluye que corresponde al juzgador, al dictar
la sentencia, computar el tiempo que el reo estuvo sujeto a
prisión preventiva para que se le descuente de la pena de pri-
165
sión impuesta. Esto es, la autoridad jurisdiccional deberá señalar
en la sentencia el lapso que aquél estuvo recluido en prisión

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


preventiva, es decir, desde que se le dictó auto de formal pri-
sión o que fue aprehendido, hasta el día del dictado de la sen-
tencia, a fin de que la autoridad administra­tiva, en el ámbito de
su competencia, aplique el descuento respectivo.108
Contradicción de tesis 178/2009. Entre las sustentadas por los
Tribunales Colegiados Segundo y Tercero, ambos en Materia
Penal del Primer Circuito, el Segundo Tribunal Colegiado en
Materia Penal del Cuarto Circuito y el Segundo Tribunal Cole-
giado del Sexto Circuito, actualmente en Materia Civil. 19 de
agosto de 2009. Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz.
Secretaria: Rosalba Rodríguez Mireles.

PRISIÓN PREVENTIVA. EL ARTÍCULO 169, FRACCIÓN XII,


DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES DEL ES­
TADO DE CHIHUAHUA, VIGENTE A PARTIR DEL 1o. DE
ENERO DE 2007, NO VIOLA LOS ARTÍCULOS 16 Y 18
DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNI-
DOS MEXICANOS. Por medio de la prisión preventiva legal-
mente estipulada puede privarse a alguien de su libertad per-
sonal mientras culmina el proceso al que se halla sujeto, lo cual
constituye una medida cautelar para evitar que se sustraiga
de la acción de la justicia. En ese contexto, el artículo 169, frac-
ción XII, del Código de Procedimientos Penales del Estado de
Chihuahua, vigente a partir del 1o. de enero de 2007, no viola
los artículos 16 y 18 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, los cuales son el fundamento para la imposi-

108
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
noviembre de 2009, p. 325, Tesis: 1a./J. 91/2009, Registro: 165,942.
ción de dicha medida cautelar, que tendrá lugar a solicitud del
Ministerio Público, una vez que al imputado se le haya dado la
oportunidad de rendir su declaración preparatoria en la forma,
bajo las condiciones y por el tiempo fijado en el propio código,
a menos que el delito imputado tuviera señalada pena alter­
nativa o no privativa de la libertad. Así, el legislador no viola la
garantía de seguridad jurídica, sino que la favorece al restringir
de manera objetiva los supuestos que pueden dar lugar a la im­
166
posición de la medida cautelar consistente en la prisión preven-
tiva. Los artículos 170, 171 y 172 del referido código regulan su
Suprema Corte de Justicia de la Nación

procedencia al señalar que ésta sólo se actualiza ante la pre­


sunción razonable de que el imputado puede sustraerse a la
acción de la jus­ticia, obstaculizar la investigación o el proceso, o
si representa un riesgo para la víctima o para la sociedad. Lo an­
terior, aunado a que la necesidad de imponer al inculpado la
medida indicada se evalúa en una determinación separada de
la que resuelve su situación jurídica.109
Amparo en revisión 334/2008. 3 de diciembre de 2008. Cinco
votos. Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretario: Juan
Carlos de la Barrera Vite.

PRISIÓN PREVENTIVA TRATÁNDOSE DE DELITOS CO-


NEXOS DEL FUERO COMÚN Y DEL FEDERAL. DEBE COMPU­
TARSE A PARTIR DE QUE SE EFECTUÓ LA PRIVACIÓN DE
LA LIBERTAD POR EL PRIMER DELITO. Si bien es cierto que
el segundo párrafo de la fracción XXI del artículo 73 de la Cons-
titución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como el 10
del Código Federal de Pro­cedimientos Penales, facultan a las auto­
ridades federales para atraer a su conocimiento los delitos del
fuero común cuando éstos tengan conexidad con delitos fede-
rales, también lo es que el ejercicio de dicha facultad no inte-
rrumpe la detención del inculpado, toda vez que sólo implica la
sustitución de la autoridad que conoce del asunto, lo cual supo-
ne la remisión tanto de las actuaciones como del detenido, cuya
libertad deambulatoria estará restringida en tanto se sigue el pro­
ceso. Por otra parte, el segundo párrafo del artículo 64 del Código

109
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIX,
marzo de 2009, p. 404, Tesis: 1a. XXIX/2009, Registro: 167,666.
Penal Federal establece que si las penas se imponen en el mismo
o en diversos procesos, pero los hechos son conexos o simila-
res, o derivados uno del otro, aquéllas deben contarse desde
el momento en que se privó de la libertad por el primer delito.
Así, en virtud de que la prisión preventiva y la punitiva comparten
la misma naturaleza en tanto que ambas entrañan la privación
de la libertad del gobernado, se concluye que la privación de la
libertad a que se refiere el señalado artículo 64 corresponde
167
tanto a la ordenada durante el proceso (prisión preventiva)
como a la impuesta en la sentencia (prisión punitiva), por lo que

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


tratándose de delitos conexos del fuero común y del federal, la
prisión preventiva debe computarse desde el momento en que
al inculpado se le privó de la libertad por el primer delito, inde-
pendientemente de la autoridad (federal o local) ante quien se
haya realizado tal privación. Máxime que el artículo 20, apartado
A, fracción X, tercer párrafo de la Constitución de la República
categóricamente señala que en toda pena de prisión se compu-
tará el tiempo de detención, sin hacer distinción alguna respecto
al tipo de autoridad ante quien ésta se realice.110
Contradicción de tesis 22/2006-PS. Entre las sustentadas por el
Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Sexto Circui-
to y el Segundo Tribunal Colegiado del Quinto Circuito. 28 de
febrero de 2007. Cinco votos. Ponente: Olga Sánchez Cordero
de García Villegas. Secretaria: Ana Carolina Cienfuegos Posada.

PRISIÓN PREVENTIVA. EL TIEMPO DE RECLUSIÓN DEBE


CONSIDERARSE COMO CUMPLIMIENTO PARCIAL DE LA
SANCIÓN PRIVATIVA DE LIBERTAD, PARA EFECTOS DEL
CÓMPUTO DE SU PRESCRIPCIÓN. Para el cómputo de la pres­
cripción de una sanción privativa de libertad, debe considerarse
el tiempo que el reo estuvo recluido en prisión preventiva, en
atención a que con su ejecución se afecta de manera inmediata
y directa el derecho sustantivo de la libertad, y toda vez que
aquélla puede convertirse en parte de la pena, como lo recono-
ce el artículo 20, apartado A, fracción X, párrafo tercero, de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al esta-

110
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo. XXV,
mayo de 2007, p. 510, Tesis: 1a./J. 33/2007, Registro: 172,430.
blecer que en toda pena de prisión que imponga una sentencia,
se computará el tiempo de la detención, con lo que la mencio-
nada prisión preventiva pierde su carácter de provisional,
pues se estima como idéntica a la prisión impuesta como pena
o sanción, esto es, como si se hubiera compurgado parte de la
sentencia condenatoria.111
Contradicción de tesis 64/2002-PS. Entre las sustentadas por el
168 Segundo Tribunal Colegiado del Noveno Circuito y el Segundo
Tribunal Colegiado del Décimo Sexto Circuito. 25 de junio de
Suprema Corte de Justicia de la Nación

2003. Cinco votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secre­


taria: Karla Licea Orozco.

PRISIÓN PREVENTIVA. DEBE REALIZARSE EN UN LUGAR


SEPARADO Y BAJO UN RÉGIMEN DISTINTO DE LOS
QUE SE DESTINAN Y APLICAN A LA PRISIÓN COMO PENA.
De una interpretación teleológica e histórica del artículo 18 de
la Carta Magna, deriva que la prisión preventiva y la prisión
como pena se fundan en supuestos diferentes y persiguen fina-
lidades diversas; la retención de los procesados tan sólo se
funda en la presunción de culpabilidad en la comisión de un
delito, en tanto que la reclusión de los sentenciados se sustenta
en la certeza de que han cometido un delito; lo que produce en
favor de los procesados la prerrogativa de permanecer comple-
tamente separados de los sentenciados, sin posibilidad alguna de
convivencia por razones de justicia y dignidad, y mantenerse a
salvo de las influencias criminales de éstos, condición que, por lo
mismo, se satisface si un mismo centro se destina a albergar a
inculpados y sentenciados, con tal que se conserve esa separa-
ción física; asimismo, no podrán ser sometidos a un régimen de
tratamiento en la internación igual que el diseñado para los sen-
tenciados, pues si la estancia de estos últimos se funda en la
determinación de que han perpetrado un delito y han adquirido,
por añadidura, el carácter de delincuentes, el régimen de tra­
tamiento interno será de trabajo y educación con el fin específi-
co de lograr su readaptación social, lo cual, desde luego no debe

111
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVIII,
agosto de 2003, p. 176, Tesis: 1a./J. 35/2003, Registro: 183,451.
imponerse a los procesados por el hecho mismo de aún no
compartir el estatus de delincuentes.112
Amparo en revisión 3480/98. José Luis López García o José
Alfredo Durán Mata y otro. 2 de junio de 1999. Cinco votos.
Ponente: Humberto Román Palacios. Secretario: Jesús Enrique
Flores González.

169
PRISIÓN PREVENTIVA. EL REGLAMENTO DE LOS CEN-
TROS FEDERALES DE READAPTACIÓN SOCIAL NO TRANS­

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


GREDE EL ARTÍCULO 18 CONSTITUCIONAL POR PER­
MITIR LA INTERNACIÓN DE PROCESADOS EN ESOS
ESTABLECIMIENTOS. Una interpretación armónica y sistemá­
tica de los artículos 3o., 11, 12 y 13 del Reglamento de los
Centros Federales de Readaptación Social obliga a concluir que
los derechos fundamentales que asisten a los procesados en
prisión, consagrados por el artículo 18 de la Constitución Fede-
ral, se respetan a plenitud, pues por lo que hace a la garantía
de reclusión de los encausados en lugares distintos y completa-
mente separados de los destinados a los sentenciados, el artículo
13, primer párrafo, consigna como regla general, la prohibición
de áreas o es­tancias de distinción o privilegio en los Centros
Federales de Rea­daptación Social, y establece, a manera de excep­
ción, en el último párrafo, que no queda comprendido en esa
prohibición el estable­cimiento de áreas completamente separa-
das para la reclusión de los procesados, lo que significa que
prevé la existencia de esos espacios para albergar a quienes
aún se encuentran sujetos a la causa penal. Y en lo que concier-
ne a la diversa garantía de no someter a los encausados a los
tratamientos de trabajo y educación así como a todo aquel en-
caminado a lograr la readaptación social de los reos, el ordinal
11 preceptúa que las disposiciones del reglamento en análisis
y de los manuales que se expidan al efecto también regularán la
vida de los reclusos sujetos a prisión preventiva, pero sólo "... en
lo que resulte aplicable ..."; es decir, como manda la observancia
del reglamento por los encausados sólo en la parte en lo que les
resulte aplicable, por dis­posición de ese propio numeral no lo

112
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X, sep-
tiembre de 1999, p. 91, Tesis: 1a. XXV/99, Registro: 193,381.
será en la parte referente a los programas diseñados para la re-
adaptación social, por ser propios de quienes tienen la diversa
calidad de delincuentes.113
Amparo en revisión 3480/98. José Luis López García o José
Alfredo Durán Mata y otro. 2 de junio de 1999. Cinco votos.
Ponente: Humberto Román Palacios. Secretario: Jesús Enrique
Flores González.
170
PRISIÓN PREVENTIVA. ES UNA EXCEPCIÓN A LAS GA-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

RANTÍAS DE LIBERTAD Y DE AUDIENCIA PREVIA, ESTA-


BLECIDA CONSTI­TUCIONALMENTE. Si bien es cierto que el
artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos prohíbe la privación de la libertad de una persona sin
previo juicio, también lo es que el artículo 18 de la misma Ley
Suprema autoriza la prisión preventiva de quienes se encuen-
tren procesados por delitos que merezcan pena privativa de
libertad; por tanto, dado que ambos preceptos son de igual je-
rarquía y que conforme al artículo 1o. de la propia Carta Magna
las garantías que ella otorga no podrán restringirse ni suspender-
se sino en los casos y con las condiciones que la misma esta­
blece, la regla de que nadie puede ser privado de su libertad sino
mediante juicio, se encuentra restringida en el caso de los pro-
cesados por deli­tos sancionados con pena privativa de libertad.
Así, la prisión preventiva constituye una excepción justificable a
las garantías de libertad y de audiencia previa, así como al princi-
pio de presunción de inocencia, previsto en el mismo artículo 14
constitucional, porque tiende a preservar el adecuado desarrollo
del proceso y a garantizar la ejecución de la pena, así como
también a evitar un grave e irreparable daño al ofendido y a la
sociedad.114
Amparo en revisión 1028/96. Carlos Mendoza Santos. 13 de
enero de 1998. Unanimidad de diez votos. Ausente: Mariano
Azuela Güitrón. Ponente: Humberto Román Palacios. Secreta-
rio: Manuel Rojas Fonseca.

113
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: X, sep-
tiembre de 1999, p. 92, Tesis: 1a. XXIII/99, Registro: 193,383.
114
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VII,
marzo de 1998, p. 28, Tesis: P. XVIII/98, Registro: 196,720.
PRISIÓN PREVENTIVA. SU NO CONTRADICCIÓN CON
LA GARANTÍA DE AUDIENCIA DERIVA DE LOS FINES QUE
PERSIGUE Y NO DE SU CARÁCTER CAUTELAR. Indepen-
dientemente de que la prisión preventiva sea una medida caute-
lar y provisional, no está en contradicción con la garantía de
audiencia; en efecto, debe advertirse que su no contradicción
con dicha garantía y con el principio de presunción de inocencia
deriva más bien de los fines que persigue y no de su carácter 171
provisional. Fines que son preservar el desarrollo adecuado
del proceso y asegurar la ejecución de la pena, además de evitar

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


un grave e irreparable daño al ofendido y a la sociedad. No puede
atenderse únicamente a que la prisión preventiva es una medida
provisional porque aquí, a diferencia de las medidas cautelares
de carácter real, se afecta un bien de alta jerarquía axio­lógica,
como lo es la libertad, y no obstante que, en efecto, a veces
tiene ese carácter –cuando no se impone pena– debe recono-
cerse que su ejecución afecta de manera inmediata y directa al
derecho sustantivo de la libertad. Además, esa privación provi-
sional puede convertirse en parte de la pena, como lo reconoce
el propio legislador constitucional en el artículo 20, fracción X,
párrafo tercero, de la Ley Fundamental al decir que "En toda
pena de prisión que imponga una sentencia, se computará el
tiempo de la detención.". Es decir, en esta hipótesis la prisión
preventiva pierde su carácter provisional; se reconoce que ésta
y la prisión punitiva son idénticas.115
Amparo en revisión 1028/96. Carlos Mendoza Santos. 13 de
enero de 1998. Unanimidad de diez votos. Ausente: Mariano
Azuela Güitrón. Ponente: Humberto Román Palacios. Secre-
tario: Manuel Rojas Fonseca.

D. Explicación en términos coloquiales

La prisión preventiva es la orden que da un Juez para tener ence-


rrada o encarcelada a una persona, mientras se sigue un proceso

115
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VII,
marzo de 1998, p. 94, Tesis: P. XIX/98, Registro: 196,724.
y se dicta una sentencia en donde se decide si es inocente o cul-
pable de haber realizado un delito.

No en todos los casos se tiene en prisión preventiva a una per-


sona, sino sólo en aquellos que establece la Constitución y la ley.

172 Desde hace muchos años, se ha discutido lo relativo a la pri-


sión preventiva y a los daños que causa en la persona que se cree
Suprema Corte de Justicia de la Nación

cometió un delito.

Una persona no puede ser molestada en su libertad, aunque


sea mientras se sigue un proceso en su contra, sin que exista
una sen­tencia en la que se le declare culpable; lo que se traduce
en el principio de presunción de inocencia.

El principio de presunción de inocencia significa que una per-


sona es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

La prisión preventiva, en nuestra opinión, debe ser la excep-


ción en el procedimiento penal y parece ser que ésta es la intención
que ahora se tiene.

Tratándose de la prisión preventiva, se les da un trato diferen-


te a los casos de delincuencia organizada y de delitos graves (los
que más afectan a la sociedad).

De lo que se trata actualmente, es que en esos casos de


delincuencia organizada y delitos graves, siempre proceda la pri-
sión preventiva y no que una persona enfrente un proceso penal
en libertad.

En otras palabras: "A Cruz se le pusieron las cosas color de


hormiga".
IV.III. Revocación de la libertad

A. Marco conceptual

L a discusión en torno a la procedencia de la medida puede


renovarse de diferentes maneras en el procedimiento.

Ello puede ocurrir tanto para obtener un nuevo pronunciamien-


to en torno a una solicitud de prisión preventiva previamente
rechazada, como para revisar la mantención de una medida de
prisión preventiva previamente decretada.

En el primer caso, esto es, cuando la prisión preventiva ha sido


previa­mente rechazada, sólo puede procederse a petición de
parte, y la nueva solicitud debe necesariamente fundarse en an-
tecedentes diver­sos de los que tuvo en consideración el tribunal
al rechazar la medida. Si el interviniente no invoca nuevos ante-
cedentes que, a juicio del tribunal, justifiquen discutir nuevamen-
te su procedencia, éste puede rechazar la solicitud de plano; de
lo contrario, debe llamar a una audien­cia en la que se procederá
a la discusión de la medida.

En el segundo caso, esto es, cuando la prisión preventiva hubiere


sido previamente decretada, su mantención puede discutirse
de oficio o a petición del imputado.

La revisión de oficio puede producirse en cualquier momento


que el Juez lo estime pertinente, pero el tribunal está obligado
a citar de a una audiencia para discutir su cesación o prolonga-
173
ción en dos casos:
a) Cuando hubieren transcurrido seis meses desde el último
debate oral y en que ella se hubiere decidido y,

b) Cuando la duración de la prisión preventiva hubiere alcanza-


do la mitad de la pena privativa de libertad que se pudiere
esperar en el evento de dictarse sentencia condenatoria, o de
la que se hubiere impuesto existiendo recursos pendientes.
174
La revisión provocada por una solicitud de revocación del impu-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

tado puede ser rechazada de plano por el tribunal o puede este


último, alternativamente, citar a todos los intervinientes a una
audiencia, con el fin de abrir debate sobre la subsistencia de los
requisitos que auto­rizan la medida. En todo caso, el tribunal está
obligado a citar a audien­cia si hubieren transcurrido dos meses
desde el último debate oral en que se hubiere ordenado o man-
tenido la prisión preventiva.116

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Al respecto, se tomó en cuenta que la decisión sobre medidas


cautelares es revisable, por lo que se prevé que podrá revocarse
la libertad de los individuos ya vinculados a proceso, cuando se acre­
diten los extremos previstos en la propia Constitución y de con-
formidad con lo que disponga la ley.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

Se citan algunos criterios, únicamente para efectos ilustrativos.

LIBERTAD PROVISIONAL BAJO CAUCIÓN. EL ARTÍCULO


499, FRACCIÓN V, DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL DEL

116
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo I, pp. 420
y 421.
ESTADO DE MICHOACÁN, EN VIGOR HASTA EL TREIN-
TA DE SEPTIEMBRE DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y
OCHO, QUE PREVÉ LA REVOCACIÓN DE AQUEL BENE­
FICIO, ES VIOLATORIO DEL ARTÍCULO 20 CONSTITU­
CIONAL, FRACCIÓN I, Y ÚLTIMO PÁRRAFO VIGENTE A
PARTIR DEL TRES DE SEPTIEMBRE DE MIL NOVECIEN-
TOS NOVENTA Y CUATRO HASTA EL TRES DE JULIO DE
MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y SEIS. El citado artículo 499, 175
fracción V, del derogado Código Procesal Penal del Estado de

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Michoacán, establece que la libertad provisional bajo caución
se revo­cará cuando aparezca que corresponde al delito que se
imputa al inculpado una pena que no permita se le otorgue la
libertad caucional. Es decir, conforme a ese precepto, se autoriza
la revocación de la libertad provisional bajo caución fundándose
en el promedio medio aritmético de la pena con que merezca
ser sancionado el delito. Dicho precepto es violatorio del artícu-
lo 20 constitucional, fracción I y último párrafo de la misma, en
vigor a partir del tres de septiembre de mil novecientos noventa
y cuatro y hasta el tres de julio de mil novecientos noventa y
seis, tomando en cuenta que el mencionado artículo fundamen-
tal, en relación con el otorgamiento de ese beneficio, sólo exigía
que se garantizara el monto estimado de la reparación del daño
y de las sanciones pecuniarias que en su caso pudieran impo­
nerse al inculpado y no se tratara de delitos en que por su gra-
vedad la ley expresamente prohibiera concederlo, y respecto de
la revocación del comentado beneficio una vez concedido, sólo
autorizaba a decretarla por incumplimiento en forma grave de
cualquiera de las obligaciones procesales a cargo del inculpa-
do, lo que significa que no atendía a la regla del término medio
aritmético para negar el beneficio ni para su revocación.117

Amparo en revisión 505/97. 11 de noviembre de 1999. Unani-


midad de nueve votos. Ausentes: José Vicente Aguinaco Alemán
y José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: Sergio Salvador Agui-
rre Anguiano. Secretario: José Carlos Rodríguez Navarro.

117
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XI,
marzo de 2000, p. 95, Tesis: P. XXIII/2000, Registro: 192,156.
GARANTÍA DE AUDIENCIA. EL ARTÍCULO 412, EN SUS
FRACCIONES I Y VII, DEL CÓDIGO FEDERAL DE PROCE­
DIMIENTOS PENALES, RELATIVO A LA REVOCACIÓN DE
LA LIBERTAD PROVISIONAL BAJO CAUCIÓN, NO LA
VIOLA. En síntesis, la norma citada establece que cuando el in-
culpado haya garantizado por sí mismo su libertad, ésta se le
revocará cuando desobedeciere sin causa justa y comprobada
176 las órdenes legítimas del tribunal que conozca de su asunto o no
cumpla con alguna de las obligaciones que contrajo al obtener el
Suprema Corte de Justicia de la Nación

beneficio. Ahora bien, la prisión preventiva por delito sanciona-


do con pena privativa de libertad es una excepción a las garan-
tías de libertad, de audiencia previa, y al principio de presunción
de inocencia, que tiene por objeto preservar el adecuado desa-
rrollo del proceso y asegurar la ejecución de la pena, así como
evitar un grave e irreparable daño al ofendido o a la sociedad, en
prioridad al interés social sobre el particular; luego, la revocación
de la libertad provisional bajo caución, como medida cautelar y
no cuando obedece a la ejecución de la pena, también es una
excepción a las citadas garantías porque, no obstante que priva
de la libertad al procesado, atiende a los valores sociales antes
indicados, de ahí que en este caso no requiere darse audiencia
previa al inculpado sino posterior, máxime que puede solicitar nue-
vamente el otorgamiento de su libertad provisional bajo cau-
ción, pues no existe precepto constitucional ni ordinario que lo
prohíba, y así sucede en la práctica jurisdiccional.118

Amparo en revisión 1028/96. Carlos Mendoza Santos. 13 de


enero de 1998. Unanimidad de diez votos. Ausente: Mariano
Azuela Güitrón. Ponente: Humberto Román Palacios. Secre­
tario: Manuel Rojas Fonseca.

LIBERTAD PROVISIONAL BAJO CAUCIÓN. PROCEDE RE-


VOCARLA CUANDO SE DESACATA EL MANDAMIENTO
DEL JUEZ DE COMPARECER A LA AUDIENCIA FINAL DEL

118
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VII, abril
de 1998, p. 22, Tesis: P. XXI/98, Registro: 196,553.
JUICIO. Debido a que es personalísima la obligación del pro-
cesado de comparecer ante el tribunal que conoce del juicio, si
no cumple con ella, a pesar de que sabía de la misma desde que
obtuvo la libertad caucional y en particular cuando se le notificó
el proveído que lo cita a la audiencia final del juicio, es claro que
transgrede, en su propio perjuicio, el artículo 411 del Código
Federal de Procedimientos Pena­les y da motivo para que se le
revoque su libertad provisional, en términos del numeral 412, 177
fracciones I y VII, del mismo ordenamiento legal; sin que sea

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


necesario para ello que incumpla por más de una vez esa obli-
gación u otra diversa, porque este último precepto no establece
que el desacato debe ser reiterado, para dar lugar a la revo­cación
del beneficio caucional.119

Amparo en revisión 1028/96. Carlos Mendoza Santos. 13 de


enero de 1998. Unanimidad de diez votos. Ausente: Maria-
no Azuela Güitrón. Ponente: Humberto Román Palacios. Secre­
tario: Manuel Rojas Fonseca.

D. Explicación en términos coloquiales

El sistema penal acusatorio pretende que en la mayor parte de los


asuntos, las personas que se cree cometieron un delito enfrenten
el procedimiento penal en libertad, siendo la excepción la prisión
preven­tiva (encierro o encarcelamiento).

Cuando el Juez decide que una persona debe enfrentar el


procedimiento en libertad, pudo haber decidido en forma correc-
ta, o bien pudo equivocarse, por ejemplo, porque se cometió un
delito relacionado con la delincuencia organizada o el delito es
grave, caso en que debe ordenarse la prisión preventiva.

119
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VII, abril
de 1998, p. 119, Tesis: P. XXIV/98, Registro: 196,540.
También puede suceder que la situación cambie, por ejemplo,
que no se esté seguro de que la persona de quien se cree cometió
el delito se presente en el juicio o dicha persona impida la realiza-
ción de una investigación; que pueda causarle un daño a la víctima
a los testigos o a la sociedad.

178
En estos casos, el Juez puede revocar la libertad de la persona
para que, a partir de ese momento, enfrente el procedimiento
Suprema Corte de Justicia de la Nación

estando encerrada o encarcelada (prisión preventiva) hasta el dic-


tado de la sentencia.

Asimismo, si el Juez decide que debe enfrentar el procedimien­


to en libertad, pero para que ello suceda establece una medida de
protección para la víctima, por ejemplo, que la persona que su-
puestamente cometió el delito tenga prohibido ir a la casa de
dicha víctima; sin embargo, si va y la molesta, el Juez puede revisar
la medida y decidir que no sirvió, por lo que ordena la prisión
preventiva del inculpado.

En otras palabras: "Ahora me cumples o me dejas como


estaba".
IV.IV. Suspensión del proceso y
de los plazos para la prescripción
de la acción penal tratándose
de delincuencia organizada

A. Marco conceptual

1. Suspensión del proceso

F igura creada por el Estado para establecer en forma expre-


sa las causas que se consideran determinantes para detener la
secuela del pro­ce­dimiento penal, es decir, que es el remedio
creado por el legislador para evitar que el procedimiento penal
quede inconcluso una vez inicia­do, esto es cuando se presenten
casos determinantes que impidan su continuación pero que
una vez desaparecido el origen de esta causa de suspensión se
proceda con la tramitación correspondiente.120

2. Suspensión de los plazos para la


prescripción de la acción penal tratándose
de delincuencia organizada

Cuando se emita auto de vinculación a proceso por delincuen-


cia organizada y el inculpado evada de la acción de la justicia
o sea puesto a disposición de otro Juez que lo reclame en
el extranjero, casos en los cuales además de la suspensión del

120
Cfr. Pecina Alcalá, José Luis, La Suspensión del Procedimiento Penal a Prueba del 179
Acusado, Tesis de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México, 2004, p. 47.
proceso, se establece la suspensión de los plazos para la pres-
cripción de la acción penal, lo que significa que en tratándose de
delitos de delincuencia organizada nunca operará la prescrip-
ción de la acción penal una vez instaurado el proceso.

Atento a lo anterior, resulta necesario que tal determinación se


adecue al capítulo relativo a la prescripción de la acción contem-
180 plado ya en la ley sustantiva.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Advirtiéndose en tal adición una laguna, ya que no existe dispo-


sición alguna en el sentido de que si en tratándose de delitos de
delincuencia organizada, tampoco procederá la prescripción en
la etapa de la averiguación previa, es decir, para los casos cuando
se manda a reserva la investigación, o cuando se dejó de actuar
en la misma por un tiempo que daría origen a la prescripción.121

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Siendo uniforme con la misma tendencia, el Constituyente Perma­


nente estableció en la Constitución reglas específicas para el caso
en que con posterioridad al dictado del auto de vinculación a
proceso por delincuencia organizada, el inculpado se evada de la
acción de la justicia o sea puesto a disposición de otro Juez que
lo reclame en el extranjero, por lo que se suspenderá el proceso
junto con los plazos para la prescripción de la acción penal.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

SUSPENSIÓN DEL PROCEDIMIENTO PENAL. EL ARTÍCULO


477, FRACCIÓN I, DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS

121
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., pp. 469
y 470.
PENALES PARA EL DISTRITO FEDERAL QUE LA PREVÉ
CUANDO EL ACUSADO SE SUSTRAE DE LA ACCIÓN DE
LA JUSTICIA, NO CONCULCA LA GARANTÍA DEL DEBI-
DO PROCESO LEGAL TUTELADA POR EL ARTÍCULO 14
CONSTITUCIONAL. La suspen­sión del procedimiento penal
con motivo de la sustracción del acu­sado de la acción de la jus­
ticia, prevista en el artículo 477, fracción I, del Código de Proce­
dimientos Penales para el Distrito Federal, no viola la garantía 181
consagrada en el artículo 14 de la Constitución Federal, relativa

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


a las formalidades esenciales del procedimiento o debido proce-
so legal. Ello es así, porque la suspensión evita que cualquier
gobernado, sujeto a un proceso penal, sea juzgado en ausencia,
es decir, que se siga el proceso que se le instruye sin estar
presente y se le prive de la oportunidad de ofrecer pruebas y
alegar lo que a su derecho convenga. Ahora bien, teniendo en
cuenta que por la naturaleza de los procesos penales no es po-
sible la sustitución o representación del acusado, lo que implica
la obligación de comparecer personalmente en el proceso, no
puede desconocerse la necesidad de la existencia de una figura
como la suspensión del procedimiento, que constituye un caso
de excepción al principio asegurador de la continuidad del pro-
cedimiento penal, suficiente y jurídicamente justifi­cado, toda vez
que salvaguarda el derecho constitucional que le asiste a todo
acusado para poder aportar pruebas, a que se desahoguen y
valoren conforme a derecho y a que se le dé la oportunidad de
formular alegatos.122

Amparo en revisión 3028/96. 11 de noviembre de 1999. Unani-


midad de nueve votos. Ausentes: José Vicente Aguinaco Alemán
y José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: Guillermo I. Ortiz
Mayagoitia. Secretario: Antonio González García.

ACCIÓN PENAL, PRESCRIPCIÓN DE LA (CÓDIGO PENAL


PARA EL ESTADO DE MORELOS, VIGENTE HASTA EL SEIS

122
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XI,
marzo de 2000, p. 113, Tesis: P. XXV/2000, Registro: 192,137.
DE NOVIEMBRE DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y
SEIS). De la interpretación a lo dispuesto en el Código Penal
para el Estado de Morelos, en relación con la figura de la
prescripción, y en especial de su artículo 115, se desprende que
aquélla opera en cualquier etapa del procedimiento (excepto
en la de ejecución) y se consuma por el sólo transcurso ininte-
rrumpido del tiempo señalado para ello en el precepto aplicable
182
al caso concreto, siempre y cuando el sujeto activo se encuentre
sustraído de la potestad de la autoridad competente; sin embar-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

go, dicho término se interrumpe –en el periodo de averiguación


previa– con la consignación de la misma a la autoridad jurisdic-
cional, aun sin detenido, momento en que el Ministerio Público
ejerce inicialmente la acción por más que no lo hayan interrum­
pido las actuaciones practicadas en esta etapa. En tal hipótesis, el
término para la prescripción nuevamente empezará a contar a
partir del dictado de la orden de aprehensión correspondiente,
de continuar evadido el presunto responsable, o desde el de la
evasión en esa etapa de instrucción que se inicia con dicha consig­
nación; lo mismo que en la de juicio, en virtud de la suspensión
del proce­dimiento por ese motivo, término que es interrumpido
con la rea­prehensión del sujeto activo; no dándose tal supuesto
de sustracción a la acción de la justicia (excepción hecha de las
practicadas en la etapa de averiguación previa), las demás actua-
ciones que se lleven a cabo en los restantes periodos del proce-
dimiento penal sí interrumpen el término que la ley prevé para
que se configure la prescripción, pues tal precepto no debe
entenderse en el sentido de que un derecho prescribe mientras
se ejerce.123

Contradicción de tesis 4/96. Entre las sustentadas por el Primer


y Segundo Tribunales Colegiados del Décimo Octavo Circuito.
1o. de julio de 1998. Cinco votos. Ponente: José de Jesús Gudi-
ño Pelayo. Secretario: Mario Flores García.

123
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: VIII,
agosto de 1998, p. 81, Tesis: 1a./J. 44/98, Registro: 195,648.
D. Explicación en términos coloquiales

No se hace nada en un proceso (suspensión del proceso), cuando


surge un problema que impide la continuación del mismo, por
ejemplo, que la persona de quien se cree cometió un delito se
fugue o se escape para no rendir cuentas a la justicia, ya que no
183
puede juzgarse a los que están ausentes.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Si transcurrido cierto tiempo, el asunto sigue en suspenso,
puede prescribir. La prescripción es una forma de dejar en el olvido
que se cometió un delito como consecuencia de que ha pasa-
do mucho tiempo de ello y porque el Ministerio Público o el Juez
ya no hicieron nada; de esta manera se renuncia a imponer un
castigo.

