Está en la página 1de 6

EL GALLITO DE LAS ROCAS

El gallito de las rocas peruano, tunqui (en quechua: tunki) o simplemente gallito de las
rocas5 (Rupicola peruviana), es una especie de ave paseriforme de la familia
Cotingidae, una de las dos perteneciente al género Rupicola. Es nativo de la región
andino - amazónica del noroeste y oeste de América del Sur. Su pariente más cercano
es el gallito de las rocas guayanés (Rupicola rupicola) y es notable por la increíble
belleza de su plumaje.
Nombres populares
Se le denomina también gallito-de-las-rocas andino (en Perú), gallito de las sierras (en
Venezuela), gallo de la peña andino (en Ecuador), gallito o gallo de roca andino (en
Colombia),3 gallito de monte, berreador o chaperón.[cita requerida]

Distribución y hábitat
Bosque andino del Parque Nacional Podocarpus, en Ecuador, ejemplo de hábitat de
la especie.
Se distribuye por los contrafuertes andinos desde el oeste de Venezuela pasando por
Colombia, Ecuador y Perú hasta el centro oeste de Bolivia.6

Esta especie es considerada localmente no poco común en su hábitat natural, los altos
y húmedos bosques de neblina de la Amazonía ubicados en la vertiente oriental de la
cordillera de los Andes entre los 500 y 2400 m de altitud, donde prefiere los barrancos
y quebradas7 (también conocidos como yungas).
Hace décadas los gallitos se encontraban, no solamente en las vecindades del
Orinoco, sino en las matas de monte vecinas al agua, en los climas medios y fríos de
todo el país, pero su belleza incomparable y su popularidad los convirtió, desde
principios del siglo pasado, como se lee en el testimonio de Humboldt, en aves
perseguidas por muchos, Actualmente está sufriendo fuerte presión de captura y
tráfico teniendo en cuenta que un ejemplar puede alcanzar $ 5,000 (cinco mil dólares)
en el mercado ilegal externo.[cita requerida]
Por estas razones, se puede considerar que los gallitos de las rocas están en peligro
de extinción, pese a su clasificación actual como preocupación menor en la Lista Roja
de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
Descripción
Cabeza de un macho, con su prominente cresta.
Presentan un marcado dimorfismo sexual. El macho posee un plumaje muy colorido,
combinación de naranja y negro. Las hembras, en contraposición, poseen un plumaje
de color austero y apagado, dominado por tonos en marrón. Se alimenta sobre todo
de frutos diversos cuyas semillas digiere y dispersa siendo así un instrumento de la
naturaleza en la preservación de su entorno ecológico.8
El pico corto, las patas y los dedos son fuertes. Ambos sexos tienen una cresta de
plumas en forma de disco permanentemente desplegada (mucho más grande en los
machos). A pesar de los brillantes colores en los machos, por lo general son difíciles
de observar cuando no están en sus campos de despliegue, pues son ariscos y viven
en cascadas muy profundas o en colinas remotas de tierras bajas.
Comportamiento
Alimentación
El gallo de rocas peruano se alimenta de una gran cantidad de frutos silvestres, los
que crecen en grandes cantidades en el bosque de montaña de las vertientes
orientales andinas.
Los gallos de roca son, sin duda, únicos, pero muchas de las aves más conspicuas
de los bosques tropicales son también eminentemente frugívoras. Esto es
consecuencia de que entre el 50% y 80% de los árboles de la selva amazónica
producen frutas como mecanismo de propagación. Además de su probada
abundancia, factores adicionales como la disponibilidad y diversidad de los frutos
silvestres determinarán que sea posible hallar frutas en cualquier estación o época del
año, aunque la calidad del alimento no sea la misma durante todo el año.
Reproducción
Según las investigaciones realizadas por biólogos de campo, la abundancia de
alimento en la zona donde habita permite que en poco tiempo el gallito de las rocas
macho satisfaga sus necesidades alimentarias, quedando libre para dedicarse a su
complejo sistema de competencia dentro de la bandada. La hembra, en cambio, se
encarga sola de la incubación y el cuidado de las crías. Pero no se queja de ello, ya
que la colaboración del macho en estas tareas podría resultar altamente peligrosa.
Debido a sus llamativos colores, el tráfico continuo del macho por las cercanías del
nido atraería la atención de los depredadores (águilas, serpientes, hurones y coatíes),
añadiendo un factor de riesgo al de por sí peligroso esfuerzo de criar una camada de
polluelos. El color apagado de las hembras toma entonces un valor fundamental, ya
que sirve, junto a sus poco conspicuos nidos, para evitar ser detectada por sus
enemigos.
Su nombre, dice Humboldt, se asocia con las rocas porque habita en cañadas
húmedas de gran profundidad en las que frecuentan las barrancas o peñas
empinadas; allí entre huecos crían sus polluelos.
En un estudio realizado en el sudeste peruano mencionan que la reproducción se
inicia en el mes de octubre con la formación de leks y termina con la incubación en los
meses de noviembre a febrero, la hembra se encarga sola del cuidado del huevo y la
cría, la incubación dura de entre 40 a 42 días, pero las crías permanecen con la
hembra los primeros tres meses (Quispe & Florez, 2006)
Pero entonces, surge la pregunta obvia: ¿Qué es lo que ofrecen los machos a estas
autosuficientes hembras?. La respuesta parece ser, simplemente, sus habilidades
como cantantes y bailarines. Las singulares demostraciones de los machos, bailando
y cantando en lugares seleccionados del bosque conocidos con el nombre
escandinavo de lek, constituyen una eficaz forma de selección entre los machos de la
especie. El macho que baile mejor a los ojos de la hembra, y aquel que regrese puntual
cada día a la sesión de baile evitando ser presa de los depredadores, será elegido
para brindar sus genes a las nuevas generaciones de gallitos de las rocas.
De las muchas hipótesis que existen sobre la formación de leks, parece que la de los
gallitos de las rocas se aproxima a la de la Teoría de los Sitios importantes (Hotspots
en inglés) de acuerdo a un estudio realizado en el sureste peruano donde se comparan
cuando menos 20 diferentes características del hábitat (Quispe & Florez, 2006),
resaltaron entre las más importantes, la composición vegetal, la iluminación y la
cercanía de los lugares de anidamiento.
Vocalización
Cuando se exhiben en leks, emiten una variedad de llamados como graznidos y
gruñidos sonoros, que alcanzan la cacofonía cuando la hembra se aproxima. Ambos
sexos emiten un alto y quejoso «uaank?» o «quaannk?», especialmente en vuelo.
En la cultura popular
El gallito de las rocas es el ave símbolo de Perú.
Su forma exótica es muy popular, pues su figura ha sido plasmada en grabados,
pinturas y fotografías que se publican por doquier. La figura del gallito es el símbolo
de la Sociedad Vallecaucana de Ornitología.
Sistemática

