Está en la página 1de 2

Estado- Derechos fundamentales y mecanismos de protección.

Por: Zindy Herrera Oniel

El Estado como ente superior, producto de la colectividad e integrado por unos


elementos que se consideran esenciales (Territorio, pueblo y poder) debe acatar,
respetar, garantizar y asegurar que sus leyes protejan los derechos fundamentales
que son indispensables para el desarrollo de cualquier sociedad; el derecho a la
vida, la dignidad, igualdad, la salud, personería jurídica, intimidad, libre desarrollo
de la personalidad, libertad de conciencia, debido proceso y en general todos
aquellos derechos tipificados en muchas Constituciones a nivel mundial permiten a
los hombres y mujeres satisfacer sus necesidades esenciales, para poder vivir bien,
desarrollarse y cimentar un verdadero Estado de Derecho.

La mayoría de Estados han construido y elaborado sus constituciones o norma de


normas con la finalidad de instaurar un marco de cánones o leyes que respeten y
garanticen esos derechos fundamentales que se encuentran reconocidos y
enmarcados a nivel internacional tales como la Declaración Universal de los
Derechos Humanos, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la
Convención Americana de Derechos Humanos entre otros que son locución directa
de la expresión de la dignidad del ser humano. De esta forma el Estado es el
principal garante de una protección universal y eficaz de estos derechos y debe
asegurarse que todas sus leyes cumplan esta misión; en esa esfera el mismo
Estado comienza a tener un rol amplio debido a que no solo debe crear condiciones
que permitan respetar los derechos de sus conciudadanos si no que debe actuar
con la intención de garantizarlos por medio de mecanismos jurídicos eficaces;
ejemplo de lo anterior es nuestro Estado colombiano el cual cuenta con una fuente
primordial en derechos humanos, debido a que nuestra Constitución Política
Nacional así como la de muchos otros países que hacen parte de la ONU enmarca
los derechos individuales y las libertades públicas de cada persona con relación al
Estado y a los demás individuos; en la norma de normas también encontramos
inmersos mecanismos de protección que garantizan nuestros derechos como la
Acción de Tutela, la cual es un instrumento procesal y además específico de
representación remedial, directa y autónoma que protege y garantiza los derechos
fundamentales que están en peligro de ser vulnerados o amenazados, cuando no
queda otro mecanismo de defensa judicial.

De igual forma nuestro Estado contempla como mecanismo de protección a


nuestros derechos constitucionales el Habías Corpus, el cual protege el derecho a
la libertad; el Habías Data, el cual protege el buen nombre y saca a las personas de
la base de datos de deudores morosos; la Acción de Cumplimiento, la cual sirve
para hacer cumplir el fallo de una ley; la Acción de Grupo, la cual busca
indemnizaciones por los daños causados; la Acción Popular, la cual defiende a un
grupo de personas. Por otro lado Colombia mediante la Constitución de 1991 creo
un conjunto de instituciones para la protección de nuestros derechos como las
personerías, las procuradurías, las defensorías del pueblo entre otras; todo esto
fortalece el Estado social de derecho el cual proclama y expande la noción de los
derechos del hombre y del ciudadano frente al Estado; permite que el hombre
disponga de su libertad y seguridad. Las autoridades gubernamentales quedan
sujetas a normas que limitan su poder, para impedir abusos y erradicar la opresión;
sustituye al gobierno arbitrario por un gobierno sujeto a competencias fijadas en la
ley. La ley, producto de la razón, se hace derivar de la voluntad popular. La legalidad
se instaura como regla obligatoria, por encima de las voluntades de los gobernantes.
El orden jurídico se orienta hacia el bien común y hacia una serie de valores: la
libertad, la igualdad, la fraternidad, la justicia y la seguridad.

En conclusión el respeto a los derechos fundamentales son un soporte primordial


para llegar a un Estado de Derecho y el mismo Estado teniendo en cuenta el
conjunto de normas nacionales e internacionales que reconocen y protegen los
derechos humanos es el responsable de acatar y garantizarles a todos los
individuos o ciudadanos un papel que genere un optimo desempeño personal,
profesional e integral dentro de su territorio.