Esto sucede en cualquier asunto, pero tratándose de personas


pertenecientes a la delincuencia organizada, la acción para perse-
guir y castigar un delito no prescribe.

En el caso de delitos cometidos por delincuentes organizados,


una vez que el Juez los sujeta a un proceso penal y se suspende el
proceso, ya sea porque la persona escapó o porque le está rin-
diendo cuentas a un Juez de otro país, esos hechos no se dejan en
el olvido aun cuando haya pasado mucho tiempo.

Con independencia de lo discutible que pueda ser esto, la in-


tención es evitar que los procesados por delincuencia organizada
burlen la acción de la justicia.

En otras palabras: "El que ha nacido en petate siempre anda


‘erutando’ a tule".
V.
ARTÍCULO 20
DE LA CONSTITUCIÓN
POLÍTICA DE LOS
ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
Temas
Artículo Texto anterior Texto vigente
relacionados
20 Artículo 20. En todo proceso de orden Artículo 20. El proceso penal será acusatorio y PROCESO PENAL
penal, el inculpado, la víctima o el ofendi- oral. Se regirá por los principios de publicidad, ACUSATORIO
do, tendrán las siguientes garantías: contradicción, concentración, continuidad e Y ORAL
inmediación.

A. De los principios generales: PRINCIPIOS


GENERALES DEL
I. El proceso penal tendrá por objeto el esclare- PROCESO PENAL
cimiento de los hechos, proteger al inocente,
procurar que el culpable no quede impune y
que los daños causados por el delito se reparen;

II. Toda audiencia se desarrollará en presencia


del Juez, sin que pueda delegarse en ninguna
persona el desahogo y la valoración de las prue­
bas, la cual deberá realizarse de manera libre y
lógica;

III. Para los efectos de la sentencia sólo se consi-


derarán como prueba aquellas que hayan sido
desahogadas en la audiencia de juicio. La ley

187
Suprema Corte de Justicia de la Nación

188
establecerá las excepciones y los requisitos
para admitir en juicio la prueba anticipada, que
por su naturaleza requiera desahogo previo;

IV. El juicio se celebrará ante un Juez que no


haya conocido del caso previamente. La presen-
tación de los argumentos y los elementos pro-
batorios se desarrollará de manera pública,
contradictoria y oral;

V. La carga de la prueba para demostrar la cul-


pabilidad corresponde a la parte acusadora,
conforme lo establezca el tipo penal. Las partes
tendrán igualdad procesal para sostener la acu-
sación o la defensa, respectivamente;

VI. Ningún juzgador podrá tratar asuntos que


estén sujetos a proceso con cualquiera de las
partes sin que esté presente la otra, respetan-
do en todo momento el principio de contradic-
ción, salvo las excepciones que establece esta
Constitución;

VII. Una vez iniciado el proceso penal, siempre


y cuando no exista oposición del inculpado, se
podrá decretar su terminación anticipada en
los supuestos y bajo las modalidades que de-
termine la ley. Si el imputado reconoce ante la
autoridad judicial, voluntariamente y con cono-
cimiento de las consecuencias, su participación
en el delito y existen medios de convicción su-
ficientes para corroborar la imputación, el Juez
citará a audiencia de sentencia. La ley estable-
cerá los beneficios que se podrán otorgar al
inculpado cuando acepte su responsabilidad;

VIII. El Juez sólo condenará cuando exista con-


vicción de la culpabilidad del procesado;

IX. Cualquier prueba obtenida con violación de


derechos fundamentales será nula, y

X. Los principios previstos en este artículo, se


observará también en las audiencias prelimina-
res al juicio.

A. Del inculpado: B. De los derechos de toda persona imputada: DERECHOS DE


LA PERSONA
I. Inmediatamente que lo solicite, el Juez I. A que se presuma su inocencia mientras no se IMPUTADA
deberá otorgarle la libertad provisional declare su responsabilidad mediante sentencia
bajo caución, siempre y cuando no se emitida por el Juez de la causa;

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


189
Suprema Corte de Justicia de la Nación

190
trate de delitos en que, por su gravedad, la II. A declarar o a guardar silencio. Desde el mo-
ley expresamente prohíba conceder este mento de su detención se le harán saber los
beneficio. En caso de delitos no graves, a motivos de la misma y su derecho a guardar si-
solicitud del Ministerio Público, el Juez po- lencio, el cual no podrá ser utilizado en su per-
drá negar la libertad provisional, cuando el juicio. Queda prohibida y será sancionada por la
inculpado haya sido condenado con ante- ley penal, toda incomunicación, intimidación o
rioridad, por algún delito calificado como tortura. La confesión rendida sin la asistencia
grave por la ley o, cuando el Ministerio del defensor carecerá de todo valor probatorio;
Público aporte elementos al Juez para es-
tablecer que la libertad del inculpado re- III. A que se le informe, tanto en el momento de
presenta, por su conducta precedente o su detención como en su comparecencia ante el
por las circunstancias y características del Ministerio Público o el Juez, los hechos que se
delito cometido, un riesgo para el ofendi- le imputan y los derechos que le asisten. Tratán­
do o para la sociedad. dose de delincuencia organizada, la autoridad
judicial podrá autorizar que se mantenga en
El monto y la forma de caución que se fije, reserva el nombre y datos del acusador.
deberán ser asequibles para el inculpado.
En circunstancias que la ley determine, la La Ley establecerá beneficios a favor del incul-
autoridad judicial podrá modificar el monto pado, procesado o sentenciado que preste ayu-
de la caución. Para resolver sobre la forma da eficaz para la investigación y persecución de
y el monto de la caución, el Juez deberá delitos en materia delincuencia organizada;
tomar en cuenta la naturaleza, modalidades
y circunstancias del delito; las característi- IV. Se le recibirán los testigos y demás pruebas
cas del inculpado y la posibilidad de cum- pertinentes que ofrezca, concediéndosele el
plimiento de las obligaciones procesales a tiem­po que la ley estime necesario al afecto y
su cargo; los daños y perjuicios causados auxiliándosele para obtener la comparecencia
al ofendido; así como la sanción pecunia- de las personas cuyo testimonio solicite, en los
ria que, en su caso, pueda imponerse al términos que señale la ley;
inculpado.
V. Será juzgado en audiencia pública por un Juez
La ley determinará los casos graves en los o tribunal. La publicidad sólo podrá restringir-
cuales el Juez podrá revocar la libertad se en los casos de excepción que determine la
provisional; ley, por razones de seguridad nacional, seguri-
dad pública, protección de las víctimas, testigos
II. No podrá ser obligado a declarar. Que- y menores, cuando se ponga en riesgo la reve-
da prohibida y será sancionada por la ley lación de datos legalmente protegidos, o cuan-
penal, toda incomunicación, intimidación do el tribunal estime que existen razones fun-
o tortura. La confesión rendida ante cual- dadas para justificarlo.
quier autoridad distinta del Ministerio
Público o del Juez, o ante éstos sin la asis- En delincuencia organizada, las actuaciones
tencia de su defensor carecerá de todo realizadas en la fase de investigación podrán
valor probatorio; tener valor probatorio, cuando no puedan ser
reproducidas en juicio o exista riesgo para tes-
III. Se le hará saber en audiencia pública, y tigos o víctimas. Lo anterior sin perjuicio del
dentro de las cuarenta y ocho horas si- derecho del inculpado de objetarlas o impug-
guientes a su consignación a la justicia, el narlas y aportar pruebas en contra;
nombre de su acusador y la naturaleza y
causa de la acusación, a fin de que conoz- VI. Le serán facilitados todos los datos que
ca bien el hecho punible que se le atribu- solicite para su defensa y que consten en el
ye y pueda contestar el cargo, rindiendo proceso.
en este acto su declaración preparatoria.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


191
Suprema Corte de Justicia de la Nación

192
IV. Cuando así lo solicite, será careado, en El imputado y su defensor tendrán acceso a los
presencia del Juez, con quien deponga registros de la investigación cuando el primero
en su contra, salvo lo dispuesto en la frac- se encuentre detenido y cuando pretenda reci-
ción V del Apartado B de este artículo; bírsele declaración o entrevistarlo. Asimismo,
antes de su primera comparecencia ante el Juez
V. Se le recibirán los testigos y demás podrán consultar dichos registros, con la opor-
pruebas que ofrezca, concediéndosele el tunidad debida para preparar la defensa. A par-
tiempo que la ley estime necesario al efec­to tir de este momento no podrán mantenerse en
reserva las actuaciones de la investigación, sal-
y auxiliándosele para obtener la compare-
vo los casos excepcionales expresamente seña-
cencia de las personas cuyo testimonio
lados en la ley cuando ello sea imprescindible
solicite, siempre que se encuentren en el para salvaguardar el éxito de la investigación y
lugar del proceso. siempre que sea oportunamente revelado para
no afectar el derecho de defensa;
VI. Será juzgado en audiencia pública por
un Juez o jurado de ciudadanos que sepan VII. Será juzgado antes de cuatro meses si se tra­
leer y escribir, vecinos del lugar y partido tare de delitos cuya pena máxima no exceda de
en que se cometiere el delito, siempre dos años de prisión, y antes de un año si la
que éste pueda ser castigado con una pena excediere de ese tiempo, salvo que solicite
pena mayor de un año de prisión. En todo mayor plazo para su defensa;
caso serán juzgados por un jurado los de-
litos cometidos por medio de la prensa VIII. Tendrá derecho a una defensa adecuada por
contra el orden público o la seguridad exte­ abogado, el cual elegirá libremente incluso desde
rior o interior de la Nación. el momento de su detención. Si no quiere o no
puede nombrar un abogado, después de haber
VII. Le serán facilitados todos los datos sido requerido para hacerlo, el Juez le designa-
que solicite para su defensa y que consten rá un defensor público. También tendrá derecho
en el proceso. a que su defensor comparezca en todos los actos
del proceso y éste tendrá obligación de hacerlo
VIII. Será juzgado antes de cuatro meses si cuantas veces se le requiera, y
se tratare de delitos cuya pena máxima
no exceda de dos años de prisión, y antes IX. En ningún caso podrá prolongarse la prisión
de un año si la pena excediere de ese o detención por falta de pago de honorarios
tiempo, salvo que solicite mayor plazo de defensores o por cualquiera otra presta-
para su defensa; ción de dinero, por causa de responsabili-
dad civil o algún otro motivo análogo.
IX. Desde el inicio de su proceso será in-
formado de los derechos que en su favor La prisión preventiva no podrá exceder del tiem­
consigna esta Constitución y tendrá dere- po que como máximo de pena fije la ley al de-
cho a una defensa adecuada, por sí, por lito que motivare el proceso y en ningún caso
abogado, o por persona de su confianza. será superior a dos años, salvo que su prolon-
Si no quiere o no puede nombrar defen- gación se deba al ejercicio del derecho de de-
sor, después de haber sido requerido fensa del imputado. Si cumplido este término
para hacerlo, el Juez le designará un de- no se ha pronunciado sentencia, el imputado
fensor de oficio. También tendrá derecho será puesto en libertad de inmediato mien-
a que su defensor comparezca en todos tras se sigue el proceso, sin que ello obste para
los actos del proceso y éste tendrá obliga- imponer otras medidas cautelares.
ción de hacerlo cuantas veces se le re-
quiera; y, En toda pena de prisión que imponga una senten­
cia, se computará el tiempo de la detención.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


193
Suprema Corte de Justicia de la Nación

194
X. En ningún caso podrá prolongarse la
prisión o detención, por falta de pago de
honorarios de defensores o por cualquiera
otra prestación de dinero, por causa de
responsabilidad civil o algún otro motivo
análogo.

Tampoco podrá prolongarse la prisión


preventiva por más tiempo del que como
máximo fije la ley al delito que motivare el
proceso.

En toda pena de prisión que imponga una


sentencia, se computará el tiempo de la
detención.

Las garantías previstas en las fracciones I,


V, VII y IX también serán observadas
durante la averiguación previa, en los tér­
minos y con los requisitos y límites que
las leyes establezcan; lo previsto en la
fracción II no estará sujeto a condición
alguna.
B. De la víctima o del ofendido: C. De los derechos de la víctima o del ofendido: DERECHOS DE
LA VÍCTIMA O DEL
I. Recibir asesoría jurídica; ser informado I. Recibir asesoría jurídica; ser informado de los de- OFENDIDO
de los derechos que en su favor establece rechos que en su favor establece la Constitución y,
la Constitución y, cuando lo solicite, ser cuando lo solicite, ser informado del desarrollo del
informado del desarrollo del procedimien­ procedimiento penal;
to penal;

II. Coadyuvar con el Ministerio Público; a II. Coadyuvar con el Ministerio Público; a que se le
que se le reciban todos los datos o ele- reciban todos los datos o elementos de prueba con
mentos de prueba con los que cuente, los que cuente, tanto en la investigación como en el
tanto en la averiguación previa como en proceso, a que se desahoguen las diligencias corres-
el proceso, y a que se desahoguen las dili- pondientes, y a intervenir en el juicio e interponer
gencias correspondientes. los recursos en los términos que prevea la ley.

Cuando el Ministerio Público considere Cuando el Ministerio Público considere que no es


que no es necesario el desahogo de la dili­ necesario el desahogo de la diligencia, deberá fun-
gencia, deberá fundar y motivar su negativa; dar y motivar su negativa;

III. Recibir, desde la comisión del delito, III. Recibir, desde la comisión del delito, atención
atención médica y psicológica de urgencia; médica y psicológica de urgencia;

IV. Que se le repare el daño. En los casos IV. Que se le repare el daño. En los casos en que
en que sea procedente, el Ministerio sea procedente, el Ministerio Público estará obligado

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


195
Suprema Corte de Justicia de la Nación

196
Públi­co estará obligado a solicitar la re- a solicitar la reparación del daño, sin menoscabo
paración del daño y el juzgador no podrá de que la víctima u ofendido lo pueda solicitar
absolver al sentenciado de dicha repa­ directamente, y el juzgador no podrá absolver al
ración si ha emitido una sentencia con- sentenciado de dicha reparación si ha emitido una
denatoria. sentencia condenatoria.

La ley fijará procedimientos ágiles para La ley fijará procedimientos ágiles para ejecutar las
ejecutar las sentencias en materia de repa­ sentencias en materia de reparación del daño;
ración del daño;

V. Cuando la víctima o el ofendido sean V. Al resguardo de su identidad y otros datos


menores de edad, no estarán obligados a personales en los siguientes casos: Cuando sean
carearse con el inculpado cuando se trate menores de edad; cuando se trate de los delitos de
de los delitos de violación o secuestro. violación, secuestro o delincuencia organizada; y
En estos casos, se llevarán a cabo declara- cuando a juicio del juzgador sea necesario para
ciones en las condiciones que establezca su protección salvaguardando en todo caso los
la ley; y derechos de la defensa.124

124
La mencionada fracción, fue reformada mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 14 de julio de 2011, quedando como sigue:
"V. Al resguardo de su identidad y otros datos personales en los siguientes casos: cuando sean menores de edad; cuando se trate de delitos de violación,
trata de personas, secuestro o delincuencia organizada; y cuando a juicio del juzgador sea necesario para su protección, salvaguardando en todo caso los
derechos de la defensa".
VI. Solicitar las medidas y providencias que prevea
la ley para su seguridad y auxilio.

El Ministerio Público deberá garantizar la pro-


tección de víctimas, ofendidos, testigos, y en
general todas (sic) los sujetos que intervengan
en el proceso. Los Jueces deberán vigilar el
buen cumplimiento de esta obligación;

VI. Solicitar las medidas cautelares y providencias


necesarias para la protección y restitución de
sus derechos, y

VII. Impugnar ante autoridad judicial las omi-


siones del Ministerio Público en la investigación
de los delitos, así como las resoluciones de re-
serva, no ejercicio, desistimiento de la acción
penal o suspensión del procedimiento cuando
no esté satisfecha la reparación del daño.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


197
V.I. Proceso penal acusatorio y
oral; principios de publicidad,
contradicción, concentración,
continuidad e inmediación

A. Marco conceptual

1. Proceso penal acusatorio y oral

E l sistema acusatorio-contradictorio se identifica con formas


democráticas de gobierno y en las que hay una efectiva vigen-
cia de un Estado de Derecho. Este sistema tiene, entre otras y
en forma resumida, las siguientes características:

i) Instancia única en relación con la sentencia definitiva (sea que


existan jurados o Tribunales Colegiados). Excepcionalmente se
franquea la posibilidad de apelación respecto de otras resolucio-
nes. Sin embargo, el recurso típico es el de casación o nulidad;

ii) Acusación confiada al Ministerio Público y, en ocasiones y ge­


neralmente respecto de delitos menores, a particulares. Empe­
ro, que exista la acusación es requisito sine qua non y, también,
que sea función ajena al Juez, quien además no es, por regla
general, el encargado de realizar la investigación (principio que
se contiene en la máxima "el que instruye no debe fallar"). Por
ende, se impide la parcialidad del juzgador; pues éste se dedica
199
a la función que le es propia: dictar sentencia;
iii) Igualdad de las partes. Que se manifiesta en el derecho a la
efectiva defensa letrada del acusado, durante todo el proceso,
en gozar éste de libertad mientras se sigue el proceso en su
contra (salvo calificadas excepciones) y en tener idénticas ven-
tajas procesales que su acusador;

iv) Pasividad y efectiva imparcialidad del Juez. Éste conoce lo que


200 las partes proporcionan y falla de acuerdo a ello. Su imparciali-
dad se asegura mediante diversos mecanismos, tanto la subjetiva
Suprema Corte de Justicia de la Nación

(estableciendo inhabilidades, tales como parentesco, amistad o


enemistad, interés, etcétera), como la objetiva (es decir, que el
mismo Magis­trado no debe ejercer, sucesivamente, las funciones
de instructor y de Juez sobre el fondo del asunto);

v) Libertad en la apreciación de las pruebas rendidas. Sin embar-


go, se impiden decisiones arbitrarias desde que la decisión juris-
diccional debe ser adecuadamente fundamentada, aunque se
adopte conforme a equidad, de acuerdo al leal saber o entender
de los sentenciadores, o "con libertad";

vi) Oralidad del juicio;

vii) Publicidad de las actuaciones procesales. Ello permite que el


común de las personas tenga acceso a la forma de ejercicio de
la justicia, provocando también un efecto preventivo, en la me-
dida que se perciba que la respuesta punitiva es rápida y eficaz
(según el viejo adagio inglés: justice must not only be done; it must
also be seen to be done);

viii) Contradictorio. Desde el primer momento en que un ciuda­


dano es acusado tiene derecho a saber los cargos formu­lados
(derecho a la "intimación") y las pruebas en su contra; cargos y
pruebas que podrá desvirtuar o contradecir.125

125
Cfr. Chahuán Sarrás, Sabas, Manual del Nuevo Procedimiento Penal, Santiago de
Chile, Chile, 2009, pp. 9 y 10.
2. Principio de publicidad

El diccionario de la Real Academia, la define como el conjunto


de medios que se utilizan para divulgar o extender la noticia de
la cosa o de los hechos. Así, en la materia objeto de este análi-
sis, la publicidad, tiene como sentido fundamental consolidar la
confianza de la ciudadanía en la administración de justicia, para
que se entienda cuáles son los órganos del Estado responsables 201
de sus actuaciones y poder reconocer en sus resoluciones las ga­

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


rantías judiciales básicas, como es el caso de la vigencia de los
valores sociales que fundan la con­vivencia social.126

3. Principio de contradicción

Según este principio, el proceso penal es una controversia entre


dos partes contrapuestas que pugnan porque el Juez les de la
razón: el fiscal y la parte civil, por un lado, y el presunto imputa-
do, por el otro. Los primeros buscarán demostrar la responsabi-
lidad penal del imputado, mientras que el segundo pretenderá
que se declare su ino­cencia o, en todo caso, que se le imponga
la pena menos grave.

Finalmente, el Juez, árbitro imparcial de esta controversia, to-


mará una decisión sobre la base de los argumentos presentados
por cada una de las partes.127

4. Principio de concentración

El desahogo de las pruebas, el desarrollo del debate y la emisión


de la resolución deben concurrir en un mismo acto procesal.128

126
Cfr. Castro Vargas, Carlos, Resabios Inquisitivos en el Proceso Penal Chileno,
Editorial Metropolitana, Santiago de Chile, Chile, 2010, p. 99.
127
Cfr. De la Jara, Ernesto, et al, "¿Cómo es el proceso penal según el Nuevo
Código Procesal Penal?", Revista Cartilla Informativa, Editorial Bellido Ediciones
E.I.R.L., Lima, Perú, 2009, p. 75.
128
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 270.
El estado de la cuestión hace evidente el olvido de que la concen­
tración va ligada íntimamente con la oralidad, al igual que con la
inmediación judicial. Por tanto, para el nuevo modelo del proce-
so penal requerido, la concentración supondrá que los actos
deben desplegarse en una sola audiencia, o en las menores posi­
bles próximas en el tiempo, a fin de que lo actuado se mantenga
fresco en la memoria del Juez al momento de sentenciar.129
202
5. Principio de continuidad
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Que se evidencia en la posibilidad de que la audiencia oral se


inicie y continúe hasta su culminación, a fin de evitar dilaciones.130

Los procesos desarrollados en este sistema de enjuiciamiento


buscan que las audiencias sean continuas, es decir, que sea única
la audiencia en la que se resuelva la cuestión planteada en la
misma, y que excepcionalmente el Juez la suspenda, por sobre-
venir circunstancias especiales que se justifiquen.

Con esa concentración de actuaciones se pretende que el pro-


ceso no se disperse, con el propósito de que exista la mayor
proximidad entre el momento de desahogo de pruebas, debate
de las mismas, alegatos y argumentaciones, deliberación o discu-
sión y sentencia.

Lo anterior, con la finalidad de que el Juez no pierda la percep-


ción e ilación del proceso, ya que de lo contrario las audiencias
se realizan de manera dispersa y se pierde en el tiempo la unión
de las actuaciones procesales, al desarrollarse en audiencias que
no son continuas, haciendo que el Juez dilapide aspectos precisos
y puntuales de las pruebas y argumentos de las partes en debate.131

129
Cfr. Gánem Hernández, Eskándar, "Breve Reflexión sobre la Aplicación Efec-
tiva del Principio de Oralidad en el Nuevo Esquema del Proceso Penal Acusa­
torio Mexicano", Sistema Penal No. 7, enero–marzo de 2010, Revista de Ciencias
Penales, México, p. 112.
130
Cfr. Sánchez Velarde, Pablo, La Fase de Juzgamiento, Instituto de Ciencia Pro­
cesal, Santiago de Chile, Chile, p. 4.
131
Cfr. Camacho, César, Un Sistema Acusatorio para México, El Sistema de Justicia
Penal en México: Retos y Perspectivas, Suprema Corte de Justicia de la Nación,
México, 2008, pp. 123 y 124.
6. Principio de inmediación

El de inmediación, implica que el juzgador tenga el mayor con-


tacto personal con los elementos subjetivos y objetivos que
conforman el proceso. De ahí que una de sus consecuencias se
oriente en el sentido de evitar que se produzcan cambios en las
personas físicas titulares del órgano jurisdiccional, durante la tra-
mitación del proceso. 203

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Y es que nada hay más sano y conveniente para la búsqueda de
la verdad, que el Juez observe y escuche a los litigantes, a sus
defensores, a los testigos y peritos. De ahí que sea acertada la
opinión de Peyrano de que sólo cuando el proceso es "vivido"
por el Juez, puede éste ponderar las reacciones y los gestos
de partes y declarantes, pautas inapreciables para descubrir al
mendaz o comprobar la veracidad sobre sus dichos.132

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

El precepto que se analiza originalmente no se encontraba dividido


en apartados, ya que esencialmente se refería a la gran gama de
derechos con los que cuenta el inculpado, ahora imputado.

El Constituyente Permanente, advirtiendo que los derechos


de la víctima o el ofendido se encontraban en el olvido, y aten-
diendo al reclamo interno y a lo previsto en los diversos instru-
mentos internacionales suscritos por nuestro país, dividió dicho
precepto en dos apartados, a saber: el apartado A, se refería a los

132
Cfr. Armienta Calderón, Gonzalo M., Los Principios Rectores del Proceso, tema
expuesto en el marco del tercer curso de derecho procesal, organizado por:
Colegio Nacional de Profesores de Derecho Procesal, A.C, Colegio de Profe-
sores de Derecho Procesal de la Facultad de Derecho de la Universidad Autó­
noma de México, A.C. e Instituto Nacional de Estudios Superiores en Derecho
Penal, A.C., México, 2001, pp. 26 y 29.
derechos del inculpado, y el apartado B los que corresponden a la
víctima u ofendido.

El actual texto constitucional, con motivo de las tendencias


adoptadas, en primer lugar alude a que el proceso penal será
acusatorio y oral, y se regirá por los principios de publicidad, con-
204
tradicción, concentración, continuidad e inmediación.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

El Poder Reformador instauró un sistema procesal plenamen-


te acusatorio, en el cual existe separación entre las facultades de
investigación y persecutorias de las propiamente jurisdiccionales.

De acuerdo con el primer dictamen de la Cámara de Origen,

… no es imaginable un proceso público si las actuaciones se


desarrollan por escrito. En este tipo de proceso los Jueces y el
público se enteran al mismo tiempo de todas las actuaciones;
que tampoco sería posible una adecuada continuidad en el
desarrollo de las audiencias y la concentración en el desahogo de
las pruebas si las ac­tuaciones no se desarrollan oralmente; sin la
oralidad, tampoco cabe la existencia de interrogatorios ágiles
que hagan posible la contradicción.

En términos de dicho dictamen, la oralidad no sólo es una carac­


terística del juicio, sino de todas las actuaciones en las que
deban intervenir todos los sujetos procesales; la oralidad presu-
pone abandonar el sistema o la metodología de formación de
un expediente hasta ahora en vigor, para sustituirla por una
metodología de audiencias.

En el dictamen de mérito, se explica que

… la metodología de audiencias, propia de este nuevo proce-


so, implica que las decisiones judiciales, sobre todo si afectan
derechos, se adopten siempre frente a las partes, una vez que se
les ha dado la oportunidad de contradecir la prueba y de ser
escuchadas; la oralidad no es una característica únicamente del
juicio, sino de todo el proceso en general, incluidas las etapas
preparatorias. Queda a salvo, por supuesto, la posibilidad de que
el Ministerio Público solicite, sin presencia del imputado o su
defensor, órdenes de aprehensión, cateo, intervención de co-
municaciones privadas y reserva de actuaciones, entre otras dili-
gencias que por su naturaleza requieran sigilo. 205

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


El precepto constitucional que se analiza, se divide ahora en
tres apartados, a saber: A. Principios generales del proceso penal;
B. Derechos de la persona imputada, y C. Derechos de la víctima
o del ofendido.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

SISTEMA PROCESAL PENAL ACUSATORIO. SU APLICA-


CIÓN SOBRE ACTOS PROCESALES A PARTIR DE SU
ENTRADA EN VIGOR, NO VIOLA EL ARTÍCULO 14 DE
LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNI-
DOS MEXICANOS. La Suprema Corte de Justicia de la
Nación ha sostenido que en materia procesal no opera la apli-
cación retroactiva de la ley si se con­sidera que la ley procesal
está formada, entre otras, por normas que otorgan facultades
jurídicas a una persona para participar en cada una de las etapas
que conforman el procedimiento, y al estar éstas regidas por las
disposiciones vigentes en la época en que van naciendo, no
puede existir retroactividad mientras no se le prive de una facul-
tad con la que contaba. Esto, porque es en la sustanciación de
un juicio regido por la norma legal adjetiva donde tiene lugar la
secuela de actos concatenados que constituyen el procedimien-
to, los que no se realizan ni se desarrollan en un sólo instante,
sino que se suceden en el tiempo, y es al diferente momento de
realización de los actos procesales al que debe atenderse para
determinar la ley adjetiva que debe regir el acto respectivo. Por
tanto, si antes de actualizarse una etapa del procedimiento el
legislador modifica su tramitación, suprime un recurso, amplía un
término, modifica la valoración de las pruebas o el procedimien-
to mismo, no existe retroactividad de la ley, ya que las facultades
que dan la posibilidad de participar en cualquier etapa del
procedimiento, al no haberse actualizado ésta, no se afectan.
Además, tratándose de leyes procesales, existe el principio doc-
206 trinario de que las nuevas son aplicables a todos los hechos
posteriores a su promulgación, pues rigen para el futuro y no
Suprema Corte de Justicia de la Nación

para el pasado, por lo que la abrogación o derogación de la ley


antigua es instantánea, y en lo sucesivo debe aplicarse la nueva.
En consecuencia, la aplicación del ordenamiento legal que esta-
blece el nuevo sistema procesal penal acusatorio sobre actos
procesales acontecidos a partir de su entrada en vigor, no viola
el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos.133

Amparo en revisión 860/2010. 2 de febrero de 2011. Unanimi-


dad de cuatro votos. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García
Villegas. Secretaria: Beatriz J. Jaimes Ramos.

SISTEMA PROCESAL PENAL ACUSATORIO. LA ENTRADA


EN VIGOR DEL DECRETO DE REFORMAS CONSTITUCIO-
NALES PUBLICADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERA­
CIÓN EL 18 DE JUNIO DE 2008 TAMBIÉN DEPENDE DE LA
EMISIÓN DE LA DECLARATORIA A QUE ALUDEN LOS
ARTÍCULOS SEGUNDO Y TERCERO TRANSITORIOS DEL
PROPIO DECRETO, LO CUAL ES DETERMINANTE PARA
EL ESTUDIO DE CONSTITUCIONALIDAD RELATIVO. El ar-
tículo tercero transitorio del Decreto por el que se reforman y
adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, publicado en el Diario Oficial de la
Federación el 18 de junio de 2008, establece que el sistema pro­
cesal penal acusatorio entrará en vigor al día siguiente al de la
publicación del propio Decreto en el medio oficial mencionado,

133
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
mayo de 2011, p. 240, Tesis: 1a. LXXV/2011, Registro: 161,960.
en las entidades federativas que ya lo hubieren incorporado en
sus ordenamientos legales vigentes; sin embargo, la vigencia de
las citadas reformas también se condicionó a lo previsto en los
artículos segundo y tercero transitorios del indicado Decreto, en
el sentido de que los poderes legislativos deben emitir una de-
claratoria que se publicará en los órganos de difusión oficiales y
en la cual se señalará expresamente que el sistema mencionado
se ha incorporado a los aludidos ordenamientos y, en conse- 207
cuencia, que las garantías consagradas en la Constitución Federal

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


empezarán a regular la sustanciación de los procedimientos pe-
nales. En ese sentido, si un precepto legal relativo al sistema
procesal penal acusatorio se impugna después de la declarato-
ria referida, es indudable que su confrontación debe hacerse
contra el nuevo texto constitucional, pero si la impugnación
se realiza con anterioridad a tal declaratoria, la confrontación será
a la luz del texto constitucional vigente antes de ser reformado,
pues de esa manera todos los actos de autoridad quedan su-
jetos a control constitucional.134

Amparo en revisión 334/2008. 3 de diciembre de 2008. Cinco


votos. Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretario: Juan
Carlos de la Barrera Vite.

AUDIENCIA PÚBLICA. EL ARTÍCULO 261 DEL CÓDIGO


DE PRO­CEDIMIENTOS PENALES PARA EL ESTADO DE
MÉXICO NO VIOLA LA FRACCIÓN VI DEL APARTADO A
DEL ARTÍCULO 20 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE
LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. La acepción conte­
nida en el citado precepto constitucional, relativa a ser juzgado
en audiencia pública, debe entenderse respecto a todo el pro-
cedimiento de juzgamiento dentro del propio proceso, lo que
se traduce en que sean públicas las audiencias o diligencias cele-
bradas en éste. En ese sentido, el artículo 261 del Código de
Procedimientos Penales para el Estado de México, al disponer
que una vez que la defensa exprese sus conclusiones o cuando

134
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIX,
febrero de 2009, p. 430, Tesis: 1a. XXVI/2009, Registro: 167829.
se tengan por formuladas las de inculpabilidad, se declarará visto
el proceso y se procederá a dictar sentencia, sin prever la au-
diencia de juicio, no viola la garantía de ser juzgado en audiencia
pública contenida en el artículo 20, apartado A, fracción VI, de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en vir-
tud de que no impide que las diligencias o audiencias llevadas a
cabo en la fase correspondiente del procedimiento penal y en la
208 que interviene el órgano jurisdiccional, se realicen con publici-
dad. Lo anterior es así, ya que acorde a la exposición de motivos
Suprema Corte de Justicia de la Nación

que originó el indicado dispositivo legal, se modificó la fase del


juicio para que las conclusiones de las partes se desarrollen me-
diante un auténtico debate, formulándose primero las del Minis­
terio Público y luego las del acusado, a través de las cuales se le
da oportunidad de ser oído, y si bien se suprime la audiencia
final para dar mayor celeridad a la administración de justicia, en
el dictamen correspondiente del Congreso de la mencionada
entidad federativa se reconoce que el aludido Código se ajusta
al texto constitucional, específicamente en lo relativo a las for-
malidades esenciales del procedimiento señaladas en el artículo
14 de la Constitución Federal, lo que implica la suma de actos
previstos en la ley para asegurar al justiciable el pleno ejercicio
de sus derechos de audiencia y defensa; de ahí que la circuns­
tancia de que el Poder Legislativo estatal haya suprimido la
audiencia de juicio no torna inconstitucional al citado artículo
261, sino que significa que privilegió el fin de celeridad para
satisfacer el ideal de impartición de justicia pronta y eficaz pre-
visto en el artículo 17 constitucional.135

Amparo directo en revisión 616/2006. 28 de junio de 2006.


Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime
Flores Cruz.

PRUEBAS NO RECABADAS POR EL ÓRGANO A QUIEN


LA LEY ENCOMIENDA ESA FUNCIÓN, VALOR PROBATO-

135
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVII,
enero de 2008, p. 418, Tesis: 1a. CCLII/2007, Registro: 170,550.
RIO DE LAS (PECULADO). Si la investigación de los hechos
concerniente al delito de peculado fue practicada por emplea-
dos y funcionarios al servicio de la institución bancaria ofendida
y la documentación formada al respecto fue la que sirvió de
base al Ministerio Público para ejercitar tal acción penal, la averi-
guación previa a la consignación no fue practicada por el órgano
a quien la ley encomienda esa función, de donde resulta que el
procedimiento penal careció de uno de sus periodos señalados 209
por el artículo 1o. del Código Federal de Procedimientos Pe­nales

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


y si en la instrucción no se citó a las personas que intervinieron
en la formación de la documentación que allegó al banco, para
que declararan sobre los hechos que les constaran, tratándose
de pruebas no recabadas por el órgano oficial ni con la inter­
vención por el inculpado, ni de acuerdo con el principio de con-
tradicción que debe impe­rar en todo proceso, resulta que la
documentación aportada por la parte ofendida únicamente
podrá probar que se hicieron las inves­tigaciones, auditorías e
inspecciones, a que se refiere, pero no la certeza de su conte-
nido, lo cual impide que generen presunciones, vigorosas dignas
de ser tomadas en cuenta sobre la existencia del delito de pecu­
lado que se atribuyó al quejoso.136
Amparo directo 6621/63. Antonio Acosta Flores. 28 de agosto
de 1964. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Manuel Rivera
Silva.

ORALIDAD E INMEDIACIÓN. PRINCIPIOS DE (LEGISLA-


CIÓN DE JALISCO). La prohibición contenida en el artículo
383 del Código de Procedimientos Penales se funda en que
ciertas situaciones materiales o psicológicas de la instrucción,
generadoras de convicciones, ya no pueden reproducirse en se-
gunda instancia; de ahí lo insubstituible del Juez natural en tales
casos; pero cuando la prueba testimonial de que se trata ni si-
quiera fue recibida por el Juez de primer grado que la calificó en
su fallo sino otro Juez Municipal, desaparece el presupuesto legal

136
Semanario Judicial de la Federación, Sexta Época, Tomo: Segunda Parte,
LXXXVI, p. 17, Tesis: s/n, Registro: 259,504.
de la prohibición porque el tribunal lo mismo que el Juez, estuvo
frente a una prueba escrita, inanimada, con la frialdad de todas
las de su clase y así pudo substituirse como autoridad de grado
al criterio de primera instancia.137
Amparo 4374/54. Antonio Lomeli Reyes. 13 de octubre de 1956.
Unanimidad de cinco votos. Ponente: Genaro Ruiz de Chávez.

210
PROCESOS, CONSTITUYE UNA VIOLACIÓN, QUE NO
SEAN FALLADOS EN AUDIENCIA PÚBLICA. El sistema de
Suprema Corte de Justicia de la Nación

la Ley Procesal del Estado de Yucatán, que establece que la


audiencia pública en la que debe ser juzgado el acusado, de
acuerdo con la fracción VI del artículo 20 constitucional, sólo
debe celebrarse cuando lo solicitan las partes, está en contradic-
ción con el precepto constitucional, sin que sea válido argumen-
tar que tratándose de una garantía creada en bene­ficio de un
acusado, éste puede renunciarla, porque tal garantía ha sido ins-
pirada en un principio de orden social que el legislador constitu-
yente consagró como esencial en todo juicio del orden criminal,
para la más recta administración de justicia, y no puede quedar
al arbitrio del acusado, la eficacia de tal garantía. Es cierto que el
acusado puede dejar de estar presente en la audiencia pública
en que se le juzgue, pero esto ya es una situación diferente, que
no destruye la intención manifiesta del legislador constituyente,
porque en tal caso, la audiencia pública siempre se celebra con
la asistencia del acusador social, cuya presencia es imprescindi-
ble. Por otra parte, la Ley Reglamentaria de los artículos 103 y
107 constitucionales, categóricamente dispone, en su artículo
150, fracciones IX y X, que en los juicios del orden penal se
considerarán violadas las leyes del procedimiento y privado de
defensa al quejoso, cuando no se celebre la audiencia pública
a que se refiere el artículo 20, fracción VI, de la Constitución
Federal, en que debe ser oído en defensa, y esos preceptos
no dejan lugar a duda sobre el particular, la audiencia pública no
puede omitirse en ningún juicio del orden penal. Si, pues, el
Código de Procedimientos Penales del Estado de Yucatán, des-

137
Informes, Quinta Época, Informe 1956, p. 64, Tesis: s/n, Registro: 386,941.
conociendo un precepto constitucional, admite que cuando las
partes no lo solicitan, la audiencia pública dejará de celebrarse, es
indudable que consigna una disposición anticonstitucional, y si la
citada audiencia no se celebra, procede conceder el amparo,
para el efecto de que se reponga el procedimien­to, desde el
punto en que la violación fue cometida.138

Amparo penal directo 5282/38. Fernández Esteban. 7 de octu-


211
bre de 1938. Unanimidad de cuatro votos. La publicación no
menciona el nombre del ponente.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


JUICIOS ORALES, PRUEBA EN LOS. La nueva ley procesal
vigente en el Distrito Federal, al establecer la oralidad en los
juicios, ha tendido a permitir al Juez, tener una impresión perso-
nal de la veracidad con que se producen los testigos, y sobre la
idoneidad de los mismos, variando el sistema que regía la ante-
rior codificación, tanto en lo que se refiere a esa facultad, que
hoy es más amplia, como en cuanto a la abolición del requisito
de que un hecho se considera probado únicamente, cuando
sobre sus existencia declararan dos o más testigos.139

Amparo civil directo 2273/35. Hernández Félix. 22 de abril de


1936. Unanimidad de cinco votos. La publicación no menciona
el nombre del ponente.

D. Explicación en términos coloquiales

Cuando se comete un delito y se cree que una determinada per-


sona lo realizó, no se le puede castigar así nada más, sino que
primero debe investigarse para conseguir pruebas (datos) que per­
mitan afirmar que así fue; todas esas pruebas se tienen que llevar

138
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: LVIII, p. 302, Tesis:
s/n, Registro: 310,107.
139
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: XLVIII, p. 1194, Tesis:
s/n, Registro: 358,575.
a un Juez (de control o de garantías, del que ya hablamos), quien
va a decidir si la persona va a estar sujeta a un proceso y, por
tanto, sigue bajo investigación, o bien, si existe una forma de que
llegue a un arreglo con la víctima o el ofendido (pagar los daños
causados) para dar por concluido el asunto.

212
Si los involucrados no llegan a un arreglo y existen pruebas
Suprema Corte de Justicia de la Nación

(datos) de la comisión de un delito y la identificación de quién lo


realizó, el Juez lo envía a otro Juez que se llama de juicio oral (del
que se hablará más adelante), quien escuchando al Ministerio Pú-
blico (acusador), al abogado (defensor) y a la persona que se cree
que cometió el delito imputado (cuando es su deseo hablar o
declarar), así como a la víctima o el ofendido (quienes resultaron
afectados por el delito), deberá decidir (juzgar), tomando en cuen­
ta las pruebas que se practicaron en su presencia, si en verdad hay
delito y, habién­dolo, si la persona es inocente o culpable y cuál
será su castigo.

Esto se hace por partes, en la forma en la que se explicó, ya


que primero no se puede decidir si una persona es culpable y
después investigar.

El proceso penal consiste en una serie de pasos (conjunto de


etapas o fases) que se van dando uno después del otro, en orden,
donde cada una de las partes (Ministerio Público, defensor, impu-
tado y víctima u ofendido), hacen lo que les corresponde de
acuerdo al interés que tengan (acusar, defenderse, solicitar que les
paguen el daño que se les causó con motivo del delito), para que
el Juez (autorizado para juzgar) dicte la sentencia (decida o resuel-
va), en la cual establezca si una persona es inocente o culpable.
Se dice que el proceso penal es "acusatorio" porque se sepa-
ran las tareas que le corresponden al Ministerio Público (investigar
y acusar) de las que son del Juez (principalmente la de juzgar para
decidir si una persona es inocente o culpable).

Todo lo anterior se debe llevar a cabo de manera hablada


(oral), de tal forma que lo que se haga y se diga quede videogra- 213
bado, por lo que en rara ocasión se va a escribir en un papel,

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


evitando con ello que haya expedientes muy grandes; la ventaja
de que sea de manera hablada es que todos saben qué es lo que
se está haciendo y resolviendo, para poder hacer lo que más les
convenga.

Es muy importante que lo que hagan y digan las partes ante el


Juez (audiencias) y lo que se resuelva, lo puedan escuchar tanto
los interesados (Ministerio Público, defensor, imputado y víctima
u ofendido), como cualquier otra persona (principio de publici-
dad), por lo que el público se convierte en el vigilante de todo lo
que hace el Juez.

Existirán casos en los que el público no podrá estar presente,


por ejemplo, como medida de protección, cuando vayan a decla-
rar los menores de edad o una mujer que hayan sido atacados
sexualmente, tema que se ampliará más adelante.

En el proceso, las partes deben actuar en igualdad de circuns-


tancias, por lo que debe dárseles la oportunidad de contradecir
o de señalar por qué no están de acuerdo con lo que hace alguna
de ellas (principio de contradicción).

Además, si en un mismo día se presentan las pruebas, las par-


tes alegan y el Juez resuelve, se ahorraría mucho tiempo y se enten­
dería mejor el asunto (principio de concentración), sin olvidar que
se evitarían retardos (principio de continuidad).

Pero también es muy importante que el Juez (del juicio oral)


siempre esté presente, para que conozca a las partes y las pruebas
que se practican (por ejemplo, que vea la forma en que reaccio-
214
naron quien se cree cometió el delito, los testigos, los peritos,
etcétera), ya que sólo así tendrá mejor conocimiento del asunto y
Suprema Corte de Justicia de la Nación

tendrán más elementos para decidir si una persona es inocente


o culpable (principio de inmediación).

En otras palabras: "Quien la justicia reparte, no puede ser


Juez y parte".
V.II. Apartado A, de los
principios generales

A. Marco conceptual

1. Fracción I
1.1. Finalidad y objeto del proceso penal

Finalidad del proceso penal

E l Código Procesal Penal, en el artículo cinco regula: "el pro-


ceso penal tiene por objeto la averiguación de un hecho seña­
lado como delito o falta y de las circunstancias en que pudo ser
cometido, el establecimiento de la posible participación del sin-
dicado, el pronun­ciamiento de la sentencia respectiva, y la ejecu-
ción de la misma".

También se dice que la finalidad del proceso penal es "dar solu-


ción al litigio planteado por las partes, a través de la sentencia
que debe dictar el juzgador". Doctrinariamente el proceso penal
contiene fines generales y específicos.

Dentro de los fines generales, están los que coinciden con los
del derecho penal, en cuanto a que tiene a la defensa social,
esto es, la defensa del imputado dentro del proceso penal, y
a la lucha contra la delincuencia, y además coinciden con la
búsqueda de la aplicación de la ley a cada caso concreto, es
decir, investigar el hecho que se considera delictuoso y la res-
ponsabilidad penal en que incurre el impu­tado, es decir la pena
215
impuesta en cada caso concreto.
En cuanto a los fines específicos, se tiende a la ordenación y al
desen­volvimiento del proceso y coincide con la investigación de
la verdad material o histórica, es decir, en cuanto a la verdad
material, (la forma en que se cometió el hecho delictivo y las
personas que participan el mismo) y en cuanto a la verdad histó-
rica (son los hechos o actos realizados con antelación al acae­
cimiento del hecho delictivo), el castigo de los culpables y la
216 absolución de los inocentes conforme a la realidad de los hechos
y como consecuencia de una investigación total y libre de perjui-
cios. La reintegración del autor y la seguridad de la sociedad.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Por tanto el fin del proceso penal es la averiguación de un hecho


señalado como delito o falta, a través de una serie de investiga-
ciones realizadas por el Ministerio Público y controladas por el
Juez de Prime­ra Instancia competente, para que al final se llegue
a la determinación de una absolución o sanción de quien haya
cometido el hecho.

Objeto del proceso penal

El objeto del proceso penal es "el litigio planteado por las dos
partes. Constituido tanto por la reclamación formulada por la par­
te actora o acusadora, como por la defensa o excepción hecha
valer por la parte demandada o inculpada; en ambos casos con
sus respectivos fundamentos de hecho y de derecho."

También dentro de los fines del proceso penal se encuentran


los siguientes:

a. Inmediato

El cual se refiere al mantenimiento de la legalidad, establecida


por el legislador, es decir el bien común de la sociedad, a través
de los órga­nos jurisdiccionales destinados a mantener la justi-
cia dentro de un ámbito legal preestablecido.

b. Mediato

Este fin es importante toda vez que tiene a su cargo la protec-


ción de los derechos particulares y generales de las personas y
la seguridad de los mismos, en virtud de un hecho delictivo
come­tido, el cual es investigado a efecto de ser sancionado
de conformidad con la ley a través de los tribunales de sentencia
y ejecutado por un juzgado de ejecución penal.

De lo anterior se desprende que siendo el proceso una serie de


pasos que sirven para llegar a un fin determinado, que en este
caso es el descubrimiento de un hecho ilícito y establecer a 217
los partícipes en el mismo, el móvil del hecho y las circunstancias
del hecho, para llegar posteriormente a una sentencia y ejecu-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


ción de la misma, en caso de encontrar un culpable del mismo,
el objeto del proceso penal es entonces, el mantenimiento de la
paz social a través de los órganos jurisdiccionales encargados de
impartir justicia, basados en un ordenamiento legal preestablecido.

Su objeto es la conservación de un Estado justo e imparcial, con


cumplimiento de los derechos individuales y garantías constitu-
cionales de cada persona, no importando su condición jurí­
dica, por lo que tomando en cuenta los fines del proceso, su
definición, la conformación del proceso penal y su naturaleza
jurídica, es evidente que si una persona se ha encontrado ino-
cente de un hecho contrario a la ley, que le es imputado, resul-
ta innecesaria la prosecución del proceso, y por ende debe
darse por terminado desde ese momento, no siendo necesario
dictar una sentencia ni su ejecución, por lo que se llega al fin del
proceso que es la seguridad ciudadana, no violando ningún de-
recho individual al tener detenida ilegalmente a una persona
que no se ha considerado culpable.140

1.2. Esclarecimiento de los hechos

Poner a la verdad como objeto de la prueba sería dejar los


procesos en estado de non liquet. Resulta imposible que un caso
esté juzgado y no juzgado (pendiente de la verdad) al mismo

140
Cfr. Betancour, Lavinia Jeanneth, La Falta de Mérito Como un Medio de Finali­
zación del Proceso Penal y sus Consecuencias al Solicitar Cancelar los Anteceden­
tes Policiacos, tesis que se presentó ante la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales,
de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala, 2006, pp. 22 a 26.
tiempo. El Juez tiene la obligación de resolver el asunto jurídi-
camente. Si bien la verdad es un presupuesto de actuación, no
se sigue necesariamente de esta premisa que ella sea un atributo
de proceso jurisdiccional. A fin de poner un criterio de análisis, es
oportuno establecer que la verdad es un problema de carácter
epistemológico y la validez de un problema es un problema de
contenido jurídico. La verdad puede determinarse con criterios
218 de correspondencia ontológica y la validez supone problemas
como vigencia, eficacia, aplicabilidad, ponderación y regula­ridad
en el procedimiento. El Juez constata de forma mediata que los
Suprema Corte de Justicia de la Nación

hechos sucedieron tal y como han sido presentados por las par­
tes. El esclarecimiento de los hechos se materializa en una deci-
sión y se protege con el atributo de la cosa juzgada. La búsqueda
de la verdad en el proceso judicial es un objetivo general impo-
sible de satisfacer en modo pleno. En realidad, se trata de un
concepto vago y difuso. Así, en algunos casos, verdad en el pro-
ceso significa crear convicción suficiente en el juzgador y, en
otros, significa fijar hechos objetivos para la sentencia. La verdad
como fin de la prueba no es un concepto abso­luto porque de-
pende del tipo de conflicto, del procedimiento, del sistema
procesal (inquisitivo o dispositivo) y de los intereses en juego.
La verdad no obsta para que un proceso pueda adelantarse en
términos formales sin el esclarecimiento real de los hechos. Así,
para el proceso, los hechos son conforme se han probado y no
siempre como sucedieron en la realidad.141

2. Fracción II
2.1.Valoración de las pruebas de manera libre y lógica

Cerrado el debate, los miembros del tribunal que presenciaron


el juicio deben debatir acerca de si alcanzaron la convicción que
requiere la ley sobre la comisión del hecho punible y la partici-
pación culpable atribuida en él al acusado, en base a la prueba
producida en el juicio o si, por el contrario, esa misma prue-
ba los conduce a absolver al acusado de los cargos efectuados
en la acusación.

141
Cfr. Celis Vega, Dúver Armando, "La Verdad de los Hechos en el Proceso
Judicial", Revista Criterio Jurídico, volumen 9, número 2, Pontificia Universidad Jave­
riana, Santiago de Cali, Colombia, 2009, p. 119.
La reforma procesal penal significó un cambio radical en el siste-
ma de valoración de la prueba. De la técnica de la prueba legal o
tasada, consistente en la producción de reglas que predetermi-
nan, de modo general y abstracto, el valor que debe atribuirse a
cada tipo de prueba, que implica que la eficacia de cada prueba
para la determinación de los hechos sea establecida caso a caso
siguiendo criterios no prede­terminados y flexibles, basados esen-
cialmente en presupuestos de la razón. Se trata del paso de una 219
forma de racionalidad a otra distinta. La primera está marcada

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


por la escolástica en un primer mo­mento, después por el logicis-
mo de los humanistas y, finalmente, por la obsesión clasificatoria
típica de la cultura barroca, esto es, se trata de una racionalidad
analítica ligada a las jerarquías conceptuales y a las distinciones
formalistas. En tanto, la segunda es expresión de la racionalidad
moderna, libre de vínculos formales, basada en la lógica de la
probabilidad e inspirada en criterios científicos y en el sentido
común, adaptable a las exigencias de la verdad empírica. Inserto
en esta última tendencia, el artículo 297 CPP establece que los
tribunales apreciarán la prueba con libertad, pero advierte que
no podrán contradecir los principios de la lógica, las máximas de
experiencia y los conocimientos científicamente afianzados.

Se ha denunciado, empero, un fenómeno que suele advertirse


con cierta frecuencia en la experiencia comparada, consistente
en que, cuan­do se decide la abolición del sistema de prueba legal
o tasa­da, éste no se sustituye por principios racionales general-
mente acep­tados sino por el vacío. La libre convicción se vuelve
entonces sinónima de discrecionalidad incontrolada y de subje-
tivismo irracional, en virtud de los cuales el Juez se pronuncia
acerca de los hechos sobre la base de criterios que no se
pueden conocer ni racionalizar. La única forma de evitar este
peligro es el desarrollo de una concepción racional y justificada
de la libre valoración de la prueba, en la que la libertad del Juez
esté orientada a alcanzar una determinación tendencialmente
verdadera de los hechos del caso –al menos en los límites en los
que es posible sostener la aproximación del juicio a la realidad
empírica puede realizarse en el proceso–, utilizando criterios
racio­nales para ello y de modo controlable por la partes.
La verificación fáctica en el proceso penal, al igual que en cual-
quier verificación histórica, tiene la forma de una inferencia induc-
tiva, donde las premisas vienen constituidas por la descripción
del acontecimiento que se ha de explicar y de las pruebas prac-
ticadas, mientras que la conclusión viene constituida por la
enunciación del hecho que se considera probado por las premi-
sas. A diferencia de la deducción, que es siempre tautológica, la
220 verdad de las premisas de la inducción no implica nunca la ver­
dad de la conclusión, pues si las premisas son verdaderas no se da
ninguna necesidad lógica sino sólo una relevante probabilidad
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de que la conclusión sea verdadera y sólo una relevante impro-


babilidad de que sea falsa. Tal grado de probabilidad, que permi-
te considerar adecuada o convincente una o más pruebas, sólo
puede ser entendido subjetivamente. Si no fuese así, el principio
in dubio pro reo no permitiría nunca la condena ya que cualquier
hipó­tesis es, por su naturaleza, probabilística y siempre es posible
que sea objetivamente falsa. Sólo es posible exigir, por tanto, la
ausencia de duda o de certidumbre subjetiva sobre los presu-
puestos de la condena. Los criterios de decisión para asegurar
una justificación siempre relativa de la conclusión son los que
permitirán considerar una inferen­cia inductiva más razonable o
plausible que otras, o rechazable por irrazonable, no plausible
o no justificada.142

3. Fracción III
3.1. Pruebas desahogadas en la audiencia del
juicio para efectos del dictado de la sentencia

Para los efectos de la sentencia sólo se considerarán como


prue­ba aquellas que hayan sido desahogadas en la audiencia de
juicio. La ley establecerá las excepciones y los requisitos para
admitir en juicio la prueba anticipada, que por naturaleza requie-
ra desahogo previo.

Al señalarse que: "sólo se considerarán como prueba a aquellas


que hayan sido desahogadas en la audiencia de juicio", se realiza

142
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo II, pp. 332
a 334.
una distinción importante en la forma de denominar los medios
de convicción durante el procedimiento penal, de tal forma que
"prueba" será únicamente aquella que sea desahogada ante
la presencia de un Juez, es decir aquella producida en audiencia
por las partes frente al órgano jurisdiccional, bajo los principios
de inmediación, contradicción y publicidad. Luego entonces, las
diligencias y medios probatorios que se desprendan de la inves-
tigación tienen una sola finalidad: que el Ministerio Público se 221
allegue de los elementos de convicción necesarios para respal-
dar su acusación.143

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


3.2. Prueba anticipada

Excepción para no desahogar una prueba en juicio, que procede


en aquellos casos en los que la prueba corra el riesgo de per­
derse si no se recaba con antelación. Una vez realizada la diligen-
cia judicial de anticipo de prueba, el resultado de la misma se
incorpora por lectura al juicio oral.144

4. Fracción IV
4.1. El juicio deberá celebrarse ante un
Juez que no haya conocido del caso previamente

La forma más efectiva de garantizar la imparcialidad del juzga-


dor es dividiendo el procedimiento penal en dos jurisdicciones:
la que ejerce el Juez de control y la del Juez o tribunal de juicio
oral. Esta división permite que el Juez que finalmente va a valo­
rar la prueba, no se encuentre contaminado con los hechos in­
vestigados en forma previa, desconociendo el sentido de los
medios de prueba que se van a desahogar en su presencia (ya
que la prueba tendrá que rendirse en la audiencia de juicio
oral) y, en consecuencia, no se encuentre prejuzgando la causa
penal a juzgar.145

143
Cfr. Del Río Rebolledo, Joahana, "La Reforma al Artículo 20 Constitucional",
Revista de Ciencias Penales, Iter Criminis, No. 6, Cuarta Época, noviembre-diciembre
2008, Instituto Nacional de Ciencias Penales, México, pp. 182 y 183.
144
Cfr. Jaen Olivas, Alberto Severino, op. cit., pp. 18 y 19.
145
Cfr. Del Río Rebolledo, Joahana, op. cit., pp. 187 y 188.
5. Fracción V
5.1. Carga la de la prueba para demostrar
la culpabilidad: Ministerio Público

Es labor de la parte acusadora producir prueba de cargo


suficiente para destruir la presunción y formar la convicción del
222 Juez. En otras palabras el llamado "peso o carga de la prueba",
el "onus probandi", recae en el acusador. Así, el Tribunal Cons-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

titucional español, en sentencia 31/1981, sostuvo que es im-


prescindible como presupuesto para desvirtuar la presunción
iuris tantum de inocencia, que la mínima actividad probatoria
pudiere de alguna forma entenderse de cargo y que de la
misma se pudiere deducir, por tanto, la culpabilidad del pro-
cesado. No es suficiente, por consiguiente, que el órgano
jurisdiccional sentenciador haya dispuesto de una mínima ac-
tividad probatoria, es decir, que se hayan practicado pruebas
y que los órganos policiales y jurisdiccionales hayan desple­
gado el máximo celo en averiguar el delito e identificar a su
autor, sino que es necesario que el resultado de la prueba
pueda racionalmente considerarse de signo incriminatorio,
esto es, de cargo, y no de descargo.146

5.2. Igualdad procesal

Principio jurídico natural del proceso según el cual sus distin-


tos sujetos principales –el que solicita una tutela jurisdiccional
y aquel frente al cual esa tutela se solicita– deben disponer de
iguales medios para defender en el proceso sus respectivas
posiciones, esto es, deben ser titulares de derechos procesales
semejantes, de posibi­lidades parejas para sostener y fundar lo
que cada cual convenga. De ahí que parte de la doctrina llame
a este principio de "igualdad de armas".147

146
Cfr. Chahuán Sarrás, Sabas, op. cit., p. 36.
147
Cfr. Diccionario Jurídico Espasa, Editorial Espasa Calpe, Madrid, España, 2001,
p. 1165.
6. Fracción VI
6.1. El juzgador ante los asuntos sujetos a proceso

Por ningún motivo el juzgador podrá tratar el conocimiento


de los asuntos sometidos a su potestad, sin que se encuentren
presentes ambas partes y, con ello se cumple estrictamente
con el principio de imparcialidad y se descarta la unilatera­
lidad respecto al crite­rio de aquél.148
223

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


7. Fracción VII
7.1.Terminación anticipada del proceso penal

Se refiere a lo preceptuado en el artículo 17 constitucional


reformado, por cuanto a los mecanismos alternativos de solu-
ción de controversias; con la salvedad de que ello será durante
el proceso, esto es, la mediación judicial. La segunda parte se
refiere al juicio abreviado.149

7.2. El juicio abreviado

En Chile, la previsión de un procedimiento abreviado respondió


a la necesidad de contar con una vía más rápida y económica de
enjui­ciamiento "con el fin de favorecer la eficacia en una canti-
dad importante de casos", o dicho en otros términos, "para
acortar los proce­dimientos, ahorrándose los costos y las demo-
ras del mismo, en aquellos casos en que no parezca necesario
realizar un juicio oral debido a que no existe una controversia
fundamental entre el acusador y el imputado respecto de los
hechos que constituyen las imputaciones materia del proceso".
En síntesis, el fundamento de este procedimiento especial, pen-
sado para convertirse en el principalmente utilizado, radicaría en
los cálculos presupuestarios del nuevo sistema procesal penal,
"construidos sobre la base de que sólo un porcentaje de los
casos en que exista una acusación serán llevados al juicio oral".

148
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 338.
149
Ibid, p. 44.
Entre los beneficios que reportaría su uso masivo se identifican
los siguientes: ahorro de recursos para el sistema judicial y para
la propia víctima, de "su propio tiempo y la reducción de gastos
le­gales"; y ahorro de recursos para el imputado, "que incluye el
tiempo que deja de gastar en el proceso, el tiempo que deja de
pasar en pri­sión preventiva, el menor tiempo de condena que
obtiene como producto del acuerdo y la reducción de gastos
224 legales en su defensa". Desde esta perspectiva, el procedimiento
abreviado "representa una importante fuente de ahorro de recur­
sos que parece muy rentable en relación con los costos asocia-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

dos". La apuesta es, por consiguiente, a la producción de "con-


denas rápidas" por la alta discrecionalidad de los fiscales en la
selección de hechos y circunstancias que podrán ser objeto de
negociación, por la ausencia de controles internos y externos
relevantes, y por el estímulo que significará para el impu­tado la
oferta de rebajas sustanciales de pena.

Como se aprecia, en la base de este procedimiento prevalecie-


ron con­sideraciones eficientistas, como las expuestas en el caso
Santobello v. New York. Sin embargo, resulta interesante com-
probar que, en la práctica, este procedimiento resulta aún muy
poco aplicado en relación a las expectativas. Otra comproba-
ción importante es que los Jueces han enfrentado –hasta la
fecha– de un modo restrictivo y garantista la tramitación y fallo
de este procedimiento.

Es importante observar, no obstante, que ya en la tramitación


del proyecto de nuevo Código Procesal Penal se plantearon ob­
­jeciones y desconfianzas hacia este procedimiento especial, basa­­
das en las consideraciones generales que ya expresáramos al
comienzo de este capítulo. En efecto, por una parte existió
la postura de quienes centraron su rechazo en la desconfianza
hacia condenas fundadas en el consenso de las partes, por la
intrínseca situación de desigualdad del imputado frente a la per-
secución penal y las fuertes distorsiones que podían derivarse
de ella. Por otro lado, se planteó el peligro de que la investiga-
ción preliminar recobra centralidad en el proceso penal, pues
existiendo una alta probabilidad de que los antecedentes del
fiscal se transformen en medios de prueba en un procedimiento
abreviado, se tendería a la realización de una instrucción formali­
zada destinada a producir prueba utilizable directamente. No debe
soslayarse o minimizarse el peligro advertido por esta postura,
pues lo que está en juego es la amenaza concreta de que si este
procedimiento, junto al previsto en el artículo 395 CPP con el
que comparte la misma estructura, se tornan de aplicación ma-
yoritaria, habremos retornado al sistema de enjuiciamiento en
base a los registros de la instrucción existente con anterioridad
a la reforma, con la agravante de que los registros del nuevo 225
sistema son de orden meramente administrativo y no de carác-
ter jurisdiccional.150

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Uno de los principales problemas que presenta la adopción de
meca­nismos dirigidos a abreviar el proceso mediante la renun­
cia del procesado al juicio es la compatibilidad de los fines cons-
titucionales del proceso con la investigación incompleta o el
proceso sin fase instructiva.

Al Estado social y democrático de derecho se le atribuye el haber


adicionado a los fines del proceso la introducción de mecanis-
mos dirigidos a la materialización de los derechos fundamen­
tales. Desde esa perspectiva, los denominados "mecanismos de
flexibilización del proceso", tales como las negociaciones o la
confesión simple seguida de sentencia, son una forma de acer-
carse a la justicia material y lograr el cumplimiento de los fines
de la pena, abandonando la vieja concepción retributiva para
privilegiar la prevención especial y la resocialización.

No obstante, desde el punto de vista de los derechos de las


víctimas y de la prevención general, surge una contradicción
casi insalvable: el derecho a la verdad como fin clásico del pro-
ceso penal y desestimuló del juicio como escenario garantista
para probar la responsabilidad.

En el sistema inquisitivo vigente en Colombia, de tiempo atrás y


hasta la Ley 600 de 2000, la posibilidad de optar por la termina-
ción anti­cipada del proceso, mediante la aceptación de cargos,

150
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo II, pp. 516
a 519.
va desde la indagatoria hasta antes de que se fije fecha para la
celebración de la audiencia pública, salvo que se requiera definir
situación jurídica por admitir el delito medida de aseguramiento,
caso en el cual la dili­gencia se practica tras la ejecutoria de dicha
decisión. En dicho modelo procesal, el presupuesto para admitir
los cargos por parte del procesado es la prueba mínima que se
requiere para vincular legalmente a una persona a una investiga-
226 ción o la existencia de pluralidad de indicios graves u otro medio
probatorio que comprometa la responsabilidad del procesado,
dentro de los cuales, lógicamente, se encuentra la confesión.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

El pro­blema se presenta en aquellas investigaciones en las que


no obstante existir un principio de prueba sobre la responsabili-
dad penal, el momento en el cual se presenta la solicitud de
sentencia anticipada, la actividad investigativa no se ha agotado y
la verdad que se conoce en el proceso es una verdad incomple-
ta. El acto de juzgamiento que compete al Juez al momento de
evaluar la aceptación de cargos y dictar sentencia exige consta­
tar "que no haya habido violación de garantías fundamentales", lo
que implica una cláusula abierta de control judicial que habi­lita
al Juez para rechazar aquellas solicitudes en las que es mani­
fiesta la contrariedad entre lo aceptado y lo probado. De todas
formas, frente a aquellos aspectos no probados hasta ese mo-
mento, quedará la duda de si lo aceptado por el procesado cons­
tituye la verdad absoluta y real o sólo parcial de lo sucedido.

