Está en la página 1de 2

Antecedentes.

Vioque (2017) En su tesis sobre la causas de justificacion concluye lo siguiente:


Todo ello no obsta a que deban tenerse presente las diferencias en la
configuración de la antijuridicidad en Derecho civil o Derecho administrativo
frente a aquella que se produce en el ámbito penal. En los primeros el concepto
de antijuridicidad viene fundamentalmente determinado por la simple causación
de un estado jurídicamente desaprobado, mientras que en Derecho penal la
necesidad de un desvalor de acción en la configuración del injusto, sea o no
acompañado del desvalor de resultado, deviene un requisito esencial.
El juicio de antijuridicidad no es único y general para todas las ramas del
Derecho, sino que éste debe recaer en Derecho penal sobre la pertinencia del
mantenimiento de la prohibición bajo amenaza de pena del comportamiento
típico en el supuesto conflictivo suscitado.
Como podemos ver en esta investigación realizada se señala que la antijuricidad
proviene de algunas causas que justifican cualquier hecho realizado, dentro de
una legislación que tacha dicha noción, mientras que en el ámbito penal siempre
no se toma mucho en cuenta que la conducta dispuesta como ilegal.
Ahora al decir que el juicio de la antijuricidad no son es general para toda las
ramas que estudian el derecho, pues no porque esto más estudiado a profundo
dentro de la materia penal, ya que en las normas positivisadas dentro de
nuestros códigos señalan que conductas son permitidas o licitas que conductas
son contrarias al derecho o ilegales que este caso podemos conocerlo.
Bandala (2016) En su investigacion sobre la ilicitud y antijuricidad concluye lo
siguiente:
El ordenamiento jurídico es todo unitario y orgánico, por ello, existe un solo
concepto de ilicitud. Este concepto y la regulación de sus consecuencias
jurídicas corresponde al derecho civil como un derecho común, en tanto otras
ramas del derecho pueden atribuirle consecuencias adicionales.
En tanto no existe regla especial, el régimen jurídico aplicable a las conductas
ilícitas corresponde al derecho civil.
Las causas de exclusión de antijuricidad en materia penal son aplicables a
cualquier ilícito.
Lo que quiere decir el autor con esta investigación es que todo estado es uno
solo y es organizado atreves de las distintas competencias que se le asigna a
determinadas instituciones, debillo es que hay un solo significado de ilicitud, lo
que también podemos es que no existe un reglamento único, ya que dentro de
la jerarquía jurídica las acciones ilícitas es asignada al derecho civil, y las
causales que eliminan de antijuricidad en la rama del derecho penal son
aplicables a cualquier hecho ilegal.
Hurtado (2015) En su informe sobre la antijuricidad en el derecho chileno
concluye lo siguiente:
Más allá de considerar a la antijuridicidad como un elemento autónomo
de la responsabilidad civil, cuya afirmación puede ser cuestionada, creemos que
nuestro trabajo se ha enfocado en reflexiones teóricas que tienen por objeto
esclarecer la naturaleza y función de esta institución en las llamadas causales
de justificación. Una lectura acertada sobre cómo ha de entenderse la ilicitud de
un acto no sólo se reduce a la mera transgresión de una norma expresa, de una
regla jurídica, sino que requiere inmiscuirse en la interioridad subjetiva de los
individuos, reflexionar sobre lo voluntario y el actuar libre, la libre elección moral.
Una categoría dogmática que no tenga en cuenta esta circunstancia no puede
explicar correctamente la acción antijurídica ni tampoco la justificada, porque su
razonamiento queda limitado a la norma, dejando de lado el aspecto moral de
cada individuo, un ser libre y autodeterminado.
Por lo tanto podemos decir que todo acto ilegal viola a toda ley establecida, todo
lo que es irrefutable que no tenga esta situación y no pueda dar entender
claramente la conducta antijurídica ni tampoco justificarla.

También podría gustarte