Rupicola peruvianus sanguinolentus, ilustración de Smit para Exotic ornithology:


containing figures and descriptions of new or rare species of American birds, 1869.
Descripción original
La especie R. peruvianus fue descrita por primera vez por el naturalista británico John
Latham en 1790 bajo el nombre científico Pipra peruviana; localidad tipo
«Chanchamayo, Junín, Peru».
Etimología
El nombre genérico masculino «Rupicola» deriva del latín «rupes, rupis»: roca, y
«colere»: habitante; significando «habitante de las rocas».10 y el nombre de la especie
«peruvianus», se refiere a Perú, país de la localidad tipo de la especie.
Taxonomía
Berv & Prum (2014)12 produjeron una extensa filogenia para la familia Cotingidae
reflejando muchas de las divisiones anteriores e incluyendo nuevas relaciones entre
los taxones, donde se propone el reconocimiento de cinco subfamilias. De acuerdo a
esta clasificación, Rupicola pertenece a una subfamilia Rupicolinae Bonaparte, 1853,
junto a Carpornis, Phoenicircus y Snowornis.
Subespecies
Según la clasificación del Congreso Ornitológico Internacional (IOC)13 y Clements
Checklist v.2017,14 se reconocen cuatro subespecies, con su correspondiente
distribución geográfica:
Rupicola peruvianus sanguinolentus Gould, 1859 – Andes occidentales de Colombia
y noroeste de Ecuador.
Rupicola peruvianus aequatorialis Taczanowski, 1889 – Andes del oeste de
Venezuela (noroeste de Barinas, Táchira), Andes centrales y orientales de Colombia,
y pendiente oriental en Ecuador y Perú (hacia el sur hasta Amazonas y norte de San
Martín).
Rupicola peruvianus peruvianus (Latham, 1790) – centro de Perú (sur de San Martín
hacia el sur hasta Junín).
Rupicola peruvianus saturatus Cabanis & Heine, 1860 – sureste de Perú (hacia el sur
desde Cuzco) y oeste de Bolivia (La Paz, Cochabamba).