En el modelo acusatorio, el problema es mayor. Conforme a la


estructura acusatoria de la Ley 906 de 2004, al momento de
formularse la imputación se parte del supuesto de que la Fiscalía
no sólo ha conseguido la prueba sobre la posible autoría o par-
ticipación del procesado, sino que ha perfeccionado todos los
actos de investigación y se encuentra en capacidad de, una vez
surtida la etapa intermedia de medidas cautelares tanto perso-
nales como reales, presentar el escrito de acusación. Hasta allí, no
existe inconveniente desde el punto de vista de la posibilidad de
descubrimiento de la verdad, ya que el Estado ha contado con
el término de prescripción de la acción penal para investigar lo
sucedido y el presupuesto para dar viabilidad a un acuerdo o
a un allanamiento a los cargos lo constituiría, en los términos
explicados, una investigación perfeccionada que dio lugar a la
formulación de una imputación penal.
El problema real se evidencia a partir de la imputación, porque
en la estructura acusatoria rige el principio de concentración
probatoria en la etapa del juicio oral, el cual tiene por objeto
asegurar que el proceso de formación de la convicción del Juez
se da a través del contradictorio y la inmediación frente a la
prueba presentada por las partes en condiciones de igualdad
material. Resulta lógico, entonces, pensar en que al suprimirse
la etapa del juicio oral y saltar de la aceptación de cargos o de la 227
suscripción del acuerdo a la sentencia, no se permite al Juez
formarse su propio juicio en torno a la existencia o no de la

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


responsabilidad penal, porque no cuenta hasta ese momento
con prueba materialmente debatida en el proceso que le permi-
ta efectuar una valoración ponderada para llegar a una conclu-
sión en torno a si el procesado debe ser declarado culpable o
no. La única forma de sustentar la condena es la confesión del
procesado implí­cita en la aceptación de los cargos, hayan sido pro­
ducto o no de un acuerdo previo, pues no existen otras pruebas
que la puedan corroborar en sentido acusatorio. Lo anterior
significa que la estructura de los procedimientos abreviados
conserva el rol de juzgamiento que cumple el Juez en los proce-
dimientos inquisitivos, pues éste se limita a constatar que no
existe contraevidencia entre lo aceptado por el procesado y la
evidencia que sirvió de fundamento a la imputación o a la acu-
sación, según el caso, dependiendo del momento en el cual se
produzca la aceptación de cargos o la negociación. Es decir que
además de heredarse la dificultad mencionada respecto de los
procedimientos inquisitivos, en el sentido de que no existe cer-
teza para el Juez sobre si en efecto se perfeccionó la investiga-
ción, se presenta una dificultad adicional porque la prueba que
va a servir de base para ser cotejada con la confesión del proce-
sado es prueba sumaria, puesto que para ese momento pro­
cesal no se ha activado el derecho de defensa material plena
que permita hacer una controversia respecto de la evidencia que
recaudó la Fiscalía a efectos de soportar al acto de imputación.

Todo procedimiento abreviado que implique la supresión del


juicio, y más dentro de una estructura acusatoria, aumenta el ries­
go de que la verdad consensual o la verdad a medias producto de
una investigación terminada anticipadamente como producto
de una confesión se distancie de la posibilidad de que mediante
el proceso penal se llegue a establecer la verdad real y que, en
consecuencia, la sentencia sea producto de esa determinación.151

8. Fracción VIII
8.1. Sentencia condenatoria cuando exista
convicción de la culpabilidad del procesado

228 En relación con esta materia, como hemos dicho, el Tribunal


debe formar su convencimiento sólo sobre la base de la prueba
Suprema Corte de Justicia de la Nación

producida en el Juicio Oral. Al respecto se señala en el artículo


340 del CPP: "Nadie podrá ser condenado por delito sino cuan-
do el tribunal que lo juzgare adquiriere, más allá de toda duda
razonable, la convicción de que realmente se hubiere cometido
el hecho punible objeto de la acusación y que en él hubiere
correspondido al acusado una participación culpable y penada
por la ley."

"No se podrá condenar a una persona con el sólo mérito de


su propia declaración". Es decir, se establece una limitación a
la libertad de valoración de la prueba que tiene el Tribunal.

En relación con el concepto de "duda razonable", dicho estándar


probatorio viene del sistema norteamericano e impone, a la
parte acusadora, la carga de convencer al juzgador (jurado o
Juez en Estados Unidos, según sea la opción tomada por el acu-
sado) produciendo prueba "más allá de una duda razonable"
(beyond a reasonable doubt) sobre cada hecho necesario para
constituir el o los delitos objeto de la acusación. Tal exigencia de
prueba rige, en Norteamérica, respecto de causas criminales,
porque en materias civiles impera la "preponderancia de la evi-
dencia creíble", que atiende a cuál de las partes ha producido
prueba más convincente o creíble. La "duda razonable" se ha
definido, por los estadounidenses, como "el estándar usado
para determinar culpabilidad o inocencia de una persona acu­

151
Cfr. Bazzani Montoya, Darío, "Poderes de Control del Juez en la Terminación
Anticipada del Proceso por Acuerdo y Aceptación de Cargos", Revista Derecho
Penal y Criminología del Instituto de Ciencias Penales y Criminológicas, Vol. 30 No. 89,
Editorial Universidad Externado de Colombia, julio-diciembre 2009, pp.150 a 153.
sada de un delito. Para ser culpable de un delito se debe probar
que uno es culpable más allá de una duda razonable. Una duda
razonable que justificaría absolución es una duda basada en
la razón y que surja de la evidencia o la falta de evidencia, y es la
duda que un hombre o mujer razonable podría abrigar, y no la es
una duda rebuscada ni imaginada, ni la duda que un jurado podría
hacer aparecer para evitar realizar una terea o deber desagra-
dable. Duda razonable es una duda que llevaría a las personas 229
prudentes a dudar antes de actuar en materias de importancia
para ellos mismos. Es una duda basada en evidencia o en falta

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


de evidencia."152

9. Fracción IX
9.1. Prueba obtenida con violación
a derechos fundamentales

En general enfrentaremos una prueba ilícita o cuya utilización


está prohibida, cuando estemos en presencia de una prueba
obtenida o producida con infracción de derechos fundamenta-
les o de garantías constitucionales de carácter procesal.

Es un principio establecido en doctrina que no se puede aceptar


la investigación de la verdad a cualquier precio. Ello equivale a
sostener que la investigación y el juicio criminal, sobre todo
desde el prisma de los órganos encargados de la persecución
penal pública, encuentran un muro infranqueable en el pleno
respeto de las garantías y derechos fundamentales del imputado
y de los otros intervinientes.

Corolario de lo expuesto es que, entre los diversos autores,


existe una suerte de acuerdo acerca del sentido del concepto
de las prohibiciones de prueba. Sin embargo, en lo que no hay
acuerdo es en lo referido a qué hacer con la prueba ilegítima-
mente obtenida. En otras palabras, si la exclusión de la prueba
ilícita se extiende a todas las pro­banzas que tengan relación con
ella o sólo al "corpus" de la infracción. Es decir, supuesta una

152
Cfr. Chahuán Sarrás, Sabas, op. cit., pp. 323 y 324.
primera ilícita como consecuencia de la cual, de los datos o
antecedentes obtenidos en ella, se logra la obtención de
otras pruebas que, ahora sí, cumplen con el resguardo y respeto
de los derechos fundamentales, ¿Es legítimo utilizar esas prue-
bas derivadas de la original ilícita?

Fijando nuestra posición, sin perjuicio de todas las ideas antes


230 expues­tas en esta materia, y como se anticipó, pensamos que la
cuestión que, en realidad, importa –en el campo estrictamente
procesal– es lo que, según la doctrina española se denomina
Suprema Corte de Justicia de la Nación

"contaminación" del resto del material probatorio por la prueba


o pruebas obtenidas ilícitamente. Pastor Borguñon (B), dice que
para considerarse "contaminada" la actividad de recogida de una
fuente de prueba por haberse basado en una información obte-
nida con vulneración de derechos fundamentales, se requiere
que el segundo acto sea único y exclusivamente consecuencia
del primero, es decir, que será ilegítima la incorporación al pro-
ceso de la información obtenida "cuando no pueda acreditarse
que el investigador hubiera de todas formas rea­lizado la actua-
ción, en base a otros datos o razonamientos". Así la sentencia
del Tribunal Supremo de España (5 de junio de 1995), al refe­
rirse a la fijación del efecto indirecto de la ilicitud probatoria
en base al efecto reflejo establecido en el artículo 11.1 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial por aplicación de la llamada doctrina
del fruto podrido o manchado ("the tainted Fruit") o, genérica-
mente, doctrina de "los frutos del árbol envenenado" … afirma
que se produce la no contaminación de las pruebas restantes si
es posible establecer una desconexión causal entre las que fun-
dan la condena y las ilícitamente obtenidas; y que esa desco-
nexión siempre existe en la jurisprudencia norteamericana en
los casos de hallazgo inevitable.153

10. Fracción X
10.1. Audiencias preliminares al juicio

En algunos sistemas acusatorios como el colombiano, las audien­


cias preliminares al juicio oral son llevadas a cabo ante el Juez de

153
Ibid, pp. 260 a 263.
Control de garantías, cuya actuación no es oficiosa sino median-
te reque­rimiento del Ministerio Público, cuya formalidad exige
la presencia del imputado o su defensor y, en cuyo caso, el
examen y valoración que realiza el Juez de garantías no sólo es
de legalidad sino de respeto a los derechos fundamentales del
imputado, al ponderar no la oportunidad de practicar alguna
medida restrictiva de las garantías individuales del acusado, sino
la necesidad de que en ellas se respeten los derechos constitu- 231
cionales del inculpado.154

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

Para comprender el alcance de la reforma, adición y modificación


del precepto que ahora se analiza, acudiremos al primer dicta-
men de la Cámara de Origen.

a) Fracción I

En el dictamen de origen mencionado, se explica que "la frac-


ción I prevé el objeto del proceso penal que no es sino el escla-
recimiento de los hechos, la protección del inocente, procurar
que el culpable no quede impune y que el daño sea reparado".

b) Fracción II

Se establece en el dictamen, que

... los principios del proceso penal no sólo son aplicables al juicio
propiamente dicho, sino a todas las audiencias en las que con
inmediación de las partes se debata la prueba. La fracción II de

154
Cfr. Allier Campuzano, Jaime, "Trámites Judiciales de la Extradición Dentro de
la Competencia del Juez de Control", Revista del Instituto de la Judicatura Federal,
2010, No. 29, Poder Judicial de la Federación, p. 42.
este apartado establece los principios de inmediación y de libre
valoración de la prueba.

El principio de inmediación presupone que todos los elementos


de prueba que son vertidos en un proceso y que servirán para
la toma de decisiones preliminares en el proceso y la determinación
de la responsabilidad penal de una persona, sean presenciados
232 sin me­diaciones o intermediarios por el Juez en una audiencia, de
modo tal que éste se encuentre en aptitud de determinar, pre-
via valoración libre de la prueba ofrecida, la decisión en cuestión.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Señala que:

este método eleva enormemente la calidad de la información


con la que se toma la decisión, toda vez que además de permitir
un contacto directo con la fuente de prueba, la resolución se
adopta después de escuchar a las dos partes.

Asimismo, considera que:

el principio de libre valoración de la prueba es el que se asume


para la toma de decisiones; se adopta este principio porque los
otros sistemas que han sido reconocidos históricamente para
la valoración de la prueba en el derecho moderno, son notoria-
mente ineficaces para garantizar el carácter racional de la activi-
dad jurisdiccional.

Explica que,

el sistema de la íntima convicción es propio de los sistemas en los


que los juzgadores de hecho y los de derecho están separados,
es decir, en aquellos sistemas que prevén el juicio por jurado.
En esas tradiciones, el jurado no está obligado a motivar sus
deci­siones. Tal no será el caso en México, puesto que las deci-
siones de hecho serán adoptadas por Jueces profesionales que
estarán obligados a fundar y moti­var sus decisiones, tal como lo
ordena el artículo 16 constitucional.

El sistema de prueba tasada conduce a resultados insatisfacto-


rios; en tales sistemas prevalece una valoración legislativa pre-
constituida de la prueba por encima de la determinación judicial
–prueba plena y semiplena–. A pesar de la pretendida objetivi-
dad de este sistema sus resultados son francamente pobres
desde el punto de vista de la calidad de la información usada
para la toma de decisiones. Esta apariencia de objetividad se
deriva de su carácter enmascaradamente deductivo, que rehúsa
una auténtica motivación desde los hechos.
233
Al respecto, se concluye que:

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


el conocimiento empírico en el derecho es primordialmente
infe­rencial inductivo. Por tal motivo, los sistemas basados en la
libre valoración y la sana crítica son los idóneos para hacer más
fiable el conocimiento obtenido por medio del proceso penal.

c) Fracción III

En el dictamen, se expone que

... en dicha fracción se prevé la prohibición de dictar sentencias


si las pruebas no son desahogadas en el juicio. El propio artículo
prevé la excepción de la prueba anticipada que, aunque conser-
vando todas las formalidades propias del juicio, se desahoga ante
el Juez de Control antes de que el juicio tenga verificativo.

La prueba anticipada procede en aquellos casos en los que la


prueba corra el riesgo de perderse si no se recaba anticipada-
mente. Una vez realizada la diligencia judicial de anticipo de prue-
ba, el resultado de la misma se incorpora por lectura al juicio oral.

Independientemente de lo referido en dicho dictamen, en el


texto de la norma, se señala que la ley establecerá las excepciones
y los requisitos para admitir en juicio la prueba anticipada.

En el dictamen se incluyen dentro de dichas excepciones:

el caso en el que el imputado renuncia expresamente a su dere-


cho a un juicio oral y acepte el hecho que se le imputa, a cambio
de algún beneficio legal; asimismo, los casos de delincuencia orga­
nizada en los que no sea posible reproducir la prueba en juicio,
ya sea porque el testigo murió por causa imputable al procesado
o porque exista riesgo acreditado para testigos o víctimas.

d) Fracción IV
234
En el dictamen, se manifiesta que "para los efectos de garanti-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

zar la imparcialidad judicial y evitar que los Jueces se contaminen


con información que no haya sido desahogada en el juicio, se
prevé que éste se desarrolle ante un Juez o Tribunal distinto al
que haya conocido del caso previamente".

Que se trata de la separación de los órganos de jurisdicción


de la primera instancia.

Se explica que

... una vez que se ha cerrado la investigación y se ha formulado


una acusación, el Juez de Control que dicta el auto de vincula-
ción y la resolución de apertura a juicio, deja de ser competente
para conocer del juicio. La idea con esta previsión es que el Juez
o el Tribunal del juicio no tenga sino el auto de apertura en el que
se indique cuál es la acusación y la prueba que será desahogada
en el juicio y que el órgano de decisión escuchará por primera vez.

e) Fracción V

En el dictamen se expone que "en dicha fracción se dispone


un principio fundamental del proceso acusatorio que consiste en
que el onus probandi corresponde a la parte acusadora y al princi-
pio de igualdad entre partes".
f) Fracción VI

En términos del dictamen de mérito, la mencionada fracción


VI dispone

... la prohibición de que el juzgador tenga contacto con alguna de


las partes sin que esté presente la otra; la idea de este plan- 235
teamiento es nuevamente evitar que el Juez sólo tenga informa-
ción unilateral y que ello sesgue su criterio

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Se exceptúan de este dispositivo aquellas diligencias que solicite
el Ministerio Público y que sean necesarias para garantizar la
efectividad de la investigación.

g) Fracción VII

"Esta fracción establece que una vez iniciado el proceso penal,


podrá decretar su terminación anticipada, si el inculpado no se
opone, en las condiciones que establezca la ley para tal efecto.
En caso de que admita su participación en el delito, aunado a que
existan medios de convicción suficientes para corroborar la impu-
tación, el Juez deberá citar a audiencia para dictar sentencia".

Se remite a la ley para establecer los beneficios que podrán


otorgarse por ello.

h) Fracción VIII

En dicha fracción se establece el estándar de prueba para la con­


dena, que no es otro sino la convicción motivada para la condena.

En dictamen menciona, que "no se trata de una convicción ínti­


ma, sino de aquélla que pueda ser justificada a partir de los ele-
mentos fácticos que el Ministerio Público logre probar".
i) Fracción IX

La fracción de mérito,

... se refiere a la cláusula de exclusión de prueba ilícitamente


obtenida. La prohibición de prueba ilegal resulta fundamental
para preservar la lealtad procesal de la policía y del Ministerio
236 Público, así como para la profesionalización de la investigación.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

La cláusula de exclusión, alude a las pruebas que son recabadas


con violación a los derechos fundamentales, para no quedar limi­
tada únicamente a violaciones procesales.

En el dictamen explica:

Ello es así porque algunas violaciones de dispositivos legales


pueden ser saneados y corregidos en el curso del proceso, sin
que ello se tra­duzca en la afectación de los derechos. Ampliar la
exclusión de prueba a supuestos que no suponen indefensión o
vulneración de otras garantías podría llegar a producir la repeti-
ción de actos procesales inútiles o la anulación de decisiones
sobre la base de puros forma­lismos, lo cual puede afectar una
efectiva procuración de justicia.

j) Fracción X

Esta fracción dispone que todos los principios detallados en


líneas que anteceden deberán observarse también en las audiencias
preliminares al juicio.

C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. SUPUESTOS EN


QUE DEBE NULIFICARSE SU EFICACIA. La eficacia de las
pruebas en el procedimiento penal debe nulificarse en los casos
en que la norma transgredida establezca: (i) garantías procesales,
(ii) la forma en que se practica la diligencia, o bien, (iii) derechos
sustantivos en favor de la persona. Por su parte, las pruebas de­
rivadas (aunque lícitas en sí mismas) deben anularse cuando
aquellas de las que son fruto resultan inconstitucionales. Así, los
medios de prueba que deriven de la vulneración de derechos fun­
damentales no deben tener eficacia probatoria, pues de lo con-
trario se trastocaría la garantía de presunción de inocencia, la
237
cual implica que nadie puede ser condenado si no se comprue-
ba plenamente el delito que se le imputa y la responsabilidad

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


penal en su comisión, circunstancia que necesariamente implica
que las pruebas con las cuales se acreditan tales extremos, deben
haber sido obtenidas lícitamente.155

PRINCIPIO DE IGUALDAD EN EL PROCESO PENAL. SU AL­


CAN­CE. En el proceso penal, el equilibrio de los sujetos proce-
sales es de suma importancia, pues deben concedérseles iguales
condiciones procesales de manera que ninguno quede en esta-
do de indefensión, y si bien es cierto que este principio no está
previsto expresamente en algún numeral concreto del Código
Federal de Procedimientos Penales, también lo es que se consig-
na implícitamente en su artículo 206, en cuanto prevé que todo
aquello que se ofrezca como prueba –en términos del artículo
20, apartado A, fracción V, de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, en su texto anterior a la reforma
publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de
2008– debe admitirse, siempre y cuando sea conducente y no
vaya contra derecho a juicio del Juez o del tribunal, lo que signi-
fica que los medios probatorios ofrecidos por ambas partes
procesales deben valorarse con el mismo estándar o idénticas
exigencias de juicio para generar convicción. Así, cuando la infor-
mación que brinda un medio probatorio es imprecisa, parcial o
genera duda porque adolece de claridad y da lugar a que el Juez
le reste valor, no es válido que tal estándar sólo aplique para una
de las partes, ya que el mérito o valor de convicción del medio
probatorio está sujeto a la libre apreciación del Juez, pero es

155
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro III,
diciembre de 2011, Tomo 3, p. 2058, Tesis: 1a./J. 140/2011 (9a.), Registro: 160500.
inadmisible que los medios de prueba de la misma índole –ofre­
cidos por ambas partes– tengan un estándar de valoración dis­
tinto, según se trate del actor o del demandado, del órgano
ministerial o del acusado, pues ello atentaría contra las garantías
de justicia imparcial, de equidad procesal y de correcta funda-
mentación y motivación.156

Amparo directo 9/2008. 12 de agosto de 2009. Mayoría de cua-


238 tro votos. Disidente: Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José
Ramón Cossío Díaz. Secretario: Miguel Enrique Sánchez Frías.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

PRUEBA ILÍCITA. EL DERECHO A UN DEBIDO PROCE-


SO COM­PRENDE EL DERECHO A NO SER JUZGADO A
PARTIR DE PRUEBAS OBTENIDAS AL MARGEN DE LAS
EXIGENCIAS CONSTITUCIONALES Y LEGALES. Exigir la nu-
lidad de la prueba ilícita es una garantía que le asiste al inculpado
durante todo el proceso y cuya protección puede hacer valer
frente a los tribunales alegando como fundamento: (i) el artícu-
lo 14 constitucional, al establecer como condición de validez de
una sentencia penal, el respeto a las formalidades esenciales del
procedimiento, (ii) el derecho de que los Jueces se conduzcan
con imparcialidad, en términos del ar­tículo 17 constitucional y
(iii) el derecho a una defensa adecuada que asiste a todo incul-
pado de acuerdo con el artículo 20, fracción IX de la Constitu-
ción Política de los Estados Unidos Mexicanos. Si se pretende el
respeto al derecho de ser juzgado por tribunales imparciales y
el derecho a una defensa adecuada, es claro que una prueba cuya
obtención ha sido irregular (ya sea por contravenir el orden
constitucional o el legal), no puede sino ser considerada invá-
lida. De otra forma, es claro que el inculpado estaría en condi-
ción de desventaja para hacer valer su defensa. Por ello, la regla
de exclu­sión de la prueba ilícita se encuentra implícitamente
prevista en nuestro orden constitucional. Así mismo, el artículo
206 del Código Federal de Proce­dimientos Penales establece, a
contrario sensu, que ninguna prueba que vaya contra el derecho
debe ser admitida. Esto deriva de la posición preferente de los

156
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
noviembre de 2009, p. 410, Tesis: 1a. CC/2009, Registro: 165,943.
derechos fundamentales en el ordenamiento y de su afirmada
condición de inviolables.157
Amparo directo 9/2008. 12 de agosto de 2009. Mayoría de cua-
tro votos. Disidente: Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José
Ramón Cossío Díaz. Secretario: Miguel Enrique Sánchez Frías.

REPARACIÓN DEL DAÑO. ES LEGAL LA SENTENCIA CON­ 239


DENATORIA QUE LA IMPONE AUNQUE EL MONTO CO-
RRESPONDIENTE PUEDA FIJARSE EN EJECUCIÓN DE ÉSTA.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


El artículo 20, apartado B, fracción IV, de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos establece como garantía indi­
vidual de las víctimas u ofendidos de un delito, la reparación del
daño para asegurar de manera puntual y suficiente la protección
a sus derechos fundamentales y responder al reclamo social
frente a la impunidad y a los efectos del delito sobre aquéllos,
garantizando que en todo proceso penal tengan derecho a una
reparación pecuniaria por los daños y per­juicios ocasionados por
la comisión del delito, para lograr así una clara y plena reivindi­
cación de dichos efectos en el proceso penal; destacando la
circunstancia de que el Constituyente reguló los fines preventi-
vos con los indemnizatorios del procedimiento penal, al exigir
para la libertad del inculpado una caución suficiente que garanti-
ce la reparación de los daños y perjuicios, lo cual confirma que
en todo procedimiento penal debe tutelarse como derecho del
sujeto pasivo del delito, la indemnización de los perjuicios ocasio-
nados por su comi­sión, a fin de reconocerle la misma importan-
cia a la protección de los derechos de la víctima que a los del
inculpado, conciliando una manera ágil para reparar el daño cau-
sado por el delito. De lo anterior se concluye que la reparación
del daño tiene el carácter de pena pública y, por ende, al ser
parte de la condena impuesta en el procedimiento penal, debe-
rá acreditarse en éste y no en otro; sin embargo, su quántum
no es parte de la sentencia condenatoria, sino que es una con-
secuencia lógica y jurídica de ésta, porque lo que se acredita en
el procedimiento penal es el derecho del ofendido o la víctima

157
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
noviembre de 2009, p. 413, Tesis: 1a. CLXXXVI/2009, Registro: 165,933.
para obtener la reparación del daño con motivo del ilícito per-
petrado en su contra; de ahí que cuando el Juez no cuente con
los elementos necesarios para fijar en el fallo el monto corres-
pondiente, podrá hacerlo en ejecución de sentencia, por así per-
mitirlo el citado precepto constitucional.158
Contradicción de tesis 97/2004-PS. Entre las sustentadas por los
Tribunales Colegiados Primero y Segundo, ambos en Materia
240 Penal del Sexto Circuito. 24 de agosto de 2005. Cinco votos.
Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria:
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Rosalía Argumosa López.

DOLO, CARGA DE LA PRUEBA DE SU ACREDITAMIENTO.


Del artículo 8o. del Código Penal Federal, se desprende que
los delitos pueden ser dolosos o culposos. El dolo no es más
que la conciencia y voluntad de realizar el tipo objetivo de un
delito, por ello constituye un elemento del mismo, en los deli-
tos de carácter doloso. De ello que, con base en los principios de
debido proceso legal y acusatorio –recogidos en el sistema puni­
tivo vigente–, íntimamente relacionados con el principio de pre-
sunción de inocencia –implícitamente reco­nocido por la Carta
Magna–, se le imponga al Ministerio Público de la Federación la
carga de la prueba de todos los elementos del delito, entre ellos,
el dolo. En efecto, el principio del debido proceso legal implica
que un inculpado debe gozar de su derecho a la libertad, no
pudiendo privársele del mismo, sino cuando existan suficientes
elementos incriminatorios y se siga un proceso penal en su
contra, en el que se respeten las formalidades esenciales del
procedimiento y se le otorgue una defensa adecuada, que cul-
mine con una sentencia definitiva que lo declare plenamente
responsable en la comisión de un delito. Por su parte, el prin-
cipio acusatorio establece que corresponde al Ministerio Público
la función persecutoria de los delitos y la obligación (carga) de bus­
car y presentar las pruebas que acrediten la existencia de éstos.
Dichos principios resguardan, de forma implícita, el principio uni-
versal de presunción de inocencia consistente en el derecho de

158
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo. XXIII,
marzo de 2006, p. 170, Tesis: 1a./J. 145/2005, Registro: 175,459.
toda persona, acusada de la comisión de un delito, a ser consi-
derada como inocente en tanto no existan pruebas sufi­cientes
que destruyan dicha presunción, esto es, que demuestren la
existencia de todos los elementos del tipo así como de su plena
responsabilidad en la comisión del delito y que justifiquen una sen­
tencia condenatoria en su contra. Así pues, los citados principios
dan lugar a que el indiciado no esté obligado a probar la licitud
de su conducta cuando se le imputa la comisión de un delito, en 241
tanto que no tiene la carga de probar su inocencia sino que es
al Ministerio Público a quien incumbe probar los elementos

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


constitutivos del delito –entre ellos el dolo– y la plena respon-
sabilidad penal del sentenciado.159
Contradicción de tesis 68/2005-PS. Entre las sustentadas por el
Primer Tribunal Colegiado del Quinto Circuito y el Primer Tribu-
nal Colegiado del Octavo Circuito. 3 de agosto de 2005. Cinco
votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Miguel
Enrique Sánchez Frías.

REPARACIÓN DEL DAÑO. LOS DOCUMENTOS PRIVA-


DOS CONSISTENTES EN PRESUPUESTOS QUE CONTIE-
NEN GASTOS FUTUROS, CUANDO ESTÉN RATIFICADOS
Y ADMINICULADOS CON EL RESTANTE ACERVO PRO-
BATORIO, SON APTOS PARA FIJAR EL MONTO DE AQUÉ-
LLA (LEGISLACIÓN DE LOS ESTADOS DE VERACRUZ Y DE
BAJA CALIFORNIA). De con­formidad con el artículo 20, apar­
tados A, fracción I, y B, fracción IV, de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, el derecho que tiene la vícti­
ma o el ofendido a que le sean reparados el daño y los perjuicios
causados por la comisión del delito tiene el rango de garantía
individual. Por otra parte, de acuerdo con los ar­tículos 53 y 56
del Código Penal para el Estado de Veracruz, así como con los
diversos 32 y 33 del Código Penal para el Estado de Baja Cali-
fornia, la reparación del daño tiene el carácter de pena pública,
pero su pago no está supeditado a que la víctima o el ofendido
hayan tenido que erogar gastos con anterioridad al dictado de la

159
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIII,
marzo de 2006, p. 204, Tesis: 1a. CVIII/2005, Registro: 175,607.
sentencia condenatoria, ya que pueden existir casos en que los
efectos producidos por la conducta delictiva requieran la eroga-
ción de ciertos gastos que no pueden sufragarse durante la
tramitación del procedimiento penal, o bien, porque dichos efec­
tos trascienden aun después del dictado de la sentencia. En estos
casos, aunque se está en presencia de gastos futuros que inde-
fectiblemente deben erogarse después de dictada la sentencia,
no puede afirmarse que sean de realización incierta, pues si se
242
acredita que el daño causado al sujeto pasivo está vinculado
con el despliegue de la conducta delictiva y la plena responsa-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

bilidad del inculpado, en principio es correcto condenar al pago


de la reparación del daño. En consecuencia, las documentales
privadas, consistentes en presupuestos que contienen los gastos
que tiene que realizar la víctima o el ofendido, son aptas para
fijar el monto de la reparación del daño, siempre y cuando sean
ratificadas y estén corroboradas con el restante acervo probato-
rio; sin que lo anterior deje en estado de indefensión al sujeto
activo del delito, en virtud de que podrá ejercer con toda opor-
tunidad su derecho de defensa respecto a tales documentos.160
Contradicción de tesis 50/2004-PS. Entre las sustentadas por el
Primer Tribunal Colegiado del Décimo Quinto Circuito y el Tri-
bunal Colegiado en Materia Penal del Séptimo Circuito, actual-
mente Primer Tribunal Colegiado de la misma materia y circuito.
17 de noviembre de 2004. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva
Meza. Secretario: Jaime Flores Cruz.

PRUEBA INDICIARIA. EL ARTÍCULO 286 DEL CÓDIGO FE-


DERAL DE PROCEDIMIENTOS PENALES QUE REGULA SU
VALORACIÓN, NO VIOLA LA GARANTÍA DE AUDIENCIA.
El sistema de valoración contenido en el citado artículo, en vir-
tud del cual se faculta a los tribunales para apreciar en conciencia
el valor de los indicios hasta poder considerarlos como prueba
plena, según la naturaleza de los hechos y el enlace lógico y natu­
ral más o menos necesario que exista entre la verdad conocida
y la que se busca, no viola la garantía de audiencia establecida en
el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos

160
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXI,
febrero de 2005, p. 197, Tesis: 1a./J. 128/2004, Registro: 179,203.
Mexicanos, en su modalidad de formalidades esenciales del pro-
cedimiento. Lo anterior es así, porque en la citada disposición
secundaria el legislador recoge la tradición que ha exis­tido en el
sistema procesal mexicano en relación con el sistema de libre
apreciación de la prueba, en el cual, si bien se otorgan facultades
al juzgador para que haga una valoración personal y concreta del
material probatorio, también debe entenderse que establece
como requisito obligado que exponga los razonamientos que
243
haya tenido en cuenta para valorar jurídicamente la prueba,
cumpliendo con las reglas fundamentales a que se somete la

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


prueba circunstancial, es decir, que se encuentren probados los
hechos de los cuales se deriven presunciones y que exista un
enlace natural más o menos necesario entre la verdad conocida
y la que se busca.161
Amparo directo en revisión 881/2000. 17 de abril de 2001.
Cinco votos. Ponente: Juventino V. Castro y Castro. Secretario:
Javier Carreño Caballero.
Amparo directo en revisión 1168/2002. 2 de octubre de 2002.
Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Juan N. Silva Meza.
Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria:
Rosaura Rivera Salcedo.
Amparo directo en revisión 1607/2002. 8 de enero de 2003.
Cinco votos. Ponente: Juventino V. Castro y Castro. Secretario:
Javier Carreño Caballero.

DUDA, PRINCIPIO DE. CUANDO DEJA DE EXISTIR. La tesis


número 121, publicada en la página 250 de la última compilación
al Sema­nario Judicial de la Federación, Segunda Parte, Primera
Sala, expresa que el problema de la duda sobre si el acusado
cometió o no el deli­to que se le imputa, es de la competencia
de los tribunales de instancia y no de los de amparo, que sólo
califican de la constitucionalidad de los actos reclamados. Por
lo tanto, si el ánimo del juzgador no se encontró en la indeter-
minación entre dos juicios contradictorios, pues inclinó su con-
vicción declarando probada la culpabilidad dejó de existir el

161
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVII,
junio de 2003, p. 199, Tesis: 1a. XXXV/2003, Registro: 184,045.
hecho psicológico de la indeterminación y por ende no puede
admitirse que violara la Constitución por no haber dudado.162
Amparo directo 251/65. Héctor Aranda Vidal. 2 de mayo de
1973. Cinco votos. Ponente: Alfonso López Aparicio.

POLICÍAS, VALOR PROBATORIO DE TESTIMONIOS DE.


Es infun­dada la afirmación en el sentido de que no debe dársele
244
valor pro­batorio a las declaraciones testimoniales rendidas por
los policías aprehensores del acusado, puesto que no es exacto
Suprema Corte de Justicia de la Nación

que exista parcialidad por parte de ellos, pues su función es la


investigación y esclare­cimiento de los hechos que puedan cons-
tituir un delito, lo que en sí mismo no implica parcialidad; y si per­
sonalmente intervinieron en la investigación y en la aprehensión
in fraganti del inculpado, lejos de desecharse tales testimonios,
deben tener un valor fundamental, por haber sido presenciales,
máxime en un caso en que esas declaraciones coinciden con
las primeras versiones dadas por el inculpado.163
Amparo directo 444/72. Ramón Rodríguez Rochin y otros. 14 de
junio de 1972. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Mario
G. Rebolledo F.

PRUEBA PRESUNTIVA. Para que la prueba presuntiva sea


plena, se necesita que existan cuando menos dos indicios que
tengan entre sí un enlace natural más o menos necesario,
que produzcan en el ánimo del Juzgador la convicción de la
culpabilidad del acusado, y se necesita, además, que cada indicio
esté plenamente probado.164
Amparo directo 4605/55. Por acuerdo de la Primera Sala, de
fecha 8 de junio de 1953, no se menciona el nombre del pro-
movente. 25 de junio de 1956. Mayoría de cuatro votos. Ponen-
te: Luis Chico Goerne.

162
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 53 Séptima Parte,
p. 37, Tesis: s/n, Registro: 246,003.
163
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tomo: 42 Segunda Parte,
p. 40, Tesis: s/n, Registro: 236,496.
164
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: CXXVIII, p. 659,
Tesis: s/n, Registro: 293,649.
PRESUNCIONES. La responsabilidad de un acusado puede com­
probarse tanto de manera directa como mediante presunciones
que requieren para su perfecta configuración, la concurrencia de
indicios que relacionados entre sí lógicamente establezcan una
conexión tan directamente clara entre el delito perseguido y el
acusado, que el juzgador necesariamente llegue a la convicción
de su culpabilidad.165

Amparo directo 5777/55. Por acuerdo de la Primera Sala, de


245
fecha 8 de junio de 1953, no se menciona el nombre del pro-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


movente. 24 de febrero de 1956. Cinco votos. La publicación
no menciona el nombre del ponente.

PRUEBA PRESUNTIVA EN MATERIA PENAL. Para que exista


la convicción legal de culpabilidad derivada de presunciones, es
indispensable que el juzgador cuente al menos con dos datos o
ele­mentos indubitables que, relacionados entre si, conduzcan
natural y lógicamente a la certeza de que el acusado es autor de
la infracción que se le imputa.166

Amparo penal directo 3387/54. Por acuerdo de la Primera Sala,


de fecha 8 de junio de 1953, no se menciona el nombre del
promovente. 10 de junio de 1955. Mayoría de tres votos. Disi-
dentes: Teófilo Olea y Leyva y Agustín Mercado Alarcón. La pu­
blicación no menciona el nombre del ponente.

PRUEBA PRESUNTIVA EN MATERIA PENAL. Cuando los in-


dicios que emergen de los elementos de prueba que obran en
el sumario tienen el carácter de necesarios, dado que exclu-
yen toda otra interpretación respecto de la identificación del
culpable y la convicción de certeza de su culpabilidad, constitu-
yen prueba plena.167

165
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: CXXVII, p. 702, Tesis:
s/n, Registro: 293,868.
166
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: CXXIV, p. 829, Tesis:
s/n, Registro: 294,466.
167
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: CXX, p. 1045, Tesis:
s/n, Registro: 295,888.
Amparo penal directo 4586/52. Por acuerdo de la Primera Sala,
de fecha 8 de junio de 1953. no se menciona el nombre del
promovente. 5 de junio de 1954. Unanimidad de cuatro votos.
Ponente: Teófilo Olea y Leyva.

PRUEBA PRESUNTIVA EN MATERIA PENAL, FACULTA-


246 DES DE LA CORTE PARA SUSTITUIR SU CRITERIO AL DEL
JUEZ DEL PROCESO. La soberanía que las autoridades del orden
penal tienen para apreciar en conciencia el valor de las presun-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ciones, no es limitada e intocable; y el Juez debe tener en cuenta


la naturaleza de los hechos, la prueba de ellos y el alcance más
o menos necesario entre la verdad conocida y la que se busca;
de suerte que si entre los hechos conocidos y acreditados y los
que tratan de probarse por medio indirecto, no hay una relación
más o menos necesaria y de cuya mayor fuerza de enlace no
pueda deducirse una presunción grave, digna de aceptarse,
después de un examen hecho con recto criterio, indu­dablemen­
te que se carece de base legal para formarse un juicio definitivo
con respecto a la culpabilidad de un causante; y si la prueba in-
directa obtenida, es el producto de indicios ineficaces, conforme
a lo dicho, para establecer conjuntamente apreciados la convic-
ción de culpabilidad, o si existen contradicciones que no fueron
considerados por el juzgador, la Suprema Corte tiene facultades
para calificar de irregular la prueba presuntiva así obtenida por
no haberse observado las reglas tutelares que deben regirla.168

Tomo XLIX, página 2437. Índice Alfabético. Amparo directo


2894/36. Ceballos Manuel. 14 de agosto de 1936. Unanimidad
de cuatro votos. Ausente: José M. Ortiz Tirado. Relator: Her­
milo López Sánchez.

Tomo XLIX, página 823. Amparo penal directo 3068/36.


Garza Valeriano. 6 de agosto de 1936. Unanimidad de cuatro
votos. Ausente: Daniel Galindo. Relator: Rodolfo Asiáin.

168
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: XLIX, p. 823, Tesis:
s/n, Registro: 311,514.
PROCESOS. Como la sociedad tiene interés en el esclare­
cimiento de los hechos delictuosos, en tanto la averiguación
encaminada a ello, se ajuste a lo previsto por el artículo 16 de la
Constitución, no puede decirse que existe violación de garantía
alguna.169
Amparo penal en revisión 3631/28. Tárnava Constantino de. 5 de
marzo de 1929. Unanimidad de cinco votos. La publicación no
menciona el nombre del ponente. 247

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


D. Explicación en términos coloquiales

Fracción I. El proceso penal (conjunto de pasos que se van


dando uno después del otro), busca (finalidad u objetivo) dejar
claro qué fue lo que sucedió en algún lugar (esclarecer los hechos
que se piensa son delictivos); proteger a las personas que son
inocentes, ya que no es suficiente que digan o que se crea que
alguien cometió un delito, porque ello pudo no ser así; castigar al
que realmente sea culpable y no dejarlo sin el castigo que se me-
rece; y que se le pague a quien haya sufrido un daño por la reali-
zación del delito (la víctima o el ofendido).

En otras palabras: "Con el tiempo y un ganchito".

Fracción II. Las pruebas, sin importar quién las haya presenta-
do, deben ser sopesadas por el Juez en forma libre (valoración
libre) sin que nadie le diga cuánto vale cada una de ellas, estando
obligado a señalar la ley aplicable y las razones o motivos que tuvo
para que algunas lo convencieran y otras no sobre lo que suce-
dió en determinado lugar (hecho), pero esto lo debe hacer habién­
dolo pensado bien (en forma racional), de tal manera que no

169
Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, Tomo: XXV, p. 1227, Tesis:
s/n, Registro: 315,559.
exista duda de que las cosas verdaderamente sucedieron en la
forma que cree (lógica).

En otras palabras: "El bien y el mal a la cara salen".

Fracción III. El Ministerio Público, al investigar reúne algunos


248
datos (casi pruebas) con los que trata de demostrar que se come-
tió un delito y que el indiciado pudo cometerlo (respaldar su
Suprema Corte de Justicia de la Nación

acusación), por lo que va ante el Juez de control o de garantías, ya


sea para que ordene que se detenga a dicha persona (orden de
aprehensión) o para que lo sujete a un proceso (auto de vincula-
ción a proceso).

Con esos datos (casi pruebas), el Juez de control o de garan-


tías, en el caso de que esté convencido, puede hacer lo que le
pide el Ministerio Público, pero nada más, porque no puede servir
para que otro Juez (del juicio oral), pueda dictar una sentencia
donde se declare culpable a la persona.

Los datos o elementos que presenta el Ministerio Público, úni-


camente los puede utilizar el Juez de control o de garantías para
cumplir con las tareas propias pero nadie más.

Cuando el Juez de control o de garantías, tomando en cuenta


dichos datos, cree que se cometió un delito y que una persona
pudo cometerlo, manda llamar a las partes (Ministerio Público,
defensor, imputado y a la víctima u ofendido), para decirles que
como no pudieron arreglar sus problemas de otra forma, tendrán
que irse a pelear a otro lugar (juicio), en donde podrán decir
(alegar) lo que más les convenga y ofrecer los elementos que apo­
yen la postura de cada una de ellas.
Se consideran realmente pruebas, que pueden ser utilizadas
para dictar una sentencia, las que se practican o desahogan ante
el Juez de juicio oral.

Así, por ejemplo, cuando el Ministerio Público durante la in­


ves­tigación tiene a un testigo que vio que se cometía el delito y
249
a quien tal vez lo hizo, cuenta con un dato que le servirá para
sostener la acusación ante el Juez de control o de garantías; pero

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


lo que diga dicho testigo se convertirá en prueba (testimonial),
cuando lo declare ante (audiencia) el Juez de juicio oral, en donde
cada una de las partes podrá hacerle preguntas para conocer lo
que realmente sabe.

Lo mismo puede decirse de un perito, quien puede dar su


opinión al Ministerio Público (por ejemplo, que una persona
murió como consecuencia de una herida de cuchillo), por lo que
contará con un dato más, pero se considerará prueba (pericial),
cuando vaya y declare ante el Juez de juicio oral todo lo que hizo,
de acuerdo a los estudios que tiene, para emitir su opinión. Las
partes pueden hacerle preguntas.

Así las cosas, todo lo que hay antes del juicio oral son datos
(para no afirmar antes de tiempo si una persona es inocente o
culpable), mientras que todo lo que se produce dentro del mismo
son consideradas pruebas (porque sólo así se está seguro de si
la persona es inocente o culpable).

En otras palabras: "No es lo mismo Chana que Juana".

Ahora bien, decimos que sólo se va a considerar prueba todo


lo que se haya producido en el juicio oral, pero hay casos en los
que no podrá hacerse así, porque existe algún problema, por
ejemplo, que la persona que vio cómo se realizó un delito esté
muy enferma y se crea que puede morir en poco tiempo, por lo
que ya no podría ir a declarar ante el Juez de juicio oral.

En estos casos, el Juez de control o de garantías puede tomar


250 la declaración al testigo y se presenta al juicio oral como prueba
testimonial (anticipada), por lo que únicamente se le daría lectura
Suprema Corte de Justicia de la Nación

a lo que dijo en presencia de las partes; son casos raros, que


pueden darse.

En otras palabras: "Más vale prevenir que lamentar".

Fracción IV. Quien primero conoce del asunto sobre el que el


Ministerio Público señala que se cometió un delito y cree que una
persona determinada lo realizó, es el Juez de control o de garan-
tías, quien si no existe un arreglo entre la partes, lo manda al Juez
de juicio oral (auto de apertura a juicio oral) quien va a escuchar
lo que diga cada una de ellas y analizará las pruebas que ofrezcan
para dictar sentencia.

La razón de que existan dos Jueces, tiene su explicación en


que como el Juez de control o de garantías ya conoció del asunto
durante la investigación, se necesita de otro Juez (de juicio oral),
que no esté influenciado (contaminado) por lo que hicieron las
partes en la investigación, pudiendo resolver (sopesando o valo-
rando las pruebas) sin favorecer a nadie indebidamente (imparcia-
lidad), ya que conoce por primera vez y toma en cuenta las pruebas
que se produjeron en su presencia.

En otras palabras: "Antes de juzgar a una persona, camina


tres lunas con sus mocasines".
Fracción V. El Ministerio Público es quien está obligado a pre-
sentar pruebas (carga de la prueba) que demuestren que una
persona es culpable de haber cometido un delito, por lo que a
dicha persona no le corresponde aportar las que demuestren su
inocencia.

251
A la persona siempre se le debe tener como inocente, tocán-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


dole al Ministerio Público presentar las pruebas para convencer al
Juez de que es lo contrario, es decir, culpable.

Debe señalarse que si bien le corresponde al Ministerio Públi-


co presentar las pruebas de cargo o inculpatorias, la persona de
quien se cree cometió el delito tiene derecho a desmentir tales
pruebas y ofrecer otras de su parte.

No se trata de que el Ministerio Público lleve todas las prue-


bas al proceso, sino que cuando ya fueron presentadas desde su
posición (acusadora), la persona (imputado) también pueda ofre-
cer, al igual que él, las que crea pueden servirle para defenderse.

El Ministerio Público y la persona que se cree cometió el deli-


to, deben tener las mismas o iguales oportunidades (derechos
procesales) para ofrecer pruebas (igualdad procesal).

En otras palabras: "A ver si como roncas duermes".

Fracción VI. Cualquiera de los Jueces que hemos menciona-


do, no puede tratar nada que se relacione con el asunto si no
están presentes todas las partes (principalmente el Ministerio
Público y el imputado), ya que de lo contrario mal podría resol-
ver unilateralmente (parcialmente) en favor de una de ellas sin
haber escuchado a la otra.

Por ejemplo, si el Ministerio Público no quiere que se acepte la


declaración de una persona, la cual desea ofrecer como prueba
el imputado, no puede tratarlo a solas con el Juez, sino que ambas
252
partes deben estar presentes para decir lo que más crean conve-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

niente, y siendo escuchados, pueda, resolverse en forma correcta


(imparcial).

En otras palabras: "No es bueno hablar de los ausentes".

Fracción VII. De los medios alternos de solución de los con-


flictos, como algunas formas de terminar anticipadamente los pro-
cesos, hablamos al tratar los temas relacionados con el artículo 17
constitucional; ahora nos referiremos al juicio abreviado.

El Juez de control o de garantías cuida la actuación del Minis-


terio Público en la investigación del delito y de la identidad de la
persona que se cree lo cometió y con los datos (casi pruebas) que
le aportan resuelve las peticiones del Ministerio Público; por ejem-
plo, una orden para agarrar o detener a una persona (orden de
aprehensión), una orden para entrar a un lugar o domicilio (orden
de cateo), una orden para mantener encerrada a una persona
mientras se le investiga (arraigo), sujetar a una persona a proceso
(auto de vinculación a proceso), tener detenida a una persona
mientras se le sigue el proceso (prisión preventiva), entre otros.

De esta manera, las partes en el proceso (Ministerio Público,


defensor, imputado y la víctima u ofendido), le aportan datos al
Juez de control o de garantías para que resuelva las diversas cosas
que se van solicitando.

Conviene recordar que los datos aportados al Juez mencio­


nado únicamente van a considerarse pruebas (testimonial, pericial,
documental, confesional), cuando sean practicadas o producidas
253
ante el Juez de juicio oral, pues es la única manera de que sean
tomadas en cuenta para el dictado de la sentencia en la que se

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


declare inocente o culpable a una persona.

Pero puede suceder, que las partes no quieran ir a pelear (en


el juicio) ante el Juez de juicio oral, sino que quieran negociar el
castigo (pena).

Por ejemplo, el Ministerio Público le dice a la persona que


cree cometió el delito: "mira, tengo todos estos elementos o
datos que voy a ofrecer como pruebas en el juicio oral, con los
que te voy a ganar y pediré que te apliquen una pena alta, mejor
vamos a ponernos de acuerdo y ante el Juez de control o de ga-
rantías, acepta que tú cometiste el delito y le solicito que te dé
una pena baja".

La persona que se cree cometió el delito, puede renunciar a


que sea juzgado en un juicio oral, si en forma voluntaria (sin que
nadie lo obligue) y con conocimiento de lo que está haciendo
(aceptando su responsabilidad y las consecuencias de tal acepta-
ción), existiendo datos o elementos que sean bastantes para
atribuirle un delito, puede decir: "Sí, voy a reconocer mi respon­
sabilidad (confieso) ante el Juez de control o de garantías y no
tiene caso que nos vayamos a pelear al juicio; pero eso sí te digo,
Ministerio Público, me cumples lo que me prometiste, y le vas a
decir a dicho Juez que al dictar sentencia me impon­ga una pena
baja como así lo habíamos acordado (negociación)".

El Juez de control o de garantías, tomando en cuenta el acuer-


do al que llegaron las partes, no se queda sin hacer nada, sino que
tiene que verificar si realmente existen los datos o elementos
254
para achacarle a la persona el delito (una cosa es aceptar y otra
probar lo aceptado), si los mismos no se obtuvieron en forma
Suprema Corte de Justicia de la Nación

indebida, por ejemplo, que se haya entrado a un domicilio (cateo)


sin la orden del Juez, o bien, si no se afectaron los derechos del
imputado.

Así, el Juez de control o de garantías llama a la partes para que


en su presencia (audiencia) manifiesten lo que crean convenien-
te; en­seguida dicta sentencia condenatoria en donde declara
culpable al imputado, aplicándole el castigo (pena) que pidió el
Ministerio Público.

En otras palabras: "Admisión de delito, relevo de prueba".

Fracción VIII. Cuando el Juez, especialmente el de juicio oral,


después de haber presenciado cómo se producían o practicaban
las pruebas en su presencia y de todas las partes, resuelve el asunto
(dicta sentencia), pero para ello debe sopesar (valorar) las pruebas.

El Juez después de sopesar la prueba, si decide dictar una


sentencia condenatoria en donde declare culpable a una perso-
na, debe estar sin ninguna duda convencido de ello (convicción); es
decir, de que lo que dijo la parte acusadora (Ministerio Público) que
sucedió (delito y quien lo cometió) en algún lugar (hecho), real-
mente fue así.
De esta manera, si el Juez cuando piensa en el asunto tiene
una duda (razonable) que pueda surgir del estudio de las prue-
bas ofrecidas por la parte acusadora (por ejemplo, que de ahí no
se desprenda que tal persona es culpable), o bien, de la falta
de las mencionadas pruebas (cuando no son suficientes), debe
dictar una sentencia (absolutoria) en donde declare inocente al
255
imputado.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


La duda no debe ser buscada para ver qué se encuentra o ser
producto de alguna fantasía producto de la imaginación del Juez,
sino la que lleva a cualquiera a detenerse antes de decidir un
asunto (juzgar).

En otras palabras: "Nada de lo humano nos es ajeno".

Fracción IX. Para que la policía y el Ministerio Público de-


muestren que se cometió un delito y que una persona lo realizó,
no deben hacerlo a cualquier precio o costo (pasando por encima
de las personas y sus derechos), aquí no encuadra la frase de que
"el fin justifica los medios" (de Nicolás Maquiavelo).

Todas las personas (ciudadanos) tenemos derechos que nos


protegen (por ejemplo, en nuestra vida, libertad, propiedad) que
las autoridades deben respetar (entre ellas la policía y el Ministerio
Público). También quienes se cree cometieron un delito son bene­
ficiarios de esos derechos.

Si la intención de la policía y del Ministerio Público es afectar


los derechos porque están investigando la comisión de un delito, lo
tienen que hacer de acuerdo con lo que autorice la Constitución
y la ley.
Así, por ejemplo, todos tenemos derecho a que ninguna per-
sona entre, sin el permiso respectivo, a nuestro domicilio, lo que
en el artículo 16 constitucional se llama "inviolabilidad de domici-
lio"; sin embargo, cuando se trata de la investigación de delitos, el
propio artículo permite a la policía y al Ministerio Público que
puedan entrar (cateo), pero no nada más porque sí, sino que debe
256 autorizarlo un Juez (recuérdese el de control o de garantías),
quien lo hace después de analizar los datos o elementos que le
Suprema Corte de Justicia de la Nación

presentaron dichas autoridades y de convencerse de que tal vez


se cometió o se está cometiendo un delito.

En estas condiciones, si la policía y el Ministerio Público entran


al domicilio de una persona cuando están investigando un delito,
pero no tienen la autorización de un Juez, las cosas que encuen-
tren y las personas que agarren o detengan, se entiende que lo
hicieron en forma ilegal (prueba ilícita), porque todos esos datos
o elementos los obtuvieron sin respetar lo que decía (en el ejem-
plo) la Constitución.

Lo mismo sucede en todos los casos, si en la investigación


de los delitos las autoridades obtienen datos o elementos (casi
pruebas), sin atender lo que tienen que hacer de acuerdo a lo que
establezcan la Constitución y la ley, lo hacen violando los dere-
chos (fundamentales) de las personas, por lo que esos datos o
elementos no pueden ser tomados en cuenta (tienen que excluir-
se) por ningún Juez (el de control o de juicio oral) al momento de
decidir cualquier cosa (orden de aprehensión, auto de vinculación
a proceso o dictado de una sentencia) que les solicite el Ministerio
Público.

En otras palabras: "La prueba de toda verdad reside, senci-


llamente, en su eficacia" (William James).
Fracción X. En el proceso penal se llevan a cabo muchos
actos en donde están presentes los Jueces (de control y de juicio
oral), así como las partes (Ministerio Público, defensor, imputado
y la víctima o el ofendido).

Todo lo que realizan las partes en presencia y por el Juez de


control, en un lugar y momento determinado, se le llama audien- 257
cias preliminares al juicio, es decir, lo que se realiza antes de que

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


se lleve a cabo el juicio oral (recuérdese, en donde se pelean las
partes y ofrecen pruebas y el Juez de juicio oral dicta sentencia).

En estas condiciones, lo que se quiere es que todas las audien-


cias, tanto las preliminares que se llevan a cabo por el Juez de
control o de garantías, como las del juicio realizadas por el Juez
de juicio oral, se hagan en forma oral (hablada), sean públicas
(donde toda persona, además de las partes, pueda entrar para ver
qué sucede), que se respete el principio de contradicción (que se
tenga la oportunidad de decir por qué no se está de acuerdo con
la otra parte), que todo se haga en forma concentrada (junta) y
continua (sin interrupciones) y, principalmente, que exista inme-
diación (que el Juez y no su secretario, sea quien esté presente
en la audiencia para que conozca bien el caso y de esta manera
resuelva correctamente lo que le piden las partes).

Por ejemplo, en una audiencia preliminar al juicio oral, el Juez


de control o de garantías debe tomar la declaración o dictar un
auto de vinculación a proceso a quien se cree cometió el delito
(imputado), pero debe hacerlo observando lo que se dijo ante-
riormente.

En otras palabras: "Todo es posible en esta vida, hasta que


un Juez haga justicia".
V.III. Apartado B, de los derechos
de toda persona imputada

A. Marco conceptual

1. Fracción I
1.1. Presunción de inocencia

D e la presunción de inocencia se derivan varias conse-


cuencias, a saber: primero, que la persona acusada no está
obligada a probar que es inocente, sino que es a la parte acu-
sadora –Ministerio Público o víctima– a quien incumbe la carga
de la prueba de los elementos constitutivos del delito y de la
culpabilidad del imputado; segundo, que el acusado no puede
ser obligado a declarar en su contra, razón por la cual las legis-
laciones internas no sólo prohíben recurrir a cualquier tipo de
coacción, presión o amenaza tendiente a provocar la confe-
sión del inculpado, sino que afectan de nulidad las confesiones
obtenidas por tales medios; tercero, que en caso de duda, ésta
bene­ficia al acusado, principio que expresa el adagio in dubio
pro reo, y, cuarto, que la persona acusada pero puesta en liber­
tad, sea por falta de méritos sea bajo caución, debe continuar
en libertad a pesar de que se hubiese interpuesto apelación
contra la decisión judicial correspondiente.170

170
259
Cfr. Diccionario Jurídico Mexicano, op. cit., p. 2519.
2. Fracción II
2.1. Derechos del imputado cuando es detenido

Las decisiones que afecten a derechos personales o procesales


del imputado no podrán ser adoptadas sin audiencia previa de
éste. Cuando la decisión haya afectado alguno de estos dere-
chos, el Juez o Tribunal que la adoptó deberá oírle en el plazo
260 más breve posible para modificarla, si hubiere lugar a ello.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

La persona sobre la que pese sospecha de parte de los órganos


de persecución, no podrá ser interrogada sin ser advertida,
previamente, que tiene el derecho a contar con la asistencia
de un abogado y a guardar silencio o a abstenerse de declarar
contra sí misma.

Asimismo, tendrá derecho a contar con un intérprete gratuito


en todas las fases del procedimiento

El imputado tiene el derecho irrenunciable a declarar libremente o


a guardar silencio sobre los hechos que se le atribuyan. No podrá
ser constreñido o inducido a confesar mediante violencia, amena-
za, engaño, recompensa u otro medio de efecto semejante.

Las pruebas obtenidas mediante la transgresión de los derechos


consa­grados en las reglas... no podrán ser utilizadas en el proceso.

Sin perjuicio..., el imputado, en todas las fases del procedimien-


to, y el condenado durante la ejecución de la condena tiene el
derecho a contar con un abogado de su libre elección. Igual-
mente, el impu­tado carente de medios tiene derecho a contar
con la asistencia de un abogado.

En aquellos procedimientos en los cuales las consecuencias jurídi-


cas puedan consistir, directa o indirectamente, en la privación de
libertad, la intervención del abogado será siempre necesaria.171

171
Cfr. Bacigalupo, Enrique, La Impugnación de los Hechos Probados en la Casa­
ción Penal: y otros estudios, Ed. AD·HOC, S.R.L, Buenos Aires, Argentina, 1994,
pp. 108 y 109.
3. Fracción III
3.1. Información sobre los hechos
y los derechos al imputado

El derecho a la defensa comprende genéricamente los si-


guientes derechos:

a) El derecho a ser oído, lo que supone el derecho a conocer el 261


contenido de los cargos que se le imputan y los antecedentes

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


que los fundan, a objeto de ejercer adecuadamente su dere-
cho a defenderse y a formular los planteamientos y alegaciones
que convengan a su defensa;

b) El derecho a controlar y controvertir la prueba de cargo;

c) El derecho a probar los hechos que él mismo invoca para


excluir o atenuar la reacción penal;

d) El derecho a valorar la prueba producida y exponer las razo-


nes, fácticas y jurídicas, para obtener del tribunal una sentencia
favorable, y

El derecho a defenderse personalmente o, si esto no le fuera


permitido, elegir un defensor para que lo represente o asista.172

3.2. Prestación de ayuda en la investigación


tratándose de delincuencia organizada

Ya tempranamente la Unión Europea se pronuncia en la materia


a través de una Resolución (CE) (del Consejo) de 20 de diciem-
bre de 1996 relativa a las personas que colaboran con el proceso
judicial en la lucha contra la delincuencia internacional organiza-
da, en la que se indica que los Estados deben alentar a las per-
sonas a colaborar en el proceso judicial, en particular aquellas
que participen o hayan participado en asociaciones para delinquir
u organizaciones criminales o en delitos característicos de la

172
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo I, pp. 226
y 227.
delincuencia organizada. Para ello invita a los Estados miembros
a considerar la concesión de beneficios a quienes rompan sus
vínculos con una organización delictiva, se esfuercen en evitar la
continuación de las actividades delictivas o ayuden a las auto­
ridades policiales o judiciales a reunir elementos de prueba de-
cisivos para la averiguación de los hechos y la identificación o
detención de los autores del delito.
262
También recomendaba la adopción de medidas de protección
Suprema Corte de Justicia de la Nación

adecuadas para estas personas y sus familiares y allegados. Lo cier­


to, sin embargo, es que sólo en materia de dos de los delitos
característicos del crimen organizado, el terrorismo y el narcotrá­
fico, se ha llegado a hacer una propuesta concreta en la materia,
que no es vinculante a los Estados. La primera en adoptarse fue
en la Decisión-marco (CE) sobre la lucha contra el terrorismo del
Consejo de la Unión Europea de 13 de junio de 2002 (2002/ 475/
JAI) se dispone que los Estados podrán considerar la posibilidad
de reducir la pena (artículo 6) si el autor del delito:

a) abandona la actividad terrorista y

b) proporciona a las autoridades administrativas o judiciales in­


for­mación que éstas no hubieran podido obtener de otra forma
y que les ayude a:

i) impedir o atenuar los efectos del delito,


ii) identificar o procesar a los otros autores del delito,
iii) encontrar pruebas,
iv) impedir que se cometan otros delitos de los previstos en
los arts. 1 a 4.

Con la Decisión-marco 2004/ 757/JAI del Consejo relativa al


esta­blecimiento de disposiciones mínimas de los elementos
constitutivos de delitos y las penas aplicables en el ámbito del
tráfico ilícito de drogas, de 25 de octubre de 2004, los Estados
comunitarios han llegado por fin a un acuerdo sobre las líneas
básicas de los delitos de tráfico de drogas. La armonización con­
cierne además a las conductas tipificadas y las penas mínimas
aplicables a otras cuestiones entre las que está la incentivación
de la colaboración con la justicia penal de los coimputados.
Así, de acuerdo con el artículo 5, cada Estado miembro podrá
adoptar –como en el caso anterior la medida es facultativa–
las medidas necesarias para que las penas... puedan reducirse
cuando el autor del delito:

a) renuncie a sus actividades delictivas en el ámbito del tráfico


de drogas y sus precursores, 263

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


b) proporcione a las autoridades administrativas o judiciales in-
formación que éstas no habrían podido obtener de otra mane-
ra, ayudándoles a:

i) prevenir o atenuar los efectos del delito,


ii) descubrir o procesar a los otros autores del delito,
iii) encontrar pruebas, o
iv) impedir que se cometan otros delitos de los considerados en
los artículos 2 y 3.

Existen no obstante propuestas para formular una norma pre-


mial sobre colaboradores de la justicia en relación con la crimi-
nalidad orga­nizada en general. En 2001 un grupo de profesores
dirigidos por el profesor V. Militello a través del Max-Planck-
Institut de Derecho Penal de Friburgo (Alemania) elabora una
propuesta normativa en este sentido en el marco de un trabajo
de investigación auspiciado por la Unión Europea.

De acuerdo con la misma, "a los fines de una lucha efectiva


contra la criminalidad organizada y de prevención de futuros
hechos delictivos, así como de privación a las organizaciones cri­
minales de sus recursos económicos", a los miembros de las
organizaciones criminales, así como a los autores o partícipes de
un hecho delictivo organizado "les serán concedidos ciertos bene­
ficios a discreción del Juez o fiscal, que podrán consistir en la no
persecución, atenuación o no imposición de pena por su propia
contribución al hecho" siempre que "comuniquen a las autori­
dades competentes encargadas de la persecución del delito sus
conocimientos sobre:
- hechos criminales graves cometidos o planeados por una
asociación criminal,

- la composición, estructura y funcionamiento de la asocia-


ción criminal,

- sus conexiones nacionales o internacionales,


264
- o circunstancias que puedan ser útiles para privar a estas
asociaciones de los medios económicos legalmente obteni-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

dos y de sus beneficios siempre que con ello

- contribuyan a la evitación de futuros hechos delictivos o

- ayuden de modo concreto a las autoridades encargadas de


la per­­secución del delito a adquirir conocimientos decisivos
para el esclare­cimiento de los hechos ocurridos, la investi­
gación o la cap­tura de los autores o los partícipes de la aso-
ciación criminal o del hecho delictivo organizado".

Como vemos, la propuesta es muy amplia y contempla tanto la


simple rebaja de la pena como su exclusión total, así como
la incardinación de la figura en un contexto procesal, median-
te la opción de la renuncia a la persecución. La colaboración
puede versar así mismo sobre una amplia variedad de informa-
ciones –no sólo sobre el descubrimiento de hechos delictivos–
y no se exige, como no lo hacen las dos decisiones marco antes
citadas, la autoinculpación.173

4. Fracción IV
4.1. Prueba pertinente

Prueba impertinente es aquella que no guarda relación alguna


con los hechos materia de la acusación o los alegados por la
defensa, esto es, que no existe ninguna relación, lógica o jurídica,

173
Cfr. Sánchez García de Paz, Isabel, "El Coimputado que colabora con la Justicia
Penal: con atención a las reformas introducidas en la regulación española por las
Leyes Orgánicas 7/ y 15/200", Ed. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología,
Universidad de Valladolid, España, 2005, pp. 11 a 13.
entre el hecho y el medio de prueba. La admisibilidad de prueba
pertinente o relevante es una exigencia del principio de econo-
mía procesal: ningún orde­namiento jurídico admite el derroche
de actividades procesales consistentes en la introducción de
pruebas que a priori se presentan inútiles para la determinación
de los hechos. Es importante distinguir que no sólo es pertinen-
te o relevante la prueba sobre los hechos materia de la acusa-
ción o la defensa (prueba directa) sino que también puede serlo 265
la prueba sobre hechos secundarios, esto es, de los que puedan
lógicamente derivarse consecuencias probatorias del hecho

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


principal (prueba indirecta).

La pertinencia no sólo es un requisito para la prueba de cargo,


pues si el acusado ha esgrimido una defensa que se opone
activamente a la del Ministerio Público (por ejemplo, alega legí-
tima defensa), no podrá ofrecer prueba para acreditar hechos
incompatibles o no pertinentes con esa línea de defensa. La prue­ba
ha de ser manifiestamente impertinente; ello significa que la im­
pertinencia de la misma aparezca en forma evidente, de la sola
lectura de los escritos de acu­sación y defensa presentados por
las partes en la fase escrita de la etapa de preparación del juicio
oral o de la defensa verbal efectuada por el acusado al inicio de
aquélla. No obstante, el debate que precede a la resolución ju-
risdiccional puede mostrar la relación existente entre prueba y
hecho. En tal caso, será el Juez quien deberá resolver fundada-
mente con base a las argumentaciones planteadas en la audien­
cia. Su tarea involucra un juicio de anticipación hipotética en un
doble sentido: por un lado debe conjeturar que la prueba ofre-
cida tenga un resultado positivo y que, por tanto, sea capaz de
producir elementos de conocimiento sobre el hecho a determi-
nar. Esta conjetura sería suficiente para afirmar la pertinencia o
relevancia de la prueba que se propone para acreditar el hecho
o hechos principales del caso. Tratándose de hechos secunda-
rios, en cambio, debe presuponerse también un resultado posi-
tivo y verificarse si tal hecho puede constituirse en la premisa de
una posible inferencia relativa a algún hecho principal.174

174
Cfr. Horvitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián, op. cit., Tomo II, pp. 45
y 46.
5. Fracción V
5.1. Casos de excepción a la
publicidad de las audiencias

El principio de publicidad y de acceso a la información, guardan


una relación indisoluble.

266 En relación con la información y principio de publicidad, el Tri-


bunal Constitucional Español, estableció: "… el principio de pu-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

blicidad de los juicios, garantizado por la Constitución (art. 20.1)


implica que éstos sean conocidos más allá del círculo de los
presentes en los mismos, pudiendo tener una proyección gene-
ral. Esta proyección no puede hacerse efectiva más que con la
asistencia de los medios de comunicación social, en cuanto tal
presencia les permite adquirir la información en su misma fuente
y transmitirla a cuantos (...) están en la posibilidad de hacerlo (...).
En este sentido, no resulta adecuado entender que los re­
presentantes de los medios de comunicación social, al asistir a
las se­siones de un juicio público, gozan de un privilegio gracioso
y discrecional, sino lo que se ha calificado como tal es un dere-
cho preferente atribuido en virtud de la función que cumplen, en
aras del deber de información constitucionalmente garantizado"
(STC 30/1982, FJ4).

El principio de publicidad, se desdobla en dos dimensiones, una


que se relaciona con todo procedimiento jurisdiccional, por
lo que atañe propiamente a las partes, ambas deben tener acce­
so a la información que se vaya generando para poder hacer
valer sus derechos en litigio conforme más les convenga; siendo
la otra, en donde terceros tienen interés en acceder a la infor-
mación respectiva.

De esta manera, el principio de publicidad, en sus dos dimensio-


nes, implica que los actos de las autoridades estarán sometidos
al control mediante la opinión pública, de ahí que se aluda a la
publicidad de los actos de gobierno y la transparencia de la ad­
mi­nistración, como consecuencia de ello, transparencia de la
información pública gubernamental, derivándose el derecho de
parti­cipación de los ciudadanos en la vida pública.
Ahora bien, no obstante existir dicha relación entre el principio
de publicidad y el acceso a la información (dicho concepto en-
tendido desde su doble naturaleza: individual y social), su ejer-
cicio genera conflictos o colisiones de derechos de diversa
índole per­tenecientes a diferentes ciudadanos (desde nuestra
perspectiva, todos los derechos tienen sus límites que en muchas
ocasiones tienen que ser delineados analizando caso por caso),
que tienen que ser resueltos por la vía de la ponderación y bajo 267
el sustento del principio de proporcionalidad, o bien, buscando
su limitación.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


La ponderación puede hacerse desde dos ámbitos: a través del
ejercicio legislativo traducido en normas contenidas en los dife-
rentes órdenes jurídicos nacionales o internacionales y en las
determinaciones que emiten lo entes facultados por las leyes de
la materia cuando resuelven cada caso concreto sometido a su
potestad.

No debe soslayarse el problema también existente que genera


que los medios de comunicación masivos en el ejercicio de un
supuesto derecho a la información, de informar o de expre-
sión, indepen­dientemente de que pueden vulnerar los derechos
individuales al honor, a la intimidad, a la imagen, genera los deno­
minados "juicios paralelos" o "penas de banquillo", en donde
además de adelantar criterios (prejuzgar) sobre los casos que
habrán de resolver los órganos jurisdiccionales, quienes en muchas
ocasiones tienen que cargar con el peso que ello implica, influ-
yen en la opinión de la sociedad, pero lo más grave, es que
ponen en riesgo la vida e integridad física de los ciudadanos (al
respecto, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Infor-
mación Pública Gubernamental, en su artículo 13, fracción IV, dis­
pone: "Como información reservada podrá clasificarse aquélla
cuya difusión pueda:…IV. Poner en riesgo la vida, la seguridad o
la salud de cualquier persona,…"), puesto que los exhiben ante
todo el mundo con la justificación de que tuvieron la primicia
en la información con la finalidad de aumentar los índices de
audiencia.

Estimamos, que el derecho a la información, de informar e im-


prenta, en algunos casos ha llegado al grado de convertirse en
un espectáculo en donde se exhiben, como si fuera una pasa­
rela, a los integrantes de la organizaciones delictivas, testigos de
los hechos y ciudadanos que no guardan relación con hechos
ilícitos. Pero eso no es todo, dichos integrantes toman repre-
salias hasta el grado de privar de la vida.

Lo anterior, sin que pase inadvertido que si bien existe un incre-


268 mento desmesurado de la delincuencia, la misma es magnificada
por los me­dios de comunicación;175 informan casi exclusiva-
mente de casos penales porque así satisfacen el interés de sus
Suprema Corte de Justicia de la Nación

lectores, aunque sea a costa de desfigurar la realidad de la admi-


nistración de justicia, en otras palabras, aprovechan la fascinación
que existe de lo criminal,176 mancillando el "interés de la justicia"
(entendida como una forma de evitar que la aplicación de la
justicia reciba interferencias de la opinión pública en la sociedad
en que está inmersa.177

Además, debe agregarse que si bien la ciencia del derecho tiene


su propio lenguaje técnico, como lo tienen otras ciencias, la
forma en que se divulga la información a través de los medios
masivos de comu­nicación, en algunas ocasiones, no es muy
afortunada, porque con­funden conceptos y figuras jurídicas (en
los diversos medios de comunicación hemos visto o escuchado
que se concedió el amparo a un ciudadano, cuando en realidad
únicamente se resolvió respecto de la suspensión provisional o
definitiva del acto reclamado); de ahí que propugnemos por
traducir el Derecho en un correcto español (el Derecho en es-
pañol), que tomando en cuenta la intención de respeto de los
derechos que corresponden a todos, permee en los comunica-
dores (se podrían crear instrumentos o protocolos desde el
Poder Judicial de la Federación, para que todas las personas que

175
Véase: Moreno Hernández, Moisés, Política Criminal y Reforma Penal,
CEPOLCRIM, México, 1999, p. 91.
176
Cfr. Winfried, Hassemer y Muñoz Conde, Francisco, Introducción a la Crimi-
nología y al Derecho Penal, Tirant lo Blanch, Valencia, España, 1989, p. 31.
177
Al respecto, véase: Zepeda Lecuona, Guillermo, Principio de Publicidad y
Derecho a la Información en la Averiguación Previa en México, Documento de
Trabajo Elaborado para el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública,
México, 2006, en preparación editorial, p. 3.
sean o no profanas del derecho, lo puedan comprender evitando
la distorsión de la información y los prejuicios, contribuyendo de
esta manera a una cultura de la información).

No debe olvidarse, que los códigos de ética de los periodistas


han sido un instrumento muy valioso en la lucha por maximizar
el derecho a la información, minimizando la afectación de dere-
chos de la sociedad.178 269

5.2.Valor de las actuaciones realizadas en

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


la averiguación previa (casos de excepción
en delincuencia organizada)

Se puede señalar, teoréticamente, dos modelos "puros" de inves­


tigación preliminar: uno altamente formalizado, burocrático, docu­
men­tado, durante el cual se recoge la prueba de cargo que será
utilizada en contra del imputado, el cual, por otra parte, prácti-
camente carece de facultades de control sobre los actos que se
realicen, y otro, en el cual el órgano encargado de la persecución
penal –distinto a aquel que controlará la legalidad de sus actos–
recoge, en forma ágil e informal, aquellos elementos que le per-
mitan fundar solamente su pretensión de llevar al investigado a
juicio: en este último modelo, la única prueba de cargo admisi-
ble –salvo excepciones– es aquella que se pro­duce durante la
etapa contradictoria, pudiendo ser ampliamente confrontada por
el imputado. Términos como "declaración indagatoria", "proce-
sado", etcétera, son inherentes al primero de los modelos des-
critos, y absolutamente desconocidos para el segundo

Entre ambos sistemas existe una amplia gama de matices. Así,


la Ordenanza Procesal Penal alemana adoptó inicialmente un
proce­dimiento preparatorio complejo, parcialmente formaliza-
do, en el que coexistían la investigación preliminar en manos

178
Ibid. p. 46.
Como ejemplos de proyectos de códigos de ética, se podrían consultar las direccio­
nes electrónicas siguientes: http//raultrejo.tripod.com/Mediosensayos/Codigoetica.
htm, Raúl Trejo Delarbre. Un código de ética para los medios mexicanos y
http://www.mexicanadecomunicación.com.mx/Tables/RMC/rmc86/etica.html,
Armando Ramírez. Ética y profesionalización en el periodismo mexicano.
del Ministerio Público con una eventual instrucción formal, en
manos de un Juez de instrucción; ambos institutos tenían como
única finalidad, precisamente, el determinar si existía fundamen-
to suficiente para llevar el caso a la etapa de juicio, careciendo
la evidencia recolectada durante la investigación previa, como
principio general, de toda eficacia probatoria para la sentencia
recaída en el debate. Las posteriores modificaciones al texto
270 de la OPP acentuaron aún más el carácter meramente preli-
minar de esta fase del procedimiento penal, eliminando la ins-
trucción formal, y acotando la investigación a la preparación del
Suprema Corte de Justicia de la Nación

ejercicio de la acción penal en manos del Ministerio Público.


Éste es, también, el camino seguido por el nuevo Codice di
Proce­dura Penale italiano, que prescinde del Juez de instruc-
ción, tal como la concibiera la legislación procesal de 1913 y
1930, encomendándole la investigación preliminar al Minis­
terio Público, y reservando para el órgano jurisdiccional la rea­
lización de actos definitivos e irreproducibles, así como el
ejercicio de la coerción procesal contra el imputado.179

En materia de delincuencia organizada se crean más excepcio-


nes que le otorgan el carácter de derecho especial, pues ten-
drán valor probatorio las actuaciones de la fase de investigación
no obstante que las pruebas no se reproduzcan en el juicio por
razones de seguridad para testigos o víctimas.180

6. Fracción VI
6.1. Registros de la investigación
(carpeta de investigación)

La investigación es la primera de las fases en la etapa preliminar,


bien se podría decir que es el inicio de todo proceso. En esta
fase el agente de Ministerio Público realizará todos los actos de
investigación necesarios para descubrir la verdad sobre los hechos
materia de la denuncia o querella. Dirigirá la investigación bajo
control jurisdiccional en los actos que así lo requieran, vigilará

179
Cfr. Roxin, Claus, et al, El Ministerio Público en el Proceso Penal, Ed. AD·HOC,
S.R.L., Buenos Aires, Argentina, 1993, pp. 210 y 211.
180
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 221.
que la policía cumpla con los requisitos de legalidad de los
actos de investigación que lleve a cabo.

El agente del Ministerio Público tiene el deber, cuando tenga


cono­cimiento de la existencia de un hecho que revista caracte-
res de delito, de investigar y promover la persecución penal.
Una vez iniciada la investigación el agente del Ministerio Público
actuará en un doble sentido, por una parte como administrador 271
de la carpeta de investiga­ción, y por otro como encargado de la
conducción jurídica de hechos.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


En la carpeta de investigación se incluirá un registro cronológico
y ordenado de las diligencias que practique el agente del Minis-
terio Público, dejando constancia de las actuaciones que realice
utilizando al efecto cualquier medio que permita garantizar la fide­
lidad e inte­gridad de la información, así como el acceso a ella por
quienes de acuerdo a la ley, tuvieren derecho a exigirlo. Dicha
carpeta debiera contener:

- Acuerdo de inicio de la investigación.

- Informes de la policía y peritos.

- Análisis de la escena de los hechos.

- Constancia de aseguramiento y embalaje de indicios.

- Establecimiento preliminar de la teoría del caso.

- Entrevista y fe pública de los objetos y personas.

- Acuerdo de determinación, con solicitud para la formulación


de la imputación

La constancia de cada actuación deberá contener por lo me­


nos: la indicación de la fecha, hora lugar de realización, de los
servidores pú­blicos y demás personas que hayan intervenido,
así como una breve relación de sus resultados.

En los casos de actuaciones policiales, la policía levantará un re-


gistro en el que consignará los elementos que conduzcan al
esclarecimiento de los hechos y cualquier otra circunstancia que
pudiere resultar de utilidad para la investigación, dejando cons-
tancia de las instrucciones recibidas del Ministerio Público. Es im­
portante señalar que estos registros no podrán reemplazar a las
declaraciones de los agentes de policía en el debate. La policía
ministerial tendrá las siguientes facultades y obligaciones:

272 - Recibir noticias de los hechos presuntamente constitutivos


del delito y recopilar información sobre los mismos.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

- Confirmar la información que reciba, cuando ésta provenga


de una fuente no identificada.

- Prestar el auxilio que requieran las víctimas u ofendidos


valién­dose de los protocolos o disposiciones especiales.

- Cuidar que los rastros e instrumentos del delito sean con-


servados.

- Entrevistar a los testigos presumiblemente útiles para descu-


brir la verdad.

- Practicar las diligencias orientadas a la individualización física


de los autores y partícipes del hecho.

- Recabar los datos que sirvan para la identificación del


imputado.

- Reunir toda información de urgencia que pueda ser útil al


agente del Ministerio Público.

- Realizar inspecciones personales sobre el detenido y recoger


los objetos que tenga en su poder. Levantará un inventario
de las mismas, que será firmado por él, si así lo considera
conveniente, y las pondrá a disposición del agente del Minis-
terio Público.181

181
Cfr. Bardales Lazcano, Erika, Guía para el Estudio de la Reforma Penal en
México, Ed. MaGister, México, 2010, pp. 91 a 93
7. Fracción VII
7.1. Juicios rápidos

Si lo que se quiere son juicios rápidos, por qué conservar esta


fracción tal como está actualmente; sería mejor reducir los plazos
a dos y seis meses, sin perjuicio de que se privilegie la garantía
de defensa sobre este derecho.182
273
8. Fracción VIII

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


8.1. Defensor desde el momento de la detención

La CPR, en su art. 19, No. 3, inciso 2°, prescribe: "Toda persona


tiene derecho a defensa jurídica en la forma que la ley señale y
ninguna autoridad o individuo podrá impedir, restringir o pertur-
bar la debida intervención del letrado, si hubiere sido reque­
rida. Tratándose de los integrantes de las Fuerzas Armadas y de
Orden y Seguridad Pública, este derecho se regirá en lo concer-
niente a lo administrativo y disciplinario, por las normas perti-
nentes de sus respectivos estatutos. La Ley arbitrará los medios
para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a quienes no pue-
dan procurárselos por sí mismo".

Según la doctrina constitucional chilena tradicional, esta garan-


tía se traduciría en que toda persona tiene el derecho de soli­
citar y con­seguir la intervención de un abogado para la defensa
de sus derechos, actuación que debe permitirse no solamente
ante los Tribunales de Justicia, sino que ante cualquier órgano
jurisdiccional o autoridad.

Acorde con dicha doctrina, la intervención del letrado debe ser


la "debida", caracterizando ésta como una actuación pertinente
y respetuosa, conforme al procedimiento que la ley señale para
el asunto o, en todo caso, acorde a las exigencias de un racional
y justo proce­dimiento, que el abogado podría exigir ante cual-
quier atropello o menoscabo, o en defecto de norma expresa, de
acuerdo a lo que ya analizamos algunas líneas más arriba.183

182
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 48.
183
Cfr. Chahuán Sarrás, Sabas, op. cit., p. 25.
9. Fracción IX
9.1. Libertad mientras se sigue el proceso, cuando la prisión
preventiva excede el plazo máximo de pena que fije la ley
para el delito, que en ningún caso será superior a dos años

Por otra parte, se establecen nuevas reglas para limitar la prisión


pre­ventiva; se prevé, además, la limitación de que no podrá
274 exceder el máximo de pena privativa de libertad del delito de
que se trate, pues ya existe una nueva regla de duración máxima
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de esta medida cautelar, consistente en que la prisión preventiva


no dure más de dos años si la demora es imputable al Estado;
en el caso, se estima que debió incluirse en el cómputo de la
prisión, el tiempo del arraigo, cuya insti­tución ahora recogen
expresamente las reformas constitucionales.184

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

a) Fracción I

En el dictamen, se menciona que "en el orden jurídico mexica-


no ya está reconocido el principio de presunción de inocencia en
virtud de que el país ha suscrito diversos instrumentos internacio-
nales que expresamente lo consagran como garantía".

b) Fracción II

De acuerdo al dictamen mencionado, en dicha fracción, se prevé


el derecho a declarar o a guardar silencio; se sigue señalando que:

La garantía de la declaración preparatoria tradicionalmente ha


sido la figura empleada en nuestro entorno para permitir que el

184
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., p. 94.
imputado pueda contestar al cargo formulado por la parte acu-
sadora. Se consi­dera necesario rediseñar este derecho para los
efectos de darle un alcance más genérico, no sujeto a limitacio-
nes de tiempo –las tradicionales 48 horas cuando existía con-
signación con detenido–, ni con las formalidades tan excesivas
que ahora se exigen. El derecho consis­te en declarar, en el
momento en que el imputado lo desee, o a guar­dar silencio, sin
que este úl­timo pueda ser usado como indicio de culpabilidad 275
en contra del imputado. El momento específico que se haga

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


exigible este de­recho es precisamente la detención.

c) Fracción III

De conformidad con dicha fracción, se debe dar a conocer al


imputado desde el momento en que es detenido o en su primera
comparecencia ante el Ministerio Público o el Juez, los hechos que
se le imputan y los derechos que le asisten.

En la misma fracción, vuelven a permear normas de contenido


excepcional para el caso de delincuencia organizada, ya que podrá
autorizarse mantener en reserva el nombre y datos del acusador.

Asimismo, de acuerdo al dictamen, "se prevé la posibilidad de


otorgar beneficios a quienes colaboren eficazmente en la perse-
cución de la delincuencia organizada".

d) Fracción IV

En términos del dictamen, en la fracción mencionada se:

… establece el ya existente derecho a ofrecer la prueba perti-


nente. Una de las piezas centrales del derecho a la defensa
lo constituye el derecho al ofrecimiento de prueba. El modo
como se diseña este derecho consiste en establecer la condi-
ción de oportunidad para el ofrecimiento de prueba y también
el auxilio que se pudiera requerir para obtener la compare­
cencia de testigos.

e) Fracción V

Para comprender el alcance de lo previsto en dicha fracción,


276 también debemos acudir a lo que, al respecto, se dijo en el dicta-
men, a saber:
Suprema Corte de Justicia de la Nación

... prevé el derecho de ser juzgado en audiencia pública por un


órgano jurisdiccional unitario o colegiado. El juicio oral es el hori­
zonte último de toda la estructura del sistema de justicia penal.
Sólo la existencia y efectividad de las garantías del juicio hacen
viable y legí­timo, desde una perspectiva democrática, la exis­
tencia de otras institucio­nes como las salidas alternas, las formas
anticipadas de termi­nación de casos y la procedencia del proce-
dimiento abreviado. Sin la existencia del juicio oral sería válida la
crítica que muchos enderezan en contra de la denominada jus-
ticia negociada o por consenso, en el sentido de que admite un
proceso penal sin prueba y sin verdad. No obstante, la posibi-
lidad de un juicio con garantías como derecho fundamental del
imputado permite hacer una anticipación de lo que en él ocurri-
rá y determinar la mejor forma en que se quiere enfrentar la
persecución penal. Quien se sepa inocente optará siempre por
un juicio oral para que se le absuelva.

[Se sigue considerando que:]

La publicidad puede no obstante limitarse. En ocasiones es


necesario limitar la publicidad de los juicios para los efectos de
proteger bienes de superior jerarquía, es decir, cuando ello sea
indispensable para la protección de las víctimas, de los testigos o
de menores de edad. La res­tricción de la publicidad no debe por
supuesto traducirse en la afectación del derecho a la defensa.

La protección de datos personales de terceros, como el caso


de los secretos industriales, podrá también ser considerada
para los efectos de restringir la publicidad de los juicios.
Debe finalmente señalarse que al ser la restricción de la publi­
cidad una excepción a una regla general con contenido de ga-
rantía, deberá a su vez ser decretada limitadamente, es decir, en
el grado estrictamente necesario para cumplir con la finalidad de
protección.

[En dicha fracción, también se establece que]


277
… tratándose de delincuencia organizada, las actuaciones realiza-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


das en la fase de investigación podrán tener valor probatorio,
cuando no puedan ser reproducidas en juicio o exista riesgo para
testigos o víc­timas; sin soslayar el derecho del imputado de obje-
tarlas o impugnarlas y de ofrecer las pruebas correspondientes.

f) Fracción VI

En dicha fracción, se prevé el derecho a la información, res-


pecto de lo cual también se establece una regla y su respectiva
excepción.

La regla es que al imputado se le proporcione oportunamente


toda la información necesaria para que ejerza su derecho a la con­
tra­dicción y a la defensa; se explica en el dictamen, que la:

... información de la investigación cumplida deberá revelarse al


impu­tado si éste es detenido; en el momento de ser citado en
calidad de probable responsable; o bien cuando se le vincule a
proceso. A partir de esos momentos se le deberán proporcio-
nar todos los datos que el imputado solicite para su defensa y
que obren en los registros de la investigación.

La excepción consiste en que se puede decretar la reserva,


con la finalidad de salvaguardar el éxito de la investigación y siempre
que sea oportunamente revelado para no afectar el derecho de
defensa.
g) Fracción VII

En dicha fracción se preservan las reglas anteriores para que


una persona sea juzgada.

278 h) Fracción VIII


Suprema Corte de Justicia de la Nación

En la fracción de referencia, se alude al derecho a una defensa


adecuada.

Lo que se destaca es que únicamente un abogado puede llevar


a cabo actos de defensa, eliminándose la figura jurídica de la per-
sona de confianza.

i) Fracción IX

En la mencionada fracción se establecen diversas reglas rela-


cionadas con la prisión preventiva, siendo las siguientes:

- No podrá exceder el máximo de pena privativa de


libertad del delito de que se trate.

- No podrá ser superior a dos años, salvo que su prolongación


se deba al ejercicio del derecho de defensa del imputado.

En el caso de que no se haya dictado sentencia en dicho tér-


mino, el imputado será puesto en libertad de inmediato, pero no
absoluta, sino mientras se sigue el proceso, pudiéndose imponer
otras medidas cautelares.
C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

INFORMACIÓN CONFIDENCIAL. LÍMITE AL DERECHO DE


ACCESO A LA INFORMACIÓN (LEY FEDERAL DE TRANS-
PARENCIA Y ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA GU­
BER­NAMENTAL). Las fracciones I y II del segundo párrafo del
artículo 6o. de la Constitución Política de los Estados Unidos 279
Mexicanos, establecen que el derecho de acceso a la informa-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


ción puede limitarse en virtud del interés público y de la vida
privada y los datos personales. Dichas fracciones sólo enuncian
los fines constitucionalmente válidos o legítimos para establecer
limitaciones al citado derecho, sin embargo, ambas remiten a la
legislación secundaria para el desarrollo de los supuestos especí-
ficos en que procedan las excepciones que busquen proteger
los bienes constitucionales enunciados como límites al derecho
de acceso a la información. Así, en cumplimiento al mandato
constitucional, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la
Información Pública Gubernamental establece dos criterios bajo
los cuales la información podrá clasificarse y, con ello, limitar el
acceso de los particulares a la misma: el de información confi-
dencial y el de información reservada. En lo que respecta al
límite previsto en la Constitución, referente a la vida privada y
los datos personales, el artículo 18 de la ley estableció como
criterio de clasificación el de información confidencial, el cual
restringe el acceso a la información que contenga datos perso-
nales que requieran el consentimiento de los individuos para su
difusión, distribución o comercialización. Lo an­terior también
tiene un sustento constitucional en lo dispuesto en el segundo
párrafo del artículo 16 constitucional, el cual reconoce que el
derecho a la protección de datos personales –así como al acce-
so, rectificación y cancelación de los mismos– debe ser tutelado
por regla general, salvo los casos excepcionales que se prevean
en la legislación secundaria; así como en la fracción V, del apar-
tado C, del artículo 20 constitucional, que protege la identidad y
datos personales de las víc­timas y ofendidos que sean parte en
procedimientos penales. Así pues, existe un derecho de acceso a
la información pública que rige como regla general, aunque limi-
tado, en forma también genérica, por el de­recho a la protección
de datos personales. Por lo anterior, el acce­so público –para todas
las personas independientemente del interés que pudieren tener–
a los datos personales distintos a los del propio solicitante de
información sólo procede en ciertos supuestos, reconocidos
expresamente por las leyes respectivas. Adicionalmente, la infor­
mación confidencial puede dar lugar a la clasificación de un
docu­mento en su totalidad o de ciertas partes o pasajes del mis­
280 mo, pues puede darse el caso de un documento público que
sólo en una sección contenga datos confidenciales. Por último, y
conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la ley, la restricción
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de acceso a la información confidencial no es absoluta, pues


puede permitirse su difu­sión, distribución o comercialización si
se obtiene el consentimiento expreso de la persona a que haga
referencia la información.185
Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa
y Protección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo
de Larrea. Secre­tario: Javier Mijangos y González.

INFORMACIÓN RESERVADA. LÍMITE AL DERECHO DE AC-


CESO A LA INFORMACIÓN (LEY FEDERAL DE TRANSPA-
RENCIA Y ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA GU-
BERNAMENTAL). Las fracciones I y II del segundo párrafo del
artículo 6o. de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, establecen que el derecho de acceso a la informa-
ción puede limitarse en virtud del interés público y de la vida
privada y los datos personales. Dichas fracciones sólo enuncian
los fines constitucionalmente válidos o legítimos para estable-
cer limitaciones al citado derecho, sin embargo, ambas remiten
a la legislación secundaria para el desarrollo de los supuestos
específicos en que procedan las excepciones que busquen pro-
teger los bienes constitucionales enunciados como límites al de­
recho de acceso a la información. Así, en cumplimiento al man-
dato constitucional, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a
la Información Pública Gubernamental establece dos criterios
bajo los cuales la información podrá clasificarse y, con ello, limitar

185
Tesis aislada VII/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
el acceso de los particu­lares a la misma: el de información confi-
dencial y el de información reservada. En lo que respecta al límite
previsto en la Constitución, re­ferente a la protección del interés
público, los artículos 13 y 14 de la ley establecieron como crite-
rio de clasificación el de información reservada. El primero de
los artículos citados establece un catálogo genérico de lineamien­
tos bajo los cuales deberá reservarse la in­formación, lo cual proce­
derá cuando la difusión de la información pueda: 1) compro­ 281
meter la seguridad nacional, la seguridad pública o la defen­sa
nacional; 2) menoscabar negociaciones o relaciones internaciona­

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


les; 3) dañar la estabilidad financiera, económica o monetaria del
país; 4) poner en riesgo la vida, seguridad o salud de alguna
persona; o 5) cau­sar perjuicio al cumplimiento de las leyes, pre-
vención o verifi­cación de delitos, impartición de justicia, recau-
dación de contribucio­nes, control migratorio o a las estrategias
procesales en procedimientos jurisdiccionales, mientras las reso-
luciones no causen estado. Por otro lado, con un enfoque más
preciso que descriptivo, el artículo 14 de la Ley Federal de Trans­
parencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental con-
tiene un catálogo ya no genérico, sino específico, de supuestos
en los cuales la información también se considerará reservada:
1) la que expresamente se clasifique como con­fidencial, reserva-
da, comercial reservada o gubernamental reservada; 2) secretos
comercial, industrial, fiscal, bancario, fiduciario u otros; 3) averi­
guaciones previas; 4) expedientes jurisdiccionales que no hayan
causado estado; 5) procedimientos de responsabilidad adminis-
trativa sin resolución definitiva; o 6) la que contenga opiniones,
recomendaciones o puntos de vista de servidores públicos y
que formen parte de un proceso deliberativo en el cual aun no
se hubiese adoptado una decisión definitiva. Como evidencia el
listado anterior, la ley enunció en su artículo 14 supuestos que,
si bien pueden clasificarse dentro de los lineamientos genéricos
establecidos en el artículo 13, el legislador quiso destacar de modo
que no se presentasen dudas respecto a la necesidad de consi-
derarlos como información reservada.186
Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa
y Protección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-

186
Tesis aislada VIII/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo
de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.

DERECHO A LA INFORMACIÓN. ACCESO A LAS AVERI-


GUACIONES PREVIAS QUE INVESTIGUEN HECHOS QUE
CONSTITUYAN GRAVES VIOLACIONES A DERECHOS
HU­MANOS O DELITOS DE LESA HUMANIDAD. En mate-
282 ria de derecho a la infor­mación pública, la regla general en un
Es­tado democrático de derecho debe ser el acceso y máxima
Suprema Corte de Justicia de la Nación

publicidad de la información. Sin embargo, la regla general pre-


senta algunas excepciones, las cuales, por mandato constitucio-
nal, deben estar previstas en leyes en sentido formal y material. Una
de estas excepciones es el caso de las averiguaciones previas,
cuyo contenido debe considerarse como estrictamente reserva-
do, en términos de lo dispuesto en el artículo 16 del Código
Federal de Procedimientos Penales, y de los artículos 13, frac-
ción V, y 14, fracción III, de la Ley Federal de Transparencia y
Acceso a la Información Pública Gubernamental. Ahora bien,
esta limi­tante tampoco puede considerarse como absoluta y
presenta una excepción –de modo que estamos ante una ex-
cepción a la excepción– consistente en que, de conformidad
con lo dispuesto en el último párrafo del artículo 14 de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gu-
bernamental, no puede alegarse el carácter de reservado cuan-
do la averiguación previa investigue hechos constitutivos de
graves violaciones a derechos humanos o delitos de lesa huma-
nidad. Las averiguaciones previas se mantienen reservadas en
atención a que la difusión de la información contenida en ellas
podría afectar gravemente la persecución de delitos y, con ello, al
sistema de impartición de justicia. A pesar de lo anterior, la ley
previó como excepción a la reserva de las averiguaciones pre-
vias aquellos casos extremos en los cuales el delito perseguido
es de tal gravedad que el interés público en mantener la averi-
guación previa en reserva se ve superado por el interés de la
sociedad en su conjunto de conocer todas las diligencias que se
estén llevando a cabo para la oportuna investigación, detención,
juicio y sanción de los responsables. Estos casos de excepción son
las investigaciones sobre graves violaciones a derechos humanos
y delitos o crímenes de lesa humanidad. Esta Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación recuerda que el Tribunal
Pleno reconoció en la tesis jurisprudencial P./J. 54/2008, el doble
carácter del derecho de acceso a la información, como un dere-
cho en sí mismo, pero también como un medio o instrumento
para el ejercicio de otros derechos. En este sentido, el Tribunal
Pleno destacó que el derecho de acceso a la información es la
base para que los gobernados ejerzan un control respecto del
funcionamiento institucional de los poderes públicos, por lo cual 283
se perfila como un límite a la exclusividad estatal en el manejo
de la información y, por ende, como una exigencia social de

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


todo Estado de Derecho. En virtud de lo anterior, cobra una
especial relevancia la necesidad de permitir el acceso a la infor-
mación que conste en averi­guaciones previas que investiguen
hechos que constituyan graves viola­ciones a derechos humanos o
crímenes de lesa humanidad, pues estos supuestos no sólo afec-
tan a las víctimas y ofendidos en forma directa por los hechos
antijurídicos, sino que ofenden a toda la sociedad, precisamente
por su gravedad y por las repercusiones que implican.187
Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa
y Protección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar
Lelo de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.

DELITOS O CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD. SU CON-


CEPTO PARA EFECTOS DEL DERECHO DE ACCESO A
LA INFORMACIÓN DE LA AVERIGUACIÓN PREVIA QUE
LOS INVESTIGA. De conformidad con el artículo 14 de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gu-
bernamental, no puede alegarse el carácter de reservado cuan-
do la averiguación previa investigue hechos constitutivos de
graves violaciones a derechos humanos o delitos de lesa huma-
nidad. A fin de que el intérprete determine si un caso concreto
se ubica en el supuesto de excepción relativo a los delitos de
lesa humanidad y deba dar acceso a la averiguación previa co-
rrespondiente, es necesario que atienda, a nivel federal, al Título
Tercero del Código Penal Federal, el cual tipifica como delitos

187
Tesis aislada IX/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
contra la humanidad, en su artículo 149, a la violación a los debe-
res de huma­nidad respecto de prisioneros y rehenes de guerra
y, en su artículo 149 bis, al genocidio. Adicionalmente, es nece-
sario tener en cuenta que el Estado mexicano ratificó el Estatuto
de Roma de la Corte Penal Internacional, adoptado en la capital
italiana el 17 de julio de 1998. Asimismo, el 31 de diciembre de
2005, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto
284 por el cual se promulgó dicho Estatuto. Esta Primera Sala obser-
va que el artículo 7o. del Estatuto de Roma de la Corte Penal
Internacional, norma vigente en el orde­namiento jurídico mexi-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

cano, define los delitos o crímenes de lesa humanidad y esta­


blece un catálogo sobre las conductas que deberán considerarse
como tales. Así, el asesinato; el exterminio; la esclavitud; la de-
portación o traslado forzoso de la población; la encarcelación u
otra privación grave de la libertad física en violación de normas
fundamentales de derecho internacional; la tortura; la violación,
escla­vitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esteri­
lización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable;
la perse­cución de un grupo o colectividad con identidad propia
fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, cultura­
les, religiosos, de género u otros motivos universalmente recono­
cidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional; la
desaparición forzada de personas; el crimen de apartheid, así
como otros actos inhumanos de carácter similar que causen
intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente
contra la integridad física o la salud mental o física, serán conside­
rados delitos o crímenes de lesa humanidad, tal y como los
define el apartado segundo del párrafo primero del ar­tículo
7o. del Estatuto de Roma. Asimismo, es importante señalar que
estos delitos serán considerados como crímenes de lesa huma-
nidad de conformidad con el Estatuto de Roma, únicamente
cuando se cometan como parte de un ataque generalizado o
sistemático contra una población civil y con conocimiento de
dicho ataque; entendiendo por ataque generalizado contra la
población civil la línea de conducta que implique la comisión de
actos mencionados en el catálogo de referencia contra una mul-
tiplicidad de personas dentro de dicha población; mientras que
por sistematizado debe entenderse que los actos se cometan de
conformidad con la política de un Estado o de una organización
de cometer esos actos o para promover esa política, es decir, en
seguimiento de un plan preconcebido, lo cual excluiría a aque-
llos actos cometidos al azar.188
Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa
y Protección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo
de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.

285
VIOLACIONES GRAVES A DERECHOS HUMANOS. SU
CON­­CEP­TO PARA EFECTOS DEL DERECHO DE ACCESO

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


A LA INFORMACIÓN DE LA AVERIGUACIÓN PREVIA QUE
LAS INVESTIGA. De conformidad con el artículo 14 de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gu-
bernamental, no puede alegarse el carácter de reservado cuando
la averiguación previa investigue hechos constitutivos de graves
violaciones a derechos humanos o delitos de lesa humanidad.
A fin de que el intérprete determine si un caso concreto se ubi­
ca en el supuesto de excepción relativo a las violaciones graves
a derechos humanos y deba dar acceso a la averiguación previa
correspondiente, es necesario que atienda a los lineamientos
sentados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y por la
Corte Interamericana de Derechos Humanos en esta materia.
Siguiendo los lineamientos establecidos por este alto tribunal,
para determinar que una violación a derechos humanos es
"grave" se requiere comprobar la trascendencia social de las
viola­ciones, lo cual se podrá determinar a través de criterios cuan­
titativos o cualitativos. El criterio cuantitativo determina la grave-
dad de las violaciones demostrando que tienen una trascendencia
social en función de aspectos medibles o cuantificables, tales
como el número, la intensidad, la amplitud, la generalidad, la fre-
cuencia o su prolongación en el tiempo, así como, evidentemen-
te, la combinación de varios de estos aspectos. Es lógico que el
criterio anterior no haya podido apli­carse a todos los casos,
razón por la cual esta Suprema Corte también ha entendido que
en algunos supuestos la trascendencia social de las violaciones se
puede demostrar mediante un criterio cualitativo, determinando
si éstas presentan alguna característica o cualidad que les dé una

188
Tesis aislada X/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
dimensión específica. En lo que respecta a la jurisprudencia de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ese tri­bunal ha
determinado que la "gravedad" radica, esencialmente, en que se
presenten las siguientes características: multiplicidad de viola-
ciones comprendidas dentro del fenómeno delictivo; especial
magni­tud de las violaciones en relación a la naturaleza de los
derechos afectados; y una participación importante del Estado,
al ser los actos cometidos por agentes estatales o con la aquies-
286
cencia, tolerancia o apoyo del Estado.189
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa


y Pro­tección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo
de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.

DESAPARICIÓN FORZADA DE PERSONAS. LOS HECHOS


CONS­TITUTIVOS DE ESTE DELITO SON VIOLACIONES
GRA­VES A LOS DERECHOS HUMANOS PARA EFEC­
TOS DEL DERECHO DE ACCESO A LA INFORMACIÓN
DE LA AVERIGUACIÓN PREVIA QUE LOS INVESTIGA. De
conformidad con la jurisprudencia de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos, la desapa­rición forzada de personas
constituye una violación múltiple de varios derechos protegidos
por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que
coloca a la víctima en un estado de completa indefensión, aca-
rreando otras vulneraciones conexas, siendo particularmente
grave cuando forma parte de un patrón sistemático o práctica
aplicada o tolerada por el Estado. En consecuencia, si en un caso
concreto, el fenómeno delictivo fue cometido por agentes esta-
tales e implicó la violación intensa a los derechos a la vida, la
integridad personal, la libertad y el reconocimiento a la perso­
nalidad jurídica de la víctima, no cabe duda que nos encontra-
mos ante una violación grave a los derechos humanos, por lo
que la autoridad ministerial, de conformidad con el artículo 14
de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información
Pública Gubernamental, debe garantizar el acceso a la averigua-
ción previa que investiga estos hechos.190

189
Tesis aislada XI/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
190
Tesis aislada XII/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
Amparo en revisión 168/2011. Comisión Mexicana de Defensa
y Protección de los Derechos Humanos, A.C. y otra. 30 de no-
viembre de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo
de Larrea. Secretario: Javier Mijangos y González.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. EL PRINCIPIO RELATIVO


ESTÁ CONSIGNADO EXPRESAMENTE EN LA CONSTITU-
287
CIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS,
A PARTIR DE LA REFORMA PUBLICADA EN EL DIARIO

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


OFICIAL DE LA FE­DERA­CIÓN EL 18 DE JUNIO DE 2008. La
Primera Sala de la Su­prema Corte de Justicia de la Nación ha
reiterado en diversos asuntos que el principio de presunción de
inocencia es un derecho universal que se traduce en que nadie
puede ser condenado si no se comprueba plenamente el delito
que se le imputa y la responsabilidad penal en su comisión, lo
que significa que la presunción de inocencia la conserva el incul-
pado durante la secuela procesal hasta que se dicte sentencia
definitiva con base en el material probatorio existen­te en los
autos. Por otra parte, el Tribunal en Pleno sustentó la tesis aisla-
da P. XXXV/2002, publicada en el Semanario Judicial de la Fe-
deración y su Gaceta, Novena Época, Tomo XVI, agosto de
2002, página 14, con el rubro: "PRESUNCIÓN DE INOCEN-
CIA. EL PRINCIPIO RELATIVO SE CONTIENE DE MANERA
IMPLÍCITA EN LA CONSTITUCIÓN FEDERAL.", en la que es-
tableció que en la Ley Suprema, vigente en ese entonces, no
estaba expresamente establecido el prin­cipio de presunción de
inocencia, pero de la interpretación armó­nica y sistemática de
sus artículos 14, segundo párrafo, 16, primer párrafo, 19, primer
párrafo, 21, primer párrafo, y 102, apartado A, segundo pá­rrafo,
se advertía que los principios constitucionales del debido proce-
so legal y el acusatorio resguardaban implícitamente el diverso
de presunción de inocencia. De ahí que el perfeccionamiento de
la justicia penal en nuestro país ha incidido en que este principio
se eleve expresamente a rango constitucional a partir de la re-
forma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de
junio de 2008, para quedar ahora contenido en el artículo 20,
apartado B, denominado: "De los derechos de toda persona
imputada", que en su fracción I, establece: "I. A que se presuma
su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante
sentencia emitida por el Juez de la causa".191
Amparo directo en revisión 2087/2011. 26 de octubre de 2011.
Cinco votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario:
Jorge Antonio Medina Gaona.

288 ORDEN DE APREHENSIÓN O AUTO DE VINCULACIÓN A


PROCESO. EL JUEZ DE DISTRITO PARA RESOLVER SOBRE
SU CONSTITUCIONALIDAD NO ADMITIRÁ NI TOMARÁ
Suprema Corte de Justicia de la Nación

EN CON­SIDERACIÓN DATOS QUE NO SE HUBIESEN TO-


MADO EN CUENTA POR EL JUEZ DE GARANTÍA PARA SU
EMISIÓN (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE CHIHUAHUA).
Conforme a lo esta­blecido por el artículo 36 del Código de Pro-
cedimientos Penales del Estado de Chihuahua, el Juez de garan-
tía está impedido para revisar la carpeta de investigación antes
de dictar sus resoluciones, salvo que exista una controversia
entre los intervinientes respecto al contenido de dicha carpeta;
sin embargo, no puede considerarse que dicha limitante resulte
extensiva para el Juez de amparo tratándose del proceso penal
acusatorio, para que éste pueda tener acceso a dicha carpeta de
investigación, ya que esa facultad deriva de lo dispuesto por el
primer párrafo del artículo 78 de la Ley de Amparo que dispone
que en las sentencias que se dicten en los juicios de amparo, el
acto reclamado se apreciará tal como aparezca probado ante
la autoridad responsable, y no se admitirán ni se tomarán en con-
sideración las prue­bas que no se hubiesen rendido ante dicha
autoridad para comprobar los hechos que motivaron o fueron
objeto de la resolución recla­mada, de ahí que sólo en el caso de
que el Juez de garantía hubiere tenido acceso a la carpeta de in­
vestigación, es que el Juez federal podrá imponerse de la misma,
pero solamente respecto de los datos que aquél haya tenido en
cuenta a fin de dilucidar la controversia. Ello es así, porque de
llegar a considerarse datos en que no se hubiera fundado la pe­
tición de una orden de aprehensión o que se hayan desahogado
en la audiencia de vinculación a proceso, se vulneraría lo dispuesto
por el último párrafo de la fracción V del apartado A del artícu-

191
Tesis aislada I/2012 (10a.). Pendiente de publicación.
lo 20 constitucional, en el sentido de que las partes tendrán
igualdad procesal para sostener la acusación o la defensa, res-
pectivamente; y con ello, el principio de contradicción que rige
el proceso penal acusatorio, que permite el equilibrio entre las
partes y conduce a un pleno análisis judicial de la contienda.192
Contradicción de tesis 160/2010. Entre las sustentadas por el
Primer Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa
del Décimo Séptimo Circuito y el Tribunal Colegiado del Déci- 289
mo Séptimo Circuito. 4 de mayo de 2011. Cinco votos. Ponen-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


te: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria: Beatriz
Joaquina Jaimes Ramos.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN, DERECHO A LA INFORMA-


CIÓN Y A LA INTIMIDAD. PARÁMETROS PARA RESOLVER,
MEDIANTE UN EJERCICIO DE PONDERACIÓN, CASOS
EN QUE SE ENCUENTREN EN CONFLICTO TALES DERE-
CHOS FUNDA­MENTALES, SEA QUE SE TRATE DE PERSO-
NAJES PÚBLICOS O DE PERSONAS PRIVADAS. La libertad
de expresión y el derecho a la información operan en forma
diversa tratándose de personajes públicos, quienes, como las
personas privadas, se encuentran protegidos constitucionalmen-
te en su intimidad o vida privada, por lo que podrán hacer valer
su derecho a la intimidad frente a las opiniones, críticas o infor-
maciones lesivas. La solución de este tipo de conflictos ameritará
un ejercicio de ponderación entre los derechos controvertidos, a
efecto de determinar cuál de ellos prevalecerá en cada caso. Así,
el interés público que tengan los hechos o datos publicados, será el
concepto legitimador de las intromisiones en la intimidad, en
donde el derecho a la intimidad debe ceder a favor del derecho
a comunicar y recibir información, o a la libertad de expresión
cuando puedan tener relevancia pública, al ser un ejercicio de
dichos derechos la base de una opinión pública libre y abierta en
una sociedad. Por consiguiente, en la solución al conflicto entre
la libertad de expresión y el derecho a la información, frente al
derecho a la intimidad o a la vida privada, deberá considerarse

192
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro I, octubre
de 2011, Tomo 2, p. 993, Tesis: 1a./J. 64/2011 (9a.), Registro: 160812.
el caso en concreto, a fin de verificar cuál de estos derechos
debe prevalecer distinguiéndose, en el caso de personas públi-
cas a la mayor o menor proyección de la persona, dada su propia
posición en la comunidad, así como la forma en que ella misma
ha modulado el conocimiento público sobre su vida privada.193
Amparo directo 6/2009. 7 de octubre de 2009. Cinco votos.
Ponente: Sergio A. Valls Hernández. Secretarios: Laura García
290 Velasco y José Álvaro Vargas Ornelas.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DERECHO A LA INFORMA-


CIÓN. SU ESPECIAL POSICIÓN FRENTE A LOS DERECHOS
DE LA PERSONALIDAD. La función colectiva o social de la liber­
tad de expresión y del derecho a la información debe tomarse
en cuenta cuidadosamente cuando tales libertades entran en
conflicto con otros derechos, típicamente con los llamados "de-
rechos de la personalidad", entre los que se cuentan los dere-
cho a la intimidad y al honor. La necesidad de que la relación
instrumental entre las libertades de expresión e información y el
adecuado desarrollo de las prácticas democráticas in­fluya en
la resolución de los conflictos de derechos que las involucran ha
llevado en ocasiones a hablar de una "posición especial" de las
mis­mas en las democracias constitucionales actuales. En cualquier
caso, la resolución de los conflictos entre las libertades citadas y
los derechos de la personalidad no parte cada vez de cero, sino
que el operar del sistema jurídico va esclareciendo paulatina-
mente las condiciones bajo las cuales un argumento puede ser
genuinamente presentado en nom­bre de la libertad de expre-
sión, o cómo ciertas pretensiones concretas pueden conectarse
argumentalmente con los fundamentos de determinadas formas
de protección legal y constitucional. Ello da origen a la forma-
ción de un abanico más o menos extenso de reglas acerca de
qué es y qué no es un equilibrio adecuado entre estos de­rechos
a la luz de las previsiones constitucionales aplicables. Las más
consensuadas de estas reglas están consagradas expresamente
en los textos constitucionales o en los tratados de derechos

193
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXI,
marzo de 2010, p. 928, Tesis: 1a. XLIII/2010, Registro: 164,992.
humanos –como la prohibición de censura previa que hallamos
en el artículo 7o. de la Constitución Federal o en el inciso 2 del
artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos
(que la permite sólo en casos excepcionales)– y otras van expli-
citándose a medida que los tribunales van resolviendo casos,
incluidos aquellos en los que se examina la constitucionalidad
de las reglas específicas contenidas en las leyes. No hay duda de
que el legislador democrático puede dar especificidad a los lími- 291
tes a las libertades de expresión e imprenta previstos genérica-
mente en la Constitución, y que ni siquiera el Código Penal o la

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Ley de Imprenta pueden ser excluidos de raíz de entre los me-
dios de que puede valerse a tal efecto, aunque cualquier regula-
ción operada mediante normas penales debe ser analizada con
extrema cautela. Sin embargo, también es indudable que la labor
de ponderación legislativa efectuada ha de ser compatible con
previsiones constitucionales que tienen fuerza normativa directa
y que no dan carta blanca a las autoridades públicas para desa-
rrollarlas, pues de lo contrario se pondría en riesgo el carácter
supralegal de los derechos fundamentales y se otorgarían atribu-
ciones extraordinarias al legislador ordinario.194
Amparo directo en revisión 2044/2008. 17 de junio de 2009.
Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretarios:
Francisca María Pou Giménez y Roberto Lara Chagoyán.

DERECHOS A LA INTEGRIDAD PERSONAL Y AL TRATO


DIG­ NO DE LOS DETENIDOS. ESTÁN TUTELADOS
CONSTITUCIONAL Y CONVENCIONALMENTE Y SON
EXIGIBLES INDEPENDIENTEMENTE DE LAS CAUSAS QUE
HAYAN MOTIVADO LA PRIVACIÓN DE LA LIBERTAD.
La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos esta-
blece en sus artículos 18, 19 y 20, apar­tado A, el derecho de los
detenidos a ser tratados con dignidad. Estos preceptos reco­
nocen diversos derechos de las personas detenidas y el trato al
que tienen derecho mientras se encuentran privados de su liber-
tad, como son el lugar donde se encontrará la prisión preventiva,

194
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXX,
diciembre de 2009, p. 286, Tesis: 1a. CCXVIII/2009, Registro: 165,761.
el plazo máximo de detención ante autoridad judicial, la presun-
ción de inocencia, la prohibición de ser incomunicados, torturados
o intimidados, así como sus prerrogativas durante el proceso.
Por otra parte, ha sido expresamente previsto en los artículos 5.2
de la Conven­ción Americana sobre Derechos Humanos y 10.1 del
Pacto Interna­cio­nal de Derechos Civiles y Políticos el derecho a
la integridad personal así como el derecho a que toda persona
292 privada de su libertad sea tratada humanamente y con el respe-
to debido a la dignidad inherente al ser humano. Por tanto, estos
derechos que asisten a los detenidos deben respetarse inde­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

pendientemente de las conductas que hayan motivado la priva-


ción de la libertad, así sea que puedan ser objeto de variadas y
limitadas modulaciones en específicas circunstan­cias, de modo
que su inobservancia es violatoria de derechos humanos.195
Dictamen que valora la investigación constitucional realizada
por la comisión designada en el expediente 3/2006, integrado
con motivo de la solicitud formulada para investigar violaciones
graves de garantías individuales. 12 de febrero de 2009. Once
votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretaria: María
Amparo Hernández Chong Cuy.

ACCESO A LA INFORMACIÓN. SU NATURALEZA COMO


GARANTÍAS INDIVIDUAL Y SOCIAL. El acceso a la infor­
mación se distingue de otros derechos intangibles por su doble
carácter: como un derecho en sí mismo y como un medio o
instrumento para el ejer­cicio de otros derechos. En efecto, ade-
más de un valor propio, la información tiene uno instrumental
que sirve como presupuesto del ejercicio de otros derechos y
como base para que los gobernados ejer­zan un control respecto
del funcionamiento institucional de los poderes públicos, por lo
que se perfila como un límite a la exclusividad estatal en el ma-
nejo de la información y, por ende, como una exigencia social de
todo Estado de Derecho. Así, el acceso a la información como
garantía individual tiene por objeto maximizar el campo de la
autonomía personal, posibilitando el ejercicio de la libertad de

195
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
enero de 2011, p. 26, Tesis: P. LXIV/2010, Registro: 163,167.
expresión en un contexto de mayor diversidad de datos, voces
y opiniones; incluso algunos instrumentos internacionales lo aso-
cian a la libertad de pensamiento y expresión, a las cuales descri­
ben como el derecho que comprende la libertad de buscar, recibir
y difundir informaciones e ideas de toda índole. Por otro lado, el
acceso a la información como derecho colectivo o garantía so-
cial cobra un marcado carácter público en tanto que funcional-
mente tiende a revelar el empleo instrumental de la información 293
no sólo como factor de autorrealización personal, sino como
mecanismo de control institucional, pues se trata de un de­recho

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


fundado en una de las características principales del gobierno re­
publicano, que es el de la publicidad de los actos de gobierno y
la transparencia de la administración. Por tanto, este derecho
resulta ser una consecuencia directa del principio administra­
tivo de transparencia de la información pública gubernamental
y, a la vez, se vincula con el derecho de participación de los
ciudadanos en la vida pública, protegido por la Constitución Polí­
tica de los Estados Unidos Mexicanos.196
Controversia constitucional 61/2005. Municipio de Torreón, Es-
tado de Coahuila. 24 de enero de 2008. Unanimidad de diez
votos. Ausente: José Ramón Cossío Díaz. Ponente: José de Jesús
Gudiño Pelayo. Secretaria: Carmina Cortés Rodríguez.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. ALCANCES DE ESE PRINCI­


PIO CONSTITUCIONAL. El principio de presunción de ino-
cencia que en materia procesal penal impone la obligación de
arrojar la carga de la prueba al acusador, es un derecho funda-
mental que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexi-
canos reconoce y garantiza en general, cuyo alcance trasciende
la órbita del debido proceso, pues con su aplicación se garanti-
za la protección de otros derechos fundamentales como son la
dignidad humana, la libertad, la honra y el buen nombre, que
podrían resultar vulnerados por actuaciones pena­les o disciplina-
rias irregulares. En consecuencia, este principio opera también
en las situaciones extraprocesales y constituye el derecho a

196
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXVII,
junio de 2008, p. 743, Tesis: P./J. 54/2008, Registro: 169,574.
recibir la consideración y el trato de "no autor o no partícipe" en
un hecho de carácter delictivo o en otro tipo de infracciones
mientras no se demuestre la culpabilidad; por ende, otorga el de­
recho a que no se apliquen las consecuencias a los efectos jurídi­
cos privativos vinculados a tales hechos, en cualquier materia.197
Amparo en revisión 89/2007. 21 de marzo de 2007. Cinco votos.
Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Marat
294 Paredes Montiel.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

DEFENSA ADECUADA. ALCANCE DE DICHA GARANTÍA


EN LA AVERIGUACIÓN PREVIA (INTERPRETACIÓN DE LA
FRACCIÓN II, EN RELACIÓN CON LAS DIVERSAS IX Y X
DEL AR­TÍCULO 20, APARTADO A, DE LA CONSTITUCIÓN
FEDERAL). Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación ha interpretado, en relación a los alcances de la
garantía de defensa adecuada en la averiguación previa a que se
refieren las fracciones IX y X del artículo 20 apartado A de la
Constitución Federal, que aquélla se actualiza desde el momen-
to en que el detenido es puesto a disposición del Ministerio
Público. Lo anterior implica que ninguna de las garantías del dete­
nido durante el proceso penal puede ser concebida como un
mero requisito formal, y para que pueda hacerse efectiva y per-
mitir su instrumentación requiere de la participación efectiva en
el procedimiento por parte del imputado desde que es puesto
a disposición del representante social. Por tanto, en lo que se
refiere a la frac­ción II del dispositivo citado, que establece que
la confesión rendida ante el Ministerio Público o Juez sin la asis-
tencia de su defensor carecerá de todo valor probatorio, esta
Prime­ra Sala considera que la "asistencia" no sólo debe estar
relacionada con la presencia física del defensor ante o en la
actuación de la autoridad ministerial, sino que la misma debe
interpretarse en el sentido de que la persona que es puesta a
disposición de la autoridad ministerial cuente con la ayuda efec-
tiva del asesor legal. En este sentido, el detenido en flagrancia, en
caso de que así lo decida, podrá entrevistarse con quien vaya a

197
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXV,
mayo de 2007, p. 1186, Tesis: 2a. XXXV/2007, Registro: 172,433.
fungir como su defensor inmediatamente que lo solicite y antes
de rendir su declaración ministerial. En consecuencia, la prime-
ra declaración rendida ante el Ministerio Público, estará viciada y
será ilegal cuando no se haya permitido la entrevista previa y en
privado con el defensor.198

BREVEDAD EN EL PROCESO. LA VIOLACIÓN A ESTA GA-


RANTÍA, CONTENIDA EN EL ARTÍCULO 20, APARTADO 295
A, FRACCIÓN VIII, DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL, NO

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


CONLLEVA LA EXTINCIÓN DE LA JURISDICCIÓN DEL
JUZGADOR. La circunstancia de que el Juez de la causa no
dicte sentencia condenatoria dentro de los plazos señalados en
el artículo 20, apartado A, fracción VIII, de la Constitución Polí-
tica de los Estados Unidos Mexicanos, con la consecuente vio-
lación de la garantía de brevedad en el proceso, no ocasiona que
se extinga la jurisdicción de aquél, porque tal violación no afec-
ta las facultades decisorias del órgano jurisdiccional, en virtud
de que ni el mencionado precepto constitucional, ni algún otro,
establece esa consecuencia jurídica.199
Amparo directo en revisión 368/2004. 17 de noviembre de
2004. Cinco votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secretario: Jaime
Flores Cruz.

DELINCUENCIA ORGANIZADA. REDUCCIÓN DE LA PENA


PREVISTA EN EL ARTÍCULO 35, FRACCIÓN II, DE LA LEY
RELATIVA. APLICACIÓN EXCLUSIVA DE DICHO BENEFI-
CIO. El artículo 35, fracción II, de la Ley Federal Contra la De­
li­ncuencia Organizada, establece que se podrá reducir la pena
que le correspondería al miembro de la delincuencia organi­
zada que aporte indicios en la averiguación previa en la que esté
implicado, que sirvan para la consignación de otros de sus miem­
bros. Esta disposición resulta aplicable en el momento en que se
realice la individualización de sanciones, y se tomen en cuenta

198
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXIII,
mayo de 2006, p. 132, Tesis: 1a./J. 23/2006, Registro: 175,110.
199
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXI,
febrero de 2005, p. 307, Tesis: 1a. III/2005, Registro: 179,385.
las circunstancias objetivas y subjetivas concurrentes, así como los
beneficios procedentes, entre los cuales se encuentra el benefi-
cio de la reducción de la pena hasta en dos terceras partes, que
establece el numeral citado. Por lo que dicho beneficio sólo
puede ser aplicado a quien se ubique en la hipótesis jurídica pre­
vista, y no puede tener aplicación a otras personas aunque pu-
dieran llegar a resentir algún perjuicio en razón de los indicios
296 aportados.200
Amparo directo en revisión 851/2002. 14 de enero de 2004.
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Mayo­ría de tres votos. Ausente: Humberto Román Palacios.


Disidente y Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretarias:
Carmina Cortés Rodríguez y Guadalupe Robles Denetro.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. EL PRINCIPIO RELATIVO


SE CONTIENE DE MANERA IMPLÍCITA EN LA CONSTITU-
CIÓN FEDERAL. De la interpretación armónica y sistemática de
los artículos 14, párrafo segundo, 16, párrafo primero, 19, párrafo
primero, 21, párrafo primero, y 102, apartado A, párrafo segun-
do, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
se desprenden, por una parte, el principio del debido proceso
legal que implica que al in­culpado se le reconozca el derecho a
su libertad, y que el Estado sólo podrá privarlo del mismo cuan-
do, existiendo suficientes elementos incriminatorios, y seguido
un proceso penal en su contra en el que se respeten las forma-
lidades esenciales del procedimiento, las garantías de audiencia
y la de ofrecer pruebas para desvirtuar la imputación correspon-
diente, el Juez pronuncie sentencia definitiva declarándolo culpa-
ble; y por otra, el principio acusatorio, mediante el cual corres-
ponde al Ministerio Público la función persecutoria de los delitos
y la obligación (carga) de buscar y presentar las pruebas que
acrediten la existencia de éstos, tal y como se desprende de lo
dispuesto en el artículo 19, párrafo primero, particularmente
cuando previene que el auto de formal prisión deberá expre-
sar "los datos que arroje la averiguación previa, los que deben ser
bastantes para comprobar el cuerpo del delito y hacer probable

200
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XX,
julio de 2004, p. 193, Tesis: 1a. LXXIX/2004, Registro: 181,155.
la responsabilidad del acusado"; en el artículo 21, al disponer que
"la investigación y persecución de los delitos incumbe al Ministe-
rio Público"; así como en el artículo 102, al disponer que corres­
ponde al Ministerio Público de la Federación la persecución
de todos los delitos del orden federal, correspondiéndole "bus-
car y presentar las pruebas que acrediten la responsabilidad de
éstos". En ese tenor, debe estimarse que los principios constitu-
cionales del debido proceso legal y el acusatorio resguardan en 297
forma implícita el diverso principio de presunción de inocencia,
dando lugar a que el gobernado no esté obligado a probar la

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


lici­tud de su conducta cuando se le imputa la comisión de un
delito, en tanto que el acusado no tiene la carga de probar su
inocencia, puesto que el sistema previsto por la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos le reconoce, a priori,
tal estado, al disponer expresamente que es al Ministerio Público
a quien incumbe probar los elementos constitutivos del delito y
de la culpabilidad del imputado.201
Amparo en revisión 1293/2000. 15 de agosto de 2002. Once
votos. Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretarios:
Eduardo Ferrer Mac Gregor Poisot y Arnulfo Moreno Flores.

FORMALIDADES ESENCIALES DEL PROCEDIMIENTO. SON


LAS QUE GARANTIZAN UNA ADECUADA Y OPORTUNA
DEFENSA PREVIA AL ACTO PRIVATIVO. La garantía de au-
diencia establecida por el artículo 14 constitucional consiste en
otorgar al gober­nado la oportunidad de defensa previamente al
acto privativo de la vida, libertad, propiedad, posesiones o dere-
chos, y su debido respeto impone a las autoridades, entre otras
obligaciones, la de que en el juicio que se siga "se cumplan las for­
malidades esenciales del proce­dimiento". Estas son las que resul-
tan necesarias para garantizar la defensa adecuada antes del acto
de privación y que, de manera genérica, se traducen en los si-
guientes requisitos: 1) La notificación del inicio del procedimiento
y sus consecuencias; 2) La oportunidad de ofrecer y desahogar
las pruebas en que se finque la defensa; 3) La oportunidad de

201
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XVI,
agosto de 2002, p. 14, Tesis: P. XXXV/2002, Registro: 186,185.
alegar; y 4) El dictado de una resolución que dirima las cuestio-
nes debatidas. De no respetarse estos requisitos, se dejaría de
cumplir con el fin de la garantía de audiencia, que es evitar la
indefensión del afectado.202

D. Explicación en términos coloquiales


298
Fracción I. La Constitución establece expresamente el principio
Suprema Corte de Justicia de la Nación

de presunción de inocencia, de acuerdo al cual toda persona se


presume inocente hasta que no se demuestre lo contrario, en
términos del texto actual: "mientras no se declare su responsabi-
lidad mediante sentencia emitida por el Juez de la causa".

Dicho principio también se relaciona con el de la carga de


la prueba (a quien le corresponde presentar las pruebas), ya que si la
parte acusadora (Ministerio Público) no presenta las pruebas con
las que demuestre que se cometió un delito y quién lo hizo, la per-
sona (imputado) no tiene la obligación de ofrecer prueba alguna.

La parte acusadora debe aportar las pruebas para sostener su


acusación, sólo en el caso de que ello acontezca, el imputado
tendrá que defenderse haciendo lo propio; debe demostrar la
culpabilidad (responsabilidad) del imputado y no éste su inocencia.

En otras palabras: "Cara de beato, uñas de gato".

Fracción II. Cuando agarran (detienen) a una persona, los


policías le deben decir el motivo por el cual lo están haciendo (que
se cometió un delito y se cree que dicha persona lo hizo), tam-

202
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: II,
diciembre de 1995, p. 133, Tesis: P./J. 47/95, Registro: 200,234.
bién que tiene derecho a guardar silencio (no decir nada), por lo
que no pueden obligarla (con amenazas o golpes –tortura–) a
hablar; si la persona quiere confesar (aceptar que cometió el de-
lito) debe hacerlo cuando esté presente su defensor (abogado),
pues de lo contrario su confesión no tendrá ningún valor.

299
La persona (imputado) puede declarar cuando ella quiera o lo
desee, pero si en todo momento se queda callada (guarda silen-

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


cio), esto no puede ser utilizado para pensar que es culpable, aquí
no se dice que el que calla otorga, sino quien calla no dice nada.

En otras palabras: "Calladita te vez más bonita".

Fracción III. A la persona (imputado) se le debe hacer saber


(por el policía, el Ministerio Público y los Jueces), lo que sucedió
en algún lugar donde se cometió el delito (hechos) que creen que
ella cometió, así como todos los derechos que le corresponden.

En los casos de delincuencia organizada (personas que se


unen para cometer delitos que causan mucho daño a la sociedad),
para su protección puede mantenerse en secreto el nombre de
quien denuncia a los que forman parte de esas organizaciones
criminales.

Si las personas que pertenecen a la delincuencia organizada


que están siendo procesadas, o ya han sido sentenciadas, ayudan
a las autoridades en la investigación de esa clase de delitos para
meter a la cárcel a otras que se dedican a lo mismo, podrá ayu-
dárseles imponiéndoles una pena (castigo) más baja.

En otras palabras: "Con el hombre callado, ¡mucho cuidado!"


Fracción IV. La persona de quien se cree cometió el delito
puede ofrecer todas las pruebas que quiera, siempre y cuando ten­
gan relación con lo que se investiga y acusa (pruebas pertinentes).

Por ejemplo, si el delito que se cree cometió la persona es


únicamente el de robo, no tiene caso que ofrezca como prueba
300 la opinión de un experto (perito) en ADN (se utiliza para obte-
ner la huella genética), porque no tiene relación alguna con la inves­
Suprema Corte de Justicia de la Nación

tigación y la acusación, no le va a servir para demostrar algo que


pueda beneficiarlo; independientemente de que sólo le va a quitar
el tiempo a las autoridades.

En otras palabras: "Nunca dejes la certeza por la esperanza".

Fracción V. Todo lo que se haga ante los Jueces (de control o


de juicio oral), debe ser a puertas abiertas (públicamente); pueden
estar presentes cuando se discute un caso (audiencia), además de
las partes (Ministerio Público, defensor, imputado y la víctima o el
ofendido), toda persona que quiera (para vigilar que los Jueces no
hagan mal las cosas).

Sin embargo, existen casos en los que no es recomendable


que cuando estén acusando y juzgando a alguien estén todas las
personas que quieran, así como los diferentes medios de comuni-
cación (limitación a la publicidad), porque podría ser peligroso
para la víctima o el ofendido, para el testigo, para niñas o niños
que estén relacionados con el asunto, o porque podrían enterarse
de datos que protege la ley (por ejemplo, del nombre de una niña
o de un niño).

En otras palabras: "Ninguna prueba, ninguna rectificación ni


desmentido puede anular el efecto de una publicidad bien hecha".
(Hermann Keyserling).
Por otra parte, anteriormente explicamos que todas las pruebas
se deben practicar en el Juicio oral, pero existen casos donde por
algunos testigos ven a personas que cometen delitos que causan
mucho daño a la sociedad (delincuencia organizada), y así lo dicen
cuando se está investigando el delito.

Lo que digan los testigos cuando se esté investigando el caso 301


(delincuencia organizada) va a tener valor de prueba, aunque ello

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


no lo hayan hecho en el juicio en presencia del Juez de juicio oral;
lo anterior para proteger a los testigos (también a las víctimas u
ofendidos) de que las personas que se cree cometieron los deli-
tos no les vayan a hacer algún daño.

Dichas personas siguen conservando su derecho de ofrecer


pruebas en el juicio para desmentir lo que dijo el testigo o la víc-
tima u ofendido.

En otras palabras: "Sobre advertencia no hay engaño".

Fracción VI. Cuando el Ministerio Público investiga, comien-


za a reunir diversa información o datos (casi pruebas) que va
guardando en un cuaderno o expediente (registro o carpeta de
investigación).

Es muy importante ese cuaderno o expediente, porque ahí


se encuentra todo lo que ha hecho el Ministerio Público en la
investigación del delito y de la persona que se cree lo cometió
(imputado).

El imputado, cuando es detenido, o cuando va ante el Juez (de


control o de garantías) atendiendo a su llamado (citado), o cuan-
do se le sujeta a proceso (vinculación a proceso), puede ver la
información o datos que se encuentran en el cuaderno o expe-
diente (registro o carpeta de investigación), para saber qué datos
o elementos aportó el Ministerio Público en su contra y, de esta
manera, poder defenderse.

El Ministerio Público tiene la obligación de mostrar a la perso-


302
na que se cree cometió el delito todos los datos y elementos que
están en el cuaderno o expediente (registro o carpeta de investi-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

gación), sin que pueda esconder nada.

No obstante, existen casos en que no puede mostrarle todo


(reservarlo) a la persona que se cree cometió el delito, ya que se
correría el riesgo de que no se llevara a cabo bien (exitosamente)
la investigación, pero desaparecido el riesgo, ya puede darle toda la
información que quiera.

En otras palabras: "Secreto bien guardado, pliego lacrado y


sellado".

Fracción VII. El Juez, debe juzgar a la persona que se cree


cometió un delito en un tiempo determinado, por lo que no
puede hacerlo cuando se le pegue la gana.

Es por ello que se establecen plazos (tiempos), dentro de los


que el Juez debe decidir si una persona es inocente o culpable, sin
olvidar que la tardanza para juzgar puede deberse a que la perso-
na que se cree cometió el delito necesita más tiempo para poder
defenderse, lo que sí tiene permitido y no le es achacable al Juez.

En otras palabras: "Después de vivir largo tiempo juntos, los


animales acaban por amarse y los hombres por odiarse".
Fracción VIII. Toda persona que se cree cometió un delito,
tie­ne que ser aconsejada y defendida por un experto (conocedor)
en materia penal, esto es, un abogado que puede elegir libremente.

Nadie puede defender a una persona si no es abogado.

303
Si la persona no quiere o no puede nombrar un abogado

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


(particular que le cobra, o público), el Juez puede proporcionarle
un defensor público (que no le cobra).

La importancia de este tema es que la persona desde que


es detenida, tiene derecho a que un abogado (privado o público)
la defienda.

Pero el abogado debe estar bien preparado, si no, no tendría


caso que se metiera a defender a la persona.

En otras palabras: "El que por otro pide, por sí aboga".

Fracción IX. Anteriormente se habló de que las personas que


se cree cometieron un delito deben enfrentar el proceso penal en
libertad; y sólo en algunos casos se les va a tener encerrados (pri-
sión preventiva), en lo que se decide si son inocentes o culpables.

El encierro de la persona que está enfrentando un proceso (pri-


sión preventiva) no puede ser mayor a la pena máxima que se esta-
blece para el delito que posiblemente cometió, por ejemplo, hay un
delito que tiene una pena de seis meses (mínima) a un año de prisión
(máxima); si el Juez se tarda en juzgar a la persona más de un año,
debe dejarla en libertad de inmediato mientras le dicta la sentencia.
También puede suceder que el delito tenga una pena de 5 a
10 años de prisión. Como el encierro de una persona (prisión
preventiva) en ningún caso puede ser superior a 2 años, si el Juez
se pasa de este tiempo debe dejar en libertad de inmediato a la
persona en tanto pronuncia la sentencia.

304 La libertad inmediata que ordena el Juez no significa que la


persona ya se quitó de encima el problema (que no tiene alguna
Suprema Corte de Justicia de la Nación

responsabilidad), ya que sigue vivo el proceso para que después


se dicte la sentencia.

Al poner en libertad inmediata a la persona el Juez puede


tomar algunas medidas (cautelares) para que se porte bien y siga
acudiendo a las audiencias, por ejemplo, le puede ordenar que no
salga del país, o bien, como se hace en Estados Unidos de América,
que les ponen a las personas aparatos electrónicos (localizadores
electrónicos) para saber en dónde andan y poder localizarlos.

En otras palabras: "El ladrón piensa en el robo, y el preso en


la libertad".
V.IV. Apartado C, de la
víctima o del ofendido

A. Marco conceptual

1. Fracción II
1.1. Intervención de la víctima o el ofendido,
tanto en la investigación como en el juicio

S in duda el aspecto más transcendente de la reforma en este


apartado es que se reconoce el carácter de parte al ofendido en
el procedimiento penal, con la salvedad de que el Magistrado
José Luis González considera que no se le confiere a la víctima
u ofendido el carácter formal de parte, ya que el proceso se
sustenta en la trilogía procesal y la parte acusadora recae en el
Ministerio Público y a la víctima u ofendido se le considera aún
coadyuvante, empero, se destaca, se le faculta para realizar
determinados actos procesales (intervenir directamente en el
juicio e interponer los recursos) que serán regulados por la legis­
lación secundaria.

Como en varios de los artículos que se han comentado, será


necesario que se reformen las legislaciones ordinarias para que se
adecuen a la Constitución; sin embargo, es pertinente comentar
que aun cuando ello tardare en suceder, en tratándose del de-
recho del ofendido para interponer recursos, los juzgadores no
tendrían ningún obstáculo para dar trámite a los medios de im-
pugnación que en ese ínter se presenten, gracias a que esa facul-
tad constituye una previsión directa. Ciertamente, la inclusión
del ofendido o víctima, como sujeto legi­timado para interponer
305
recursos, debe entenderse integrada a los preceptos relativos
en razón de la reforma que se comenta.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se


ha pronunciado en ese sentido, en el caso de la reforma al ar­
tículo 21 constitucional, vigente a partir del 1o. de enero de 1995.
Al respecto, estableció que antes de la misma no se encontraba
306 previsto el pre­supuesto de procedencia del juicio de amparo
contra resoluciones de aprobación de inejercicio de la acción
penal y, por tanto, en la Ley Reglamentaria de los Artículos 103
Suprema Corte de Justicia de la Nación

y 107 constitucionales tampoco se había regulado la figura del


tercero perjudicado en el juicio de amparo en que se reclame
ese tipo de resoluciones; consecuentemente, se estableció que la
figura del tercero perjudicado en los juicios de amparo que se
promuevan contra resoluciones de aprobación de inejercicio de
la acción penal, aun cuando no se encuentra prevista en alguna
de las fracciones del artículo 5o. de la Ley de Amparo, debe
entenderse integrada a este precepto, en razón de las reformas
al artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexi­canos, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 31 de
diciembre de 1994. Desde 2001 así se ha interpretado el pre-
cepto en cita, dando operatividad a esa reforma constitucional.

Por otra parte, debe decirse que esa interpretación conforme


con la Constitución, tendrá que efectuarse con el propio artículo
5o. de la Ley de Amparo, mientras no se adecue legislativamen-
te, porque la reforma abre la posibilidad de que el ofendido
intervenga como tercero perjudicado, no sólo en aspectos que
tengan que ver con la reparación del daño.

No obstante, subsiste la obligación del Ministerio Público de


prestar el servicio a las víctimas u ofendidos y de representar
sus intereses.

No se advierte la relación del tercer párrafo (que no fue materia


de modificación) con el resto de la fracción.203

203
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., pp. 286
a 288.
2. Fracción IV
2.1. Reparación del daño a la víctima o el ofendido

Para asegurar la diversa garantía de que se le repare el daño, los


procedimientos encaminados a saldarla deben ser del conocimien­
to del propio Juez penal (no dejarlo para la vía civil), por la vía
incidental y de oficio, tanto para iniciar como para lograr la plena
ejecución. Aquí es importante considerar que para reparar el 307
daño haya una responsabilidad solidaria del Estado (sustentado

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


en el previo incumplimiento de éste en su obligación de garante
de la seguridad) y que éste, en todo caso, puede repetir contra
el inculpado. De lo con­trario, en la práctica ningún procedimien-
to, por ideal que sea, logrará hacer realidad la efectiva repara-
ción del daño de manos del directamente responsable.204

3. Fracción V
3.1. Resguardo de la identidad y otros
datos personales de la víctima o el ofendido

Se reitera como excepción del derecho de información, el res-


guardo de la identidad de la víctima y de sus datos persona-
les para los casos de:

Menores de edad,

Violación,

Secuestro,

Delincuencia organizada, y

A juicio del juzgador.

No obstante, se precisa que se salvaguardará el derecho de la


defensa.

204
Ibid, pp. 147 y 148.
Si bien constituye un gran avance la protección que se pretende
dar a la víctima y ofendido, comenzando con el resguardo de su
identidad y otros datos personales en ciertos casos, la interro-
gante descansará en cómo conjugar tales derechos con el del
imputado a saber quién le atribuye el delito.

El cuestionamiento de lo previsto en la fracción V, es el hecho de


308 que las pruebas no podrán ser desahogadas sin la presencia de la
otra parte; sin embargo, aquí se regula una excepción, relativa a
Suprema Corte de Justicia de la Nación

que la ley secundaria deberá establecer los mecanismos para cum­


plir con la disposición que se examina, con el fin de salvaguardar
la identidad de las víctimas en los casos que se especifiquen.

En el segundo párrafo se delimita la obligación del Ministerio


Público de "garantizar" la protección de víctimas, ofendidos, tes-
tigos y de quienes intervengan en el proceso, siendo que los
Jueces deberán vigilar su exacto cumplimiento.205

La tradición jurídica mexicana se ha preocupado por proteger


los derechos subjetivos públicos de todo imputado, dado que
para ejercer el derecho de defensa debe estar perfectamente
enterado de los hechos que se le atribuyen, que en delincuencia
organizada inciden en áreas prioritarias del Estado como la eco-
nomía, salud pública, seguridad nacional, etcétera.

Sin embargo la realidad nos rebasa y los derechos tradicionales


evolucionan; así en la ley especial se habla por primera vez de la
protección de testigos en los siguientes términos:

Artículo 14. Cuando se presuma fundadamente que está en


ries­go la integridad de las personas que rindan testimonio en con­
tra de algún miembro de la delincuencia organizada deberá, a
juicio del Ministerio Público de la Federación, mantenerse bajo
reserva su identidad hasta el ejercicio de la acción penal.

205
Ibid, p. 289.
De la transcripción se advierte que la protección surge en el
ámbito de procuración de justicia para resguardar al testigo y, en
consecuencia, a la información privilegiada que permita el éxito
en la investigación del delito y del delincuente, de una célula o
de un cártel delictivo.

El artículo 34 de esa ley prevé el apoyo y protección, entre otros


a testigos. 309

Artículo 34. La Procuraduría General de la República prestará

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


apoyo y protección suficientes a Jueces, peritos, testigos, víctimas y
demás personas, cuando por su intervención en un procedimien-
to penal sobre delitos a que se refiere esta ley, así se requiera.

Hasta aquí podemos advertir que es obligación del Estado la


protección de todos los que estén vinculados con asuntos de
criminalidad organizada.

Los artículos transcritos no tendrían sustento válido si no es por


la reforma constitucional que brevemente comentamos, pues
incluye disposiciones que respaldan la reserva y protección.

En efecto, ahora será posible resguardar la identidad del "acusa-


dor", que limitará el derecho del imputado relativo a facilitarle
todos los datos que solicite para su defensa y que consten en el
proceso, lo que no se salva con la posibilidad de que la reserva
de las actuaciones sea oportunamente revelada para no afectar
dicho derecho, máxime cuando la publicidad de las audiencias
puede restringirse de protección a testigos.

La reforma, además de restringir el derecho de defensa en aras


de preservar la seguridad de personas, traslada similares garan-
tías a la víctima u ofendido, puesto que en el apartado C del
artículo 20 cons­titucional se prevé el resguardo de identidad
del denunciante (fracción V) en delitos de delincuencia organi-
zada, constituyendo un deber del Ministerio Público garantizar la
protección bajo la vigilancia del Juez.

Si bien con la Norma Constitucional se acalla la discusión que


durante más de una década subsistió en torno a la constitucio-
nalidad de la reserva de actuaciones y protección de testigos, lo
cierto es que esta­mos como al principio.

Me refiero a la falta de regulación que trae aparejada la institu-


ción, pues al no existir un programa real de protección de testi-
gos que delimite el apoyo, se crea un vacío legal que impide
conocer a ciencia cierta quiénes son sujetos de protección, cuál
310 es el auxilio acorde a cada caso en particular, el alcance del
apoyo institucional, los derechos y obligaciones del protegido,
los límites de la protección y el presupuesto con que se cuenta
Suprema Corte de Justicia de la Nación

para cumplir con tales fines.206

4. Fracción VI
4.1. Solicitud de medidas cautelares y providencias para la
protección y restitución de los derechos de la víctima o el ofendido

Se faculta a la víctima para solicitar la imposición de medidas


cautelares a los imputados (por ejemplo: prohibición de acudir a
determinado lugar), así como las providencias para su protección
y la restitución de sus derechos, no constriñéndose sólo a los
casos de seguridad y auxi­lio como actualmente se establece.

Otro cuestionamiento se referirá a la forma en que se ejecutarán


las medidas cautelares y la protección de víctimas, ofendidos, tes­
tigos y en general de los sujetos que intervienen en el proceso,207

5. Fracción VII
5.1. Facultad para impugnar las
determinaciones del Ministerio Público

Está fracción es de nueva creación en su contenido, el cual actual­


mente se ubica en el numeral 21 de la Carta Magna.

206
Cfr. López Benítez, Lilia Mónica, "Protección de Testigos como Instrumento
Operativo en el Combate contra la Delincuencia Organizada", Revista Instituto de
la Judicatura Federa,l 2009, No. 28, Poder Judicial de la Federación, pp. 56 a 58.
207
Cfr. Comentarios a la Reforma Constitucional en Materia Penal, op. cit., pp. 289
y 290.
Se incluyen para combatirse por parte del ofendido las omisio-
nes del Ministerio Público en la investigación del delito, las reso-
luciones de reserva, el no ejercicio o desistimiento de la acción
penal, vía jurisdiccional (amparo indirecto, art. 114, fracción VII
de la Ley de Amparo); la suspensión del procedimiento, condi-
cionándola a que no esté satisfecha la reparación del daño, esta
última dictada por la autoridad judicial antes de pronunciar la
sentencia o con posterioridad a ella; la ley deberá establecer 311
el medio de defensa.

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


Con esta reforma se unifica un tema que había sido materia de
algunos criterios jurisprudenciales discrepantes, evidentemente
en beneficio del ofendido.208

B. Dictamen de la Cámara de
Origen en el proceso legislativo

De acuerdo con la nueva redacción constitucional, se introducen


figuras jurídicas que otorgan una participación más activa a la víc-
tima o al ofendido en el sistema de oralidad en los juicios.

De conformidad con el primer dictamen de la Cámara de


Origen:

... se conservan importantes derechos que ya han sido reconoci-


dos con anterioridad; tal es el caso de la garantía de la víctima
para recibir asesoría jurídica por parte del Ministerio Público, a
ser informado de los derechos y a recibir información del curso
del caso durante su tramitación, si así lo solicita; los derechos a
recibir atención médica y psicológica, así como a contar otras
medidas de protección y auxilio.

Lo que destaca es lo relativo a la coadyuvancia para efectos de


que la víctima pueda intervenir directamente tanto en la investi­

208
Idem.
gación como en el proceso, en el juicio e interponer los recursos
en los términos que establezca la ley.

En relación con la reparación del daño, independientemente


de la obligación del Ministerio Público, la víctima u ofendido la
pueden solicitar directamente.
312

De acuerdo al dictamen citado, se prevén, "como nuevas ga-


Suprema Corte de Justicia de la Nación

rantías para las víctimas, la posibilidad de resguardar su identidad


cuando se trate de menores de edad, o bien cuando se trate de
víctimas de violación, secuestro, delincuencia organizada; y siempre
que el juzgador estime que es necesario para su protección".

Siguiendo este orden de ideas, se establece la obligación del


Ministerio Público para diseñar estrategias para la protección de las
víctimas y los ofendidos, testigos y todos los demás intervinientes
en el proceso, bajo la vigilancia de los Jueces.

Se amplía el alcance del derecho a impugnar las determinacio-


nes del Ministerio Público, procediendo en los casos siguientes:

- Omisiones del Ministerio Público en la investigación de los


delitos
- Resoluciones de reserva
- No ejercicio de la acción penal
- Desistimiento de la acción penal

Durante el procedimiento:

- Suspensión del procedimiento cuando no esté satisfecha la


reparación del daño
C. Criterios de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación

ACCIÓN PENAL. EL ARTÍCULO 19, FRACCIÓN IX, DE LA


LEY DE JUSTICIA ADMINISTRATIVA DEL ESTADO DE
SAN LUIS POTOSÍ, QUE ESTABLECE COMO AUTORIDAD
COMPETENTE PARA CONOCER DEL MEDIO DE IMPUG-
NACIÓN CONTRA LAS RESOLUCIONES QUE CONFIR- 313
MEN SU NO EJERCICIO AL TRIBUNAL DE LO CON­
TENCIOSO ADMINISTRATIVO, VIOLA EL ARTÍCULO 21

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


CONSTITUCIONAL. Si bien es cierto que conforme al artículo
21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
en su texto anterior a la reforma publicada en el Diario Oficial
de la Federación el 18 de junio de 2008, las legislaturas de los
Estados tienen la facultad para establecer en su legislación los tér­
minos y condiciones, así como la autoridad competente para
conocer de dichas impugnaciones, también lo es que en el desa-
rrollo de esa potestad deben observar los fines o propósitos
establecidos constitucionalmente, esto es, la protección de la
sociedad, evitando que los delitos queden injustificadamente sin
ser perseguidos. En ese sentido, si en uso de dicha facultad el
legislador del Estado de San Luis Potosí estableció en el artículo
19, fracción IX, de la Ley de Justicia Administrativa de dicha en-
tidad, como autoridad competente para conocer de los juicios
que se promuevan contra las resoluciones del Procurador Ge-
neral de Justicia del Estado que confirman las determinaciones
de no ejercicio de la acción penal del Ministerio Público a las
Salas del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, es evidente
que dicho precepto viola el artículo 21 constitucional, ya que para
alcanzar efectivamente el fin establecido constitucionalmen­te, es
indudable que la autoridad que conozca en vía jurisdic­cional de
aquella resolución debe tener competencia en materia penal,
pues es la idónea para analizar si la determinación del Ministe-
rio Público está jurídicamente justificada.209
Amparo directo en revisión 680/2011. 17 de agosto de 2011.
Mayoría de cuatro votos. Disidente: José Ramón Cossío Díaz.

209
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro II, noviem-
bre de 2011, Tomo 1, p. 189, Tesis: 1a. CCXVI/2011 (9a.), Registro: 160719.
Ponente: Jorge Mario Pardo Rebolledo. Secretario: Jesús Anto-
nio Sepúlveda Castro.

AVERIGUACIÓN PREVIA. EL ARTÍCULO 131 DEL CÓDIGO


FEDE­RAL DE PROCEDIMIENTOS PENALES QUE PREVÉ
SU RESERVA, NO CONTRAVIENE EL ARTÍCULO 21 DE LA
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS
314 MEXICANOS. Del indicado precepto legal, se advierte que
antes de que el Ministerio Público pueda decidir sobre la deter-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

minación de reserva de una indagatoria, debe agotarse la inves-


tigación de los hechos puestos a su consideración con base en
los elementos disponibles hasta ese momento, a fin de calificar
si se está en presencia o no de un delito. De lo anterior se sigue
que el artículo 131 del Código Federal de Procedimientos Pena-
les, no contraviene el artículo 21 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, pues regula la función inves­
tigadora del Estado, y si bien prevé la posibilidad de suspender
la averiguación previa hasta en tanto aparezcan datos que hagan
factible emitir una resolución de ejercicio de la acción penal o
definitivamente de archivo de la averiguación, para obrar de tal
forma la representación social debe fundar y motivar correcta-
mente esa declaratoria, pues a ella corresponde, en términos del
citado artículo constitucional, decidir cuándo contará con los
elementos suficientes para tomar una decisión definitiva en
torno al ejercicio de la acción penal, facultad que tiene reservada
constitucionalmente.210

Amparo en revisión 124/2011. 8 de junio de 2011. Cinco votos.


Ponen­te: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Jaime
Santana Turral.

MENOR DE EDAD. CUANDO ES SUJETO PASIVO EN UN


DELITO DE ÍNDOLE SEXUAL, NO ES OBLIGATORIO PARA
EL JUZGADOR ORDENAR LA PRÁCTICA DE CAREOS
PROCESALES ANTE LA DISCREPANCIA DE LO DECLA­

210
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro II, noviem-
bre de 2011, Tomo 1, p. 195, Tesis: 1a. CCXV/2011 (9a.), Registro: 160706.
RADO POR ÉL Y POR LOS ATESTES. Tanto en los instrumen-
tos jurídicos internacionales (Convención sobre los Derechos
del Niño) de observancia obligatoria conforme al artículo 133 de
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como
en las leyes internas (Ley para la Protección de los Derechos de
Niñas, Niños y Adolescentes), se reconoce el interés superior
del menor como un principio rector traducido en un conjunto de
acciones y procesos, a cargo de los particulares y de las autori- 315
dades, tendientes a garantizar un desarrollo integral y una vida

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


digna, así como condiciones materiales y afectivas que permitan
a los niños vivir plenamente y alcanzar el máximo de bienestar
posible. Así, dicho interés superior debe guiar tanto a las autori-
dades como a la sociedad a adoptar las medidas necesarias para
que los derechos fundamentales de los menores se respeten, de
manera que cuando se encuentren involucrados en una contro-
versia de carácter judicial, ésta debe solucionarse atendiendo a
las circunstancias de cada caso particular prevaleciendo el inte-
rés del menor sobre cualquier otro, y el juzgador debe resolver
escuchando la opinión de éste, ponderando las circunstancias
planteadas en cada caso concreto y allegándose oficiosamente
todos los elementos necesarios para establecer lo mejor para el
bienestar del menor. Por tanto, la norma legal debe apli­carse
con sentido funcional, pues el Juez debe poseer un margen de
discre­cionalidad cuyo límite y justificación lo constituye el caso
concreto a resolver del mejor modo posible para el bien del
menor, por lo que cuando éste es sujeto pasivo en un delito de
índole sexual, no constituye obligación para el juzgador ordenar
la práctica de careos procesales ante la discrepancia de lo decla-
rado por el pasivo y los atestes, siendo inaplicable en estos casos
de menores la jurisprudencia 1a./J. 50/2002, de la Primera Sala de
la Suprema Corte de Justicia de la Nación.211

Amparo directo 18/2010. 26 de enero de 2011. Mayoría de tres


votos. Disidente: José Ramón Cossío Díaz. Ponente: Olga Sán-
chez Cordero de García Villegas. Secretaria: Ana Carolina
Cienfuegos Posada.

211
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
marzo de 2011, p. 463, Tesis: 1a. XLI/2011, Registro: 162,548.
VÍCTIMA U OFENDIDO. CUANDO SE IMPUGNE UNA DECI­
SIÓN RELACIONADA CON EL DERECHO CONSTITU-
CIONAL A OFRECER PRUEBAS, TIENE DERECHO A INTER-
PONER RECURSO DE APELACIÓN A PESAR DE QUE LOS
CÓDIGOS PROCESALES PENALES NO CONTEMPLEN ESTA
POSIBILIDAD. El artículo 20 constitucional (en su texto anterior
a la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18
316 de junio de 2008) otorga a la víctima u ofendido el derecho a
aportar pruebas. Cuando este derecho se ejerce en el marco
del proceso penal, los derechos fundamentales al debido proce-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

so y al acceso a la justicia exigen que la víctima u ofendido cuen-


te con un recurso ordinario que les permita inconformarse con
las decisiones que afecten ese derecho. Los códigos de proce­
dimientos penales que no contemplen expresamente la posibi-
lidad de apelar en estos casos deben interpretarse de confor­
midad con la Constitución, de manera que la víctima u ofen­dido
pueda defender su derecho a aportar pruebas en el marco del
proceso penal a través del recurso de apelación.212
Amparo en revisión 502/2010. 24 de noviembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea. Secretario: Arturo Bárcena Zubieta.

VÍCTIMA U OFENDIDO. TIENE CARÁCTER DE PARTE EN


EL PROCESO PENAL. La reforma al artículo 20 constitucional,
publi­cada en el Diario Oficial de la Federación el 21 de septiem-
bre de 2000, debe interpretarse atendiendo a la intención de los
órganos que participaron en el proceso legislativo, en el sentido
de reconocerle a la víctima u ofendido el carácter de parte en el
proceso penal, aunque de la literalidad del apartado B de dicho
artículo no se desprenda expresamente tal carácter.213
Amparo en revisión 502/2010. 24 de noviembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea. Secretario: Arturo Bárcena Zubieta.

212
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
junio de 2011, p. 178, Tesis: 1a. LXXXVIII/2011, Registro: 161720.
213
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
junio de 2011, p. 179, Tesis: 1a. LXXXIX/2011, Registro: 161718.
VÍCTIMA U OFENDIDO. TIENE DERECHO A IMPUGNAR
LAS DECISIONES QUE AFECTEN LOS PRESUPUESTOS
DE LA REPARACIÓN DEL DAÑO. El artículo 20 constitucio-
nal otorga a la víctima u ofendido el derecho a la reparación del
daño. De este derecho, en conexión con los derechos funda-
mentales al debido proceso y al acceso a la justicia, se deriva a
su vez el derecho de la víctima u ofendido a tener acceso a los
medios de impugnación ordinarios que le permitan inconfor- 317
marse con cualquier decisión relacionada con los presupuestos
lógicos de la reparación del daño en materia penal, tales como

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


la comprobación de la existencia del delito y la responsabilidad
penal del inculpado.214
Amparo en revisión 502/2010. 24 de noviembre de 2010. Una-
nimidad de cuatro votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea. Secretario: Arturo Bárcena Zubieta.

ACCIÓN PENAL. MOMENTOS EN QUE PUEDEN IMPUG-


NARSE EN AMPARO INDIRECTO LAS RESOLUCIONES
DEL MINIS­TERIO PÚBLICO SOBRE EL NO EJERCICIO O DE-
SISTIMIENTO DE AQUÉLLA (INTERPRETACIÓN DEL RÉGI-
MEN TRANSITORIO DEL DECRETO POR EL QUE SE RE-
FORMAN Y ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE
LA CONSTITUCIÓN GENERAL DE LA REPÚBLICA, PUBLI-
CADO EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN EL 18 DE
JUNIO DE 2008). De los artículos transitorios del citado decre-
to, se advierte que cuando alguna legislatura no ha establecido
el sistema penal acusatorio dentro de la legislación secundaria
correspondiente ni ha emitido la declaratoria que señale expre-
samente que dicho sistema ha sido incorporado en los orde­
namientos, o bien, la declaratoria en que se establezca que ya
existían ordenamientos preconstitucionales sobre la materia,
como estos aspectos condicionan la vigencia de las reformas y
adiciones de mérito, al existir una vacatio legis que no puede
exceder el plazo de ocho años dispuesto para ello, el fundamen-
to para reclamar en amparo indirecto las determinaciones de no

214
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
junio de 2011, p. 179, Tesis: 1a. XC/2011, Registro: 161717.
ejercicio o desistimiento de la acción penal se encuentra en el
artículo 21, cuarto párrafo, de la Cons­titución General de la Re-
pública, antes de reformarse, pues esas circunstancias hacen que
siga surtiendo efectos. En cambio, de haberse cumplido las con-
diciones para la entrada en vigor de las reformas y adiciones
constitucionales, la víctima u ofendido debe impugnar las deter-
minaciones referidas ante el Juez facultado dentro del sistema
318 acusatorio instaurado, en razón de que la intención del Consti-
tuyente Permanente fue que en el nuevo esquema procesal el
órgano jurisdiccional conozca de esas impugnaciones para con-
Suprema Corte de Justicia de la Nación

trolar su legalidad, y que contra la resolución que se emita al


respecto, proceda el juicio de garantías conforme al vigente
artículo 20, apartado C, fracción VII, de la Ley Fundamental.215
Contradicción de tesis 103/2010. Entre las sustentadas por los
Tribunales Colegiados Tercero, Séptimo y Noveno, todos en
Materia Penal del Primer Circuito. 10 de noviembre de 2010.
Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Juan N. Silva Meza. Secre­
tario: Jaime Flores Cruz.

DERECHO A LA VIDA PRIVADA. SU CONTENIDO GENE-


RAL Y LA IMPORTANCIA DE NO DESCONTEXTUALIZAR
LAS REFERENCIAS A LA MISMA. La Suprema Corte de Justicia
de la Nación se ha referido en varias tesis a los rasgos caracterís-
ticos de la noción de lo "privado". Así, lo ha relacionado con:
lo que no constituye vida pública; el ámbito reservado frente a la
acción y el conocimiento de los demás; lo que se desea compar-
tir únicamente con aquellos que uno elige; las actividades de
las personas en la esfera particular, relacio­nadas con el hogar y la
familia; o aquello que las personas no desempeñan con el carác-
ter de servidores públicos. Por otro lado, el derecho a la vida
privada (o intimidad) está reconocido y protegido en declara­
ciones y tratados de derechos humanos que forman parte del
orden jurídico mexicano, como la Declaración Universal de los
Derechos Humanos (artículo 12), el Pacto Internacional de De-
rechos Civiles y Políticos (artículo 17), la Convención Americana

215
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo: XXXIII,
marzo de 2011, p. 17, Tesis: 1a./J. 118/2010, Registro: 162,669.
sobre Derechos Humanos (artículo 11) y la Convención sobre
los Derechos del Niño (artículo 16). Al interpretar estas dispo-
siciones, los organismos internacionales han destacado que la
noción de vida privada atañe a la esfera de la vida en la que las
personas pueden expresar libremente su identidad, ya sea en sus
relaciones con los demás o en lo individual, y han destacado
su vinculación con un amplio abanico de otros derechos, como
la inviolabilidad de la correspondencia y de las comunicaciones 319
en general, la inviolabilidad del domicilio, las garantías respecto

Análisis sobre la nomenclatura empleada en el nuevo Sistema de Justicia Penal ...


de los registros personales y corporales, las rela­cionadas con la
recopilación y registro de información personal en bancos de
datos y otros dispositivos; el derecho a una vivienda adecuada, a
la salud y a la igualdad; los derechos reproductivos, o la protec-
ción en caso de desalojos forzados. Las afirmaciones contenidas
en las resoluciones nacionales e internacionales son útiles en la
medida en que no se tomen de manera descontextualizada,
emerjan de un análisis cuidadoso de los diferentes escenarios
jurídicos en los que la idea de privacidad entra en juego y no se
pretenda derivar de ellas un concepto mecánico de vida privada,
de referentes fijos e inmu­tables. Lo único que estas resoluciones
permiten reconstruir, en términos abstractos, es la imagen gene-
ral que evoca la idea de privacidad en nuestro contexto cultural.
Según esta noción, las personas tienen derecho a gozar de un
ámbito de proyección de su existencia que quede reservado de
la invasión y la mirada de los demás, que les concierna sólo a
ellos y les provea de condiciones adecuadas para el despliegue
de su individualidad –para el desarrollo de su autonomía y su
libertad–. A un nivel más concreto, la misma idea puede descri-
birse apelando al derecho de las personas a mantener fuera
del conocimiento de los demás (o, a veces, dentro del círculo de
sus personas más próximas) ciertas manifestaciones o dimensio-
nes de su existencia (conducta, datos, información, objetos) y al
correspondiente derecho a que los demás no las invadan sin
su consentimiento. En un sentido amplio, entonces, la protección
constitucional de la vida privada implica poder conducir parte de
la vida de uno prote­gido de la mirada y las injerencias de los
demás, y guarda conexiones de variado tipo con pretensiones
más concretas que los textos constitucionales actuales recono-
cen a veces como derechos conexos: el derecho de poder
tomar libremente ciertas decisiones atinentes al propio plan
de vida, el derecho a ver protegidas ciertas manifestaciones de
integridad física y moral, el derecho al honor o reputación, el
derecho a no ser presentado bajo una falsa apariencia, el dere-
cho a impedir la divulgación de ciertos hechos o la publicación
no autorizada de cierto tipo de fotografías, la protección contra
el espionaje, la protección contra el uso abusivo de las comuni­
caciones privadas, o la protección contra la divulgación de infor-
320
maciones comunicadas o recibidas confidencialmente por un
particular.216
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Amparo directo en revisión 2044/2008. 17 de junio de 2009.


Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretarios:
Francisca María Pou Giménez y Roberto Lara Chagoyán.

CAREOS. CUANDO A TRAVÉS DE LA PRUEBA PERICIAL SE


DETERMINA QUE UN ADULTO (VÍCTIMA U OFENDIDO)
TIENE LA EDAD MENTAL DE UN MENOR, NO TIENE LA
OBLIGACIÓN DE SER CONFRONTADO CON EL INCUL-
PADO EN TÉRMINOS DE LA FRACCIÓN V APARTADO B
DEL ARTÍCULO 20 DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL. Esta
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es-
tableció el criterio de que existe un equilibrio entre las garantías
de la víctima u ofendido y del inculpado, toda vez que la Norma
Constitucional en la fracción V apartado B del artículo 20 consti­
tucional, establece límites a la garantía de defensa del inculpado,
relativa a los careos en casos de menores de edad, víctimas de
delitos de violación o secuestro, ya que si bien la Norma Cons-
titucional consagra a favor del inculpado, un derecho de defen­
sa consistente en que podrá ser careado con las personas que
depongan en su contra, este derecho se encuentra limitado
por la diversa garantía de las víctimas u ofendidos. En conti­
nuidad con el criterio anterior, tomando como base una inter-
pretación causal y teleológica, debe señalarse que cuando la